You are on page 1of 1104

NOVÍSIMO

MISAL
DEVOCIONARIO
Tomo I
(páginas 1-474 del pdf)

Tomo II
(a partir de la página 475 del pdf)
n o v ísim o

M I S A L D E V O C IO N A R IO .
PARTES CONSTITUTIVAS DE T,4 11 ISA.

L a M isa está d ivid id a en dos secciones p rin ­


cip ales: i . “ L a que com prende todas la s p artes de
la litu rgia, y es la m ism a en todas las M isas; por
esto se titu la O rdinario de la M isa. 2 ." L a M isa
d el S an to ó festivid ad , la cu al v a ria diariam ente,
y com prende: el In troito, O raciones, E p ísto la ,
G ra d u a l, E v a n g e lio , O fertorio, S ec re ta , Com union
y despues de la Com union.

Del Introito.

E l In tro ito se dice siem p re de la m ism a m a ­


nera, to n G lo ria Patria etc., com o se ad vierte en
el O rdinario de la M isa. S e excep tú an de esta r ú ­
brica la s M isas de Réquiem y las de tiem po de
P asión , en la s que no solo se om ite el G lo ria P a -
tri, donde le h a ya, sino todo e l S alm o jfu d ic a
m e... etc., al p rin cip io de la M isa.

Del Gloria in excelais.

E s te himno se dice en tod as la s M isa s despues


de los K y ries. S e excep tú an de esta regla: i . ° L a s
M isas en que el ornam ento es m orado ó negro.
4 DE L A S O R A C IO N E S.

2.° L a s M isa s vo tivas que no sean de la B . V. M a­


ría ó de los ángeles. 3." L a M isa vo tiva solem ne
p o r ca u sa g r a v e ó p ú b lica necesidad de la Ig lesia ,
aun cuando no se d iga cor. ornam entos m orados.

De lns Omciouca.

D esp u es del G lo ria in excelsis, ó de los K y r it s


si aquel se om ite, se dice la oracion d e la fiesta
del d ía , con la conclusión que tenga, y an tep o­
niendo el Oremos. S i hubiese conm em oraciones,
es decir, m as O raciones de u n a , al em p ezar la
prim era de e stas se rep etirá el Oremos, pero solo
en la prim era, y todas, aunque sean m uchas, te r­
m inarán b ajo la conclusión de la última.
E n las M isa s de dom ingo, feria, v ig ilia ó fes­
tivid a d de santo que no sea doble h a y siem pre
tres oraciones, la prim era del dia y la segu nd a y
tercera u n idas, las que están p u estas al p rin cip io
de cad a tiem po; pero es de ad vertir que si h a y
conm em cracion c e alguna festivid ad , la segun d a
de a q u e lla s oraciones m encionadas p a sa á ser
tercera, y la te rce ra se om ite. S i h u biese m ás de
una conm em oracion, se suprim en la s dos del
tiem po.
E n todas las M isas d e santo que se celebren
durante el tiem po de A dviento, C u aresm a, en las
T ém p o ras, V ig ilia s y O ctavas de festivid ad es que
las Lenga.i, se h ace siem pre conm em oracion de la
D om inica, F e ria , T ém p o ra, V ig ilia 6 In fra o cta v a
de la fiesta, que con siste en tres oraciones, una
despues de la del d ia, otra despues de la secreta,
y la te rce ra d espues de la Poscom union.
E n los reinos d e E s p a ñ a se añade siem pre á
la últim a oracion ó á la p rim era si no h ay m as
D E L SÍ M B O L O Ó C R E D O . 5
que unü, la C o léela G u a rd a , S rñ v r, e le., term i­
nando bajo la conclusión de la anterior, la c u a l se
repite en la S e c re ta y Poscom un ion .
E n los d ias octavos de una festivid a d 6 san to
que la tenga, la M isa es siem pre Ja de la tiesta
p rin cip al, c u y a s oraciones sirven tam bién p ara la
conm em oración de los d ias in frao ctavos. S o lo la s
octavas d e la E p ifa n ía , S a n E sté b a n protom ár-
tir, S . P ed ro y S . P ab lo y S a n L o ren z o m ártir,
tienen oraciones p rop ias.

Del Símbolo A Credo.

S e ha cuidado en cad a M isa in d ica r si ha de


decirse C red o , m as por si h a h ab id o algún descuido
in voluntario, y p ara m ayo r clarid ad , téngase p r e ­
sente, tienen C redo la s siguientes festivid ad es,
i . ' T o d o s los dom ingos dei año, aunque en ellos
se d ig a M isa de un santo que, á no d a r esta c ir­
cu n stan cia, no lo tendria. 2 .0 L a s tres M isas de la
N a tiv id a d del Señ o r y h a sta la octava de Sar.
Ju a n A p ó sto l inclusive. 3.° L a E p ifa n ía y durante
su o c ta v a . 4." D u lce N om bre d e Je s ú s . 5 .“ Ju e v e s
San to . 6.° P a s c u a d e R esu rrecció n y d u ran te su
o ctava. 7 .“ A scen sió n del Señ o r, PentecosLés, C o r­
pu s C h risti y durante sus o ctavas. 8." T o d a s las
fiestas conm em orativas de la P a sió n de N u estro
S eñ o r Je su c risto . 9." T o d as la s fiestas de la b ien ­
aven tu rad a V irgen M aría, y durante sus o ctavas
si la s tienen. 10. F ie s ta s de le s A p estó les y E v a n ­
ge lista s y en sus o cta va s si las tienen, n . A m b as
C áted ras c e San P ed ro y la fiesta de S a n P ed ro
A d -V in c u la . 12 . L a con versicn y conm em oracion
de S an P a b lo . 13 . S an Ju a n A n te -P o rta m -L a ti-
nam y S a n B ern ab é A pústul. .14.. Iirv e n c iu i, Triun-
6 D E L A S O R A C IO N E S S E C R E T A , ETC .

ib y E x a lta c ió n de la S a n ta C ru z. 15 . T ra n sfig u ­
ración del Señor. 16 .1 F ie s ta s de los A ngeles.
17 . D o ctores de la Ig le sia . 18 . O cta va s de S a n
Ju a n B a u tis ta y S a n L o ren z o . 19 . S a n ta M aría
M agd alen a. 20. D ia de T o d o s los S an tos. 2 1. D e ­
dicación de la s B a s ílic a s del S a lv a d o r, y Son tos
P ed ro y P a b lo apóstoles. 22. A n iv e rsa rio c e
dedicación de una ig lesia, y su o c ta v a -si la tiene.
23. D ia de la consagración de una ig lesia ó altar.
24. E n la fiesta de los santos á quienes está ded i­
ca d a la iglesia, ó el patrón de un pueblo, ó si se
h alla en ella el cuerpo 6 una reliquia p rin cip al.
2$. Creación y coronacion del Su m o P o n tífice, y
d ía del aniversario c.e la m ism a. 26. E n la co n sa ­
gración de un O bispo y su a n iversario . 27. E n
todas las f.c stas que se cclebren en dom ingo, ú
octavas en las cuales debe decirse. 2 Í . E n las
fiestas princip ales de las O rdenes religiosas, pero
solo en sus ig lesias resp ectivas. 29. E n las M isas
vo tivas p or cau sa ó necesidad graves.

De las Oraciones Secreta y después de la


Comnnion, Prefacio, Bendición y .último
Evangelio.

L a s oraciones Secreta y Poscom union, son


siem pre iguales en núm ero á las p rim eras, em pe­
zando y concluyendo del m ism o modo. U n ic a
d iferencia: a l p rin cip io de la Secreta no se dice
Oremos.
L a rúb rica puesta al p rin cip io de los P refacios
se entiende de. esta m anera. E n todas las M isas
de C uaresm a, tiem po de P asió n , tiem po P a scu a l,
y en las o cta va s de san io s ó festivid ad es que le
tengan propio, debe d ecirse siem pre el P re fac io de
dicho tiem po ó festividad, á no ser que la M isa
D E L A S E S T A C I O N E S D E ROMA. 7
que se celebre en dicho tiem po ú o c ta va le te n ­
g a propio, v. gr. la s festivid ad es que h aceu iela.-
cion á los m isterios de la P a sió n , en las que Ee
d irá el de este tiem po; la s dem ás festivid ad es del
S eñ o r que tienen el de N a tiv id a d ; las de la S a n ­
tísim a V irgen y apóstoles que le tienen propio;
S a n ta T e re sa de Je s ú s , etc. F u e ra de estos casos
y tiem pos, en los dom ingos se dirá siem pre el
P re fa c io de la S a n tísim a T rin id a d , y en las fies­
ta s de santos que no ca iga n en D om ingo, el P re ­
facio com ún.
N o h a y bendición al fin de la M isa en que se
om ite el G lo ria in e x c e h is ,y en lu ga r del li e M isa
est, se d irá Bcucdicn.m.ts D om ino; en las de R e-
quiem , Requiescant in pace.
E l últim o E v a n g e lio siem pre es el de S a n
Ju a n , In p rin cip io cra t, etc. S e exceptúan de esta
rúb rica gen eral: T c d o s los dom ingos del año,
ferias de C u aresm a, T é m p o ra s y V ig ilia s, cuando
en ellos se dice M isa de un santo ú otra festivi­
d ad, que en este caso ei últim o E v a n g e lio será el
del dom ingo, F e r ia , T é m p o ra 6 V ig ilia . E n la
cu a rta dom inica de A d vien to si cae en él la V ig i­
lia c e la N a tiv id a d se d irá el E v a n g e lio de San
Ju a n , In p rin cip io . E n la 3 .“ de la N a tiv id a d del
Señ o r, el d e E p ifa n ía y en el D om ingo de R am os,
en la s M isas rezadas, el E v a n g e lio de la bend i­
ción de P a lm a s.

De las Estaciones de Roma.

Q ueriendo Sar. G rego rio el G ran d e regu larizar


y san cio n ar una p ia d o sa devocion qué venia p ra c ­
ticán dose desde los prim eros tiem oos del c ristia ­
nism o, las visitas de las iglesias para venerar la
8 IND U LG EN C IA S.

memoria de los santos, scbre todo la de los m ártires,


institu yó las E sta c io n es de 'K o m a , fijan d o las
iglesias que deben visitarse en algun as é p o cas y
festivid ad es del año, y haciéndolo in scrib ir en el
M isa l romar.o.
P a r a e x cita r á los fieles á h acer la v isita de
estas ig lesias, v rogar á D ios en ellas según las
intenciones del Soberan o P o n tífic e , dicho santo
P o n tífice, y despues sus su cesores, concedieron
va ria s In d u lg en cias, á este piadoso ejercicio , que
la santidad de P ió V I confirm ó á perpetu idad en
decreto de 9 de ju lio de 17 7 7 , y son la s siguientes:

Se puede ganar Indulgencia plenaria.

E l Ju e v e s Santo.
L a P a sc u a d e R esu rrección .
E l dia de la. A scensión del Señ o r.
. E l dia de la N ativ id ad de N u estro S eñ o r J e ­
sucristo; en todos p ré v ia confesion y Com union.

Se ganan 25 años y 25 cuarentenas.

E l D om ingo de R am o s.

Se ganan 80 años y 30 cuarentenas.

E l 1 .* de enero, Circuncisión del Señor.


D ia 6 de id., la E p ífa n ia del Señ o r.
L o s dom ingos de S ep tu agésim a, S exagésim a
y Q uincuagésim a.
V iern es y S áb ad o Santos.
IN D U L G E N C IA S. 9
D esde el lunes de P a sc u a h asta el dom ingo de
C uasim odo inclusive.
D ia 25 de abril, S a n M árcos E v a n g e lista .
L o s tres d ias de R o g a tiv a s , en m ayo.
P a sc u a de Pentecostés y todos los d ia s del
Sep ten ario .
D ia 26 de d iciem b re, S an E sté b a n Proto-
m ártir.
D ia 27 de id ., S an Ju a n E v a n g e lis ta .
D ia 28 de id., S an tos In ocen tes.

Se ganan 15 años y 15 cuarentenas.

M iércoles de C en iza.
C u arto dom ingo de CuE.reama.
T e rc e r dom ingo de A dviento.
V ig ilia de la N a tiv id a d del S eñ or.
M isa de la noche de N a tiv id a d .
M isa de la A urora.

Se ganan 10 anos y 10 cuarentenas.

L o s tres prim aros dom ingos y el quinto de


C uaresm a.
T o d o s los diass de C uaresm a.
V ig ilia de P en teco stés.
E l m iércoles, viernes y sáb ad o de las cuatro
T ém p oras del año.
E l p rim ero, segundo y cuarto dom ingo de
A d vien to .
T en ien d o la B u la de la S a n ta C ru za d a , no
solo pueden gan arse e stas In d u lgen cias en todas
las iglesias de los dom inios de E sp a ñ a , visitando
10 LUAS E N (¿UJi S l i SACA Á N I M A .

cinco iglesias ó cinco altares, y á falta de estos


cinco veces nr. a lta r, sino que las indulgencias
p arciales pueden elevarse á plenarias, confesando
y com ulgando en los d ias de E sta c ió n .

Dias en que se puede sacar Anima del


Purgatorio mediante una segunda visita.

D om ingo de Sep tu agésim a.


M artes despues de la prim era D om inica de
C u aresm a.
S áb ad o d espues de la segunda D om inica de
C u aresm a.
D om inica tercera y cu arta de C u aresm a.
V iern es y sábado d espues de la quinta D o m i­
n ica.
M iércoles de la octava de R esu rrección .
Ju e v e s y sábado del Sep ten ario d e Pen tecostés.
T A BLA DK LAS F IE S T A S M O V IB L E S .
z

5
.B
lecostés.

4S
S )

O
so> \i .
• í í i

s i l
ll \ |
¿ \ s
*

e \ u
lio a d e P .

¿ ( g |

*
-- i «l
*g 1 7.
§ ) V
HBS. \g ¡

iI u
¿ ¡ [ s |

' ps
erj r v ¿1

S-/JÍ
c 1

É?\ I
Junio.
N

II
Marzo. Mayo. Junio. Diciembre.

•O
íí K
Fcbitriu. Muyu. J udío. Junio. Noviembre.

II «B
5 J Í
•«;<S
0^ *N4 0

= r=S
Febrero. Mayo. Mayo. Mayo. Noviembre.

V cJ¡
£ £61 C•
Z?Ní>

U Ww
2 2 £■

O
Junio.
N

Marzo. , Mnyo. Junio. I^ovicmbre.


Febrero. Mayo. Mayo. junio. Diciembre.
2‘100^

Febrero. Mayo. Mayo. Mayo. Diciembre.

-= ¿3 ^

í ’ s :
•"??-

==83

ti y O u
í f " MS

Junio.

t.c ew « e
Febrero. Mayo. Junio. Nonembre.

w
N N N“*•

N ON» «*) M
2 ® í 2—
i
Febrero. Mayo. Mayo. Janio. Noviembre.
Marco. Junio. Ju rio . Junio. Noviembre.
Febrero. Mayo. Mayo. J udío. Noviembre.

i J j S ’i

-ffS -
.--5 - ; ^
S T S -S
^ á *01 a

te O n o
<<<;•<:
5T, S-”

FeW-íc/. M jyo. Mayo. Mnyo. Dicicmbrc.

K
*0 o «n N

N « »©i ©
fl

Junio. Junio. Diciembre.

O
Marzo. Mayo.
Mayo. Junio. Noviembre.

r»; V
Febrero. Mayo.
Mayo. Mnyo. Noviembre.

¿u41ACÍ4 O
Febrero. Mayo.

-- 3 a
S i s i
<<2<
-R ? !f

í ti

o« moovo

P* a|

u i.
> fvO

Ñ ° « ir
J udío. Noviembre.

I)
+ ow tK*-

° 'ü , E"n

Ju an -

tuXüJU*
Mareo. Mayo.
'i —
/

Noviembre.

Noviembre.
Noviembre.

Novieiabrc.
Ncvienbre.
Vrviembre.

Noviembre.

Noviembre.
Noviembre.
Diciembre.
Olcierabre.

Diciembre.
Diciembre.
Dbierrbre.
Diciembre.
Di:ieir.hrft.

Diciembre.
Djcicnbre.

Diciembre.
Diciembre.
i l - s

i l

1
,
■< 1 n n h ci O D N o n H Q o iN h » n n p ih
V 2 | w « « « w w w

KSO inifi # m K w ip K *n 'o i-« u


D o m .d e P . « « f» « « w w w w w w n ti n n m n n n m

..J /
Tñ i (A
•C i « •S S..2 .2 .2 . * . ^ .^ ® ® .® ó ó oó ó ó ó ó
5 I a
*5 a S ’S
a *- s d
c c c
a d a
'B
a
'c a ’3 * 2
s ^ a a
’ S ‘S « a
n -i . 2 o
‘ e < í’ a ‘ a
0 ^ 0 0
* - » « ■ »"*» —*!■ i* i1 >■ i>g >— i>—, t—i >— ¿ s > -y* >
= - f' <-1
u 1 n <n k oiw "♦■‘ c o>m «i « « s e » © >*j t r ' A
^ ^ g j w h « w « h n x en ^ m w m

• i \ s'
00 0e n O
0 0 0 10m ^0 0 0 c
*5
ó ft
*2 ‘ S >w*2
e ñ ó e c 0
ej <9 5 t í 5 (H « 5 rto JO * 2 5 rt £ rt rt £ *•
1 ) *
ej \ S S . 2.S 2 , s s - 2, s s a s A i S i S S ^ S
a l «i
t* > ■< M fH N V d O H «r, i c 00 N d H IO Ol [ \ O m ^SO
\ E 1 W M N ** *» *i • * «■* f* *■ « riH W

e i “ 0000
X
0000000c oóop 0000
* *> .► > .
■ l i s 1) a n a « r tfl< fla ia ( 9 a E 4 <4 4 rt «9 *3 rt
s s s s s k r r s s s s .h , s s £ s s s x
8 )
*3 ' < n irj "i -t
P« N w
s ? ««T>*oown
M •* N
0 ■No 0 10 «"O
W Nw
\ s

-g ¿ B
§ 1 2 í N®.-a í^ - o ^ . e . o , e ¡* H í
. o .3 .0 ®. 0 *2 ™
N j j íJ j
<s<< < « « ^ < < <<s< «< s< <
!íl ' 5< <1 A
N TI/]
H MONt
n n i - Ths
t P Of
l Mt f f l rOmiHC»
N H ff)H r* t-v^o t%
m MH
es o
¿ CÓÓ . Ó Ó ÓÓ C Ó S .9 0 . 00 , Ó
. i w £ S ££ IÍESeSeSS BsKE ! ! § £
n \
.S -S-S-S -8 J-S í-S -S -E -g -S S- 3 -S S -g -sS í
U.fS'tflt. SU.U. UU.to.lhU. S5UUL.2 U.U.SU*
n n v A n í» tin * 0 » in (. so W í*i-+
53 1 < H N ni N h N N H N « N** W C4
' c

¿O ¿ 0 , 0 6 . 0 , ÓO , C O , CO
O0 ¡) ¡¡ U l ) C u y C (¡0 u i¡ O U U p 4J JJ
.§ L ¿
45 1 a 0 B u (l u u C u d ^ U f l U U ^ V W O 4>
toe ■ tíU b C h X U. cd 'A. iJU t t U- Ül U.Ct.tl]b. L . ÜJ U. U-

B ih 3 n « iC 3ih r*.vo 00 Ci ts.^ I n JO tj ^


f / a
c

o ts.flD f f i O H
0 C OO
M + o. ©.** «
<55
< ■9U09
9O 9U0OOtOOlO»
s m a as,a
Noviembre.
Noviembre.
Noviembre.

Noviembre.
Noviembre.

Noviembre.

Novie.ubre.

Noviembre.
Noviembre.
Noviembre.

Noviembre.
Diciembre.
Diciembre.

Diciembre.

Diciembre.
Diciembre.

Diciembre.

Diciembre.
S \ ú
s ' 3
“a^ 1i
! ^
V -
v en30 <n
an w
fl N 09)

Nm« o
n «n
o*® r s «
w n t?
mo

v O1

D on.deP. <NXN
w>\D
H -t- O l-v M
•« ?* ■í'io
<« «N iflS
n m tn *0*0
ti R<'fr'O
4 <1 *Iv4 N

•^£ i1 ri
V) OQPO opon i*» o © e> o e o e 69
q |1 l i l i l i l i l i l i 1111. II
u, f < n m w>n NO J i m « ki h a m n« k r> r»>
\ Si N,‘ " ,'"1** M rn M M M mM

•s í ú 0 >0. v0ae eooo


í 'v a
eooo
>**a •••■ s
eooo
>"* ►» a *•»
00
^"3
9
u \
) 8 a rt rt 5 d rt £ cu rt 3 «4 2 « fl 5 a g §
w J e s s .h , s s As s s .h ,s s B ,
S f J
a - \ 2
H H B1M
M « N W
tsOSCSm
n M N M^ O
N CG Mtknmtns
<n Cito
-*
x a

ó0ó ó ¿ ó óó ó óó ó ó 0¿ ó ó 0
•i\8 rt «d ^i'J¡
«s ^ !s
d « 4 «
X XX
r t .d w m «^
¡N •1 X W
co • 0Ih 9X
SK SA ssss ssss ssss sss
J / t hN mM (tih n0 N
m o í tn
»
mno
NmM01 w n^o n. wn0
VQ

■i \ i N í B --5 1 : 5 :S N i =5 Í Í - 'S Í ¡B
s < < < s S S Í 3 Í < < s <
s

J ( i
|
| «
>r
M
C4 ~tN to -Af m O7
cn«l
r^to M0
« M i l
N
M
♦ K
M
GQ MO
ff> «
Febrero.
Ffhrefo.

Febrero.
Febrero.

Febrero.
Febrero.

Febrero.

Febrero.
Febrero.
Febrero.

Febrero.

Febrero.

Marzo.
Marzo.
Marzo.

Llarxo.
Maxxo.

Marzo.
M IS .
leniza.
1

f\Q< |1 m m N9D
^ >- m m toco
NM K 9in ^m
M »n k. m m
NM N rn *>
M
16 bebrero.
Fcbrcia.
Febrero.
FcLiciu.

Febrern.

Febrero.
Febrero.
1 8 Febrero.
1 20 Febrero.

Febrero.

Febrero.

27 Enero.
Enero.
Enero.
31 Enero.

Enero.

Enero.
Enero.

1 (1 ®
•S K
be
= i-
8
4

3
28
16
i

12
17
27

13
23

31
iq

J-fa
« <á » «
O
fn + irO N» D 0 M ft (O •+ iflt{ S 9 o> 0
M m i -i N «í « N N tlC J
% i i
0 9> p . 9 1
m m h
01 01 ^ O iO lC iff O U> tJI CT C>CS
27 Noviembre.
27 Noviembre.

29 Noviembre.
29 Noriembre.

Nuviein jre.

Noviembre.
Noviembre.
Noviembre.

30 Noviembre.
28 Noviembre.
i

3 Diciembre.
3 Diciembre.

1 Diciembre.
x Diciembre.

Diciftmhrp.

2 Diciembre.
x Dlcicmbre.
2 Diciembre,
•11 5
■S J

2Q
f <

3
28
30

\ s

Don.deP. cWN
k.
*• <«««
k -♦•'oso
MN S N
n<e «<o
C1NC4CI
n *ho n
W WW«

^ i ifl ó o óó óó ¿¿dé ó e ó ó cócó


-s 3 3s «• ' 33^« eS '3
3 « SS I3S*g”
m i s l a S '9s ’S “
9>m
s i ■3>■0i>3 >»3■> w
*s n-i1— wa
£” f <1 ui m O m KO 35 <n « «» - t» H 9 ION
^ . S1 *• «fnr*»* dH « -■ w tn«N

4 í s 00
>»>»
COCO
*a >%c•; >1
COSO
>.•-
0 ©0 0 0900
§ej <1 5 d „} 4 5 <>. 4>% - a>%*s
Q S >.
d >»•: >, x*
« £ «i
a s A sA s s A sa A s-^ s sA ss
5 N I •+ «i " rw e i *1 ■ú i n a n h « íw o o e> m o
^ 0l N tn m*«m « Ht « tttta

no e e e 0 «eso 00ó 0 0 0c p
A* rt'5’ 4 <* eí*d* í* aT a «* rt*rt' 0 «f c? 5*«? I?
1* i . i SS S S !S E JE S B S2A 2 23Z 2
I\ g<| 1l - l♦ vNnH o h^ u*>uN
*>*»
N •■< nN ■ M oMPlM
e «nse

o í t« •ó . . . . Ó. .Ó . . . . . . . ó
s l S ?¿ S5 x ^ -c ^ gT-^g í í m
.O.O.n.O .0.0.5®
<S <«<<•< S<<S *•«:«<«■< -* « « < 5
1 «N d 0Mh 4hNMn eo
MN— M •m1 v>m
« » ■ "OQO
n » i
i > ¡
00
NC A. U
« A. U
n ¿ A. 9
U k 0I. éIí éU a. éW oW.aoU
ii §S § fi t¡NÍ¡g fi fi§ ü £ í fia
i ' ¡ ^ " S ^ í’3 "S ®■?"S “£ c ¿ * S « *■§j
a \ b.b« Sb«S£ tuSkiU* 'it(hSct< u. 5 u, <
« /F <■i a"cHe ^ icso o «<N oPl e« oHnW -*<o
( g mH
« M in
M MoH«

® . 0,00 -®Pj ó 0ó 0 -2 2 *
l i " tL. bg k¡ <-> «C uU
W hP C
l* C
ú gb Cv owvUtUj ^0 3
t C U *0•
*°o fl£ «jb 4>«> n « wn .D
v vJJ^
vwJÍ S
b-«° -41° oa
* r bu» u<u](t.b« UhtbU] bhhb
i - h | ^ n n NOt t m0m 91 m N
m «0 » n mn
N M« * r í wM « « n
OT ’ o

O M
■z en«1
fn M
«i «m
*■W
n )<nS l-s35 Si O « W**1 ^ Ifl‘0 b^CO
< O
Ms M
Os QOtOkOi
HHMM CTM
M O' ?i
•« O
M» Oi9
N H 9H M
o o>e>o«9i
mmmM
f

Noviembre-

Noviembre:.
Noviembre.

Noviembre.
Noviembre.
N ovirnbrp.

Noviembre.
¿ « *¡ K uu w
a

Dicicmbrc.

Diciembre.
Diciembre.

Diciembre.
Diciembre.
• 1 irt A
e| |1 eu u
b
3v \) S
•S
«b -S’S
¿a .M 9 '5 1
*5 1i
*« 2QQZ zz

1
1
OIA.

0«0
N hN»w n O 0»t>» oo
« ts
'o e? »n
o «n n m e*
n M <*i « w w «
«H
O(t«t*tt N
rv
Dom-del1. ?T'3 "wt? «f'« «“« « « NN tt-4- «m
I
Mayo.

Junio.
Junio.
Mayo.
óóó o Ó ÓÓ Ó
Junic.

Juolc.

Junio. O•
Juuit.

-f l 3
•a o r a
« ] a
a i 1T
—3 1 » 11—»1■—1
4 -+ *4
« •
—I ►
* w «4

•*’ ( !Í o a n e
I ' * I f ll •i5 §-
“ *S. a5 « » | a s*
s ^ s s ¿ IS Í, 5 .a
ffi m K irt
l l i
0 3 0 0 o o o o o o o o o Oo o
>. o o
rt*í* á'rt* Si-ííT d" a* d* -i >
aSaX aÍK a-5-
s SSSS ESES ssss sssa ES
-S

. . o .
— — N —
w - *«2g^u -^ c«aí -. ac. aí •"Eu_¡a^ 3*2"2 ►* —*c
•c -
í S .o .o •ú « a >o u •u .O
«:< !S < < < < -< « < s< <<<S

0 . 0 0 , o o . 0U .A 0U 0u
tu 2S USí «ha «" L.h L.S <*


b2 r* v
u uw
J 3 fe . f i j a s-s-s s <° rt-°U «°
i* 2 ov v
S&<u«&. v i* V U
a-2 uufa Z tt,ü .2 B-ZüMÜi-
41 ™ t»
Sfi
« «H C4
t i
0 3 . 0 ó ó o ó o • o O Ó O o
0! u y g {t 4» U U O ti v P V s s S 2 o «
j¿ 3 g a ¿ ¿ . s i .0 .5 g Ü ¿a j 5
c -° -° a
t u L . bü t u ¿ c £ £ td f e lf a Id ( b o ) Cz. Cl > b ) fef* .

< f n <n « o m «*>tO 91 N « r i + o > a o o >o


•i H M M •* «i « « H w M
J - í s

<> •«í •O
9 *• « m + w^»o N .ae e> o - « n t in O
v i i o v > in f l U3 i b m lO SO
0 O t OI O t a s s u C> O» Ok Oí o v cu
5 m n m M h n
P R E P A R A C IO N
FA R A

O IR CON ATEN CION Y A SIS T IR CON R EC O G IM IEN TO

E S P IR IT U A L AL SANTO SA C R IFIC IO D E LA MISA.

Al entrar en la Iglesia.
E n tra ré , S eñor, en tu ca sa poseído de tu san ­
to tem or, y p ostrado de ro d illas ante tu santo
«litar, tributaré alab an zas á t u santísim o N om bre.

Al tomar agua bendita.


E s ta agua ben d ita se a sa lu d y v id a p ara noso­
tros.

Oración para antes de la Alisa.


U n jid , S eñ o r, m is labio s, con vu e stra g racia
p ara que yo ben d iga dignam ente vu estro santo
nom bre; p u rificad mi corazon de todo m al p en sa­
m iento, ¿ e tod o pensam ien to vano y extraño.
Ilu m in ad m i entendim iento é in flam ad m i v o lu n ­
tad p ara que p ued a a sistir al san to sacrificio de la
M isa, d ign a, aten ta y devotam ente, y con tal d is ­
posición de alm a y cuerpo, que m erezca ser escu ­
chado p or vu estra D iv in a M a je sta d , m ediante los
m erecim ientos de N u e stro S eñ o r Jesu cristo .
Oh araantísim o Je s ú s mió, yo os ofrezco e s;e
suprem o hom enaje que os es debido, uniendo mi
iS A SPERSION D E L AGUA B EN D ITA .

intención á la que vos tu visteis en vu estras a la ­


b an zas al E tern o P a d re , viviend o en carne m ortal
sob re la tierra. Amen.

A SP ER SIO N D E L AG UA B E N D IT A .

E l S acerd o te celebrante ccn cap a p lu via l c o r­


respondiente al O ficio del dia, llega al a lta r a c o m ­
p añ ad o d e los M inistros, y arrodillados en la s
g ra d a s , tom a d e m anos del D iácono el hisopo y
ro cía con agua bendita tres ve c es el altar, d espues
á sí m ismo, y lues*o, levan tad o, á los M in istro s, en ­
tonando la A ntífona A sperges me, e le., que conti-
nna el coro:
A n t. A s p e r g e s n:e, A n t. R u c i a r á s m e ,
D om ine, h ysscp o , et Señor, con el hisopo, y
m u n c a b o n la v a b is me et
seré p u rificad o; me la ­
su per nivem dea'.babor. v a rá s, y quedaré m ás
blanco que la nieve.
Salm o 50. M iserere | Salino ¿ o. T e n p ie ­
mei, D e u s , secundum dad de m í, ¡oh D io s!
m agnam m isericordiam según la gran d eza de
tuam . tu m isericordia.
jf . G lo ria P a tri, etc. $ . G lo ria al P a-
I dre, etc.
Y se repite la A n tífo n a h asta el Salm o.
E n el D om ingo d e P asión y en el de R am o s se
um ile el G lo ria P a lr t , ele., pero se rep ite la A n t í­
fo n a inm ediatam ente d espues del Salm o.
D esd e el D o m in ga de R esu rrección h asta el
de Pen tecostés inclusive, se dice:
A n t. V i d i a q u a m A n t. Y o vi ’.ma agua
egredientem de tem plo, que s a lia del lad o derer
á la te re d ex tro , alle.uya: cho del tem plo, alelu ya:
A SP E R SIO N D E L AGUA B E N D I T A . 19

et om nes, ad quos p er- y todos á quienes esta


vcnit a q u í is ta , sa lv i agua ha ro c ia d o , han
facti su n t, et dicer.t: sido sa lv a d o s, y c a n ­
A le lu y a , allelu ya. tarán : A lelu y a, a lelu y a .
Salm o 1 1 7 . Conñte- Salm o 1 1 7 . A lab ad
m ini D om ino, quoaiam al S e ñ o r , porque es
bonus:quoniam inssecu- bueno, porque h ace
lum m isericordia ejus. b rillar eternam en te su
m isericordia.
jf'. G lo ria P atxi, etc. y . G lo ria al P a ­
dre, etc.

Y se rep ite la A n tífo n a h a sta el Sa lm o .


M ientras se canta en el C o ro , el C elebrante
rocía con agua bendita al clero, y despues al p u e­
blo, d iciendo en vo z b a ja el S alm o M iserere mei,
D eus, etc.
C o n clu id a la aspersión v u e lve el Sacerd ote al
altar, y estand o de p ié, Hice con la s m anos ju n tas:

J f . O stende nobis, y. Muéstranos,


D om ine, m isericordiam S er.o r, tu n’ ise ricrd ia.
tuam .
IV. E ts a lu la re lu u m IV. Y danos tu sa l­
d a nobis. vación.

F.n :iem pn p ascual se añade A lelu ya d espues


del versículo y del responsorio.

y . D om ine, exaudi T?. O y e , S eñor, mi


orationem ineam . o racicn .
9". E t clainoi uieus IV. Y que mi clam or
ad te ven iat. llegue á ti.
$ . D om inus vobis- 3?. E l Señ or sea con
cum . vosotros.
n \ E t cura spiritu líf. Y con tu e sp í­
tuo. ritu.
20 ASPERSION D E L AGUA BENDITA.

O REM U 3 . OREM OS.

Exaudi, Domine O yenos, S eñ o r sa n ­


S á n e te , P a te r om nipo- to , P a d re to d o p o d e­
tens, aeterne D e u s , et roso, D io s e te rn o ; y
m ittere digneris aanc- d ígn ate e n v ia r d esd e el
tum Angelum tunm He cielo tu sa n to A n gel,
coelis, qui custodiat, que sea el gu ard ian , el
í'oveat, protegat, visitet, a p o y o , el protector y
atque tíefendat om nes defensor d e tod os los
h ab itan tes in hoc h ab i­ que están reunidos en
tácu lo. P e r C.hristum este santo tem plo. P o r
D am in um nostrum . Je su cristo N u estro S e ­
ñor.
R\ A m en. K . A sí sea .
Misas votivas, y para las festividades de la
Bienaventurada Virgen María que no la
tienen propia.

D E S D E L A N A T IV ID A D H A S T A L A
PURIFICACION.

Introito. (Salino 44 .) V ultniu tunm.


id o slos poderosos del pueblo te
presentarán hum ildes súplicas;
serán presentadas al R e y las
vírgenes que han de form ar el
séquito de e lla ; ante tu presencia serán
traídas sus com pañeras con fiestas y re ­
gocijos.
(Salmo id.) Rebosando está el pecho
mió en sublim es pensam ientos; al R e y
consagro yo mi obra.
G loria al P ad re, etc. T odos los
poderosos, etc.
Oración. Oh D ios, que por medio de
la virginidad fecunda de la Bienaventu ­
rada M aría, diste al género humana el
XLVI COMUN DE SANTOS.

precio de la salvación eterna; su p licá­


rnoste nos concedas, que esperimente-
mos la intercesión en favor nuestro de
aquella por quien m erecim os recibir al
autordela vida, Jesu cristo, tu H ijo nues­
tro Señor. Que contigo, ctc.

LECCION D E LA EPÍST O LA D E SAN PABLO A TITO .


(C. 3, V. 4.)
Carísim o: D espues que D ios nuestro
Salvad o r ha m anifestado su benignidad
y amor para con los hombres, nos ha
salvado, no á cau sa de las obras de ju s­
ticia que hubiésem os hecho, sino por su
m isericordia, haciéndonos renacer por el
bautism o y renovándonos por el E s p íri­
tu San to que él derram ó sobre nosotros
copiosam ente, por Jesu cristo Salvador
nuestro, para que justificados por la gra­
cia de este mismo, vengam os á ser here­
deros de la vida eterna, conforme á la
esperanza que de ella tenemos en Je s u ­
cristo Señor nuestro.
Gradual. (Salino 44.) ¡Oh! tú, el m as
gentil en herm osura entre todos los hijos
de los hombres, derram ada se vé la gra­
cia en tus labios.
y . H irviendo está el pecho mió en
sublim es pensam ientos; al R e y consagro
COMUN DE SANTOS. XLVII

yo mi obra; mi lengua es plum a de am a­


nuense que escribe m uy ligero.
A le lu y a , alelu ya. J¡. D espues del
parto, ¡oh V irgen ! perm aneciste pura.
M adre de D ios, intercede por nosotros.
A lelu ya.
Despues de Septuagésim a se omiten las A le lu ­
y a s y el j f . que las sigue, y se dice:

Tracto. A légrate, oh Virgen M aría,


tú sola destruiste todas las herejías.
f . T ú , que creiste lo que dijo el a;r-
cángel G abriel.
jK Siendo V irgen engrendraste á un
D ios y H om bre; y despues del parto
perm aneciste V irgen pura.
f. M adre de D ios, intercede por nos­
otros.
© C O N TIN U A C IO N D E L SANTO EV A N G ELIO SEG U X
SAN LU CA S. (C. 2 , V. 15 .)
E n aquel tiem po: L o s pastores se
decian unos á otros: V am os hasta Beth-
lem, y veam os este suceso prodigioso que
acaba de suceder, y que el Señor nos ha
m anifestado. Vinieron, pues, á toda pri­
sa, y hallaron á M aría y Jo sé , y al Niño
reclinado en el pesebre. Y viéndoles, se
certificaron de cuanto se les h abia dicho
de este Niño. Y todos los que supieron
XLVIII COMUN DE SANTOS.

el suceso se m aravillaron ignalm ente, de


lo qne los pastores les habían contado.
M aría, empero conservaba todas estas
cosas dentro de sí, ponderándolas en su
corazón. E n fin, los pastores se volvie­
ron, no cesando de alab ar y glorificar á
D ios por todas las cosas que habían oído
y visto, según se les había anunciado.
Ofertorio. B ienaventu rad a eres, ¡oh
S an ta V irgen M aría! y m uy digna de
toda alabanza; porque de ti ha nacido el
Sol de Ju stic ia , C risto, D ios nuestro.
Secreta. Pedírnoste, Señor, que h a ­
biendo recibido nuestras ofrendas y nues­
tras preces, no solo nos purifiques con
los m isterios celestiales, sino que nos
oigas con clem encia. Por, etc.
P re facio de la V irgen .

