Вы находитесь на странице: 1из 39

Historia de Colombia IV

la Novela en Colombia: percepciones sobre la incursión en un escenario


moderno en las primeras décadas del siglo XX

Yeffer Metrio Amaya

Franky Esteban Díaz

I. ¿Por qué la novela cómo fuente de análisis histórico?

La siguiente investigación busca identificar el lugar que ocupa la novela

colombiana en las primeras décadas del siglo XX como texto en la representación

de los derroteros y problemas que significaba la incursión del país en el mundo

moderno. Este trabajo es consciente del coqueteo con la parcialidad que puede

significar estudiar la novela en clave de fuente histórica por lo que considera, desde

diversos fundamentos teóricos, un sistema de análisis literario cuya utilización nos

permita observar claras relaciones culturales, sociales, económicas y políticas de

una Colombia en vía de transición al siglo XX. Dicho esto, cabe preguntar ¿por qué

la novela?, en el marco de estudios de la sociología de la literatura encontramos

cuatro posibilidades de investigación para los complejos sociológico-literarios1 de

los cuales destacamos dos: la de Materia y contenido ( esto es, analizar la novela a

través de la relatividad económica y social que condiciona la materia artística) y la

de la Forma2 contingente (Es decir, se habla del cambio en la estructura social que

1 Los cuatro complejos de Richard Newald asumen otros campos no mencionados en el texto: el
análisis de la procedencia social (relativo al rango social del artista, incluido simultáneamente en
diversos sistemas de referencia social que se entrecruzan mutuamente, entiéndase, la comunidad
nacional, la de lengua, la social, profesional, religiosa, espiritual-intelectual o político-ideológica) y el
análisis del efecto sobre el público (que se preocupa más por los caracteres del gusto en sociedades
determinadas).
2 En Lukács, los conceptos de vida y forma se entrelazan y nutren mutuamente, la una se define

como la condición empírica que crea el marco conceptual desde el cual un individuo interpreta su
existencia y la otra se expresa como un condicionante histórico que se alza frente a la primacía de
conduce a la transformación, ya sea de las formas de la exposición o del estilo

literario). Ambas de ellas se manifiestan fenomenológicamente en el mundo

moderno, donde la novela se expresa cómo manifiesto de las preocupaciones

propias del mundo burgués, es decir, que el drama moderno sólo sucede en un

momento histórico donde una sociedad se encuentra dentro o ingresando en los

avatares de un escenario liberal-burgués. Para Karl Mannheim, en los albores del

mundo parlamentarista liberal nace una gama de ideologías diversas que tienen el

efecto general de fragmentar la sociedad y por tanto, su autointerpretación3;

Mannheim caracteriza la ideología burguesa en razón de un cuerpo de escépticos

que depuran la ciencia de adherencias ideológicas, correspondiéndose con “el

pensamiento burgués liberal-democrático” racionalista y relativista4.

La novela, como manifestación artística sólo es posible en un mundo que

contiene una base social de carácter burgués: se convierte en almacén de los

contenidos diversos y dispares que imprimen en ella las contradicciones de la

sociedad, tal y como se verá, en Colombia el fenómeno literario de la novela plantea

además de un contraste consciente entre clases (esto es, que los integrantes de la

base social se autodiferencian unos de otros o cambian su sistema de

representación), la proyección del pensamiento y del sentimiento de una clase en

la vida, subvirtiéndola en el proceso original del ser. En sus palabras La forma es un ideal externo
del yo respecto a cada instante y es también la óptica típica de la cultura burguesa. En Sociología
de la literatura. Barcelona: Penísula. 1968.
3 Véase Karl Mannheim Ideología y Utopía. México: Fondo de Cultura Económica. 1993.
4 Phelan, Anthony. El Dilema de Weimar, Los Intelectuales en la república de Weimar. EDICIONS

ALFINS EL MAGNÁNIM, Institució Valenciana D´studis i Investigació. 1990. Trad. Josep Maria
Domingo i Roig. Valencia. 62.
un posicionamiento respecto a la búsqueda de sus intereses 5

II. Modernidad incipiente y complejidades regionales

El proyecto modernizador en Colombia adquiere una variada gama de

matices. Si bien el ambiente bélico de la segunda mitad del siglo XIX es un síntoma

de la civilización moderna (en el sentido de que se constituye en el camino por el

cual las élites regionales de la sociedad colombiana persiguen el dominio del poder

político) el resultado de este proceso sienta las bases para la construcción del

estado-nación en Colombia, son unos grupos de “ciudadanos” organizados por

medio de la élites regionales y en torno a las ideas provenientes de occidente,

quienes se disputan la hegemonía, así “ en este proceso de construcción del Estado,

la guerra como acción y el estado de guerra coexistieron y fueron determinantes en

la construcción de pautas de pertenencia y de integración política de la sociedad”6.

En contraste, la presión cultural ejercida por éstas guerras y la influencia europea,

enfrenta condiciones de una población rural (la de más grandes proporciones para

la época en el país), que, en su mayoría, como dice Henderson: “Durante los

periodos de paz, la sociedad colombiana regresaba a su soñoliento carácter

premoderno. Los soldados campesino dejaban sus rifles y regresaban a su tierra”.7

En este sentido, el proceso de modernización en Colombia, además de la

5 Lukács, György. “Sociología del drama moderno”. En Archiv für Sozialwisenschatf und Socialpolitik
XXXVIII, 1914. P 303-321-
6 Uribe, María Teresa. «Referentes teóricos y analíticos: Guerra, guerra civil y construcción del orden

politico.» En Las palabras de la guerra, de María Teresa Uribe, 29-49. Medellín: La carreta histórica,
2006.
7 Henderson, James D. «Hacia la modernidad 1889-1934: Colombia a fines del siglo XIX.» En La

modernizacion en Colombia: Los años de Laureano Gómez 1889-1965, de James D Henderson, 1-


33. Medellín: Universidad de Antioquia , 2006.
carga implícita del pensamiento occidental, no tiene la capacidad de responder

totalmente a sus exigencias; pero al mismo tiempo, el proceso tiene gran acogida

por la elites criollas regionales, las cuales al identificarse con estas ideas, no buscan

otra cosa que el control del estado de acuerdo a los parámetros de proyectos

políticos modernizantes, pero respondiendo a sus interés particulares y/o

regionales: se convertirá en la excusa para las guerras civiles que surgen durante

de la segunda mitad del siglo XIX y reciben el siglo XX.

El carácter regional que adquiere el proceso modernizante de construcción

del estado-nación, deja el pais vinculado a dos zonas principales: la central,

relacionada con los proyectos estatales, y la periférica, resistente a éstos, al menos

en su versión centralizada. Con respecto a esto último Rubén Jaramillo Vélez se

refiere al caso de la regionalización y nos cuenta que, “Probablemente sea acertado

considerar que tanto el federalismo como el centralismo, que se impone a partir del

86,-del XIX- representa dos momentos, ambos necesarios, en la historia de las

elites colombianas: dos intentos de asegurarse el predomino”8.

