Вы находитесь на странице: 1из 15

Prosimios y antropoides

Evolución humana

La evolución del ser humano comienza con los primates, los que, a su vez, evolucionaron hace
aproximadamente 65 millones de años como mamíferos primitivos arborícolas. De los primates,
el antecesor propio del hombre surgió en el Mioceno.

Desde el punto de vista biológico, los seres humanos somos primates, por lo que la discusión
respecto a si venimos o no del mono, es inválida; los humanos somos monos.

Algunas características generales de los primates son la presencia de un esqueleto básicamente


primitivo, especialmente en la dentición, junto a otras características propias muy
evolucionadas. Estas características están relacionadas con dos aspectos que han marcado la
historia evolutiva del grupo: la vida arbórea, y la sociabilidad.

Primates:

-Extremidades con 5 dedos.

-Pulgares oponibles.

-Ojos frontales.

-Capacidad de girar el brazo alrededor del hombro.

-Capacidad de flexionar el tronco.

-Proporción mayor del cerebro.

Los primates se dividen en dos grandes grupos que son:

1) Prosimios o estrepsirrinos:

Es la primera ramificación o suborden del árbol de los primates. Se caracterizan por sus
costumbres nocturnas y sus caracteres primitivos. Están dotados de un hocico prominente,
olfato y coordinación motora bien desarrollados, orificios nasales rodeados de una superficie
desnuda y húmeda (como es el caso de un perro) llamada rinario, labio superior fusionado a las
encías, un primer dedo con capacidad de movimiento circular en manos y pies (pulgar y hallux),
órbitas óseas para proteger los ojos de los riesgos de la vida arbórea, adaptaciones ópticas que
incluyen el solapamiento de los campos visuales ( esto es para ganar información tridimensional
precisa sobre la localización de alimentos y ramas), una postura semi-erguida para permitir la
manipulación con las manos y favorecer la postura preparatoria del salto, etc. Generalmente son
pequeños con cola larga, y se alimentan de frutas.

Como ejemplos tenemos al leina y al aye-aye, que generalmente se encuentran en Madagascar.

a) Lemures:

Los lemures se encuentran exclusivamente en Madagascar. Los lemures son en general más
primitivos que los monos. Poseen un hocico más alargado y filtros húmedos entre la nariz y el
labio superior, que acentúan su sentido del olfato. También poseen una garra especial para la
limpieza en el segundo dedo del pie, piel gruesa, pelos faciales sensitivos (vibrisas) y un peine
dental, utilizado tanto para el aseo como para la alimentación, que resulta de una orientación
casi horizontal de los dientes incisivos y caninos inferiores. Debido a que los lemures poseen un
“tapete” (una capa en la retina que refleja la luz incidente proyectánla otra vez a la retina),
algunos de ellos se han transtormado en animales exclusivamente nocturnos (por ejemplo los
lemures ratón y los lemures enanos), mientras que otros son activos durante el período de luz
mortecina del crepúsculo o del amanecer, o bien también diurnos ( lemures verdaderos).

2) Antropoides o haplorrinos:

Los antropoides son habitantes muy semejantes al hombre. Comparados con los prosimios, los
antropoides poseen más características de primates, como un rostro más acortado, nariz
cubierta de piel seca, labio superior separado de las encías y móvil, ojos frontales, y un cerebro
de mayor volumen y más complejo. Sin embargo, la distinción entre platirrinos y catarrinos se
hace en primer lugar, por la forma de la nariz. Los antropoides se nutren tanto de carne como
de vegetales y suelen vivir en grupos o familias. Los antropoides se dividen en dos grandes
linajes:

2.1) Platirrinos (También llamados “monos del nuevo mundo”):

El suborden de los platirrinos agrupa a los monos del “Nuevo Mundo”, o sea, que se encuentran
en Centro y Sudamérica, todos ellos arborícolas. Se caracterizan por poseer una nariz muy chata
con tabique nasal ancho, laterales, y tres premolares a cada lado de la mandíbula. En una familia
(Callitrichidae) se encuentran los titís y tamarinos, animales pequeños que poseen garras en
todos los dedos, exceptuando el hallux. En otras especies platirrinas (Cebidae) aparecen uñas
planas en lugar de garras y algunas poseen también colas prensiles.

