Вы находитесь на странице: 1из 6

Revista Comunicación. Volumen 15, año 27, No. 2, Agosto-Diciembre, 2006 (pp.

81-86) 81

Poesía de
Pérez Zeledón ����������������
�������������

Breve Antología
Selección de Gabriel Vargas Acuña
para la conferencia “Poesía costarricense
y poesía de Pérez Zeledón”
82 Poesía de Pérez Zeledón. Breve Antología

Luis Enrique Arce Humberto Gamboa


(Pérez Zeledón, 1952)
EL LETIGIO
CAMINAR POR LAS CALLES
-Pasé usted adelante amigo / cuénteme lo que lo aqueja.
DE MI PUEBLO
Puede usted hablar con confianza/ y con toda su franqueza.
(FRAGMENTO) Yo estoy aquí para servirle/ a toda la gente buena
Me gusta salir de noche que, como usted hoy lo hace/ a mi bufete se acerca.
Y caminar por las calles de mi pueblo; -Pos bien, señor abogao,/ me vine a buscar su ayuda
Desenredarme a Dios de la memoria pa resolver un problema: allí le traje platilla pa que empiece la
Y huir por los recodos absolutos. pelea./ Le digo sinceramente
que es una cosa muy seria/ pos se trata de un amigo
Sale la lluvia, que me salió sinvergüenza./ Yo le tenía confianza
los severos callejones, y le ayudaba bastante,/ sin esperar recompensa,
y los estúpidos silencios pero él creyó que soy tonto/ y me amarró la perrera.
que no entiendo Me ofreció comprar la finca/ dándome una suma inmensa
cuando llego a las almohadas. y yo me embroqué de viaje/ creyéndole sus tonteras.
Fue así que le di la finca/ la casa y sus pertenencias
Y si voy contigo y yo fui más adentro/ pa hacer una finca nueva.
las aceras giran voluptuosas. Pero resulta que agora/ el muy chollao se niega
En los restoranes a cumplir con su palabra/ reconociendo la deuda.
Los niños sucios y apacibles No que deja que me arrime/ a lo que jue y es mi tierra
nos muestran la mirada. y se planta en media entrada/ con cutacha y escopeta.
San Isidro es mío si me acompañas. Además tiene unos perros/ que más bien parecen fieras
Míos son los edificios, que laten como demonios/ infundiendo canilleras.
los borrachos y los basureros podridos Yo le digo francamente/ que si un día yo pudiera
que sueltan el rancio. lo mataría de un balazo/ pa acabar con el problema.
La noche no me niega tu aliento, Pero pienso en mi familia/ y en lo que sería de ella
y pequeñita nos roba los postigos, si yo los dejara solos/ cuando a la cárcel me juera.
y alfarera nos fabrica ejércitos de piedra. Así es señor abogao/ que no tengo otra manera
Noche de espasmos y sábanas, que contar con sus saberes/ pa ganar esta pelea.
aceras, calles, borrachos; Que sirva esto de escarmiento/ a mucha gente como esa
Todo junto entre el vino y las jarras, que aparentan ser honraos/ pero son muy sinvergüenzas.
porque este San Isidro está maduro Que se valen de sus labias/ pa engañar a gente buena
haciéndonos vibrar las almas. como yo que se confían/ de individuos sin concencia.
Puede usté empezar el juicio/ en el momento que quiera,
yo me comprometo al pago/ de la cantidad que sea.
Pero gáneme este pleito,/ tan corriendo como pueda,
igual que se ha ganao otros/ usté tiene mucha escuela.
Yo bien sé que su oficina/ por algo está siempre llena:
¡Usté no ha perdido ningún pleito/ por más difícil que sea!

Yo le pago la platilla/ y usté resuelve el problema:


¡sálveme usté la finquita/ y eche de allí al sinvergüenza!
����������������
�������������

-Muy bien, estimado amigo/ le doy garantía plena


que aquí el pleito se gana/ a gusto de la clientela.
Váyase usté enseguida/ y apenitas pueda vuelva.
Ya verá que yo soy nones/ para esta clase de problemas.
Y que por algo la gente/ a mi bufete se acerca:
aquí los pleitos se ganan/ o cuando menos se enredan.
Revista Comunicación. Volumen 15, año 27, No. 2, Agosto-Diciembre, 2006 (pp. 81-86) 83

William Garbanzo Carlos Quirós

MUERTE DE RODOLFO TRISTEZAS


ÁVILA CUBERO
A ella... la muchacha del parque
Han muerto a un hombre ¿Qué esperas – dime-
que vivió en los campos, esta noche
apacentaba estrellas en que resbalas
y sembraba sueños. por los pétalos del hastío?
Será la voz inerte del silencio
Han muerto a un hombre o el beso ártico
que tenía mujer, que se incrusta en tus entrañas.
hijos Dame tu mano
y esperanzas; Y con palabras silenciosas
un hombre deshilacha tus tristezas,
que soñaba vestirse de luz Las pondremos en el buzón,
en una tierra sin odios. Sin destino
Sin estampillas,
Han muerto a un hombre Sin remitente.
como yo, Dame tu mano,
como tú, A los minutos les brotan pájaros
como nosotros. Y la claridad es un labio
Que florece
Iván Moreno En los poros del canto.

