Вы находитесь на странице: 1из 6

Práctica de Psicología del Pensamiento

Solución de problemas

Alejandro Mallén Gracia

629993

Universidad de Zaragoza (Campus de Teruel)


El problema seleccionado para la realización de la práctica es el siguiente:

“Tres amigas, Ada (A), Beatriz (B), y Carlota (C) comparten una pizza para merendar.
Sabemos que entre A y B se comen ½ de la pizza; entre B y C se comen 2/5 de la pizza y
por último, entre A y C comen 5/9 de la pizza. ¿Qué cantidad de pizza come Carlota?
¿De qué es la pizza?”

Se trata de un problema matemático, a primera vista bien definido pero


posteriormente y tras un análisis más a fondo determinado como mal definido y
complejo, relacionado con fracciones en el que se presenta por un lado un problema
cuya respuesta implica conocer la cantidad de pizza que come C; y por otro lado,
averiguar de qué tipo de pizza se trata. Este último constituye un problema a resolver
mal definido, por los grados de libertad que implica, pero simple.

Para su resolución hemos contado con una estudiante de psicología de 21 años en un


espacio cómodo y sin ruidos ni distracciones que pudiesen entorpecer el desarrollo de
la actividad.

Los pasos que la sujeto realizó para solventar el problema fueron:

- Comprensión y lectura del enunciado de problema propuesto.


- Un tiempo dedicado a la estructuración del mismo.
- Comienzo de la realización de operaciones matemáticas como mínimo común
múltiplo para poder continuar operando con los datos.
- Recolocación como ecuaciones.
- Varios lapsos de tiempo latentes donde especificaba que estaba atascada,
generalmente cuando llegaba a un punto muerto
- Revisión de los procesos que la habían llevado a un “callejón sin salida”.
- Probar con nuevas estrategias y conocimientos matemáticos.
- Nueva lectura del problema.
- Aclaración con el enunciado donde descubre datos que había pasado por alto
anteriormente.
- Explicación lógica de los resultados, donde A+B=1/2 de modo que C debería ser
1/2 que resta.

2
- Nueva y última lectura del enunciado donde advierte de incoherencias y fallos
lógicos en la estructura del problema, donde acaba por entender que los datos
que se ofrecen, no pueden ser correctos.
- Llega a la conclusión de que es una pregunta trampa, al igual que la segunda
pregunta, a la cual contesta “la pizza es de bacon, ya que contiene las iniciales
de cada uno de los nombres del enunciado”.

Hemos dedicado 22 minutos a la ejecución de la práctica en los cuales se han


contabilizado:

- 3 minuto a la lectura del problema


- 3 minutos al planteamiento
- 11 minutos de atasco en el problema
- 5 minutos para su resolución a través de la matemática y la lógica

Durante la observación de la resolución se han mostrado conductas de autocontrol


como según comenta “no he roto las hojas”, así como estratégicas de meta cognición
como “concéntrate, que tú sabías hacerlo” con fines de auto motivación. Se muestra
seguro en la mayoría de inicios de procedimientos viéndose frenada a menudo por
atascos en los momentos en los que no tenía respuesta matemática esperada o no
conseguía llegar a ningún resultado. Cabe destacar que después de muchas
dificultades matemáticas, se llego a la conclusión de que el enunciado del problema,
tenía trampa, ofreciendo datos erróneos e imposibilitando la resolución del mismo. De
todos modos, el intento de proceso de resolución del problema es valido.

Debido a la mayor relación de los contenidos del temario con la primera pregunta,
relacionada con el problema matemático, este informe se centrará en dicha pregunta.

La forma de resolver la tarea está claramente guiada por heurísticos y algoritmos que
de modo automático se han puesto a funcionar a la hora de la ejecución, sin embargo
se ha visto complicada por no haber entendido desde un principio que los datos
ofrecidos eran erróneos de modo que cualquier aplicación de heurísticos y algoritmos
se veían avocados al fracaso ya que poco tardaban en llegar a un punto muerto.

Entre los heurísticos más observados durante la resolución se pueden encontrar:

3
- Heurístico de ensayo-error: El más utilizado de manera automática por la sujeto
durante varios puntos de la prueba.
- Heurístico de la división del problema en sub problemas: Utilizado sobre todo a
la hora de establecer las relaciones entre A, B y C y sus respectivos valores
fraccionarios.
- Heurístico de establecimiento de sub metas: Utilizado a la hora de determinar,
por ejemplo qué parte de pizza comió A para poder determinar depués qué
parte comió B
- Asociación: “La pizza es de BACon” supone una simple asociación por la
proximidad lingüística de la palabra bacon con las iniciales de los protagonistas
del problema.

