Вы находитесь на странице: 1из 10

Universidad Martin Lutero

Unidad 2. Principios de Geología y proceso de formación de suelos.


Conceptos básicos.
LA GEOLOGÍA
Es la ciencia del planeta Tierra. Estudia sus materiales, estructura, procesos que actúan en
su interior y sobre la superficie, minerales y rocas, fósiles, terremotos y volcanes, montañas
y océanos, suelos, paisaje, erosión y depósito. La Geología también se ocupa del origen del
planeta y de los cambios que ha ido sufriendo a lo largo de toda su historia. En sus rocas
está encerrada la historia de la vida. La Geología también se ocupa del “ambiente” que
reinaba en cada región o zona del planeta, no solo desde la aparición de los seres vivos,
sino desde su mismo origen hace 4.600 millones de años. La Geología es una Ciencia
Ambiental y también Medio Ambiental.
EL TIEMPO GEOLÓGICO
Se calcula que la edad de nuestro planeta es de 4600 millones de años. Hay un larguísimo
camino desde su origen en la gran explosión del big-bang hasta hoy en día. Sería fantástico
conocer toda esa historia, pero lo cierto es que hay grandísimos lapsus de conocimiento.
Los 3500 primeros millones de años de la historia de la Tierra pueden ser considerados, en
cierta medida, como parte de la historia del sistema solar y del universo. Desde el punto de
vista de la “Geología” en sentido estricto son casi una incógnita. Sabemos una mínima
parte de lo que ocurrió en los 460 millones de años siguientes, cuando la atmósfera ya era
oxigenada como la de hoy en día si no seguimos contaminándola. Los últimos 540 millones
de años de la historia de la Tierra son los mejor conocidos relativamente. La tabla del
tiempo geológico (TABLA 2) es un esquema del “calendario” de la historia de la Tierra,
donde se muestran las divisiones temporales que han sido establecidas en función de los
sucesos acontecidos en cada momento. A estas divisiones las llamamos unidades
cronoestratigráficas. Por lo general, las unidades cronoestratigráficas más modernas son de
menor duración que las más antiguas, cuyos rasgos se han borrado y/o son más difíciles de
reconocer. A lo largo de la historia de La Tierra han ocurrido transformaciones y procesos
de muy diversa duración. Algunos han durado millones de años, mientras que otros han
consumido apenas unas décimas de segundo. Por lo tanto, el hablar de rapidez ó de lentitud
referidos a un proceso geológico depende del tipo de proceso que se considere. Se puede
hablar de gran velocidad para algo que duró 500.000 ó 1.000.000 de años, o decir que una
roca que se formó hace un millón de años es muy joven. Variar la escala de tiempo desde
segundos a millones de años es una destreza fundamental del geólogo.
ESTRUCTURA DE LA TIERRA
El interior de la Tierra Sólida tiene una estructura concéntrica. Desde la superficie hacia el interior
se pueden diferenciar tres capas o cinco, dependiendo del tipo de división que consideremos.

Capas composicionales
Atendiendo a la composición de los materiales, las capas -geosferas- del interior de la Tierra son
Corteza, Manto y Núcleo.

La Corteza es la geosfera más superficial, la que podemos pisar en los continentes y la que tapiza
el fondo de los océanos, aunque en unos y otros adquiere características diferentes. Es una capa

Edafología General Página 1


Universidad Martin Lutero

sólida, rígida y muy poco uniforme, es decir que varía enormemente entre unos lugares y otros. Su
límite con la siguiente geosfera forma la discontinuidad de Mohorovicic.

El Manto es la capa intermedia. Sus materiales se encuentran en estado sólido y semisólido, y


tienen un comportamiento plástico que les permite fluir bajo determinadas condiciones de presión y
temperatura. Localizada bajo la corteza no aflora en casi ningún lugar de la superficie del planeta,
tan solo en algunos puntos especiales donde la corteza rígida es más débil y la salida de magma
mantélico (magma que procede del manto, ver apartado rocas ígneas, pág ) es posible, tal y como
ocurre en las dorsales oceánicas y también en algunos volcanes profundamente enraizados, es decir
cuyas raíces son tan profundas que atraviesan la corteza y comunican el manto con la superficie
terrestre. Su límite con la siguiente geosfera forma la discontinuidad de Gutenberg.