Este aislamiento de las regiones del país, heredado de la colonia, tiene como

característica debido a su “encierro” la poca circulación poblacional y monetaria, en

tanto que poca, sino nula, capacidad adquisitiva y acumulativa. Era “Una población

alejada del mundo capitalista occidental, cuya población vivía en su mayor parte, en

el nivel de la subsistencia”9. La responsabilidad modernizante recae sobre las elites

de cada región, que, al tiempo que fracturaba el poder tradicional de la organización

8 Jaramillo Vélez, Rubén. «La postergación de la experiencia de la modernidad en Colombia.» En


Colombia: la modernidad postergada, de Rubén Jaramillo Vélez, 27-58. Bogotá: Argumentos, 1998
9 Henderson, Hacia la modernidad. 2006
colonial, pugnaba por obtener el mayor beneficio a través de la inserción de sus

productos en los circuitos económicos mundiales, aprovechando la acogida de su

producción cafetera por parte de las potencias occidentales. Las elites regionales,

con su poder económico y territorial, adquieren así, el papel de guías para la

dirección que tomará el proceso modernizador del estado colombiano, no sin antes

generar la rivalidad entre ellas y sus regiones, pero si repercutiendo tanto en los

seguidores del proceso, como en sus contradictores. Así, por ejemplo, el proceso

que conocemos como la “Regeneración” en Colombia de finales del siglo XIX y

comienzos del XX consintió en “una serie de medidas a través de las cuales las

elites modernizadoras racionalizaron el estado con el fin de alcanzar el progreso

que consideraban necesario”10

Con lo anterior, la relación región-élite, deja claro que la confrontación

ideológica por el predominio del poder político, se gestará entre las élites

económicas y territoriales de cada región, que, por demás, cuantitativamente

reducidas, hacen de los autores clásicos, sobre todo franceses, motivo de sus

escasas reflexiones. No obstante, las elites inscritas en el contexto regionalista

pugnan por defender sus intereses de modo que repercuten en el campo intelectual,

donde también se crean zonas de influencia: La periférica, buscando oponerse a los

afanes integracionistas y modernizantes de las elites centrales; en palabras de

Jaramillo Vélez:

“Cuando se trata de naciones enteras no se pueden

10 Henderson, Hacia la modernidad., 2006


considerar culpables de ellas a sus pueblos sino a sus grupos

privilegiados, dominantes, más no dirigentes” -pues éstos- han

terminado por adoptar en forma apresurada y sincrética patrones de

comportamiento que imponen la vinculación al mercado mundial, la

industrialización, el desarrollo económico y la acelerada

urbanización, sin que éstos sean conscientes y sistemáticamente

asimilados por las grande masas populares, mantenidas (…)en un

estado de somnolencia tradicional” .11

Estos proyectos regionales de modernización por medio de sus élites,

querían implementar una identidad cultural regionalista o nacionalista, que

respondiera a sus pretensiones políticas y económicas, núcleo desde el cual se

generan corrientes de opinión bien sea para defender el proceso o para

contravenirlo. Las rivalidades generan oposición interna al proceso regional

determinado, de manera que, la elite intelectual literaria tenía como preocupación

inmediata la creación de “proyectos culturales dirigidos a la formación y

conservación de identidades regionales y nacionales, -donde- (…) El regionalismo,

el costumbrismo y la raigambre cultural de la literatura, (…) quería conservar los

valores nacionales a través de un estilo grandilocuente”12

III. Caracterización de la novela de comienzos de siglo XX en Colombia.

Ampliando la noción del fenómeno literario, se ha de considerar en su estudio no

11Jaramillo Vélez, La postergación, 1998.


12Ruíz Muñoz, Mónica María. «Una lectura de la novela "Cosme" de José Félix Fuenmayor: Apuntes
para una edición crítica.» Estudios de literatura colombiana, 2010: 197-210
sólo su textualidad, sino su función en el ámbito de las formaciones sociales”13. En

este punto, es importante recalcar que, en medio de la relación causal o de sucesión

de la producción literaria y su contexto sociopolítico en concordancia con el proceso

histórico general, la literatura colombiana se preocupa principalmente de su

identificación, desventaja o retroceso frente a los parámetros estético-

metodológicos emanados de Europa.

Como fenómeno histórico, y estudiada en clave de fuente histórica, la novela

es un proceso que va de la mano con sus condiciones socio-culturales y articula su

variedad de estilo, en el caso colombiano de carácter regionalista o nacionalista o

en oposición a éstos. Con lo anterior, para la investigación del proceso de

modernización en Colombia a través de la novela, es fundamental preguntarse por

sus características y sus momentos más importantes: a partir de conceptos como

“modernidad” y “toma de posición de los autores” (configuración de los discursos y

sus representaciones). El proceso literario de la novela en Colombia, al igual que el

concepto de modernidad en la sociedad colombiana, posee características muy

particulares pues, analizar los modos de formación de subjetividades y las imágenes

del ser humano que desde allí se proponen, como el mejoramiento social y biológico

que pregonan las élites, y que por demás tienen como resultado la segregación, la

13 Laverde Ospina, Alfredo. «Aproximación a los fundamentos teóricos y metodológicos para una
historia de la literatura colombiana.» En Visión histórica de la literatura colombiana: Elementos para
la discusión, de Olga Vallejo Murcia y Alfredo Laverde Ospina, 43-72. Medellín: La carreta editores,
2009.
9 Laverde Ospina, Aproximación. 2009.
marginalización y la exclusión del proyecto social14, permite:

“entender la forma como cada autor en la novela estudiada toma

posición frente a determinados discursos, imaginarios y práctica de la

modernidad, tanto en sus aspectos sociales, individuales, políticos e

históricos como en la formas que adquieren las realizaciones literarias

en esos marcos.”15

La novela colombiana reproduce también la compleja relación entre sus

áreas geográficas, resaltando características propias de las regiones donde la

ficción adquiere un carácter testimonial y delator. En La Ráfaga (escrita en una

fecha desconocida y publicada en la década de 1920) de Emilio Cuervo Márquez,

se nos entrega esta descripción de “La Laguna” una gran Hacienda familiar de

carácter semifeudal ubicada en el altiplano cundiboyacense:

“En las épocas de cosecha los trigales extendían hasta perderse de

vista, al pie de las lomas como lago de oro, entre islotes de rubia. En la

margen opuesta del rio se dilataban las dehesas, verdes, armoniosas,

lozanas, pobladas por el hato de vacas durham, una yegüeria de raza

inglesa y buena cantidad de bueyes que se empleaban en el laboreo

de la tierra, y de novillos que se enviaban a los mataderos de la

14 Suares Montañez, Roberto. «Comentario al artículo de Znadra Pedraza: El debate eugenesico:


una visión de la modernidad en Colombia.» Revista de Antropologia y Arqueologia , 1996-1997: 187-
188
15 Marín Colorado, Paula Andrea. «Modernidad en Colombia: Propuesta Historico-metodologica para

el establecimiento del campo de la novela colombiana.» Estudios de Literatura colombiana, 2010:


179-195
ciudad”16

El paisaje se mueve entre dos tiempos opuestos y aun así muestra

íntegramente como una estructura tradicional fuerza por dar unos primeros pasos

al mercado internacional, esto es porque, debido al constante cambio derivado de

la dinámica propia de las zonas fronterizas, es innegable que, en cuanto a región,

el testimonio literario posee una multiplicidad de relaciones en torno a centros de

legitimación del proyecto y es así como puede enseñarnos sus contrastes. La

complejidad de las dinámicas en la zona de frontera requiere ver a la novela en la

relación entre regiones y nación, es decir, la complejidad interna de la novela

colombiana deja ver su relación intrínseca con las élites modernizantes, al generar

crítica y posicionamiento en torno a su validez como fenómeno moderno en

Colombia, pero también, como manifestación literaria de la modernización de la

sociedad, al respecto Antonio Ferrer plantea que:

“No sabemos lo que quieren decir los críticos cuando consideran la

novela como arte de ficción. Ese apelativo podría aplicarse con mayor

propiedad a la poesía y aún a las obras de caballería, a los cuentos de

hadas y, en general a la literatura de mitos, no a la novela, que es

siempre lo posible dentro de lo real, lo que está en el orden lógico del

hombre, lo que sucede o puede suceder como base de la narración. La

novela es la madurez en el conocimiento de la gente y de las

16 Cuervo Márquez, Emilio. La ráfaga 24


sociedades”17

IV. Visiones de la modernidad colombiana a través de la novela de comienzos

del siglo XX: José Asunción Silva, Eustaquio Rivera y Emilio Cuervo Márquez.

