Вы находитесь на странице: 1из 35

Ca pít ul o III

R e lac i ó n d e las f ac ult ade s


e n la crít ica d e l jui c i o

¿H a y una f o r ma s u p e r io r del s e n t im ie n t o ?

Esta pregunt a significa lo siguiente: ¿hay re pre ­


sentaciones q ue determinen a p rio ri un estado del
sujeto c o m o plac er o dolor? En este caso no se
trata de una sensación: el plac e r o el do lo r q ue
la sensación pro duc e (sent im ient o) só lo se pue de
c o no c e r em píricamente. Y lo m ism o o curre cuan­
do la re present ació n de l o bje t o es a p rio ri. ¿Se
invocará la ley m oral c o m o representación de una
forma pura? (El respet o c o m o efecto de la ley se­
ría el est ado supe rio r del dolor; la satisfacción in­
telectual, el est ado supe ri o r de l plac e r.) La re s­
puesta de K ant es negat iv a1. Pues la satisfacción
no es un efect o sensible ni un sentimiento par­
ticular, sino un «an álo g o » int e le c t ual de l se nt i­
miento. Y el respet o só lo es un efecto en la m e -

1 cj, § 12.

83
dida e n q ue es un sentim iento negat iv o; e n su
aspe c t o posit iv o, más q ue de riv ar de la ley, se
c o nfunde c o n ella c o m o móvil. P o r re gla general,
es im po sible q ue la facultad de sentir adv e nga a
su form a superior c uando encuentra su pro pi a ley
en la fo rm a inferior o supe rio r de la facultad de
desear.
¿ Qué sería, pues, un plac e r superior? N o d e be ­
ría estar ligado a ninguna atracción sensible (in­
terés e m píric o para la e xist encia de l o bje t o de
una sensació n), ni a ninguna inclinación intelec­
tual (int erés práct ico puro para la exist encia de
un o bje t o de la v o lunt ad). La facultad de sentir
só lo pue de ser supe rio r si es desinteresada e n su
principio. Lo q ue importa no es la existencia del
obje t o re present ado, sino el sim ple efecto de una
re pre se nt ac ió n so bre mí. Esto e q ui v ale a decir
q ue un plac e r supe rio r es la e xpre sió n sensible
de un ju ic io puro , de una o pe rac i ó n de juz gar2.
Esta o pe rac ió n se present a ante t o do en el juicio
estético del tipo «esto es bello».
Pero, ¿cuál es la re present ació n que, e n el jui­
cio estético, pue de tener c o m o efect o este placer
superior? Puesto q ue la existencia material de l o b­
jeto es indiferente, se trata de la representación
de una form a pura. Pero esta v e z es una form a de
objeto. Y esta fo rm a no pue de se r sim plem ente
la de la int uic ió n, q ue n o s re lac i o n a c o n o b ­
jet o s e x t e ri o re s q ue e xi st e n m at e rialm e nt e . En
v erdad, «forma» significa aho ra lo siguiente: re fle­

2 a § 9.

84
xión de un o bje t o singular e n la im aginación. La
form a es lo q ue la im aginació n refleja de un o b­
jeto e n o po sic ió n al elem ent o material de las sen­
sac i one s q ue e se o bje t o p ro v o c a e n tanto q ue
existe y actúa so bre nosotros. Kant lle ga a pre ­
guntar: ¿se pue de decir q ue un c o lor o un so ni­
do so n be llo s po r sí mismos? T al v e z lo fueran
si, e n lugar de apre he nde r materialmente su e fe c ­
to cualitativ o so bre nuest ros sent idos, fué ram o s
capaces de reflejar mediante la im aginación las v i­
braciones de las q ue se c o m po ne n. Pe ro el c o lor
y el so nido son de m asiado materiales, están d e ­
m asi ado h un d i d o s e n nue st ro s se nt i do s c o m o
para reflejarse así e n la im aginación: so n c o ad­
yuvantes más bie n q ue elem ent os propiam ente di­
chos de la belle z a. Lo esencial es el dibujo y la
c o m posición, q ue so n precisam ent e m anifestacio­
nes de la re fle xió n fo rm al3.
En el juicio estético, la representación refleja de
la fo rm a es causa del plac e r superio r de lo b e ­
llo. P o r tanto, hem o s de c o m pro bar q ue el esta­
do supe rio r de la facultad de sentir present a dos
caracteres paradó jico s e íntimamente ligado s e n­
tre sí. P o r una parte, y contrariamente a lo q ue
ocurría e n el caso de las otras facultades, la f o r­
ma supe rio r no de fine aq uí ningún interés de la
razón: el plac e r estético es tan independient e del
interés espe c ulat iv o c o m o de l interés práct ico y
se de fine c o m o ent eram ent e de sint e re sado . P o r
otra parte, e n su fo rm a superior, la facultad de

3 a § i4.

85
sentir no es legisladora: t o da legislación implica
obje t os so bre los cuales se ejerce y q ue le están
sometidos. Pe ro el juicio estético no sólo es siem­
pre particular, del tipo «esta rosa es bella» (la pro ­
po sic ió n «las rosas so n bellas en general» implica
una co m parac ió n y un juicio ló g i c o s)4, sino que,
y so bre todo, no legisla so bre su o bje t o singular,
pue st o q ue es totalmente indiferent e a su e xis­
tencia. Kant nie ga pue s el e m ple o de la palabra
«autonomía» en lo referente a la facultad de se n­
tir e n su fo rm a superior: impotente para legislar
so bre objetos, el juicio no pue de ser sino heau-
tónom o *, es decir, legislar so bre sí m ism o 5. La fa­
cultad de sentir no tiene d om in io (n i fenóm e no s,
ni cosas e n sí); t am po c o e xpre sa las co ndicio nes
a las q ue ha de som eterse un gé n e ro de objetos,
sino únicamente las condiciones subjetivas para el
ejercicio de las facultades.

Se n t id o c o mú n e s t é t ic o

Cuando de c im o s «esto es be llo » no q ue re m o s


de c ir sim plem ent e «esto es agradable », sino q ue
aspiram os a una cierta o bjet iv idad, a una cierta

4 CJ} § 8 .
5 CJ, In t r o d u c c ió n , §§ 4 y 5.
* K a n t c o n t r a p o n e e n e l c it a d o c o n t e x t o b eautonom ía a
autonom ía. M . G a r c ía M o r e n t e , t r a d u c t o r a l e s p a ñ o l d e la
C rítica del ju icio , e x p lic a a s í e n n o t a e l u s o d e a m b o s té r ­
m in o s : « A u t o n o m ía d e l g r ie g o a p t r ô Ç , la t ín ipse, m is m o .
H e a u t o n o m ía d e l g r ie g o éa(XT CJ, la t ín s ib i, a s í m is m o .
A u t o n o m ía s ig n ific a le g is la c ió n p r o p ia , y h e a u t o n o m ía , le ­
g is la c ió n d a d a p o r e l s u je to a s í m is m o ». [N . del e d j

86
necesidad, a una cierta universalidad. Pe ro la pura
representación del obje t o be llo es particular: po r
tanto, la obje t iv idad del juicio estético es una o b ­
jetividad sin concept o, o (lo q ue v ie ne a ser lo
m ism o ) su ne c e sidad y su univ ersalidad so n sub­
jetivas. Cada v e z q ue interv iene un c o nc e pt o d e ­
term inado (figuras geom étricas, e specie s bi o ló g i ­
cas, ideas racionales), el juicio estético deja de ser
puro al mismo tiempo q ue la bellez a deja de ser li­
bre 6. La facult ad de sentir, bajo su fo rm a supe ­
rior, t am po c o p ue d e d e p e n d e r m ás de l interés
especulat iv o q ue de l interés práctico. P o r esta ra­
z ón lo único q ue se po n e c o m o universal y ne c e ­
sario e n el juicio estético es el placer. Supo ne m o s
que, e n teoría, nuestro plac e r sea c o m unic able o
v álido para t odos, pre sum im o s q ue todos de be n
experim ent arlo. Esta pre sunc ió n, esta supo sic ió n
t am po c o es un «post ulado», pue st o q ue e xc luy e
t o do c o nc e pt o de t e rm inado 7.
Sin e m bargo , esta supo sic ió n sería im po sible si,
de alg un a m ane ra, n o i nt e rv ini era e l e n t e n d i ­
miento. H e m o s visto q ue el pape l de la im agi­
nac ió n consistiría e n re fle jar un o bje t o singular
de sde el punt o de vista de la form a. A l hacerlo,
no se relaciona c o n un co nc e pt o det erm inado del
ent endim ient o, sino q ue se re lac iona c o n el e n­
t e ndi m ie nt o m ism o c o m o fac ult ad de lo s c o n ­
ceptos e n general; se re lac io na c o n un c o nc e pt o
ind ete rm inad o del entendimiento. Esto quiere de ­
cir que , e n su libertad pura, la im aginación c o n­

6 ÇJ> § 6 (pulchritud o vaga).