Couiaiuon. B ienaventu rad as las en­


trañas de la V irgen M aría, que llevaron
al H ijo del E tern o Pad re.
Poscomuiiion. Que esta Comunion, oh
Señor, nos purifique de toda m an ch a; y
por la intercesión de la B ienaventurada
V irgen M aría, nos haga participar del
rem edio celestial. P o r, etc.
DESDE PURIFICACION A PASCUA

Introito. (Sedulius.) S a lv e , Sancta.

IOS sa^v e > San ta M adre, que


engendraste al R e y que gobier-
na los cielos y la tierra por toda
la eternidad.
(Salmo 44.) Rebosando está el pecho
mic. en pensam ientos sublim es; al R e y
consagro yo esta obra m ia.
G lo ria al P ad re, etc. D ios te s a l­
ve, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh D ios y S e ­
ñor, concedas á tus siervos gozar de con­
tinua salud de alm a y cuerpo; y por la
intercesión gloriosa de la B ien aven tu ra­
da siempre Virgen M aría, seam os libres
de la tristeza presente y gocemos de la
gloria eterna. Por, etc.

LECCION* D E L L I B * 0 D E LA SABID U RÍA .


[E cel. c. 24, r. 14 .)

D esde el principio y antes de los si­


glos, y a recibí yo el sér; y no dejaré de
existir en todos los siglos venideros; y en
el T abernáculo santo ejercité el m iniste­
rio mió ante su acatam iento. Y así fijé
mi estancia en el monte Sion, y fué el
T. I. d
L COMUN DE SANTOS.

lugar de mi reposo la ciudad santa, y en


Jeru salen está el trono mió. Y me arrai­
gué er un pi:ehlo glorioso, y en la por-
cion de mi D ios, la cual es su herencia,
y mi habitación fué en la plena reunión
de los Santos.
Gradual. B en dita y venerable eres,
oh Virgen M aría, pues sin el m as ligero
m enoscabo de tu integral virginidad, te
has adm irado de verte M adre del S a l­
vador.
f. ¡Oh Virgen, M adre de D ios! el
que no cabe en los cielos hecho hombre,
se encerró en tu seno.
A le lu y a , aleluya. (N úm . 1 7 .) La
vara de Je sé floreció, una Virgen dió á
luz á un D ios y hombre. D ios volvió la
paz, reconciliándose en la cim a del mon­
te Im a. A lelu ya.
Despues de Septuagésim a se omite A le lu y a v c¡
5terso que la sigue, y se dice:

Tracto. A légrale, olí Virgen M aría,


tú sola destruiste todas las herejías.
Jr. T ú , que creiste lo que dijo el a r­
cángel G abriel.
Jí. Siendo Virgen engendraste á u r
D ios y hombre, y despues del parto per­
m aneciste V irgen pura.
COMUN D E SANTOS. LI

f . M adre de D ios, intercede por nos­


otros.
)J[ CONTIN U A CIO N D E L SANTO EV A N G ELIO SEG UN
SAN LUCAS. (C. I I , V. 27.)

E n aquel tiem po: E stan d o Jesú s h a­


blando á las turbas, hé aquí que una
m ujer, levantando la voz en medio del
pueblo, exclam ó: Bienaventurado el vien­
tre que te llevó, y los pechos que te a li­
mentaron. P ero Je sú s respondió: B ie n ­
aventurados mas bien, los que escuchan
la palab ra de D ios y la ponen en práctica.
Oferíoi*io. B ienaventu rad a e res, oh
Virgen M aría, y m uy digna de toda a la ­
banza; porque de ti ha nacido el S o l de
Ju stic ia , Cristo, D ios nuestro.
Secreta. Que con tu favor, oh Señor,
y con la intercesión de la B ien aven tu ra­
da siempre Virgen M aría, esta oblacion
nos alcance una perpétua y presente
prosperidad y paz. Por, etc.
P re fa c io de la V irgen.

Conramon. B ien aven tu rad as las en­


trañ as de la V irgen M aría que llevaron
al H ijo del Etern o P ad re.
Poscorannion. H abiendo recibido los
au xilios de nuestra salvación, pedímos-
L II COMUN D E SANTOS.

te, oh Señ or, nos concedas, que seamos


protegidos en todas partes con el p atro ­
cinio de la B ienaventu rad a Virgen M a ­
ría, en cuya veneración ofrecemos estos
dones á tu M ajestad . P or, etc.

D E SD E PASCUA HASTÁ PE N T EC O ST ÉS.

Introito. (S e d u litis .) S a lv e , S a n cta .


*-e salve, oh S a n ta !M adre, que
engendraste al R e y que gobier­
na los cielos y la tierra por toda
la eternidad. A lelu ya, alelp ya.
(Salmo 44.) Rebosando está mi p e­
cho en sublim es pensam ientos; al R e y
consagro yo esta obra m ia.
J¡. G lo ria al P ad re, etc. D ios te sa l­
ve, etc.
L a s O raciones y E p ís to la como en la M isa a n ­
terior.
Gradual. A le lu ya, alelu ya. (Núme­
ros 17 .) jh L a v a r a d e j e s é floreció; una
Virgen dió á luz á un D ios y hombre.
D ios volvió la paz, reconciliándose en la
cim a del monte Im a. A lelu ya.
D ios te sa lv e , M a ría , llena de
gracia, el Señor es contigo, bendita eres
entre todas las m ujeres. A lelu ya.
COMUN DE SANTOS. LUI

CO N TIN U A C IO N D E L SANTO EV A N G ELIO SEG U N


SAN JU A N . (C. ig , V. 25.)

E n aquel tiem po: E sta b a n junto á


la Cruz de Je s ú s su M adre, y Ja herm a­
na de su M adre M aría Cleophás, y M a ­
ría M agdalena. H abiendo m irado, pues,
Je s ú s á su M adre y al discípulo que él
am aba, el cual estab a a llí, dice á su M a­
dre: M ujer, ahí tienes á tu hijo. D espues
dice al discípulo: A h í tienes á tu M adre.
Y desde aquel punto la recibió el d iscí­
pulo por suya.
Ofertorio. B ienaventu rad a eres, oh
Virgen A laría, que llevaste en tu seno al
C riad or de todos; engendraste al que te
hizo, y perm aneces V irgen para siem pre.
A lelu ya.
P re fa c io de la V irg en .

Conmmon. B ien aven tu rad as la s en­


trañas de la V irgen M aría, que llevaron
al H ijo del E tern o P ad re. A lelu ya.
E n las M isas votivas de ¡a Sa n tísim a V irgen
■Vx segunda O ración es la del d ia , y la U retra del
E s p íritu Santo. P ero en el Sábado y M isas de In -
Jr a o e t a v a , en ¿as fiestas de la Señora que la tienen,
la segunda y tercera O ración son las siguientes:
L IV COMUN DE SANTOS.

D el E s p íritu Sa n io .
Oraciou. Oh D ios, que instruiste los
corazones de los fieles con la ciencia del
E sp íritu San to, dadnos el saber rec ta­
mente según el mismo E sp íritu , y gozar
siem pre de su consuelo. Por, etc.
Contra los perseguidores de la Ig le s ia .

Oración. Rogárnoste, Señor, que ad­


m itas propicio las preces de tu Ig lesia,
p ara que destruirlos todos los errores y
toda oposicion, pueda servirte con segu ­
ra y com pleta libertad. Por, etc.
O p o r el P a p a .
Oración. Oh D ios, pastor y rector de
todos los fieles; m ira propicio á tu siervo
N ......, á quien quisiste elegir P astor de
tu Ig lesia; haz, te pedimos, que aprove­
che con su p alab ra á aquellos á quienes
preside, para que m erezca llegar á la
v id a eterna, juntam ente con la grey que
le ha sido encom endada. Por, etc.
D el E s p íritu Santo.
Secreta. Pedírnoste, oh Señ or, que
santifiques los dones que te ofrecem os, y
que purifiques nuestros corazones con la
luz del E sp íritu Santo. Por, etc.
LÜMU H DE SANTOS. LV

Contra los perseguidores de la Ig le s ia .


Secreta. Protégenos, Señor, á los que
celebram os tus santos m isterios, á fin de
que adheridos á las cosas divinas, te sir­
vam os en cuerpo y alm a. P o r, etc.
0 p o r el P a p a .
Secreta. Rogárnoste, Señor, que te
dignes ap lacarte con los dones ofrecidos,
y gobernar con protcccion asidua á tu
siervo N ......, á quien elegiste P asto r para
presidir á Lu Ig lesia. P or, etc.
D el E s p íritu Sanio .
Poscommiion. P u rifiq u e , oh Señor,
nuestros coiazoi:es la infusión del E s p í­
ritu Santo, y fecúndelos con la íntim a
aspersión de su rocío. Por, etc.
Contra los perseguidores de la Ig les ia .
Poscomunión. Su p licárn o ste, Señor
D ios nu estro, que no perm itas su­
cumban á los peligros de nuestra frágil
hum anidad los que te dignas regocijar
con la participación de tus Sacram entos.
Por, etc.
0 p o r el Papa..
Poscomonion. Protéjanos, Señor, te
rogam os, esta participación del Sacra-
LVI COMUN DE SANTOS.

inento divino, y salve siempre y defien­


da á tu siervo N ....... á quien elegiste
P a sto r de tu Iglesia, juntam ente con la
grey que le ha sido encom endada. Por
nuestro, etc.
E n los d ia s infraoctavos de tas fiesta s de S a n ­
tos que tienen O ctava, las segundas y terceras O ra ­
ciones son las que están puestas a i fin de las M i ­
sas del tiempo, p á g . 349.

Colecta p a ra los reinos de E sp a ñ a .

G u ard a, Señor, de toda adversidad


á tus siervos, nuestro P a p a N ......, nues­
tro Obispo N ......, á nuestro rey, á la rei­
na, al príncipe con toda la real fam ilia,
al pueblo que le está encargado y á su
ejército; concédenos la paz y la salud
durante nuestra vida, y separa de tu Ig le­
sia todo m al; sean destruidos con el po­
der de tu diestra todos los pueblos pa­
ganos y h erejes; y dígnate librar por tu
m isericordia á los cautivos cristianos que
están detenidos bajo el poder de los sar­
racenos, y de darnos y conservarnos los
frutos de la tierra. Por, etc.
Cuando la M isa solo tiene una O ración se dice
esta C olecta inm ediatam ente después d i e lla ; si
hay muchas O raciones, despues de la últim a y siem ­
pre bajo la m ism a conclusión. So lo cuando la Ora-
COMUN D E SANTOS. LVII

cion concluye Q ue contigo, etc ., se term inará d i ­


ciendo P o r e l m isir.o, etc. (S . C . R ., 13 de m ayo
d e 1804.)

V IG IL IA D E UN A PÓ STO L.

Introito. (Salm o 5 1 .) E g c antevi.


al contrario, á m anera de un
fértil olivo subsistiré en la casa
m del Señor, porque esperé en la
<&&&&& m isericordia de mi D ios, y es­
peraré el auxilio de tu nombre, por ser
como es tan bueno para tus Santos.
(Salmo id.) ¿P o r qué haces alarde de
tu m alignidad, tú que solo em pleas el
valim iento para obrar la iniquidad?
fr. G lo ria al P ad re, etc. Y o, al con­
trario, etc.
Oración. Pedírnoste, oh D ios todopo­
deroso, que la venerable solem nidad de
tu Apóstol N ...... que anticipam os, no
solo aum ente nuestra devocion, sino que
asegure tam bién nuestra salvación. P or
nuestro, etc.

LEC CIO N D E L LIBR O D E LA SA B ID U R ÍA .


(E ccl. 44, v. 26 , y 45, V. 2.)

L a bendición del Señ or cayó sobre


la cabeza del ju sto , y así le dio la.h e re n ­
L V II I COM U N DE SANTOS.

cia repartiéndosela entre las doce tribus,


y halló gracia entre su pueblo. Y le en­
grandeció ó hizo tem ible á los enemigos,
y él con su palab ra hizo cesar las hor­
rendas plagas. Glorificóle en presencia
de los reyes, cióle preceptos que prom ul­
gase á su pueblo, y le mostró su gloria.
Santificóle por medio de su fe y m anse­
dum bre, y escogióle entre todos los hom­
bres. Y le dió cara á cara los M anda­
mientos y la ley de vida y de ciencia, y
lo hizo excelso. Asentó con él un pacto
eterno, y le ciñó con el cíngulo d é la ju s ­
ticia, y le ornó con la corona de gloria.
Gradual. (Salmo 9 1.) F lo recerá co­
mo la palm a el varón justo, y descollará
cual ccdro del L íb an o plantado en la
casa del Señor.
P a ra anunciar por la m añana tu
m isericordia, y tu verdad por la noche.

jjl C O NTIN U A CIO N D E L SANTO E V A H G EL IO SEGUN


SAN JU A N . (C. 1 9 , V . 1 2 .)

E n aquel tiem po: D ijo Je sú s á sus


discípulos: E l precepto mió e s, que os
am éis unos á otros, como yo os he am a­
do á vosotros. Que nadie tiene am or m as
grande, que el que da su vida por sus
am igos. Vosotros sois mis am ig o s, si
COMUN D E SANTOS. L X IX

hacéis lo que yo os mando. Y a no os


llam aré siervos, pues el siervo no es sa­
bedor de lo que hace su am o; m as á vo s­
otros os he llam ado am igos, porque os
he hecho saber cuantas cosas oí de mi
Padre. No me elegisteis vosotros á mí,
sino que yo soy el que os he elegido á
vosotros, y destinado para que vayais
pur todo el mundo y hagais fruto, y vu es­
tro fruto sea duradero, á fin de que cu al­
quiera cosa que pidiéreis al Padre en mi
nombre, os la conceda.
Ofertorio. (Salmo 8.) Coronástele de
gloria y de honor, y le has dado el m an­
do sobre las obras de tus manos, Señor.
Secreta. A l ofrecerte, oh Señor, estos
sagrados m isterios con la reverencia de­
bida á la sublim idad apostólica, suplicá­
rnoste, que por los sufragios de tu A pós­
tol N ......, cuyo nacim iento al cielo ce­
lebram os anticipadam ente , te ofrezca
siem pre tu pueblo debidam ente sus vo­
tos, y alcan ce de ti lo que desea. Por
nuestro, etc.
Comunion. (Salmo 20.) G rande es su
gloria por la salvación que le has dado;
aunque le revestirás de una gloria y es­
plendor mucho m as grande, Señor.
Poscomonion. Pedírnoste, oh Señor,
LX UUMUN DE SANTOS.

que aplacado con la súplica de tu A pós­


tol N ....... no solo nos concedas el per-
don de nuestros pecados, sino la sa lv a ­
ción eterna. Por, etc.

CO M U N D E U N M A R T I R P O N T IF IC E .
PRIMERA. M ISA.

Introito. (E c c l. 45, 30.) S ta tu it si.


sentó el Señor con él un pacto
eterno, y dióle el sacerdocio de
la nación, y le llenó de felicidad
y gloria.
(Salino 1 3 1 .) A cuérdate, oh Señor,
de D avid, y de toda su gran m anse­
dum bre.
Jr. G lo ria al Padre, etc. Asentó el
Señor, etc.
Oración. A tiende, oh D ios todopode­
roso, á nuestra flaqueza, y pues nos ag ra­
v a el peso de nuestros pecados, protéja­
nos la gloriosa intercesión de tu bien­
aventurado m ártir y. Pontífice N ...... P o r
nuestro, etc.
LE C C IO N D E LA EPÍST O LA D E SANTIAGO APÓSTOL.
(C. I , V. 12 .)
C a rísim o s: Bienaventurado aquel
hombre que sufre con paciencia la ten-
COM U N DE SANTOS. LXI

tacion, porque despues que fuere así pro­


bado, recib irá la corona de vida que D ios
ha prom etido á los que le am an. N in gu­
no cuando es tentado diga, que D ios le
tienta, porque D ios no puede js.m ás di­
rigim os al m al; y así él á ninguno tien­
ta, sino que cada uno es tentado, atraido
y halagado por la propia concupiscencia.
D espues la concupiscencia, en llegando
á concebir los deseos m alos, pare el pe­
cado; el cual, una vez consum ado, en­
gendra la muerte. P or tanto, no os enga­
ñéis en e sta m ateria, herm anos mios m uy
am ados. T o d a dádiva preciosa y todo
don perfecto de arrib a viene, como que
desciende del Padre de las lu ce s, en
quien no cabe mudanza, ni sombra de
variación. E l es quien voluntariam ente
nos ha engendrado con la palabra de la
verdad, á fin de que seamos como las
prim icias de la s criatu ras.
Gradual. (Salmo 88.) H allé á D a ­
vid siervo mió; ungíle con mi óleo sagra­
do; mi mano le protegerá, y fortalecerle
há mi brazo.
f . N ad a podrá adelan tar contra él
el enemigo; no podrá ofenderle mas el
hijo de la iniquidad.
A lelu ya, aleluya. (Salmo 109.) f . T ú
LX II COMUN DE SANTOS.

eres Sacerdote sem piterno según el or­


den de M elchisedech. A lelu ya.
Despues de Septuagésim a se omite A lelu y a y el
verso que la sigue, y cu su lu g a r se d ic e :

Tracto. (Salmo 20.) T ú , Señor, con­


cediste al ju sto el deseo de su corazon;
y no has frustrado los ruegos que form a­
ron sus labios.
f . A ntes te has anticipado á él con
bendiciones am orosas.
Jr. Pusístele sobre la cabeza una co­
rona de piedras preciosas.

^1 C O N TIN U A CIO N D E L SANTO EV A N G ELIO SEG UN


SAN LUCAS. ( C . 14, 1. 2 6 .}

E n aquel tiem po: D ijo Je sú s á las


gentes que le seguían: S i alguno viene á
mí, y no aborrece á su padre y m adre, y
á la m ujer y á los hijos, y á los herm a­
nos y herm anas, y aun á su vida mism a,
no puede ser mi discípulo. Y el que no
carg a con su cruz y no me sigue, ta m ­
poco puede ser mi discípulo. Porque
¿quién de vosotros queriendo edificar una
torre, no echa primero despacio sus cuen­
tas, para ver si tiene el caudal necesario
con que acab arla, no le suceda que des­
pues de haber echado los cimientos, y no
COMUN D E SANTOS. LXIII

pudiendo con clu irla, todos los que lo


vean comiencen á burlarse de él, dicien­
do: Ved ahí un hom bre que comenzó á
edificar, y no pudo rem atar? ¿O cuál es
el rey que habiendo de hacer guerra con­
tra otro rey, no considera primero des
pació, si podrá con diez m il hombres h a­
cer frente al que con veinte mil viene
cuntía él? Que si lio puede, despachan­
do una em bajada cuando está el otro to­
d avía lejos, le ruega con la paz. A sí,
pues, cualquiera de vosotros que no re­
nuncia todo lo que posee, no puede ser
mi discípulo.
Ofertorio. (Salmo 88.) L e acom pa­
ñarán mi verdad y mi clem encia, y en
mi nombre será exaltado su poder.
Secreta. R ecibe, Señor, benigno las
hostias que te ofrecem os por los méritos
de tu bienaventurado m ártir y Pontífice
N ......, y concédenos por ellos que llegue­
mos al descanso sem piterno. Por, ctc.
Comunion. (Salmo 88.) U na vez para
siem pre ju ré por mi santo Nom bre, que
no faltaré á lo que he prometido á D a ­
vid ; su linage durará eternam ente, y su
trono resplandecerá para siem pre en mi
presencia, como el sol, y como la luna,
y como el Iris, testim onio fiel en el cielo.
LX1V COMUN DE SANTOS.

Poscomunion. Fortalecidos con la


participación de los dones sagrados, te
suplicarnos, Señor D ios nuestro, que ex­
perim entem os el efecto de la intercesión
de tu bienaventurado m ártir y Pontífice
N ......, cuyo culto celebram os. P or, etc.

D E U N M A R T IR P O N T IF IC E .

SECU N D A MtSA.

Introito. ¡D a n . 3.) Sacerdotes D el.


^-w -^qACERDOTEs de D ios, bendecid al
Señor; Santos y hum ildes de co-
razón, alabad á D ios.
(Salmo id.) O bras todas del
Señor, bendecid al S e ñ o r; alabadle y en­
grandecedle por los siglos de los siglos.
f. G loria al P a d re , etc. Sacerdotes
de D ios, etc.
Oración. Oh D ios, que cad a año nos
alegras con la solemnidad del bienaven­
turado m ártir y Pontífice N ......; concé­
denos propicio, que nos regocijem os con
la protección de a q u e l, cuyo nacimiento
al cielo celebram os. Por, etc.
LECCIO N n R r.A F.PÍSTOr.A SEG UN D A DK SAN PABLO

A LOS C O R IN T IIIO G . \C. I , V. 3.)

H erm anos: Bendito sea D ios P ad re


de nuestro Señor Jesu cristo , el P ad re de
las m isericordias y D ios de toda conso-
lacion, el cual nos consuela en todas
nuestras tribulaciones, para que poda­
mos tam bién nosotros consolar á los que
se h allan en cualquier trabajo, con la
m ism a consolacion con que nosotros so­
mos consolados por D ios. Porque á me­
dida que se aum entan en nosotros las
aflicciones por am or de Cristo, se au ­
menta tam bién nuestra consolacion por
Cristo. Porque si somos atribulados, lo
somos para vuestra edificación y salu d ;
si somos consolados, lo somos para v u es­
tra consolacion; si som os confortados, lo
somos para confortacion y salvación vues­
tra, cuya ob ra se perfecciona con la p a ­
ciencia con que sufrís las m ism as penas,
que igualm ente sufrim os nosotros: de
suerte que nuestra esperanza sea firme
por lo tocante á vosotros, sabiendo que
así como sois com pañeros en las penas,
así lo sereis tam bién en la consolacion,
en nuestro Señor Jesu cristo .
TO M O I. 1
LXVI C OM U N D E SANTOS.

Gradual. (Salmo 8.) Coronástele de


honor y de gloria.
f . Y le has dado el mando sobre las
obras de tus manos.
A lelu ya, alelu ya, f . E ste es el sacer­
dote que coronó el Señor. A lelu ya.
Despues de Septuagésim a, se omite A lelu y a y el
verso siguiente, y en su lu g a r se dice:

Tracto. (Salmo m . ) B ien aven tu ra­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda sil afición la pone en cum plir sus
mandamientos.
jh Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendecida será la ge­
neración de los ju stos.
j¡ . G lo ria y riquezas habrá en su c a ­
sa, y su ju sticia du rará eternam ente.

ijgj CO NTIN U A C IO N D Jjl. SANTO EV A N G ELIO SEG UN


SAN MATEO. (C . lG, V. 24.)

E n aquel tiem po: D ijo Jesú s á sus


discíp u lo s: S i alguno quiere venir en pos
de mí, niéguese á sí mismo y cargue con
su cruz, y sígam e. P u es quien quisiere
salvar su vida obrando contra nú, la per­
derá; mus quien perdiere su vida por
amor de mí, la encontrará. Porque ¿de
qué le sirve al hombre el ganar todo el
COMUN DE SANTOS. LXVII

mundo, si pierde su alm a? ¿O con qué


cam bio podrá el hombre rescatarla? E llo
es que el H ijo del hombre ha de venir
revestido de la gloria de su P ad re, acom ­
pañado de sus ángeles; y entonces dará
el pago á cada cual conforme á sus
obras.
Ofertorio. (Salmo 88.) H allé á D a ­
vid siervo mió, ungíle con mi óleo sa g ra ­
do; mi mano le protegerá, y fortalecerle
há mi brazo.
Secreta. Santifica, Señor, los dones
que te ofrecemos, y por los mismos atién ­
denos benigno, m ediante la intercesión
de tu bienaventurado m ártir y Pontifico.
N ...... Por, etc.
Comunion. (Salmo 2.) P u siste , S e ­
ñor, sobre su cabeza una corona de p ie ­
dras preciosas.
Poscoinunion. P u rifíq u en o s, Señor,
esta sagrad a Comunion de toda m ancha,
y por la intercesión de tu bienaventura­
do m ártir y Pontífice N ....... haga que
seamos participantes del remedio celes­
tial. Por, etc.
L X V in COM U N DE SANTOS.

D E U N M A R T I R NO P O N T I F I C E .
PR IM ER A MISA.

Introito. (Sa lin o 20.1 In virtute lú a .


tu poder, oh Señor, h allará el
ju sto su alegría, y saltará de
extrem ado gozo por la salvación
que le has enviado. T ú le has
cumplido el deseo de su corazon.
(Salmo id.) P or cuanto te has an ti­
cipado á él con bendiciones am orosas;
pusístele sobre la cabeza una corona de
piedras preciosas.
y . G loria al Pad re, ctc. E n tu po­
der, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh D ios T o ­
dopoderoso, nos concedas, que los que
celebram os el nacim iento al cielo de tu
bienaventurado m ártir N ......, seam os por
su intercesión fortificados en el am or de
tu nombre. Por, etc.
LECCION D E L L IE R O D E LA SABID U RÍA .
(C. IO, V. lO.)
E l Señor condujo al ju sto por cam i­
nos seguros mostrándole el reino de D ios,
y le dió la ciencia de los Santos, enri­
quecióle en medio de las fatigas, y re­
compensó abundantem ente sus trabajos.
COMUN t>F, S A N T O S . LXIX

Cuando querían sorprenderle con sus


fraudes, el mismo D ios le asistió é hízo-
le rico. L e guardó de los enemigos, de­
fendióle de los seductores, é hízole salir
vencedor en la gran lucha, para que co­
nociese que de todas las cosas la mas
poderosa es la sabiduría. E s t a no ab an ­
donó al ju sto cuando fué vendido, antes
bien le libró de los pecadores, descendió
con él al hoyo y no le desam paró en las
prisiones, sino que le dió el gobierno del
reino, y el poder contra aquellos que le
habían deprim ido, y convenció de m en­
tirosos á los que le habían difam ado, y
el Señor nuestro D ios le flió una gloria
eterna.
Gradual. (Salmo m . ) B ien aven tu ­
rado el hombre que teme al Señor, y que
toda su afición la pone en cum plir sus
m andamientos.
h Pod erosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la gene­
ración de los justos.
A lelu ya, alelu ya. (Salmo 20.) T ú ,
Señor, pusiste sobre su cabeza una co­
rona de piedras preciosas. A lelu ya.

Despues de Septuagésim a se omite A lelu y a y el


verso siguiente, y se dice:
LXX COM UN D E, S A N T O S .

Tracto. (Salmo 20.) T ú , Señor, con­


cediste al ju sto el deseo de su corazon;
y no has frustrado los ruegos que form a­
ron sus labios.
jf. Antes te has anticipado á él con
bendiciones am orosas.
y. P u sístele sobre la cabeza una co­
rona de piedras preciosas.

lj( CO NTINUACION D E L SANTO EV A N G ELIO S E G l'N


SAN M ATliO. (C. IO , V. 34.)

E n aquel tiempo: D ijo Je sú s á sus


discípulos: No tenéis que pensar que yo
haya venido á traer la. paz á la tierra; no
he venido á traer la paz sino la gaerra,
pues he venido á separar al hijo de su
padre, y á la h ija de su m adre, y á la
nuera de su suegra, y los enemigos del
hombre serán la s personas de su m isma
casa. Quien am a al padre ó á la m adre
mas que á mí, no merece ser mió; y quien
am a al hijo ó á la hija m as que á mí,
tampoco merece ser mió. Y quien no
carga con su cruz y me sigue, no es dig­
no de mí. Quien á costa de su alm a con­
serva su vid a, la perderá; y quien perdie­
re su vida por am or mió, la volverá á
hallar. Quien á vosotros recibe, á mí me
recibe; y quien á mí me recibe, recibe á
COM UN DE SANTOS. LXXI

aquel que me ha enviado á mí. E l que


hospeda á un Profeta en atención á que
es Profeta, recibirá premio de Profeta, y
el que hospeda á un ju sto en atención
á que es ju sto, tendrá galardón de ju sto.
Y cualquiera que diere de beber á uno
dfe estos pequeñuelos un vaso de agua
fresca, solam ente por razón de ser d iscí­
pulo mió, os doy mi palabra que no per­
derá su recom pensa.
Ofertorio. (Salmo 8.) T ú , Señor, le
coronaste de gloria y de honor, y le cons­
tituiste sobre las obras de tus manos.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que. h a­
biendo aceptado nuestros dones y nues­
tros ruegos, no solo nos purifiques con
los m isterios celestiales, sino que nos
oigas con clem encia. Por, etc.
Comunion. (Maleo 16 .) E l que qu ie­
ra venir en pos de mí, niéguese á sí m is­
mo, y cargue con su cruz, y sígam e.
Posconiiuiion. Su plicárn oste, Señor
Dios nuestro, que así como nos regoci­
jam os en la conm em oracion de tus S a n ­
tos por m edio de un acto tem poral, del
mismo modo nos alegrem os con aspecto
sem piterno. Por, etc.
LXX1I COM U N DE SANTOS.

D E U N M A R T IR N O P O N T IF IC E .
SEG UN D A MISA.

Introito. (Sa lm o 63.) L a ta b itw r ju stu s.


el ju sto en el Señor
alegrará
y esperará en él; y serán aplau-
g a fr f didos todos los de recto cora-
zon.
(Salmo id.) E scu ch a, oh D ios mió,
mi oracion, cuando á ti clam o; libra mi
alm a del tem or que me cau sa el ene­
migo.
jK G loria al Padre, ctc. Se alegrará
el ju sto , etc.
Oración. Concédenos, oh D ios Lodo-
poderoso, que por la intercesión de tu
bienaventurado m ártir N ......, seam os li­
bres de todas las adversidades en el cu er­
po, y purificados de los malos pensam ien­
tos en el alm a. Por, etc.
LEC CIO N D E LA SEG U N D A EPÍST O LA DE SAN PABLO
A. T IM O T E O . (C. 2, T\ 8, ) 3, V. 10 .)

C a rísim o : A cuérdate que nuestro


Señor Jesu cristo , del linaje, de D avid , re­
sucitó de entre los m uertos, según mi
E van gelio, por el cu al estoy yo pade­
ciendo hasta verme entre cadenas como
m alhechor; si bien la p alab ra de D ios
COMUN D E SANTOS. LXXI1I

no está encadenada. P or tanto, todo lo


sufro por am or de los escogidos, á fin de
que consigan tam bién ellos la salvación
adquirida por Jesu cristo , con la gloria
celestial. T ú , pues, y a h as visto mi doc­
trina, mi modo de proceder, el fin que
me propongo, cuál es mi fe, mi longani­
m idad, mi caridad, mi paciencia; cuáles
las persecuciones y vejaciones 'qu e he
padecido; lo que me aconteció en A ntio-
q u ía é Iconio, y en L y s tr a ; cuán g ran ­
des han sido las persecuciones que he
tenido que sufrir, y cómo de todas me
ha sacado á salvo el Señor. Y todos los
que quieren vivir virtuosam ente según
Jesu cristo , han de padecer persecu­
ción.
Gradual. (Salmo 36.) S i cayere el
ju sto no se lastim ará; pues el Señor po­
ne su mano por debajo.
y . P a sa el dia ejercitando la m iseri­
cordia y dando prestado, y bendita será
su descendencia.
A le lu ya, a le lu ya. (Ju a n 8.) y . E l
que me sigue no cam ina á oscuras, sino
que tendrá la luz de la vid a. A lelu ya.

Después de Septuagésim a se omite la A le lu y a y


el verso siguiente, y en su lu g a r se dice:
L.XXIV COMUN DE SANTOS.

Tracto. (Salmo m . ) b ie n av e n tu ra­


do el hom bre que tem e al Señor, y que
toda su atención la pone en cum plir sus
m andam ientos.
Jl. Poderosa será sobre la tierra ln
descendencia suya; bendita será la ge­
neración de los justos.
J¡. G lo ria y riquezas habrá en su c a ­
sa, y su ju stic ia durará eternam ente.
15 CONTIN U A CIO N DEL SANTO EV A N G ELIO SE G U N
SAN MATEO. (C. 10 , V. 26.)

E n aquel tiempo: D ijo Je sú s á sus


discípulos: N ad a está encubierto que no
se h aya de descubrir, ni oculto que no
se haya de saber. L o que digo de noche,
decidlo á la luz del dia; y lo que os digo
al oido, predicadlo desde los terrados. Y
no tem áis á los que m atan al cuerpo y
no pueden m atar al alm a; temed antes
al que puede arro jar alm a y cuerpo en
el infierno. ¿N o es así que dos p ájaros
pe venden por un cuarto, y no obstante
ni uno de ellos caerá en tierra sin que
lo disponga vuestro Padre? H a sta los
cabellos de vuestra cabeza están todos
contados. N o teneis, pues, que tem er; v a ­
léis vosotros m as que muchos pájaros.
E n sum a, á todo el que me reconociere
COMUN DE SANTOS. LXXV

y confesare delante de los hom bres, yo


tam bién le reconoceré y me declararé
por él delante de mi Pad re que está en
los cielos.
Ofertorio. (Salmo 2.). P u sístele so­
bre la cabeza u n * corona de piedras pre­
ciosas; pidióte vid a y se la concediste.
A lelu ya.
Secreta. Sea bien recibida, Señor,
nuestra devocion en tu presencia, y tam ­
bién saludable para nosotros, por la in ­
tercesión de aquel en cuya solem nidad
la ejecutam os. Por, etc.
Coinnnion. (Ju a n 12 .) E l que me
sirve sígam e; que donde yo estoy, allí
estará tam bién el que m e sirve.
Posrom unión. R eparados con la p a r­
ticipación del don sagrado, te su plica­
mos, Señor D ios nuestro, que por la in­
tercesión de tu bienaventurado m ártir
N ......, esperim entem os el efecto del sa ­
crificio que celebram os. P or, etc.
LXXVI COMUN DE SANTOS.

OTRAS E P T S T O T .A S V E V A N G E L IO S

PARA EL COMUN DE UN MÁRTIR.

LEC CION DE LA E PÍST O LA D EL APÓSTOL SANTIAGO.


(C. I , V.%.)

C arísim o s: T en ed por objeto de su ­


mo gozo el caer en v arias tribulaciones,
sabiendo que la prueba de vuestra fe
produce la paciencia. Y que la pacien­
cia perfecciona la obra, p ara que así ven­
gáis á ser perfectos y cabales, sin faltar
en cosa alguna. M as si alguno de vos­
otros tiene falta de sabiduría, pídasela á
D ios, que á todos da copiosam ente, y no
zahiere á nadie, y le será concedida.
Pero p íd ala con fe sin som bra de duda,
pues quien anda dudando, es sem ejante
á la ola del m ar alborotada, y agitada
del viento acá y allá; así que un hombre
sem ejante no tiene que pensar que ha de
recibir poco ni mucho del Señor. E l hom­
bre de ánimo doble, es inconstante en to­
dos sus cam inos. A quel hermano que sea
de b aja condicion, ponga su gloria en la
exaltación suya, mientras el riño la debe
poner en su abatim iento, por cuanto él
se ha de pasar como la flor del heno;
COMUN V ¡¡ bANTOS. LX XV II

pues así como en saliendo el sol ardien­


te se va secando la yerba, cae la flor, y
acáb ase toda su vistosa herm osura, así
tam bién el rico se m architará en sus an ­
danzas. Bienaventurado aquel hombre
que sufre con paciencia la tentación,
porque despues que fuere así probado,
recibirá la corona de vida que Dios ha
prom etido á los que le am an.

LECCION DF. :,A E P ÍS T O L \ PR IM ER A D E L APÓSTOL


SAN PE D R O . (C. 4, V. 13.)
Carísim os: A legraos de ser p artici­
pantes de la Pasión de Jesu cristo , para
que cuando se descubra su gloria, os go­
céis tam bién con él llenos de júbilo. S i
sois infam ados por el nombre de C risto,
sereis bienaventurados; porque la honra,
la gloria y la virtud de D ios, y su E s p í­
ritu mismo, reposa sobre vosotros. Pero
jam ás venga el caso en que alguno de
vosotros padezca por hom icida, ó ladrón,
ó maldiciente, ó codiciador de lo ageno.
M as si padeciere por ser cristiano, no se
avergüence, antes alabe á D ios por tal
causa; pues tiempo es de que comience
el ju icio por la casa de D ios. Y si prim e­
ro em pieza por nosotros, ¿cuál será el
paradero de aquellos que 110 creen al
L X XV III COMUN DE SANTOS.

E van gelio de Dios? Que si el ju sto á du­


ras penas se salvará, ¿á dónde irán el
impío y el pecador? P o r tanto, aquellos
mismos que padecen por la voluntad de
Dios, encomienden por medio de sus bue­
nas obras sus alm as al Criador, el cual
es fiel.

