Вы находитесь на странице: 1из 3

COMUNICACIÓN

E F E C T I VA PA R A
EL LÍDER ACTUAL

EL LÍDER ASERTIVO
El líder comunicativo es capaz de dirigir, enseñar, guiar, motivar y solucionar problemas de
manera continua, para llevar a su equipo hacia una calidad superior en lo profesional y en lo que
respecta a la calidad de vida en el trabajo. Para este líder, la asertividad resulta un elemento
regulador que le permite ejercer la fuerza en la cantidad requerida y de la manera adecuada.

Retomemos el origen y concepto de la palabra asertividad. En inglés, el verbo assert significa


manifestar, expresar con fuerza o afirmar positiva, segura y plenamente. En nuestra lengua, la
palabra aserto, que proviene del latín, expresa el hecho de afirmar, sostener y dar por cierta y
asentada una cosa.

De acuerdo con estos significados, el líder asertivo se siente libre de manifestarse tal como es.
A través de palabras y de acciones manifiesta: este soy yo y esto es lo que yo siento, pienso y
quiero. No dice más de lo que sabe, ni finge ser más de lo que es y puede comunicarse con la
gente de cualquier nivel; ya sea que se trate de extraños, conocidos o colaboradores, su
comunicación siempre es directa, sincera, emocional y apropiada.

El líder asertivo se orienta activamente en la vida, va detrás de lo que quiere y hace que las cosas
sucedan, en contraste con la persona no asertiva, que espera que las cosas sucedan. Actúa en
forma tal que se respeta a sí mismo y está consciente de que no siempre puede ganar; sin
embargo, busca actuar de forma digna, de manera que, aun perdiendo o cediendo, conserva su
autoestima. Se vuelve una persona dueña de su tiempo y de su vida; consecuencia de su
orientación activa en la existencia. No permite que las circunstancias o los demás decidan o
manipulen su tiempo, descanso, disfrute o crecimiento; y en gran parte, la asertividad es
responsabilidad de la propia vida.

Es emocionalmente libre para expresar sus sentimientos; evita los extremos de la represión y de
la expresión tóxica o maligna de sus emociones. Puede decir no y puede decir sí, de acuerdo con
las circunstancias; lo cual le permite tomar la iniciativa y defender sus derechos básicos. Por lo
mismo, se anima a ejercer poder, sin necesidad de volverse impositivo y evitando los extremos:
humillar, rebajar al otro o también el dejarse. De esta forma es capaz de reconocer los derechos
básicos de la persona humana y los respeta en el y en los demás; lo cual a su vez ayuda a que el
líder se sienta emocionalmente libre.

En la vida siempre nos encontramos con límites, esto es natural; sin embargo, existe una
diferencia con los límites que admitimos en nuestra vida y dentro de los cuales podemos
movernos.

1
Líder encapsulado Líder emocionalmente libre

En las figuras que vemos arriba, el territorio limitado por el círculo representa el terreno
psicológico del líder o su propio espacio vital. Por un lado, el líder “encapsulado” se siente
incómodo, temeroso, inseguro y se encierra dentro de límites muy estrechos. Siente que no tiene
ningún derecho a pasar a otro territorio más allá de la restringida extensión de su cápsula.

Por su parte, el líder emocionalmente libre puede moverse a cualquier parte dentro de estos
límites, sin sentir que se ha sobrepasado o que ha invadido la propiedad emocional de otros. De
esta forma establece un equilibrio entre sus derechos y los de quienes lo rodean y se siente
cómodo en las relaciones.

Como puedes ver, es preciso que el líder, a través de sus habilidades de comunicación,
reconozca sus derechos y sea capaz de defenderlos. Si no lo hace, otras personas definen su
papel y deja de ser el mismo, su espacio vital decrece, pierde libertad de movimiento, se vuelve
"persona encapsulada" y, en consecuencia, el precio de esto es una conducta agresiva o
insegura. Debido a esto, es importante saber expresar nuestras ideas, valores y estados
anímicos.

El primer paso para emitir un mensaje asertivo es identificar la situación o el hecho al que
queremos referirnos, y ser lo más claro y preciso al respecto. No es lo mismo decir: "este reporte
está mal hecho", a decir: "este reporte tiene errores en la columna de ventas al mayoreo".

Por otro lado, es importante destacar que en el mensaje asertivo se abre la posibilidad de
escuchar o hacer preguntas para identificar las posibles causas de una situación, o para que la
persona exprese sus puntos de vista y estados emocionales. De aquí que el adecuado control
emocional, lo que Daniel Goleman llama la inteligencia emocional, sea muy importante.

El trasfondo de todo mensaje asertivo es la actitud ganar-ganar, que pretende que todas las
partes se sientan involucradas y participen de manera creativa en la solución de los problemas.