7 CJ, § 8 .

87
cuerda c o n el ent endim ient o e n su le galidad no
específica. Co n t o do rigo r se po drí a decir q ue la
im aginac ió n, aquí, «e sque m at iz a sin c o nc e pt o »8.
Pe ro el esquem at ism o es sie m pre el acto de una
im aginació n q ue y a no es libre, q ue está deter­
m inada a actuar e n c o nfo rm idad c o n un c o nc e p­
to del entendimiento. En v e rdad, la im aginación
hace algo más q ue esquematizar: manifiesta su li­
bert ad más pro funda al reflejar la fo rm a de l o b­
jeto, «se jue ga e n cierta m ane ra e n la c o nt e m pla­
ció n de la figura», se co nv iert e e n im aginac ió n
product iv a y e spont ánea «c o m o causa de form as
arbi t rari as de i n t ui c io ne s p o s i bl e s » 9. H e aq uí ,
pues, una co nc o rdanc ia entre la im aginac ió n en
tanto libre y el ent endim ient o e n tanto indet er­
m inado. H e aq uí una concord ancia lib re e inde­
term inada entre facultades. D e esta c o nco rdancia
tenem os q ue decir q ue de fine un sent ido c o m ún
pro piam ent e estético (e l gust o ). En efecto, el pla­
c e r q ue supo n e m o s c o m uni c able y v áli do para
t o do s n o es otra c o sa q ue el re sult ado de esa
co ncordancia. Puest o q ue n o se realiz a bajo un
co nc e pt o det erm inado, es im po sible c o no c e r in­
telectualm ente el libre jue g o de la im aginación;
só lo se lo pue de sentir10. Nuest ra supo si ció n de
una «co m unic abilidad del sentimiento» (sin inter­
v e nc ió n de un c o nc e pt o ) se funda, pue s, e n la
de una c o nc o rdanc ia subjetiv a de las facultades,

8 CJ, § 3 5 .
9 CJ, § 1 6 y «O b s e r v a c ió n g e n e r a l s o b r e la p r im e r a s e c c ió n
d e la a n a lític a ».
10 CJ, § 9 .

88
en tanto esta co nc o rdanc ia constituye el sent ido
c o m ún11.
Se po drí a creer, q ue el sent ido co m ún estético
completa los do s anteriores, q ue así c o m o e n el
sent ido c o m ún ló gic o y e n el moral, o ra el e n­
tendimiento, ora la raz ón, legislan y det erm inan
la funció n de las otras facultades, habría lle gado
ahora el turno a la im aginación. Pe ro esto no es
posible. La facultad de sentir no legisla so bre los
obje t o s; p o r tanto, no hay en ella una fac ult ad
(e n el se gundo sent ido de la palabra) q ue sea le ­
gisladora. El sentido co m ún estético no representa
un ac ue rdo o bje t iv o de las facultades (e s decir,
una sum i si ó n de o bje t o s a una fac ult ad d o m i ­
nante q ue determinaría al m ism o t iem po el pape l
de las otras facultades en relación c o n eso s o b­
jetos), sino una pura arm onía subjetiv a e n q ue la
im aginación y el ent endim ient o se ejercen e spo n­
táneamente, cada uno po r su cuenta. Entonces, el
sentido c o m ún estético no com plet a las otras dos,
sino q ue las fu n d a o las hace posibles. Jamás una
facultad adquiriría un pape l legislador y determi­
nante si todas las facultades en conjunto no fueran
ante todo capaces de esta libre armonía subjetiva.
Pe ro entonces nos encontram os ante un po ble -
ma particularmente difícil. Explicam os la univ ersa­
lidad del plac er estético o la com unicabilidad del
sentimiento superior po r la libre concordancia de
las facultades. Pero, ¿basta c o n presum ir esa libre
concordancia, con supo ne rla a p riori? ¿ No d e be ­

11 CJ, §§ 39 y 40.

89
ría, po r el contrario, ser p rod u cid a e n nosotros?
En otras palabras, ¿no de be rí a el sentido com ún
estético ser o bje t o de una génesis , gé ne sis tras­
cendental pro piam ent e dicha? Este pro ble m a d o ­
mina la prim era parte de la crítica del juicio; su
so lució n implica v arios m om ent os com plejos.

Re l a c ió n d e l as f ac ul t ad e s e n l o s ub l ime

Mientras perm ane c e m o s en el juicio estético del


t ipo «esto es bello», la raz ó n no pare c e de se m pe ­
ñar ni ng ún pape l: só lo int e rv ie ne n el e nt e ndi­
m iento y la im aginación. A de m ás, se ha e nc o n­
t rado una fo rm a supe rio r de l placer, pe ro no una
fo rm a supe rio r de l dolor. Pe ro el juicio «esto es
be llo » es únicam e nt e un t ipo de juicio estético.
T e ne m o s q ue considerar el otro tipo, «esto es su­
blime». En lo Sublim e, la im aginación se ent rega
a una activ idad q ue no tiene nada q ue v e r con
la re fle xió n form al. El sentimiento de lo sublim e
se experim ent a ante lo inform e o lo de fo rm e (i n ­
m e nsidad o po de r). Entonces t o do suc e de c o m o
si la im aginación se enfrentara a su pro pi o límite,
c o m o si se v i e ra f o rz ad a a dar e l m áx i m o de
sí, c o m o si sufriera una v io lencia q ue la llev a al
e xt rem o de su pode r. Sin duda, e n la m e dida en
q ue se trata de aprehender (apre he nsió n sucesi­
v a de las part es), la im aginación no tiene límite.
Pe ro c uando se trata de re pro duc ir las partes pre ­
cedentes a m e dida q ue lle ga a las siguientes, tie­
ne un m áx i m o de com p re he n s ión sim ult áne a.