® CO NTIN U A C IO N DEL SANTO EV A N G ELIO SEG UN


SAN JU A S . (C. 12 , V. 24.)

E n aquel tiempo: D ijo Je sú s d sus


discípulos: E n verdad, en verdad os digo:
Que si el grano de trigo, despues de ech a­
do en la tierra, no muere, queda infecun­
do; pero si muere, produce mucho fruto.
A sí el que am a desordenadamente su alm a,
la perderá; mas el que aborrece su alm a
en este mundo la conserva para la vida
eterna. E l que me sirve, sígam e; que
donde yo estoy, allí estará .también el
que me sirve; y quien me sirviere, le
honrará .mi P ad re.
COMUN D E SANTOS. LXXIX

CO M U N D E M U C H O S M A R T IR E S .
PR IM ER A m i s a .

Introito. (Salm o 7 8 .) Intret i11 conspcctu.


, Señor, ante tu a c a ta ­
s c ie n d a n
miento los gem idos de los encar­
celados; paga á nuestros vecinos
con males siete veces m ayores;
y tom a venganza de la sangre de tus sier­
vos, que ha sido derram ada.
(Salmo id.) Oh D ios, los gentiles han
entrado en tu heredad, han profanado tu
yanto tem plo, y han dejado á Jeru salen
tal como una b arraca de hortelano.
jh G lo ría al Padre, etc. A sciendan,
Señor, etc.
Oración. Suplicárnoste , S e ñ o r , nos
defienda la festiva memoria de tus bien­
aventurados m ártires y Pontífices N ......
y N ....... y que su venerable intercesión
nos recomiende para contigo. Por, etc.
S í no fu eren P o n tífices, s« dicen las O racion es
rle la siguiente M isa.

LECCION D EL LIBRO DE LA SA B ID U R ÍA .
(C . 3. V. 1 .)

L a s alm as de los ju sto s están en la


mano de D ios, y no llegará á ellas el to r­
LXXX COMUN DE SANTOS.

mentó de la muerte eterna. A los ojos de


los insensatos pareció que morían, y su
tránsito se miró como una desgracia, y
como un aniquilam iento su partida de
entre nosotros; mas ellos á la verdad re­
posan en paz. Y si delante de los hom­
bres han padecido torm entos; su espe­
ranza está llena de la inm ortalidad.
Su tribulación ha sido ligera, y su galar­
dón será gran de; porque D ios hizo prue­
ba de ellos, y hallólos dignos de sí. P ro ­
bólos como al oro en el crisol, y los acep ­
tó como víctim a ce holocausto, y á su
tiempo se les dará la recom pensa. B r i­
llarán los justos como el sol, y como cen­
tellas que discurren por un cañaveral,
así correrán de unas á otras partes. J u z ­
garán á las naciones, y señorearán á los
pueblos, y el Señ or reinará con ellos eter­
nam ente.
Gradual. (Exodo 15 .) G lorioso es el
Señor en sus San tos; adm irable en su
m ajestad y obrador de prodigios.
JK T u diestra, Señor, ha dem ostra­
do tu soberana fortaleza; tu diestra, S e ­
ñor, es la que ha herido a l enemigo de
tu pueblo.
A lelu ya, alelu ya. (Eccl. 44.) y. S e ­
pultados en paz fueron los cuerpos de
CO M U N DE SANTOS. LXXXI

los San tos, y vive su nombre por todos


los siglos. A le lu ya.
Despues de Septuagésim a se omite la A le lu y a y
el verse que la sigue, y a i su lu g a r se d ice:
T racto.. (Salmo 1 2 5 .) A quellos que
sem braban con lág rim as, segarán llenos
de júbilo.
Cuando iban, esparcían llorando
sus sem illas.
f . M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus m ieses.

03 CONTIN U A CIO N D EL SANTO E V A N G EL IO S E G l'N


SAN LUCAS. (C. 21, V. 9.)
E n aquel tiem po: D ijo Je sú s á sus
discípulos: Cuando sintiéreis rumores de
guerra y sediciones, no queráis alarm a­
ros; es verdad que prim ero han de acae­
cer estas co sas; m as no por eso será
luego el fin. E n ton ces, añadió él: se le­
vantará un pueblo contra otro pueblo, y
un reino contra otro reino. Y habrá gran ­
des terremotos en v arias p artes, y p esti­
lencias, y ham bres, y aparecerán en el
cielo cosas espantosas, y prodigios ex­
traordinarios. Pero antes que sucedan
todas estas cosas, se apoderarán de v o s­
otros y os perseguirán, y os entregarán
TOMO 1. /
LX XX li COMUN DE SANTOS.

á las Sinagogas, y os meterán en las cár­


celes, y os llevarán por fuerza á los tri­
bunales de los reyes y gobernadores, por
can sa de mi nombre; lo cual os servirá
de ocasion pava dar testimonio de mí.
P or consiguiente, im prim id en vuestros
corazones la m áxim a de que no debéis
discurrir de antemano, cómo habéis de
responder; pues yo pondré las palabras
en vuestra boca, y una sabiduría á que
no podrán resistir, ni contradecir todos
vuestros enem igos. Y lo que es m as, se-
reis entregados á los m agistrados por
vuestros mismos padres, y herm anos, y
parientes, y amigos, y harán morir á mu­
chos de v o so tro s; de suerte, que sereis
odiados de todo el mundo por am or de
mí; no obstante, ni un cabello de vu es­
tra cabeza se perderá. M ediante v u e s­
tra paciencia salvareis vuestras alm as.
Ofertorio. (Salmo 67.) A dm irable.es
Dios en sus Santos, el D ios de Israel; él
mismo dará virtud y fortaleza á su pue­
blo. Bendito sea D ios. A lelu ya.
Secreta. Ariende, Señor, á nuestras
hum ildes súplicas que en la conm em o­
ración de tus Santos hacem os, á fin de
que, los que no tenemos confianza en
nuestra ju sticia, seam os ayudados con
r O M II V DF. M Á R T I R E S . LXXXIII

los méritos ríe aquellos que supieron


agradarte. P or, etc.
Comunion. (Sabid. 3.) Y si delante
de los hombres han padecido tormentos,
Dios hizo prueba de ellos; probólos co­
mo al oro en el crisol, y los aceptó como
víctim a de holccaustu.
Poscomunion. Rogárnoste, Señor, ya
que estam os satisfechos con la recepción
de los misterios de nuestra salud, que
seamos ayudados con las oraciones de
aquellos, cuya solemnidad celebram os.
Por, etc.

D E L CO M U N D E M A R T IR E S .
SEGUNDA MISA.

Introito. (Salm o 44 .) Sa picn tiam .


(¡'..^y^ELEBREN los pueblos la sabiduría
de los Santos, y repítanse sus
alabanzas en las asam bleas sa-
gradas, pues su nombre vivirá
por los siglos de los siglos.
(Salmo 32.) Regocijaos, ¡oh justos!
en el Señ or; á los rectos de corazon es á
quienes está bien el alabarle.
y. G loria al Padre, ctc. Celebren los
pueblos, etc.
Oi'uciou. Oh D ios, que nos concedes
LXXX1V COM UN DB m A k T IH Ü S .

celebrar el nacim iento al cielo de tus


bienaventurados M ártires N ...... y N ......;
haz, Señor, que en la bienaventuranza
eterna gocemos también de su com pa­
ñía. Por, etc.
S i fu ese» Pontífices se dicen las O racion es de
la M isa anterior.
LECCION D E L LIDRO D E LA SABIDUKÍA.
(C. 5, V. 16.)

L o s justos, al contrario, vivirán eter­


nam ente, y su galardón está en el Señor,
y el A ltísim o tiene cuidado ce ellos. Por
lo tanto, recibirán de la mano del Señor
el reino de la gloria, y una brillante d ia­
dem a; los protegerá con su diestra, y con
su santo brazo los defenderá. Se arm ará
de todo su celo, y arm ará también las
criaturas para vengarse de sus enemigos.
T o m a rá la ju sticia por coraza, y por y e l­
mo el ju icio infalible: em brazará por e s­
cudo im penetrable la rectitud.
Gradual. (Salmo 12 3 .) N u estra a l­
m a escapó cual p ájaro del lazo de los
cazadores.
J¡. F u é roto el lazo y nosotros que­
damos libres.
N uestro socorro viene del nombre
del Señor, C riador del cielo y de la tierra.
COMUN D E M ÁRTIRES. LXXXV

A lelu ya, alelu ya. (Salmo 67.) j!¡. C e ­


lebren festines los ju stos y regocíjense en
la presencia de D io s, y huélguense con
aleg ría. A lelu ya.
Despues de Septuagésim a se omiten las A lelu ­
y a s ^ el verso que la s sigue, y en su lu g a r se dice:

Tracto. (Salmo 12 5 .) A quellos que


sem braban con lágrim as, segarán llenos
de jú bilo.
f. Cuando iban esparcían llorando
sus sem illas.
f . M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

50 CONTIN U A CIO N D EL SANTO E V A N G EL IO SEG U N


SAN LÚ CAS. (C . 6, V. 17 .)

E n aquel tiempo: B ajan d o Je sú s del


monte se paró en un llano, juntam ente
con la com pañía de sus discípulos, y de
un gentío de toda la Ju d e a y de Jeru sa-
len, y del país m arítim o de T iro y de
Sydon, que habían venido á oirle y á ser
curados de sus dolencias. Asim ism o los
m olestados de los espíritus inmundos
eran tam bién curados; y todo el mundo
procuraba tocarle, porque sa lía de él una
virtud que daba la salu d á todos. E n to n ­
LXX XV I COMUN DE M Á R T IR E S .

ces levantando los ojos hácia sus discí­


pulos, decia: Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro es el reino de
Dios. Bienaventurados los que ahora te-
neis hambre , porque sereis saciados.
Bienaventurados los que ahora lloráis,
porque reireis. Bienaventurados seréis,
cuando los hombres os aborrezcan, y os
desechen, y os afrenten, y abominen de
vuesLro nombre como maldito, cu údio
del,.Hijo del hombre. Alegraos en aquel
dia y saltad de gozo, porque os está re­
servada en el cielo una grande recom­
pensa.
Ofertorio. (Salmo 149.) Gozaránse
los Santos en la gloria, y regocijarse han
en sus moradas; resonarán en sus bocas
elogios de Dios. Aleluya.
Siw eta. Ofrecérnoste, Señor, los do­
nes de nuestra devocion, los que te sean
gratos en honor de tus Santos, y á nos­
otros saludables por tu misericordia. P o r
nuestro, etc.
Couiuuion. (Lucas 12.) A vosotros,
empero, que sois ruis amigos, os digo:
no tengáis miedo de los que os persi­
guen.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
por la intercesión de tus Santos M árti­
COMUN DE M A R T IR E S . LXXXVII

res N ..... y N ..... , que recibam os con


alma pura lo que tomamos con la boca.
Por, etc.

D E L CO M U N D E M A R T IR E S .
TERCURA M ISA .

Introito. (Salmo 36.) Salm nutem.


Sf&zfSíjDia salvación de los justos viene del
Señor, y él es su protector en el
tiem po de la tribulación.
(Salmo id.) No envidies la
prosperidad de los malignos, ni tengas
celos de los que obran la iniquidad.
f. G loria al Padre, etc. L a salva­
ción, etc.
Oraciou. Oh D ios, que cada año nos
alegras con las solemnidades de tus S a n ­
tos M ártires N ..... y N ........; suplicárnos­
te nos concedas propicio, el que nos es­
timulen y enciendan los ejemplos de
aquellos, cuyos m erecimientos nos rego­
cijan. P or, etc.
S i sun P o n tífices se diccn las O raciones de la
prim era M isa de M ártires.

LECCION DF. LA EPÍSTO LA DE SAN PAULO Á LOS


H EBREOS. (C. IO . V . 32.)
Hermanos: T rae d á la memoria aque­
llos primeros dias, cuando despues do
L X X X V III COMUN D E M A R T IR E S .

haber sido iluminados, sufristeis con v a ­


lor admirable un gran com bate de perse­
cuciones; por un lado, habiendo servido
de espectáculo al mundo, por las injurias
y malos tratam ientos que habéis recibi­
do; y por otro, tomando parte en las p e­
nas de los que sufrían sem ejantes in­
dignidades. Porque os com padecisteis
de los que estaban entre cadenas, y lle-
vásteis con alegría la rapiña de vues­
tros bienes, considerando que teníais un
patrimonio mas excelente y duradero.
N o queráis, pues, malograr vuestra con­
fianza, la cual recibirá un grande g a la r­
dón. Porque os es necesaria la pacien­
cia, para que haciendo la voluntad de
Dios, obtengáis la promesa. Pues dentro
de un brevísimo tiempo vendrá aquel
que ha de venir, y no tardará; entre ta n ­
to, el justo, dice el Señor, vivirá por la fe.
Gradual. (Salmo 33.) Clam aron los
justos, y oyólos el Señor, y librólos de
todas sus aflicciones.
)¡r. E l Señor está al lado de los que
tienen el corazon atribulado, y él salva­
rá á los hum ildes de espíritu.
A leluya, aleluya, f . E l cándido ejér­
cito de los M ártires te alaba, Señor, a le ­
luya.
COMUN DTC M Á R T IR E S . LXXXIX

D espues de Sep tuagésim a se om iten las A le lu ­


yas y el v r s o que las sig ue, y en su lu g a r se dice:

Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segarán llenos
de júbilo.
y. Cuando iban, esparcian llorando
sus semillas.
y. Mas cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

>3 CON TINU ACION DEL SANTO EVA N G E LIO SEGUN

SAN M ATEO. (C . 24, V. 3.)

E n aquel tiempo: E stando Jesús sen­


tado en el-monte del O livar, se llegaron
algunos de los discípulos, y le pregunta­
ron en secreto: Dinos, ¿cuándo sucederá
eso? ¿Cuál será la señal de tu venida y
del f.n del mundo? A lo que Jesús les
respondió: Mirad que nadie os engañe;
porque muchos han de venir en mi nom­
bre, diciendo: Y o soy el Cristo; y sedu­
cirán á m ucha gente. O iréis asimismo
noticias de batallas, y rumores de guer­
ras. No hay que turbaros por eso; que si
bien han de preceder estas cosas, no es
xc COMUN DE M Á R T IR E S .

todavía esto el término. E s verdad que


se armará nación contra nación, y un
reino contra otro reino, y habrá pestes,
y hambres, y terremotos en varios luga­
res; empero, todo esto aún no es mas
que el principio de los males. E n aquel
tiempo sereis entregados para ser pues­
tos en los tormentos, y os ciarán la muer­
te; y sereis aborrecidos de todas las gen­
tes por causa de mi nombre. Con lo que
muchos padecerán entonces escándalo, y
se harán traición unos á otros, y se odia­
rán recíprocamente. Y aparecerá un gran
número de falsos Profetas, que perverti­
rán á mucha gente. Y por la inundación
de los vicios, se resfriará la caridad de
muchos; mas el que perseverare hasta
el fin, ese se salvará.
Ofertorio. (Subid. 3.) L as almas, em­
pero, de los justos están en la mano de
Dios, y no llegará á ellos el tormento de
la muerte eterna; á los ojos de los insen­
satos pareció que morían, mas ellos, á la
verdad, reposan en paz. Aleluya.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que se
aplaque tu justicia con los dones ofreci­
dos, y por la intercesión de tus Santos
Mártires N ..... y N ......, defiéndenos de
todos los peligros. Por, etc.
COMUN DE M Á R T IR E S . XCI

Comuuion. (Mateo 10.) L o que os


digo de noche, decidlo á la luz del dia; y
lo que os digo al oido, predicadlo desde
los terrados.
Poscoiminion. Purifíqupnos, Señor,
esta Comunion de todo crimen, y hága­
nos participantes del remedio celestial,
por la intercesión de tus Santos M árti­
res N ......y N ....... Por, etc.

OTRAS E P IS T O L A S Y E V A N G E L IO S
PARA MUCHOS M ÁRTIR ES.

LKCCIUN D E L L1UKO E li LA S AB ID U R IA .
(C. 10, v. 17.)

Dios dió á los justos el galardón de


sus trabajos, y los condujo por sendas
m aravillosas, y sirviólos de toldo duran­
te el calor del dia, y suplió de noche la
luz de las estrellas. L os pasó por el mar
Rojo á Ja otra orilla, y los fué guiando
entre montañas de agua. Pero á sus ene­
migos los sumergió en el mar, y despues
los hizo salir muertos del profundo abis­
mo. A sí es, que los justos se llevaron los
xcn COMUN DE M Á R T IR E S .

despojos de los impíos, y celebraron con


cánticos, oh Señor, tu nombre santo, a la ­
bando todos á una tu diestra vencedora,
¡oh Señor Dios nuestro!

LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PADLO A LOS RO­


MANOS. ( C . 5 , V. I . )

Hermanos: Justificados, pues, por la


fe, mantengamos la paz con Dios, median­
te nuestro Señor Jesucristo, por el cual
asimismo, en virtud de la fe, tenemos
cabida en esta gracia, en la cual perm a­
necemos firmes, y nos gloriamos esperan­
do la gloria de hijos de Dios. N i nos glo­
riamos solamente en es:o, sino también
en las tribulaciones; sabiendo que la tri­
bulación ejercita la paciencia, la pacien­
cia sirve á la prueba de nuestra fe, y la
prueba produce la esperanza, esperanza
que no burla, porque la caridad de Dios
ha sido derram ada en nuestros corazo­
nes por medio del E spíritu Santo, que
se nos ha dado.
LECCION DE LA EPÍSTO LA DE SAN PABLO í LOS RO­
MANOS. ( C . 8 , V. 1 8 .)

Hermanos: A la verdad que yo estoy


persuadido de que los sufrimientos de la
vida presente, no son de com parar con
COMUN D E M Á R T IR E S . XCTI1

aquella gloria venidera que se ha de m a­


nifestar en nosotros. Así las criaturas to­
das están aguardando con grande ansia
la manifestación de los hijos de Dios.
Porque se ven sujetas á la vanidad, no
de grado, sino por causa de aquel que
los puso tal sujeción, con la esperanza
de que serán tam bién ellas mismas liber­
tadas de esa servidumbre á la corrupción,
para participar de la libertad y gloria de
los hijos de Dios. Porque sabemos que
hasta ahora todas las criaturas están sus­
pirando por ese dia, y como en dolores
de parto. Y no solamente ellas, sino ta m ­
bién nosotros mismos, que tenemos las
primicias del Espíritu Santo, nosotros
con todo eso, suspiramos de lo íntimo del
corazon, aguardando el efecto de la adop­
ción de los hijos de D ios, esto es, la re­
dención de nuestro cuerpo.

I-ECCIOM DE LA EPÍSTO LA SEGUN DA DF, SAN PABLO


A IO S C O RIN TH IO K. ( C . fi, V . 4 .)

Herm anos: Portémonos en todas co­


sas como deben portarse los ministros de
D ios, con mucha paciencia en medio de
tribulaciones, de necesidades, de angus­
tias, de azotes, de cárceles, de sedicio­
nes, de trabajos, de vigilias, de ayunos;
XCIV COMUN DE M Á R T IR E S .

con pureza, con doctrina, con longani­


midad, con mansedumbre, con unción
del Espíritu Santo, con caridad sincera,
con palabras de verdad, con fortaleza de
Dios, con las armas de la ju sticia para
combatir á la diestra y á la siniestra; en
medio de honras y deshonras, de infamia
y de buena fama; tenidos por im posto­
res, siendo verídicos; por desconocidos,
■Runque muy conocidos; casi moribundos,
siendo así que vivimos; como castigados,
mas no muertos; como melancólicos, es­
tando en realidad siempre alegres; como
menesterosos, siendo así que enriquece­
mos á muchos; cuino que nada tenemos,
y todo lo poseemos.
LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO A LOS HE-
HRF.OS. ( C I I , t'. 3 3 .)

Hermanos: L o s Santos por la fe con­


quistaron reinos, ejercitaron la justicia,
alcanzaron las promesas, taparon las bo­
cas de los leones, extinguieron la violen­
cia del fuego, escaparon del filo de la es­
pada, sanaron de grandes enfermedades,
se hirieron valientes en ln guerra, des­
barataron ejércitos extranjeros; mujeres
hubo que recibieron resucitados á sus di­
funtos hijos; mas otros fueron estirados
COMUN D E M Á R T IR E S . XCV

en el potro, no queriendo redimir la vida


presente por asegurar otra mejor en la
resurrección. Otros asimismo sufrieron
escarnios y azotes, además de cadenas y
cárceles; fueron apedreados, aserrados,
puestos á prueba, muertos á filo de espa­
da; anduvieron girando de acá para ¿llá,
cubiertos de pieles de oveja y de cabra,
desamparados, angustiados, m altratados;
de les cuales el mundo no era digno; yen­
do perdidos por las soledades, por los
montes, y recogiéndose en las cuevas, y
en las cavernas de la tierra. Y todos es­
tos probados con el testimonio de su fe,
se hallaron dignos de la recompensa en
mi estro Señor Jesucristo.

LECCION D E L LIHKO DÜL APOCALIPSIS DE SAN JUAN.

(C. 7- 13.)
Despues de esto, hablándome uno de
los ancianos, me preguntó: E stos que
están cubiertos de blancas vestiduras.
,‘ quiénes son? y ¿de dónde han venido?
Y o le dije: Mi Señor, tú lo sabes. E n ­
tonces me dijo: Estos son los que han
venido de una tribulación grande, y la
varón sus vestiduras, y las purificaron
en la Sangre del Cordero; por esto están
ante el solio de Dios, y le sirven dia y
X CV I COMUN DE M A R T IR E S .

noche en su templo; y aquel que está


sentado en el solio habitará en medio de
tilos; ya no tendrán hambre, ni sed, ni
descargará sobre ellos el sol, ni el bo­
chorno; porque el Cordero que está en
medio del solio será su Pastor, y los lle ­
vará á fuentes vivas, y Dios enjugará to­
das las lágrim as de sus ojos.

|J¡ CONTINUACION DÜL SANTO EVANÜKLIU SÜGUN


SAN M ATEO. (C. ¿ , V. I .)

E n aquel tiempo: Viendo Jesus á todo


ese gentío se subió á un monte, donde h a ­
biéndose sentado se le acercaron sus dis­
cíp u lo s^ abriendo su boca los adoctrina­
ba diciendo: Bienaventurados los pobres
de espíritu, porque de ellos es el reino
de los ciclos. Bienaventurados los man­
sos y humildes, porque ellos poseerán la
tierra. Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados. B ienaven­
turados los que tienen hambre y sed de
ju s tic ia , porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, por­
que ellos alcanzarán misericordia. B ien ­
aventurados los que tienen puro el cora-
zon, porque ellos verán á Dios. B ienaven­
turados los pacíficos, porque ellos serán
llam ados hijos de Dios. Bienaventurados
COM ON D E M Á R T IR E S . XCVII

los que padecen persecución por la ju s ­


ticia, porque de ellos es el reino de los
cielos. Dichosos sereis cuando los hom­
bres por mi causa os maldijeren, y os
persiguieren, y dijeren con mentira toda
suerte de mal contra vosotros; alegraos
entonces y regocijaos , porque es muy
grande la recompensa que os aguarda en
los cielos.
5<l CON TIN U ACIO N DEL SANTO E VAN GELIO SEG UN
SAN MATEO. (C . I I , V. 2 5 .)

P o r aquel tiem po: E xclam ó Jesús,


diciendo: Y o te glorifico, Padre mió, S e ­
ñor de ciclo y tierra, porque has tenido
encubiertas estas cosas á los sábios y pru­
dentes del siglo, y las has revelado á los
pequeñuelos.SÍ, Padre mió, alabado seas,
por haber sido de tu agrado que fuese así.
T od as las cosas las ha puesto mi Padre
en mis manos. Porque nadie conoce al
H ijo sino el Padre, ni conoce ninguno al
Padre sino el H ijo, y aquel á quien el
Hijo habrá querido revelarlo. Venid á
mí todos los que andais agobiados con
trabajos y cargas, que yo os aliviaré. T o ­
mad mi yugo sobre vosotros, y aprended
de mí, que soy manso y humilde de co­
razón, y hallareis el reposo para vuestras
TOMO I.
X C V III COMUN D E M Á R T IR E S .

alm as. Porque suave es mi yugo, y lige­


ro el peso mió.

>0 CONTINUACION DEL SANTO E VAN GELIO SEGUN


SAN LU CAS. (C. I I , V. 47.)
E n aquel tiempo: D ecia Jesús á los
Doctores de la L e y y á los Fariseos: jA y
de vosotros, que fabricais mausoleos á
los Profetas, despues que vuestros m is­
mos padres los mataron! E n verdad que
dais á conocer que aprobais los atenta­
dos de vuestros p ad res; porque si ellos
los mataron, vosotros edificáis sus sepul­
cros. Por eso también dijo la sabiduría
de Dios: Y o les enviaré Profetas y Após­
toles, y matarán á unos y perseguirán á
otros; para que á esta nación se le pida
cuenta de la sangre de todos los Profe­
tas, que ha sido derramada desde la crea­
ción del mundo acá, desde la sangre de
Abel hasta la sangre de Zacharías, muer­
to entere el altar y el templo. Sí, yo os lo
digo; á esta raza de hombres se les p e ­
dirá de ello cuenta.

CON TIN U ACIO N D F .r . SANTO P .VANO ELIO KF.GUN

SAN r.Ú C AS. (0 . IO , V. 16.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: E l que os escucha á vosotros,
, COMUN D E M Á R T IR E S . XCIX

me escucha á mí; y el que os desprecia


á vosotros, á mí me desprecia. Y quien
á mí me desprecia, desprecia á aquel
que me ha enviado. Regresaron despues
los setenta y dos discípulos llenos de go­
zo, diciendo: Señor, hasta los demonios
mismos se sujetan á nosotros por la vir­
tud de tu nombre. A lo que les respon­
dió: Y o estaba viendo desde el principio
<lel mundo á Salanás caer del cielo á m a­
nera de relámpago. Vosotros veis que os
he dado potestad de hollar serpientes y
escorpiones, y todo el poder del enemi­
go, de suerte que nada podrá haceros
daño.‘ Con todo eso, no tanto habéis de
gozaros porque se os rinden los espíritus
inmundos, cuanto porque vuestros nom­
bres están escritos en los cielos.
)J| CON TINU ACIO N DEL SANTO E VAN GELIO SEG UN
SAN LU CAS. (C. 1 2 , í>. I . )

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Guardaos de la levadura de
los Fariseos, que es la hipocresía. Mas
nada es tan oculto, que no se haya de
manifestar; ni tan secreto, que al fin no
se sepa. A sí es que lo que digísteis á os­
curas, se dirá en la luz del dia; y lo que
hablasteis al oido en las alcobas, se pie-
c COM ITN T1F m Af t t r f .r

gonará sobre los terrados. A vosotros,


empero, que sois mis amigos, os digo yo-
ahora: N o tengáis miedo de los que matan-
ai cuerpo, y esto hecho ya no pueden ha­
cer mas. Y o quiero mostraros á quién ha­
béis d e t e m e r ; L e in e d al que, d e s p u e s de
quitar la vida, puede arrojar al infierno; á
éste es, os repito, á quien habéis de te­
mer. ¿No es verdad que cinco pajarillos
se venden por dos cuartos, y con todo ni
uno de ellos es olvidado de Dios? H asta
los cabellos de vuestra cabeza están to ­
dos contados. Por tanto, no teneis que
temer, que Dios os olvide; mas valéis vos­
otros que muchos pajarillos. O s digo,
pues, que cualquiera que me confesare
delante de los hombres, también e l H ijo
del hombre le confesará delante de los
ángeles de Dios.

C O M U N D E U N M A R T IR E N T IE M P O
PASCUAL.

Introito. (Salm o 63.) P r o te x is ti me.


ú¡ Dios mió, me has defendido de
la conspiración de los malignos,
del tropel de los que obran la
iniquidad. A leluya, aleluya.
(Salmo id.) E scucha, ¡oh Dios mió!
EN T IE M P O PA SC U A L. CI

mi oracion, cuando á ti clam o; libra mi


alm a del temor que me causa el ene­
migo.
G loria al Padre, etc. T ú , Dios
mió, me has defendido, etc.
P a r a un M á rtir P o n tífice.

Oración. Atiende, oh Dios Todopo­


deroso, á nuestra flaqueza, y pues nos
abrum a el peso de nuestros pecados, pro­
téjanos la gloriosa intercesión de tu bien­
aventurado M ártir y Pontífice N ..... Por
nuestro, etc.
P a r a un M á rtir P o n tífice.

Oraciou. O h D ios, que cada año nos


alegras con la solemnidad de tu bien­
aventurado M á rtiry P o n tífice N ..... ; con­
cédenos propicio, que nos regocijemos
con la protección de aquel, cuyo naci­
m iento al cielo celebram os. Por, etc.
P a r a un M á rtir nv P o n tífice .

Oración. Suplicárnoste, oh Dios T o ­


dopoderoso, nos concedas, que los que
celebramos el nacimiento al cielo de tu
bienaventurado M ártir N ..... , seamos for­
tificados por su intercesión en el amor de
tu nombre. Por, etc.
CII COMUN D E M Á R T IR E S

P a ra un M á rtir no P o n tífice .

Oración. Concédenos, oh Dios T o d o ­


poderoso, que por la intercesión de tu
bienaventurarlo M ártir N ..... , seamos li­
bres de todas '.as adversidades en el cuer­
po, é igualmente purificados de los m a­
los pensamientos en el alm a. Por, etc.

LECC IO N D E L LIDRC DE LA SA B ID U R IA .

(C. 5, v. i.)

L o s justos se presentarán con gran


valor contra aquellos que los angustiaron
y robaron el fruto de sus fatigas. A cuyo as­
pecto se apoderará de estos la turbación y
un temor horrendo; y asombrarse han de
la repentina salvación de los justos que
ellos no esperaban, y arrepentidos y ar­
rojando gemidos de su angustiado cora-
zon, dirán dentro de sí: E sto s son los
que en otro tiempo fueron el blanco de
nuestros escarnios, y á quienes propo­
níamos como un ejem plar ¿e oprobio.
¡Insensatos de nosotros! Su tenor de v i­
da nos parecía una necedad y su muerte
una ignominia; mirad cómo son contados
en ei número de los hijos de Dios, y có­
mo su suerte es estar con los Santos.
EN T IE M P O P A SC U A L . CIII

P u ed e tam bién ser la E p ís to la de S a n P a b lo á


Tim oteo: A cuérdate, ctc., como en la segunda M isa
de. un M á rtir no P cn tlfice: Lartsbitur, etc., p á g i­
na L X X II.

A leluya, aleluya. (Salmo 88.) L o s


cielos celebrarán tus m aravillas, como
también tu verdad en la congregación de
los Santos. A leluya.
f. T ú pusiste, oh Señor, sobre su
cabeza una corona de piedras preciosas.
Aleluya.

© CON TINU ACIO N D E L SANTO E V A N G E LIO SEGUN


SAN JCA N . (C. 1 5 , V. I .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Y o soy la verdadera vid, y mi
Padre es el labrador. T odo sarmiento
que en mí no lleva fruto, le cortará; y á
todo aquel que diere fruto, le podará
para que dé mas fruto. Y a vosotros es-
tais limpios, en virtud de la doctrina que
os he predicado. Perm aneced en mí, que
yo permaneceré en vosotros. A l modo
que el sarmiento no puede de suyo pro­
ducir fruto si no está unido con la vid ,
así tampoco vosotros si no estáis unidos
conmigo. Y o soy la vid, A'osotros lns sar­
mientos; quien está unido, pues, conmigo
y yo con él, ese da mucho fruto; porque sin
C IV COMUN DE M Á R T IR E S

mí nada podéis hacer. E l que no perm a­


nece en mí, será echado fuera como el
sarmiento inútil, y se secará y le coge­
rán, y arrojarán al fuego y arderá. A l con­
trario, si permaneceis en mí, y mis p a la ­
bras permanecen en vosotros, pedireis lo
que quisiereis, y se os otorgará.
Ofertorio. (Salmo 88.) L os cielos ce­
lebran, Señor, tus m aravillas, como tam ­
bién tu verdad en la congregación de los
Santos. A leluya.
P a r a un M á rtir P o n tífice. .

Secreta. Recibe, Señor, con benigni­


dad las hostias que te ofrecemos por los
méritos de tu bienaventurado M ártir y
Pontííice N ......, y concédenos llegar al
descanso sempiterno. Por, etc.
P a r a un M á rtir P ontifica.

Secreta. Santifica, oh Señor, los do­


nes que te dedicamos, y por los mismos
atiéndenos benigno, mediante la inter­
cesión de tu bienaventurado M ártir y
Pontífice N ..... Por, etc.
P a ra solo M ártir'.

Secreta. Suplicárnoste, oh Señor, que


habiendo aceptado nuestros dones y núes-
EN T IE M P O PA SC U A L . CV

tras oraciones, nos purifiques con los mis­


terios celestiales, y nos oigas benigno.
Por, etc.
P a ra solo M á rtir.

Secreta. S ea acepta nuestra devocion,


■oh Señor, en til presencia, y hágase salu­
dable í nosotros por los ruegos de aquel
en cuya solemnidad la ejecutam os. Por
nuestro, etc.
Comnuion. (Salmo 63.) Alegrarse há
el justo en el Señor, y esperará en él; y
serán aplaudidos todos los de recto co-
razon.
P a r a mi M á rtir P o n tífice.

Poscomunion. Renovados con la par­


ticipación del don sagrado, te suplica­
mos, Señor Dios nuestro, que experim en­
tem os el efecto de la intercesión de tu
bienaventurado M ártir y Pontífice A '.......
cuyo culto celebramos. Por, etc.
P a r a 1111 M á rtir P o n tífice.

Poscomunión. H az, Señor, que esta


Comunion nos purifique de toda m an­
ch a; y que por la intercesión de tu bien­
aventurado M ártir y Pontífice N ......, nos
hagas participantes del remedio celestial.
Por, etc.
CVI COMUN D E M Á R T IR E S

P a r a solo M á rtir.

Poscomunión. Suplicárnoste, Señor


Dios nuestro, que así .como nos congra­
tulamos en la conmemoracion de tus S an ­
tos por medio del Oficio corporal, del
mismo modo nos alegremos con tu aspec­
to sempiterno. Por, etc.

P a r a solo M á rtir.

Posconmnion. Fortalecidos con la par­


ticipación del don sagrarlo, te suplicamos,
Señor Dios nuestro, que experimentemos
el efecto de la intercesión de tu bienaven­
turado M ártir N ..... . cuyo culto celebra­
mos. Por, etc.

C O M U N D E M A R T IR E S E N T IE M P O
TASCUAL.

Illtl’oito. (Salm o 144.) S a n cti tu i.


e n d í g a n t e , oh Señor, todos tus

Santos, ellos publicarán la gloria


de tu reino. A leluya, aleluya.
(Salmo id.) E nsalzarte hé,
olí Dioá y Rey mió, y bendeciré tu san­
to Nom bre desde ahora, y por los siglos
de los siglos.
EN T IE M P O PA SC U A L . CVII

JK G loria al Padre, etc. Bendígante,


oh Señor, etc.
P a r a M ártires Pon tífices.

Oración. Oh Dios Señor, que nos sir­


va de estímulo y defensa la festividad de
tus bienaventurados Mártires y Pontífi­
ces N ..... y N ......, y que su venerable in­
tercesión nos recomiende para conligo.
Por, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Oración. Oh D ios, que nos haces la


gracia de que celebremos el nacimiento
al cielo de tus Santos M ártires N ......y
N ......; concédenos también que gocemos
de su compañía en la eterna bienaventu­
ranza. Por, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Oracion. Oh D ios, que cada año nos


alegras con la solemnidad de tus Santos
M ártires N ...... y N ..... ; suplicárnoste
nos concedas propicio, que seamos esti­
m ulados por los ejemplos de aquellos,
cuyos merecimientos nos llenan de ale­
gría. Por, etc.
CVIII COMUN DE M Á R T IR E S

LECCION DE LA PR IM E R A EPÍSTOLA DE SAN PEDRO


APÓSTOL. ( C . I , V. 3 .)

Bendito sea el Dios y Padre de nues­


tro Señor Jesucristo, que por su gran m i­
sericordia nos ha regenerado con una
viva esperanza de vida eterna, mediante
la resurrección de Jesucristo de entre los
muertos, para alcanzar una herencia in­
corruptible, y que no puede contam inar­
se, y que es inmarcesible, reservada en
los cielos para vosotros, á quienes la vir­
tud de D ios conserva por medio de la fe.
para haceros gozar de la salud que ha de
m anifestarse claramente en les últimos
tiempos. E sto es lo que debe trasportaros
de gozo, si bien ahora, por un poco de
tiempo, conviene que seáis afligidos con
varias tentaciones, para que vuestra fe
probada de esta manera, y mucho mas
acendrada que el oro que se acrisola con
el fuego, se halle digna de alabanza, de
gloria y honor, en la venida manifiesta
de nuestro Señor Jesucristo.
Gradual. A leluya, aleluya, f . T u s
Santos, Señor, florecerán como el lirio,
y serán tau agradables á tu presencia,
como el olor del bálsam o. A leluya.
Jf. (Salmo 115 .) D e gran precio es
F.N TIF.MPO PA SC U A L . CIX

á los ojos del Señor la muerte de los


Santos. A leluya.

j?g CON TINU ACION DEL SANTO E V A N G E LIO SEGUN

SAN JU AN . (C. 15, V . 5.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Y o soy la vid, vosotros los
sarmientos; quien está unido conmigo y
yo con él, ese da mucho fruto; porque
sin mí nada podéis hacer. E l que no per­
manece en mí, será echado fuera como
el sarmiento inútil, y se secará, y le co­
gerán, y arrojarán al fuego, y arderá. A l
contrario, si permaneceis en m í, y mis
palabras permanecen en vosotros, pedi­
réis lo que quisiereis y se os otorgará. Mi
Padre queda glorificado en que vosotros
lleveis mucho fruto y seáis verdaderos
discípulos mios. A l modo que mi Padre
me amó, así os he amado yo. Perseverad
en mi amor. Si observareis mis precep­
tos, perseverareis er. mi am or, así como
yo también he guardado los preceptos de
mi Padre, y persevero en su amor. E s ­
tas cosas os he dicho, á fin de que ob­
servándolas fielmente os goc.eis en el gozo
mió, y vuestro gozo sea completo.
Ofertorio. (Salmo 37.) Alegraos, oh
ex COMUN DE M Á R T IR E S

justos, y regocijaos en el Señor, y glo­


riaos en él vosotros, todos los de recto
corazon. A leluya, aleluya.
P a r a M ártires P o n tífices.

