You are on page 1of 5

MANEJO DE GRUPO TERAPÉUTICO

Un grupo puede definirse como un conjunto de individuos en interacción que se reúne con
la finalidad de realizar una tarea común, para ello utiliza técnicas específicas como la
comunicación verbal y la comunicación no verbal. La identidad grupal tiene dos niveles:

a) La identidad que proporciona el trabajo común y que establece pautas de interacción


y de comportamiento organizadas. Existe una tendencia a la integración e
interacción de sus integrantes.
b) La identidad que está dada sobre una socialización en que dichos límites no existen
y en que los grupos carecen de identidad.

Un grupo tiende a estabilizarse como una organización, con pautas fijas y propias. Cuanto
más tiende al grupo a estabilizarse como organización, tanto más tiende al objetivo de
existir por sí mismo.

Existen dos tipos de grupos:

1) Grupos con cometido o tarea: son grupos operativos. En ellos se intenta abordar una
tarea como equipo, pero su estructura sólo se logra mientras se trabaja. Tiene
propósitos, problemas, recursos y conflictos que deben ser atendidos. Los miembros
obtienen un beneficio terapéutico indirecto al realizar la tarea en común. Es muy
común en la enseñanza.
2) Grupos terapéuticos: su tarea se centra en cada uno de los miembros con miras a
que mediante reuniones periódicas y a través de normas, técnicas y efectos
específicos, logren una mejoría, un mayor bienestar o algún tipo de cambio
favorable.

Lineamientos de la psicoterapia de grupo

En un grupo terapéutico cada participante interviene junto con otros en un campo de


interacción diferente al del grupo primario, pero que en cierro grado es un sustituto del
mismo. Las personas tienen la oportunidad de comparar y contrastar su modo de obrar con
el de otros. Así, puede ver que comparte con otros lo que consideraba particular de él.
Observa huevas formas de sufrimiento y estilos diferentes para confrontar y resolver los
problemas. El terapeuta debe mantener la situación dentro de los límites terapéuticos,
proteger a los individuos del daño que causarían las reacciones excesivas que puedan
presentarse. Debe asegurarse también de que lo que aprende sea significativo para la tarea y
de que pueda ser usado, primero dentro del grupo y después fuera de él. Debe además,
poner cuidado en no usar al grupo para sus propios fines y corregir sus propias
valoraciones.

Tipos de grupos terapéuticos

Grupos cerrados

Se inician con un determinado número de miembros que no puede ser modificado por el
ingreso de nuevos miembros. Se caracterizan por tener una gran estabilidad. Se
recomiendan para el tratamiento de grupos homogéneos, es decir, conformados por un solo
tipo de pacientes (rasgos o características compartidas). Su principal meta es la resolución
un conflicto común o la comprensión de una problemática compartida por todos los
miembros.

Grupos abiertos

Mantienen un tamaño constante ya que cuando algunos se van, llegan otros. Trabajan en
tiempo indefinidos. Son los grupos más comunes en la consulta externa de las instituciones
y en la consulta privada.

Tamaño de los grupos

El tamaño óptimo de un grupo es de aproximadamente 7 miembros, con una fluctuación


aceptable de cinco a 10 miembros. Lo habitual es que un grupo se reúna de una a dos veces
por semana.

Selección de los pacientes

Teóricamente los criterios de selección deben ser descritos con detalle, y suele suceder por
medio de la ausencia de contraindicaciones. Las más frecuentes son: trastornos de
personalidad, tendencias o conductas suicidas, psicosis agudas o sociópatas. Se considera
como preferible crear grupos heterogéneos compuestos por individuos de diferente sexo,
profesión, edad y nivel socioeconómico y educativo. Así, el grupo representa un
microcosmos social capaz de hacer que desarrollen nuevos métodos de interacción social.

