Вы находитесь на странице: 1из 78

QUIMICA ELEMENTAL BASICA-2

Un nuevo tratamiento de la Química elemental,


basado en la filosofía del Proyecto Nuffieid
de Enseñanza de Ciencias
por
Brian Cañe, BSc MA ARIC
U
James Sellwood, BSc

Elementos y compuestos

EDITORIAL REVERTE, S. A.
Barcelona-Bogotá-Buenos Aires-Caracas-Móxico-Rio de Janeiro

Copyrighted material
Titulo de lo obra o rig in a l:
Elements and eompounds
Certificate cheniistry 2
Edición o rig in a l en lengua inglesa publicada por:
Schoficld &S¡ms Ldt., Iluddersfield
Copyright € by li. S. Cañe & J. B. Sellwood

\ ’e rsión española po r:
Dr. Carlos Alvare/ Quero!
Profesor de Investigación (contratado) del C.S.l.C.
y
I). Ricardo TorcaI
Licenciado en Ciencias Químicas

Propiedad de:
EDITORIAL REYERTÉ. S.A.
Loreto, 13-15, Local B
08029 Barcelona

Reservados todos los derechos. L.a reproducción total o parcial de esta obra, por cual­
quier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático,
y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos, queda ri­
gurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las
sanciones establecidas por las leyes.
Edición en español

€ EDITORIAL REYERTÉ, S.A.. 1994

ISBN - S4 - 2lH - 7()S.s • 5 obra cúmplela


ISBN -K 4- 291 -70X7- I lomo 2
Depósito Legal: B - 2 IMíi - IW4

Impreso por Quebccor World Bogotá S.A.


Impreso en Colombia - Printed ¡n Colombia

Copyrighted m aterial
Reconocimientos Vil

The Pyrene Co Ltd 148


A. D. Grecnwood, Botany Department, Imperial College
154
B. E. S. Gunning, Botany Department, The Queen’s
University of Belfast 155
North Eastern Gas Board_L6Q
The Gas Council 161
Johnson, Matthey & Co Ltd 176, 179
Zinc Development Association 182, 183
Lent to the Science Museum, London, by the English
Electric Co Ltd 191-192
The Swedish Institute for Cultural Relations 212
Alean (UK) Ltd 195-196
Aluminium Fcderation 195-196
United Kingdom Atomic Energy Authority 247, 250-251
277, 278, 279, 280, 281
Archives Institute du Radium 257
Fotex Ltd 276, 277
Shell Photographic Service 280
‘Edwards Instruments’ a división of the British Oxygen
Co Ltd 292, 294

Copyrighted
Indice analítico

Introducción 1

1 Fundamentos
Unidad 1 Teoría atómica 6

Elementos
Unidad 2 Átom os y elem entos 20
Unidad 3 Señales lum inosas del átomo 36
Unidad 4 Elementos del Universo 49
Unidad 5 Primeros elem entos conocidos por
el hombre 65
Unidad 6 Serie de actividad de los elem entos 77
Unidad 7 Elementos, m oléculas y estructuras 84

Compuestos
Unidad 8 Com puestos; m oléculas y estructuras
(intro du cción ) 100
Unidad 9 Diagramas m oleculares y fórm ulas
químicas 114
Unidad 10 Agua 126
Unidad 11 Dióxido de carbono 145
Unidad 12 Hidrocarburos 158
Unidad 13 Investigación de la acción del calor sobre
óxidos, carbonatos y nitra to s 171
Unidad 14 Algunas m etalurgias sencillas 175

Iones
Unidad 15 Iones: introducción y estudio
de la e le c tró lis is 200
Unidad 16 Soluciones y sales 217
Unidad 17 Ácidos y bases 234

IX

Copyrighted material
Introducción 3

a alumnos mayores. El mol se emplea como unidad de cantidad de partículas


y se emplean unidades de medida y normas internacionales en todo el tex­
to. Igualmente, se incluyen en el Libro 3 un tratamiento elemental de la teo­
ría iónica y electroquímica, energética y cinética química.

Materiales modernos
En los tres Libros se concede importancia a los materiales modernos y al em­
pleo de la ciencia química para el enriquecimiento de la vida. Esta idea se
desarrolla en el Libro 3, abarcando síntesis orgánica y los productos inorgá­
nicos industriales más relevantes.

Técnicas de laboratorio actuales


Compartimos la opinión de los autores del Proyecto Nuffield sobre el empleo
de técnicas modernas con los alumnos de los centros medios, siempre que
esté justificado. Hemos incluido, por ejemplo, medidas del pH, la pesada
automática, experimentos con jeringas para gases y espectroscopia simple.

Edades abarcadas
Libro 1 SUSTANCIA Y CAMBIO
11-13 años.
Este Libro corresponde al Grado 1 del Esquema Modelo Nuffield
y a la primera parte del «Alternative Scottish Syllabus». Puede
emplearse en cualquier curso introductorio de ciencias.

Libro 2 ELEMENTOS Y COMPUESTOS


13-14 años.
Este Libro corresponde a la primera parte del Grado 2 del Es­
quema Modelo Nuffield, y la parte correspondiente del «Scottish
Syllabus». Sirve para cualquier curso secundario de ciencias.

Libro 3 PRODUCTOS QUIMICOS Y CANTIDADES


15-16 años.
Este Libro completa el programa del G.C.E. y los esquemas Nuf­
field y Escocés. El nivel es mucho más exigente que el de los dos
libros precedentes, y tiene el examen final exigido para la ob­
tención del Diploma de G.C.E. muy en cuenta.

No esperamos que los profesores abarquen todas las Unidades en un tiempo


normal de clase; hemos intentado ofrecer más material del que muchos pro­
fesores necesitarán, de modo que puedan hacer una selección según su cri­
terio.
Brian Cañe
James Sellwood

Copyrighted material
Fundamentos 11

por ejemplo soluciones de sales tales como sulfato de níquel, soluciones


indicadoras como tornasol, verde malaquita o tintas. Cierre cada tubo con
un tapón de goma. Colóquelos en posiciones distintas, por ejemplo, inclina­
dos, boca abajo, etc.
¿Qué ocurre? Explique sus observaciones de acuerdo con la teoría.
¿Pueden ser reversibles los efectos? Inténtelo sustituyendo las soluciones
coloreadas por agua. Explique los resultados.

5 Efecto del calentamiento de un gas


Disponga un tubo de ensayo con un tapón de goma y un tubo largo y estre­
cho o capilar. Introduzca un poco de agua coloreada en el tubo. Observe lo
que le pasa al agua coloreada cuando el tubo se calienta (al baño María).
Explique los resultados de acuerdo con la teoría.

6 Efecto del calentamiento de un líquido


Prepare dos vasijas que contengan igual volumen de agua; ponga en una
agua fría y en la otra agua caliente. Colóquelas una junto a la otra. Seleccione
dos cristales idénticos de permanganato potásico. Eche un cristal dentro
de cada vasija al mismo tiempo. Observe las vasijas durante un rato. Expli­
que sus observaciones de acuerdo con la teoría.

Gases
Ejemplos de gases que ya conoce:

Aire.
Vapor de agua de una marmita o de la atmósfera que nos rodea.
Gas ciudad o de hulla (hidrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos).
Gas natural (como el gas ciudad, excepto el monóxido de carbono).
Oxígeno (usado en cilindros en los hospitales).
Gas cloro (usado para purificar el agua).

Son tres las propiedades fundamentales de los gases.


Vj h l | l i l i l i i i i l

1 Los gases no tienen forma constante

Los gases pueden penetrar por todas partes: no tienen forma definida ni lí­
mites. Este hecho se puede explicar si suponemos que las pequeñas partícu­
las de un gas se mueven independientemente, siendo libres de recorrer gran­
des distancias a grandes velocidades. Cuanto mayor es la temperatura, ma­
yor será la velocidad con que se muevan las partículas de gas, pero sea cual

Copyrighted material
Fundamentos 15

Sustancia Densidad del gas Densidad del líquido


g/cm 3 g/cm 3
Oxígeno 0,0014 0,90
Nitrógeno 0,0013 0,80

4 Las sustancias disueltas se difunden a través de los líquidos

Si se echa un pequeño cristal de una sustancia coloreada, tal como sulfato


de cobre o permanganato potásico, dentro del agua, el color se difunde a
su través. Después de diluirla abundantemente, todavía se ve el color en el
líquido. De alguna forma las partículas sólidas están separadas en el líquido;
las partículas sólidas pueden difundirse a través del líquido porque las par­
tículas líquidas permanecen unidas con un gran espacio para circular. La
velocidad a la que se difunden depende de la temperatura y del movimiento
de las partículas líquidas.
Se puede hacer un modelo sencillo de solución llenando un tubo de ensayo
o probeta, de bolitas de rodamiento o perdigones (las partículas «líquidas»)
y echando arena (las partículas de «sólido» que se van a disolver). Aunque
el recipiente esté lleno de partículas del «líquido», se pueden introducir par­
tículas del «sólido», aunque sólo se difunden a través del «líquido» cuando
todas las partículas están en MOVIMIENTO (lo que se demuestra agitando
el recipiente que las contiene). Por supuesto esto es solamente un modelo:
las partículas de los líquidos reales siempre están en movimiento y cuando
un sólido se disuelve en un líquido no es necesario agitarlo. El agitarlo sola­
mente ayuda al proceso de disolución. Si se dejan unos cristales de sal so­
luble en el fondo de un recipiente lleno de agua (sin agitar ni revolver), los
cristales se disolverán debido al constante movimiento de las partículas de
agua. Si se revuelve o agita el agua los cristales se disolverán con mayor
rapidez.

5 Los líquidos tienen diferentes puntos de ebullición

El punto de ebullición es aquella temperatura a la cual, a presión atmos­


férica, el líquido se transforma en vapor. Es la temperatura que se requiere
para que se produzca este cambio. Nuestra teoría también puede explicar
este hecho considerando que las partículas de los diferentes líquidos son
distintas, especialmente en lo que se refiere a las fuerzas que existen entre
ellas. De aquí que los distintos líquidos necesiten distintas temperaturas
para experimentar este paso de líquido a vapor.

Sólidos
Ejemplos de sólidos que ya conoce:

Metales tales como el cinc y el aluminio.


Cristales tales como la calcita, la sal y la naftalina.

Copyrighted material
2 ELEMENTOS

Unidad 2 Átomos y elementos


En la unidad anterior, se sugirió que las sustancias estaban formadas por
pequeñas partículas. En esta unidad se introduce una palabra para descri­
bir estas partículas fundamentales, las llamaremos «átomos». Describiremos
lo que hoy se conoce sobre los átomos, sin dar detalles de todos los expe­
rimentos que han permitido llegar a este conocimiento.
La silla en la que se sienta está hecha de átomos. El aire que respira con­
tiene átomos. Incluso usted mismo y los autores de este libro están forma­
dos por esas pequeñas unidades de materia que no podemos ver, pero que
llamamos «átomos». Los átomos son los ladrillos con los que se construye
el mundo que nos rodea. Todas las cosas que usamos y vemos en la vida
diaria están formadas por átomos, y hay muchas clases diferentes de áto­
mos y muchas formas distintas de colocarse. Éste es el concepto alrededor
del cual gira toda la química. Los químicos se interesan por lo que se puede
hacer con los átomos.
Ésta es otra razón por la que la química es una materia interesante. Si sabe
bastante sobre los átomos y cómo unirlos, puede hacer materiales nuevos
con nuevas propiedades.
Hoy, los vestidos hechos de nylon y terylene son frecuentes; estas fibras
son fuertes y duraderas y se secan rápidamente después de lavadas. Com­
párelas con las fibras tradicionales, lana y algodón. Estas últimas se rom­
pen con mayor facilidad y necesitan más tiempo para secarse. La lana
y el algodón se obtienen de los animales y plantas; las llamamos fibras na­
turales. El nylon y el terylene son fibras hechas por el hombre; la investi­
gación química descubrió cómo unir los átomos y ahora estos materiales se
fabrican a gran escala en las factorías. No hace mucho tiempo, la lana y el
algodón eran las únicas fibras disponibles; ahora, gracias al desarrollo de
nuestros conocimientos de química y de la técnica química, podemos encon­
trar nuevas disposiciones de los átomos y hacer fibras con mejores propie­
dades.
¿Cómo son los átomos? Son extremadamente pequeños; millones de átomos
caben en una cabeza de alfiler. Los átomos no son visibles por el ojo huma­
no ni, incluso, con la ayuda del mejor microscopio. La distancia entre los
átomos es del orden de:
0,0000002 mm o, en forma de fracción, 1/5 000 000 mm.

20

Copyrighted material
Elementos 25

Lord Rutherford (1871-1937) Sir J. J. Thomson (1856-1940)


Ésta era la situación en el sugestivo período de 1890-1920, cuando se reali­
zaban nuevos experimentos en todo el mundo para comprobar la nueva teo­
ría de la estructura atómica que por entonces comenzaba a adquirir impor­
tancia.
Los científicos descubrieron que los átomos no eran sólidos, ni esferas irrom­
pibles, como se había pensado en un principio. ¡Se descubrió que los áto­
mos eran fundamentalmente espacios vacíos! Pero las pequeñas partes que
no son espacio sino materia, son las más importantes. Estos pequeños frag­
mentos de materia fueron llamados «partículas subatómicas». Sabemos que
hay un gran número de partículas subatómicas, pero el protón, neutrón y
electrón son las más importantes en un curso de introducción a la química.
Nadie puede esperar aprender la moderna teoría atómica en seguida. A me­
dida que conozca la química y la física, apreciará mejor la enorme revolu­
ción que ha experimentado la teoría química en un período de tiempo no
su p e rio r a la vida de sus abuelos. De m om ento solam ente tom arem os con­
tacto con dos de las tres partículas subatómicas mencionadas. La tercera
partícula se tratará en la unidad 19.

Cargas eléctricas
Uno de los conceptos básicos de la nueva teoría es que los átomos tienen
naturaleza eléctrica. Fuerzas eléctricas actúan en el átomo.
En una atmósfera seca se producen con facilidad cargas eléctricas frotando
dos materiales. Unos materiales parece que se cargan más de prisa que
otros. Las camisas de nylon o terylene se cargan con frecuencia al ponérse-

Copyrighted material
E x p e r im e n to s y a c t i v i d a d e s

1 Colección de elementos frecuentes


Cierto número de los elementos que aparecen en la lista de átomos (véase
pág. 34) los ve y maneja en la vida cotidiana. Haga una colección de los
siguientes elementos. Coloque cada especie en un recipiente, y póngale una
etiqueta con el nombre correspondiente, su número atómico y su punto de
fusión.

Elementos corrientes que sugerimos

Aluminio
El chapado de aluminio de las baterías de cocina o las envol­
turas de chocolate.
Hierro
Servirá un clavo de hierro; el hierro contiene algunas impu­
rezas como carbón. Los clavos de acero están hechos de hie­
rro, pero en su proceso de fabricación se añaden otros ele­
mentos.
Carbono
Las minas de los lápices contienen carbono; recoja algo de
hollín dejando que el humo de una vela tropiece en una su­
perficie fría.
Cobre y plomo
Un fontanero probablemente le facilitará unas pequeñas pie­
zas de tubería de cobre y plomo.
Cinc
En una ferretería se puede conseguir por muy poco dinero
tela de cinc. Las células de una pila seca están contenidas
en una vasija de cinc que constituye uno de los electrodos.
Azufre
Este interesante polvo amarillo, lo venden las droguerías,
en pequeñas cantidades; se le llama «flores de azufre».

2 Utilizando un par térmico, determinar el punto


de fusión de algunos elementos
Corte longitudes iguales (sobre 60 cm) de alambre de' constantan (calibre
26 S.W.G.) y cobre (calibre 26 S.W.G.). Pele los extremos y una un extre­
mo de cada, retorciéndolos; ésta es la unión caliente del par térmico. Co­
necte los otros extremos a los terminales de un galvanómetro escolar sim­
ple, Weston D.C. (30 divisiones). Caliente plomo en un crisol de tal forma
que alcance unos 3 cm de altura. Sitúe la unión de los alambres en el plomo
fundido. La electricidad que circula por el circuito del par térmico va­
ría de acuerdo con la temperatura de la unión. Podemos medir la in­
tensidad de la corriente con el galvanómetro y por consiguiente pode-
Elementos 33

Algunos átomos frecuentes


Nombre Radio atómico Radio atómico
en milímetros en Angstróms *

Hidrógeno 0,000 000 037 0,37


Carbono 0,000 000 077 0,77
Nitrógeno 0,000 000 075 0,75
Oxígeno 0,000 000 073 0,73
Azufre 0,000 000 102 1,02
Fósforo 0,000 000 106 1,06
Aluminio 0,000 000 118 1,18
Plomo 0,000 000 147 1,47
Calcio 0,000 000 174 1,74
Potasio 0,000 000 196 1,96
Cesio 0,000 000 225 2,25

Nótese que, aunque todos los átomos de esta lista tienen tamaños del mismo
orden (una diezmillonésima de milímetro), el átomo más pequeño (hidró­
geno) tiene un radio casi ocho veces menor, y un volumen 512 veces menor
que el átomo más grande (cesio). La mayor parte de los átomos tienen tama­
ño característico, aunque los tamaños de algunos pueden ser similares.

Reactividad química de los átomos

Cuando describe una determinada persona que usted conoce, dice si es tran­
quila, enérgica, artista, buena para los juegos, etc. Anota todo lo que hace.
Los átomos no tienen una personalidad propia, pero cada átomo se com­
porta de una forma característica cuando se encuentra cerca de otros áto­
mos. Los átomos de unos pocos elementos, como por ejemplo, el neón, son
inertes en condiciones normales, es decir, no se unen a otros átomos por
cerca que estén de ellos. Otros átomos, tales como los de flúor, se combinan
rápidamente con otros: se dice que son muy activos. La mayor parte de los
átomos se comportan de manera intermedia entre estos dos extremos. Ahora
sabemos que la reactividad química de un átomo la determina su configu­
ración electrónica; en este aspecto las órbitas externas del átomo son espe­
cialmente importantes.

* Un Angstrom = 1/10 000 000 mm, es decir, 10*7 mm.


Nota. Los valores para los no metales son radios covalentes no polares. Los valores
para los metales son iguales a la mitad de la distancia intemuclear entre los dos átomos
más próximos de un cristal metálico.