90
Ante lo inm enso, la im aginac ió n e xperim ent a la
insuficiencia de ese m áxim o, «trata de e nsanchar­
lo y re cae so bre sí misma*»12. A prim era vista atri­
buim o s al o bje t o natural, es decir a la naturaleza
sensible, esa inm ensidad q ue re duc e nuestra im a­
ginación a la im potencia. P e ro e n v e rdad nada,
fuera de la razón, nos fuerz a a reunir en un t odo
la inm ensidad de l m un do sensible. Así se pe rc a­
ta la im aginació n de q ue es la raz ó n la que, al
im pulsarla al límite de su pode r, la fuerz a a c o n­
fesar q ue t oda su pot enc ia n o es nada e n c o m ­
parac ión c o n una Idea.
Lo Sublim e, pues, no s p o n e e n pre se nc ia de
una relación subjetiva directa entre la im aginación
y la razón. Pe ro m ás q ue una concordancia, esa
relación es un dis cordancia, una contradicción v i­
vida entre la e xigencia de la raz ó n y la pot encia
de la im aginación. P o r e so la im aginación pare c e
pe rde r su libertad y el sentimiento de lo sublim e
parec e más un do lo r q ue un placer. Pero, e n el
f o ndo de la disco rdanc ia apare c e la c o nc o rdan­
cia; el do lo r hace po sible un placer. Cuando algo
que e x c e de a la im aginación po r todas partes la
po n e en pre se nc ia de su límite, la im aginac ió n
so bre pasa su límite — aunq ue de m anera negati­
va, po r cierto— m ediante la represent ación q ue
se hace de la inaccesibilidad de la Ide a racional
y la co nv e rsió n de esa inaccesibilidad misma e n
algo present e en la nat uralez a sensible. «La im a­
ginación, q ue fuera de lo sensible no encuentra

12 Q } § 26.

91
nada e n do n de apo y arse , se siente no obstante
ilimitada de bi do a la desaparic ió n de sus límites;
y esta abstracción es una present ación del infini­
to que, po r esta razón, só lo pue de ser negativa,
pe ro que, sin e m bargo , ens ancha el alm a»13. Tal
es la co nco rdancia-disco rdant e de la im aginación
y la razón: no só lo la raz ón tiene un «destino su­
prasensible», sino tamb ién la imaginación. En esta
concordancia, el alm a se siente c o m o la unidad
suprasensible indet erm inada de todas las faculta­
des; nosot ros m ism os no s re lac io nam o s c o n un
ho gar c o m o c o n un «punt o de concentración» en
lo suprasensible.
Entonces se v e q ue la c o nc o rdanc ia im agina­
c ió n-raz ó n no es sim plem ente supuest a, sino que
es v erdaderam ent e engendrada , e nge ndrada en la
discordancia. P o r e so el sent ido c o m ún q ue c o ­
rre spo nde al sentimiento de lo sublim e no se se ­
para de una «cultura», c o m o m o v im ie nt o de su
gé ne sis14. Y en esta génesis es do n de nos pe rc a­
tam os de lo esenc ial relativ o a nuest ro destino.
En efecto, las Ideas de la raz ó n so n especulat i­
v am ente indeterminadas, prácticamente indetermi­
nadas. Esto y a es el principio de la diferencia e n­
tre lo subli m e m at em át ico de lo i nm e nso y lo
sublim e dinám ic o de la po t e nc ia (un o po n e en
jue go la raz ó n de sde el punt o de vista de la f a­
cultad de conocer, mientras q ue el otro lo hace
de sde e l pun t o de v ista de la f ac ult ad de d e -

13 CJ, § 2 9 , «O b s e r v a c ió n g e n e r a l».
14 CJ, § 2 9 .

92
se ar)15. De m ane ra que, e n lo sublim e dinám ico,
el de st ino suprase n sible de nuest ras fac ult ade s
parece c o m o la pre de s tinación de un ser moral.
El sentido de lo sublime es engendrado en nosotros
de tal manera que prepara una finalidad más alta y
nos prepara para el advenimiento de la ley moral.

Pu n t o de v is t a de la g é n e s is

Lo difícil es encontrar el principio de una g é ­


nesis análo ga para el sentido de lo bello. Pue s en
lo sublim e , t o do es subjetiv o, re lac ió n subjetiv a
entre facultades; lo sublim e só lo se relaciona con
la nat uralez a po r su pro y e c c ió n, y esta pro y e c ­
ción se efectúa so bre lo inform e o lo de fo rm e de
la naturaleza. T am bié n e n lo be llo nos encont ra­
mos ante una c o nc o rdanc ia subjetiv a; pe ro ésta
tiene lugar c o n oc asió n de form as objetivas, aun­
que a pro pó sit o de lo be llo se plantea un pro ­
ble m a d e d e d u c c i ó n q u e n o se p la n t e a ba a
propósit o de lo sublim e 16. El análisis de lo subli­
me no s puso en la pista al present arnos un se n­
tido c o m ún no só lo supuest o, sino e nge ndrado .
Pero una génesis de l sent ido de lo be llo plantea
un pro ble m a m ás difícil, po rq ue reclam a un prin­
cipio c o n alcance o bje t iv o 17.
Sabe m o s q ue el plac e r estético es c o m ple t a­
mente desint eresado, pue s no afecta en abso lut o

15 Q , § 2 4 .
16 CJ} § 3 0 .
17 D e d o n d e e l lu g a r d e l a n á lis is de lo S u b lim e e n la
C rítica del ju icio .

93
a la existencia de un objeto. Lo be llo no es o b­
jeto de un interés de la razón. P e ro puede u n ir­
se s intéticamente a un interés racional. Supo nga­
m o s q ue así sea: el plac er de lo be llo no deja de
ser desint eresado, pe ro el interés al q ue se une
p ue d e se rv ir c o m o pri n c i pio para una gé ne sis
de la «comunicabilidad» o de la universalidad de esc
placer; lo be llo no deja de ser desinteresado, pero
el interés al que se une sintéticamente pue de ser­
v ir c o m o re gla para una génesis de l sent ido de
lo be llo c o m o sent ido com ún.
Si bie n ésta es la tesis kantiana, he m o s de av e ­
riguar cuál es el interés q ue se une a lo bello,
Ant e t o do se pensará e n un interés social e m pí­
rico, q ue tan a m e nudo se enlaz a a los objetos
be llo s y q ue es c apaz de e nge ndrar una suerte
de gust o o de c o m unic abilidad de l placer. Pero
no hay duda de q ue lo be llo se asocia a tal in­
terés só lo a pos te riori18. Únicam ent e un interés de
la raz ó n pue de re spo nde r a las e xigencias pre c e ­
dentes. Pero, ¿en q ué pue de consistir aq uí un in­
terés racional? N o pue de re caer so bre lo be llo en
sí mismo. Recae exclusiv am ent e e n la aptitud dv
la naturaleza para pro duc ir fo rm as bellas, es de ­
cir, fo rm as c apac e s de reflejarse e n la im agina­
ción. ( Y la nat uralez a pre se nt a esta aptitud allí
do n de m uy raramente llega e l o jo hum ano com o
para reflejarlas efectivamente: p o r ejem plo , en el
f o ndo de los o c é ano s19.) El interés unido a lo be*

18 Q , § 4 1 .
19 CJ, § 3 0 .

94
lio no recae, pues, en la fo rm a be lla en tanto tal,
sino e n la materia q ue la naturaleza ha e m ple a­
do para pro duc ir objetos capaces de reflejarse fo r­
malmente. N o hay q ue aso m brarse de q ue Kant,
tras habe r dic ho q ue los co lores y los so nido s no
son be llo s po r sí mismos, agre gue q ue so n o b ­
jeto de un «interés de lo be llo »20. A de m ás, si se
busca cuál es la materia prim e ra q ue interv iene
en la fo rm ac ió n natural de lo be llo , v e m o s q ue
se trata de una materia fluida (e l estado m ás an­
tiguo de la materia), una parte de la cual se se ­
para o se e v apo ra y el resto se solidifica brusc a­
mente (cfr. la f o rm ac ió n de lo s c ri st ale s)21. Es
decir, q ue el interés de lo be llo no es parte in­
tegrante de lo be llo ni de l sent ido de lo be llo ,
sino q ue concierne a una pro duc c i ó n de lo be ­
llo e n la naturaleza, y de sde ese punt o de vista
puede servir e n nosotros c o m o principio para una
génesis de l sent ido de lo bello .
T o do el pro ble m a se re sum e e n la siguie nt e
pregunt a: ¿ qué c lase de interés es éste? Hast a
ahora he m o s de finido los intereses de la raz ó n
por un tipo de objetos q ue estarían necesariam en-
le som etidos a una facultad superior. Pe ro no hay
objetos som etidos a la facultad de sentir. La fo r­
ma supe rio r de la facultad de sentir no designa
otra cosa q ue la arm onía subjetiva y e spont ánea
de nuestras facultades activas, sin q ue ninguna de
ellas legisle so bre los objetos. Cuando conside ra-

‘!,) Q , § 4 2 .
,!l CJ, § 5 8 .