En las primeras décadas del siglo XX el proceso de modernización

económica, política y cultural del país y el proyecto institucional que buscaba

fortalecer el estado-nación apenas comenzaba a vislumbrarse tras la experiencia

de La Regeneración. No obstante, esta visión altruista por parte de las elites

políticas, contrasta con un pais atrasado en todos sus aspectos y buscando

establecer una paz duradera que frenara los conflictos políticos que se dieron

durante la segunda mitad del siglo XIX, y recibieron al XX. Estas contradicciones

aparecen latentes en las preocupaciones de la producción literaria del momento: La

generación del Centenario, es decir, la que tenía veinte años en 1910, fue pródiga

en novelística de escaso mérito18 pues la década de 1920 presenció por primera

vez en el país la publicación en masa de novelas, hablamos entonces de una

generación de letrados de comienzos de siglo que construyó una alta producción

intelectual19.

En esta época en que se producen obras como La Vorágine (1924) de José

Eustaquio Rivera, donde el eje narrativo gira en torno a la dicotomía centro-periferia

17 Arango Ferrer, Javier. Horas de la literatura colombiana. Medellín: LEALON, Autores antioqueños,
1993.
18 Arango Ferrer, Javier. Horas de literatura colombiana. Medellín: EDITORIAL LEALON Autores

Antioqueños Vol 78. 1993.


19 Williams, Raymond L. Novela y poder en Colombia: 1844-1987. Trad, Álvaro Pineda Botero.

Bogotá: Tercer Mundo Editores, 1992.


o De sobremesa en (1925), escrita por José Asunción Silva, que resalta las

preocupaciones de la élite cultural de Cundinamarca, es decir, de la zona central;

en Cosme (1927) de José Félix Fuenmayor, se dejan ver las consecuencias de

éstas preocupaciones en las relaciones de las élites culturales y su influjo en las

comunidades populares, en una ciudad que (bien puede ser Barranquilla), las

dinámicas sociales se perciben claramente ajenas a los proyectos del centralismo

político. Escrita en una fecha desconocida (presumiblemente entre 1915 y 1925) La

Ráfaga de Emilio Cuervo Márquez, descubre en una familia de grandes hacendados

del altiplano cundiboyacense la suma de preocupaciones que la transición de siglo

imprime a la manera en que tradicionalmente estos grupos detentan el poder.

Fernández, el médico en De sobremesa, tiende hacia la subversión respecto

de las representaciones que legitiman las élites en torno a crear una sociedad

moderna. Este personaje tiene un asomo de lucidez al descubrirse como sujeto

social, diciendo:

“paso la semana entera en las salas frías del hospital en las

alcobas donde sufren tantos enfermos incurables; veo allí todas las

angustias, todas las miserias, de la debilidad y del dolor humano en sus

formas más tristes y más repugnantes […] no visito a nadie y los

sábados entro aquí a encontrar el comedor iluminado por treinta bujías

diáfanas y perfumado por la profusión de flores raras que cubren la

mesa y desbordan, multicolores, húmedas y frescas de los jarrones de


cristal de Murano.”20

El contraste es claro, lo que se delata es la contradicción entre los ritmos en que se

percibe el ingreso de la modernidad y el estado real de la sociedad en alguien que,

por su posición social, tiene contacto con ambas esferas. Las contradicciones de un

estado que apenas comienza a fortalecerse se reflejan en múltiples escenas del

grupo novelístico analizado, tal grado de debilidad impide a la burocracia central

cobijar todos los procesos que involucran el proyecto modernizante y que, se

reflejan especialmente en clave de centro-periferia. En Silva, se entregan un

conjunto de premoniciones respecto a la modernización de los incipientes pasos del

proyecto en Colombia, brillando así por su ausencia al reconocer que algún día:

“Monstruosas fábricas donde aquellos infelices encuentren trabajo y

pan nublarán en ese entonces con el humo denso de sus chimeneas el

azul profundo de los cielos que cobijan nuestros países tropicales;

vibrará en los llanos el grito metálico de las locomotoras que cruzan los

rieles cmunicando las ciudades y los pueblecillos nacidos donde quince

años antes fueron las estaciones de madera tosca y donde, a la hora

en que escribo, entre lo enmarañado de la selva virgen, extienden sus

ramas seculares las colosas ceibas” 21

Si el recurso de asunción silva es la premonición y el choque de flujos temporales,

el de Eustaquio Rivera es la deducción por contraste donde, el paladín de la

modernidad expresado en la urbe es concebido con frecuente optimismo frente a la

20 Silva, José Asunción. “De sobremesa”. En Obra Completa. 1980. 129


21Silva, José Asunción. “De sobremesa”. En Obra Completa. 1980. 178
vivencia en escenarios donde la irracionalidad y la ley del más fuerte dominan la

esfera de las relaciones sociales, como se podría comentar irónicamente, en La

Vorágine las regiones sin guarnición ni bandera son también soberanas. Es lógico

entonces la novela transcurra en busca de la ciudad, en retorno a la civilización va

de la periferia al centro y allí su autor es rechazado, asegura que “Aquel ambiente

de pesadilla me enflaquecía el corazón y era preciso volver a las tierras civilizadas,

al remanso de la molicie, al ensueño y la quietud”.22 Aun así, la conciencia de

contrastes genera también sentimientos encontrados, en este caso, de carácter

altruista, el héroe, Cova, se identifica con quienes “atropellados por la desdicha,

desde el anonimato de las ciudades, se lanzaron a los desiertos buscándole un fin

cualquiera a su vida estéril”23. Este particular héroe prevé que el contraste se

enmarca en el poderoso corpus de ideas que solventan la estructura social a la que

pertenece, una donde el individuo que se inserta en la realidad moderna difícilmente

podrá salir de ella, es por ello que, incluso como patrón de medición, los derroteros

de la modernidad son llevados por él allí donde no existe asomo de tal convicción,

dice a su amiga “¿No crees, Alicia, que vamos huyendo de un fantasma cuyo poder

se lo atribuimos nosotros mismos?” 24. Lo que se asoma en tal abstracción y que

los personajes no sospechan es que “están recién comenzando el camino de una

experiencia que los llevará a otras épocas y regiones, obligándolos a confrontar sus

recursos adquiridos, su educación, son aspectos del mundo no comprendidos en

22 Rivera, José Eustaquio. La Vorágine. Bogotá: Círculo de lectores. 1984. 164.


23 Rivera, José Eustaquio. La Vorágine. 288.
24 Rivera, José Eustaquio. La Vorágine. 60.
sus circunstancias sociales previas”25

La misma sospecha se manifiesta en Emilio Cuervo Márquez: Valverde, un

terrateniente venido a menos se ve obligado a moverse en los nuevos lobbies

económicos y comerciales donde podrá, no sólo incrustarse como gran productor

en los circuitos del mercado, sino reconquistar el prestigio que en estas condiciones

de transición generan tantas molestias a los terratenientes: se contrasta el proyecto

modernizante frente al arcaísmo de las tierras acumuladas sin producir y así,

Valverde “se había hecho recibir como miembro de la “Sociedad de Agricultores” y

en el Gun y en el Jockey Club se puso de nuevo en contacto con el Bogotá elegante

o influyente, lo que despertó en él dormidas ambiciones de brillo […] Valverde

comunicaba a Teresa sus planes para lo futuro: comprar un billar que pondría en el

salón contiguo al escritorio; instalar un motor eléctrico que daría luz a la hacienda y

movería la bomba que subiría el agua de la toma al depósito; montar, pero más

tarde, un molino de trigo en combinación con la Industria Harinera, cultivar

relaciones…”26

De este modo, tanto Fernández como Valverde y Cova se desplazan en realidades

de transición durante el siglo XX camino al fortalecimiento de un Estado moderno

en Colombia del que son conscientes en diferentes medidas que guarda en común

varios puntos: la contraposición del mundo urbano con el rural, la prevención

respecto a las nuevas realidades que afrontan según su posición social y la

confrontación con un tipo de impulso que se escapa de sus decisiones. La ruta

25 P 403 Pope, Randolph D. “La vorágine: Autobiografía de un intelectual”. En La vorágine: Textos


críticos, coord. Monserrat Ordoñez. Bogotá: Alianza Editorial, 1987.
26 Cuervo Márquez, Emilio. La ráfaga. 83
narrativa en estas tres novelas de la generación del centenario pinta

paisajísticamente un surco que recuerda los estadios de la civilización pintados por

el pensamiento liberal clásico, el paisaje campesino y rural en La Ráfaga intermedia

entre el mundo primitivo de La Vorágine y la gran metrópoli donde se reúnen los

intelectuales en De Sobremesa. En la triada novelística las oposiciones son

reconocidas incluso como elementos fantasmagóricos, es decir,

independientemente del escenario en que se desarrollan existe una consciencia de

que existen otros espacios que dinamizan su realidad ocasionando que, al momento

se delaten las relaciones culturales existentes en la Colombia de comienzos del

siglo XX donde el sostenimiento de viejos valores frente a las necesidades del

presente, ambos aspectos como sólo posibles en un proceso de modernización

denotan la problemática de la inmersión en el mismo: un dilema tocante a todas las

estructuras sociales, culturales y políticas.