Papel del terapeuta de grupo

Es quien organiza el grupo y supervisa su funcionamiento. Establece un código de reglas o


normas que guiará las interacciones del grupo. Las normas se formulan en conjunto con el
grupo. Su papel como experto es dominar una técnica para lograr determinadas metas y el
modelo que ofrece un ejemplo de conducta. Éste, a lo largo del proceso, irá mostrándose
cada vez más como es, sin embargo debe ser capaz de mantenerse al margen del grupo.
Dentro de sus funciones, las más importantes son:

-Mantener el grupo en el “aquí y ahora”, es decir, centralizar la atención de los miembros


en los sentimientos de los demás pacientes y en las propias.

-Guiar al grupo en la observación y comentarios sobre el proceso, es decir, sobre las


interacciones o sucesos dentro del grupo.

El terapeuta debe tener siempre presentes las metas inicialmente establecidas, ya que suele
suceder que los pacientes pierdan de vista y se dediquen a perseguir gratificaciones.

Factores curativos de la psicoterapia grupal

 Infundir esperanza: la pertenencia al grupo favorece un efecto curativo, la


permanencia y la posibilidad de beneficiar otros factores curativos. Se basa en la
confianza que tiene el terapeuta en sí mismo y en el tratamiento, así como en los
resultados favorables observados en los miembros del grupo.
 Universalidad: los pacientes se percatan de que comparten con otras personas
temores, pensamientos, impulsos y fantasías que creían pertenecerles sólo a
ellos.
 Ofrecer información: el terapeuta provee información acerca de la salud mental,
los trastornos psicológicos y otros temas relevantes. Esto genera aprendizaje ya que
los temas se vinculan con sus propias experiencias personales.
 Altruismo: los pacientes dan a los demás y también reciben de ellos apoyo,
seguridad, sugerencias, retroalimentación.
 Recapitulación correctiva del grupo familiar primario
 Desarrollo de técnicas de socialización: los miembros del grupo logran un
aprendizaje social a través de la detección de conductas inadecuadas en la
socialización.
 Conducta de imitación: el terapeuta y el resto de los miembros funcionan como
modelos de imitación. Por medio de este mecanismo se logra la adquisición de
nuevas conductas.
 Aprendizaje interpersonal: conforme avanza el desarrollo terapéutico, los
pacientes comienzan a sustituir metas iniciales para formarse metas de índole
interpersonal. Posteriormente, el ambiente del grupo ofrece nuevas
oportunidades para generar experiencias emocionales correctivas.
 El grupo como “microcosmos social”: cada paciente interactúa con los
miembros del grupo de la misma forma que lo hace en su esfera social, aspecto
que permite conocerlos de mejor forma e iniciar el cambio conductual.
 Cohesión del grupo: abarca la relación de cada miembro con el terapeuta, la
relación entre los pacientes y con el grupo en su totalidad. Ésta es la atracción
que ejerce el grupo sobre sus miembros. Es una condición necesaria para que la
terapia sea efectiva.
 Catarsis: la manifestación de las emociones en el contexto grupal aumenta la
cohesión y es indispensable para el buen funcionamiento grupal.
 Factores existenciales: se refieren a las reflexiones sobre las dificultades de la
existencia, la soledad, la importancia de conducir la vida con responsabilidad,
etc.

Desarrollo de un grupo

Primera etapa

Búsqueda de la estructura grupal. Establecimiento de límites y metas.

Segunda etapa

Los miembros del grupo se preocupan por dominar, controlar y ejercer el poder. Los
conflictos y la expresión de la hostilidad tienen un efecto positivo.
Tercera etapa

El grupo comienza a generar afecto y cohesión. Ésta última se vuelve marcada, el trabajo
interpersonal e intrapsíquico es intenso y existe una amplia participación.

Terminación

La finalización puede ser planteada por el terapeuta, el propio paciente u otros miembros
del grupo, cuando el paciente ha logrado desarrollar sus capacidades y se ha vuelto más
flexible y menos temeroso en su vida cotidiana (logro de objetivo o meta terapéutica).

Referencias

La psicoterapia de grupo.