Rfifipcta. Atiende, oh Señor, á las sú­


plicas, que en la conmeir.oracion de tus
Santos te ofrecemos, para que los que no
tenemos confianza en nuestra justicia,
seamos ayudados con los méritos de
aquellos, que supieron com placerte. Por
nuestro, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Secreta. T e ofrecemos, Señor, losdo-


nes de nuestra devoc^ion; los cuales séan-
te gratos en honor de tus Santos, y á nos
otros saludables por tu m isericofdia. Por
nuestro, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Secreta. Rogárnoste, oh Señor, te


aplaques con los dones ofrecidos; y por
la intercesión de tus Santos M ártires
N ..... y N ....... defiéndenos de todos los
peligros. Por, etc.
Comunion. (Salmo 32.) Regocijaos,
oh justos, en el Señor, aleluya; á los rec­
tos de corazon es á quienes les está bien
el alabarte, aleluya.
EN T IE M P O PA SC U A L. CXI

P a r a M ártires Pon tífices.

Poscommiion. T e suplicamos, oh S e ­
ñor, ya que nos vemos satisfechos con
los misterios saludables, que seamos ayu­
dados con las oraciones de aquellos cuya
solemnidad celebram os. Por, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Posconmnion. Suplicárnoste, oh S e ­
ñor, nos concedas por la intercesión de
tus Santos M ártires N ......y N ....... . que
lo que hemos tomado por la boca, lo re­
cibíamos con un alm a pura. Por, etc.
P a r a M ártires no P o n tífices.

Poscomunioii. H a z , oh Señor, que


esta Comunion nos purifique de toda
mancha, y por la intercesión de tus S a n ­
tos M ártires N ..... y N ........ nos haga par­
ticipantes del remedio celestial. Por, etc.
CXII COMUN D E M A R T IR E S

O TR A E P IS T O L A Y E V A N G E L IO

PARA EL COML'N DE M ÁRTIRES EN TIE M PO

PASCU A I-

LECCION D E L LIBRO D l-L APOCALIPSIS DE SAN JUAN.


(C. IQ , V. I .)

Despues de estas cosas, yo Juan, oí


en el cielo como una voz de muchas gen­
tes que decían: Aleluya: L a salvación, y
la gloria, y el poder, son debidos á nues­
tro Dios; porque verdaderos son y justos
sus juicios, pues ha condenado á la gran
ramera, la cual estragó la tierra con su
prostitución, y ha vengado la sangre de
sus siervos derram ada por las manos de
ella. Y segunda vez repitieron: A leluya.
Y el humo de su incendio está subiendo
por los siglos de los siglos. Y los veinti­
cuatro ancianos y los cuatro animales,
se postraron y adoraron á Dios que es­
taba sentado en el solio, diciendo: Amen,
aleluya. Y del sólio salió una voz que de-
cia: A labad á nuestro Dios todos sus sier­
vos, y los que le temeis, pequeños y gran­
des. Y oí tam bién una voz como de gran
gentío, y como el ruido de muchas aguas,
EN TIE M P O PASCU AL. CXJII

y como el estampido de grandes truenos,


que decia: A leluya; porque tomó ya po­
sesión del reino el Señor D ios nuestro
todopoderoso. Gocém onos y saltemos
de júbilo, y démosle la gloria, pues son
llegadas las bodas del Cordero, y su E s ­
posa se ha puesto de gala. Y se le ha
dado que se vista de tela de lino finísimo,
brillante y blanco. C uya tela finísima de
lino son las virtudes de ¡os Santos. Y dí-
jome el ángel: E scribe: Dichosos los que
son convidados á la cena de las bodas
del Cordero.

2¡| CON TIN U ACIO N D E L SAN TO E V A N G E LIO SEGUN


SAN JU AN . (C. l6 , V. S O .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: E n verdad, en verdad os di­
go: Que vosotros llorareis y plañiréis;
mientras el mundo se regocijará, os con­
tristareis; pero vuestra tristeza se con­
vertirá en gozo. L a mujer e:i los dolores
del parto está poseida de tristeza, por­
que le vino su hora; mas una vez que ha
dado á luz un infante, y a no se acuerda
de su angustia, con el gozo qi;e tiene de
haber dado un hombre al mundo. Y así
Yosbtros al présente, á la verdad, pade­
céis tristeza, pero yo volveré á visitaros,
GXIV COMUN D E CON FESO R P O N T ÍF IC E .

y vuestro corazon se bañará de gozo, y


nadie os quitará vuestro gozo.

E n las siguientes M isa s de Com ún de C onfeso­


res y Vírgenes y demás fe s tiv id a d e s , en el tiempo
P a scu a l todo se dirá como en ella s está expresado,
solo que en el In L o ilu antes del Sa lm o se añadirán
dos A lelu yas, y una a l fin a l del O fertorio^ C o m u ­
nión si no la tienen. Y om itido el G rad u al, se d i ­
rán dos versículos con cuatro A lelu yas como en las
mismas se anota.

CO M U N D E C O N F E S O R P O N T IF IC E .
PRIM ERA KISA.

I n tr o ito .. (E c c l. 45.) S ta tu it.

S®Ví^ izo Señor con él un pacto de


paz y le constituyó Príncipe, ad-
judicándolc para siempre la dig
nidad Sacerdotal.
(,Salmo 131.) Acuérdate de D avid,
oh Señor, y de toda su gran m anse­
dumbre.
y. G loria al P ad re, etc. H izo el S e ­
ñor, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh D ios T o ­
dopoderoso, nos concedas, que la vene­
rable solemnidad de tu bienaventurado
Confesor y Pontífice N .......nos aumente
COMÜN D E C O N F E SO R P O N T ÍF IC E . CXV

la devocion y el deseo de nuestra salva­


ción. Por, etc.

LECCION D E L LIB RO DE LA S AB ID U R ÍA , ( E c c l .,

c. 44, V. r6, y c . 45, i>. 2.)

H é aquí el gran Sacerdote que agra­


dó á Dios en los dias de su vida, y fué
hallado justo; y en el tiempo de la ira
vino á ser instrumento de reconciliación.
N o tuvo sem ejante en la observancia de
la ley del Altísim o. Por eso juró el S e ­
ñor, darle gloria en su descendencia. L e
dió la bendición de todas las naciones,
y confirmó sn pacto sobre su cabeza. D is­
tinguióle con sus bendiciones, conservó
para con él su m isericordia, y encontró
g racia ante los ojos del Señor/G lorificó­
le en presencia de los reyes, y le dió la
corona de la gloria. Asentó con él un
pacto eterno, y dióle el Sacerdocio de la
nación, y le llenó de felicidad y gloria.
A él fué concedido el ejercer las funcio­
nes del Sacerdocio, y cantar alabanzas
en su nombre, y ofrecerle incienso digno
en olor de suavidad.
Gradual. {Eccl. 44.) H é aquí el gran
Sacerdote que agradó á Dios en los dias
de su vida.
CXVI COMUN D E CON FESO R P O N T ÍF IC E .

Jí. N o tuvo semejante en la obser­


vancia de la ley del Altísim o.
A le lu y a , aleluya. (Salmo io g .)
T ú eres Sacerdote sempiterno, según el
orden de M elcliisedech. A leluya.
D espues de Septuagésim a se om iten las A lelu ­
y a s y el'verso que las sigue, y en su lu g a r se dice:
Tracto. (Salmo n i . ) B ienaventura­
do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cum plir sus
mandamientos.
Poderosa será sobre la tierra Ja
descendencia suya; bendita será la ge­
neración de los justos.
y. G loria y riquezas habrá en su c a ­
sa, y su justicia durará eternamente.
E n tiem po P ascual se omite el G ra d u a l , y en su
lu g a r se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo 109.) T ú


eres Sacerdote sempiterno, según el ór-
den de M elchisedech.
f. E ste es el Sacerdote á quien co ­
ronó el Señor. A leluya.
Qj¡ CONTINUACION DEL SANTO E V A N G E LIO SEG UN
SAN M ATEO. (C, 25, V. 1 4 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á,sus


discípulos esta parábola: U n hombre
COMUN D E C O N FE SO R P O N T ÍF IC E . C XV II

yéndose á lejanas tierras, convocó á sus


criados, y los entregó sus bienes, dándo­
le al uno cinco talentos, á otro dos, y uno
solo á otro, á cada uno según su cap aci­
dad, y marchóse inm ediatam ente. E l que
recibió cinco talentos fué, y negociando
con ellos sacó de ganancia otros cinco.
D e la misma suerte, aquel que habia re­
cibido dos ganó otros dos. M as el que re­
cibió uno, fué é hizo un hoyo en la tier­
ra, y escondió el dinero de su señor. P a ­
sado mucho tiem po volvió el amo de
dichos criados, y llam ólos á cuentas.
L legando el que habia recibido cinco
talentos, presentóle otros cinco, dicien­
do: Señor, cinco talentos me entregaste,
hé aquí otros cinco que he ganado con
ellos. Respondióle su amo: M uy bien,
siervo bueno y leal; ya que has sido fiel
en lo poco, yo te confiaré lo mucho; ven
á tomar parte en el gozo He tu Señor.
Llegóse despues el que habia recibido
dos talentos, y dijo: Señor, dos talentos
me diste, aquí te traigo otros dos que he
granjeado con ellos. D íjole su amo: Muy
bien, siervo bueno y leal, pues has sido
fiel en pocas cosas, yo te confiaré mu­
chas mas; ven á participar del gozo de
tu Señor.
CXVIII COMUN D E CON FESOR P O N T ÍF IC E .

Ofertorio. (Salmo 88.) H allé á D a ­


vid, siervo mió; ungíle con mi óleo sa ­
grado; mi mano le protegerá, y fortale­
cerle há mi brazo.
Secreta. T e rugamos, Señor, que nos
alegren en todas partes tus Santos, para
que al reverenciar sus méritos, experi­
mentemos su patrocinio. Por, etc.
Contanion. (Lúeas 12.) Adm inistra­
dor fiel y prudente, á quien su amo cons­
tituyó mayordomo de su fam ilia, para
distribuir á cada uno á su tiempo la me­
dida de trigo correspondiente.
Poscomnnion. Suplicárnoste, oh Dios
Todopoderoso, que, dándote gracias por
los dones recibidos, percibamos superio­
res beneficios por la intercesión de tu
bienaventurado confesor y Pontífice N ......
Pur, etc.

CO M U N D E C O N F E S O R P O N T ÍF IC E .
Se g u n d a m isa .

Introito. (Salm o 131.) Sacerdotes tui.


B&g^st.EvisTANSE de justicia tus Sacer-
dotes, y regocíjense tus Santos;
por amor de David, siervo tu-
yo, no apartes tu rostro de tu
ungido.
COMUN D E CON FESO R P O N T ÍF IC E . CXIX

(Salmo id.) Acuérdate de D avid, ¡oh


Señor! y de toda su gran mansedumbre.
y. G loria al Padre, etc. Revístanse
de justicia, etc.
Oracion. Pedírnoste, Señor, que oigas
las súplicas que en la solemnidad de tu
bienaventurado confesor y Pontífice N ......
te hacemos, para que nos absuelvas de
todos los pecados, por la intercesión de
aquel que mereció servirte dignamente.
Por, etc.

LECCION DE LA E PÍSTO LA DE SAN PABLO Á LOS


HEBREOS. (C . 7 , V. 23.)

Hermanos: Adem ás aquellos Sacer­


dotes fueron muchos, porque la muerte
les impedia que durasen siempre; mas
Jesús, como siempre permanece, posee
eternamente el Sacerdocio. De aquí es,
que puede perpetuamente salvar á los
que por medio suj'o se presentan á Dios,
como que está siempre vivo para inter­
ceder por nosotros. A la verdad tal como
éste nos convenia que fuese nuestro P on ­
tífice, santo, inocente, inmaculado, se­
gregado de los pecadores, y sublimado
sobre los cielos, el cual no tiene necesi­
dad, como los demás Sacerdotes, de ofre­
cer cada dia sacrificios, primeramente
ex* COMUN UJi C O N l'iiS O K P O N T ÍF IC E .

por sus pecados, y después por los del


pueblo, porque esto lo hizo una vez sola,
ofreciéndose á sí mismo Jesucristo Señor
nuestro.
Gradual. (Salmo 131.) Revestiré á
sus Sacerdotes de santidad, y sus S a n ­
tos saltarán de júbilo.
jK A quí haré florecer el cetro de D a ­
vid; preparada tengo una antorcha á mi
ungido.
A leluya, aleluya. (Salmo 109.) Juró
el Señor y no se arrepentirá. T ú eres
Sacerdote sempiterno, según el orden de
M clchisedech. A leluya.

Despues de Sep tuagésim a se om iten la s A lelu ­


y a s con t i verso que las sigue, y en su lu g a r se
dice

Tracto. (Salmu 1 1 1 .) Bienaventura-


áo el hombre, e tc ., como en la Misa ante­
rior, pág. C X V I.

E n tiem po P a s c u a l se om ite el G rad u a l, y en


su lu g a r se dice:

Aleluya, a le lu y a .. (Salmo 109.) ^ .J u ­


ró el Señor y no se arrepentirá-. T ú eres
Sacerdote sempiterno, según el órden de
M elchisedech. A leluya.
E ccl. 45. Jí. L e amó el Señor, y le
COMUN D E C O N FESO R P O N T ÍF IC E . tX X I

ornó y vistió con la estola de la gloria.


A lelu ya.
Qíi CON TINU ACIO N D E L SANTO E V A N C E LIO SEGUN
SAN MATEO. (C . 2 4 , P . 4 3 .)

En aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: V elad , pues, vosotros, ya que
no sabéis á qué hora ha de venir vues:ro
Señor. E sta d ciertos, que si un padre de
fam ilia supiera á qué hora le habia de
asaltar el ladrón, estaría seguramente en
vela, y no -dejaría minar su casa. Pues
asim ism o , estad vosotros igualm ente
apercibidos, porque á la hora que menos
penséis ha de venir el H ijo del hombre.
¿Quién pensáis que es el siervo fiel y pru­
dente, ccinsliluidu pur su Señor mayordomo
sobre su familia, para repartir á c a d a uno
el alimento á su tiempo? Bienaventurado
el tal siervo, á quien cuando venga su
Señor, le hallare cumpliendo así con su
obligación. E n verdad os ¿igo, que le
encomendará el gobierno de- toda su ha­
cienda.
Ofertorio. (Salmo 88.) M i verdad y
mi m isericordia con el justo; y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. T e suplicam os, Señor, que
nos haga aceptos á tu M ajestad la so ­
CJÍXII COMUN D E CON FESOR P O N T Íb lC E .

lemnidad anual de tu Santo Confesor y


Pontífice N ......, á fin de que por estos
Oficios de piadosa pacificación reciba el
aumento de gloria, y á nosotros nos a l­
cance los dones de tu gracia. Por, etc.
Comunion. (Mateo 24.) Bienaventu­
rado el tal siervo, á quien cuando venga
su Señor le hallare así velando; en ver­
dad os digo, que le encomendará el go­
bierno de toda su hacienda.
Poscoinnnion. Oh Dios, remunerador
de las alm as fieles; haz que consigamos
el perdón de nuestros pecados, por la in­
tercesión de tu bienaventurado Confesor
y Pontífice N ......, cuya venerable festi­
vidad celebramos. Por, etc.

O T R A S E P ÍS T O L A S Y E V A N G E L IO S

PARA. CONFESOR PO NTÍFICE.

LECCION DE LA E PÍSTO LA DE SAN PABLO Á LOS


H E B R E O S. (C. 5, V . I .)

Hermanos: T odo Pontífice entresa­


cado de los hombres, es puesto para b e­
neficio de los hombres en lo que mira á
el culto de Dios, á fin de que ofrezca do­
COMUN D E C O N FE SO R P O N T ÍF IC E . CXXIJJ

nes y sacrificios por los pecados; el cual


sepa condolerse de aquellos que ignoran y
yerran, como quien se halla igualm ente
rodeado de miserias, y por esta razón
debe ofrecer sacrificio en descuento de
los pecados, no menos por lns suyos pro­
pios que por los del pueblo. N i nadie se
apropia esta dignidad, si no es llam ado
de Dios, como Aaron.
LECCION D E LA EPÍSTO LA DE SAN PABLO k LOS H E ­
B RE O S. ( C . 1 3 : v * 7 *)

Hermanos: Acordaos de vuestros Pre­


lados, los cuales os han predicado la p a ­
labra de D ios, cuya fe habéis de imitar,
considerando el fin dichoso de su vida.
Jesucristo, el mismo que ayer, es hoy, y
lo será por los siglos de los siglos. No. os
dejeis, pues, descam inar por doctrinas di­
versas y extrañas. L o que importa saber
sobre todo es fortalecer el corazon con la
gracia de Jesucristo, no con las viandas
aquellas que de nada sirvieron por sí so­
las á los que andaban confiados en ellas.
Tenem os una víctim a de que no pueden
comer los que sirven al T abernáculo;
porque los cuerpos de aquellos anim ales,
cuya sangre ofrece por el pecado el Pon­
tífice en el Santuario, son quemados fuera
C XXIV COMUN D E C O N FE SO R P O N T ÍF IC E .

de los alojamientos. Que aun por eso Je­


sús, para santificar al pueblo con su San ­
gre, padeció fuera de la puerta de la ciu­
dad. Salgam os, pues, á é l fuera de la ciu­
dad cargados con su improperio. Puesto
que no tenemos aquí ciudad fija, sino que
vamos en busca de la que está por venir.
Ofrezcamos, pues, á Dios por medio de
él sin cesar un sacrificio de alabanza, es
á saber, el fruto de labios que bendigan
su santo nombre. E ntre tanto no echeis en
olvido ia beneficencia, y el repartir con
otros vuestros bienes, porque con tales
ofrendas se gana la voluntad de D ios.
Obedeced á vuestros Prelados, y estad-
les sumisos, ya que ellos velan, como que
han de dar cuenta á D ios de vuestras
almas.

)Jfjl CONTINUACION DEL SANTO EVA N G E LIO SEGUN


SAN LÚ CAS. (C. II, V. 33.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: N adie cncicndc una candela
para ponerla en un lugar escondido, ni
debajo de un celemín, sino sobre un can-
delero, para que los que entran vean la.
luz. Antorcha de tu cuerpo son tus ojos.
S i tu ojo estuviere puro, todo tu cuerpo
será alumbrado; mas si estuviere daña­
COM UN D E C O N FESO R P O N T ÍF IC E . CXXV

do, tam bién tu cuerpo estará lleno ele ti­


nieblas. Cuida, pues, de que la luz que
hay en ti, no se convierta en tinieblas.
Porque si tu cuerpo estuviese todo ilum i­
nado sin parte alguna oscura, todo lo de­
más será luminoso, y como antorcha lu­
ciente te alum brará.
3 j[ CON TINU ACIO N DEL SANTO E V A N G E LIO SEGUN
SAN LÚ CAS. ( C . I O , V . I . )

E n aquel tiempo: E ligió el Señor otros


setenta y dos discípulos, y los envió delan­
te de él, de dos en dos, por todas las ciu ­
dades y lugares, adonde habia de venir él
mismo. Y les decia: L a m ies á la verdad
es mucha, mas los trabajadores pocos.
Rogad, pues, ai dueño de la mies, que
envie obreros á su mies. Id vosotros: hé
aquí que yo os envió á predicar como
corderos entre lobos. N o lleveis bolsillo,
alforja, ni zapatos, ni os paréis á saladar
á nadie por el cam ino. A l entrar en cu a l­
quier casa, decid ante todas cosas: L a
paz sea en esta casa; que si en ella hu­
biere algún hijo de la paz, descansará
vuestra paz sobre él, donde no, volverá á
vosotros. Y perseverad en aquella misma
casa, comiendo y bebiendo de lo que ten ­
gan; pues el que trabaja merece su re­
CXXVI COMUN D B (.ONI-IíSOK P O N T Íb iC li.

compensa. N o andéis pasando de casa


en casa. E n cualquiera ciudad que en-
tráreis y os hospedaren, comed lo que os
pusieren delante, y curad á los enfermos
que en ella hubiere, y decidles: E l reino
de Dios está cerca de vosotros.
tUN TlM U AClU .N DiSL. SANTO tV A N U h L lO SEG UR
SAN MARCOS. (C. 13, V. 33.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: E stad, pues, alerta; velad y
orad, ya que no sabéis cuándo será el
tiempo. A la manera de un hombre, que
saliendo á un viaje largo dejó su casa, y
señaló á cada uno de sus criados lo que
debia hacer, y mandó al portero que ve­
lase. Velad, pues, tam bién vosotros (por­
que no sabéis cuándo vendrá ei dueño de
la casa, si á la tarde, ó á la media noche,
ó al canto del gallo, ó al am anecer), no
sea que viniendo de repente, os encuen­
tre dormidos. E n fin, lo que á vosotros
os digo, á todos lo digo. Velad.
COMUN D E DO C TO R E S. CXKV1I

COM UN D E D O CTO R ES.

Introito. (E c e l . 15.) In m edio E ccleúce.

sabiduría v de inteligencia, v

gloria.
(Salmo 91.) Bueno es tributar ala­
banzas al Señor, y salm ear á tu nombre,
¡oh Altísimo!
f. G loria al Padre, etc. E n medio
de la Iglesia, etc.
Oración. Oh D ios, que hiciste al bien­
aventurado N ...... ministro de la salva­
ción eterna de tu pueblo; suplicárnoste
nos concedas, que m erezcam os tener por
intercesor en los cielos, al que tuvimos
por D octor de la vida en la tierra. Por
nuestro, etc.

LECCION D Z LA E PÍSTO LA SEG U N D A D E SAN PABLO

Á T IM O T E O . (C. 4, V. I .)

Carísim o: T e conjuro, pues, delante


d e Dios y de Jesucristo, que ha de ju z ­
gar vivos y muertos al tiem po de su v e ­
nida y de su reino; predica la palabra de
C X X V III COM UN D E D O C T O R E S.

Dios, insiste con ocasion y sin ella; re­


prende, ruega, exhorta con toda pacien­
cia y doctrina. Porque vendrá tiempo, en
que los hombres no podrán sufrir la sana
doctrina, sino que, teniendo una comezon
extrem ada de oir, recurrirán á una cater­
va de doctores propios para satisfacer sus
desordenados deseos, y cerrarán sus oídos
á la verdad, y los aplicarán á ’ as fábulas.
T ú , entre tanto, vigila en todas las cosas,
soporta las aflicciones, desem peña el ofi­
cio de evangelista, cumple todos los car­
gos de tu ministerio. V ive con tem plan­
za. Que yo y a estoy á punto de ser in
molado, y se acerca el tiem po de mi
muerte. Com batido he cou valor, he con­
cluido la carrera, he guardado la fe. N a ­
da me resta sino aguardar la corona de
ju sticia que me está reservada, y que me
dará el Señor en aquel dia como justo
Juez, y r.o solo á mí, sino tam bién á los
que llenos de fe desean su venida.
Gradual. (Salmo 36.) L a boca del
justo derramará sabiduría, y su lengua
hablará juiciosam ente.
f. L a ley de su D ios la tiene en m e­
dio de su corazon, y andará con firmes
pasos.
A leluya, aleluya. (Eccl. 45.) y. E l
COMUN DE D O C T O R E S . CXXJX

Señor amó al justo, le adornó y vistió


con la estola de su gloría. A leluya.
o

D espu es de Sep tuagésim a se om iten las A lelu ­


y as con el verso que las ¡ig u e , y en su lugar se
d ice:

Tracto. (Salmo m . ) B ienaventura­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cum plir sus
mandamientos.
f. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la gene­
ración de los justos.
G loria y riquezas habrá en su c a ­
sa, y su ju sticia durará eternamente.
E n tiem po P a s c u a l se om ite el G rad u al, y s<
dice :

A leluya, aleluya. (E c c l . 45.) El


Señor amó al justo, le adornó y vistió
ron la estola de sn gloria. A leluya.
• f. (Oseas' 14.) E l ju sto brotará co­
mo el lirio, y florecerá eternam ente ante
el Señor. A lelu ya .

gg CON TIN U ACIO N D E L SANTO E V A N G E LIO SEGUN


SAN MATEO. ( C . 5 , O . 1 3 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Vosotros sois la sal c e la tier­
ra. Y si la sal se hace insípida, ¿con qué
TOMO I. i
cxxx COM UN D E D O C T O R E S .

se le volverá el sabor? P a ja nada sirve ya ,


sino para ser arrojada y pisada de las gen­
tes. Vosotros sois la luz del mundo. N o se
puede encubrir una ciudad edificada so­
bre un monte, ni se enciende la luz para
ponerla debajo de un celem in, sino sobre
un candelero, á fin de que alumbre á to ­
dos los de la casa. B rille así vuestra luz
ante los hombres, de manera que vean
vuestras buenas obras, y glorifiquen á
vuestro Padre que está en los cielos. No
penseis que yo he venido á destruir la doc­
trina de la L e y ni de los Profetas; no he
venido á. destruirla, sino á darle su cum ­
plimiento. Que con toda verdad os digo,
que antes faltará el cielo y la tierra, que
deje de cum plirse perfectam ente cuanto
contiene la L e y , hasta una sola jo ta ó ápi­
ce de ella. Y así el que violare uno de es­
tos mandamientos, por mínimos que p a ­
rezcan, y enseñare á los hombres á hacer
lo mismo, será tenido por el nias pequeño
en el reino de los cielos; pero el que los
guardare y enseñare, ese será tenido por
grande en el reino de los cielos. Credo.
Ofertorio. {Salmo 91.) F lo recerá co ­
mo la palm a el varón justo, y descollará
cual cedro del Líbano.
Secrctft. N o nos falte, Señor, la pía-
COM UN D E DOCTORES. CXXXI

dosa intercesión de tu Santo N ......, para


que no solo te haga aceptos nuestros do­
nes, sino que nos alcance siempre el .per-
don de nuestros pecados. Por, etc.
Comunion. (Lucas 12.) Adm inistra­
dor fiel y prudente, á quien su amo cons­
tituyó mayordomo de su fam ilia, para
distribuir á cad¿ uno á su tiempo la m e­
dida de trigo correspondiente.
Posconmnion. O h Señor, para que tus
sacrificios nos den la salvación, sea nues­
tro intercesor tu bienaventurado Confe­
sor 6 insigne D octor N ..... Por, etc.

O T R A E P ÍS T O L A P A R A D O C T O R E S.

LECC IO N D E L L IB R O D E LA S AB ID U R IA .
(E c c l . 39, V. 6.)

E l justo, despertándose m uy de m a­
ñana, dirigirá su corazon al Señor que le
crió, y se pondrá en oracion en la presen­
cia del Altísim o. Abrirá su boca para orar,
y pedirá perdón de sus pecados. Que si
aquel gran Señor quisiere, le llenará del
espíritu de inteligencia, y derram ará so­
bre él, como lluvia, máximas de su sabi­
duría; y en la oracion dará gracias al S e ­
CXXXII COM UN D E C O N F . NO POMT.

ñor, y pondrá en práctica sus consejos y


documentos, y m editará sus oculios ju i­
cios. E xpondrá públicam ente la doctrina
que ha aprendido, y pondrá su gloria en
la ley del Testam ento del Señor. C e le ­
brarán muchos su sabiduría, la cual nun­
ca jam ás será olvidada. N o pei'ecerá su
memoria, y su nombre será repetido de
generación en generación. L a s naciones
pregonarán su sabiduría y la Iglesia c e ­
lebrará sus alabanzas.

CO M U N D E C O N F E S O R N O P O N T ÍF IC E .
PR IM ER A MISA.

Introito. (S a lm o 36.) O s ju s t i .

k r r a m a r á l a boca del justo sabi-

á duría, y su lengua hablará ju i­


ciosamente; la ley de'su D ios la
tiene en medio del corazon.
(Salmo id.) N o envidies á los m alig­
nos, ni tengas celos de los que obran la
iniquidad.
)L G loria al Padre, etc. D erram ará la
boca del justo, etc.
Oracion. Oh D io s, que nos alegras
con la festividad anual de tu bienaven­
turado Confesor N ......; concédenos pro­
COMUN D E C O N F . NO P O N T. C XX XIII

picio que imitemos las acciones de aquel,


cuyo nacimiento al cielo celebram os. Por
nuestro, etc.

LECCION D E L LIB RO D E LA SABIDURÍA..

(E c c l. 31, V. 8.)

Bienaventurado el hombre que es h a ­


llado sin culpa, y que no anda tras del
oro, y no pone su esperanza en el dinero
y en los tesoros. ¿Quién es éste y le elo­
giaremos? Porque él ha hecho cosas ad­
mirables en su vida. E l fué probado por
medio del oro, y hallado perfecto; por lo
que reportará gloria eterna. E l podia pe­
car, y no pecó; hacer mal, y no lo hizo:
por eso sus bienes están asegurados en
el Señor, y celebrará sus limosnas toda
la congregación de los Santos.
Gradual. (Salmo 91.) F lorecerá co ­
mo la palm a el varón justo, y cual cedro
del L íb an o se m ultiplicará en la casa del
Señor.
Jr. P ara anunciar por la mañana tu
misericordia, oh Señor, y tu verdad por
la noche.
A leluya, aleluya. (Santiago 1.) B ie n ­
aventurado aquel hombre que sufre la
tentación, porque despues que fuere pro­
CXXXIV COMUN D E C ON F. NO P O N T.

bado, recibirá la corona de la vida. A le ­


luya.
D espues de Septuagésim a se om iten las A le lu ­
y a s ^ e l verso que las sigue, y en su lu g a r se dico :

Tracto. (Salmo m . ) Bienaventura­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cumplir sus
mandamientos.
f. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya, bendita será la gene­
ración de los justos.
f. G loria y riquezas habrá en su ca ­
sa, y su justicia durará eternamente.
E n tiem po P a s cu a l se om ite el G rad u al, y en su
Ittgar se dice :

A leluya, aleluya. (Santiago r .) B ien ­


aventurado aquel hombre que sufre la
tentación, porque despues que fuere pro­
bado, recibirá la corona de la vida. A le ­
luya.
y. (Eccl. 45.) E l Señor le amó, le
adornó y vistió con la estola de la glo­
ria. A leluya.

® CON TINU ACION D E L SANTO E VAN GELIO SEGUN


SAN LÚ CA 3. (C. 12, V. 35.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: E stad con vuestras ropas ce-
COM U N D E C O N F . NO P O N T. CXXXV

ñiflas á la cintura, y tened en vuestras


manos las luces y a encendidas, y sed se­
m ejantes á los criados que aguardan á
su amo cuando vuelve de las bodas, á fin
de abrirle prontamente, luego que llegue y
llame á la puerta. Dichosos aquellos sier­
vos á los cuales el amo al venir encuen­
tra así velando; en verdad os d ig o : Que
arregazándose él su vestido, los hará sen­
tar á la mesa y se pondrá á servirles. Y
si viene á la segunda vela, ó viene á la
tercera, y los halla así prontos, dichosos
son tales criados. T en ed esto por cierto,
que si el padre de fam ilia supiera á qué
hora habia de venir el ladrón, estaría
ciertam ente velando, y no dejaría que le
horadasen la casa. Así vosotros estad
siempre preven id o s, porque á la hora
que menos penseis, vendrá el H ijo del
hombre.
Ofertorio. (Salmo 88.) Mi verdad y
mi m isericordia con el justo; y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, hostias
de alaban za en conmemoracion de tus
Santos, por cuya intercesión confiamos
ser libertados de los m ales presentes y
futuros. Por, etc.
Comnnion. (Mateo 24.) B ienaventu­
GXJOCVI COMÍTN D R C O N F . NO P flN T .

rado el tal siervo, á quien cuando verga


su Señor, le hallare así velando; en v e r­
dad os digo, que le encomendará el g o ­
bierno de toda su hacienda.
Poscomunión. Reparados con la co­
m ida y bebida celestial, te rogamos h u ­
mildemente, oh Dios nuestro, que sea­
mos fortalecidos con los ruegos de aquel
en cuya conmemoracion los hemos per­
cibido. Por, etc.

D E U N C O N F E S O R N O P O N T ÍF IC E .
SEG U N D A MISA.

Introito. (Salm o qi.) J u s tu s u t p a lm a .

«?w0K?^>LOriECER^ como la palm a el va-


ron justo, y descollará cual ce-
?8r dro del Líbano, plantado en la
«j casa del Señor, en los átrios de
la casa de nuestro Dios.
(Salmo id.) Bueno es tributar a la ­
banzas al Señor y salm ear á tu nombre,
¡oh Altísim o!
y. G loria al Padre, etc. F lorecerá
como, etc.
Oracion. A tiende, Señor, á las súpli-
cn s que te. hacem os en la festividad de
tu bienaventurado Confesor N ....... para
COM UN D E C ON F. NO P O N T . C XXXVII

que los que no tenemos confianza en


maestros merecimientos, seamos ayuda­
dos con los ruegos de aquel que supo
com placerte. Por, etc.

LECCION DE LA PR IM ER A EPÍSTO LA DE SAN PABLO


i LOS C O RIM TIOS. (C . 4, V. 9.)

H erm anos: listam o s sirviendo de es­


pectáculo al mundo, á los ángeles y á los
hombres. Nosotros somos reputados como
unos necios por am or de C r is to , mas
vosotros sois los prudentes en Cristo;
nosotros flacos, vosotros fuertes; vosotros
sois honrados, nosotros viles y despre­
ciados. H asta la hora presente andamos
sufriendo el ham bre, la sed, la desnudez,
los malos tratam ientos, y no tenemos
dónde fijar nuestro dom icilio, y nos afa­
namos trabajando con nuestras propias
manos; nos m aldicen, y bendecimos; p a ­
decemos persecución, y la sufrimos con
paciencia; nos ultrajan, y retornam os sú­
plicas; somos, en fin, tratados hasta el
presente, como la basura del mundo, co­
mo la escoria de todos. N o os escribo
estascosas porque quiera sonrojaros, sino
que os amonesto como hijos mios muy
queridos en nuestro Señor Jesucristo.
Gradual. (Salmo 36.) L a boca del
CXXXV1I1 COMUN D E C ON F. N O 'P O N T .

justo derramará sabiduría, y su lengua


hablará juiciosam ente.
Jr. L a ley de su Dios la tiene en m e­
dio de su corazon, y andará con firmes
pasos.
A leluya, aleluya. (Salmo m . ) B ien ­
aventurado el hombre que teme al S e ­
ñor, y que toda su afición la pone en
cumplir sus mandamientos. A leluya.
Despues de Septuagésim a se om iten las A le lu ­
y as y e l verso que las sigue, y en su lu g a r se d ic e :
Tracto. (Salmo n i . ) Bienaventura­
do el hombre, ele., como en la M isa ante­
rior, pág. C X X X I V .
E n tiempo P a scu a l se omite e l G radual, et: si:
lugar se d ice:

A leluya, aleluya. (Salmo n i . ) B ien ­


aventurado el hombre que teme al S e ­
ñor, y que toda su atención la pone en
cum plir sus mandamientos. A leluya.
f. (Oseas 14.) E l justo brotará co ­
mo el lirio, y florecerá eternamente ante
el Señor. A leluya.
® CON TINU ACIO N D E L SANTO EVAN GELIO SEGUN
SAN LU CAS. (C. 12, V. 32.)
E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus
discípulos: N o teneis que temer vosotros,
mi pequeña grey, porque ha sido del
COMUN D E C O N F . NO P O N T. CXXXIX

agrado de vuestro Padre celestial daros


su reino. Vended si es necesario lo que
poseeis, y dad limosna. H aceos unas
bolsas que no se echen á perder; un
tesoro en el cielo que jam ás se agota, á
donde no llegan los ladrones ni roe la
polilla. Porque donde está vuestro teso­
ro, allí también estará vuestro corazon.
Ofertorio. (Salmo 120.) Oh Señor,
en tu poder hallará el justo su alegría,
y saltará de extremo gozo por la salva­
ción que le has enviado; tú le has cum ­
plido los deseos de su corazon.
Secreta. Suplicárnoste, oh Dios T o ­
dopoderoso, que la oblacion de nuestra
humildad te sea agradable en honra de
tus Santos, y nos purifiques tanto en el
cuerpo como en el alma. Por, etc.
Coinuuion. (Mateo 19.) E n verdad os
digo: que vosotros que habéis abandona­
do rodas las cosas y me habéis seguido,
recibiréis cien veces m as y poseereis la
vida eterna.
Poscoinuuion. Rogárnoste, oh Dios
Todopoderoso, que los que hemos reci­
bido el alimento celestial, seamos por él
fortalecidos contra toda adversidad, m e­
diante la intercesión de tu bienaventura­
do Confesor N ..... Por, ele.
CXL COM UN D E C ON F. NO PON T.

OTRA E P ÍS T O L A Y E V A N G E L IO PARA
CONFESOR NO P O N +ÍF IC E .

