You are on page 1of 1

La Primera Revolución Industrial

La Revolución Industrial es un proceso que se inició en Inglaterra,


alrededor de 1750, y trajo como consecuencia fundamental el pasaje
de una sociedad de tipo agrícola tradicional a otra que se caracterizó
por la producción mecanizada y a gran escala.

Desde el campo
Antes de que la industria se pusiera en marcha, hubo un gran
progreso agrícola. Un largo período de precios bajos de los cereales
llevó a algunos propietarios a pensar nuevas técnicas para pasar la
crisis. Cercaron los campos, fertilizaron la tierra y adquirieron un
mayor control sobre los cultivos. Eso llevó el aumento de las cosechas,
lo que estimuló a las industrias que utilizaban materias primas
agrícolas. Además aparecieron nuevas herramientas que permitieron
aprovechar mejor la tierra, por ejemplo el arado de hierro.
Las nuevas energías
El carbón y el hierro fueron dos grandes motores de los que se
alimentó la Revolución. Las nuevas máquinas a vapor y las
locomotoras eran de hierro. El carbón avivaba el fuego de los grandes
hornos de fundición, que hacían un hierro más fuerte. Ambos
minerales eran abundantes en Inglaterra.
Nueva forma de producir
El cambio fundamental fue el paso del trabajo en el taller familiar a la
fábrica, de la producción manual a la utilización de la máquina.
Muchos campesinos tuvieron que abandonar sus tierras e instalarse
en la ciudad, convirtiéndose en obreros.
=> Los niños eran utilizados para trabajar en las minas o para limpiar
las chimeneas, debido a que con su pequeño tamaño podían realizar
estas tareas. Recién en 1891 el Parlamento Inglés estableció que la
edad mínima para trabajar era 10 años.
Importante: ¿Sabías qué los nuevos inventos aumentaron la
producción y facilitaban el trabajo?
La máquina a vapor
Fue la gran protagonista de la Revolución Industrial y el mayor logro
tecnológico de la época Permitió extender el uso de la energía a
muchas máquinas que aceleraron la producción. Uno de los usos más
prácticos que se le dio fue colocarla dentro de una locomotora, lo que
dio nacimiento al tren. Por primera vez en la historia, un transporte
terrestre podía ir a mayor velocidad que el galope de un caballo.
Gracias a esto se acercaron grandes distancias.
Sociedad industrial
En esta época surgieron las clases sociales, que se diferenciaban según
la riqueza, el poder y el conocimiento que tenía cada grupo. La
burguesía era dueña de las fábricas y del capital para invertir. Los
obreros eran quienes trabajaban a cambio de un salario.

La otra cara de la revolución


Mientras crecía el número de fábricas y aumentaba la producción,
empeoraba la calidad de vida de los obreros. Hombres, mujeres y
niños fueron explotados. Debían trabajar muchas horas (entre 14 y
16) en las peores condiciones, recibiendo salarios muy bajos.