Вы находитесь на странице: 1из 2

DIGNIDAD Y TEORIA CONSTITUCIONAL

En el Derecho Constitucional Latinoamericano la afirmación de la dignidad de la persona y


de los derechos humanos como soporte del orden constitucional está presente en la mayoría
de las Cartas Fundamentales ,donde se promueve las condiciones jurídicas, político,
económico, social y culturales para el desarrollo de la persona, por lo tanto, no puede ni de
debe existir dignidad humana sin libertad, justicia, igualdad y pluralismo político, estos
valores no deben ser ajenos a la dignidad del ser humano. Este acontecimiento surge la
necesidad decisiva de protección del individuo y las minorías frente a las desorganizaciones
de los poderes públicos, de ahí la importancia de que el individuo tenga una posibilidad real
de defenderse por sí mismo su propia dignidad.
La dignidad humana se manifiesta tras el final de la Segunda Guerra Mundial quedaba fuera
de toda duda que la protección de la dignidad debía ser un derecho fundamental verdadero,
no sólo un principio general sino unos valores democráticos propios de la posición humanista
que adoptó la cultura universal y de las Convenciones Americana De Derechos Humanos que
el 10 de diciembre de 1948 estableció que en el artículo 1° la obligación de respetar los
derechos fundamentales donde se determina que todos los seres humanos nacen libres e
iguales en dignidad y derechos .
Hubo diferentes ideologías entorno la dignidad humana y derechos fundamentales por un
lado la doctrina de la Iglesia Católica titula la Constitución del Gaudium et Spes del Papa
Pablo VI de 1965 en su primer capítulo "La dignidad de la persona humana" que utilizó
arteramente el relativismo moral y la neutralidad ética del Estado de Derecho positivista, para
Kelsen desde el punto de vista de la ciencia jurídica manifestó el derecho bajo el dominio
nazi debido a que el intelectual al operar en el orden social con ideas es de ellas de quienes
debe responder en el orden social.
Finalmente quedó establecido en la conciencia jurídica de la postguerra que asumir una
actitud científica del derecho fue la mejor manera de eludir el compromiso con la política
democrática, que desde entonces se expresa en la defensa de la persona y en el respeto a su
dignidad; en cuanto esa ciencia pura termina cambiando la técnica del Derecho en una
ideología a favor del poder.
La reintegración del Estado de Derecho trajo como consecuencia de la postguerra para
otorgar por un lado a la persona humana y a su dignidad una posición central en la
Constitución como una norma política y jurídica suprema e inviolable, en el control y
racionalización del poder lo cual significó fortalecer el proceso político libre y vivo,
interpretando la Constitución como una ordenación jurídica fundamental del Estado al
servicio de la persona humana y de su dignidad.
La dignidad de la persona se constituye en el valor supremo y en el principio jurídico que
constituye la columna vertebral básica de todo el ordenamiento constitucional y es fuente de
todos los derechos fundamentales, difundiendo todo el sistema jurídico el que debe
interpretarse y aplicarse conforme a las condiciones en que dicha dignidad se realice de mejor
forma.
.