Вы находитесь на странице: 1из 194

S A M IR A M IN

EL CAPITALISMO
EN LA ERA DE LA
GLOBALIZACIÓN
El capitalismo en la era
de la globalización
PAIDOS ESTADO Y SOCIEDAD
últim os títulos publicados:

50. A. Margalit. La sociedad decente


51. D. Held, La democracia v el orden global
52. A. Gíddens, Folítica, sociología r teoría social
53. D. LMWev. Sobre la nacionalidad
54. S. Amin, El capitalismo en la era de la globalización
55. R. A. Heifctz, Liderazgo sin respuestas fáciles
56. D. Osborne y P. Plastrick, La reducción de la burocracia
57. R. Castel, La metamorfosis de la cuestión social
58. U. Beck, ¿Qué es la globalización?
59. R. Heilbroner y W. Milberg, La crisis de visión en el pensamiento econcnnico moderno
60. P. Kotler y otros. El marketing de las naciones
61. R. Jáureguí y otros. El tiempo que vivimos v el reparto del trabajo
62. A, Gorz, Wiscrias del presente, riqueza de lo posible
63. Z. Brzezinski, El gran tablero mundial
64. M. Walzer, Tratado sobre la tolerancia
65. F. Reinares. Terrorismo y antiterrorismo
66. A. Etzioni. La nueva regla de oro
67. M. Nussbaum, Los límites del patriotismo
68. P. Pettit, Republicanismo
69. C. Mouffe, El retorno de lo político
/O. D.7.o\o, Cosmópolis
71. A. Touraine, ¿Cómo salir del liberalismo?
72. S. Strange, Dinero loco
73. R. Gargarella, Las teorías de la justicia después de Raivls
74. J- Gray, Falso amanecer
75. F. Reinares y R Waldmann (comps.), Sociedades en guerra civil
76. N. García Canclini, La globalización imaginada
77. B. R. Barber, Un lugar para todos
18. O. Lafontaine, El corazón late a la izquierda
79. U. Beck, Un nuevo mundo feliz
80. A. Calsamiglia, Cuestiones de lealtad
81. H. Béjar, El corazón de la república
82. J.-M. Guéhenno, E lpow enir de la libertad
83. J. Rifkin, La era del acceso
84. A. Gutmann, La educación democrática
85. S. D. Krasner, Soberanía, hipocresía organizada
86. J. Rau'ls. El derecho de gentes
87. N. García Canclini, Culturas híbridas
88. F. Attiná, El sistema político global
89. J. Gray, Las dos caras del liberalismo
90. G. A. Cohén, Si eres igualitarista, ¿cómo es que eres tan rico?
91. R. Gargarella y F. Ovefero (comps.), Razones para el socialismo
92. M. Walzer, Guerras justas e injustas
93. N. Chomsky, Estados Canallas
94. J. B. Thompson, Escándalo político
95. M. Hardt y A. Negri, Imperio
96. A. Touraine y F. Khosrokhavar, A la búsqueda de sí mismo
97. J. Rawls, La justicia como equidad
98. F. Ovejero. La libertad inhóspita
99. i\l. Caminal, El federalismo pluralista
100. U. Beck, Libertad o capitalismo
101. C. R. Sunstein, República.com
102. J. Rifkin, La economía del hidrógeno
103. Ch. Arnsperger y Ph. Van Parijs, Ética econénnica r social
104. P. L. Berger y S. P. Huntington, Glohalizaciones múltiples
105. N. García Canclini, Latinoamericanos buscando lugar en este mundo
Samir Amin

El capitalismo
en la era
de la globalización

PAIDOS
Barcelona • Buenos Aires • México
Título original: Capitalism in the Age o f Glohalization.
The Management o f Contemporary Society
Publicado en inglés, en 1997, por Zed Books Ltd., Londres y New Jersey.

Traducción de Rafael Grasa

Cubierta de Víctor Viano

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del


«Copyright», bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de
esta obra por cualquier método o procedimiento, comprendidos la reprografía y el
tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o
préstamo públicos.

© 1997 by Samir Amin


© 1999 de la traducción, Rafael Grasa
© 1999 de todas las ediciones en castellano,
Ediciones Paidós Ibérica, S.A.,
Mariano Cubí, 92 - 08021 Barcelona
y Editorial Paidós, SAICF
Defensa, 599 - Buenos Aires
httpiZ/w'W'w.paidos.com

ISBN: 84-493-0638-8
Depósito legal: B-44.175/2002

Impreso en A & M Gráfic, S. L.


08130 Santa Perpetua de la Mogoda (Barcelona)

Impreso en España - Printed in Spain


SUMARIO

Introducción................................................................................................. 11

1. El futuro de la polarización g lo b a l.................................................... 15


Desarrollo desigual y formas históricas del capitalism o........... 15
El actual sistema mundial y los cinco monopolios
del capitalismo ............................................................................... 17
Un proyecto alternativo y humanista de globalización.............. 19
Obstáculos a la realización del proyecto...................................... 20
Posibles escenarios futuros y su inadecuación ........................... 22
Cómo renovar una perspectiva de socialismo mundial ........... 24

2. La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad


contemporánea.................................................................................... 27
Las «leyes de la historia»: la expansión del capitalismo
no equivale a d esarrollo............................................................... 29
La estructura institucional: las instituciones de Bretton Woods 33
El Fondo Monetario Internacional ........................................... 33
El Banco M undial........................................................................... 39
El GATT y la Organización Mundial del C o m ercio .............. 43
Globalización: la necesidad de una gestión económica
internacional.................................................................................... 48
La reforma de Bretton W ood s......................................................... 57

3. La reforma de la gestión monetaria internacional de la crisis . . . 65


Los antecedentes ............................................................................... 65
Los tipos de cambio flexibles no son la s o lu c ió n ....................... 66
Propuestas de reforma procedentes de las corrientes
dom inantes...................................................................................... 68
Una visión alternativa: la regionalización policéntrica.............. 70

4. El auge de la etnicidad: una respuesta política


a la globalización económ ica........................................................... 75
El ciclo de posguerra (1945-1990) y la nueva globalización . . 76
La desintegración del Estado y las nuevas ideologías étnicas
en el Tercer Mundo ...................................................................... 81
La globalización y la crisis del concepto de nación .................. 85
El capitalismo en la era de la globalización

La gestión actual de la crisis y sus alternativas.................. 92


Segundos pensamientos sobre universalismo versus
particularismo y la respuesta socialista al nacionalismo 100

5. ¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo


del S u r? ................................................................................................. lió
El desarrollo desaparece de la agenda........................................... 115
Hay crisis de la sociedad actual, pero aún no puede
hablarse de crisis del capitalismo............................................... 118
Soluciones: ¿liberalismo sin fron teras?......................................... 120
N acionalism o...................................................................................... 121
Los peligros de la regresión antidemocrática: el asalto étnico,
el fundamentalismo religioso y el neofascism o....................... 123
Reflexiones acerca de un contraproyecto: algunas tesis básicas 126

6. Los retos de la globalización: el caso e u ro p e o ................................ 133


La falta de complementariedad política en el proyecto
posbélico de Comunidad Económica E u ro p ea....................... 133
Los logros de la Comunidad Europea: un balance sumario . . . 138
El futuro de la integración europea en la era de la
globalización.................................................................................... 144
Un futuro diferente: una visión radical para E u r o p a ................ 157

7. Ideología y pensamiento social: la intelectualidad


y la crisis del desarrollo........................................................................ 161
La teoría social y la crisis del capitalismo: marxismo,
posmodernismo y movimientos sociales .................................. 161
La intelectualidad frente a los operadores m entales.................. 167
Desarrollo: críticas contrastadas.................................................... 170
Los análisis y estrategias propuestos por la intelectualidad
del Tercer M u nd o........................................................................... 175
Una nueva agenda: análisis de la diversidad del Tercer Mundo
y reconstrucción del poder social de las clases populares . . 177

índice analítico y de nombres .................................................................. 183


SIGLAS Y ABREVIATURAS

BERD Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo


de Europa del Este
CEPALC Comisión Económica para América Latina y el Caribe
GATT-OMC Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles-Organiza­
ción Mundial del Comercio
G7 Grupo de los Siete
NOEI Nuevo Orden Económico Internacional
OCDE Organización para la Cooperación Económia y el Desa­
rrollo
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
TLC Tratado de Libre Comercio (North American Free Trade
Association, NAFTA)
TRIM Medidas de protección relacionadas con el comercio (Tra­
de Related Invested Measures)
TRIP Derechos comerciales relativos a la propiedad intelectual
(Trade Rights in Intellectual Property)
L NCTAD Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y
el Desarrollo
INTRODUCCION

La presente obra agrupa siete trabajos acerca de la gestión capitalis­


ta de la crisis en que la humanidad se encuentra sumida, de manera obvia
y prístina, en la actualidad.

El capítulo 1 analiza las nuevas formas de polarización provocadas


por los gigantescos cambios derivados de las «décadas de crecimiento»
dos años cincuenta y sesenta), que conformaron un sistema mundial muy
diferente del anterior. La globalización de los sistemas productivos supo­
ne que en la actualidad debemos clasificar los diferentes países según el
peso relativo del «ejército activo» y del «ejército de reserva» de la fuerza
de trabajo de dichas sociedades, conceptos que, en consonancia con la ló­
gica de la globalización, deben definirse respecto de los segmentos del
sistema productivo que resultan más o menos competitivos a nivel mun­
dial. De acuerdo con dicho criterio, el grueso de la fuerza de trabajo de los
oaíses del centro forma parte del ejército activo, habida cuenta de la forma
en que se conformaron gradualmente las economías centrales, en unas
condiciones favorables imposibles de repetir actualmente. En los países in­
dustrializados periféricos de América Latina, Asia oriental (comunista y
capitalista) y el antiguo mundo soviético, segmentos del sistema producti­
vo son ya competitivos (o pueden serlo), en el sentido anteriormente men­
cionado. El ejército laboral activo existe aquí y ahora, y puede ampliarse.
No obstante, nunca será capaz, al menos tan lejos como podemos ver en el
futuro, de absorber la reserva procedente de las economías rural e infor­
mal. Y ello por dos razones: en primer lugar, porque la competitividad
mundial exige técnicas de producción que imposibilitan dicha absorción;
V , en segundo, porque no se dispone de la válvula de seguridad que supo­

ne la emigración masiva. Por otro lado, para los países periféricos no com­
petitivos o no industrializados de África y el mundo árabe la situación es
todavía peor; apenas existe ejército activo, de forma que la práctica totali­
dad de la nación es, en términos mundiales, ejército laboral de reserva.
Por consiguiente, la industrialización del Tercer Mundo no acabará
con la polarización inherente al capitalismo mundial realmente existente,
aunque moverá sus formas y mecanismos a otros planos, dirigidos a su vez
por los monopolios financiero, tecnológico, cultural y militar mediante
los cuales la nueva forma de ley mundializada del valor produce polariza­
ción. Incluso podríamos ir más lejos: esa industrialización no reproduci­
12 El capitalismo en la era de la globalización

rá una evolución social a imagen del Occidente desarrollado. El Estado


del bienestar y el compromiso capital/trabajo que implica advienen tras
un largo proceso en el que la sociedad se ha transformado fuertemente.
En esa fase preparatoria, la industria mecanizada a gran escala fue auxi­
liada por una revolución agrícola permanente, la emigración a América
sirvió de escape a la presión derivada de la explosión de la población euro­
pea y, por su parte, la conquista colonial proporcionó el aprovisiona­
miento de materias primas baratas. Por tanto, al aparecer el Estado del
bienestar reforzó un compromiso histórico entre el capital y el trabajo
que había sido favorecido por la reducción del ejército de reserva en los
países del centro. Sin embargo, el Tercer Mundo en proceso de industria­
lización no ha contado con ninguna de esas condiciones favorables que
podrían haber evitado las formas más brutales de expansión capitalista. Y
en lo que podríamos llamar Cuarto Mundo, excluido totalmente de la in­
dustrialización, el sistema social presenta extremos y condiciones que ro­
zan la caricatura; el ejército de reserva comprende aquí la práctica totalidad
de la población, es decir, los pobres marginados y las masas campesinas a
las que se han negado los frutos de cualquier revolución agraria.

Los capítulos 2 y 3 se ocupan de la gestión económica de la crisis del


actual capitalismo mundial. La crisis se manifiesta en el hecho de que los
beneficios derivados de la producción no encuentran salidas suficientes
en forma de inversiones lucrativas capaces de desarrollar posteriormente
nuevas capacidades productivas. Por tanto, la gestión de la crisis implica
hallar otras salidas para ese exceso de capital flotante y, por tanto, para
evitar su repentina desvalorización.
A nivel nacional, dicha gestión exige políticas neoliberales, perfecta­
mente racionales desde esa óptica. Naturalmente, esas políticas encauzan
las economías en espirales deflacionarias de estancamiento, lo que justa­
mente convierte a dichas políticas en instrumentos que meramente ges­
tionan o contienen la crisis, sin resolverla.
Por añadidura, la globalización requiere que la gestión de la crisis
opere también a nivel mundial. Las instituciones de Bretton Woods — espe­
cialmente el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial
(BM)— se han adecuado a dicho propósito, de manera que las economías de
los países del Sur y del Este se subordinan a dichos imperativos. Los pro­
gramas de ajuste y reestructuración que se imponen en ese contexto no per­
siguen en modo alguno lo que su nombre sugiere, un ajuste estructural. La
idea que subyace en dichos programas no es cambiar las estructuras para
. permitir un nuevo auge generalizado y una expansión de los mercados, sino
limitarse a poner en marcha ajustes coyunturales que obedezcan a la lógica
a corto plazo de asegurar la rentabilidad financiera del capital excedente.
Introducción 13

Naturalmente, la gestión de la crisis mundial resulta en esos términos impo­


sible: multiplica los conflictos que no puede regular, en gran medida porque
opera dentro de la estructura de un sistema monetario obsoleto.

El capítulo 4 toma en consideración diversas cuestiones relativas a la


gestión política del caos producido por el utópico e irreal proyecto de
«hacer funcionar el mundo como un mercado». Hasta hace bien poco, el
espacio de gestión económica de la acumulación de capital coincidió con
sus dimensiones políticas y sociales. En ese sentido, el Estado nacional
burgués proporcionó el modelo de modernidad que el Tercer Mundo in­
tentó reproducir tras la Segunda Guerra Mundial, en particular median­
te el modelo de desarrollo nacional autocentrado (aunque, eso sí, abierto
a la economía internacional) y de construcción/modernización del Esta­
do. En dicho contexto, las clases dirigentes (a menudo multiétnicas) de
Asia, Africa y Europa oriental basaron su legitimación en el desarrollo
económico que la fuerte expansión del capitalismo mundial favoreció
hasta la década de los años ochenta.
La profundización del proceso de globalización ha acabado con esa
coincidencia de espacios. Una nueva contradicción caracteriza el capitalis­
mo mundial: por un lado, los centros de gravedad de las fuerzas económi­
cas que gobiernan la acumulación han atravesado las fronteras de los Esta­
dos particulares; por otro, no existe a nivel mundial un marco o estructura
Dolítico, social, ideológico y cultural que pueda dotar de coherencia a la
gestión global del sistema. Por tanto, en lo que respecta a la dimensión po­
lítica, la gestión de la crisis consiste en intentar suprimir el segundo térmi­
no de la contradicción, el Estado, con el objeto de imponer la gestión de la
sociedad por el «mercado» como única regla. Las ideologías y prácticas an-
tiestatistas radicales de nuestros días forman parte de dicha lógica.
La erosión de los viejos modelos de crecimiento, por consiguiente, ha
sumido a los países periféricos del Sur y del Este en una crisis del Estado-
nación, reavivando movimientos centrífugos que a menudo revisten una
expresión étnica. La crisis ha hecho añicos la unidad de las clases diri­
gentes de la periferia, de manera que en la actualidad fracciones rivales
intentan basar su legitimidad en las aspiraciones étnicas de sus desorien­
tados pueblos. La gestión de esta crisis, mediante la manipulación de las
aspiraciones democráticas y de los derechos nacionales, alimenta el pro­
yecto de subordinar las sociedades a las demandas del mercado, un pro­
yecto que presupone la destrucción de los Estados capaces de modular
eficazmente las condiciones de la globalización.

Los capítulos 3, 6 y 7 se ocupan de diversos aspectos relativos a la


búsqueda de una alternativa a la sumisión total a la lógica del capital. En
14 El capitalismo en la era de la global ixación

un tiempo mínimo, la persecución de la utopía liberal ha producido re­


sultados tan catastróficos que su discurso está perdiendo ya impulso. El
viento empieza a cambiar de dirección, a soplar del lado de la razón.
Contrariamente a todas las políticas hegemónicas de gestión de las
crisis, resulta necesario repensar el desarrollo como modelo societal. El
crecimiento no es el producto natural de la gestión del mercado y de las
políticas encaminadas a lograr la expansión; por el contrario, es el resul­
tado posible de políticas transformadoras previamente pensadas en todas
y cada una de sus dimensiones.
La expansión de posguerra fue producto de un ajuste estratégico del
capital a las condiciones sociales que las fuerzas democráticas populares,
poderosas merced a la victoria sobre el fascismo en 1945, pudieron impo­
ner. Es decir, justamente lo contrario a las llamadas políticas de ajuste de
nuestros días. Pese a lo que ciertos profesores universitarios imaginan, la
historia no está infaliblemente dirigida por las leyes de la «economía pura».
La historia es un producto de las reacciones sociales a las tendencias que di­
chas leyes implican, reacciones que definen a su vez las relaciones sociales
concretas en las que operan las mencionadas leyes. Las fuerzas «antisisté-
micas» (en otras palabras, el rechazo organizado, consistente y eficaz a ple­
garse completamente a las exigencias de esas supuestas leyes) contribuyen
tanto como la lógica «pura» de la acumulación de capital a conformar la
historia real. Determinan las posibilidades y formas de expansión que se
dan en el marco o estructura organizada que ellas mismas imponen.
De ahí que nuestro propósito en el presente libro sea presentar una
crítica sistemática del simplista discurso dominante acerca del carácter
ineluctable de la globalización. Debe admitirse que la interdependencia
ha de ser negociada; que formas de desarrollo nacionalmente necesarias
han de ser pautadas y apoyadas, y que las desigualdades iniciales se deben
corregir antes de que crezcan y se hagan más profundas. Admitir esas ne­
cesidades supone, por tanto, comprender que el desarrollo no equivale a
la expansión del mercado. Pero el discurso dominante se niega sistemáti­
camente a hacer esa distinción, presuponiendo que la expansión del mer­
cado «lleva» necesariamente al progreso social y a la democracia, así
como que las «dificultades» (las «bolsas» de pobreza, desempleo y mar-
ginación social, como las denominan) son meramente «transitorias». Na­
turalmente, ninguno de quienes así opinan dedica mucho tiempo a pen­
sar ¡si la transición durará unos pocos años o varios siglos!
Así las cosas, y partiendo de los presupuestos que acabo de exponer,
el capítulo 3 se ocupa de aspectos relativos a cualquier resurgir futuro del
desarrollo del Tercer Mundo, el capítulo 6 trata de los retos a que se en­
frenta la construcción europea y, finalmente, el capítulo 7 se dedica a las
responsabilidades de los intelectuales del Tercer Mundo.
Capítulo 1

EL FUTURO D E LA POLARIZACIÓN GLOBAL

D e s a r r o l l o d e s ig u a l y f o r m a s h is t ó r ic a s d e l c a p it a l is m o

Desde la Antigüedad, la historia se ha caracterizado por el desigual de­


sarrollo de las regiones, si bien hay que esperar a la era moderna para que
la polarización se convierta en el subproducto inmanente de la integración
de la totalidad del planeta en el sistema capitalista. Por consiguiente, pode­
mos decir que la polarización (capitalista) moderna ha aparecido en formas
sucesivas durante la evolución del modo de producción capitalista. Con­
cretamente, podemos singularizar cuatro grandes fases, a saber:

1. La forma mercantilista (1500-1800), previa a la revolución indus­


trial y moldeada por la hegemonía del capital mercantil en los centros
atlánticos dominantes, así como por la creación de zonas periféricas
(América) cuya función presuponía su total aceptación de la lógica de
acumulación del capital.
2. E l denominado modelo clásico, surgido de la revolución indus­
trial, que definió a partir de entonces las formas básicas del capitalismo.
Por su parte, las periferias (a América Latina se agregaron progresiva­
mente toda Asia, excepto Japón, y África) siguieron siendo rurales, no
industrializadas, y su participación en la división internacional del tra­
bajo se produjo a través de la agricultura y la producción mineral. Este
importante rasgo de polarización estuvo acompañado de otro no menos
importante: la cristalización y establecimiento de sistemas netamente in­
dustriales como sistemas nacionales autocentrados, acaecido en parale­
lo a la construcción de los estados nacionales burgueses. Ambas carac­
terísticas explican las líneas dominantes de la ideología de la liberación
nacional, la respuesta al reto planteado por la polarización: a) el objeti­
vo de considerar la industrialización como sinónimo de progreso libe­
rador y un instrumento para ponerse al día; b) el objetivo de construir
Estados-nación inspirados en los modelos de los países del centro. De
esa forma se concibió la ideología de la modernización. Por consiguien­
te, esta forma clásica de polarización caracterizó el sistema mundial des­
de la revolución industrial (es decir, después de 1800) hasta la Segunda
Guerra Mundial.
16 El capitalismo en la era de la globalización

3. E l período de posguerra (1945-1990) supone la progresiva ero­


sión de las dos características que acabamos de mencionar. Durante el
período se produjo la industrialización de las periferias, un proceso
obviamente desigual que resultó el factor dominante en América L ati­
na y Asia, con el movimiento de liberación nacional afanándose en
acelerar el proceso en aquellos Estados periféricos que acababan de
recobrar su autonomía política. En esos años se produjo también, si­
multáneamente, el progresivo desmantelamiento de los sistemas de pro­
ducción nacional autocentrados y su recomposición como elementos
constitutivos de un sistema integrado de producción mundial. Esta
doble erosión supuso una nueva manifestación de la profundización
de la globalización.
4. El período más reciente (a partir de 1990), en que la acumulación
de esas transformaciones ha provocado el colapso del equilibrio caracte­
rístico del sistema mundial de posguerra.

Esta evolución, empero, no apunta hacia un nuevo orden mundial ca­


racterizado por nuevas formas de polarización, sino hacia el desorden
global. El caos al que nos enfrentamos proviene de un triple fracaso del
sistema, que ha sido incapaz de desarrollar: a) nuevas formas de organi­
zación social y política que vayan más allá del Estado-nación, un nuev'o
requisito del sistema globalizado de producción; b) relaciones políticas y
económicas capaces de reconciliar el auge de la industrialización en las
nuevas zonas periféricas competitivas de Asia y América Latina con el ob­
jetivo del crecimiento mundial; y c) una relación que no sea excluyente
con la periferia africana, que no está implicada en modo alguno en una in­
dustrialización competitiva. Este caos resulta visible en todas las regiones
del planeta y en todas las facetas de la crisis política, social e ideológica.
Está en la base de las dificultades de la actual construcción europea, así
como en la incapacidad del continente de alcanzar la integración econó­
mica y establecer a la vez estructuras políticas integracionistas. Es tam­
bién la causa de las convulsiones que se observan en todas las periferias
de Europa oriental, del viejo Tercer Mundo semiindustrializado y del
nuevo y marginado Cuarto Mundo. Así las cosas, el caos actual lejos de
apuntalar el incremento de la globalización revela su extrema vulnerabi­
lidad.
No obstante, el predominio del caos no debe impedirnos pensar en
escenarios alternativos para un nuevo «orden mundial», si bien es cierto
que existen muchos y diferentes «órdenes mundiales» posibles. Quiero
llamar la atención sobre cuestiones que fueron ignoradas por el triunfa-
lismo que suscitó la idea de la inexorabilidad de la globalización, pese a
que, como ya he señalado, se ha revelado su precariedad.
El futuro de la polarización global 17

El lector habrá descubierto ya que este análisis del capitalismo mun­


dial no se centra en la cuestión de las hegemonías, puesto que no me ads-,
cribo a la escuela de las hegemonías sucesivas de cierta historiografía. El
concepto de hegemonía es a menudo estéril y acientífico merced a la va­
guedad de las definiciones al uso, de modo que no creo que deba consti­
tuir el centro del debate. He llegado a la conclusión, por el contrario, que
la hegemonía es la excepción a la norma, a saber, el conflicto entre las
partes que pone fin a la hegemonía. La hegemonía de Estados Unidos,
aparentemente vigente en la actualidad, quizás por ausencia de rival, es
tan frágil y precaria como la globalización de las estructuras a través de
las que opera.

Z.L ACTUAL SiSTEM A MUNDIAL Y LOS CINCO M O N O PO LIO S DEL


tAPITALISM O

En mi opinión, el debate debería empezar con un debate a fondo de


los rasgos novedosos del sistema mundial actual, provocados por la ero­
sión del sistema anterior. Creo que existen dos elementos nuevos, a saber:

1. La erosión del Estado-nación centrado en sí mismo y la consi­


guiente desaparición del vínculo entre la esfera de la reproduc­
ción y la de la acumulación, que acompaña al debilitamiento del
control político y social que hasta el momento había sido deter­
minado precisamente por las fronteras de ese Estado-nación auto-
centrado;
2. La erosión de la gran fractura entre un centro industrializado y las
regiones periféricas no industrializadas, es paralela a la emergencia
de nuevas dimensiones de polarización.

La posición de un país en la jerarquía global viene definida por su ca-


oacidad para competir en el mercado mundial. Aceptar esa evidencia no
supone en modo alguno compartir la opinión del economista burgués que
considera que dicha posición se debe al resultado de adoptar medidas ra­
cionales, una racionalidad — dicho sea de paso— que se mide a partir de
las denominadas «leyes objetivas del mercado». Por el contrario, creo que
dicha competitividad es un producto complejo en el que confluyen múl­
tiples factores económicos, políticos y sociales. En esta lucha desigual, los
centros usan lo que me gusta denominar sus «cinco monopolios», mono­
polios que constituyen un desafío a la totalidad de la teoría social. Dichos
monopolios son:
18 El capitalismo en la era de la globalización

1. Monopolio tecnológico. Requiere gastos enormes, que sólo un Es­


tado poderoso y rico puede afrontar. Sin el apoyo estatal, en particular a
través de la inversión y gasto militar (algo que el discurso liberal no men­
ciona), la mayor parte de esos monopolios no podrían perdurar.
2. Control de los mercados financieros mundiales. Dichos monopolios
poseen una eficacia sin precedentes merced a la liberalización de las nor­
mas y reglas que gobiernan su establecimiento. Hasta hace poco, la mayor
parte de los ahorros de una nación sólo podía circular dentro del ámbito,
en gran medida nacional, de sus instituciones financieras. En la actuali­
dad, estos ahorros se gestionan de manera centralizada por instituciones
cuyas operaciones tienen un alcance mundial. Hablamos de capital finan­
ciero, es decir, del componente más mundializado del capital y, sin em­
bargo, la lógica de esa globalización de las finanzas puede ponerse en
un brete por la simple decisión política de optar por la desconexión, aun
si esa desconexión se limitara al dominio de las transferencias financieras.
Es más, creo que las directrices que rigen el libre movimiento del capital
financiero se han vuelto inservibles. Antaño el sistema se basaba en la li­
bre flotación de las divisas en el mercado (de acuerdo con la teoría que
sostiene que el dinero es una mercancía como cualquier otra) con el dólar
actuando de jacto como moneda universal. No obstante, considerar el di­
nero una simple mercancía no es una teoría científica y, por otro lado, la
posición preeminente del dólar sólo se debe a la falta de algo mejor. Una
moneda nacional no puede cumplir las funciones de una divisa interna­
cional a menos que exista un excedente de importaciones en el país cuya
moneda sirve de divisa internacional, lo que obliga a ajustes estructurales
en otros países. Ése era el caso de Gran Bretaña en el siglo X IX , pero no el
de Estados Unidos en la actualidad, que en realidad financia su déficit
mediante préstamos que el resto del mundo se ve obligado a aceptar. Ni
tampoco es el caso de los competidores de Estados Unidos: el excedente
japonés (puesto que el alemán desapareció tras la unificación en 1991) no
basta para cubrir las necesidades financieras ocasionadas por los ajustes
estructurales de los demás. En estas condiciones, la globalización fi­
nanciera, lejos de ser un proceso «natural», resulta ser algo extremada­
mente frágil. A corto plazo sólo conduce a una inestabilidad permanente
y no a la estabilidad necesaria para la actuación eficiente de los procesos
de ajuste.
'b. Acceso monopolista a los recursos naturales del planeta. Los peligros
de la explotación indiscriminada de esos recursos adquieren ahora natu­
raleza planetaria. El capitalismo, basado en una racionalidad a corto pla-
,zo, no puede superar los peligros que conlleva ese comportamiento im­
prudente e indiscriminado, por lo que acaba reforzando los monopolios
de los países ya desarrollados. La publicitada preocupación medioam
El futuro de la polarización global 19

biental de estos países se limita a no permitir que otros sean tan irrespon­
sables como ellos.
4. Monopolio de los medios de comunicación. Dicho monopolio no
sólo lleva a la uniformidad cultural, sino que abre la puerta a nuevos me­
dios de manipulación política. La expansión del mercado moderno de los
medios de comunicación constituye ya uno de los principales componen­
tes de la erosión de las prácticas democráticas en el propio Occidente.
5. Monopolio de las armas de destrucción masiva. Desafiado y mante­
nido a raya merced a la bipolaridad de posguerra, el monopolio es una
vez más, como sucedió en 1945, posesión exclusiva de Estados Unidos.
.•\unque se corre el riesgo de que la proliferación nuclear se descontrole,
¡a proliferación constituye, en ausencia de un control democrático inter­
nacional, la única forma de luchar contra ese inaceptable monopolio es­
tadounidense.

Estos cinco monopolios, tomados en su conjunto, definen el marco


en el que opera la ley del valor mundializada. La ley del valor es la expre­
sión abreviada de todas estas condiciones y no la expresión de una racio­
nalidad económica «pura», objetiva. El condicionamiento de todos estos
nrocesos anula el impacto de la industrialización en las periferias, devalúa
su trabajo productivo y sobrevalora el supuesto valor agregado derivado
ie las actividades de los nuevos monopolios de los que se beneficia el cen­
tro. El resultado final es una nueva jerarquía, más desigual que ninguna
ie las anteriores, en la distribución de los ingresos a escala mundial, que
subordina las industrias de las periferias y las reduce a la categoría de
subcontratadas. Este es el nuevo fundamento de la polarización, presagio
ie sus formas futuras.

U X PRO Y EC TO ALTERNATIVO Y HUMANISTA DE GLOBALIZACIÓN ü

Contrariamente al discurso ideológico dominante, sostengo que la


alobalización a través del mercado es una utopía reaccionaria. Debemos
contrarrestarla mediante el desarrollo de un proyecto humanista y alter­
nativo de globalización, compatible con una perspectiva socialista.
La realización de ese proyecto implica construir un sistema político
global que no esté al servicio del mercado global, sino que defina sus pa­
rámetros tal como el Estado-nación representó históricamente el marco
social del mercado nacional y no su mera área pasiva de desarrollo. Un
sistema político global de ese tipo tendría atribuciones en cada uno de es­
tos cuatro campos:
20 El capitalismo en la era de la globalización

1. La organización del desarme mundial a los niveles adecuados, li­


berando a la humanidad de la amenaza del holocausto nuclear y de
otros semejantes.
2. La organización del acceso a los recursos del planeta de manera
igualitaria, de forma que hubiera cada vez menor desigualdad. D e­
bería generarse un proceso global de toma de decisiones que in­
cluyera una valoración (es decir, establecimiento de tarifas) de los
recursos, lo que obligaría a reducir las pérdidas y los residuos, y
una distribución más equitativa del valor y de los ingresos deriva­
dos de dichos recursos. Tal cosa supondría también el inicio de un
sistema fiscal globalizado.
3. La negociación de relaciones económicas abiertas y flexibles entre
las principales regiones del mundo, que en la actualidad se en­
cuentran desigualmente desarrolladas. De esta forma se reducirían
progresivamente los monopolios financieros y tecnológicos de los
centros. Por supuesto, tal cosa supone liquidar las instituciones
que actualmente dirigen el mercado mundial (BM, FM I, GATT,
OMC, etc.) y crear otros sistemas para gestionar la economía glo­
bal.
4. El inicio de negociaciones para la correcta gestión de la dialéctica
mundial/nacional en las áreas de la comunicación, la cultura y la
política. Ello implica crear instituciones políticas que representen
intereses sociales a escala mundial, es decir, el inicio de un «Parla­
mento mundial» que iría más allá de los mecanismos interestatales
del actual sistema de las Naciones Unidas.

O b s t á c u l o s a l a r e a l iz a c ió n d e l p r o y e c t o

Resulta más que evidente que las tendencias actuales no siguen la di­
rección antes descrita y que en la actualidad no se lucha por lograr esos
objetivos humanistas. No me sorprende. El deterioro del antiguo sistema
de globalización no está en condiciones de preparar su propia sucesión
y sólo puede conducir al caos. Las fuerzas dominantes despliegan sus ac­
tividades en el marco de esas constricciones, en un intento por maniobrar
a fin de lograr ganancias a corto plazo, con lo que agravan el caos. Su in­
tento de legitimar sus opciones mediante la vieja ideología del mercado
«autorregulador», afirmando que «no hay alternativas», o bien mediante
puro y simple cinismo, no es una solución, sino parte del problema. Las
■respuestas espontáneas de los pueblos a la degradación no son necesaria­
mente más sutiles o provechosas. En tiempos de extravío y desarraigo, las
soluciones ilusorias, como el fundamentalismo o el chovinismo, pueden
El futuro de la polarización global 21

tener un gran poder político movilizaaor. Ahora bien, la tarea de la iz­


quierda, su misión histórica, consiste en formular, teórica y prácticamen­
te, una respuesta humanista al desafío. En su ausencia, y mientras no lo­
gre formularse, escenarios regresivos y francamente adversos estarán
probablemente a la orden del día.
Las dificultades a que se enfrenta el proyecto europeo en la actuali­
dad ilustran bien el impasse creado por la globalización a través de los
mecanismos del mercado. En la primera oleada de entusiasmo que sus­
citó el proyecto europeo nadie vislumbró dichas dificultades, pese a que
eran perfectamente predecibles para las personas que nunca creyeron
que el Mercado Común por sí mismo fuera capaz de crear una Europa
unida. Esas personas dijeron que un proyecto tan ambicioso como ése
no podría lograrse sin una izquierda capaz de hacerlo social y cultural­
mente progresista. De lo contrario, seguiría siendo frágil, hasta el pun­
to de que el menor de los accidentes políticos resultaría funesto. Por
consiguiente, era necesario que los diversos movimientos y partidos de
izquierda europeos se aseguraran de que cada paso de la integración es­
tuviera acompañado de una doble serie de medidas: por un lado, asegu­
rar que los beneficios se dirigieran a los trabajadores, reforzando con
ello su poder social y su unidad; y, por otro, iniciar la construcción de
un sistema político que reemplazara el Estado-nación y se constituyera
en la única unidad política en condiciones de gestionar un mercado am­
pliado. Tal cosa no ocurrió. El proyecto europeo se redujo, en manos de
ia derecha, a proporciones meramente mercantiles y comerciales; la iz­
quierda, por su parte, acabó respaldándolo, antes o después, sin impo­
ner condición alguna. El resultado es lo que tenemos ante nuestros ojos:
el declive económico ha colocado a los socios europeos en una posición
de confrontación. Sólo pueden imaginar soluciones a sus problemas (en
particular, el desempleo) a expensas de otros y ni siquiera poseen ins­
trumentos eficaces para hacer eso. Cada vez se sienten más inclinados a
atrincherarse tras barreras nacionales. Incluso los esfuerzos sinceros de
los políticos alemanes y franceses, de izquierda y derecha, dirigidos a
evitar tal rumbo han resultado ser más retórica que acción paneuropea
eficaz.
La Europa restringida, la Unión Europea, experimenta problemas al
tiempo que la Europa continental, la Europa ampliada, está dotando de
nuevo significado al desafío. La situación debería constituir una oportu­
nidad para que la izquierda reflexione sobre el proyecto europeo de for­
ma global e inicie la construcción de una Europa políticamente confede­
ral y económicamente «grande», arraigada en la izquierda merced a una
fuerza laboral europea reconstruida y unida. Hasta el momento, sin em­
bargo, se ha desperdiciado la oportunidad y, por el contrario, se ha apo-
22 El capitalismo en la era de la globalización

vado a las fuerzas de la derecha impacientes por beneficiarse del colapso


del imperio soviético y sustituirlo por un capitalismo salvaje y corrupto.
Es obvio que el proceso actual de latinoamericanización de la antigua Eu­
ropa oriental sólo puede debilitar las probabilidades de éxito de un pro­
yecto paneuropeo inspirado en ideas de izquierda, algo que, a su vez, sólo
puede acentuar el desequilibrio entre los miembros de la Unión Europea
para beneficiar al único de ellos capaz de aprovecharse de dicha evolu­
ción: la Alemania unificada.
La crisis del proyecto europeo constituye uno de los mayores desafíos
a que se enfrenta la construcción de la nueva globalización. Pero estas
manifestaciones involucionistas, de ensimismamiento, esas respuestas trá­
gicas e inadecuadas al reto de la construcción de un sistema global reno­
vado, no se encuentran sólo en Europa. Pueden apreciarse, por el contra­
rio, en todo el antiguo Tercer Mundo, particularmente en las regiones
marginadas por el colapso del antiguo orden mundial (el África subsaha­
riana y las zonas árabes del mundo islámico), así como en el nuevo Tercer
Mundo surgido del Este (como la antigua Unión Soviética o la antigua
Yugoslavia), donde observamos más involuciones autodestructivas que
respuestas a la altura del desafío.

P o s i b l e s e s c e n a r io s f u t u r o s y s u in a d e c u a c ió n

Así las cosas, pocos escenarios realistas pueden proponerse. Exami­


naré algunos de ellos y mostraré que no responden adecuadamente a las
demandas que plantea la construcción de un orden mundial aceptable y
estable, ni ofrecen una salida del caos.
La cuestión europea se encuentra en el centro de la teorización
acerca del futuro de la globalización. En efecto, a raíz del colapso del
proyecto europeo y la amenaza de que se desintegre, fuerzas fieles a la
idea de Europa podrían considerar útil y posible reagruparse en torno a
su «segunda preferencia», es decir, una Europa alemana. Hay fundadas
razones para creer que en este escenario el navio británico navegaría
muy cerca de las costas estadounidenses, manteniéndose a distancia de
la Europa «continental». De hecho, ya se ha iniciado ese camino y algu­
nos incluso han legitimado tal rumbo al dar prioridad a la noción de
«gestión neutral del dinero», un concepto tecnocrático basado en la ig­
norancia del significado político de la gestión monetaria, y confiarla (¿a
quién sino?) ¡al Bundesbank! No creo que esta caricatura del proyecto
europeo original puede ser realmente estable, puesto que diversos paí­
ses europeos no aceptarán el debilitamiento de sus propias posiciones
que implica.
El futuro de la polarización global 23

Para empeorar las cosas, la posición preferencial de Estados Unidos


no resulta desafiada por el escenario de una Europa alemana. Tampoco
está claro si hay algo en este proyecto que pueda desafiar a Estados Uni­
dos en cualquiera de las áreas cubiertas por los cinco monopolios antes
mencionados. Una Europa alemana permanecería dentro de la órbita es­
tadounidense.
Hay un segundo escenario, por falta de alternativa, algo así como una
segunda edición de la hegemonía estadounidense. Lo cierto es que el es­
cenario se presenta con muchas variantes. La más probable sería la de
«compartir la carga» asociada a una regionalización neoimperialista, en la
que América Latina estaría unida al vagón de los Estados Unidos y África
al de una Europa alemana (con algunas migajas para Francia), pero eso no
comprendería ni la región petrolera del Golfo ni el «mercado común de
Oriente Medio», que seguiría siendo coto vedado de Estados Unidos. La
oresencia estadounidense en la zona se siente ya merced a la ocupación
militar del Golfo e, indirectamente, por su alianza con Israel. Finalmente,
Dodría haber una cierta simetría por el hecho de dejar el sur y el sudeste
asiático abiertos a la expansión japonesa. No obstante, esta división entre
los tres centros no implica igualdad; Estados Unidos mantendría su posi­
ción privilegiada. Tampoco en este caso creo que opciones neoimperialis-
;as como éstas puedan garantizar la estabilidad del sistema, puesto que
deberían enfrentarse a revueltas periódicas en América Latina, Asia y
Africa.
Deberíamos centrar nuestra atención en Asia, que se ha mantenido
bastante alejada del conflicto euro-estadounidense. Se ha señalado a
menudo que Asia — desde Japón a la China comunista, Corea y en me­
nor grado algunos países del sudeste asiático (como Singapur, Tailan­
dia y Malasia) e incluso India— no se ha visto afectada por la presen­
te crisis y que dichos países han experimentado éxitos en términos de
crecimiento y eficiencia, medidos por su competitividad en el mercado
mundial. No obstante, no se pueden hacer vaticinios a la ligera y soste­
ner que Asia será el lugar de la próxima hegemonía. Asia, en un senti­
do globalizador, reúne ciertamente más de la mitad de la población
mundial, pero ésta se presenta dividida en distintos estados. En lugar
de ese vago concepto de hegemonía global podríamos sustituirlo por la
noción de que Asia se convertirá en la principal región de acumulación
capitalista. Falta por describir detalladamente la forma en que tal cosa
se está produciendo ya en la actualidad, así como la articulación entre
las diferentes naciones asiáticas, así como entre éstas y el resto del
mundo. El modelo presenta variaciones. La más fácil de imaginar, el
dominio de la región por el imperialismo nipón, es, en mi opinión, la
menos factible. Lo cierto es que los admiradores de los recientes éxitos
24 El capitalismo en la era de la globalizacieín

japoneses suelen subestimar la vulnerabilidad de Japón, una vulnerabi­


lidad que explica justamente que siga atado a Estados Unidos. Por otro
lado, parece poco probable que China, o incluso Corea, aceptaran es­
tar subordinados a Japón. En tales condiciones, el mantenimiento de
un equilibrio interasiático dependería de fuerzas externas a la región y,
una vez más, el único candidato a desempeñar ese papel es Estados
Unidos, que prolongaría de ese modo su primacía en la escena mun­
dial.
No obstante, es muy probable que la posición de estos países asiáti­
cos en el sistema mundial capitalista se vea reforzada. ¿Cuál será entonces
la reacción estadounidense? En mi opinión, todas las estrategias de alian­
zas giran alrededor de esa pregunta. Resulta casi innecesario añadir que el
desarrollo futuro de China amenaza todos los equilibrios globales, por lo
que Estados Unidos se sentirá amenazado por ese desarrollo. De ahí que,
en mi opinión, pueda vislumbrarse que Estados Unidos y China serán los
principales antagonistas de cualquier conflicto global futuro.

CÓ.MO RENOV.yR UNA PERSPECTIVA DE SOCIALISM O MUNDIAL

Los acontecimientos actuales sugieren diferentes escenarios posibles,


ninguno de los cuales cuestiona las realidades de la polarización Norte-
Sur. La lógica que gobierna el sistema capitalista perpetúa la polarización
centro/periferia. Su forma de operar se renueva constantemente y el fu­
turo se basará en los cinco monopolios sobre los que he establecido mi ar­
gumentación.
Se podría decir que no hay nada nuevo en esta visión porque la pola­
rización es casi parte del orden natural de las cosas. No obstante, no com­
parto dicho opinión porque esa polarización ha sido desafiada a lo largo
de los últimos cinco siglos. Los pueblos que fueron reducidos a la perife­
ria merced a la expansión capitalista mundial y que por largo tiempo pa­
recieron aceptar su suerte, han dejado de aceptarla desde hace cincuenta
años, y en el futuro cada vez la aceptarán menos. El aspecto político po­
sitivo de la universalización que inauguró el capitalismo — y que ya no
puede ir más allá en su actual versión truncada— es que ha provocado la
aparición de gusanos en la fruta. Las revoluciones rusa y china inaugura­
ron el intento de ir más allá del sistema a partir de las revueltas de los pue­
blos periféricos y tal cosa continuará en nuevas versiones. La explicación
final de la inestabilidad del «sistema mundial» en construcción se en­
cuentra precisamente aquí. Naturalmente, los conflictos que ocuparán la
atención internacional en el futuro no serán todos, como suele suceder,
de igual importancia. Intuitivamente, me inclino a dar prioridad y carác­
El futuro de la polarización global 25

ter determinante a los conflictos en que se vean implicados los pueblos


asiáticos y el sistema dominante. Ello no significa que otros pueblos no
participen en la revuelta generalizada contra la polarización, ni tampoco
que no puedan emanar transformaciones y aun progreso de los propios
centros del sistema.
En suma, una respuesta humanista al desafío que plantea la globali-
zación inaugurada por la expansión capitalista puede ser idealista, pero
no es utópica. Por el contrario, es el único proyecto realista posible. Sólo
tenemos que empezar a desarrollarlo y poderosas fuerzas sociales lo apo­
yarán en todas las regiones del mundo.
Esta es la forma de renovar la perspectiva del socialismo mundial.
Como preparación, las fuerzas ideológicas y políticas deben reagruparse
para ser capaces de combatir los cinco monopolios que reproducen el ca­
pitalismo. Este combate creará las condiciones para un ajuste mutuo. En
dicha lucha deberemos reconsiderar cuestiones fundamentales del frente
cultural ideológico: a) la dialéctica universal/particular; b) la relación en­
tre democracia política y progreso social; c) la dialéctica de la denomina­
da eficiencia económica (y la forma en que se expresa, el «mercado») y de
.os valores de igualdad y fraternidad; y d) la definición de un objetivo so­
cialista global a la luz de todo lo anterior.
En el frente político tenemos que desarrollar formas organizativas
-mundiales que sean más genuinamente democráticas, que sean capaces de
remodelar las relaciones económicas con miras a disminuir la desigual­
dad. En esa dirección me parece altamente prioritario reorganizar el sis­
tema mundial a partir de grandes regiones, que agruparían zonas disper­
sas de la periferia. De esa forma se podrían constituir las regiones
.atinoamericanas, árabes, africanas y del sudeste asiático, junto a China e
India, los únicos países continentales existentes en nuestro planeta. Pro­
pongo que este objetivo reciba un tratamiento prioritario en la nueva
agenda del movimiento de países no alineados. Naturalmente, los agru-
pamientos regionales no excluyen otros posibles, como Europa o la anti­
gua Unión Soviética. La razón que motiva la exigencia política que acabo
de exponer es simple: sólo operando a esta escala pueden combatirse efi­
cazmente los cinco monopolios a que me he referido reiteradamente. La
construcción de un sistema económico y financiero verdaderamente glo­
bal resulta posible a partir de esa base.
Naturalmente, la transformación del mundo comienza siempre por
luchas en su base. Sin cambios de los sistemas ideológicos, políticos y so­
ciales en la dimensión nacional cualquier discusión acerca de la globali-
zación y la polarización deviene letra muerta.
26 K1 capitalismo en la era de la globalización

Nota bibliográfica

Este capítulo contiene en forma abreviada conclusiones de exposi­


ciones desarrolladas en detalle en:

Empire o f Chaos, Nueva York, Monthly Review, 1993.


Re-reading the Post-War Period, an Intellectual Itinerary, Nueva York,
Monthly Review, 1994.
Eéthnicité á l’assaut des nations, París, L’Harmattan, 1993.
Mondialisation et accumulation, París, L’Harmattan, 1993.
Capítulo 2

LA G ESTIÓ N ECONÓMICA CAPITALISTA


D E LA CRISIS DE LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

La actuación de las principales instituciones económicas mundiales,


en particular el FMI, el conjunto del BM y el GATT-OMC, han sido ob-
ieto de numerosos estudios críticos. De hecho, muchos de ellos son tan
excelentes, tanto en la precisión de la información que manejan como en
la finura de su análisis, que pudiera parecer sorprendente que deba aña­
dirse algo más. Hay que señalar que hasta principios de la década de los
ochenta la mayoría de esos estudios fueron imparciales. Naturalmente,
los críticos señalaron que las políticas de esas instituciones formaban par­
te de la lógica de la expansión capitalista, que servían a los intereses de las
transnacionales, que no se preocupan del medio ambiente (afirmaciones
que apenas empiezan a ser tenidas en cuenta), que aceptaban acrítica­
mente la idea de que el «desarrollo» comportaría la disminución de las
«bolsas de pobreza» a través de un efecto de permeación «gota a gota».
Sin embargo, y por otro lado, se tenía una opinión positiva de la apertura
V progreso de la globalización y, en consecuencia, también del apoyo
que los países recibían del FM I para ayudar a resolver sus dificultades
con la balanza de pagos, devolver la convertibilidad a las principales mo­
nedas y disminuir gradualmente las tarifas arancelarias. Se señalaba tam­
bién que estas instituciones respetaban las opciones nacionales de los Es­
tados que optaban por conceder un papel económico básico al sector
público, someter al capital extranjero a controles estrictos e incluso, en al­
gunos casos, optar por el «socialismo» y desvincular sus precios y salarios
internos de la lógica del capitalismo mundial, distribuyendo de forma sis­
temática los ingresos nacionales.
Por tanto, en esa época una de las principales críticas que se hacían a
dichas instituciones era la timidez de sus intervenciones. Así, se conside­
raba lamentable, por ejemplo, que el FM I no fuera de utilidad en sus re­
laciones con las grandes potencias capitalistas, o que Estados Unidos hu­
biera prescindido del BM en la reconstrucción europea y hubiera usado
la alternativa del Plan Marshall, o bien que el GATT-OMC se limitara a
buscar la reducción de aranceles sin atreverse a ir más allá.
La crisis de la deuda externa, que se abrió con la amenaza mexicana
de suspender sus pagos en 1982, no cambió radicalmente la perspectiva
28 El capitalismo en la era de la globalización

que acabamos de exponer. Las críticas a las mencionadas instituciones — y


en especial al FMI, uno de los protagonistas principales— insistían sobre
todo en su inacción respecto de la nueva situación: se dijo que el Fondo
se limitaba a establecer el nuevo «calendario» de la deuda, sin atajar sus
causas o los mecanismos que aseguraban su reproducción y expansión
(altas tipos de interés, apertura incontrolada, etc.).
No obstante, a partir de 1981 las críticas dirigidas a las instituciones
económicas internacionales se endurecieron mucho. En ese momento,
que coincidió con la llegada al poder de Ronald Reagan y su evangelio de
doctrinas neoliberales extremas, dichas instituciones se convirtieron ins­
tantáneamente al neoliberalismo, como si tuvieran que adoptar cualquier
cambio de moda en la Casa Blanca. La conversión cristalizó inmediata­
mente en un simple y universal programa de actuación, conocido como
«programa de ajuste estructural», o FAS. El programa se aplicó inicial­
mente a los países del Tercer Mundo que se consideraban en crisis (¡como
si los países capitalistas no lo estuvieran!); se les obligó a «ajustarse», uni­
lateralmente, a las nuevas condiciones. A finales de la década de los
ochenta, los PAS se habían extendido a los países del bloque del Este, con
el objeto de «ayudarles» en una reconversión rápida hacia el capitalismo
«normal».
No enumeraré las numerosas críticas que se han hecho de las diver­
sas formas de ese programa de ajuste estructural. Lo cierto es que conta­
mos con críticas excelentes y globales, incluyendo estudios específicos
de experiencias nacionales y grandes síntesis, de modo que resulta inne­
cesario repetir lo ya hecho y dicho. Tampoco vacilo en hacer mío el re­
sumen de esas críticas que realizó el Tribunal Internacional de los Pue­
blos en su juicio al G7, recogidas en la sentencia de Tokio de 1993.
Según el Tribunal, las consecuencias generales de los PAS habían sido:
un fuerte incremento del desempleo; un descenso de la remuneración sa­
larial; un aumento de la dependencia alimentaria; un grave deterioro del
medio ambiente; un deterioro de los sistemas de atención sanitaria; una
disminución notoria de la capacidad productiva de muchas naciones; el
sabotaje de los sistemas democráticos, y el crecimiento continuado de la
deuda externa.
La mencionada sentencia — gráfica, precisa y saludable— contiene
dos conclusiones poderosas e importantes, la primera explícita v la se­
gunda implícita: a) las políticas establecidas por las instituciones interna­
cionales en obediencia a estrategias adoptadas por el G7 constituyen la
causa del brutal y masivo empobrecimiento de las mayorías populares,
particularmente en el Sur y en el Este; y b) esas políticas no proporcionan
solución alguna a la crisis general de la sociedad contemporánea. Por el
contrario, agravan su desarrollo al alimentar una espiral deflacionista.
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 29

El segundo aspecto de la sentencia me parece aún más importante


para mi argumentación. La mayoría de las críticas han sido formuladas
por ONG de muy diversa naturaleza. La mayoría de ellas desconocen el
término capitalismo, por lo que sus críticas son estrictamente morales; de
ahí que se acuse a sus políticas de promover la pobreza, como si la lógica
del sistema no tuviera nada que ver con ello. De esa forma, la pobreza se
concibe como el resultado de «errores» que podrían «corregirse». Algu­
nas críticas, empero, no ignoran las responsabilidades atribuibles a la ló­
gica del sistema globalmente considerado, aunque también hay que re­
cordar que en años anteriores el BM ha intentado recobrar su reputación
mediante una autocrítica limitada de las políticas neoliberales que favo­
reció durante la década de los ochenta. Una mente maliciosa estaría ten­
tada de decir que el BM se limita a adaptarse a la nueva retórica de la
Casa Blanca en la época de Clinton. No obstante, sea cual sea la razón, lo
cierto es que ni el FMI, escondido tras su profesionalismo monetario, ni
el GATT-OMC, siempre opacos y escudados tras los «secretos comercia­
les» de las transnacionales que dominan su clientela, han seguido su ejem­
plo. Nuevamente, lenguas maliciosas estarían tentadas de señalar que este
doble lenguaje tiene también su origen en la Casa Blanca y que los fun-
clonarlos de los diversos organismos e instituciones se han limitado a re­
partirse la tarea de acuerdo con ese espíritu.
Sea como sea, la autocrítica del Banco y las lágrimas vertidas por la si­
tuación de los pobres no han decepcionado a todos los lectores. Así, en
un documento de 1993, Marcos Arruda, secretario general del Interna­
tional Committee for Voluntary Agencies (ICVA), señaló irónicamente lo
siguiente: a) el BM continúa ignorando el hecho de que los pobres no es­
taban en la agenda de las políticas anteriores a 1980, y, por consiguiente,
no puede hablarse de un tema «nuevo»; b) la crisis de la deuda ya se ha
resuelto, por lo que, a resultas de ello, el Sur se ha convertido en un ex­
portador de capitales al Norte; c) el crecimiento orientado a las exporta­
ciones que preconiza el Banco es frágil e insostenible; y d) la auténtica na­
turaleza de los PAS excluye la posibilidad de democracia y participación
popular.