C opyrig hte d m aterial


Elementos 37

recibir y tomar energía, pero en lugar de almacenar energía sonora, alma­


cenan energía luminosa *,
Este hecho no se descubrió hasta hace unos cien años, principalmente por­
que no se sabían leer los mensajes luminosos que enviaban los átomos ex­
citados.
Reconoce los mensajes sonoros de un magnetófono porque entiende las no­
tas musicales y puede oír y distinguir cada una de ellas, pero si los sonidos
estuvieran todos mezclados (si estuvieran todos «revueltos»), no podría dis­
tinguir las notas de la melodía. La luz procedente de los átomos excitados
es algo similar: son formas «revueltas», que no se reconocen como un men­
saje determinado. Todas las ondas luminosas (correspondientes a diferentes
colores) están mezcladas entre sí de tal forma que no es posible distinguir
un color de otro; probablemente creerá que sólo hay un color, cuando en
realidad hay varios. Para leer los «mensajes» de los átomos, se necesita un
aparato que pueda separar los diferentes colores u ondas luminosas, como
un magnetófono separa las diferentes ondas sonoras.
El aparato capaz de realizar esta operación se llama espectroscopio. Fue
inventado por Wollaston a principios del siglo xix, y es uno de los inventos
más importantes que jamás haya efectuado la ciencia. El famoso físico
Kirchhoff y su amigo y colega Bunsen, utilizaron el espectroscopio para es­
tudiar las señales luminosas de los átomos excitados. Excitaron los átomos
colocándolos sobre una llama. Actualmente sabemos que los átomos se pue­
den excitar de tres formas, por ejemplo, colocándolos en un arco voltaico,
una chispa o en un tubo de descarga.
El espectroscopio separa la luz procedente de los átomos en diferentes co­
lores, y cada color corresponde a una determinada longitud de onda lumi­
nosa. Los científicos nos dicen que la luz es una forma de radiación electro­
magnética, pero esta afirmación no nos ayuda realmente a comprender el
fundamento de la naturaleza de la luz. La verdad es que nadie conoce toda­
vía dicha naturaleza, pero podemos hablar de la energía asociada a la luz,
porque la luz se produce de otras formas de energía, tales como la electri­
cidad o el calor, y sabemos que la misma luz puede producir otras formas

* La palabra «luminosa» así utilizada, incluye las radiaciones electromagnéticas, tanto


visibles como invisibles.

Copyrighted m aterial
Elementos 45

tiene su espectro característico; sus propias huellas digitales (véanse los


ejemplos de la pág. 41). ¿Cubre también este hecho nuestra explicación?
Sí, la cubre. Los átomos de distintos elementos tienen diferentes niveles de
energía disponibles para sus electrones. Los niveles de energía que se mues­
tran en el diagrama no son los mismos para los átomos de otros elementos.
No hay razón en el mundo, excepto la casualidad, para que el salto del
electrón de un átomo, corresponda exactamente con los saltos del electrón
de otro átomo. Por lo tanto, el espectro de elementos diferentes será tam­
bién diferente.

Evidencia de un modelo atómico


El modelo atómico de Rutherford-Bohr fue un modelo especulativo. Resultó
ser un modelo de gran éxito, porque explicó perfectamente las líneas espec­
trales de los elementos. En tanto que un modelo experimental explica ade­
cuadamente los hechos, los científicos lo aceptan. Pero las teorías cientí­
ficas y los modelos científicos no duran eternamente: con el tiempo, son
reemplazados por teorías más ingeniosas y modelos nuevos que responden
más adecuadamente a los hechos. Un buen científico debe atreverse a re­
batir las ideas y teorías establecidas, pero debe tener buenas razones para
hacerlo, lo que significa disponer de un buen respaldo experimental para sus
propias ideas.

Experimentos y actividades
1 Investigación de los elementos metálicos a la llama
Se pueden identificar visualmcntc un cierto número de metales por los co
lores que dan a la llama de un mechero Bunsen. Son metales que tienen
una o más líneas de su espectro con un brillo especial.
Ablande en la llama del mechero el extremo de una varilla de cristal, y co­
loque un alambre de platino o níquel de 5 cm de longitud en el vidrio fun­
dido. Déjelo que se enfríe. Ponga unas gotas de ácido clorhídrico concen­
trado (CUIDADO) en un vaso o en un platillo. Sumerja el alambre en el
ácido y a continuación colóquelo en la llama del Bunsen, estando el orificio
del mechero en la posición de máxima abertura. Repita esta operación hasta
que el alambre no dé ningún color especial, sino que simplemente se ponga
al rojo.
Seleccione una de las siguientes sales metálicas y coloque unos cristales en
un trozo de papel. Sumerja el alambre en el ácido y luego toque los cristales
con él, de tal forma que coja uno o dos de ellos con el alambre. Mantenga
éste en el borde de la llama. Observe el color y repita con otra sal. Utilice
ácido nuevo para cada sal y limpie el alambre después de cada experimento.
Sales
a Nitrato de estroncio b Sulfato de níquel(II)
c Cloruro potásico d Sulfato de cobre(II)
e Cloruro sódico (use esta sal en último lugar).

Copyrighted material
Elementos 49

Unidad 4 Elementos del Universo


Aunque vivimos en el planeta Tierra, sabemos poco sobre el material del
que está hecho. Conocemos bastante sobre su superficie y kilómetro y me­
dio por encima y por debajo de ella. En los últimos años hemos aprendido
bastante sobre la atmósfera y el espacio, bastantes kilómetros sobre nosotros,
gracias a los satélites enviados al espacio por medio de cohetes. El pos­
puesto proyecto amcricado «Proyecto Moholc» (y el proyecto ruso semejan­
te) de excavar un agujero en la superficie terrestre, desde una zona pro­
funda del océano, será de gran utilidad en la exploración de la corteza te­
rrestre. Sin embargo, estos agujeros no serán más que una picadura en la
superficie terrestre y dejarán sin respuesta muchas preguntas sobre el inte­
rior de la Tierra, ya que ésta tiene un diámetro de unos 12 800 kilómetros.
La corteza sólida de la Tierra tiene un espesor de unos 32 kilómetros. La
mayor parte de esta corteza está formada por ocho elementos: oxígeno, si­
licio, aluminio, hierro, magnesio, sodio, calcio y potasio. El átomo más nu­
meroso y el elemento más frecuente de la corteza terrestre es el oxígeno.
(El término «corteza terrestre» no incluye ni la atmósfera ni los océanos.)
Porcentaje de ÁTOMOS en la
Porcentaje numérico de los ÁTOMOS
atmósfera terrestre.
de la corteza terrestre
Los tres átomos más comunes
(solamente la Tierra).
Los cuatro átomos más comunes

21,22 % 21 %
1 vo 1%
Oxígeno Silicio Aluminio Hierro Nitrógeno Oxígeno Argón
Los elementos más abundantes en la atmósfera terrestre son nitrógeno, oxí­
geno y argón. La atmósfera contiene también un 0,3 % en volumen de dióxi­
do de carbono y un 0,001 % en volumen de agua, así como pequeñas canti­
dades de neón, helio y otros gases. La cantidad de agua puede parecer muy
pequeña a las personas que viven en climas húmedos, pero ¡é^ta es una
cantidad para el total de la atmósfera terrestre!
Crecemos acostumbrados a la tierra bajo nuestros pies y al aire que respi­
ramos. Para la mayor parte de nosotros, el mar es algo que sólo vemos en
vacaciones; la mayor parte del año, lo olvidamos. Lo que veremos durante
todo el tiempo son la tierra y el aire.
Porcentaje de ÁTOMOS en el agua del mar.
Los cinco átomos más comunes

49,6 % 49,3 %

0.6 % 0,4 % 0.1 %


Hidrógeno Oxígeno Cloro Sodio Magnesio

Copyrighted material
Elementos 53

ensayo, acercando a su boca una cerilla encendida. Si arde lentamente, no


hay aire mezclado. Si se produce una detonación, todavía queda algo de aire
mezclado con el gas.
Disponga el aparato como se ve en la página 52. Se utiliza una botella, un
embudo y un tubo colector, todo de plástico. Se usa un recipiente, también
de plástico, como cubeta y tubos de ensayo para recoger el gas. Éstos se
fijan con pinzas al lado de la cubeta como índica la figura.
Coloque cinc granulado en la botella y añada ácido clorhídrico diluido por
el embudo. Tenga presente que el tubo del embudo debe alcanzar el fondo de
la botella.
cinc + ácido clorhídrico -» hidrógeno + solución de
diluido gas cloruro de cinc

2 Obtención de gas hidrógeno del agua


a Acción del sodio (los alumnos no lo harán).
(La reacción del potasio con el agua es mucho menos segura y más vigorosa.
No es recomendable el uso del potasio en las escuelas.)
El sodio debe manejarse con mucho cuidado. Se guarda en tolueno o nafta
porque reacciona con la mezcla de oxígeno y dióxido de carbono que existe
en el aire. Se coge con unas pinzas un terrón de debajo del tolueno y se
coloca en un papel de filtro seco. Se cortan rodajas de un trozo pequeño
con un cortaplumas seco y el resto se vuelve a guardar en la botella. El
sodio no debe manejarse con la mano. Al cortarlo, aparece una superficie
metálica brillante. El sodio sobrante no debe arrojarse nunca al vertedero.
Seque los pedacitos de sodio con papel de filtro. Se tendrá preparada una cu­
beta de vidrio medio llena de agua. Se echará el sodio en ella, permaneciendo
alejado. El sodio funde y forma él mismo una esfera, pero no se hunde: se
desliza sobre la superficie del agua en movimiento al azar. Se produce con­
tinuamente gas hidrógeno, hasta que desaparece la última partícula de sodio.
El agua se vuelve alcalina,
sodio -f agua -> hidrógeno + solución de
metal gas Ihidróxido sódico
Para recoger el hidrógeno, el sodio cortado se coloca en una jaula de tela
metálica que se mantiene con un par de pinzas debajo del agua en un vaso
invertido. En la School Science Review, vol. XLVI, de noviembre de 1964,
núm. 158, pág. 178, se describe otro método,
b Acción del litio (adecuado para experimentos de clase).
La reacción del litio con el agua no es tan fuerte como la del sodio. Corte
pequeños trozos como con el sodio. El gas hidrógeno se recoge en un tubo
de ensayo invertido, lleno de agua, que se vuelve alcalina,
litio + agua -♦ hidrógeno + solución de
metal gas hidróxido de litio

3 Ligereza del hidrógeno


El hidrógeno es un gas muy ligero; verdaderamente, el gás más ligero de

Copyrighted material
Elementos 57

cir, en Venus muchos metales como el plomo y el estaño serían líquidos y el


agua sería gas. Por otra parte, Marte está más alejado del Sol que la Tierra
y tiene un «año» de 687 días, casi dos veces más largo que el «año» de la
Tierra. Si viviera en Marte, ¡perdería un cumpleaños de cada dos! Aunque
está más alejado del Sol, Marte tiene una escala de temperaturas parecida
a la de la Tierra, excepto que se puedan alcanzar temperaturas mucho más
bajas; probablemente se alcancen temperaturas de —100 °C en algunas par­
tes de Marte.
Se conoce muy poco sobre la composición de los otros planetas del sistema
solar. Los cohetes tecnológicos y científicos rusos y americanos han enviado
«sondas» con instrumentos para estudiar la superficie de Venus y de Marte.
Éstas son empresas enormes, pero se tendrán que realizar muchas misiones
similares antes de poder descubrir la composición de la superficie de estos
planetas.
Algunos científicos, utilizando espectroscopios, han estudiado las atmósferas
de Marte y Venus. La de Venus parece que es muy densa y que no contiene
prácticamente oxígeno, en contraste con la de la Tierra, estando formada
principalmente por nitrógeno y una buena cantidad de dióxido de carbono.
La cantidad de vapor de agua es parecida a la de la atmósfera terrestre,
pero, por supuesto, a mayor temperatura. Al contrario que la Tierra, que
sólo tiene pequeñas cantidades de estos gases, Venus tiene en su atmósfera
apreciables cantidades de amoniaco y monóxido de carbono. Es decir, Venus
tiene una atmósfera con una temperatura demasiado alta (por lo menos dos
veces la temperatura de ebullición del agua), demasiado densa (100 veces
la de la atmósfera terrestre) y demasiado envenenada (debido al monóxido
de carbono y a la ausencia de oxígeno) para la supervivencia de los seres
humanos.
Sin embargo, el planeta Marte ofrece más esperanzas. La atmósfera de Marte
es mucho más ligera que la de la Tierra y la temperatura es soportable por
el hombre. Probablemente el nitrógeno es el gas más abundante *, como en
Venus y en la Tierra. El siguiente, por su abundancia, es el dióxido de car­
bono, seguido por el argón. Pero al contrario que en Venus, en la atmósfera
de Marte hay algo de oxígeno, aunque muy poca agua. Además, Marte puede
ser mucho más seco que la tierra. En la atmósfera de Marte hay una buena
cantidad de metano. La presencia de este hidrocarburo y la de oxígeno, pue­
de indicar la presencia de una vida vegetal sencilla.

El Sol

Con lo grandes que son algunos planetas, todo el sistema solar está domi­
nado por el Sol. La Tierra es diminuta comparada con él; tiene 329 390 ve­
ces más masa que nuestro planeta. En cualquier parte de la Tierra la acele­
ración de la gravedad es de 980 cm/s!; en la superficie del Sol es de
27 440 cm/s2. Un muchacho que pesara 50 kilogramos en la Tierra, pesaría
una tonelada en el Sol.
Todos los planetas están completamente fríos si se les compara con el Sol;
* Una reciente sonda espacial americana descubrió que en la atmósfera de Marte el
dióxido de carbono puede ser más abundante que el nitrógeno.

Copyrighted material
Elementos 61

la vida. El Sol y el sistema solar parecen ya bastante increíbles a los seres


humanos desde este pequeño planeta llamado Tierra: el sistema solar tiene
unos 11 000 000 000 de km de longitud y el Sol tiene 330 000 veces más pesado
que la Tierra. Y, sin embargo, el sistema solar que parece tan enorme, no es
más que una «diminuta parte» de la galasia llamada Vía Láctea.
La Vía Láctea, nuestra galaxia, contiene unos ¡ 100 billones de estrellas simi­
lares al Sol!... Hay que pararse a pensarlo e imaginar lo que significa. Es
enormemente probable que muchos de esos billones de «soles» tengan sis­
temas planetarios, y que un considerable número tenga planetas como la
Tierra. La Vía Láctea tiene forma de lente, de una magnífica lente de unos
938 000 000 000 000 000 de kilómetros de diámetro.
El sistema solar está situado a unos 3/5 a lo largo del radio desde el centro
del disco de la Vía Láctea. Si miramos desde el interior de esta galaxia y
durante la noche vemos una fina línea de estrellas (o soles) extendidos a lo
largo del firmamento; estamos mirando hacia el borde del disco.

El Universo

Todavía no ha terminado este asombroso cuento. Los 100 billones de estre­


llas de nuestra galaxia, la Vía Láctea, representan una pequeña parte del
Universo, que se estima que contiene ¡ por lo menos 1 000 000 000 000 de ga­
laxias!
El Universo es tan vasto que solamente hemos comenzado a aprender sobre
él. Los astrónomos hacen, constantemente, nuevos descubrimientos, utili­
zando telescopios ópticos y radiotelescopios.
De las medidas espectroscópicas y del estudio de los meteoritos, tenemos
una idea de la naturaleza de los elementos del Universo y de sus cantidades.
Sabemos que (para el Sol también) el átomo más frecuente y numeroso es
el hidrógeno, el átomo más sencillo de todos. Después viene el helio, al que
los científicos calculan una cantidad de por lo menos un 10 % de la de
hidrógeno. Juntos, estos dos elementos constituyen el 99 % del Universo
La composición química del Universo, considerada en conjunto, es mucho
más sencilla que la de un planeta como la Tierra. La química sería una ma­
teria escolar más sencilla si se estudiaran los elementos en relación a su
importancia en el Universo. Solamente merecerían la pena estudiarse el hi­
drógeno y el helio.
La composición del Universo proporciona una fuerte base a la teoría de que
los átomos más pesados proceden de los más simples por transformaciones
nucleares.
En el diagrama de la página siguiente se compara la distribución de los ele­
mentos de la corteza terrestre con la del Universo. Éste reafirma que los
planetas tales como el que vivimos son una anomalía en el conjunto del Uni­
verso.

Obtención de gas hidrógeno en la Tierra


El hidrógeno se encuentra en la naturaleza combinado con otros elementos,
principalmente en el agua y las sustancias orgánicas. Nuestra principal fuen­
te de hidrógeno son el agua o las soluciones de distintas sustancias en agua.

Copyrighted m aterial
Elementos 65

U n id a d 5 P r im e r o s e le m e n to s c o n o c id o s p o r e l h o m b re
Carbono
Muchas de las cosas que usamos en la vida cotidiana están hechas de mate­
riales que formaron parte de la vida animal o vegetal. ¿Es capaz de nombrar
los animales o plantas de los que proceden estos materiales:cola, lana, goma,
cuero, papel? Los químicos los llaman materias orgánicas; contienen dife­
rentes elementos, pero los más importantes son el carbono y el hidrógeno.
Sin duda alguna habrá visto quemar papel viejo o madera en una hoguera.
Hay personas que tienen un incinerador en el jardín para esta clase de tra­
bajo. La materia orgánica no se quema totalmente: las cenizas que quedan
están formadas principalmente por carbono, demostrando que este elemento
es un constituyente de los materiales. Actualmente utilizamos el carbón, pe­
tróleo, gas o electricidad para proveernos de calor y agua caliente. Hace
cientos de años, antes de que se usaran estos combustibles con profusión,
el carbón de madera fue uno de los combustibles utilizados universalmente
para la producción de calor. Los hombres llamados carboneros recogían ma­
dera en los bosques, la apilaban bajo tierra o arcilla y la dejaban quemar
lenta e incompletamente. El material negro que quedaba se llamaba «carbón
de madera», y si el carbonero había sido habilidoso en la elección del tipo de
madera y en la operación de quemado, encontraba gran cantidad de clientes
para comprar su carbón y quemarlo en sus estufas. El carbón de madera
retiene una buena cantidad de las cualidades combustibles de la madera
original, de tal forma que arde y proporciona calor, pero su ventaja princi­
pal sobre la madera era que se quemaba lentamente. El carbón de madera
se puede conseguir, además de la madera, de la combustión incompleta de
otros materiales y entonces se les da el nombre apropiado de «carbón ani­
mal» o «carbón de huesos».
El carbono como elemento, en forma de carbón de madera, fue uno de los
primeros elementos conocidos por el hombre. A menudo, la Biblia se refiere

Carboneros trabajando. A la izquierda. la madera apilada sobre un hoyo, lista para cubrir
con tierra; a la derecha, la pila ha sido cubierta y la madera queda prendida y quemándose
lentamente, con una pequeña entrada de aire.