Algunos ejemplos son: Dentro de los platirrinos se encuadran, entre otros, los famosos titíes, los
monos aulladores, los saimiris o monos ardilla, y los monos araña

2.2) Catarrinos (También llamados “monos del viejo mundo”):

El suborden de los catarrinos incluye a dos familias: Cercopithecoidea (monos del Viejo Mundo)
y los Hominoidea (simios y humanos), siendo estos últimos los más evolucionados, es decir, los
más diferentes al antepasado común de ambos grupos. En general, poseen ventanas nasales
poco espaciadas orientadas hacia abajo, y una fórmula dental de 2.1.2.3 (dos incisivos, un
canino, dos premolares y tres molares a cada lado de la línea central, tanto en la mandíbula
superior como en la inferior). La mayoría de los monos catarrinos son más grandes que los
monos del Nuevo Mundo, carecen de colas prensiles y han producido tanto formas terrestres
(babuinos, mandriles) como arbóreas.

2.2.1) Cercopitecoideos:

Los cercopitecoideos se distinguen fácilmente de los hominoideos porque conservan la cola


(excepto la Macaca sylvanus, por las cúspides pareadas de sus molares, por tener caras más
prominentes, y por su locomoción que es básicamente cuadrúpeda. Los cercopitecoideos se
dividen en dos:

2.2.1.1)Familia Cercopithecidae:

Son omnívoros y africanos, sus cuatro extremidades son casi de la misma longitud, las colas son
más cortas y las caras más prominentes. En este grupo se encuentran las doce especies de
macacos, las dos especies de mandriles, las cuatro de papiones (babuinos), los geladas, entre
otros.

2.2.1.2)Familia Colobidae:

Son filófagos y mayoritariamente asiáticos (excepto los colobos, que son africanos), de hábitos
más arborícolas y estructura corporal más estilizadas. Además de los colobos, dentro de este
grupo pude destacarse a los langures, que viven en los contrafuertes del Himalaya.

2.2.2) Hominoideos:

Los hominoideos conforman un grupo muy homogéneo, en el que se encuentran los primates
vivos de mayor talla: gorilas, los orangutanes, chimpancés, gibones y humanos. Todos los
hominoideos presentan hocico retraído y una serie de adaptaciones esqueléticas a un insólito
tipo de locomoción arborícola: la braquiación.

La braquiación consiste en desplazarse por las ramas colgados de los brazos, balanceando el
cuerpo como un péndulo. Para ello, los hominoideos tienen el tórax aplanado del pecho a la
espalda, en lugar de estar comprimido lateralmente como en el resto de los primates y en
general en los mamíferos cuadrúpedos. Como consecuencia, nuestros omóplatos se sitúan en la
espalda, en lugar de a los lados del cuerpo. El ensanchamiento lateral del tórax también hace
que la clavícula sea más larga. Todas estas modificaciones permiten una gran capacidad de
movimientos del brazo por encima del nivel de los hombros, que unida a la de extender
completamente los brazos y la movilidad de la muñeca hacen posible la braquiación. Por otro
lado, las manos se alargan mientras se reduce el primer dedo (pulgar), para formar un gancho
del que suspenderse. Los hominoideos tenemos además el tronco acortado en la región lumbar,
con reducción del número de vértebras, lo que no nos permite arquearlo tanto como a los
demás primates, pero le confiere una estructura más solida y nos facilita el mantener el tronco
erguido. También como consecuencia de la braquiación los brazos están más desarrollados que
las piernas.

La adaptación a la postura bípeda también definió características que presentan los


hominoideos, en particular la pelvis y las piernas se han modificado drásticamente, la proporción
entre los miembros en los humanos modernos es sólo del 72%, y el dedo gordo del pie ya no es
oponible, y está alineado con el resto de los dedos. Por otro lado, en las manos se ha alargado el
dedo pulgar y se ha acortado el resto de la mano, recuperándose así la habilidad para manipular
objetos pequeños. Junto a estas características, los hominoideos son los primates con
desarrollos más lentos e infancias más prolongadas, y los de comportamientos más complejos (o
dicho de otro modo, los más inteligentes).