Bibliografía

Arango Ferrer, Javier. Horas de literatura colombiana. Medellín: EDITORIAL

LEALON Autores Antioqueños Vol 78. 1993.

Herlinghaus, Hermann. “La otra trama de la modernidad o ¿para qué sirve pensar

posmodernamente desde la periferia?” En Nómadas N. 8 marzo-septiembre.

Bogotá: Fundación Universidad Central, 1998.

Laverde Ospina, Alfredo. “El papel de la crítica literaria en el ordenamiento de las

configuraciones del discurso literario (1880-1900). Hacia una historia de la literatura

colombiana”. En En Tradiciones y configuraciones discursivas: historia crítica de la

literatura colombiana. Elementos para la discusión. Cuadernos de trabajo II /

coordinadores Alfredo Laverde Ospina, Olga Vallejo Murcia, Editor César A. Hurtado

Orozco. Medellín: La Carreta Editores, Universidad de Antioquia, Grupo de

Investigación Colombia, Tradiciones de la palabra: 2010.

Mannheim, Karl. Ideología y Utopía. México: Fondo de Cultura Económica. 1993.

Maya, Rafael. Los orígenes de la modernidad en Colombia. Bogotá: Biblioteca de

autores contemporáneos. 1961.

Ocampo, Gilberto Gómez. Entre la María y la Vorágine: la literatura colombiana

finisecular (1886-1903). Bogota: Fondo Cultural Cafetero. 1988.

Pineda Botero, Álvaro La fábula y el desastre, estudios críticos sobre la novela

colombiana. Medellín: Fondo editorial Universidad EAFIT, 1999.


Pope, Randolph D. “La vorágine: Autobiografía de un intelectual”. En La vorágine:

Textos críticos, coord. Monserrat Ordoñez. Bogotá: Alianza Editorial, 1987

Urrego, Miguel Ángel. “Mitos fundacionales, reforma política u nación en Colombia”.

En Nómadas N. 8 marzo-septiembre. Bogotá: Fundación Universidad Central, 1998.

Vallejo Murcia, Olga. “Consideraciones para la definición de la zona literaria

colombiana” En Tradiciones y configuraciones discursivas: historia crítica de la

literatura colombiana. Elementos para la discusión. Cuadernos de trabajo II /

coordinadores Alfredo Laverde Ospina, Olga Vallejo Murcia, Editor César A. Hurtado

Orozco. Medellín: La Carreta Editores, Universidad de Antioquia, Grupo de

Investigación Colombia, Tradiciones de la palabra: 2010.

Williams, Raymond L. Novela y poder en Colombia: 1844-1987. Trad, Álvaro Pineda

Botero. Bogotá: Tercer Mundo Editores, 1992.

Williams, Raymond Leslie. The Colombian Novel, 1844-1987. Austin: University of

Texas Press, 1991.

Willian Foster, David. Handbook of Latin America Literature. Garland Publishing, Inc.

New York & London. 1992.

Novelas

Rivera, José Eustaquio. La Vorágine. Bogotá: Círculo de lectores. 1984.

Cuervo Márquez, Emilio. La Ráfaga

Silva, José Asunción. De sobremesa. En Obra Completa. 1980. 127-310.


FICHA BIBLIOGRÁFICA #1

TITULO DE LA FUENTE

Herlinghaus, Hermann. “La otra trama de la modernidad o ¿para qué sirve pensar
posmodernamente desde la periferia?” En Nómadas N. 8 marzo-septiembre.
Bogotá: Fundación Universidad Central, 1998.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo de revista que se centra en hacer un análisis de cómo cierto sector de la


intelectualidad latinoamericana ha pensado el tema de la modernidad como
proyecto pendiente en la región donde, se resaltan nuevos problemas en el
proceso de construcción epistemológica construido por los centros académicos.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Parte de consideraciones hermenéuticas para delimitar el carácter del


pensamiento latinoamericano abordando en primer lugar la cultura y luego
explorando el concepto en diferentes áreas cómo las letras o la pintura. Ello todo
con el fin de revelar el horizonte conceptual desde el cual la intelectualidad
latinoamericana se dispute la percepción de la modernidad, entre los centros de
poder académicos y las nuevas inclinaciones con la ruptura pretendida desde el
posmodernismo.

COMENTARIOS

El bosquejo presentado por este articulo devela el trasegar histórico de las


representaciones de modernidad en América Latina y a su vez conecta esas
expresiones con el fondo teórico que las ha sustentado a través del tiempo en
toda su diversidad.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #2

TITULO DE LA FUENTE

Vallejo Murcia, Olga. “Consideraciones para la definición de la zona literaria


colombiana” En Tradiciones y configuraciones discursivas: historia crítica de la
literatura colombiana. Elementos para la discusión. Cuadernos de trabajo II /
coordinadores Alfredo Laverde Ospina, Olga Vallejo Murcia, Editor César A.
Hurtado Orozco. Medellín: La Carreta Editores, Universidad de Antioquia, Grupo
de Investigación Colombia, Tradiciones de la palabra: 2010.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo científico parte del compendio de trabajos titulado Visión histórica de la


literatura colombiana. Elementos para la discusión. Cuadernos de trabajo I. Su
propósito es delimitar los modelos teóricos adecuados para abordar la literatura
colombiana históricamente; dejando claro que el punto de partida se encuentra en
develar los sistemas de relaciones que condicionan el hecho literario en el marco
colombiano.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

El mapa que la autora pretende trazar requiere de definir claramente cuáles son
esas condiciones que hacen de la creación literaria en Colombia un fenómeno
diverso, lleno de ambigüedades y sujeto a los dinamismos regionales y los
procesos de desarrollo de estos. Por ello examina el área de producción en dos
puntos: uno externo (el área continental) y otro interno (Colombia desde dentro).

COMENTARIOS

Destaca por pertenecer a los enfoques que la nueva historia cultural busca
establecer con bases sólidas en la construcción de planteamientos teóricos que
respondan al carácter propio de la producción literaria en Colombia. En esa
medida, todo acercamiento que parta en el espíritu de tal empresa significa darle
rasgos particulares al hecho literario regional.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #3

TITULO DE LA FUENTE

Laverde Ospina, Alfredo. “El papel de la crítica literaria en el ordenamiento de las


configuraciones del discurso literario (1880-1900). Hacia una historia de la
literatura colombiana”. En En Tradiciones y configuraciones discursivas: historia
crítica de la literatura colombiana. Elementos para la discusión. Cuadernos de
trabajo II / coordinadores Alfredo Laverde Ospina, Olga Vallejo Murcia, Editor
César A. Hurtado Orozco. Medellín: La Carreta Editores, Universidad de
Antioquia, Grupo de Investigación Colombia, Tradiciones de la palabra: 2010.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo de investigación integrante de la investigación “Elementos para una


propuesta de periodización de la literatura colombiana. Aproximación a la
discusión” financiada por el CODI de la Universidad de Antioquia cuyo propósito
es, caracterizar el campo intelectual donde se desarrolla el sistema literario
colombiano, en razón, de la autenticidad o imitación de las posturas estéticas
adoptadas en la literatura del país.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Usando el modelo de campos de poder de Pierre Bourdieu y la interacción entre


sociabilidades, el autor intenta probar que la crítica literaria en Colombia desde
finales del siglo XIX fue un elemento para crear estéticas literarias de carácter
meramente local, revalorando la idea de que en el continente la creación literaria
fue un fenómeno de recepción y readaptación de modelos foráneos.