95
m os la aptitud material de la naturaleza para pro ­
ducir form as bellas, no po de m o s concluir de ello
la sum isión necesaria de esta naturaleza a una de
nuestras facultades, sino únicam e nt e su con cor-
d a n cia in te lig e n te c o n e l c o n jun t o e nt e ro de
nuestras fac ult ades22. A de m ás, sería inútil buscar
un fin de la naturaleza c uando pro duc e lo bello;
la precipitación de la materia fluida se e xplic a de
m anera puram ent e mecánica. La aptitud de la na­
turaleza se presenta, pues, c o m o un po de r sin fi­
nalidad, ade c uada po r az ar al ejercicio arm o nio ­
so de nue st ras f ac ul t ad e s23. El p lac e r de este
ejercicio es p o r sí m ism o de sint eresado; experi­
mentamos un interés ra cion a l p o r la concord an­
cia contingente de las prod uccione s de la natura­
leza con nuestro p la ce r desinteresado24. Éste es el
tercer interés de la razón: no se define po r una
sum isió n ne c e saria, sino p o r una c o nc o rdanc ia
cont ingente de la nat uraleza c o n nuestras fac ul­
tades.

E l s im b o l is m o e n l a nat ur al e za

¿ Cómo se present a la génesis de l sent ido de lo


bello? A l parecer, las materias libres de la natu­
raleza, los colores, los sonidos, n o se relacionan
sim plem ente c o n c o nce pt o s det erm inado s de l e n­
tendimiento, sino q ue de sbo rdan el ent endim ien-

22 CJ, In t r o d u c c ió n , § 7.
23 CJ, § 5 8 .
24 CJ, § 4 2 .

96
to, «dan q ue pensar» m uc ho m ás q ue lo q ue el
concept o contiene. P o r e je m plo , no só lo re lac io ­
nam o s e l c o lo r c o n un c o n c e pt o de l e n t e n di ­
miento q ue se aplicaría direct am ent e a él, sino
q ue ade m ás lo re lac io n am o s c o n un c o nc e pt o
com pletamente distinto, q ue n o tiene un o bje t o
de intuición, sino q ue se asem eja al co nc e pt o del
entendimiento po rq ue plant ea su obje t o po r ana­
logía c o n el o bje t o de la intuición. Este c o nc e p­
to distinto es una Ide a de la raz ón, q ue no se
asemeja al prim e ro sino de sde el punt o de vista
de la re fle xió n. Así, el lis n o só lo se re lac io na
con los c o nc e pt o s de c o lo r o de flor, sino q ue
adem ás despiert a la Ide a de inocencia pura, c uy o
objeto no es un análo go (re f le x i v o ) del blanc o de
dicha flor25. Es q ue las Ideas son el objeto de una
present ación indirecta e n las materias libres de la
nat uraleza. Esta pre se nt ac i ó n indirect a se llam a
simb olismo y tiene c o m o re gla el interés po r lo
bello.
De esto se de spre nde n do s consecuencias: el
entendimiento v e ilimitadamente ensanc hado s sus
conceptos; la im aginación se siente liberada de la
co m pulsió n de l ent endim ient o q ue pade c ía t o da­
vía e n el esquem at ism o y resulta c apaz de re fle­
jar librem ent e la forma. En consecuencia, la c o n­
cordancia de la im aginación, e n tanto libre, y de l
e nt e ndim i e nt o , e n tant o in de t e rm i n ado , no es
sim ple m e nt e supue st a: e n ciert o m o do es alg o
anim ado, v iv ificado, e ng e ndrado po r el interés de

25 CJ, §§ 4 2 y 5 9 .

97
lo bello . Las materias libres d e la naturaleza sen­
sible sim bo liz an las Ideas de la razón; así, pe r­
miten am pliarse al e nt e ndim ie nt o y liberarse a lu
im aginación. El interés po r lo be llo da testimonio
de una unid ad suprasensible d e todas nuestras fa­
cultades c o m o «punt o de c o n c e n t r a c i ó n en lo su­
prasensible», de do n de de riv a su libre c o nc o rdan­
cia form al o su arm onía s u b je t i v a .
La unidad suprase nsible indeterminada de to­
das la s facultades, y la libre concordancia q ue de
e llo d e r i v a , so n lo m ás p r o f u n d o del alma. En
efecto, c uando la c o nc o rdanc ia de las facultades
está de t e rm inada p o r una de ellas (e l e nt e ndi­
m iento en el interés e s p e c u l a t i v o , la raz ón en el
interés prác t ic o ), supo n e m o s que las facultades
so n capaces, ante todo , de una armonía libre (de
ac ue rdo c o n el interés po r lo bello), sin lo cual
n i ng un a de sus d e t e r m i n a c i o n e s sería po si ble .
Pero, po r otra parte, la libre concordancia de las
facultades de be hac er apare c e r yß la raz ón c o m o
llam ada a de se m pe ñar el pape l determinante en
el interés práctico o en el d o m in io moral. Éste es el
sent ido en el q ue el de st ino suprasensible de to­
das nuestras facultades es la predestinación de un
ser moral; o en q ue la ide a de lo supransensible
c o m o unidad indet erm inada de las facultades pre ­
p a r a la idea de lo s u p r a s e n s ib l e tal c o m o la ra­
z ó n lo determ ina prácticamente (como principio
de los fines de la libe rt ad); o en que el interés
de lo be llo implica una disposición al ser m oral26.

26 cj § 42.

98
Como dice Kant, lo bello mismo es símbolo del bien
(con lo que quiere decir q ue el sentido de lo be ­
llo no es una percepción confusa del bien, q ue no
hay re lac ió n analítica alguna entre el bie n y lo
bello, sino una relación sintética se gún la cual el
interés de lo be llo nos dispo ne a ser morales, nos
destina a la m o ralidad)27. Así, la unidad indeter­
minada y la libre concordancia de las facultades
no c o nst it uy e n so lam e nt e lo más p ro fu n d o de l
alma, sino q ue adem ás preparan el advenimiento
de lo más elevado, es decir, la supremacía de la fa­
cultad de desear, y hacen po si ble el paso de la
facultad de c o no c e r a esta facultad de desear.

El s im b o l is m o e n el ar t e , o el g e n io

Es v e rdad q ue t o do lo q ue pre c e de (e l interés


po r lo be llo , la génesis del sent ido de lo be llo y
la relación de lo be llo y el bi e n ) só lo c o ncierne
a la be lle z a de la naturaleza. En efecto, t o do des­
cansa e n el pensam ient o de q ue la naturaleza ha
pro duc ido la be lle z a28. P o r esta raz ón lo be llo e n
el arte no pare c e tener relación con el bien, y el
sentido de lo be llo e n el arte no parece q ue pue ­
da e nge ndrarse a partir de un principio q ue nos
destine a la m oralidad. De ahí la palabra q ue usa
Kant: «respetable**. Es decir, el q ue sale de un m u­
se o para v o lv e rse a las belle z as de la naturaleza...