LECCION DE LA EPÍSTO LA D E SAN PABLO A LOS


F H IL IP E N S E S . (C . 3, V. 7.)

Hermanos: Aquellas cosas que antes


consideraba yo como ventajas mias, me
han parecido desventajas, al ponerlos ojos
en Jesucristo. Y en verdad todo lo tengo
por pérdida, en cotejo del sublim e cono­
cimiento de mi Señor Jesucristo, por cu­
yo amor he abandonado todas las cosas,
y las miro como basura, por ganar á C ris­
to, y en él hallarm e, no con tener la ju s ­
ticia mia, la cual es la que viene de la ley,
sino aquella que nace de la fe de Jesu­
cristo, la justicia que viene de Dios por
la fé, á fin de conocerle á él, y la efica­
cia de su resurrección, y participar de
sus penas, asemejándome á su muerte;
de modo que al cabo pueda arribar á me­
recer la resurrección gloriosa délos muer­
tos: no que lo haya logrado y a todo, ni
llegado á la perfección de asem ejarm e á
Cristo; pero yo sigo mi carrera, por ver
si alcanzo aquello para lo cual fui desti­
nado por Jesucristo.
COM U N D E C ON F. NO P O N T. CXLl

Igg CON TINU ACION D E L SANTO E VAN GELIO SEGUN


SAN LU CAS. (C. 10, V. 1 2 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Un hombre de
ilustre nacimiento, marchóse á una re­
gión remota para recibir la investidura
del reino y volver con ella. Con cuyo mo­
tivo, convocados diez de sus criados, dió-
les diez marcos de plata, diciéndoles: N e ­
gociad con ellos hasta mi vuelta. E s de
saber que sus naturales le aborrecían; y
así despacharon trás de él embajadores,
diciendo: N o queremos á ese por nues­
tro rey. Pero habiendo vuelto, recibida
la investidura, del reino, mandó luego
llam ar á los criados á quienes había da­
do su dinero, para informarse de lo que
había negociado cada uno. Vino, pues,
el primero, y dijo: Señor, tu marco ha
rendido diez m arcos. R esp on d ióle: Bien
está, buen criad o; y a que en esto poco
has sido fiel, tendrás mando sobre diez
ciudades. L legó el segundo, y dijo: Se­
ñor, tu marco ha dado de ganancia cinco
marcos. D ijo asimismo á éste: T ú ten­
drás también) el gobierno de cinco ciu­
dades. Vino otro, y dijo: Señor, aquí tie­
nes tu marco de plata, el cuál he guar­
C LXII COMUN DE ABADÉS.

dado envuelto en un pañuelo; porque


tuve miedo de ti, por cuanto eres hom­
bre de un natural austero; tomas lo que
no has depositado, y siegas lo que no has
sembrado. D ícele el amo: ¡Oh mal sier­
vo! Por tu propia boca te condeno; sa­
bias que yo soy un hombre austero, que
llevo lo que no deposité, y siego lo que
no he sembrado; ¿pues cómo no pusiste
mi dinero en el banco, para que y o en
volviendo lo recobrase con los intereses?
Por lo que dijo á los asistentes: Q uitad ­
le el marco, y dádsele al que tiene diez
marcos. R eplicáronle: Señor, que tiene
y a diez marcos. Y o os declaro, respon­
dió Jesús: Que á todo aquel que tiene
dársele há, y se hará rico; pero al que
no tiene, aun lo que parece que tiene se le
ha de quitar.

M IS A P A R A A B A D E S .

Introito. (Salm o 36.) O í jn s t i.


f r r m w a r á la b o c a del justo sab i-
[¡feVJ duría, y su lengua hablará jui-
ciosam ente; la L e y de su Dios
la tiene en medio del corazon.
(,Salmo id.) No envidies la prosperi
COM UN DE ABADES. CXL1II

dad de los m alignos, ni tengas celos de


lps que obran la iniquidad.
G lo ria al Padre, etc. Derram ará la
boca del justo, etc.
Oración, Suplicárnoste, Señor, que
la intercesión del bienaventurado Abad
JV..... nos recomiende para contigo, á fin
de que consigamos con su patrocinio lo
que no podemos con nuestros m ereci­
mientos. Por, etc.

LECCION D E L LIB RO DE LA SAB ID U R ÍA .


(E ccl. 45, V. I .)

E l justo es amado de D ios y de los


hombres, cuya memoria se conserva en
bendición. H ízole el Señor sem ejante en
la gloria á los Santos, y engrandecióle c
hízole terrible á los enem igos, y él con
su palabra hizo cesar las horrendas p la ­
gas. Glorificóle en presencia de los re­
yes; dióle preceptos que prom ulgase á
su pueblo, y le mostró su gloria. S an ti­
ficóle por medio de su fe y m ansedum ­
bre, y escogióle entre todos los hombres.
Por eso oyó á D ios y su voz, y le hizo
entrar dentro de la nube; donde cara á
cara le dió los mandamientos, y la ley
de vida y de ciencia.
- Gradnal. (Salmo 20.) Señor, te has
CXLIV COMUN DE A B A D E S .

anticipado á él con bendiciones amoro­


sas; pusístele sobre la cabeza una coro­
na fie piedras preciosas.
T e pidió vida, y tú le has conce­
dido alargar sus dias por los siglos de
los siglos.
A leluya, aleluya. (Salmo 91.) Flo-
í'ecerá como la palm a el varón justo, y
descollará cual cedro del Líbano. A le ­
luya.
D espues de Septuagésim a se om iten las A le lu ­
y a s con e l verso que las sig u e , y e:i su lu g a r se dice:

Tracto. (Salmo 11 1 .) B ienaventura­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cum plir sus
mandamientos.
y. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya, bendita será la gene­
ración de los justos.
J¡. G loria y riquezas habrá en su ca ­
sa, y su ju sticia durará eternam ente.
E n tiem po P a scu a l se om ite el G rad u al, y en su
lu g a r se dice:

A leluya, aleluya. (Salmo 91.) F lo ­


recerá como la palm a el varón justo, y
descollará cual cedro del L íbano. A le­
luya.
y. (U seo s 14.) E l justo brotará co­
COMUN DE ABADES. CXLV

mo el lirio, y florecerá eternamente ante


el Señor. A leluya.

8 )1 CONTINU ACION DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN


SAN M A T E O . (C. ig, V. 2J.)

É n aquel tiempo: D ijo Pedro á Jesús:


Ríen ves que nosotros hemos abandonado
todas las cosas, y te hemos seguido. ¿Cuál
será, pues, nuestra recompensa? M as Je­
sús le respondió: E n verdad os digo: Que
vosotros que me habéis seguido, en el
dia de la resurrección universal, cuando
el H ijo del hombre se sentará en el sólio
de su M ajestad, vosotros también os sen­
tareis sobre doce sillas y juzgareis á las
doce tribus de Israel. Y cualquiera que
habrá dejado casa, ó hermanos, ó her­
manas, ó padre, ó madre, ó esposa, ó hi­
jos, ó heredades por causa de mi nom­
bre, recibirá cien veces mas en bienes
mas sólidos, y poseerá despues la vida
eterna.
Ofertorio. (Salmo 20.) T ú le has
cumplido, Señor, el deseo de su corazon,
y no has frustrado los ruegos que forma­
ron sus labios; pusístele sobre la cabeza
una corona de piedras preciosas.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
estas hostias puestas sobre los sagrados
TOMO I. ./
C XL V I COMUN D E V IR G E N Y M Á R T IR .

altares, nos sean por las oraciones de


San N ..... A b a d , provechosas para la
salvación. Por, etc.
Comniiion. (Lucas 12.) Servidor fiel
y prudente, á quien su amo constituyó
tnayordomo de su fam ilia para distribuir
á cada uno á su tiempo la medida de
trigo correspondiente.
Poscoinunion. Protéjanos, Señor, la
intercesión de tu bienaventurado Abad
N ....... juntam ente con la percepción de
tu Sacram ento, para que no solo im ite­
mos los ejemplos insignes de su vida,
sino que experim entem os los sufragios
de su intercesión. Por, etc.

COMUN D E UNA VIRGEN Y MARTIR.


P R IM E RA MISA.

l n t l ’OitO. (Salmo 118.) L oqu ela r.


hablaba de tus testimonios de-
lante de los reyes, y no me aver-
g onza-ba de ellos, y me recreaba
en tus preceptos, objeto de mi
amor.
(Soluto id.) Bienaventurados los que
proceden sin m ancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
COM U N D E V IR G E N Y M Á R T IR . CXLV1I

f. G loria al Padre, etc. Y o hablaba


de tus testimonios, etc.
Oraciou. O h D io s, que entre otras
m aravillas de tu poder, diste fuerzas
aun al sexo mas frágil para que consi­
guiese la victoria del martirio; concéde­
nos propicio, que los que celebramos la
festividad de tu bienaventurada Virgen
y M ártir N ......, vayam os á ti siguiendo
su ejem plo. Por, etc.

L E CC IO N D2L LIDRO DE LA SADIDURÍA.

(E ccl., c. 5 1, V 1.)

T e glorificaré, oh Señor y Rey; á ti


alabaré, oh D ios, Salvad or mió. G racias
tributaré á "tu nom bre; porque tú has
sido mi auxiliador y mi protector, y has
librado mi cuerpo de la perdición y del
lazo de. la lengua m aligna, y de los la ­
bios que urden la mentira, y delante de
mis acusadores te has manifestado mi
defensor. Y por tu gran misericordia, de
la cual tomas nombre, me has librado
de los leones que rugían, y a prontos á
devorarme, de las manos de aquellos que
buscaban cómo quitarm e la vida, y del
tropel de tribulaciones que me cercaron,
de la violencia d elasllam as, entre las cu a­
les me vi encerrado, y así es que en m e­
CXLV III COMUN D E VIR G E N Y M Á R T IR .

dio del fuego no fui abrasado; del profun­


do seno del infierno, y los labios impuros,
y del falso testimonio; de un rey inicuo y
de lengua injusta. M i alma alabará al S e ­
ñor hasta la muerte; porque salvas á los
que en ti esperan con paciencia, y los li­
bras de las manos de las naciones ene­
migas, Señor Dios nuestro.
Gradual. (Salmo 44.) Am aste la ju s ­
ticia y aborreciste la iniquidad.
y. P or eso te ungió, oh Dios, el Dios
tuyo con óleo de alegría.
A leluya, aleluya. (Salmo id.) y. S e ­
rán presentadas al R ey las vírgenes que
han de formar el séquito de ella; ante
tu presencia serán traídas sus com pañe­
ras con alegría. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
y a s / el verse que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. Ven, esposa de Cristo, re­


cibe la corona que el Señor te preparó
para toda la eternidad, y por cuyo amor
has derramado tu sangre.
y. (Salmo 44.) A m aste la ju sticia y
aborreciste la iniquidad; por eso te un­
gió, oh Dios, el D ios tuyo con óleo de
alegría, con preferencia á tus com pa­
ñeras.
COMUN DE V IR G E N Y M Á R T IR . CXLIX

f. Con esa tu gallardía y hermosura


camina, avanza prósperamente, y reina.

E n tiempo Pascual se omite el G rad u al, y en


su lugar se dice:

A leluya, aleluya. (Salmo 44.) Jr. S e ­


rán presentadas al R ey las vírgenes que
han de formar el séquito de ella; ante
tu presencia serán traidas sus compañe­
ras con alegría. A lelu ya.
Con esa tu gallardía y hermosura
camina, avanza prósperamente, y reina.
A leluya.

igg CONTINUACION DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN


SA N M A T E O . (C. 2 5 , V. I .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante será
el reino de los cielos á diez vírgenes, que
tomando sus lám paras salieron á recibir
a l esposo y á la esposa. D e las cuales
cinco eran necias y cinco prudentes; pero
las cinco necias, al coger sus lámparas,
no se proveyeron de aceite; al contrario
las prudentes, junto con las lám paras lle­
varon aceite en sus vasijas. Como el es­
poso tardase en venir, se adormecieron
todas y al fin se quedaron dormidas. M as
CL COMUN D E V IR G E N Y M Á R T IR .

llegada la media noche se oyó una voz,


que gritaba: Mirad que viene el esposo,
salid al encuentro. A l punto se levantaron
todas aquellas vírgenes, y aderezaron sus
lám paras. Entonces las necias dijeron á
las prudentes: Dadnos de vuestro aceite
porque nuestras lám paras se apagan.
Respondieron las prudentes, diciendo:
N o sea que este que tenemos no nos
baste para vosotras y para nosotras; me­
jo r es que vayais á los que le venden, y
compréis el que os falta. M ientras iban
éstas á comprarle vino el1 esposo, y las
que estaban preparadas entraron con él
á las bodas, y se cerró la puerta. A l cabo-
vinieron también las otras vírgenes, di­
ciendo: ¡Señor, Señor! ábrenos. Pero él
respondió, y dijo: E n verdad os digo, que
no os conozco. A sí que velad vosotros,
y a que no sabéis ni el dia ni la hora.
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán presen­
tadas al R ey las vírgenes que han de for­
mar el séquito de ella; ante tu presencia
serán traídas sus compañeras con fiestas
y regocijos; al templo del R ey su Señor
serán llevadas.
Secreta. Recibe, Señor, los dones que
te ofrecemos en la solemnidad de tu bien­
aventurada Virgen y M ártir N ..... , con
COM UN D E V IR G E N Y M A R T IR . CLI

cuyo patrocinio confiamos ser libres de


todo mal. Por, etc.
Comuuion. [Salmo 118.) Confundi­
dos sean los soberbios por los inicuos
atentados que han cometido contra mí;
entre tanto yo meditaré tus m andam ien­
tos, y tus justas determinaciones para
no quedar confundido.
Po.scoinimion. Socórrannos, ‘ Señor,
los misterios que hemos recibido, y poi
la intercesión de tu bienaventurada V ir­
gen y M ártir N ....... hagan que gocemos
de la protección eterna. Por, etc.

D E UNA VIRGEN Y MARTIR.


SEGUN DA MISA.

Introito. (Salmo 118.) Me expectaveninl.


___ ____ __ 1 __ _____ ] ___ £ ^_ __ '

tiene ningún término ni medida.


(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin m ancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
C L II COMUN DE V IR G E N V M A R T IR .

jK G loria al Padre, etc. Estuvieron


los pecadores, etc.
Oraciou. Suplicárnoste, Señor, nos
concedas el perdón de nuestros peca­
dos, por la intercesión de la bienaven­
turada Virgen y M ártir N .......que siem ­
pre te fué agradable, así por el mérito
de su pureza, como porque acreditó tu
poder en el martirio que padeció por la
confesion de la fe. Por, etc.
LE CCIO N DEL LIBRO DE LA S A B I D U R Í A .
(E c c l c . 51, v. 13.)

Señor Dios mió, tú ensalzaste mi m o­


rada sobre la tierra, y yo te supliqué que
me librases de la muerte,, que todo lo di­
suelve. Invoqué al Señor, Padre de mi
Señor, que no me desam parase en el
tiempo de mi tribulación, y mientras do­
minaren los soberbios. A labaré sin cesar
tu santo Nom bre, y le celebraré con a c ­
ciones de gracias, pues fué oída mi ora­
cion. Y me libraste de la perdición, y me
sacaste á salvo en el tiempo calam itoso.
Por tanto, te glorificaré y te cantaré a la ­
banzas, Señor Dios nuestro.
Gradual. (Salmo- 45.) L a ayudará
D ios con su rostro; Dios está en medio
de ella y no será conmovida.
COMUN DE V IR G E N Y M A R T IR . C L IIl

U n rio caudaloso alegra la ciudad


de Dios; el A ltísim o ha santificado su
T abernáculo.
A leluya, aleluya, f . E sta es la vir­
gen sábia, y una del número de las pru­
dentes. A lelu ya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. Ven, esposa de Cristo, etc.,


como en la M isa anterior, pág. C X L V I I I .
En tianpo Pascual se omití el G rad u a l, y ai
su lugar sí dice:
A leluya, aleluya. E s ta es la vir­
gen sábia, y una del número de las pru­
dentes. A lelu ya.
(Sabid . 4.) ¡Oh cuán bella es la g e ­
neración casta con esclarecida virtud!
A leluya.
li g CON TIN U A CION DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C. 13, V. 44.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante es
el reino de los cielos á un tesoro escon­
dido en el cam po, que si lo h alla un hom­
bre lo encubre de nuevo, y gozoso del
hallazgo, va y vende todo cnanto tiene
y com pra aquel cam po. E l reino de los
C LIV COMUN D E V IR G E N Y M A R T IR .

cielos es asimismo sem ejante á un mer­


cader que trata en perlas finas, y vinién­
dole d la mano una de gran valor, va y
vende todo cuanto tiene y la compra.
T am bién es sem ejante el reino de los
cielos á una red barredera, que echada
en el m ar allega todo género de peces;
la cual, en estando llena, sácanla los pes­
cadores, y sentados en la orilla, van es­
cogiendo los buenos y los meten en sus
cestos, y arrojan los de m ala calidad. A sí
sucederá al ñn del siglo; saldrán los án­
geles y separarán á los malos de entre
los justos, y arrojarlos han en el horno
del fuego; allí será el llanto y el crugir
de dientes. ¿H abéis entendido bien to­
das estas cosas? Sí, Señor, le respondie­
ron. Y él añadió: Por eso, todo doctor
bien instruido en lo que mira al reino de
los cielos, es sem ejante á un padre de
familias, que va sacando de su repuesto
cosas nuevas y cosas antiguas según con­
viene.
Ofertorio. (Salmo 44.) D erram ada
se ve la gracia en tus labios; por eso te
bendijo D ios para siempre.
Secreta. Recibe, Señor, benigno las
hostias que te ofrecemos por los méritos
de tu bienaventurada Virgen y M ártir
COMUN D E VIR G E N Y M A R T IR . CLV

N ..... , y concédenos que alcancem os el


auxilio perpétuo de tu gracia. Por, etc.
Comunion. (Salmo 118.) E jercido he
la rectitud y la ju sticia; no me abando­
nes en poder de mis calum niadores. Me
encaminé por la senda de todos tus pre­
ceptos, y he detestado todos los caminos
de la iniquidad.
Poscomunion. Satisfechos con la libe­
ralidad del don divino, te rogamos, oh
Señor D ios nuestro, que por la interce­
sión de tu bienaventurada Virgen y M ár­
tir N ..... , vivam os siempre en su protec­
ción. Por, etc.

—a Q f l B i f * » » -

OTRO EVA NGE LI O PARA UNA VIRGEN

Y MÁRTIR.

50 CONTINU ACION DEL SANTO E V A N G EL IO SliGUN


SAN MATEO. (C. 19, V. 3.)

E n aquel tiempo: Se llegaron á Jesús


losF ariseospara ten ta rle,y le dijeron: ¿E s
lícito á un hombre repudiar á au mujer
por cualquier motivo? Jesús en respuesta
les dijo: ¿N o habéis leido que aquel
CLV1 COMUN D E V IR G E N Y M A R T IR .

que al principio crió al linaje humano,


crió un solo hombre y una sola mujer, y
dijo: Por tanto dejará el hombre á su p a ­
dre y á su madre, y unirse há con su mu­
jer, y serán dos en una sola carne? A sí
que ya no son dos, sino una sola carne.
L o que D ios, pues, ha unido, no lo des­
una el hombre. Pero, ¿por qué, rep lica­
ron ellos, mandó M oisés dar libelo de
repudio y despedirla ? D íjoles Jesús: A
causa de la dureza de vuestro corazon,
os permitió Moisés repudiar á vuestras
mujeres; mas desde el principio no fué
así. Así, pues, os declaro, que cualquie­
ra que despidiere á su mujer, sino en
caso de adulterio, y se casare coa otra,
este tal comete adulterio; y quien se c a ­
sare con la divorciada, también lo com e­
te. D ícenle sus discípulos: Si tal es la
condicion del hombre con respecto á su
mujer, no tiene cuenta el casarse. Jesús
les respondió: N o todos son capaces de
esta resolución, sino aquellos á quienes
se les ha concedido de lo alto. Porque hay
unos eunucos que nacieron tales del vien­
tre de sus madres; hay eunucos que fue­
ron castrados por los hombres; y eunu­
cos hay que se castraron en cierta mane­
ra á sí mismos por am or del reino de los
COM UN D E V IR G E N Y M A R T IR . C L V II

cielos con el voto de castidad. Aquel que


pueda ser capaz de eso, séalo.

CO M U N D E M U C H A S V IR G E N E S
Y MARTIRES.

Todo se dice como en la M isa anterior segunda


para una Virgen y M ártir, excepto la E pístola y
las Oraciones, que son las siguientes.

Oración. H a z , Señor Dios nuestro,


que veneremos con continua devocion
los triunfos de tus Santas Vírgenes y
Mártires N ..... y N ....... , para que ya que
no podam os celebrarlas como merecen,
les tributem os al menos nuestros hum il­
des obsequios. Por, etc.

LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO k LOS


COR INTIO S. ( l . “ , C. 7 , V. 3 5 .)

Hermanos: E n orden á las vírgenes,


precepto del Señor yo no le tengo, doy sí
consejo, como quien ha conseguido del S e ­
ñor la misericordia deserfiel ministro suyo.
Juzgo, pues, que este estado es ventajoso
á causa de las miserias d é la vida presen­
te; que es, digo, ventajoso al hombre no
casarse. ¿E stás ligado á una mujer? N o
busques quedar desligado. ¿E stás sin te­
C L V III COM UN D E VIR G E N V M A R T IR .

ner mujer? No busques el casarte. S i te


casares, no por eso pecas. Y si una don­
cella se casa, tam poco peca; pero estos ta ­
les sufrirán en su carne aflicciones y tra­
bajos. M as yo os perdono. Y lo que digo,
hermanos míos, es, que el tiempo es cor­
to, y que así lo que importa es que los
que tienen mujer, vivan como si no la
tuviesen; y los que lloran, como si no
llorasen; y los que huelgan, como si no
holgasen; y los que hacen compras, co­
mo si nada poseyesen; y los que gozan
del mundo, como si no gozasen de él;
porque la escena de este mundo pasa
en un momento. Ahora bien, yo deseo
que viváis sin cuidados ni inquietudes.
E l que no tiene mujer anda solícito de
las cosas del Señor, y en lo que ha de
hacer para agradar á Dios. Al contrario,
el que tiene mujer, anda afanado en las
cosas del mundo, y en cómo ha de agra­
dar á la mujer, y así se halla dividido.
D e la misma manera la m ujer no casa­
da y una virgen, piensa en las cosas de
Dios, para ser santa en cuerpo y alm a
en nuestro Señor Jesucristo.
Secreta. T e rogam os, Señor, aceptes
los dones puestos sobre tus altares con
motivo de la festividad de tus Santas
COMUN D E UNA SOLO V IR G E N . C L IX

Vírgenes y M ártires N ..... N ..... , á fin


de que, así como por estos santos m is­
terios les concediste la gloria, del mismo
modo nos concedas á nosotros el perdón
de nuestros pecados. Por, etc.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
nos concedas por la intercesión de tus
Santas Vírgenes y M ártires N .... y N .....
que lo que hemos tomado por la boca,
lo percibamos con almas puras. Por, etc.

COMUN DE UNA SOLO VIRGEN.


PRIMERA MISA.

Introito. (Salmo 44.) D ilexisli.

la justicia y aborreciste la
^m a s t e
iniquidad; por eso te ungió, oh
Dios, el D ios tuyo con óleo de
alegría, con preferencia á tus
compañeros.
(Salmo id.) H irviendo está el pecho
mió en sublimes pensam ientos; al R ey
consagro yo esta obra mia.
y. G loría al Padre, etc. Am aste, etc.
Oracion. O yenos, oh D ios Salvador
nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventura­
CLX COMUN D E UNA SOLO V IR G E N .

da Virgen N ..... , consigam os también


instruirnos en el fervor de una piadosa
devocion. Por, etc.

I.E C C IO N DE LA SEGUNDA EPÍSTOLA DE SA N P A B L O


A LOS C O R IN T IO S. (C. 10, V. 17, y I I , V. I . )

Hermanos: F 1 que se gloría, gloríese


en el Señor. Pues no es aprobado el que
se abona á sí mismo, sino aquel á quien
D ios abona. ¡Oh si soportáscis por un
poco mi indiscreción! M as sí, soportad­
me, ya que soy amante celoso de vos­
otros, en nombre de Dios. Pues que os
tengo desposados con este único esposo
que es Cristo, para presentaros á él co­
mo una pura y casta virgen.
Gradual. (Salmo 44.) Con esa tu ga­
llardía y hermosura camina, avanza prós­
peramente, y reina.
Por medio de la verdad, y de la
mansedumbre y de la justicia; y tu dies­
tra te conducirá á cosas m aravillosas.
A leluya, aleluya, jfr. Serán presen­
tadas al rey las vírgenes, que han de
formar el séquito de ella; ante tu presen­
cia serán traídas sus com pañeras con
alegría. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
y as y d verso que las sigue, y en su lugar se dice:
COMUN D E UNA SOLO V IR G E N . CLX]

Tracto. (Salmo id.) E scu ch a , ¡oh


hija! y considera, y presta atento bido;
porque el rey se enamoró de tu beldad.
y. L o s poderosos del pueblo te esta­
rán rogando, fijos sus ojos en tu rostro;
hijas de reyes son tus dam as de honor.
% Serán presentadas al rey las vír­
genes que han de formar el séquito de
ella; ante tu presencia serán traidas sus
compañeras.
y. Conducidas serán con fiestas y con
regocijos; serán llevadas al tem plo del
rey.
E n tiempo P ascual se omite el G rad u al, y en
su lugar se dice:

A leluya, aleluya. (Salmo id.) Serán


presentadas al rey las vírgenes que han
de formar el séquito de ella; ante tu pre
sencia serán traidas sus com pañeras con
alegría. A leluya.
J¡. Con esa tu gallardía y hermosura
camina, avanza prósperam ente, y reina.

33 CONTINU ACION DEL SANTO E V A N G E L IO S S G l’ N


SAN MATEO. (C. 2 5 , V. I.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante será
el reino de. los cielos á diez vírgenes, qne
T. ]. k
CLXII COM UN D S UNA SOLO V IR G E N .

tomando sus lámparas, salieron á recibir


al esposo y á la esposa. D e las cuales
cinco eran necias y cinco prudentes; pero
las cir.co necias al coger sus lám paras,
no se proveyeron de aceite; al contrario
las prudentes, junto con las lám paras
llevaron aceite en sus vasijas. Com o el
esposo tardase en venir, se adormecieron
todas y al fin se quedaron dormidas. M as
llegada la media noche, se oyó una voz
que gritaba: Mirad que viene el esposo,
salid al encuentro. A l punto se levanta­
ron todas aquellas vírgenes y adereza­
ron sus lám paras. Entonces las necias
dijeron á las prudentes: Dadnos de vues­
tro aceite, porque nuestras lám paras se
apagan. Respondieron las prudentes, di­
ciendo: No sea que este que tenemos, no
nos baste para nosotras y para vosotras;
m ejor es que vayais á los que le venden,
y compréis el que os falta. M ientras iban
éstas á comprarle vino el esposo, y las
que estaban preparadas entraron con él
á las bodas y se cerró la puerta. Al cabo
vinieron también las otras vírgenes, di­
ciendo: ¡Señor, Señor! ábrenos. Pero él
respondió y dijo: En verdad os digo, que
yo no os conozco. A sí que velad vosotros,
y a que no sabéis, ni el dia ni la hora.
COM UN DE UNA SOLO V IR G E N . C L X IIt

Ofertorio. {Salmo 44.) H ijas de re­


ves son tus dam as de honor;' á tu dies-
^
tra está la reina con vestido bordado de
oro, y engalanada con varios adornos.
Secreta. Séate acepta, Señor, la obla­
ción de tu pueblo en honor de tus S an ­
tos, por cuyos méritos confiesa haber re­
cibido auxilio en la tribulación. Por, etc.
Conmnion. (Mateo 25.) L a s cinco
vírgenes prudentes, cogieron juntam ente
con las lám paras aceite en sus vasijas;
mas llegada la media noche se oyó una
voz que gritaba: mirad que viene el es­
poso; salid á recibir al Señor Jesucristo.
Po«scoiimnion. Saciaste, Señor, á tus
fieles con los sagrados dones; y por lo
mismo te suplicamos que nos conserves
siempre en tu amor, por la intercesión
de aquella cuya solemnidad celebram os.
Por, etc.
CLX1V C O M l'N D E UNA SOLO V IR G E N .

D E U N A S A N T A S O L O V IR G E N .
S E f í l l U D A MI SA .

Introito. (Salino 44.) V ultum tuutn.

^ b. ^ od° s los poderosos del pueblo te


Hfk estarán rogando, fijos los ojos
en tu ro stro : serán presentadas
5^0 crM ai R ey ias vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu pre­
sencia serán traídas sus com pañeras con
fiestas y regocijos.
(Salmo id.) Hirviendo está el pecho
mío en sublimes pensamientos; al R ey
consagro yo esta mi obra.
y. G loria al Padre, etc. T o d o s los
poderosos, etc.
Oracion. Oyenos, oh Dios, Salvador
nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventura­
da Virgen N ..... , así tam bién consigam os
el fervor de una piadosa devocion. Por
nuestro, etc.
L a E p ístola y E van gelio, como en el Común de
muchas Vírgenes y M ártires, pág. C L V I I .

Gradual. (Salmo 44.) E l R ey se ena­


moró de tu b e ld a d , porque es el Señor
D ios tuyo.
COM UN DE U N A SOLO V IR G E N . CLXV

jf. E scucha, ¡oh hija! y considera, y


presta atento oido.
A leluya, aleluya. Jr. E sta es la vir­
gen sabia, y una del número de las pru­
dentes. A leluya.

Despues de Septuagésima se omite» las A lelu ­


y a s y el verso que las sigue, y en sti lugar se dice:

Tracto. (Salmo id .) E scu ch a , ¡oh


hija! y considera, etc., como en la Misa
anterior.

E n tie»ipo P ascual se omite el G rad u a l, y en


su lugar se dice:

A leluya, aleluya. fi. E sta es la vir­


gen sábia, y una del número de las pru­
dentes. A leluya.
(Sabid. 4.) ¡Oh cuán bella es la g e ­
neración casta con esclarecida virtud!
A leluya.
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al R ej' las vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu presen­
cia serán traidas sus com pañeras con
fiestas y regocijos, serán llevadas al tem­
plo del R ey.
Secreta. S ea acepta, Señor, la ubla-
cion de tu pueblo en honor de tus S an ­
tos, por cuyos méritos confiesa haber
CLXV1 COMUN D E M A R T IR NO V IR G E N .

recibido auxilio en la tribulación. P or


nuestro, etc.
Comuuion. (Mateo 13.) Sem ejante es
el reino de los cielos á un m ercader que
trata en perlas finas; y viniéndole á las
manos una de gran valor, dió cuanto te­
nia y la compró.
Poscomunion. Saciaste, Señor, á tus
fieles con los sagrados dones; y por lo
mismo te suplicamos que nos conserves
siempre en tu amor, por la intercesión
de aquella cuya solemnidad celebram os.
Por, etc.

C O M U N D E U N A M A R T IR N O V IR G E N .

Introito. {Salmo 118.) Me expectaverunl.


-i-eiíE^STUViERON los pecadores á la rr.i-
0 ra Para perderm e; yo me
dediqué entonces, Señor, á es-
t i r t ó í tudiar tus divinos oráculos; tengo
visto el fin de lo mas perfecto y cumplido;
solo tu L e y 110 tiene ningún término ni
medida.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin m ancilla, los que caminan
según la L e y del Señor.
COMUN D E M A R T IR NO V IR G E N . .C L X V II

f. G loria al Padre, etc. Estuvieron


los pecadores, etc.
Orauiou. O h Dios, que entre las d e­
más m aravillas de tu poder, diste fuerza
aun al sexo mas frágil para que consi­
guiese la victoria del martirio; concéde­
nos por tu bondad, que los que celebra­
mos el nacimiento al cielo de tu bienaven­
turada M ártir N ..... . caminemos á ti por
la im itación de sus ejem plos. Por, etc.
S i fuesen mas de una se dice la siguiente

Oración. Rogárnoste nos concedas,


oh Señor D ios nuestro, que veneremos
con incesante devocion las palm as de tus
Santas M ártires N ..... y N ......, para que
ya que no podemos celebrarlas como se
merecen, lo hagam os al menos con hu­
mildes obsequios,, Por, etc.

LE C C IO N DEL LIBHO DE LA S A B I D U R Í A .
( E cc l. ¿ I , V. I.)

T e glorificaré, oh Señor y K ey; á ti


alabaré, oh D ios Salvador mió. G racias
tributaré á tu Nom bre, porque tú has
sido mi auxiliador y mi protector, y has
librado mi cuerpo de la perdición y del
lazo de la lengua m aligna, y de los la ­
bios que urden la mentira, y delante de
C LXV III COMUN D E M A R T IR NO V IR G E N .

mis acusadores te has manifestado mi


defensor. Y por tu gran m isericordia, de
la cual tomas nombre, me has librado
de los leones que rugían y a prouLus á
devorarm e; de las manos de aquellos
que buscaban cómo quitarme la vida, y
del tropel de tribulaciones que me cer­
caron; de la violencia de las llam as, en­
tre las cuales me vi encerrado, y en me­
dio del fuego no fui abrasado; del pro­
fundo seno del infierno, y los labios im ­
puros, y del falso testimonio; de un rey
inicuo y de la lengua injusta. Mí alm a
alabará al Señor hasta la muerte; porque
salvas á los que en ti esperan con p a ­
ciencia, y los libras de las manos de las
naciones enemigas, Señor Dios nuestro.
Gradual. (Salmo 44.) Am aste la ju s ­
ticia y aborreciste la iniquidad.
j¡r. Por eso te ungió, ¡oh Dios! el Dios
tuyo con óleo de alegría.
A leluya, aleluya, jh Con esa tu g a ­
llardía y hermosura cam ina, avanza prós­
peramente, y reina. Aleluya.
Despuis de Septuagésima se omiten las A le lu ­
yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo id.) V en, esposa de


Cristo, recibe la corona que el Señor te
COMUN DE M A R T IR NO V IR G E N . CLXIX

preparó para toda la eternidad, y por


cuyo amor has derramado tu sangre.
AmasLe la ju sticia y aborreciste
la iniquidad; por es'o te ungió, ¡oh Dios!
el D ios tuyo con óleo de alegría, con pre­
ferencia á tus compañeras.
Con esa tu gallardía y hermosura
cam ina, avanza prósperamente, y reina.
En tiempo Pascual .se omite, el G r a d u a l , y en s ’i
lugar se dice:
A leluya, aleluya. {Salmoid.) f . Con
esa tu gallardía y hermosura camina,
avanza prósperam ente y reina. Aleluya.
y. Reina por la verdad, por la man­
sedumbre y por la ju sticia ; y tu diestra
te conducirá á cosas m aravillosas. A le­
luya.
CO N T IN U A CIO N DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SA N MATEO. (C. 13, f . 44.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante es
el reino de los cielos á un tesoro escon­
dido, etc., como ev. la Misa siguiente de
Viudas.
Ofertorio. (Salmo 44.) D erram ada se
ve la gracia en tus labios; por eso te ben­
dijo Dios para siempre, y en los siglos
de los siglos. Aleluya.
CLXX COMUN D E M A R T IR NO V IR G E N .

Secreta. Recibe, Señor, los dones que


te ofrecemos en la solemnidad de tu bien­
aventurada M ártir N ....... por cuyo p a ­
trocinio confiamos ser libres de todo mal.
Pur, etc.
S i fuesen mas de una se dice ln siguiente:

Secreta. T e rogamos, Señor, que


aceptes los sacrificios ofrecidos en tus
altares con motivo de la festividad de
tus Santas Mártires N ..... y A '........, á fin
de que así como por estos santos m iste­
rios á ellas concediste la gloria, del mis­
mo modo nos concedas á nosotros el per-
don de nuestros pecados. Por, etc.
Comunion. (Salmo 118.) Sin causa
ninguna me han perseguido los prínci­
pes; mas mi corazon ha temido siempre
tus palabras; alegrarme hé en tus pro­
mesas, cu in o quitui halla ricos despojos.
Poscomunion. Auxíliennos, oh Señor,
los misterios recibidos; y por la interce­
sión de tu bienaventurada M ártir N ..... .
hágannos gozar de la protección eterna.
Por, etc.
S i fuesen mas de una se dice la siguiente:

Poscoinmiiou. Pedírnoste, Señor, nos


concedas por la intercesión de tus S a n ­
COMUN D E V IU D A S . CLXXI

tas M ártires N ..... y N ......, que lo que


hemos Lomado por la boca, lo recibam os
con alma pura. Por, etc.

COMUN D E VIUDAS.

Introito. (Salm o 118.) Cogiiovi, Domine.

f ONOCiDO he, Señor, que tus ju i­


cios son justísim os, y conforme
á tu verdad me has hum illado;
traspasa con tu santo temor mis
carnes, pues tus juicios me han llenado
de espanto.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin m ancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
f. G loria al P ad re, etc. Conocido
he, Señor, etc.
Oraciou. Oyenos, oh Dios Salvador
nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventura­
da N ....... del mismo modo consigamos
el fervor de una piadosa devocion. P o r
nuestro, etc.
CLXXII COMUN DE V IU D A S .

LECCION DEL LIBRO D E LA S A B I D U R Í A .


(Prov. 31, V. 10.)