L as «leyes d e l a h is t o r ia »: l a e x p a n s ió n d e l c a p it a l is m o n o

EQUIVALE A DESARROLLO

Creo que siempre es útil recapitular la lógica del capitalismo, aun a ries­
go de repetir obviedades. El capitalismo no es un «sistema de desarrollo»
que pueda oponerse, por ejemplo, a la «doctrina socialista». De ahí que
considere imprescindible distinguir entre la realidad que produce el ca­
30 El capitalismo en la era de la globalización

pitalismo, la expansión del capital y el concepto de desarrollo. El primer


fenómeno, estudiado como realidad social, debe considerarse a dos nive­
les: como tendencia abstracta, inmanente; y como realidad concreta, his­
tórica. El concepto de desarrollo, por otra parte, es por naturaleza ideo­
lógico, o lo que es lo mismo, permite juzgar determinados resultados en
virtud de criterios definidos a pnon, los mismos criterios que contribuyen
a definir un proyecto social. Esos proyectos varían, obviamente, son más
o menos radicales, emplean diferentes conceptos de libertad o igualdad,
de liberación humana, de eficiencia, etc.
Combinar o confundir estos dos conceptos, la realidad (la expansión
capitalista) y lo que es deseable (el desarrollo en una dirección predefini­
da!, provoca numerosas debilidades al criticar las políticas actuales. De
hecho, las instituciones de que nos estamos ocupando amalgaman siste­
máticamente ambas nociones en un único concepto, es decir, proponen
formas de contribuir a la expansión del capital e identifican el resultado,
o el eventual resultado según sus criterios, con desarrollo.
Lo cierto es, sin embargo, que la expansión capitalista no implica
ningún resultado que pueda identificarse en términos de desarrollo. Por
ejemplo, en modo alguno implica pleno empleo, o un grado predetermi­
nado de igualdad en la distribución de la renta. La expansión se guía por
la búsqueda de beneficios para las empresas, o, por decirlo con más exac­
titud, para la burguesía que las controla, y cuenta para tal fin con el mo­
nopolio que supone la propiedad privada. Dicha lógica puede generar en
ciertas condiciones empleo en pro de la expansión, o bien hacer que dis­
minuya; al igual que puede reducir las desigualdades de ingresos o incre­
mentarlas.
De nuevo, la confusión entre los conceptos de «economía de merca­
do» y de «economía capitalista» es la causa de peligrosas debilidades de
los comentarios críticos acerca de las políticas de dichas instituciones.
«Mercado», un término que por naturaleza presupone competición, no es
sinónimo de «capitalismo», una noción cuyo significado se define preci­
samente por los límites a la competencia que presupone el monopolio de
la propiedad privada (es decir, algo que pertenece a algunas personas y de
lo que otras están excluidas). «Mercado» y «capitalismo» son dos con­
ceptos distintos. Walras, coherente en su defensa de las «ventajas» del
mercado, no incurría en la confusión que nuestros estudiantes de neoli-
beralismo perpetran inconscientemente a diario. Walras incluso se perca­
tó de que el capitalismo ofrecía una versión no óptima del mercado y que
el gobierno auténtico del mercado implicaba la abolición de la propiedad
privada. Por tanto, imaginó un ideal de «capitalismo sin capitalistas», un
concepto formulado por Engels para describir el proyecto de la Segunda
Internacional, y posteriormente retomado por los «reformistas» soviéti-
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 31

eos postestalinistas de la escuela de Novosibirsk, La naturaleza utópica de


dicho proyecto, cuyas deficiencias fueron confirmadas por el fracaso de la
consiguiente reforma soviética conocidas como socialismo de mercado,
nos recuerda las críticas que Marx formuló al economicismo.
Lo cierto es que el capitalismo realmente existente no funciona como
un sistema de competencia entre los beneficiarios del monopolio de la
propiedad, ni entre sí mismos ni entre ellos y otros actores. Para funcio­
nar, el capitalismo requiere la intervención de una autoridad colectiva que
represente al capital globalmente considerado. De ahí que no pueda se­
pararse al Estado del capitalismo. Las políticas del capital y, por consi­
guiente, del Estado que actúa como representante de dicho capital, tienen
una lógica propia, concreta, que se expresa por estadios. Esa lógica es la
que explica por qué la expansión del capital genera empleo en ciertos mo­
mentos y desocupación en otros. Esa lógica, sin embargo, no es la expre­
sión de abstractas «leyes del mercado», sino la exigencia de beneficio del
capital que se expresa en determinadas condiciones históricas. El incre­
mento del desempleo durante los últimos veinticinco años no ha sido pro­
vocado por el mercado, sino por las estrategias del capital. El Estado ca­
pitalista considera el desempleo como un instrumento necesario para la
destrucción de los logros del movimiento obrero, una proposición que
puede aplicarse tanto al Occidente desarrollado capitalista como a los re­
conquistados países del Este. No hay razón alguna para creer en los la­
mentos sobre el desempleo presentes en los discursos de quienes están en
el poder. En las periferias del sistema capitalista, la pobreza y la distribu­
ción desigual de los ingresos no son efectos negativos causados por cir­
cunstancias específicas o políticas erróneas, sino resultado de la propia ló­
gica del sistema, la lógica de la polarización mundial inmanente al
sistema. Se trata, por tanto, de efectos permanentes, aunque en ciertas fa­
ses disminuya su presencia y en otras se intensifique.
Durante el período de que nos ocupamos, de 1945 a 1994, la lógica
de la expansión capitalista, por un lado, erosionó gradualmente los siste­
mas nacionales de producción creados en anteriores etapas históricas
(desde el mercantilismo y, en particular, desde la revolución industrial) y,
por otro, se adaptó a la industrialización progresiva de las periferias, has­
ta el momento en que fueron excluidas del campo de la producción in­
dustrial. La expansión capitalista originó ambos cambios en el sistema
mundial y se ajustó a ellos. Por consiguiente, sugiero examinar las políti­
cas implementadas por los Estados, en primer lugar, y por las institucio­
nes internacionales, en segundo lugar, a la luz de esa doble exigencia,
complementaria y contradictoria a la vez. De toda la argumentación ex­
traigo una conclusión: los juicios morales, o aquellos que se expresan en
términos parecidos como éxitos y fracasos, deberían revisarse desde el
32 El capitalismo en la era de la globalización

punto de vista de la lógica del capital, en lugar de basarse en los resulta­


dos conseguidos en términos de desarrollo.
Mi concepción de las «leyes de la historia», como pone de manifiesto
mi argumentación acerca de la lógica de la expansión capitalista, no es de­
terminista. Así, la industrialización de la periferia durante el período de
posguerra no puede considerarse un producto natural de la expansión ca­
pitalista, sino el producto de las condiciones creadas por el triunfo de los
movimientos de liberación nacional y su credo industrializados al que el
capital mundial se ha adaptado. Veamos otro ejemplo: la erosión de la efi­
cacia del Estado nacional provocada por la globalización capitalista no
constituye un determinante decisivo e irreversible para el futuro. Por el
contrario, las reacciones nacionales a esa globalización pueden hacer que
la expansión mundial tome derroteros imprevisibles.
Las reflexiones que acabo de exponer hasta el momento exigen un
examen detallado del período de posguerra, la identificación de sus dife­
rentes y sucesivas tases y la valoración dentro de ese contexto de las polí­
ticas llevadas a cabo por las instituciones que estamos considerando. D i­
cha valoración nos permitirá evaluar si dichas políticas apoyaron la
expansión capitalista o bien coadyuvaron a que se adaptara a las condi­
ciones impuestas por las relaciones sociales específicas del período, que
puede subdividirse en una fase de prosperidad (1945-1975) y otra fase de
crisis, que se inicia en 1975. Según mi análisis, la prosperidad de la pri­
mera fase se basó en la complementariedad de tres proyectos sociales: a)
el proyecto nacional socialdemócrata del Estado del bienestar, que fun­
damentó su actuación en la eficiencia de los sistemas nacionales interde­
pendientes; b) lo que he denominado «proyecto de Bandung», aludiendo
a la conferencia de 1955, de la que surgió el movimiento de países no ali­
neados y el objetivo de modernizar e industrializar el Tercer Mundo, un
proyecto que comportaba construir burguesías nacionales en la periferia
del sistema como ideología de «desarrollo»; y c) el proyecto socialista de
capitalismo sin capitalistas, relativamente independiente del sistema
mundial dominante.
Durante la primera fase, las instituciones internacionales cumplieron
funciones obvias relacionadas con el auge. También ayudaron al proceso
de globalización, evitando, sin embargo, por razones de principio, cual­
quier desafío a la independencia de los integrantes del sistema. Sus inter­
venciones supusieron siempre, casi de forma natural, un giro a la derecha.
La segunda fase implicó primero la erosión, luego la crisis y finalmente el
colapso de los sistemas que habían constituido la base de la prosperidad
.previa. Esta fase, aún inconclusa, no es un etapa en la que se perciba que
se está estableciendo un nuevo orden mundial, como se afirma demasia­
do a menudo y con excesiva ligereza. Por el contrario, se trata de una fase,
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 33

aún no concluida, presidida por el caos. Esta segunda fase constituye el


contexto en que deben situarse las actuaciones de las instituciones inter­
nacionales a partir de 1970. En mi opinión, tales actuaciones no forman
parte de una estrategia positiva para la expansión del capital, son tan sólo
intentos de crear las condiciones para dicha expansión. No tendrán éxito
porque el proyecto «espontáneo» de dominación capitalista (es decir, el
proyecto de gestionar el mundo a través de lo que se conoce como mer­
cado, o sea, los intereses inmediatos y a corto plazo de las fuerzas domi­
nantes del capital) sigue siendo utópico. Esta situación tan peculiar nos
invita a reconsiderar las tendencias espontáneas de gestión por parte del
capital. Llegados a este punto considero útil centrarse en los cinco mo­
nopolios mediante los que se desarrollará en el futuro la dominación de
los diversos centros sobre las periferias (véanse las págs. 18 y 19).

L a estructura institucional : las instituciones de B retton W oods

Como dijimos, se ha escrito mucho sobre las intervenciones de las


grandes instituciones económicas internacionales (EMI, BM, GATT-
OMC, otras instituciones de las Naciones Unidas), a las que deberían
añadirse las principales instituciones regionales, incluyendo la Comuni­
dad Europea y, en el caso de África, la convención de Lomé, que rige la
asociación de la Unión Europea con los países de Africa, del Caribe y
del Pacífico, o países ACP. En las páginas siguientes resumiré la historia
de esas instituciones con el objetivo de subrayar las críticas que más a
menudo se les dirigen, así como las inferencias que de ellas pueden de­
rivarse.

El Fondo Monetario Internacional

El mandato original del Fondo Monetario Internacional era asegurar


la estabilidad monetaria en una economía mundial abierta, sustituyendo
al patrón oro, que había cumplido esa función de forma satisfactoria has­
ta la Primera Guerra Mundial. Tal cosa presuponía que las intervenciones
del EMI debían imponer ajustes a todas sus partes cuando sus balanzas de
pago experimentaran déficits o superávits. Durante la primera fase de su
existencia, el EMI dio la impresión de cierta eficacia en la medida en que
ayudó a restablecer la convertibilidad de las monedas europeas (1948­
1957) y, posteriormente, a lograr el ajuste de las economías europeas
(1958-1966). A partir de 1967, sin embargo, el EMI no logró mantener la
estabilidad a pesar de la creación de derechos especiales de giro (DEG).
34 El capitalismo en la era de la globalización

La adopción del sistema general de monedas flotantes en 1973 puede


considerarse como el fin del mandato de Bretton Woods. A partir de ese
momento la continuidad de la existencia del FM I se puso en cuestión,
aunque la institución sobrevivió adoptando nuevas funciones: gestión de
ajustes estructurales unilaterales en países en vías de desarrollo y, desde
finales de la década de los ochenta, intervenciones en los países del blo­
que del Este para asegurar su reincorporación al sistema monetario inter­
nacional.
Las críticas a la institución, ampliamente compartidas por la mayoría
de los analistas de la economía mundial, coinciden en los siguientes pun­
tos:

1. El EMI, como el BM, fue concebido para proporcionar a Estados


Unidos un control completo de sus intervenciones. Al rechazar la
opción de un banco mundial central defendida por Keynes, EEUU
prefirió una institución más débil, en situación de dependencia, a
una que habría resultado más eficaz pero en la que Estados Unidos
habría tenido que compartir la responsabilidad con otros países.
De ahí que, pese a sus préstamos, los recursos del FM I siempre ha­
yan sido escasos. El FM I quizás ha sido capaz de actuar como ca­
talizador (por ejemplo, definiendo las reglas de condicionalidad),
pero no ha podido ir mucho más allá.
2. A pesar de la lógica contenida claramente en su mandato inicial, el
FM I no ha sido capaz de obligar a las grandes potencias capitalis­
tas (en especial a Estados Unidos), aunque evidenciaran superávits
o déficits, a realizar ajustes estructurales tan duros como los que
impone a los países del Tercer Alundo. La explicación se encuen­
tra, obviamente, en lo dicho en el párrafo anterior.
3. En sus relaciones con los países del Tercer Mundo, el FM I no ha
perseguido el objetivo de prevenir niveles demasiado altos de en­
deudamiento, como los de los años setenta, o, en consecuencia, re­
ducir la deuda. Su tarea consiste en gestionar la deuda imponiendo
ajustes estructurales diseñados con ese único propósito, pagar el
servicio de la deuda, aun cuando sean perjudiciales para el creci­
miento económico.
4. En sus nuevas relaciones con los países del bloque del Este, el EMI
intenta acelerar la recuperación de monedas convertibles en un
contexto de apertura máxima. La brutalidad extrema de las solu­
ciones recomendadas por el Eondo ha sido obvia: la convertibilidad
debió restablecerse en un año, mientras que en el caso de Europa
occidental llegar a ese punto después de 1945 supuso un período
de quince años.
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 35

5. Al cumplir todas estas funciones, el FM I no ha contado con auto­


ridad real para definir sus objetivos. El Fondo se limita a ejecutar
las estrategias definidas por el G7, estrategias basadas en el míni­
mo común denominador entre las posiciones de Estados Unidos,
Japón y la Comunidad Europea.

No obstante, si queremos discutir de forma seria el valor de las pro­


puestas alternativas hay que ir más allá de estas críticas. Concretamente,
hay que preguntarse si es posible corregir las debilidades mencionadas y,
por tanto, optar por transformar el FM I en un auténtico banco central
mundial, un banco que naturalmente propondría ajustes, pero para to­
dos, y lo haría como parte de una estrategia en pro del crecimiento y del
desarrollo que lograría efectos significativos (crecimiento de la ocupa­
ción, descenso de la pobreza, etc.). Naturalmente, esa estrategia tendría
también efectos positivos en el medio ambiente y lograría, finalmente,
mayor apertura y una reducción de las desigualdades globales.
Mi respuesta, sin embargo, es que dudo que eso sea posible, por las
siguientes razones:

1. Las sucesivas fases de crecimiento y estancamiento que caracteri­


zan la historia del capitalismo no se han producido en virtud de un
sistema monetario que ha resultado ser «bueno» en algunos casos y
«malo» en otros. He sostenido, con Baran y Sweezy, que el capita­
lismo tiende, por naturaleza, a generar sobreproducción relativa y
que la tendencia al estancamiento asociada a esa sobreproducción
se supera, en las fases de crecimiento, por razones específicas en
cada período. Para el período de posguerra esas condiciones son
las que he analizado como un sistema triple, basado en: a) el «for-
dismo» nacional; b) la reconstrucción europea y el desarrollismo; y
c) la liberación nacional, la sovietización y la «desconexión», todas
ellas reforzadas por la gigantesca inversión militar del período. El
fuerte crecimiento global que provocaron esas condiciones hizo
que el sistema monetario funcionara de forma suave, a pesar de sus
irregularidades.
2. Bajo esas condiciones, la estabilidad de los tipos de cambio no se
debió a la adecuación del sistema de Bretton Woods, sino, al prin­
cipio, al poder económico de Estados Unidos. Ese poder, que se
manifestó como «sed de dólares», fue reforzado por la convertibili­
dad del oro al dólar y por los controles administrativos sobre los
movimientos de capitales en Europa, que se mantuvieron hasta que
finalizó la reconstrucción y Europa estuvo en condiciones de abrir­
se al exterior. Este movimiento continuó, en detrimento de Estados
36 El capitalismo en la era de la globalización

Unidos y hasta su declive relativo, y el sistema mundial pasó de la


escasez a una excesiva disponibilidad de dólares. Al mismo tiempo,
empezó una crisis con la erosión de las bases de la prosperidad de
posguerra a finales de los años sesenta, antes de la primera crisis del
petróleo de 1973, que colapsó las oportunidades para la inversión
productiva. La concomitancia del déficit estadounidense, que com­
portaba que el mercado dispusiera de un exceso de dólares, y de la
crisis de la inversión productiva, produjo una masa de capital flo­
tante sin lugar donde ir. Por tanto, optar en 1973 por tipos de cam­
bio flotante fue perfectamente racional: permitió que esta gigantes­
ca masa de capital flotante encontrara como salida la especulación
financiera. En la actualidad, aunque el comercio mundial se estima
en 2.000 millones de dólares estadounidenses, ¡los movimientos in­
ternacionales de capital se considera que alcanzan los 50.000 millo­
nes de dólares! Sin apertura financiera y sin tipos de cambio flotan­
tes, el peso letal que suponía esa masa de dinero habría agravado la
crisis. La lógica del sistema requiere, por tanto, centrarse en la «ges­
tión» de la crisis más que en acabar con ella, algo que el sistema es
incapaz de acometer por sí mismo.
3. Las políticas de ajuste unilateralmente impuestas a los países más
débiles (los del Tercer Mundo y los del bloque del Este) satisfacen
ese requisito de gestionar la crisis. No son errores o aberraciones
derivadas de seguir una ideología absurda. El FM I no hizo nada
para prevenir el excesivo endeudamiento de los años setenta por­
que esa deuda era muy útil como instrumento para gestionar la cri­
sis y la sobreabundancia de capital desocupado que producía. La
lógica de ajuste que se aplica en la actualidad requiere, por consi­
guiente, que prevalezca la libre circulación de capitales, incluso si
tal cosa origina demandas de contracción merced a las reducciones
en salarios y gasto social, la liberalización de los precios y la elimi­
nación de los subsidios, devaluaciones, etc., es decir, aunque su­
ponga una regresión de las posibilidades de desarrollo. Las decla­
raciones rituales de unas instituciones que en la práctica colocan la
gestión de la crisis por encima de cualquier otra consideración, las
lágrimas que vierten acerca de la condición de los «pobres», sus
conjuros en favor de «estimular la oferta», no son más que retóri­
ca, por lo que no hay razón alguna para considerarlas sinceras o
creíbles.
4. Los altos tipos de interés no constituyen un error. Son la forma
más eficaz de garantizar un retorno aceptable para el capital flo­
tante, habida cuenta de que ese capital exige garantías respecto de
los riesgos de cambio que implica el sistema flexible que se ha es-
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 37

tableado. Por tanto, nos encontramos ante un conjunto coherente


de políticas para gestionar la crisis.
5. Por consiguiente, no considero que la culpa le corresponda al
FMI. Las instituciones de Bretton Woods se adaptaron y sirvieron
de apoyo al auge de posguerra basado en el triple y complementa­
rio sistema que antes he descrito. Cuando el sistema entró en cri­
sis, el sistema de Bretton Woods se colapsó. La opción que se es­
cogió para afrontar la nueva situación (monedas flotantes, altos
tipos de interés y liberalización de los flujos de capital) ha permiti­
do, hasta el momento, una gestión eficaz de la crisis, desde el pun­
to de vista del capital. Al mismo tiempo, permite a Estados Unidos
prolongar su hegemonía, manteniendo el papel internacional del
dólar a falta de una alternativa, y cubriendo su déficit mediante
préstamos forzados concedidos por sus socios. Dicha opción esta
lejos de ser irracional, concuerda perfectamente con los intereses
estadounidenses al contribuir al costoso mantenimiento de la posi­
ción militar hegemónica del país. Existe una notable analogía entre
la situación actual y lo que sucedió cuando el Reino Unido perdió
su posición económica dominante. Inglaterra dejó de ser la poten­
cia industrial más eficiente hacia 1880, pero el patrón libra esterli­
na sobrevivió durante el largo proceso de decadencia del país, es
decir, hasta 1931. Ello nos permite comprender la notable y preci­
sa analogía que estableció Walter Russell Mead entre la actuación
del actual sistema, en el que el pago del servicio de la deuda está
por encima de cualquier otra consideración, y la actitud de los ven­
cedores en Versalles al concluir la Primera Guerra Mundial. En mi
opinión, la analogía puede ir aún más lejos en el tiempo y aplicarse
a otras actitudes además de la deuda internacional.
6. Las intervenciones en los países del Este están dictadas por la ló­
gica política. La brutalidad de las medidas adoptadas está orien­
tada por objetivos políticos claros: desmantelar las estructuras
productivas de los países de Europa oriental y de la antigua Unión
Soviética para reincorporarlos en el capitalismo mundial como
periferias subordinadas, no como socios iguales; desmoralizar a
las clases trabajadoras y reforzar la nueva burguesía «comprado­
ra». Se persigue también desmantelar esos países — la Unión So­
viética, Yugoslavia, Checoslovaquia— y quebrar los vínculos de
solidaridad económica entre ellos. De ahí que, mientras el plan
Marshall apoyó los primeros pasos hacia la construcción de lo que
sería la Comunidad Económica Europea y alentó la cooperación
entre los países en Europa oriental, la política occidental ha in­
tentado acelerar la desintegración del antiguo CAME (más cono-
38 El capitalismo en la era de la globalización

cido como COMECON, el nombre que popularizó la CIA), aun­


que tal cosa supusiera dificultades adicionales para la reconver­
sión de las economías regionales.

En función de todas estas consideraciones, me parece que la pro­


puesta central de los reformistas, transformar el FM I en un banco central
mundial, no es realista, si bien la idea es plenamente lógica. La globaliza­
ción ha erosionado el poder de los Estados nacionales y, por tanto, exi­
ge una gestión mundializada de los sistemas económicos, financiero y mo­
netario. Ahora bien, la inferencia derivada del hecho de la globalización
resulta, así formulada, inadecuada, puesto que ninguna economía puede
existir sin política y sin Estado. Por consiguiente, la globalización eco­
nómica requiere lógicamente la construcción de un sistema político mun­
dial capaz de responder al desafío, un sistema de poder capaz de gestio­
nar compromisos sociales a nivel planetario, de la misma forma que los
Estados los gestionan a nivel nacional. No existe, sin embargo, suficiente
madurez en el sector, ni siquiera entre el grupo de países capitalistas do­
minantes (la OCDE o, dentro de Europa, la UE) y a fortiori tampoco en
una escala mayor. En ese contexto, no resulta objetivamente posible con­
tar con una moneda universal y, por consiguiente, con un banco central
mundial. Disponer de la moneda y del banco implican haber resuelto el
problema político, algo que no ha sucedido.
La propuesta de un banco central mundial reitera los argumentos ex­
puestos por Keynes en 1945 y las mismas razones que hicieron que el pro­
yecto resultara utópico en aquel momento siguen siendo válidas en la ac­
tualidad, pese a los progresos realizados por la globalización económica.
El Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI) y el supuesto «víncu­
lo» entre la cuestión de una moneda internacional (derechos especiales de
giro o DEG) y el desarrollo se basaban en la misma lógica. Sin embargo, el
proyecto no funcionó, y por buenas razones. En mi opinión, el capitalismo
es incapaz de superar la reciente contradicción entre su gestión económi­
ca en un espacio cada vez más mundializado y su gestión política y social,
que sigue estando fragmentada en espacios nacionales diferentes. Las al­
ternativas son, a nivel mundial, socialismo o barbarie.
No obstante, hay que responder al desafío y proponer soluciones. Lo
haré avanzando a continuación algunas que creo que no son utópicas,
puesto que permiten aceptar la contradicción a que acabo de referirme.
Partiendo de la perspectiva de construir un mundo policéntrico, las pro­
puestas se centran en la organización política y económica de interde­
, pendencias controladas, así como en la autonomía de regiones amplias y
desigualmente desarrolladas. Implican, por tanto, sistemas monetarios re­
gionales, convenientemente articulados. No ponen el carro delante de los
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 39

bueyes, como sucede, en mi opinión, con el proyecto de un banco central


mundial, o incluso de un banco central europeo. Forman parte de la lógi­
ca de una transición muy larga del capitalismo actual, en crisis, a un so­
cialismo mundial que no puede conseguirse de una vez por todas y me­
diante una varita mágica, ni siquiera si esa varita fuera la creación de una
moneda mundial.
Las instituciones financieras del desarrollo forman una constelación
en la que encontramos las instituciones de Bretton Woods, las estableci­
das por las Naciones Unidas, las comisiones regionales y las vinculadas a
la construcción europea. En su conjunto, estas instituciones tuvieron su
apogeo en la era de Bandung, de 1955 a 1975, cuando la estrategia con­
sistía en alcanzar el nivel de los países desarrollados mediante procesos de
construcción nacional autónomos, modernizados, realizados de forma in­
terdependiente. Entraron en crisis cuando el proyecto nacional burgués
definido en Bandung se desmoronó, para colapsarse definitivamente al
tiempo que el sistema de acumulación de capital entraba en crisis a nivel
mundial.

El Banco Mundial

En términos de volumen total de los fondos manejados, el Banco


Mundial supera de largo el resto de las instituciones, con 290.000 millones
de dólares estadounidenses transferidos bajo su autoridad desde su crea­
ción hasta 1992, con un volumen de compromisos anuales que supera en
la actualidad los 20.000 millones de dólares. Hay que añadir a las cifras an­
teriores unos 11.000 millones que desembolsan en la actualidad los bancos
regionales. Por tanto, la totalidad del sistema de Naciones Unidas es, com­
parativamente, algo marginal. Así, aunque intentó convertirse en el rival
del BM creando su propio fondo para la asistencia al desarrollo agrícola,
creado por la FAO en 1978, finalmente se vio obligado a capitular.
Lo cierto es que de 1955 a 1975 las instituciones de las Naciones Uni­
das desempeñaron funciones políticas e ideológicas esenciales para el
proyecto de Bandung de los países del Tercer Mundo. El papel de la Co­
misión Económica para América Latina (CELA) y de Raúl Prebisch, un
pionero de lo que acabaría convirtiéndose en la ideología del desarrollo,
así como la tarea de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Co­
mercio y el Desarrollo (UNCTAD), un importante contribuyente a la cris­
talización del proyecto de N OEI propuesto por el Tercer Mundo en
1975, no son en modo alguno menospreciables. Las iniciativas de estas
instituciones probablemente han tenido escasa influencia en las políticas
del BM, pero han tenido un efecto obvio en el Programa de las Naciones
40 El capitalismo en la era de la globalización

Unidas para el Desarrollo (PNUD) y en las instituciones especializadas en


su momento culminante.
Sea como sea, esos días son ya agua pasada, para siempre y para to­
dos. La ideología del desarrollo murió con el fin del proyecto de Ban-
dung. Ahora es el momento de «recomprar» las periferias mediante los
programas de ajuste estructural. El BM destina un tercio de sus recursos
a los denominados programas de ajuste sectorial, el necesario comple­
mento a las estrategias instituidas por el FM I al dictado del G7 y de la ad­
ministración estadounidense. Y con todo, la historia del BM está estre­
chamente unida a la expansión del proyecto desarrollista del Tercer
Mundo. Como ya sabemos, en la reconstrucción europea, Washington se
apropió directamente del papel del Banco, mediante su gestión del famo­
so plan Marshall (nadie sabe si ocurrirá algo semejante con Europa orien­
tal tras la creación del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desa­
rrollo de Europa del Este, BERD). El BM sólo adquirió su mayor tamaño
con posterioridad, durante la presidencia de MacNamara (1968-1991),
cuando el sistema mundial estaba entrando en crisis. Merced a las mentes
críticas que se han tomado la molestia de someter a escrutinio las accio­
nes del Banco, sabemos que éste nunca se distanció de las decisiones es­
tratégicas de Washington, ni siquiera de la influencia de la moda de turno
que gobernaba la Casa Blanca.
El Banco nunca se ha considerado a sí mismo como una institución
pública, en competencia o en conflicto potencial con el capital privado.
Por el contrario, se ha autoconsiderado un agente cuya tarea es apoyar la
penetración del capital en el Tercer Mundo merced a las transnacionales.
Los proyectos que ha ayudado a financiar han abierto grandes mercados
a los suministradores de equipamientos. En ese sector predomina la ma­
yor opacidad, pero se sabe que esos mercados no sólo han sido impor­
tantes para las transnacionales, sino especialmente jugosos. Los costos
de las operaciones del BM siempre han sido significativamente mayores
que los de actuaciones semejantes emprendidas por autoridades nacio­
nales o por agencias de ayuda bilaterales o multilaterales (en particular
las de los países del bloque del Este), como puso de manifiesto la presa
de Asuán, que fue acabada con ayuda soviética con un coste mucho me­
nor que el inicialmente previsto por el Banco. Cuando los costos son tan
excesivos, las ventajas de préstamos a tasas concesionales resultan poco
impresionantes.
Las intervenciones del Banco en el sector minero fueron directamen­
te articuladas con las de las empresas transnacionales. El Banco propor-
donó garantías contra el riesgo de nacionalización y subvencionó indi­
rectamente a las compañías mineras al hacerse cargo de proyectos de
infraestructura (carreteras, electrificación, minas, trenes, puertos). En el
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 41

sector agrícola, el Banco se ha centrado en destruir la autonomía del


mundo campesino, acabando con la economía de subsistencia mediante
su apoyo a formas de crédito orientadas a tal fin, y promoviendo la dife­
renciación del mundo rural a través de la revolución verde. En otros sec­
tores, el BM ha realizado igualmente otras funciones significativas con el
objeto de reforzar la integración dependiente de las economías del Tercer
Mundo. Ha promovido sistemáticamente el uso de carreteras (en oposi­
ción a los trenes), ha abierto los mercados a las exportaciones de crudo y
ha alentado la dependencia del petróleo, algo que agrava el déficit co­
mercial de muchos países. Ha promovido también la explotación de las
selvas con fines exportadores, sin tomar en consideración los grandes da­
ños producidos a la ecología o la devastación del país y de su futuro que
ello comportaba. Por otro lado, el Banco ha sido coherente y ha contri­
buido bien poco a la industrialización, incluso a la de países como Corea
del Sur, que ahora elogia y cuyos éxitos son el resultado del repudio por
parte de dicho país de los preceptos del Banco, es decir, abrir la industria
al capital extranjero, evitar los subsidios, etc.
Naturalmente, la estrategia global del BM nunca ha mostrado preo­
cupación, antes o después de 1980, por la situación de los pobres, como
se llaman en la actualidad. Ni tampoco se ha preocupado nunca por el
medio ambiente, con independencia de su retórica al respecto. La des­
trucción sistemática de las tierras comunales, que siempre ha apoyado,
junto a la deforestación, se han realizado a expensas del equilibrio ecoló­
gico y del bienestar de la mayoría de las clases populares. Por si fuera
poco, el Banco siempre ha mostrado, pese a su pretensión de ser apolíti­
co, una clara preferencia por los regímenes más alineados con Wash­
ington y sus aliados (Mobutu, Marcos, Pinochet, Suharto o los Tontons
Macoutes), sin que le haya incomodado el tema de la democracia o asun­
tos como la corrupción y la ineficiencia de muchas de sus intervenciones
bajo tales regímenes.
Durante un cierto período de su historia, el Banco tuvo la función
ideológica de contrarrestar la «ideología de la planificación» ofreciendo
una contraideología basada en el «análisis de proyectos», aunque la teo­
ría no era muy sólida. El uso de «precios en la sombra» tuvo bien poco
sentido: sólo podían tener influencia en las decisiones si iban acompaña­
dos de controles de los precios y de subsidios, algo que contradecía el
dogma que debían apoyar. Y, en efecto, el precio en la sombra «cero»
asignado al trabajo no cualificado sirvió de pretexto para justificar políti­
cas de bajos salarios, para generar pobreza en lugar de combatirla.
Al mismo tiempo, el Banco también ha realizado ejercicios estilísticos
académicos, que, globalmente considerados, resultan poco dignos, habi­
da cuenta de que siempre han tenido como finalidad legitimar las estrate­
42 El capitalismo en la era de la globalización

gias del capital dominante. Bastará con un ejemplo. En un libro sobre


Costa de Marfil, escrito en 1965, predije el «bloqueo» del sistema, y el en­
deudamiento externo, para el año 1985. El Banco, que obviamente apo­
yaba la estrategia neocolonial para el país, consideró necesario replicarme
con un estudio al menos cincuenta veces más caro que el mío, cuya lectu­
ra detenida debería provocar en la actualidad las carcajadas de cualquie­
ra que lo examine.
Todas las instituciones «financiadoras del desarrollo» aquí conside­
radas, junto a los fondos de ayuda bilaterales (que, en realidad, han sido
mucho más importantes), han representado únicamente una fracción, no
menospreciable pero ciertamente menor, del mercado de capital, incluso
si nos limitamos al capital canalizado a través de categorías distintas: el
capital que busca inversiones en actividades productivas (minería, petró­
leo y energía, industria, transporte y comunicaciones, construcción, hote­
les, turismo y otros servicios); y el capital flotante que busca inversiones
financieras a corto plazo.
El primero de estos mercados no ha sido menospreciable para el capital
estadounidense, japonés y, en menor medida, europeo, sobre todo durante
los años setenta cuando la «relocalización» estaba en pleno auge. Europa,
sin embargo, prefirió invertir su riqueza en regiones rezagadas situadas en
sus propias fronteras (Italia, España) y no en regiones de dependencia di­
recta. Ello explica el papel concreto que ha tenido la convención de Lomé
(la asociación Comunidad Europea-ACP) en la conformación del desarrollo
del Africa subsahariana. A dicha convención le corresponde un significativo
porcentaje de la responsabilidad del desastre africano, con su secuela de
marginación y progresiva transformación en «Cuarto Mundo», merced a su
apoyo a las exportaciones primarias tradicionales (agricultura y minería) y su
prejuicio respecto de la industrialización.
El mercado de capital flotante, que ha impedido el crecimiento del
primer mercado desde principios de los años setenta, sólo tiene un inte­
rés marginal por el Tercer Mundo, aunque hay que señalar que una parte
importante del capital acumulado en América Latina, Africa y Oriente
Medio es absorbido por dicho mercado, gracias a la liberalización y glo­
balización de los sistemas bancario y financiero, un proceso al que inten­
tan resistirse el este y el sudeste asiático e India. Por otro lado, la mayor
parte de ese capital busca lugar de inversión deambulando de una metró­
poli financiera a otra, por lo que sólo ocasionalmente visita los centros fi­
nancieros del Tercer Mundo. Las cosas quizá puedan cambiar en el sector
para algunos pocos países del Tercer Mundo que podrían resultar atracti­
vos para el capital. Esto es precisamente lo que subrayan el BM y otras
instituciones, aunque olvidan mencionar que el grueso de la afluencia de
dicho capital toma la forma de inversiones financieras y no pretende por
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 43

tanto invertir en el sector productivo, el caso justamente de algunos paí­


ses latinoamericanos. La fragilidad del equilibrio externo logrado bajo e s-.
tas condiciones nos impide considerar dichos movimientos de capital
como el punto de partida para un desarrollo sostenible.

El GATT y la Organización Mundial del Comercio

El GATT y la Organización Mundial del Comercio, instrumentos re­


guladores del comercio, constituyen la tercera dimensión del sistema de
regulación que estamos analizando. Los principios que fundamentan su
actuación son los de apertura y libre comercio: evitar la discriminación en
favor de los productores nacionales y también la conducta agresiva por
parte de los exportadores (dumping)-, reducir los aranceles y prohibir
otras formas de restricción cuantitativa (formas abiertas como las cuotas
y también prácticas desleales enmascaradas bajo regulaciones administra­
tivas o sanitarias injustificadas).
Quienes apoyan al GATT y la OMC basan sus argumentos en una
idea simple pero errónea, a saber: que el libre comercio favorece la ex­
pansión comercial y que dicha expansión alienta, a su vez, el crecimiento.
La expansión del comercio, particularmente durante el período de pos­
guerra, ha sido una consecuencia y no una causa del fuerte crecimiento
del período, en gran medida originado por los subsistemas del sistema tri­
ple que antes he analizado. La expansión fue muy rápida durante los pri­
meros años, a pesar de las altas tarifas arancelarias y otras formas de pro­
tección. La posterior crisis del sistema comportó una regresión del
comercio mundial: la tasa de crecimiento comercial cayó en un 7% du­
rante los años setenta, a pesar de las medidas de liberalización y del des­
censo de los aranceles. De forma general, podemos decir que la historia
real no demuestra que exista en modo alguno una correlación entre el li­
bre comercio y la expansión comercial (siendo este último consecuencia
del primero y no a la inversa), ni entre períodos de crecimiento y protec­
cionismo o bien libre comercio por parte de los regímenes. Dicho esto,
hay que añadir que ciertamente el crecimiento alienta políticas de libre
comercio, mientras que el proteccionismo a menudo constituye una reac­
ción a la crisis.
Los partidarios del libre comercio refuerzan su argumentación ape­
lando al famoso teorema de la economía neoliberal según el cual las pér­
didas que se ocasionan a los consumidores a causa de los aranceles son
mayores que la suma de los beneficios que obtienen los productores pro­
tegidos y el Estado merced al cobro de derechos. Las cuotas son, supues­
tamente, peor negocio, ya que privan al Estado de los derechos de im­
44 El capitalismo en la era de la globalización

portación. La demostración del teorema, que naturalmente implica un


mundo irreal de competencia perfecta, se basa, por otro lado, en un aná­
lisis estadístico. La historia muestra que los beneficios obtenidos por los
incrementos en la productividad son netamente superiores a los que pue­
den obtenerse, en el mejor de los casos, por la ventaja competitiva. La his­
toria muestra también que los precios relativos no están determinados
por el mercado, sino por las condiciones sociales, más allá de la oferta y la
demanda, en las que opera la producción. De ello se deduce que la pola­
rización global lleva necesariamente al — y se expresa a través de— dete­
rioro de los dobles términos factoriales del comercio, al detrimento de las
periferias, en el sentido de que existe mayor desigualdad en la distribu­
ción de la remuneración del trabajo que en la distribución de la produc­
tividad. Me atrevería incluso a afirmar que este fenómeno, intrínseco a la
expansión capitalista global y polarizada, caracteriza no sólo el comercio
anterior (intercambio de productos manufacturados del centro por pro­
ductos primarios de la periferia), sino también el comercio futuro entre
periferias industrializadas que exportan bienes manufacturados y centros
que ejercen sus cinco monopolios.
Los gobiernos del Tercer Mundo tienden a defender los principios
básicos del libre comercio por razones fácilmente comprensibles; para los
países que han entrado ya en la era industrial, el acceso a los mercados del
Norte resulta posible (son competitivos) y vital (para pagar artículos
como los derivados de importar tecnología); para los países del Cuarto
iMundo que todavía exportan productos primarios, nada tienen que per­
der y quizás puedan obtener algún beneficio. Esta visión a corto plazo ca­
racterística de la burguesía compradora de la periferia ignora siempre las
consideraciones a largo plazo, que nunca han encontrado eco en parte al­
guna, excepto en el ala radical de los movimientos de liberación nacional,
lo que suele denominarse ala socialista.
Pero aunque los gobiernos del Tercer Mundo defienden los princi­
pios del liberalismo, lo hacen porque saben que, a pesar de la retórica del
GATT-OMC, la práctica real no se adecúa a dichos principios, sino que
está muy lejos de ellos. De hecho, donde podía encontrarse un auténtico
programa de liberalismo genuino a escala mundial era en el programa ela­
borado por el G7 y el movimiento de países no alineados conocido como
Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI). El programa incluía
puntos como los siguientes;

1. Apertura de los mercados del Norte a las exportaciones industria­


les del Sur (el Norte replicó excluyendo los productos textiles de
las reglas del GATT-OMC).
2. Mejora de los términos del comercio para los productos agrícolas
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 43

tropicales y los productos mineros (hubiera sido una buena forma


de proteger el medio ambiente, pero el GATT-OMC no dijo nada,
sobre el asunto).
3. Mejor acceso al financiamiento internacional (el GATT-OMC re­
plicó con reglas bancarias liberalizadas que facilitaron la transfe­
rencia de capitales del Sur al Norte).
4. Creación de condiciones más normales para las transferencias de
tecnología, a lo que el GATT-OMC replicó reforzando los mono­
polios en nombre de la denominada «propiedad intelectual».

Por consiguiente, el proyecto del N O EI fue rechazado de forma más


o menos unánime por el Norte. Tenemos, eso sí, el GATT-OMC. Las pri­
meras sesiones negociadoras (la ronda Kennedy, y luego la ronda de To­
kio, que finalizó en 1979) se dedicaron casi exclusivamente a la reducción
progresiva de los aranceles. Al principio del período (1945-1947) todo el
mundo admitía que éstos eran casi prohibitivos: 40% como arancel pro­
medio europeo (distribuido de forma prácticamente igualitaria) y casi lo
mismo para el estadounidense (distribuido en este caso de forma muy de­
sigual, dado que la diferenciación buscaba la protección casi absoluta de
los sectores amenazados). Como ya he dicho, estos aranceles prohibitivos
no limitaron de forma notoria la expansión del sector, que se produjo a
una tasa anual media del 6,1% entre 1953 y 1963, frente a un crecimien­
to del PNB del 4,3% .
Durante el transcurso de la ronda de Uruguay, que finalizó en di­
ciembre de 1993, las potencias occidentales persiguieron objetivos co­
munes, mientras intentaban a la vez conciliar algunas de sus diferencias.
Hay que decirlo de forma clara y contundente; el común denominador
de todas las potencias occidentales en el asunto fue una marcada hostili­
dad hacia el Tercer Mundo, puesto que el auténtico objetivo de la ronda
de Uruguay fue bloquear la competitividad del Tercer Mundo industria­
lizado, aun a expensas de los sagrados principios del liberalismo, para re­
forzar de tal forma los cinco monopolios de los centros dominantes. En
este sector, como en cualquier otro sector y momento, predomina el do­
ble patrón.
Presentaré a modo de prueba las siguientes observaciones:

1. El comercio regulado por el GATT-OMC representa únicamente


el 7% del comercio mundial. Entre las exclusiones significativas se
encuentran las fibras textiles (esta exclusión «temporal», regulada
por el
I Acuerdo Multifibras, ¡lleva veinticinco años funcionando!).
los productos agrícolas (incluyendo los aceites tropicales, que
compiten con los aceites de países templados), los productos mi-
46 El capitalismo en la era de la globalización

ñeros, etc. Como compensación, a los países en vías de desarrollo


se les permite de forma recíproca concederse entre sí ciertas prefe­
rencias, una concesión, en realidad, insignificante.
2. Se atacan los medios que usan los países del Tercer Mundo que pre­
tenden obligar a las transnacionales que operan en sus territorios a
atenerse a las reglas de competencia y a apoyar el desarrollo nacio­
nal: cláusulas que exigen un mínimo contenido nacional en la pro­
ducción, exportaciones mínimas, etc. Lo cierto es que las transna­
cionales no fomentan la competencia (a través de las exportaciones),
sino que tratan de fortalecer su posición de monopolio en el merca­
do local, y ahí está justamente el GATT-OMC para ayudarlas en su
cometido. La lógica de las famosas «medidas de protección relacio­
nadas con el comercio» presentes en la ronda de Uruguay es preci­
samente ésa.
3. Los «derechos comerciales relativos a la propiedad intelectual»
constituyen una ofensiva no a favor de la competencia, sino, por el
contrario, para reforzar el poder de los monopolios tecnológicos a
expensas, naturalmente, de los países en vías de desarrollo, para
quienes la posibilidad de adquirir la tecnología que precisan para
progresar deviene aún más insegura. ¿Los «secretos comerciales»
que el GATT-OMC quiere incluir en esta categoría nos retrotraerán
a las prácticas de monopolio mercantilista de hace 300 años? Lo
cierto es que ni siquiera el lenguaje que se usa para discutir el tema
es neutral, puesto que ya no se habla del conocimiento como pro­
piedad común de la humanidad, sino, por el contrario, de ¡pirate­
ría si alguien intenta apropiárselo! Esta política roza a veces la obs­
cenidad: por ejemplo, el GATT-OMC quiere prohibir al Tercer
Mundo manufacturar productos farmacéuticos baratos, que son de
vital importancia, para proteger los enormes beneficios de los mo­
nopolios en dicho sector.
4. Mientras los medios de comunicación dominantes están ocupados
denunciando la corrupción, el GATT-OMC pretende prohibir a
los países del Tercer Mundo que empleen inspectores para con­
trolar los precios impuestos por los exportadores occidentales,
precios que proporcionan una oportunidad ideal para la corrup­
ción y la evasión de impuestos mediante transferencias ilegales de
capitales.
5. La ofensiva en favor de la apertura de los mercados a las activida­
des de los bancos y compañías de seguros occidentales pretende
acelerar la transferencia de capital del Sur al Norte. Asia se opone
a ello, pero ¿cuánto tiempo podrá resistir?
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 47

La afirmación del GATT-OMC de que defiende la «libre y justa com­


petencia» no se justifica, ya que, en realidad, es una organización total­
mente subordinada a las transnacionales. Como es sabido, se trata de la '
institución más opaca imaginable, al encontrarse, en secreto, a la sombra
de la cámara de comercio internacional, el club de las grandes transna­
cionales. No resulta sorprendente que el GATT-OMC ignore totalmente
las cuestiones de desarrollo sostenible, que se circunscriben a debates que
se celebran en otros foros. También ignora la cuestión medioambiental,
protestando, a expensas del futuro, de cualquier regulación de la indus­
tria minera. La desregulación que recomienda el GATT-OMC sólo pre­
tende beneficiar a los monopolios transnacionales reduciendo a cero el
espacio en que los Estados, y particulamente los Estados del Tercer Mun­
do, pueden ejercer su gestión.
Las divergencias entre las principales potencias occidentales en el
GATT-OMC, comparadas con el frente común al que hemos aludido, no
tienen la importancia que les atribuyen los medios de comunicación do­
minantes, que han callado respecto de otros asuntos. Muchos de esos
conflictos se resuelven mediante «acuerdos amistosos» entre competido­
res monopolistas que practican el reparto de mercados o las «restriccio­
nes voluntarias» de las exportaciones, en patente contradicción con el
dogma del liberalismo. Sin embargo, otros conflictos han proporcionado
a Estados Unidos oportunidades para expresar de forma abierta su arro­
gancia;

1. El conflicto entre Estados Unidos, la CE y Japón acerca de sus sub­


sidios agrícolas, cubiertos por el llamado acuerdo de Blair House,
es el más conocido. Como es sabido, los países de la CE son ac­
tualmente autosuficientes en materia de alimentos y se han conver­
tido en exportadores de éstos, desvinculando sus precios de los del
mercado mundial, una práctica que la CE prohíbe a los países
del Tercer Mundo. También es cierto que Japón (y Corea) querrían
mantener su autosuficiencia alimentaria protegiendo a sus produc­
tores de arroz. Sin embargo, los subsidios estadounidenses a la
agricultura son mucho más antiguos que la política agrícola común
de la CE.
2. Los conflictos sobre los sectores que se denominan «subvenciona­
dos», como la aeronáutica, se centran en subsidios abiertos que se
ofrecen a la aviación civil, si bien se ignoran las cuantiosas ayudas
enmascaradas que a través de programas militares subsidian la in­
dustria aeronáutica estadounidense.
3. En el sector de la tecnología, Estados Unidos se reserva siempre el
derecho a proteger lo suyo por razones de «seguridad», pero exige
48 El capitalismo en la era de la globalización

siempre que los restantes países estén abiertos a su espionaje tec­


nológico. La resistencia en este sector se considera inaceptable y
alimenta las amenazas estadounidenses de represalias en función
de las célebres cláusulas especiales 301 y 301 Super.

No obstante, puesto que el GATT-OMC representa directamente a


las transnacionales y no a los Estados, los conflictos en estos sectores no
oponen a los Estados tanto como parece a primera vista. En la mayoría de
los casos la opinión se encuentra dividida dentro de cada país, alineada en
función de intereses particulares que se oponen o apoyan las posiciones
en conflicto presentes en el GATT-OMC.

G lobalización ; la necesidad de una gestión económica


INTERNACIONAL

La globalización del sistema capitalista no es ciertamente algo nue­


vo, pero resulta incuestionable que recientemente ha sufrido un avance
cualitativo. Por otro lado, la acentuación de la interdependencia econó­
mica entre países se produce en un momento en que asistimos a una cri­
sis de acumulación, cuando el auge de posguerra ha dado paso al estan­
camiento. Esta nueva situación ha merecido una respuesta configurada
por los intereses dominantes del capital, aunque está por ver si esa res­
puesta podrá sostenerse. También existen interrogantes sobre si dicha
respuesta permitirá gestionar correctamente la crisis o, lo que es lo mis­
mo, hacerlo sin agravar los peligros de caos y colapso o, por último, tam­
poco está claro si estará en condiciones de ir más allá y preparar el terre­
no para una recuperación del crecimiento.
La crítica de las políticas aplicadas por las instituciones de Bretton
Woods no puede separarse de las respuestas que se den a los anteriores
interrogantes. De idéntica forma, las propuestas de soluciones alternati­
vas que sustituyan dichas políticas tampoco pueden separarse de la pers­
pectiva social y política global en que se sitúa la visión del capitalismo
«realmente existente».
El avance de la globalización no se ha limitado al comercio: una
parte considerable, aproximadamente un tercio, de la producción agríco­
la e industrial de los países capitalistas avanzados se intercambia actual­
mente en el mercado mundial. Afecta también a los sistemas productivos
(los sistemas nacionales autocentrados están siendo desmantelados pro­
gresivamente para reconstituirse como parte de un sistema productivo
global integrado), a la tecnología (las tecnologías específicamente nacio­
nales dan paso a tecnologías universales), a los mercados financieros y a
La gestión económica capitalista de la crisis de la socieca 49

muchos otros aspectos de la vida social. Un fenómeno simultáneo es la in­


tegración de los países del Tercer Mundo que se han embarcado en la in-,
dustrialización (atribuyo esta transformación al triunfo de los movimien­
tos de liberación nacional tras la Segunda Guerra Mundial y al apoyo que
los países del bloque del Este proporcionaron al proyecto de Bandung, y
no a que la lógica de la expansión capitalista hubiera modificado los tér­
minos de la división internacional del trabajo y erosionado las formas clá­
sicas de polarización centro/periferia para empezar a reemplazar dichas
formas, pronto obsoletas, por los cinco monopolios ya mencionados).
Naturalmente, la nueva globalización erosiona por definición la efi­
ciencia de la gestión económica por parte de los Estados nacionales, aun­
que no abóle su existencia. Por consiguiente, se produce así una nueva
contradicción que, en mi opinión, resulta insuperable para el capitalismo.
La razón de ello es que el capitalismo es más que un sistema económico;
su economía es inconcebible sin una dimensión social y política, lo que
implica un Estado. Hasta hace muy poco, la expansión del capitalismo se
basó en la coincidencia entre el espacio en que se determinaba la repro­
ducción de la acumulación y el espacio de su gestión social y política: el
espacio del Estado-nación central conformó la estructura del sistema in­
ternacional. Ahora, sin embargo, hemos entrado en una era caracterizada
por una separación entre el espacio mundializado de gestión económica
del capitalismo y los espacios nacionales de su gestión social y política.
En esas condiciones, la lógica de intereses del capital dominante exi­
giría que se diera prioridad a la gestión económica globalizada, a expen­
sas de las funciones del Estado nacional. Dicha lógica se muestra en el
discurso plenamente antiestatista de los medios de comunicación domi­
nantes, que piden la supresión de las intervenciones sociales del Estado,
la privatización masiva, etc. Estos argumentos falaces son fáciles de refu­
tar. Así, la privatización de los servicios sociales es cara e ineficiente; la
atención sanitaria en Estados Unidos, por ejemplo, cuesta el doble que en
Europa y es de inferior calidad. Sin embargo, resulta muy rentable a las
compañías aseguradoras estadounidenses. La privatización reemplaza a
las burocracias públicas, que pueden someterse a algún tipo de control
democrático, por burocracias privadas opacas e irresponsables. En la ma-
voría de los países del Tercer Mundo, el sector público no sólo ha realiza­
do tareas pioneras que están más allá de la capacidad del sector privado
local o extranjero, sino que, en algunos casos, la sustitución de monopo­
lios públicos por otros privados ha ayudado a financiar la acumulación y
la correcta distribución de los ingresos. Naturalmente, el contenido social
de la nacionalización presente en el proyecto de Bandung (nacional y
burgués) determinó los propios límites de dicha nacionalización. Los in­
gresos producidos se canalizaron en primer lugar hacia la expansión de
50 El capitalismo en la era de la globalización

las nuevas clases medias y no hacia las clases populares; la gestión fue a
veces deficiente, bien por razones objetivas (carencia de los recursos ne­
cesarios para poner en práctica una modernización en el momento preci­
so), bien por razones políticas y sociales (el déficit del sector público fi­
nanció la expansión de un sector privado parasitario), o bien por razones
de gestión política (entre las que se cuenta la corrupción). Pero el capita­
lismo privado no es en modo alguno mejor, socialmente hablando, y ni si­
quiera es seguro que sea más eficiente. De hecho, algunos estudios han
mostrado que la rentabilidad del sector público en los países más indus­
trializados de Asia y América Latina era mayor, en promedio, que la de
sectores privados comparables occidentales. Por consiguiente, volviendo
a nuestra argumentación, lo cierto es que el ataque contra el Estado con­
tradice la retórica que se pronuncia al unísono en favor de la democracia,
la transparencia y la eficiencia. Desgraciadamente, una gran mayoría de
ONGs han adoptado esta posición, contribuyendo al discurso antiesta-
tista, sin comprender que los resultados de la ofensiva del capital en este
sector son siempre catastróficos para las clases populares.
Muy pocas veces se observa que la privatización desempeña un im­
portante papel en la gestión de la crisis, al proporcionar salidas a los ex­
cesos de capital característicos de la crisis. En mi opinión, ésa es justa­
mente una de las razones de la operación, aunque tal cosa conlleva un alto
precio. En efecto, el capital así invertido no contribuye al desarrollo del
sistema productivo y, por tanto, es incapaz de reducir el desempleo. Las
ganancias obtenidas por el capital en dichas condiciones agravan la desi­
gualdad, habida cuenta de la escasa capacidad del Estado para intervenir
y paliar los efectos negativos de la globalización.
El proyecto de reducir la gestión del sistema a la regulación median­
te el mercado mundial es, por consiguiente, plenamente utópico. Como
ha señalado Kostas Vergopoulos, la coherencia nacional está ciertamente
de baja, pero no está siendo sustituida por una coherencia a nivel mun­
dial, que sigue siendo esquiva. Tal cosa no resulta sorprendente, puesto
que dicha coherencia exigiría un Estado mundial o, al menos, un sistema
político tan efectivo a nivel mundial como ha sido el Estado nacional al
suyo. Eas instituciones económicas internacionales no resuelven el vacío
puesto que, como hemos visto, son simples instrumentos de gestión del
mercado en manos del capital. Eas Naciones Unidas, ahora devaluadas,
no están avanzando hacia la construcción de un sistema político mundial,
sino que, por el contrario, están retrocediendo en ese terreno. Admitien­
do dicho fracaso, Vergopoulos expresa algunas reservas justificadas acer­
ca de la realidad de la «globalización». Observa que a pesar de la globali­
zación de los mercados, las estructuras macroeconómicas nacionales
siguen siendo determinantes de enorme importancia. La «competencia»
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 51

entre empresas es, en realidad, competencia entre unidades nacionales.