Copyrighted material
Elementos 69

pos de los egipcios, especialmente en la época de la construcción de las pirá­


mides. Se han encontrado restos de hornos, escorias, moldes, etc. Se estima
que los trabajadores egipcios del metal produjeron unas 10 000 toneladas de
cobre. No sólo conducciones de agua, sino drenajes, espadas, yelmos, puertas
y otros muchos objetos se hacían de cobre.
En Inglaterra se han encontrado objetos de bronce en los túmulos sepulcra­
les, anteriores al año 2000 antes de Cristo. A través de Europa y el Medite­
rráneo, así como en el norte de América y China, se han desenterrado mu­
chos antiguos instrumentos de bronce. Éste se fabrica añadiendo al cobre
pequeñas cantidades de estaño. La adición de estaño al cobre produce un
metal más duro y resistente. La gente que vivió miles de años antes de Cris­
to, apreciaba la mayor dureza del bronce para la fabricación de herramien­
tas cortantes y armas. Al principio, la adición de estaño al cobre no se hacía
de una forma consciente, y el bronce nació como un producto natural de
las menas que tenían cobre y estaño. En Cornwall, el cobre y el estaño se en­
cuentran juntos, de tal forma que sus primitivos habitantes produjeron ob­
jetos de bronce «naturales».
En todo el mundo, las civilizaciones antiguas fabricaron el bronce de esta
manera, es decir, de las menas en las que el cobre y el estaño estaban jun­
tos. Se creía que el bronce era una forma del cobre y viceversa. No se pro­
dujo estaño, hasta 1500 años antes de Cristo. Después de aquellas épocas,
en Egipto, el estaño se producía por separado y se añadía al cobre. Los ro­
manos utilizaron las aleaciones de bronce para muchos fines, incluyendo la
fabricación de moneda; para esto último, añadían un 7 % de estaño, mien­
tras que para las estatuas de bronce, a las que eran tan aficionados, añadían
un 12 % de estaño. Lo usaban, incluso, para navajas de afeitar.
El latón es una aleación de cobre y cinc. Aunque tanto los romanos como
los egipcios conocían y usaban el estaño, el cinc no se extrajo de su mena
hasta 2000 años después de la civilización egipcia, en la India. El latón que
se menciona en el Antiguo Testamento y otros escritos antiguos era bronce
con un alto porcentaje de estaño. Se pudieron hacer por casualidad algunos
latones verdaderos, si se emplearon menas de cobre que contuvieran cinc.
El cinc no era muy familiar a los romanos, pero descubrieron su aleación
latón. Mezclaron calamina (una mena de cinc) con carbón de madera y tro­
zos de cobre, calentando la mezcla sin fundir el cobre. Después aumentaban
la temperatura y se formaba latón fundido que se podía echar en moldes.
Los trabajadores indios utilizaban el mismo método por aquellos tiempos.
Además del bronce y el latón, actualmente se conocen otras aleaciones impor­
tantes del cobre. Una de ellas es el cupro-níquel empleada para acuñar mo­
nedas. Más de la mitad es cobre y el resto níquel y cinc. El brillo del cupro­
níquel depende del contenido de níquel, que es más del 30 %.
Con el descubrimiento de la electricidad, el cobre se reveló como su mejor
conductor después de la plata. Los ferrocarriles comenzaron a usar el alam­
bre de cobre para señales telegráficas y en 1866 se tendió un cable de cobre
a través del océano Atlántico. Para la construcción del cable se emplearon
369 toneladas de cobre. Hoy, la mayor parte de la producción mundial de
cobre la consume la industria eléctrica.

Copyrighted m aterial
Elementos 73

mentó de tungsteno de diámetro constante y uniforme, el metal se estira a


través de un pequeño orificio, en un «troquel» de diamante.
Pero más que su escasez, lo que los ha hecho tan valiosos como gemas, es
su lustre y brillo excepcionales. Los diamantes refractan y dispersan la luz
enormemente, lo que les proporciona su gran brillo. En la actualidad, ni la
mitad de los diamantes que se encuentran son adecuados para gemas. Cuan­
do se encuentran, las piedras son toscas y de formas irregulares; para trans­
formar un diamante natural en una gema bellamente formada, es necesario
cortarlo mediante un golpe en el sitio preciso, para que dé una forma cris­
talina regular.
El «corte» de los diamantes es un trabajo muy delicado, sólo para expertos.
Si la piedra se golpea en un sitio equivocado, todo el cristal puede desinte­
grarse en trozos pequeños de mucho menos valor. El arte de cortar y pulir
las piedras, para hacer las gemas mejores, se llama lapidario.
Los lapidarios asumen a veces una gran responsabilidad. El diamante Jon-
ker, uno de los más grandes del mundo, se encontró en Sudáfrica. Era del
tamaño de un huevo de gallina y fue comprado, sin cortar, por un america­
no que pagó por él 150 000 libras esterlinas. El lapidario encargado de cortar­
lo estudió la piedra durante todo un año, hasta estar seguro de que golpea­
ría la piedra en el sitio adecuado. Finalmente, la troceó y fue recompensado
por el éxito: la piedra produjo doce diamantes perfectos, de un valor tres ve­
ces mayor que el de la piedra sin cortar.
Los diamantes realmente puros son incoloros y transparentes, aunque pue­
den tener cualquier color. Los amarillos son los más comunes y los rojos
se encuentran entre los más raros y valiosos. El diamante azul más perfecto
del mundo es el diamante Hope. Se oyó hablar de él por primera vez en el
siglo xvn en la India y lo trajo a Europa un viajero francés, de quien se
dijo que lo había robado de la frente de un ídolo indio, en un templo. Desde
entonces los poseedores de la piedra sufrieron desgracias de una u otra clase
y esto ha llevado a la superstición de que el diamante lleva una maldición
consigo.
El diamante Cullinan fue encontrado en Sudáfrica en 1905; era el más
grande de todos los encontrados. Medía 100 mm por 60 mm por 50 mm y su
peso era de 621,2 g. Era un magnífico diamante transparente, que más tarde
fue regalado al rey Eduardo VII. Fue tallado por un experto y, además de
muchos pequeños, dio dos grandes diamantes que están engastados en una
de las coronas inglesas que se exhiben en la Torre de Londres.
Fue sir Humphry Davy, un químico inglés, quien demostró en 1815 que los
diamantes son otra forma de presentarse el elemento carbono. Davy quemó
un diamante, utilizando el calor del Sol concentrado por unas enormes lentes
de aumento: demostró que el producto de la combustión era dióxido de
carbono, el mismo que cuando se quema el grafito. El diamante y el grafito
son formas cristalinas diferentes de un mismo elemento. Llamamos a este
fenómeno ALOTROPÍA y las diferentes formas se llaman ALOTROPICAS.

Oro

Los egipcios usaban el oro miles de años antes de Cristo. Siempre ha sido

Copyrighted material
78 Elementos y compuestos

mentó que fuera inactivo comparado con éstos, podría mencionar la plata
o el oro, porque estos metales resisten el ataque de la mayor parte de los
productos químicos.
Es decir, nuestra visión de la «actividad» de un elemento dependerá de la
conducta de este elemento en una reacción química determinada, o quizás
en varias reacciones químicas. Juzgamos la «actividad» de los elementos, en
relación con las observaciones experimentales que hacemos con determina­
dos tipos de reacciones.
Esto no quiere decir que la «actividad» de un elemento juzgada por medio
de una determinada clase de reacción sea la misma que si la juzgamos por
otro tipo de reacción. Una lista de los elementos ordenados de acuerdo con
la actividad que muestran en una determinada reacción (una «serie de acti­
vidad»), no será la misma para otra clase de reacción.

Definición
Una lista de los elementos colocados por orden de actividad para una deter­
minada reacción química se llama una SERIE DE ACTIVIDAD.

Hablando estrictamente, hay tantas «series de actividad» diferentes, como


criterios (propiedades químicas) para el orden de la serie. A este respecto
los elementos se pueden comparar a una clase. Hay muchas materias dife­
rentes sobre las que juzgar a los alumnos, por ejemplo, exámenes de mate­
máticas, historia o ciencias, pero sea el que sea el criterio usado para juzgar
el mérito de los alumnos, habrá un orden de méritos distinto para cada ma­
teria. Además, algunos alumnos parecen estar hacia la parte superior de la
lista, mientras otros se encontrarán cerca del final.
Los elementos son como los alumnos. La serie de actividad basada en un
determinado criterio tiene diferente orden que la que se basa en un criterio
distinto, pero algunos elementos muy activos (por ejemplo, sodio, potasio,
magnesio) aparecen, por regla general, en la parte superior de la lista, mien­
tras que otros elementos inactivos (por ejemplo, oro, plata, mercurio) apa­
recen generalmente hacia el final. Los demás elementos ocupan una posición
similar, aunque no idéntica, en cada serie de actividad entre estos dos ex­
tremos.
Investigaremos el orden de algunos elementos en tres series de actividad di­
ferentes basadas en:

1 capacidad de un elemento colocado en los primeros puestos de la lista


para desplazar en una solución a otro elemento situado más abajo en ella;

2 reacción de los metales con el agua (extendida a la reacción con ácidos


diluidos);

3 potenciales de electrodo de los metales.


En esta unidad, solamente consideraremos las dos primeras; la última se
trata en la página 205.

Copyrighted m aterial
82 Elementos y compuestos

Investigue la reacción de los metales con agua caliente, utilizando el apa­


rato B. Podemos usar un mechero Bunsen para calentar, puesto que el vo­
lumen de hidrógeno producido no será muy grande. Compruebe el hidrógeno
como anteriormente y anote cualquier cambio de pH que se haya producido
en el agua caliente.
C1
Amianto empapado en agua

Investigue la reacción de los siguientes metales con agua gaseosa (vapor so­
brecalentado) en el aparato C.
Utilice estos metales:
a Cinta de magnesio b Hoja de cinc c Limaduras de hierro

a Cinta de magnesio
Use 36 cm de cinta aproximadamente, bien enrollada con un lápiz. Caliente
fuertemente el tubo de debajo de la cinta y a intervalos pase la llama al
tapón de amianto para producir una atmósfera de vapor. Deje de calentar
la cinta de magnesio cuando comience la reacción.

b Hoja de cinc
Utilice un trozo de hoja de cinc de, aproximadamente, 12 cm de largo y 6 cm

Copyrighted material
86 Elementos y compuestos

Los elementos como estructuras


A tem peratura ambiente, sólo la minoría de los elementos de la lista de la
pág. 34 son líquidos o gases: la mayor parte son sólidos y fundamentalmente
metales. Los sólidos no contienen átomos o moléculas independientes. Los
átomos de los sólidos están unidos mediante enlaces químicos con los áto­
mos vecinos de tal forma que forman una estructura continua. La energía
necesaria para separar completamente estos átomos (por ejemplo, fundir
y vaporizar un metal) es mucho más grande que la que se necesita para
dilatar el sólido.

Definición
La estructura de un elemento tiene un gran número de átomos del mismo
número atómico, unidos por enlaces químicos, en una disposición tridimen­
sional y característica.*
Un gas está formado por un conjunto de moléculas que se mueven indepen­
dientemente. Pero, en la estructura de un sólido los átomos están fijos en
una gran malla, con movimientos muy limitados. El empaquetado regular
de los átomos en estas estructuras da lugar a una forma cristalina determi­
nada. Grandes volúmenes de esta estructura dan lugar a grandes cristales y
pequeños volúmenes darán lugar a cristales pequeños.

El dibujo ¡lustra el empaquetado más denso que


se ha encontrado para los átomos de cobre
(llamado empaquetado cúbico denso). Los dibu­
jos explican cómo el metal cobre, cuando cris­
taliza naturalmente, adquiere la forma cristali­
na cúbica. Las caras del cristal las determina
el empaquetado de los átomos.

Investigación de la estructura de los cristales de un sólido


Si se observa un foco luminoso a través de un trozo de tela que tenga una
trama abierta (estructura en rejilla), se ve una forma de luz, que no tie­
ne nada que ver con la trama de la tela. Esta forma se llama «forma
de difracción». Si la estructura es más densa, la forma de difracción cambia.
Si se utilizan otros materiales con distinta trama, se observan distintas for­
mas de difracción. Evidentemente, el tamaño y la forma de la imagen de­
penden de la forma en que estén dispuestos los hilos del tejido, y de la dis­
tancia entre ellos.
* N. del T.: Se refiere a un elemento sólido.

C opyrig hte d m aterial


90 Elementos y compuestos

paquctamicnto más denso de todos se puede alcanzar de dos formas dife­


rentes. Una de ellas, el «empaquetamiento cúbico», se ve en las dos figuras
centrales de la página anterior. Esta es la forma en que los átomos de los
metales como el cobre, aluminio, plata y plomo se empaquetan en las es­
tructuras sólidas. El otro es el empaquetamiento «hexagonal» (véase última
figura página anterior).

Ejemplos de la estructura de un no metal


El carbono se encuentra bajo dos formas físicas: diamante y grafito. El dia­
mante es muy duro, transparente y refleja la luz. El grafito es una sustancia
de color oscuro y untuosa al tacto, utilizada para hacer minas de lápices. Al­
gunas de las propiedades de estas dos formas del carbono se pueden explicar
refiriéndonos a su estructura cristalina.
En un cristal de diamante, cada átomo de carbono está unido a cuatro áto­
mos vecinos por un sistema de enlaces tridimensionales. La estructura es
muy fuerte, formando un cristal muy duro; la disposición interna completa­
mente regular de los átomos, proporciona al cristal sus magníficas propie­
dades reflectantes.
En los cristales de grafito, los átomos están dispuestos en capas. Los enla­
ces dentro de las capas son fuertes, pero son débiles entre las distintas ca­
pas. De aquí que las capas se muevan con facilidad unas sobre otras, pro­
duciendo el tacto «untuoso» del grafito.

Estructura del diamante Estructura del grafito

Experimentos y actividades

1 Fabricación de cristales metálicos


Llene tres tubos de ensayo limpios con las siguientes soluciones diluidas y
colóquelos en una gradilla:

Copyrighted m aterial
b Mezcla de oxígeno y nitrógeno

Moléculas de oxigeno Moléculas de nitrógeno Moléculas de oxígeno y nitrógeno


Esta sustancia es un ELEMENTO, (aproximadamente el mismo tamaño que Esta sustancia es una MEZCLA, puesto
puesto que todos los átomos son idén­ las moléculas de oxígeno). que las distintas moléculas (átomos dife­
ticos. Esta sustancia es un ELEMENTO, pues­ rentes) se mueven libremente. La compo­
Esta sustancia es un gas, puesto que to que todos los átomos son idénticos. sición de la mezcla puede variar.
las moléculas se mueven libremente al Esta sustancia es un gas, puesto que las Esta sustancia es un gas, puesto que las
azar. moléculas se mueven libremente al azar. moléculas se mueven libremente al azar.

«? C D ^
9 " f

i
Copyrighted material
98 Elementos y compuestos

Filme tipo «loop»

Measuring the Very Small, Nufíicld Science Teaching Project.

Lecturas básicas
The Start of X-ray Analysis, Curso Modelo Nuffield.
Narrado por Sir Lavvrcncc Bragg.
Structure of Elements, Curso Modelo Nuffield.
Química básica Nuffield - Curso modelo, Fase I y II: Curso básico, págs. 303-
328; Fase III, Curso de opciones, págs. 46-50. Editorial Reverte, S. A.
Sets of Diffraction Grids, Nuffield Science Teaching Project.
Diffraction Cards, Nuffield Science Teaching Project.

C opyrig hte d m aterial


102 Elementos y compuestos

Así se puede representar un pequeño número de moléculas de vapor de


agua:

^Q > O

Cada molécula es idéntica a las demás; los círculos grandes representan áto­
mos de oxígeno y los pequeños de hidrógeno. Hay 18 átomos de hidrógeno
y 9 de oxígeno. Compruébelo usted mismo. Verá que por muchas moléculas
de vapor de agua que haya, la relación entre los átomos de hidrógeno y oxí­
geno es siempre la misma 2 : 1, porque ésta es la relación que existe en la
propia molécula de vapor de agua.

La molécula de dióxido de carbono


180°
O O
En la molécula de dióxido de carbono los enlaces son dobles; el átomo de
carbono forma cuatro enlaces con dos átomos de oxígeno; los átomos de
oxígeno forman dos enlaces cada uno. La molécula es lineal, es decir, forma
una recta. La distancia del enlace entre cada átomo de oxígeno y el de car­
bono es la misma (1,13 A).
Así se puede representar un pequeño número de moléculas de dióxido de
carbono:

Cada molécula es idéntica a las demás de este ejemplo; los círculos negros
representan átomos de carbono y los claros de oxígeno. Hay 14 átomos de
oxígeno y 7 de carbono. Como verá una vez más, por muchas moléculas
de dióxido de carbono que haya, la relación de los átomos de carbono a
los de oxígeno se mantiene 1:2, porque ésta es la relación encontrada para
una molécula simple de dióxido de carbono.

La molécula de gas metano

Copyrighted material
106 Elementos y compuestos

átomos (iones), permanece constante y es un número entero sencillo (por


ejemplo, 1:1 o 1:2 o 1:4).
Este hecho se puede expresar con la siguiente afirmación:
Los mismos compuestos contienen siempre los mismos elementos unidos en
las mismas proporciones en peso.
En el Libro 3, tendremos en cuenta el peso de los átomos, y verá que los
átomos estables tienen un peso característico. Si los átomos de un mismo
elemento en un compuesto tienen siempre el mismo peso, podemos escribir
de nuevo la afirmación anterior:
Los mismos compuestos contienen siempre los mismos elementos unidos en
las mismas proporciones en peso.
Esta afirmación se conoce con el nombre de ley de la composición cons­
tante y la tendremos en cuenta más adelante.