COMENTARIOS
El carácter revisionista del artículo rescata por filtrar de lo general a lo particular
los fenómenos estéticos que a raíz de las dinámicas de la sociedad colombiana
(relacionada con los círculos intelectuales) dialogan con la tradición literaria. Por
otro lado, el uso de una gama de autores y conceptos emparentados desde la
teoría de la representación entrega un ejemplo de cómo usar adecuadamente un
marco teórico y seguir un curso metodológico en el proceso de investigación.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #4

TITULO DE LA FUENTE

Williams, Raymond L. Novela y poder en Colombia: 1844-1987. Trad, Álvaro


Pineda Botero. Bogotá: Tercer Mundo Editores, 1992.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Libro: Construido por el investigador de la Universidad de Austin, Texas, y


acondicionado por el traductor, el trabajo pretende crear el bosquejo general de la
escuela literaria colombiana en América Latina.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Contiene conceptos pertenecientes al análisis del discurso como Ficcionalizar o


Ideologema en tanto instrumentos para revisar la creación literaria de más de un
siglo en la división regional de 4 grandes espacios: La tradición costeña la
antioqueña, la del gran cauca y la del altiplano cundiboyacense.

COMENTARIOS

El trabajo resultar ser un manual bastante claro y lo suficientemente bien trazado


cómo para entender el recuadro general de la tradición novelística colombiana y
a su vez, aclarar la situación general de la novela como producto de un ambiente
de relaciones culturales específicas, esto es, su decurso histórico.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #5

TITULO DE LA FUENTE

Urrego, Miguel Ángel. “Mitos fundacionales, reforma política u nación en


Colombia”. En Nómadas N. 8 marzo-septiembre. Bogotá: Fundación Universidad
Central, 1998.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo de revista busca enseñar el proceso de creación de un Estado nacional


moderno en Colombia con base en dos canales: la función de los mitos de origen
y finalidad por un lado y, por otro, la implementación de reformas políticas en el
trasegar bipartidista.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Comienza por conceptualizar el nacionalismo desde una perspectiva


interdisciplinaria para explicar qué, en el mundo capitalista donde la
homogenización del sistema económica subvierte las identidades nacionales que
entran muchas veces en desuso se busca un equilibrio ontológico a través del
mito y su apropiación, lo que supone, en términos teóricos, un alto grado de
preparación histórica por lo que, espacios carentes de una tradición y unos
círculos prolongados encuentran limitaciones al llevar el imaginario a la realidad
política: esto es notorio para América Latina donde la instauración del proyecto
moderno de mano de las élites regionales requirió de casi un siglo para ponerse
en marcha, conjugando, mito y realismo político en el intento de hacer funcionar
el engranaje de la República.

COMENTARIOS
El trabajo resalta los destiempos de estas tentativas modernizantes en Colombia
dado que, enseña cómo las luchas de mediados del siglo XIX más que una disputa
ideológica fue la pugna por un centro que pretendía vestirse de carácter moderno.
Con todo, el uso del mito de los orígenes como aliciente para la inserción de
grandes capas de la sociedad al proyecto político, tiene en el texto la falencia de
considerar aquellas representaciones como una imposición vertical sin
argumentar mucho qué tipo de dinámica de las relaciones culturales permitía esos
casos de producción y apropiación de ficciones nacionalistas.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #6

TITULO DE LA FUENTE

Maya, Rafael. Los orígenes de la modernidad en Colombia. Bogotá: Biblioteca de


autores contemporáneos. 1961.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Es un ensayo histórico dividido en nueve (IX) capítulos que observa en razón del
estilo literario de los autores del modernismo el desarrollo del fenómeno en la
esfera intelectual colombiana. Desde Sanín Cano hasta José Asunción Silva y
Guillermo Valencia emergen fuentes de comprensión del proceso de modernidad
en la transición de siglo: para ello nos enseña el perfil del intelectual colombiano
en que se construye el modernismo literario y bajo que condiciones y
sociabilidades permuta.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

En las sociabilidades creadas por los literatos colombianos, Maya busca una
consideración por el papel de los estilos literarios, define el carácter de la
expresión escrita de los autores colombianos en los albores de la modernidad y,
aunque hace recaer en Sanín cano el padrinazgo sobre la Intelligentsia
colombiana por su lectura, comentario y apropiación de ciertas obras filosóficas
que lo pusieron a la cabeza de sus cogeneres, le sustrae al grueso de los
escritores colombianos una influencia profunda de referentes internacionales. De
paso, les reconoce un conocimiento diverso de la cultura de las letras, esto es,
sus referentes y justificar así que, el instrumento escrito de cierto modo expresa
también el carácter de la cultura, en este caso, el de la moderna en Colombia.

COMENTARIOS

Si nos detenemos en la fecha de publicación (1961) y en los contenidos del trabajo


encontramos ambigüedades para entender la tradición académica desde la que
se construye el trabajo, de este modo se atiene a las viejas inclinaciones por ver
en unos cuantos hombres “sobresalientes” de las letras colombianos, el elemento
central de análisis del movimiento modernista. No obstante, los recursos teóricos
de los que toma provecho el autor sugieren una temeridad y profundidad de seña
interdisciplinar que lo integran como manifestación temprana de los estudios de
transición de la Nueva Historia.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #7

TITULO DE LA FUENTE

Arango Ferrer, Javier. Horas de literatura colombiana. Medellín: EDITORIAL


LEALON Autores Antioqueños Vol 78. 1993.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Es un largo ensayo que pretende tipificar la literatura colombiana, con prólogo de


Manuel Mejía Vallejo y dividido en 4 capítulos (El ensayo, la novela, cuento y teatro
y poesía respectivamente) Ferrer disecciona con base en su conocimiento de las
letras en Colombia el corpus de producción y a su vez, desarrolla elementos
teóricos respecto a la naturaleza de cada género literario en su momento de
aparición.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Los referentes teóricos y metodológicos de Ferrer son amplios, a pesar del


carácter un tanto divulgativo del largo ensayo, se perciben momentos de
intensidad académica y rigor conceptual que se anudan con la pretensión final del
texto: enseñar como de una Colombia moralmente desarrollada, a través del
ejercicio literario, se han manifestado las adquisiciones de una cultura moderna
con un espíritu latinoamericano, pero de formas autóctonas.

COMENTARIOS

Las etapas históricas son la columna vertebral del trabajo de Ferrer, busca una
etiología de la literatura colombiana enlazando las formas de la producción
literaria desde la herencia prehispánica hasta la conjunción de la naciente
República en el mundo moderno y su descompasada inserción en la década de
1930, donde las temáticas, tal y como expone la teoría del drama moderno, tienen
un carácter fundamentalmente cultural y sociológico. Quizá su tono
grandilocuente en algunas ocasiones resulte molesto y hasta entorpezca el
argumento que viene desarrollando pero entendiendo las intenciones del autor y
centrándose en las bases más ontológicas del texto, puede llegar a ser muy útil a
la hora de contrastar los diferentes matices de las letras en Colombia.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #8

TITULO DE LA FUENTE

Ocampo, Gilberto Gómez. Entre la María y la Vorágine: la literatura colombiana


finisecular (1886-1903). Bogota: Fondo Cultural Cafetero. 1988.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Tesis doctoral cuya intención es ampliar los alcances de los estudios en literatura
hispanoamericana. Dividida en 4 capítulos donde se examinan las propuestas
literarias en Colombia durante la transición de siglo frente al advenimiento de la
Modernidad. El recorrido pasa desde el proyecto patriótico de la Regeneración y
los posteriores movimientos de carácter reaccionario en el trabajo de José María
Vargas Vila y el feminismo acusado de Soledad Acosta de Samper, hasta
incursionar en las esferas del psicologismo en tanto cualidad del modernismo.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL

Se intenta ubicar un periodo de estudio al que se considera poco trabajado frente


a otros hitos que suelen abarcar la atención de los proyectos académicos, de
modo que, al usar una periodización aparentemente arbitraria lo que se intenta es
rastrear un proceso de transformación silencioso guiado por las coordenadas
María (1867) a La Vorágine (1924) aunque en la práctica, debido al uso de la
literatura como vehículo de expresión ideológica, el autor busca definir en esas
pugnas la conformación de la Colombia moderna en lo que va de la guerra civil
de 1885 a la Guerra de los Mil Días.