Ha escrito concretamente que «existen empresas mundializadas, pero
que los sistemas económicos nacionales aún no se han mundializado». En
estas circunstancias, la globalización incrementa las disparidades y las in­
coherencias, por lo que es algo frágil. En estas condiciones, el sistema
puede llegar a un punto en que haga explosión, o puede evolucionar ha­
cia una regionalización competitiva, como veremos más adelante.
Quedan muchas otras preguntas: ¿la globalización procede contra un
fondo de estancamiento? ¿Es la causa de ese estancamiento? Voy a res­
ponder en términos dialécticos y discriminantes: el estancamiento no es
un resultado directo de la globalización, pero la globalización capitalista
es responsable de la erosión de los tres subsistemas que formaron la base
del crecimiento de posguerra, a saber: el Estado del bienestar nacional en
Occidente, el proyecto nacional-burgués de Bandung en el Tercer Mun­
do y la sovietización en el bloque del Este. Además, el estancamiento se
ve perpetuado y agravado por las políticas a que recurre el capital domi­
nante para gestionar la crisis.
El estancamiento, que hasta el momento ha caracterizado el sistema
durante veinticinco años, obviamente genera un enorme excedente de ca­
pital que no encuentra salida en la inversión productiva. En estas condi­
ciones, la respuesta del capital dominante a la situación es perfectamente
lógica: se da prioridad a la gestión de la masa de capital flotante. Dicha
gestión requiere la máxima apertura financiera a nivel mundial y altos ti­
pos de interés. Al mismo tiempo, el sistema permite a Estados Unidos
mantener su posición negativa, puesto que financia su déficit drenando
esa masa de capital flotante. Esa es la única forma de mantener su hege­
monía, imponiendo el dólar como moneda internacional por defecto y
manteniendo un nivel extremadamente alto de gasto militar.
Por otro lado, el sistema tiene las siguientes imperfecciones: a) es in­
capaz de proporcionar tipos de cambio estables, incluso entre las princi­
pales monedas (el dólar, el yen, el marco, y, como opción secundaria, el
franco y la libra esterlina), distorsionando de ese modo las reglas de la
competencia internacional; b) conlleva una espiral de estancamiento a ni­
vel planetario, convirtiendo el desempleo en un rasgo permanente de las
sociedades occidentales; y c) bloquea la posibilidad de perseguir el desa­
rrollo de muchas regiones periféricas. En lo concerniente a la primera de
las imperfecciones, los principales centros de decisión, particularmente el
G7, están buscando formas de corregir o ajustar la situación. Sin embar­
go, el estancamiento y la devastación causadas por las políticas de gestión
de las crisis, presentes en las otras dos imperfecciones, no preocupan se­
riamente al capital dominante. El desempleo es un problema para las per­
sonas paradas, no para los capitalistas. Y si, además, el desempleo es ne­
52 El capitalismo en la era de la globalización

cesario para mantener la rentabilidad del capital, entonces ¡larga vida al


desempleo! Tampoco es el desarrollo de la periferia un objetivo de las es­
trategias del capital. Por el contrario, esas estrategias presuponen adap­
tarse, o aprovechar en el sentido más literal de la palabra, al crecimiento
o estancamiento de las periferias, y, habida cuenta de que no existen en
tal situación inversiones atractivas, al capital dominante le resulta prove­
choso gestionar la deuda del Tercer Mundo. Encontrar una solución al
endeudamiento no está en la agenda porque, lisa y llanamente, no resulta
de interés para el capital.
Volvamos ahora a la valoración de las estrategias implementadas an­
tes de la crisis. El Estado del bienestar, que se inició en 1945, aunque an­
tes había existido de forma embrionaria, fue apoyado sistemáticamente,
no de forma particular por las instituciones de Bretton Woods (su papel
en este caso fue más que modesto), sino por los Estados, es decir, por los
sistemas políticos de las potencias occidentales. ¿Las cosas transcurrieron
así porque la luz del keynesianismo iluminó finalmente la oscuridad en
que estaban sumidas dichas potencias? ¿Se debió a que el capital domi­
nante se convirtió a la utilidad de la esfera social? En modo alguno. La ra­
zón hay que buscarla en la «amenaza» del comunismo que existía en
aquel entonces, que hizo que los bloques políticos hegemónicos en O cci­
dente tuvieran que hacer frente al desafío, cosa que hicieron. De la misma
forma, tampoco el desarrollo en el Tercer Mundo fue producido por la
conversión de las elites occidentales al anticolonialismo; fue impuesto por
el éxito de los movimientos de liberación nacional, movimientos que se
beneficiaron del apoyo de los países del bloque del Este. La desintegra­
ción de la Unión Soviética (el último elemento del sistema tripartito) mo­
dificó las relaciones sociales, en Occidente y en el Tercer Mundo, en be­
neficio del capital dominante. El capital volvió repentinamente a su
naturaleza original, aprovechando la oportunidad de quebrar los movi­
mientos de trabajadores en Occidente (mediante el desempleo) y el mo­
vimiento de liberación nacional en el Tercer Mundo, desmantelando el
desarrollo e instituyendo la «recompradorización», es decir, la recompra.
El discurso de los poderosos lamentándose del desempleo y de la pobre­
za, como si tales fenómenos no fueran el resultado de sus políticas, es
pura hipocresía.
Las instituciones económicas internacionales no son directa o princi­
palmente responsables de este estado de cosas, son meros instrumentos.
En el pasado se usaron en pro del auge de posguerra en Europa y Japón
(garantizando la estabilidad de los tipos de cambio mientras se empren-
■dían acciones de largo alcance como parte del plan Marshall y de la cons­
trucción europea) y el desarrollo en el Tercer Mundo (virando brusca­
mente a la derecha, lo que hizo que estos países se agotaran antes). En la
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 53

actualidad están prestas a servir al sistema que se ha adoptado para ges­


tionar la crisis. .
La internacionalización de los bancos juega un papel importante en
el análisis de la gestión de la crisis a que he aludido. Pero los tipos de
cambio flotantes y el continuo crecimiento de la masa de capital libre pro­
porcionó a los bancos la oportunidad de participar ventajosamente en la
especulación financiera para gestionar la crisis. Al mismo tiempo, la in­
ternacionalización de los bancos, y de las compañías aseguradoras, per­
mitió que los ahorros del Sur fueran drenados por el mercado financiero
especulativo del Norte. Naturalmente, todo ello puede considerarse es­
candaloso, y hay tantas razones como se quiera para afirmar y reafirmar
que el capital privado no puede reemplazar a los bancos centrales en sus
cometidos, aniquilando de hecho ese cometido, y que, por tanto, dichas
funciones deben ser públicas. No obstante, por escandalosas que puedan
ser esas prácticas, no son absurdas.
Hasta el momento hemos vivido más de veinte años con tipos de
cambio flotantes. La experiencia refuta completamente el discurso teóri­
co neoclásico que se desarrolló para legitimar su establecimiento. La ex­
periencia muestra que no existe un equilibrio natural de los tipos de cam­
bio, sino que los tipos determinan ajustes estructurales que siempre, o
casi siempre, son asimétricos, y que pueden funcionar bien o no. Los flu­
jos de capital supuestamente automáticos que contrarrestan los desequi­
librios de la balanza de pagos, y que básicamente están formados por im­
portantes flujos de inversión productiva, sólo existen en la imaginación
de los profesores universitarios. Por el contrario, los flujos especulativos,
que constituyen el grueso de los flujos, confieren a los tipos de cambio
una volubilidad que les despoja de toda racionalidad. Esa volatilidad no
sólo comporta serios desequilibrios macroeconómicos (destrucción de la
base productiva en el caso de sobrevaloración, desarrollo parasitario de
las actividades exportadoras que resultan insostenibles a largo plazo en el
caso de subvaloración), sino que perpetúa también ineficiencias micro-
económicas. Cuando el valor del dólar en relación con otras monedas se
ha doblado o bien se ha reducido a la mitad, una y otra cosa en el espacio
de pocos meses, ¿qué cálculos económicos pueden hacerse sobre dicha
base que no sean de tipo especulativo? ¿Cómo pueden resultar eficaces
los aranceles cuando se enfrentan a variaciones de precios relativos de­
terminadas por las fluctuaciones en los tipos de cambio?
No obstante, los tipos de cambio flotantes permiten el crecimiento
masivo de la «necesidad de liquidez», proporcionando así una salida al
capital ocioso generado por la crisis. De acuerdo con la teoría, los tipos
de cambio flotante debían aliviar a los bancos centrales del problema de
tener que manejar reservas en el patrón internacional. La teoría olvidó.
54 El capitalismo en la era de la globalización

sin embargo, que la inseguridad provocada por la volatilidad de los tipos de


cambio forzaría a todos los agentes que operan en los mercados externos a
constituir significativas reservas privadas capaces de afrontar fluctuaciones
impredecibles. A resultas de ello, hay que alimentar la liquidez existente en
forma de reservas, de ahí la necesidad de tipos de interés altos.
De este modo, los tipos de cambio flotantes comparten parte de la
responsabilidad en el estancamiento persistente. La preocupación por el
equilibrio de la balanza de pagos, que está permanentemente amenazado
por los movimientos del capital especulativo, comporta la ascendencia de
una lógica que prioriza sistemáticamente las políticas antiinflacionarias y
las exportaciones, aun cuando tal cosa requiere una contracción de la de­
manda interna. El resultado de ello son la competencia perversa y una es­
piral deflacionista generalizada. El G7 ha intentado repetidamente poner
orden en los tipos de cambio del dólar, el yen y el marco, pero, a tenor de
la realidad presente, sólo podemos decir que no ha tenido mucho éxito.
Y, sin embargo, en la Comunidad Europea se ha logrado una estabi­
lidad relativa de los tipos de cambio. La razón hay que buscarla en el he­
cho de que las complementariedades estructurales internas de la CE per­
miten una cierta armonización de la remuneración de los factores de
producción, que se ve reforzada por los flujos de inversiones productivas,
de los centros europeos a sus periferias. La CE representa también una
zona de seguridad y solidaridad política, puesto que puede ofrecer a sus
miembros cierta estabilidad monetaria en sus relaciones mutuas. No obs­
tante, dicha estabilidad es frágil, justamente porque ese sistema no puede
ampliarse a la totalidad del continente europeo, EEUU y Japón. Un con­
flicto de intereses mercantiles, que a este nivel no atemperan las solidari­
dades grupales, amenaza a los socios europeos, pero los amenaza de for­
ma y en grado diferente a todos y cada uno de ellos. Europa sólo puede
responder a este desafío si se encierra en sí misma. No obstante, las acti­
tudes respecto de esta opción divergen, dado que los países «fuertes»
(Alemania) difieren necesariamente de los otros al preferir la apertura.
El sistema adoptado para gestionar la crisis permite a Estados Unidos
seguir despreocupándose de su déficit, que es lo bastante grande como
para absorber los excedentes de las restantes regiones desarrolladas (en la
década de los ochenta, el déficit estadounidense fue de 931.000 millones
de dólares, mientras que los excedentes ascendieron a 533.000 millones de
dólares para Japón, 396.000 millones para Alemania y 103.000 millones
para los tigres de Asia oriental), drenando de esta forma el mercado in­
ternacional de capitales del que de otra forma habrían dispuesto otras re­
giones del mundo. En estas circunstancias, la hegemonía de Estados Unidos
puede describirse como «falsa hegemonía». Gran Bretaña, la potencia he-
gemónica en el siglo X IX , tuvo un excedente estructural: el 50% de su for­
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 33

mación de capital bruto se invirtió en el extranjero entre 1870 y 1914, ase­


gurando el ajuste estructural de los otros países. No es el caso actual de.
Estados Unidos que, por el contrario, se encuentra con que su déficit im­
posibilita el ajuste estructural.
Por consiguiente, el sistema se satisface con el ajuste estructural uni­
lateral de los socios más débiles, el Tercer Mundo, en detrimento de su
desarrollo. Al mismo tiempo, como parte de la serie de medidas imple-
mentadas a tal fin, se han impuesto a los países del Tercer Mundo tipos
de cambio sistemáticamente subvalorados. Tras descubrir finalmente
este hecho obvio, que asegura que la «verdad de los precios» supuesta­
mente revelada por el mercado carece totalmente de sentido, el FM I se
ha decidido a revisar al alza el PNB de esos países, calculándolo a partir
de tipos de cambio ficticios basados en la igualdad del poder adquisiti­
vo. Esta medida es puramente simbólica e incluso demagógica, puesto
que las decisiones no se toman a partir de estos tipos ficticios, sino en
función de tipos reales, que el FM I no pretende, obviamente, revisar. En
casos extremos, que menudean cada vez más, el aspecto monetario del
ajuste impuesto conlleva la.«dolarización». Entonces, la moneda nacio­
nal da paso al dólar no sólo como instrumento de reserva, sino incluso
como unidad de medida y medio de cambio, un proceso que requiere
importar esa divisa financiando la operación mediante el endeudamien­
to externo. De esta forma se completa el ciclo, el sistema de gestión de la
crisis ha tenido éxito y ha proporcionado una nueva salida al capital flo­
tante en busca de inversiones.
El G7 se constituyó para coordinar la gestión de la crisis en el nivel
de las principales potencias capitalistas. Ya he mencionado el escaso éxi­
to que ha obtenido en lo relativo a la estabilización del cambio. Como
gestor de la crisis, el G7 es «un Ejecutivo mundial sin proyecto global
para el mundo». Se ha contentado con establecer los principios de ajus­
te unilateral de la periferia en 1976, con organizar el reciclaje de los pe-
trodólares en 1980 a favor del sector financiero especulativo y luego
alentar la caída de los precios de las materias primas (la principal razón
de la guerra del Golfo), con organizar la renegociación de la deuda en
1982 (sin crear las condiciones para resolver el problema), y en 1992 con
incluir a Rusia y a los países de Europa oriental en las estrategias de ajus­
te unilateral.
Por tanto, la estrategia pretende gestionar la crisis y no buscar formas
de resolverla. En este contexto, incluso la existencia de la deuda es per­
fectamente funcional, puesto que resolver el problema resultaría contra­
producente desde la perspectiva del sistema. De ahí que todas las medi­
das que se han tomado, presentadas demagógicamente como soluciones,
han empeorado pura y simplemente la situación. La deuda aumentó de
56 El capitalismo en la era de la globalización

900.000 millones de dólares en 1982 a 1,5 billones de dólares, la mitad de


los cuales se gastaron en el pago de intereses.
La pregunta importante es, empero, ¿si este tipo de gestión es sufi­
cientemente fuerte para perdurar? El argumento de que no puede per­
durar porque no proporciona una salida del túnel del estancamiento no
es válido, porque el objetivo no es resolver la crisis, sino gestionarla. Si
nos limitamos al análisis de los mecanismos económicos y financieros,
me atrevería a sostener que esta gestión puede mantenerse de forma exi­
tosa, aunque manteniendo el mundo en un estado de estancamiento.
Para los países de la periferia, el estancamiento comporta una seria in­
volución regresiva de la que el proceso de cuartomundización de Africa
es sólo el ejemplo más extremo. La gestión de la crisis alienta las expor­
taciones de los países del centro (exacerbando de paso los conflictos co­
merciales entre ellos) y priva a los países del Tercer Mundo de esa mis­
ma oportunidad, frenando la relocalización industrial a fin de contener
el crecimiento del desempleo en el centro. De nuevo viene a la memoria
el orden establecido en Versalles en 1919: ¡que Alemania pague, pero
que no exporte mercancías! En otra sorprendente analogía documenta­
da en un trabajo de Walter Russell Mead, las fuerzas policiales se afanan
en perseguir a los nuevos emigrantes generados por la regresión en el
Tercer Mundo. Al final, la gestión de la crisis resulta una estrategia que
exacerbará los conflictos entre los países desarrollados (no sólo entre
Estados Unidos, Japón y la CE, sino incluso dentro de la CE, cuya exis­
tencia está amenazada) y que lleva a los países desarrollados a no con­
templar en sus relaciones con los países del Tercer Mundo ningún otro
medio que la fuerza (y la guerra). Por eso la hegemonía (militar) esta­
dounidense sigue siendo indispensable, obligando a los socios europeos
y japoneses a hacer las concesiones exigidas por Estados Unidos, una
forma de devolver el conflicto al interior de la CE. ¿Serán las «regio-
nalizaciones» provocadas por la dinámica de estos conflictos, casi es­
pontáneamente (pero en la medida en que están apoyadas por las op­
ciones adecuadas), la forma en que el sistema encontrará «la salida» a
una globalización imposible? Algunos fenómenos apuntan en esa direc­
ción; la creación del Tratado de Libre Comercio (TLC) en Norteaméri­
ca (aunque el TLC rompe México en dos al separar su norte tejano de
su Sur guatemalteco y, como ha confirmado la revuelta de Chiapas, in­
crementa la fragilidad del proyecto de Washington, apoyado por la bur­
guesía compradora mexicana); el hecho de que la CE realice ya dos ter­
cios de su comercio mediante intercambios internos, un tipo de
intercambio que está creciendo, mientras que las exportaciones comu­
nitarias al exterior han descendido desde 1985 (aunque, quién sabe si la
cosa continuará); el hecho de que, incluso sin una institución formal co-
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 57

mún, las países de Asia oriental (Japón, Corea, China, el sudeste asiáti­
co) realicen ya dos tercios de su comercio mediante intercambios inter­
nos (aunque Estados Unidos está ejerciendo fuertes presiones para rom­
per esas complementariedades. De hecho, ésa es la principal razón por
la que Estados Unidos propugna el crecimiento de esa zona del mundo,
de manera que el proyecto de una zona «Asia-Pacífico» evocado por
Clinton comparte esa misma intención).
Por tanto, si el sistema adoptado para gestionar la crisis no puede so­
brevivir a largo plazo, la causa no será el carácter absurdo de sus políticas
monetarias y económicas, sino la agravación de los conflictos sociales y
políticos que no puede impedir. Con ello regresamos a la tesis que estaba
defendiendo: la idea de que la gestión a través del mercado es utópica,
puesto que la gestión real del capitalismo exige el «mercado más el Esta­
do», porque el conflicto entre el espacio económico mundializado y la
fragmentación de los espacios para la gestión política y social es insoste­
nible, y, en último lugar, porque todo ello comporta un resurgimiento de
los nacionalismos y de las luchas sociales, que desafiarán la utópica glo-
balización perseguida durante la crisis.
La duda es si este desafío comportará una regresión general aún más
acentuada o un nuevo período de crecimiento económico generalizado.
En mi opinión, la duda debe despejarse en el curso del debate de las al­
ternativas al actual sistema.

L a reforma de B retton W oods

No es posible revisar todas las propuestas sugeridas en los últimos


años para reformar las instituciones de Bretton Woods. Son demasiadas y,
además, derivan de perspectivas teóricas y políticas extremadamente he­
terogéneas. Por consiguiente, me limitaré a examinar una pequeña mues­
tra de propuestas avanzadas desde un punto de vista decididamente pro­
gresista. Es decir, aquellas propuestas que persiguen como objetivo un
desarrollo renovado en todo el planeta y especialmente en el Tercer Mun­
do. Se trata de propuestas que confieren a dicho desarrollo un contenido
popular (eliminación de la pobreza, expansión de los servicios sociales,
reducción de las desigualdades)y, también, de propuestas que admiten
que debe restablecerse la unidad entre la esfera económica y política, lo que
significa, entre otras cosas, permitir que la democracia arraigue entre los
pueblos.
Estas propuestas me resultan obviamente atractivas, no sólo en vir­
tud del espíritu general que anima las soluciones que sugieren, sino in­
cluso, en muchos casos, por el detalle de las reformas que proponen en
58 El capitalismo en la era de la globalización

los tres niveles de actuación necesarios: local, nacional y mundial. Sin


duda alguna, apoyar la transformación de las actitudes y la organización
de las responsabilidades en la base, capacitar a las personas a ese nivel
para que devengan agentes genuinos de iniciativa económica y crear de
tal forma un vínculo entre la esfera económica y la vida política, social y
cultural, liberarlas del estatus a que las reduce el capitalismo (de trabaja­
dores a simple fuerza de trabajo, de ciudadanos a meros consumidores),
constituyen condiciones esenciales para un mejor desarrollo. Sin embar­
go, las luchas encaminadas a lograr esos objetivos deben contar con el
apoyo de políticas adecuadas en cada uno de los tres niveles menciona­
dos. A nivel nacional, que, en mi opinión, sigue siendo el vínculo crucial
pura y simplemente porque sigue existiendo una organización política
cuyos efectos seguiremos experimentando todavía durante largo tiempo,
resulta inevitable aplicar lo que yo llamo desconexión o desvinculación,
que no debe confundirse con la autarquía, puesto que la desconexión su­
pone subordinar las relaciones externas a la lógica del desarrollo interno
y no al revés. Hay que definir sus contornos exactos, algo que sólo puede
hacerse a partir de la base concreta de situaciones específicas, que varían
enormemente de un país a otro. Se trata, en cualquier caso, de forzar al
sistema mundial a adaptarse: no sólo de imponer una visión de ajuste den­
tro del estancamiento, de los más débiles a los más fuertes, mediante el
concepto de ajuste mutuo. Estas políticas nacionales requerirán a su vez,
para ser suficientemente efectivas, no sólo la reconstrucción de la solida­
ridad y el apoyo mutuo entre los países de la periferia (sobe todo me­
diante la construcción de uniones regionales), sino también, muy proba­
blemente, transformaciones en las organizaciones económicas y políticas
del sistema mundial.
Respecto a este último punto, no carecemos de ideas y propuestas.
Las más radicales piden el retorno al keynesianismo, esta vez a escala
mundial: una redistribución de los ingresos que beneficie a los pueblos y
trabajadores del Tercer Mundo en todas las regiones del mundo, una «es­
timulación megaeconómica», para decirlo con las palabras de Walter Rus-
sell Mead. De acuerdo con sus partidarios, esas propuestas presuponen
reformas sustantivas que afectan a las instituciones económicas interna­
cionales:

1. La transformación del FM I en un auténtico banco central mundial


con poder para emitir una moneda real (semejante a los derechos
especiales de giro) que reemplazarían el patrón dólar, asegurar una
cierta estabilidad de los tipos de cambio, y proporcionar a los paí­
ses en vías de desarrollo la liquidez necesaria para un «ajuste con
crecimiento» (estas propuestas se parecen a las que hizo hace vein-
La gestión económita capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 59

te años la UNCED: crear una vínculo entre una moneda interna­


cional y las necesidades de los países en vías de desarrollo).
2. La transformación del BM en un fondo que captaría los exceden­
tes (de países como Japón y Alemania) y los enviaría al Tercer
Mundo y no a Estados Unidos. Dicha operación, orientada a de­
sencadenar el crecimiento en los países en vías de desarrollo, ser­
viría simultáneamente para forzar a Estados Unidos a reducir su
déficit. Se presupone que esa reducción no se lograría mediante el
neoproteccionismo estadounidense asociada a una agresiva políti­
ca de exportaciones. Aunque resulta difícil pensar qué otra cosa
podría suceder.
3. La creación de una genuina Organización Internacional de Co­
mercio (OIC). En este caso, no suele cuestionarse, de forma gene­
ral, el principio de libre comercio postulado por el GATT-OMC.
La OIC sería más audaz que el GATT-OMC, que siempre se ve
forzado a maniobrar en un contexto de compromiso, por lo que
podría tener éxito al imponer un multilateralismo auténtico. Como
contraparteida a las beneficios que los países en vías de desarrollo
recibirían de la genuina apertura de los mercados del Norte, se ve­
rían impulsados a hacer concesiones (del tipo TRIM y TRIP; véase
glosario) en el sector servicios. La experiencia de la CE, que ha lo­
grado liberalizar y multilateralizar el comercio intraeuropeo exclu­
yendo a la vez la competencia desenfrenada (por ejemplo, impo­
niendo estándares de respeto al medio ambiente y de protección
social), suele mencionarse al respecto. Se argumenta también que
la OIC atemperaría los aspectos negativos de la creación de unida­
des regionales (por ejemplo, CE y TLC), evitando que se conviertan
en fortalezas, protegidas dentro y agresivas fuera. La OIC perse­
guiría también otros objetivos, como la estabilización (o revalori­
zación) de las materias primas.
4. La toma en consideración de los asuntos medioambientales se con­
vertiría en un rasgo interiorizado en el sistema de préstamos del
BM. Una forma de lograrlo e ir más allá sería establecer una tasa
mundial sobre la energía, sobre los recursos no renovables, etc.,
que incrementaría los recursos a disposición del Banco (o del Pon­
do que lo habría reemplazado), permitiéndole así subsidiar el res­
peto por las preocupaciones medioambientales en los países po­
bres.
5. La reforma de las instituciones económicas iría acompañada de un
peso político reforzado de las Naciones Unidas. Al haber reavivado
mediante los instrumentos descritos el desarrollo, el proyecto de
convertirlo en la base para el progreso de la democracia política y so-
60 El capitalismo en la era de la globalización

cial sería algo más que un esperanzado deseo. La ayuda para el de­
sarrollo, multilateralizada dentro de esa estructura, no establecería
sólo una condicionalidad relativa al respeto a los derechos indivi­
duales y a la democracia política, sino que apoyaría también políticas
sociales progresivas; por ejemplo, asegurando que los incrementos
salariales corrieran paralelos a los incrementos en la productividad,
proporcionando una distribución más igualitaria de las rentas, etc.
De la misma forma, la dimensión política nacional del desarrollo
mundializado, así coordinado, permitiría que se respetaran los inte­
reses legítimos. Por ejemplo, se aceptaría la autosuficiencia alimen­
taria (Walter Russell Mead ha estudiado el caso japonés de la protec­
ción de sus productores de arroz), pero se compensaría pagando un
impuesto a la comunidad mundial por parte del país que se benefi­
ciara de las medidas proteccionistas. El impuesto sería recaudado por
un fondo de desarrollo mundial que sería la principal institución de
préstamo a que podrían recurrir los países del Tercer Mundo.

En mi opinión, se trata de un buen proyecto de reforma del sistema


económico y político mundial que se deriva de una idea central incontro­
vertible: que el desarrollo sólo puede reavivarse mediante una redistribu­
ción de los ingresos a nivel mundial (en fav'or de las periferias) y a nivel
social (en los centros y en las periferias, en favor de los trabajadores y de
las clases populares), así como que el comercio mundial y los movimien­
tos de capitales han de subordinarse a la lógica de lo que Walter Russell
Mead denomina la «aproximación al comercio desde la óptica de la de­
manda».
A continuación hay que admitir que las reformas de este estilo son in­
compatibles con los intereses del capital dominante, puesto que la redis­
tribución disminuye los márgenes de beneficio a corto plazo, aunque a
largo plazo genera más que recuperación, un período de nuevo y genuino
crecimiento que podría abrir perspectivas de inversiones productivas ren­
tables. Conviene no olvidar que el capitalismo es un sistema que se basa
en dar prioridad a las consideraciones a corto plazo frente a los requeri­
mientos a largo plazo que, en caso de necesidad, deben imponerse me­
diante intervención estatal. Ya he comentado que fue el miedo al comu­
nismo y la radicalización de los movimientos de liberación nacional de las
periferias los que dieron preeminencia a las políticas keynesianas y asegu­
raron el apoyo al desarrollo durante el período de posguerra.
Por consiguiente, el proyecto es una especie de redescubrimiento del
hecho que un orden social diferente — el socialismo, para llamarlo por su
nombre— es objetivamente necesario, a escala mundial. Me parece evi­
dente que la ejecución de dicho proyecto demanda cambios políticos pro-
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 61

rundos en todas las zonas del mundo, la sustitución de las actuales alian­
zas sociales hegemónicas (basadas en la dominación del capitalismo
«comprador» en las periferias del Sur y actualmente también en el Este)
por nuevas y diferentes alianzas sociales basadas en la hegemonía del tra­
bajo y de las fuerzas populares. Sólo así será posible establecer el dominio
del valor de uso sobre el valor de cambio, así como la integración de las
exigencias y requerimientos a largo plazo, como el medio ambiente. Al
mismo tiempo, el proyecto requiere un orden político mundial diferente
del que predomina en la actualidad, un orden basado en la democratiza­
ción de todas las sociedades y la articulación de su interdependencia con
el respeto mutuo por su diversidad.
Avances en tal dirección resultan necesarios y posibles, aunque uso la
expresión «avances» deliberadamente, puesto que la realización total del
proyecto es un asunto a largo plazo, la transición «secular» del mundo
globalizado al socialismo mundial. Junto al combate ideológico que debe
librarse en pro de la visión del objetivo último (tal y como se concibe, por
ejemplo, en el proyecto que acabo de describir), deben definirse estrate­
gias para cada una de las fases del camino.
Por consiguiente, y volviendo al proyecto en cuestión, le haría una
crítica constructiva que podría resumirse en los siguientes puntos:

1. Muchos de los análisis que subyacen en los argumentos reformis­


tas son demasiado proclives a mezclar juicios de valor (del tipo el
sistema actual es «malo») con explicaciones de las razones que mo­
tivan las decisiones de las potencias dominantes. Como ya he seña­
lado, el sistema de gestión de la crisis que se ha implementado no
es en modo alguno absurdo; obedece a la lógica de los intereses
dominantes. Creo, junto a Sweezy y Magdoff, que la globalización
tal y como se practica en la actualidad no es una fuerza que se im­
pone a la humanidad desde fuera, sino que satisface objetivos que
coinciden con los del capital.
2. No creo que transformar el FM I en un banco central mundial, y el
BM en un fondo para el desarrollo, debieran ser objetivos para el
futuro inmediato en esta larga transición al socialismo mundial.
Antes de llegar a este punto es necesario construir un mundo poli-
céntrico en la esfera política y en la económica, un mundo de cu­
yos principios rectores me he ocupado ya en otros textos. Pensar
que es posible ir más lejos supone imaginar que se resuelve el pro­
blema político básico, que se ha superado la contradicción entre la
globalización económica y la fragmentación de los espacios polí­
ticos. Pero tal cosa sólo puede ocurrir al final de una larga transi­
ción; no puede ser una condición para emprender reformas. Me da
62 El capitalismo en la era de la globalización

miedo que al poner el listón muy alto nos estemos condenando al


fracaso y, al hacerlo, corremos el riesgo de alimentar la desespera­
ción y la difusión del síndrome «no hay alternativas», es decir, otra
alternativa que someterse a la lógica del capital dominante.
3. Habida cuenta que el estatus de la globalización no siempre se ha
definido con claridad (¿es una fuerza objetiva determinante o una
tendencia entre muchas otras?), ciertos elementos del proyecto de
reforma me resultan dudosos. Por ejemplo, no creo en las virtudes
del libre comercio, o en las concesiones exigidas a la periferia a
cuenta de tales cosas. Prefiero la visión de los autores de The New
Vrotectionism que la de los partidarios de un genuino sistema de li­
bre comercio.

Las prioridades para la acción que estoy sugiriendo difieren, por tan­
to, de las establecidas en el proyecto antes considerado. En mi opinión,
debe ponerse el énfasis en las acciones que vayan en las siguientes direc­
ciones:

1. Construir regiones del Tercer Mundo organizadas para hacer fren­


te a los cinco monopolios del capitalismo dominante, y, por ende,
capaces de limitar sus efectos negativos desde la óptica de la pola­
rización global en curso.
2. Reanimar la izquierda europea y la construcción de Europa, enri­
quecida por un contenido social progresivo que represente un
avance, en esa región, hacia la hegemonía del trabajo, integrando a
la antigua Unión Soviética y a los países de la Europa oriental en el
proyecto.
3. Revisar las relaciones comerciales y financieras entre Europa, J a ­
pón y Estados Unidos en la dirección que permita una estabiliza­
ción relativa de los tipos de cambio y fuerza a Estados Unidos a su­
perar su déficit estructural. Ello conlleva reorganizar las relaciones
comerciales en esa dirección.
4. Reconstruir el sistema de las Naciones Unidas para convertirlo en
el centro de las negociaciones económicas y políticas tendentes a
organizar la articulación de la interdependencia comercial y finan­
ciera entre las principales regiones del mundo. Abrir negociacio­
nes de desarme. Dar los primeros pasos hacia un sistema de im­
puestos mundial organizados en torno a la protección del medio
ambiente y de los recursos naturales.
5. Reformar el FM I como expresión de estas interdependencias re-
gionales/mundiales, sin que ello implique su inmediata transfor­
mación en un banco mundial.
La gestión económica capitalista de la crisis de la sociedad contemporánea 63

En conclusión, sostendré nuevamente que el realismo de este pro­


yecto se basa en una comprensión de la historia que no acepta la idea de,
que las leyes históricas precedan a la propia historia. Lo que parecen
tuerzas objetivas (como la globalización) son sólo producto de una lógi­
ca específica de un sistema concreto (en este caso, el capitalismo), formas
que han de hacer frente a la contradicción derivada de las intereses socia­
les de las fuerzas que luchan en contra de su realización. El resultado real
de este conflicto determina una configuración de subsistemas que se ex­
presa de una forma específica, dependiendo de las relaciones sociales de
poder y del resultado de las luchas; por tanto, una configuración que está
evolucionando permanentemente. La estrategia de crear el socialismo
mundial, imprescindible para evitar la barbarie, se centra en definir los
caminos que con mayor probabilidad comportarán una evolución en la
dirección de dicho objetivo.

Referencias

P. Baran y P. Sweezy, Monopoly Capital, Nueva York, 1966 (trad.


cast.: Capital monopolista, México, Siglo X X I, '^1982).
T. Lang y C. Hiñes, The New Protectionism. Protecting the Future
Against Free Trade, Londres, Earthscan Pub., 1993
W. R. Mead, «American Economic Policy in he Antimillenial Era»,
ponencia presentada a la conferencia preparatoria sobre «50 años bas­
tan», Washington, marzo de 1995.
P. Sweezy, The Theory of Capitalist Development, Londres, Dennis
Dobson, 1946 (trad. cast.; Teoría del desarrollo capitalista, México, F.C.E.,
1977).
— y H. Magdoff, «Globalization — To What End?, Monthly Review,
vol. 43, n° 9, febrero de 1992, págs. 1-18, y n° 10, marzo de 1992, págs. 1­
19.
K. Vergopoulos, Le Nouveau Systeme Monde, Actuel-Marx, París,
PUF, 1994
Capítulo 3

LA REFORMA D E LA G ESTIÓ N MONETARIA


INTERNACIONAL D E LA CRISIS

_ O S ANTECEDENTES

El actual sistema monetario y financiero internacional, establecido


cespués de la Segunda Guerra Mundial y gestionado por el FM I, ya no
resulta funcional. No debiera sorprendernos que el largo período de pos­
guerra que se inició en 1945 llegara a su fin en 1990, o que el sistema
mundial que acabará imponiéndose sea cualitativamente diferente del
uue hemos conocido durante casi medio siglo.
En otros lugares he definido el ciclo de posguerra como un largo ca­
mino ascendente construido sobre una base formada por tres pilares, en
oarte complementarios y en parte en conflicto: a) en Occidente, la acu­
mulación fordista y la socialdemocracia, regulada por las políticas nacio­
nales keynesianas, abiertas obviamente a la economía mundial pero pre­
servando una coherencia entre la acumulación y el compromiso histórico
capital/trabajo; b) modernización e industrialización en las periferias re­
cién llegadas a la independencia, un proceso gestionado por lo que he de­
nominado el proyecto de Bandung, un proyecto nacional-burgués que in­
tentaba atrapar a las otras naciones en un contexto de independencia
circunscrita; y c) el proyecto soviético, que intentaba alcanzar a Occiden­
te mediante una estrategia de acumulación muy parecida a la del capita­
lismo histórico, aunque libre de las constricciones del sistema capitalista
mundial y gestionada en el nivel del Estado nacional o plurinacional me­
diante la propiedad estatal y la centralización del poder económico y po­
lítico en manos de una nueva burguesía en formación, la nomenclatura de
los partidos comunistas.
Este sistema tripolar constituyó la base de una (generalmente) fuerte
expansión económica en cada una de las tres regiones. En dicho contex­
to, estos proyectos e incluso su éxito fueron desde el principio ilusiones
ideológicas que operaron con la fuerza de las creencias fijas. En Occiden­
te, se creía que el crecimiento continuado era ya un hecho incuestionable.
En el Tercer Mundo, se creyó que la construcción nacional resolvería a la
larga los problemas del subdesarrollo. En los países del Este, creían en el
socialismo.
66 El capitalismo en la era de la globalización

La crisis de los negocios que marca el final de esta fase de expansión


es el producto conjunto de los tres modelos que estuvieron en la base del
sistema durante los años de posguerra. Tal cosa ha colocado a todas y
cada una de las regiones del mundo en una crisis profunda y estructural­
mente duradera, sin que parezcan detectarse señales de que estamos lle­
gando a la salida del túnel, ni en Occidente, ni en el Sur ni en el Este.
El sistema monetario mundial siempre ha correspondido estricta­
mente a las estructuras organizativas del orden mundial: cada fase de la
historia del capitalismo ha tenido una contrapartida monetaria específica.
La del período de posguerra correspondió perfectamente a la hegemonía
de Estados Unidos y fue un instrumento para consolidar la hegemonía es­
tadounidense sobre sus aliados y sobre los países del Tercer Mundo,
mientras que los llamados países socialistas se excluyeron a sí mismos des­
vinculándose del sistema.
En los debates que tuvieron lugar en Bretton Woods en 1945 se pre­
sentaron dos posiciones. Keynes, al proponer la creación de un banco
central mundial capaz de emitir moneda internacional, defendió la posi­
ción de las naciones imperiales en decadencia, particularmente de Gran
Bretaña. El valor de la moneda internacional, vinculada a la gama mun­
dial de «divisas claves», presuponía un compromiso estable entre la nue­
va hegemonía de Estados Unidos y sus aliados subalternos. La Unión So­
viética y sus aliados fueron excluidos de dicho compromiso. Finalmente,
Estados Unidos impuso su solución, convirtiendo al dólar en la única mo­
neda mundial, equivalente al oro merced a un tipo de cambio fijo oro-dó­
lar. El sistema de tipos de cambio fijos permitió devaluar las monedas re­
lacionadas con el dólar estadounidense en proporción al declive relativo
de esa s naciones respecto de la hegemonía irresistible de Estados Unidos.
Cuando Estados Unidos empezó a perder poder, empezando con la
suspensión de la convertibilidad del dólar en 1971, todo el sistema quedó
en entredicho. No obstante, la progresiva decadencia de Estados Unidos
no permitió por sí misma iniciar una reforma del sistema monetario, al
igual que la decadencia de Gran Bretaña, pese a iniciarse en 1880, no des­
tronó a la libra esterlina hasta 1931. Si se intentara en la actualidad man­
tener el patrón dólar, el sistema monetario entraría fatalmente en una
bancarrota como la del período 1939-1945.

Los TIPO S DE CAMBIO FL E X IB L E S NO SON LA SOLUCIÓN

■ El sistema de tipos de cambio flexibles adoptado en 1971 no supuso


una solución real, sino que se limitó a reconocer la existencia de desor­
den. Por otro lado, este sistema ha acentuado las fluctuaciones de los ti­
La reforma de la gestión monetaria internacional de la crisis 67

pos de cambio sin base alguna en los cambios en el nivel de producción:


el dólar débil de los años setenta, que descendió hasta el nivel de cuatro
rrancos franceses; el dólar fuerte de la etapa de Reagan, en los años
ochenta, que alcanzó el nivel de diez francos para caer de nuevo.
Doy por supuesto que la hegemonía siempre presenta múltiples face-
;as y opera a niveles diversos y complementarios, por lo que no puede re­
ducirse a «eficiencia económica», a «competitividad» en el mercado mun­
dial, aun cuando tales cosas sean su base última, ni el dominio monetario
es tampoco el único instrumento que debe tomarse en consideración. El
papel militar de Estados Unidos, gendarme del sistema mundial, es igual-
.mente importante, un papel que a partir de los años noventa se ha visto
reforzado por el colapso de la Unión Soviética, que antaño había limita­
do la intervención de Estados Unidos en el Tercer Mundo.
A menudo se afirma que la hegemonía militar no es demasiado dura­
dera, porque resulta muy costosa y la sociedad estadounidense no está
dispuesta a asumir ese costo, como demostró la elección de Clinton. La
tesis merece mis reservas por, al menos, dos razones. En primer lugar,
quiero recordar que una reducción importante del gasto militar estadou­
nidense sumiría al país en una crisis económica de importancia al menos
paralela a la de los años treinta. Considero, junto con Sweezy y Magdoff,
que el capitalismo es una formación social con una tendencia permanen­
te a sobreproducir, en la que la «crisis» es el estado normal de las cosas y
donde la prosperidad debe explicarse recurriendo a factores especiales.
Estados Unidos sólo pudo recobrarse de la crisis de los años treinta me­
diante el rearme intensivo que se produjo durante la Segunda Guerra
Mundial y en los años de posguerra. En la actualidad, la economía esta­
dounidense está enormemente deformada: casi un tercio de la actividad
económica depende directa o indirectamente del complejo militar, una
proporción que en la Unión Soviética sólo se alcanzó durante la etapa
Brézhnev. En segundo lugar, la hegemonía militar supone un pago, justa­
mente el privilegio de que el dólar sea la moneda mundial. Por consi­
guiente, que Washington aceptara una reducción de su papel en el esce­
nario mundial, como compartir la responsabilidad con Europa y Japón,
supondría precipitar la reforma del sistema monetario internacional, per­
der el privilegio que tiene el dólar, y, por tanto, secar los flujos favorables
de capital procedentes de otras economías.
La compleja situación de nuestra crisis se presenta como duradera, lo
que explica los pronunciamientos de las potencias centrales, que no pien­
san en salir de la crisis. Así, no se trata de reducir el desempleo en O cci­
dente, sino de «vivir con él», o bien se habla de una «economía de dos ve­
locidades». En consonancia con esta lógica, los socios más poderosos
intentan transferir la máxima carga posible de la crisis a los socios más dé-
68 El capitalismo en la era de la globalización

hiles, las periferias del Sur y actualmente del Este, para aminorar las con­
secuencias de ésta en casa y evitar que se conviertan en serias, aunque,
obviamente, tal táctica no ayuda a encontrar una solución a la crisis. En
este contexto, la gestión de la crisis preserva el actual sistema monetario
internacional, que durará todavía cierto tiempo, aunque sus días están
contados. No obstante, preservar un sistema ya caduco a toda costa su­
pone arriesgarse a su colapso, como sucedió en los años treinta, cuando el
patrón libra esterlina dio paso a rivalidades descoordinadas que eran pre­
sagios de guerra.

P ropuestas de reforma procedentes de las corrientes dominantes

Analizaremos en primer lugar las propuestas alternativas ofrecidas


por especialistas, que en ocasiones son objeto de consideración diplomá­
tica. Todas estas propuestas van precedidas de la observación, correcta e
importante, de que la globalización se ha profundizado en los años de
posguerra hasta el punto de haber entrado en un estadio cualitativamen­
te nuevo. Los sistemas de producción nacional, creación histórica de los
Estados burgueses nacionales que se convirtieron en los centros del capi­
talismo mundial, se han desmantelado progresivamente en favor de un
sistema de producción global. La industrialización de las periferias las ha
integrado en este sistema cualitativamente nuevo.
La conclusión lógica que puede derivarse de esta observación es que
el capitalismo mundial exige una organización mundial a todos los nive­
les, ciertamente en el monetario, pero también en el político. Necesita un
banco central mundial (y, por tanto, una nueva moneda internacional
emitida por dicho banco) y si no necesita un Estado mundial, ha de con­
tar al menos con una organización política mundial eficaz. Puede soste­
nerse que esta lógica se toma en serio el argumento liberal: el mercado
mundial debería evolucionar hacia la integración a todos los niveles, es
decir, debería abolir todas las fronteras a la circulación de mercancías y
servicios, de capitales y de fuerza de trabajo, abrirse a la migración de las
personas a la vez que a los intercambios de productos y de capital. Este
sería el sentido de construir un «Estado mundial».
Pero en seguida vemos que el proyecto, y por ende las proposicio­
nes que están implícitas en su lógica, es utópico, sobre todo la gestión
de una moneda mundial. Nuestro mundo real está fundado y seguirá es­
tándolo durante mucho tiempo en una importante contradicción entre la
.globalización de la economía, basada en un sistema de mercado truncado
que incluye el comercio de mercancías y capitales pero excluye la migra­
ción de la fuerza de trabajo, y la persistencia del Estado-nación como es-
La reforma de la gestión monetaria internacional de la crisis 69

rructura reguladora de la política y de la vida social. Esta contradicción,


que provocó la polarización del mundo y que la reproduce, será funesta
nara el capitalismo.
Volvamos ahora a las propuestas que se han ofrecido respecto del sis-
:ema monetario mundial. Son concretamente tres, a saber:

1. La primera supone el retorno al oro, la única solución capaz de re­


sistir las tendencias de la actual vorágine. Excluyo tal posibilidad,
pero no porque el capitalismo haya logrado finalmente liberarse de
su antiguo fetiche; por el contrario, el capitalismo es y seguirá sien­
do básicamente fetichista. La excluyo porque regular el sistema
monetario mediante una moneda mercancía cuya producción es en
gran medida independiente de otras consideraciones económicas
corresponde al modo de regulación propio del capitalismo «com­
petitivo», premonopolista. La regulación del crédito es la única al­
ternativa a este modo de regulación hoy extinto.
2. La segunda consiste en crear un banco central mundial, sin el cual
no podría establecerse al mismo tiempo una institución política
mundial con poder análogo. Se trata de un tema que fue el favori­
to durante largo tiempo del ya fallecido Robert Triffen y también,
en cierto sentido, de la opción europea: la creación de una moneda
común (emitida y gestionada por un banco central común) antes
de establecer un poder político común. Recuerda las propuestas de
Keynes en 1945: la estabilización de un compromiso entre los so­
cios, Estados Unidos, la Europa de la CE y Japón. Pero ¿es posible
dicha estabilización? ¿No resulta la propuesta algo ingenua?
¿Cómo hacer que funcione esa regulación en común sin la presen­
cia de posibles sanciones a las naciones que forman parte del siste­
ma? Los economistas, a fuerza de negarse a ver que las decisiones
económicas sólo son practicables si los compromisos políticos y so­
ciales que comportan resultan aceptables, alientan un economicis-
mo utópico. Como tendremos ocasión de comprobar, un banco euro­
peo, pero no mundial, no sólo es posible, sino esencial si Europa
ha de evolucionar hacia una genuina confederación política. He de
añadir que dicho banco sólo puede estar basado en los principios
de un compromiso histórico social, análogo a este nivel al compro­
miso social histórico que establecieron los estados nación del con­
tinente.
En cualquier caso, esta opción/restricción de los socios del mundo
desarrollado implica tácitamente la «recompradorización» colecti­
va o la «partición» de las naciones del Tercer Mundo del Sur y del
Este. Más allá del hecho de que los socios del mundo desarrollado
70 El capitalismo en la era de la globalización

coincidan en ese punto — por ejemplo, Alemania puede perseguir


nuevamente su viejo objetivo, que se remonta a los días de Bis-
marck, de latinoamericanizar Europa oriental— , resulta bastante
obvio que esta recompra o «recompradorización» presupone in­
tervenciones permanentes y enérgicas para sofocar las revueltas
que provocará.
3. La tercera propuesta consiste en ampliar el compromiso monetario
para incluir en él a los Terceros Mundos del Sur y del Este. Esta
fue la propuesta del Nuevo Orden Económico Internacional
(NOEI) formulada por el G7 en 1975. Está también la cuestión de
crear una moneda internacional, inicialmente en paralelo a las ya
en uso (el dólar, el oro y los restantes instrumentos básicos), ges­
tionada por la comunidad internacional. El objetivo explícito era
vincular la cuestión de la moneda y el desarrollo económico. Como
sabemos, la propuesta fue abortada al favorecer una moneda inter­
nacional menor emitida por el FM I, los derechos especiales de giro
(DEG). La razón del fracaso me parece evidente; la propuesta asu­
mió que el problema fundamental estaba resuelto, es decir, que los
centros aceptarían un desarrollo autónomo y relativamente acele­
rado de las periferias. El instrumento monetario estaba al servicio
de dicho objetivo, algo utópico puesto que estaba en contradicción
con el capitalismo realmente existente.

U na visión alternativa: la regionalización policéntrica

Los principios en que se fundamentan las propuestas que expongo a


continuación son coherentes con una visión alternativa de la organización
política mundial, concretamente, apuestan por una regionalización poli-
céntrica. La opción deriva de la tesis según la cual los problemas reales a
los que se enfrentan las naciones y las regiones no son idénticos ni pueden
concebirse sin tomar en consideración su desarrollo desigual. Su objetivo
básico es reducir la desigualdad en que se manifiesta la polarización pro­
ducida por la expansión del capitalismo mundial. Acepta y concede un
lugar a la globalización, a condición de que se conciba de manera ade­
cuada para servir al objetivo principal ya enunciado. También acepta que
la realización de un desarrollo mundial superior requiere el estableci­
miento de solidaridades y autonomías regionales, articuladas en el siste­
ma mundial por instituciones y mecanismos que deben su existencia a la
herencia del desarrollo desigual. Finalmente, asocia a cada fase las reglas
que rigen la regulación de la economía y de la moneda con proposiciones
paralelas acerca de las instituciones propias de la política.
La reforma de la gestión monetaria internacional de la crisis 71

Se trata, pues, de un proyecto voluntarista, o dicho de forma más


exacta, de un proyecto que puede considerarse «utópico», pero no en el
mismo sentido en que lo es la regulación del mundo mediante el merca­
do. Esto último es una utopía auténtica: si se intenta perseguir el proyec­
to en cuestión lo único que puede lograrse es una catástrofe. Por el con­
trario, el proyecto que proponemos, si se inicia, mejorará gradualmente
las condiciones que aspira a cambiar. Por tanto, si se califica de utópico,
lo será simplemente en el sentido de que las fuerzas políticas dominantes
activas en la actualidad no actúan en su dirección. La implementación del
proyecto presupone transformaciones significativas en la naturaleza de las
potencias e intereses a que ha de servir, así como en los futuros que se an­
helan conseguir.
Las regiones en cuestión casi siempre se autodefinen. Si Estados Uni­
dos (eventualmente ampliado mediante la incorporación de Canadá pero
no de México), China e India (en virtud de su peso demográfico), y Japón
(en función de su historia) constituyen por sí mismas regiones, el resto de
países del mundo deben aspirar a consolidarse en un conjunto de grandes
regiones: Europa (oriental y occidental), la antigua Unión Soviética, el
mundo árabe, el mundo africano, el sudeste asiático y América Latina.
Los problemas a que se enfrentan estas regiones y países son demasiados
variados para imaginar que todos ellos deberían desarrollarse de acuerdo
con las mismas pautas. Por ejemplo, no tiene sentido alguno que el tipo
de interés sea el mismo en todas partes o que el capital fluya libremente
allá donde el retorno pecuniario sea más alto. Las instituciones moneta­
rias y financieras deben desarrollarse con pautas regionales, como susti­
tutos del FM I y del mercado mundial para el capital monetario.
La Europa de la CE avanza en esa dirección, aunque en cierto senti­
do parece el «enfermo» entre regiones, al haber desarrollado un concep­
to puramente economicista de su proyecto (un «mercado integrado»,
nada más), por lo que ha de enfrentarse a un gran problema: dotarse del
correspondiente poder político. Pero mientras esté pendiente de defini­
ción el componente social del proyecto, el mercado común, que sólo es
un armazón vacío, se producirán conflictos sociales y, por tanto, políticos
insuperables. La posterior consolidación de las economías europeas re­
querirá la regulación de un Estado, quizás confederal, capaz de imponer
un compromiso capital/trabajo a la escala del mercado integrado. La de­
recha tradicional nunca comprenderá, a causa de su propia naturaleza,
esa necesidad, preocupada por explotar las diferencias a corto plazo.
Como sucedió en los diversos Estados europeos nacionales hasta que los
movimientos obreros no impusieron un compromiso social, a nivel conti­
nental sólo una izquierda audaz y con ambiciones a largo plazo puede en
la actualidad marcar el camino. A la larga deberá crearse un sistema que
/2 El capitalismo en la era de la globalización

emita una moneda intraeuropea que sustituya a las monedas nacionales,


en la medida en que se progrese hacia una construcción política común
que legitime las instituciones financieras y monetarias comunes.
¿Puede la antigua Europa oriental integrarse en el sistema europeo?
Quizás, pero sólo será posible si los europeos occidentales no consideran
a los pueblos de Europa oriental sus «latinoamericanos». Superar el de­
sarrollo desigual de Europa exigirá articular instituciones paneuropeas
que toleren las diferentes reglas de juego en ambas áreas del continente.
Por tanto, antes de que la integración económica y política de Europa
pueda alcanzar su última fase será necesaria una larga transición.
Rusia y los restantes Estados de la antigua Unión Soviética tienen una
situación análoga, aunque Rusia sigue siendo potencialmente, en virtud
de su tamaño, una gran potencia. La reconstrucción de la cooperación y
de la integración entre estos países constituye un estadio necesario, supo­
niendo que se desee evitar el explosivo peligro de un desarrollo desigual.
La construcción europea, aunque reducida a los miembros de la CE,
corre el riesgo de empantanarse nuevamente y cuestionar su razón de ser.
La falta de acuerdo entre los europeos occidentales acerca de la conver­
sión en periferia de Europa oriental y la antigua Unión Soviética, que está
siendo fomentada por los propios países de Europa oriental (los checos se
separan de los eslovacos porque creen que tal cosa les acerca más a la in­
tegración en la CE; los croatas deciden precipitar el colapso de Yugosla­
via por lo mismo; y tanto los países bálticos como los croatas se separan
de los rusos por idénticos motivos) revela la existencia de conflictos en el
propio corazón de la CE. Parece casi evidente que esta opción comporta­
rá que Alemania impulse su propio proyecto, forzando a sus socios a se­
guirla, hasta el punto en que la situación se vuelva inaceptable y se desin­
tegre el proyecto europeo. En este escenario, el «banco central europeo»,
que será de facto un anexo del Bundesbank, corre el riesgo de convertirse
en un simple instrumento temporal al servicio de un proyecto alemán más
que europeo.
Los problemas de las regiones del Tercer Mundo son diferentes en la
medida en que su subdesarrollo es mucho más pronunciado. A su res­
pecto señalaremos lo siguiente. En primer lugar, estos países y regiones
están integrados de forma menos profunda en el sistema de producción
global que está contruyéndose. Salvo Corea, Singapur y Taiwan, las úni­
cas excepciones de importancia (al estar Hong Kong ya parcialmente in­
tegrado en China, a la que se reintegró plenamente a mediados de 1997),
en todos los países semiindustrializados del Tercer Mundo sólo están in­
tegrados en la nueva economía global segmentos limitados del sector pro­
ductivo. En segundo lugar, muchos de ellos están todavía menos integra­
dos entre sí, prácticamente nada en absoluto, sobre todo en el caso de los
La reforma de la gestión monetaria internacional de la crisis 73

países del Cuarto Mundo. En tercer lugar, están desigualmente desarro­


llados, algo que el período de posguerra ha acentuado, tanto que en la ac­
tualidad todavía existe una separación nítida entre los países semiindus-
trializados y los del Cuarto Mundo. En cuarto y último lugar, por todas
estas razones se sienten atraídos por las asociaciones Norte/Sur que ope­
ran en detrimento de su autonomía colectiva.
En estas condiciones, la creación de instituciones monetarias regio­
nales no es una prioridad. Antes de que tal cosa figure en el orden del día,
habrá que pasar por ciertos estadios preliminares que pongan el acento
en la construcción de complementariedades productivas, negociadas y
bien pensadas. En este estadio, las instituciones regionales monetarias co­
munes más apropiadas son las orientadas a lograr acuerdos sobre cámaras
de compensación {clearings multilaterales), uniones de pagos, etc., que
permitan eludir parcialmente constricciones como la necesidad de man­
tener reservas de las divisas claves. No obstante, hay que recordar que
cualquier progreso en la integración económica regional exige el rappro-
sbement de las políticas nacionales. No debería posponerse la puesta en
marcha de embriones de organizaciones confederales, sino que, por el
contrario, debería estimularse. Paralelamente a la democratización de los
sistemas nacionales, es previsible que ligas de pueblos árabes, de pueblos
africanos, de pueblos latinoamericanos y de pueblos del sudeste asiático
sustituyan gradualmente a las actuales organizaciones estatales.
Ni que decir tiene que tales conjuntos de instituciones regionales,
económicas, monetarias y políticas exigen negociaciones internacionales
colectivas. A nivel monetario, un EMI reconstituido encontrará como
nueva función la regulación de las relaciones entre el dólar, el yen, las mo­
nedas europeas, el rublo y los acuerdos acerca de los pagos entre las re­
giones del Tercer Mundo. Pero tal reforma no asumirá su significación
real hasta que las Naciones Unidas se transformen a su vez, convirtiéndo­
se en un actor real en los asuntos internacionales y dejando de ser el vale­
dor de las políticas de Estados Unidos y de sus socios del Norte. En este
espíritu, el BM, que hasta el presente ha actuado como el banco del Nor­
te en sus políticas hacia el Sur, deberá reformarse igualmente y convertir­
se en el embrión de un mercado mundial de capitales que apoye políticas
de desarrollo coordinadas regionalmente y negociadas colectivamente.
¿Un proyecto utópico? En mi opinión, es lo único que puede ayu­
darnos a encontrar una vía de salida del trágico callejón sin salida de la
crisis actual, poniéndonos en el largo camino hacia el socialismo, la única
respuesta humana posible.
Capítulo 4

EL AUGE DE LA ETNICIDAD: UNA RESPUESTA


PO LÍTICA A LA GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA

La época actual se caracteriza por un despertar, o nuevo despertar, de


identidades e identificaciones sociales colectivas totalmente diferentes de
las definidas por la pertenencia a un Estado-nación o a una clase social. El
regionalismo, la afirmación lingüística y cultural, las lealtades tribales o
étnicas, la devoción a un grupo religioso, la unión a una comunidad local,
son algunas de las múltiples formas en que se manifiesta este despertar.
Ofrecer una enumeración exhaustiva de estos nuevos movimientos, o de
los antiguos movimientos reavivados, sería una tarea larga y prolija, para
el Este y el Oeste, e incluso para los países del Tercer Mundo. Constitu­
yen un importante aspecto de la crisis del Estado, y más concretamente
del Estado-nación, con independencia del concepto de nación que se
considere. En mi opinión, esta crisis del Estado está provocada por la cre­
ciente contradicción entre la transnacionalización del capital (y, en gene­
ral, de la globalización de la vida económica de los países capitalistas
del mundo), por un lado, y la persistencia de la idea de que el Estado es
el único sistema político que existe en nuestro mundo, por otro. La cues­
tión que se plantea es la siguiente: ¿por qué los pueblos del mundo, en
unos momentos en que el capital está cada vez más internacionalizado, no
responden a la situación con su propia internacionalización, es decir, afir­
mando su lealtad de clase por encima de las fronteras nacionales? ¿Por
qué, en lugar de autoafirmarse como tal, la conciencia de clase está dan­
do paso a la autoidentificación en virtud de la «raza», el «grupo étnico» o
la religión?
Los medios de comunicación, con su habitual carga ideológica, sue­
len responder afirmando que ello se debe a que «las personas son así». En
las profundidades del alma existiría una conciencia latente racial, étnica o
religiosa que brota en determinadas circunstancias, algo que la burguesía,
las ideologías democrática o laica, sean socialistas o marxistas, han subes­
timado.
La respuesta me parece claramente insatisfactoria. De ahí que pro­
ponga analizar el fenómeno a partir del movimiento de acumulación del
capital, que rige todos los sistemas contemporáneos, locales y mundiales,
relacionándolo con las sucesivas y opuestas fases de este movimiento, con
76 El capitalismo en la era de la globalización

SUS períodos de éxito y sus momentos de crisis. Al hacerlo me limitaré es­


trictamente a las estrategias de los actores sociales. O lo que es lo mismo,
a las estrategias del capital y las clases dominantes, por un lado, y de las
diversas personas, pueblos y clases populares, por otro; a las característi­
cas de estos movimientos sucesivos respecto de los desafíos que implican;
y a las percepciones de ellos que tienen los diversos actores. En este mar­
co avanzaré un análisis de las diversas realidades sociales, y también de las
clases sociales definidas por sus modos de producción, que constituyen el
tejido de la sociedad (por ejemplo, la nación y la ideología a ella asociada,
la etnicidad y la ideología étnica) y junto a las que la clase se sitúa en el
movimiento de la historia. A partir de ahí, propondré calibrar las direc­
ciones en que la historia parece guiar la evolución de los sistemas locales
y mundiales.

El ciclo de posguerra (1945-1990) y la nueva globalización

El capitalismo que surgió de la Segunda Guerra Mundial, que se con­


vertiría en el sistema económico mundial, ha retenido dos características
heredadas de su evolución histórica:

1. Los Estados-nación burgueses, históricamente construidos, que


juntos constituyen los centros del sistema mundial. Dichos Estados
supusieron la pauta social y política que permitió la gestión de las
economías capitalistas nacionales (sistemas de producción nacio­
nal controlados y, en gran medida, regidos por el capital nacional),
cada uno de ellos en agresiva competencia con los restantes.
2. Un contraste casi absoluto entre la industrialización de los centros
y la ausencia de industria en las periferias, a causa de la industria­
lización progresiva de dichos centros en el transcurso del siglo XIX.

Durante el ciclo de posguerra, sin embargo, esas dos características


desaparecieron totalmente. Por un lado, los países de la periferia en Asia
y África recobraron su independencia y entraron en la era de la indus­
trialización, hasta el punto que la aparente homogeneidad de dichos paí­
ses — producto de su previa y común carencia de industria— dio paso a
una creciente diferenciación entre un Tercer Mundo semiindustrializado
y un Cuarto Mundo sin industrializar. La interpenetración del capital fue
tan amplia que se desmantelaron los sistemas productivos nacionales y se
restablecieron como segmentos de un sistema productivo mundial.
Por tanto, podemos considerar el ciclo de posguerra como un perío­
do de transición del viejo al nuevo sistema, lo cual plantea a su vez el pro­
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 77

blema de identificar el nuevo sistema y sus rasgos distintivos esenciales,


así como sus contradicciones y la forma en que éstas se controlan, identi-,
ficando, en suma, las fuerzas que subyacen a su desarrollo.
Para hacerlo hay que combinar un análisis de las leyes que gobiernan
la acumulación del capital con muchas de las diversas respuestas ideoló­
gicas y políticas a los desafíos planteados por la lógica de la expansión
del capitalismo. A resultas de ello, el futuro se presenta siempre incierto,
puesto que la evolución de un capitalismo realmente existente se ve li­
mitada a su vez por la necesidad de un compromiso político entre los di­
versos intereses sociales. La interpenetración del capital fue tan amplia
que los sistemas productivos nacionales se desintegraron y se restable­
cieron como segmentos de un sistema productivo globalizado. Recorda­
ré al respecto, de forma breve, las respuestas que he propuesto en el
transcurso de los últimos años, contenidas sobre todo en Empire of Chaos
(1993);

1. La industrialización del Tercer Mundo no pondrá fin a la polariza­


ción inherente al actual capitalismo mundial, sino que desplazará
sus mecanismos y formas hacia otros planos, regidos por los mo­
nopolios financieros, tecnológicos, culturales y militares de los que
podría beneficiarse el centro. No reproducirá la misma evolución
social que se dio en el Occidente desarrollado, donde el fordismo
apareció cuando la sociedad se había transformado ya durante un
largo período merced a una industria mecánica pesada, sostenida
por una revolución agrícola continuada; donde, por otro lado, la
emigración a América supuso una válvula de escape a las presiones
creadas por la explosión demográfica de Europa; y donde, por úl­
timo, la conquista colonial, posibilitó la obtención de materias pri­
mas baratas. El fordismo supuso un alivio para el compromiso his­
tórico capital/trabajo, favorecido por la reducción de la reserva de
fuerza de trabajo en los centros.
El Tercer Mundo en proceso de industrialización no ha conta­
do, por el contrario, con ninguna de estas condiciones favorables
por las que el capitalismo evitó mantener formas primitivas. Lo
que sostengo es que la relación entre la mano de obra activa y la
fuerza de trabajo de reserva explotada por el capital, que se desa­
rrolló en la historia de los centros no puede reproducirse en la pe­
riferia. El criterio que uso aquí para definir las fronteras entre la
activa y la fuerza de trabajo de reserva debe ser, en conformidad
con la lógica de la globalización capitalista, el empleo en partes
de los sistemas productivos mundiales más o menos competitivos.
Usando este criterio, se podría decir que en los centros la mayor
El capitalismo en la era de la globalización

parte de la fuerza de trabajo forma parte efectiva de la mano de


obra activa, habida cuenta de que la evolución histórica del capita­
lismo central ha desarrollado, lenta y progresivamente, condicio­
nes favorables que no se pueden reproducir fuera de ese contexto.
En las periferias industrializadas de América Latina, Asia oriental
(la comunista y la capitalista) y en los países de la antigua Unión
Soviética, los diversos sectores del sistema productivo son ya com­
petitivos, o podrían serlo, en el sentido al uso que se da al término.
En esos países existe ya una mano de obra activa, que es capaz de
seguir su curso. No obstante, en modo alguno puede, ni podrá
nunca, absorber la fuerza de trabajo de reserva procedente de las
economías rurales y de las economías informales. La razón estriba
en que actualmente la competitividad requiere técnicas de pro­
ducción que imposibilitan dicha absorción y porque, además, ya
no se cuenta con la válvula de escape que suponía la emigración.
En las periferias no industrializadas y no competitivas de Africa y
del mundo árabe, la situación es aún más extrema, puesto que la
mano de obra activa es prácticamente inexistente, de manera que
la casi totalidad de la nación constituye una fuerza de trabajo de
reserva a nivel mundial.
En el Tercer Mundo industrializado, la coexistencia de una cre­
ciente mano de obra activa y de una enorme fuerza de trabajo de
reserva ocasiona conflictos sociales intensos y potencialmente re­
volucionarios. Dicha situación, que se ha convertido en caracterís­
tica del moderno capitalismo periférico, genera condiciones políti­
cas e ideológicas favorables para la formación de alianzas
populares y nacionales en torno a la clase obrera; de campesinos
sobreexplotados por la carga financiera que les ha supuesto la ex­
pansión y de la masa de pobres marginados que constituyen la
fuerza de reserva. En el Cuarto Mundo, excluido en este estadio de
la industrialización, el sistema social asume una apariencia extre­
ma: la gran mayoría de la población constituye la fuerza de reserva,
agrupando a los pobres marginados y a las masas campesinas ex­
cluidas de cualquier revolución agrícola. Confrontados a estas cla­
ses populares, las clases en el poder no pueden invocar ninguna le­
gitimación histórica.
En el Occidente desarrollado, el conflicto entre la lógica de la in­
terpenetración del capital que erosiona la eficacia del Estado-na­
ción y la permanencia de los sistemas políticos e ideológicos basa­
dos en las realidades nacionales impedirá durante mucho tiempo
una salida satisfactoria a la crisis. Ni la hegemonía de Estados
Unidos, que sólo puede funcionar en el plano militar, ni la cons­
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 79

trucción de una Europa unificada con su actual diseño (un «su­


permercado» que carece de cualquier política social progresiva,
que exigiría una auténtica política federal) pueden hacer frente a
los retos. Sea como sea, el proyecto europeo opera en un contex­
to definido por la agravación de las desigualdades intereuropeas
(dominio alemán), en lugar de impulsar las regiones del sur y del
este del continente hacia los tres centros que constituyen el norte
desarrollado.
3. El colapso del sistema soviético ha servido para ampliar el campo
de expansión del capitalismo periférico. No existen condiciones
para que cristalicen respuestas socialdemócratas al estilo occi­
dental.