4 Cambios físicos y químicos


Puesto que ya hemos estudiado la constitución de los sólidos y los gases,
podemos ver de nuevo lo que queremos decir con los términos «cambio físi­
co» y «cambio químico».
Durante un cambio físico, como una expansión, cambio de estado, o cambio
de forma cristalina, no se produce cambio en el número o la naturaleza de
las partículas: simplemente cambian sus posiciones relativas. Es decir, du­
rante la expansión de un sólido o un gas, las partículas (átomos o molécu­
las) se alejan unas de otras, las partículas del sólido en menor grado que
las del gas. Durante un cambio de estado, por ejemplo, la fusión, las
partículas del sólido se alejan entre sí, hasta que las fuerzas de atracción
entre ellas son insuficientes para mantenerlas en la estructura sólida rígida:
entonces el sólido se ha transformado en líquido. Un cambio alotrópico, por
ejemplo, un sólido que cambia su forma cristalina, se puede explicar como
una reestructuración de las posiciones relativas de las partículas entre sí
para formar un armazón estructural diferente.
Un cambio químico difiere de este cambio físico en que la sustancia que ex­
perimenta el cambio, sufre una alteración en el número o naturaleza de sus
partículas o en ambas cosas. Es decir, la molécula de un hidrocarburo, como
el eteno, se transforma en otra molécula llamada etano, cuando aumenta en
una cierta cantidad el número de sus átomos de hidrógeno, mientras que el
óxido de plomo(IV) se transforma en óxido de plomo(II) cuando se reduce
en una cierta cantidad el número de átomos de oxígeno. El sulfuro de cinc
se transforma en óxido de cinc cuando los átomos de azufre son reempla­
zados por átomos de oxígeno.

Definiciones
Un CAMBIO FISICO implica una reestructuración de las partículas en la
estructura o un movimiento de las mismas entre sí, pero ninguna alteración
en su número o naturaleza.
Por el contrario, un CAMBIO QUÍMICO IMPLICA:
1) Un aumento o disminución del número de partículas combinadas quími-

Copyrighted m aterial
Compuestos 107

camente, o 2 ) un cambio en la clase de partículas combinadas, o 3 ) ambas


cosas.

REACTIVO PRODUCTO CAMBIO


Molécula de etano
Molécula de eteno (gas) Aumento de
(gas) átomos H
(2 átomos de car­
(2 átomos de carbono bono por 6 de hi­
por 4 de hidrógeno) drógeno)
Óxido de plomo(IV) óxido deplomo(Ii; Disminución de
Estructura sólida Estructura sólida átomos 0
(1 átomo de plomo (1 átomo de plomo
por 2 de oxígeno) por cada átomo
de oxígeno)

Sulfuro de cinc óxido de cinc 1 átomo S


Estructura sólida Estructura sólida reemplazado
(1 átomo de cinc por (1 átomo de cinc por 1 átomo 0
cada uno de azufre) por cada átomo
de oxígeno)

Experimentos y actividades

1 Construcción de modelos moleculares de


compuestos gaseosos
Construya los modelos de tres moléculas descritas en el texto: vapor de
agua, dióxido de carbono y metano.
Utilice los métodos de construcción y los materiales descritos en la pági­
na 91. (Los del carbono se dan debajo del ejercicio 4, pág. 92).

2 Construcción de un modelo de la estructura


de la sal común
Se puede utilizar plastelina o poliestireno. El radio del ion cloruro es: 1,81 A,
y el del sodio: 0,98 A. Los diámetros que proponemos para las esferas son:
sodio 20 mm y cloruro 40 mm.

3 La relación en peso de los átomos de cobre y oxígeno


Si conocemos la relación de átomos en un compuesto sólido cristalino de
dos elementos mediante la difracción de rayos X, podemos determinar los
pesos relativos de los átomos, calculando los pesos relativos de los dos ele-

Copyrighted material
108 Elementos y compuestos

mentos del compuesto. La relación de los átomos de cobre y oxígeno en la


estructura del óxido de cobrc(II), se ha averiguado que es 1:1.

Gas del
alumbrado

A un tubo de ensayo, que ha sido preparado con un tapón de goma y un tubo


colector, se le hace un orificio. Se coloca en el tubo 1 g de óxido de co-
bre(II), negro, seco. Se pesan el tubo de ensayo, tubo colector, tapón y óxido.
El tubo se sujeta a un soporte y se hace pasar gas del alumbrado * a través
del mismo durante un minuto, aproximadamente, hasta que el aire haya sido
desplazado. (Si no se hace así, existe peligro de explosión.) A continuación se
enciende el gas en el agujero y se ajusta la llama hasta unos tres centímetros
de altura. El polvo de óxido se calienta con un mechero Bunsen, hasta que
se reduzca el óxido a cobre pardo. Se quita del Bunsen y se deja enfriar el
polvo de cobre. Se apaga el gas y se pesan de nuevo el tubo, tapón, tubo
colector y contenido. De este modo, se puede determinar el peso de oxígeno
combinado con el cobre. Se debe calcular el error cometido en el resultado,
debido a los errores de peso. ¿Cuáles pueden ser los errores experimentales?
óxido de cobre(II) + hidrógeno -» cobre -f agua
(del gas del
alumbrado)
Puesto que la relación de los átomos de cobre y oxígeno en la estructura es
de 1: 1, la relación en peso de los átomos es la misma que la de los pesos de
combinación calculados en el experimento.

Más sobre las mezclas


1 Mezclas de compuestos gaseosos

A un gas formado por moléculas en las que hubiera átomos de diferente


número atómico combinados químicamente, se le llamaría COMPUESTO. Si
un gas contiene moléculas diferentes, sería una MEZCLA DE COMPUES­
TOS. Esta clase de mezclas se expone en el cuadro siguiente. Se trata de una
mezcla de vapor de agua y dióxido de carbono.
* Si se utiliza hidrógeno puro, recomendamos que el experimento se realice como una
demostración, con las precauciones de seguridad habituales (véanse págs. 52-53).

Copyrighted material
Mezcla de vapor de agua y dióxido de carbono

Moléculas de vapor de agua Moléculas de dióxido de carbono Moléculas de vapor de agua y dióxido
de carbono
Cada molécula está formada por un átomo Cada molécula está formada por un átomo
de oxígeno unido a dos de hidrógeno. El diá­ de carbono y dos de oxígeno. Los átomos de Esta sustancia es una MEZCLA, puesto que
metro de los átomos de hidrógeno es me­ carbono y los de oxígeno tienen casi el mis­ hay moléculas diferentes. La relación de los
nos de la mitad de los de oxígeno. mo tamaño. distintos átomos no es fija, puesto que la
Esta sustancia es un COMPUESTO, puesto Esta sustancia es un COMPUESTO, puesto mezcla puede tener proporciones variables
que hay enlazados átomos diferentes. La re­ que están enlazados átomos diferentes. La de moléculas de vapor de agua y dióxido de
lación de los átomos de oxígeno a los de relación de los átomos de oxígeno a los de carbono.
hidrógeno es 1:2. carbono es 2:1. Esta sustancia es un gas, puesto que las mo­
Esta sustancia es un gas, puesto que las mo­ Esta sustancia es un gas, puesto que las mo­ léculas se mueven libremente, al azar.
léculas se mueven libremente al azar. léculas se mueven libremente al azar.

o
110 Elementos y compuestos

2 Mezclas de compuestos cristalinos

A un sólido que estuviera formado por átomos de diferente número atómico


lo llamaríamos un COMPUESTO según la definición de la página 101, si la
relación de los números atómicos de cada clase de átomos fuera fija e inva­
riable. Los átomos de un sólido de esta clase forman parte de una estructura
tridimensional continua y se mantienen en la estructura por medio de enla­
ces de distinta clase y fuerza. En algunas de estas estructuras, los enlaces
están distribuidos por todo el armazón de los átomos. Los enlaces localiza­
dos de moléculas no se encontrarían en estos cristales. En otras estructuras
de compuestos, son las moléculas las que están empaquetadas juntas, aun­
que incluso estas moléculas tienen menos libertad c independencia que si
estuvieran en estado gaseoso; todavía existen fuerzas de atracción entre las
moléculas empaquetadas.
La sal común (cloruro sódico) es un ejemplo de la primera clase de un com­
puesto de estructura cristalina (véase página 104).
A continuación se da un ejemplo de la segunda clase:
Si un gran cristal de un compuesto se divide en cristales pequeños, enton­
ces cada uno de estos cristales será una réplica del cristal grande, formado
por átomos de diferente número atómico en una relación fija entre ellos.

U na p e q u e ñ a p a rte d e u n c r is t a l d e h ie lo .
Las m o lé c u la s d e a g u a e s tá n d ib u ja d a s e n fo r ­
m a d e d ia g ra m a ; la s e s fe ra s g ra n d e s re p re s e n ­
ta n lo s á to m o s d e o x ig e n o y la s p e q u e ñ a s lo s
d e h id ró g e n o .

C opyrig hte d m aterial


Compuestos 113

Ejercicios
■f Diga cuál de los diagramas siguientes (mostrando átomos por separado
y combinados) reflejan elementos, compuestos o mezclas:

£0 o o
a q

QD <£> 0 w 3
@ <¡S><53
O 0 °

Q Q W

2 Varios químicos han demostrado que el gas hilarante (óxido nitroso)


contiene siempre 28 g de nitrógeno por cada 16 g de oxígeno. ¿Es un ele­
mento, mezcla o compuesto? Razónelo.
3 Las monedas que circulan en el Reino Unido están formadas por canti­
dades fijas de diversos metales. La sustancia de que están hechas las mone­
das, ¿es un elemento, un compuesto o una mezcla? Razónelo.
4 a Un análisis dice que una sustancia contiene solamente carbono y
cloro. Se averiguó que tres muestras diferentes de la sustancia tenían la si­
guiente composición:
Muestra A: 12 g de carbonoy 142 g de cloro
Muestra B: 1 g de carbonoy 11,83 g de cloro
Muestra C: 25 g de carbonoy 295,75 g de cloro ■
¿Podría averiguar si la sustancia era una mezcla, un compuesto o un ele­
mento? Razónelo.
b Un analista dice que otra sustancia está formada solamente por dos com­
ponentes (X e Y). Se encontró que tres muestras diferentes de la sustancia
estaban formadas por los siguientes porcentajes en peso:
Muestra A: 30% de X 70 % de Y
Muestra B: 5°/o de X 95 % de Y
Muestra C: 41% de X 59 % de Y

Copyrighted material
114 Elementos y compuestos

¿Podría decir si la sustancia es una mezcla, un compuesto o un elemento?


Razónelo.
5 Un gas contenido en el interior de un vaso poroso, se escapará a través
de sus paredes. Este proceso se llama difusión. Gases distintos se difunden
a velocidades diferentes. Se colocó una sustancia gaseosa que contenía hidró­
geno y oxígeno en un vaso poroso, y se la dejó que se difundiera. Después
de un cierto tiempo el gas que quedaba en el vaso poroso contenía menos
hidrógeno que el que se había difundido a su través. La sustancia gaseosa
original (la primera que se puso en el vaso), ¿era un compuesto, un ele­
mento o una mezcla? Razónelo.

Bibliografía
Ayudas didácticas
Química básica Nuffield - Curso modelo, Fase I y II: Curso básico, págs. 328-
329; Fase III: Curso de opciones, págs. 51-58. Editorial Reverté, S. A.

Filme tipo «loop»


Movement of Molecules, Nuffield Science Teaching Project.
Filme
C ry s ta l S tr u c tu r e , I.C.I. Film Library.
Modelos
Elford Plastics Ltd.
Catalin Ltd.

Unidad 9 Diagramas moleculares y fórmulas químicas


Cuando está dibujando un objeto (por ejemplo, una persona, un barco o un
avión) o haciendo un esquema del mismo, trata de hacer el dibujo lo más
parecido posible al modelo. Consigue darle aproximadamente el tamaño y
forma adecuados; intenta dibujar el objeto en perspectiva y da a los objetos
próximos las dimensiones adecuadas por comparación. Aunque se ha hecho
un intento de dibujar los átomos y las moléculas en este libro, recuerde que
estos diagramas sólo le dan una idea aproximada de cómo son en realidad
los átomos y las moléculas. Sería imposible verlos a simple vista.
Vuelva atrás, a las unidades 7 y 8, y busque ejemplos de diagramas o dibu­
jos de moléculas.
Para dibujar diagramas moleculares se necesitan los radios atómicos.*
Es aburrido y cansado continuar dibujando átomos y moléculas. En su lu­
gar usaremos las fórmulas químicas. En la fórmula química de una molécu­
la no se pretende representar el tamaño o forma de los átomos; para repre­
sentar los átomos de la molécula se usan letras en vez de dibujos. A veces
las letras que representan los átomos se llaman «símbolos».
* Nota. Éstos, en realidad, son radios de covalencia.

Copyrighted material
Compuestos 115

Elemento Radio en Ángstróms Atomos Letra o símbolo


Hidrógeno 0,37 Hidrógeno H
Carbono Oxígeno O
(ertlacc simple) 0,77
Plomo Pb
(enlace doble) 0,67
Nitrógeno Hierro Fe
(enlace simple) 0,75 Cloro C1
(enlace triple) 0,55 Carbono C
Oxígeno
(enlace simple) 0,73 (En la pág. 34 se da una lista completa.)
(enlace doble) 0,55
Fósforo
(enlace simple) 1,06
Azufre
(enlace simple) 1,02
Cloro 0,99
Yodo 1,33
1 Angstróm = lO-8 cm.
La «fórmula química» es, en realidad, una forma abreviada de escribir una
molécula en lugar de dibujarla. En la fórmula no sólo está representada la
clase de átomos de la molécula con sus letras (o símbolos), sino también el
número de átomos de cada clase:

Fórmula
Molécula Átomos
química

Hidrógeno 2 átomos de hidrógeno h2


Dióxido de 1 átomo de carbono
U
O
N

carbono 2 átomos de oxígeno


Agua 2 átomos de hidrógeno h 2o
1 átomo de oxígeno

En la fórmula estructural de las moléculas, se ponen líneas entre las letras;


cada línea representa un enlace químico uniendo los dos átomos entre los
que está dibujada. Es decir, la fórmula estructural usa letras para los áto­
mos, pero dice mucho más que la fórmula química: proporciona informa­
ción sobre el número y situación de los enlaces químicos de la molécula.
En las páginas siguientes se dan ejemplos de fórmulas químicas y estruc­
turales.

Copyrighted material
116 Elementos y compuestos

Definiciones
Un DIAGRAMA MOLECULAR es un esbozo de un cuadro de los átomos en­
lazados para formar una molécula.

La FÓRMULA QUIMICA de una molécula representa los átomos de la mo­


lécula con letras (o símbolos) e indica el número relativo de los átomos de
cada clase que existen en ella.
La FÓRMULA ESTRUCTURAL de una molécula proporciona la misma infor­
mación que la fórmula química, pero además permite ver los enlaces que
existen en esta molécula y su situación.

Actividades

1 Modelos de átomos, moléculas y estructuras


En las páginas 107-108 de la unidad 8, se construyeron algunos modelos de mo­
léculas y compuestos y estructuras. Dando los tamaños relativos de los áto­
mos, el número y dirección de sus enlaces químicos y la longitud de los
mismos, podemos construir otros modelos moleculares. Estos modelos nos
pueden ayudar a comprender el aspecto de los compuestos. Pero recuerde
que solamente nos ayudan a pensar sobre ellos: no son representaciones
exactas de los átomos y moléculas reales.
Construya los modelos de las siguientes sustancias, usando para las esferas
de poliestircno los tamaños sugeridos en la página 91.
Modelos sugeridos:
Ácido clorhídrico (HC1)
Ácido sulfhídrico (H 2S)
Amoniaco (NH3)
Tctracloruro de carbono (CC14)

2 Formulación química mediante la observación


de los modelos
Observe los modelos de moléculas y estructuras y escriba sus fórmulas. Si
no dispone de ningún modelo, utilice los de las fotografías de la página 100.
Estos ejercicios le producirán la satisfacción de comprobar que las fórmu­
las químicas no son un misterio, ni difíciles u oscuras. Simplemente repre­
sentan la relación total de los átomos que existen en una molécula o estruc­
tura.

Copyrighted material
Compuestos 117

Enlaces químicos y valencia


Atomos que tienen un enlace químico (valencia 1)

EJEMPLOS
Combinación de átomos idénticos
2 átomos de
Átomos hidrógeno 2 átomos de cloro

Moléculas Hidrógeno Cloro


Diagrama
molecular co CD
Fórmula
H, Cl2
química

Fórmula
H—H Cl-Cl
estructural

Cuando los dos átomos combinados son idénticos, la molécula que se forma
es la molécula de un elemento. Es decir, H2 representa la molécula de un
elemento llamado hidrógeno, y Cl2 la del llamado cloro.
Cuando los dos átomos combinados no son de la misma clase, se forma la
molécula de un compuesto. Es decir, HC1 representa la molécula del com­
puesto llamado ácido clorhídrico y HI la del ácido yodhídrico.
Los átomos de los que hemos hablado con anterioridad, hidrógeno, cloro y
yodo, sólo tienen un enlace con los otros átomos. Hay otros átomos que pue­
den utilizar dos enlaces químicos; otros usan tres, cuatro o más.
Al número de enlaces con los cuales un átomo se une a otros en una molé­
cula o estructura, se le puede llamar valencia del átomo en esa molécula o
estructura.
Combinación de átomos diferentes
1 átomo de 1 átomo de
Átomos hidrógeno y hidrógeno y
1 átomo de cloro 1 átomo de yodo
Molécula Ácido clorhídrico Acido yodhídrico

Diagrama
molecular O o
Fórmula
química HC1 HI

Fórmula H—C1 H—I


estructural

Copyrighted material
120 Elementos y compuestos

Atomos que tienen cuatro enlaces químicos (valencia 4)

EJEMPLOS

Combinación de átomos idénticos

Átomos Granr número de átomos de carbono

Estructura Diamante

Diagrama
molecular
Fórmula
química (C)„

Fórmula
Véase pág. 90
estructural

Combinación de átomos diferentes


1 átomo de i atomo de
carbono y carbono y
Átomos 4 átomos de 4 átomos de cloro
hidrógeno
Tetracloruro
Molécula Metano de carbono

Diagrama
molecular <&> c&
Fórmula
ch4 CC14
química

H C1
Fórmula 1 1
estructural
H c i/ C V cl
C1
En estos ejemplos, los átomos de carbono tienen siempre cuatro enlaces
químicos, y por tanto, tienen valencia 4. Los átomos de hidrógeno tienen
solamente un enlace como los de cloro. Por lo tanto, los átomos de hidró­
geno y cloro mantienen su valencia 1.
Los átomos de carbono no se unen en pequeño número para formar molé­
culas. Se unen en gran número para formar estructuras o entramados. El
diamante es un ejemplo de cómo se combinan los átomos de carbono; otro
ejemplo es el grafito, usado como minas para lápices y como lubricante. El
grafito tiene una estructura distinta de la del diamante. Tanto en el diaman­
te como en el grafito se combinan átomos idénticos, por lo tanto, las estruc­
turas son estructuras del elemento carbono. En los ejemplos de combina-

Copyrighted material
Compuestos 121

ción de átomos diferentes, dados con anterioridad, las moléculas son molé­
culas de los compuestos metano y tetracloruro de carbono.

