Вы находитесь на странице: 1из 3

Vanguardias

La vanguardia viene del vocabulario militar, es algo que va adelante, que


irrumpe, creativo e innovador. Estos movimientos artísticos se producen luego de la
Primera Guerra Mundial, produjo un profundo cambio en la vida de europeos y también
cambios en la tecnología y las comunicaciones. Lo que surge después de esto es una
gran decepción sobre la cultura que ha producido la guerra. La idea era producir un
shock, una reacción, para modificar las bases de esa cultura. Es una ruptura que puede
resultar cíclica, la propuesta de un nuevo inicio -nada novedoso-.
Se opone al realismo, que se inicio con las artes plásticas, pero que se plasmó en
las demás ramas del arte. El realismo considera que el arte podía realizar una tarea de
mímesis de lo que ocurría en la realidad. Emplea descripciones, una cierta narratividad,
que van armando una intriga. El realismo realza la importancia de la experiencia simple
y común. Surge en el marco de la revolución industrial y sus consecuencias; el
nacimiento del proletariado, multitudes, movimientos sociales. Surgen nuevos
problemas para la literatura. Se consagra el genero novela, que habla de matrimonios,
familias, conflictos sociales. Tiene relación con la filosofía positivista, el iluminismo, la
confianza en el progreso. También coincide con el nacimiento de la filosofía, en la que
se registran momentos sin mediaciones, fiel a la realidad.
Las vanguardias son movimientos (dadaísmo, surrealismo, futurismo, cubismo)
que comparten la voluntad de ruptura, rebelión; buscan nuevas formas y técnicas a
través de las cuales se pone en cuestión no solo una manera de entender el arte y la
literatura sino un modo de pensar el sujeto y la sociedad. Con todo esto, hay una sed de
buscar elementos presentes en otras culturas, a través de lo que se llamó primitivismo.
Por ejemplo, las obras de Paul Gauguin. Son obras que desafían la lógica europea.
Están en contra de la tonalidad en la música, por que implica un orden
representativo; lo figurativo en la pintura; la representación humana en la escultura; las
reglas de comprensión sintáctica en la literatura, es decir, todo aquello que construye la
verosimilitud.
Se organizan en grupos; tiene que ver con la militancia, con la organización
militar, con ir a la vanguardia. Se entiende que el arte no es algo privado, es un arte que
se construye colectivamente y hay voluntad de hacer público lo que hacen. Hay una
voluntad de escándalo, de provocación, es un tipo de arte que tiene voluntad de
persuasión, programático. Es un modo de intervención en el presente, en el hoy.
El género que se presta para esta acción es el manifiesto. Como género nace con
el Manifiesto Comunista, de 1848. Tiene una noción de urgencia y novedad, de
necesidad de intervención. Son programáticos, tienen una finalidad, una promesa. Tiene
el valor de un acto, la intervención retorica de un porvenir, no se puede medir por su
resultado. Tiene un estilo violento, apasionado.
El surrealismo comenzó en París en 1924 y se mantuvo activo hasta el fin de la
Segunda Guerra. Uno de sus antecedentes es el Conde de Lautremont, uruguayo,
fundador de las ideas surrealistas. Breton escribe los manifiestos surrealistas. Es un
grupo donde hay disidencias, hubo tensiones y rupturas dentro del movimiento.
El primer manifiesto comienza con la reivindicación de la imaginación y de la
juventud, la idea de que hay algo en esa frescura, en la rebelión, que es necesario
atender. Es una especie de invocación a la imaginación. Con los años la imaginación se
empobrece y cede paso a las leyes de utilidad arbitraria y a la necesidad práctica. Frente
a esto, se reivindica la libertad del inconsciente. La nota diferencial del movimiento es
la presencia del psicoanálisis y las teorías de Freud. Establece un limite a la experiencia,
y se oponen al sentido común, la civilización, el progreso científico, y se rescata una
parte del mundo mental: la locura, el sueño y el deseo sexual.
Breton era médico, ocupó el cargo de medico alienista -psiquiatra-, y toma una
visión un poco romántica. El delirio es una fuente de goce… En la obra de Don Quijote