COMENTARIOS

El ejemplo de este trabajo funciona para entender cómo en un estudio que acude
a fuentes literarias se puede salir del espectro del historicismo, y entrar a su vez
en el marco de las representaciones y las pugnas ideológicas que el producto
literario como testimonio puede ofrecer.

FICHA BIBLIOGRÁFICA # 9

TITULO DE LA FUENTE
Pope, Randolph D. “La vorágine: Autobiografía de un intelectual”. En La vorágine:
Textos críticos, coord. Monserrat Ordoñez. Bogotá: Alianza Editorial, 1987

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


El trabajo es una recopilación de la crítica que históricamente se ha hecho a La
Vorágine desde su aparición en 1924; se fundamenta en que la novela no habría
llegado a tener el impacto que representa hoy sin que esa larga tradición se
hubiera encargado de darle difusión mientras diseccionaba su contenido.
El texto de Randolph Pope aporta un análisis de la figura del narrador en la novela
desde la perspectiva de un intelectual que pasa por un proceso de ruptura con la
civilización.

MARCO TEORICO Y CONCEPTUAL

Pope desarticula la narrativa de la novela y se va encontrando paulatinamente


con las representaciones de una experiencia individual condicionada por el paso
del tiempo y el uso de la memoria, así, acude a autores como Karla Mannhei o
Berger y Luckman para sondear cómo el carácter autobiográfico del texto funciona
a modo de testimonio generacional más allá de lo vivencial.

COMENTARIOS

El ensayo logra una solidez argumentativa y analítica tal que los supuestos
teóricos entran en simbiosis con la narrativa ficcional de la novela. Median en la
interpretación algunas cavilaciones y rodeos complementarios que desvinculan la
idea del héroe del centro de las acciones.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #10

TITULO DE LA FUENTE

Cuervo Márquez, Emilio. La Ráfaga. Sin editorial ni año de publicación, donación


de la Biblioteca Nacional.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #11

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Novela moderna Colombiana de la tradición letrada en el altiplano


cundiboyacense.

GÉNERO, FORMA Y ESTILO

Entre el clasicismo y la fantasía, Emilio Cuervo relata la vida de una familia de


hacendados en las sábanas al norte de la capital; sus preocupaciones, dolores y
avatares representan a las de toda una élite tradicional que encuentra en las
transformaciones que evidencia el país motivos para confrontar sus antiguos
valores.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #11

TITULO DE LA FUENTE

Rivera, José Eustaquio. La Vorágine. Bogotá: Círculo de lectores. 1984.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Novela Moderna colombiana.

GÉNERO, FORMA Y ESTILO

El costumbrismo y el modernismo son los dos ejes en que se encuadra la narrativa


de Eustaquio Rivera. La Vorágine supera los márgenes de confrontación posibles
en la instauración del proceso moderno: por su psicologismo, su carácter epistolar
y su movimiento paisajístico de lo urbano a lo rural y de regreso, termina por
delatar su carácter optimista frente a las necesidades de el apego a la civilización
y su natural extensión en los países de periféria.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #1

TITULO DE LA FUENTE

Pedraza Gómez, Zandra. El debate eugenésico: Una visión de la modernidad en


Colombia. En Revista de Antropología y Arqueología. Vol. 9. No 1-2. Bogotá:
Universidad de los Andes 1996-1997. Págs. 115-160

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo de revista que orienta su análisis hacia el perfeccionamiento de la


sociedad Colombiana, como preocupación biológica y social de la élite en el
trascurso del siglo XIX al XX: El momento culminante es 1920, donde a raíz del
debate, se pone de manifiesto la inquietud de la degeneración de la sociedad
colombiana y por consiguiente, se responsabiliza a las ciencias acerca del
desarrollo de dicha problemática.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


Análisis hermenéutico y semántico del discurso eugenésico, con categorías
analíticas dentro del debate como el concepto de raza. El acercamiento se hace
a partir de una postura histórico-antropológica hacia la cultura de la experiencia
moderna en Colombia.

COMENTARIOS
“El debate eugenésico consintió esencialmente en un fenómeno discursivo que
quiso imprimirles un sentido preciso al cuerpo y a su participación en el proceso
de modernización. (…) es muestra clave de que este debate contiene
componentes centrales de la modernidad”

FICHA BIBLIOGRÁFICA #12


TITULO DE LA FUENTE

Suarez Montañez, Roberto. Comentario al artículo de Zandra Pedraza: el debate


eugenésico: Una visión de la modernidad en Colombia. En Revista de
Antropología y Arqueología. Vol. 9. No 1-2. Bogotá: Universidad de los Andes
1996-1997. Págs. 187-188

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO

Artículo de revista dirigido al texto de Zandra Pedraza: “el debate eugenésico:


Una visión de la modernidad en Colombia”. La crítica se concentra en los
elementos que dicho artículo no desarrolla como la continuidad de esta práctica
eugenésica en Colombia en el siglo XX, como instrumento ideológico de las elites
políticas dominantes que buscan el “desarrollo socio-politico del estado-nación”
en Colombia.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


Análisis crítico, con categorías analíticas dentro del debate como el concepto de
raza o la construcción del estado-nación en Colombia. Hace una valoración de la
propuesta eugenésica en Colombia, para llegar a conclusiones acerca de los
intereses de las elites acerca de ésta práctica de mejoramiento social y bilógico,
que contrariamente trae como resultado la marginalización y la exclusión.

COMENTARIOS
“Es así como en el Estado-Nación colombiano el concepto de -raza- ha estado
muy presente como mito estructurador de imaginarios sociales alrededor del “ser
colombiano”. Específicamente en la modernidad (…) la estética social perfecta se
concreta en una imagen utópica, tanto del cuerpo individual, como del cuerpo
social, generando en el universo colombiano la necesidad de mejorar la raza y
evitar la degeneración de la nación”. 187

FICHA BIBLIOGRÁFICA #13

TITULO DE LA FUENTE
Ruíz Muñoz, Mónica María. Una lectura de la novela “Cosme” de José Félix
Fuenmayor. Apuntes para una edición crítica. En Estudios de literatura
colombiana. No. 27, 2010. Págs. 197-210

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Artículo de revista que se encarga de analizar la obra desde el punto de vista de
una edición crítica. Esto quiere decir un examen total de la obra: contexto literario
y político-económico. Examen de la obra y su autor, e interpretación de la misma.
Ubicándola en una corriente vanguardista de oposición a lo que se fraguaba en la
Atenas suramericana (nacionalismos regionales, con proyectos de identidades
culturales). Es decir, una literatura de periferia. “propone estudiar la obra (…)
dentro del contexto socio-cultural en el cual nace, una Barranquilla periférica que
se oponía a la exclusión de la capital por medio de la “Liga Costeña” formada en
1919 para incluir a la costa en los asunto nacionales” en ese momento la costa
era la entrada de Europa al pais y por los años 20´, barranquilla se perfila como
ciudad moderna con “infraestructura y una naciente clase media”. Por lo mismo,
“todos estos elementos se pueden notar en Cosme. Por lo tanto el hecho de
estudiar la novela desde su contexto literario, social y político nacional y sus
influencias literarias extranjeras se hace importante para entender el proceso de
evolución de la literatura colombiana, además que desarrolla de una forma
bastante detallada las características del personaje Cosme como sujeto inmerso
en una realidad nacional”. 2017

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


El análisis que hace de la obra es a partir de tres categorías analíticas: Estudio
bibliográfico del autor; Historia del texto e interpretación.