El Núcleo es la capa más interna, la que ocupa el “corazón” del planeta. Es una geosfera de 3486
km de radio. Sus materiales están en estado sólido y fundido (líquido) dependiendo de la parte del
núcleo que se trate. Son de composición metálica, muy similar a la de algunos meteoritos

GÉNESIS DEL SUELO


El suelo "Es la cubierta superficial de la mayoría de la superficie continental de la Tierra"
(Galdámez, 2000). Es un agregado de minerales no consolidados y de partículas orgánicas
producidas por la acción combinada de una serie de factores que
ejercen funciones importantes en el proceso de formación del mismo. A lo largo de este
proceso suele producirse una importante alteración que desencadena grandes reacciones y
transformaciones sobre el material originario o material parental. Estas alteraciones según
(Lanfranco y Cattani, 2007). Se dividen en:
 Alteración física.
 Alteración química.

Edafología General Página 2


Universidad Martin Lutero

La alteración física consiste en la disgregación de las rocas consolidadas de la superficie


terrestre en clastos (del griego -clastos- roto), o detritos (del latín detritus, desgastado,
triturado), de tamaño variable, que pueden subdividirse sucesivamente en fragmentos cada
vez más pequeños a medida que esta forma de alteración avanza.
Por su parte la alteración química es la que afecta a los minerales en su composición
química y en su estructura.
Esto se hace posible mediante la hidratación, hidrolisis, solución, oxidación y reducción.
Este proceso de alteraciones suele definirse como meteorización. Según (P. Reiche, 1945)
citado por (Lanfranco y Cattini, 2007) dice que la meteorización es la respuesta de
los materiales que estaban en equilibrio con la litosfera, cerca del contacto con la atmósfera,
la hidrosfera y tal vez lo más importante, con la biosfera.
Sin embargo (M. L. Jackson y G. D. Sherman, 1953) citados por (Lanfranco y Cattini,
2007) dicen que "El término meteorización (wheathering) de las rocas se refiere a los
cambios en el grado de consolidación y composición que tienen lugar en la corteza terrestre
dentro de las esferas de influencia de la atmósfera y de la hidrosfera." Los continentes están
expuestos a la alteración y a la pedogénesis, correspondiendo distinguir tres fenómenos:
 1. La degradación y la alteración progresivas que conducen al llamado producto de
alteración, que está representado sobre las rocas cristalinas por la llamada
"regolita"("arene " en el texto original).
 2. Colonización biológica vegetal, microbiana y animal que introduce la acción de la
materia orgánica.
 3. La translocación de los elementos solubles o los muy finos del complejo de
alteración, bajo la influencia de la percolación de soluciones. Estos desplazamientos
conducen a la formación de horizontes empobrecidos y horizontes de acumulación.
(Lanfranco y Cattini, 2007).
Todo ese proceso de meteorización es llevado a cabo por una serie de factores entre los que
se puede destacar el clima, los organismos, la vegetación, latopografía, el hombre e
indiscutiblemente el tiempo. Los cuales ejercen su influencia sobre el material originario o
material parental.
MATERIAL PARENTAL
El material parental o mineral no consolidado y mas o menos intemperizado o meteorizado,
desde el cual el solum de los suelos es desarrollado por procesos pedogéneticos.
(Galdámez, 2000).
Este es el material geológico inalterado en donde se irán formando los horizontes del suelo.
ORIGEN DEL MATERIAL PARENTAL
La fuente primaria de los materiales geológicos son las rocas ígneas, las cuales varían
según su magma de origen, dando minerales distintos por su estructura y composición
química, siendo las más importantes las rocas ígneas silicatadas.

Edafología General Página 3


Universidad Martin Lutero

Relieve y formas de la superficie de la tierra.

Procesos geológicos.