Resumen de las valencias

Vamos a resumir el número de enlaces químicos formados por los átomos


considerados con anterioridad (sus valencias):
Hidrógeno 1
Cloro 1
Oxígeno 2
Azufre 2
Nitrógeno 3
Fósforo 3
Carbono 4

Combinaciones químicas. Resumen

Se han tratado importantes puntos sobre las combinaciones químicas.


Merece la pena revisar los siguientes:
1 Cuando se combinan dos átomos, se forma un enlace químico entre ellos.
2 Los enlaces químicos son muy fuertes y los átomos unidos por estos en­
laces no son fáciles de separar. Se necesita una gran cantidad de energía
para romper estos enlaces.
3 La combinación química de los átomos se llama molécula o estructura.
4 Los átomos que se combinan pueden ser iguales o diferentes.
5 Existen moléculas (o estructuras) de un elemento o de un compuesto.
El elemento está formado por la misma clase de átomos; el compuesto por
átomos diferentes.

Valencia y configuración electrónica

En la unidad 2 describimos la «configuración electrónica» como la disposi­


ción de los electrones de ese átomo alrededor del núcleo o centro del átomo.
Es obvio pensar que si hay un gran número de electrones en el átomo debe
haber una gran cantidad de formas en las que se pueden colocar. Pero en
realidad hay una forma determinada para cada átomo. No las vamos a des­
cribir en detalle ahora, pero podrá darse cuenta de que los átomos de cada
elemento tienen una configuración característica. Esta configuración es la
que determina la valencia y la clase de enlaces de los átomos.

Ecuaciones ajustadas de las reacciones químicas

Cuando hemos querido resumir una reacción química, hemos escrito con
palabras los nombres de los reactivos a la izquierda, y los nombres de los
productos a la derecha. Una flecha señala la dirección de la reacción: por
ejemplo,

Copyrighted material
122 Elementos y compuestos

carbono + oxígeno -♦ dióxido de carbono


Ahora, en vez de palabras, vamos a usar fórmulas químicas:
C(.9) + O 2(g) -► C 0 2(j?)

En este ejemplo, el número de átomos de carbono entre los reactivos es igual


al número de átomos de carbono entre los productos y lo mismo para los
de oxígeno.
Hasta que no hayamos comprobado experimentalmente este hecho no pode­
mos estar seguros de que una molécula de oxígeno se combine con un exce­
so de átomos de carbono para dar una molécula de dióxido de carbono.
(En el Libro 3 se describe un experimento para comprobar esto.)
Vamos a ver un ejemplo que no es totalmente exacto. En condiciones espe­
ciales, el nitrógeno y el hidrógeno se combinan para dar amoniaco. Esto,
resumido, sería:
nitrógeno + hidrógeno -> amoniaco (gas)
Utilizando fórmulas químicas:
N,(g) + H2(g)-> N H 3(g)
Pero el número de átomos de hidrógeno y oxígeno en cada lado de la reac­
ción no es el mismo. En la izquierda tenemos dos átomos de hidrógeno y
dos de nitrógeno; en la derecha uno de nitrógeno y tres de hidrógeno. La ecua­
ción no está igualada. Para igualar una reacción química, necesita saber
cuántas moléculas de hidrógeno reaccionan con un determinado número de
moléculas de nitrógeno para una reacción completa. Se puede obtener esta
información del experimento siguiente: se sabe cxperimentalmente que tres
moléculas de hidrógeno se combinan con una molécula de nitrógeno para
dar gas amoniaco.
N 2(g) 4- 3H2(g) -*■ gas amoniaco
Puesto que la fórmula del amoniaco es NH3, la igualdad de la ecuación es:
N 2(g) + 3H2(g)->- 2NH 3(g)
Ahora, en ambos lados tenemos el mismo número de átomos de nitrógeno
(2 átomos), y también el mismo número de átomos de hidrógeno (6 áto­
mos). Pero algunos lectores dirán: ¿Cómo se ha puesto el número 2 delante
de NH3? La respuesta es que, por tanteo y error, el número 2 es el único
coeficiente de NH3 que iguala numéricamente los átomos de cada elemento.
Si hubiéramos utilizado el 1 como coeficiente, tendríamos menos átomos de
hidrógeno y nitrógeno a la derecha de la ecuación. Si hubiéramos utilizado
el 3, hubiésemos tenido demasiados átomos de hidrógeno y nitrógeno en la
derecha de la ecuación. Únicamente, cuando usamos como coeficiente el 2,
obtenemos el mismo número de átomos de hidrógeno y nitrógeno en ambos
lados de la ecuación.

Definición
Una ECUACIÓN AJUSTADA para una reacción química, resume los reac­

Copyrighted m aterial
Compuestos 123

tivos y productos para esa reacción en forma de fórmulas químicas, de tal


forma que el número de átomos de cada elemento que hay en los reactivos
es igual al número de átomos del mismo elemento que hay en los productos
de la reacción.
El procedimiento que se sigue para escribir la ecuación ajustada de una
reacción química es el siguiente:
1 En primer lugar escriba todos los reactivos y todos los productos. No
puede empezar a escribir una ecuación química sin esta información. El co­
nocimiento de los reactivos y productos se obtiene por métodos de análisis
químicos: pocas veces estará en situación de realizar estos análisis por sí
mismo, de manera que tendrá que aceptar los resultados de los trabajos de
otras personas; cuando se pide a los alumnos que escriban una ecuación
ajustada, normalmente se les proporcionan los nombres de los reactivos y
productos, o bien, los pueden encontrar en las notas de lecciones anteriores.
2 A continuación, escriba las fórmulas químicas de los reactivos y produc­
tos. Algunas de estas fórmulas las conocerá de trabajos que haya hecho.
Otras, las podrá averiguar de sus conocimientos de los símbolos químicos
y de las valencias con que opera cada elemento.
3 Para el tercer paso necesita los resultados de los experimentos que se
han realizado para averiguar el número de moléculas (o átomos) que reac­
cionan juntos, y/o de los productos que dan los reactivos. De nuevo se en­
cuentra en una situación en la que no puede llevar a cabo esos experimentos
y tiene que confiar en el trabajo de otros: en el Libro 3 se describen experi­
mentos de esta clase. Salvo que se le den los resultados de tales experimen­
tos, sólo puede hacer suposiciones sobre los números necesarios para ajus­
tar la ecuación.
4 Por último, cuente el número de átomos de cada elemento en cada lado
de la ecuación. Si es el mismo en cada lado para cualquier elemento, tiene
la ecuación ajustada. Si no, aplique los coeficientes de las moléculas (o áto­
mos) para obtener el mismo número de cada tipo de átomos en ambos lados
de la ecuación. Use los coeficientes más bajos posibles.
¿Qué hace si no tiene la información necesaria, mencionada en el paso 3?
En este caso, como ya se ha dicho, todavía puede suponer una ecuación
ajustada para esta reacción, que podrá confirmar o rectificar más tarde,
cuando tenga los resultados experimentales. Actúe como se ha indicado hasta
el paso 2, luego cuente el número de cada clase de átomos a cada lado de la
ecuación. Si es el mismo para cada elemento, el coeficiente es uno para cada
reactivo y producto. Pero si el número de átomos es diferente, introduzca
por tanteo los coeficientes más bajos posibles para los reactivos y los pro­
ductos, que le den la igualdad numérica para los átomos de cada elemento.

Ejemplo de una ecuación ajustada

Etapa 1 El elemento X reacciona con el elemento Y para dar un com­


puesto.
Etapa 2 Las fórmulas son X2, Y2, X2Y}

Copyrighted m aterial
124 Elementos y compuestos

Primera sugerencia
La ecuación es X2 + Y2 = X2Y3
Esto no es verdad, porque el número de átomos de Y no está igualado.

Segunda sugerencia
La ecuación es X2 + 3Y2 = X2Y3
Esto tampoco es verdad, porque hay 6 átomos Y en la izquierda, y solamente
3 en la derecha.

Tercera sugerencia
La ecuación es X2 + 3Y2 = 2X2Y3
Ahora hay a cada lado el mismo número de átomos Y, pero el número de
átomos X es distinto.

Cuarta sugerencia
La ecuación es 2X2 + 3Y2 = 2X2Y3
Esto es válido: la ecuación está ajustada.
Los ejercicios 4 y 5 al final de esta unidad le proporcionarán oportunidad
de sugerir ecuaciones ajustadas de reacciones que ya conoce.

Advertencia

Una ecuación ajustada resume simplemente parte de la información experi­


mental que se conoce de una reacción química determinada, que se produce
en unas condiciones específicas. No indica el curso de la reacción, que puede
producirse en varias fases; tampoco indica las condiciones necesarias para
que una determinada reacción se complete; estas condiciones se deben es­
tablecer por separado. Asimismo los reactivos pueden reaccionar de otra
manera en diferentes condiciones y habrá ecuaciones distintas para cada
reacción posible.

Estado físico de los reactivos y productos

Cuando fuera posible, debería indicar si los reactivos y los productos son
sólidos, líquidos o gases o se encuentran en solución. Esto se hace usando
en la ecuación las siguientes abreviaturas a continuación del símbolo quí­
mico:
( 5) sólido, (/) líquido, (g) gas, (aq) solución acuosa.

Ejercicios
\ Utilizando la tabla de radios atómicos de la página 91 y las valencias in­
dicadas en esta unidad, escriba los diagramas moleculares, fórmulas quími­
cas y fórmulas estructurales de los siguientes compuestos:
a Tricloruro de fósforo.

Copyrighted material
Compuestos 127

El ciclo del agua


El Sol evapora el agua del mar. El vapor de agua se eleva en la atmósfera
y su temperatura se hace más baja a medida que asciende. A temperaturas
inferiores el aire contiene menos vapor de agua y así se alcanza una altura
en la que el vapor de agua se condensa en gotitas dando origen a las nubes
(niebla). Las gotitas aumentan de tamaño y cuando son suficientemente pe­
sadas caen en forma de lluvia, nieve o granizo si las condiciones de tempe­
ratura son suficientemente frías. El agua discurre por el suelo y es drenada
por los ríos o si alcanza un estrato rocoso impermeable se acumula y reapa­
rece más tarde formando fuentes.
Cuando el agua cae sobre la superficie de las rocas, facilita la rotura de esta
superficie. El agua de los ríos transporta los arrastres hacia el mar y el ciclo
comienza de nuevo. Se ha calculado que los ríos vierten en los océanos unos
24 000 kilómetros cúbicos de agua anuales, y que esta agua contiene casi
3 000 000 000 de toneladas de materias disueltas. Solamente el río Támesis
transporta 550 000 toneladas de sustancias solubles anuales a través de
Londres.

Agua de lluvia
El agua de lluvia disuelve gases de la atmósfera. Las finas gotas de lluvia y
las gotitas de las nubes, proporcionan una gran superficie de contacto con
el aire y los gases se disuelven en esta superficie. El dióxido de carbono di­
suelto hace al agua de lluvia ligeramente ácida, pero en las ciudades y zonas
industriales la acidez de la lluvia es mucho más fuerte debido a las grandes
cantidades de dióxido de azufre (un gas muy soluble) que arrojan las chi­
meneas domésticas e industriales, procedente de la combustión del carbón
y el coque. La acidez producida de esta manera puede ser alarmante. La aci­
dez de la lluvia en algunas zonas industriales o en áreas urbanas muy po­
bladas se aproxima a la de algunas soluciones ácidas diluidas usadas en los
laboratorios escolares (por ejemplo, M/10). Por supuesto que la pintura de
las casas, los coches y las piedras de las iglesias se pican y corroen. En el
agua de lluvia también se pueden encontrar otros gases, especialmente com­
puestos gaseosos de nitrógeno, formados por las descargas eléctricas duran­
te las tormentas; estos gases disueltos son beneficiosos para el suelo. Otra
ventaja del agua de lluvia es que es «blanda», es decir, que no lleva en diso­
lución ni yeso ni cal, y con muy poco jabón da una magnífica espuma. Sin
embargo, puesto que el agua de lluvia procede del mar, con frecuencia con­
tiene pequeñas cantidades de sal procedentes de la espuma del mar trans­
portada por los vientos. Este hecho se nota especialmente cerca de la costa,
donde en las superficies se forman pequeñas costras de sal.

Agua del mar


Mucha gente cree que la única responsable de la salinidad del mar es la sal
común (cloruro sódico), como si alguien hubiera vaciado un gigantesco re-

Copyrighted material
128 Elementos y compuestos

cipiente de sal en el agua. Pero si miramos una lista de las sales del mar,
vemos que el cloruro sódico representa menos de los dos tercios, en peso,
del contenido en sales del mar. Es decir, que aunque predomina la sal co­
mún, no es en absoluto la única sal ni el único cloruro importante. Del ter­
cio restante, la mitad es cloruro magnésico, es decir, un sexto del total de
sales contenidas en el agua del mar.
El calcio y los carbonatos abundan menos en el agua del mar que en la ma­
yor parte de los ríos, especialmente en zonas calcáreas. La constante forma­
ción de conchas por los animales marinos y su acumulación en los arrecifes
coralinos y en el fondo del mar es muy importante para la «escasez» del
calcio y los carbonatos disueltos en el mar.

Los pesos de doce sales en un kilómetro cúbico de agua del mar

(Hay por lo menos doble número de sales de las que a continuación se expo­
nen; éstas son las más comunes.)

Sales Toneladas métricas


(1000 kilogramos)
Cloruro sódico 27 500 000
Cloruro magnésico (hidratado) 6 750 000
Sulfato magnésico (hidratado) 5 625 000
Sulfato cálcico (hidratado) 1 800 000
Cloruro potásico 750000
Carbonato cálcico 111250
Bromuro potásico 102500
Bórax 42500
Sulfato de estroncio 28750
Silicato sódico 18000
Fluoruro sódico 3250
Cloruro de aluminio 2825

Si observamos las cantidades relativas de elementos del agua del mar, ve­
mos que el cloro es el más abundante (aparte de los elementos del agua
misma). Cuando se tiene en cuenta que los átomos de cloro son más pesa­
dos que los de sodio, todavía hay un tercio más de átomos de cloro que de
sodio en el agua del mar.

Copyrighted m aterial
Compuestos 129

Los nueve elementos más frecuentes del agua de mar en peso


(gramos por tonelada métrica de agua)
Cloro 18 980 Potasio 380
Sodio 10 561 Bromo 65
Magnesio 1 272 Carbono 28
Azufre 888 Estroncio 13
Calcio 400

Un kilogramo de agua de altamar contiene 34,48 g de sal anhidra. A esta


cifra se le llama salinidad del agua de mar. La salinidad varía de forma con­
siderable y depende fundamentalmente de la evaporación. Los mares de cli­
mas cálidos e interiores tienen tendencia a una mayor evaporación y, por
consiguiente, mayor salinidad.

Salinidad de diferentes mares

Mar Salinidad
Báltico 8
Océanos abiertos 34,5
Mediterráneo 38
Rojo 54
Muerto (superficie) 274
Muerto (profundidad) 326

El mar Muerto, en Jordania, y el Gran Lago Salado, en Utah, EE. UU., son
muy curiosos; se trata de restos de grandes mares que se han evaporado
después de quedar aislados en el interior de la tierra. El aislamiento del
mar Muerto resalta porque se encuentra a 396 metros por debajo del nivel
del mar Mediterráneo.
Los mares interiores son ricos en sales minerales; del mar Muerto se extraen
cloruro y bromuro potásicos. Estos mares se secaron en tiempos remotos y,
por lo general, la evaporación fue completa en aquellos climas tan cálidos.
La primera sal que cristalizaría sería la menos soluble de todas, o sea, el
sulfato cálcico, seguida del cloruro sódico, luego las sales de magnesio y po­
tasio en capas distintas, aunque la separación nunca es perfecta, como se
puede apreciar en la tabla de la página siguiente. Los depósitos de sal y yeso
de Cheshire demuestran que esta zona en otros tiempos fue un mar interior.
Los depósitos de sales más famosos son los de Stassfurt, en el norte de Ale­
mania.
A continuación figura una tabla resumen de estos depósitos:

Copyrighted material
130 Elementos y compuestos

Depósitos de Stassfurt
Profundidad
Capa en metros Componente principal
Capa n

superficial
/ Cloruro de potasio y mag­
Carnalita 46 m nesio hidratados (55%),
cloruro sódico (25%).
>
/\
Sulfato magnésico hidra­
Kieserita 61 m tado (17 %), cloruro só­
dico (65 %).
>/
/\ Sulfatos de calcio, magne­
sio y potasio hidratados
Polihalita 61 m
(6,7%), cloruro sódico
(91 %).
>f
/

Principalmente cloruro
Sal gema 610m sódico con finos lechos
de sulfato calcico anhidro.

f
Se des­
Anhidrita conoce Sulfato cálcico anhidro.
f

Agua corriente
La mayor parte de los abastecimientos de agua de las ciudades se nutre de
los ríos locales, fuentes o pozos artificiales. En una ciudad como Nueva
York, atravesada por un gran río, el Hudson, las instalaciones de abasteci­
miento de agua están ubicadas en las cercanías del río; el agua del río se
bombea directamente a las instalaciones de abastecimiento. En otros luga­
res, por ejemplo, en las zonas montañosas del noroeste de Londres, el agua
se obtiene perforando un pozo a través del yeso hasta los estratos imper­
meables en donde se recoge, después de haberla drenado a través de aquél.
El agua se bombea de los pozos a las instalaciones de abastecimiento.
En algunos lugares del mundo, a falta de otras alternativas, el agua potable
se obtiene por evaporación y condensación del agua del mar. Es una opera­
ción muy cara, y los ingenieros ingleses han desarrollado un método de «des-

Copyrighted material
Compuestos 131

¡¡ 3

El a g u a d u lc e e s ta n e s c a s a en la is la d e S p e t-
sa¡, q u e e s n e c e s a rio tr a e r la d e s d e G re c ia . E s te
g ra n d e p ó s ito , d e 92 m e tr o s d e lo n g itu d y 4,2
m e tro s d e d iá m e tro , h e c h o d e fib r a d e n y lo n
m u y r e s is te n te , p u e d e tr a n s p o r ta r 1000 to n e la ­
d a s d e u n a vez.
tilación instantánea —flash— en varias etapas» que utiliza como fuente de
energía para la destilación una planta nuclear, la cual produce electricidad,
y el exceso de calor de la misma se aprovecha para calentar la salmuera.
Ésta, una vez caliente, se inyecta en cámaras de baja presión; parte del agua
se evapora instantáneamente (de aquí el nombre de flash) y se condensa
Salmuera

C á m a ra d e fla s h Agua dulce Agua dulce Agua dulce

C opyrig hte d m aterial


134 Elementos y compuestos

La causa principal de la dureza del agua estriba en la presencia de sales de


calcio y magnesio en solución. Por lo general, los sulfatos y bicarbonatos de
estos metales son los responsables de la dureza. Sin embargo, todas las sales
metálicas solubles comunes, excepto las de sodio y potasio (también las de
amoníaco), de existir en el agua aumentan su dureza. Asimismo, las sales
de hierro contribuyen a ello.
En realidad, la pastilla de jabón es una sal: una sal de sodio o potasio de un
ácido orgánico tal como el palmítico o el oleico. En el lenguaje usual, la
pastilla de jabón la podemos llamar «oleato sódico». Cuando se introduce
la pastilla de jabón en agua dura, se produce un intercambio entre el jabón
y la sal de calcio:
oleato sódico + sulfato cálcico oleato cálcico + sulfato sódico
(solución de la (presente en el (precipitado (permanece
pastilla de jabón) agua dura) insoluble disuelto
o «espuma») en el agua)

Esta reacción continúa hasta que se agotan todas las sales de calcio disuel­
tas: sólo entonces el jabón produce espuma.