27 CJ, § 5 9 .
28 CJ, § 4 2 .

99
A m e no s q ue el arte t am bién se muestre justi­
ficable, a su m anera, po r una materia y una regí«
suministradas po r la naturaleza. Pe ro la naturale*
za, aquí, só lo pue d e pro c e de r po r una dispo si­
ción innata en el sujeto. El ge nio es precisam en­
te esta disposición innata po r la cual la naturaleza
da al arte una re gla sintética y una materia rica,
K ant d e f i n e al g e n i o c o m o la f ac ult ad d e la*
Ideas estéticas29. A prim era vista, una Ide a estéti­
ca es lo contrario de una Ide a racional. Ésta es
un c o nc e pt o al q ue ninguna intuición se adecúa;
aquélla, una intuición a la q ue ningún concept o
se adecúa. Pe ro c abe pregunt arse si esta relación
inv ersa bast a para de sc ribir la I de a estética. La
Ide a de la raz ón e x c e de a la experiencia, y a sea
po rque no tiene obje t o q ue le c o rre spo nda e n la
naturaleza (p o r ejem plo , seres inv isibles); y a po r­
q ue conv ierte un sim ple f e nó m e no de la natura­
lez a en un acont ecim iento de l espíritu (la m ue r­
te, el amor...). H ay po r tanto algo inexpresable en
la Ide a de la razón. Pe ro la Ide a estética e xc e de
a t o do concept o, po rq ue crea la intuición de otra
naturaleza q ue la q ue nos es dada: otra natura­
lez a c uy os fe nó m e no s serían v e rdade ro s acont e­
cimientos espirituales, y los acont ecim ientos del
espíritu serían det erm inaciones naturales inm edia­
tas30. «Da q ue pensar», fue rz a a pensar. La Idea
estética es lo m ism o q ue la Ide a racional: e x pre ­
sa lo q ue hay de ine xpre sable e n ésta. P o r eso

29 CJ, § 5 7 , o b s e r v a c ió n 1.
30 CJ § 4 9 .

100
aparece c o m o representación «secundaria», una e x­
presión se gunda. Y po r e so m ism o se apro xim a
(unto al sim bo lism o (e l g e n i o t am bié n pro c e de
por am pliac ión del ent endim ient o y la liberació n
de la im aginac ió n)31. Pe ro e n lugar de present ar
indirectamene la Ide a e n la naturaleza, la e x p re ­
sa secundariam ent e en la creación imaginativa de
otra naturaleza.
El ge n io no es el gusto, pe ro anim a el gust o
en el arte al dot arlo de un alm a o de una m ate­
ria. H ay o bras perfectas de sde el punt o de vista
del gusto, pe ro q ue carecen de alma, es decir, de
ge nio 32. Eso se de be a q ue el gust o no es más
que la c o nc o rdanc ia fo rm al de una im aginación
libre y un ent endim ient o am pliado. Si no remite
a una instancia más e le v ada c o m o a una materia
capaz de e nsanchar precisam ent e el ent endim ien­
to y liberar la im aginación, es so m brío y muerto,
m eram ente supuest o. En las artes, la c o nc o rdan­
cia de la im aginación y el entendim iento só lo se
v e v iv ific ado po r el ge nio y sin el ge nio sería in­
com unicable. El ge nio es un llam am ient o lanz a­
do a otro ge nio ; pe ro entre am bo s el gust o se
c o nv i e rt e e n una suert e de int e rm e diario , q ue
permite e spe rar c uando el otro ge nio aún no ha
nac ido 33. El ge nio e xpre sa la unidad suprasensi­
ble de t o das las fac ult ade s y la e x pre sa c o m o
viva. P o r tanto, suministra la re gla se gún la cual

31 ibíd.
32 Ib íd.
33 Ib íd.

101
se pue de n ext e nde r las co nclusiones de lo bello
e n la nat uralez a a lo be llo e n el arte. Pe ro no
só lo lo be llo en la naturaleza es sím bo lo del bien;
tam bién lo es lo be llo en el arte, de ac ue rdo con
la regla sintética y genética del g e n io 34.
A la estética fo rm a l del gust o agre ga Kant una
metafísica material, cuy os do s capítulos principa­
les son el interés po r lo be llo y el genio , y que
da test im onio de un ro m ant ic ism o kantiano. Es
no t able q ue a la estética de la línea y de la c o m ­
posició n, esto es, de la form a, añada K ant una
metaestética de las materias, los c o lo re s y los so­
nidos. En la crítica del juicio, el clasicism o ple ­
nam ente re aliz ado y el rom anticism o naciente e n­
cuentran un e quilibrio com plejo.
Es pre c iso no c o nfundir las div ersas maneras
e n que , se gún Kant, las Ide as de la raz ó n son
susceptibles de una present ación e n la naturaleza
sensible. En lo sublim e, la present ación es direc­
ta, pe ro negativa, y se pro duc e po r proy ección;
en el sim bo lism o natural o e n el interés p o r lo
be llo , la present ación es positiva, pe ro indirecta,
y se realiz a po r re fle xió n; e n el g e n i o o e n el
sim bo lism o artístico, la present ació n es positiva,
pe ro segunda, y se realiza po r creación de otra
naturaleza. Más adelant e v e re m o s q ue la I de a es
suscept ible de un cuarto m o do de presentación,
el más perfecto, en la naturaleza c o nc e bida c o m o
sistema de fines.

34 C o n tr a r ia m e n te a l § 4 2 , e l § 5 9 («La b e lle z a , s ím b o lo d e
la m o r a lid a d ») v a le t a n to p a r a e l a r te c o m o p a r a la n a tu r a le z a .

102
¿ES EL J UI C I O UN A FACULT AD?

El juicio es sie m pre una o pe rac i ó n co m pleja,


que consiste e n subsum ir lo particular a lo g e n e ­
ral. El ho m bre del juicio es siem pre un ho m bre
del arte: un expert o, un m édico, un jurista. El jui­
cio im plica un v e rdade ro do n, un olfat o 35. Kant
fue el prim e ro q ue supo plantear el pro ble m a del
juicio en el plano de su tecnicidad o de su o ri­
ginalidad pro pia. En textos célebres, Kant distin­
gue do s casos: o bie n lo ge ne ral es dado , c o n o ­
cido, y só lo q ue da aplicarlo, es decir, determ inar
lo particular a lo q ue se aplica («uso apodíct ico
de la razón», «juicio determinante»); o bien lo ge ne ­
ral constituye un pro ble m a y es m enester e nc o n­
trarlo («uso hipotético de la razón», «juicio reflexio­
nante»36). N o obstante, esta distinción es m uc ho
más c o m plic ada de lo q ue parece: de be ser in­
terpretada, tanto de sde el punt o de vista de los
ejem plo s c o m o de la significación.
Un prim er error consistiría en creer que só lo el
juicio reflexionante implica una invención. Incluso
c uando lo ge ne ral es dado , es m enester el «jui­
cio» para realizar la subsunción. Sin duda, la ló ­
gica trascendental se distingue de la lógica form al
en q ue cont iene reglas q ue indican la c o ndició n
bajo la cual se aplica un co nc e pt o dado 37. Pe ro
estas reglas no se re duc e n al concept o: para apli-

35 CRP, A n a lít ic a , «El ju ic io t r a s c e n d e n t a l e n g e n e r a l».


36 CRP, D ia lé c t ic a , A p é n d ic e , «U s o r e g u la r d e la s Id e a s ».
37 CRP, A n a lít ic a , «El ju ic io tr a s c e n d e n ta l e n g e n e r a l».

