Вы находитесь на странице: 1из 10
Unidad 1 / Escenario 2 Lectura Fundamental Génesis del Estado Social de Derecho en Colombia
Unidad 1 / Escenario 2 Lectura Fundamental Génesis del Estado Social de Derecho en Colombia

Unidad 1 / Escenario 2 Lectura Fundamental

Génesis del Estado Social de Derecho en Colombia desde la Constitución de 1991

Contenido

1 Génesis del Estado Social de Derecho y la Constitución de 1991

1.

Génesis del Estado Social de Derecho y la Constitución de 1991

El Estado social tiene su origen en Alemania hacia el siglo XIX y hace parte de la cultura política

actual, se da por la necesidad de crear un Estado más sólido y que garantice los derechos

fundamentales del individuo como lo son la

educación, la salud, a la vivienda y aun trabajo,

a una vejez digna, estos aspectos marcaran el

nuevo horizonte del mismo ya que se buscaba

tener una conexión más fuerte con el

ciudadano y que garantizara una filiación más

próxima del mismo con el gobierno.

La mayoría de las constituciones de los países latinoamericanos se basan en el Estado Social.
La mayoría de las constituciones de
los países latinoamericanos se basan
en el Estado Social.

El inicio del concepto de Estado Social de

Derecho y su vinculación a la Constitución de 1991 se da gracias a la actualización que se

estaba exigiendo de las normas que regían a nuestro país, es preciso entender que nuestra

constitución estaba un poco atrasada frente a las dinámicas globales y aun mas de las mismas

dinámicas regionales. Además, que se procura modernizar al Estado frente a sus deberes y

derechos en pro de brindar y garantizar el cumplimiento de las normas a toda la población

del territorio colombiano, es así como este proceso se da con la vinculación de los sectores

minoritarios, los grupos raizales y los grupos indígenas permitiendo en gran medida que la

sociedad civil actual esté integrada y sea partícipe de este proceso.

1.1 Estado Absolutista

Para conocer el proceso actual del Estado frente a sus deberes con los ciudadanos es

importante conocer cómo se desarrolló este concepto en el siglo XVIII. Lo cierto es que

conviene aclarar que el Estado es una institución jurídica y política que es netamente moderna.

Así las cosas, podemos afirmar con certeza que en el mundo antiguo no hubo Estado. Por más

que en las civilizaciones que tuvieron lugar en Roma y Grecia se haya alcanzado un altísimo

grado de organización, estas no eran Estados. El concepto de Estado requiere de los conceptos

de territorio, nación y soberanía popular, en el organizaciones políticas griegas y romanas no

existía el concepto de nación y mucho menos el de soberanía popular. En este sentido, podemos

afirmar que en la Edad Media no hubo Estados, a lo sumo en el territorio existían diversas

unidades políticas desconcentradas sin que ninguna de ellas reclamara un poder soberano

como lo hace el Estado hoy en día. Por supuesto, en las sociedades antiguas el proyecto de

construcción de la nación, de esa identidad política compartida, o lo que Benedict Anderson

llama la “comunidad imaginada”, también está ausente.

La primera forma histórica que tiene el

Estado es el Estado absolutista, que tuvo

lugar del siglo XVI al siglo XVIII. Si bien no

es el Estado como lo conocemos hoy en

día, ya comienza a esbozar elementos que

lo caracterizarán. Uno de los conceptos

fundantes del Estado es la idea de que

el poder político se concentra y se ejerce

sobre un territorio delimitado. En este caso,

con el Estado absolutista, la presencia de

un rey en un territorio, comienza a darse la

centralización y concentración del poder político, lo cual en la Edad Media no se había realizado

del todo.

“Comunidades imaginadas” Concepto acuñado por Benedict Anderson que sustenta que una Nación es una comunidad
“Comunidades imaginadas”
Concepto acuñado por Benedict
Anderson que sustenta que una
Nación es una comunidad construida
socialmente, es decir, imaginada por las
personas que se distinguen a sí mismas
como parte de este grupo.

El Estado absoluto será la primera forma estatal pues con ella se da la concentración del poder

en un soberano, así como se comienzan a configurar los primeros ejércitos nacionales, que

como señalamos ya estarán respaldando al poder político que se ha consolidado, pero también

sirven a los intereses de la nación, no como los ejércitos de las naciones antiguas que sirven

solo a los intereses del monarca. Es en los distintos estados absolutos que distintos territorios

son integrados bajo el poder de un solo monarca.