2.2.2.1) Relaciones evolutivas de los hominoideos

Tanto los datos procedentes de la Paleontología, como los estudios de biología molecular, son
coincidentes en señalar que todos los hominoideos compartimos un antepasado común
exclusivo que vivió hace alrededor de 24 millones de años. La línea de los gibones fue la primera
en desgajarse del tronco común, hace cerca de 20 millones de años. Posteriormente se separó la
estirpe del orangután, hace alrededor de 14 millones de años. El último antepasado común
exclusivo de los hominoideos africanos (gorilas, chimpancés y personas) vivió hace unos 7
millones de años, momento en que se originó el linaje del gorila. Finalmente las líneas evolutivas
de chimpancés y humanos se separaron hace poco más de 5 millones de años.

2.2.2.2) Clasificación

2.2.2.2.1)Gibones:

Son los hominoideos más pequeños (pesan menos de 15 Kg), viven en el extremo sudeste de
Asia y son el grupo más diversificado con, al menos, cinco especies. Viven en parejas que
permanecen juntas durante toda la vida, participando por igual ambos sexos en el cuidado de la
prole y en la defensa del territorio. No existen diferencias apreciables de tamaño entre los
machos y las hembras. Son los hominoideos más especializados en la braquiación, hasta el punto
de que la mayor parte de su vida transcurre en las ramas y rara vez bajan al suelo.

2.2.2.2.2) Orangutanes:

También del sudeste asiático, los orangutanes (Pongo pygmaeus) presentan las diferencias más
acusadas de tamaño entre los sexos de todos los hominoideos: los machos pesan el doble que
las hembras (alrededor de 80 kg y 40 kg, respectivamente). Los machos viven solos en un
territorio que defienden frente a otros machos. Las hembras también son territoriales y conviven
con sus crías no adultas. Los territorios de varias hembras se solapan con los de un macho, pero
solo se encuentran para la reproducción

2.2.2.2.3) Gorilas:

Los gorilas (Gorilla gorilla) son los hominoideos más grandes. Los machos pueden llegar a los 150
kg, mientras que las hembras no sobrepasan los 100 kg; es decir una diferencia entre los sexos
algo menos acusada que en el caso de los orangutanes. Los gorilas viven en grupos formados por
un macho adulto y varias hembras con sus crías. Dado su tamaño corporal, la mayor parte de su
vida transcurre en el suelo, en donde se desplazan de manera cuadrúpeda apoyando en el piso
las plantas de los pies y las segundas falanges de las manos. Son exclusivamente africanos.

2.2.2.2.4) Chimpancés:

Se conocen dos especies de chimpancé, el chimpancé común (Pan troglodites) y el chimpancé


enano o bonobo (Pan paniscus). Ambos viven en el África occidental, estando separadas sus
áreas de distribución por el curso del río Congo. Los chimpancés viven en grupos numerosos
formados por varios machos adultos emparentados junto con varias hembras y sus crías. Los
chimpancés son promiscuos y hay poca diferencia de tamaño entre los sexos (alrededor de 45 kg
los machos y unos 35 kg las hembras). Los chimpancés suben a los árboles para acceder a los
frutos, que son la base de su alimentación, y para pasar la noche. Como en el caso de los
orangutanes y gorilas, los machos de los chimpancés no colaboran en el cuidado y alimentación
de las crías.

2.2.2.2.5) Humanos:

Nuestro tipo de locomoción bípeda es única y ha requerido una serie de adaptaciones


esqueléticas que nos singularizan. También somos peculiares por la extraordinaria duración de
nuestra infancia, por la extrema inmadurez de nuestros recién nacidos, nuestro gran cerebro y
nuestro complejo comportamiento, que incluye una peculiaridad tan notable como es el
lenguaje.