103
car un co nc e pt o del ent endim ient o hace falta el
e squem a, q ue es un acto inv entiv o de la im agi­
nación c apaz de indicar la c o ndic ió n en la cual
los casos particulares se subsum e n al concepto,
T am bi é n el e sque m at ism o es un «arte», y el es­
quem a, un e sque m a de los «casos q ue cae n bajo
la ley». P o r tanto, sería e rró ne o creer q ue el en-
tendimiento juz ga po r sí mismo: el ent endim ien­
to no pue de hac er otra cosa c o n los concept os
q ue usarlos para juzgar, pe ro este uso im plica un
acto original de la im aginación y t am bién un acto
original de la raz ó n (p o r eso, e n la C rítica de la
razón p u ra el juicio determinante apare c e co m o
un ejercicio de la raz ón). Siem pre q ue K ant ha­
bla del juicio c o m o facultad, se o c upa de desta­
car la o riginalidad de su acto, la e specificidad de
su product o. Pe ro el juicio im plica siem pre div er­
sas facultades y e xpre sa la conc o rdanc ia de esas
facultades entre sí. Se dice q ue el juicio es de ­
terminante c uando e xpre sa la c o nco rdancia de fa­
cultades bajo una facultad determinante, es decir,
cuando determ ina un o bje t o e n c o nfo rm idad con
una facultad q ue se ha pue st o prev iam ent e c o m o
legisladora. Así, el juicio t eórico e xpre sa la c o n­
cordancia de las facultades q ue determ ina un o b­
jeto en c o nfo rm idad c o n el ent endim ient o legis­
lador. De la misma manera, hay un juicio práctico
q ue determ ina si una acción po si ble es un caso
som et ido a la le y moral: e xpre sa la concordancia
del ent endim ient o y la raz ón, pre sidida po r ésta.
En el juicio t eórico la im aginació n suministra un
e sque m a e n c o nfo rm idad c o n el co nc e pt o de l en-

104
le ndim ie nt o ; e n e l jui c i o prác t ic o , el e n t e n d i ­
miento suministra un t ipo de c o nfo rm idad c o n el
concept o del entendim iento; e n el juicio práctico,
el ent endim ient o suministra un tipo e n c o nfo rm i­
dad c o n la ley de la raz ón. Es lo m ism o decir
que el juic io det erm ina un o bje t o , q ue la c o n­
c o rdanc ia de las fac ult ade s está de t e rm inada o
que una de las facultades ejerc e una funció n d e ­
terminante o legisladora.
P o r e so es im po rt ant e fijar los e je m plo s c o ­
rrespondientes a los do s tipos de juicio, el «de ­
terminante» y el «reflexionante». T o m e m o s un m é ­
dico q ue sabe q ué es la tifoidea (c o nc e pt o ), pe ro
que n o la re c o no c e e n un c aso particular (juicio
o diagnóst ico). Se tenderá a v e r e n el diagnóst i­
co (q ue implica un do n y un arte) un e je m plo de
juicio determinante, pue s se supo ne q ue se c o no ­
ce el concepto. Pero en relación a un caso particu­
lar dado , el c o nc e pt o n o es dado : es pro ble m á­
tico o com plet am ente indet erm inado. En realidad,
el diagnó st ic o es un e je m plo de juicio re fle xio ­
nante. Si busc am o s en la m edicina un e je m plo de
juicio determinante, tenem os q ue pensar más bie n
en una decisión terapéutica: aquí, el co nc e pt o es
dado efectiv am ente en re lac ió n c o n un c aso par­
ticular, pe ro lo difícil es aplic arlo (co nt raindic a­
ciones en funció n del enfe rm o , etc.).
N o m e no s arte o inv ención hay en el juicio re ­
flexionante. P e ro este arte tiene a llí otra distrib u­
ción. En e l juic io det erm inant e , el arte está en
cierto m o do «oculto»: el concept o, y a se trate de
un c o nc e pt o de l e nt e ndim ie nt o , y a de una ley

105
de la razón, es dado ; po r tanto, hay una facultad
legisladora, q ue dirige o determina la aportación
original de las otras facultades, pe se a lo difícil de
apreciar de esa aportación. Pe ro en el juicio re­
flexionante, nada es dado de sde el punt o de vista
de las facultades activas: só lo se presenta una ma­
teria bruta, que , en sentido estricto, no es «repre­
sentada». Po r tanto, todas las facultades activas se
ejercen librem ente e n relación c o n ella. El juicio
reflexionant e expresará un acuerdo lib re y deter­
minado entre todas las facultades. El arte, que en
el juicio determinante perm anecía oculto y subor­
dinado, se hace manifiesto y se ejerce libremente
en el juicio reflexionante. Po de m o s descubrir por
«reflexión» un c o nce pt o y a existente; pe ro el jui­
cio reflexionant e será m uc ho más puro si n o con­
tiene co nce pt o alguno de la cosa q ue libremente
refleja, o si el concept o, de alguna manera, se en­
sancha, se hace ilimitado, indeterminado.
En v erdad, el juicio determinante y el juicio re­
flexionante no so n do s especies de un m ism o g é ­
nero. El juic io re fle xio nant e m anifiest a y libera
un f o n do q ue estaba o cult o e n el otro. Pe ro el
otro só lo era juicio gracias a e se fo n do v iv o. De
otra m anera resulta inc o m pre nsible q ue la C rítica
del ju ic io lle v e precisam ent e ese título, aunq ue
só lo se refiera al juicio reflexionant e. Oc urre que
t oda co nco rdancia determ inada de facultades bajo
una facultad determinante y legisladora supo ne la
existencia y la po sibilidad de una c o nco rdancia
libre indet e rm inada. En esta c o nc o rdanc ia libre
el juicio no só lo es original (lo q ue y a era e n el

106
caso de l juicio det erm inant e), sino q ue t am bién
manifiesta el principio de su originalidad. Se gún
este principio, nuestras facultades difieren e n na-
luraleza y, sin e m bargo , no po r e so se resiente la
concordancia libre y espont áne a entre ellas, q ue
hace lue g o po si ble su ejercicio bajo la pre side n­
cia de alguna de ellas se gún una ley de los in­
tereses de la razón. Siem pre el juicio es irreduc­
tible u original: p o r e so se pue de decir q ue es
•una» facultad (d o n o arte específico). Nunc a c o n­
siste e n una sola facultad, sino e n la c o nc o rdan­
cia de fac ult ade s, y a se a e n una c o nc o rdanc ia
previamente determ inada po r la q ue de se m pe ña
el pape l legislador, y a sea, más profundam e nt e ,
en una c o nc o rdan c i a li bre inde t e rm i nada, q ue
constituye el o bje t o último de una «crítica de l jui­
cio» en general.

I)li LA ES T É T I CA A LA T EOLOGÍA

Cuando se apre h e nde la facult ad de c o no c e r


en su fo rm a superior, lo q ue legisla en ella es el
entendimiento; c uando se apre he nde la facultad
de de se ar e n su fo rm a superior, lo q ue legisla en
ella es la razón. C uando se aprehende la fa cu lta d
de s entir en su fo rm a superior, lo que legisla en
ella es el ju icio 38. Sin em bargo , este caso es distin­
to de los otros dos: el juicio estético es re fle xio ­
nante; no legisla so bre objetos, sino únicam ente
sobre sí mismo; no e xpre sa una determinación de

w CJ, In t r o d u c c ió n , §§ 3 y 9 .

107
obje t o bajo una facultad determinante, sino una
libre c o nco rdancia de todas las facultades a pro ­
pó si t o de un o bje t o re fle jo. T e ne m o s q ue pre ­
guntar si no hay otro t ipo de juicio reflexionante
o si la libre c o nco rdancia de facultades subjetivas
no tiene otra manisfestación q ue e l juicio estético.
Sabe m o s q ue la razón, en su interés especula­
tivo, fo rm a Ideas c uy o sent ido es m eram ent e re­
gulador. Esto q ui ere de c ir q ue no tienen objeto
det erm inado de sde el punt o de vista del co no c i­
miento, sino q ue su funció n es conferir el m áxi­
m o de unidad sistemática a los c o nce pt o s de l en­
tendimiento. Mas no po r e so tienen m e no s v alor
objet iv o, aunq ue «indet erm inado»; pue s n o pue ­
de n c o nfe rir unidad sistemática a los conce pt os
sin prestar una unidad sem ejant e a los f e nó m e ­
nos c o nside rado s e n su materia o e n su particu­
laridad. Esta unidad, admitida c o m o inherente a
los fe nó m e no s, es una unid ad fin a l de las cosas
(m áx i m o de unidad en la m ay o r v arie dad po si­
ble , sin q ue se pue da decir hasta dó n de llega).
Es i m po sible c o nc e bi r esta un idad si n o es en
c o n f o rm i dad c o n un f in n atural, e n e fe c t o , la
unidad de lo div erso e xi ge una relación de la di­
v ersidad c o n un fin det erm inado, en co nfo rm idad
c o n los o bje t os q ue se po n e e n relación c o n di­
cha unidad. En este c o nc e pt o de fin natural, la
unidad nunca es otra cosa q ue pre sum ida o su­
puesta c o m o conciliable c o n la div e rsidad de las
leyes empíricas particulares39. En consecuencia, no