Cada una de las dos fases sucesivas de acumulación globalizada ha


originado una forma particular de regular las luchas sociales y políticas.
Ya he definido antes el ciclo de posguerra como un largo período de pro­
greso basado en tres pilares, parcialmente conflictivos entre sí pero tam­
bién complementarios (véase, en concreto, el capítulo 3 i. Este sistema de
tres pilares sirvió de base para un crecimiento económico, por lo general
fuerte en sus tres componentes regionales, un crecimiento que. a su vez,
reforzó el poder de las fuerzas centrípetas, garantizando cohesión entre
los diferentes actores sociales, aun cuando estuvieran en conflicto, por el
hecho de definir las fronteras de dichos conflictos.
En el Occidente desarrollado, esta época coincidió con el período de
establecimiento de la Comunidad Económica Europea iCEE. posterior­
mente denominada simplemente Comunidad Europea o CE), que amplió
el horizonte de expansión nacional de sus miembros: atrapar a Estados
Unidos. Las luchas sociales se mantuvieron en un terreno estrictamente
económico (es decir, a la búsqueda de una porción de los frutos del cre­
cimiento) y se dieron dentro del ámbito del compromiso social nacional.
En el Tercer Mundo, los movimientos de liberación nacional, que atraje­
ron a las personas en su lucha por la independencia a partir de una base
nacional o pseudonacional (multiétnica), establecieron los nuevos Esta­
dos — a menudo autocráticos, basados en el modelo de partido único— y
aseguraron el impulso para la modernización. Este proceso adoptó for­
mas diferentes, de acuerdo con la naturaleza de las fuerzas sociales que
constituían el movimiento nacional: del capitalismo neocolonial subordi­
nado al denominado proyecto socialista (en realidad, nacionalismo refor­
mista radical), pasando por vigorosos proyectos capitalistas nacionales,
como el de Corea del Sur. Pero las fuerzas centrípetas dominaron la esce­
na y se expresaron por doquier durante el proyecto de construcción na­
cional, es decir, dominaron tanto a nivel de base de poder como de clases
80 El capitalismo en la era de la globalización

dirigentes. La naciente y nueva burguesía se mostró unida. Lo mismo su­


cedió en los denominados países socialistas del Este, en los que el creci­
miento consolidó a la clase dominante y, en algunos casos, incluso asegu­
ró, al menos parcialmente, la adhesión de las clases populares al proyecto
de construcción nacional.
El desarrollo de los diversos proyectos, e incluso su éxito, se debió a
ilusiones ideológicas, que nunca actuaron fuertemente sobre la opinión
popular. En Occidente se creyó que el crecimiento continuo duraría eter­
namente; en el Tercer Mundo que la construcción de la nación resolvería
finalmente los problemas del subdesarrollo; y el en Este que el pueblo
creía en el «socialismo».
El cambio de circunstancias que acabó con esta fase de expansión fue
originado por la demolición del sistema tripolar de posguerra. Todas y
cada una de las regiones del planeta entraron en una crisis estructural
profunda y duradera, sin que se vislumbrara luz alguna al final del túnel,
ni en Occidente, ni en el Sur ni en el Este. El discurso dominante, inclu­
so entre las potencias más fuertes, acabó siendo el de la gestión de la cri­
sis y no el de la búsqueda de soluciones. En Occidente, por ejemplo, na­
die habla ya de acabar con el desempleo, sino de «vivir con el problema»
o de una economía «a dos velocidades».
En estos períodos de crisis estructural las fuerzas centrífugas pasan a
primer plano. El desarraigo, producto del estancamiento y de la regresión
de las condiciones sociales y económicas (y al mismo tiempo de una su­
perestructura caracterizada por la pérdida de la ilusión, algo para lo que
los pueblos no estaban preparados), refuerza a esas fuerzas centrífugas.
En las siempre frágiles periferias, las fuerzas centrífugas rompieron la uni­
dad de las clases dirigentes y las pusieron en apuros. De pronto parecían
haber perdido toda la legitimación en que se basaba su poder. Mi hipóte­
sis es que las crisis políticas se fundamentaron en esta ruptura, en la de­
sintegración del Estado y el subsiguiente auge de los movimientos étnicos
y del fundamentalismo religioso. De ahí que considere que lo fundamen­
tal en la actualidad es analizar cómo operan estos cambios de conviccio­
nes ideológicas y de conductas políticas, cómo encuentran o crean las
fuerzas necesarias para sostener su proyecto. O, también, qué estrategias
utilizará el imperialismo para enfrentarse a estos cambios y crisis, o para
manipularlos en su favor.
Aun en los centros desarrollados, donde los efectos de la crisis del ca­
pital son menos intensos, las fuerzas centrífugas parecen haber encontra­
do un espacio en que operar, desconocido hasta el momento. Se dice a ve­
ces que todo esto es una crisis ideológica del Estado-nación. O dicho de
forma más sencilla, que para los políticos la crisis está intensificando las
contradicciones, ya existentes, en el interior de los diversos proyectos.
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 81

como por ejemplo el de la CE, que anteriormente parecían estar avanzan­


do de forma rápida e intensa. .

L a desintegración del E stado y las nuevas ideologías étnicas en


EL T ercer M undo

En las regiones periféricas del Tercer Mundo, particularmente en las


que conforman el que hemos llamado Cuarto Mundo, la crisis no sólo ha
erosionado los excedentes, sino que, en algunos casos, los ha destruido de
tal forma que ni siquiera asegura la simple reproducción del sistema. Al
quebrarse la base de poder y las clases dirigentes, la desintegración del
país adquiere formas realmente extremas, como muestra el caso de So­
malia. En Africa, concretamente, la disolución de la unidad nacional pa­
rece a veces haber dado paso a la etnicidad como base para la renovación
legitimada de las fuerzas en competencia. Pero África no es el único lugar
en que se ha desplegado este tipo de fuerzas centrífugas: en India, en Af­
ganistán, en Europa oriental, en la antigua Unión Soviética y en la antigua
Yugoslavia, incluso en Europa occidental — en España, por ejemplo, y
posiblemente también en Italia— se ha puesto en cuestión la unidad na­
cional.
Lo cierto es que el aparente éxito de estos movimientos étnicos en
proceso de expansión plantea siempre un problema, a saber: ¿quiénes as­
piran al poder encuentran sus «grupos étnicos» ya creados, es decir, im­
plantados en el terreno y naturalmente dispuestos a seguirlos? En mi opi­
nión, esta forma de abordar el problema es demasiado simplista. Para
exponer mis ideas recordaré de forma sucinta las conclusiones de mi re­
flexión, que pueden leerse con mayor detalle en Maldevelopment (págs.
147-155). ^

1. Un grupo étnico no es diferente de una «raza» o cualquier otra «no


realidad» inventada para servir la causa de la organización social
del mundo precapitalista.
La existencia de una variedad de pueblos fue reconocida en el
mapa de Africa, y en el de otras regiones del mundo, en la época
precapitalista. «Pueblos» es un término general que no implica una
calificación a priori. Dichos pueblos fueron organizados en espa­
cios que no necesariamente coincidían con los intercambios matri­
moniales, sino que, por el contrario, se definieron por intercam­
bios a mayores distancias, por la eventual centralización del
excedente, por la organización política y por el Estado centraliza­
do, por las mitologías de los ancestros y el origen común, así como
82 El capitalismo en la era de la globalización

por creencias religiosas y lenguajes comunes. Esta cartografía de


espacios definidos podría continuar casi infinitamente.
¿Dónde se ubican en esta realidad multiforme los grupos étni­
cos? En todas partes y en ninguna. En diversos estadios y momen­
tos de estos sistema existe un sentido de comunidad que no nece­
sariamente se convierte en un sentimiento de pertenencia étnica.
Así, encontramos la comunidad de aldea y la de las aldeas rodeadas
por la misma unidad dependiente elemental y/o por intrincadas re­
laciones matrimoniales; las comunidades derivadas de espacios
más amplios, a menudo vagamente religiosos, como, por ejemplo,
la cristiandad en la Europa medieval. Ni siquiera el lenguaje con­
fiere por sí mismo de forma necesaria un sentimiento de comuni­
dad. En nuestra época, cuando el sistema escolar/estatal está am­
pliamente unificado y ha impuesto un único lenguaje, tendemos a
olvidar que los pueblos antiguos son a menudo políglotas (recuér­
dese el caso de África), puesto que usan una lengua u otra, una va­
riante dialectal o un idioma, en función de las circunstancias, sin
que ello ocasione un problema de identidad múltiple, por emplear
el lenguaje de los chovinistas lingüísticos.
2. La sociedad precapitalista no es necesariamente homogénea. Exis­
ten siempre zonas de una cristalización más densa de la población,
de mayor desarrollo de las fuerzas productivas, así como de las
fuerzas políticas y religioso-culturales. Y también zonas interme­
dias, más o menos dependientes de las primeras, que han escapado
a la homogeneización impuesta por el desarrollo de grandes Esta­
dos. Pero no existen minorías en el sentido moderno del término.
La pluralidad es la norma. Son únicamente las prácticas estandari-
zadoras del mercado capitalista, generalmente la educación en un
lenguaje denominado nacional y la ideología de nación que le
acompaña, las que han convertido en la época moderna a ciertos
grupos en nuevas minorías (véase mi The Strategic Stakes in the
Mediterranean, págs. 97-98, para un desarrollo del tema en rela­
ción con el mundo árabe).
3. En el caso del mundo árabe, he hablado de una cuasinación sobre­
puesta a una comunidad regional, basada en la centralización y en
la circulación de un excedente garantizado por la clase dominante
de guerreros-comerciantes. Esta clase estuvo profundamente uni­
ficada en la época dorada (iba de Tánger a Bagdad sin problema
alguno) mediante, entre otros medios, un lenguaje escrito y la reli­
gión. Se trataba de una cuasinación porque las fuerzas productivas
no integraron al conjunto las masas campesinas, sobre todo aque­
llas que estaban geográficamente aisladas, particularmente duran­
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalÍ2 ación económica 83

te los períodos de decadencia del comercio a larga distancia. Sin


embargo, no existe ningún «grupo étnico árabe»; ni siquiera los.
enclaves que perduran tienen conciencia étnica (los bereberes, por
ejemplo, no se autoconsideran «un pueblo»).
4. El caso de Africa occidental presenta grandes similitudes con el del
norte de África. En mi opinión, lo que sucedió puede resumirse
así: a) los grandes Estados de África occidental (Ghana, Mali,
Songhai) se fundaron a partir del control de las rutas meridionales
del comercio sahariano, así como los del norte se basaron en el
control de las rutas septentrionales; b) la clase dirigente de estos
Estados, lejos de ser asimilable en una etnicidad dominante, esta­
ba formada en torno a ciertos clanes guerreros, muy abiertos a la
asimilación (pueblos que, por consiguiente, por malinke o songhai
de profesión, como lo eran quienes se consideraban turcos duran­
te el imperio otomano); y c) el espacio de estos dominios, con fron­
teras fluctuantes, se mantuvo fuertemente heterogéneo, incluso
irregular, notablemente desde la perspectiva de lo que en la actua­
lidad se denomina «etnicidad».
5. Las prácticas de dominación colonial han desempeñado un papel
determinante en la creación de las realidades étnicas. Así, con el
objeto de obtener el control de vastas áreas, a menudo en plena
confusión merced a la decadencia del comercio de esclavos, los co­
lonizadores tuvieron que reorganizarlas, y para hacerlo precisaron
de intermediarios locales. A falta de Estados, o de una clase feudal
o dependiente, los colonizadores inventaron el «jefe» y le proveye­
ron de poderes que nunca antes había tenido. Pero, ¿de quién
exactamente se era «jefe»? Para aclararlo, los administradores co­
loniales y los militares, que eran unos pobres antropólogos aficio­
nados, se inventaron las «tribus».
6. Resulta imposible rehacer la historia. Por consiguiente, sea o no un
producto evolutivo de la historia, si la tribu existe, ha de reorgani­
zarse. Ahora bien, la pregunta es otra: ¿existe realmente la etnici­
dad? Si existe, ¿dónde?
En ciertos casos, parece obvio que la existencia de una realidad
étnica es una falsedad, o mejor, un atributo de la actual situación
política. Con un examen más detallado, puede comprobarse que
esta realidad se ve manipulada por clanes que, dentro de la clase
dirigente, compiten por el poder. Pero ¿han interiorizado real­
mente las masas la etnicidad? Una respuesta afirmativa a la cues­
tión dista mucho de estar probada. En Katanga (la actual Shaba),
por ejemplo, difícilmente podría hablarse de etnicidad, sino de
provincialismo, multiétnico. Este provincialismo era sólo un refle-
84 El capitalismo en la era de la globalización

jo del atraso de la pequeña burguesía local de esta región domina­


da por el gran capital minero, enfrentada a la pequeña burguesía
de Kinshasa, que a principios de la década de los sesenta era na­
cionalista radical. Aquí nuevamente, el imperialismo usó a su favor
la contradicción para prolongar su control sobre Katanga, amena­
zada por el creciente apoyo a Lumumba. Pero una vez que el po­
der colonial se mantuvo en Kinshasa, el imperialismo cambió de
enemigo. (Este provincialismo, que bien pronto se conoció en los
medios de comunicación occidentales como «tribalismo», no preo­
cupa en absoluto a la gran mayoría de la población; las primeras
organizaciones obreras provinciales no expresaron en ningún lugar
demandas formuladas en clave étnica.)
Aunque en cierto núm.ero de países africanos, el espectro de la
etnicidad y el etnicismo está siempre presto a aparecer cada vez
que la clase local dirigente empieza a desintegrarse, tal cosa no
puede considerarse la regla general. Una potencia neocolonial es­
table se basa en una clase dirigente que está más o menos unifica­
da a nivel de Estado, que es mayoritariamente multiétnico. En ge­
neral, se trata de una clase compradora, cuyo destino está
vinculado al del estado a través del cual está en condiciones de
ejercer su poder. Indudablemente, sus miembros pueden buscar
clientela en sus regiones de origen cuando no se les permite recu­
rrir a los medios políticos al uso para mantener el poder. Por con­
siguiente, son propensos a recurrir a solidaridades «étnicas». Este
tipo de manipulación tiene, no obstante, un efecto limitado, que
sólo se agrava en el caso de inestabilidad mundial cuando el propio
imperialismo parece predispuesto a cambiar de rumbo.
. La etnicidad no es el único movimiento centrífugo producido por
la crisis de acumulación, ni el único recurso de ciertas segmentos
de una clase dirigente escindida que intenta recuperar alguna base
legitimada para su poder. La manipulación de la democracia es
otro recurso para intentar escapar de la encrucijada. En lugar de la
adhesión unánime a un único partido en nombre del desarrollo, es­
tamos ante una proliferación de grupos, todos ellos surgidos de la
misma clase, y todos ellos intentando parecer diferentes bajo el
manto del pluralismo. En esas circunstancias, muchos de esos gru­
pos, pidiendo la libertad pero atentos a no cuestionar las fuerzas
reales tras la crisis, por tanto todos ellos de acuerdo con la libera-
lización y privatización económica, acaban recurriendo a la etnici­
dad. En otras coyunturas históricas, es el fundamentalismo religio­
so el que cumple idéntico papel (para ampliar este punto, véase,
por ejemplo, Eurocentrism).
El auge de la etnicidad: una respuesta po.;:;ca a la giobalización económica 85

L a globalización y la crisis del concepto de nación

Lo anterior me lleva a ampliar el análisis, algo que haré — como ya he


señalado antes— recurriendo a las conclusiones a que llegué en Maldeve-
'.opment (págs. 127-147), a saber:

1. El Estado-nación es un producto histórico, es decir, localizado en


el tiempo y en el espacio. La Europa del siglo XIX sigue siendo central
para nuestra historia moderna, porque durante esas décadas se estable­
cieron, mediante todo tipo de luchas cruciales, los fundamentos del Esta­
do nacional burgués, la columna vertebral de nuestro mundo contempo­
ráneo.
Dos tipos contradictorios de teorías se han producido en esa colum­
na vertebral: el marxismo y la teoría de la lucha de clases, por un lado; el
nacionalismo y la teoría de la integración de clases en el Estado-nación
democrático burgués, por otro. Ambos tipos de teorías dieron cuenta de
muchos aspectos de la realidad inmediata, que estuvo marcada por las lu­
chas sociales, que llegaron incluso a ser revolucionarias, y por las luchas
entre Estados-nación, que llegaron a convertirse en guerras. Ambos tipos
de teorías establecieron instrumentos capaces de inspirar las acciones de
los protagonistas, los sujetos de la historia, y de pensarse como tales.
La efectividad de las estrategias políticas proviene, sin embargo, de una
coyuntura específica definida por una coincidencia, limitada en el tiempo
y el espacio, entre: a) el Estado y la otra realidad social, la nación; b) la
posición dominante de los Estados-nación burgueses, situados en el sis­
tema capitalista mundial, su característica central; y c) cierto nivel de glo­
balización de las unidades económicas centrales, autocentradas, interde­
pendientes, pero con un alto grado de autonomía.
Todo ello ños permite empezar a comprender por qué esta coyuntu­
ra es capaz de proporcionar efectividad a las políticas inspiradas por es­
tas teorías. Sin embargo, por conflictivas que puedan ser las relaciones
entre las clases, están reguladas por y en el Estado-nación. En este senti­
do, existe un precio medio para la mano de obra nacional, determinado
por la historia y por la interrelación de clases, un sistema nacional que re­
fleja las relaciones sociales decisivas. Las naciones y las clases — trabaja­
dores, burguesía, campesinado— son sujetos efectivos de la historia.
¿Cuál es el papel en la coyuntura de esta realidad «nacional» que aún
no hemos determinado? La ideología le conferirá posteriormente una di­
mensión autónoma, atribuyendo preexistencia al Estado, una posición
que me parece discutible. No obstante, en este caso la nación es proba­
blemente un producto del capitalismo, como han aceptado el marxismo y
la sociología convencional.
86 El capitalismo en la era de la globalización

2. La fuerza de la forma inicial de la nación ha inspirado las que han


venido después. Habida cuenta de que ya existían una nación inglesa y
una nación francesa, las naciones alemana e italiana las tomaron como
modelos en el momento de crear sus propios Estados. La inteligencia po­
lítica de sus creadores estriba en saber cómo establecer alianzas y com­
promisos sociales susceptibles de movilizar en su apoyo las diversas fuer­
zas en liza.
3. En los Estados-nación europeos, la dimensión lingüística cobró
una fuerza excepcional, hasta el punto de constituir probablemente la
esencia de la nación como nuevo logro social. La educación y la demo­
cracia moderna han hecho de la lengua nacional un instrumento que aca­
ba definiendo la nación, sus fronteras y su cultura de masas.
4. No obstante, tras un examen más atento, resulta claro que esta pode­
rosa coincidencia del siglo X lX fue en realidad muy limitada en el espacio.
Las semiperiferias europeas — los imperios austrohúngaro y ruso—
experimentaron una evolución central, no sin dificultades. El inicio de un
mercado capitalista unificado supuso un desafío al viejo Estado dinástico,
que provocaría una resuelta modernización/renovación que recurrió a
grandes medios; la educación y la reforma social y constitucional. No obs­
tante, en este punto la ideología nacionalista importada fue más un in­
conveniente que una fuerza motriz, que acabó por destrozar el imperio
austrohúngaro. Y si el imperio ruso sobrevivió hasta 1990, gracias a la re­
volución bolchevique, se debió en gran medida al hecho de que predomi­
nó la nación rusa. Actualmente, la crisis en Europa oriental pone una vez
más en entredicho el futuro de los países que pertenecen a dicho imperio:
¿serán absorbidos por el movimiento del capitalismo europeo desarrolla­
do, o serán relegados a la periferia, en otras palabras, serán «latinoameri-
canizados»?
Ahí radica uno de los desplazamientos que constituye la hipótesis de
las presentes reflexiones. No se puede decir que las burguesías checa, es­
lovaca, polaca, húngara, eslovena, croata y alemana no necesiten disponer
de «sus» Estados y «sus» mercados, ni tampoco que constituyan segmen­
tos de una única burguesía basada en un único mercado integrado. En
modo alguno resulta obvio que las masas campesinas prefirieran ser ex­
plotadas por su burguesía nacional. El conflicto se presenta característica­
mente polarizado en torno al lenguaje, en gran medida como proyección
del nuevo papel que el lenguaje está teniendo en la Europa occidental de­
sarrollada. El complicado juego de conflicto social real y potencial lleva a
las fuerzas políticas — partidos socialdemócratas de la Segunda Interna­
cional, partidos campesinos, partidos de la nueva burguesía— a teorizar,
justificar y proponer estrategias inacabables que, finalmente, caerán en el
mito del Estado-nación idealizado unificado por el lenguaje.
lil auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 87

En todos los casos, el resultado ha sido mediocre. Después de 1920,


los Estados herederos confirmaron que las hegemonías burguesas locales
eran incompetentes, y pronto cayeron en la órbita bien de París bien de
Berlín. Se dilapidó el potencial para el desarrollo capitalista, y el estanca­
miento económico se volvió algo característico. Tras la Segunda Guerra
Mundial, el sistema inspirado e impuesto por el modelo soviético supuso
el inicio de una nueva historia. No todo en esta nueva historia ha sido ne­
gativo, ni tampoco cabría decir que el futuro de los pueblos de la región
hubiera sido mejor de otra forma o que hubieran podido evitar su conver­
sión en periferia. Pero lo cierto es que tampoco parece claro que hoy en
día dispongan de la herencia y las condiciones para evitarlo.
5. La ideología del Estado-nación es tan fuerte que cuando todos los
países del mundo lograron la independencia, tras la Segunda Guerra
mundial, todos ellos constituyeron un sistema de Estados-nación, preci­
samente en el mismo momento en que el Estado-nación entró en una cri­
sis que parece hoy por hoy interminable, incluso en sus centros de origen.
6. La globalización del sistema capitalista durante el período 1945­
1970 alcanzó un estadio que, dadas sus características, se puede conside­
rar cualitativamente nuevo.
Hasta mediados de nuestro siglo, la globalización operó en un mer­
cado que era más internacional que planetario, y al que la ley del valor dio
un contenido nacional, dentro de las constricciones impuestas en la com­
petencia internacional por el embrión de una ley del valor capitalista
mundial. En este estadio, las clases sociales eran esencialmente clases na­
cionales, definidas por las relaciones sociales establecidas dentro de los lí­
mites del Estado. Existía, por tanto, una conjunción entre la lucha de cla­
ses y el juego político, que era regulado precisamente en el marco de los
Estados.
Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó la ruptura de los sistemas
de producción nacionales y su recomposición como elementos de un sis­
tema mundializado. En Empire of Chaos (véanse los capítulos 1 y 3). pro­
puse un análisis crítico de las nuevas contradicciones creadas por esta
evolución, subrayando el utopismo que suponía administrar el sistema
mediante la sumisión unilateral a la denominada regulación del mercado.
Habida cuenta de que no existe un Estado mundial y que Estados Uni
dos, que ha adoptado parcialmente esta función, está en crisis, al no exis­
tir más que de forma embrionaria instituciones mundiales y tenerse que
dirimir los juegos políticos (como las elecciones) a partir del sistema esta­
tal, ha desaparecido cualquier coincidencia entre los conflictos y com­
promisos de clase, por un lado, y la política, por el otro.
La propia Europa se encuentra amenazada por su utopía economi-
cista. El establecimiento del Mercado Común, que casi se ha convertido
88 El capitalismo en la era de la globalización

en el mercado único, no ha tenido un desarrollo paralelo de instituciones


políticas para su administración (véase el capítulo 6 de este mismo libro
para un tratamiento detallado del tema). El proyecto ha progresado mu­
cho merced al éxito de la fase anterior, por lo que siempre se ha rechaza­
do el establecimiento de instrumentos políticos para su anclaje definitivo.
Y, sin embargo, la unificación alemana ha supuesto de repente que se
trastocara totalmente el equilibrio de fuerzas en Europa, lo que plantea
diversos interrogantes. ¿No puede Alemania proseguir en el futuro sus
propios objetivos, la latinoamericanización de Europa oriental en benefi­
cio propio, sin pensar demasiado en sus socios? (o bien ¿tenerlos en cuen­
ta sólo en el caso de que éstos convengan en jugar un papel secundario en
esta nueva Europa alemana?). Existen indicios de que las cosas podrían
seguir ese camino. No obstante, está por ver si a largo plazo el despertar de
las viejas naciones europeas no pondrá en cuestión las actuales opciones
para el continente, tanto en la zona occidental como en la oriental.
La utopía del mercado se encuentra también en el corazón mismo de
la degradación de las políticas democráticas de Occidente. La sumisión
unilateral a esta constricción, que opera por medio del sesgo de la com­
petencia internacional, ha ocasionado ineficiencia política y ha creado un
estado de malestar. La historia de Estados Unidos, una vez más por de­
lante de la europea, muestra cómo ese vacío se puede llenar con una mez­
cla de elementos permanentes (¿podrían quizás el racismo, o desviaciones
religiosas o sociales, cumplir una función útil en esta inestabilidad?) y de
conglomerados de intereses divergentes (por ejemplo, grupos de interés
locales y profesionales). ¿Se observan indicios de la aparición de fenóme­
nos similares en Europa?
7. En general, la expansión capitalista tiene efectos inversos en los
centros y en las periferias del sistema; en los primeros, integra la sociedad
en que se basa la nación, mientras que en las segundas destruye la socie­
dad y, eventualmente, destruye la propia nación o aniquila sus potenciali­
dades. Esta asimetría respecto de la base económica del sistema es esen­
cial y refleja la posición cualitativamente diferente de las burguesías
locales a nivel local y mundial.
En las sociedades que ha expulsado a la periferia, la expansión del ca­
pital ha tenido que hacer frente a diversas y desigualmente desarrolladas
formas de organización. ¿Estaba China a punto de inventar el capitalis­
mo? ¿Habría el capitalismo, a partir del sustrato ya presente, reforzado la
nación china? ¿Esa madurez es lo que permitió a China evitar lo peor; su
desintegración? ¿O es la semilla del confucianismo o simplemente la ex­
tensión del continente lo que hizo dudar sobre la posibilidad de conquis­
tarla? En el caso de la India no hubo duda o miedo alguno, ni en el caso
de Duplessis ni en el de la East India Company. Pero ahí el Estado-na­
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 89

ción, a pesar de su decadencia, visto retrospectivamente se presenta to­


davía como sujeto para la historia. Constituyó el marco — nacional es el
único lérmino utilizadle— en el que los sujetos históricos que constituyen
las diversas clases se enfrentaron entre sí bajo la hegemonía sucesiva de la
aristocracia y de la burocracia (entonces burguesa). Su transformación
fue finalmente dirigida por una revolución paisana liderada por el Parti­
do Comunista.
Ramkrishna Mukerjee (1976) ha mostrado la realidad del desarrollo
capitalista inicial de la India. La unidad india no es, como muchos afir­
man apresuradamente, el producto de la colonización británica. El hin-
duismo constituyó un denominador común real, que, sin embargo, operó
en una familia de una docena de naciones. La unificación del mercado ca­
pitalista no se produjo ni siquiera por el deseo de las burguesías de estos
diferentes países de desmembrar el nuevo Estado en beneficio propio,
como sucedió en Europa central y oriental. ¿Se debe al hecho de que la
ideología del Estado-nación no penetró aquí, en esta parte del mundo
menos expuesta al modelo europeo-occidental que el imperio austrohún-
garo o los Balcanes?
El Estado otomano y el Estado egipcio alientan también la reflexión.
La maduración de las relaciones capitalistas es evidente en los Balcanes,
en Egipto y en Siria. El Estado que se autoimpuso a los varios pueblos
que están presentes en las zonas — musulmanes árabes y turcos, cristianos
griegos, eslavos y armenios— no supuso un obstáculo natural a esa ma­
duración. Su incapacidad de resistir el posicionamiento regulado por el
capital extranjero acabó finalmente desposeyéndoles de su legitimidad.
Pero también aquí, como en Europa central, encontraremos en la historia
de los Estados herederos la prueba que difícilmente se ofreció mayor re­
sistencia. No obstante, el eco de la ideología del Estado-nación en el mo­
delo europeo tuvo un gran efecto en los «jóvenes turcos» que, tomando la
iniciativa y creando la idea artificial de una perspectiva turca, culminaron
lo que la revolución kemalista había iniciado. Como en Europa central,
dicha opción acabaría convirtiendo a Turquía en una «lumpen-nación» de
una Europa que la rechazaba. En un eco predecible, la burguesía liberal
egipcia se adhirió a esta tesis durante el período de entreguerras. Esta op­
ción, luego abandonada por la recuperación de la idea de un Egipto árabe,
encuentra una base objetiva en el «doble estrato» de la nación árabe.
También en América, con un sustrato histórico muy diferente, el Es­
tado opera como un sujeto activo, forjando la nación, o con la intención
de hacerlo, con menor o mayor éxito. En Estados Unidos, la fundación
vino de la mano de la construcción de una base autocentrada a partir de
Nueva Inglaterra, que se amplió a la totalidad del país una vez que se re­
solvió la cuestión del Sur. Pero, sin embargo, la nación no logró cons­
90 El capitalismo en la era de la globalización

truirse a sí misma en el caso de América Latina, a pesar de la temprana in­


dependencia de sus países. El carácter periférico de la estructura econó­
mica persistió pese al establecimiento de Estados formales, que, en cual­
quier caso, estaban integrados por criollos, que mantuvieron marginadas
a las comunidades indígenas. Sólo podemos hablar realmente de un Esta­
do-nación en el caso de México, donde, con la revolución del siglo XX, la
hispanización de las comunidades indígenas experimentó un fuerte pro­
greso. En todos los casos, el modelo europeo siguió siendo en América
Latina, en este ámbito y en los restantes, el único punto de referencia y,
con él, lo fue también la incontrovertible ideología del Estado-nación.
¿Pondrá en cuestión la crisis de acumulación mundial de nuestra
época la unidad nacional de los Estados del Tercer Mundo?
En India, por ejemplo, la «compradorización» de la burguesía — que
ha sido capaz de recorrer diversos estadios de desarrollo nacional, aun­
que no popular— ha puesto en peligro la unidad del Estado. Ha reforza­
do los irredentismos regionales, ha sido manipulado por camarillas que
aspiran a controlar la política local, y ha cuestionado la alianza panindia
de las clases dirigentes (grandes terratenientes del Norte, la tecnoburo-
cracia, los capitalistas industriales, los capitalistas mercantiles y los ku­
laks).
La asociación de México con Estados Unidos y Canadá en un merca­
do común también comporta el riesgo de dividir el país en un México «te-
jano» y otro «guatemalteco», reproduciendo de esta forma la ruptura que
permitió a Estados Unidos anexionarse en el siglo XIX la mitad de Méxi­
co. Por su parte, en el mundo árabe e islámico, ¿el fundamentalismo reli­
gioso, cuyo ascenso supone una respuesta a la «compradorización», no
amenaza con liquidar todo un siglo de esfuerzos hacia la modernización y
la construcción «nacional»?
Erente a estos desarrollos negativos, también pueden observarse que
los tipos de desarrollo propios de Asia oriental están asumiendo caracte­
rísticas distintivas particulares y definidas. Así como en general en el Ter­
cer Mundo la expansión del mercado interno se ha basado en el incre­
mento relativo de los ingresos de las clases medias en detrimento de las
masas populares, en Asia oriental, excepcionalmente, todos los salarios
(incluyendo los de los estratos medios) han crecido de forma mínima, lo
cual ha permitido el ahorro generalizado, generalmente público, mientras
que las rentas campesinas se han incrementado notoriamente. En los E s­
tados chinos de Taiwan, Hong Kong y Singapur, se ha producido una es­
trecha colaboración entre la burguesía china en el exterior, diseminada a
lo largo y ancho del Pacífico occidental y del sudeste asiático. A nivel de­
mográfico, el Asia confuciana ha logrado un modesto nivel de crecimien­
to que se traduce en un mayor control social y en una mayor penetración
lil auge de la etnicidad; una respuesta política a la globalización económica 91

del ideal de enriquecimiento personal y familiar. Finalmente, los esfuer­


zos en el sector de la educación técnica han sido muy sistemáticos y efi:
cientes. Trabajando a partir de una fuerte realidad nacional, estos desa­
rrollos están forjando la emergencia de una burguesía nacional
hegemónica, legitimada por un consenso social muy amplio, mucho más
estrecho que en el pasado.
No obstante, la crisis revela la vulnerabilidad de las estrategias basa­
das en una inserción deliberada en la división internacional del trabajo. El
Asia confuciana, con mayor capacidad que América Latina o el mundo
árabe de gestionar los eventuales reajustes impuestos por la crisis externa,
también puede, en caso de ser necesario, ser autosuficiente. Una intensi­
ficación de las relaciones de estos países con China y Japón beneficiaría a
todos los implicados y modificaría significativamente el equilibrio mun­
dial de fuerzas.
8. En los países de la Europa oriental «ex socialista» se ha pasado una
página de la historia. En un período de entre cuarenta y setenta años, se­
gún cada situación particular, los países de la región intentaron superar el
legado de su anterior condición periférica. La burguesía local fue incapaz
de crear una economía moderna y autosuficiente, incardinada tanto en el
sistema mundial como en el nacional. ¿Podía haberlo hecho el nuevo po­
der, llamado socialista? No voy a adentrarme de nuevo en la evaluación
crítica de esas experiencias ni en las razones que me llevaron a concluir
que, esos nuevos poderes, lejos de estar construyendo el socialismo, esta­
ban construyendo una burguesía y, por tanto, el capitalismo, aunque en
un marco que había elegido la opción estatista y se había desconectado de
las presiones del sistema mundial. He llegado a la conclusión que el co­
lapso de estos sistemas no fue el producto de una revolución democráti­
ca, sino únicamente la fase final de su desarrollo natural.
Es cierto que las crisis económica, política e ideológica de este colap­
so han significado el derrumbe de la clase dirigente en todos esos países.
Y también en este caso nos encontramos una vez más con el factor étnico
o nacional en acción. En los países plurinacionales (la Unión Soviética,
Yugoslavia y, en menor medida, Checoslovaquia) los diferentes grupos de
las clases dirigentes intentaron lograr apoyos en base a la etnicidad. En
los otros, intentaron movilizar el chovinismo nacional, exacerbando los
conflictos potenciales con las diversas minorías nacionales, como, por
ejemplo, los húngaros en Rumania. Si se comparan la antigua Yugoslavia
(una auténtica federación cuyo funcionamiento estaba marcado por las
desigualdades de desarrollo en favor de los Estados con menor privación
relativa) y la antigua Unión Soviética (un Estado centralizado al máximo,
pero que estableció una redistribución en favor de las zonas más retrasa­
das), se observa que las diferencias no sólo afectan a materias concer­
92 El capitalismo en la era de la globalización

nientes al presente inmediato, sino, quizás, también al futuro. Por do­


quier, la «cuestión nacional» esta vinculada a la «cuestión democrática»,
no menos manipulada por las clases dirigentes y que reviste formas dife­
rentes en uno u otro país. Sea como sea, esta combinación de estrategias
y tácticas mediocres no mejora las posibilidades del país de «hacerlo me­
jor», en términos de desarrollo económico, que los regímenes estatistas y
autocráticos de la denominada era socialista. Por el contrario, el debilita­
miento de la región, Rusia incluida, abre la vía de un resurgir del expan­
sionismo alemán.
¿Podrá China, también en la vía hacia el desarrollo capitalista, ges­
tionar este tránsito de forma menos nociva, salvaguardando su unidad na­
cional?
9. La historia nos conduce, a través de esta visión de conjunto, hacia
la cuestión de la ideología de la nación, bien en su versión burguesa (la
nación como realidad preexistente; la nación ideal, el Estado-nación, se
construye a partir de ese fundamento y revela su potencial) o bien en su
versión marxista común (el capitalismo ha creado las naciones y ha gene­
ralizado la forma del Estado-nación en todo el mundo). La historia real
sugiere que el Estado es el sujeto activo que a veces crea la nación, a ve­
ces la regenera, pero que a menudo es incapaz de hacer una u otra cosa.
La historia real sugiere también la importancia de la ideología del Estado-
nación, que no siempre es un agente activo progresivo del desarrollo ca­
pitalista, sino una desviación que cambia la dirección en un sentido nega­
tivo o que incluso llega a aminorar la marcha del desarrollo. En los casos
exitosos, la nación se convierte en un sujeto histórico activo, un marco
para el conflicto y el compromiso entre sus ciudadanos, que constituyen
las clases sociales del capitalismo o que han emergido a partir de ellas.
Por doquier, si la base económica sigue siendo periférica, o si se convier­
te en periférica, el Estado se debilita o desaparece; y si las potenciales
cristalizaciones nacionales se desintegran, los grupos y las clases sociales,
los diferentes tipos de comunidades y el Estado se enzarzan en un juego
de conflictos que no permite controlar el futuro del pueblo en cuestión.

L a gestión actual de la crisis y sus alternativas

La gestión de los sistemas políticos y sociales — sean locales, es decir


nacionales, o mundiales— mediante la simple virtud del mercado es una
utopía. Resulta casi divertido observar que en el mismo momento en que
se proclama «el fin de las ideologías», el sistema dominante está intentan­
do imponer una ideología pura, ¡expresada en su forma más extremada­
mente primitiva!
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 93

De ahí que, en un momento de crisis estructural duradera, las fuerzas


dominantes no nos parezcan estar buscando una salida, sino simples for-,
mas de gestionar la crisis. El discurso proponiendo soluciones a largo pla­
zo en interés de todos — como, por ejemplo, el Informe Brandt— , que
suele partir del principio según el cual «todos estamos en el mismo bar­
co», es ingenuo en la medida en que no corresponde a la forma en que el
capitalismo funciona en la actualidad. En realidad, las fuerzas dominan­
tes suelen dar prioridad a la táctica de gestión de la crisis. Al hacerlo, in­
tentan hacer recaer el mayor peso posible de la crisis en los hombros de
los socios más débiles, las periferias del Sur y del Este, con el propósito
de aliviar las consecuencias de la crisis en los centros desarrollados y ase­
gurar que no se volverán insoportables. Esto ha impedido que se trabaja­
ra en la búsqueda de soluciones. El nuevo lenguaje de los aparatos ideo­
lógicos dominantes confirma estas preocupaciones a corto plazo. Hoy día
se habla de «gobernación», una forma de referirse a la «gobernabilidad»
de una situación que resulta difícil de gestionar porque es explosiva en sí
misma.
Una función de esta forma de pensar es la desintegración de los Es­
tados periféricos, Estados residuales del sistema mundial, extremada­
mente vulnerables, abiertos a las fuerzas del mercado mundial y carentes
de medios para controlarlas, que soportan la mayor parte de la carga de­
rivada de la crisis mundial. Esta política desastrosa está entrelazada con
contradicciones difíciles de resolver. El desorden permanente se mani­
fiesta en forma de regresión y violencia, por lo que la teoría de la gestión
de los «conflictos (militares) de baja intensidad» ayuda a las potencias
dominantes al servirles de instrumento de gestión de dichas contradic­
ciones.
Los métodos empleados constituyen manifestaciones agresivas; ma­
nipulaciones de la etnicidad (o del fundamentalismo religioso) y de la de­
mocracia, merced a intervenciones selectivas en función de las circuns­
tancias. El sistema parece basarse en la idea de que «existe una ley para
los pobres y otra para los ricos»; en tal lugar se interviene en nombre del
pueblo, en otro se permanece en silencio; aquí se imponen elecciones «li­
bres», allá se defiende a una dictadura brutal. Las potencias esperan sa­
lirse con la suya controlando a los medios de comunicación, bien para
que legitimen una intervención, bien para que guarden total silencio
cuando se enfrentan a situaciones más embarazosas. La ingenuidad polí­
tica también se moviliza para este fin; las «organizaciones humanitarias»,
por ejemplo, son utilizadas por las potencias, al igual que en el pasado los
misioneros — a menudo armados con las mejores intenciones subjetivas—
acompañaron la conquista colonial. Una vez más la realidad ha demos­
trado que las intervenciones del Occidente desarrollado en los asuntos
94 El capitalismo en la era de la globalización

del Tercer Mundo, sean cuales sean los motivos que se invoquen, siempre
son negativas.
La preocupación táctica dominante no deja de lado el hecho de que
las potencias mejor situadas en el tablero mundial persiguen, también y al
mismo tiempo, sus propios objetivos estratégicos. Dos de estos objetivos
son claramente patentes en los casos de Europa oriental y de Etiopía. El
primer caso demuestra el plan estratégico del expansionismo alemán, el
segundo el de la hegemonía estadounidense, dos planes que convergen, al
menos parcialmente. Ambos planes pretenden marginar a las restantes
potencias, Francia y el resto de Europa, que se ven obligadas a alinearse
entre sí.
El objetivo alemán — la latinoamericanización de Europa oriental,
una forma de afirmar la preeminencia alemana sobre el resto del conti­
nente— coincide con el de Estados Unidos, es decir, debilitar al máximo
posible a Rusia para regresar a la situación de 1945, cuando Estados Uni­
dos contaba con el monopolio de las armas de destrucción masiva y esta­
ba en condiciones de imponer su hegemonía mundial. Bonn ha logrado ya
algunos éxitos importantes: la destrucción de Yugoslavia y la «compra-
dorización» de Eslovenia/Croacia, que Bohemia-Moravia volviera a la ca­
tegoría de protectorado, y que los Estados bálticos y Ucrania se separaran
de los rusos. A tal efecto se han movilizado completamente los denomi­
nados medios de información, hasta el punto que se han hecho acreedo­
res a ser llamados «medios de desinformación». Encontramos de nuevo
dos leyes, «la de los ricos y la de los pobres»: a los rusos, establecidos en
los Estados bálticos al menos tanto tiempo como los ingleses en Irlanda,
y en mayor número, se les puede privar del derecho a votar, un hecho que
no descalifica a las «democracias» bálticas, mientras que los irlandeses
que encuentran anormal seguir bajo el yugo de los ingleses siguen siendo
«terroristas». Tras la ruptura de la Unión Soviética, ¿no fue el desmem­
bramiento de Rusia, reducida a Moscovia, un objetivo estratégico?
El objetivo de Estados Unidos sigue siendo el mantenimiento de las
ventajas que se derivan de su hegemonía mundial, que se encuentra ame­
nazada por la erosión de su competitividad en la economía mundial y por
el exorbitante costo de las intervenciones que hace con el objeto de man­
tener su posición. Enfrentado, tras la desaparición de la bipolaridad, a un
número creciente de «enemigos», el número de esas intervenciones ha
aumentado. Pero ¿no se desarrolló precisamente la teoría de la gestión de
los conflictos de baja intensidad para responder a esa situación? De ne­
cesitarse, el debilitamiento de estos potenciales enemigos mediante la de-
.sintegración de los Estados y el drenaje de sus fuerzas mediante conflic­
tos internos inacabables puede servir para aplazar la necesidad de
intervención. La geoestrategia, la búsqueda constante de bases que per-
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 95

mitán una intervención rápida, y la estrategia de control (militar) de los


más importantes recursos naturales del mundo, como puso de manifiesto,
la guerra del Golfo (usada para presionar a los aliados, sus competidores
japoneses y europeos), constituyen medios indispensables a lo que no es
probable que Estados Unidos renuncie, al menos por el momento. Was­
hington sabe bien que si pierde la hegemonía política, a Estados Unidos
le resultará imposible mantener su privilegiada posición económica, en
particular el uso del dólar como moneda internacional, una forma de
obligar al resto del mundo a financiar su déficit. Quienes argumentan que
Estados Unidos no dispondría de los medios financieros necesarios para
imponer su hegemonía porque las presiones sociales internas han obliga­
do a reducir su gasto en intervenciones externas, olvidan que justamente
la hegemonía es también la mejor forma de preservar el flujo de recursos
en su favor.
Eas potencias medias no tienen estrategias propias. Las antiguas po­
tencias coloniales (Erancia en Africa, por ejemplo) están intentando pre­
servar a sus corruptos clientes, pero no tienen medios para mantenerlos.
La alternativa sería aceptar auténticos cambios populares, que son las
únicas fuerzas capaces de poner fin al enorme agujero financiero en que
se han convertido los sistemas neocoloniales. No obstante, la persistencia
de valores coloniales en Occidente y la visión a corto plazo de la izquier­
da, incapaz de imaginar unas relaciones Norte/Sur fuera del marco de la
tradición imperialista, hace que se descarte casi inmediatamente esta op­
ción. En tales condiciones, en Europa las potencias medias están agru­
pándose tras la hegemonía alemana, mientras que en el Tercer Mundo
contribuyen a la estrategia estadounidense, como vimos en la guerra del
Golfo o en Etiopía, Somalia o Angola.
No obstante, no existen situaciones insuperables o, lo que es lo mis­
mo, siempre existen opciones alternativas. La globalización capitalista tal
y como se conforma en este tiempo de crisis, como una forma de gestio­
narla, no constituye una solución a la crisis. A la inversa, tampoco el «re­
chazo» de la globalización supone una respuesta adecuada. Los «recha­
zos», aparentes sólo en virtud de la forma en que se expresan — el retorno
a la etnicidad y al fundamentalismo religioso— , se integran en esta globa­
lización brutal y se saca partido de ellos. La desvinculación o desconexión,
tal y como la he definido, no debe confundirse con estos rechazos ilusorios
y negativos, sino que supone, por el contrario, una inserción activa capaz
de modificar las condiciones de la globalización.
La globalización no es, en mi opinión, un hecho de la historia mo­
derna que deba difuminarse con una respuesta culturalista y autárquica,
sino un hecho positivo, un progreso en la historia. Acepto al hacerlo
cierto pensamiento común a las ideologías socialista y burguesa. Pero la
96 El capitalismo en la era de la globalización

historia no tiene un final y la globalización está lejos de haber conclui­


do. Aquí es donde divergen los caminos socialista y burgués. El burgués
pretende fijar la evolución, más o menos sometida a la perspectiva de la
acción unilateral del capital. El socialismo, por su lado, permite com­
prender por qué esta globalización capitalista permanece truncada, ge­
nerando, reproduciendo y profundizando, paso a paso, la polarización
mundial. Aquí precisamente se encuentra el límite histórico del capita­
lismo: el mundo polarizado que crea es y será más y más inhumano y ex­
plosivo. Enfrentado al reto que supone este desafío, el socialismo tiene el
deber de proponer una visión alternativa de la globalización, los medios
para realizarla en el auténtico sentido de la palabra y de conferirle un ca­
rácter humano y genuinamente universalista. En eso estriba, en mi opi­
nión. el reto.
¿Cómo avanzar? ¿Mediante una estrategia orientada a transformar
directamente el sistema mundial? ¿Mediante estrategias encaminadas a
transformar los subsistemas regionales y nacionales? ¿Se podrían, y en ese
caso cómo, combinar ambas estrategias?
El discurso neoliberal no puede responder a este desafío real de la
globalización, a menos que, de acuerdo con sus principios, anticipe la aper­
tura simultánea de todas las fronteras, al comercio, al capital y a la migra­
ción de los trabajadores. Pero ese discurso queda truncado, puesto que
sugiere que se abran las fronteras al capital, pero que se cierren a los se­
res humanos. Y esa fórmula sólo puede agravar la polarización mundial.
La fórmula en cuestión se enuncia como constricción absoluta, como
carente de toda alternativa, de manera que escuchamos ad nauseam que
«no hay alternativas». Tal arrogancia y fraude excluyen la necesidad ob­
jetiva de luchar en pro de otro tipo de globalización: la sustitución de
ajuste unilateral de los débiles a los fuertes por un ajuste estructural que
sea realmente bilateral.
Una alternativa a la globalización capitalista implica, en primer lu­
gar, la recomposición de las perspectivas socialistas en todas las zonas
del mundo. El socialismo no está muerto, pero no resurgirá mediante in­
tentos de resucitar las viejas fórmulas nacionales socialdemócratas o las
estatalistas de tipo marxista-leninista, ni tampoco sus versiones tropica­
les, pues todas ellas han caducado. El nuevo socialismo debería ser mu­
cho más intemacionalista y al mismo tiempo contribuir activamente a la
recomposición de las agrupaciones regionales capaces de oponer el in­
ternacionalismo de los pueblos al del capital. Estas agrupaciones regio­
nales, tal y como las concebimos aquí, no coinciden con las diseñadas
. por la lógica neoimperialista, a saber, enjaezar ciertas zonas del Sur a las
metrópolis centrales (como la integración de México en el TLC, la aso­
ciación de países africanos a Europa, la reconstrucción de un espacio de
El auge de la ctnicidad: una respuesta política a la globalización económica 9/

Asia oriental dominado por Japón). Por el contrario, estas agrupaciones


deberían esquivar las constricciones del Estado-nación en el corazón de ■
Europa, por un lado, y reforzar el poder de negociación colectiva y de
consolidación de las regiones del Tercer Mundo, de acuerdo con su or­
ganización geográfica, por otro lado (Africa, el mundo árabe, América
Latina Sudeste asiático). Si no sucede tal cosa, el mundo regresará al pa­
sado, alimentando conflictos incontrolables entre naciones y entre co-
niunidades reales o imaginarias.
La internacionalización así concebida significaría una moderación de
los excesos del mercado global, regulando el ritmo de su desarrollo y
adaptándolo a la apertura a las migraciones y a la construcción de espa­
cios políticos democráticos y policéntricos, un fundamento necesario
para las políticas sociales comunes de talante progresista.
Ciertamente, la perspectiva de competitividad mundial no ha de ol­
vidarse nunca, ya que define toscamente la eficiencia a largo plazo. Sin
embargo, plantearlo como objetivo inmediato supondría poner el carro
delante de los bueyes y, de hecho, eliminar cualquier posibilidad de éxi­
to. Durante un tiempo relativamente largo, un desarrollo protegido y au-
tocentrado resulta inevitable. La globalización no debería oponerse a ello,
sino contribuir a su triunfo mediante una organización sutil — incluso
«planificada»— de intercambios entre las regiones del planeta que se en­
cuentran desigualmente desarrolladas. Justamente eso es lo que entiendo
por un sistema mundial desconectado y policéntrico, un marco en que
justamente la cooperación Norte/Sur, y también la Este/Oeste, apoyarían
el progreso general. Ninguna receta milagrosa, como el mercado, puede
sustituir tal opción.
Pero ¿qué fuerzas sociales impulsarían un programa de tal tipo? Lo
que en estas páginas me corresponde hacer no es establecer anteproyec­
tos a respuestas que sólo la historia podrá contestar, sino establecer los
términos de un debate lúcido. De acuerdo con ello, plantearé un par de
preguntas: ¿podrán las alianzas nacionales y populares, operando en un
marco democrático, ir más allá de las fórmulas de populismo radical de
los años sesenta? ¿Serán capaces de gestionar la contradicción interiori­
zada entre las formas de gestión capitalista y las fuerzas sociales que de­
sean ir más allá de éstas?
En las periferias industrializadas, la articulación de estas alianzas al­
rededor de la nueva clase obrera (los campesinos superexplotados por la
carga de financiar la modernización y las masas marginadas) es ya algo
posible. En la actualidad se entablan ya luchas en el terreno real de la de­
mocracia y la administración económica, como podemos ver en Corea o
en Brasil. En el Cuarto Mundo, la marginación de los sistemas producti­
vos conlleva la transferencia del conflicto entre «el pueblo» (en su mayor
98 El capitalismo en la era de la globalización

parte formado por miembros del ejército de reserva a escala mundial) y el


«poder» (cuyas raíces en el poder económico local real son débiles y en
realidad marginales) del ámbito (ausente) de la auténtica economía al
(imaginario) de la «cultura», la etnicidad o la religión. En este caso, por
tanto, la construcción de una alternativa real se enfrenta a otros obstácu­
los importantes.
La cuestión de la etnicidad debería reemplazarse en el marco estraté­
gico por una acción que puede sintetizarse así: respeto a la diversidad,
unidad pese a ella. Respetar la diversidad significa renunciar al discurso
vacío del poder que pretende actuar en pro del «interés nacional» (que
mucho más a menudo de lo que deja de ver es mero poder) al intentar in­
teriorizar la ideología del Estado-nación. Ello supone aceptar realidades
sociales, particularmente las de clase, cuya existencia suele rechazarse ne­
gándoles los medios de expresión autónoma, un rechazo que se extiende
a los grupos étnicos y religiosos y a las mujeres. Una realidad social exis­
te cuando los individuos son conscientes de ellas y buscan medios para
que se exprese. El reconocimiento de la diversidad, sin embargo, no sig­
nifica el desmoronamiento del Estado a través de secesiones ilimitadas;
por el contrario, la diversidad debería servir como trampolín para una
petición de unidad. Esta es la única perspectiva que sería definitivamen­
te favorable al desarrollo de las fuerzas productivas, pero la petición de
unidad es algo vacío si no se acompaña de una denuncia de los sistemas
mundiales y locales que, aunque quizás no engendren todas las «diferen­
cias», sin duda alguna las usan para desmembrar las fuerzas populares.
La problemática a que se enfrenta la alianza popular democrática y
nacional, como alternativa a la sumisión a la globalización capitalista,
es diferente a la que hasta el momento ha analizado el socialismo. El
pensamiento socialista, en todas sus expresiones, ha subestimado la im­
portancia de la polarización en el capitalismo mundial, definiendo las
opciones abiertas a las regiones en desarrollo como si se trataran bien de
una revolución burguesa (que se supone que se encargará de que tales
regiones sigan un camino exactamente idéntico al que antes siguieron las
sociedades capitalistas avanzadas) o bien de una revolución socialista. La
tesis de la polarización muestra que la revolución burguesa no es una so­
lución viable, porque no permite que estas sociedades superen los lími­
tes del capitalismo periférico; mientras que, a su vez, la revolución so­
cialista no está a la orden del día, porque las fuerzas sociales no tienen
suficiente madurez. La experiencia histórica muestra también que los
paliativos teóricamente atractivos que se pensaba que iban a compensar
' esta falta de madurez (la revolución permanente o las versiones color de
rosa y oportunistas del camino «no capitalista») no eliminan el problema
y sólo empeoran la situación creada por la polarización. «Estar preso» en
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 99

el marco del capitalismo y la construcción «históricamente rápida» del


socialismo constituyen dos utopías complementarias del pensamiento
dominante, ajenas al problema del desafío que plantea la polarización. E l’
nuevo estadio del pensamiento socialista debe ir más allá.
El desafío concierne no sólo a los países de la periferia, ya que la glo­
balización ha erosionado la eficiencia del Estado-nación por doquier.
Esto es particularmente evidente en Europa. El creciente caos en el cora­
zón de la CE y fuera de ella atestigua este desarrollo. La situación sólo
puede superarse si entre los pueblos emerge un nuevo internacionalismo,
capaz de transferir los mecanismos de administración social progresiva al
esquema de un nuevo agrupamiento europeo. Los ingredientes apropia­
dos para responder a este desafío deben encontrarse en la tradición ideo­
lógica del capitalismo, no en el cosmopolitismo del capital, preocupado
por obtener beneficios a corto plazo a partir de las diferencias.
¿Se puede ir más lejos? ¿Puede sostenerse que construir un estado
mundial se ha convertido en una necesidad histórica objetiva? Sin duda
alguna, el redescubrimiento de la destrucción de los recursos del planeta
causada por la acumulación capitalista parece abonar una respuesta posi­
tiva. Pero ¡cuán pequeño se ve el sistema político y cultural dominante
frente a este desafío! La arrogancia de Estados Unidos es una clara de­
mostración de ello. Indudablemente, la ideología mundialista debería, co­
herente con sus premisas, apoyar no sólo la integración tridimensional de
los mercados (bienes y servicios, y trabajo), sino también aspirar a la cons­
trucción complementaria de un estado mundial que gestionara, con espí­
ritu social progresista, la democracia mundial y los recursos del planeta.
Naturalmente, no es esto lo que hace la ideología liberal dominante que,
por el contrario, se autoaplica el debilitamiento de los Estados sin propo­
ner a cambio una alternativa viable y sin atacar el pavorosos desequilibrio
militar.
En tales condiciones, careciendo de formaciones sociales progresistas
en las tres partes del mundo y de una regionalización del sistema mundial
comprehensiva y flexible, ¿puede Estados Unidos imponer las reglas del
juego capitalista? En caso afirmativo, ¿qué reglas y con qué medios? Exis­
te una fuerte tentación de fomentar las fuerzas conservadoras para impo­
ner la utopía del mercado, que agravará la polarización y, al resultar tal
cosa insoportable, comportará erupciones violentas. Existe, pues, la ur­
gencia de responder con bombardeos masivos, que, tristemente, ya se
probaron en la guerra del Golfo.
El socialismo debe inscribir sus estrategias en la perspectiva de cons­
truir un mundo socialista y, si no un Estado mundial, al menos un sistema
político coherente. Pero debe definir también los estadios que llevarán en
esa dirección. Así las cosas, me parece imposible esquivar el estadio de
100 El capital ismo en la era de la globalización

construcción nacional popular, de regionalización, de desconexión o des­


vinculación, así como la construcción de un mundo policéntrico.