El conjunto de cambios que, durante varios millones de años, hicieron evolucionar algunos
superiores hasta diferenciarse y constituir la especie humana se conoce como hominización. Los
humanos más trascendentales del proceso de hominización son:

2.2.2.2.5.1) Austrolophitecus:

los científicos sostienen que el primer hominido, antepasado del ser humano actual fue este,
género procedente de las sabanas africanas, donde se han encontrado los fósiles humanos más
antiguos. El australophitecus era pequeño, pesaba unos 40kg aprox., tenía aspecto simiesco, con
la cara corta y ancha, la frente muy pequeña, las mandíbulas muy robustas y poco prominentes y
dientes fuertes.

2.2.2.2.5.2)Homo Habilis:

Se le consideró el primer usuario de herramientas que se encontraron en el mismo sitio de los


fósiles. El cuerpo del homo habilis era menos pesado que el de los austrolophitecus, tenía un
cráneo con una capacidad cerebral de 670 a 770 cm³, mentón retraído, dientes pequeños, rasgos
simiescos menos acentuados y caminaba erguido. Se cree que estos hominidos surgieron de
cierta población de austrolophitecus.

2.2.2.2.5.3)Homo Erectus:

Los científicos dieron este nombre a los fósiles de hominidos que flutúan entre las edades de 1.5
a 0.5 millones de años. Los rasgos del homo erectus eran distintos a los del austrolophitecus y
más aproximados a los del ser humano actual; su cuerpo estaba perfectamente adaptado a la
postura erguida y a la locomoción de dos pies, la frente inclinada, ausencia de mentón y las
mandíbulas pesadas y protuberantes.

2.2.2.2.5.4) Homo Sapiens:

Hombre Neanderthal, que apareció en Europa, Asia y Africa. El hombre del Neanderthal era
poderoso y de corta estatura, vivía en un ambiente rigurosamente frío, construyó armas
eficaces, cazo grandes animales para su alimentación y enterró a sus muertos con ceremonias.
Su cerebro era tan grande o más que el de un humano actual, su avanzada cultura sugiere que
era inteligente.

2.2.2.2.5.5) Homo Sapiens Sapiens:

Es el género cuyos integrantes cuentan con la misma anatomía que las poblaciones humanas de
la actualidad y que desarrollan lo que se conoce como un comportamiento moderno.
Prosimios y antropoides

Evolución humana

La evolución del ser humano comienza con los primates, los que, a su vez, evolucionaron hace
aproximadamente 65 millones de años como mamíferos primitivos arborícolas. De los primates,
el antecesor propio del hombre surgió en el Mioceno.

Desde el punto de vista biológico, los seres humanos somos primates, por lo que la discusión
respecto a si venimos o no del mono, es inválida; los humanos somos monos.

Algunas características generales de los primates son la presencia de un esqueleto básicamente


primitivo, especialmente en la dentición, junto a otras características propias muy
evolucionadas. Estas características están relacionadas con dos aspectos que han marcado la
historia evolutiva del grupo: la vida arbórea, y la sociabilidad.

Primates:

-Extremidades con 5 dedos.

-Pulgares oponibles.

-Ojos frontales.

-Capacidad de girar el brazo alrededor del hombro.

-Capacidad de flexionar el tronco.

-Proporción mayor del cerebro.

Los primates se dividen en dos grandes grupos que son:

1) Prosimios o estrepsirrinos:

Es la primera ramificación o suborden del árbol de los primates. Se caracterizan por sus
costumbres nocturnas y sus caracteres primitivos. Están dotados de un hocico prominente,
olfato y coordinación motora bien desarrollados, orificios nasales rodeados de una superficie
desnuda y húmeda (como es el caso de un perro) llamada rinario, labio superior fusionado a las
encías, un primer dedo con capacidad de movimiento circular en manos y pies (pulgar y hallux),
órbitas óseas para proteger los ojos de los riesgos de la vida arbórea, adaptaciones ópticas que
incluyen el solapamiento de los campos visuales ( esto es para ganar información tridimensional
precisa sobre la localización de alimentos y ramas), una postura semi-erguida para permitir la
manipulación con las manos y favorecer la postura preparatoria del salto, etc. Generalmente son
pequeños con cola larga, y se alimentan de frutas.