39 CJ; I nt ro duc c ió n, § 5 (c fr. C R P , Di alé c t i ca, A pé n d i c e ).

108
expresa un acto p o r el cual la raz ó n sería legis­
ladora. T am po c o el ent endim ient o legisla. El e n­
t e ndim ie nt o le gi sla so bre lo s f e n ó m e n o s, p e ro
sólo e n tanto se los considera e n la fo rm a de su
intuición; sus actos legislativ os (c at e go rías) c o ns­
tituyen ley es generales y se ejercen so bre la na­
turaleza c o m o o bje t o de experienc ia pos ib le (t o do
cam bio tiene una causa..., etc.). Pe ro el ent endi­
miento nunc a det erm ina a p rio ri la m ate ria de
los fe nóm e no s, el detalle de la expe rie nc ia re al
o las ley es particulare s de tal o cual objeto. Éstas
só lo so n co no c idas em píricam ente y sigue n sien­
do contingentes e n relación c o n nuestro ent endi­
miento.
T o da ley implica necesidad. Pe ro la unidad de
las ley es empíricas, de sde el punt o de vista de su
part icularidad, d e be pe nsarse c o m o una unidad
tal q ue úni c am e nt e o tro e n te n d im ie n to qu e e l
nues tro po drí a dar ne c e sari am e nt e a los f e n ó ­
m enos. Un «fin» se de f in e pre c i sam e nt e p o r la
representación de l efecto c o m o m otiv o o funda­
m ent o de la c ausa; la un i d ad fi nal de lo s f e ­
nóm enos remite a un entendimiento capaz de ser­
virle c o m o principio o sustrato, en el cual la re ­
presentación del t o do sería causa de l m ism o t o do
en tanto efecto (ent endim ie nt o -arque t ipo , intuiti­
vo, de f in ido c o m o c ausa supre m a int eligent e e
intencional). Pe ro sería e rró ne o pe nsar q ue ese
entendimiento existe en realidad, o q ue los f e n ó ­
menos sean pro duc ido s efectivamente de esta m a­
nera: el e nt endim ient o-arquet ipo e xpre sa un ca­
rácter pro pi o de nuestro entendimiento, a saber,

109
nuestra im potencia para determ inar po r nosotros
mismos lo particular, nuestra impotencia para con­
c ebir la unidad final de los fe nó m e no s según otro
principio q ue el de la c ausalidad intencional de
un a c ausa supre m a40. En este se nt ido im prim e
K ant una t ransfo rm ac ió n pro f un da a la no c ió n
dogm át ica de l ent endim ient o infinito: el ent endi­
m ient o arque t i po y a n o e x pre sa al infinito otra
c o sa q ue e l lím ite p ro p i o de nue st ro e nt e ndi­
miento, el punt o e n el q ue éste deja de ser le ­
gislado r en nuestro pro pi o interés especulat iv o y
e n relación c o n los fe nóm e no s. «Según la consti­
tución particular de mis facultades de conocer, no
pue do , respect o de la po si bilidad de la nat urale­
za y de su producción, juz gar de otra manera que
im aginando una causa q ue actúa po r intención»41.
La finalidad de la naturaleza está ligada, pues,
a un m o v im ient o do ble . P o r una parte, el co n ­
ce pto de f in n a tu ra l d e riv a de las Ideas de la
razón (e n tanto e xpre sa la unidad final de los f e ­
nó m e no s): «Subsum e la naturaleza bajo una c au­
salidad q ue só lo la raz ó n pue d e c o nce bir»42. Pe ro
n o d e be c o n f un d í rse lo c o n una I de a rac io nal,
pue s, e n c o n f o rm i d ad c o n est a c ausali dad, el
efecto es dado ciertamente en la naturaleza: «De
ahí q ue el co nc e pt o de fin natural se distinga de
todas las otras ideas»43. A diferencia de una Ide a
de la razón, el co nc e pt o de fin natural tiene un

40 a § 77.
41 CJ, § 7 5 .
42 CJ, § 7 4 .
43 CJ, § 7 7 .

110
objeto dado ; a diferencia de un co nc e pt o de l e n ­
tendimiento, no determ ina su objeto. En efecto,
interviene para permitir a la im a gin a ción «refle­
xionar» so bre el o bje t o de m anera indet erm inada,
a fin de q ue el entendim iento «adquiera» c o nc e p­
tos e n c o nf o rm i dad c o n las Ide as de la razón
misma. El co nc e pt o de fin natural es un c o nc e p­
to de re fle xió n q ue deriv a de las Ideas re g ulado ­
ras: e n él todas nuestras facultades se arm oniz an
y entran e n una c o nco rdancia libre, gracias a la
c ual re fle xio nam o s so bre la nat uralez a de sde el
punto de vista de sus ley es empíricas. P o r tanto,
el juicio t e le o ló gic o es un se gundo tipo de juicio
reflexionante.
A la inversa, a p a rtir del concepto de fin natu­
ral determinamos un objeto de la Idea racional.
Sin duda, la Ide a no tiene en sí misma un o bje ­
to det erm inado; pe ro su o bje t o es det e rm inable
po r analo gí a c o n los o bje t o s de la expe rie nc ia.
Ahora bien, esta determ inación indirecta y analó ­
gica (q ue se concilia perfectam ente c o n la fun­
ción re gulado ra de la I d e a) só lo es po si ble en la
m edida en q ue los o bje t os de la e xperienc ia pre ­
sentan esta unidad final natural, en re lac ión con
la c ual el o bje t o de la I de a d e be se rv ir c o m o
principio o sustrato. P o r eso, lo que o bliga a d e ­
terminar a Di os c o m o causa suprem a intencional
q ue actúa a m anera de entendimiento es el c o n­
cept o de unidad final o de fin natural. En este
sentido, K ant insiste m uc ho en la ne c e sidad de
pasar de una t ele o lo gía natural a la t e olo gía físi­
ca. El cam ino inv erso sería un mal camino, pue s

111
daría testimonio de una «raz ón inversa» (la idea
desem pe ñaría entonces un pape l constitutivo y no
y a re gulador; el juicio t e le o ló gic o se apre he nde ­
ría c o m o determ inante). En la naturaleza no e n­
cont ram os fines div inos intencionales; po r el c o n­
trario, partimos de fines q ue so n ante t o do los de
la naturaleza y les agregam os la Ide a de una causa
divina intencional c o m o condición de su c om pren­
sión. N o im po ne m o s «violenta y dictatorialmente
fines a la naturaleza; po r el contrario, re fle xio na­
m o s so bre la unidad final natural, em píricam ente
c ono c ida en la div ersidad, para elev arno s hasta la
Ide a de una causa supre m a determ inada po r ana­
lo gía44. El conjunto de estos do s m ov im ientos d e ­
fine un nue v o m o do de present ación de la Idea,
un último m o do q ue se distingue de los q ue h e ­
m o s analiz ado hasta ahora.
¿ Qué diferencia hay entre los dos tipos de jui­
cio, el t e le o ló gic o y el estético? De be m o s co nsi­
derar q ue el juicio estético y a manifiesta una v e r­
dade ra finalidad. Pe ro se trata de una finalidad
subjetiva , fo rm a l, que excluy e todo fin (o bje t iv o o
subjetivo). Esta finalidad estética es subjetiva, pues
consiste e n la libre c o nco rdancia de las faculta­
des entre sí45. N o c abe duda de q ue hace entrar
e n jue go la fo rm a del o bje t o, pe ro la fo rm a es
precisamente lo q ue la im aginación refleja del o b­
jeto mismo. Objet iv am ent e se trata, po r tanto, de

44 C RP, D ia lé c t ic a , A p é n d ic e , «El fin fin a l d e la d ia lé c t ic a


n a tu r a l». CJ, §§ 6 8 , 7 5 y 8 5 .
45 D e a h í, CJ, % 3 4 , la e x p r e s ió n «fin a lid a d s u b je tiv a r e c í­
p r o c a ».