Segundos pensamientos sobre universalismo versus particularismo


Y LA respuesta SOCIALISTA AL NACIONALISMO

1. No menudean los argumentos sobre la realidad de lo que se ha de­


nominado la «nación». El simple hecho de que la mayoría de los indivi­
duos digan pertenecer a una nación determinada (es decir, que consideren
que los rasgos, reales o imaginarios, que comparten con sus compatriotas
son más decisivos que cualesquiera otras distinciones en el grupo nacio­
nal) establece la existencia de una incontestable realidad social que dicho
término designa.
Reconocer esta realidad (banal) no supone en modo alguno que de­
bamos afanarnos en estudiar su naturaleza, límites y contradicciones, y
menos todavía que debamos aceptar los mitos por los que las naciones en
cuestión viven su existencia. Lo cierto es que si bien la nación alberga
persistentes mitologías, incluyendo las que la presentan como un hecho
natural (revelando una percepción biológica que lleva naturalmente al ra­
cismo), en realidad se trata de una realidad social e histórica. Natural­
mente, el movimiento de la sociedad y de la historia que comportó la for­
mación de las mencionadas naciones no es el mismo en todos y cada uno
de los casos, de modo que resulta imprescindible subrayar las diferencias
presentes en el proceso, habida cuenta de que esas diferencias explican
las concepciones profundamente divergentes de la nación.
2. El concepto de «nación», como todos los conceptos que definen
comunidades humanas de algún tipo, se basa en una contradicción fun­
damental entre universalismo (de la especie humana, de su destino, y de
los proyectos para construir sociedades) y particularismo (de las comuni­
dades que conforman la especie humana). ¿Cómo se vinculan estos parti­
cularismos con las exigencias de universalidad? ¿Los rechazan o, por el
contrario, los asumen o toman en cuenta, o bien sostienen estar dispues­
tos a hacerlo? La tarea de análisis científico consisten precisamente en
leer los mitos, las percepciones y conceptualizaciones de la nación, con el
objeto de mostrar claramente esta contradictoria relación.
3. La concepción humanista del universalismo tiene su propia histo­
ria, puesto que la humanidad no alcanzó rápidamente el nivel de abs­
tracción que la noción exige. Los grupo étnicos, las tribus o clanes — lo
que menos importa es la etiqueta que se use— han vivido durante un
tiempo tan largo separados de los otros que su común dimensión huma­
na no tiene una base social tangible y efectiva. Incluso las divinidades se
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 101

concibieron en este marco como algo particular a cada uno de estos gru­
pos particulares.
La primera gran ola de lo que llamo «las revoluciones culturales que
fundan la era tributaria» supuso el inicio del concepto universalista de
humanidad. Durante el milenio o algo más que va desde el siglo V a.C. al
VII d.C., se fundaron las grandes religiones como el zoroastrismo, el bu­
dismo, el cristianismo y el islam, así como se formularon las grandes filo­
sofías confuciana y helenística. De esa forma se afirmó la dimensión y el
destino común de los seres humanos, al menos en lo que respecta al más
allá. Naturalmente, esta declaración de vocación universalista no estable­
ció una unificación real de la humanidad. Las condiciones de la sociedad
tributaria no lo permitieron y la humanidad se reformó en grandes áreas
tributarias cohesionadas por sus propias filosofías-religiones universalis­
tas: la cristiandad. Dar el Islam, el mundo hindú, el mundo confuciano.
Sin embargo, la revolución tributaria, como todos los grandes momentos
revolucionarios en la historia, se proyectó en el futuro y desarrolló con­
ceptos que fueron más allá de su propio tiempo.
En la época moderna, la revolución burguesa inició una segunda ola
evolutiva que profundizó y enriqueció el concepto de «universalidad».
De hecho, la filosofía de la Ilustración supuso el inicio de un movimiento
que culminó en la revolución francesa. En lo relativo al concepto de na­
ción, ésta definió un nuevo contenido, radicalmente diferente de aquél
que habían experimentado sus vidas, su pertenencia a una comunidad o
su percepción del universalismo y sus límites los miembros de las comu­
nidades tributarias (la cristiandad, el islam, el mundo hindú o el mundo
confuciano).
La nueva organización de la sociedad que empezó a cristalizar en par­
te de Europa con el Renacimiento, la conquista de América y el mercan­
tilismo de las monarquías absolutistas de la Europa atlántica — es decir, el
capitalismo, por llamarlo por su nombre— crearon un marco apropiado
en los primeros Estados-nación burgueses (Inglaterra y Francia, en parti­
cular). Pero la filosofía de la Ilustración no encauzó la realidad «nacio­
nal» en la dirección de la construcción de algún mito biológico, sino que,
por el contrario, esa realidad se formuló en una visión social (es decir, no
naturalista) de la sociedad. Ciertamente, el mito se elaboró para tal fin,
pero difirió mucho del mito de los ancestros comunes. Además, se sostu­
vo que un «contrato social» había fundado el Estado-nación, por tanto
como Estado y nación, que de otro modo no habrían existido. El concep­
to de contrato social presupuso el concepto de individualidad burguesa
dotada de libertad.
La grandeza de la Revolución francesa se expresó en el hecho de que
fundó una nueva nación, sin aludir para ello a una sangre o a unos an­
102 El capitalismo en la era de la globalización

cestros comunes, ni a la cristiandad, sino a «la nación de hombres libres»


(el concepto de igualdad social no estaba demasiado avanzado a la sa­
zón) que habían hecho juntos la revolución y que querían vivir bajo sus
leyes. Por tanto, incluía a todos los pueblos que tomaron parte en ella,
incluso si (como en el caso de los alsacianos) no se expresaban en fran­
cés. No obstante, ello no presupone que tuvieran igual derecho las per­
sonas o pueblos que no habían participado en ella, aunque fueran fran-
coparlantes.
Podríamos decir que se trataba de una ideología de nación articulada
en torno a los ciudadanos. Lógicamente, no dudaron en incorporar a los
judíos, ni en abolir la esclavitud en las colonias y ascender a los negros de
Santo Domingo al rango de ciudadanos. Al acuñar el concepto de «laici­
dad», fueron más allá de la tolerancia religiosa; de esa forma liberaron a
la nueva nación de referencias al pasado y concibieron el cristianismo
como una simple opinión filosófica personal, semejante a tantas otras, no
como un elemento presente en la estructura ideológica de la sociedad.
(Por otro lado, la institución religiosa se concibió como parte de la tiranía
del anden régime.) La declaración de 1789, que incluía el derecho al asi­
lo y que permitía teóricamente a cualquier hombre libre declararse ciu­
dadano de la nueva nación con independencia de su origen, puso de ma­
nifiesto este concepto ideológico de nación.
En esta concepción, obviamente, la nación no constituye una afirma­
ción de lo particular frente a lo universal, sino que es la expresión de lo
universal. Como todas las grandes revoluciones — por ejemplo, la rusa
algo más tarde— contenía el proyecto de su propia extensión mediante la
imitación por parte de todos los pueblos.
4. Dicho esto, hay que recordar que el pensamiento ilustrado y su
producto par excellence, la Revolución francesa, no lograron su objetivo
universalista. El sistema capitalista que fue conformándose y expandién­
dose paralelamente no lo precisaba. Por el contrario, la propia lógica del
sistema definió los límites del universalismo propuesto, que debería de­
nominarse «universalismo burgués» como muestra de los intereses reales
que servía.
El proyecto universalista de la Ilustración y de la Revolución france­
sa tuvo que afrontar los estrechos límites históricos en las dos dimensio­
nes de la difusión del capitalismo, a saber:

1. La primera dimensión tiene que ver con la expansión del capitalis­


mo en los centros europeos, que se produjo no a través de revolu­
ciones burguesas, como en Inglaterra y Erancia, sino mediante el
establecimiento de los Estados-nación de la Europa moderna. En
el caso de Alemania, la constitución del Estado fue el resultado
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 103

combinado del poder militar prusiano y de la adhesión de las aris­


tocracias del anden régime al proyecto bismarckiano, sin revolu- ■
ción burguesa.
La nueva hegemonía social que aseguró la difusión del capita­
lismo en estas condiciones no basó su legitimación en valores de­
mocráticos; los sustituyó, por el contrario, por el «nacionalismo»,
un concepto de nación basado no en el contrato social sino en la
descendencia sanguínea. Esta «nación de brumas» se sostuvo en
un mito fundador que ahondó en el pasado remoto de las tribus
germánicas. La sociología alemana del siglo X IX incluso inventó un
término para designar esta realidad (o mito) de una comunidad
bárbara, Gemeinschaft. Se experimentó como continuidad y no
como ruptura, puesto que la herencia religiosa se consideró un ele­
mento constituyente de la cultura nacional.
Esta concepción reaccionaria, casi biológica, de la nación, que
culminó en los crímenes racistas nazis, nunca se ha extirpado de la
conciencia alemana. Ello explica la aberración por la que un des­
cendiente de un Schmidt que emigró al Volga hace tres siglos sea
tratado por la ley alemana como alemán, mientras que el nieto de
un inmigrante turco sigue siendo un extranjero.
La ausencia de revolución burguesa — con la excepción de
Francia, Inglaterra y Holanda— supuso que el desarrollo capitalis­
ta en la Europa central, meridional y oriental se articulara en torno
a la formación de Estados-nación en los que la nación existía (más
supuesta que realmente) antes de la constitución del Estado. Este
movimiento, que he analizado en otro lugar (véase Class and Na­
ilon) desmembró los imperios plurinacionales que podrían haber
proporcionado un marco no menos favorable para la expansión ca­
pitalista. La atmósfera de exaltación nacionalista creada por el pro­
ceso real de expansión capitalista afectó a su vez a las viejas nacio­
nes de la Europa occidental democrática, sobre todo porque los
capitalismos europeos estaban siendo construidos dentro de for­
maciones nacionales centradas en sí mismas en brega constante las
unas con las otras. En el choque de imperialismos resultante, la
movilización del mito nacional fue obviamente un arma efectiva en
manos de las clases dominantes.
Naturalmente, no existía ninguna base científica para el mito de
una continuidad absoluta de los pueblos; ni hubo tampoco una
ruptura revolucionaria que «del pasado hiciera añicos», por citar la
letra de la Internacional. Incluso pueblos constituidos como na­
ciones, al afirmar tal ruptura, heredan de su pasado un número de
elementos culturales que se esquematizan en sus nuevas demandas.
104 El capitalismo en la era de la globalización

En Francia, además, la construcción de la unidad se inició no


merced a sucesos que la precipitaron y en un período relativa­
mente reciente, sino en un proyecto de la monarquía francesa
que se remonta al siglo XI. La asimilación de los pueblos, el
abandono progresivo de las lenguas locales en beneficio del
francés, tiene raíces en el pasado distante. Posteriormente, el
movimiento se aceleró notablemente y se completó merced al
sistema escolar republicano, el instrumento mediante el que se
construyó la nación francesa en torno a esa nueva unidad lin-
güístico-cultural.
La historia de Gran Bretaña tiene algunas obvias similitudes
con la de Francia. El destino de los escoceses, que perdieron el uso
de su lengua, nos recuerda que las políticas de asimilación distan
mucho de ser una peculiaridad francesa, jacobina, como se suele
afirmar con ligereza. Pero la revolución burguesa inglesa del si­
glo XVII, basada también en las ideas ilustradas, en los valores de­
mocráticos y en el concepto de contrato social, se produjo antes
que la francesa y por ello no fue tan radical. La ruptura con el pa­
sado tuvo un carácter menos afirmativo, y el compromiso que
mantuvo la monarquía y la aristocracia permitió que sobreviviera
con mayor fuerza un mito de continuidad, estimulando el valor re­
trospectivo de la Carta Magna (con sus libertades feudales, no
burguesas) y de la Reforma protestante.
Los países con una tradición democrático-burguesa siempre
han estado inclinados a concebir la nackSn como una realidad so­
cial abierta, entre otras cosas, a la asimilación de los recién llega­
dos. Esta propensión se ha reforzado siempre que un país ha esta
abierto a la inmigración a gran escala. Esto es lo que sucedió, pa­
radigmáticamente, en Estados Unidos, pero también en otros países
del continente americano y en otros, como por ejemplo Australia.
Lo dicho se aplica también a Francia desde finales del siglo XIX,
mucho antes de que la inmigración se extendiera por la Europa ca­
pitalista en los años sesenta. Los países con una tradición demo­
crática reaccionaron a este reto de una forma que en cierto modo
suponía una bienvenida, con todos los matices que deberían acom­
pañar al término. De ahí que, o bien consideraron la «naturaliza­
ción» de, al menos, los inmigrantes de segunda generación como
un asunto normal (como sucedió en Francia y Gran Bretaña) o
bien consideraron la «incorporación» en la nación adoptada (un
término estadounidense que expresa bien la diferencia con la idea
de «asimilación») como la forma legítima de mantener la diversi­
dad «cultural» original.
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 105

Podrían decirse muchas cosas acerca de este último punto. La


defensa del modelo estadounidense, puesto de moda por afirma- .
ciones del «derecho a la diferencia» que los asimilacionistas recha­
zan, ignora el hecho que las diferencias aceptadas son también la
base para la discriminación de tipo racista y la jerarquización entre
las «comunidades» en cuestión, que, en el caso de Estados Unidos,
tienen raíces en la esclavitud y en actitudes desconsideradas con
los no anglosajones. Aunque nadie debería poder negar el derecho
a ser diferente, no menos importante es defender el «derecho a ser
semejante». El orgullo mal concebido por la diferencia esconde a
menudo una brumosa concepción de la cultura, cuya especificidad
ostensible permanente le permite sustituir a la biología, mientras
que, por el contrario, la historia real lo que muestra es la maleabi­
lidad de las culturas.
La segunda dimensión que define los límites del universalismo
burgués tiene que ver con la expansión del capitalismo en la peri­
feria africana y asiática. En modo alguno se trató de extender a di­
chas colonias los valores democráticos de la Ilustración, ni los de­
rechos políticos democráticos o ni siquiera (en el caso de Erancia)
los conceptos de asimilación y laicidad. Contrariamente a la leyen­
da que los islamistas propagan en Argelia, por ejemplo, las autori­
dades coloniales evitaron cuidadosamente extender el derecho
francés a sujetos musulmanes; por el contrario, respetaron escru­
pulosamente la sharia (ley islámica), que en algunos puntos con­
cretos (especialmente en lo relativo al estatus de las mujeres) ¡de­
safiaron más las autoridades del ELN al llegar al poder que los
colonialistas franceses!
El carácter truncado del universalismo ofrecido por el capita­
lismo no constituye, pues, motivo de sorpresa: era una consecuen­
cia necesaria y lógica de la distinción centro/periferia inherente a
la expansión mundial del capitalismo, cuyas dimensiones econó­
micas y sociales tienden a provocar polarización merced a su pro­
pia naturaleza.
Como sistema mundial, el capitalismo realmente existente dejó
a las periferias fuera del campo de actuación de Tos valores que
promueven el universalismo. Ello supuso un gran desafío, en for­
ma de legado, para los movimientos de liberación de tipo naciona­
lista y socialista.

5. El socialismo se enfrentó con el nacionalismo primero en la Euro­


pa del siglo XIX y posteriormente en el contexto de la cuestión colonial.
Lo mínimo que puede decirse, en este contexto, es que el pensamiento
106 El capitalismo en la era de la globalización

socialista, en todas sus expresiones, siempre se ha situado dentro de la


tradición ilustrada. La izquierda socialista histórica se definió por pro­
fundas convicciones democráticas, mientras que la derecha siempre se
mostró inclinada a limitar las libertades democráticas cuando éstas ame­
nazaban privilegios de clase. La izquierda y el socialismo siempre han ex­
perimentado una sensación de indignación frente al discurso nacionalis­
ta, particularmente en su variedad biológico-comunitaria. El socialismo
siempre se ha propuesto el objetivo de reforzar la conciencia y la solidari­
dad de las clases trabajadoras, contra los devastadores efectos de las ideo­
logías nacionalistas manipuladas por las clases explotadoras.
Los errores, simplificaciones y limitaciones del socialismo deben ubi­
carse en este contexto. Muy a menudo derivan del exceso de optimismo
bien sobre las capacidades de los pueblos de librarse de las ideas reaccio­
narias del pasado o bien acerca de los progresos hechos en la consecución
de las demandas del socialismo. Por ejemplo, todos los socialistas (inclu­
yendo los marxistas) han tendido a sobrestimar el valor histórico de la
burguesía, a crearla capaz de vencer los obstáculos que las naciones plan­
tearían a la expansión del capitalismo, es decir, capaz de imponer en to­
das las dimensiones — incluso en la del mercado laboral mundial— la in­
tegración del mercado.
He subrayado este punto porque el carácter truncado del mercado
mundial — su exclusión del trabajo— subyace en la polarización intrínse­
ca al capitalismo y define los límites insuperables tanto de la burguesía
como del sistema capitalista. Los errores del movimiento socialista res­
pecto de la cuestión colonial se originan aquí. Al confiar en el progreso y
sobrestimar las capacidades del capitalismo, los socialistas han tendido a
creer que su expansión borraría gradualmente las fronteras nacionales, así
como que la resultante de la sociedad a nivel planetario constituiría la
base de la lucha de clases y del socialismo a nivel mundial. De ahí que ten­
dieran a favorecer estrategias con alta probabilidad de acelerar una evo­
lución en tal dirección, mientras abogaban por los medios más democrá­
ticos posibles de lograr ese objetivo. Ello explica que fueran proclives a la
asimilación, por vías democráticas, y la prefirieran a la defensa de especi­
ficidades y diferencias, que a menudo consideraron vestigios de un pasa­
do moribundo.
Subrayo esta dimensión del pensamiento socialista porque en la ac­
tualidad se cuestiona en virtud del acento puesto en el derecho a la dife­
rencia. Aunque los actuales promotores de ese derecho tienen intenciones
democráticas sinceras, especialmente los que se sitúan en las tradiciones
. anglo-americana y nórdica, conserva todavía un matiz ambivalente, pues­
to que, como ya he señalado, la diferencia ha constituido a menudo la
base de la discriminación y, por ende, el reconocimiento de su legitimidad
El auge de la elnicidad; una respuesta poli: =:lobaIización económica 107

una forma de disfrazar un racismo inconfesado. La demanda, por tanto,


no supone un avance indiscutible del espíritu democrático; refleja tam- '
bién la filtración de ideas conservadoras dominantes en la historia de las
sociedades del norte de Europa.
Los socialistas, enfrentados a la realidad de las identidades naciona­
les y, sin embargo, preocupados por insistir en los intereses de clase, han
defendido posiciones que, aunque no siempre fueron políticamente efi­
caces a corto plazo, han sido nobles, dignas y precursoras de los tiempos
futuros. Estoy pensando en las actitudes del movimiento socialista en los
imperios europeos plurinacionales: los austromarxistas del imperio aus-
trohúngaro y los bolcheviques del imperio ruso. Los austromarxistas que­
rían salvar el gran Estado, pero reconstruyéndolo en función del recono­
cimiento de las diferencias nacionales, étnicas y religiosas como algo
democráticamente legítimo. Los bolcheviques, y posteriormente la Terce­
ra Internacional, prosiguieron en esa dirección, haciendo las máximas
concesiones posibles al hecho nacional, fuera lo que fuera en cada caso, y
diseñando la idea de un Estado socialista plurinacional. Ciertamente, su
práctica real es un tema sujeto a crítica y análisis.
La constitución de la Unión Soviética, como posteriormente la de
Yugoslavia, no son sólo documentos históricos, reflejan experiencias que
se vivieron en toda su contradictoria realidad. En este sentido, el socialis­
mo de la Tercera Internacional fue el heredero excepcional del pensa­
miento democrático radical, llevando su lógica incluso a extremos peli­
grosos. El bolchevismo, casi extravagantemente respetuoso del derecho a
la diferencia, no se limitó a proclamar el derecho de las naciones a su au­
todeterminación; bloqueó cualquier evolución posible escribiendo la fe­
deración política de las naciones en las constituciones de la Unión Sovié­
tica y de Yugoslavia.
La realidad de estos dos países es compleja: en la Unión Soviética
hubo sin duda alguna un predominio cultural ruso, pero también una re­
distribución de la riqueza a la periferia ex colonial que el capitalismo
nunca practicó; y en Yugoslavia se produjo una distribución igualitaria
entre serbios, croatas y demás. Pero, con independencia de cómo haya
sido la situación real en cada caso y momento, las percepciones ideológi­
cas comunes a la Tercera Internacional llevaron la legitimación de la dife­
rencia más allá de lo que era preciso.
El capitalismo, mediante los efectos uniformadores del mercado, ha
sido a este respecto infinitamente menos prudente que los regímenes co­
munistas, preocupados por salvar culturas de la planificación del merca­
do y del eventual olvido. En la actualidad, el socialismo está pagando algo
caro el exceso de respeto democrático por la diferencia, que ayudó a
mantener viva. En Yugoslavia, por ejemplo, un sector de las nuevas gene­
108 El capitalismo en la era de la globalizac;;-'-

raciones no se reconocieron en las «naciones históricas» presentes en la


Constitución, y declararon su nacionalidad «yugoslava». Pero las fuerzas
interna y externamente dominantes, en lugar de apoyar esta tendencia, in­
tentaron dar nueva vida a las identidades nacionales que estaban siendo
arrumbadas. Esta opción reaccionaria de las clases dominantes yugosla­
vas, y de las fuerzas que las apoyaron en Europa, tiene, por tanto, una
gran responsabilidad en la evolución posterior y en la salvaje explosión de
chovinismos que nos son tan familiares.
Las ideas de la revolución rusa, como sucedió antes con las de la fran­
cesa, iban por delante de que lo que objetivamente se precisaba para res­
ponder a los problemas de Rusia y del imperio ruso. Esto puede decirse,
ciertamente, del derecho a la diferencia que llega a incluir la secesión,
pero también del objetivo compartido, universalista, de construir una hu­
manidad socialista.
6. Por tanto, el socialismo histórico desarrolló una visión que se ade­
lantó a su tiempo con el objeto de satisfacer los desafíos planteados por el
nacionalismo tal y como éste se manifestó en Europa. Sin embargo, fren­
te a los problemas de las periferias africana y asiática, el socialismo care­
ció de poder. La historia de las épocas previas al capitalismo, el resultado
de la integración en el moderno sistema capitalista, los desafíos con los
que enfrentaron estas sociedades, todo ello superó largamente los recur­
sos de un pensamiento socialista clásico con orígenes eurocéntricos.
En las regiones periféricas del sistema, la expansión capitalista origi­
nó formaciones sociales complejas. Produjo una gran variedad de situa­
ciones en las que el factor étnico o nacional asume a menudo una posición
diferente de la que ocupa en los modos centrales de expansión capitalis­
ta. Mediante una simplificación eurocéntrica que yo he criticado en otros
lugares se ha intentado a menudo proyectar la experiencia europea — su
feudalismo característico, con la dispersión del poder político y una pos­
terior concomitancia entre la expansión capitalista y la constitución de las
«naciones modernas»— en las diferentes realidades de Asia y Africa. En
contraste, he subrayado los siguientes factores presentes en los mundos
de la periferia capitalista:

1. Los muy diversos modelos de sistema tributario que dominaron la


humanidad en las épocas precapitalistas; la existencia de un mode­
lo tributario pleno caracterizado por una fuerte centralización del
poder político (China y Egipto, por ejemplo); la combinación de
este modelo, en otros casos, con relaciones comerciales desarrolla­
das (el mundo árabe islámico, por ejemplo).
2. La existencia, en estas condiciones, de naciones que precedieron al
capitalismo, las cuáles, en el caso de fuerte centralización política.
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 109

aseguraron la centralización y redistribución del excedente tribu­


tario (China, Egipto y, en algunos períodos, el mundo árabe)„
como algo opuesto a la fragmentación étnica en otros casos (el
Africa subsahariana, por ejemplo).
3. La importancia de la dimensión cultural al definir cada una de las
grandes áreas que conformaron el mundo tributario precapitalista
(la cristiandad europea. Dar el Islam, la constelación hindú, el
mundo confuciano); y la más pronunciada supervivencia de mani­
festaciones de dominación ideológica tributaria en las periferias
del sistema capitalista mundial, que no han experimentado una ra­
dical ruptura ideológica y cultural semejantes al Renacimiento o la
Ilustración europeos.

En estas circunstancias, la compleja realidad social eludió inevitable­


mente los análisis etnocentristas dominantes en el moderno pensamiento
burgués y también, en gran medida, en el pensamiento socialista. La Se­
gunda Internacional, al heredar casi sin modificaciones en este punto el
pensamiento burgués ilustrado, compartió con los defensores del capita­
lismo (democrático o no) la ilusión de que la expansión capitalista difumi-
naría finalmente todas las especificidades, entendidas como vestigios en
proceso de desaparición. De esa forma legitimaba su adhesión al colonia­
lismo y al imperialismo, es decir, como «factores objetivos de progreso»
(véase, por ejemplo, el texto de Bill Warren, Imperialism, Pioneer of Capi-
talism). Al hacerlo, fue incapaz de percibir lo que considero esencial al
analizar el capitalismo, a saber: el carácter inherentemente polarizante de
la expansión capitalista mundial. La Tercera Internacional, por otra parte,
rompió con esta tradición etnocentrista y puso su antiimperialismo en el
corazón de sus estrategias de lucha. Las simplificaciones que a veces acom­
pañaron a esas estrategias no debieran hacernos olvidar el carácter positi­
vo de esa ruptura, que posibilitó un análisis más correcto de lo que estaba
en juego, así como el desarrollo de estrategias de liberación más eficaces.
Con independencia de lo que pensemos de sus concepciones teóricas
— prejuicios y callejones sin salida o, por el contrario, innovaciones que
hacen progresar al movimiento— , los movimientos de liberación nacional
de la moderna periferia capitalista se enfrentaron a realidades que no po­
dían reducirse simplemente ni a la lucha de los intereses de clase básicos
que definen el modo de producción capitalista (el conflicto entre la bur­
guesía y el proletariado) ni a la lucha librada por las naciones supuesta­
mente preexistentes para realizar su objetivo liberador. Los movimientos
de liberación nacional se vieron obligados a ser suficientemente realistas
para rechazar las visiones simplificadoras procedentes del eurocentrismo
dominante.
1 iO El capitalismo en la era de la globalización

Respecto de la cuestión de la nación, los movimientos de liberación


nacional optaron directa e instintivamente por la perspectiva que subra­
ya la unidad de los pueblos en lucha contra el imperialismo. Más allá de
los horizontes de la etnicidad, de la religión o de otras comunidades, abo­
garon por la construcción, o reconstrucción, de grandes Estados, viejos o
nuevos. Su opción no era errónea, y sus acusaciones de que el imperialis­
mo siempre fomentó la división no carecían de fundamento. En la actua­
lidad se tiende a olvidar la realidad de ese hecho: los ingleses recurrieron
a todos sus recursos para quebrar la unidad india (y finalmente se las arre­
glaron para separar la India musulmana, aunque fracasaron en sus inten­
tos de romper la unidad de las diversas naciones de la India hindú); los
franceses y los ingleses jugaron las cartas de la balcanización africana,
como lo hicieron en Oriente Medio.
Una vez dicho esto, los conceptos invocados por los movimientos de
liberación nacional para legitimar su opción por la unidad variaron con­
siderablemente de una corriente a otra. En la derecha, en las mentes na­
cionalistas conservadoras, la «nación» en cuyo nombre se llamaba a la lu­
cha era mítica o nebulosa; a veces se abandonaba a la diversidad étnica,
religiosa o lingüística de sus partes constituyentes. Estas afiliaciones cul­
turales dominantes eran igualmente nebulosas en las definiciones de los
anteriores sistemas tributarios, el hinduismo o el islam, por ejemplo. Y
también la definición de una «nueva nación» transétnica en el Africa sub­
sahariana era en gran medida mítica, como si la nacionalidad senegalesa,
nigeriana o zaireña cancelara la etnicidad wolof o diola, ibo, yoruba o
bausa, bakongo o baluba.
Por tanto, de una u otra forma, las ideologías derechistas presentes
en el movimiento de liberación nacional, que expresan las aspiraciones de
las burguesías nacionales, estaban predispuestas a unirse a las vagas filo­
sofías del nacionalismo producidas en la Europa atrasada, la Europa que
no participó de la Ilustración. La ideología de los «nacionalistas» árabes
{qawmiyin) constituye un ejemplo idóneo. La nación «árabe» se concibe
no como un producto complejo, evolutivo, de la historia, sino como una
esencia intrínseca, cuasibiológica: la «arabidad» [al uruba) se basa en el
modelo de lo «germano». Una concepción mitológica de este tipo abre las
puertas a la confusión, por ejemplo, entre la arabidad y el islam. Pueden
encontrarse pruebas de dicha confusión en el discurso contemporáneo
qawmiym («el Islam es un componente inseparable de la arabidad», etc.);
tal cosa facilitó el giro posterior hacia el fundamentalismo religioso, ocu­
pando el terreno que quedó libre tras el fracaso de las estrategias del na­
cionalismo árabe, que no tuvo éxito en sus intentos de forjar la unidad
árabe. En el Tercer Mundo actual, este tipo nebuloso de discurso (aunque
no mucho más que el de los nacionalismos europeos) no es privativo de
El auge de la etnicidad: una respuesta política a la globalización económica 111

los árabes. El discurso de la negritud, por ejemplo, no es diferente en


esencia.
No obstante, sería erróneo reducir los discursos de la nación en el ■
movimiento de liberación nacional al nebuloso concepto al que acabo de
aludir. El sector de izquierdas del movimiento, incluyendo su componen­
te comunista, siempre ha buscado su inspiración en la filosofía de la Ilus­
tración. En un espíritu genuinamente democrático, esta izquierda siem­
pre ha expresado respeto por las identidades locales, por las minorías
lingüísticas o religiosas, etc. Ha intentado que prevaleciera la unidad pero
sin negar la identidad de sus componentes.
Legitimado bien mitológicamente, bien democráticamente, el prin­
cipio de unidad no ha sido una consigna vacía y tramposa; en la mayoría
de las ocasiones, se ha tratado de una realidad positiva y progresista. Ello
nos permite afirmar que, globalmente, las clases dirigentes de los Esta­
dos surgidos de la descolonización han sido transétnicas o panétnicas,
como puede verse justamente en el caso de India o en el del África sub­
sahariana.
La erosión del proyecto nacional-burgués de posguerra, lo que he de­
nominado el proyecto de Bandung, está en la base del colapso del nacio­
nalismo multiétnico y, por ende, en el origen de la emergencia de un nue­
vo etnicismo que, como he escrito en otro lugar, ha tomado al asalto a las
naciones (la frase reproduce el título de mi libro, L'ethniaté d l ’assaut des
Nations).
El mecanismo de esta crisis del Estado es casi por doquier el mismo:
implica una reducción profunda de la plusvalía de que disponen las clases
dominantes, una plusvalía que solía permitir la expansión de dichas clases
mediante la absorción de aquellos que se beneficiaban del crecimiento
económico y de las nuevas posibilidades de ascenso social. En la actuali­
dad, el drástico y súbito recorte de los márgenes de beneficio v plus\ alor
priva a la clase dirigente de su capacidad de asegurar el desarrollo y, por
tanto, de la legitimidad que usaba para fundamentar su poder. De ahí que
la unidad de dicha clase presente fisuras y que sus diferentes componen­
tes, en crisis, busquen basar su legitimidad en lo que encuentren a mano,
como, por ejemplo, aspectos tales como la etnicidad.
Africa no es la única región del planeta en que podemos contemplar
ese tipo de fenómenos; India, la antigua Yugoslavia y la antigua Unión So­
viética son otros ejemplos posibles. La reaparición de la etnicidad no se
debe, por tanto, a algo así como un molesto atavismo que se manifiesta en
explosiones periódicas espaciadas en el tiempo, sino a las estrategias des­
plegadas por una clase dirigente que se siente en crisis, acorralada, sea la
nomenclatura de los países de Europa central y oriental, o las clases pri­
vilegiadas de regiones del Tercer Mundo como la India o África.
112 El capitalismo en la era de la globalizacior

7. Intentaré a continuación sintetizar, breve pero g¡ooa-~ente, las lí­


neas de fuerza que emanan de estas largas reflexiones.
La profundización de la globalización ha significado el final del or­
den internacional de la posguerra (1945-1990), pero tal cosa no significa
que la contradicción fundamental del capitalismo - entendido como un
sistema mundial esencialmente polarizador— haya desaparecido. El de­
safío real de la humanidad en el presente consiste en construir una nueva
sociedad mundial a partir de principios que permitan la eliminación gra­
dual de los efectos desastrosos de esa polarización. Tal objetivo, que pre­
supone perfeccionar el universalismo iniciado por el capitalismo, presen­
ta a su vez un reto turbador para el concepto de nación, habida cuenta
que dicho concepto debe transformarse en una dirección humanista y de­
mocrática, capaz de responder a la contradicción entre especificidad y
uni\'ersalidad.
Iniciada por las grandes ideologías universales cuasirreligiosas de las
épocas tributarias, profundizada por la filosofía de la Ilustración, y rein­
terpretada por el movimiento socialista, la respuesta a dicho desafío debe
pasar actualmente a un nivel cualitativamente superior, que corresponde
a los avances de la globalización.
Desgraciadamente, la crisis profunda en que se expresa el colapso del
viejo orden conlleva un desarraigo que ha desencadenado desastrosos
procesos involutivos. Estas reacciones bárbaras y en última instancia ra­
cistas se definen mediante un resurgir de nebulosas interpretaciones de la
nación, formas varias de etnicidad y etnicismo, la rehabilitación acrítica
de la especifidad y todo tipo de introversiones comunalistas. El «respeto
a la diferencia» y los derechos democráticos, entendidos en un sentido
empobrecido y formal, no deben convertirse en el pretexto que legitime
dicha involución, una involución que debe combatirse de pleno, de ma­
nera que se vayan presentando gradualmente respuestas más humanas y
más eficaces.
Los programas de acción política susceptible de lograr tal empeño
exigirán un enriquecimiento del concepto y las prácticas de la democra­
cia, con el objeto de que sea capaz de respetar la diferencia, pero también
de defender el «derecho a ser semejante». Tales programas exigirán tam­
bién disponer de una noción concreta de los diversos estadios que debe­
rán superarse para lograr esta perspectiva universalista. Concretamente,
el estadio de construir grandes entidades regionales en las diversas zonas
históricas (Europa, la antigua Unión Soviética, América Latina, el mundo
árabe, el África subsahariana, India, China, el sudeste asiático) será pro­
bablemente una transición necesaria, la respuesta más eficaz en este mo­
mento a la contradicción entre especificidad y Universalidad.
El auge Je !a e;r.:,; _:ef:a política a la globalización económica 113

Referencias

S. Amin, Class and Xi¡t:0 ':. Historically and in the Current Crisis,
Nueva York, Monthly Review Press, cap. 5.
— , Empire o f Chaos, Nueva York. Monthly Review, 1993.
— , Maldevelopment: Anatoms of a Global Failure, Londres, Zed
Books, 1990.
— , Les enjeux stratégiques en Méditerranée, París, L’Harmattan,
1992. *
R. Muskherjee, The Rise and Rail of the East India Company, Nueva
York, Monthly Review Press, 1976.
B. Warren, Imperialism, Pioneer of Capitalism, Londres, 1980.
Capítulo 5

¿CUALES SON LAS CONDICIONES PARA RELANZAR


EL DESARROLLO D EL SUR?

El desarrollo desaparece de la agenda

El desarrollo ha desaparecido de la agenda: los gobiernos occidenta­


les están preocupados con la «gestión de la crisis»; los países de Europa
oriental están abrazando el capitalismo de mercado; y América Latina,
Africa y el mundo árabe están preocupados fundamentalmente por pagar
el servicio de la deuda externa. Sólo los países en vías de desarrollo de
Asia (China, Asia oriental — es decir, Taiwan y Corea— , el sudeste asiáti­
co y en menor medida India) continúan estando preocupados por mante­
ner una tasa acelerada de crecimiento económico.
Durante las tres primeras décadas de la posguerra, el «desarrollo»
constituyó la principal preocupación de todos los regímenes. Tres gran­
des proyectos se pusieron en marcha con considerable éxito: 1) el Esta­
do del bienestar en el Occidente desarrollado; 2) la sovietización en los
países del Este; y 3) la modernización acelerada en los países no alinea­
dos, asiáticos y africanos, del grupo de Bandung, así como en América
Latina, que vino en llamarse «desarrollismo». Los tres proyectos se de­
sarrollaron dentro del marco de economías nacionales autocentradas o,
en el caso de los países del Este y del Sur, con un diseño que aspiraba a
establecer en el futuro tales economías autocentradas. Los proyectos di­
ferían en su relación («interdependencia») con la economía mundial: el
atlantismo, la construcción de Europa, en el caso de las economías de­
sarrolladas occidentales; una apertura «negociada» a la economía mun­
dial en el caso de los países del Sur; una situación de cuasiautarquía en
el caso de los países del Este. Asimismo diferían en cuanto a la natura­
leza de las fuerzas sociales que impulsaban los respectivos proyectos
(compromiso histórico socialdemócrata de capital y trabajo en los Esta­
dos-nación occidentales; populismo con pretensiones marxistas o socia­
listas en el Sur) y respecto de los sistemas políticos implicados (por
ejemplo, pluralismo electoral o Estados con un único partido). La di­
versidad de las diferencias mencionadas, debida a la incontestable va­
riedad de legados históricos y al hecho de que algunos países partían de
situaciones más o mer. ?s igualitarias en términos de distribución de las
116 El capitalismo en la era de la globalización

rentas e ingresos, no debiera ensombrecer la profunda semejanza de ob­


jetivos que compartían, a saber: incrementar el bienestar material mer­
ced al desarrollo económico y reforzar la posición de la nación en el
mundo.
En el curso de los treinta «años dorados» de crecimiento de la pos­
guerra, la internacionalización de la economía mundial (fuera resistida o
alentada) erosionó progresivamente la capacidad del Estado de gestionar
la modernización, al tiempo que aparecieron nuevas dimensiones del
problemas a tomar en consideración, como la degradación medioam­
biental a escala planetaria. Entre 1968 y 1971, el sistema mundial entró
en una fase de crisis estructural, que continúa hasta el presente. La crisis
se manifestó en el retorno de tasas altas y persistentes de desempleo, al
que acompañó la desaceleración del crecimiento en Occidente, el colap­
so de la sovietización y una seria regresión en algunas regiones del Ter­
cer Mundo, a la que asimismo hay que unir los niveles insostenibles de
endeudamiento. Por el contrario, la zona oriental de Asia aceleró su cre­
cimiento económico.
La era de posguerra (1945-1990) se ha caracterizado por serios con­
flictos entre las diferentes regiones del mundo: la guerra fría entre el Este
y el Oeste; y los conflictos entre el bloque occidental y los poderes de
Bandung. No obstante, se produjo un crecimiento económico generaliza­
do, en muchos casos más rápido en el Este y en el Sur, que dio alas a la
idea de que era posible atrapar a los países desarrollados, equipararse a
ellos.
En realidad, el fuerte crecimiento de la economía mundial se debió a
desarrollos políticos que favorecieron a las naciones pobres y a las clases
populares de forma generalizada, en detrimento de la lógica unilateral del
capital. Quiero insistir en este punto, que suele omitirse o menoscabarse
en las explicaciones (parciales) del «auge» (o, mejor, de los auges). La de­
rrota del fascismo contuvo y limitó las relaciones de poder en todas las so­
ciedades del mundo, así como las interacciones entre ellas.
En Occidente se crearon relaciones de poder significativamente fa­
vorables a las clases trabajadoras, sin precedentes en la historia del ca­
pitalismo. Estas nuevas relaciones de poder resultan un factor crucial
para entender el «Estado del bienestar», así como el compromiso histó­
rico entre el capital y el trabajo que la escuela de regulación francesa ha
denominado «fordismo», un nombre discutible, ya que el fordismo se
introdujo en Estados Unidos antes del New Deal y en oposición a él. He
insistido en la crucial importancia del factor político, subestimado en
los análisis dominantes, porque sugiere que el capital buscó (natural­
mente, es una forma de hablar) un compromiso con el trabajo. La vic­
toria de la Unión Soviética y de la revolución china crearon las condi-
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 117

dones internas e internacionales que favorecieron el desarrollo de los


países del Este, pero también el de los occidentales, en la medida en qué
sirvieron de presión para que el capital aceptara el compromiso históri­
co socialdemócrata. Los debates acerca de la naturaleza social de dichos
desarrollos (¿eran o no socialistas?) y el papel de las contradicciones in­
ternas que provocaron el agotamiento y eventual colapso del compro­
miso histórico, no deberían distraer nuestra atención de los efectos po­
sitivos de la competencia política entre el Este y el Oeste, reforzada por
los gastos militares estadounidenses. El ascenso simultáneo de los mo­
vimientos de liberación nacional en el Tercer Mundo y de la capacidad
y habilidad de los regímenes poscoloniales de aprovechar los beneficios
de la competencia Este/Oeste favoreció de diversos modos el creci­
miento económico en el Sur.
Los tres pilares que surgieron merced a la victoria contra el fascismo,
y que alentaron el desarrollo sostenido en los treinta años dorados, se vie­
ron progresivamente socavados por las limitaciones inherentes a las rela­
ciones de clase en que se habían fundamentado; las limitaciones del com­
promiso socialdemócrata; y las ambiciones de las burguesías soviéticas y
del Tercer Mundo. Estas contradicciones internas, manifestadas en polí­
ticas que erosionaron la lógica del desarrollo económico nacional, ali­
mentadas a su vez por las tendencias crecientemente presentes en pro de
la globalización, constituyen la base de la brutal inversión de la coyuntu­
ra política que observamos en los años ochenta. Dicho de forma sumaria,
el colapso de los tres proyectos de posguerra ha supuesto el final de lo
que he denominado «era antifascista de posguerra», una época en la que
el capital se vio constreñido a operar dentro de estructuras relativamente
favorables a los pueblos del mundo.
Durante las tres pasadas décadas se recrearon las condiciones favo­
rables a la reconstrucción de la lógica del capital unilateral, pero esa ló­
gica no puede, por sí sola, generar crecimiento y mucho menos desarro­
llo (es decir, crecimiento fuerte, acompañado de pleno empleo y de una
distribución de los ingresos que resulte favorable a las clases populares).
La lógica del capital unilateral, basada en la búsqueda exclusiva de los
mayores retornos financieros, tiende a producir, por el contrario, una
distribución desigual de los ingresos entre las clases sociales, a nivel na­
cional e internacional, que contribuye al estancamiento económico rela­
tivo. Marx y Keynes fueron los únicos que comprendieron la lógica de-
flacionista del capital unilateral, una lección olvidada por la progresiva
erradicación del espíritu antifascista en los años de posguerra.
118 El capitalismo en la era de la globalización

H ay crisis de la sociedad actual, pero aún no puede hablarse de


CRISIS DEL capitalismo

La sociedad contemporánea está manifiestamente en crisis, si defini­


mos crisis como una situación en que las expectativas de la mayoría no
pueden satisfacerse en virtud de la lógica del sistema. Las personas quie­
ren cosas como el pleno empleo, la mejora de los servicios sociales y opor­
tunidades para la movilidad social. La lógica unilateral del capital provoca
desempleo, empobrecimiento y marginación. Las naciones quieren inde­
pendencia y dignidad; la lógica del capital global provoca, sin embargo, lo
contrario. En este proceso, los Estados y los gobiernos han perdido la le­
gitimación que les permitió intervenir en la regulación de las relaciones so­
ciales a favor de las clases populares, y defender sus intereses nacionales en
la escena internacional. La democracia occidental, la sovietización (al que
sus oponentes suelen denominar «comunismo») y el populismo nacional
de Bandung están en crisis. No obstante, hablar de la crisis del capitalismo
es algo muy distinto. La expresión carece de sentido hasta que llegue el
momento en que las fuerzas sociales populares opuestas a la lógica del ca­
pital dispongan de proyectos alternativos coherentes y factibles, como su­
cedió en los años de posguerra caracterizados por el antifascismo.
Las fuerzas políticas que han surgido merced al colapso del orden de
posguerra se han colocado prácticamente al servicio de la lógica del des­
pliegue del capital. He analizado con algún detalle las políticas de lo que
denomino «gestión de la crisis». El capitalismo y las crisis no son incom­
patibles, sino todo lo contrario, dado que la lógica del capital general ine­
xorablemente crisis. Por sí solo, el capital puede gestionar las crisis, pero
no resolverlas.
Las crisis provienen del hecho que los beneficios de la explotación
capitalista no pueden encontrar suficientes salidas nuevas financieramen­
te provechosas y capaces de expandir la capacidad productiva. La gestión
de la crisis consiste en encontrar nuevas inversiones alternativas para los
excedentes de capital a corto plazo, con el objeto de evitar un colapso
brutal y masivo del sistema financiero, como sucedió en los años treinta.
La solución, por el contrario, supone modificar las reglas del juego que
atañen a la distribución de los ingresos, el consumo y las decisiones de in­
versión; en otras palabras, un proyecto social alternativo y diferente al
que se fundamenta únicamente en criterios de rentabilidad. No habrá so­
lución a la crisis a no ser, y hasta, que las fuerzas sociales antisistema im­
pongan restricciones al capital, restricciones externas e independientes a
la lógica pura del capital.
La gestión de la crisis por los gobiernos nacionales opera mediante
políticas de desregulación diseñadas para debilitar las rigideces del sindi-
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 119

calismo y, también, para desmantelar y liberalizar los precios y los salarios;


para reducir el gasto público (principalmente subsidios y servicios socia­
les); y, por último, para privatizar y liberalizar las transacciones externas.
La receta es la misma para todos los gobiernos y se justifica con idénticos
dogmatismos y vaguedades: la liberalización alienta las iniciativas poten­
ciales sofocadas por el intervencionismo y vuelve a poner la locomotora
del crecimiento económico en los raíles; por consiguiente, quienes se libe­
ralicen de forma más completa y rápida devendrán más competitivos en
los mercados abiertos mundiales. Pero como Marx y Keynes comprendie­
ron nítidamente, esa liberalización engarzará la economía en espirales de-
flacionistas de estancamiento, imposibles de gestionar a nivel internacio­
nal, multiplicará los conflictos que no admiten mediación, algo bien
diferente de la vacía promesa de lograr un desarrollo futuro «fructuoso».
Así las cosas, ¿con qué base, con qué criterios podemos juzgar o evaluar
estas políticas? Nadie lo sabe. A la vez, la legitimación de la elección se re­
fuerza con proposiciones ideológicas y políticas tan vagas, y falsas, como
las enunciadas acerca de los mecanismos económicos. Dado que la libera­
lización económica se presenta como sinónimo de democracia política, las
críticas se consideran democráticamente inadmisibles. Los méritos del li­
beralismo económico se elogian apelando a su «transparencia», frente al
Estado que, por definición, se asume como el colmo de la opacidad (igno­
rando que el Estado democrático proporciona las mejores condiciones
para la transparencia), cuando lo cierto es que la opacidad — muy real—
de la empresa privada, protegida por la «confidencialidad de los nego­
cios», escapa incluso a una mención de pasada. Las realidades sociales y
económicas de los oligopolios, las relaciones privilegiadas del sector pri­
vado con el público, no forman parte del análisis científico. Raramente he­
mos tenido ocasión de contemplar un discurso ideológico tan extremo, tan
radical como el de no importa qué fundamentalismo dogmático, repetido
incesantemente por los medios de comunicación y el discurso dominante,
como si realmente se tratara de un discurso fundamentado en una eviden­
cia solvente y demostrada.
La globalización del capital requiere un régimen de gestión de cri­
sis como el descrito, puesto que los enormes volúmenes de capital a cor­
to plazo exigen la subordinación de los mecanismos económicos a crite­
rios puros de beneficio privado. La liberalización de los movimientos de
capitales internacionales, las tipos de cambio flotantes, los altos tipos de
interés, los déficits de la balanza de pagos norteamericana, el endeudada-
miento del Tercer Mundo y la privatización constituyen un conjunto per­
fectamente racional de condiciones que ofrecen al capital mundial la po­
sibilidad de beneficios financieros especulativos, para evitar el peligro de
una devaluación masiva. Para hacerse una idea de la dimensión de los vo-
120 El capitalismo en la era de la globalización

lúmenes de excedentes de capital financiero debemos comparar el valor


anual del comercio mundial, que es de unos 3 billones de dólares esta­
dounidenses, con los flujos de capitales internacionales, entre 80 y 100 bi­
llones de dólares estadounidenses; o lo que es lo mismo, treinta veces el
volumen del comercio mundial. El lector puede acudir al análisis previo
de la racionalidad de este tipo de políticas de gestión de la crisis, en el que
he llamado la atención sobre el hecho de que son perfectamente raciona­
les y eficientes desde esa óptica, frente a cierta bibliografía que se ocupa
críticamente de las políticas de liberalización que suele tratar cada medi­
da de forma aislada, lo que le permite considerarlas aparentemente ab­
surdas.
Desde la óptica de la gestión de la crisis, las instituciones internacio­
nales son instrumentos al servicio de la regulación de las relaciones O cci­
dente-Sur y Oeste-Este. En ese contexto, la función del FM I y del BM, así
como del GATT, encubierta por el discurso del libre comercio, resulta ser
la protección del control del mercado por parte de los oligopolios trans­
nacionales dominantes. El G7 intenta coordinar estas políticas de gestión
de la crisis, sin intentar en modo alguno habérselas con el meollo del
asunto ni de enfrentar el conflicto de intereses entre los principales acto­
res implicados.

Soluciones : ¿liberalismo sin fronteras?

La prioridad concedida a las demandas de gestionar la crisis deriva­


das del triunfo rotundo de la regla del beneficio privado en modo alguno
nos acercan a las soluciones. Por el contrario, día a día nos alejamos de
cualquier solución. La crisis, que tiene ya veinte años a sus espaldas, co­
menzó a finales de los años sesenta y a principios de los años setenta (an­
tes de la crisis del petróleo de 1973) con un declive progresivo de la in­
versión productiva y el crecimiento de una masa de capital financiero
excedente que, desde entonces, no ha dejado de incrementarse. Ignoran­
do la persistencia y tenacidad del estancamiento económico, los sucesivos
gobiernos continúan hablando de «recesiones» y «recuperaciones» co-
yunturales, cuando en realidad estamos frente a un desequilibrio estruc­
tural básico derivado del triunfo del liberalismo económico.
La catástrofe social resultante se ha manifestado en todas las regiones
del planeta. En los países del centro ha adoptado la forma de desempleo
permanente; en las periferias se manifiesta impidiendo el crecimiento
económico y acentuando el empobrecimiento y la regresión de la socie­
dad. A nivel mundial, se ha manifestado provocando el sacrificio de las
medidas que deberían haberse tomado para salvar el futuro del planeta.
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 121

La ideología del discurso dominante, empero, presenta todos estos de­


sastres como medidas temporales exigidas para relanzar el desarrollo. En
realidad, la subordinación unilateral a las leyes del beneficio atrapan fa­
talmente a los diversos países en espirales deflacionarias que no dejan po­
sibilidad de salir de ellas de manera independiente. El cambio de direc­
ción, cuando se produce, se debe siempre a un choque externo a la lógica
unilateral del capital. La modificación de las relaciones sociales a favor de
una redistribución de los ingresos, los preparativos para la guerra, o la
apertura geográfica a la expansión colonial crean las condiciones favora­
bles a una expansión económica renovada susceptible de mantener una
ola de renovación tecnológica. Fue así como el fortalecimiento de la posi­
ción de las clases trabajadoras que acompañó a la victoria antifascista creó
las condiciones para la expansión de las industrias de producción en serie
después de la guerra. Las populares interpretaciones que explican el ré­
gimen fordista de posguerra en términos de una oleada de innovaciones
invierten el orden causal. Coincido con Sweezy y otros autores (minorita­
rios) en la opinión de que fue así como el capitalismo superó histórica­
mente su tendencia natural al estancamiento.
No podemos, por tanto, salir de la actual crisis mediante políticas de
«liberalismo sin fronteras». Se trata de una utopía, tenazmente defendida
a lo largo de la historia del capitalismo, porque expresa en forma extrema
la visión ideológica básica del capitalismo puro reducido a las leyes de la
acumulación y guiado exclusivamente por la lógica estricta del capital.
El liberalismo total nunca ha existido y los momentos históricos en
que se dieron las condiciones políticas que acercaron su eventual institu­
ción siempre fueron breves. La razón de ello es que el liberalismo extremo
produce una reacción política que impone examinar, limitar o modificar
las relaciones sociales y políticas, de forma que se crean las condiciones
para una nueva fase expansiva, o para la guerra. Los ideólogos del libera­
lismo son incapaces de entender tal cosa.
La expansión de posguerra duró cuatro décadas antes de agotar las
posibilidades que presentaban los sistemas sociales establecidos sobre la
base de la victoria antifascista. El proyecto de la utopía liberal nos ha lle­
vado a la catástrofe en un tiempo mucho más corto.

N acionalismo

Los intentos de instituir proyectos liberales utópicos siempre han


■provocado reaccciones políticas de rechazo, aunque raramente han adop­
tado la forma de contraproyectos sistemáticos, coherentes y potencial­
mente efectivos para solucionar las crisis. En un primer momento suelen
122 Ei capitalismo en la era de la globalización

ser casi siempre espontáneos, parciales, contradictorios e incluso conflic­


tivos. Actualmente, en un sistema global caracterizado por una profunda
internacionalización, la forma que toman puede describirse como protec­
cionista: el cierre parcial de fronteras; el control de movimientos de capi­
tales; medidas para defender las industrias propias y la propiedad de las
nacionales; y la restauración de la intervención estatal.
Tales reacciones se legitiman con la renovación del discurso del na­
cionalismo, que fácilm.er.te deviene chovinismo, agresivo si es relativa­
mente fuerte, defensivo cuando es débil. Las políticas nacionalistas no
son necesariamente ineficaces, como suele afirmar el discurso teórico li­
beral, Por ejemplo, Asia ha evitado hasta el momento en que se escribie­
ron estas líneas de la crisis general, se han mantenido altas tasas de creci­
miento en Tapón, Corea y Taiwan, así como un crecimiento acelerado en
China V en el sudeste asiático y la India, aunque a un ritmo más modesto,
rcómo e.xplicar entonces esta excepción? Las razones son obviamente nu­
merosas V complejas, y varían de país a país en una región que alberga a
más de la mitad de la humanidad, puesto que los sistemas sociales y los ni­
veles de desarrollo histórico difieren en los diferentes países. Se han ofre­
cido todo tipo de explicaciones, incluyendo algunas que conceden un pa­
pel crucial a factores culturales, reales o imaginarios, como los
ejemplificados en el debate acerca del confucianismo. Me limitaré, pues,
a llamar la atención sobre el hecho de que todos estos países han contado,
en un grado u otro, con políticas marcadas por un fuerte nacionalismo
económico, en el sentido proteccionista y estatista anteriormente men­
cionado. No han seguido, a diferencia de los países de la CE, Estados
Unidos, América Latina o África las prescripciones políticas del liberalis­
mo. De hecho, han optado por la contraria, tanto si nos fijamos en Japón,
un país capitalista avanzado, en Corea, en proceso de rápida construc­
ción, en la China del socialismo de mercado de Deng Xiaoping, o en los
países más integrados y capitalistas del Tercer Mundo como India o las
naciones del sudeste asiático.
Partiendo de niveles iniciales de desarrollo más o menos idénticos,
han logrado resultados impresionantes, en función del grado de coheren­
cia y sistematicidad de las respectivas políticas nacionalistas de protec­
cionismo y estatismo. ¿Por qué esos países fueron capaces de optar por
dichas políticas y de implementarlas? Las complejas razones están vincu­
ladas a las preocupaciones geoestratégicas de Estados Unidos en la región
(su apoyo excepcional a Japón, Corea, Taiwan y el sudeste asiático a cam­
bio de su participación en la cruzada anticomunista conllevó una toleran­
cia al nacionalismo que no permitió en otras zonas), la extensión de paí­
ses continentales como China o India que siempre les permite optar por
la expansión de los mercados nacionales en el caso de tener problemas de
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 123

exportación (aunque otros grandes países como Brasil y la nueva Rusia


parecen no querer o ser incapaces de movilizar sus grandes mercados na­
cionales en su propio beneficio), a las particularidades de sus estructuras
sociales (si China lo ha hecho mejor que India ello se debe seguramente a
que el maoísmo puso en marcha una gigantesca transformación social que
sirvió de base para el posterior crecimiento económico), y, quizás, a otras
razones, entre ellas algunas de tipo cultural. Ninguno de los países de la
región, con la cualificada excepción de India, es particularmente respe­
tuoso de la democracia. Japón se parece más a un modelo de partido po­
lítico único que al modelo pluralista occidental, y todos los regímenes de
Asia oriental y del sudeste asiático son autoritarios.
¿Podrán esas prácticas nacionalistas proteger la región asiática de
forma indefinida? Es difícil decir algo tajante. Japón, y quizás los países
de tamaño medio de Asia oriental y del sudeste pueden verse amenaza­
dos. India está en una situación de crisis política que amenaza su estabili­
dad económica. China sigue siendo una excepción potencial, si puede
evitar que sus provincias meridionales, atraídas por el modelo de Corea-
Taiwan-Hong Kong, pongan en peligro la unidad nacional. (Una política
alternativa consistiría en orientar el crecimiento de esas provincias hacia
el desarrollo del interior del país.) Pero la creciente interpenetración eco­
nómica en la región ofrece a Asia una medida relativa de autonomía con
respecto al resto del mundo, algo que supone un factor que alienta la con­
tinuidad del «milagro asiático».
Pero si el nacionalismo ha producido resultados positivos en térmi­
nos de crecimiento económico, aunque no en términos de democratiza­
ción o de justicia social, no ha sucedido lo mismo en otras regiones del
planeta golpeadas por la crisis.