1.2 Estado Liberal

El Estado absoluto no se consolidó del todo en Occidente en todos los lugares. Si bien podemos

mencionar a Francia o Inglaterra como ejemplos de estados absolutos, otros países no tuvieron

esta experiencia, como sucedió en Italia o Alemania que se consolidaron de manera muy tardía.

Ahora bien, cuando nos referimos al Estado Liberal, estamos señalando una nueva

transformación del Estado que se caracteriza sobre todo por la independencia de los poderes

económicos de los políticos y por la aparición de los derechos individuales. Es decir, si en un

principio señalamos que el Estado se va transformando a partir de un conjunto de fenómenos

históricos, culturales y políticos; cambios como la Reforma protestante, la aparición de la

burguesía, el descubrimiento de américa y varios descubrimientos científicos, ayudaron a la

aparición del pensamiento liberal y, claro está, del Estado liberal. Por supuesto, grandes

procesos sociales y políticos a lo largo de los siglos XVIII y XIX, como la revolución inglesa de

1689 o la Revolución Francesa de 1789, propiciaron la consolidación del Estado liberal.

John Stuart Mill (1806-1873) Es un economista inglés de origen escocés máximo representante de la
John Stuart Mill
(1806-1873)
Es un economista inglés de origen escocés
máximo representante de la escuela
económica clásica, y teórico del utilitarismo.

John Stuart Mill, pensador inglés que se

caracterizó por su defensa del pensamiento

liberal, planteó en una de sus más famosas

obras, “Sobre la Libertad”, que la primera y más

importante característica del pensamiento

liberal era la idea de ofrecer garantías que

protegieran a los individuos del poder del

Estado absoluto.

Así las cosas, el pensamiento liberal, como

lo señala Mill, busca plantear “inmunidades”

a los abusos del poder absoluto. Los más

importantes y reconocidos recursos ante el abuso del poder siempre han sido dos: garantizar

derechos individuales y la división del poder político.

Ahora bien, la última característica que va a definir el pensamiento liberal y, por lo tanto, al

Estado liberal, es como lo señalamos antes, la idea de que no debe haber restricciones políticas

a las relaciones económicas, o mejor aún, la idea de que el Estado no debe inmiscuirse en

las dinámicas comerciales del mercado. Esta teoría ha sido conocida usualmente bajo la

denominación “laisse faire”, dejar hacer, dejar pasar y lo que traduce es que el Estado tiene

muy pocas funciones, pues casi todas las tareas de regulación social se dejan en manos de las

dinámicas de oferta y demanda del mercado.

Una vez aparece la burguesía, clase social que impulsa el mercantilismo, la industrialización,

así como el comercio a gran escala, se comienza a demandar que el Estado retire todo tipo de

restricciones económicas y deje que el mercado fluya regido únicamente bajo las dinámicas de

oferta y demanda. Así, la única tarea que le quedaba al Estado era el de procurar que el mercado

funcionara procurando que no se constituyeran monopolios ni oligopolios. Así las cosas, el

problema de la distribución de la riqueza deja de ser un tema político, pues el mercado a partir

de la oferta y la demanda distribuye la riqueza entre los individuos a partir de la participación y

el éxito que tenga cada individuo en la inserción en el mercado.

Este énfasis del Estado liberal en las libertades del mercado para muchos anticipó el éxito del

capitalismo salvaje. Este es un tema objeto de un profundo debate; por supuesto, muchos pen-

sadores proclives al mercado señalarán que la pobreza y la desigualdad surge cuando el merca-

do no funciona de manera óptima. Otros plantean que el mercado absolutamente libre de toda

regulación abandona a la sociedad en manos de los intereses del capital, que no persigue otro

asunto sino la acumulación de dinero sin importar los derechos o las personas mismas. Insisto,

es un tema que se debate actualmente con mucha fuerza. Sin embargo, hay que señalar que

cuando el Estado deja de regular las relaciones económicas y se exilia en la retaguardia obser-

vando como la sociedad se abandona a la lógica del mercado, comienzan a haber unos grandes

perdedores en medio de las lógicas de oferta y demanda. Es decir, es innegable que no todos

entran en las mismas condiciones de competencia en las relaciones económicas, que los mer-

cados en ese sentido no son justos y que en este sentido hay perdedores y ganadores cuando la

sociedad es regulada por la oferta y demanda. Así las cosas, es innegable que el Estado liberal

al dejar la sociedad en manos del mercado y el libre mercado facilitó el auge de la Revolución

Industrial y el capitalismo. Pero, también esto significó que el Estado se dejara de preocupar

por garantizar condiciones dignas para muchos empobrecidos, pues las demandas económicas

deberían ser resueltas por el mercado mismo. A lo sumo, el Estado Liberal se preocupó por pro-

teger la libertad, la propiedad privada y que el mercado funcionara óptimamente.