Como ejemplos tenemos al leina y al aye-aye, que generalmente se encuentran en Madagascar.

a) Lemures:

Los lemures se encuentran exclusivamente en Madagascar. Los lemures son en general más
primitivos que los monos. Poseen un hocico más alargado y filtros húmedos entre la nariz y el
labio superior, que acentúan su sentido del olfato. También poseen una garra especial para la
limpieza en el segundo dedo del pie, piel gruesa, pelos faciales sensitivos (vibrisas) y un peine
dental, utilizado tanto para el aseo como para la alimentación, que resulta de una orientación
casi horizontal de los dientes incisivos y caninos inferiores. Debido a que los lemures poseen un
“tapete” (una capa en la retina que refleja la luz incidente proyectánla otra vez a la retina),
algunos de ellos se han transtormado en animales exclusivamente nocturnos (por ejemplo los
lemures ratón y los lemures enanos), mientras que otros son activos durante el período de luz
mortecina del crepúsculo o del amanecer, o bien también diurnos ( lemures verdaderos).

2) Antropoides o haplorrinos:

Los antropoides son habitantes muy semejantes al hombre. Comparados con los prosimios, los
antropoides poseen más características de primates, como un rostro más acortado, nariz
cubierta de piel seca, labio superior separado de las encías y móvil, ojos frontales, y un cerebro
de mayor volumen y más complejo. Sin embargo, la distinción entre platirrinos y catarrinos se
hace en primer lugar, por la forma de la nariz. Los antropoides se nutren tanto de carne como
de vegetales y suelen vivir en grupos o familias. Los antropoides se dividen en dos grandes
linajes:

2.1) Platirrinos (También llamados “monos del nuevo mundo”):

El suborden de los platirrinos agrupa a los monos del “Nuevo Mundo”, o sea, que se encuentran
en Centro y Sudamérica, todos ellos arborícolas. Se caracterizan por poseer una nariz muy chata
con tabique nasal ancho, laterales, y tres premolares a cada lado de la mandíbula. En una familia
(Callitrichidae) se encuentran los titís y tamarinos, animales pequeños que poseen garras en
todos los dedos, exceptuando el hallux. En otras especies platirrinas (Cebidae) aparecen uñas
planas en lugar de garras y algunas poseen también colas prensiles.

Algunos ejemplos son: Dentro de los platirrinos se encuadran, entre otros, los famosos titíes, los
monos aulladores, los saimiris o monos ardilla, y los monos araña

2.2) Catarrinos (También llamados “monos del viejo mundo”):

El suborden de los catarrinos incluye a dos familias: Cercopithecoidea (monos del Viejo Mundo)
y los Hominoidea (simios y humanos), siendo estos últimos los más evolucionados, es decir, los
más diferentes al antepasado común de ambos grupos. En general, poseen ventanas nasales
poco espaciadas orientadas hacia abajo, y una fórmula dental de 2.1.2.3 (dos incisivos, un
canino, dos premolares y tres molares a cada lado de la línea central, tanto en la mandíbula
superior como en la inferior). La mayoría de los monos catarrinos son más grandes que los
monos del Nuevo Mundo, carecen de colas prensiles y han producido tanto formas terrestres
(babuinos, mandriles) como arbóreas.

2.2.1) Cercopitecoideos:

Los cercopitecoideos se distinguen fácilmente de los hominoideos porque conservan la cola


(excepto la Macaca sylvanus, por las cúspides pareadas de sus molares, por tener caras más
prominentes, y por su locomoción que es básicamente cuadrúpeda. Los cercopitecoideos se
dividen en dos:

2.2.1.1)Familia Cercopithecidae:

Son omnívoros y africanos, sus cuatro extremidades son casi de la misma longitud, las colas son
más cortas y las caras más prominentes. En este grupo se encuentran las doce especies de
macacos, las dos especies de mandriles, las cuatro de papiones (babuinos), los geladas, entre
otros.

2.2.1.2)Familia Colobidae:

Son filófagos y mayoritariamente asiáticos (excepto los colobos, que son africanos), de hábitos
más arborícolas y estructura corporal más estilizadas. Además de los colobos, dentro de este
grupo pude destacarse a los langures, que viven en los contrafuertes del Himalaya.

