Вы находитесь на странице: 1из 3

DIPLOMADO EN FORMACIÓN DOCENTE

UNIDAD CURRICULAR: Taller


MONICA IZQUIERDO
Ensayo

¿Qué opina de la confiabilidad y validez de los instrumentos propuestos?

La formación por competencias ha tomado un auge a escala mundial, internacional y nacional en el


caso Venezolano, este ensayo esbozará no sólo las razones que sustentan la formación basada en
competencias, sino también algunas reflexiones acerca de la actuación del sector universitario, ante la
inminente transformación que las universidades deben hacer en un tiempo perentorio. La Formación
por competencias no sólo se trata de plasmar estrategias y evaluaciones, en un diseño de instrucción,
se busca la integración del Conocimiento y las Capacidades Intelectuales, de las Actitudes y los
Valores, de las Habilidades y Destrezas.
Tal como lo señala la Dra. Marina Polo, “la competencia es un saber hacer con sentido. Están
referidas a los desarrollos propios de las disciplinas profesionales, como un ideal de formación”.
Hacia esta orientación tan realista en nuestros tiempos, se deben orientar todas las universidades no
sólo de Venezuela, sino prácticamente de todo el planeta, formar ciudadanos integrales, bajo una
óptica profesional de innovación, trabajo en equipo, resolución de conflictos y sobre todo de
emprender nuevos modelos y paradigmas para el mejoramiento de las naciones.

a) Argumentación
Hay dos contextos importantes a señalar que dan origen a la formación por competencias en la
Educación Superior: el primero se refiere al contexto mundial y el segundo al contexto Internacional
y Nacional. Con relación al entorno mundial es necesario comprender que estamos en la era del
conocimiento, ya que el advenimiento de las TIC han permitido que la información sea abundante y
desordenada y que existan diversos canales y medios para poder organizarlas; El cambio social es
un elemento que justifica la formación por competencias, motivado a la movilidad entre las naciones
y las crecientes expectativas de los individuos, además de la necesidad de formar profesionales
emprendedores y con nuevas capacidades productivas que le permitan hacer aportes significativos
ante la interrelación económica de las naciones.
la importante en el contexto nacional, haciendo especial énfasis en los organismos y proyectos como
Tuning Latinoamérica, Mercosur, CNU-OPSU, Comisión Nacional de Currículo y el Núcleo de
Vicerrectores Académico, que consideran la formación por competencias como el estandarte en la
transformación universitaria venezolana. En el cual tiene como meta principal la formación del
profesional integral, con amplias capacidades para la innovación, creación, emprendimiento y
resolución de conflictos.
el contexto internacional orienta al sector universitario desde la experiencia Europea a través de
la UNESCO y el Proyecto Alfa Tuning Europa, a poner en sintonía las estructuras educativas de toda
Europa, bajo la orientación de competencias específicas y genéricas, que permita la movilidad y
renovación de los métodos del proceso educativo.
Es entonces que el sector universitario Venezolano, debe considerar estos modelos de éxito
internacionales para ejemplificar las mejores prácticas y que se permita la creación de metodologías
propias en cada Universidad del País para progresar en cuanto a la implantación de la formación
por competencias, bajo las orientaciones internaciones y nacionales.

¿Qué instrumentos podrían usarse para evaluarlas (las competencias)?


En principio es necesario que las instituciones del sector universitario estén conscientes de las
implicaciones administrativas, estructurales y académicas del modelo educativo con el que se ha
trabajado. Es necesario que las universidades reflexiones y se cree la consciencia necesaria para
avanzar hacia la formación por competencias.
Este proceso de concientización debe darse desde las bases institucionales, estudiantes, docentes,
personal directivo, personal obrero, es decir, todos los actores que están involucrados en el que hacer
universitario. Las universidades deben romper el paradigma de la educación tradicional centrada en
contenidos y en objetivos, e iniciar la transformación del currículo centrado en el aprendizaje, en el
desarrollo de competencias. Es necesario que se capacite no sólo al personal docente, sino a los
estudiantes en este nuevo paradigma educativo, necesidad de capacitar el personal administrativo,
directivo y obrero, ya que todos deben estar en sintonía de este nuevo modelo educativo. Es necesario
romper las viejas estructuras y dar paso a la modernidad educativa, ya que es fundamental estar en
sintonía con el cambio del proceso educativo a nivel internacional y mundial. Una Universidad abierta
a los cambios es una universidad que progresará en el tiempo y será reconocida en todas las latitudes
por tu apertura a los cambios.
b) Conclusiones
La formación por competencias no es un trabajo sencillo, por la ruptura de paradigma que debe darse
en todos los esquemas universitarios, sin embargo, la planificación, la organización, la creación de
una metodología para su abordaje, el proceso de capacitación a todos los actores universitarios, será
un papel fundamental para el logro de las metas en el proceso de transformación del esquema
tradicional a un currículo basado en formación por competencias. Se debe trabajar bajo las
orientaciones de especialistas con experiencia en la materia, no se debe improvisar, todo siempre con
las orientaciones de los organismos nacionales e internacionales.

c) Bibliografía

MARTÍNEZ, Carmen Stella (2008), Implicaciones Administrativas y Académicas del Modelo


Educativo basado en Competencias. http://omicron.une.edu.ve/moodle/mod/resource/view.php?
id=5256 [documento en línea, consultado el 03 de junio de 2015]. Barquisimeto – Venezuela.

COLL, César (2006), Las competencias en la educación escolar: algo más que una moda y mucho
menos que un remedio. http://omicron.une.edu.ve/moodle/mod/resource/view.php?id=5261
[documento en línea, consultado el 03 de junio de 2015]. Barcelona – España.