1.3 Estado de Bienestar

Una de las crisis económicas más graves a lo largo del siglo XX fue la “Gran Depresión” de 1929.

No solo tuvo lugar en los Estados Unidos sino también en gran parte de los países de occidente,

llevando a la economía mundial a un nivel de deterioro que se extendió hasta inicios de la

década de los cuarenta. Para muchos países significó la caída en las rentas nacionales, caídas

en los ingresos fiscales, así como de los precios y de la demanda en general. Todo esto llevó a

un congelamiento del comercio en general que redundó en un desempleo epidémico que llegó

incluso al 40% en muchas ciudades.

El Estado de Bienestar Es un modelo político sobre el Estado el cual debe garantizar
El Estado de Bienestar
Es un modelo político sobre el Estado el cual debe garantizar y proveer los
servicios básicos (salud, vivienda, trabajo, etc.).

Ante esta situación de crisis, y como alternativa a las revoluciones o Estados totalitarios que

se gestaban en diversos lugares del mundo, el gobierno de EEUU en cabeza de Franklyn Delano

Roosevelt propuso las políticas del denominado “New Deal”. Se trató de políticas novedosas

en las que el Estado jugaba un papel preponderante en la provisión de bienes básicos a la

sociedad, sobre todo salud y educación, pero fundamentalmente como proveedor de fuentes de

trabajo a partir de sus inversiones en distintos sectores. En el corazón de estas nuevas políticas

se abandonaba la idea de que el Estado debería quedarse contemplando como el mercado

funcionaba libremente en la sociedad. Antes bien, el Estado debería intervenir en la sociedad

generando empleo, provisionando bienes a los más necesitados, etc.

Las nuevas políticas de Roosevelt también tuvieron eco en distintos lugares de Europa en donde

distintos Estados iban transitando de Estados exclusivamente liberales a Estados de bienestar,

donde el Estado asume el rol de ser el artífice del desarrollo económico y del bienestar de los

ciudadanos en términos de garantía de derechos. Por supuesto, no se trataba de ningún tipo de

socialismo, sino más bien de una nueva concepción del Estado que, inspirada en las teorías

económicas de John Maynard Keynes, señalaba que el Estado debería tener un rol dinamizador

en el crecimiento económico de la sociedad por medio del intervencionismo en la economía a

través del aumento del gasto público en la provisión de servicios y bienes sociales básicos

como educación, salud y trabajo. Así las cosas, el Estado liberal se transformaba sin necesidad

de convertirse en un Estado socialista, pues sin negar los derechos a las libertades individuales

ni a la propiedad privada, reorientaba sus obligaciones respecto a los derechos y al manejo de la

economía, con una fuerte preocupación por la igualdad material.

Sin embargo, a pesar de que muchos Estados

europeos se transformaron en Estados de

Bienestar, en donde el Estado tiene fuertes

obligaciones económicas y sociales respecto

a sus ciudadanos en pro de la garantía de

bienes y derechos sociales como salud,

educación y trabajo, es evidente que este

tipo de organización de la sociedad tiene

que tener un fuerte respaldo económico que la sustente; los gastos son enormes. Por eso, el

Estado de bienestar va a estar sujeto a críticas por parte de diversos sectores pues implica

un gasto enorme para el Estado el sostener una carga económica del tamaño de la totalidad

de la sociedad, cuando lo que se busca es asegurar la salud, la educación, el trabajo y la

vivienda. Para muchos sectores conservadores el costo del Estado de bienestar es excesivo

El Estado Social de Derecho atribuye al Estado y a la sociedad una responsabilidad compartida
El Estado Social de Derecho atribuye al
Estado y a la sociedad una responsabilidad
compartida respecto al desarrollo y la
dignidad humana.

y claman constantemente por la reducción de su tamaño, dejando al Estado solamente a cargo de responsabilidades relativas a la seguridad y la defensa. Por otra parte, las crisis económicas asociadas a la crisis del petróleo de los años setentas, llevaron a que diversos países comenzaran a desmontar paulatinamente el Estado de bienestar pues no tenían sustento financiero.