EFECTOS DE LOS AGENTES GEOLÓGICOS EXTERNOS El conjunto de accidentes


geográficos que podemos contemplar sobre la superficie terrestre, como las montañas, las laderas,
los valles, las llanuras y las mesetas, constituyen el relieve. El relieve junto con la vegetación,
forman el paisaje. El paisaje experimenta cambios que van modificando el relieve de la superficie
terrestre, debido a la alteración de las rocas por la acción de los agentes geológicos externos (el
agua en sus diferentes estados, los seres vivos y los agentes atmosféricos). Estos cambios se
producen con tanta lentitud que pasan casi inadvertidos ante nuestros ojos. Los elementos causantes
del modelado del relieve, se denominan agentes geológicos. El nombre de agentes externos se
refiere al origen de la fuente que los activa, la energía del Sol, externa a la Tierra. La energía solar
es la responsable de estos agentes al incidir los rayos solares con distinta inclinación (y por tanto
con distinta intensidad) según la latitud, provocando un desequilibrio térmico.

Los agentes geológicos externos pueden ser pasivos o activos:

Pasivos: producen la disgregación de la roca, pero no movilizan esos fragmentos. Son los agentes
atmosféricos: temperatura, humedad, oxígeno, etc.
Activos: capaces de fragmentar una roca y movilizar los fragmentos. Son:

– Agua. Actúa de diversas maneras:

Lluvia: desgasta el suelo y arranca pequeños fragmentos, que son arrastrados.


Aguas continentales superficiales que, en forma de torrentes, ríos, etc. Actúan con distinta
intensidad.
Hielo en las zonas glaciares y periglaciares.
Aguas marinas, por la acción de las olas y las corrientes, es la abrasión.
Aguas subterráneas procedentes del agua de lluvia que se filtra al interior.

_ Seres vivos. Normalmente la vegetación rompe las rocas con sus raíces y fija el suelo de las
montañas, con lo que impide que sea arrastrado por las lluvias. Además, las actividades humanas
modifican y cambian el paisaje.

– Viento. Arrastra pequeñas partículas que al golpear contra las rocas las desgasta.

Clasificación de los minerales

La clasificación mineral se basa en la composición química y en la estructura interna, las cuales en


conjunto representan la esencia de un mineral y determinan sus propiedades físicas. De acuerdo con
la composición química, los minerales se dividen en clases según el anión o grupo aniónico
dominante, por ejemplo, los óxidos, los haluros, los sulfuros y los silicatos, entre otros.

Los minerales poseen el mismo anión o grupo aniónico dominante en su composición, por eso
tienen semejanzas familiares y características más clara y fuertemente marcadas que aquellas que
comparten los minerales que poseen el mismo catión dominante. Ejemplo de ello son los
carbonatos, ya que estos se parecen más entre sí que los minerales de cobre.

Los minerales relacionados por el dominio del mismo anión tienden a presentarse juntos en el

Edafología General Página 4


Universidad Martin Lutero

mismo lugar o en yacimientos geológicos semejantes; por ejemplo, los sulfuros generalmente se
presentan en asociaciones próximas a depósitos del tipo de vetas o reemplazamiento, mientras que
los silicatos forman la mayor parte de las rocas de la corteza terrestre.

Es importante destacar que la química sola no es suficiente para caracterizar adecuadamente un


mineral. Para una apreciación compleja de la naturaleza de los minerales y para la determinación de
las estructuras internas se necesita el uso de los Rayos X. Los llamados principios
cristaloquímicos fueron utilizados por W.L. Bragg y V. M. Goldschmidt para los minerales
silicatados, a los cuales se les dividió parcialmente en subclases sobre la base de la composición
química y principalmente en función de la estructura interna. Dentro de la clase de los silicatos, por
lo tanto, existen silicatos a láminas y en cadenas que son subclases, basadas en la disposición
estructural de los tetraedros de SiO2. Estos principios estructurales, en combinación con la
composición química, proporcionan una clasificación lógica.

En base a este esquema se tiene la siguiente clasificación:

Elementos nativos
Sulfuros
Sulfosales
Óxidos e hidróxidos
Haluros
Carbonatos, nitratos y boratos
Sulfatos y cromatos
Volframatos y molibdatos
Fosfatos, arseniatos y vanadatos
Silicatos

Elementos Nativos

Son los que se encuentran en la naturaleza en estado puro, se dividen en metálicos y no metálicos, y
están conectados por la clase de transición de los semimetales.

Metálicos

Son los más comunes y forman tres grupos: Grupo del oro: oro, plata, cobre y plomo.

Los elementos de este grupo pertenecen a la misma familia en la clasificación periódica de los
elementos, por lo tanto, sus átomos tiene propiedades químicas semejantes y todos son lo suficiente
inertes como para encontrarse en un estado elemental en la naturaleza.