Ablandadores del agua


Cualquier procedimiento que elimine calcio y magnesio del agua dura, la
ablandará. Estos procedimientos se discutirán más adelante.

Agua pura
Cuando se hierve el agua corriente, las sales se depositan y el agua se eva­
pora gradualmente. Se puede recoger el vapor y condensarlo, tal como se ha
descrito en el Libro 1, unidad 9; el agua producida de esta manera se llama
«agua destilada». No tiene ningún contenido mineral y a veces se le llama
«desmineralizada». Sin embargo, el agua destilada aún puede contener gases
disueltos u otras impurezas procedentes de las paredes interiores del des­
tilador.
Es muy difícil producir agua extremadamente pura. Actualmente se utilizan
resinas intercambiadoras de iones para producir este tipo de agua, llamada
en química «agua de conductividad». Esto significa que este agua es tan pura
que es posible utilizarla en soluciones de sales para medidas de conducti­
vidades eléctricas. Este agua tendrá prácticamente una conductividad cero.
Las rebinas intercambiadoras de iones eliminan todas las sales, incluidas las
de sodio y potasio. Estas resinas las emplean algunos laboratorios escolares
para obtener grandes cantidades de agua destilada a partir del agua co­
rriente.

Ensayos del agua


Hay muchos líquidos incoloros. ¿Cómo identificar con seguridad el agua? Se

Copyrighted material
T íp ic o a b la n d a d o r d e a y u a a u to m á tic o u s a d o en
fá b ric a s y p la n ta s in d u s tr ia le s .
Copyrighted material
D e ta lle d e u n la b o r a to r io d e q u ím ic a e n e l c o le g io St. J o h n , Y o rk , e n
e l q u e s e v e u n d e p u r a d o r d e a g u a . D e trá s d e é l hay u n d e s t ila d o r
e lé c tr ic o q u e p ro p o r c io n a a g u a d e s tila d a a l r e c ip ie n te p r in c ip a l. A la
iz q u ie rd a , s e v e u n a c o lu m n a d e r e s in a s in te rc a m b ia d o r a s d e io n e s
q u e c o n v ie rte e l a g u a d e s tila d a e n a g u a p a ra e s tu d io s d e c o n d u c t i­
v id a d
136 Elementos y compuestos

dispone de dos tipos de ensayos: físicos y químicos. Los ensayos físicos son
más concluyentes; los químicos cabe utilizarlos como ensayos de compro­
bación.

Propiedades físicas del agua

1 El punto de ebullición del agua es 100°C a presión atmosférica, y


aumenta a medida que ésta aumenta. En la cima del monte Everest el agua
pura hierve a 72 °C. Las soluciones salinas tienen un punto de ebullición más
alto que el agua pura.

2 El punto de congelación es 0 °C. Los cristales de nieve y hielo tienen for­


ma hexagonal, con predominio de la forma de estrella de seis puntas. Las
soluciones salinas tienen un punto de fusión más bajo que el agua pura.

3 La densidad es de 1 g/cm 3 a 4°C. La densidad del agua pura disminuye


por debajo de los 4°C, o sea, que el agua se contrae a medida que disminuye
la temperatura. Pero entre 4°C y 0°C, el agua aumenta de nuevo de volumen.
Esto significa que, volumen por volumen, el agua a 4°C es más densa que a
0°C. Cuando el agua se hiela, se forma en la superficie una capa de hielo,
pero por debajo de ésta el agua permanece a 4°C. Es decir, el agua se hiela
de arriba abajo. A 0°C el hielo es menos denso que el agua. Esto significa
que cuando el agua se hiela, aumenta de volumen. Así se explica el daño que
se produce en las plantas durante las heladas: el tejido celular estalla cuan­
do se hiela el líquido celular.

4 Conductividad eléctrica. Conduce muy mal la electricidad. Si se le añade


una pequeña cantidad de sal, su conductividad aumenta considerablemente.

Ensayos químicos del agua

Los que con más frecuencia se utilizan son dos. En realidad, ninguno de
ellos es suficiente. Las soluciones acuosas de muchas sustancias dan las mis­
mas reacciones.

1 El agua vuelve azul el polvo blanco de sulfato de cobre anhidro.


CuS0 4 + 5H20 CuS04.5H20
sulfato de cobre(II) agua sulfato de cobre hidratado
anhidro (blanco) (azul)
2 El agua vuelve de color rosa los cristales azules de cloruro de cobalto
anhidro.
CoCl-12 + 6H20 CoC12.6H20
cloruro de cobalto(II) agua cloruro de cobalto(II)
anhidro (azul) hidratado (rosa)

Copyrighted material
C om puestos 137

E x p e rim e n to s y a c tiv id a d e s

1 Contenido de sales del agua de mar


No es necesario hervir muchos litros de agua de mar para evaporarla. Es
más útil, en dos sesiones de prácticas, dividir 1000 cm 3 de agua de mar entre
los alumnos de la clase, de tal forma que cada uno tenga unos 30 cm5.
Cada alumno pesa un vaso de evaporación limpio y un vidrio de reloj. Lue­
go, la clase pone a evaporar sus muestras de agua de mar, al tiempo que
realizan algún otro trabajo. Al iniciar la segunda sesión se pesan de nuevo
los vasos de evaporación.
Es interesante comprobar el error cometido en el resumen de los resulta­
dos de la clase. Cada alumno comparará sus cifras de porcentaje de sales
con las obtenidas por sus compañeros.

2 Comparación de la dureza de las muestras de agua


Las escamas de jabón Lux tienen una forma y grosor muy uniformes, de tal
forma que contar el número necesario para producir espuma para una de­
terminada cantidad de agua aporta una comparación razonablemente apro­
ximada, aunque no sea un método satisfactorio para determinar con exacti­
tud la dureza de las muestras individuales. (Otro método consiste en contar
las gotas de una solución de jabón echadas con una pipeta.)
Los alumnos observarán con cuidado las instrucciones siguientes:
a Utilice el mismo volumen de agua para cada determinación, por ejemplo
10 cm3.
b Caliente el agua hasta un punto que no le queme la mano. (Las escamas
de jabón Lux son poco solubles en agua fría.)
c Maneje las escamas con cuidado. Ponga un montoncito en el banco, selec­
cione escamas aisladas de forma perfecta y hágalas deslizar sobre el banco
y dentro del erlenmeyer que contiene el agua caliente. (También resulta
coger las escamas con un pincelito mojado.)
d Cuente el número de escamas añadidas.
e Continúe añadiendo escamas hasta que la adición de una produzca una
espuma permanente. Se puede definir una espuma permanente como una
masa de burbujas persistentes después de haber estado en el agua durante
un minuto.
Se sugiere examinar las muestras siguientes:
i agua corriente; ii agua hervida; iii agua de lluvia; iv agua destilada; v solu­
ción de nitrato cálcico al 0,1 %; vi solución de cloruro magnésico al 0,1 %;
vii solución de sulfato de hierro(II) al 0,1 %.
Investigación adicional: comparar las durezas de las soluciones de cloruro
sódico, sulfato sódico, bicarbonato sódico y carbonato sódico.

3 Efecto del agua de lluvia en calizas y yesos


Tome pesos iguales de carbonato cálcico (por ejemplo, 1 g) y agítelos con

Copyrighted m aterial
138 Elementos y compuestos

volúmenes iguales (por ejemplo, 10 cm’), de cada una de las siguientes mues­
tras de agua tratada:
a agua destilada y hervida;
b agua destilada saturada de dióxido de carbono.
Elimine el exceso de yeso sólido filtrando o centrifugando, y mida el volu­
men del filtrado. Compruebe la dureza del filtrado por el procedimiento del
experimento 2. Compare la dureza de los dos filtrados y explique el resul­
tado.

4 Ensayos del agua


Le han proporcionado muestras de alcoholes industriales. Realice los ensa­
yos químicos del agua y mida la densidad de los alcoholes. Trate de demos­
trar (para su propia satisfacción) que el líquido no es agua. En este ejercicio,
ignore la evidencia del olor.

Composición del agua. Composición cualitativa


Hay muchos experimentos para demostrar que el agua sólo contiene los
elementos hidrógeno y oxígeno. Estos experimentos suelen clasificarse en
tres tipos principales:
1 Síntesis directa del agua a partir del hidrógeno y el oxígeno.
2 Síntesis indirecta del agua a partir del hidrógeno y el oxígeno contenidos
en un compuesto.
3 Análisis del agua para demostrar que sólo contiene hidrógeno y oxígeno:
este análisis se suele efectuar reduciendo el vapor con un metal.*
Ningún método por separado es satisfactorio. Sólo será lícito concluir que
el agua únicamente contiene hidrógeno y oxígeno después de varios experi­
mentos que se confirmen entre sí.

1 Síntesis directa del agua a partir del hidrógeno y el oxígeno


(En las escuelas han ocurrido muchos accidentes graves por utilizar para
este experimento grandes generadores de vidrio. El uso de aparatos de poli-
tcno, junto con las precauciones adecuadas, reduce considerablemente los
riesgos.)

* La electrólisis del agua no es realmente una demostración satisfactoria de que


esté constituida por hidrógeno y oxígeno o de que la relación cuantitativa sea de
2 a 1. El líquido electrolizado es siempre una solución, generalmente ácido sulfú­
rico que, a su vez, contiene en sí mismo hidrógeno y oxígeno. Para superar esta
objeción puede utilizarse una solución, en agua de conductividad, de fluoruro
sódico, o, alternativamente, puede realizarse un análisis volumétrico, antes y des­
pués de la electrólisis para establecer que la cantidad de ácido sulfúrico no ha
variado. Sin embargo, estos dos procedimientos complican una determinación que
puede hacerse más simplemente por un experimento que utiliza vapor. La rela­
ción cuantitativa no queda «probada» por la electrólisis, puesto que no hay nin­
guna razón obvia para que la relación de volúmenes obtenida deba corresponder
a la composición del agua, siempre y cuando no se hayan hecho determinadas
hipótesis sobre el mecanismo de la electrólisis del agua.

Copyrighted m aterial
Compuestos 141

aparato de polietileno descrito anteriormente. Es importante asegurarse de


que se ha desplazado todo el aire del aparato. Para encender el chorro se
utiliza el mismo procedimiento de antes. Frente al aparato se coloca una
pantalla protectora. El óxido ha de estar seco. Al final del experimen­
to, se comprueba el agua como antes. El óxido negro se vuelve de color
marrón y se trata con ácido sulfúrico diluido para quitar el exceso de óxido
de cobre(II), se filtra, se lava y se seca. Al contrario que el óxido de co-
bre(II), que no funde por debajo de 1200°C, el sólido marrón funde a unos
1000 °C. Su densidad es 8,96. Estas medidas, junto con el hecho de que el
polvo no se disuelve en ácido sulfúrico diluido, permiten asegurar que el só­
lido es cobre.
H,(*) + CuO(í) -* Cu(j ) + H 20(g)
hidrógeno óxido de cobre óxido de hidrógeno
cobre(II) (agua)
3 Análisis del agua y del vapor de agua
El experimento en el que se hace pasar vapor sobre hierro al rojo, para dar
óxido ferroso-férrico e hidrógeno, resulta menos convincente que los que se
detallan a continuación. El óxido que se forma se parece demasiado al hie­
rro: es negro, magnético, buen conductor de la electricidad y tiene un punto
de fusión parecido (sobre 1500°C); es insoluble en agua y no se puede se­
parar fácilmente del hierro inalterado. La reacción con los ácidos no es dig­
na de confianza: si el óxido se ha formado a 400 °C es insoluble en los ácidos.
Es decir, que mientras es posible identificar el hidrógeno del resultado de la
reacción del hierro con el vapor, el otro producto cuesta identificarlo con
claridad.

a Agua
Se utilizará agua destilada y hervida; no se puede deducir si los productos
de la reacción proceden de la reacción con aire disuelto o con sales disuel-

a Agua

Copyrighted material
142 Elementos y compuestos

Se depositan en un matraz trozos limpios de magnesio, y se llena completa­


mente de agua, de forma que no queden retenidas burbujas de aire entre
los trozos de metal. Se ajusta a la vasija un tubo colector lleno de agua y se
coloca un tubo de ensayo invertido, también lleno de agua, para recoger el
gas del colector. El aparato se dispone tal como muestra la figura y se ca­
lienta el frasco para que hierva el agua.
Se comprueba que el gas recogido por el tubo es hidrógeno. Se hace hervir
el matraz al menos durante 15 minutos. Se observa cómo cambia el magne­
sio y se reduce su cantidad. Después de desconectar el matraz, se deja en­
friar. Se elimina el exceso de metal y se reduce la suspensión del mismo por
evaporación. El residuo sólido blanco se calienta fuertemente. Después de
enfriado, se examina el polvo y se encuentra que tiene las siguientes propie­
dades:
i Es blanco, en vez de gris o color plata.
ii Tiene un punto de fusión mucho más alto que el magnesio (2800"C com­
parados con los 651 °C del metal).
iii Tiene diferente forma cristalina que el magnesio (forma octaédrica,
mientras que el magnesio tiene simetría hexagonal).
¡v Se disuelve lentamente en agua caliente para dar una solución alcali­
na sin la evolución de un gas.
Todas estas propiedades permiten asegurar que el sólido es óxido de mag­
nesio. Puesto que sólo puede proceder de la reacción del metal magnesio con
agua caliente, la reacción debe haber sido:
magnesio 4- agua -> sustancia soluble + hidrógeno
metal
sustancia soluble —eyajioraciOn—^ (3Xj^ü tje magnesio.
y calor c
Es decir, si el óxido de magnesio sólo contiene magnesio y oxígeno, el agua
debe contener hidrógeno y oxígeno, puesto que el hidrógeno y el oxígeno
únicamente pueden proceder del agua.

b Vapor
Se hierve agua destilada en un matraz de 500 cm \ a cuya boca se adapta un
tapón de goma atravesado por un tubo de cristal conectado a un tubo largo
de goma. Con un alambre de cobre se ata una cinta de magnesio en el inte­
rior del extremo del tubo de cristal del tapón. El tubo de goma se conecta
con el tubo colector que manda el gas a un tubo de ensayo invertido, en una
vasija de agua.
Al principio se retira el tapón de goma del matraz. Se hierve el agua el tiem­
po suficiente para que expulse todo el aire del mismo, reemplazándolo por
vapor. El agua se mantiene hirviendo.
El tapón y el magnesio sujeto al mismo, se mantienen encima del cuello del
matraz. Se prende cuidadosamente el magnesio y se coloca el tapón en su
sitio, mientras se sitúa el tubo colector debajo del tubo de ensayo. La ope­
ración se repite con varios trozos de magnesio. El sólido blanco resultante
del proceso de combustión se deja caer cada vez dentro del agua hirviendo.
Se comprueba que el gas recogido es hidrógeno y se analiza el agua como se

Copyrighted m aterial
Compuestos 143

indica en el apartado a (pág. 141). Una vez más, la investigación indica el


óxido de magnesio por sus propiedades características. Se averigua que la
solución formada por el producto blanco en el agua es alcalina. La eviden­
cia demuestra que el producto blanco resultante de la combustión del mag­
nesio en vapor es óxido de magnesio.
Es decir, la reacción del magnesio con el vapor es:

Mg(í) + H20 (j?) -* MgO(í) -i- H 2(g)


magnesio vapor óxido de hidrógeno
magnesio

Si el óxido de magnesio sólo contiene magnesio y oxígeno, el vapor de agua


ha de contener hidrógeno y oxígeno.

Otro método

Hay quien prefiere el aparato más sencillo que se muestra en la página si­
guiente. El vapor se genera calentando amianto empapado en agua. Con fre­
cuencia se rompe el tubo de ensayo durante el calentamiento, lo cual impide
utilizarlo de nuevo.

Copyrighted material
144 E lem entos y com puestos

Magnesio
Asbesto empapado metal
en agua

recogido
agua

Composición cuantitativa del agua

En el Libro 3 se comentan las cantidades relativas de oxígeno e hidrógeno


que se combinan para formar agua.