112
una pura fo rm a subjetiv a de la finalidad, q ue e x ­
cluye t o do fin material det erm inado (la be lle z a de
un o bje t o no se e v alúa ni po r su e m ple o , ni po r
su pe rfe c c ió n interna, ni en relación c o n un in­
terés práctico, c ualquiera q ue sea46). Se objetará
que interv iene la naturaleza, c o m o he m o s visto,
po r su aptitud material para pro duc ir la belle z a;
en este sentido de be m o s hablar ya, a pro pó sit o
de lo be llo , de una c o nco rdancia contingente de
la nat uraleza c o n nuestras facultades. Esta aptitud
material es para nosot ros incluso el o bje t o de un
«interés» particular. P e ro este interés no form a par­
te del sent ido de lo be llo , aun c uando nos p ro ­
po rc io ne un princ ipio se gún el cual pue d a e n­
g e n drarse est e se nt ido . A q uí , la c o n c o rdan c i a
contingente de la nat uraleza y de nuestras fac ul­
tades es e n cierto m o do exterior a la libre c o n­
cordancia de las facultades entre sí: la naturaleza
nos pro po rc i o na únicam e nt e la o c asió n e xte rior
«de apre he nde r la finalidad interna de la relación
de nuestras facultades subjetivas»47. La aptitud m a­
terial de la naturaleza no constituye un fin natu­
ral (q ue v endría a contradecir la idea de una fina­
lidad sin fin): «Es fav or c o n que c o ge m o s nosotros
la naturaleza, p e ro no es fa v o r que ella nos con ­
cede»*®.
La finalidad, en estos diferentes aspectos, es el
o bje t o de un a re pre se n t ac i ó n «estética». A h o ra

46 CJ §§ 11 y 15 .
47 CJ, § 5 8 .
48 Ibíd.

113
bien, v e m o s que, en esta representación, el juicio
re fle xio nant e ape la a princ ipio s part iculares de
m uchas maneras: po r una parte, la libre co nco r­
danc i a de las f ac ult ade s c o m o f undam e nt o de
este juicio (c ausa fo rm al); po r otra parte, la fa­
cultad de sentir c o m o materia o causa material,
e n relación con la cual el juicio de fine un placer
particular c o m o estado superior; po r otra parte, la
form a de la finalidad sin fin c o m o causa final; por
último, el interés esencial por lo bello, com o causa
fiendi, según la cual se engendra el sentido de lo be ­
llo que se expresa en derecho en el juicio estético.
Cuando co nsideram o s el juicio t e leológico, nos
enc ont ram o s ante una re pre se nt ac ió n c o m ple t a­
m ent e distinta de la finalidad. A ho ra se trata de
una finalidad objetiva, material, que im plica fines.
Lo do m i nant e es la e xist e nc ia de un c o nc e pt o
de fin natural que expresa empíricamente la unidad
final de las cosas en funció n de su div ersidad. La
«reflexión» cam bia de sentido: y a no es re fle xió n
form al del o bje t o sin concept o, sino co nc e pt o de
re fle xió n po r el cual se re fle xio na so bre la mate­
ria del objeto. En este concept o, nuestras faculta­
des se ejercen libre y arm oniosam ent e. Pe ro aquí
la li bre c o n c o rd an c i a de las f ac ult ade s q ue d a
c o m pre ndi da e n la co nc o rdanc ia cont ingente de
la naturaleza y las facultades. D e m ane ra que, en
el juicio t e leo ló gico , de be m o s c o nsiderar q ue la
naturaleza nos c o nc e de v erdade ram e nt e un fav o r
(y c uando pasam o s de la t e o lo gía a la estética,
c onsideram os q ue la pro duc c i ó n natural de cosas
be llas y a e ra un f av o r q ue la n at urale z a n o s

114
c o n c e d í a )49. La dif e re nc i a e nt re los do s juic io s
consiste e n q ue el juicio t e le o ló gic o no remite a
principios particulares (salv o en su uso o e n su
aplicación). Implica, sin duda, la concordancia de la
razón, la im aginación y el entendimiento, sin q ue
éste legisle; pe ro este punt o en q ue el ent endi­
m iento aban do n a sus pre t e nsio ne s le g islado ras
forma parte plenam ent e de l interés especulativo y
que da c o m pre ndi do en el dom inio de la fa cu lta d
de conocer. P o r esto el fin natural es el o bje t o de
una «representación lógica». N o c abe duda de q ue
en el juicio t e le o ló gic o hay un plac e r de la re­
flexión; no e xperim ent am o s plac e r en la m e dida
en q ue la nat uraleza está som etida a la facultad
de conocer, sino e n la m e dida e n q ue la natura­
leza c o nc ue rda de m ane ra contingente c o n nue s­
tras facultades subjetivas. Pero, aún entonces, este
placer te leo ló gico se c o nfunde con el conocim ien­
to: no define un estado superior de la facultad de
sentir c o nsiderada e n sí misma, sino más bie n un
efecto de la facultad de c o no c e r so bre la fac ul­
tad de sentir50.
Es fácil de e xplic ar q ue el juicio t e le o ló gic o no
remita a un principio a p rio ri particular. Es q ue
está pre parado para el juicio estético y sería in­
c o m pre nsible sin esta pre parac ió n51. La finalidad
form al estética nos «prepara» para form ar un c o n-

49 CJ, § 6 7 .
50 CJ, In t r o d u c c ió n , § 6 .
51 CJ, In t r o d u c c ió n , § 8 .

115
cepto de fin q ue se agre ga al principio de finali­
dad, lo co m plet a y lo aplica a la naturaleza; la
pro pi a re fle xió n sin c o nc e pt o no s pre para para
form ar un c o nc e pt o de reflexión. De esta suerte,
no hay pro ble m a de génesis e n lo q ue se refie­
re a un sent ido c o m ún te leo ló gico ; éste se adm i­
te o se pre sum e e n be ne fic io de l interés e spe c u­
lativo, form a parte del sentido com ún lógico, pero
de alguna m ane ra lo e sbo z a y a el sent ido com ún
estético.
Si conside ram o s los intereses de la raz ó n c o ­
rrespondient es a las do s fo rm as del juicio re fle ­
xionante, encontram os el tema de una «pre para­
ción», pe ro e n otro sentido. La estética po n e de
manifiesto una libre c o nco rdancia de las faculta­
des, que, en cierta manera, se asocia a un inte­
rés especial po r lo bello ; ahora bien, este interés
nos predestina a ser m orales y, po r tanto, pre pa­
ra el adv e nim ie nt o de la ley m o ral o la supre ­
macía de l interés p rá ctico pu ro. La t e leología, po r
su parte, manifiesta una conc o rdanc ia libre de las
fac ult ade s, esta v e z e n e l interés es peculativ o:
«bajo» la relación de las facultades tal c o m o la de ­
termina el ent endim ient o legislador, desc ubrim o s
la libre arm onía de todas las facultades entre sí,
de do n de el conocim ient o extrae una v ida pro pia
(he m o s visto q ue el juicio determinante, e n el c o ­
nocimiento, im plicaba un f o n do v iv o q ue única­
mente se re v ela en la «reflexión»). P o r tanto, es
ne c e sario pe nsar q ue el juic io re fle xio nant e en
general hace po si ble el paso de la facultad de c o ­
no c e r a la de de se ar — del interés especulat iv o al

116
práctico— y pre para la subo rdinac ió n del prim e ­
ro al se gundo , al m ism o t iem po q ue la finalidad
hace po sible el paso de la naturaleza a la libe r­
tad o pre para la realiz ación de la libertad e n la
naturaleza52.

52 CJ, In t r o d u c c ió n , §§ 3 y 9.

117