2.2.2) Hominoideos:

Los hominoideos conforman un grupo muy homogéneo, en el que se encuentran los primates
vivos de mayor talla: gorilas, los orangutanes, chimpancés, gibones y humanos. Todos los
hominoideos presentan hocico retraído y una serie de adaptaciones esqueléticas a un insólito
tipo de locomoción arborícola: la braquiación.

La braquiación consiste en desplazarse por las ramas colgados de los brazos, balanceando el
cuerpo como un péndulo. Para ello, los hominoideos tienen el tórax aplanado del pecho a la
espalda, en lugar de estar comprimido lateralmente como en el resto de los primates y en
general en los mamíferos cuadrúpedos. Como consecuencia, nuestros omóplatos se sitúan en la
espalda, en lugar de a los lados del cuerpo. El ensanchamiento lateral del tórax también hace
que la clavícula sea más larga. Todas estas modificaciones permiten una gran capacidad de
movimientos del brazo por encima del nivel de los hombros, que unida a la de extender
completamente los brazos y la movilidad de la muñeca hacen posible la braquiación. Por otro
lado, las manos se alargan mientras se reduce el primer dedo (pulgar), para formar un gancho
del que suspenderse. Los hominoideos tenemos además el tronco acortado en la región lumbar,
con reducción del número de vértebras, lo que no nos permite arquearlo tanto como a los
demás primates, pero le confiere una estructura más solida y nos facilita el mantener el tronco
erguido. También como consecuencia de la braquiación los brazos están más desarrollados que
las piernas.

La adaptación a la postura bípeda también definió características que presentan los


hominoideos, en particular la pelvis y las piernas se han modificado drásticamente, la proporción
entre los miembros en los humanos modernos es sólo del 72%, y el dedo gordo del pie ya no es
oponible, y está alineado con el resto de los dedos. Por otro lado, en las manos se ha alargado el
dedo pulgar y se ha acortado el resto de la mano, recuperándose así la habilidad para manipular
objetos pequeños. Junto a estas características, los hominoideos son los primates con
desarrollos más lentos e infancias más prolongadas, y los de comportamientos más complejos (o
dicho de otro modo, los más inteligentes).

2.2.2.1) Relaciones evolutivas de los hominoideos

Tanto los datos procedentes de la Paleontología, como los estudios de biología molecular, son
coincidentes en señalar que todos los hominoideos compartimos un antepasado común
exclusivo que vivió hace alrededor de 24 millones de años. La línea de los gibones fue la primera
en desgajarse del tronco común, hace cerca de 20 millones de años. Posteriormente se separó la
estirpe del orangután, hace alrededor de 14 millones de años. El último antepasado común
exclusivo de los hominoideos africanos (gorilas, chimpancés y personas) vivió hace unos 7
millones de años, momento en que se originó el linaje del gorila. Finalmente las líneas evolutivas
de chimpancés y humanos se separaron hace poco más de 5 millones de años.

2.2.2.2) Clasificación

2.2.2.2.1)Gibones:

Son los hominoideos más pequeños (pesan menos de 15 Kg), viven en el extremo sudeste de
Asia y son el grupo más diversificado con, al menos, cinco especies. Viven en parejas que
permanecen juntas durante toda la vida, participando por igual ambos sexos en el cuidado de la
prole y en la defensa del territorio. No existen diferencias apreciables de tamaño entre los
machos y las hembras. Son los hominoideos más especializados en la braquiación, hasta el punto
de que la mayor parte de su vida transcurre en las ramas y rara vez bajan al suelo.