Los PELIGROS DE LA REGRESIÓN ANTIDEMOCRÁTICA: EL ASALTO ÉTNICO,


EL EUNDAMENTALISMO RELIGIOSO Y EL NEOFASCISMO

En América Latina, el Africa subsahariana y el mundo árabe, el na­


cionalismo desarrollista de los años de Bandung es ya, como hemos vis­
to, historia pasada, aunque tal cosa no ha permitido ir más allá de tales
políticas. Por el contrario, su desaparición ha provocado una seria re­
gresión. He sugerido que deberíamos interpretar el asalto étnico (en
Europa oriental y en la antigua Unión Soviética), así como el funda-
mentalismo religioso (principalmente islámico, pero también hindú),
como manifestaciones de dicha regresión. Esas involuciones, lejos de
abrir el camino a la democratización de los Estados y las sociedades, así
como a una renovación del nacionalismo positivo y de la cooperación
124 El capitalismo en la era de la globalización

regional, posibilitan el surgimiento de un tipo de neofascismo de los


países débiles.
En América Latina, las reacciones son posiblemente menos negativas,
en la medida en que las fuerzas democráticas parecen ser más sólidas.
Ahora bien, ¿podrán articular un proyecto coherente de progreso social,
que deberá englobar necesariamente, ahí y en cualquier otro lugar, una
saludable dosis de nacionalismo (es decir, de rechazo de la globalización
capitalista polarizadora propia de la utopía liberal) y un compromiso en
pro de la cooperación regional?
En Europa, no podemos excluir la posibilidad de un resurgir del na­
cionalismo, en reacción al proyecto liberal europeo. Reducido al concep­
to de un mercado común, el proyecto está aquejado de una contradicción
que amenaza con resultar fatal. La integración económica europea no
puede ser irreversible hasta que vaya acompañada de una integración po­
lítica basada en un nuevo contrato social entre el capital y el trabajo, algo
que sólo podrá venir de una izquierda coherente y a escala continental.
Implementado por la derecha, el proyecto europeo está en la actualidad
en riesgo de naufragar, eso si no explota finalmente por su culata nacio­
nalista. La segunda mejor opción es, naturalmente, una Europa alemana,
algo que tampoco ofrece solución alguna al problema. Pero estos nacio­
nalismos de derechas que alientan la rehabilitación del fascismo genera­
rán con el tiempo una renovación de la reacción social progresista. Al
operar en un sistema que sigue estando en gran medida basado en los
principios del liberalismo, tal cosa sugiere que se producirá un ciclo con­
tinuo de acción/reacción, que arrastrará al continente en una espiral eco­
nómica, política e ideológica regresiva. Tampoco eso puede considerarse
una respuesta eficaz a la crisis, dado el grado de globalización que han al­
canzado los países de la región. En Europa oriental y en la antigua Unión
Soviética, los callejones sin salida derivados del auge de los nacionalismos
y subnacionalismos en que están atrapadas las respectivas sociedades son
todavía más dramáticos.
Los poderes establecidos están preocupados sobre todo y en primer
lugar, aquí y allá, en Estados Unidos, en Europa, en el Este y la antigua
Unión Soviética, en América Latina, en África y en Oriente Medio, por
la gestión de la crisis política, si bien ésta ha sido provocada por la crisis
económica. Pero la gestión de la crisis política no está demostrando ser
más eficaz a la hora de proporcionar soluciones a largo plazo que la evi­
denciada por la gestión de la crisis económica. He definido la crisis polí­
tica como «caos» por lo siguiente: el callejón sin salida de la UE y su po­
sible involución; el terrible caos y desarticulación que vemos en Europa
oriental y en la antigua Unión Soviética; y por el colapso de un buen nú­
mero de sociedades en el Tercer Mundo. La gestión política de este caos
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 125

se basa en prácticas cínicas de realpolitik a corto plazo, en la manipula­


ción de los nacionalismos, culturalismos, racismos y etnicidades que, al
final, llevan al fascismo. En Europa oriental, América Latina, Africa y
Oriente Medio, estas políticas consisten en atizar el fuego con la espe­
ranza de lograr ventajas en lo inmediato, debilitando los poderes regio­
nales y reduciendo las posibilidades de un resurgir en clave progresista
de las sociedades en cuestión. De acuerdo con ello, he propuesto una re­
lectura crítica de las políticas de gestión de la crisis en función de sus di­
mensiones políticas y militares (de baja intensidad), tal y como han afec­
tado particularmente a Yugoslavia, Etiopía, Europa oriental, Africa y
Oriente Medio.
Lejos de servir a los objetivos del discurso dominante, el que afirma
que la democratización está al caer, la gestión económica y política de la
crisis ha reforzado por doquier el peligro de una regresión antidemocrá­
tica. El liberalismo engendra el riesgo de fascismo, como mostró Karl Po-
lanyi en su análisis, The Great Transformation (1944), un texto en que in­
vitó a sus contemporáneos a comprender que la victoria del antifascismo
y el rechazo de las políticas utópicas liberales que caracterizaron la era
que siguió al fin de la Primera Guerra Mundial crearía las condiciones
para una nueva expansión económica. La lección, actualmente olvidada,
debe recordarse y difundirse vigorosamente. No podemos escapar a la
crisis y a los riesgos de regresión al fascismo sin romper categóricamente
con la globalización neoliberal.
La historia, es sabido, no se repite, al menos nunca de la misma for­
ma. El término «fascismo» conlleva connotaciones abusivas de experien­
cias de otra época, muy diferente de la nuestra. No obstante, el neofascis­
mo, como voy a denominarlo, comparte con su ancestro fascista rasgos
antidemocráticos y métodos comunes. En los países desarrollados del
centro no tomará la forma de un gran palo, como han afirmado movi­
mientos marginales (como el racismo), que serviría para imponer unilate­
ralmente políticas favorecedoras del gran capital (y perpetuar de esta for­
ma la crisis y la gestión de la marginación en la forma de una economía de
varias velocidades, como ingenuamente se ha dado por hecho). Pero in­
cluso en tal caso y en estos países, no puede excluirse totalmente el desli­
zamiento hacia el viejo modelo de fascismo y chovinismo nacional, aun­
que una observación superficial no lo detectara al preservarse las formas
de democracia electoral, eso sí, manipulada y carente de todo contenido
real. El peligro de rehabilitación del fascismo no debería subestimarse.
En los países de la periferia, situados en lo que Pablo González Casanova
ha descrito como «colonialismo global», la mayor o menor brutalidad del
neofascismo depende del grado de debilidad y falta de esperanza de las
sociedades en que enera. La limpieza étnica y la fragmentación de Esta­
126 El capitalismo en la era de la globalÍ2 ación

dos, las dictaduras terroristas en nombre de unidades regionales, ya ma­


nifiestas, son formas que adoptan los poderes locales incapaces de resis­
tir a la sumisión de sus sociedades a la economía globalizada. Estas prác­
ticas pueden perpetuar la apariencia de orden favorable a la explotación
de dichos pueblos por el capital mundial dominante y, por tanto, recibir
el apoyo de potencias externas.

Reflexiones acerca de un contraproyecto ; algunas tesis básicas

Ni la persistencia del modelo liberal ni la lógica de rechazo neofas­


cista ofrecen una forma de escapar al círculo infernal de crisis y caos.
Una respuesta eficaz a tales desafíos no verá la luz hasta que no se
aprendan las lecciones de Polanyi en «la gran transformación». La histo­
ria no se conforma a partir de leyes infalibles de la pura economía, como
creen algunos profesores universitarios. Es, por el contrario, el producto
de reacciones sociales a los efectos de dichas leyes, que definen a su vez
las relaciones sociales del marco dentro del que operan las leyes econó­
micas. Lo que en realidad conforma la historia es la fuerza antisistémica
de una negativa eficaz, coherente y organizada a subordinar la sociedad a
las necesidades absolutas y unilaterales de las leyes económicas (en este
contexto, las leyes del beneficio capitalista), más que cualquier lógica in­
herente a la acumulación de capital. Estas fuerzas determinan las posibi­
lidades y las formas de expansión desarrolladas en el marco institucional
que imponen a la organización social y económica.
El enfoque por el que abogamos no nos permite formular métodos ya
totalmente articulados para eludir la crisis. Las soluciones sólo pueden
llegar como resultado de transformaciones de las relaciones de las fuerzas
políticas y sociales que, a su vez, serán el producto de luchas cuyos resul­
tados son impredecibles. No obstante, estamos en condiciones de ofrecer
algunas reflexiones acerca de contraproyectos coherentes y factibles, una
manera de evitar que los movimientos sociales acaben en el callejón sin
salida de las falsas soluciones (neofascistas). De ahí que me limite a enu­
merar algunas proposiciones básicas respecto de tales reflexiones.
Aunque el mundo no puede gestionarse como un simple mercado, y
pese a que no puede eliminarse la intervención política e ideológica en fa­
vor de la sumisión unilateral a las supuestas leyes del mercado (como cre­
yeron los ideólogos antiestatistas), la globalización láctica no puede ig­
norarse o negarse; dicho de otra manera, el reloj del curso de la historia
no puede hacerse retroceder. Un regreso al modelo de expansión econó­
mica de posguerra, basado en la posición central del Estado-nación en los
asuntos económicos, políticos y culturales, presupondría regresiones.
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 127

económicas y de otro tipo, insostenibles. Ésa es la razón por la que las


ideologías que miran al pasado, que niegan la naturaleza irreversible de la-
trayectoria evolutiva, están llamadas a funcionar inevitablemente como
fascismos, es decir, a servir a las necesidades de las nuevas condiciones de
la globalización, aunque pretendan ofrecer una vía de escape y libera­
ción. Basadas en el engaño y la falacia, no pueden funcionar sin la negación
autoritaria de la democracia. Están constreñidas a movilizar las socieda­
des a partir de falsos problemas — por ejemplo, la pureza étnica, la sumi­
sión a supuestas leyes religiosas— y a usar esas falsas causas como instru­
mentos para imponer mediante el terror sus dictaduras.
El desafío consiste en reconciliar la interdependencia que presupone
la globalización y las desigualdades de poder de los actores sociales
(trabajadores en los diferentes sectores de la economía, algunos más com­
petitivos que otros) y de los actores nacionales (centros dominantes, po­
tencias medias, periferias industrializadas, el Cuarto Mundo marginado)
respecto del capital global. Empecemos con algunas banalidades que ha­
blan por sí solas: el mundo es a la vez unificado y diverso, pero la diversi­
dad no es, ni exclusiva ni siquiera básicamente, cultural. El énfasis en la
diversidad cultural relega las grandes diferencias de la jerarquía econó­
mica del capitalismo mundial a una posición secundaria. No obstante, es
justamente en este nivel económico en el que debemos empezar a atacar
el problema, puesto que las diferencias se manifiestan no sólo en desi­
gualdades entre pueblos (culturalmente diferentes o no, según la circuns­
tancia específica), sino también en desigualdades internas entre clases y
grupos sociales. No hay solución a la crisis que no pase por reforzar la po­
sición de los pobres y de los desposeídos del mundo: los pueblos de las
periferias y las clases sociales dominadas de todos los países de los centros
y de las periferias. En otras palabras, escapar del colonialismo global y de
los mitos liberales implica rechazar los espejismos neofascistas. Estos prin­
cipios forman el punto de partida para una reflexión significativa sobre la
construcción de un contraproyecto que sea humanista, universalista, de­
mocrático y respetuoso con las diversidades, pero no con las desigualdades.
Yo he propuesto la construcción de un mundo policéntrico, entendi­
do como un marco en que pueda organizarse la interdependencia nego­
ciada de manera que ofrezca a los pueblos y clases dominadas la mejora
de las condiciones de su participación en la producción, así como el ac­
ceso a mejores condiciones de vida. Este proyecto implica que pasamos
de la acción a nivel del Estado-nación, particularmente en el caso de los
Estados de tamaño pequeño y medio, a la organización regional política y
económica, con negociación colectiva entre regiones.
El lector encontrará más detalles en los textos en que he desarrollado
con mayor minuciosidad esta propuesta. Sea como sea, debe quedar cía-
128 El Cíipiralismo en la era de la globalización

ro que estamos hablando de una nueva concepción de la regionalización,


diferente de la que está inserta en la actual estructura de relaciones de po­
der. Estas últimas han sido construidas como correas de transmisión de la
modernización polarizadora, a través de las cuales las zonas periféricas se
vinculan a los centros dominantes que comparten las responsabilidades
de un «colonialismo global». TLC (el área de libre cambio que incluye a
Estados Unidos, México y Canadá, la convención de Lomé entre la UE y
los países ACP, la zona del yen (Japón y el sudeste asiático), y la propues­
ta de una Zona del Pacífico (que engloba a Estados Unidos, Japón, Aus­
tralia y los países de la cuenca del Pacífico) son conceptos neoimperialis-
tas inadecuados para el objetivo de reducir la brecha del desarrollo. Los
mercados comunes regionales (como Mercosur en América Latina, E C O ­
WAS en Africa occidental y la PTA en Africa oriental y del sur), así como
las organizaciones políticas heredadas de la guerra fría (como la ASEAN
en el sudeste asiático) también han sido objeto de críticas importantes,
elaboradas en otro lugar (véase Kegionalization in the Third World', véan­
se las Notas al final del capítulo).
En contraste con estas visiones inadecuadas de la regionalización, he
argumentado a favor de una reconstrucción que debe realizarse simultá­
neamente a nivel regional y mundial, particularmente en el área de los
mercados de capitales y de los sistemas monetarios. Me limitaré, por tan­
to, a resumir algunas de las conclusiones a que llegué:

1. Será preciso concebir la nueva Organización Mundial del Comer­


cio no como sucesora del GATT, sino como una institución encar­
gada de planificar (¿me arriesgo a utilizar el término?) el acceso al
uso de los grandes recursos naturales del planeta y los precios de
las materias primas, sin que el discurso medioambiental devenga
retórica demagógica, manipulada en contra de los intereses de la
humanidad globalmente considerada y, más en particualr, contra
los pueblos de la periferia. La Organización Mundial del Comercio
debería encargarse de planificar metas y objetivos para el comercio
interregional en productos industriales, reconciliando la competi-
tividad general con criterios distributivos que favorezcan a las re­
giones en situación de desventaja, así como la creación de condi­
ciones orientadas a permitir la mejora de los ingresos de los
trabajadores en situación desfavorecida.
2. Habrá que poner en marcha mecanismos de mercados de capital
organizados que canalicen los excedentes financieros hacia la in­
versión productiva en las periferias, tomando en cuenta el hecho
de que el mercado global favorece las transferencias financieras de
los países más pobres a los más ricos, y dirige los excedentes de
rCuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 129

ahorro hacia Estados Unidos, permitiéndole perpetuar sus déficits


de pagos externos.
3. Es preciso repensar el sistema monetario, que ha dejado de ser
funcional, y reemplazar las tipos de cambio flotantes y el patrón
dólar por un sistema que articule sistemas monetarios regionales
(incluyendo la unidad monetaria europea y las monedas regionales
de cada de las grandes regiones del Tercer Mundo, así como la de
la antigua Unión Soviética) de forma que garantice la estabilidad
relativa de los tipos de cambio y refuerce el funcionamiento de los
mercados de capitales de la manera ya sugerida. Lo propongo
como una alternativa a la transformación del FM I en un banco
central mundial, habida cuenta de que tal cosa es utópica y peli­
grosa, dadas las tendencias polarizadoras de los mercados de capi­
tales globales.

Las funciones y propósito de las regiones que sugiero no se limitan a


ser espacios de integración económica preferente, sino que deberían ser­
vir también como espacios políticos que favorezcan el refuerzo colectivo
de la posición social de las clases y subregiones desfavorecidas. Esta re-
gionalización, por tanto, no se limitaría a los límites del Tercer Mundo,
sino que serviría también para los espacios europeos.
La perpectiva de un compromiso de este tipo entre globalización y
autonomía regional y local (lo que he denominado «desconexión cohe­
rente» en respuesta a los nuevos desafíos) exigiría una seria revisión del
concepto de «asistencia para el desarrollo», así como la democratización
del sistema de las Naciones Unidas, que podría entonces dedicarse a im-
plementar los objetivos del desarme (favorecidos por las medidas de se­
guridad regional y nacional emprendidas en el estructura de reconstruc­
ción regional). Las Naciones Unidas estarían en condiciones de poner en
marcha un sistema de impuestos o tasas de alcance mundial (estrecha­
mente vinculado a la gestión de los recursos naturales del planeta), así
como de complementar su propia organización como sistema de relacio­
nes interestatales con un parlamento mundial capaz de reconciliar las exi­
gencias de universalidad (derechos individuales, derechos colectivos de
los pueblos, derechos sociales y políticos) con la diversidad de nuestra he­
rencia histórica y cultural.
Debe quedar claro que todo este proyecto no tiene posibilidad alguna
de realizarse a menos que las fuerzas sociales estén en condiciones de rea­
lizar las necesarias reformas que cristalicen, primero, a nivel de Estado-na­
ción, puesto que no hay posibilidad alguna de reforma dentro de las es­
tructuras impuestas por la liberalización y polarización global. La reforma
de los diversos sectores (reorganización de la administración, del sistema
130 El capitalismo en la era de la globalización

impositivo, de la educación, el apoyo al desarrollo participativo) y una vi­


sión más general de la democratización de las sociedades y de su gestión
política y económica son pasos y estadios preliminares que no pueden ni
esquivarse ni saltarse. Sin ellos, la visión de una orden planetario reorga­
nizado y susceptible de salvar al mundo del caos y de la crisis, así como de
relanzar el desarrollo, seguirá siendo fatal y totalmente utópica.

\ otü S

Para evitar repeticiones innecesarias, el texto anterior ha resumido


las conclusiones de reflexiones desarrolladas más extensamente en:

1. La naturaleza del ciclo de «posguerra»


• S. Amin (comp.), Mondialisation et Accumulation, París, L’Harmat-
tan, 1994, especialmente págs. 10-19 (los tres pilares que constitu­
yen la base de la expansión de posguerra y las razones de su ero­
sión); S. Amin, Re-Reading the Post-War Period: An Intellectual
History, Nueva York, Monthly Review Press, 1994, cap. 8 (el co­
lapso de los mecanismos de regulación capitalista).

2. Nuevas formas de explotación y formas de polarización global (con


énfasis en lo que he denominado los «cinco monopolios» que reproducen
la polarización en las nuevas condiciones y las correspondientes formas
de ley del valor globalizada)
• S. Amin, «The Future of Global Polarization», Universidad de Na-
goya, 1994, cap. 1 en Review, Nueva York, Binghampton.

3. Gestión política de la crisis


• S. Amin, Empire of Chaos, Nueva York, Monthly Review Press,
1993, cap. 1 («El imperio del caos»), cap. 2 («La nueva globaliza­
ción capitalista»), cap. 3 («Conflictos regionales»); y «Les stratégies
militaires de l’hégémonie américaine», en S. Amin (comp.), Les en-
jeux stratégiques en Méditerranée, París, L’Harmattan, 1991, págs.
11-105. También, por último, S. Amin, «El auge de la etnicidad»,
capítulo 4 del presente libro.

4. Críticas del orden de Bretton Woods, así como argumentaciones a


favor de las reformas propuestas.
• Véanse los caps. 2 y 3 del presente libro y S. Amin, Regionalization
in the Third World in Response to the Challenge o f Polarizing Glo-
balization (en prensa).
¿Cuáles son las condiciones para relanzar el desarrollo del sur? 131

Referencias

P. González Casanova (comp.), État et Volitique dans le Tiers Monde,


París, L’Harmattan, 1994.
K. Polanyi, The Great Transformation, Londres, 1944.
Capítulo 6

LOS RETOS D E LA GLOBALIZACIÓN; EL CASO EUROPEO

Después de la Segunda Guerra Mundial se inició un buen período


para Europa occidental. En pocas décadas, los países de la región recu­
peraron el retraso que habían acumulado desde 1913 y alcanzaron a Es­
tados Unidos, hasta entonces único beneficiario de las dos guerras mun­
diales. Parecía incluso que los ancestrales odios nacionales estaban
condenados a desaparecer para dejar paso a una nueva generación con un
nuevo sentimiento de europeidad. Desde esta perspectiva puede decirse
que la construcción progresiva de la Comunidad Económica Europea
(CEE) tuvo funciones útiles y que presenta un balance indiscutiblemente
positivo. Años después, sin embargo, reapareció la «crisis» y con ella un
panorama que puede describirse así: disminuyeron notoriamente las ele­
vadas tasas de crecimiento, sin precedentes hasta el momento; la pers­
pectiva de una continua progresión del nivel de vida perdió credibilidad
y el paro, que había desaparecido de la escena durante treinta años, re­
surgió de forma brutal, masiva y duradera. En la actualidad, la Unión Eu­
ropea, fascinada por sus éxitos, tiene ante sí el reto de la ampliación hacia
el Este, algo que plantea algunos interrogantes: ¿sabrá hacer frente a los
nuevos desafíos que se le avecinan? Si lo hace, ¿en qué condiciones?.

L a falta de complementariedad política en el proyecto posbélico


DE C omunidad E conómica E uropea

1. Tras la Segunda Guerra Mundial, todos los pueblos de Europa de­


bieron enfrentarse a importantes desafíos que alimentaron todo tipo de
temores, algunos bien fundados y otros claramente ilusorios. Europa se
\’io dividida en dos, y si bien, de acuerdo con la imaginación compartida,
cada una de las áreas parecía amenazar a la otra, lo cierto es que no exis­
tió riesgo alguno de agresión militar.
La posguerra debía ser una época de paz, algo que, pese a lo que a
menudo se ha sugerido, no era solamente el resultado del paraguas nu­
clear norteamericano y del equilibrio del terror entre las dos superpo-
tencias. En realidad, el equilibrio militar fue un fenómeno tardío, data-
ble hacia 1970, casi veinte años después de la puesta en marcha de la
134 El capitalismo en la era de la globalización

reconstrucción y cuando el milagro europeo empezaba a perder fuerza,


sin que nadie pareciera querer percatarse del asunto. De hecho, en aquel
momento algunos ya consideraban que la protección militar estadouni­
dense era incorrecta.
Si el régimen soviético hubiera tenido intención de invadir Europa
habría dado muestras de ello con anterioridad. Nunca pensó hacerlo, li­
mitándose a mantener la tradicional actitud defensiva de «país cercado»
que adoptó en 1917. Lo que quería Stalin, que si bien no fue un gran de­
mócrata socialista tampoco estaba loco como Hitler, era disponer de una
«barrera protectora», un deseo concebido con una idea anticuada de la
estrategia militar.
Estados Unidos, por su parte, pensó su estrategia de «roll back»
como algo progresivo, sin una clara agresión militar, cuyos riesgos cono­
cía. Por otro lado, la visión que Estados Unidos tiene de su hegemonía
mundial — de la que se siente impregnado— no procedía de los métodos
y conductas dementes y criminales de Elitler. De ahí que no sorprendiera
a nadie que la Unión Soviética no apoyara a los comunistas griegos entre
1945 y 1947 o que Washington no interviniera en los sucesos de Hungría
en 1956. Los únicos países que se liberaron de la tutela de Moscú — Yu­
goslavia desde 1948 y Albania a partir de 1960— lo hicieron solos, sin el
apoyo de Occidente, del que ni siquiera recibieron excesivas muestras de
simpatía.
Pero, aunque no existiera peligro real de guerra, ¿no lo había, quizás,
de «revoluciones»? Eso fue lo que pensaron algunas personas en los dos
sectores en que se dividió la opinión, al menos en Francia e Italia, aunque
se trataba, como la historia se encargaría de demostrar, de un doble espe­
jismo. No obstante, queda la duda, imposible de responder con exacti­
tud, de saber cómo habrían reaccionado los pueblos si la reconstrucción
no se hubiese estancado. Es posible que, influidos por el espíritu antifas­
cista dominante en la época y por el recuerdo amargo de los regímenes de
entreguerras, se hubieran dejado convencer por lo que hubiera aparecido
como un comienzo triunfal de la construcción del socialismo en el Este.
Personalmente, dudo que tal cosa hubiera pasado, pero incluso en ese
caso, si las fuerzas conservadoras locales y el ejército estadounidense hu­
bieran aceptado tal orden de cosas en virtud de una situación de hecho
(es sabido que no la aceptaban y, en secreto, tenían previsto un plan para
dar un golpe de Estado en caso de victoria comunista, aunque ésta tuvie­
se lugar mediante unas elecciones), Moscú se habría sentido molesto con
un regalo como ése, que hubiera amenazado con poner en cuestión su
propia concepción del «socialismo». Creo, por otra parte, que todas estas
hipótesis un poco extravagantes no merecen nuestra atención. No había
razones para que la reconstrucción no se hiciera rápidamente y bien.
Los retos de la globalización: el caso europeo 135

Consciente del reto, Estados Unidos acudió en ayuda del continente con
el plan Marshall.
Otra de las grandes preocupaciones de la opinión pública de la épo­
ca, que hoy tenemos tendencia a olvidar pese a que impregnó toda Euro­
pa en los primeros tiempos de la posguerra, era la relacionada con el re­
nacimiento del poder industrial y militar de Alemania. Stalin tenía su
«zona de seguridad» o «barrera protectora» para hacerle frente. Inglate­
rra, por su parte, optó por una alianza permanente e incondicional con
Estados Unidos. Francia, cuyo estatus de gran potencia empezaba a ser
algo del pasado, era particularmente sensible a esa eventual amenaza.
¿Cómo evitarla? Inicialmente se pensó pura y simplemente en desmante­
lar Alemania, una solución que pronto se descartó. De Gaulle, que había
tenido que pasar por las horcas caudinas de ser aliado de segunda fila,
abrigaba sentimientos encontrados hacia el protector estadounidense.
Por otra parte, una alianza con Moscú significaba arriesgarse a reforzar la
posición de los comunistas. En esa situación se abrió paso una nueva idea:
neutralizar a Alemania absorbiéndola en el objetivo de construir Europa.
Esta idea permitía pensar en arraigar la democracia al este del Rin y tam­
bién en lograr la apertura de mercados que se requería para consolidar la
hegemonía estadounidense. Para acabar con las tendencias si no autár-
quicas sí al menos fuertemente proteccionistas que caracterizaron la Eu ­
ropa de entreguerras, el plan Marshall se propuso apoyar la intensifica­
ción de los intercambios comerciales intraeuropeos como preludio a la
apertura sin límites. Dicha elección fue justamente la inversa que la que
medio siglo después se ha tomado respecto de la antigua Europa del Este.
En este caso, las potencias occidentales y las organizaciones inspiradas
por ellas intervinieron inmediatamente para desmantelar las interdepen­
dencias existentes en el seno del COMECON (cuyo nombre oficial era,
como es sabido, Consejo de Ayuda Mutua Económica), una decisión que
afectó negativamente a la «reconstrucción» del Este.
En esta atmósfera de posguerra nació el proyecto de una Comunidad
Europea, algo que debíamos recordar para ocuparnos ahora, y compren­
der, su posterior evolución.

2. Desde el punto de vista del detalle histórico, sabemos que el pro­


yecto europeo tuvo su primera expresión en la creación de la CECA (Co­
munidad Europea del Carbón y del Acero) en 1951. Tal cosa puede en­
tenderse como la respuesta de Jean Monnet a los temores franceses a que
se produjera un renacimiento del complejo militar-industrial alemán: cla­
ra y simplemente, con ello se lograba insertar la industria pesada alemana
dentro del proceso de construcción europea. Por el contrario, el proyec­
to paralelo encaminado a neutralizar al ejército alemán integrándolo en
136 El capitalismo en la era de la globalización

una fuerza europea (mediante la creación de un marco común denomina­


do Comunidad Europea de Defensa) fracasó en 1954. El resultado fue fi­
nalmente que el nuevo ejército alemán estaría limitado tras su recons­
trucción en tres sentidos y dimensiones: a) mediante la participación de
Alemania en la OTAN; b) mediante la prohibición de disponer de arma­
mento nuclear; y c) mediante las disposiciones constitucionales — muy
criticadas hoy en día— que restringen cualquier posible intervención fue­
ra de las fronteras alemanas. La cuestión militar alemana siguió generan­
do preocupación, lo que sin duda llevó a De Gaulle a sabotear el Euratom
(creado en 1957) prefiriendo, en este ámbito, dar su apoyo a la Comisión
(francesa) para la Energía Atómica y alentar la entrada de Francia en el
club nuclear. -
Como suele decirse, los pequeños detalles, la historia con minúscula,
son los que hacen la Historia. El éxito de la CECA fue sólo provisional,
puesto que el acero y el carbón ya no eran como antaño la fuerza motriz
de los sistemas económicos, pero el impacto conjunto de dicho éxito y el
fracaso de la dimensión política del proyecto (la CED), unidos a la llega­
da de De Gaulle al poder en Francia, modificaron la dirección de la cons­
trucción europea, desde el Tratado de Roma (1957) hasta la actualidad,
centrándolo en el objetivo de la integración económica, mientras que la
integración de los poderes políticos, sin quedar totalmente olvidada, fue
avanzando con considerable retraso respecto de la económica.
En la actualidad, este desequilibrio está en el centro mismo del desa­
fío europeo. ¿Se puede corregir ese desequilibrio acelerando la construc­
ción de la Europa política? ¿Es eso lo que quiere la población? ¿Es desea­
ble? ¿Es posible consolidar definitivamente lo conseguido en el terreno
económico sin avanzar en la integración política? Volveremos sobre todas
estas cuestiones.
La construcción de la «Europa económica» exigió tomar decisiones
vitales con consecuencias a largo plazo. ¿El objetivo era únicamente crear
una zona de libre cambio más fuerte y abierta hacia un sistema mundial,
que a su vez se trataría de hacer lo más permeable y abierto posible? o,
por el contrario, ¿el objetivo debía ser establecer una estructura capaz de
oponer resistencia por sí misma a las presiones exteriores consideradas
negativas?, una concepción que no coincide necesariamente con la visión
extremista de la «Europa fortaleza». Dicho de otra forma, se trata de de­
cidir si Europa ha de complementarse con Estados Unidos y Japón, o
bien competir con ellos. En mi opinión, la opción por una u otra posibi­
lidad, latente en cada etapa y en cada gran decisión, no se ha hecho de
forma clara. Algo lógico, por lo demás, a tenor de las opiniones divergen­
tes que enfrentan a determinados Estados miembros y al hecho de que
también está dividida al respecto la opinión pública de cada país.
Los retos de la globalización: el caso europeo 137

Sea como sea, la dimensión política de la construcción europea, pese


a estar todavía en un estado embrionario, no puede influir de forma deci­
siva en la toma de decisiones en lo relativo a la integración económica.
Por el contrario, cada elección en el terreno económico presupone, al me­
nos implícitamente, opciones políticas coherentes con ellas. Por tanto, lo
que se plantea claramente es el conflicto entre la perspectiva de una Eu­
ropa políticamente integrada (con un gobierno supranacional, se llame
como se llame) o una «Europa de las Naciones» (para emplear la fórmu­
la gaullista, que coincide con el permanente punto de vista británico) que
tan sólo pretenda coordinar las distintas políticas nacionales. Y también
en este caso surge la pregunta: ¿qué hacer? ¿Hacia dónde orientarse?
¿Hay que mantenerse en una línea de agrupamiento solidario con el con­
junto del Atlántico Norte, en paralelo con la OTAN, o bien seguir una lí­
nea independiente que, sin necesidad de decir su nombre, podría acabar
siendo la de un neoimperialismo europeo?
Al eludir o aplazar la decisión en la dimensión política, Europa opta­
ba por avanzar únicamente en la construcción de un mercado común, po­
tencialmente un mercado único, pero lejos aún de serlo en la realidad. D i­
cho de otra forma, se optaba por la línea de menor resistencia, la del
mínimo común denominador. Una opción que, habida cuenta de su sig­
nificación a largo plazo, yo calificaría como claramente de derechas.
Con ello no quiero decir que fuera la elección de la derecha europea
(liberal y conservadora) en oposición a la izquierda (socialista). En uno y
otro campo encontramos tanto la adhesión al proyecto europeo como re­
ticencias diversas. El rechazo total o muy amplio es ahora minoritario,
aunque amenaza con adquirir fuerza. No siempre fue así. Durante largo
tiempo existieron fuertes reticencias en algunos países que sólo muy re­
cientemente se unieron a la Comunidad (los escandinavos). A la extrema
derecha fascista la idea de Europa le resulta completamente ajena, aun­
que no se atreva a decirlo públicamente. Los partidos comunistas se opu­
sieron en principio al proyecto de una «Europa de los mercaderes», pero
después tuvieron que unirse a él sin ni siquiera estar en condiciones de
negociar su apoyo. La derecha en su conjunto siempre ha reunido inte­
reses económicos divergentes. Por un lado, segmentos del gran capital
moderno y competitivo (en la industria, la agroindustria o las finanzas)
prefieren casi siempre la apertura de mercados. Otro tipo de industrias,
sobre todo aquellas que están en declive, necesitan servirse del protec­
cionismo nacional. Por ello la derecha siempre ha mostrado matices,
cuando no divisiones nítidas, en función de los asuntos concretos que se
tratan en Bruselas. Lo mismo ocurre con la izquierda. Aun partiendo de
la hipótesis de que la izquierda es menos sensible a los intereses de las dis­
tintas patronales, lo que no siempre es cierto, sí es sensible a los intereses
138 El capitalismo en la era de la globalización

igualmente divergentes de los trabajadores. ^;Las modalidades concretas


de expansión del mercado que se pretenden implementar favorecerán
una homogeneización por arriba, mediante una especie de efecto dominó,
y permitirán el aumento de los salarios y la mejora de las prestaciones so­
ciales para los sectores más desfavorecidos, o, por el contrario, alentarán
una homogeneización por abajo, aumentando la competencia entre los
trabajadores, sobre todo en época de crisis? En este terreno existen opi­
niones divididas, que varían en función de los campos de actuación y de
las modalidades de las decisiones en cuestión. Además, siempre están
presentes las percepciones ideológicas, tanto en la derecha (donde abun­
da el nacionalismo, y ciertas dosis de hostilidad hacia el comunismo)
como en la izquierda, en principio más favorable a una perspectiva inter­
nacional, pero donde también encontramos nacionalismo.
Lo que quiero decir es que el hecho de que el proyecto avanzara en la
línea de menor resistencia permitió tomar impulso a la apertura de los
mercados, mientras que en los campos de la gestión social y política Euro­
pa no se decidió a modificar las estructuras nacionales vigentes. La sim­
ple apertura de los mercados reforzó al capital y contribuyó a mejorar su
posición en la relación antagónica que éste mantiene con el trabajo. El
equilibrio sólo podría haberse mantenido si, al mismo tiempo, se hubie­
ran tomado medidas sociales de limitación del mercado con el objeto de
reproducir a escala en el mercado amplio (europeo) las condiciones de
funcionamiento de la relación capital/trabajo existentes en los mercados
más restringidos (nacionales).

Los LOGROS DE LA COMUNIDAD EUROPEA: UX BALANCE SUMARIO

1, Lo cierto es que, en la actualidad, el balance de la CEE en el plan


del desarrollo económico (e incluso social) es indiscutiblemente positivo.
La verdadera cuestión estriba en saber por qué ha sido así. Un economis­
ta neoliberal dogmático diría simplemente que tal resultado se debe a la
apertura de los mercados, que siempre estimula el crecimiento, lo que a
su vez, merced al efecto dominó, beneficia a toda la población, es decir,
tanto a trabajadores como a empresarios. En mi opinión, tal tesis es erró­
nea, tanto en lo relativo a la relación de causalidad entre mercado y ex­
pansión (creo que es la expansión la que abre los mercados y no al revés),
como en lo que atañe a la distribución de los ingresos (creo que los efec­
tos dominó sólo existen en la imaginación de los neoliberales y que, cuan­
do se producen, son el resultado de las conquistas sociales arrancadas en
contra de la lógica unilateral del mercado). No me extenderé aquí en esta
teoría que ya he expuesto con anterioridad.
Los retos de la globalización: el caso europeo 139

Por consiguiente, la causa del balance positivo ha de ser otra. El ver­


dadero motor del fuerte crecimiento alcanzado por los países europeos ,
durante la posguerra fue el compromiso social capital/trabajo, producto
de la victoria contra el fascismo y, por ende, de un equilibrio de fuerzas
más favorable para los trabajadores que en cualquier otro momento de la
historia del capitalismo. La generalización en Europa del Estado del bien­
estar, construido sobre las sólidas bases de lo que otros han denominado
«fordismo», fue la base del crecimiento excepcional de posguerra. En ese
contexto, la apertura de los mercados no sólo resultaba posible e incluso
fácil, sino que además era un medio de reforzar la potencial expansión del
modelo. Si la apertura, de acuerdo con lo que sostienen los manuales, se
hubiera dado sin el dinamismo interno del Estado del bienestar, se habría
logrado un resultado casi fatalmente inverso: la degradación de la pro­
ducción, justamente lo que ocurre actualmente, como consecuencia de la
apertura impuesta al Tercer Mundo africano, árabe y latinoamericano.
No obstante, el Estado del bienestar tenía carácter nacional, es decir, fun­
cionaba por medio de políticas de Estado estrictamente nacionales que
mantenían el «contrato social» capital/trabajo y cuyo contenido esencial
radicaba en asegurar un crecimiento de los salarios paralelo al de la pro­
ductividad nacional.
La eficacia de tales políticas nacionales fue, asimismo, lo que evitó
que la apertura de los mercados se saldará con un empeoramiento de las
desigualdades en beneficio de los países más dinámicos; éstas, por el con­
trario, se redujeron. El ejemplo más claro es el de Italia, que con sus ex­
cepcionales tasas de crecimiento ha progresado en la escala europea.
¿Gracias a la CEE? Desde luego, la CEE contribuyó al éxito no sólo por
abrir a la industria del norte de Italia el vasto mercado europeo, sino tam­
bién por el apoyo prestado al esfuerzo de modernización del sur italiano.
Bien es cierto que, en este terreno, esa contribución fue accesoria, ya que
el esfuerzo principal lo hizo el propio Estado italiano a través de una re­
distribución interna. Con anterioridad a su adhesión a la CEE, también
España había registrado tasas de crecimiento que permitían pensar que
estaba en un claro proceso de recuperación económica. Por consiguiente,
el factor decisivo en el éxito atribuido a la CEE fue, en realidad, algo de­
bido a las políticas nacionales articuladas en torno al Estado del bienes­
tar, aunque sea en versión pobre, y al fordismo. En ausencia de contrape­
sos sociales organizados y de políticas de Estado enérgicas que apoyen
esas contrapartidas, la apertura de los mercados en sí misma siempre ha
tenido un efecto polarizador y no reductor de las desigualdades.

2. Aparte del crecimiento excepcional registrado en Europa duran­


te tres décadas (1950-1980), la CEE cuenta con otros logros destacables.
140 El capitalismo en la era de la globalización

El principal, a mi modo de ver, es la Política Agrícola Común, que des­


conectó los precios agrícolas y fijó precios de intervención superiores a
los del mercado mundial. De esa forma se aseguraban a los agricultores
unos ingresos comparables a los de los habitantes de las ciudades, a lo
que hay que añadir también la protección a través de gravámenes sobre
las importaciones agrícolas para ponerlas al nivel de los precios comuni­
tarios. Con todo ello, la C EE se procuró un instrumento eficaz que ha
permitido un espectacular progreso de su agricultura, hasta el punto de
que ahora Europa no sólo es autosuficiente, sino que se ha convertido en
un importante exportador. Elegados a este punto, el éxito se convierte en
un problema, pues los excedentes de producción que no se pueden ven­
der se acumulan, en detrimento del apoyo prestado a los exportadores a
través de la compensación que se les da por el equivalente de los gravá­
menes. Merced al éxito, la CEE está eh condiciones de reducir gradual­
mente los precios de intervención si es necesario. Resulta deplorable que
una Europa que pone en práctica el principio fundamental de la desco­
nexión, niegue a los países del Tercer Mundo el derecho a actuar del mis­
mo modo.
El sistema monetario europeo, concebido para proteger a la CEE de
las fluctuaciones brutales del dólar desde 1972, empezó a producir resul­
tados favorables a partir de finales de la década de los setenta. No obs­
tante, los absurdos dogmas monetaristas han oscurecido la verdadera ra­
zón del éxito, que exige una discusión auténtica. ¿Se debe a un principio
subyacente en el sistema o a una coyuntura que hizo que los principales
Estados miembros pusieran en marcha políticas económicas generales (no
sólo monetarias) paralelas? Personalmente, me inclino por la segunda ex­
plicación, lo que permite concluir que el sistema sigue siendo frágil, como
debería haberse notado por las sucesivas crisis a partir de 1992. En este
terreno, Europa no ha optado por la desconexión como ocurrió en el caso
de la agricultura. Ea liberalización a escala mundial de los movimientos
de capitales, principio que Europa adoptó siguiendo a Estados Unidos y
en conjunción con la recesión de los años ochenta, redujo la eficacia de la
protección colectiva de las monedas europeas y, de rebote, disminuyó
también la eficacia de su solidaridad colectiva. Esta fragilidad obligará
antes o después a los Estados miembros a adoptar políticas económicas y
monetarias divergentes. Y, en mi opinión, el único medio de protegerse
contra esta evolución — un medio que reduciría considerablemente el al­
cance del «gran mercado» y las perspectivas de integración económica—
es también la desconexión, es decir, dotarse, bien a nivel comunitario
bien en su defecto a nivel nacional, de los medios necesarios para regular
las transferencias de capitales con vistas a reducir los efectos devastado­
res de la especulación financiera.
Los retos de la globalización: el caso europeo 141

Por decirlo en forma de pregunta, ¿la apreciable reducción de las di­


ferencias en cuanto a desarrollo y niveles de vida entre la Europa medite- ■
rránea (Italia y España) y la Europa del norte (considerando que Francia
ocupa una posición intermedia y que el Reino Unido se enfrenta a un de­
clive histórico), diferencias que antes de la Segunda Guerra Mundial y en
la inmediata posguerra eran gigantescas, hay que apuntarla en el haber de
la construcción europea? Ya he dicho anteriormente que estos logros de­
berían atribuirse tanto a la eficacia de las políticas nacionales de Francia,
Italia y España en concreto, como a las oportunidades ofrecidas por la
ampliación del mercado. Por lo que respecta a la política específica de
la CEE en la materia (subvenciones a los países y regiones desfavoreci­
das), ésta simplemente ha desempeñado un papel complementario. Tales
subvenciones, que desde luego no son despreciables, van destinadas en
gran medida, como es sabido, a Irlanda, Portugal, Grecia, el sur de Italia
y a la antigua Alemania del Este. Pero, al menos en lo referente al sur de
Italia y a la Alemania del Este, el éxito o el fracaso de la reconstrucción
económica dependerá sobre todo de las estrategias políticas y de las ac­
tuaciones de los Estados italiano y alemán. Tampoco se ha demostrado
que, en el caso de Grecia, estas subvenciones hayan sido necesariamente
positivas. Es posible que hayan contribuido a que el país se estanque, qui­
zás porque ingresó demasiado pronto en la Comunidad sin tener una ca­
pacidad competitiva suficiente y ahora se encuentra relegado a funciones
marginales, como el turismo. El fenómeno, que se engloba dentro de una
problemática más general sobre los efectos devastadores de la integración
de las regiones del capitalismo periférico en los mercados mundiales, po­
dría volver a producirse el día de mañana con los países del Este, que
también se ven presionados para ingresar en la CEE. La historia des­
miente cruelmente el espejismo, puesto de manifiesto cada vez que se
afirma que siempre se puede sacar provecho de una relación de depen­
dencia respecto a un centro desarrollado, que alimenta la ideología do­
minante, a saber: que más vale integrarse en los organismos constituidos
en torno a los polos desarrollados que quedarse fuera de ellos. ¿Acaso no
depende Haití de Estados Unidos? Es cierto que existe el efecto de arras­
tre, pero también lo es que pueden producirse efectos de devastación que
los adversarios dogmáticos de la desconexión ignoran por principio.
Por otra parte, si se estudia de cerca lo ocurrido en Europa durante
el gran resurgimiento del período 1950-1980, se aprecia que si bien en
conjunto se han reducido las desigualdades entre países, con frecuencia
las desigualdades regionales dentro de cada Estado se han visto acentua­
das. La CEE no es obviamente responsable de tales rasgos, producidos de
forma natural por la expansión capitalista, que sólo habrían podido com­
batirse con políticas nacionales más atrevidas.
142 El capitalismo en la era de la globalización

A pesar de los logros que hay que apuntar en el haber de la CEE, el


mercado único no es aún una realidad completa. La energía y los trans­
portes están todavía lejos de adaptarse a la lógica comunitaria y atien­
den a lógicas nacionales específicas que, por esta misma razón, a veces
originan conflictos. No obstante, la Comunidad se ha propuesto conse­
guir su integración en el mercado único a través de desregulaciones y
privatizaciones ya en curso. En mi opinión, estas opciones son negativas
en la medida en que, al tratarse de sectores oligopolísticos (o incluso
monopolísticos) por naturaleza, a menudo habían sido objeto de nacio­
nalizaciones. Con las nuevas medidas, los monopolios públicos son sus­
tituidos por oligopolios privados cuya propia lógica de actuación no ga­
rantiza la obtención de resultados en coherencia con las exigencias del
desarrollo óptimo del espacio europeo en su conjunto. Por el contrario,
es de temer que la lógica del beneficio a corto plazo acentúe las desi­
gualdades en el desarrollo. La alternativa habría sido una coordinación
planificada por la comunidad de Estados. Los prejuicios ideológicos
imperantes y la sumisión de los gobiernos a las exigencias del capital fi­
nanciero en busca de inversiones rentables son los responsables de esta
desafortunada elección.
Aún más grave es, en mi opinión, el hecho de que Europa no haya de­
sarrollado sus propias políticas industriales. Algunos Estados lo han hecho
a veces, pero, por lo general, suelen seguir la pauta, es decir, el liberalismo
antiestatista en boga. En el terreno de la investigación y el desarrollo
(I-i-D), una esfera de la política que suele considerarse crucial, Europa si­
gue en desventaja respecto a Estados Unidos y Japón. Los proyectos de la
Comunidad para paliar las insuficiencias nacionales siguen estando muy li­
mitados por su importancia y alcance.
Así pues, a pesar del balance positivo de la CEE, Europa no está ver­
daderamente decidida a seguir la vía que le permita, más allá de la cons­
trucción de una zona de libre cambio (un pseudomercado único), lograr
una verdadera integración económica. Para caminar en esa dirección de­
bería sustituir de forma progresiva los sistemas productivos nacionales
heredados del pasado por un sistema productivo europeo. El salto cuali­
tativo que esta transformación representa implica como prerrequisito la
resolución de problemas políticos que apenas han sido planteados.
En estas condiciones, nos guardaremos de otorgar al crecimiento de
los intercambios intracomunitarios la importancia que le conceden los
discursos triunfalistas. Es cierto que los intercambios intracomunitarios
entre los distintos Estados miembros, que eran del 23% al 40% en 1960
. (cifras apenas diferentes de las anteriores a la Primera o la Segunda G ue­
rra Mundial), han pasado a ser en la actualidad del orden del 50% o el
60% . Pero este avance en sí mismo, si bien refleja una preferencia co­
Los retos de la globalización: el caso europeo 143

munitaria ya establecida, no es sinónimo de un sistema productivo inte­


grado.

3. Concluiremos esta presentació T i Ci-iLiCcl los logros económicos


de la Comunidad hablando de su presupuesto, que resume perfectamen­
te su naturaleza, su alcance y sus límites.
Aunque el montante del presupuesto comunitario no es despreciable,
es bastante limitado: es el equivalente al 2,4% del total de los presupues­
tos de los países miembros. Sus fondos se obtienen de los aranceles
(18% ) — como sucede en cualquier unión aduanera— , de los gravámenes
sobre las importaciones agrícolas (3% ) — que a raíz del éxito de la PAC
están disminuyendo— , del IVA (51% ) y de las cotizaciones de los Esta­
dos miembros en proporción a su PNB (27% ). La preocupación por ase­
gurar condiciones de competencias normales está en el origen del esfuer­
zo de armonización fiscal realizado por la CEE. De acuerdo con la
doctrina financiera convencional dominante, que afirma que únicamente
los impuestos indirectos intervienen en la elaboración de los precios, se
ha acordado una armonización relativa del IVA — de lejos, la más impor­
tante de las tasas impositivas a la hora de fijar los precios, adoptando un
mínimo del 15% (algunos países han llegado hasta el 25% ). Por el con­
trario, y siguiendo la misma doctrina, no se ha considerado necesario ar­
monizar los impuestos sobre la renta. En mi opinión, esta doctrina no es
demasiado sólida y debería relativizarse, ya que la estructura del reparto
de la renta — afectada por el impuesto sobre la renta— es uno de los as­
pectos determinantes del vector de los precios relativos y, por tanto, in­
fluye en las condiciones de competencia. Una integración económica
fuerte exigirá la armonización de este impuesto, algo que la opinión pú­
blica europea está lejos de aceptar.
En el apartado de gastos, el presupuesto comunitario se destina al
mantenimiento de la PAC (50% del total), ayudas regionales (30% ), ayu­
das al Tercer Mundo (5% ) e investigación y desarrollo (I-i-D) (4% ). Se
puede observar cómo el éxito de la PAC y las dificultades que tiene Euro­
pa para exportar sus excedentes de producción han hecho que la partida
destinada a apoyar las exportaciones agrícolas tienda a disminuir, concre­
tamente del 80% de hace unos años al 50% actual. En cambio, las ayudas
destinadas a las regiones desfavorecidas han aumentado espectacular­
mente a raíz de la reunificación alemana. En numerosos países a la opi­
nión pública le cuesta admitir que el coste de esta decisión eminentemen­
te política no sea asumido exclusivamente por Alemania, teniendo en
cuenta además que ha servido para que su posición como primera poten­
cia de la Comunidad se vea reforzada. Por el contrario, la asistencia a los
países del Tercer Mundo se resume en cifras más que pobres; ¡las ayudas
144 El capitalismo en la era de la globalización

concedidas a la periferia europea son seis veces más cuantiosas para una
población de diez a veinte veces menor! Este modesto volumen parece
más una cuestión de caridad que de solidaridad internacional. En cual­
quier caso, no alcanza el umbral mínimo para permitir la construcción de
un espacio regional euroafricano. Esto demuestra una realidad que no
siempre se admite: a pesar de los acuerdos de asociación CEE-ACP (Afri­
ca, Caribe y el Pacífico), no existe una visión política de las relaciones en­
tre Europa, por un lado, y el mundo árabe, Africa subsahariana y el Ter­
cer Mundo en general, por otro. Es probable incluso que los Estados
miembros — o por lo menos alguno de ellos— tengan una concepción de
estas relaciones y de la regionalización en general que excluya la escala
mundial que éstas implican.

E l futuro de la ixtegr ^
ación europea en la era de la
GLu3 ALIZACIÓN

1. El balance de los resultados obtenidos por la CEE pone de mani­


fiesto la principal característica de la construcción europea, a saber: que
hasta la fecha se ha limitado prácticamente a crear un espacio comercial
abierto, ni siquiera un espacio económico con visos de integración. Todas
las tentativas de ir más allá han chocado con la falta de una concepción
política de Europa. Todos los europeos son perfectamente conscientes de
este hecho y, en general, lo lamentan. Es cierto que, como veremos, se han
creado instrumentos para lograr la construcción política, pero aún falta
por saber qué se quiere hacer con ellos. Y la falta de visión política y del
necesario complemento en el plano de la perspectiva social influye, a su
vez, en la infraestructura económica común ya construida. Queda por sa­
ber cómo quieren Europa y los Estados que la componen ubicar su pro­
yecto — o proyectos— en el sistema mundial, económico y político.
El futuro de la construcción europea permanece completamente
abierto. Podría profundizarse en la integración hasta lograr un ente polí­
tico y social completamente nuevo, o bien quedarse estancada, margina­
da, e incluso perder la fuerza y la importancia que ha adquirido. Europa
no es una realidad política irreversible.
Siempre que el proyecto europeo se ha enfrentado al riesgo de cues­
tionar aspectos cruciales de la soberanía nacional, dio la impresión de que
se llegaba al límite de lo posible, algo que impedía ir más allá. He aquí al­
gunos ejemplos de los muchos posibles:

1. La investigación y desarrollo (I-uD) es una responsabilidad emi­


nentemente nacional y su traspaso a instancias comunitarias es
Los retos de la globalización: el caso europeo 145

muy limitada, sin alcance decisivo. ¿No será porque el I+D está fuerte­
mente unido al desarrollo del potencial militar, como nos recuerda el caso
de Euratom?
2. Los mercados públicos no están hasta ahora sometidos a una ver­
dadera competencia a escala comunitaria. Por diversos medios, a
veces indirectos, los Estados evitan que se cuestione la preferencia
nacional en este campo, que consideran un ejercicio de soberanía.
3. El derecho mercantil — y especialmente el societario— sigue sien­
do competencia de los Estados. Los proyectos de unificación —
una exigencia casi evidente debido a la aparición de multinaciona­
les «europeas» en lugar de las alemanas, británicas o francesas—
no van más allá del discurso puramente retórico o de los estudios
académicos.
4. Las producciones cinematográficas y televisivas no forman parte
de las esferas sujetas a la competencia comercial en nombre de la
«excepción cultural». Francia, más sensibilizada que los demás
países ante los peligros de la invasión cultural norteamericana, se
ha colocado a la cabeza de esta reivindicación invocando, a mi jui­
cio justamente, la estrecha relación existente entre la independen­
cia cultural y la independencia política a secas.