ELEGÍA A AMÉRICA
(FRAGMENTO)
Pobre América sirvienta y pordiosera
nacida para perder en históricos momentos de rapiña.
Víctima de los telares londinenses, de los astilleros de Bristol,
de las fundiciones de Manchester,
de los depósitos de capital en los bancos holandeses,
de la estúpida ambición ibérica de títulos y rentas
de antemano hipotecadas por el Lloyd´s .
Desde el Potomac al Río de la Plata,
desde Recife al Perú,
construyeron la enorme cruz
en la que fueron clavados,
uno a uno,
setenta millones de tus hijos.

Saqueada de tu oro primero, de tu plata y azúcar después,


no hubo nada de tu naturaleza espléndida, nada, ����������������
ni siquiera la mierda de tus pájaros, �������������
que escapara a la codicia de las metrópolis de turno
formidables motores de acumulación de riqueza,
dueñas absolutas de la verdad, de la justicia, de Dios,
de los barcos negreros que convirtieron a Liverpool
de inmunda aldea en la más próspera ciudad de Europa.
Dueñas de la transmisión de la sífilis y la viruela.
Palpita el corazón del continente
Reclamando el derecho
a ser dueños de la esplendidez de nuestro suelo.
84 Poesía de Pérez Zeledón. Breve Antología

José Francisco Quirós He vuelto en mes de lluvia


POEMA 18 a recorrer las calles de Turrialba
sin salveque ni música.
La vi marcharse con una penumbra alrededor de los párpados Sola busco la casa de Ramiro,
y una primavera amaneciendo en sus ojos. hablo con las mujeres rosadas,
oigo de campesinos que bloquearon
Aquí ha dejado su horizonte de soles, la línea férrea en Chis.
Su sonrisa eucalipto y sus gestos Hace dos años
Como un lirio adornando su rostro. vine a buscar el sueño de los indios,
Llevaba consigo un ramo de luz y un rosario dentro de sus sus huellas digitales en los tiestos de barro:
manos inmensas y tristes. no reparé en las gentes de este tiempo,
Allá a donde fue, hay una isla con árboles y ángeles y aves con en las manos que hicieron los cañales,
música de arpa entre sus picos. no vi que hay otros habitantes con historia
Allá hay trillos con luces que salpican las piedras Porque tal vez yo era otra persona.
y las dejan como un arco iris mágicamente decorado. Hoy que vuelvo la lluvia sigue igual,
el verde y el azul, la tarde desbordándose
Hay senderos con musgo luminoso más allá de los puentes,
Y lianas descolgándose desde ramajes celestes. remojada
Allá donde fue hay carrozas tiradas por dorados unicornios en la dulzura torrencial de octubre.
que la pasean por el cielo. Pero mi hermana se ha perdido,
y yo he cambiado
Joaquín Soto
JUSTA REYES José Antonio Valverde
RIO BARÚ, MARINERO
Vendió la hacienda
y compró casa en San Isidro: Río Barú, marinero que penetra
Una hermosa mansión para su amante, con influjos hasta las rocas de amianto
dejando a sus hijos en la calle. Mar dominicaleño:
Mas quiso ser generoso en San Isidro te nombran alegre
con su vieja esposa los pescadores
al llevarla de sirvienta. por tus róbalos y baños.
Silenciosa y triste, Y yo te cuento que hace años,
Justa lavaba la ropa, embrujado por tus pozas,
con los ojos bajos les hacía la comida quise comprar “Campo Real”,
y le fue dando a don Carlos cercana a los espaveles de tus orillas.
gotitas de gramoxone Soñé en un bote bajar
con sus tragos de wisky. cada tarde hasta la ría.
Ya con pargos y jureles
Iris Valverde Dar vuelta por la marisma,
EN TURRIALBA y hacer fiesta de tasajos
frente hotel de marimbas
En Turrialba la lluvia como un pájaro que tuvo allí Rafa Rojas:
desciende sobre mí, troncos, braseros y asado.
pesada y grávida,
suelta mi pelo y cae desde el puente Hoy que me siento feliz
����������������
�������������

arrastrando rumores de casa en casa. vengo a escribirte un poema,


Miro y con el alma serena
el verde y el azul de hace unos años, dormir en tu arena gris:
más arriba las piedras en los montes,
la historia Te miran y se enamoran
en espiral grabada. cuantos llegan a tu vera.
Aquí estuvo mi hermana con su bondad de humo
y su silencio ritual De Quepos a San Isidro
Y también otros amigos en la niebla. cada vez hay más bañistas.
Recuerdo que la luna Pero yo te quiero más
sobre los petroglifos en la noche por la esencia de una historia.
nos hacía cantar.
Revista Comunicación. Volumen 15, año 27, No. 2, Agosto-Diciembre, 2006 (pp. 81-86) 85

que solo sabe un botero derrama besos


(pensándolo bien, primero sobre tuetes
fue el alma que está en la gloria). y achiotillos..
Antes de partir me dijo: Cerros eternos
-¡Qué lindo fue el viaje aquel Custodian
a dormir sobre la arena! El sueño del plumaje

Habladurías de la gente allá por Dominical: Y las calles


que en vez de buscar los peces desgranan versos
entran por el canal embriagando espejismos
del Río Barú navegable. que incuban brazos
Gastan las noche en muchachas de amantes ocultos.
muchos viejos respetables, En el viaje suspendido
y luego llevan machaca, el caminante rompió tu aliento
barbutillos y gualajes, Y el delirio embrujado
a la esposa en San Isidro, de pajarillos
por salir del compromiso. esparció trinos
convertidos al canto.
Los pescadores te quieren, Eres
a la cena de los pargos; soplo congelado de eternidad
los marineros te buscan a los pies del naranjal.
como hito en viajes largos,
por el aguaje espumoso en la desembocadura. Oscar Valverde
Pero yo te necesito, COSTUMBRES
no vengo a buscar tu carne.
Me estremece tu belleza; ¡Ah costumbres aquellas!
es que tú cabalgas y pones Cantos rítmicos
una gota de candor en todos los heliotropos. en ruedas de carreta
batiendo barro, levantando polvo.
Río Barú viejo amigo de indios y peregrinos,
molino de la poesía, Saludo atento y puntual
consuelo en las largas ausencias, en la convocatoria
saco de agua y carne fría. del turno, de la misa,
¿Si yo quisiera, sin penas, regresar a mi familia, y de la reunión escolar.
después de escuchar el sueño
toda la noche en tu arrullo, Juntos a la mesa
me prestarías tus playas de paz, en los rezos y en las oraciones.
misterios y arena?
Donde los vecinos, de paseo,
Marcos Valverde charlando, compartiendo el café
A MI CIUDAD y un gallito.
(SAN ISIDRO DE EL GENERAL)
Coqueteo de mariposas,
Donde las aguas bailan Sinfonía de pájaros,
����������������
con un constante germinar laterítico Adornando el silencio. �������������
reposa la ciudad del valle.
Exhibe cantos. Los niños juegan...
y entre palmas y maderos-negros Agua y viento en cantos de libertad,
dos torres
hieren cielos. ¡Ah las costumbres!
El rojo intenso en el espejo del tiempo.
del mercado amuralla
soles grandes
y nidos cóncavos.
y Talamanca
-olorosa a monte-
86 Poesía de Pérez Zeledón. Breve Antología

Javier Zúñiga
NOSOTROS LOS DE AMÉRICA.
Longitudes medibles de pirámide
a espiga,
Casi como decir nostalgia
reptando entre los Andes,
ráfaga que llegó en el deshielo de los siglos,
detrás del venado y la cosecha.

Nosotros los de América,


vinimos a la estación atrapada
de los trópicos,
para encontrar el sol enredado
en los enjambres de la tierra.
Aún teníamos el secreto de la miel
en la dual virtud del polen y la angustia.
Hicimos trofeos de barro, jade y oro
para que los dioses entendieran
la potencia de las manos,
Nuestras mujeres parieron;
nosotros las hicimos de piedra para el tempo.
Ellas cultivaron vástagos
enseñando la sabiduría de la serpiente,
pusieron un lenguaje de plumas en sus lanzas
antes de darnos sus brazos;
nosotros les dimos la danza de la guerra,
la defensa de Tenochtitlán
y las llaves de su puerta.

Nosotros los de América


no conocimos nunca de cadenas,
no tuvimos más Dios que la furia del rayo.
Cosechamos,
peleamos,
perdimos;
y cuando esto sucedió
nos dimos cuenta
de que un hombre nuevo
habría de sustituirnos;
una especie de Dios ínfimo y cobarde
que enfermó nuestra semilla
y cortó con tijera nuestra hombría,.
para dar a sus monjes
����������������
�������������

la cruz de nuestra historia.

Nosotros los de América


ya no estamos.
Ahora están aquí
aquellos que vinieron.

Похожие интересы