Las propiedades similares de este grupo de minerales provienen de su estructura común, por eso son
blandos, maleables, dúctiles y séctiles; además, todos son buenos conductores del calor y de la
electricidad, tiene brillo metálico y fractura astillosa con puntos de fusión bajos. Estas propiedades
son consecuencia de su enlace metálico, y todos pertenecen al sistema cúbico por lo que tienen
densidades muy elevadas.

Las características que diferencian a los minerales de este grupo dependen de las propiedades de los
átomos de los distintos elementos, de ahí proviene el amarillo del oro, el rojo del cobre y el blanco
de la plata.

Grupo del platino: platino, paladio, iridio y osmio.

Edafología General Página 5


Universidad Martin Lutero

Este grupo de metales son más duros y tiene puntos de fusión más elevados que los metales del
grupo del oro.

Grupo del hierro: hierro y ferroníquel.

Los metales de este grupo son isométricos e incluyen el hierro puro (Fe), que se presenta raramente
en la superficie de la Tierra, y dos especies de ferroníquel (kamancita y taenita), que son comunes
en los meteoritos de hierro. Es posible que las aleaciones de Fe-Ni de este tipo constituyan una gran
parte del núcleo de la Tierra; además, se han encontrado mercurio, tántalo, estaño y zinc.

Semimetales

Son los que se encuentran en estado nativo, aunque raramente cristalizan en un mismo sistema y
forman estructuras de un mismo tipo. En este grupo se clasifica el arsénico, el antimonio y el
bismuto. Los miembros de este grupo poseen propiedades físicas semejantes ya que son
quebradizos, no maleables y conducen el calor y la electricidad menos que los metales nativos.
Además, este tipo de enlace intermedio entre el metálico y el covalente es más fuerte y más
direccional que el puramente metálico, dando lugar a una simetría menor.

No Metálicos

Este tipo de minerales son de gran valor en el comercio y la industria. En este grupo, por ejemplo,
se encuentra el carbón en forma de grafito o diamante y el azufre.

Sulfuros

Los sulfuros son muy importantes ya que comprenden la mayoría de las menas minerales. En esta
clase se incluyen los sulfoarseniuros, los arseniuros y los telururos, los cuales son similares a los
sulfuros pero más raros.

La mayoría de estos minerales son reconocibles porque su brillo es metálico, son opacos, tienen
colores distintivos y raya de colores característicos. Los no opacos, como el cinabrio, el rejalgar y el
oropimente, poseen índices de refracción elevados y transmiten luz sólo en los bordes delgados.

Muchos de los sulfuros tienen enlaces iónicos y covalentes pero otros, que poseen la mayoría de
propiedades de los metales, tienen parcialmente enlaces metálicos. Algunos ejemplos son los
siguientes: calcocita, galena, acantita, esfalerita, cinabrio, pirrotita bornita, calcopirita, pirita,
marcasita, arsenopirita, rejalgar, oropimente, estibinita, calcosina, covelina, cobaltita, molibdenita,
etc.

Sulfosales

En este grupo de minerales el azufre toma el lugar del oxígeno en los ácidos oxigenados más
comunes y más conocidos, como el ácido carbónico, ácido sulfúrico o el ácido fosfórico. Las
sulfosales son importantes porque nos pueden indicar cierto número de minerales de azufre
diferentes a los sulfuros.

Muchas especies de este grupo son raras, están íntimamente asociadas con otros minerales similares
y con frecuencia están imperfectamente cristalizadas. Las sulfosales se presentan normalmente
como minerales secundarios en filones hidrotermales asociados con los sulfuros más corrientes. En

Edafología General Página 6


Universidad Martin Lutero

raras ocasiones son compuestos que contienen plata, cobre o plomo, pero sólo unos pocos son lo
suficientemente abundantes para servir de menas de estos metales. Algunos ejemplos son:
livingstonita, techmanita, zinkenita, miargirita, berthierita, plagionita, baumhaureita, hetermorfita,
tennantita, jamesonita, semseyita, boulangerita, bournonita, pirargirita, samsonita, tetraedrita,
lengenbachita, jordanita, estefanita, pilobasita, etc.