¿Quién hallará una mujer fuerte? D e


mayor estim a es que todas las preciosi­
dades traidas de lejos, y de los últimos
términos del mundo. E n ella pone su
confianza el corazon de su marido, el
cual i;o tendrá necesidad de bolín. E lla
le acarreará el bien todos los días de su
vida, y nunca el mal. B usca lana y lino,
de que hace labores con la industria de
sus manos. Viene á ser como la nave de
un comerciante, que trae de lejos el sus­
tento. Se levanta antes que am anezca,
y distribuye las raciones á sus dom ésti­
cos y el alimento á sus criadas. Puso la
mira en unas tierras y las compró; de lo
que ganó con sus manos plantó una viña.
Revistióse de varonil fortaleza, y esforzó
su brazo. Probó y echó de ver que su
trabajo le fructifica; por tanto, tendrá
encendida la luz toda la noche. A plica
sus manos á los quehaceres domésticos,
aunque fatigosos, y sus dedos m anejan
el huso. Abre su mano para socorrer al
mendigo, y extiende sus brazos para am­
parar al necesitado. N o temerá para los
de su casa los frios ni las nieves, porque
COMUN DE V IU D A S . C L XX III

todos sus dom ésticos traen vestidos afor­


rados. Se labró ella misma para sí un
vestido acolchado; de lino finísimo y de
púrpura es de lo que se viste. Su esposo
hará un papel brillante en las asam bleas
públicas, sentado entre los senadores del
país. E lla teje finísimas telas y las ven­
de, y entrega también ceñidores á los ne­
gociantes cananeos. L a fortaleza y el de­
coro son sus atavíos, y estará alegre en
los últimos dias. Abre su boca con sábios
discursos, y la ley de la bondad gobier­
na su lengua. V e la sobre los procederes
de su fam ilia, y no come ociosa el pan.
Levantáronse sus hijos y aclam áronla
dichosísima; su marido tam bién, y la ala­
bó diciendo: M uchas son las hijas que
han allegado riquezas; mas á todas has
tú aventajado. Engañoso es el donaire y
vana la herm osura; la mujer que teme al
Señor, esa será la celebrada. D adle la
alabanza para que goce del fruto de sus
manos, y celébrense sus obras en la pú­
blica asam blea.
Gradual. (Salmo 44.) D erram ada se
ve la gracia en tus labios; por eso te ben­
dijo D ios para siempre.
í. Reina por medio de la verdad, y
de la mansedumbre y de la justicia; y
C L XX IV COM UN D E V IU D A S .

tu diestra te conducirá á cosas m aravi­


llosas.
A leluya, A leluya, f . Con esa. tu g a ­
llardía y hermosura camina, avanza prós­
peramente, y reina. Aleluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
ya?^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. Ven, esposa de Cristo, etc.,


como en la Misa anterior, fiág. C L X V I I 1.
E n tiempo Pascual se omite el G ra d u a l, y en
su lugar se. dice:

A leluya, aleluya. (Salmo id.) Con


esa tu gallardía y hermosura camina,
avan za prósperam ente, y reina. A leluya.
f. Reina por medio de la verdad, de
la mansedumbre y de la ju sticia; y tu
diestra te conducirá á cosas m aravillo­
sas. A leluya.
)g CONTINUACION DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN
SA N M A TE O . (C. 13, V. 44.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante es
el reino de los ciclos á un tesoro escon­
dido en el cam po, que si lo halla un
hombre lo encubre de nuevo, y gozoso
del hallazgo, va y vende todo cuanto tie ­
ne y compra aquel cam po. E l reino de
C O M «N D E V IU D A S . CLXXV

los cielos es asimismo sem ejante á un


mercader, que trata en perlas finas; y
viniéndole á la mano una de gran valor,
va y vende todo cuanto tiene y la com ­
pra. T am bién es semejante el reino de
los ríelos á una red barredera, que echa­
da en el m ar allega todo género de peces,
la cual, en estando llena, sácanla los pes­
cadores, y sentados en la orilla van es­
cogiendo los buenos y los meten en sus
cestos, y arrojan los de mala calidad.
Así sucederá al fin del siglo; saldrán los
ángeles y separarán á los malos de entre
los justos, y arrojarlos han en el homo
del fuego; allí será el llanto y el crugir
de dientes. ¿H abéis entendido bien to ­
cias estas cosas? Sí, Señor, le respondie­
ron. Y él añadió: P o r eso todo doctor
bien instruido en lo que mira al reino de
los cielos, es sem ejante á un padre de
familias, que va sacando de su repuesto
cosas nuevas y cosas antiguas según con­
viene.
Ofertorio. (Salmo 44.) D erram ada se
ve la gracia en tus labios; por eso te ben­
dijo D ios para siempre, y por los siglos
de los siglos.
Secreta. Séate, Señor, acepta la obla­
ción de tu pueblo, hecha en honor de tus
C L XX V i tU M U N DE V IU D A S .

Santos, por cuyos méritos reconoce ha­


ber recibido auxilio en la tribulación.
Por, etc.
Commiion. (Salmo 44.) Am aste la
justicia y aborreciste la iniquid ad ; por
eso te ungió, ¡oh Dios! el Dios tuyo con
óleo de alegría, con preferencia á tus
compañeras.
Poscomunión. Saciaste, Señor, á tus
siervos con los dones sagrados, y por
tanto te suplicamos que nos conserves
siempre en tu amor, por la intercesión
de aquella cuya festividad celebramos.
Por, etc.

OTRA E PI STOLA PARA VIUDAS.

LECCION DE LA PRIMERA EP ÍSTO L A D E SAN PABLO


k T I M O T E O . (C. 5, V. 3.)

Carísimo: Honra á las viudas que


verdaderamente son tales. Que si algu­
na viuda tiene hijos ó nietos, atienda
primero á gobernar bien su casa y dar el
retorno debido á sus padres, pues esto
es lo que á D ios agrada. M as la que ver­
daderamente es viuda y desam parada
espere en D ios, y ejercítese en plegarias
DEDICACIOM DE UNA IG L E S IA . CLXXVII

y oraciones noche y dia. Porque la que


vive en deleites, viviendo está muerta.
H adles, pues, entender catas cosas para
que sean irreprensibles. Que si hay quien
no mira por los suyos, mayormente si
son de la familia, este tal negado há la
fe, y es peor que un infiel. N o sea elegi­
da viuda de menos de sesenta años de
edad, ni la que haya sido casada mas de
una vez; cuyas buenas obras dan testim o­
nio de ella, si ha educado bien á los hijos,
si ha ejercido la hospitalidad, si ha lava­
do los piés de los Santos, si ha socorrido
á los atribulados, si ha practicado toda
suerte de virtudes.

A N IV E R S A R IO D E L A D E D IC A C IO N
D E UN A ISLESIA.

Introito. (Génesis 28.) T erribilis est.


terrible es este lugar! Verda-
deram ente esta es la casa du
D ios y la puerta del cielo, y 11a-
marse há casa de D ios.
(Salmo 83.) ¡Oh cuán amables son
tus moradas, Señor de los ejércitos! Mi
alma suspira y padece deliquios por es­
tar en los átrios del Señor.
TO M O !.
CLXX V III DEDICACION D E UNA IG L E S IA .

f. G loria al Padre, etc. ¡Cuán terri­


ble es, etc.
Oración. Oh Dios, que cada año nos
presentas el dia de la dedicación de este
santo templo consagrado en honra tuya,
y nos das salud para asistir ó* los sagra­
dos misterios; oye benigno las preces de
tu pueblo, y concede que cualquiera que
entre en este templo á pedir beneficios,
se regocije de haber conseguido todo
cuanto solicita. Por, etc.

L E C C I O N D E L L I B R O D E L A P O C A L I P S I S D E SAN JU A N .

(C. 21, V. .2.)

En aquellos dias: V i yo la ciudad


santa, la nueva Jerusalen, descender del
cielo por la mano de Dios, compuesta
como una novia engalanada para su es­
poso. Y oí una voz grande que venia del
trono, y dccia: Ved aquí el Tabernáculo
de Dios entre los hombres, y el Señor
morará con ellos. Y ellos serán su pue­
blo, y el mismo D ios, habitando en me­
dio de ellos, será su Dios; y D ios enju­
gará de sus ojos todas las lágrimas, ni
habrá ya muerte, ni llanto, ni alarido,
ni habrá rnas dolor, porque las cosas de
antes son pasadas. Y dijo el que estaba
D E D IC A C IO N DE UNA IG L E S IA . CLXXIX

sentado en el solio: H é aquí que renue­


vo todas las cosas.
Gradual. Jh E ste lugar ha sido he­
cho por Dios; y es una inorada inestim a­
ble, exenta de toda mancha.
■Ji. Oh D ios, á quien asiste el coro
de ángeles; oye las preces de tus sier­
vos.
Aleluya, aleluya. (Salmo 137.) T e
adoraré en tu santo templo, y tributaré
alabanzas á tu Nombre. A leluya.

Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­


yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 124.) L os que po­


nen en el Señor su confianza estarán fir ­
mes como el monte de Sion; nunca jam ás
será derrocado el morador de Jerusalen.
f. Circundada está Jerusalen de
montes, y el Señor es el antem ural de
su pueblo, desde ahora y para siempre.
En tiempo Pascual se omite el G radual, y en
su lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo 137.) T e


adoraré en tu santo templo, y tributaré
alabanzas á tu santo Nombre. Aleluya.
y. Bien fundada está la casa del S e­
ñor sobre una piedra íirme. A leluya.
CLXXX DE D IC A C IO N D E UNA IG L E S IA .

3 ¡( C O N T I N U A C I O N DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN L U C A S . (C. 1 9 , V. I.)

E n aquel tiempo: H abiendo Jesús


entrado en Jericó atravesaba la ciu ­
dad. Y hé aquí que un hombre muy rico,
llamado Zacheo, principal entre los pu­
blícanos, hacia diligencias para conocer
á Jesús de vista; y no pudiendo á causa
del gentío, por ser de muy pequeña es­
tatura, se adelantó corriendo y subióse
sobre un cabrahigo ó higuera silvestre
para verle, porque habia de pasar por
allí. L legad o que hubo Jesús á aquel
lugar, alzando los ojos le vió y díjole:
Zacheo, baja luego, porque conviene
que yo me hospede hoy en tu casa. E l
bajó á toda prisa, y le recibió gozoso.
T odo el mundo al ver esto murmuraba
diciendo, que se habia ido á hospedar
en casa de un hombre de m ala vida.
M as Zacheo puesto en presencia del S e ­
ñor, le dijo: Señor, desde altera doy yo la
mitad de mis bienes á los pobres; y si
he defraudado en algo á alguno, le voy
á restituir cuatro tantos mas. Jesús le
respondió: Ciertam ente que el dia de
hoy ha sido día de salvación para esta
casa, pues que también es hijo de la fe
D E DICACION D E UNA IG L E S IA . CLXXXI

de Abraham . Porque el H ijo del hom­


bre ha venido á buscar y á salvar lo que
había perecido. C redo......
Ofertorio. (Paralip . 29.) Oh Dios y
Señor, con sencillez de corazon he ofre­
cido gozoso todas estas cosas, y he visto
con grande alegría á tu pueblo que aquí
está congregado. ¡O h Dios de Israel!
conserva eternamente este afecto de su
corazon. Aleluya.
Secreta. Rogárnoste, Señor, atiendas
á nuestras humildes súplicas (á fin de
que cuantos nos hallam os reunidos den­
tro del ámbito de este templo, cuyo dia
aniversario de sú dedicación celebramos,
le agrademos con plena y perfecta devo­
ción de cuerpo y alm a), para que mien­
tras te ofrecemos los presentes votos,
merezcamos llegar con tu ayuda á los
premios eternos. Por, etc.
Comunioii. (Mateo 21.) Mi casa será
llamada casa de oracion, dice el Señor:
en ella todo el que pide, recibe; el que
busca, encuentra; y al que llamare, se
le abrirá.
Poscouranion. Oh Dios, que con pie­
dras vivas y escogidas preparas eterna
morada á tu M ajestad; dígnate auxiliar
á tu pueblo suplicante, para que lo que
C LXX XII DEDICACION D E UNA IG L E S IA .

es provechoso á tu Iglesia en los espa­


cios materiales, se am plíe con aumentos
espirituales. Por, etc.
E n el dia mismo de la Dedicación de la Iglesia
ss dice la M isa anterior, excepto ios O raciones, que
son las siguientes.

Oración. Oh Dios, que contienes in­


visiblemente todas las cosas, y sin em­
bargo manifiestas visiblemente en bene­
ficio del género humano las señales de
tu poderío; ilustra este templo en que
habita tu poder, y concede que todos los
que reunidos aquí á pedir, clamasen á ti
en cualquier tribulación, consigan los
beneficios de tu consolacion. Por, etc.
Secreta. Oh Dios, que eres autor de
los dones que te se consagran; derrama
tu bendición sobre esta casa de oracion,
para que sea sentido el efecto de tu de­
fensa por todos cuantos invoquen en ella
tu santo nombre. Por, etc.
Poscoiuuuion. Rogárnoste, oh Dios
Om nipotente, que apliques' atento los
oidos de tu piedad á cuantos te pidan
en este lugar, que, aunque indignos, he­
mos dedicado á tu nombre. Por, etc.
E n el dia de la dedicación da mi a liar se dice
la misma M isa anterior, exceptólas Oraciones, que
¡on las siguientes.
DEDICACION D E UNA IG L E S IA . C LXXXIII

Oración. Oh D ios, que con la reu­


nión de tus Santos te formas una mo­
rada eterna; conccdc un incremento c e ­
lestial á esta fábrica tuya, á fin de que
seamos siempre socorridos por los méri­
tos de aquellos cuyas reliquias reveren­
ciamos aquí con piadoso afecto. Por
nuestro, etc.
Secreta. Rogárnoste, oh Señor Dios
nuestro, que descienda tu E spíritu San ­
to sobre este altar, el cual no solo santi­
fique los dones de tu pueblo, sino que
limpie también benignamente los cora­
zones de los que de ellos participan. Por
nuestro, etc.
Poscomnnioii. Señor Dios Omnipo­
tente, santifica con la bendición de tu
poder celestial este altar dedicado á tu
santo nombre, y concede tu auxilio á to­
dos los que en ti esperan, á fin de que
se obtenga aquí la virtud de los Sacra­
mentos, y el efecto de los votos que te
se dirigen. Por, etc.
SANTORAL.

F IE S T A S D E L M E S D E E N E R O .

Dia 2.— APARICION DE NUESTRA SE­


ÑORA DEL PILAR.

Misa Salve, S an cta P a ren s, etc., votiva del


tiempo, pag. x l v , excepto esta primera

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios, que por la gloriosísim a M adre de
tu H ijo nos preparaste un auxilio celes­
tial; concede propicio que seamos per-
pétuamente asistidos con la protección
'le aquella, que cun piadosa devocion
veneramos bajo el título peculiar del P i­
lar. Por, etc.
C re d o .....
P refacio de la Virgen.

Domingo ID despues ile Epilauía, si no está


impedido.— NTRA. SRA. DE BELEN.

M isa votiva de Santa María según el tiempo,


pág. x l v , excepto las siguientes:
TOMO I. 23
354 F IE ST A S D E ENERO.

Oración. Oh Dios, que por nosotros


quisiste nacer en B elen del seno purísi­
mo de la Bienaventurada Virgen M aría;
concede, te rogamos, que para recibir el
fruto de nuestra redención, seamos ayu ­
dados con los méritos de tu M adre. Que
vives, etc.
Secreta. Oh Señor Jesús, que nacido
de la Bienaventurada Virgen en Belen,
que se interpreta C asa del Pan, te indi­
caste ya para lo futuro como Pan de las
alm as; concede que celebrando nosotros
dignamente estos sagrados misterios,
merezcamos al fin recibirlos para los
convites celestiales. Q ue vives, etc.
C re d o .....
P refacio de la Virgen, en la maternidad. ■

Poscoinuuion. Oh Señor Dios nues­


tro, que naciendo en la tierra, por un
admirable efecto de tu caridad, te consa­
graste primeramente en Belen; concéde­
nos, que purificados con tus Sacram en­
tos y fortalecidos con la protección de
tu beatísim a Madre, renazcam os para la
vida eterna. Que vives, etc.
Conmemoracion y último E van gelio, del tercer
Domingo despues de E pifa nía.
F IE ST A S D E ENERO. 355

Domingo id.— E l Bienaventurado JUAN DE


R IV E llA , Arzobispo y Confesor.
Misa S tatu it ei D om inus, etc., primera de un
Confesor P ontífice, pág. cxiv , excepto las s i­
guientes:

Oración. O h D ios, que hiciste adm i­


rable á tu bienaventurado Confesor y
Pontífice Juan, por su paternal solicitud
V por el amor al Sacram ento divino de tu
Cuerpo y Sangre; rugárnoste que por su
intercesión nos hagas ser siempre par­
ticipantes del fruto de tu redención. Que
vives, etc.
Secreta. A l acercarnos, oh Señor, á
tu altar, haz nos inflamemos con aquel
fuego en que se abrasaba el bienaventu­
rado Juan, tu Confesor y Pontífice, cele­
brando estos misterios. Por, etc.
Poscomunión. Recibido, Señor, el
misterio saludable, rogárnoste que, á
ejemplo del bienaventurado J u an , tu
Confesor y P ontífice, permanezcamos
en el perpótuo recuerdo de tanta digna­
ción. Por, etc.
356 F IE ST A S D E E N E R O .

Dia 3 .— SANTA GENOVEVA, Virgen.

Introito. Vemreimir omnes.


enerem os todos en el Señor con
el corazon la voz, y con todo
7 5 ^ 7 ^ esfuerzo -a santidad de Geno-
veva, Virgen, de cuya conme­
moración se alegran los pueblos con los
ángeles y alaban al H ijo de Dios.
(Salmo 44.) Rebosando está mi co­
razon en sublim es pensamientos; al R e y
consagro yo esta obra mía.
J¡r. G loria al Padre, etc. Venerem os
todos, etc.
Oracion. Seam os auxiliados, oh S e ­
ñor Dios, por los méritos de tu bienaven­
turada Virgen Genoveva, para que por
su sagrada intercesión gocemos de la sa­
lud del cuerpo y del alm a, y cooperando
tu gracia nos salvem os. Por, etc.
L a E p ísto la ^ el E va n g elio del Cor,1un d í una
Virgen, Misa D ilexisti, etc., pág. c u x .

Gradual. Oh piadosa esposa de Dios,


aurora de lúgubre dia, Virgen francesa,
oh Virgen llena de dulzura; oye á los que
á ti claman, no deseches á los que te
suplican.
(Salmo 44.) Am aste la justicia y
F IE ST A S DE ENERO. 357

aborreciste la iniquidad; por eso te un­


gió Dios, el Dios tuyo, con óleo de a le ­
gría.
A leluya, aleluya, f . Oh G enoveva,
Virgen clemente, favorece á los que te
suplican, q u ila el peso de la culpa, ah u ­
yenta á los opresores enemigos y á las
calam idades, restablece saludablem ente
el cuerpo enfermo y el corazon afligido.
A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu yas
con el f.q u e la s sigue, y en su lugar se dice el T racto
como en la M isa D ilex isti, etc., Común de Virgen
solo, fa g in a c l x i .
E n tiempo Pascual, en lugar del G rad u al se
añade al verso antecedente del Gradual este

y. Ruega por nosotros miserables,


oh Santa Virgen Genoveva, que habien­
do resplandecido en la tierra con una
virtud suprema, ahora en los cielos te
alegras con innumerables milagros. A le ­
luya.
Ofertorio. T e rogam os, Señor, nos
protejas por los méritos de Santa G eno­
veva, para que sirvamos asiduam ente á
tu M ajestad, y al fin, quieras conceder­
nos el verte y gozarte eternamente.
Secreta. Oh D ios Omnipotente y eter­
no, pedim os con instancia á tu ciernen-
35» F IE ST A S DE ENERO.

cia, intercediendo por nosotros la bien­


aventurada Virgen Genoveva, que esta
H ostia sacrosanta obre eficazmente la
salud de nuestras almas, é igualm ente la
de nuestros cuerpos. Por, etc.
Connuiion. Oh Genoveva, míranos
con ojos de piedad; participante de la
luz angélica, esclarecida con título ce ­
lestial, y asistente ante la presencia del
R ey, reconcílianos con el Rey; hija y es­
posa, alcánzanos gozar al esposo.
Posconmnion. Oh Scñorjcsucristo; ali­
mentados con el Pan celestial pedimos
humildemente á tu clem encia, que pur
las preces y méritos de la bienaventura­
da Virgen Genoveva, consigamos el per-
don de los pecados, buena salud de los
cuerpos, y la gracia y gloria eterna de
nuestras alm as. Por, etc.

Dia 5 .— SAN PRTSCILIANO, Mártir.


La. segunda Misa del Común de un M ártir no
Pontífice, In virtute tua, etc., pág. l x v i i i .

Dia G.— SAN TITO, Obispo y Confesor.


M isa S ta tu it, etc., de Confesor P ontífice, p ag i­
na c x iv , excepto ¡a siguiente
F IE ST A S D E ENERO. 559

Oración. O h D io s , que honraste al


bienaventurado T ito , Obispo y Confesor,
cun todas las virtudes apostólicas; con­
cede por sus méritos é intercesión, que
viviendo piadosa y justam ente en este
siglo, merezcamos llegar á la patria ce­
lestial. Por, etc.
E l E vangelio: E lig ió el Señor otros setenta y
dos, etc.,p á g . cxxv .

Dia 14 .— SAN HILARIO, Obispo, Confesor


y Doctor.
M isa In m edio E cclesia:, etc., del Común de
Doctores, pág. c x x v i i .
Se hace Conmemoracion de San F é lix , P re s b í­
tero y M ártir.

Dia id.— SAN F E L IX , Presbítero y Mártir.


Misa L ícta b itiir, c tc ., del Común de un M ártir
i’o Pontífice., pág. i .t x i i , excepto las siguientes:

Oración. Pedírnoste, Om nipotente


Dios, nos concedas, que el ejemplo de
tus Santos nos m ueva á mejor vida, y
ya que celebram os sus virtudes im ite­
mos sus acciones. P or, etc.
Secreta. R ecibe, Señor, benignamen­
te las hostias que te dedicam os por los
36° K lliS T A S U E E N E R O .

méritos de tu bienaventurado M ártir F é ­


lix, y concédenos por ellos que llegue­
mos al descanso sempiterno. Por, etc.
Posconmnion. Fortalecidos con la
participación de los sagrados misterios,
suplicárnoste, Señor, que seamos ayuda­
dos con las oraciones de tu bienaventu­
rado M ártir F élix, cuya festividad cele­
bramos. Por, etc.

Din id.— SAN PEDRO URSEOLI, Confesor.

Misa O s ju sti, etc., del Común de Abades,


pág. c x l i i , excepto la siguiente

Oración. Oh Dios, que enseñaste al


bienaventurado D uque Pedro, á pospo­
ner el reino terreno al reino ce lestia l; te
rogamos nos concedas por su interce­
sión, despreciar á ejemplo suyo las cosas
terrenas y am ar las eternas. Por, etc.
F IE ST A S DE E N E R O . 36l

Dia 15.—SAN PABLO, primer ermitaño,


Confesor.
Introito. (Salmo 91.) Ju stu s ut palma.
■ ^ I^ tíjlo recerá como la palm a el va-
ff E S I ron justo, y descollará c.ual ce-
f! ^ro Líbano, plantados en la
u /m J ví casa del Señor, en los atrios de
la casa de nuestro Dios.
(Salmo id.) Bueno es tributar a la ­
banzas al Seíior, y salm ear á tu nombre,
¡oh Altísimo!
f. G loria al Padre, etc. F lorecerá
como, etc.
Oracion. Oh Dios, que nos regocijas
con la solemnidad anual de tu bienaven­
turado P ablo Confesor; concede propi­
cio, que im item os las acciones de aquel
cuyo nacim iento al cielo celebram os.
Por, etc.
Conmemomclon de San Mauro Abad.

Oración. Pedírnoste, Señor, que la in­


tercesión de tu bienaventurado Mauro
A bad nos recomiende para contigo, á
fin de que consigamos con su patrocinio
lo que no podemos con nuestros m ereci­
mientos. Por, etc.
L E C C I O N D E LA E P Í S T O L A D R SAN P A B L O A L O S PHI -
LIPENSES. (C. 3, V. 7.)

Hermanos: A quellas cosas que con­


sideraba yo, etc., pág. c x l .
Gradual. (Salmo 9 1 .) Florecerá co­
mo la palm a el varón justo; y cual cedro
del L íbano se m ultiplicará en la casa del
Señor.
jh P ara anunciar por la mañana tu
misericordia, oh Señor, y tu verdad por
la noche.
A leluya, aleluya. (Oseas 14.) E l ju s ­
to brotará como el lirio, y florecerá eter­
namente ante el Señor. A leluya.
Despues de Septuagésima se omite la A lelu ya y
el veno que la sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 1 1 1 .) Bienaventura­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda sil atención la pone en cum plir sus
mandamientos.
Jh Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya, bendita será la ge­
neración de los justos.
y . G loria y riquezas habrá eu su c a ­
sa, y su justicia durará eternamente.
F IE ST A S D E E N E R O . 363

|¿g CONTINU ACION DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SA N M A T E O . (C . II, V. 25.)

En aquel tiempo: E xclam o Jesús d i­


ciendo: Y o te glorifico, Padre mió, etc.,
pág. x c v i i .

Ofertorio. Oh Señor, en tu poder h a ­


llará el justo su alegría, y saltará de
gozo extremado por la salvación que le
has enviado; tú le has cumplido el deseo
de su corazon.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, hos­
tias de alabanza, en conmemoracion de
tus Santos, con cuya intercesión confia­
mos ser libres de los m ales presentes y
futuros. Por, etc.
Conmemoracion de San M auro.

Secreta. Suplicárnoste, oh D ios to­


dopoderoso, que la oblación de nuestra
hum ildad te sea agradable en honra de
tus Santos, y nos purifique tanto en el
cuerpo como en el alm a. Por, etc.
Comunion. (Salmo 63.) S e alegrará
el justo en el Señor y esperará en él, y
se gloriarán todos los rectos de corazon.
Poscomnnion. Alim entados con la co ­
mida y bebida celestial te suplicamos
rendidamente, oh D ios nuestro, que sea­
F IE ST A S D 3 EN E R O.

mos fortificados con las súplicas de aqiiel


en cuya, conmemoración hemos recibido
estos Sacram entos. Por, etc.
Ccnrnemoracion de San Mauro.
Posconranion. Protéjanos, Señor, con
la percepción de tu Sacram ento, la in­
tercesión de tu bienaventurado Mauro
Abad, á fin de que no solo imitemos los
insignes ejem plos de su vida, sino que
experimentemos los efectos de su inter­
cesión. Por, etc.

Dia 16 .— SAN FULGENCIO, Obispo, Con­


fesor y Doctor.
M isa In m edio E c c le s is , etc., del Común de
Doctores, pág. c x x v i:.

Dia id.— SAN MARCELO, Papa y Mártir.


Introito. { E c c l . 4 5 , 30 .) S t a t u i t eu m .

■ el Señor con él un pacto


se n tó
eterno, y dióle el Sacerdocio de
la nación, y le llenó de felicidad
y gloria.
(Salmo 131.) Acuérdate, oh Señor,
de D avid, y de toda su gran manse­
dumbre.
F IE S T A S DE ENERO.

Gloria al Padre, etc. Asentó el


Señor, etc.
Oracion. Rogárnoste, Señor, que oigas
clemente las preces de tu pueblo, á fin
de que seamos ayudados por los méritos
de tu bienaventurado M arcelo, M ártir y
Pontífice, cuyo martirio solemnizamos.
Por, etc.

L a E p ísto la ^ E van g elio de ¡a M isa S a c e rd o ­


tes D ei, etc., del Común de un M ártir Pontífice,
p á g . l x v y siguiente.

Gradual. (Salmo 88.) H allé á D a ­


vid, siervo mió; ungíle con mi óleo sagra­
do; mi mano le protegerá, y fortalecerle
há mi brazo.
N ada podrá adelantar contra él el
enemigo; no podrá ofenderle mas el hijo
de la iniquidad.
Aleluya, aleluya. (Salmo 1 0 9 .) jL T ú
eres Sacerdote sempiterno, según el or­
den de Melchisedech. Aleluya.
Ofertorio. (Salino. 88.) L e acom pa­
ñarán mi verdad y mi clem encia, y en
mi nombre será exaltado su poder.
Secreta. Pedírnoste, oh Señor, reci­
bas favorablemente los dones ofrecidos;
y por los méritos de tu bienaventurado
M ártir y Pontífice M arcelo, concede que
366 F IE ST A S D E ENERO.

vengan en auxilio de nuestra salvación.


Por, etc.
Comunion. Señor, cinco talentos me
entregaste; hé aquí otros cinco mas que
he ganado con ellos. M uy bieü, siervo
bueno y fiel; ya que has sido fiel en lo
poco, yo te confiaré lo mucho; ven á to­
mar parte en el gozo de tu Señor.
Poscoummon. Y a que saciaste, S e ­
ñor, á tu fam ilia con los dones sagrados,
haz, te rogamos, que nos favorezca siem­
pre la intercesión de aquel, cuya solem­
nidad celebramos. Por, etc.

Dia id.— LOS CINCO SANTOS MÁRTIRES


DE MARRUECOS.

Introito. (Salmo 33.) M u lta trilu la ticn es.


u ch a sson las tribulaciones de los
justos, pero de todas los librará
el Señor; de todos los huesos de
ellos tiene el Señor sumo cuida­
do; ni uno solo será quebrantado.
(Salmo id.) A labaré al Señor en todo
tiempo, no cesarán mis labios de pro­
nunciar sus alabanzas.
f. G loria al Padre, etc. M uchas son
las tribulaciones, etc.
FIE ST A S DE ENERO. 367

Oración. O h D ios, que consagraste el


principio de la Orden de los Menores
con el glorioso certám en de tus Santos
M ártires Berardo, Pedro, Acarsio, A d ­
junto y O tón; concédenos á tus siervos,
que imitemos las virtudes de aquellos
con cuyos triunfos nos gloriamos. Por
nuestro, etc.

LECCION DE LA E P Í S T O L A P R I M E R A D E SAN P A B L O

A LOS CO R IN T H IO S. (C . 4, V. Q.)

Hermanos: E stam os sirviendo de es­


pectáculo, etc., del Común de Confesor no
Pontífice , pág. cx x x vn .

Gradual. (Salmo 78.) Venga, Señor,


la sangre de tus Santos, que ha sido der­
ramada.
y. H an arrojado los cadáveres de tus
Santos para pasto de las aves del cielo;
han dado las carnes de tus siervos á las
hestias de la tierra.
A lelu ya, aleluya, f . E sta es la ver­
dadera fraternidad que venció los crím e­
nes del mundo; ha seguido á Cristo, po­
seyendo el ínclito reino celestial. A le ­
luya.
368 F IE ST A S D E E N E R O .

Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­


y as y eí verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que


siembran con lágrim as segarán con a le ­
gría.
Jí. Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas; mas cuando vuelvan, ven ­
drán con gran regocijo trayendo las g a ­
villas de sus mieses.
gg CONTINUACION DEL SANTO EV A N G E L IO SEGUN
SAN M A T E O . ( C . 1 0 , 1' . l 6 . )

Por aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Mirad que yo os envió como
ovejas en medio de lobos. P or tanto, ha­
béis de ser prudentes como serpientes,
y sencillos como palomas. R ecataos, em­
pero, de los tales hombres. Pues os de­
latarán á los tribunales, y os azotarán
en las sinagogas, y por mi causa sereis
conducidos ante los gobernadores y los
reyes, para dar testimonio de mí á ellos
y á las naciones. Si bien cuando os hi­
cieren comparecer, no os dé cuidado el
cómo ó lo que habéis ce hablar, porque
os será dado en aquella misma hora lo
que habéis de decir, puesto que no sois
vosotros quien habla entonces, sino el
Espíritu de vuestro Padre, el cual habla
F IE ST A S DE ENERO.

por vosotros. Rntonr.es un hermano en­


tregará á su hermano á la muerte, y el
padre al' hijo, y los hijos, se levantarán
contra los padres, y los harán morir; y
vosotros vendreis á ser odiados de todos
por causa de mi nombre; pero quien per­
severare hasta el fin, este se salvará.
Ofertorio. {Subid. 3 .) L a s almas de
los justos están en manos de Dios, y no
llegará á ellas el tormento de la muerte
eterna; á los ojos de los insensatos pare­
ció que morían, mas ellas á la verdad
reposan en paz. Aleluya.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, este
sacrificio por la preciosa muerte de tus
Santos; por el cual esperamos nos con­
cedas piadoso tu auxilio en nuestros dias,
y nos dés la gracia de la verdadera de­
voción. Por, etc.
Común ion. {Lucas 12.) A vosotros
que sois mis am igos, os digo yo: N o te­
m áis á los que os persiguen.
Poscouumion. Oh Señor, los dones
celestiales que hemos recibido, nos con­
cedan la vida sempiterna; la cual os pe­
dimos por los gloriosos méritos de tus
bienaventurados Mártires Berardo, P e­
dro, Acarsio, Adjuto y Otón. Por, etc.

TOMO 1.
37° FIE ST A S D E ENERO.

Dia 17.— SAN ANTONIO, Abad, Confesor.

Misa del Común de A bades, pág. c l x i i , con el


E vangelio: E sta d con vuestras ropas ceñidas, etc.,
de la Misa O sju sti, etc., de Confesor no Pontífice,
página c x x x iv .

Dia 18.— LA CÁTEDRA DE SAN TEDRO


en Roma.

Introito. (E ccl. 45 .) Sla tu it ei Dominas.


izo el Señor con él un pacto de
paz y le constituyó Príncipe, ad ­
judicándole para siempre la dig­
nidad Sacerdotal.
(Salmo 131.) Acuérdate de David,
oh Señor, y de toda su gran manse­
dumbre.
y. G loria al Padre, etc. E l Señor
hizo, etc.
Oracion. O h Dios, que al entregar á
tu bienaventurado Pedro Apóstol las lla ­
ves del reino celestial, le diste autori­
dad de ligar y de absolver; concédenos
que con el auxilio de su intercesión, sea­
mos libertados de los vínculos de nues­
tros pecados. Que. vives, etc.
FIE ST A S D E ENERO. 371

Conmemoración de San Pablo Apóstol.

Oración. O h D ios, que instruiste á


los gentiles por medio de la predicación
del bienaventurado Pablo Apóstol; con­
cédenos, te pedimos, que experim ente­
mos para contigo el patrocinio de aquel,
cuya conmemoracion celebramos. Que
vives, etc.
Idem de Santa Prisca, Virgen y M ártir.

Oracion. Suplicárnoste, oh Dios to­


dopoderoso, nos cuncedas á los que reve­
renciamos el nacim iento a l cielo de tu
bienaventurada Virgen y M ártir P ris­
ca, que nos gocemos en su solemnidad
anual, y nos aprovechemos del ejemplo
de tan grande fe. Por, etc.

LECCION D E LA EP ÍS TO L A PRIMERA D E SAN P E D R O


APÓSTOL. (C. I, V. I.)

Pedro, Apóstol de Jesucristo: A los


judíos que viven fuera de su patria, dis­
persos por el Ponto, G alacia, Capado-
cia, A sia y B ithinia, elegidos según la
previsión de Dios Padre para ser santi­
ficados del Espíritu Santo, obedecer á
Jesucristo, y ser rociados con su sangre;
muchos aumentos de gloria y de paz.
372 F IE ST A S D E E N E R O .

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro


Señor Jesucristo, que por su gran m ise­
ricordia nos ha regenerado con una viva
esperanza de vida eterna, mediante la
Resurrección de Jesucristo de entre los
muertos, para alcanzar algún dia una
herencia incorruptible, y que no puede
contaminarse, y que es inm arcesible, re­
servada en los cielos para vosotros, á
quienes la virtud de D ios conserva por
medio de la fé para haceros gozar de la
salud que ha de manifestarse claram en­
te en los últim os tiempos. E sto es lo que
debe trasportaros de gozo, si bien ahora
por un poco de tiem po conviene que
seáis afligidos con varias tentaciones;
para que vuestra fe, probada de esta
manera, y mucho mas acendrada que el
oro (que se acrisola con el fuego) se h a ­
lle digna de alabanza, de gloria y de ho­
nor, en la venida manifiesta de Jesu­
cristo para juzgarnos.
Gradual. (Salmo 106.) E nsalcen su
gloria en la congregación del pueblo,
y alábenle en el consistorio de los an­
cianos.
y. Glorifiquen al Señor por sus m i­
sericordias, y por sus m aravillas á favor
de los hijos de los hombres.
FIESTAS DE ENERO. 373

A leluya, aleluya. (Mateo 16.) f . T ú


eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré
mi Iglesia. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
y a s ^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Mateo 16.) f . T ú eres P e ­


dro, y sobre esta piedra edificaré mi
Iglesia.
j¡r. Y las puertas, 6 poder del infier­
no, no prevalecerán contra ella, y á ti te
daré las llaves del reino de los cielos.
Todo lo que atares sobre la tier­
ra, será también atado en los cielos.
jL Y ludu lo que desatares sobre la
tierra , será ¿am bien desatado en los
cielos.

| ¡5 C O N TIN U A CION DEL SANTO EVANGELIO SEGÜN


SAN MA TE O . (C. l6 , V. 13.)

E n aquel tiempo: Vino Jesús al ter­


ritorio de C esarea de Philippo, y pregun­
tó á sus discípulos: ¿Quién dicen los
hombres que es el H ijo de.l hombre?
Respondieron e llo s: Unos dicen que
Juan Bautista; otros, E lias; otros, en
fin, Jeremías, ó alguno de los Profetas.
D íceles Jesús: Y vosotros, ¿quién decís
que soy yo? T om ando la palabra Simón
374 FIESTAS DE ENERO.

