You are on page 1of 2

EL MINISTERIO DE ALABANZA

1 CRÓNICAS 25:1-8

Un estudio sobre el ministerio de alabanza formado por David en 1Crónicas


25 en el momento en el que el Rey y sus generales nombraron a Asaf, Hemán
y Jedutún como los cabezas del Departamento de Adoración de la Nación de
Israel.

1. v.1: El Ministerio de Alabanza es predicación: El ministerio de


adoración es más que un servicio musical a la iglesia… es una experiencia
de profetizar en el sentido más bíblico de la palabra (profetizar no es
tener premoniciones!): 1Corintios 14:3 dice que el que profetiza habla
a los hombres para edificación, exhortación y consolación. El que no
discierne la palabra no tiene nada que hacer en una banda cristiana.

2. v. 1: El Ministerio de Alabanza requiere integrantes de calidad. La


palabra usada por David es “idóneos” (adecuados o apropiados). No
cualquiera debe participar de él. Ser idóneo requiere el equilibrio entre
actitud y aptitud

3. v. 3 El Ministerio de Alabanza requiere de sumisión. Todos los que


participaban de él estaban “bajo alguien más”… en un equipo de alabanza
no hay lugar para quienes no son jugadores de equipo… un “espíritu
libre” que no sabe como sujetarse a sus líderes no tiene nada que hacer
en una banda cristiana.

4. v. 5: El Ministerio de Alabanza requiere espiritualidad. El ministro era


llamado vidente (1Crónicas 25:5) porque la gente venía a consultarle
acerca de Dios… un músico o cantante que no tiene una relación
personal genuina con Dios no tiene nada que hacer en una banda
cristiana.

5. v.5: El Ministerio de Alabanza es para exaltar el poder de Dios. Nunca


jamás es para exaltar al músico o al cantante… es para magnificar el
poder de Dios. No hay lugar en un ministerio de alabanza para estrellas
o primadonas… si alguien sólo quiere lucirse (por mucho que tenga para
lucir) no tiene nada que hacer en una banda cristiana.

6. v. 7: El Ministerio de Alabanza es para los instruidos. No sólo para los


talentosos… sino para quienes han sido instruidos para perfeccionar
ese talento. Un músico haragán o un cantante que se niega a crecer en
su área de ministerio… ya sabes: no tiene nada que hacer en una banda
cristiana.

7. v. 7: El Ministerio de Alabanza es para los aptos. Obviamente habla de


la habilidad musical… el término hebreo es CHAYIL y describe la virtud
en el desempeño de un arte o de un oficio. El Rey se merece lo mejor:
si no sabes cantar bien o tocar bien (y no quieres pagar el costo de
aprender) no tienes nada que hacer en una banda cristiana.

8. v.8 El Ministerio de Alabanza es para los pacientes. Hasta los mejores


esperaban sus turnos! Tocar/cantar no lo es todo… a veces debes
participar como uno más de la congregación mientras otros tocan y
cantan “allá adelante”. ¿Conoces músicos que sólo llega a la Iglesia
cuando tocan… o que al terminar de tocar no quieren estar dentro del
culto de adoración?… bueno, no tienen nada que hacer en una banda
cristiana.

9. v.8 El Ministerio de Alabanza es discipulado. Me refiero a la formación


de la siguiente generación de músicos… es siempre parte de la
responsabilidad del músico o cantante más formado.

Ups… se me acabó el espacio… te sigo hablando de esto en alguna otra ocasión


(acá apenas hemos rascado la superficie)

Como pastor de Vida nueva te digo: Gracias a Dios por nuestros músicos!…
creo que tienen mucho que hacer en donde Dios los ha puesto a servir!
Nos vemos mañana.

Related Interests