Al día de hoy, los pocos Estados de Bienestar que subsisten imponen una carga fiscal y tributaria a sus ciudadanos, gravándolos con grandes impuestos en aras de hacer el Estado de bienestar sostenible: Dinamarca cuenta con el índice de impuestos más altos de todos los países de la Unión europea, cerca del 48%.

Para la década del ochenta son muchas las críticas que tuvo que afrontar el Estado de Bien- estar. Entre las más reconocidas están las posturas que lideraron la primera ministra británica Margareth Tacher y el presidente de EEUU Ronald Reagan a favor del desmonte del Estado de bienestar. Tanto Reagan como Tacher señalando que significaba una carga económica para la ciudadanía y a la vez le restaba eficiencia al Estado. Estas posturas políticas van a abogar por que el Estado ceda estas obligaciones sociales a actores privados que sean los proveedores de estos bienes bajo la lógica del mercado, garantizando así una mayor eficiencia en el servicio. Esto va a dar inicio a los procesos de privatización del Estado que llevaron incluso a que en varios países latinoamericanos optaron por esta nueva lógica neoliberal.

1.4 Estado Social de Derecho

El Estado Social de Derecho no es propiamente el Estado de bienestar. Sin embargo, el Estado Social de Derecho atribuye al Estado y a la sociedad una responsabilidad compartida respecto al desarrollo y la dignidad humana. Los antecedentes del Estado Social de Derecho en Colombia de 1991 pueden ubicarse en el Estado alemán de la Constitución de 1949 y la Constitución española de 1978 que habla de un “Estado social, democrático y de derecho”.

El Estado Social de Derecho da un paso más allá del Estado liberal y comprende que no solo debe trabajar por la garantía y el goce efectivo de los derechos individuales, sino que a la vez deben prevalecer los derechos sociales por encima de todo. El maestro Carlos Gaviria lo explicaba con contundencia. Señalaba que, si bien los derechos individuales hacían un énfasis en la libertad individual, la autonomía, la libertad de pensamiento, la libre expresión y el respeto a la vida, estos derechos no eran suficientes para vivir una vida digna. Por eso, se hacía necesario comenzar a garantizar una serie de derechos sociales que dieran plenitud a la vida humana

como el derecho al trabajo, a la salud, a la educación, etc. En síntesis, el derecho a la vida parece vacío si no viene acompañado de una garantía adicional a derechos sociales básicos.

Así, el Estado de derecho consiste en el deber del Estado de procurar el mínimo existencial, es decir, el mínimo vital para todos los ciudadanos. Por lo tanto, el Estado adquiere la obligación de garantizar un mínimo de derechos que hagan posible la vida digna de las personas. Ya es bien conocida bajo esta lógica la política del mínimo vital de agua en Bogotá, por ejemplo, para muchas familias de bajos ingresos. Por otra parte, el Estado adquiere también la obligación de trabajar en pro de la igualdad real de los ciudadanos, no solo ofreciendo mecanismos de protección de derechos sino a la vez facilitando medios que permitan la realización de los mismos, en pro de un goce efectivo de los mismos.

Referencias

Sáchica, L. (1982). La Constitución Colombiana. Recuperado de https://archivos.juridicas.unam. mx/www/bjv/libros/2/717/1.pdf 88-98.

Pardo, J. (2013-2014). Poder y sociedad, tema 1. El estado, absolutismo y constitución en la Edad Moderna. Recuperado de http://roderic.uv.es/bitstream/handle/10550/33107/Tema1-Poder_y_

Sociedad_13-14.pdf?sequence=1.

INFORMACIÓN TÉCNICA

INFORMACIÓN TÉCNICA Módulo: Constitución e Instrucción Cívica Unidad 1: Estado Social de Derecho Escenario 2:

Módulo: Constitución e Instrucción Cívica

Unidad 1: Estado Social de Derecho

Escenario 2: Génesis del Estado social de derecho en Colombia desde la Constitución de 1991

Autor: Camilo Andrés Fajardo Gómez

Adaptado por: Diego David Ortiz Chabur

Asesor Pedagógico: Amparo Sastoque Romero

Diseñador Gráfico: Paola Andrea Melo

Asistente: Ana Milena Raga

Este material pertenece al Politécnico Grancolombiano. Por ende, es de uso exclusivo de las Instituciones adscritas a la Red Ilumno. Prohibida su reproducción total o parcial.