Вы находитесь на странице: 1из 2

UNIVERSIDAD SIMÓN BOLÍVAR.

DEPARTAMENTO DE FORMACIÓN GENERAL Y CIENCIAS BÁSICAS.


ALUMNO: CHRISTOPHER RODRIGUEZ.
CARNET: 15-03851
PRIMERA EVALUACIÓN.

La materialidad del cuerpo es un instrumento artístico pero no por sí mismo.

En el arte la utilización del cuerpo no es extraño, más bien la presencia de este en


los movimientos artísticos de cualquier época es superior a cualquier otro objeto del
cual los artistas se sirven para plasmar y transmitir la ideología de sus obras. El cuerpo
ha sido representado a través de retratos, autorretrato, escultura, ilustraciones, murales y
cualquier tipo de obra donde se represente al ser humano por si solo o haciendo
cualquier actividad, el cuerpo se transformó de un todo a un conjunto de tejidos, carne,
huesos durante la época del renacimiento
Durante este movimiento hubo la creciente necesidad de descubrir el cuerpo en su
totalidad, los conocimientos del mismo hasta la época siempre fueron análisis externos
y por esto la anatomía se convirtió en el descubrimiento que los artistas buscaban para
poder entender ese cuerpo inexplorado hasta la época. Todos estos conocimientos
fueron utilizados para mejorar el dibujo de la figura humana pero a la vez dio cabida a
la posibilidad de plasmar gráficamente todos esos órganos, músculos, tejidos, etc. como
entes particulares dándoles un enfoque hacia la medicina, la creación de estos dibujos
anatómicos no fue con intención artística sino más bien educativa, el énfasis artístico se
da cuando se utilizan todas los órganos en un contexto que le sirve al artista para
plasmar sus ideas. Los huesos, las calaveras, esqueletos se utilizaron para representar la
muerte, la enfermedad, la mortalidad de lo cárnico, entre otros. Una obra de este tipo es
el Beso de la Muerte escultura del cementerio de Poblenou, Barcelona, España, que
muestra a la muerte como un esqueleto y también obras como San Jerónimo, por
Caravaggio, que utilizan el cráneo como recurso para recordar ese destino final de
todos los hombres. También una serie de obras han representado lo macabro y grotesco
por medio de la utilización de tejidos abiertos en cuerpos, y la exageración de
deformidades, Mark Ryden en su obra Inside Sue, The Meat Show nos muestra una obra
donde instintivamente al ver los órganos al aire libre se crea una reacción de repulsión.
De esta forma la materialidad del cuerpo tiene significados dentro de la historia del arte
y cada parte tiene un contexto que ligado con otros elementos le permitieron convertirse
en un recurso artístico con valor propio, y entendible para el que la visualiza. Pero hay
que enfatizar que, el solo mostrar la estructura material del cuerpo no vasta para ser
considerado una obra artística, este debe ser acompañado por otros elementos que le den
un contexto y un sentimiento a la obra, es decir el cuerpo se convirtió en un material al
igual que otros, donde el mismo entra a formar parte de un conjunto que globalizan la
obra, por ejemplo. Una puerta por sí sola no es una obra de arte, no se sabe si es una
entrada o una salida, no tiene contexto, en cambio sí se acompaña con otros elementos
se le da un significado y se contextualiza con lo que lo acompaña.