Cabría destacar en este punto la teoría de Newell y Simons referente la producción de


reglas silogísticas mantenidas en la MLP: La sujeto ha mencionado repetidamente que
conceptos como el mínimo común múltiplo los aprendió en la ESO (así como el
concepto de despejar las incógnitas de las ecuaciones que formulaba), conformando
un aprendizaje de algoritmo silogístico de modo que una situación de resolución de
fracciones (p) la llevará a utilizar una regla matemática como la mencionada
anteriormente (q), si p ---> q. Desde luego, se ha establecido en su MLP
considerándose una aplicación de campo de la teoría de Newell y Simons.

Siguiendo la teoría de Polya, quien se basó para sus teorizaciones en expertos


matemáticos, y no en nuestra sujeto, determinó ciertos pasos que solían seguir para la
consecución de la tarea, a saber: comprensión del problema, establecimiento y
concepción del plan, puesta en marcha y revisión de la tarea. Tal y como señala en sus
líneas, el resultado depende de lo que haga el resolutor, y al no haber llevado a cabo
de manera eficaz la fase de comprensión del problema, ni la fase de establecimiento y
concepción del plan de manera clara, el resultado desembocó en varios errores que
llevaron a atascos y al replanteamiento de la tarea al no tener definidos
completamente los elementos de la misma.

Teóricos como Mayer nos explican que cada paso adelante en la tarea exige diferentes
conocimientos que podrían influir en su resolución, es decir, que las intervienen

4
diferentes capacidades semánticas, lingüísticas y esquemáticas. La sujeto utilizo por
medio de su capacidad lingüística y semántica las operaciones fraccionarias a un
lenguaje que ella pudiese entender, posteriormente utilizaría sus conocimientos
esquemáticos operativos de resolución de problemas de fracciones adquirida durante
su etapa escolar para llegar a la solución, y para emitir la respuesta utilizaría de nuevo
el lingüístico. No obstante, observamos un fallo en la fase de traducción, es decir, un
error en el conocimiento lingüístico y semántico al no haber interpretado del todo bien
el enunciado, o al menos, no ver toda la información implícita que le ofrecía.

Gardner por su parte nos valdría como apoyo y soporte para defender los errores
cometidos por la sujeto ya que entiende que el léxico utilizado en los problemas
matemáticos y sus relaciones es diverso del que se utiliza en la vida cotidiana, de modo
que entiende que se den los errores que derivan desde un punto de vista, como se
menciona, léxico.

De los modelos de conocimiento específicos se podría destacar como contrapartida a


lo escrito anteriormente que la sujeto posee un conocimiento reducido para la
resolución matemática de modo que a pesar de tener un esquema más o menos
definido no lo ha podido completar con los conocimientos adecuados, no por ello
asumiendo que se debe a una menor capacidad cognitiva, simplemente no se han
constituido este tipo de problemas como tareas cotidianas, de modo que se pueden
entender como una falta de experiencia y pericia; no pone a funcionar los heurísticos
de manera tan automatizada ni tan eficaz como lo haría un experto en el tema. Estos
estudios hablan de resoluciones de problemas haciendo hincapié en la pericia y
experiencia como factores influyentes, donde cabría apuntillar que nuestra sujeto no
ha tenido contacto con las operaciones lógicas matemáticas desde hace al menos cinco
años, sin haber sido nunca su objeto de estudio intensivo. Por ello estos estudios
podrían excusar los resultados obtenidos, salvaguardándose en la falta de capacidad
matemática, por otra parte muy señalada en la cultura popular.

5
Para concluir, acabaré señalando por un lado, que la teoría que mas podría adecuarse
según mi punto de vista a lo sucedido en la práctica es la sostenida por Newell y
Simons, por las mismas razones que he expuesto anteriormente:

“La sujeto ha mencionado repetidamente que conceptos como el mínimo común


múltiplo los aprendió en la ESO, conformando un aprendizaje de algoritmo silogístico
de modo que una situación de resolución de fracciones (p) la llevará a utilizar una regla
matemática como la mencionada anteriormente (q), si p ---> q. Desde luego, se ha
establecido en su MLP considerándose una aplicación de campo de la teoría de Newell
y Simons.”

Y, por el otro lado, veo más adecuadas las teorías generales de resolución de
problemas como las expuestas anteriormente frente a las de los modelos de
conocimiento específicos, ya que de ellas poco cabría destacar teniendo en cuenta que
la sujeto no tiene conocimientos de estos dominios, así como porque no he podido
observar la resolución del mismo problema de manos de alguien que tuviese un
destacable conocimiento matemático.