Óxidos e Hidróxidos

En esta clase se encuentran aquellos compuestos naturales en los que el oxígeno aparece combinado
con uno o más metales, cuyo aspecto y características son diversos. Los óxidos, por ejemplo, son un
grupo de minerales relativamente duros, densos y refractarios; generalmente se presentan en forma
accesoria en las rocas ígneas y metamórficas, y en forma de granos dendríticos resistentes en los
sedimentos.

Los hidróxidos tienden a ser menos duros y de menor densidad, y aparecen principalmente como
aleación secundaria o como productos de meteorización, como la limonita, a partir de los
compuestos de hierro, la estibiconita de la antimonita, entre otros.

Dentro de la clase de óxidos hay algunos minerales que son de gran importancia económica, entre
ellos los principales minerales de hierro (hematites y magnetita), el cromo (cromita), el manganeso
(pirolusita, así como los hidróxidos manganita, romancita (psilomelana) y el estaño (casiterita). El
tipo de enlace en las estructuras de óxidos es por lo general fuertemente iónico. El hielo es un óxido
simple (H2O) que cristaliza en el sistema hexagonal entre 0º C y -80ºC y en el sistema cúbico a una
temperatura más baja.

Como ejemplos de esta clase de minerales se pueden mencionar: cuprita, ilmelita, espinela, gahnita,
magnetita, cromita, crisoberilo, casiterita, rutilo, pirolusita, diásporo, goethita, manganita, limonita,
bauxita, brucita, cincita, gibbsita, psilomelano, etc.

Haluros

Este grupo de minerales está constituido por combinaciones químicas de metales con los halógenos
como el flúor, cloro, bromo y yodo. Generalmente tienen poca dureza, un peso específico bajo y
brillo vítreo; su color puede variar bastante, como en el caso de la fluorita y algunos pueden
considerarse de gran importancia económica. Los haluros son los ejemplos más perfectos del
mecanismo de enlace iónico puro. Todos los haluros cúbicos tienen puntos de fusión de moderado a
elevado, y en ese estado son malos conductores del calor y de la electricidad. La conductividad
eléctrica se efectúa por electrólisis, es decir, obedece al transporte de cargas por los iones y no por
los electrones y a medida que aumenta la temperatura y son liberados los iones por el desorden
térmico, aumenta rápidamente la conductividad eléctrica, llegando a ser excelente en el estado de
fusión. Esta conductividad de los haluros fundidos se aprovecha en los procesos industriales.

Algunos ejemplos de esta clase son: halita, silvinita, carnalita, fluorita, criolita, atacamita.

Clasificación de las rocas.

LAS ROCAS

Una roca es un agregado de uno o varios minerales que se encuentra de manera natural y en estado
sólido en la corteza terrestre y el manto. Aunque también se consideran rocas a sustancias como el
carbón o las pumitas (piedra pómez), a pesar de que no están formadas por minerales y que, por lo

Edafología General Página 7


Universidad Martin Lutero

tanto, no cumplen los requisitos que la definición de roca exige. De manera que, para que podamos
incluir a estas y otras excepciones bajo el término “roca” es necesario ampliar su definición: Una
roca es una sustancia sólida formada de manera natural.

Las rocas se clasifican en ígneas, sedimentarias y metamórficas dependiendo de cómo se hayan


originado.

Rocas ígneas

Las rocas ígneas se forman por el enfriamiento y solidificación de un magma, por eso también se les
puede llamar magmáticas. El magma es una roca fundida, o parcialmente fundida, bajo la superficie
de la Tierra. Son rocas directamente producidas por procesos geológicos endógenos.

Dependiendo del lugar donde se produzca la solidificación, las rocas ígneas pueden ser intrusivas o
extrusivas. También dependiendo de la clase de magma y de su velocidad de enfriamiento se
producen diferentes tipos rocas ígneas tanto intrusivas, como extrusivas. Es frecuente clasificar a las
rocas ígneas por la composición de los minerales que las constituyen. De manera general, se utiliza
el término de “ácido” para las rocas con alta proporción de sílice (SiO2) y “básico” para las que son
deficitarias en esta misma sustancia.

Una roca ígnea intrusiva es aquella que se formó en el interior de la Tierra, bajo su superficie, por
la solidificación del magma de una cámara magmática, dique, sill o lacolito. Cuando el magma de
una cámara cristaliza recibe el nombre de plutón y, por este motivo a estas rocas también se les
llama “plutónicas”. Granitos, dioritas o gabros son algunos ejemplos.

