Вы находитесь на странице: 1из 1

El poema “Amor sádico” de Julio Herrera y Reissig es un soneto compuesto por dos estrofas de

cuatro versos denominados cuartetos, y dos estrofas de tres versos denominados tercetos. Es
un poema de rima consonante, pues a partir de la vocal acentuada de la última palabra de cada
verso, coinciden todos los sonidos (letras), vocales y consonantes. También es un poema de
arte mayor, pues son versos endecasílabos, superior a nueve sílabas, con rima intercalada en
versos 1, 2, 3, 4; versos 9, 10, 11; versos 12, 13, 14, y de rima especular (encadenada), en los
versos 5, 6, 7, y 8.

En cuanto al encabalgamiento, podemos decir que en los versos 1 y 2; 3 y 4, son suaves y


sirremáticos versales. Esto ocurre también en el segundo cuarteto pero en el primer terceto
ocurre un encabalgamiento suave sirremático versal de los versos 9 y 10.

En este poema el autor explicita desde el título dos palabras que podrían verse como opuestas,
es decir que utiliza una figura de pensamiento que es la antítesis mediante las palabras “amor”
y “sádico”. Podemos decir que por un lado el amor nos da idea de felicidad, bondad, y por otro
la palabra sádico se refiere a algo perverso y peligroso, lo que podemos entender que el dolor
va de la mano con el placer.

También podemos percibir la presencia de una anáfora cuando se repite los términos “ya no” al
comienzo de los versos 1, 3 y 7.

Al principio de la segunda estrofa percibimos otra antítesis cuando dice “agrio placer”, pues
agrio remite a que es áspero y penetrante, con sabor u olor fuerte, y placer nos da la sensación
o sentimiento positivo, agradable. “Bárbaro embeleso” también son dos palabras que se
oponen pues bárbaro es alguien grosero, que no tiene educacion y embeleso es el estado de
una persona que siente placer, una admiración o una alegría intensa.

A continuación en “como una virgen” señalamos como una metáfora debido a que se establece
semejanzas entre dos elementos y no se destaca una cualidad como sería en el caso de una
comparación. Además lleva la palabra “como” que identifica una metáfora y deja abierto a
libres interpretaciones.

En seguida al decir “mudo amor” podemos identificar como una personificación que consiste
en atribuirle acciones, cualidades o sentimientos a seres inanimados o a ideas abstractas como
es el caso del amor, pues el amor por sí solo no puede hablar ni tampoco enmudecer.

En la última estrofa podemos ver una enumeración en “huraño, atroz, inexorable, hirsuto…”
pues está acumulando sustantivos para describir algo. Finalmente cuando dice “jamás viví
como en aquella muerte/nunca te amé como en aquel minuto!” hace referencia a un contraste
o antítesis entre luz y sombra, vida y muerte.