Como la Comunidad no es un Estado, ni siquiera por ahora el em­


brión de un Estado, cuando se plantea un problema de soberanía retro­
cede y deja que los Estados europeos diriman, juntos o en orden disper­
so, la batalla.
Los problemas relacionados con el porvenir de la Comunidad — es
decir, si va a evolucionar o no hacia un estatuto de Estado, por supuesto
pluri- y supranacional— son difíciles de identificar en la medida en que la
relación Estado/integración económica se ha visto modificada por la re­
ciente evolución mundial (y no sólo europea).
Elasta ahora la única integración económica verdadera que conoce­
mos se ha producido dentro del espacio definido por la soberanía nacio­
nal. La historia de la formación de los modernos Estados-nación (burgue­
ses) es la historia de la construcción simultánea de un espacio económico
central e integrado, es decir, de un sistema productivo nacional y de un sis­
tema político nacional (aunque en algunos casos fuera plurinacional). Esta
concordancia de espacios se convirtió en el «modelo» que los países que se
han incorporado más tarde a la modernidad intentaron emular. Las apa­
rentes excepciones confirman la regla. Los imperios coloniales eran espa­
cios jerarquizados pero organizados alrededor de la metrópoli; y si hoy en
día Estados Unidos y Canadá constituyen un espacio casi perfectamente
integrado, se debe al desequilibrio entre estas dos potencias, dado que
146 El capitalismo en la era de la globalización

Canadá ha aceptado de hecho ser la provincia exterior de Estados Uni­


dos. Las «hegemonías», ya sean regionales (como la de Estados Unidos en
América Latina o la de Europa en Africa) o mundiales (como la de Gran
Bretaña en el siglo X IX o la de Estados Unidos después de 1945), no ope­
ran en un espacio económico integrado. Lejos de ello, organizan la jerar­
quía de las regiones que conforman el sistema.
Algunos sostienen que, puesto que la concordancia entre Estado y es­
pacio económico integrado está en vías de desaparición, en el futuro ve­
remos espacios económicos integrados que no constituyan un único Esta­
do, ni se organicen en torno a una constelación de Estados alrededor de
una potencia a la que se reconoce el liderazgo, por no decir la hegemonía.
Europa serviría de ejemplo para este tipo de evolución; se integraría
como entidad económica (tal cosa es, al menos, deseable y factible) sin
constituir un Estado-comunidad ni aceptar el liderazgo de ninguno de sus
Estados miembros, que, dicho sea de paso, sólo podría ejercer Alemania.
Para otros, sin embargo, la concordancia entre Estado y espacio econó­
mico integrado continuará imponiéndose, por lo que o Europa construye
un Estado comunitario, o acepta la fórmula de una «Europa alemana», o
se disuelve.
Ambas escuelas de pensamiento admiten que la acentuación de la
globalización conduce fatalmente al desmantelamiento de los sistemas
productivos nacionales, que la construcción de un sistema productivo
mundializado — cuyos subespacios regionales constituirían una etapa
para convertirse luego en sus elementos constitutivos— es necesaria e
inevitable, y que hay que gestionar esta evolución, deseable por otra par­
te, desde una perspectiva política y social. Oponerse al movimiento en
esa dirección significa aferrarse a un pasado ya superado y rechazar el
progreso con todas las consecuencias, generalmente dramáticas, que tal
estrategia, destinada al fracaso, implica. Un rechazo simultáneo de la
«Europa alemana» implicaría aceptar que continúe la globalización de
manera difusa y bajo hegemonía norteamericana. La imagen de este
mundo futuro sería entonces la de un sistema de poderes fragmentados
e impotentes (casi no me atrevo a seguir llamándoles Estados) sometidos
a las exigencias de un mercado omnipresente, es decir, a las lógicas par­
ticulares propias de los segmentos duros de un sistema productivo mun­
dializado, las «multinacionales». El gendarme de este «orden» mundial
sería — evidentemente— Estados Unidos, el único poder militar y el úni­
co Estado en toda la extensión de la palabra, aun cuando dicho Estado y
poder militar aceptara operar bajo la bandera de una vaga organización
política mundial (la ONU). Para algunos esta perspectiva es perfecta­
mente aceptable, incluso supone un progreso deseable en la globaliza­
ción económica y una contribución a la democratización de la sociedad.
Los retos de la globalización: el caso europeo 147

Para otros no es así. Para mí se trata de una utopía irrealizable de todas


formas.
Nos encontramos otra vez ante la insoslayable cuestión del futuro de
Europa. ¿De dónde partimos? Yo diría que debemos partir de la Europa
«realmente existente», que se caracteriza por:

1. No ser un espacio económico integrado, sino más o menos un gran


mercado preferencial, un espacio que carece de un sistema de pro­
ducción europeo y de entidades productoras o multinacionales
«europeas». En estas condiciones, la incontestable erosión de los
sistemas de producción nacionales no fomenta una recomposición
de los sistemas productivos europeos, sino arrancando jirones y
vinculándolos a segmentos de los sistemas de producción globali-
zados. En este sentido, la opción británica resulta muy esclarece-
dora. La City británica, el vestigio más brillante de la herencia del
pasado (no hay que olvidar que es esta posición de Londres en el
sistema financiero globalizado lo que permite a Gran Bretaña man­
tenerse a pesar de su declive), manifiesta su preferencia por los im­
perativos de la globalización más que por los de una eventual cons­
trucción de una Europa financiera. La industria inglesa, por su
parte, sigue ese mismo camino, como demuestra la instalación de
la industria japonesa del automóvil en las islas británicas. Pero se­
ría un error pensar que Gran Bretaña constituye una excepción.
Los comportamientos colectivos en las industrias alemana, france­
sa o italiana no son diferentes de los que acabamos de exponer.
2. No estar basada en un proyecto encaminado a conformar una so­
ciedad común. Para convencerse de lo acertado de este severo jui­
cio, en mi opinión, basta con constatar la posición de segunda fila
que la «dimensión social» ocupa en los reglamentos comunitarios.
No subestimo aquí la importancia de determinados principios
compartidos por la opinión pública dominante en todas, o casi to­
das, las sociedades europeas y, por ello, reafirmados por la Comu­
nidad. La igualdad entre hombres y mujeres está entre las con­
quistas recientes del progreso, así como la preocupación ecologista
en general. Pero, aparte de esto, el denominador común que la Co­
munidad ha tenido en cuenta se reduce a muy poca cosa; las con­
diciones de trabajo, los derechos sindicales, etc., son conquistas
que en los principales Estados miembros fueron obtenidas hace
tiempo. Pero ni la cuestión esencial de la propiedad social (una
cuestión que va más allá del debate restringido entre propiedad
privada/propiedad pública), ni la del futuro del trabajo y su lugar
en la sociedad (más allá de las vaguedades referidas a la «consulta»
148 El capitalismo en la era de la globalización

a los trabajadores) están en la agenda de la Comunidad. Bien es


verdad que lo mismo ocurre en cada uno de los Estados miembros.
Desde que el Estado del bienestar nacional — el gran proyecto de
sociedad que dominó la escena durante medio siglo— agotó su po­
tencial, las sociedades europeas carecen de un proyecto de socie­
dad que les permita avanzar. Esta carencia no es producto única­
mente de la gestión de los asuntos cotidianos por parte de la
derecha europea tradicional, puesto que antaño la derecha se vio
obligada a gestionar el Estado del bienestar en alternancia con la
izquierda. La carencia afecta también hoy en día a la izquierda eu­
ropea. El común denominador de la práctica democrática en la
gestión de la vida política no compensa por sí misma dicha caren­
cia y corre peligro de verse afectada si nos limitamos a ella.
3. Por ser una entidad que carece de una visión común (o, si se quie­
re ser más duro en el juicio, que pura y simplemente carece de vi­
sión) de su relación con las demás regiones del planeta. Esta falta
de visión no se limita únicamente al aspecto económico, ya que,
como he dicho anteriormente, los europeos (Estados, partidos,
opinión pública) no han elegido entre integrarse en un proceso de
globalización o apostar por una integración comunitaria verda­
deramente preferencial (que implicaría una dosis de «descone­
xión», por usar un término nada popular). La falta de visión afec­
ta igualmente al aspecto político de la cuestión. ¿Los europeos
quieren que Europa oriental y la antigua Unión Soviética se inte­
gren o quieren «latinoamericanizarlas»? ¿Se plantean abandonar la
tradición colonial o cuasicolonial en sus relaciones con Africa y el
mundo árabe? ¿Qué sentimientos provoca el «desarrollo» de Asia
(sea cual sea la apreciación del sentido, el alcance y la calidad de
ese «desarrollo»; y mi opinión al respecto es dura) en los europeos,
aparte del miedo que les inspira? ¿Cuántas veces oiremos decir
una y otra vez que el déficit comercial que todos los Estados euro­
peos soportan respecto a todos los países de Asia (Japón, China y
los «tigres») es inaceptable? ¡Mientras que desequilibrios en senti­
do inverso respecto a otras regiones son perfectamente aceptables!
La ausencia de visiones europeas — aparte de aquellas, mediocres,
que van ligadas a la gestión corriente de pequeños intereses que
aparecen aquí y allá— trae como consecuencia algo más importan­
te: deja a Estados Unidos el monopolio de una «concepción del
mundo» y de los medios (militares) para intentar gestionarla.

2. Todo lo que acabo de decir es algo que los europeos, que son per­
fectamente conscientes de sus debilidades, conocen a ciencia cierta. Por
Los retos de la globalización; el caso europeo 149

ello se han procurado algunos instrumentos para desbrozar el terreno y


preparar el futuro. Pero, como veremos, las respuestas que quieren ofre­
cer ante el reto al que se enfrentan son, en mi opinión, inadecuadas.
El ciudadano europeo medio sabe muy bien lo que representa el
Ayuntamiento, el Parlamento, el Gobierno, pero se ve absolutamente per­
dido en el laberinto de las instituciones comunitarias. Sin embargo, es ne­
cesario comenzar por analizar qué son y qué hacen para avanzar en el de­
bate sobre la naturaleza de los desafíos a que se enfrentan y los medios de
solventarlos.
La Comisión no es, pese a lo que algunos sostienen, un conjunto he-
teróclito de servicios gestionados por tecnócratas. Tampoco es un gobier­
no (supranacional), ya que los comisarios no son responsables de un área
definida a la manera en que se reparten las tareas entre los ministerios de
un Ejecutivo nacional (Agricultura, Industria, Hacienda, etc.); se encar­
gan de tareas específicas que se han delegado en la Comunidad. Ni si­
quiera es el embrión de un gobierno, ya que no tiene competencias en
ninguno de los ámbitos relacionados con el ejercicio de la soberanía (po­
licía, ejército, asuntos exteriores, justicia, etc.). Esta carencia puede con­
vertirse en un grave peligro, pues se corre el riesgo, por ejemplo, de que
la «Europol» acabe escapando a cualquier tipo de control y se limite a
una simple colaboración entre las distintas policías, lejos de las miradas
del escrutinio público. Por todo esto, el presidente de la Comisión no es
un presidente de gobierno con responsabilidad para diseñar una política
y coordinar la actuación de unos ministros que son sus subordinados.
Las tareas de definir la política, o de delegar u organizar los poderes
ejecutivos para llevarla a la práctica, no competen a la Comisión, sino al
Consejo. Aunque en realidad habría que hablar de los Consejos, es decir,
de las reuniones de los ministros respectivos de los Estados miembros.
Con frecuencia se han puesto de relieve las incoherencias que acarrea este
tipo de organización, por ejemplo, cuando los ministros de Hacienda to ­
man una decisión y ésta entra en conflicto con una decisión tomada por
los de Agricultura. A nivel nacional estas incoherencias se evitan gracias a
la existencia de un consejo de ministros y un presidente de gobierno, jus­
tamente aquí inexistentes.
¿Es el Parlamento Europeo un verdadero parlamento, o, al menos, el
embrión de un futuro Legislativo Europeo? En este apartado falta mucho
por hacer. La aprobación del presupuesto — que en la práctica ya viene
delimitado por las decisiones del Consejo— y la ratificación de los comi­
sarios son meras formalidades exentas de responsabilidad. Además, la
idea de que los diputados europeos han de ser elegidos por el conjunto de
los ciudadanos europeos (en listas necesariamente plurinacionales) no
está todavía madura en la conciencia política y cultural del continente.
150 El capitalismo en la era de la globalización

Por tanto, las instituciones comunitarias tienen un estatus de imple-


mentadoras de políticas o servicios, que realizan por encargo de un go­
bierno interestatal del que desconocemos el nombre. Este último no pue­
de adoptar una estrategia clara respecto a los problemas fundamentales,
entre otras razones, porque los gobiernos europeos cambian en función
de las mayorías existentes en las naciones a las que representan, y estas
mayorías — de derechas o de izquierdas— no coinciden a escala europea.
Pero más importante aún es la falta de una visión global que pueda iden­
tificarse como tal en todos y cada uno de los Estados miembros. Si bien
los gobiernos de cada uno de los Estados miembros adoptan posiciones
concretas respecto a las cuestiones del día a día, no existe una «concep­
ción alemana» o «francesa» o «británica» del futuro de la construcción
europea. Tampoco existen visiones generales diferenciadas que permitan
distinguir a las derechas de las izquierdas. A escala nacional, se aprecian,
en este caso sí, puntos de vista bastante diferentes y a veces radicalmente
opuestos entre las diversas corrientes políticas. Por tanto, las opiniones
sobre el futuro de Europa son un verdadero rompecabezas para analistas
y políticos europeos, algo que no puede considerarse ni una ventaja ni un
inconveniente para el proyecto en la actualidad, habida cuenta de que las
instituciones europeas sólo tienen responsabilidades ejecutivas claramen­
te definidas.

3. Europa se enfrenta actualmente a dos retos, la crisis y la amplia­


ción hacia el Este. En el contexto restringido de una Europa occidental
formada por países con un grado de desarrollo relativamente equivalen­
te, y durante una época caracterizada por un fácil crecimiento económico
basado en el funcionamiento del Estado del bienestar, la apertura del
mercado — concebida como eje casi único de la construcción comunita­
ria— no ocasionó graves dificultades. De hecho, los problemas que sur­
gieron fueron siempre sectoriales y fácilmente superables; pero en las ac­
tuales condiciones el panorama es distinto. El desempleo masivo,
pertinaz y seguramente duradero si no se produce una renovación de los
conceptos fundamentales del trabajo social con fórmulas radicales, unido
a los desiguales niveles de desarrollo de los países afectados por la am­
pliación de la comunidad — aunque ésta sea gradual— al resto del conti­
nente, constituyen retos ante los que la solución de abrir los mercados re­
sulta una fórmula mágica ineficaz y más que dudosa.
De ahí que podamos decir que Europa se enfrenta a tres tipos de pro­
blemas que le obligan a tomar decisiones ciertamente complicadas:

1. La elección de un objetivo final, de la visión última de la construc­


ción europea no puede ni retrasarse indefinidamente ni eludirse.
Los retos de la globalización: el caso europeo 151

Sin caer en la simplificación, podemos plantear esta elección en los


siguientes términos: ¿el objetivo final es establecer un poder polí­
tico supranacional (en la jerga «europea» esta opción se denomina
«federalista») o simplemente una «Europa de las naciones» (lo que
en dicha jerga se denomina a veces la solución «confederal»), en la
que los Estados sigan siendo los únicos poderes soberanos en el
plano político? Los partidarios de esta última opción consideran
que es compatible con la integración económica que complete y re­
fuerce el mercado único. Por mi parte, ya he expuesto antes mis
dudas acerca del realismo de esta segunda opción: no creo que una
integración económica profunda sea posible sin la construcción
paralela de un poder político común. Sin éste, la dimensión eco­
nómica del proyecto encontrará muchas dificultades para ir más
allá del mercado único y las conquistas alcanzadas en este campo
serán reversibles y frágiles.
De todas formas, incluso en la hipótesis más «europeísta» po­
sible, sería inútil, ilusorio e incluso peligroso ignorar los sólidos
vínculos con unas realidades nacionales poderosas que se han for­
jado a lo largo de la historia. Habrá que hacer gala de una gran
imaginación al diseñar formas institucionales adecuadas capaces
de conciliar tales vínculos con el desarrollo de un «europeísmo»
común. Ningún modelo — federal o confederal— de los que pro­
porciona la experiencia histórica de Europa o de otras regiones del
mundo sirve para afrontar este desafío diferente y nuevo.
Sea cual sea la opción elegida, no se podrá evitar una construc­
ción «a diferentes velocidades». Esto resulta evidente en la hipóte­
sis «federalista», pero incluso en la opción «confederal», que no
cuestiona la integridad de las soberanías políticas nacionales, no
será posible imponer el mismo «sistema económico único» al con­
junto de las sociedades europeas — sobre todo si la Comunidad se
amplía hacia el Este— , y aún menos hacerlo rápidamente, salvo
que se diseñe un sistema económico único basado en el mínimo co­
mún denominador que supone un amplio mercado abierto. Así
pues, el avance a varias velocidades se impondrá de todas formas.
Dicho esto, repetiré lo ya expuesto antes: cualquier tentativa de ir
más allá del mercado común en busca de una integración econó­
mica limitada al «núcleo duro» de la CEE, sin un poder político
común, está condenada el fracaso.
. El continente europeo, que probablemente tiene vocación (¿en vir­
tud de su europeidad?) de construir una entidad regional en el
mundo del mañana, está lejos de ser homogéneo. No sólo está for­
mado por naciones con realidades difíciles de suprimir (además,
132 El capitalismo en la era de la globalización

para muchos, la universalización que se lleva a cabo limando las di­


ferencias no es deseable), sino que las estructuras y los niveles de
desarrollo de las partes que lo componen son distintos y desiguales.
No resulta difícil establecer la frontera de las regiones que
constituyen el núcleo, que aun perteneciendo a naciones distintas
comparten características comunes fuertes y niveles de desarrollo
similares. Pero más allá de esta frontera y moviéndonos en los cua­
tro puntos cardinales (hacia el sudoeste, el noroeste, el sudeste y el
este), parece claro que los desafíos a los que se enfrentan las socie­
dades actuales, y a los que tendrán que enfrentarse durante bas­
tante tiempo, son de naturaleza diversa.
Un proyecto eficaz, aunque sea estrictamente económico, que
pretenda englobar el núcleo y las periferias no puede ignorar los
problemas que plantea esta mezcla heterogénea. Ni siquiera un sim­
ple mercado común tiene por qué ser beneficioso para todos. Sirva
como muestra el ejemplo de Grecia, sin contar que la eventual ad­
hesión de otros países del Este agravará las distorsiones producidas
naturalmente por el funcionamiento de las leyes del mercado si no
se establecen las protecciones apropiadas sistemáticamente.
3. Lo más inquietante, en mi opinión, no es que los europeos ignoren
los problemas aquí expuestos (los conocen bastante perfectamen­
te), si no que el esbozo de las soluciones propuestas conduce al
proyecto hacia un callejón sin salida.
Como es sabido, el Tratado de Maastricht que instituyó la nue­
va «Unión Europea» dejó de lado el gran desafío político al que se
enfrenta Europa. Al eludir la dificultad, no es que se haya aparca­
do la construcción europea, sino que la ha llevado a un callejón sin
salida. El tratado dio prioridad a la creación de una moneda única,
el Euro. Dicho de otro modo, se decidió seguir con el proyecto de
integración económica dando un paso decisivo (la moneda única)
sin definir las perspectivas políticas de la Unión.
El razonamiento en el que se basó la decisión es conocido: para
garantizar simultáneamente el mercado único, la liberalización de
los movimientos de capitales y la estabilidad de los cambios se pre­
cisa una política monetaria común (en rigor, una moneda única).
Creo que este razonamiento es erróneo, ya que es insuficiente en
dos planos;
a. Los tres objetivos sólo pueden concillarse si, aparte de una polí­
tica monetaria común, los Estados miembros desarrollan políti­
cas económicas y sociales paralelas. Es decir, para que el sistema
funcione es necesario que las políticas de los Estados miembros
en materia de presión fiscal, gasto público, etc., sean idénticas.
Los retos de la globalización: el caso europeo 153

que las estrategias de los segmentos del sistema productivo (gru­


pos de empresas por ramos y sectores, etc.) sean paralelas, que
las estrategias de los agentes sociales (especialmente los sindica­
tos) también lo sean, y así sucesivamente,
b. Resulta difícil, y en tiempos de crisis imposible, formular una
política europea coherente y eficaz que garantice simultánea­
mente la «apertura interior» y la «apertura exterior», es decir, la
apertura de los mercados y de los flujos de capitales. Hay que
elegir. La garantía prioritaria de la apertura interior es la crea­
ción de barreras que la protejan del exterior. Una vez más se ob­
via el concepto de desconexión, se evita tomarlo en considera­
ción.
Esta desafortunada elección es fruto, en mi opinión, del predo­
minio de la ideología monetarista en boga, sin más. Se admite que
una entidad social cualquiera -Estado miembro o Comunidad—
puede llevar a cabo una «gestión monetaria neutra», según sus
propios términos. Yo creo que este concepto, puramente ideológi­
co, sin referente histórico real o duradero. Esta gestión neutra sólo
se da en apariencia en momentos en que la sociedad, al carecer de
un proyecto social, se somete a la ley unilateral del mercado. Pero
la historia demuestra que estos son momentos de transiciones caó­
ticas hacia un orden social nuevo definido por un proyecto de so­
ciedad globalmente considerado. En este punto, la moneda vuelve
a ser lo que es por naturaleza, no una mercancía como otra cual­
quiera como pretende la ideología liberal de moda, sino un instru­
mento operativo de la voluntad colectiva.

Europa ha decidido recurrir a un «remedio milagroso» que le libre


de la difícil tarea de elegir entre las opciones políticas que se le presentan.
Sin embargo, la búsqueda de una política monetaria neutra por parte del
Bundesbank y otros bancos centrales europeos está llamada a no ser du­
radera. Esta política proseguirá mientras las fuerzas conservadoras con
responsabilidades de gestión se empeñen en continuar gestionando la cri­
sis como hasta ahora, es decir, a costa de una espiral descendente que la
agudiza aún más. Creo que las tormentas sociales — ya visibles— que esta
política produce harán que desaparezca antes de lo previsto. La aparición
del Euro, prevista para 1996, ya fue retrasada hasta 1999.

4. A causa de la desafortunada prioridad otorgada a la creación de


una moneda única, la construcción europea ha entrado en una zona tor­
mentosa. Tal decisión consolida a las fuerzas más conservadoras, empe­
ñadas en una forma de gestionar la crisis sin salida. Las protestas sociales
154 El capitalismo en la era de la globalización

contra las fatales consecuencias de esta gestión son numerosas e irán en


aumento. Un proyecto europeo unido a una política neoliberal extrema
puede hacer que la opinión cambie más rápidamente de lo que se piensa
y se manifieste en contra de la idea europea en sí misma. Los frágiles b e­
neficios derivados de la gradual puesta en práctica de esta idea desapare­
cerían, en ese caso, rápidamente.
El escenario descrito en el párrafo anterior es claramente catastrofis-
ta. Los optimistas por naturaleza dirán que Europa ya ha pasado por si­
tuaciones similares a lo largo de su historia y siempre ha superado los re­
tos. Aunque es cierto que las sociedades de este continente no tienen en
su historia de qué avergonzarse y siempre han acabado por dejar paso al
progreso, tampoco hay que olvidar que el precio que han tenido que pa­
gar por ello fue muchas veces doloroso, como lo prueba la lucha de la de­
mocracia contra el fascismo.
Europa no se ve amenazada desde el exterior. No lo estuvo desde
1945 a 1990, aunque determinadas fuerzas políticas fomentaran un mie­
do a todas luces injustificado hacia la Unión Soviética y el «comunismo»;
y decir que ahora podría sentirse amenazada por los pueblos y estados del
Sur, especialmente por el fundamentalismo islámico, roza lo grotesco. Si
en el Sur triunfaran opciones equivocadas, las víctimas serían los propios
pueblos y naciones del Sur, que verían aumentar su retraso y su debilidad
a escala mundial.
Europa se encuentra amenazada desde el interior. En su lado occi­
dental, la amenaza no parece que pueda alcanzar un umbral de intensi­
dad realmente importante. Los conflictos más conocidos, incluidos tra­
dicionalmente en el concepto de «conflictos nacionales» o comunitarios
(Irlanda, España y Bélgica son sus principales ejemplos) no parecen es­
tar destinados a empeorar irremediablemente o a permanecer irresuel­
tos. También resulta difícil imaginar que los grandes conflictos que en­
frentaron en el pasado a las potencias de la zona (Gran Bretaña,
Alemania y Francia) puedan renacer y tomar forma de nuevas guerras
intraeuropeas. En cambio, por el Este se ha rebasado ya el umbral del
drama. El absurdo de las políticas neoliberales impuestas por la «re­
conversión» ha generado una catástrofe social y económica que cuestio­
na la credibilidad misma de los logros democráticos, que se percibirían
como un fenómeno meramente pasajero. Las fuerzas políticas locales
son a todas luces las principales responsables de las violentas crisis qne
sacuden la zona como reacción a la espiral de involución en la que están
inmersos sus países. Pero esa responsabilidad la comparten con los E s­
tados de Europa occidental, que parecen dudar entre apagar el fuego o
avivarlo. Voluntaria o involuntariamente, hasta el día de hoy todos han
elegido más bien la segunda opción. Al sostener las tendencias centrífu­
Los retos de la globalización: el caso europeo 155

gas, producidas inevitablemente por el caos neoliberal, las diplomacias


occidentales han avivado el fuego, han animado a los demagogos a bus­
car una nueva base sobre la que fundar la legitimidad de su poder; la
base «étnica». Era evidente que construcciones históricas como Yugos­
lavia o la Unión Soviética de estallar lo harían desencadenando ineludi­
blemente conflictos muy sangrientos. Era evidente que el resultado de
las primeras «elecciones» confusas en tales países no expresaban sino
desarraigo y desorientación. Europa no eligió ayudar a las fuerzas que
querían el triunfo de la paciencia, algo que en muchos casos habría sido
capaz de atenuar la violencia de las primeras reacciones. Quiero apun­
tar aquí que Alemania parece haber tenido el papel de locomotora en la
intervención destructora de Europa al reconocer unilateralmente «la in­
dependencia» de Eslovenia y de Croacia; un mes más tarde la Comuni­
dad ratificaba la decisión. Esta es sin duda la señal indicadora de que
existe un proyecto en marcha (¿alemán?, ¿europeo?): latinoamericani-
zar el este de Europa.
A corto plazo este proyecto de desmantelamiento nacional y de desa­
gregación social es también, a escala mundial, el de la visión utópica de la
«gestión del mundo como un mercado»; fragmentar los poderes al máxi­
mo, privar a los poderes estatales de toda eficacia frente a un mercado
omnipresente.
Pero desde que desapareció el telón de acero, las acontecimientos en
un lado de Europa repercuten directamente en la otra mitad. Y, como es
sabido, el mal ejemplo es frecuentemente más fuerte que el bueno. Aso­
ciados con la profundización de la crisis de Occidente, los neofascismos
del Este animan a los que renacen en el Oeste. Pero incluso más allá de
este peligro, que afortunadamente sigue siendo marginal, el caos propicia
el renacimiento de los nacionalismos dentro de un mismo Estado. Si los
países de Europa, en conjunto, no tienen nada convincente que ofrecer, la
tentación de buscar respuestas nacionales y nacionalistas se verá reforza­
da. Se volvería entonces, sin quererlo, a la Europa del siglo X IX , aquella en
la que el conflicto de las naciones ocupaba el primer plano al igual que la
lucha de clases.
Así pues, la construcción europea es tan inevitable como la unidad
árabe, el triunfo del panafricanismo o la integración latinoamericana. Las
tendencias centrífugas existen y operan también en Europa, incluso en
Europa occidental. Existen también para cada nación europea otras op­
ciones, además de la unidad del continente.
Durante mucho tiempo, Gran Bretaña se centró en el mantenimien­
to de los lazos de la Commonwealth, herencia de su hegemonía imperial,
más que en su posible integración en Europa. A partir de 1945 optó por
un camino al que no ha renunciado; dar prioridad a su alianza incondi-
156 El capitalismo en la era de la globalización

donal con Estados Unidos. Hasta ahora ha podido conciliar esta elección
con su compromiso europeo. Pero el quid de la cuestión para el futuro es
el que expresan las siguientes preguntas: ¿qué ocurrirá si la competencia
Europa-Estados Unidos se agudiza?, ¿qué ocurrirá si Europa vuela en pe­
dazos?, ¿qué ocurrirá si Alemania domina Europa?
Francia había previsto, en 1945-1946, renovar su imperio dentro de
un marco asociacionista, la asociación de naciones independientes o lla­
madas a serlo en el sentido estricto del término. Las fuerzas colonialistas
suprimieron la posible intención renovadora del proyecto, perpetuaron
las relaciones coloniales hasta el momento en que la transformación de
las relaciones dentro del capitalismo francés — en detrimento de los vie­
jos intereses coloniales en declive y en beneficio de los sectores dinami-
zados por políticas eficaces de modernización— empujó a Francia hacia
la integración europea. Hoy en día, Francia no tiene otra elección posi­
ble, un factor de debilidad, habida cuenta de que la principal potencia
europea — Alemania— se beneficia de un margen de maniobra mucho
más amplio.
Desde 1871, Alemania había desarrollado su propio proyecto, el
Drang Nach Ostern (el impulso hacia el Este). ¿Habrá renunciado a ello?
Ciertamente Alemania se ha convertido en una democracia semejante a
la de Gran Bretaña y Francia, lo que no era durante el Segundo Reich (el
de Bismark) ni menos aún durante el odioso Tercer Reich hitleriano.
Como son conscientes de que esta experiencia es fundamental, las fuer­
zas democráticas alemanas se han convencido de que la «Alemania euro­
pea» es preferible a la «Europa alemana», por utilizar sus mismos térmi­
nos. Ha llegado ya el Cuarto Reich, como ha demostrado su intervención
en Yugoslavia, la inquietante resurrección de la «cuestión de los Sude-
tes» y otros signos. ¿Es posible un Cuarto Reich democrático? Por qué
no. Los imperialismos británico y francés se expandieron sin, por ello,
cuestionar la democracia burguesa en sus metrópolis. Un Cuarto Reich
democrático incluso podría retomar los objetivos del Drang Nach Ostern
sin que esta expansión apareciera como intolerable para los pueblos de
Europa del Este: sería una hegemonía regional que funcionaría por me­
dio de la economía, como la de Estados Unidos a escala mundial (y Es­
tados Unidos es igualmente una democracia que no ha quedado arruina­
da por dicha hegemonía). El margen de maniobra del que dispone
Alemania todavía es grande: continuaría su propia política hacia el Este
sin cuestionar la construcción europea, porque sus compañeros (Francia
en primer lugar) estarían obligados a ratificar sus iniciativas. Evidente­
mente es la «Europa alemana», dentro de un «universo norteamerica­
no», porque Alemania no cometería el error (fatal para Hitler) de comer
más de lo que puede digerir.
Los retos de la globalización: el caso europeo 157

Las posibles opciones de otros países de la Comunidad son, por aho­


ra, menos decisivas, habida cuenta de su alcance. Es evidente que Italia,
España, Bélgica, Holanda y los países escandinavos aceptarían la «Euro­
pa alemana» sin gran dificultad, sobre todo si Alemania conduce su es­
trategia sin renunciar a la democracia.
¿Se podría dejar de lado indefinidamente a Rusia y a los países de la
antigua Unión Soviética que serán (y son) objeto de su codicia y de la de
otros socios (Alemania en el caso de los Estados bálticos y Ucrania)? In­
cluso aquí, esta posibilidad entra a corto plazo ert el juego del Drang
Nach Ostern, puesto que Alemania sólo prevé en principio una expan­
sión limitada hacia Austria (integrada de hecho ya en su espacio), la Re­
pública Checa, Eslovenia, Croacia, Hungría, Polonia, los Estados bálti­
cos y Ucrania.
Podemos acabar de ocuparnos de este escenario catastrofista soste­
niendo que parece destinado a resucitar una Europa del siglo XIX y una
alianza anglo-franco-rusa para contener las ambiciones alemanas o un
nuevo reparto germano-ruso que terminaría por aislar a Francia.

U n futuro DIFERENTE; UNA VISIÓN RADICAL PARA EUROPA

5. Por suerte, el escenario catastrófico no es el único imaginable.


También lo es un guión progresista, aunque las condiciones para que ten­
ga éxito sean realmente importantes.
El proyecto europeo no puede contentarse únicamente con «gestio­
nar la democracia en un espacio plurinacional». Este mínimo común de­
nominador es a todas luces insuficiente e incapaz de garantizar los logros
obtenidos, tanto comunitarios (en el aspecto económico) como simple­
mente democráticos. La crisis — que no es una «recesión», sino una crisis
estructural de la sociedad, y no solamente económica— puede erosionar
gravemente la legitimidad de la tradición democrática europea. El pro­
yecto europeo sólo encontrara respuestas a los desafíos a los que se en­
frenta (¿qué desarrollo se quiere para Europa?, ¿cómo conciliario con la
globalización?, ¿cómo conciliar en Europa naciones y supranacionali-
dad?) desarrollando un proyecto de sociedad a la altura de los problemas
de nuestro tiempo. Para concluir enumeraré las diferentes dimensiones
que implica un proyecto de sociedad digno de ese nombre.

1. Un proyecto de sociedad es principalmente una visión social, una


forma de concebir las relaciones sociales. Tal cosa no puede ser un
mero resultado implícito de la reproducción del sistema producti­
vo, sino algo explícito en el contexto de las relaciones sociales, las
158 El capitalismo en la era de la globalización

cuales forman parte (en su núcleo duro) de las relaciones de clase


que están en la base de los sistemas productivos; pero también son
parte de las relaciones que se dan en otros campos de la realidad,
como las relaciones hombre/mujer. El procedimiento de explicitar
el proyecto puede calificarse de «contrato social». No veo ningún
inconveniente en ello. Hemos conocido un antecedente histórico
cuyo desarrollo está en el origen del milagro europeo (y norteame­
ricano). Aludo al compromiso histórico nacional capital/trabajo,
en el que el Estado desempeñó un papel indispensable como lugar
de negociación e instrumento de implementación del compromiso
en cuestión. No se trata de producir una versión remozada de este
modelo, definitivamente superado merced al proceso de globali­
zación y a la construcción europea en sí misma. En cualquier caso,
el contrato social viene antes, y no después de las estrategias eco­
nómicas que se desarrollan en su marco y en su base. Los econo­
mistas convencionales tienen dificultades para aceptar este orden
de prioridades. Siempre han pensado — alienación de economista
obliga— que la economía lo decidía todo. Tampoco es útil colgar a
las relaciones sociales que definen el proyecto el sambenito de «ca­
pitalista» o «socialista». No quiere decir que los dos conceptos no
tengan sentido o que hayan perdido su significación histórica. Lo
guardan plenamente. Sencillamente la larga transición del capita­
lismo mundial al socialismo mundial implica la coexistencia con­
flictiva de elementos de lógica capitalista (el mercado, el cálculo de
beneficios, la jerarquía en el trabajo) y de lógicas anticapitalistas (la
equidad o la democracia, no como productos naturales derivados
de la expansión capitalista, sino como productos del combate de
los pueblos contra la lógica unilateral de acumulación del capital).
2. Más allá del «contrato social» que regula las condiciones de repro­
ducción del sistema productivo, un proyecto de sociedad a la altu­
ra de las exigencias de nuestro tiempo implica una visión de futu­
ro de nuestra civilización tecnológica. Ello supone preguntarse por
el futuro del trabajo. Tras el obrero-masa del período fordista, el
trabajador-ciudadano-intelectual tiende a convertirse en la nueva
masa dentro del sistema productivo del mañana, basado en tecno­
logías informatizadas y automatizadas y en la interdependencia
que éstas implican entre todos los segmentos del sistema, apelando
a las formas de la ley del valor dominantes hasta ahora (lo que los
economistas formulan con la ingenuidad que les caracteriza descu­
briendo que «el factor tecnológico» es el determinante principal y
último de la productividad). ¿Acaso este nuevo tipo de trabajador
exigido por este sistema no sugiere la sustitución del salario por
Los retos de la globalización: el caso europeo 159

una «renta de ciudadanía»? Es evidente que el hecho de tener en


cuenta el desafío ecológico, que no puede incluirse en el cálculo
convencional de los costes, basado en el corto plazo, plantea igual­
mente en términos nuevos los problemas de la toma de decisiones
económicas. Está claro que la participación de los obreros o la
«gestión conjunta» a la manera alemana están lejos de resolver los
problemas planteados, que cuestionan la naturaleza global de
nuestra civilización. El porvenir de la propiedad, y el de las nuevas
formas hacia que ésta parece tender, supone un reto para todas las
dimensiones y planos del pensamiento y la acción social.
3. ¿Es necesario recordar que los conceptos históricos sobre los que
se ha construido la solidaridad nacional son a su vez cuestionados
por el desafío de la «supranacionalidad», no sólo en la construc­
ción europea, sino también en otras zonas?¿Cómo hay que recon-
ceptualizar en este contexto la diferencia, la especificidad y la uni­
versalidad?
4. En el plano estrictamente político, el proyecto europeo se enfren­
ta a las relaciones entre Europa y Estados Unidos, hasta ahora en­
marcadas en la alianza militar que es la OTAN. Al haber desapare­
cido el supuesto adversario contra el que se forjó, ¿a qué responde
la supervivencia de la OTAN? ¿Ha de habérselas con un adversario
nuevo, digamos que el islam o los asiáticos? Algo de eso es lo que
explica la febril y apresurada construcción de una teoría sobre el
«conflicto de las culturas», que sólo convence a los que ya están
convencidos. Y esto a pesar de que dicho adversario no representa
ningún peligro militar. Decir, como se escucha con frecuencia, que
la OTAN se ha convertido en el instrumento de democratización
del mundo, en su punta de lanza, recuerda tanto al discurso de la
«misión civilizadora» que debería provocar una risa espontánea.
Por otro lado, eso mismo, reírse, es lo que a uno se le ocurre al exa­
minar sin ingenuidad infantil lo que representan las intervenciones
militares de nuestros días (por ejemplo, ¡la guerra del Golfo para
la democracia en Kuwait!). En realidad, la OTAN forma parte de
la panoplia indispensable a la gestión política del caos generado
por el aspecto económico de la gestión capitalista. Y en ese senti­
do, mientras Europa no se plantee situarse más allá de esta crisis,
no podrá evitar acabar pasando bajo las horcas caudinas de la he­
gemonía militar estadounidense. Además, ese camino, al perpetuar
la hegemonía global estadounidense, anula en gran parte el signifi­
cado que suele atribuirse a la nueva competencia económica Euro-
pa/Estados Unidos, habida cuenta de que destruye en gran parte el
sueño europeo de «independencia».
160 El capitalismo en la era de la globalización

3. Cabe recordar que el proyecto europeo está en conflicto directo


con el de la latinoamericanización de la mitad oriental del conti­
nente. He intentado anteriormente explicar cómo y por qué el se­
gundo hará estallar el primero.
6. Por último, ¿puede el proyecto europeo ignorar el Sur y seguir
paso a paso el discurso vacío de los economistas obnubilados por
las apariencias de la «marginalización» del Tercer Mundo? ¿Se
puede ignorar al Sur cuando el acceso a los recursos naturales del
planeta entero es más vital que nunca para la supervivencia de
«Occidente»? El problema de este acceso podría, es verdad, solu­
cionarse con un neoimperialismo global. Más allá de pensar que el
colonialismo global sería necesariamente el mejor medio de perpe­
tuar la hegemonía del denominado competidor norteamericano,
¿podemos pensar por un momento que sería viable? Un enfoque
harto diferente es, por el contrario, el que pretende imaginar las ar­
ticulaciones necesarias entre las grandes regiones (Europa, Améri­
ca Latina, África, el mundo árabe) y las potencias continentales
(Estados Unidos, China, India) en una interdependencia favorable
a su desarrollo, susceptible de reducir los efectos de la polarización
inherente a la globalización por el mercado. He desarrollado en
otra parte (véase el capítulo 3) algunas propuestas relativas a estas
cuestiones, por lo que no volveré sobre ello.

En resumen y como conclusión, parece claro que los seis temas que
hemos tratado conforman una agenda que se inscribe naturalmente en la
tradición del pensamiento de izquierda acerca de los movimientos y del
progreso, por lo que podemos acabar diciendo que Europa será de iz­
quierdas o no será.

Referencias

P. González Casanova (comp.), État et Politique dans le Tiers Monde,


París, L’Harmattan, 1994.
Capítulo 7

ID EO LO G ÍA Y PENSAM IENTO SOCIAL:


LA IN TELECTUALIDAD Y LA CRISIS DEL DESARROLLO

La t e o r í a s o c ia l y la c r isis d e l c a p it a l is m o : m a r x is m o ,
POSM ODERNISMO Y MOVIMIENTOS SOCIALES

Uso el término «pensamiento social» (o «teoría social») deliberada­


mente y en preferencia a «ciencia social» para evitar justamente una es­
puria identificación de las disciplinas sociales analíticas con las ciencias
naturales, puesto que considero arrogante la presunción de que las pri­
meras alcanzaran alguna vez el estatuto epistemológico de las últimas. Por
un lado, si una disciplina social determinada rivalizara en poder con las
ciencias naturales, incluso en un grado relativo, tal cosa sería perjudicial,
puesto que reduciría el gobierno social al nivel de la gestión del ganado,
aboliendo de esa forma la libertad humana. La liberación humana/social,
y el objetivo similar de controlar la naturaleza humana (ambas cosas en­
tendidas, naturalmente, como construcciones relativas, es decir, no abso­
lutas), implican necesariamente resistencia a las pretensiones autoprocla-
madas de gestión racional, incluso cuando tales afirmaciones proceden de
disciplinas sociales que se consideran científicas, objetivas y, por ende,
eficaces.
Lo cierto es que el empeño de hacer de las disciplinas sociales algo
tan rigurosamente científico como las ciencias naturales es una antigua
ambición del pensamiento burgués, que, dicho sea de paso, los críticos
posmodernos confunden con el pensamiento moderno. El sistema social
que sirve de base sólida al pensamiento burgués (en términos sencillos, el
sistema capitalista) es, visto en dicho contexto, producto de una visión
del mundo que se expresa con máxima claridad en la esfera económica.
Weber, de nuevo en plena actualidad estos tiempos, presentó la siguiente
imagen de la sociedad capitalista, formulada en términos de sorprenden­
te ingenuidad: el capitalismo, sostuvo, implicó el triunfo de un ethos ra­
cional operando para liberar al mundo de la esclavitud de las caducas
normas irracionales.
Durante algún tiempo he estado sugiriendo una visión alternativa del
contraste entre los sistemas de pensamiento del pasado y el pensamiento
moderno (capitalista). Mi enfoque comparativo parte del contraste en én­
162 El capitalismo en la era de la globalización

fasis perceptible entre las sociedades precapitalistas (que yo denomino


sociedades tributarias), que subrayan los aspectos metafísicos de la reali­
dad, y las capitalistas, que ponen el acento en los aspectos económicos.
Desde esta perspectiva novedosa, la diferencia entre la cosmovisión me­
tafísica de las sociedades tributarias y el pensamiento de una sociedad
más avanzada en virtud de la evolución derivada de la resolución de los
sesgos y contradicciones económicos del sistema burgués, no ha de verse
imprescindiblemente como algo en aguda contraposición. Podríamos,
por el contrario, llamar a este tipo de sociedad, una sociedad socialista
avanzada.
El pensamiento burgués, al encapsular su nueva racionalidad econó­
mica como valor absoluto, intentó legitimar la forma emergente de orga­
nización social y en el proceso asumió que la nueva forma organizativa era
un constructo eterno que señalaba, por decirlo con la expresión que re­
cientemente y de nuevo con extraordinaria ingenuidad han empleado al­
gunos comentaristas, el fin de la historia. En suma, una cosmovisión en
que el Progreso, con mayúscula, acabó siendo el sustituto de Dios, y con
ello la base de un orden de cosas eterno.
Desde nuestra perspectiva, en dos puntos el capitalismo y el pensa­
miento burgués suponen, pese a sus limitaciones, una medida de progre­
so (esta vez, empero, con minúscula). Por un lado, originaron fuerzas que
iniciaron un desarrollo material prodigioso, que logró un control sin pre­
cedentes sobre la naturaleza. Un control, no obstante, que no sido total­
mente positivo, habida cuenta de que en la actualidad plantea una ame­
naza a la supervivencia del planeta. Por otro lado y simultáneamente, al
liberar a las ideas sociales de los viejos prejuicios metafísicos, el capitalis­
mo y el pensamiento burgués prepararon el camino al concepto y a la
práctica moderna de la democracia. También en este punto conviene pun­
tualizar que dicha práctica democrática estuvo circunscrita por la misma
naturaleza del sistema. La ecuación mercado (como sinécdoque de reali­
dad capitalista) igual a democracia es, obviamente, exageradamente fácil
y alejada de la realidad, aunque se basa en un caso real y tangible de pro­
greso.
La crítica del capitalismo carece de sentido a menos que agudice
nuestra conciencia de las limitaciones del pensamiento burgués. Para ello,
es preciso examinar el capitalismo, por un lado, como un estadio cualita­
tivamente nuevo del desarrollo histórico, y también, por otro, como un
ejemplo del desarrollo de contradicciones entre las aspiraciones libera­
doras que el nuevo sistema alienta y su incapacidad de satisfacer dichas
■aspiraciones en la escala de su propia creación, la sociedad mundial. La
crítica del capitalismo aspira pues, lisa y llanamente, a trascenderlo y ello
conlleva que hay que estar dispuesto a trascender la modernidad Ínter-
Ideología y pensamiento social 163

prelada como un símil del capitalismo. Para lograr tal cosa, la crítica del
capitalismo debe a su vez establecer reglas alternativas para la organiza­
ción social, así como valores alternativos. En suma, dicha crítica debe
presentar un sistema de racionalidad alternativo. ¿Significa eso que la crí­
tica del capitalismo se verá tentada inevitablemente, como sucedió antes
con el capitalismo, a presentar la nueva racionalidad derivada de su uto­
pía creativa como una construcción eterna e imperecedera? Creo que esta
nueva crítica debe evitar tal cosa.
Pero ¿realmente la crítica del capitalismo ha superado la estructura
existente del pensamiento burgués? Ésa es la cuestión clave, una cues­
tión a la que en este momento no puede responderse de forma tajante.
La nueva crítica del capitalismo es aún incompleta. Ha de profundizarse
y enriquecerse con aportaciones derivadas de su interacción con los nue­
vos desafíos surgidos del propio desarrollo del capitalismo. Inicialmente
focalizada en los valores morales, la crítica del capitalismo alcanzó el es­
tadio que considero decisivo en la obra de Karl Marx. Al marxismo se
añadieron luego una serie de desarrollos graduales bajo la Segunda y la
Tercera Internacional, que asimilaron la tendencia economicista de la
teoría burguesa y con ello el aliciente de su visión determinista, por lo
que acabaron convirtiendo las <deyes de la historia» en un conjunto de
reglas implacables idénticas a las leyes inexorables de las ciencias natu­
rales. De tal forma, el marxismo acabó abogando, en nombre del socia­
lismo, por un sistema utópico de gestión racionalizada basado en el co­
nocimiento de dichas <deyes», algo en cuyo proceso redujo a desechos la
dialéctica de la libertad humana.
El marxismo es, por tanto, en cualquier caso obviamente incompleto.
No obstante, sería totalmente injusto reducirlo a una forma particular, la
de la ideología soviética, que durante mucho tiempo he considerado más
cercana al pensamiento burgués que al marxista.
La crítica del capitalismo fue anterior a la caprichosa crítica que re­
cientemente han realizado los teóricos posmodernistas. Sea como sea, lo
importante es discernir si la teoría posmodernista aporta algo novedoso.
En mi opinión, el posmodernismo como una tarea intelectual de la que
nada puede derivarse a futuro, en la medida en que no ofrece instrumen­
tos conceptuales capaces de trascender la estructura capitalista, ni de­
muestra contar con capacidad alguna de inspirar un diseño innovador de
cambio social. En resumen, la crítica posmoderna es menos radical que la
crítica cuyas ideas seminales encontramos en la obra de Marx.
Sin duda alguna, los ejercicios de deconstrucción del discurso con los
que Lyotard, Derrida, Deleuze, Guattari, Eoucault y Baudrillard sentaron
las bases del posmodernismo (en la forma en que lo han postulado los
autores estadounidenses y Touraine en Erancia) tienen alguna utilidad
164 El capitalismo en la era de la globalización

práctica. Concretamente, tienen el mérito de exponer la naturaleza meta­


física del discurso burgués postilustrado, así como de su extensión en las
escuelas al uso del pensamiento socialista. Dejaron al desnudo la tenden­
cia esencialista de dicho discurso, es decir, evidenciaron su opción en pro
de explicaciones metafísicas en el empeño de buscar lo absoluto. También
han iluminado los prejuicios economicistas de dicho discurso, que han
subordinado todos los aspectos de la vida social a los imperativos de la ra­
cionalidad económica. Han explicitado su implícita deriva teleológica, en
virtud de la cual las leyes históricas trabajan con implacable rigidez en el
avance constante del Progreso.
Las aportaciones de estos posmodernos, dicho con claridad, quizás
puedan parecer novedosas a los lectores previamente impresionados por
las asunciones del esencialismo, la teleología y el economicismo burgue­
ses, pero para quienes nunca se tragaron dichas asunciones, sin embargo,
no significan novedad alguna, son un simple viaje más a lo largo de las
fronteras del pensamiento burgués. Un viaje del que, como ya he dicho,
fue pionero Marx.
Los pensadores posmodernos han redescubierto, como ya sabemos,
que la Ilustración no libera a la humanidad. Desde la óptica del tipo de
pensamiento marxista que comparto, tal cosa es pura y simplemente axio­
mática. Nuestra escuela de pensamiento marxista subraya la comprensión
de que la alienación economicista propia de la ideología burguesa (inclu­
so las variantes que podemos denominar socialistas) es una extensión — y,
por ende, un sustituto intelectual— de la alienación metafísica propia de
las cosmovisiones pasadas, así como la explotación capitalista es una ex­
tensión y un sustituto de la explotación tributaria. Por tanto, cuando Lyo-
tard afirma que Stalin y Auschwitz suponen el fracaso del sueño moder­
nista, lo cierto es que su formulación adolece de la falta de un adjetivo;
capitalista. El imperialismo y su vástago virulento, el fascismo, así como
sus secuelas de guerras mundiales y masacres coloniales, son justamente
un producto de la agudización de las contradicciones en el sistema capi­
talista, una medida del conflicto entre las promesas de libertad en que se
basa y su incapacidad de aportar mejoras consustanciales. La ideología
soviética, con su visión economicista focalizada en la idea de «alcanzar»
al otro (que, en mi opinión, significaba un sueño de capitalismo sin capi­
talistas), era una variación de la ideología burguesa. Como tal, como pre­
dijeron los pensadores maoístas hace 35 años, estaba programado en el
curso de su desarrollo natural que llegara al capitalismo «normal». Suce­
sos como los de los últimos años, en sí mismos difícilmente sorprenden­
tes, surgen de esa predicción.
La crítica posmodernista, alejada de las perspectivas radicales que lo­
gró el pensamiento marxista, no proporciona los instrumentos necesarios
Ideología y pensamiento social 163

para trascender el capitalismo; por esta razón, sus propuestas resultan


ambiguas, vagas. Su predilección por la adulación acrítica de la diferen­
cia y la exaltación del empirismo la hacen bastante compatible con las
prácticas de gestión convencionales, economicistas, destinadas a perpetuar
las prácticas capitalistas, consideradas todavía como expresión definitiva
y eterna de racionalidad. Tal cosa deja la puerta franca a la aparición de
ideologías comunalistas neoconservadoras de las que abundan en las tra­
diciones anglosajonas de gestión social. En los casos extremos, puede lle­
var también a explosiones nihilistas. De una u otra forma, el resultado es
una ideología compatible con los intereses de los privilegiados, aquellos a
los que Galbraith, en su brillante análisis, denomina los «poseedores».
En otro orden de cosas, el énfasis en la necesidad de democracia no
es algo en modo alguno infundado. De hecho, podría convertirse en un
eficaz estímulo para nuevos avances en la crítica teórica y práctica del ca­
pitalismo, asumiendo el concepto de democracia en todo su alcance di­
námico. Las luchas obreras dieron sentido y profundidad a la democracia
en tiempos pasados; de forma semejante, no habría que menospreciar la
posibilidad de que la lucha por la democracia pueda suponer un impulso
progresivo en el curso de los acontecimientos futuros. Tal cosa es com­
partida, como elemento fáctico, por un sector sustancial de la escuela
posmoderna. No es mi intención acusarles de albergar ilusiones «evolu­
cionistas» condenadas a la frustración desde el principio. En cualquier
caso, mantengo que la dicotomía entre evolución, tergiversada como trai­
ción, y revolución, presentada como el único camino aceptable de transi­
ción socialista, fue un resultado concreto de circunstancias concretas vin­
culadas a las guerras mundiales y a la Revolución rusa, no una inferencia
lógica de la crítica radical del capitalismo. En las condiciones concretas
de la época, una interpretación de ese tipo podría haber reflejado con
bastante precisión la realidad, pero lo que empezó como expediente in­
terpretativo fue elevado por los marxistas vulgares a principio absoluto,
un cambio injustificado. De forma semejante, el papel asignado a la clase
obrera puede haber sido un reflejo preciso de la función real de dicha cla­
se bajo las condiciones objetivas creadas por el capitalismo en una fase
temprana de su desarrollo, algo que en la actualidad debe revisarse a la
luz de los cambios en el sistema capitalista resultado de la interacción de
fuerzas sociales tanto en contextos nacionales como a escala mundial. Du­
rante algún tiempo, las estrategias para una ruptura revolucionaria con el
capitalismo han estado entre bastidores, pero ello no significa que no
exista necesidad de trascender el sistema capitalista. En suma, lo dicho
hasta el momento supone que en este momento existen las condiciones
para diseñar nuevas y perfeccionadas estrategias para englobar los cam­
bios actuales en el sistema capitalista.
166 El capitalismo en la era de la globalización

Sin duda alguna, el rechazo del marxismo sigue estando de moda en


la actualidad. Para facilitar dicho rechazo, primero se redujo el marxismo
a su manifestación soviética, que a continuación se condenaba merced a
su «capacidad de sobredeterminación explicativa», es decir, por su ten­
dencia a explicar la realidad en función de un esquema determinista que
convertía todo suceso no sólo en algo explicable, sino en el resultado ne­
cesario de las leyes del desarrollo capitalista. Lo cierto es que muchos
marxistas pueden ser acusados de tal cosa, pero, en lo relativo al propio
Marx, dicha acusación es patentemente injusta.
Mientras tanto, la cuestión de la relación entre las esferas económica
y no económica, es decir, lo relativo a los vínculos entre política y cultura,
sigue siendo una asignatura pendiente en la estructura al uso del pensa­
miento marxista, e incluso dentro de otros marcos teóricos, incluyendo el
esquema posmodernista. La idea economicista de que la cultura se ajusta
a los imperativos económicos no procede de Marx. Refleja, por el contra­
rio, las percepciones ideológicas burguesas, dominantes desde la Ilustra­
ción hasta la actualidad. Por el contrario, la concepción de las culturas
como constantes nucleicas, vendidas por los elegantes y actualmente de
moda pluralistas culturales, algunos simplemente eurocéntricos y otros
eurocéntricos a la inversa, me parecen menos sostenibles, incluso mucho
más endebles respecto de la realidad, si tal cosa es posible. Así las cosas,
¿cuál sería la postura intermedia entre ambos extremos, dictada quizás
por la prudencia {in medio stat virtus)} ¿Resultaría una posición satisfac­
toria? ¿Funcionaría? Lo cierto es que en el pasado algunos pensadores
optaron por actitudes parecidas que, sin embargo, no mostraron ser úti­
les en el empeño. Weber es un buen ejemplo de ello. Sus tesis, en parti­
cular las de la ética protestante y el surgimiento del capitalismo, me pare­
cen poco convincentes, cuando no manifiestamente débiles.
De forma semejante, la cuestión de la dinámica del conflicto social,
un problema a primera vista más simple, ha continuado planteando den­
tro de la tradición marxista cuestiones que han eludido las respuestas de­
finitivas. Por ejemplo, ¿cómo una clase en sí se convierte en una clase
para sí? Sabemos que a este respecto Lenin avanzó una serie de proposi­
ciones que afirman que la teoría debe importarse en la clase trabajadora
desde fuentes externas, una argumentación que algunos autores han cali­
ficado de no marxista. O, por seguir con las preguntas, ¿cómo aparece el
grupo intelectual orgánico de que habló Gramsci? No hace falta decir
que cualquier progreso en la línea de solucionar dichos problemas presu­
pone avances en nuestra comprensión de las relaciones entre las esferas
. económica, política y cultural. En este caso, podríamos elegir de nuevo
permanecer en un terreno empírico sólido y obsen ar que existen muchos
actores sociales, por usarla expresión de moda; que sus planes, explícitos
Ideología y pensamiento social 16/

O implícitos, son partes o elementos de un todo mayor y que cada uno de


ellos abarca dominios naturalmente diferentes entre sí; por tanto, ello su­
pone que no existe forma de predecir si se complementarán o chocarán
entre sí, si son viables o utópicos. Algo que, en suma, permitiría concluir
que el resultado de su confrontación es imposible de prever.
Así formulado, todo lo dicho antes resulta obvio. Pero me parece iló­
gico argumentar a partir de tales premisas que los «movimientos sociales»
(invariablemente citados en plural), en la medida en que son vectores de
cambio social y en tanto en cuanto expresan las aspiraciones de grupos
humanos reales, merecen todos respeto y apoyo en virtud del espíritu de
la equidad democrática. ¿Por qué deberíamos respetar y apoyar no im­
porta a qué grupo si desconocemos dónde pueden llevarnos sus planes?
¿Por qué excluir la posibilidad de que los regímenes establecidos los pue­
dan manipular? Creo que muchas de las reivindicaciones étnicas del pre­
sente están sujetas a manipulación por gobiernos más preocupados por
gestionar la crisis que por resolver los problemas subyacentes. Tales go­
biernos pueden manipular el derecho de un pueblo a la autodetermina­
ción, no con el objeto de incrementar su libertad, sino para restringirla.
Por consiguiente, la opción de «activismo al servicio de los movimien­
tos», un enfoque supuestamente basado en el análisis de los actores so­
ciales, conlleva el riesgo de un cariz antíteórico no menos peligroso que
su contrario, el prejuicio de la teoría dogmática.

La i n t e l e c t u a l i d a d fren te a lo s o pera do res m entales

Las ciencias sociales comprenden una gama de métodos e instrumen­


tos poco integrados aplicables todos ellos al análisis de la realidad social.
El estatuto epistemológico de estas disciplinas varía ampliamente de una
disciplina a otra. En economía, la obsesión dominante por la gestión ha
impuesto una agenda de temas específicos, un enfoque selectivo orienta­
do a los datos significativos, y una visión en túnel de la realidad focaliza­
da de forma estrecha en los objetivos de gestión. Ciertamente, dichas op­
ciones refuerzan a veces la eficiencia. Pero, en ese caso, la denominada
ciencia económica presupone una opción ideológica latente que legitima
el tipo de gestión que presupone, y por extensión el sistema social que
perpetúa, es decir, el sistema capitalista. Por esta razón, la disciplina de la
economía esquiva muchas cuestiones básicas relativas al cambio social y
al desarrollo histórico, asignándolas al libre desempeño del pensamiento
imaginativo, un proceso que considero acientífico.
Marx intentó, en mi opinión con éxito, exponer la alienación provo­
cada por la sociedad capitalista, mediante la cual las «leyes económicas»
168 El capitalismo en la era de la globalización

se supone que operan «inexorablemente» como leyes naturales, una es­


tratagema que mejora la eficiencia práctica de gestión del sistema en un
grado claramente perceptible. Fue él quien desplazó las cuestiones deri­
vadas de este estrecho dominio del mantenimiento del sistema al campo
mucho más vasto del cambio social. Sin embargo, y a pesar de ese despla­
zamiento, se desarrolló una tradición marxiana de análisis de la economía
capitalista cuyo enfoque es próximo al de la escuela economicista, nota­
blemente en su definición de los problemas.
En cualquier caso, la crítica radical del capitalismo formulada por
Marx no contiene soluciones definitivas a las problemas relacionados con
la gestión de una sociedad liberada del dogma economicista. Ni ofrece
tampoco panacea alguna para la transición a dicha sociedad. Estas cues­
tiones empiezan a aparecer con fuerza en el momento en que los movi­
mientos sociales revolucionarios se hicieron con el poder político y em­
pezaron a construir el socialismo. Dadas las condiciones objetivas del
momento, sus planes estaban aquejados de ambigüedad. ¿Cuál era el ob­
jetivo: construir el socialismo o equipararse, tras atraparlo, con el capita­
lismo avanzado? Esta incertidumbre hundía sus raíces en ciertas opciones
respecto de la gestión de la transición, como la adopción de una econo­
mía centralizada administrativa en lugar de una economía de mercado.
Dichas opciones fueron racionalizadas invocando la racionalidad (la
construcción de una sociedad gestionada por la razón científica) típica de
la ideología burguesa. Fue justamente el tipo de racionalización que pro­
vocó la crítica de Engels a los socialdemócratas alemanes, una crítica en
que calificó sus planes de sueño de «un capitalismo sin capitalistas».
En mi opinión, estas cuestiones siguen irresueltas. La polarización
mundial inherente al capitalismo exige estrategias de transición de gran al­
cance, que tomen en consideración la totalidad de temas y factores pre­
sentes en una agenda contradictoria: por un lado, la necesidad de desarro­
llar las fuerzas productivas; por otro, la necesidad de diseñar relaciones
sociales alternativas. El debate acerca de dichas estrategias, especialmente
en lo relativo a sus aspectos económicos (la gestión social del mercado), si­
gue abierto.
En suma, el pensamiento social no puede confinarse dentro de los lí­
mites en que la escuela economicista quisiera que estuviera. Por otro
lado, no existe forma alguna de separar la necesidad de comprender la
sociedad en su conjunto del deseo de dirigir su evolución en uno u otro
sentido. La ideología (el sistema de valores que apuntala la defensa de un
diseño social determinado) y la ciencia (el conocimientos de las realida­
des funcionales objetivas que afectan al cambio) resultan inseparables.
Pienso, por ejemplo, que el concepto de desarrollo es un concepto ideo­
lógico definido por el diseño del tipo de sociedad que el proceso de de­
Ideología y pensamiento social 169

sarrollo se presupone que debe lograr. Y, como he intentado dejar claro


una y otra vez, el desarrollo no debe confundirse con las realidades del ,
mundo moderno, unas realidades que han advenido no merced al desa­
rrollo, sino a la expansión del capitalismo. El hecho de que los gestores,
políticos y gurus que en el presente practican el juego del desarrollo des­
dibujen sistemáticamente esta distinción crucial sólo es un claro expo­
nente de su compromiso con el modelo capitalista latente. De modo se­
mejante, las feministas han expuesto claramente las bases ideológicas de
la «ciencia» social establecida, mostrando cómo a través de la definición
de los temas (¿qué es significativo?, ¿qué se considera marginal?) y me­
diante el uso selectivo de metodologías que sirven a las definiciones al
uso de la realidad, esas disciplinas sociales logran dejar fuera del marco
de la investigación las cuestiones feministas. Es decir, han mostrado,
cómo los objetivos sociales que subyacen en las disciplinas al uso conlle­
van la perpetuación del sistema patriarcal.
De ahí que las reflexiones que siguen exigen que se diferencie nítida­
mente entre los diversos pensadores sociales en función de los objetivos
sociales que guían sus obras. Por un lado están los que Galbraith deno­
mina «poseedores». En su opinión, todo lo que nuestra sociedad necesita
son gestores (del sistema capitalista, naturalmente, entendido como un
sistema capaz de cambiar en direcciones esperanzadamente positivas,
pendientes de definir). Cualquier cosa que vaya más allá de este marco re­
presenta, según los «poseedores», un peligro público. Por otro lado, te­
nemos a las personas que sostienen que nuestra sociedad necesita impe­
riosamente un pensamiento crítico que proporcione la comprensión de
los mecanismos de cambio, un pensamiento capaz a su vez de influir en
ese cambio en una dirección que libere a la sociedad de la alienación ca­
pitalista y de sus trágicas consecuencias. En la medida en que tal cosa
compete a la inmensa mayoría de la humanidad (los pueblos de Asia,
Africa y América Latina), esta necesidad resulta vital, puesto que esos
pueblos experimentan en el presente el capitalismo como una forma pura
y simple de depredación.
Por consiguiente, propongo distinguir entre aquellos que denomino
operadores mentales, que sirven al aparato ideológico establecido, y los
que pueden considerarse genuinamente parte de la intelectualidad. Estos
últimos no tendrán otro impacto que el derivado del alcance de su com­
petencia y capacidad crítica. En otras palabras, ha de ser capaz de inspi­
rar una acción liberadora dentro de un programa que vincule la teoría y
la práctica. Desde esta perspectiva, cualquier valoración de la producción
de los intelectuales del Tercer Mundo, incluyendo los africanos, debe em­
pezar analizando la relación entre los desafíos a que se enfrentan sus pue­
blos respecto del «capitalismo realmente existente», y la orientación de
170 El capitalismo en la era de la globalización

las acciones inspiradas por su obra. Volveré a ocuparme de nuevo del


tema, ofreciendo una interpretación más concreta del tipo de valoración
que acabo de proponer.