Las rocas ígneas extrusivas resultan cuando la solidificación del magma tiene lugar sobre la
superficie de la Tierra, ya sea de un continente o del fondo del mar. Este es el caso de las rocas
volcánicas que se forman a partir de la solidificación de la lava de un volcán. Lava es el nombre que
se le da al magma cuando sale a la superficie.

Clasificación de los emplazamientos de rocas ígneas según profundidad y geometría. Se muestra también la aureola de
contacto producida por un plutón.

Edafología General Página 8


Universidad Martin Lutero

Rocas metamórficas

Las rocas metamórficas son las que proceden de la modificación textural y mineralógica de otras
rocas ya existentes. Cuando rocas ígneas y sedimentarias son sometidas a condiciones de presión
y/o temperatura completamente diferentes a las que tenían cuando se formaron se producen
variaciones en sus características, a veces tan importantes que no es posible reconocer la roca
original. Dependiendo del tipo de roca que se modifica y de las nuevas condiciones de presión y/o
temperatura a las que se sometan se producirán los distintos tipos de rocas metamórficas.

A las transformaciones de una roca debido a un incremento de la temperatura se le llama


metamorfismo de contacto, y está relacionado con el ascenso de magmas y la formación de rocas
plutónicas y volcánicas. Pues, este es el único mecanismo que hay en la naturaleza para explicar un
aumento enorme de temperatura sin variaciones significativas de presión.

El ascenso e intrusión de una bolsada magmática entre rocas ya existentes implica un foco de calor
que puede llegar a superar los 1200 grados centígrados. Las rocas de alrededor del plutón se
modifican, sus componentes (que pueden llegar casi a fundirse) dan lugar a minerales diferentes y
por lo tanto a otro tipo distinto de roca. En la distancia, el calor se disipa a medida que nos alejamos
del borde del plutón, y en el tiempo el calor también se disipa a medida que el propio plutón se va
enfriando. De manera que al final de todo habrá rocas ígneas en lo que era la bolsada magmática y
rocas de metamorfismo de contacto alrededor de ella, formando una aureola.

Al conjunto de las transformaciones que sufre una roca a causa del incremento de presión se le
llama metamorfismo regional. Este nombre hace alusión a que los procesos geológicos que pueden
ocasionarlo no son puntuales, sino regionales y actúan sobre grandes extensiones de terreno. Este
tipo de metamorfismo aparece asociado a procesos orogénicos.
.
El incremento de la presión va produciendo cambios paulatinos en las rocas. Al principio son
menores y afectan únicamente a la disposición de los minerales que las forman, que adquieren un
aspecto hojoso, como el de las pizarras. A medida que aumenta la presión, también aumenta la
temperatura y los cambios van siendo cada vez más profundos.

Clasificación de las rocas metamórficas.

Edafología General Página 9


Universidad Martin Lutero

Rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias se forman por la petrificación de los sedimentos*. Los sedimentos son los
materiales que se acumulan sobre la superficie de la Tierra por la acción de los procesos geológicos
exógenos como son la erosión, el transporte y la sedimentación.

Dependiendo de la forma en que se produzca el depósito se originarán distintos tipos de sedimentos


que tras la litificación darán lugar a los distintos tipos de rocas sedimentarias que existen en la
naturaleza. Como los procesos superficiales pueden ser muy variados hay un gran número de tipos
diferentes de rocas sedimentarias. Las rocas detríticas resultan de la acumulación de partículas
sólidas, como granos de arena o cantos rodados, independientemente del lugar de la superficie
terrestre donde se produzca la sedimentación, ya sea sobre tierra o bajo el mar. Ejemplos: lutitas,
areniscas, conglomerados.

Las rocas sedimentarias químicas son las que se originan a partir de la precipitación de una
solución, generalmente acuosa. Dependiendo de su composición tendremos diferentes tipos de
rocas. Calizas, dolomías, chert o sal gema son solo algunos ejemplos.

Las rocas organógenas como el carbón se formaron gracias a la acumulación de materia orgánica
seguida de otros procesos de transformación de esa sustancia original.

Edafología General Página 10