Ejercicios
•j a Un líquido incoloro que hierve a 100°C y una atmósfera de presión
¿es necesariamente agua?
b ¿Por qué flotan los icebergs en el agua del mar?
c Si reside en una zona de aguas duras, ¿qué economía le supondrá utilizar
ablandadores de agua?

2 a Explique por qué a veces las cañerías revientan en tiempo muy frío,
b Si se evapora una muestra de agua de mar, ¿cuál supone que será el or­
den de aparición de sales?
c ¿Es dura o blanda el agua corriente de su casa? ¿Cree que hervirá por
encima o por debajo de 100 °C a presión atmosférica? Razónelo,
d Comente el punto de ebullición del «agua de conductividad»:
i en un cálido día de verano (presión alta);
ii en un tormentoso día de invierno (presión baja).

3 ¿Cuál de las siguientes afirmaciones cree que es correcta?


Explique y discuta sus respuestas.
a El agua de mar hierve a 75 "C.
b El agua a 0°C es menos densa que a 4°C.
c El agua puede alterar las rocas,
d El agua de mar contiene el metal magnesio.
e El agua de lluvia es mejor conductora de la electricidad que el agua co­
rriente.

4 Explique lo que supone que ocurriría si se echara magnesio ardiendo en


agua fría. Establezca las reacciones químicas en las que basa su respuesta.

Copyrighted material
Compuestos 145
5 Explique por qué:
a El jabón es más eficaz en agua blanda que dura, pero un detergente pro­
duce el mismo efecto en ambas.
b Los fabricantes de «planchas de vapor para ropa» recomiendan utilizar
agua destilada en lugar de agua corriente.
c Es posible obtener pequeñas cantidades de agua destilada en un refri­
gerador doméstico.

6 Critique la afirmación: «Si un líquido vuelve azul el sulfato de cobre(II)


anhidro, es agua pura». Sugiera otras pruebas.

Ayudas didácticas
Química básica Nuffield - Curso modelo, Fase I y II: Curso básico, págs. 40-
41, 85-95, 114-124, 134-141, 159, 170-172, 194-196, 204, 269-271; Fase III: Curso
de opciones, págs. 3-29. Editorial Reverté, S. A.

Filmes
Water, I.C.I. Film Library.
Structure of Water, Chemistry Study Films.
Rain Upon Our City, Chemistry Study Films.
Lecturas básicas
Water, Nuffield Samplc Scheme.
Preventing Corrosión, W. D. Mogerman, Discovery, febrero 1965, pág. 14.
The Salts of the Sea, G. Fowles, John Murray.
Soap Making, Unilever Booklet.
Soapless Detergents, Unilever Booklet.

Unidad 11 Dióxido de carbono

Si le gustan las bebidas carbónicas, habrá visto burbujear muchas veces los
líquidos efervescentes; parece que las pequeñas burbujas no vienen de nin­
guna parte y, de pronto, se precipitan hacia la superficie y explotan; a con­
tinuación aparecen otras, y otras, hasta que todo el gas «atrapado» ha sali­
do de sus escondites. ¿Sabe el nombre de este gas que no tiene olor ni
color y que a presión se disuelve tan rápidamente en el agua? Es el dióxido
de carbono.
Este gas es medianamente soluble en el agua en condiciones normales de
presión y en todas las aguas naturales, incluida el agua de mar, que lo con­
tiene en la proporción de 0,045 g por cm3. El dióxido de carbono se disuelve
en el agua bajo presión (unas seis atmósferas) para fabricar agua de seltz

Copyrighted material
148 Elementos y compuestos

gas, que consistieron en construir rápidamente vasijas absorbente de hidróxi-


do de litio.
El hidróxido de litio es un álcali fuerte que reacciona con el dióxido de car­
bono (un óxido ácido) para dar carbonato de litio.
2LiOH(j) + CO2(g) -*• Lí2C 0 3(í ) + H jO
hidróxido carbonato
de litio de litio
En algunos lugares del mundo se produce cerca del suelo una concentración
poco habitual de dióxido de carbono que procede de la tierra, de alguna
fuente natural situada debajo de la misma. Si la tierra está a un nivel bajo,
por ejemplo, el fondo de un valle, el pesado dióxido de carbono se acumula
allí y los seres vivos no pueden sobrevivir. Estos lugares reciben nombres
tenebrosos corno «Valle de la Muerte» o «Valle del Veneno». Con frecuencia
se contemplan en el suelo huesos de animales que penetraron en el valle y
perecieron. Los animales se asfixian en una atmósfera de dióxido de carbo­
no. Por el contrario, en otros sitios la capa de gas tiene sólo 50 o 100 cm de
altura y por ser más denso que el aire el gas permanece cerca del suelo. En
estos valles un hombre puede transitar sin experimentar molestia alguna,
pero su perro se asfixiará.

Así como los animales no pueden vivir en el dióxido de carbono, la mayor

E x tin to r de d ió x id o de c a rb o n o en a cció n .

Copyrighted material
C om puestos 149

parte de las cosas no arden en este gas. El dióxido de carbono resulta muy
eficaz para apagar las llamas: muchos extintores de fuego lanzan espuma de
este gas y agua; otros, una nube de este gas. El agua no apaga bien los fue­
gos de petróleo; para esta clase de fuegos se necesitan extintores de dióxido
de carbono. El petróleo no se mezcla con el agua y flota en su superficie,
pero el dióxido de carbono cubre el fuego y evita su posterior combustión al
aislar las llamas del aire.
Existen muchos experimentos para demostrar las dos propiedades del dióxi­
do de carbono que le hacen tan útil como extintor de incendios: que es pe­
sado y además no arde. Al final de esta unidad se describen varios de éstos;
uno muy interesante es el de «la escalera de dióxido de carbono». Se colo­
can ocho peldaños de madera en un respaldo, también de madera, dentro
de una caja abierta por arriba y con un cristal deslizante por delante. Se
practica un agujero en el respaldo, a mitad de la escalera (A). Se quita el
cristal delantero, se colocan velas en cada peldaño y se encienden; se pone
de nuevo el cristal y por el orificio A se deja entrar lentamente dióxido de
carbono. ¿Puede predecir el orden en el que se apagarán las velas?

Estabilidad del dióxido de carbono


La mayor parte de los metales no reaccionan con el dio. rdo de carbono cuan­
do se calientan en atmósfera de este gas. Esto hace suponer que se trata de
un gas completamente inerte. No se descompone con facilidad. Por ello es tan
eficaz como extintor de fuegos. Las moléculas de dióxido de carbono no se
separan en carbono y oxígeno a menos que se las someta a una gran tempe­
ratura. La temperatura que se alcanza calentando con un mechero Bunsen
no es suficiente (alrededor de los 100°C); entre 100°C y 1500°C sólo se ob­
tienen pequeñas cantidades de carbono y oxígeno.
alta^_______
c o 2(g) temperatura * C(5) + O ,(g)
dióxido de carbono oxígeno
carbono
Algunos metales muy activos (sodio, potasio, magnesio) arden rápidamente
en oxígeno, y producen gran cantidad de calor. Estos metales tienen tal afi-

Copyrighted material
150 Elementos y compuestos

nielad por el oxígeno, que si se introduce en gas dióxido de carbono un trozo


de metal ardiendo, el calor rompe algunas moléculas y el metal reacciona
instantáneamente con el oxígeno y forma el óxido del metal. Es decir, el
magnesio ardiendo, continúa ardiendo cuando se le introduce en una atmós­
fera de dióxido de carbono; se forma un polvo blanco de óxido de magnesio
y quedan tizones negros de carbono. Se dice que el magnesio se ha oxidado
y que el dióxido de carbono se ha reducido.
2Mg(j) -f C 0 2(g) -* 2MgO(j) + C(s)
magnesio dióxido óxido de carbono
de carbono magnesio
Ensayos del dióxido de carbono
Ya hemos visto varias propiedades del gas:
1 Es soluble en agua.
2 Es un gas denso.
3 Extingue la mayor parte de las llamas.
Todas estas propiedades se emplean para ensayar este gas, pero además se
necesitan otras. Ninguna prueba por separado es suficiente para identificar­
lo. No es científico confiar en la evidencia de una e incluso dos pruebas.
Identificar con seguridad una sustancia descononocida, requiere que por lo
menos haya dado una reacción positiva a tres pruebas, o mejor cuatro.* La
medida de las propiedades físicas de la sustancia pura es lo más decisivo,
a Haga burbujear este gas en agua destilada y hervida durante unos minu­
tos. Compruebe el agua con papel indicador universal. El dióxido de carbono
es soluble en agua, con lo que da una solución acida débil (ácido carbónico).
H.O(/) + CO,(g) -> H 2C 0 3(a<7)
agua dióxido de ácido carbónico
carbono

b La densidad del dióxido de carbono es mucho mayor que la del aire. Ya


hemos visto un método para medir la densidad de los gases (libro 1, pági­
nas 96-98).

Gas absorbido Gas expulsado


por la pipeta
r
por la pipeta
f E nsayo d

Agua de cal
Tubo con gas Segundo tubo
dióxido de carbono V con agua de cal
k J

* Los ensayos a, c y d pueden dar reacciones positivas con otros gases.

Copyrighted material
c Cuando se introduce en el dióxido de carbono una astilla encendida, ésta
se apaga.
d Se prepara en un tubo de ensayo algo de agua de cal filtrada. Se recoge
sobre agua un tubo de ensayo lleno de dióxido de carbono y se extrae parte
del gas con una pipeta. Se traslada la pipeta al tubo del agua de cal y se
hace burbujear a su través. Se forma un precipitado blanco turbio, que desa­
parece si se utiliza suficiente gas.
Ca(OH)2(<«7) + COj(g) -> CaC03J(s) + H20(/)
agua de cal carbonato
calcico

Obtención de dióxido de carbono


a partir de carbono y oxígeno
C(s) + O ¿g) -> C 0 2(g)
carbono oxígeno dióxido de carbono

Se introduce algo de carbón de madera en un tubo de combustión de vidrio


conectado a un tubo colector sumergido en una solución de agua de cal. Se
Carbón de

Oxígeno

calienta el carbón de madera hasta ponerlo al rojo. Se retira el Bunsen y se


conecta una corriente de oxígeno procedente de un cilindro. El carbón con­
tinúa ardiendo en el oxígeno y destellea al rojo, demostrando que la com­
bustión del carbón en oxígeno produce una gran cantidad de calor. El agua
de cal se enturbia; otras pruebas confirman la formación de dióxido de
carbono.
Si se retira el matraz de agua de cal y se pasa a un compresor la mezcla
gaseosa de oxígeno y dióxido de carbono, de tal forma que esté sometida a
una presión de 40 atmósferas a unos 5o C, el dióxido de carbono se separa en
forma líquida y el oxígeno queda como gas.
Este método no resulta muy viable en un laboratorio escolar. Interesa em­
plear un método químico para separar el oxígeno y el dióxido de carbono.
Se reemplaza el matraz de agua de cal por uno que contenga una solución
diluida de hidróxido potásico. El oxigeno no reacciona con esta solución, y
burbujea a través de ella. En cambio, el dióxido de carbono reacciona y, pos­
teriormente, se consigue liberarlo añadiendo a la solución un exceso de áci­
do, calentando y, por último, se recoge el gas bajo agua.
152 E lem entos y com puestos

Experimentos y actividades

1 Preparación de dióxido de carbono


Todos los carbonatos metálicos producen gas dióxido de carbono en su reac­
ción con ácido diluido.
Se añade ácido clorhídrico diluido (2M) a unos pedacitos de mármol (una
forma de carbonato cálcico) y se recoge el dióxido de carbono con un tubo
colector acodado hacia abajo. La figura muestra un aparato apropiado para
utilizar en clase.
C a C 0 3(s ) - r H C l( aq) - CaCL(</</) - C 0 2(g ) + H .,0
caí b ú lla lo a cid o « .lo iu io d ió x id o de
cálcico clorhídrico cálcico carbono

2 Obtención de dióxido de carbono sólido (demostración)


Se ata una bolsa de franela o muselina al extremo de un cilindro de dióxido
de carbono líquido. El cilindro se ha de mantener horizontal. Se deja entrar
en ella el gas, abriendo y cerrando varias veces el tapón. En la bolsa se for­
man cristales de dióxido de carbono.
Nota: La licuefacción del aire, descrita en el Libro l, unidad 14, requiere una
reducción de presión para conseguir el efecto de congelación.

3 Solubilidad del gas en el agua


Se llena un tubo de ensayo con dióxido de carbono sobre agua, dejando un
poco de agua en el tubo. Se separa el tubo manteniendo un dedo en su boca.
Se agitan el agua y el gas juntos. Se coloca de nuevo el tubo en el agua y se
asegura con una pinza. Observe lo que ocurre al nivel del agua.

4 El dióxido de carbono como gas denso


a En primer lugar compruebe que un tubo de ensayo lleno de aire no apa­
ga una astilla ardiendo. Después llene un tubo con dióxido de carbono. Ob­
serve cómo apaga una astilla encendida. Ahora tome otro tubo lleno de

Copyrighted material
Compuestos 155

que las células de las plantas pueden utilizar estos almaccnadores de energía
para otras muchas reacciones.
El proceso completo de la síntesis de los hidratos de carbono en las plantas
se puede resumir así:

Reacción luminosa
clorofila + energía luminosa -* energía química almacenada en los
productos bioquímicos
Reacción en la oscuridad
dióxido de carbono + agua + energía química de -» hidrato de + oxígeno
los almaccnadores carbono
Respiración animal

Los animales respiran: inspiran oxígeno y espiran dióxido de carbono y va-

U na v is ta c o n m á s a u m e n to d e lo s g ra n o s d e
u n c lo r o p la s to (1 1 0 000 a u m e n to s ). E s ta fo to g r a ­
fía m u e s tra m á s d e ta lla d a m e n te la s u s ta n c ia
m a triz , o e s tro m a . E l e s tro m a e s tá fo rm a d o p o r
v a rio s c o m p o n e n te s Im p o rta n te s , q u e In c lu y e n
la s e n z im a s d e l c ic lo d e re d u c c ió n d e l c a rb o n o .
Los g ra n u lo s c la ro s re p re s e n ta n g ra n d e s m o lé ­
c u la s d e e n z im a s , y lo s m á s o s c u ro s y g ra n d e s
s o n rlb o s o m a s .
E sta s fo to g r a fía s n o m u e s tra n la n a tu ra le z a t r i ­
d im e n s io n a l d e l c lo ro p la s to , q u e e s tá n d is p u e s ­
ta s d e ta l fo rm a q u e h a y u n a g ra n s u p e rfic ie
d e a b s o rc ió n d e la lu z , p u e s to q u e la s m o lé c u ­
la s d e c lo r o fila s e e n c u e n tra n e n o s o b re e s ta
s u p e rfic ie .

C opyrig hte d m aterial


Compuestos 157

5 Explique y escriba las reacciones cuando sea oportuno.


a Las estalactitas y estalagmitas se encuentran frecuentemente en cuevas
de zonas calcáreas.
b Es mejor emplear la espuma que el agua para apagar un fuego de pe­
tróleo.

6 Describa el comportamiento de las moléculas de dióxido de carbono en


la limonada cuando:
a se quita el tapón;
b se coloca el tapón;
c se dejan penetrar en la boca las burbujas del líquido.

7 Se piensa que una muestra de aire contiene gran proporción de dióxido


de carbono. Trace un esquema de un aparato con el cual logrará averiguar
el porcentaje, en volumen, de dióxido de carbono de la muestra. Explique
las reacciones químicas necesarias. Utilice los objetos de la lista siguiente:
una jeringa graduada de 100 cm!; un vaso de 250 cm}; un tubo graduado de

Copyrighted material
158 Elementos y compuestos

100 cm!; una pipeta de 5 cm3; una aguja hipodérmica curva; un tubo de
ensayo.

Ayudas didácticas
Química básica Xuffield * Curso modelo, Fase I y II: Curso básico, págs. 64-
66, 68-69, 83-84, 202-206, 214-215, 251-252, 298-299, 323-325; Fase III: Curso de
opciones, págs. 8-9, 20, 184. Editorial Reverte, S. A.

Unidad 12 Hidrocarburos
El nombre «hidrocarburo» indica claramente los elementos que se combi­
nan para formar estas sustancias: carbono e hidrógeno. Los átomos de car­
bono tienen una especial capacidad para unirse entre sí formando grandes
cadenas, anillos y otros modelos complicados en el espacio. La forma y ta­
maño de la molécula queda determinada por la disposición de los átomos
de carbono, de la que hay muchas posibilidades; a continuación se dibujan
cuatro. Intente dibujar otras.

Debe asegurarse de que cada átomo de carbono tiene indefectiblemente cua­


tro enlaces. En las moléculas de los hidrocarburos, los pequeños átomos de
hidrógeno se unen a aquellos átomos de carbono que tienen enlaces libres.
Las cadenas de moléculas de hidrocarburos más simples son las de la serie
alifática saturada. A continuación figura una lista de los mismos con su pun-

Copyrighted m aterial
Compuestos 159

to de ebullición y densidad. Pruebe de explicar la forma en que varían estas


propiedades en relación con el tamaño y la forma de *las moléculas.

Hidrocarburos alifáticos saturados


Nombre Fórmula Punto de Densidad
ebullición °C g/cm -3
Metano ch4 -162 (gas) 0,424 (en el
punto de ebullición)
Etano c 2h 6 —88,5 (gas) 0,546 (en el
punto de ebullición)
Propano c ,h 8 —42 (gas) 0,501 (bajo presión)

Butano C4H10 0 (gas) 0,579 (bajo presión)

Pentano c 6h 12 36 (líquido) 0,626 (a 20"C)

Hexano c 6h 14 69 (líquido) 0,659 (a 20°C)

y asi sucesivamente.