Pedro, dijo: T ú eres el Cristo, el H ijo


de D ios vivo. Y Jesús, respondiendo, le
dijo: Bienaventurado eres Simón, hijo
de Joná, porque no te ha revelado éso
la carne y sangre, sino mi Padre que
está en los cielos. Y yo te digo: Q ue tú
eres Pedro, y que sobre esta piedra ed i­
ficaré mi Iglesia, y el poder del in­
fierno no prevalecerá contra ella. Y á
ti te daré las llaves del reino de los cie­
los. Y todo lo que atares sobre la tierra,
será también atado en los cielos; y todo
lo que desatares sobre la tierra, será
tam bién desatado en los cielos. Credo.
Ofertorio. (Mateo 16.) T ú eres P e ­
dro, y sobre esta piedra, edificaré mi
Iglesia, y las puertas del infierno no pre­
valecerán contra ella, y á ti te daré las
llaves del reino de los cielos.
Sw,rotn. Rogárnoste, oh Señor, que
la oracion del bienaventurado Apóstol
Pedro, recomiende las preces y las hos­
tias de tu Iglesia, á fin de que nos apro­
veche para obtener el perdón, aquello
que celebram os en gloria suya. Por, etc.
Conmtmoraciou de San Pablo.
Secreta. Santifica, Señor, los dones
de tu pueblo por medio de las oraciones
FIESTAS DE ENERO.

de tu Apóstol Pablo, para que lo que te


es grato como institución tuya, te sea
aún mas grato con el patrocinio del su­
plicante.
Idem de Santa Frisca.

Secreta. Pedírnoste, Señor, que esta


hostia que en recuerdo del natalicio de
tus Santos te ofrecemos, rompa los la ­
zos de nuestra iniquidad y nos alcance
los dones de tu misericordia. Por, etc.

P refacio de Apóstoles.

Coiunníon. (Mateo 16.) T ú eres P e ­


dro , y sobre esa piedra edificaré mi
Iglesia.
Poscoiuuiiioii. Alégrenos, Señor, el
don ofrecido; y así como te confesamos
adm irable en tu Apóstol Pedro, así tam ­
bién por este recibamos la liberalidad
de tu misericordia. Por, etc.

Conmetnoración de San Pablo.

Poscoiiuiuiuu. Santificados, Señor,


con el m isterio de salvación, pedírnoste
que no nos falte jam ás la oracion de
aquel, bajo cuyo patrocinio quisiste fué­
semos gobernados.
Idem de Sania Prisca.

Posconmnion. Rogárnoste, Señor, des­


pues de hallarnos satisfechos con los m is­
terios saludables, que seamos ayudados
por las oraciones de aquella, cuya so­
lemnidad celebramos. Por, etc.

Día 19.—SAN CANUTO, Rey y Mártir.


M isa In virtute tua, etc., del Común de un
M ártir 110 Pontífice, pág. l x v i : i , con el Evange­
lio: Si alguno quiere venir en pos de mí, etc., de la
M isa Sacerdotes, etc., del mismo común, página
L xviiij y la siguiente

Oracion. O h Dios, que para ilustrar


á tu Iglesia te dignaste honrar al bien­
aventurado R e y Canuto con la palm a
del martirio y con g lo rio so s, milagros;
concédenos propicio, que así como él fué
im itador de la Pasión del Señ or, así
tam bién nosotros, siguiendo sus pasos,
merezcamos llegar á los goces eternos.
Por, etc.
FIESTAS DE ENERO. 377

Dia id.— SANTOS MARIO, MARTA, AU-


DIFAZ y ABACUM, Mártires.

Introito. (Salmo 67.) J u s ti epulentur.


los justos festines y TR-
e le b r e n
gocijos en la presencia de Dios,
y huélguense con alegría.
(Salmo id.) L evántese Dios,
y sean disipados sus enemigos; y huyan
de su presencia los que le aborrecen.
G loria al Padre, etc. Celebren los
justos, etc.
Oracion. O ye, Señor, á tu pueblo que
te suplica bajo el patrocinio de tus S an ­
tos, á fin de que nos hagas gozar de la
paz de la vida presente y alcanzar el au­
xilio de la eterna. Por, etc.

LECCION D E LA E P Í S T O L A D E SA N P A B L O Á L O S R O ­
MANOS. (C . 10, v. 32.)

Hermanos: T rae d á la memoria, etc.,


de la M isa Salus autem , etc., Común de
Mártires, pág. l x x x v i i .
Gradual. (Sabid. 3.) L a s alm as de
los justos están en la mano de Dios, y
no llegará á ellas el tormento de la muer­
te eterna.
f. A los ojos de los insensatos pare­
378 FI3STAS DE ENERO.

ció que morian; mas ellos, á la verdad


reposan en paz.
A leluya, aleluya. [Salmo 67.) ^ .A d ­
mirable es nuestro Dios en sus Santos.
A lelu ya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
y a s y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. [Salmo 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segarán llenos
de júbilo.
y. Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas.
y. M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

QÜ C O N TIN U A CION D E L SANTO E V A N G EL IO SEGUN


SAN M A T E O . (C. 24, V. 3.)

E n aquel tiempo: Estando sentado


Jpesus en el monte O livar, etc., de la M isa
Salus, etc., pág. l x x x i x .
Ofertorio. [Salmo 123.) N uestra a l­
ma escapó cual pájaro del lazo de los
cazadores; fué roto el lazo, y nosotros
quedamos libres.
Secreta. Mira, Señor, las preces y las
oblaciones de tus fieles, á fin de que te
sean gratas en la festividad de tus S a n ­
FTF.STAS DF. F.NF.RO. 379

tos, y á nosotros nos confieran el auxi­


lio de tu propiciación. Por, etc.
Comunion. (Lucas 12.) A vosotros,
que sois mis amigos, os digo: No tem áis
á aquellos que os persiguen.
Poscomunion. A placado, Señor, con
la intercesión de tus Sanios, pedírnoste
nos concedas, que recibam os la salva­
ción eterna, con lo que celebram os tem­
poralm ente. Por, etc.

Dia id.—SANTOS GUMERSINDO Y SIER­


VO DE DIOS, Mártires.
Misa S alu s auiem justorum , e tc., del Común
de muchos Mártires, pág. l x x x v i i , con las O racio­
nes de la M isa In tret, etc., del mismo Común,
pág. L X X I X .

Dia id .-S A N GENARO, Obispo y Mártir.


M isa S la tu it, e tc ., del Común de un M ártir
Pontífice, pág. L X .

Dia id.—SAN ARCADIO, Mártir.


M isa In virtu te tua, etc., del Común de un
M ártir no Pontífice, pág. l x v i i i , con el Evange^
lio: S i alguno viene A mí, etc., de la primera
M isa de un M ártir Pontífice, pág. l x i i
380 FIRSTAS DF; F.NF.RO.

Dia id.— SANTAS RELIQUIAS DE L A


CATEDRAL DE TOLEDO.
M isa Intret, etc., del Común de muchos M á rti­
res, pág. l x x i x , con la siguiente

Oracion. Rogárnoste, Señor, mires


propicio á nosotros tus siervos, por los
gloriosos méritos de tus Santos, cuyas
reliquias se veneran en esta iglesia, para
que con su piadosa intercesión, seamos
siempre protegidos en todas las adversi­
dades. Por, etc.

Dia 20 .— SANTOS FABIAN y SEBASTIAN,


Mártires.
Introito. [Salmo 78.) Intret in conspectu.
Señor, ante tu acata­
s c ie n d a ,

miento el gemido de los encar­


celados; paga á nuestros veci-
nos con m ales siete veces ma­
yores, y tom a venganza de la sangre de
tus siervos que ha sido derramada.
[Salmo id.) O h D ios, los gentiles han
entrado en tu heredad, han profanado tu
santo templo, y han dejado á Jerusalen
tal como una barraca de hortelano.
FIESTAS DE ENERO. 381

jK G loria al Padre, etc. Ascienda,


Señor, etc.
Oración. Atiende, oh D ios todopode­
roso, á nuestra flaqueza, y pues nos agra­
va el peso de nuestros pecados, protéja­
nos la gloriosa intercesión de tus bien­
aventurados M ártires F abian y Sebas­
tian. Por, etc.

LE CCIO N DE LA EP ÍSTO L A DE SAN PABLO k LO S

HEBREOS. (C . II, V. 33.)

Hermanos: L o s Santos por la fé, etc.,


pág. xciv.
Gradual. (Exodo 15.) Glorioso es el
Señor en sus Santos; adm irable es su
M ajestad, y obrador de prodigios. T u
diestra, Señor, ha demostrado su sobe­
rana fortaleza; tu diestra ha derrotado á
los enemigos.
A leluya, aleluya. (Salmo 144.) T u s
Santos, Señor, te bendecirán, y publica­
rán la gloria de tu reino. A lelu ya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
y a s ^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. {Salmo 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segaran llenos
de júbilo.
382 FIESTAS DE ENERO.

Jf. Cuando iban, esparcían llorando


sus sem illas.
f. M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

® C O N TINU A CION DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN


SAN L U C A S . (C. 6, V. 17.)

E n aquel tiempo: B ajando Jesús del


monte, e t c . , pág. l x x x v .
Ofertorio. (Salmo 31.) Alegraos, oh
justos, y regocijaos en el Señor, y glo­
riaos en él vosotros, todos los rectos de
corazon.
Secreta. Recibe, Señor, benignamen­
te las hostias que te ofrecemos por los
méritos de tus bienaventurados Mártires
Fabian y Sebastian, y concédenos llegar
al descanso sempiterno. Por, etc.
Comunion. (Lucas 6.) M ultitud de
enfermos, y los molestados de espíritus
inmundos venían á él, porque salia de él
una virtud que daba la salud á todos.
Poscomunion. Alim entados con la
participación del don sagrado, pedírnos­
te, Señor D ios nuestro, que por la inter­
cesión de tus Santos M ártires F abian y
Sebastian, experimentemos el efecto de
aquellos cuyo culto celebram os. Por, etc.
FIESTAS DE ENERO. 383

Dia id.— SAN FABIAN, Papa y Mártir.


Misa S tü tu it, e tc ., primera del Común de un
M ártir Pontífice, pág. l x .

Dia id.— SAN SEBASTIAN, Mártir.


Misa ln virtute tua, etc., del Común de un
M ártir nu Pontífice, pág. L xv m , aun el E vange­
lio de la segunda de u n ,Mártir Pontífice: Si alguno
quiere venir, etc., pág. l x v i . También la Misa
Laetabitur justus, etc., segunda de un M ártir no
Pontífice, pág. l x x i i , con ei Evangelio de la prim e­
ra: N o Leneis que p eu sai, ele., y las siguientes
Oraciones.

Secreta. Séate, oh Señor, agradable


nuestra servidumbre, por la intercesión
de tu bienaventurado M ártir Sebastian,
y que los obsequios de estos dones sir­
van de protección á sus devotos. Por
nuestro, etc.
Poscomunion. Alim entados con la
participación del don celestial, te pedi­
mos, oh Señor D ios nuestro, que nos san­
tifiquen estos dones, mediante la súplica
de tu siervo Sebastian. Por, etc.
384 FIESTAS DE ENERO.

Día 21. SANTOS FRUCTUOSO, Obispo,


AUGURIO y EULOGIO, Diáconos y Már­
tires.
Misa Intret, etc., dci Común de muchos M á r­
tires, pág. l x x i x , con la siguiente

Oracion. Oh Dios, que honraste con


la corona del martirio d tus bienaventu­
rados Fructuoso, y á sus Diáconos A u ­
gurio y Eulogio, siendo probados con el
fuego; concede á tus siervos por su inter­
cesión, que encendidos con la llam a del
amor divino, seamos coronados igual­
mente con ellos en el cielo. Por, etc.

Dia id.—SA.NTA INÉS, Virgen y Mártir.


Introito. (Salm o 118 .) Me expectavcrunt.
STU ViERO N los pecadores á la mi-
g P lM ra m* Para perderme; yo, Se-
ñor, me dediqué entonces á estu-
diar tus divinos oráculos; tengo
visto el fin de lo m as perfecto y cum pli­
do; solo tu L e y no tiene ningún término
ni medida.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin mancilla; los que caminan
según la L e y del Señor.
FIESTAS DE ENERO. 3»5

f. G loria al Padre, etc. Estuvieron


los pecadores, etc.
Oración. Ola D ios todopoderoso y
eterno, que eliges lo que es débil en el
mundo, para con ello confundir lo que
es mas fuerte; concede propicio, que los
que reverenciam os la solem nidad de tu
bienaventurada Virgen y M ártir Inés,
experimentemos sil patrocinio para con­
tigo. Por, etc.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.

(E c c l c . 51, I.)

T e glorificaré, oh Señor y R ey, etc.,


de la Misa Loquebar, etc., pág. c x l v u .
Gradual. (Salmo 44.) D erram ada se
ve la gracia en tus labios, por eso te ben­
dijo Dios para siempre.
P or medio de la verdad, de la m i­
sericordia y de la ju sticia, tu diestra te
conducirá á cosas m aravillosas.
A leluya, aleluya. (Mateo 26.) Las
cinco vírgenes prudentes, junto con las
lám paras llevaron aceite en sus vasijas;
mas llegada la media noche se oyó una
voz que gritaba: M irad que viene el es­
poso, salid al encuentro del Señor Jesu­
cristo. A leluya.
3*6 I-'IESTAS DE ENERO.

Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­


y a s con el verso que las sigue, y en si: lugar se
d ice:

Tracto. Ven, espesa de Cristo, recibe


la corona q u e el Señor te preparó para
toda la eternidad, y por cuyo amor has
derram ado Lu sangre.
y. (Salmo 44.) Am aste la justicia
y aborreciste la iniquidad; por eso te un­
gió el Señor, el D ios tuyo, con óleo de
alegría con preferencia á tus com pa­
ñeras.
y. Con esa tu gallardía y hermosura
camina, avanza prósperamente, y reina.

jjji CONTINUACION DEL SA N TO E V A N G E L I O SEGUN


SAN M A TE O . (C. 25, V. I.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Sem ejante es el
reino de los cielos á diez vírgenes, etc.,
p á g . ÜXL1X.
Oíertorío. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al R ey las vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu pre­
sencia serán traidas sus compañeras con
fiestas y regocijos; al templo del R ey su
Señor serán llevadas.
Secreta. Recibe, Señor, propiciam en­
te las hostias que. te ofrecemos, y por la
FIESTAS DE ENERO. 387

intercesión de tu bienaventurada Virgen


y M ártir Inós, líbranos de los vínculos
del pecado. Por, etc.
Comunión. (Maleo 25.) L a s cinco
vírgenes prudentes, junto con las lám pa­
ras llevaron aceite en sus vasijas; mas
llegada la media noche, se oyó una voz
que gritaba: Mirad que viene el esposo;
salid al encuentro del Señor Jesucristo.
Posconmnion. Alim entados con la co ­
mida y bebida celestial, te pedimos hu­
mildemente que seamos defendidos por
las oraciones de aquella, en cuya con­
memoración lo hemos recibido. Por, etc.

Dia id.—Vigilia de SAN VICENTE, Le­


vita y Mártir.

Introito. (Salm o n i.) D ispcrsit, dcdit.


erramó á manos llenas sus bie-
í HÍj w nes entre los pobres; su justicia
1 p e r m a n e c e eternamente; su for-
taleza será exaltada con gloria.
(Salmo id.) Bienaventurado el hom­
bre que teme al Señor, y que toda su
afición la pone en cumplir sus m anda­
mientos.
388 FIESTAS DE ENERO.

f. G loria al Padre, etc. Derram ó á


manos llenas, etc.
Oración. Atiende, Señor, á nuestras
súplicas; y por la intercesión de tu bien­
aventurado M ártir V icente, cuya festi­
vidad celebramos de antemano, concé­
denos benigno tu m isericordia perpétua.
Por, ctc.
Segunda O racion de Santa M aría, tercera por
la Iglesia ó por el Papa, pág. 34.9.

LECC ION D E L LI BRO DE LA SABIDU RIA.


(E ccl., c. 5 1 , V. I.)

T e glorificaré, oh Señor R ey, etc.,


del Común de una Virgen M ártir , pági­
na C X L V II.
Gradual. (Salmo 1 1 1 .) Derram ó á
manos llenas sus bienes entre los pobres;
su ju sticia perm anecerá eternamente.
f. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la g e ­
neración de los justos.

lig CONTINUACION DEL SANTO E VA N G E LI O SEGUN


SAN MATEO. (C. l 6 , V. 2 ¿.)

Por aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Si alguno quiere venir en pos
de mí, etc., como en la Misa Sacerdo­
FIESTAS DE ENERO. 3 89

tes, etc., del Común de un M ártir Pontífi­


ce, pág. l x v i .

Ofertorio. {Job 16.) M i súplica es


pura, para que haga lugar á mi voz en
el cielo, porque allí reside mi juez, y ar­
riba está el que me conoce á fondo; su­
ba, pues, al Señor mi súplica.
Secreta. R ecibidos nuestros dones y
nuestras súplicas, te pedimos, Señor, que
nos purifiques con los misterios celestia­
les, y ro s oigas con clem encia. Por, etc.
Comunion. (Mateo 16.) E l que quie­
ra venir en pos de mí, niegúese á sí mis­
mo, y cargue con su cruz, y sígame.
Poscomunion. H ad, te rogamos, oh
Señor D ios nuestro, que así como en la
conmemoracion de tu bienaventurado
M ártir V icente, nos congratulam os con
un gozo tem poral, así tam bién nos ale­
grem os un dia en el cielo, á la vista de
tu eterna felicidad. Por, etc.
390 FIESTAS DE ENERO.

Dia 22.—SAJí VICENTE, Levita y Már­


tir. y su Octava.
Introito. (Sabid . 10.) Certamen fo rte.
Señor le hizo salir vencedor en
(3 p jjlc la gran lucha, á fin de que co-
nociese que de todas las cosas
la- m as poderosa es la sabiduría;
y bajó con él al hoyo, y ni le desamparó
en las prisiones.
(Salmo 58.) E n ti he depositado mi
fortaleza, pues tú eres, oh Dios, el de­
fensor mió.
f. G loria al Padre, etc. E l Señor le
hizo, etc.
Oracion. Pedírnoste, oh D ios O m ni­
potente, nos concedas la gracia de sufrir
con invencible constancia de espíritu las
cosas adversas de este mundo; tú, que
hiciste que tu bienaventurado Vicente,
L ev ita , ni se aterrase, ni se dejase ven ­
cer por las penas. Por, etc.

LECCION J E L L l b K Ü D E L APOCALIPSIS.
(C. 2t V. I.)

E n aquellos dias: O í una gran voz


como de trompeta, que decia: E sto dice
el que tiene las siete estrellas en su m a­
FIESTAS DE ENERO. 391

no derecha: Conozco tus obras y tus tra ­


bajos, y tu paciencia, y que no puedes
sufrir 6 los malos; y que has padecido
por mi Nom bre, y no desm ayaste. Quien
tiene oidu, escuche lo que el E spíritu
dice: A l que venciere, yo le daré á comer
del árbol de la vida, que está en el p a ­
raíso de mi Dios, un m aná recóndito, y
una piedrecita blanca, y en la piedrecita
esculpido un nombre nuevo, que nadie
le sabe sino aquel que le recibe. A l que
venciere y observare hasta el fin mis
obras ó mandamientos, yo lo daré auto­
ridad sobre las raciones, será vestido de
ropas blancas, y no borraré su nombre
del libro de la vida, y confesaré su nom­
bre delante de mi Padre y delante de los
ángeles, le haré colum na en el templo de
mi D ios, y le haré sentar conmigo en mi
trono, así como yo vencí y me senté con
mi Padre en su trono.
(Jratlmil. (2.:i Timotheo , c. 4.) C om ­
batido hé con valor, he concluido la car­
rera, he guardado la fe, nada me resta
sino aguardar la corona de justicia.
f. (Philip. 1.a) C risto será glorifi­
cado en mi cuerpo, nra sea por mi vida,
ora sea por mi muerte.
A le lu y a , aleluya. ( i.n Corinthios,
392 FIESTAS DE ENERO.

c. 15.) M as cuando este cuerpo mortal


haya sido revestido de inmortalidad, en­
tonces se cumplirá la palabra escrita:
L a muerte ha sido absorbida por una
victoria. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
yas con el verso qv.e las sigue, y en su lugar se
dice :

Tracto. (S a lm o 58.) Cantaré yo tu


poder, Señor, y al am anecer celebraré
con júbilo tu m isericordia.
Porque has sido mi defensa y mi
amparo en el día de mi tribulación.
f. Oh protector mió, á ti te cantaré
Salm os, pues tú, oh D ios, eres mi asilo.

|J| CON TIN U A CION D E L SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. 10, V. 28.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: N ad a tem áis á los que matan
al cuerpo, y no pueden m atar al alma;
tem ed antes al que puede arrojar alma
y cuerpo en el infierno. ¿N o es así que
dos pájaros se venden por un cuarto, y
110 obstante ni uno de ellos caerá en
tierra sin que lo disponga vuestro Padre?
H asta los cabellos de vuestra cabeza e s­
tán todos contados. N o teneis, pues, que
FIESTAS DE ENERO. 393

temer; valéis vosotros mas que muchos


pájaros. E n suma, á todo aquel que me
reconociere y confesare por Mesías delante
de los hombres, yo también le recono­
ceré y declararé por el delante de mi P a ­
dre, que está en los cielos.
Ofertorio. (Apoc. 3.) E l que vencie­
re será vestido de ropas blancas, y con­
fesaré su nombre delante de mi Padre y
delante de sus ángeles.
Secreta. A legres, Señor, te ofrecemos
■el sacrificio diario, con el cual, recordan­
do la celestial victoria de tu bienaventu­
rado V ic e n te , r.o solo predicamos tus
grandezas, sino que nos gozamos de que
adquiriese los gloriosos sufragios. Por
nuestro, etc.
Comunion. (Marcos 8.) E l que per­
diere su vida por mi causa y por el
Evangelio, se salvará.
Posconinnion. F o rtifícan os, Señor,
con. los Sacram entos celestiales, para
que venzam os los halagos de los vicios
con la misma fuerza, con que el bien­
aventurado M ártir V icen te superó la
crueldad de los torm entos por la fe de
tu nombre. Por, etc.
OTRA MISA.

Iutl’OitO. (Salm o 17.) M is it de sumtno.

largóm e el Señor, desde lo alto,


Ia m ano>y me asió, y sacóme de
la inundación de tantas aguas;
libróm e de mis poderosísimos
enemigos, y de cuantos me aborrecían.
(Salmo id.) A ti he de am arte, oh
Señor, que eres toda mi fortaleza; el
Señor es rni firme apoyo, mi asilo y mi
libertador.
f. G loria al Padre, etc. Alargóm e el
Señor, etc.
Oracion. Atiende, Señor, á nuestras
súplicas, para que los que nos reconoce­
mos culpables por nuestra iniquidad,
seamos libertados por la intercesión de
tu bienaventurado M ártir Vicente. Por
nuestro, etc.

LECCION DE LA SEGUN DA EPÍSTO LA DE SAN P A B L O


k LOS C O R IN T IO S. (C. 4, V. 8 .)

H erm anos: N os vemos acosados de


toda suerte de tribulaciones, pero no por
eso perdemos el ánimo; nos hallam os en
grandes apuros, mas no sin recursos; so­
mos perseguidos, mas no abandonados;
FIESTAS DE ENERO. 395

abatidos, pero no enteram ente perdidos;


traemos siempre representada en nues­
tro cuerpo por todas partes la m ortifica­
ción de Jesús, á fin de que la vida de
Jesús se manifieste también en nuestros
cuerpos. Porque r.osotros, bien qué v iv i­
mos, somos continuam ente entregados
en manos de la muerte por amor de Je­
sús, para que la vida de Jesús se m ani­
fieste asimismo en nuestra carne mortal.
A sí es que la muerte imprime en nos­
otros sus efectos, mas en vosotros res­
plandece la vida de Jesucristo Señor
nuestro.
Gradual. (Exodo 15.) Glorioso es el
Señor en sus Santos, adm irable en su
M ajestad y obrador de prodigios.
Jr. T u diestra, Señor, ha demostrado
su soberana fortaleza; tu diestra, oh S e ­
ñor, la que ha herido al enemigo de tu
pueblo.
A leluya, aleluya, f . P usiste, Señor,
sobre su cabeza una corona de piedras
preciosas. A leluya.

Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­


yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. T ú , Señor, concediste al ju s ­


to el deseo de su corazon, y no has frus­
39 6 FIESTAS DE ENERO.

trado los ruegos que formaron sus la ­


bios.
f. Antes te has anticipado á él con
bendiciones amorosas.
j!. Pusiste sobre su cabeza una co­
rona de piedras preciosas.

>0 C O N T I N U A C I O N DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN

SA N M A T E O . (C . l6 , V. 24.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Si alguno quiere venir en pos
de mí, etc., de la M isa Sacerdotes D ei,
pág. l x v t . C red o .....
Ofertorio. (Sab. 10.) Enriquecióle
en medio de las fatigas, y recompensó
abundantemente sus trabajos, y le pro­
curó una gloria eterna.
Secreta. T e rogamos, Señor, que h a ­
biendo acogido favorablemente nuestras
ofrendas y plegarias, nos purifiques con
los celestiales misterios y nos escuches
con clem encia. Por, etc.
Comimiou. E l que quiera venir en pos
de mí, niéguese á sí m ism o, tome su
cruz, y sígame.
Posconmnion. Rogárnoste, oh Dios
omnipotente, qu^ los que hemos reci­
bido los alimentos celestiales, seamos
FIESTAS DE ENERO. 397

defendidos por ellos contra toda adver­


sidad, intercediendo tu bienaventurado
M ártir Vicente. Por, etc.

Dia id.—SAN ANASTASIO, 3Iaírtir.

M isa In virtu te, etc., del Común de un M ártir


no Pontífice, pág. l x v i i i , con las siguientes:

Oración. Atiende, oh Señor, á nues­


tras súplicas, á fin de que los que nos
reconocemos reos de nuestra iniquidad,
seamos libres por la intercesión de tu
bienaventurado M ártir Anastasio. Por
nuestro, etc.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, los do­
nes de nuestra devocion, los que pedi­
mos te sean gratos en honor de tus San­
tos, y saludables para nosotros por tu
m isericordia. Por, etc.
Poscoiunnion. Pedírnoste, oh D ios to­
dopoderoso, que los que liemos recibido
el alim ento celestial, seamos por él de­
fendidos de todo m al, por la intercesión
de tu bienaventurado M ártir Anastasio.
Por, etc.
39 8 FIESTAS DE ENERO.

Dia 23.—Fiesta y Octava de SAN ILDE­


FONSO, Arzobispo y Patrón de Toledo.

Introito. (E ccl. ii.) Bencdlctio D ei.


a bendición de Dios se apresura
á recom pensar al j usto; alzale de
su abatim iento y le hace levan­
tar su cabeza, de lo cual que­
dan muchos m aravillados y glorifican á
Dios.
(Salmo 9.) A ti, oh Señor, tributaré
gracias con todo mi corazon; contaré to ­
das tus m aravillas.
y. G loria al Padre, etc. L a bendi­
ción de D ios, etc.
Oracion. Oh D ios que por medio de
la gloriosísim a M adre de tu H ijo hon­
raste á tu bienaventurado Confesor y
Pontífice Ildefonso, con un don enviado
de los tesoros celestiales; concédenos
propicio, que por sus méritos é interce­
sión adquiramos los dones eternos. Por
r.uestro, etc.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.


{Eccl. 50, V. I.)

H é aquí un gran Sacerdote que du­


rante su vida levantó de nuevo la casa
FIESTAS DE ENERO. 399

del Señor, y en sus tiempos fué el res­


taurador del tem plo. E ste cuidó bien de
su pueblo y le libró de la perdición. C o ­
mo lucero de la mañana entre tinieblas,
y como resplandece la luna en tiempo
de su plenitud, y como el sol refulgente,
así brilló él en el templo de Dios. Como
el arco Iris que resplandece en las tras­
parentes nubes, y como la flor de la rosa
en tiem po de prim avera, y como las azu ­
cenas junto á la corriente de las aguas,
y como el árbol del incier.so que despide
fragancia en tiempo del estío; como lu­
ciente llam a y como incienso encendido
en el fuego; como un vaso de oro m aci­
zo guarnecido de toda suerte de piedras
preciosas; como el olivo que retoña, y
como el ciprés que descuella por su a l­
tura, tal parecia el Pontífice Ildefonso
cuando se ponia el manto glorioso, y se
revestía de todos los ornamentos de su
dignidad. Cuando subia al altar santo
hacia honor á las vestiduras sagradas.
E xten día la mano para haccr la libación
y derram aba el vino de la uva, espar­
ciéndole al pie del altar en olor suavísi­
mo al Altísim o Príncipe. Entonces todo
el pueblo á una, se postraba de repente
sobre su rostro en tierra para adorar al
400 FIESTAS DE F.NFRO.

Señor D ios suyo, y ofrecer sus plegarias


al Altísim o D ios Omnipotente. E n to n ­
ces el Sumo Sacerdote, bajando del a l­
tar, extendía sus manos hácia toda la
congregación de los hijos de Israel, para
dar gracias á Dios con sus labios, y ce­
lebrar su santo Nombre. Bienaventura­
do el que practica estos buenos consejos
y los estampa en su corazon. E ste tal
será siempre salvo. Porque obrando así
será bueno para todo, pues la luz de
D ios guiará sus pasos.
Gradual. (Eccl. 14.) B ienaventura­
do el hombre que es constante en la sa ­
biduría y ejerce la misericordia, y consi­
dera en sil mente á D ios que ve todas
las cosas.
f. Que va estudiando en su corazon
los caminos de la sabiduría, y entiende
sus arcanos, pisando siempre sus huellas.
A leluya, aleluya, Jr. E l que guar­
dare y enseñare los m andamientos del
Señor, ese será tenido por grande en el
reino de los cielos. A leluya.
D espues de Sep tuag ésim a se om iten las A le lu ­
yas con el verso que las sign e, y en su lu g a r se dice:

Tracto. (Eccl. 45.) E l Señcr le es­


cogió para que le ofreciese los sacrifi­
TIESTAS DE ENERO. 401

cios, y el incienso y olor suave, á fin de


que haciendo con eso memoi'ia de su
pueblo, se le mostrase propicio.
(E ccl . 35.) Acepto es el sacrifi­
cio del justo, y no se olvidará de él el
Señor.
(Salmo 11S.) H e observado tus
mandamientos y sagrados testimonios,
porque sabia que todas mis acciones es­
tán presentes á tus ojos.

© CONTINUACION D ^ L SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. 5, V. 13.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Vosotros sois la sal de la tier­
ra, etc., como en la Misa del Común de
Doctores, pág. cxxix.
Credo p o r toda la O ctava.
9

Ofertorio. (Eccl. 35.) L a oblacion


del justo es como víctim a escogida que
engrasa el altar, y es un olor suave en
a presencia del Altísim o.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que te
ofrezcamoá el sacrificio de alabanza re­
vestidos con la estola de la pureza, como
en otro tiempo le ofrecía el bienaventu­
rado Ildefonso, revestido con la vestidu­
ra celestial. Por, etc.
TOM O !.
402 FIESTAS DE ENEKO.

Común ion. (Eccl. 35.) Sacrificio de


salud es el guardar los mandamientos, y
alejarse de toda iniquidad.
Poscomuuion. Satisfechos con la par­
ticipación del sagrado Cuerpo y precio­
sa Sangre, te rogamos, oh Señor Dios
nuestro, que lo que hacemos con piado­
sa devocion, intercediendo tu bienaven­
turado Confesor y Pontífice Ildefonso, lo
comprendamos con redención cierta. Por
el mismo, etc.

Dia id.— SAN RAIMUNDO DE PEXAFORT,


Confesor.
M isa O s justi, etc., del Com ún de Confesor '¡o
P on tífice, p á g . c;:xx[[, y la siguiente

Oración. Oh D ios, que elegiste al


bienaventurado Raimundo para que fue­
se ministro insigne del Sacramento de la
Penitencia, y le sacaste á salvo de un mo­
do maravilloso de los peligros del mar;
concédenos, que merezcamos por su in­
tercesión hacer frutos dignos de peniten­
cia, y llegar felizmente al puerto de la
eterna salvación. Por, etc.
FIESTAS DE ENERO. 403

Din id.— SANTA EME11ENCIANA, Vírgeu


y Mártir.
M isa M e expectavem nt, etc., del Com ún de
una V irg en y M á rtir, p á g . c l i .

Dia 24 . — DESCENSION DE L A BIEN­


AVENTURADA VIRGEN M ARIA.
M isa votiva de Sa n ta María., V u l ta m tuum, etc.,
¿ la fiel tiem po it se traslada la f a t i l i d a d , p a g i­
na X L V I .

C r e d o ......
Prefacio de la V irgen, en la D cscensio’i .

Dia id — SAN TIMOTEO. Obispo y Mártir.

M isa Statuit, etc., del Com ún de un M ártir


P o n tífice, p á g . l x , excepto la siguiente

LECCION D 2 LA EPÍSTOLA PRIMERA DE SAN PABLO


A T IM OT EO. (C. 6. V . I I . )

Carísim o: Sigue en todo la justicia,


la piedad, !a fe, la caridad, la paciencia,
la mansedumbre. Pelea valerosamente
por la fe, y victorioso asegura bien la
vida eterna, para la cual fuiste llamado
404 FIESTAS DE ENERO.

y diste un buen testimonio, confesando


la fe delante de muchos testigos. Y o te
ordeno en presencia de D ios, que vivifi­
ca todas las cosas, y de Jesucristo, que
ante Poncio Pilato dió testimonio con­
fesando generosarr.erte la verdad, que
guardes lo mandado conservándote sin
mancha, sin ofension, hasta la venida de
nuestro Señor Jesucristo; venida que
hará manifiesta á su tiem po el bienaven­
turado y solo poderoso R ey de los R e­
yes y Señor de los Señores; el solo que
es inmortal por esencia, y que habita en
una luz inaccesible, á quien ninguno de
los hombres ha visto, ni tampoco puede
ver, cuyo es el honor y el imperio sem­
piterno. Así sea.

Dia id .-S A N KXUPERANCIO, Obispo y


Confesor.
Introito. (S n lm o 88.) In v cu i D a v id .
á D avid, siervo mió; ungíle
O SnTs con óleo sagrado; mi mano
j le protegerá, y fortalecerle há
mi brazo.
(Salmo id.) Cantando me estaré eter­
namente las misericordias del Señor.
FIESTAS DE ENERO. 4°5

f. G loria al Padre, etc. H allé á D a ­


vid , etc.
Oración. Oh D ios, que condujiste á
la gloria celestial á tu bienaventurado
Confesor y Pontífice Exuperancio, favo ­
recido con los dones de tu gracia; ped í­
rnoste nos concedas, que defendidos por
su patrocinio^ merezcam os conseguir la
recompensa eterna. Por, etc.

-LECCION DE LA S EG U N D A EP ÍST O LA DE SAN PED RO


APÓST OL. [C. I , V. 2 . )

Herm anos: L a gracia y paz crezca


mas y mas en vosotros, por el conoci­
miento de Dios y de nuestro Señor Je­
sucristo, así como todos los dones que
nos ha dado su poder divino, correspon­
dientes á la vida y á la piedad cristiana,
se nos han com unicado por el conoci­
miento de aquel que nos llamó por su
gloria y por su virtud, por quien nos ha
dado D ios las grandes y preciosas gra­
cias que habia prometido, para haceros
partícipes por medio de estas mismas
gracias de la naturaleza divina, huyendo
la corrupción de la concupiscencia que
hay en el mundo. Vosotros, pues, habéis
de poner todo vuestro estudio y cuidado,
en juntar con vuestra fe la fortaleza, con
406 FIESTAS DE ENERO.

la fortaleza la ciencia, con la ciencia la


tem planza, con la tem planza la pacien­
cia, con la paciencia la piedad, con la
piedad el am or fraternal, y con el am or
fraternal la caridad. Porque si estas vir­
tudes se hallan en vosotros y van cre­
ciendo mas y mas, no quedará estéril y
sin fruto el conocimiento .que tencis de
nuestro Señor Jesucristo.
Gradual. (Salmo 118.) Confundidos
sean los soberbios por los inicuos aten­
tados que han cometido contra mí; entre
tanto yo meditaré tus mandamientos.
f. H e recorrido el camino de tus
mandamientos, cuando diste ensanche á
mi corazon.
A lelu ya, aleluya, (Salmo n i . )
Derramó á manos llenas sus bienes en­
tre los pobres, su justicia perm anece
eternamente. A lelu ya.