2.2.2.2.2) Orangutanes:

También del sudeste asiático, los orangutanes (Pongo pygmaeus) presentan las diferencias más
acusadas de tamaño entre los sexos de todos los hominoideos: los machos pesan el doble que
las hembras (alrededor de 80 kg y 40 kg, respectivamente). Los machos viven solos en un
territorio que defienden frente a otros machos. Las hembras también son territoriales y conviven
con sus crías no adultas. Los territorios de varias hembras se solapan con los de un macho, pero
solo se encuentran para la reproducción

2.2.2.2.3) Gorilas:

Los gorilas (Gorilla gorilla) son los hominoideos más grandes. Los machos pueden llegar a los 150
kg, mientras que las hembras no sobrepasan los 100 kg; es decir una diferencia entre los sexos
algo menos acusada que en el caso de los orangutanes. Los gorilas viven en grupos formados por
un macho adulto y varias hembras con sus crías. Dado su tamaño corporal, la mayor parte de su
vida transcurre en el suelo, en donde se desplazan de manera cuadrúpeda apoyando en el piso
las plantas de los pies y las segundas falanges de las manos. Son exclusivamente africanos.

2.2.2.2.4) Chimpancés:

Se conocen dos especies de chimpancé, el chimpancé común (Pan troglodites) y el chimpancé


enano o bonobo (Pan paniscus). Ambos viven en el África occidental, estando separadas sus
áreas de distribución por el curso del río Congo. Los chimpancés viven en grupos numerosos
formados por varios machos adultos emparentados junto con varias hembras y sus crías. Los
chimpancés son promiscuos y hay poca diferencia de tamaño entre los sexos (alrededor de 45 kg
los machos y unos 35 kg las hembras). Los chimpancés suben a los árboles para acceder a los
frutos, que son la base de su alimentación, y para pasar la noche. Como en el caso de los
orangutanes y gorilas, los machos de los chimpancés no colaboran en el cuidado y alimentación
de las crías.

2.2.2.2.5) Humanos:

Nuestro tipo de locomoción bípeda es única y ha requerido una serie de adaptaciones


esqueléticas que nos singularizan. También somos peculiares por la extraordinaria duración de
nuestra infancia, por la extrema inmadurez de nuestros recién nacidos, nuestro gran cerebro y
nuestro complejo comportamiento, que incluye una peculiaridad tan notable como es el
lenguaje.

El conjunto de cambios que, durante varios millones de años, hicieron evolucionar algunos
superiores hasta diferenciarse y constituir la especie humana se conoce como hominización. Los
humanos más trascendentales del proceso de hominización son:

2.2.2.2.5.1) Austrolophitecus:

los científicos sostienen que el primer hominido, antepasado del ser humano actual fue este,
género procedente de las sabanas africanas, donde se han encontrado los fósiles humanos más
antiguos. El australophitecus era pequeño, pesaba unos 40kg aprox., tenía aspecto simiesco, con
la cara corta y ancha, la frente muy pequeña, las mandíbulas muy robustas y poco prominentes y
dientes fuertes.

2.2.2.2.5.2)Homo Habilis:

Se le consideró el primer usuario de herramientas que se encontraron en el mismo sitio de los


fósiles. El cuerpo del homo habilis era menos pesado que el de los austrolophitecus, tenía un
cráneo con una capacidad cerebral de 670 a 770 cm³, mentón retraído, dientes pequeños, rasgos
simiescos menos acentuados y caminaba erguido. Se cree que estos hominidos surgieron de
cierta población de austrolophitecus.

2.2.2.2.5.3)Homo Erectus:

Los científicos dieron este nombre a los fósiles de hominidos que flutúan entre las edades de 1.5
a 0.5 millones de años. Los rasgos del homo erectus eran distintos a los del austrolophitecus y
más aproximados a los del ser humano actual; su cuerpo estaba perfectamente adaptado a la
postura erguida y a la locomoción de dos pies, la frente inclinada, ausencia de mentón y las
mandíbulas pesadas y protuberantes.

2.2.2.2.5.4) Homo Sapiens:

Hombre Neanderthal, que apareció en Europa, Asia y Africa. El hombre del Neanderthal era
poderoso y de corta estatura, vivía en un ambiente rigurosamente frío, construyó armas
eficaces, cazo grandes animales para su alimentación y enterró a sus muertos con ceremonias.
Su cerebro era tan grande o más que el de un humano actual, su avanzada cultura sugiere que
era inteligente.

2.2.2.2.5.5) Homo Sapiens Sapiens:

Es el género cuyos integrantes cuentan con la misma anatomía que las poblaciones humanas de
la actualidad y que desarrollan lo que se conoce como un comportamiento moderno.