You are on page 1of 6

INTRODUCCIÓN

Durante la adolescencia se va formando y reconociendo su


identidad. Un adolescente lo demuestra cuando se siente
seguro de sí mismo. Sus integrantes se reconocen como
individuos con características comunes.

La identidad social es la consecuencia de definir el yo desde la


pertenencia a una determinada categoría social (Ej.”Soy
católico”) mientras que la identidad personal.

Se sostiene que la identidad social y la personal marcan,


habitualmente, de forma alternada, de tal manera que cuando
una de ellas se activa, excluye o hace pasar a un segundo
plano a la otra. El paso de la identidad personal a la social,
viceversa, y el contraste entre lo que hace la persona cuando
actúa a título individual o como miembro de un grupo o de un
colectivo, es algo presente en nuestra vida cotidiana, aunque a
primera vista da lugar a hechos paradójicos.
AUTOAFIRMACIÓN DE LA IDENTIDAD

Autoafirmación: Seguridad en sí mismo, defensa de la propia


personalidad.

La adquisición de la Identidad Personal es un proceso que


comienza con la conquista de un territorio: la intimidad. La
primera semilla desde la que edificar la Identidad surge de la
pertenencia a la familia de origen, donde es necesario el
reconocimiento de dos aspectos de la persona; la validación de
aquello que representa una diferencia individual, y el permiso
para la emergencia del propio deseo.

Este proceso constructivo de la identidad, que continúa durante


el periodo adolescente, está fundamentado en los
particularismos que trae la persona, y el derecho a cuestionar
todas las creencias sociales y todas las definiciones del ser
humano (de la ética, de la política, de las relaciones…) que
trasmite la cultura en la que a cada uno le tocó vivir. Todo este
viaje posibilita la creación de una narrativa personalizada de
vida, que se gesta en la cocción de los sentimientos que cada
persona soporta frente a la paradoja en la que se sitúa todo
individuo: la necesidad de parecerse a los demás para ser
aceptado y la necesidad de ser distinto.
DIMENSIÓN SOCIAL DE LA IDENTIDAD

La Dimensión Social se refiere a la habilidad de relacionarte con


otras personas. Se obtiene mediante una comunicación que
implique una escucha activa, así como la puesta en práctica
de actitudes asertivas y empáticas con los demás. Todos
sentimos la necesidad de relacionarnos y convivir con los
demás.

El hombre, es por naturaleza, un ser social, solo en casos


excepcionales se aísla y vive en la soledad.

Pero, no solo convivimos con otras personas, porque nuestra


propia naturaleza social, así no los pide, sino porque también
necesitamos de la compañía y de los servicios que otros nos
otorgan.
Conclusión
Con esto podemos tener nuestra identidad porque en lo legal
tenemos una partida de nacimiento que nos identifica, dice
donde nacimos, de donde somos, como nos llamamos, quienes
son nuestros padres y todas nuestras descripciones es por eso
que en lo legal tenemos una identidad personal porque
también tienen protección de nuestros datos personales,
también a los 18 años obtenemos un documento mas el cual es
el DUI, con lo cual formamos parte de un grupo tanto
legalmente como socialmente
ANEXOS
Reflexión