hay una reivindicación de la locura, que desde su lugar trata de mostrar verdades; todos
creían que estaba demente, pero en realidad estaba mas cuerdo que el resto.
En Breton está la idea de superrealidad, la fusión del sueño y la vigilia, algo que
logre superar la realidad. Está pensando que el realismo deja de lado toda esta
perspectiva, y propone otro tipo de acercamiento a la realidad, mas compleja. Las
consecuencias de ir en contra de las novelas, el género por excelencia de la burguesía
es el desprecio por el estilo puramente informativo, la inutilidad del detalle y las
descripciones, las clasificaciones, lo puramente anecdótico, la mediocridad y chatura,
que tratan de construir una verosimilitud. No es que Breton no escriba novelas, pero no
reproduce todas estas cuestiones a las que se opone, tratando de innovar dentro del
género con otros procedimientos.
En su contra, surge la poesía; hay una reivindicación del término de poesía en un
sentido general, como la vida poética. Pensar el arte es pensarlo con la vida misma, para
que se la vida misma se presente como una obra de arte. Sólo del hombre depende
“pertenecerse por entero, es decir, mantener en estado anárquico las huestes cada vez
mas temibles de sus deseos”. Hay una ética en lo poético.
Se funda una nueva estética: lo maravilloso está en la belleza, en lo absurdo. Es
una época en la que reina la razón, dejando de lado épocas de feudalismo. La ilustración
ha llevado a la guerra, a la contradicción, se busca en las culturas alternativas algo del
orden de lo mágico, lo maravilloso, que rompan con el pensamiento racional. No es lo
mismo en todas las épocas lo maravilloso y lo mágico, y se relaciona con cierta inquietud,
con algo perturbador, relacionado con lo traumático, con lo que Freud asocia con el
deseo sexual. También aparece la idea de la ruina como un elemento estético en lo cual
se ve la maravilla, la belleza, y decaimiento al mismo tiempo.
El surrealismo rescata la infancia algo de la frescura, de la asociación libre, de la
manera de pensar. Al mismo tiempo es este lugar donde el horror esta presente, y
rescata de allí un material poético. Asimismo, es muy innovador el nacimiento de la
sexualidad: Freud dice que los niños ya tienen sexualidad, son perversos polimorfos. Esa
idea de que la sexualidad ya existe en la infancia es fuerte para el pensamiento
occidental y Breton lo toma como un elemento de creatividad a lo que hay que acudir.
Se va en contra de la disciplina, el autocontrol. Cuenta la historia de su propio
método de escritura: la virtud de la palabra residía en abreviar la exposición y llegar a
una substancia. Pero una noche, le llega una frase: “hay un hombre cortado en dos por
la ventana”, una imagen bastante extraña. En los sueños hay momentos que extrañan,
enajenan y llevan a pensar que no hay tanto dominio del pensamiento. Deja lugar al
paso del inconsciente.
El método de escritura del surrealismo es la escritura automática. Cita a Freud y
a sus técnicas de cura. Decide poner al servicio de la creación poética el mecanismo de
“asociación libre”, lo que él llama el “pensamiento hablante”. Hay una voluntad de
eliminar la genialidad, se valora la escritura en sí, el arte y la literatura banal.
Lo absurdo tiene algo poético, algo ingenioso, algo de humor, que el surrealismo
va rescatando como efecto. Como homenaje a Apollinaire, Soupault designa con el
nombre de surrealismo la nueva forma de expresión. No descartan la idea de
representar la realidad, sino de otro tipo de realidad, más compleja, la realidad del
pensamiento. Es una realidad superior.
El surrealismo es una imagen poética, es un momento de verdad. “Un
acercamiento fortuito entre dos realidades el lo que produce el fulgor de la imagen”. El
valor de la imagen depende de la belleza de la chispa obtenida. La imagen mas bella es
la más arbitraria, la más contradictoria, y le da lugar la alucinación y la risa. Ofrece la
visión desde otra perspectiva.
En realidad, el arte surrealista es un puro registro; no se trata de ser un genio,
sino de registrar los propios pensamientos, hay algo documental, que muestra un
proceso de pensamiento. No se trata de talento sino de atender este registro, contra la
noción de originalidad, de talento.