Se habrá dado cuenta de que (Cada vez las moléculas son mayores; se aumen­
ta un átomo de carbono y dos de hidrógeno al miembro anterior de la serie.
Todas las fórmulas se pueden expresar con la misma expresión algebraica.
¿Cuál es?
Con frecuencia en los yacimientos de carbón se encuentran atrapadas bolsas
de gas metano. Si se perforan estas bolsas, el gas se expande por la mina y
forma una mezcla de metano y aire explosiva y muy peligrosa. En muchas
minas está terminantemente prohibido fumar y antiguamente, antes de alum­
brarse con bombillas eléctricas, se utilizaban lámparas especiales (la lám­
para de seguridad Davy). Incluso así, a despecho de todas las precauciones,
todavía se producen explosiones. Se cree que el metano, como el carbón, es
un producto de la descomposición de la vegetación de hace millones de años.
Cuando se encuentra bajo esta forma, el metano se llama «grisú». También
se obtiene metano al calentar carbón en las fábricas de gas. El «gas de hulla»
contiene cantidades apreciables de metano.
La vegetación que cae al fondo de lagunas estancadas, con un aporte limita­
do de aire, produce gas metano: si se revuelve con un palo el fondo de una
charca acostumbra formarse burbujas de metano; entonces el gas se llama
«gas de los pantanos». Se puede recoger el gas y demostrar que es metano.
La principal fuente de hidrocarburos es el petróleo. Ya hemos visto cómo se
separa la mezcla de los componentes (Libro 1, pág. 73), durante la destila­
ción fraccionada. Los hidrocarburos gaseosos ligeros se bombean desde la par­
te superior de la torre para licuarlos y utilizarlos como gases caloríficos o
para embotellarlos.

Copyrighted material
160 Elementos y compuestos

A veces la mayor parte de los hidrocarburos que se encuentran en un yaci­


miento rocoso son gases y, por lo general, fundamentalmente metano. Por
determinada causa, la descomposición de los organismos animales que oca­
siona la formación de petróleo produce más hidrocarburos ligeros que pe­
sados. En los Estados Unidos, África del Norte y Holanda, hay cantidades
enormes de gas natural bajo la tierra. Perforando de manera conveniente
para recogerlo se puede utilizar como gas del alumbrado.
En las Islas Británicas hay algunos lugares en los que es posible extraer gas
natural mediante pozos. En North Riding en Yorkshire, algunas ciudades
pequeñas como iMalton, Pickering y Whitby en otros tiempos se abastecieron
de metano procedente de un pozo perforado en el páramo de North York­
shire, cerca de Whitby. El gas metano se mezclaba con hidrógeno antes de
bombearlo a las ciudades. Las reservas de metano se agotaron y actualmente
se abastecen de gas procedente de una fracción del petróleo.* El metano
tiene la ventaja de no ser venenoso, y al contrario que el gas de hulla, es de
uso más seguro; sin embargo, al igual que el gas de hulla, es potencialmente
explosivo.
Durante el período 1965-66, muchas compañías petrolíferas buscaron petró­
leo en el mar del Norte y encontraron numerosas e importantes bolsas de
gas bajo el mar; se bombeó el metano para las reservas inglesas de gas. Las

T e n d id o d e una c o n d u c c ió n de gas c e rc a de
M ir fie ld , p a ra tr a n s p o rta r gas d e l Súhara.

* Ahora reemplazado por el gas del mar del Norte.

Copyrighted material
162 Elementos y compuestos

enormes reservas de gas de que se dispone en el mar del Norte han revolu­
cionado la industria del combustible en Inglaterra.
Al principio de los años sesenta se tendió a través de Inglaterra un gaseo-
ducto de 320 km, desde la desembocadura del Támesis hasta Leeds. Allí atra­
can gigantescos buques cisterna y descargan el metano líquido, que se trans­
forma en gas, y se bombea hasta Leeds. Este gas procede de los desiertos
africanos y se licúa antes de cargarlo en los petroleros que hacen escala en
los puertos de África del Norte.

Otros hidrocarburos
Los hidrocarburos alifáticos saturados no son los únicos hidrocarburos. Con
frecuencia, en ellos, los átomos de carbono están unidos por dos e incluso
tres enlaces. Se dice que estos hidrocarburos no están saturados. Las molé­
culas de hidrocarburo no saturado más simples son las del eteno (etileno)
y el etino (acetileno), producidos en las refinerías de petróleo. El eteno es
el material fundamental de los plásticos llamados polietilenos, sustancia en la
que las moléculas de eteno están todas entrecruzadas formando un entra­
mado.
Hace años las bicicletas y los coches se alumbraban con lámparas de aceti­
leno. Este gas se obtenía añadiendo agua al carburo cálcico. Una vieja es­
cuela de Yorkshire tenía un cobertizo adosado que constituía su «abasteci­
miento de gas». En el interior había una planta de fabricación de acetileno
a partir de carburo y agua, que se bombeaba al edificio principal y se utili­
zaba para encender las luces.

c h o s s itio s , da lu g a r a lo s m a te ria le s d e p o li-


e tile n o .

Si los átomos de carbono están unidos en cadenas cerradas, se llaman hidro­


carburos cíclicos. El más sencillo es el ciclopropano, C3H6. Los átomos de
carbono están unidos por enlaces sencillos, por consiguiente, el hidrocarbu­
ro es saturado. Otro hidrocarburo cíclico muy conocido es el ciclohexano,
frecuentemente usado como disolvente.
En otros hidrocarburos cíclicos los átomos de carbono están unidos por en­
laces no simples. La sustancia cristalina que forma bolas de alcanfor, llama-

Copyrighted m aterial
Compuestos 163

C,H« Ciclohexano
C«H1S

da naftalina (C,0H8), es una de ellas, así como también el líquido llamado


benceno (C6H6).

Definiciones
Un hidrocarburo es un compuesto químico formado por carbono e hidró­
geno.
Un hidrocarburo alifático saturado cuenta sólo con enlaces sencillos que
unen una cadena de átomos de carbono.
Un hidrocarburo alifático no saturado tiene uno o varios de los átomos de
carbono de la cadena unidos por dobles o triples enlaces.

Reconocimiento de los elementos de un hidrocarburo


Para este ensayo se puede utilizar el naftaleno. Se mezcla una pequeña can­
tidad de éste con unas ocho veces más de óxido de cobre(II) seco. El óxido
debe estar bien seco, y para asegurarse de ello, es conveniente emplear óxi­
do de cobre(II) previamente calentado y guardado en un secador. Se coloca
la mezcla en un tubo y se calienta suavemente.

El gas obtenido se pasa al tubo Y que contiene agua de cal limpia. Después
de algunos minutos de calentamiento se retira el tubo Y. Un precipitado
blanco indica el gas dióxido de carbono, pero no prueba su presencia. Serán
necesarios más ensayos, como se sugirió en la pág.150 , para poder estable­
cerla de forma concluyente.
Se observa cómo se condensan gotas de un líquido incoloro en la parte fría

Copyrighted material
164 Elementos y compuestos

del tubo X. el líquido se puede ensayar para descubrir si es agua como se


describe en la página 136.
El óxido de cobre(II) cede su oxígeno al carbono y al hidrógeno del hidro­
carburo. Se origina cierto número de reacciones, que dan lugar a una mezcla
de productos. Una de estas reacciones podría ser:
dióxido
óxido de cobre(II) hidrocarburo cobre agua de carbono
24CuO(j ) + C, 0H 8(.v) -> 24Cu($) + 4H 20 (/) + 1000*0?)
naftaleno

Experimentos y actividades

1 Combustión de una vela


La cera de una vela es una mezcla de hidrocarburos de cadenas de más de
veinte átomos de carbono. Antiguamente, la cera de vela se obtenía del sebo,
pero hoy es un producto secundario de las refinerías de petróleo.
Cuando se queman velas en el aire la llama produce humo. Si se mantiene
un plato metálico sobre ella, se vuelve negro a causa de las partículas de
hollín. Éstas son el producto de la combustión incompleta de la cera, es de­
cir, que no todo el carbono se oxida a dióxido de carbono. Si la vela ardiera
en oxígeno puro, cabría esperar que la llama produjera mucho menos humo.
¿Supone que ocurriría así?

Combustión en el aire

Cabe utilizar un aparato como el de la figura para averiguar la naturaleza


de los productos de la combustión de una vela, además del hollín. Se corta
una sección de un tubo de vidrio ancho de unos 30 cm de longitud. A cada
extremo se le coloca un tapón de goma y un tubo colector. Se hace entrar
aire por el fondo, mediante la succión de una bomba de agua conectada al
otro extremo del aparato. Antes de que el aire alcance la vela ardiendo, ha
de pasar a través de una mezcla de cloruro cálcico anhidro y cal apagada

Copyrighted material
C om puestos 165

en A. El primer producto seca el aire y el segundo extrae el dióxido de car­


bono. La vela arde en un aire que no contiene agua ni dióxido de carbono.
Los gases producto de la combustión de la vela de cera, se hacen pasar en B
por un iu d o refrigerado por hielo, y en C por una solución de hidróxido po­
tásico.
El agua se condensa en el interior del tubo B y se identifica con los ensa­
yos descritos en la página 135. La solución de hidróxido potásico absorbe el
dióxido de carbono. Se recupera el gas añadiendo a la solución un exceso
de ácido. Recogido el gas, se identifica con los ensayos descritos en la pá­
gina 150.

vela de cera oxígeno dióxido agua


(hidrocarburos) de carbono
Otro método de combustión de una vela en el aire

Puesto que el aire contiene humedad y dióxido de carbono, el aparato se uti­


liza dos veces: primero, sin estar la vela en su sitio (experimento de con­
trol); y, segundo, con la vela en su sitio (experimento principal). Se compa­
ran los resultados de ambos experimentos.

a Sin la vela en su sitio


Se hace entrar aire en el aparato durante cierto tiempo, diez minutos, por
ejemplo. Se comprueba la superficie interior del tubo en U, por si hay algo
de humedad de la atmósfera, y el grado de tuibidez del agua de cal, si tiene
alguna.

b Con la vela en su sitio


Se pasan los productos de combustión de la vela a través de otro aparato
igual y durante el mismo período de tiempo del experimento de control en a.
Al final de este período de tiempo se compara la cantidad de líquido depo­
sitado en el tubo en U y la turbidez del agua de cal con lo obtenido en el
experimento de control.

I Vela
í

A la
bomba de
aspiración

Hielo Agua de cal


A p a ra to p a ra la c o m b u s tió n de una v e la
en e l a ire .

Copyrighted material
166 Elementos y compuestos

c Ensayos de identificación
Si en cada ensayo se deposita líquido en el tubo en U, se identificará con los
ensayos descritos en la página 135. El gas absorbido por el agua de cal, se
recuperará filtrando el precipitado blanco y tratándolo con ácido; a conti­
nuación se identifica con los ensayos de la página 150.

2 Propiedades de un hidrocarburo alifático: el hexano


Si no se dispone de hexano, bastará la mezcla de los hidrocarburos del pe­
tróleo. Mantenga apartadas del líquido todas las llamas.

a Solubilidad en agua. Ponga algo de hexano con el mismo volumen de


agua en un tubo de ensayo. Agite varias veces la mezcla y observe qué le
ocurre al hidrocarburo.

b Densidad. Del experimento a debería poder comparar su densidad con


la del agua.

c Como disolvente. Trate de disolver en el hidrocarburo las sustancias si­


guientes y anote sus conclusiones:
i sal; ii epsomita; iii cera; iv margarina.

Prepare un tubo metálico largo (de unos 12 mm de diámetro) con tapones


de goma y tubos de vidrio. Haga circular gas del alumbrado a través del
tubo y, cuando se haya desplazado todo el aire del tubo, encienda el chorro
de gas que sale por el otro extremo. Caliente fuertemente el tubo (a ser po­
sible en un horno) durante veinte minutos. Cierre el gas, deje que se enfríe
y examine el interior del tubo. Explique el resultado después de obtener un
análisis del gas del alumbrado.

4 Efecto del abastecimiento de aire en el valor


calorífico de un combustible
Un volumen determinado de agua necesita siempre la misma cantidad de
calor para elevar su temperatura desde la del ambiente (considerando que
permanece constante), hasta su punto de ebullición.
En este experimento se miden con una probeta 100 cm3 de agua fría y st

Copyrighted material
Compuestos 167

colocan en un matraz cónico montado sobre una gasa y un trípode. Se pre­


paran otros 100 cm3 de agua en las mismas condiciones. Se calienta el pri­
mer matraz con un mechero Bunsen con la entrada de aire totalmente abier­
ta, hasta que el agua llegue al punto de ebullición y se anota el tiempo que
tarda. A continuación se calienta el segundo matraz de agua con la entrada
de aire casi completamente cerrada. Se anota también el tiempo que tarda
y se compara con el primero. Intente explicar el resultado.

5 Modelos de hidrocarburos
Realice un modelo del hidrocarburo alifático C16HM, y demuéstrese a sí mis­
mo el proceso de separación de la página 169.

Los hidrocarburos como combustibles

Los combustibles son sustancias que al arder producen gran cantidad de


calor. La cantidad de calor producida suele expresarse por el peso de com­
bustible quemado totalmente.

Definición
El valor calorífico de un combustible es la cantidad de calor producido
cuando se quema totalmente un peso dado del mismo, y se expresa en joules
por kilogramo (J kg-1) o en calorías por gramo.

Los hidrocarburos tienen un valor calorífico mucho más grande que la ma­
dera, la turba, la hulla y la antracita. Es decir, peso por peso (considerán­
dolos secos) el petróleo y el gas natural producen más calor cuando se que­
man. El hidrógeno todavía produce más calor al arder.

Comparación de los valores caloríficos de varios combustibles

El valor calorífico de un combustible sólo es uno de los factores que se han


de tener en cuenta al elegirlo con fines caloríficos. Otro factor es la eficien­
cia del aparato en el cual se va a quemar, es decir, la cantidad de calor pro­
ducido por un determinado peso de combustible comparado con el máximo
para ese mismo peso. Las parrillas antiguas sólo tenían una eficiencia dél
25 %; se perdía el 75 % del calor. Las modernas cocinas de carbón han me­
jorado algo su eficacia y algunas alcanzan el 40 %. Sin embargo, las calde­
ras modernas llegan hasta el 85 %. Es decir, no sólo el petróleo y el gas pro­
ducen más calor al arder, sino que las calderas de gas y petróleo son más
eficaces. Verdaderamente, las chimeneas son un sistema muy caro para ca­
lentar las casas y en la mayor parte de las ciudades son la causa principal
de la contaminación atmosférica.

Copyrighted m aterial
Compuestos 169

proporcionan más potencia cuando se utilizan en los motores de los coches


modernos. La expresión «número de octanos» procede de la utilización de
un hidrocarburo ramificado, el iso-octano, como referencia; se dice que este
hidrocarburo tiene un poder antidetonante de 100. A veces se añade a la ga­
solina una sustancia llamada plomo tetraetilo, para aumentar su octanaje.

H CHS H CHs H
I I I I I
H— C---- C— C----- C— C -----H
H H H
Iso-octano (C8HIg)

Estabilidad de los hidrocarburos

Los hidrocarburos alifáticos se rompen con facilidad al calentarlos. La per­


turbación térmica es suficiente para romper los enlaces de las cadenas. Las
moléculas de los hidrocarburos de tamaño medio se rompen por calenta­
miento y evaporación entre 400 °C y 700 HC, especialmente si se aplica algo
de presión. Los hidrocarburos sencillos con enlaces dobles o triples (por
ejemplo, eteno y etino) se descomponen a unos 800 °C, mientras que el me­
tano necesita 1000°C o más para que sus moléculas comiencen a romperse.
¿Por qué supone que ocurre así?

«Cracking» del petróleo (pirólisis o degradación térmica)

El proceso de rotura de las moléculas de los hidrocarburos alifáticos se


llama «cracking». El ama de casa también realiza este proceso cuando echa
grasa en un horno caliente y la deja crepitar y ennegrecer. En las refinerías
de petróleo el proceso comienza cuando se fraccionan las largas cadenas de
los hidrocarburos en otras más pequeñas. Para ello se utilizan catalizadores
a fin de obtener um«cracking» eficaz, sin alcanzar las condiciones extremas
de presión y temperatura. Los catalizadores aumentan la velocidad de des­
composición, pero no suelen gastarse en el proceso. En estas reacciones
se emplean el silicato alumínico hidratado y el ácido fosfórico. Las siguien­
tes reacciones son las típicas de estos procesos.

Q lbH sí — C 8H18 -f- C8Hia


octano octeno
C18H 84 C 8H18 -+- C4H10 -f- 2C8H4
-* ■

octeno butano eteno

Ejercicios
1 Dibuje los diagramas de las moléculas C4H6, C4HS, C4Hi0. ¿Cómo se lla­
man estas moléculas?

Copyrighted m aterial
Compuestos 171

Alkathene — The Adventurous Years. Un filme de 35 minutos que describe


el descubrimiento del polietileno en 1933, su producción y aplicaciones más
importantes. I.C.I. Film Library. Préstamo gratuito.
Filmes tipo «loop»
Cracking, Nuffield Science Teaching Project.
Petroleum Fractionation, Nuffield Science Teaching Project.
Química básica Nuffield - Curso modelo, Fase I y II: Curso básico, págs. 62-
64, 201-204, 420-421, 430-433, 487-488. Editorial Reverté, S. A.

Lecturas básicas
Petroleum: a Fuel and a Chemical, Nuffield Sample Scheme.
The Origin of Oil — and Life, P. Sylvester-Bradley, Discovery, mayo 1964.
The Petroleum Handbook, Shell Petroleum Co.

Unidad 13 Investigación de la acción del calor


sobre óxidos, carbonatos y nitratos
En esta unidad se estudian las reacciones que se producen cuando se calien­
tan diferentes óxidos, carbonatos y nitratos y la facilidad con que se des­
componen estos compuestos.

1 Estudio preliminar
a Oxidos
Sólo unos pocos óxidos metálicos se descomponen fácilmente por el calor.
Caliente en un tubo de ensayo cada uno de los óxidos sugeridos, primero con
suavidad, después fuertemente. Compruebe si se ha producido algún gas,
en caso afirmativo extráigalo del interior del tubo con una pipeta y sóplelo
con suavidad sobre una llama. (Compare el resultado con el producido cuan­
do sopla sobre la llama solamente aire.) Deje enfriar el tubo e investigue el
sólido para ver si se ha formado un metal. ¿Se observan otros cambios?
2MO(.s) -> 2M(j) + 0 2(g) (M tiene valencia 2)
óxido metal gas oxígeno
metálico
2M20 ( j ) -► 4M(j) + 0 2(g) (M tiene valencia 1)
Óxidos para investigar
Óxido de plata*, óxido de cobre(II), óxido de plomo(II) y óxido de cinc,

b Carbonatos anhidros
Muchos carbonatos metálicos están hidratados, es decir, los cristales tienen
* El óxido de plata precipita añadiendo a la solución de nitrato de plata hidróxido só­
dico diluido

Copyrighted m aterial