COMENTARIOS
“. El regionalismo, el costumbrismo y la raigambre cultural de la literatura, bajo
una escritura que quería conservar los valores nacionales a través de un estilo
grandilocuente, marcaron los años 20 con obras como la vorágine 1924, de
sobremesa Silva 1925 y tomas carrasquilla la marquesa de yolombo 1928.
Escritores con los cuales Fuenmayor compartida la época más no la forma de
hacer literatura” 209. Los objetivos de la literatura: “Crear proyectos culturales
dirigidos a la formación y conservación de identidades regionales y nacionales,
de los que Cosme no participaba. Por lo tanto el valor de su narrativa radica en
su inclusión a corrientes literarias experiementales dando valor a los humano y
los universal sin dejar de captar el contexto social cultural y político de la
Colombia de ese momento” 207.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #14

TITULO DE LA FUENTE

Laverde Ospina, Alfredo. Aproximación a los fundamentos teóricos y


metodológicos para una historia de la literatura Colombiana. En Visión histórica
de la literatura en Colombia: Elementos para la discusión. 2009. Págs. 43-72

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Estudio que ahonda en la discusión acerca de la investigación en historia literaria
como parte sustancial de la historia cultural, y por lo mismo correlacional con la
historia social. Aporta a resolver la cuestión acerca de la dicotomía existente entre
historia literaria y crítica literaria. Es decir, amplía “…la concepción de los literario
al considerar en su estudio no solamente su textualidad sino su función en el
contexto de las formaciones sociales”45 la visión del siglo XIX de la creación de
nacionalidad, tiene eco en el fenómeno literario, apoyada por justificación en el
pasado, el agrado del momento presente que viven y la esperanza optimista en
lo que viene.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


Definición de conceptos con los cuales trabaja la idea del fenómeno literario en
una de sus manifestaciones más característica, la cual es la singularidad del
momento de producción y su significación como parte del mismo, es decir el
historicismo que tiende , “…a estudiar fenómenos literarios particulares y sus
principios de construcción ignorando su aspecto histórico”44 en este sentido, la
literatura como fenómeno histórico, es un proceso que va de la mano con sus
condiciones socio-culturales y articula su variedad de estilo (regionalista,
nacionalista, etc.).

COMENTARIOS
Importante en la relación causal y/o de sucesión de la producción literaria y su
contexto sociopolítico en concordancia con la el proceso histórico general, es que
la literatura Latinoamérica se preocupó principalmente de su identificación,
desventaja y/o retroceso frente a los parámetros estéticos y metodológicos
emanados de Europa.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #15

TITULO DE LA FUENTE
Jaramillo Vélez, Rubén. La postergación de la experiencia de la modernidad en
Colombia. En Colombia: la modernidad postergada. 1998. Págs. 27-58

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Ensayo que indaga la cuestión de la modernidad en Colombia, en su relación con
la Rev. Indst., en el sentido de cómo esta última genera un mercado mundial,
mientras pone la mirada en las revoluciones burguesas de Europa. En este
sentido, la independencia Hispanoamérica del sigloXIX lleva una carga implícita
del pensamiento europeo y anglosajón liberal, sin tener la capacidad de
responder totalmente a las exigencias de éste proceso, al mismo tiempo que el
proceso tiene gran acogida por la elites criollas regionales, y por lo mismo su
identificación se hace patente con respecto a éstos ideales, que luego serán la
excusa para las guerras civiles, donde no se busca otra cosa que el control del
estado, de acuerdo a parámetros de proyectos políticos modernizadores: esta es
la actitud asumida tanto por liberales y conservadores, que buscan satisfacer así,
sus propios intereses. “Probablemente sea acertado considerar que tanto el
federalismo como el centralismo, que se impone a partir del 86, representado dos
momentos, ambos necesarios, en la historia de las elites colombianas: dos
intentos de asegurarse el predomino” 38

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


A través del concepto de “postergación” el autor trata de dar una idea de la
“peculiaridad idiosincrática” del país con respecto a al modernidad. Para
conseguirlo hace uso de fuentes que hablan de la actividad económica, política e
ideologica del momento.

COMENTARIOS
“Cuando se trata de naciones enteras no se pueden considerar culpables de
ellas a sus pueblos sino a su grupos privilegiados, dominantes, más no dirigentes.
(…) –pues éstos- han terminado por adoptar en forma apresurada y sincrética
patrones de comportamiento que imponen la vinculación al mercado mundial, la
industrialización, el desarrollo económico y la acelerada urbanización, sin que
éstos sean conscientes y sistemáticamente asimilados por las grande masas
populares, mantenidas hasta el día de ayer en un estado de somnolencia
tradicional, y que han despertado abruptamente a las impostergables tareas que
impone el mundo contemporáneo” 56.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #16

TITULO DE LA FUENTE

Henderson, James D. Hacia la modernidad 1889-1934: Colombia A finales del


siglo XIX. En La modernización en Colombia: Los años de Laureano Gómez.
2006. Págs. 1-25

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Investigación sobre el proceso de modernidad en Colombia, donde se resalta
tanto su carácter excepcional, como su contraste con la realidad rural del pais.
Decir, en regiones apartadas todas de si (encerradas), sin cirulacion polacional y
monetaria y sin capacidad acumulativa. Es decir: “ Una población alejada del
mundo capitalista occidental, cuya población vivía en su mayor parte, en el nivel
d ela subsitencia” 2 Pero, pesar de deso, en las primeras décadas del siglo xx
entra incipienteme en los circuitos económicos mundiales. La creciente diversidad
cultural influenciada por los intereses particulares y regionales hizo que la
hegemonía de las elites tradicionales decayeran. No obstantes el ambiente belico
de la segunda mitad del siglo XIX, contrasta con un pais que básicamente no
había cambiado en los últimos tres siglos

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


Se orienta por medio de los puntos de quiebre, fracturas violentas o cambios
bruscos de la sociedad colombiana de final de siglo XIX y primeras décadas del
XX. En este apartado ubica la llamada “regeneración” y responsabiliza a las elites
modernizantes de su ejecución.

COMENTARIOS
“Mientras el norte de Europa se encontraba a la cabeza del sistema cultural y
económico occidental durante aquellos años, Colombia languidecía” 5. “La
regeneración consistió en una seria de medidas a través de las cuales las elites
modernizadoras racionalizaron el estado con el fin de alcanzar el progreso que
consideraban necesario” A efectos del trabajo final, sobre la intelectualidad y su
relación con los pensadores periféricos frente a los centrales: elite intelectual era
reducida (cientos), los clásicos constituyen su fuentes de reflexión, sobre todo los
franceses. Bogota Atenas de sudamerica.
FICHA BIBLIOGRÁFICA #17

TITULO DE LA FUENTE

Uribe, María Teresa. Referentes teóricos y analíticos: Guerra, guerra civil y


construcción del orden público. En La palabras de la guerra. 2006. Págs. 29-49

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Capitulo que caracteriza y amplía el concepto político de guerra: en primer lugar
lo hace a través de la definición de guerra civil, e identifica las guerras civiles del
siglo XIX en Colombia. Al analizar la guerra civil como guerra publica, la define
como un fenómeno esencialmente politico: es decir, confrontación entre
miembros de una misma comunidad política (ciudadanos), donde al menos uno
de los bandos participantes representa el papel del estado o gobierno, pero donde
ambos actores se reconocen como beligerantes en la pretensión de un orden
institucional; por lo tanto, se convierte en un instrumento en la estructuración del
poder (estado-nación) en Colombia. 38. Sobre las justificaciones en los discursos
de las guerras civiles del siglo XIX en Colombia, se refiere a la legitimación de la
violencia y la definición de la figura del enemigo. El papel del lenguaje en la
construcción de las representaciones de guerra y de los “estados de guerra” que
lo muestra como algo inevitable y necesario “que debía usarse solamente si no
existía una autoridad superior a la cual acudir para exigir la garantía y reparación
de los derechos usurpados”41. Para referirse al “estado de guerra” (Hobbes), lo
define como Animus bellis (estado de hostilidad), que se caracteriza por la falta o
debilidad de órganos políticos que regulen las relaciones entre los individuos o
asociaciones. El lenguaje estaba impregnado de un animus belli, es decir, los
conflictos no solo se daban en el enfrentamiento bélico, y por lo mismo, al
mantenerse este estado de hostilidad, no permite la concreción duradera de algún
objetivo de cualquier de los actores. Por lo tanto, las representaciones que se
dan en el estado de guerra, es signo de guerra potencial. En la guerra como
acción el estado deja de funcionar. Como punto importante habla de cómo fueron
las guerras civiles del siglo XIX en Colombia transcendentales para la
consecución del orden nacional e institucional (definición del estado), y como éste
es el resultado de las negociaciones por parte de los actores implicados. El
lenguaje político del republicanismo (excluyente) dieron origen a la nación y
fueron la base para las guerras.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