D esa rro llo : c rític a s co n tra sta d a s

Ahora que la crítica del desarrollo se ha convertido en un asunto can­


dente y vivo, creo llegado el momento de examinar los tipos de crítica di­
rigidos al concepto y la práctica de los esquemas de desarrollo de pos­
guerra. Ello supone también realizar una valoración crítica de las teorías,
conceptos y prácticas que acompañan al proceso actual de crisis, así como
revisar las nuevas técnicas analíticas empleadas por dichas críticas y, por
último, evaluar las estrategias que proponen.
Las críticas del desarrollo pertenecen a dos escuelas. Según la prime­
ra, en los florecientes días de la década de los cincuenta a la de los seten­
ta la experiencia del desarrollo, si bien desigual, fue globalmente positi­
va. A partir de entonces, sin embargo, el fenómeno ha perdido impulso,
por lo que el problema se reduce a retomar nuevamente la salida y la ve­
locidad del principio. Según este tipo de críticas, la causa de la pérdida de
impulso y el estancamiento es la crisis general que afecta a los centros de­
sarrollados de la economía mundial. Algunos retrotraen la raíz de dicha
crisis a las políticas de desarrollado seguidas, que consideran excesiva­
mente nacionalistas y, por tanto, incompatibles con los imperativos de la
globalización. Otros ven el problema como resultado del impacto con­
junto de ambos procesos. Obviamente, estas críticas siguen considerando
el desarrollo en paralelo a la expansión mundial del capitalismo. Desde su
perspectiva, el proceso de desarrollo es algo así como un resultado natu­
ral del capitalismo, aunque algunos autores añaden que la expansión ca­
pitalista requiere que se canalice mediante directrices políticas adecua­
das, al igual que un avión suaviza sus líneas para minimizar la resistencia
del aire. En suma, este tipo de crítica sigue vinculada a los parámetros del
enfoque de gestión.
Una segunda escuela, opuesta a la primera, considera que el proceso
de desarrollo en cuestión está en crisis porque ha faltado a sus promesas.
Por un lado, ha promovido pautas de distribución de los ingresos cre­
cientemente desiguales entre las sociedades del planeta y dentro de las so­
ciedades situadas en la periferia del sistema, en un proceso que ha empe­
orado la pobreza y la marginación de los desfavorecidos en lugar de
■integrar todos los estratos sociales en un sistema más estable y más inclu­
sivo. Por otro lado, porque, además de hacer lo anterior, ha generado un
peligroso despilfarro de los recursos no renovables y ha provocado una
Ideología y pensamiento social 171

terrible devastación del medio ambiente. Mi propia preocupación coinci­


de bastante con este tipo de críticas. De ahí que, en este punto, pueda r e - ,
sultar útil señalar que la crítica articulada del ethos del desarrollo prece­
dió a la crisis de los años ochenta, lo que los lleva necesariamente a
recapitular las ideas de los críticos del proceso de desarrollo en su mo­
mento de apogeo.
Soy consciente de que las críticas actuales del desarrollo varían en
tipo y alcance de las realizadas en el pasado, así como de que cualquier in­
tento de reducirlas a unas pocas proposiciones generales sólo lograrán
comprometer la claridad de los debates en curso. De ahí que considere
más adecuado evitar el riesgo de generalizar en exceso. No obstante, me
parece que muy a menudo nuestros críticos presentan resúmenes tenden­
ciosos de nuestras argumentaciones, las agrupan bajo la etiqueta de «ne-
omarxismo en las últimas décadas» y, finalmente, las presentan como un
cuerpo de pensamiento en situación de crisis. Suele suceder, además, que
muy frecuentemente nuestros críticos han pertenecido anteriormente a
una u otra de las tendencias de la denominada escuela neomarxista, y las
críticas y autocríticas que algunos de ellos han planteado están inspiradas
por las mismas preocupaciones que tuvieron en el pasado.
En esta presentación recurrente, las escuelas de pensamiento neo-
marxistas se clasifican a su vez en tres grandes apartados según su énfasis
teórico en los modos de producción, en la dependencia o en el sistema-
mundo. Los análisis así presentados son obviamente muy variados, con
acentos clave que varían de uno a otro autor. He de confesar, en cualquier
caso, que comparto muchas de las críticas que habitualmente se plantean
a estas escuelas neomarxistas. Pienso, por ejemplo, que la continua mati-
zación respecto de los conceptos relacionados con los modos de produc­
ción expresa una obsesión erudita por los detalles que probablemente
contribuya más a oscurecer los temas de fondo que a esclarecerlos. Ade­
más, creo que las teorías desarrolladas dentro del marco de la dependen­
cia o del sistema-mundo adolecen a veces de mecanicismo, economicismo
y determinismo. Y podría continuar exponiendo mi amplia lista de reser­
vas respecto de dicha escuela.
No obstante, y aunque tales críticas sean válidas, no creo que sirva de
nada tirar al niño junto al agua sucia por el sumidero de la bañera. Me pa­
rece que sería útil focalizar claramente las contribuciones importantes del
pensamiento neomarxista que estamos exponiendo. Concretamente, uno
de sus logros es haber subrayado los vínculos entre las esferas nacional y
mundial. Todas las modificaciones ulteriores de esta aportación teórica
han mostrado que era de importancia crucial, y que sirvieron de antídoto
a los enfoques ingenuos de los ideólogos y teóricos de las escuelas domi­
nantes burguesa y marxista.
172 El capitalismo en la era de la globalización

Dicho esto, permitáseme señalar que, en mi opinión, mi obra no per­


tenece a ninguna de estas escuelas. Y estoy seguro que no soy el único que
se encuentra en dicha situación, lo que constituye una prueba adicional
de las limitaciones de este tipo de categorización artificial. Mi atención
constante en el materialismo histórico, entendido en su totalidad, con es­
pecial referencia a la historia (y a la transición) del capitalismo, mis críti­
cas a la visión economicista y eurocéntrica de las metateorías dominantes
en estos campos, constituyen al menos un exponente de la decisión de
evitar el tipo de defectos que ahora se imputan — a veces de forma justifi­
cada— a las escuelas neomarxistas, a saber: sus tendencias esencialista y
economicista, sus interpretaciones a menudo dogmáticas y vulgares del
marxismo, y sus tendencias teleológicas, particularmente obvias en la co­
rriente soviética del marxismo vulgar.
La esencia de mi crítica del cuerpo crítico cae, sin embargo, fuera del
alcance de las denominadas obras teoréticas, puesto que el pensamiento
social resulta inseparable del trabajo práctico que inspira. Por consi­
guiente, más que examinar y reexaminar las afirmaciones y análisis realiza­
dos en el marco de la estructura de las críticas neomarxistas del desarro­
llo prefiero situarlas en el contexto en que fueron formuladas. Esto fue
justamente lo que hice en mi reciente reexamen del «Despliegue y erosión
del proyecto de Bandung», en Ke-reading the Post-War Period, donde su­
brayé los desafíos a que se enfrentan los pensadores teoréticos para dar
cuenta del impacto de los conflictos de la vida real. En este marco no
existe forma alguna de omitir las pasadas formulaciones soviéticas, las
formulaciones rivales del pensamiento maoísta y las posturas ambiguas
del nacionalismo radical y populista del Tercer Mundo, todas ellas total­
mente agotadas en el análisis actual de los pasadas criticas del proceso de
desarrollo. Considero tal penuria intelectual deplorable y estoy convenci­
do de que esta seria laguna se debe a la naturaleza de pensamiento afin­
cado en su torre de marfil de muchas de esas críticas. Pienso además que
otro factor que contribuye a explicar las cosas es la alternancia pendular
de muchos intelectuales occidentales de izquierda, que han pasado de un
entusiasmo característicamente ingenuo por el Tercer Mundo a una posi­
ción proimperialista difícilmente diferenciable del vapuleo y crítica gene­
ralizada al Tercer Mundo.
El principal argumento que se usa en esta autocrítica de la posición
en pro del Tercer Mundo es que, dada la amplia gama de caminos hacia el
desarrollo, fue temerario insistir en valoraciones comprehensivas del ca­
pitalismo a escala mundial, centrarse en el contraste entre centros y peri­
ferias y destacar el imperialismo. Ese fue, dicen, el defecto fatal del mar­
xismo, compartido por el neomarxismo. Dicho de otra forma, habida
cuenta de la diversidad de la realidad en cuestión, se precisaba un análi­
Ideología y pensamiento social 17 3

sis sutilmente diferenciado capaz de dar cuenta seriamente de las cir­


cunstancias internas que rigen el desarrollo de cada sociedad en todos sus,
niveles (económico, político, cultural), y que determinan la evolución — pro­
gresiva o regresiva— de cada sociedad en el sistema mundial.
Así formulado, el argumento me parece un tópico. En ningún mo­
mento de mis análisis (o en los de los autores cuyas perspectivas com­
parto) se ha afirmado que la expansión mundial del capitalismo eliminó
todas las diferencias. Muy al contrario, todos nuestros esfuerzos se con­
centraron en analizar la naturaleza y la dimensión de las diferenciaciones
acaecidas durante el proceso de expansión, precisamente para dar cuen­
ta de la interrelación de los aspectos generales (o mundiales) y los parti­
culares (o nacionales) de la realidad. La aceptación de la diversidad, per­
fectamente normal en sí misma, no nos absuelve de la necesidad paralela
y concomitante de reconocer la generalidad, habida cuenta que sin co­
nocimiento de lo general la diversidad carece de sentido. La cuestión
real que plantea la diversidad es precisamente ésa, algo que a menudo no
logran percibir con claridad los críticos a que nos referimos. Dicho de
otro modo; ¿lleva la modernización dentro de la estructura capitalista a
«atrapar» a los otros, es decir, a la abolición de la modernización mun­
dial? Y si tal cosa sucede, ¿depende el resultado de las condiciones na­
cionales internas?
Tanto ahora como en el pasado la cuestión que acabamos de plantear
admite dos respuestas opuestas. Es decir, sí, según unos; no, de acuerdo
con otros. Yo me cuento entre quienes dicen no. Mientras tanto, estas po­
siciones polarizadas revisten formas nuevas en virtud de la nueva confi­
guración del sistema capitalista, diferente de la de los años del auge de
posguerra (1940-1950).
Existen otras críticas, formuladas en un marco fundamentalmente di­
ferente del de la tradición marxista o neomarxista, y en explícito desa­
cuerdo con ésta. La crítica posmodernista pertenece, como ya hemos se­
ñalado, a esta categoría. Es un hecho probado que el Tercer Mundo no
interesa a los pensadores posmodernistas, que lo ven como una simple co­
lección de Estados atrasados, en sintonía con la cosmovisión burguesa,
pasada y presente. Algunos posmodernistas tienen tendencia a proyectar
las directrices que creen discernir en el mundo desarrollado en los movi­
mientos sociales de los países de la periferia. En mi opinión, sus extrapo­
laciones tienen muy poco que ver con la realidad. Muy lejos de expresar
un rechazo de la modernidad, los movimientos en cuestión son en reali­
dad la consecuencia del derrumbe de la promesa de modernización real,
un fracaso característico del capitalismo periférico.
Las diversas estrategias de desarrollo, a menudo presentadas como
radicalmente nuevas, aunque su única novedad es su presentación, si­
174 El capitalismo en la era de la globalización

guen siendo vagas y carentes de credibilidad. Las repetidas reivindica­


ciones de democracia, con incidencia en el discurso contemporáneo que
goza de un consenso prácticamente unánime, constituyen sin duda al­
guna un cambio positivo, que contribuyen a acabar con erróneos pero
extendidos prejuicios como el que presupone que la democracia se de­
riva automáticamente del desarrollo. Para quienes conciben el desarro­
llo como una forma abreviada de hablar de modelo social progresivo, la
democratización de la sociedad constituye por definición una parte in­
tegral del proceso de desarrollo. Este, sin el objetivo de lograr la libera­
ción y el ejercicio real del poder por las personas, queda reducido a
mera teoría vacía.
Sin embargo, estar de acuerdo con el punto de vista anterior no re­
suelve el problema. Necesitamos analizar las formas prácticas en que el
capitalismo periférico actúa como un obstáculo objetivo que bloquea el
camino a la democracia. Esto, dicho sea de paso, explica también por qué
los prejuicios antidemocráticos han caracterizado los enfoques no sólo de
los tecnócratas autodenominados socialistas, sino también los identifica­
dos abiertamente con el poder capitalista, una clara muestra de que el de­
sarrollo real choca con los imperativos de la expansión capitalista. Por úl­
timo, hemos de ser capaces de diseñar programas de acción práctica que
vinculen la democratización con el progreso social, con suficiente coraje
como para poner en marcha políticas eficaces en ese marco y para afron­
tar audazmente el riesgo de conflicto que emana del impulso de la expan­
sión capitalista. Recuérdese, ésa es la opción que yo denomino «desvin­
culación».
Otras opciones estratégicas actualmente en boga, como los avances
en la liberación de la mujer, la creciente conciencia cultural y la preocu­
pación por el medio ambiente, son, indudablemente, importantes y tie­
nen méritos propios. Sin embargo, no hay que olvidar que los discursos
retóricos que suelen acompañar a esas cuestiones suelen ser ambiguos y
superficiales. Los organismos de desarrollo se han vuelto enormemente
sensibles a esos asuntos, de forma que han cambiado su retórica sin de­
safiar los regímenes y políticas al uso. Encontramos un discurso cons­
tante respecto de las «mujeres en el desarrollo», o referencias al respeto
de los valores culturales y al desarrollo sostemble. pero escasean los
ejemplos en que alguien se toma la molestia de realizar un análisis preli­
minar de las relaciones fomentadas por el sistema capitalista expansio-
nista y su influjo en los roles masculinos y femeninos, en los valores cul­
turales existentes o en la reproducción de las condiciones naturales de
producción.
Cualquier proyecto en pro del desarrollo entendido como un proce­
so liberador está obligado a considerar, y a abandonar, cuestiones extre­
Ideología y pensamiento social 175

madamente complejas propias de tales asuntos. Y la característica arro­


gancia evasiva de los gestores del desarrollo es una respuesta totalmente
inadecuada. También en este caso la relación entre lo universal (particu­
larmente el objetivo universalista de la imprescindible transformación
mundial) y lo particular plantea una serie de dilemas teóricos y prácticos.
Los gestores del desarrollo, en lugar de afrontarlos, se limitan a esquivar­
los con su retórica superficial e impúdica.
En esas condiciones, las propuestas estratégicas avanzadas de forma
dispersa corren un alto riesgo de ser transformadas en simples estrategias
de gestión de la crisis, en lugar de servir de puntos de referencia para re­
solverla. El riesgo es especialmente alto en la medida en que la elite dedi­
cada a la gestión no está sólo manipulando propuestas potencialmente
progresistas, sino, sobre todo, propuestas organizadas de forma incohe­
rente, lo que les permite convertirlas en consignas que acaban resultando
útiles a los regímenes establecidos.

L o s ANÁLISIS Y ESTRATEGIAS PROPUESTOS POR LA INTELECTUALIDAD DEL


T ercer M undo

De ahí, pues, que pretenda examinar los análisis y estrategias pro­


puestos por la intelectualidad del Tercer Mundo, y particularmente por la
africana, durante las pasadas décadas, interpretándolos, para clarificar los
vínculos existentes entre ellos y los retos de la vida real implicados en las
luchas de liberación de la época. Pretendo también realizar una valora­
ción similar del debate acerca de las transformaciones en curso a escala
del sistema mundial y de los diferentes sistemas africanos, una manera de
identificar puntos de referencia para esos retos y las estrategias apropia­
das para enfrentarlos.
Propongo analizar el medio siglo que ha transcurrido desde la Se­
gunda Guerra Mundial (1945-1990) como una larga fase en la expansión
del capitalismo ascendente. Este análisis hunde sus raíces en el sistema
modular que he mencionado en el capítulo 3: el compromiso socialdemó-
crata a nivel nacional en los países occidentales; el proyecto soviético para
alcanzar a Occidente en un marco general de falta de compromiso; y el es­
quema de desarrollo nacionalista de tipo burgués que he denominado
proyecto de Bandung (véanse concretamente Empire of Chaos y Re-rea-
din g the Post-War Period, an Intellectual Itinerary). La permanente ero­
sión de los sistemas construidos a partir de esas bases, que culminaron en
su colapso, desembocaron en una fase de crisis estructural a largo plazo
de alcance mundial. Mientras tanto, la profundización del proceso de glo-
balización, que en primer lugar provocó la erosión de los sistemas ahora
176 El capitalismo en la era de la globalización

ya caducos, generó una polarización capitalista mundial con una defini­


ción nueva. Ese proceso, por lo demás, también ha definido los paráme­
tros de los nuevos desafíos a que se enfrentan quienes se comprometen
con las luchas de liberación.
En esta perspectiva, resulta imprescindible reflexionar sobre los aná­
lisis y estrategias planteados por la intelectualidad africana y del Tercer
Mundo en el período de posguerra para interpretarlos como expresiones
del proceso que he denominado «despliegue y erosión del proyecto de
Bandung». El proyecto presuponía un esquema de modernización de cor­
te nacionalista y burgués encaminado a lograr el establecimiento de eco­
nomías nacionales relativamente endocéntricas e industriales en un mar­
co interno de interdependencia controlada a escala mundial, justamente
lo opuesto al modelo soviético de desvinculación. No hace falta decir que
menudearon las variaciones del proyecto, en función de factores internos
y en particular del grado de radicalización del frente de liberación an­
tiimperialista en cada caso, algo paralelo al hecho, también bien docu­
mentado, de que los logros en la lucha de liberación — medidos por la in­
dustrialización y la competitividad eficaz— acabaron siendo desiguales,
dependiendo de factores internos y externos.
En mi opinión, la principal fractura entre los principales antagonistas
en ese debate en Africa y el Tercer Mundo en los últimos cincuenta años
puede definirse a partir de la siguiente pregunta: ¿era realizable el pro­
yecto de Bandung? Dicho de otra forma, ¿facilitaría el proyecto en cues­
tión el establecimiento efectivo de sociedades capitalistas nacionales y
modernizadas capaces de afanarse en alcanzar a las sociedades avanzadas
en un contexto de interdependencia a escala mundial? O, por el contra­
rio, ¿se trataba de un proyecto utópico, en la medida en que el objetivo
ambicionado exigía imprescindiblemente una radicalización del proyecto
que lo hubiera desviado de la lógica capitalista que lo inspiraba? Algunos
autores sostuvieron que la burguesía nacional tenía todavía una misión
histórica que cumplir, mientras que otros afirmaron que tal cosa era un
mero espejismo condenado a acabar en una rápida decepción. Yo me si­
túo entre estos últimos y creo que la historia ha demostrado que estába­
mos en lo cierto.
Así las cosas, ha llegado el momento de definir los retos y desafíos
nuevamente, a partir de los logros adquiridos durante las denominadas
«décadas de desarrollo», mientras tomamos nota a la vez de la nueva con­
figuración del sistema mundial.
Ideología y pensamiento social 177

U na nueva a g e n d a : a n á l isis d e la d iv e r s id a d d e l T ercer M undo y

RECONSTRUCCIÓN DEL PODER SOCIAL DE LAS CLASES POPULARES .

Propongo, por consiguiente, analizar la diversidad de lo que se suele


denominar Tercer Mundo, usando como criterio básico la capacidad
competitiva de los diversos socios en el sistema. De acuerdo con dicho
criterio, las sociedades periféricas se dividen en dos categorías: por un
lado, aquellas en que los productos manufacturados se han convertido en
un componente competitivo en el mercado mundial; y, por otro, aquellas
que, bien porque no han entrado en la era industrial, bien porque sus in­
dustrias están muy lejos de haber logrado un potencial competitivo, si­
guen atrapadas en el papel de exportadoras de materias primas, prisione­
ras de una división del trabajo obsoleta.
En el primer grupo hemos de situar los países de Asia oriental, Amé­
rica Latina y, en menor grado, India y el sudeste asiático. En la jerga de
los gestores del desarrollo, se trata de los países realmente «en vías de de­
sarrollo», lo que significa que están claramente involucrados en procesos
orientados a alcanzar al mundo desarrollado. La pauta seguida por su in­
dustrialización se asemeja a una gigantesca empresa subcontratada con­
trolada por los países del centro del sistema y que opera de acuerdo con
lo que denomino cinco nuevos monopolios (véase el capítulo 1), lo que
permite al centro polarizar el mundo en su exclusivo beneficio
El segundo grupo (que engloba todo el continente africano, inclu­
yendo el norte de Africa y Sudáfrica), al que a veces se alude con la ex­
presión Cuarto Mundo, se enfrenta a la perspectiva de una mayor margi-
nación en el nuevo orden mundial.
Las diversas ideologías y estrategias que ofrecen los regímenes en el
poder son los medios de que se sirven en su empeño de gestionar la crisis
del sistema emergente. Su estilo de gestión depende en gran medida de
un conglomerado confuso procedente de fuentes dispares, que refuerzan
con argumentaciones con grados de validez bien diferente que usan una y
otra vez, la mayor parte de ellas revestidas de una pátina moral y todas
ellas recicladas al servicio del régimen existente. Por ejemplo, en nombre
de la construcción de un sistema mundial, y de la inadecuación de un
concepto de nación ya caduco, se intenta justificar el dictado que ahora
emplea la bandera de las Naciones Unidas como ligera hoja de parra legi­
timadora mientras convierte a los Estados de la periferia del sistema en
entidades derrotadas incapaces de resistir el virulento ataque del merca­
do a escala mundial. Y para lograr tal cosa se usan causas como la defen­
sa de los derechos de las minorías. En nombre de la privatización, se rea­
lizan incansables esfuerzos para fortalecer la eficiencia de los monopolios
tecnológicos y financieros, así como para mantener a los Estados periféri-
178 El capitalismo en la era de la globalización

eos inermes e indefensos en tales asuntos. En nombre del medio ambien­


te, las sociedades del centro acusan a los Estados periféricos de despilfa­
rro, mientras fortalecen su propio monopolio sobre el acceso a los recur­
sos globales y reafirman su derecho a despilfarrarlos. En nombre de una
democracia manipulada, se atribuyen el derecho a intervenir en otros paí­
ses sin límite alguno.
Compete a la intelectualidad, sobre todo a la del Tercer Mundo y
Africa, el deber de deconstruir esta nueva retórica legitimadora, dejando
al desnudo sus conexiones funcionales con los objetivos tácticos y estra­
tégicos de la gestión de la crisis. No podemos, sin embargo, hacer tal cosa
mientras sigamos aferrados a fórmulas ya agotadas que, además, el reno­
vado impulso del sistema mundial ha vuelto obsoletas. Por tanto, necesi­
tamos, aquí y ahora, aprehender las cuestiones democráticas progresistas
y darles un perfil alto para contrarrestar la decadencia de los modelos de
posguerra, con el objetivo último de conferirles a ellas y al pensamiento
conexo un giro radical.
Si no tenemos éxito, es decir, si la intelectualidad no logra pensar de
nuevo y con éxito esos asuntos, el ciclo de reacciones espontáneas e ina­
decuadas de personas sojuzgadas por la nueva polarización a escala mun­
dial continuará, y las energías que generan serán seguramente aprovecha­
das por los regímenes dominantes en su afán de gestionar la crisis. Al
decir eso estoy pensando en las diversas fuerzas comunales y étnicas, de
carácter centrífugo, en los que postulan el resurgir culturalista nostálgico,
y especialmente en los anticuarios religiosos muy activos en la actualidad,
cuyo impacto devastador, en especial en el desilusionado Cuarto Mundo,
ha adquirido dimensiones trágicas.
Frente a estas estrategias e ideologías de gestión de la crisis, la inte­
lectualidad debería responder con una contribución positiva a la cristali­
zación de propuestas alternativas que ofrezcan soluciones reales a la cri­
sis. No tengo intención de ofrecer panaceas listas para su uso inmediato.
Sin embargo, me parece útil recapitular unos pocos conceptos básicos
que podrían contribuir a reformular estrategias efectivas para resolver la
crisis mientras se prepara, a la vez, el terreno para crear una internacional
de los pueblos, suficientemente sólida para hacer frente eficazmente al
apetito de capital depredador del mundo. Estas sugerencias presuponen
contribuciones de todos los lugares y niveles, de la base a los Estados, re­
giones y al sistema mundial en su conjunto.
Su implementación requerirá la creación, quizás en varias fases, de
un frente anticomprador en las sociedades periféricas, puesto que las
■alianzas sociales basadas en los compradores son precisamente las que ar­
monizan con el proyecto capitalista para un nuevo orden mundial. Tam­
bién se precisaran programas orientados a reestructurar los Estados para
Ideología y pensamiento social 179

que puedan estar en condiciones de hacer frente a los desafíos; no en


vano, como he señalado antes, no hay forma alguna de quebrar los cinco-
monopolios ya identificados sin crear, en un gran entorno regional, un
poder político, económico, cultural y militar lo bastante fuerte como para
responder a esos retos. Los objetivos de democratización vinculados al
progreso social para las clases populares, de respeto por las diferencias ét­
nicas, religiosas y de otro tipo emparejadas con la promoción de la liber­
tad y la diversidad en todas las áreas, proporcionarían un punto de parti­
da para esa reconstrucción imprescindible. En Africa, ha llegado el
momento de infundir nueva vida a los conceptos de panafricanismo y pa-
narabismo, antaño eliminados de las posiciones centrales del debate a
causa de los primeros éxitos del proceso de desarrollo, habida cuenta de
que en la actualidad está meridianamente claro el carácter espurio de
aquellos éxitos pasados.
Por último, en lo relativo al nivel del sistema mundial, la lucha debe­
ría aspirar a reconstruir o crear, con una lógica basada en la negociación,
grandes bloques regionales capaces de hacer frente a los desafíos. Esta re­
construcción debería operar, obviamente, en la esfera económica: cone­
xiones relacionadas con los intercambios y la definición de modalidades
operativas para nuevas instituciones financieras, científicas, monetarias,
tecnológicas, comerciales y ambientales diseñadas para reemplazar al
Banco Mundial, el Eondo Monetario Internacional, el GATT, el Acuerdo
sobre Patentes y Derechos de Autor, etc. No habría que olvidar lo relati­
vo a la organización política, lo que supondría renegociar el papel de las
Naciones Unidas, todo ello en un proceso que concibo como una nueva
estrategia multipolar de desvinculación.
Estas propuestas serán rechazadas en un periquete aduciendo que
son utópicas. Ciertamente lo son, en el sentido habitual del término, que
alude a la búsqueda de cambios a los que no parecen llevar por sí mismos
las tendencias actuales. En otras palabras, las fuerzas del presente real­
mente existentes, políticas, sociales e ideológicas, no apuntan en las di­
recciones que acabo de señalar. Sin embargo, en modo alguno son utópi­
cas en otro sentido, el de imposibles; los primeros pasos en la dirección
indicada desencadenarán un círculo virtuoso de cambios que, procedien­
do como una bola de nieve, provocaran un gran movimiento de cambio.
En otras palabras, la utopía de que nos estamos ocupando es de tipo po­
sitivo, creativa, y me adhiero a ella con todo mi corazón y compromiso..
En cualquier caso, en ausencia de utopías positivas, los pueblos del mun­
do reaccionarán invariablemente a sus desesperadas circunstancias reco­
brando otros tipos de utopía; de ahí, por ejemplo, el resurgir de los mo­
vimientos religiosos fundamentalistas. La diferencia es que esas otras
utopías son peligrosas, en virtud de su orientación inequívocamente re­
180 El capitalismo en la era de la globalización

accionaria. Y lo que es peor todavía, las utopías religiosas son ineficaces


en el sentido de que su foco básico enraizado en la cultura las hace per­
fectamente compatibles con una capitulación total frente a los imperati­
vos del orden mundial capitalista emergente, sobre todo en lo relativo a la
gestión económica.
Por otro lado, los mismos críticos que acusarán a mis propuestas de
ser utópicas recurrirán también al conocido eslogan de que «no hay al­
ternativas», tan predecible en la actualidad en muchos casos y autores
que pueden definirse con una sigla, el síndrome de «NHA». Deberíamos
luchar contra este síndrome por devastador y absurdo. En cualquier si­
tuación, siempre existen alternativas, algo que, por lo demás, emana del
mismo significado de la libertad humana. Resulta divertido ver a cierto
tipo de gestores que se afana en acusar al marxismo de determinismo in­
justificado, por ejemplo, para caer luego en manos de este otro tipo, ab­
soluto y vulgar, de determinismo. Por añadidura, el proyecto que quieren
defender con esa argumentación, la gestión basada en el mercado del sis­
tema mundial, es utópico en el peor sentido del término, una utopía de­
vastadora, reaccionaria, condenada en cualquier caso a sucumbir bajo la
presión de su propia carga explosiva.
En el estado actual del mundo, la intelectualidad se enfrenta a un
nuevo conjunto de amedrantadoras responsabilidades. En fases previas
de la historia africana, durante la lucha de liberación nacional, y poste­
riormente en las décadas de desarrollo, la intelectualidad cumplió con su
misión de forma bastante honorable. En aquella época, instituciones
como IDEP, el Foro del Tercer Mundo y CODESRIA (Council for the
Development of Social Reaseach in Africa) lucharon codo con codo con
numerosos académicos comprometidos en encuentros intelectuales bien
vivos, haciendo una contribución rica y fructífera a fuerzas progresistas.
Ciertamente, su tarea fue favorecida por el hecho de que podían contar
con el apoyo de los partidos de liberación nacional o de las fuerzas pro­
gresistas que contribuyeron constructivamente a la tarea que se desarro­
lló tras la consecución de la independencia. En otras palabras, contaron
con el apoyo de fuerzas sociales y políticas reales y organizadas. Desgra­
ciadamente, luego llegaron los tiempos en que tales vínculos engendraron
ilusiones peligrosas, que llevaron a ulteriores reincidencias.
Nos encontramos en un momento y una situación diferente. Las cla­
ses dominantes, erróneamente denominada elite, racionalizan su colabo­
ración con la estructura y esquema que conlleva la expansión capitalista
mundial, una expansión que sojuzga a sus pueblos, en términos de «afro-
pesimismo», un conjunto de actitudes negativas que comparten con los
funcionarios encargados de gestionar el sistema mundial. Es preciso rom­
per con esas falsas elites, a las que las clases populares tratan de enfren­
Ideología y pensamiento social 181

tarse de la mejor manera posible, a veces logrando gestas creativas en su


lucha cotidiana por la supervivencia. Por el momento, sin embargo, la in­
telectualidad está alejada del combate. Hace tiempo que perdió su posi­
ción correcta.
Lisa y llanamente, la crisis no se resolverá hasta que las fuerzas po­
pulares y democráticas no sean capaces de dominar la sociedad y unirla
de nuevo. Pero cualquier hegemonía eficaz depende de la presencia de
instrumentos ideológicos y estratégicos, en cuya creación tiene una gran
responsabilidad la intelectualidad. Su misión es establecer vínculos entre
su propio pensamiento productivo y las aspiraciones o acciones de las cla­
ses populares, convirtiéndolos en sus asociados sociales; de otra forma,
ambas partes están condenadas a seguir socialmente aisladas.
No hará falta insistir en que, en esta fase inicial de reconstrucción, la
cuestión clave no es precisamente la toma del poder. La tarea inicial es,
por el contrario, la reconstrucción del poder social de las clases popula­
res, erosionado por la crisis actual.

Referencias

S. Amin, Empire of Chaos, Nueva York, Monthly Review, 1993


— , Re-reading the Post-War Feriad, an Intellectual Itinerary, Nueva
York, Monthly Review, 1994.
IN D IC E A N A LITIC O Y D E N O M BRES

Acuerdo sobre Patentes y Derechos de Autor, Banco central mundial, opción de un, 33, 35-39,
179 66, 68-70, 129
Aeronáutica, subsidios estadounidenses, 47 Bancos, internacionalización, 53
Afganistán, 81 Bandung, proyecto de, 32, 39, 40, 49-50, 51, 65,
Africa; 111, 115, 116, 118,123,1 72,175,1 76
— ACP (Africa, Caribe, Pacífico), 33, 42, 128, Baran, Paul, 35
144 Baudrillard, Jean, 163
— «afropesimismo», 180 Bélgica, 137, 154, 157
— balcanización, 110 BERD (Banco europeo para la reconstrucción y
— cuartomundización, 56 el desarrollo de Europa del Este), 40
— intelectualidad, 175, 176, 178, 180-181 Bereberes, 83
— panafricanismo, 155, 179 Bienestar, estado del, 32, 52, 115-116, 139, 150
— políglota, 82 Bismarck, Otto von, 70, 156
— subsahariana, 12,42, 109, 110, 111, 123, 144 Blair ¡douse, acuerdo de, 47
Agricultura, 15, 140, 143 BM (Banco Mundial), 20, 27, 29, 33, 34, 39-43,
— ideología del Banco Mundial, 41, 42 58-62,73, 120, 179
— subsidios, 47 Bolchevique, revolución, 86
Albania, 134 Bolchevismo, 107
Alemania, 54, 70, 72, 86, 88, 102-103, 136, 146, Brandt, Informe, 93, 123
154, 155,157 Brasil, 97
— del Este, 141 Bretton Woods, 34, 35, 37, 39, 48, 52, 57-63, 66
— estatus de los inmigrantes, 103 Brézhnev, Leónidas, 67
— expansionismo, 94 Bundesbank, 22, 72, 90, 153
— fuerzas armadas, 135 Burocracias, 49
— industria, 135, 147
— plusvalía, 59
— unificación, 18, 88, 143 Cámara de comercio internacional, 47
Alienación, 164, 167-168, 169 Campesinado mundial, destrucción de autono­
Angola, 95 mía del, 41
Argelia, 105 Canadá, 72, 128, 145-146
Armas de destrucción masiva, 19 Caos, 16, 20, 22, 33, 48, 99, 124-125, 155
Arruda, Marcos, 29 Capital:
Asia: — acumulación, 77
— Asia oriental, 54, 57, 90, 115, 116, 123 — flotante, 42-43
— Sudeste asiático, 71, 90, 122, 123 — movimiento de, 18, 37, 119, 140
— Zona del Pacífico, 57 128 Capitalismo:
Asimilacionismo, 104-105, 106 — «capitalismo sin capitalistas», 30, 32, 164,
Atlantismo, 115 168
Auschwitz, 164 — clásico, 15
Australia, 104, 128 — formas del, 15-19
Autosuficiencia alimentaria, 47, 60 — límite histórico, 96
— salvaje, 22
— utopía del, 33, 121
Bagdad, 82 Carta Magna, 104
Balcanes, 89 Casanova, P.G,, 125
184 El capitalismo en la era de la globalización

CE (Comunidad Europfc', 39, 42, 47, 54, 56, Deng Xiaoping, 122
59, 69, 71-72, 79, 81, 99, 122, 138-160 Derecho mercantil, 145
— instituciones de la, 149-150 Derrida, Jacques, 118-119
CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Desarrollo, 27, 30, 173-174
Acero), 135-136 — desigual, 70-73
CEE (Comunidad Económica Europea), 37, 79, — ideología, 168-169
133, 138, 139-140, 141, 142, 143, 144, 151 — organismos de, 174
CELA (Comisión Económica para América La­ Desconexión.'desvinculación, 18, 27, 35, 58, 95.
tina), 39 100, 148, 174, 176
Checoslovaquia, 21,91 — «coherente», 129
Chiapas, revuelta de, 56 Desempleo, 31, 51-52, 116, 133, 150
China, 23, 24, 25, 57, 71, 72, 88, 91, 92. 108­ Desigualdades:
109, 112, 115,122-123, 148, 160 — a nivel global, 170
— desarrollo, 24 — regional, 141
— revolución, 24, 116 Desregulación, 118-119
CIA,38 Deuda, crisis de la, 27-28, 29, 36, 37
Cine y producción televisiva. 145 — costes de servicios, 34, 115
Ciudadanos. 102 — funcionalidad, 55-56
Clinton, Bill. 29, 57. 67 Dialéctica, universal-particular, 25, 102, 112,
CODESRIA (Council for the Development of 175
Social Research in Africa), 180 Dinero, «gestión neutral del», 22
Colonialismo, 83. 105, 145-146 Diversidad, aceptación de la, 98, 107, 112, 173
— masacres del. 164 Dólar, 18, 35-36, 51, 54, 55, 58, 66-67, 129, 140
CO.MECON (Consejo para la Ayuda Económi­ Dolarización, 55
ca Mutua), 38, 136 Duplessis, 88
Comunismo. 154
— como amenaza, 52, 60, 174
— nomenclatura, 65 East Indian Company (Compañía de las Indias
— partidos europeos comunistas, 137 Orientales), 88
Confederalidad. 73 Ecología, 159
«Conflicto de baja intensidad», gestión del, 93­ Economicismo, 31, 87, 164-165, 168, 172
94 ECOWAS (Comunidad Económica de los Esta­
Confucianismo, 90, 91, 101, 109 dos de Africa Occidental), 128
Contrato social, 101, 104, 124, 139, 157-159 Educación técnica, 91
Corea, 23,24, 41, 57, 72, 79, 97, 122, 115 EE.UU. (Estados Unidos), 24, 27, 35, 55, 59,
— agricultura, 47 62, 66, 67, 69, 73. 87-90, 94, 104, 105, 116,
Costa de Marfil, 42 122, 128, 129, 134-135, 136, 140-141, 145­
Crisis, gestión de la, 36, 37, 51, 53, 54, 55-56, 146, 148, 156, 160
61, 80, 92-100, 153, 115, 118-119, 120, 167, — administración de los, 40
168, 169, 175. 177,178,180 — arrogancia, 99
Croacia, 72, 86, 94, 157 — Bretton Woods, dominio estadounidense, 34
— reconocimiento alemán de, 155 — costos del sistema sanitario, 49
Cuarto Mundo, 16, 44, 73,76, 78, 81, 177-178 — déficit, 18, 35-36, 51, 54. 59, 128-129
— marginación del, 42, 97-98, 127 — gasto militar en los, 117
— hegemonía de los, 17, 66, 156
— hegemonía militar de los, 37, 56, 78-79, 134­
De Gaulle, Charles, 135, 136 135, 146, 159
Deconstruccionismo, 163-164 — historia de los, 88
Deflación, 28, 53-54, 119, 121 — monopolio de las armas nucleares, 19, 94,
Deforestación, 41 133
Deleuze, Gilíes, 163 — presencia en Oriente Medio, 23
Democracia: — subsidios agrícolas. 47
— democratización, 61, 174, 179 Efecto de permeación «gota a gota», 27
— erosión de, 19 «Efecto dominó», 139
— manipulación, 86 Egipto, 89. 108, 109
— obstáculos a, 174 Elite, 52, 180
índice analítico y de nombres 185

Emigración como válvula de escape, 77-78 — comisión de la energía atómica, 136


Empresas transnacionales, 29, 46, 145 — industria, 147
Engels, Fiedrich, 30-31, 168 — revolución francesa, 101-103
Escandinavia, 137, 157 — y colonialismo, 95, 156
Eslovaquia, 72 Fundamentalismo, 20-21
Eslovenia, 94 — religioso, 80, 84, 90, 93, 123, 154, 179-180
— reconocimiento alemán de, 155
España, 42, 81, 141. 154. 157
Estado-nación. 15-19. 21, 30-31, 38, 49, 68-69, G7 (Grupo de los 7), 28, 35, 40, 51, 54, 55, 70,
75, 76, 78. 85-88, 91-92. 93, 96-97, 99, 101­ 120
103, 126,127 Galbraith, J.K., 165, 169
— crisis del, 111-112 Gasto militar, 18, 35, 51
— desintegración del, 80, 81, 92 GATT-OMC( Acuerdo General sobre Comer­
— ideología del, 80, 81, 82, 87, 89, 92, 98 cio y Aranceles-Organización Mundial del
— ineficacia del, 32, 155 Comercio), 27, 29, 33, 43, 48, 59, 120, 128,
— soberanía del, 143-144, 151 179
Estancamiento, 35, 48-56, 58, 80, 87, 119, 120­ Gemeinschaft, 103
121 Ghana, 83
Etiopía, 94, 95, 125 Globalización, 27, 38, 49, 95-96
Etnicidad, 75-113, 125, 155 — financiera, 18
— «pureza étnica», 127 — fragilidad de la, 50-51
Euratom, 136 — ideología de la, 99
Euro, el, 152, 153 — triunfalismo acerca de la, 16
Eurocentrismo, 109, 166 Golfo, guerra del, 55, 95, 99, 159
Europa; Gramsci, Antonio, 166
— «de las Naciones», 136 Gran Bretaña. 18, 37, 54, 66. 102-103, 135, 141,
— «fortaleza», 136 146, 154, 155-156
— liderazgo alemán en, 22, 23, 88, 124, 146, 156 — City, 147
— opción de un banco central, 35, 38, 69, 72 — Commonwealth, 155
— unificada, 79 — historia, 104
Europa oriental/países del Bloque del Este, 28, — industria, 147
31, 34, 37, 40, 49, 52, 65, 72, 81, 115, 117, Grecia, 141, 152
124, 125, 148, 150, 151, 154, 155 — y comunismo, 134
— ideología neoliberal en, 154-155 Grupo de los 77, 44
— intervenciones del FMI, 34-36 Guattari, Félix, 163
— latinoamericanización de, 22, 70, 94, 106 Guerra fría, 116, 128
— poder alemán en, 156
Europol, 149
Haití, 141
Hegemonía, concepto de, 17
F A 0 .3 9 Hitler, Adolf, 134, 156
Farmacéuticos, 46 Holanda, 103, 157
Fascismo, 125-126, 137, 139, 154, 155, 164 Hong Kong, 72, 90, 123
Federalismo, 107 Hungría, 134
— hipótesis del federalismo europeo, 149-151
Feminismo, 169, 174
Financiero: H D (Investigación y Desarrollo), 142, 143, 144­
— flujos especulativos, 53 145
— monopolio financiero, 18 ICVA (International Committee for Voluntary
FMI (Fondo Monetario Internacional), 20, 27­ Agencies), 29
28, 29, 33-38, 40, 55, 58, 61, 62, 65, 73, 71, Ideología del libre mercado, 92-93
81, 120, 129, 179 Ilustración, 101-105, 109, 110, 111, 164, 166
Fordismo, 35, 65, 77, 116, 139 Imperio austrohúngaro,86, 107
Foucault, Michel, 163 India, 23, 25, 42, 72, 81, 88, 90, 111, 112, 115,
Francia, 23, 87, 94, 102, 103, 104, 105, 134, 135, 122, 123,160,177
136, 141, 154, 156 — unidad de, 89, 110
186 El capitalismo en la era de la globalización

Inmigración, políticas de, 104 Medios de comunicación, monopolio de los, 19,


Intelectualidad, 169, 178 93
Irlanda, 94, 114, 154 Mercado:
Israel, 23 — confusión con el capitalismo, 30
Italia, 42, 86, 134, 141, 157 — ideología de «autorregulación», 20
— industria, 147 — «leyes objetivas». 17
IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), 143 Mercantilismo. 15, 31, 101
Izquierda europea, 21, 62, 95 Mercosur, 128
México. 56, 71, 90, 96, 128
— amenaza de la deuda, 27-28
Japón, 15, 23-24, 35, 42, 52, 54, 56, 57. 62, 67, .Misioneros, 93
69, 91. 97, 122, 123, 128. 136. 142, 148 Mobutu, Sesé Sebo, 41
— agricultura, 47, 60 .Modernización, 79, 90
— industria automovilística, 147 — del Tercer Mundo,
— plusvalía, 18, 59 — ideología de la, 15, 173
Alonedas flotantes, 18, 34, 36, 37
Monetarios, sistemas regionales, 38-39
Katanga (Shaba), 83-84 Monetarismo, ideología del, 152-153
Keynes, J.M, 34, 38, 66. 69. 1 17, 119 Monnet, Jean, 135
— Kevnesianismo. 52. 58. 60, 65 .Monopolios, 17-19, 178, 179
— globales, 25, 45-46
— propiedad privada de los, 30
Latinoamérica. 15, 16. 23.42, 50, /1, 78, 89-90. — tecnológico, 46
91, 97, 112, 115, 122. 124, 125, 128, 129, Mukerjee, Ramkrishna, 89
139, 143-144, 146. 176 Multifibras, Acuerdo, 45
Lenguaje, 82, 86 Mundo árabe. 82-83.90.91, 109, 112, 115, 144,
Lenin, Vladimir, 166 148,160
Libra esterlina, patrón de la, 37, 68 — panárabe. 179
Libre comercio. 43 — unidad del, 155
— ideología del. 43-44, 62 .Mundo islámico, 105, 108, 159
Lomé, Convención de, 33, 42, 128
Lumumba, Patrice, 84
Lyotard,Jean Franqois, 163-164 Nación, concepto de, 100. 112
— autodeterminación, derecho a la, 107
Nacional, mo\imientos de liberación, 16, 35,
Maastricht, Tratado de. 152 4 4 , 4 9 ,5 2 ,6 0 ,7 9 , 109-110, 111, 176
MacNamara, Robert, 40 Nacionalismo. 57. 100, 103, 105-108, 121-123,
Magdoff, Harry, 61, 67 138, 155, 170
Malasia, 23 — árabe (qawmiyin), 110
Mali, 83 — del Tercer Mundo, 172
Maoísmo, 123, 164, 172 — ideología del, 86, 91-92
Marcos. Ferdinand, 41 Nacionalización, 49
Marginación global, 170, 177 Naciones Unidas, 20, 33, 39, 50, 59, 73, 129,
Marshall, Plan, 27, 37, 40, 52, 134-135 177, 179
Marx, Karl, 31, 117-119, 163-166, 167-168 — PNUD (Programa de las Naciones Unidas
Marxismo, 75, 85, 186, 173, 180 para el Desarrollo), 39-40
— Austro-, 107 — reconstrucción de las, 62-63
— Marxismo-leninismo, 96 — UNCTAD (Conferencia de las Naciones
— neo-, 171, 172 Unidas para el Comercio y el Desarrollo), 39,
— vulgar, 165, 172 59
Materialismo histórico. 172 Neofascismo. 125-127
Mead, Walter Russell, 37, 56, 58-60 Neoliberalismo. ideología del, 28, 96
Medio ambiente: New Deal, 116
— cuestiones medioambientales, 41, 47, 59 No Alineados, Movimiento de los, 25, 44
— daño a, 27,28, 116 NOEI (Nuevo Orden Económico Internacio­
— política de, 18-19, 174, 178 nal), 38, 39, 44-45, 70
índice analítico y de nombres 187

Novosibirsk, escuela de, 31 — instituciones, 70-73


— neoimperialista, 23
Regiones en situación de privación, 143-144 .
OCDE (Organización para la Cooperación Religiones, 75,89, 98, 101, 109-110, 127, 129
Económica y el Desarrollo), 38 — cristianismo, 82
Oligopolios, 142 — fundamentalismo, 80, 84, 90, 93, 123, 154,
ONGs, 29 179-180
— discurso antiestatal de las, 50 Renacimiento, 101, 109
Organizaciones humanitarias, 93 Revolución verde, 41
Oriente Medio, 124 Ronda de Tokio, 45
OTAN, 135, 137, 159 Ronda Kennedy, 45
Otomano, imperio, 83 Ronda Uruguay, 45
Roosevelt, Franklin D., 116
Rumania, minoría húngara, 91
PAC (Política Agrícola Común), 140, 143 Rusia, 55,72,94, 102, 123, 157
PAS (Programas de Ajuste Estructural), 28-29, — revolución rusa, 24, 108, 165
34
Patriarcal, sistema, 169
Patrón oro, regreso al, 69 Secesión, 98
Periferia/s, 24, 44, 49, 68, 76, 78, 86, 93, 99, Sector minero, 15, 40-41
144, 173,177-178 Segunda Guerra Mundial, 65, 75. 87, 141, 175
— ajuste unilateral en, 55 Segunda Internacional, 30-31, 86, 109, 163
— industrialización de las, 16, 19, 65, 68, 177 Servicios sociales, privatización de ios, 49
Petróleo, 23 Sharia, ley de la, 105
— dependencia del, 41 Sindicatos, 118-119, 152-153
— primera crisis del, 36, 120 Singapur, 23, 72, 90
Pinochet, Augusto, 41 Siria, 89
Pluralidad, precapitalista, 82 Sistema monetario europeo, 140
Pobreza, 29, 31,41, 143-144, 170 Sistema político global, 19-20
Polanyi, Karl, 125, 126 Sobreproducción, 35
Polarización, mundial/global, 17, 24-25, 31,44, Socialdemocracia, 32, 65, 79, 115-117, 175
49, 77, 96, 98-99, 109, 112, 128-129, 168, Socialismo, 24-25, 60-61, 65, 75, 80, 91, 97-100,
173,175-176, 177 105-109, 112, 158, 168
Policentrismo, 127 — tecnocrático, 174
Portugal, 141 Somalia, 95
Posmodernismo, 161-164, 173 Sombra, precios en la, 41
Prebisch, Raúl, 39 Songhai, 83
Presa de Asuán, 40 Sovietismo, 30-31,35, 51,65, 86, 115, 118. 164.
Privatización, 49, 84. 142, 177-178 172,175
«Progreso», 162, 164 — colapso del, 52, 79, 116
Proteccionismo, 122 Stalin, Josef, 134, 164
Proyecto europeo, 21-22 «Supranacionalidad», 157
«Proyecto, análisis del», 41 Sweezy, Paul, 35, 61, 67, 121

Racismo, 88, 100, 106-107, 112, 125 Tailandia, 23


— nazi, 103 Taiwán,72,90, 115, 122, 123
Reagan, Ronald, 28, 67 Tasas energéticas, 59
Recursos naturales monopolistas: Tercer Mundo, 16, 22, 28, 32, 36, 39, 40, 41,
— acceso a, 18-19 42, 44, 46, 47, 51, 55, 57, 59, 62, 65, 66, 69,
— despilfarro. 170-171 73, 75, 79 97, 122, 124, 129. 139, 143-144,
Reducciones arancelarias, 45 176
Reforma protestante, 104 — ajuste unilateral en el, 58
Regionalismo. 75. 127-129 — creación del estado-nación en el, 80
— agrupaciones. 96 — deuda del, 29, 34, 52, 119
— entidades. 112 — hostilidad occidental hacia el, 45
188 El capitalismo en la era de la globalización

— industrialización del, 49, 71-IS Turquía, revolución kemalista, 89


— intelectuales del, 169-170, 175, 178
— nacionalismo en el, 172-173
Tercera Internacional, 107, 109, 163 UE (Unión Europea), 21, 22, 38, 124, 128
Términos de! comercio, 44-45 Universalismo, 24, 101, 102, 112
«Tigres», economías de los, 148 — truncado, 105
Tipos de cambio, flotantes, 36, 53-54, 119, 129 URSS (Unión Soviética), 22, 25, 37, 62, 65, 71,
— estabilización de, 62 72, 78, 81, 91, 94, 107, 111, 112, 116, 123,
Tipos de interés, 36, 37, 51, 119 124, 129, 134, 148, 154, 155
TLC (Tratado de Libre Comercio en Norteamé­ — colapso de la, 67
rica), 56, 59, 97, 128 — constitución de la, 108 '
Tontons Macóme, 4 — reformadores post-Stalin, 30-31
Touraine, Alain, 163 Utopismo capitalista, 33, 125
Trabajo, fuerza de:
— exclusión de, 106
— migración, 68. 96 Valor, ley del, 87
— reserva de, 77-78 Vergopoulos, Rostas, 50
Tratado de Roma, 136 Versalles, Tratado de, 37-56
«Tribalismo», 75, 84
Tribunal Internacional de los Pueblos, juicio al
G 7,28 Walras, León, 30
Tributario, sociedad/sistema, 108-111, 162 Weber, Max, 161, 166
Triffen, Robert, 69
TRIM (Medidas de protección relacionadas con
el comercio), 46, 59 Yugoslavia, ex, 22, 37, 81,91,94, 107, 111, 125,
TRIP (Derechos comerciales relativos a la pro­ 134, 155,156
piedad intelectual), 46, 59 — constitución de, 107-108
Samir Amin es uno de los pensadores actuales que
de un modo más insistente está centrando sus
análisis en la cambiante naturaleza del capitalismo,
las relaciones norte-sur y la cuestión del desarrollo.
N o es de extrañar, pues, que en este libro
proporcione un poderoso análisis de esta nueva
era del sistema, marcada por el colapso del modelo
soviético, el triunfo del mercado y una globalización
acelerada.
Para empezar, el amplio alcance del te xto abarca
desde las regiones del sur de Europa hasta los
países del antiguo bloque comunista, pasando por
la totalidad de Europa occidental. Seguidamente,
mezcla sus argumentos económicos acerca de la
naturaleza de la crisis con argumentos políticos
basados en su concepto de la historia humana no
como algo determinado únicamente por realidades
materiales, sino como el producto de las respuestas
sociales a esas realidades.Y, en fin, su innovador
análisis del auge de la etnicidad y el fundamentalismo
como consecuencia del fracaso de las clases
dominantes a la hora de enfrentarse a la
globalización, así como su interpretación de ciertas
instituciones -sob re todo el Fondo Monetario
Internacional y el Banco M undial- como
mecanismos protectores de la rentabilidad del
capital, acaban de redondear un enfoque de la
situación tan original como atrevido.
A largo plazo, Amin no sólo rechaza la aceptación
pasiva de la inevitabilidad de la globalización en su
forma polarizada actual, sino también la asimilación
simplista del desarrollo con la expansión del
mercado, afirmando que cada sociedad debe
negociar los términos de su interdependencia con
el resto de la economía global para que los distintos
desarrollos nacionales puedan contextualizarse
por fin en un mundo realmente pluralista.
S a m ir A m in nació en Egipto en 1931 y estudió
política, estadística y economía en París.
Considerado desde hace ya mucho tiempo como
uno de los más importantes pensadores de su
generación, siempre desde un posicionamiento
radical, ha desempeñado varias labores
institucionales, ha sido director del Instituto Africano
para la Planificación y actualmente preside el Foro
del Tercer Mundo en Dakar (Senegal). Es también
autor de numerosos libros en francés y árabe.
«Com o economista, Samir Amin es un serio aspirante
al Premio Nobel.»
Economic Development and Cultural Change

«El amplio alcance intelectual de Amin le permite abordar una gran


variedad de asuntos con sencillez y simplicidad asombrosas.»
International Journal of Middie East Studies

«...nuestro propósito en el presente libro [es] presentar una crítica


sistemática del simplista discurso dominante acerca del carácter
ineluctable de la globalización. Debe admitirse que la interdependencia
ha de ser negociada, que formas de desarrollo nacionalmente necesarias
han de ser pautadas y apoyadas, y que las desigualdades iniciales se
deben corregir antes de que crezcan y se hagan más profundas.
A d m itir esas necesidades supone, por tanto, comprender que el
desarrollo no equivale a la expansión del mercado. Pero el discurso
dominante se niega sistemáticamente a hacer esa distinción,
presuponiendo que la expansión del mercado "lleva" necesariamente
al progreso social y a la democracia, así como que las "dificultades"
(las "bolsas" de pobreza, desempleo y marginación social, como
las denominan) son meramente "transitorias". Naturalmente,
ninguno de quienes así opinan dedica mucho tiem po a pensar
si la transición durará unos pocos años o varios siglos.»
Samir A min,
de la «Introducción»

www.paidos.com

ISBN 84-493-0638-8
45054

788449 306389

Похожие интересы