A partir de la teoría política clásica (europea), pero con un fuerte componente
crítico, piensa las guerras civiles del siglo XIX en Colombia. Define conceptos
como guerra civil, guerra civil justa, estados de guerra, etc. para definir el proceso
de las guerras civiles en Colombia en el siglo XIX recurre a seis presupuestos
analíticos que desglosa en el transcurso del texto, esto son: 1- guerra civil como
ruptura de la sociedad. 2 las guerras civiles en Colombia fueron actos políticos.
3- el lenguaje de la guerra como justificación de la mentalidad de las elites
guerreras.4- las guerras civiles en Colombia del siglo XIX, no solo fueron
enfrentamientos armados directos: el animus belli, no solo se definida por el
recurso a la violencia: el lenguaje.5- “las guerras del siglo XIX fueron guerras entre
ciudadanos por la definición del estado, de los publico y de la ciudadanía,” y
guerras de civilización que “ tuvieron como propósito realizar una política de
conquista contra los grupos indígenas y negros que todavía conservaban intactas
sus formas regionales, y autónomas de gobierno” 49. 6. Fueron guerras de
construcción nacional (orden institucional).

COMENTARIOS
Los referentes de identidad colectiva se han tejido en torno a la guerra”. 30. “(…)
estos estados de guerra se expresaron, en la Colombia del siglo XIX, en la
debilidad endémica de la soberanía. Es decir, en la existencia de una soberanía
puesta en vilo por grupos armados de diferentes adscripción ideológica, ubicación
territorial y condición social”43. “la historia de las guerras civiles en Colombia es
la historia de comunidades políticas específicas por definir los contornos de la
nación y del orden institucional” 46. “en este proceso de construcción del estado,
la guerra como acción y el estado de guerra coexistieron y fueron determinantes
en la construcción de las pautas de pertenecía y de integración política de la
sociedad. ” 49

FICHA BIBLIOGRÁFICA #18

TITULO DE LA FUENTE

Fuenmayor, José Félix. Cosme, 1979. Bogotá. Carlos Valencia editores.

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Novela publicada en 1927. De forma satírica y narrada en presente, utiliza el
diálogo como manera de mostrar una crítica de su época (primer cuarto de siglo
XX en Barranquilla, en el momento de la incipiente industrialización y
modernidad). La narración se concentra en el proyecto educativo de Cosme.
MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL
Contiene 40 capítulos de corta extensión. De manera experimental para la época
traza personajes en un estilo moderno,

COMENTARIOS
Doctor Patagato: “La educación si es contraria a la inclinaciones naturales, podrá
perturbar estas, pero no sustituirlas” 32. “En Cosme se echaron las bases de
todas las disposiciones del alma que la sociedad clasifica como vicios o como
virtudes, según dañen o beneficien los interés de los grupos directivos” 33 “El
temor de lo desconocido nos liga a la existencia. Pero aún más nos retiene en la
ruta pesada la delirante ficción de una felicidad próxima y distante. Y sin embargo,
signos de desesperación pueden advertirse ya en los humanos”

FICHA BIBLIOGRÁFICA #19

TITULO DE LA FUENTE

Silva, José Asunción. De sobremesa. En Obra Completa. 1980. Págs. 127-310

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Novela publicada en 1925. Caracteriza al intelectual modernista de final de siglo
XIX y comienzos del XX en Colombia en la parte central del país. El personaje
principal José Fernández de Andrade posee preocupaciones filosóficas y
estéticas

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


De estilo biográfico. Compuesta en un solo bloque con personaje principal con
diálogos y monólogos propios de la novela moderna. Como recurso para sus
reflexiones acerca de sus viajes y percepciones del mundo utiliza un Diario.

COMENTARIOS
“ (…)Paso la semana entera en las salas frías del hospital y en las alcobas donde
sufren tantos enfermos incurables; veo allí todas las angustias todas las miserias
de la debilidad y el dolor humano en sus formas más tristes y más repugnantes;
respiro olores nauseabundo de desaseo, de descomposición y de muerte(..) y
entro aquí (…) en el ambiente suntuoso de este cuarto….” 128.

FICHA BIBLIOGRÁFICA #20

TITULO DE LA FUENTE

Marín Colorado, Paula Andrea. Modernidad en Colombia: Propuesta histórico-


metodológica para el establecimiento del campo de la novela colombiana. En
Estudios de literatura colombiana. No. 27, 2010. Págs. 179-195

TIPO DE FUENTE Y CONTENIDO


Artículo de revista donde se plantea la necesidad histórico-metodológica, para la
interpretación investigativa de la novela, el delimitar los periodos de la novela en
Colombia. Estos se hace a partir del concepto de “fracturas, propiamente
literarias”, con la finalidad de señalar puntos cruciales de la formación de la
modernidad en Colombia y resaltar su particularidad.

MARCO TEÓRICO Y CONCEPTUAL


Para la investigación histórica de la novela en Colombia es fundamental
preguntarse por sus características y sus momentos más importantes: esto se
hace a partir de conceptos como modernidad y “toma de posición de los autores”
(configuración de los discursos). Para conseguir los objetivos planteados en el
artículo se dirige, primero, a un estado del arte de la investigación literaria de
carácter historiográfico en Colombia y posteriormente se dirige a las reflexiones
de la modernidad en Colombia, de manera interpretativa, que finaliza con la
noción acerca de que tanto el proceso literario de la novela en Colombia, como la
modernidad poseen características muy particulares. Características de la
modernidad en Colombia como hipótesis para la delimitación del establecimiento
del campo de la novela. Análisis de la novelas en relación con el “postura” del
autor, como su visión acerca de la modernidad, pero también de la individuación,
es decir, la actitud individual que reacciona frente a los procesos modernizadores,
es decir, “ los modos de formación de subjetividades, y las imágenes del ser
humano que desde allí se proponen” 187: (Individuo colonizado-Individuo criollo-
Individuo nacionalista)

COMENTARIOS
“Una posible delimitación de momentos a través de los cuales se puede
comprender el particular proceso de modernidad en nuestro pais y las formas en
que se han modelado la subjetividad en cada uno de ellos(…) entender la forma
como cada autor en la novela estudiada toma posición frente a determinados
discursos, imaginarios y práctica de la modernidad, tanto en sus aspectos
sociales, individuales, políticos e históricos como en la formas que adquieren las
realizaciones literarias en esos marcos”182. Rasgos generales a través de los
cuales podemos entender el proceso de modernidad en Colombia: 1- el proyecto
de Ilustración a través del discurso del “limpieza de sangre” avalado por la elite
letrada. 2- simultaneidad de temporalidades: confluencia del mundo colonia y las
trasformaciones que va imponiendo la modernidad. 3- las transformaciones de la
modernidad en las estructuras de pensamiento: imitación de los países
“desarrollados” que vincula modernidad como progreso, por lo tanto la búsqueda
del beneficio permite el uso de las nuevas técnicas o tecnologías. 4- Formas de
resistencia a los discursos de la modernidad emanada de Europa. Éstos no fueron
asumidos de manera pasiva en colombia, un ejemplo de ello son los novelistas.