© CON TINUACION DE L SANTO EVA NGE LI O S2GUN


SAN JUAN. (C . 1 5 , V. 8 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Mi Padre queda glorificado,
en que vosotros lleveis mucho fruto, y
seáis verdaderos discípulos míos. Al mo­
do que mi Padre me amó, así os he am a­
do yo. Perseverad en mi amor. Si obser-
FIESTAS DE ENERO. 407

váreis mis preceptos, perseverareis en


mi amor, así como yo también he guar­
dado los preceptos de mi Padre, y per­
severo en su amor. E stas cosas os he d i­
cho, á fin de que observándolas fielmen­
te os gocéis con el gozo mió, y que vues­
tro gozo sea completo. E l precepto mió
es, que os am éis unos á otros, como yo
os he amado á vosotros. Que nadie tie ­
ne amor mas grande, que el que da su
vida por sus amigos. Vosotros sois mis
amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Y a no os llamaré siervos, pues el siervo
no es sabedor de lo que hace su amo.
M as á vosotros os he llam ado amigos,
porque os he hecho y haré saber cuan­
tas cosas oí de mi Padre. N o me elegis­
teis vosotros á mí, sino que yo soy el
que os he elegido á vosotros, y destinado
para que vayais por todo el mundo y ha-
gais fruto, y vuestro fruto sea duradero,
á fin de que cualquiera cosa que pidié-
í'RÍs al Padre en mi nombre, os la con­
ceda.
Ofertorio. (Salmo 109.) Juró el S e ­
ñor, y no se arrepentirá; tú eres Sacer­
dote sempiterno según el orden de M el-
chisedech.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, esta
M li b T A S :nc ÜMKKU.

hostia de propiciación, suplicándote hu­


mildemente, que por la intercesión de
tu bienaventurado Confesor y Pontífice
Exuperancio, seamos siempre protegi­
dos contra toda adversidad. Por, etc.
Coiimiiiun. (Juan 15.) Perseverad
en mi amor; al modo que mi Padre me
amó, así os he am ado yo.
Poscoinunion. Alim entados con los
saludables misterios, haz, Señor, te ro­
gamos, que saquemos ventajas del ejem ­
plo de tu bienaventurado Confesor y
Pontífice Exuperancio, cuyas virtudes
admiramos, y concédenos tu paz d uran ­
te nuestra vida. Por, etc.

Dia 25 . —CONVERSION DE SAN PABLO,


Apóstol.
Introito. ( 2." Tim. i.) Se io cni crcdiíl!.
pejxz-if ien sé de quién me he fiada, y
; estoy cierto de que es poderoso
para conservar mi depósito has-
ta aquel di?, último, el justo juez.
(Salmo 138.) Oh Señor, tú has he­
cho prueba de mí, y me tienes bien co ­
nocido; tú sabes cuanto hago, ora esté
quieto, ora andando.
FIESTAS DE ENE1Í0.

Jr. G loria al Padre, etc. Bien sé, etc.


Oración. Oh Dios, que instruiste á los
gentiles con la predicación del bienaven­
turado Apóstol Pablo; concédenos te pe­
dimos, que los que recordamos hoy su
conversión, merezcamos llegar á ti si­
guiendo su ejem plo. Por, etc.
Su hace conm cm oracien de S a n Pudro A p ó sto l.
Oraciones, las del dia de la Cátedra de S a n Pedro.
18 de Enero, p á g . 370.

LECCION D~. LOS HE CHOS DE LOS APÓSTOLES.


(C. 9, v. 1.)

En aquellos dias: Saulo, que todavía


no respiraba sino am enazas y muerte
contra los discípulos del Señor, se p re­
sentó al Principe de los Sacerdotes, y le
pidió cartas para Dam asco dirigidas á
las Sinagogas, para traer presos á Jeru­
salen á cuantos hombres y mujeres ha­
llase ce esta profesión. Cam inando, pues,
á Dam asco, ya se acercaba á la ciudad,
cuando de repente le cercó de resplandor
una luz del cielo. Y cayendo en tierra
asombrado, oyó una voz que le decía:
Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues1 Y
él respondió: ¿Quién eres tú , Señor? Yo
soy Jesús, á quien tú persigues; dura
cosa es para ti el dar coces contra el
410 FIESTAS DE ENERO.

aguijón. E l entonces tem blando y des­


pavorido, 'dijo: Señor, ¿qué quereis que
haga? Y el Señor le respondió: L ev án ta ­
te, y entra en la ciudad, donde te diré lo
que debes hacer. L o s que venían acom ­
pañándole estaban asom brados, oyendo
sí, sonido de voz, pero sin ver á nadie.
Levantóse Saulo de la tierra, y aunque
tenia abiertos los ojos nada veia. P or lo
cual, llevándole de la mano, le metieron
en Dam asco. Aquí se mantuvo tres dias
privado de la vista, y sin com er ni beber.
E staba á la sazón en D am asco un discí­
pulo llamado Ananías, al cual dijo el
Señor en una visión: ¿Ananías? Y el res­
pondió: Aquí me teneis, Señor. L e v á n ­
tate, le dijo el Señor, ve á la calle lla­
m ada R ecta, y busca en casa de Judas
á un hombre de T a rso llam ado Saulo,
que ahora está en oracion. (Y en este
mismo tiempo veia Saulo en una visión,
á un hombre llamado Ananías, que en­
traba y le imponia las manos para que
recobrase la vista.) Respondióle, em pe­
ro, Ananías: Señor, he oido dccir á m u­
chos que este hombre ha hecho grandes
daños á tus Santos en Jerusalen; y aun
aquí está con poderes de los Príncipes
de los Sacerdotes para prender á todos
FIESTAS DE ENERO. 411

los que invoquen tu nombre. V e á encon­


trarle, le dijo el Señor, que ese mismo
es ya un instrumento elegido por mí para
llevar mi nombre y anunciarle delante
de todas las naciones, y de los R eyes, y
de los liijus de Israel. Y yo le liaré ver
cuántos trabajos tendrá que padecer por
mi nombre. M archó, pues, Ananías, y
entró en la casa, é imponiéndole las m a­
nos, le dijo: Sanio, hermano mío, el S e­
ñor Jesús, que te se apareció en el ca ­
mino que traías, me ha enviado para
que recobres la vista, y quedes lleno del
E spíritu Santo. A l momento cayeron de
sus ojos unas como escam as y recohró
la vista, y levantándose fué bautizado.
Y habiendo tomado despues alimento,
recobró sus fuerzas. E stuvo algunos dias
con los discípulos que habitaban en D a ­
masco, Y desde luego empezó á predicar
en las Sinagogas á jesús, afirmando que
este era el H ijo de Dios. Todos los que
le oian, estaban pasm ados, y decían:
¿Pues no es éste aquel mismo que con
tanto furor perseguía en Jerusalen á los
que invocaban este nombre, y que vino
acá de propósito para conducirlos pre­
sos á los Príncipes de los Sacerdotes?
Saulo, empero, cobraba cada dia nuevo
412 FIESTAS DE ENERO.

vigor y esfuerzo, y confundía á los judíos


que habitaban en Dam asco, demostrán­
doles que Jesús era el Cristo.
Gradual. (G alat . 2.) E l que dió efi­
cacia á Pedro para el apostolado entre
los circuncisos, me lo dió también á mí
para entre los gentiles, y conocieron la
gracia de Dios que me habí?, sido darla.
Y no fué en vano la gracia de D
en mí, pues siempre permanece.
A leluya, aleluya, ’f . Pablo, insigne
Santo, vaso de elección, muy digno de
ser glorificado, pues mereció poseer el
trono duodécimo. Aleluya.
Desunes de Septuagésim a se omiten las A le lu ­
yas y el verso que ias sigue, y en su lu g a r se dice:

Tracto. T ú eres vaso de elección, oh


Santo Apóstol Pablo, y muy digno de ser
glorificado.
Predicador de la verdad, y D o c­
tor de las gentes en la fe y en la verdad.
Por tu medio todas las naciones
conocieron la gracia de Dios.
jt. Intercede por nosotros con Dios,
que te eligió.
FIESTAS DE ENERO.

gg CONTINUACION DE L SANTO EVA NGE LI O SEGUN


SAN MATEO. (C. ig, 1'. 27.)

E n aquel tiempo: D ijo Pedro á Je­


sús: B ien ves, etc., como en la Misa de
Abades, pág. c x l v .

C r ed o __

Ofertorio. {Salmo 138.) Mas yo veo,


D ios mió, que tú has honrado sobrema­
nera á tus amigos; su imperio ha lleg a ­
do á ser sumamente poderoso.
Secreta. Santifica, Señor, por la sú­
plica de tu Apóstol Pablo los dones de
tu pueblo, á fin de que lo que te es gra­
to por tu institución, lo sea aún mas por
el patrocinio del suplicante. Por, etc.
Conmemoración de San Pedro, página citada.
Comunion. (Matee 19.) E n verdad
os digo: Ouc vosotros que habeis aban­
donado todas las cosas y que me habeis
seguido, recibiréis cien veces mas y po-
seereis la vida eterna.
Poscoimuúnn. Suplicárnoste, Señor,
que santificados con ei misterio de sal­
vación, no nos falte jam ás la oracion de.
aquel, bajo cuyo patrocinio quisiste fué­
semos gobernados. Por, etc.
Conm cm oracion de Sa n P ed ro , pág. 370.
4 i4 FIESTAS DE ENERO.

Din 20 — SAN POLICARPO. Obispo y


Mártir.
M isa Sacerdotes Dci, ctc., cicl Ccintm de un
M á rtir P o n tífice , p ág . i . x i v , cotí el E va n g elio de l a
segunda de un M á rtir no P o n tífice, p á g . l x x i v , y
la siguien te

LE CCION DZ LA TR IME RA EPÍSTOLA D E 6AN JUAN.


(C. 3, V. IO.)

Carísimos: T odo aquel que no prac­


tica la justicia no es hijo de Dios, y así
tam poco lo es el que no am a á su her­
mano; en verdad que esta es la doctrina
que aprendisteis ¿esde el principio: Que
os améis unos á otros. N o r.omo Cain, el
cu al era hijo del espíritu maligno, y m a­
tó á su hermano. ¿Y por qué le mató?
Porque sus obras eran malignas y las de
su hermano justas. N o estrañeis, herma­
nos, si os aborrece el mundo. Nosotros
conocemos haber sido trasladados de
muerte á vida, en que amamos á los her­
manos. E l que no los ama queda en la
muerte; cualquiera que tiene ódio á su
hermano, es homicida. Y y a sabéis que
en ningún homicida tiene morada la vida
eterna. E n esto hemos conocido la cari­
dad de Dios, en que dió el Señor su vida
FIESTAS DE ENERO. 415

por nosotros, y así nosotros debemos e s­


tar prontos á dar la vida por la salvación
de nuestros hermanos.

Dia id .-S A N T A PAULA. Vitula.

M isa Cognovi, etc., del Común de V iu d a s, p á ­


gin a ci.xxi, y la siguiente

Oración. Oh Dios, que quisiste que


tu bienaventurada Paula, despues de
despreciar las delicias del mundo y so­
bresalir en insignes v irtu d e s, naciese
para el cielo en el sitio mismo en que
tu Unigénito nació para el mundo; con­
cede propicio, que despreciando á su
ejem plo todas las cosas terrenas, m erez­
camos conseguir las eternas. Por, etc.

Dia 27 .—SAX JUAN CRISÓST 03I0 , Obis­


po, Confesor y Doctor.
M isa In medio Ecclesiac, etc , del Coinuii de
D octores, p iig. c x w i l , e.U (ptü lo que ¿ig:u:

Oración. Suplicárnoste, Señor, que


la gracia celestial engrandezca á tu Igle­
sia santa, la cuai quisiste ilustrar con
los gloriosos méritos y con la ciencia de
416 FIESTAS DE ENERO.

tu bienaventurado Juan Crisóstomo. P o r


nuestro, etc.
Gradual. (Eccl. 44.) H é aquí el gran
Sacerdote que agradó á Dios en los dias
de su vida.
Jf. No tiene semejante en la obser­
vancia de la ley del Altísim o.
A lelu ya, aleluya. jL (Salmo 1.)
Bienaventurado aquel hombre que sufre
con paciencia la tentación, poique des­
pues que fuere así probado, recibirá la
corona de la vida. Aleluya.
D espues de Septuagésim a se omiten las A le l u ­
yas y el verso que las s ig u e ,} ’ en su lu g a r se dice:
T r acto , del m ism o Com ún.

T)ia id.— SANTOS JULIANO y DATIVO,


y Compañero* Mártires.
M isa Intret in conspectu tuo, etc., del Coumn
dt m uchos M ártires, pág. l x x i x , con las Oraciones
de la M isa Salus autem, etc., del inism c C om ún,
p ág . L X X X V I I .

Dia ¡<1.- S A N VITAL!ANO. Papa y Con­


fesor.
M isa Statuit, etc., del Com uu de Confesor P o n ­
tífice. pág . ex ív.
FIESTAS DK liNEIÍO. 4 17

Dia 28 .— SAN JULIAN, Obispo de Cuenca.


Confesor, y sn Octava.

Introito. (E ccl. $o.) S ta b ilita situt.


us riquezas están aseguradas en
el Señor, y toda la Iglesia de los
Santos cantará sus larguezas.
V^r 4 ¿i (Salino 40.) Bienaventurado
aquel que piensa en el necesitado y en
el pobre; el Señor le librará en el dia
aciago.
y. G loria al Padre, etc. Sus riqu e­
zas, etc.
Oración. E xcita, Señor, en tu pueblo,
te pedimos, el espíritu de caridad, con
que te dignaste llenar á tu bienaventu­
rado Confesor y Pontífice Julián, y con­
cédenos que marchemos hácia ti siguien­
do el ejemplo de aquel, cuya festividad
celebramos. Por, etc.
L liJC lO N DE LOS HECHOS DZ LOS APÓSTOLES.

(C . 20. í ’. 1 7 .)

En aquellos dias: D esde M ileto en­


vió Pablo á Efeso á llam ar á los ancia­
nos de la Iglesia. Venidos que fueron,
y estando todos juntos, les dijo: Velad
sobre vosotros y sobre toda la grey, en
TUMO I. -7
4 18 FIESTAS DE ENERO.

la cual el Espíritu Santo os ha institui


do Obispos, para gobernar la Iglesia de
D ios, que ha ganado él con su propia
Sangre. Os encomiendo á Dios y á la
palabra de su gracia, á aquel que puede
acabar el edificio de vuestra salud, y ha­
ceros participar de su herencia con todos
los Santos. Y o no he codiciado ni recibi­
do de nadie plata, ni oro, ni vestido, co ­
mo vosotros mismos lo sabéis; porque
cuanto ha sido necesario para mí y para
mis compañeros, todo me lo han sumi­
nistrado estas manos con su trabajo. Y o
os he hecho ver en toda mi conducta,
que trabajando de esta suerte, es como
se debe sobrellevar á. los flacos, y tener
presentes las palabras del Señor Jesús,
cuando dijo: M ucha m ayor dicha es el
dar que recibir.
Gradual. (Salmo m . ) Derram ó á
manos llenas sus bienes entre los pobres;
su justicia permanecerá eternamente.
?r. Poderosa será sobre la tierra ¡a
descendencia suya; bendita será la ge­
neración de los justos.
A leluya, aleluya. (Eccl. 29.) D epo­
sita tu limosna en el seno del pobre, y
ella te librará de todo m al. A leluya.
FIESTAS DE ENERO. 419

D espues de Septuagésim a se omiten las Alelu ­


y a s y el verso que las sigue, y en su lugar se d ic e :

Tracto. (Tob . 4.) H az limosna de


aquello que tengas, y no vuelvas tu es­
p ald a á ningún pobre.
J¡. Si tuvieras mucho, da con abun­
dancia; si poco, procura dar de buena
gana aun de esto poco que tuvieres; pues
con esto te atesoras una gran recompen­
sa para el dia del apuro.
y. Por cuanto la limosna libra de
todo pecado y de la muerte eterna, y no
deja caer el alm a en las tinieblas del in­
fierno.

Q5 CONTINU AC ION DEL SANTO E V A N GE LI O SEGUN

SAN MATEO. (C . 6 , V. ig .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: No queráis amontonar teso­
ros para vosotros en la tierra, donde el
orin y la polilla les consumen, y donde
los ladrones los desentierran y roban.
Atesorad mas bien para vosotros tesoros
en el cielo, donde no hay orin, ni polilla
que los consuma, ni tampoco ladrones
qce los desentierren y roben. Porque
donde está tu tesoro, allí está también
tu corazon. Antorcha de tu cuerpo son
¿20 FIESTAS DE ENERO.

tus ojos. Si tu ojo fuere sencillo, todo tu


cuerpo estará iluminado. M as si tienes
malicioso tu ojo, todo tu cuerpo será os­
curecido. Que si lo que debe ser en ti
luz, es tinieblas, las mismas tinieblas,
¿cuán grandes serán ? Ninguno puede
servir á dos señores; porque ó tendrá
aversión al uno y amor al otro, ó si se
sujeta al primero , mirará con desden
al segundo. No podéis servir á Dios y á
las riquezas. E n razón de esto us digo:
No os acongojéis por el cuidado de ha­
llar qué comer para sustentar vuestra
vida, ó de dónde sacareis vestidos para
cubrir vuestro cuerpo. Qué ¿n óvale mas
el alma que el alimento, y el cuerpo que
el vestido? Mirad las aves del cielo, có ­
mo no siembran, ni siegan, ni tienen gra­
neros, y vuestro Padre celestial las a li­
menta. ¿Pues no vnleis vosotros mucho
mas sin comparación que ellas? Y ¿quién
de vosotros á fuerza de discurso puede
añadir un codo á su estatura? Y acerca
del vestido, ¿á qué propósito inquieta­
ros? Cuntem plad los lirios del cam po,
cómo crecen y florecen; ellos no labran,
ni tampoco hilan. Sin embargo, yo os
digo: Que ni Salomon en medio de toda
su gloria, se vistió con tanto primor co­
FIESTAS DE ENERO. 42I

mo uuo de eslos lirios. Pues si una yer­


ba del campo, que hoy florece y mañana
se echa al horno, Dios así la viste, ¿cuán­
to m as á vosotros, hombres de poca fe?
Así que no vayais diciendo acongojados:
¿dónde hallaremos qué comer y beber?
¿dónde hallaremos con qué vestirnos?
como hacen los paganos, los cuales an­
dan ansiosos tras todas estas cosas, que
bien sabe vuestro Padre la necesidad
que de ellas teneis. Así qué, buscad pri­
mero el reino de Dios y su justicia, y to­
das las demás cosas se os darán por aña­
didura.
Ofertorio. (Eccl. 23.) P011 tu tesoro
en los preceptos del Altísim o, y te pro­
ducirán mas que el oro.
Secreta. Inmolamos, Señor, esta hos­
tia en ia solemnidad de tu Santo Confe­
sor Julián, suplicando humildemente que
lo que no podemos obtener por nuestros
merecimientos, se nos conceda por la
intercesión de aquel que supo com pla­
certe. Por, etc.
Comuniou. (Lucas 12.) H aceos unas
bolsas que no se echen á perder, un te­
soro en el cielo que jam ás se agota, á
donde no llegan los ladrones, ni roe la
polilla.
FIESTAS DE ENERO.

Poscomunion. Fortalecidos con los


Sacram entos celestiales, te suplicam os,
Señor, rendidamente, que los que cele­
bramos la solemnidad de tu bienaventu­
rado Confesor y Pontífice Julián, reci­
bamos por él el perdón de nuestros pe­
cados. Por, e:c.

Dia id.— SAN DIONISIO, Papa y Confesor.

M isa Statuit, etc., del Com iin de C onfesor P o n ­


tífice, p á g . cx iv .

Dia id.— SANTA INÉS. Virgen y Mártir,


segunda fiesta.
Introito. (Salm o 44.) V u ltu m tunm .

odos los poderosos del pueblo te


estarán rogando, fijos sus ojos
en tu rostro: serán presentadas
c&L a] R ey las vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu pre­
sencia serán traidas sus com pañeras con
fiestas y regocijos.
(Salmo id.) Rebosando está mi pecho
en sublimes pensamientos; al R ey consa­
gro yo la obra mia.
FIESTAS DE ENERO. 423

f. G loria al Padre, etc. T odos los


poderosos, etc.
Oracion. Oh D ios, que regocijas nues­
tras alm as con la solemnidad anual de
tu bienaventurada Virgen y M ártir Inés;
concédenos, te pedimos, que imitemos el
ejemplo de la que veneramos con estos
cultos. Por, etc.
L a Epístola )’ el Eva ngelio ¿fe la M isa Vultum
tuum, e t c ■
, pág. c l v i i .

Gradual. Con esa tu gallardía y her­


mosura camina, avanza prósperamente,
y reina.
Jr. P or medio de la verdad, y de la
mansedumbre y de la ju sticia; y tu dies­
tra te conducirá á cosas m aravillosas.
A leluya, aleluya, y. Serán presen­
tadas al rey las vírgenes, que han de
formar el séquito de ella; ante tu presen­
cia serán traídas sus com pañeras con
alegría. A leluya.
Despues tie Sep tuagésim a se om iten las A le lu ­
yas y el verso qne las sig u e, y en su lu g a r se dice:

Tracto. (Salmo id.) E scu ch a, ;oh


hija! y considera, y presta atento oido;
porque el rey se enamoró de tu beldad.
f. L os poderosos del pueblo te esta­
rán rogando, fijos sus ojos en tu rostro;
424 FIESTAS DE ENERO.

hijas de reves son tus damas de ho­


nor.
y. Serán presentadas al rey las vír­
genes que han de formar el séquito de
ella; ante tu presencia serán traídas sus
compañeras.
Conducidas serán con fiestas y
regocijos; serán llevadas al tem plo del
rey.
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al Rey las vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu presen­
cia serán traídas sus com pañeras con
fiesta sy regocijos; serán llevadas al tem ­
plo del R ey.
Secreta. Descienda, Señor, una ben­
dición copiosa, te suplicamos, sobre es­
tas hostias, la cual obre clem ente sobre
nosotros la santificación, y nos rego­
cíje en la solemnidad de tus Santos
M ártires. Por, etc.
Ooniuuion. (Maico 13.) Sem ejante es
el reino de los cielos á un mercader que
trata en perlas finas, y viniéndole á las
manos una de gran valor, va y vende
cuanto tiene, y la compra.
Posconianioii. Pues que hemos reci­
bido, Señor, los Sacram entos votivos
cié esta celebridad anual, pedírnoste nos
FIESTAS DE ENERO. 425

concedas, que nos sirvan de remedio


para la vida temporal y eterna. Por
nuestro, etc.

Din id.—SANTOS VICENTE y JULIAN.


Mártires.
II is a Salus autern, ctc., tercera tie! C 011111:1 de
tuiichos M ártires, pá g. i . x x x v i l

I)ia 20 . — SAN FRANCISCO DE SALES.


Obispo, Confesor y Doctor.
M isa 111 medio Eeclesire, etc . tlel Com ún tie
Doctores,, pág. cx xvn, con la siguiente

Oración. Oh D io s, que quisiste que


tu bienaventurado Confesor y Pontífice
Francisco, fuese todo para todos en ór-
den á la salvación de las almas; concé­
denos pro'picic, que llenos de la dulzura
de tu caridad, y dirigidos con sus am o­
nestaciones y apoyados con sus recomen­
dables méritos, m erezcamos alcanzar los
goces eternos. Por, etc.
426 FIESTAS DE ENERO.

Oía id.—SAN VALERIO, Obispo de Zara­


goza, Confesor.

M isa Staluil, ele., del Cuinun (le C o n feso r


P o n tífice, pág. c k i v , y la siguiente

Oraoinn. Oh D ios todopoderoso y


eterno, que quisiste que se celebrase en
este dia la sagrada solemnidad de tu
bienaventurado Confesor y Pontífice V a ­
lerio; concede, que nosotros tus siervos
seamos libres de toda culpa, para que
con su intercesión alcancem os la vida
eterna. Por, etc.

Dia id .-S A N GONZALO, Confesor.

Introito. (Salmo 9 :.) J u sta s ut palma.


•íp^TrpLORECERÁ como la palm a el va-
ron justo, y descollará cual ce-
r^rn plantado en la
casa del Señor, en los atrios de
la casa de nuestro Dios.
(Salmo id.) Bueno es tributar alaban ­
zas al Señor, y salmear, ¡oh Altísim o! á
tu uombre.
J¡. G loria al Padre, etc. Florecerá
como la palm a, etc.
FIESTAS DE ENERO. 427

Oración. Oh D ios, que inflamaste m i­


lagrosam ente en el amor de tu nombre
el espíritu de tu bienaventurado Confe­
sor Gonzalo; concédenos, te suplicamos,
que siguiendo sus huellas pensemos
siempre en ti, y hagam os con un deseo
ardiente lo que te es agradable. P or
nuestro, etc.
Conm em oracion de S a n ta In és, segunda.

LECCION DE LA EP ÍSTOLA D E SAN PABLO Á LOS

PHILIPENSES. ( C . 3 , l '. 7 . )

Hermanos: A quellas cusas, etc., con­


tinuación en la tercera E pístola de un Con­
fesor no Pontífice, pág. c x l .
Gradual. [Salmo 20.) Señor, te has
anticipado á él con bendiciones am oro­
sas; pusístele sobre la cabeza una coro­
na de piedras preciosas.
jK T e pidió vida, y tú les has con­
cedido alargar sus dias por los siglos de
los siglos.
A le lu y a , aleluya. Alegrarse há
el justo en el Señor, y esperará en él, y
serán aplaudidos todos los rectos de co ­
razon. A lelu ya.
D espués d i Septuagésim a se om iten las A le lu ­
y a s ^ el verso que la s signe, y en su lu g a r se dice:
428 FIESTAS DE ENERO.

Tracto. (Salmo 1 11.) B ienaventura­


do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cum plir sus
mandamientos.
f. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la ge­
neración de los justos.
f. G lorias y riquezas habrá en su
casa, y su justicia durará eternamente.
Jg CONTINUACION DEL SANTO E V A N GE LI O SEGUN
SAN MATEO. ( C . I I , I'. 2 5 .)

P or aquel tiempo exclam ó Jesús: Yo


te glorifico, Padre mió, etc., como en el
Común de muchos Mártires al f i n , pági­
na XCVII.
Ofertorio* (Salmo 94.) Florecerá co­
mo la palm a el varón justo, y descollará
como el cedro del Líbano.
Secreta. Ofrecérnosle, Señor, hostias
de alabanza en conmemoracion de tus
Santos, por cuya intercesión confiamos
ser libertados de los males presentes y
futuros. Por, etc.
Comunion. (Mateo ig .) En verdad
os digo: Que vosotros que habéis aban­
donado todas las cosas y me habéis se­
guido, recibiréis cien veces mas y posee­
réis la vida eterna.
FIESTAS DE ENERO. 429

Poscoinuiiion. Reparados con la co­


mida y bebida celestial, te rogamos hu­
mildemente, oh D ios nuestro, que sea­
mos fortificados con los ruegos de aquel
en cuya conmemoracion los hemos per­
cibido. Por, etc.

Dia 30 . - SAN TA MARTINA, Virgen y


Mártir.
M isa Loquebar, etc., del Com ún de una V i r ­
gen y M á rtir, p á g . c x l v i .

Dia id.— SAN ADELELMO, Abad y Con­


fesor.
Misn O s jn s ti. ptr., di'l Común dr. Alindes, p á ­
gina c x l i i , con la siguiente

Oración. Oh Dios, que quisiste ins­


truirnos con los esclarecidos ejemplos de
virtud del bienaventurado A bad Adelel-
mo; concede propicio, que lo que hem os
prometido devotam ente ayudados con tu
gracia, podamos cum plirlo con fidelidad
mediante su patrocinio. Por, etc.
FIESTAS DE ENERO.

Dia id .— SAN F É L IX , Papa y Confesor.


M isa Sacerdotes tui, etc., del C om ún de C o n ­
fe s o r P o n tífice, p á g . c x v m .

Dia id.— B. SEBASTIAN V A L F R É , Con­


fesor.
M isa O s ju s ti, e t c ., primera del Común ie
Confesor no Pontífice, pág. c x x x n , con la si­
guiente

Oración. Rogárnoste, Señor, que así


como suscitaste para salvación de mu­
chos, un Sacerdote fiel en tu bienaven­
turado Confesor Sebastian, nos conce­
das permanecer en tu amor para el ali­
vio de las almas. Por, etc.

Dia 31 .— SAN PEDRO NOLASCO, Confe­


sor y Fundador.
M isa Justus ut palma, etc., segunda del C o ­
mún de C onfesor no P o n tífic e , p ág . cxxxvi, con la
siguiente

Oración. Oh D ios, que para seguir


el ejem plo de tu c a rid a d , instruiste
por inspiración divina á tu Santo Con­
fesor Pedro, y fecundaste tu Iglesia con
FIESTAS DE FKURRRO. 43 T

una fam ilia dedicada á la redención de


cautivos; concédenos por su intercesión,
que libres de la esclavitud del pecado,
gocem os en la patria celestial de eterna
libertad. Por, ctc.

F IE ST A S DEL MES D E FEBRERO.

Dia l."— SAN CECILIO, Obispo y Mártir,


y su Octava.
Introito. Gaudcamus omites.
legrém onos todos en el Señor,
celebrando esta festividad en ho-
ñor del bienaventurado M ártir
y Pontífice C ecilio, con cuyo
m artirio se alegran los ángeles y elogian
al H ijo de Dios'.
(Salmo 32.) R egocijaos, justos, en el
Señor; á los rectos de corazon es á los
que les está bien el alabarle.
y. G loria al Padre, etc. Alegrém o­
nos, etc.
Oracion. Oh D ios, que nos hiciste lle ­
gar al conocimiento de tu nombre por
432 F IE ST A S DE F E B R E R O .

medio de tu bienaventurado M ártir y


Pontífice Cecilio; concédenos propicio,
«pie alcancem os el auxilio de la salva­
ción eterna mediante aquel por quien
adquirimos los rudimentos del don ce­
lestial. Por, ctc.

LECCION DE LA EP ÍSTOLA 112 SAN 1>AU: . 0 Á IOS


TK.SAr.ONMCRNSF.fi. ( I . ' 1 , C. 2, II. 7 .)

Hermanos: Puesta en nuestro Dios


la confianza, pasamos anim osam ente á
predicaros el Evangelio de D ios en me­
dio de muchos obstáculos. Porque no os
hemos predicado ninguna doctrina de
error, ni ce inmundicia, ni con el desig­
nio de engañaros, sino que del mismo
modo que fuimos aprobados de Dios
para que se nos confiase el Evangelio,
así predicam os, no como para agradar á.
los hombres, sino á D ios, que sondea
nuestros corazones. P oique nunca usa­
mos del lenguaje de la adulación como
sabéis, ni de ningún pretesto de avari­
cia. Dios es testigo de todo esto; ni bus­
camos gloria de los hombres, ni de vos­
otros, ni de otros algunos. Pudiendo co ­
mo Apóstoles de Cristo gravaros con la
carga de nuestra subsistencia, mas bien
nos hicimos párvulos en medio de vo s­
FIESTA S DB F l i h K K R O . 433

otros, como una madre que está criando


llena de ternura para con sus hijos. De
tal manera apasionados por vosotros,
que deseábamos con ansia comunicaros
no solo el E vangelio de D ios, sino daros
también hasta nuestra propia vida; tan
queridos llegásteis á ser de nosotros.
Porque bien os acordareis, hermanos
mios, de nuestros trabajos y fatigas por
amor vuestro, cómo trabajando de dia y
de noche, á trueque de no gravar á na­
die ganándonos nuestro sustento, predi­
camos ahí el Evangelio de D ios. T e s ti­
gos sois vosotros y tam bién D io s, de
cuán santa y ju sta, y sin querella algu­
na, fué nuestra mansión entre vosotros,
que habeis abrazado la fe, sabiendo cc-
mo sabéis, que nos hemos portado con
cada uno de vosoLrus 'á la manera que un
padre con sus hij os) amonestándoos, con­
solándoos, y conjurándoos á llevar una
vida digna de D ios, que os ha llam ado
á su reino y gloria.
Gradual. (Salmo 32.) F eliz la nación
cuyo Dios es el Señor, el pueblo á quien
escogió por herencia propia suya.
y. Por la palabra del Señor se funda­
ron los cielos, y por el e.spíritu de su hoc;i
se formó todo su concierto y belleza.
434 M liS T A S DE 1-üB K E K O .

A leluya, aleluya. (Sab. 3.) f . L o s


justos juzgarán las naciones y señorea­
rán á los pueblos, y el Señor reinará por
ellos eternam ente. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
y a s ^ ti verso que las sigue, y en su lugar si dice:

Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segarán llenos
de júbilo.
f. Cuando iban, esparcían llorando
sus sem illas.
j|r. M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo trayendo las gavillas de sus
mieses.

ijl CON TIN U A CION T)F.r. SA N TO F .V A N rt F . U O SF.r.IIN

SAN J U A N . (C. 12, V. 24.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: En verdad, en verdad os di­
go, etc., en el Común de un M ártir al fin ,
pág. L X X V III.
Ofertorio. (Salmo 67.) Adm irable es
Dios en sus Santos, el Dios de Israel, él
mismo dará virtud y fortaleza á su pue­
blo. Bendito sea Dios.
Secreta. Santifica, Señor, los dones
ofrecidos; y pues quisiste enseñarnos la
verdad del E vangelio por el ministerio
F IE ST A S D E FEBRERO. 435

de tu bienaventurado M ártir y Pontífice


Cecilio; concédenos, que lo que hemos
aprendido de su boca, ayudados de tu
gracia, podamos practicarlo. Por, etc.
Comunion. (Jua n 15.) Y o os entre­
saqué del mundo, y destinado para que
vayaií? por todo el mundo y hagais fruto,
V vuestro fruto sea duradero.
Pos: omunion. Oh D ios, que por m e­
dio del bienaventurado Obispo y M ártir
C ecilio, hiciste distribuir á los pueblos
hambrientos el pan de tu doctrina; con­
cede á tus siervos, guardar con todo e l
afecto de su alm a lo que enseñó, para
que conservándolo tam bién en tu pre­
sencia, m erezcam os seguirle hasta don­
de llegó. Por, etc.
También se dice la Misa S ta lu it, e le ., primera
tie un M ártir Pontífice, pAg. l x , con la prinura
O racion y el E va n g elio de la anterior.

Dia id. —SAN IGNACIO, Obispo y Mártir.


Introito. (Galat. 6.) Mihi aulem.
^ líbrem e D ios de gloriarme,

sino en la C ruz de nuestro Se-
_ I 1 o r Jesucristo, porquien el mun-
do está muerto y crucificado p a­
ra mí, como yo lo estoy para el mundo.
436 F IE ST A S DE F E B R E R O .

(Salmo 1 3 1.) Acuérdate, Señor, de


D avid, y de toda su gran mansedumbre.
f. G loria al Padre, etc. A mí, etc.
Oracion. Atiende, oh Dios todopode­
roso, á nuestra flaqueza; y pues nos agra­
va el peso de nuestros pecados, protéja­
nos la gloriosa intercesión de tu bien­
aventurado M ártir y Pontífice Ignacio.
Por, etc.

L E C C I O N D E LA E P Í S T O L A J li SAN PAULO A LO S HO-


M A NO S. (C. 8 , V. j j . )

Hermanos: ¿Quién, pues, podrá se­


pararme del am or de Cristo? ¿Será la
tribulación? ¿ó la angustia? ¿ó el ham ­
bre? ¿ó la desnudez? ¿ó el riesgo? ¿ó la
persecución? ¿ó el cuchillo? (Según está
escrito: Por ti, oh Señor, somos entre­
gados cada dia en manos de la muerte;
somos tratados como ovejas destinadas
al matadero.) Pero ea medio de todas es­
tas cosas triunfamos por virtud de aquel
que nos amó. Por lo que estoy seguro de
que ni la muerte, .ni la vida, ni los A n ­
geles, ni Principados, ni Virtudes, ni lo
presente, ni lo venidero, ni la violencia,
ni todo lo que hay de mas alto, ni de
mas profundo, ni otra ninguna criatura,
podrá jam ás separarnos del amor de
T IE ST A S D E F E B R E R O . 437

D ios que se funda en Jesucristo nuestro


Señor.
Gradual. (Eccl. 44.) Hé aquí el gran
Sacerdote que agradó á D ios en los días
de su vida.
f. N o tuvo semejante en la obser­
van cia de la ley del Altísim o.
A leluya, aleluya. (Galat. 2.) E sto y
clavado en la Cruz juntam ente con C ris­
to. Y o vivo ahora; ó mas bien, no soy
yo el que vivo, sino que Cristo vive en
mí. Aleluya.
Después de Septuagésima ¡c omiten las A le lu ­
y a s ^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:
Tracto. (Salmo 20.) T ú , Señor, con­
cediste al justo el deseo de su corazon;
y no has frustrado los ruegos que form a­
ron sus labios.
f. Antes te has anticipado á él con
"bendiciones amorosas.
f. Pusístele sobre la cabeza una co­
rona de piedras preciosas.
CO N T IN U A CIO N D E L SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN J U A N . (C. 12, V. 24.)
E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus
discípulos: E n verdad, en verdad os d i­
go: Q ue si el grano no muere, etc., pági­
na L X X V III.
43 ^ F IE ST A S D E F E B R E R O .

Ofertorio. (Salmo 8.) T ú , Señor, le


coronaste de gloria y honor, y le consti­
tuiste sobre todas las obras de tus ma­
nos.
Secreta. Recibe, Señor, benigno las
hostias que te dedicamos por los méritos
de tu bienaventurado M ártir y Pontífice
Ignacio; y concédenos por ellos, que
lleguemos al descanso sempiterno. P or
nuestro, etc.
Coniuuion. T rig o soy de Cristo, y se­
ré molido con los dientes de las fieras*
para que pueda salir un pan puro.
Poscomimion. Renovados con la pa"-
ticipacion del don sagrado, te sup lica­
mos, Señor Dios nuestro, que experi­
mentemos el efecto de la intercesión de
tu bienaventurado M ártir y Pontífice Ig­
nacio, cuya culto celebram os. Por, etc.

Dia 2. —LA PURIFICACION DE NUES­


TRA SEÑORA.

S i esta fiesta cayese en Domingo de Septuagési­


ma, Sexagésima ó Quincuagésima, se hace solo la
bendición, distribución y procesion de candelas, con
la M isa del Domingo, trasladándose al dia siguien­
te la de la Santísim a Virgen.
F IE ST A S DE F EB R E R O . 439

BENDICION D E CANDELAS.

E l Sacerdote en tono feria l dice:

E l Señor sea con vosotros.


Y con tu espíritu.
Oremos. Oh Señor Santo, P adre to ­
dopoderoso , D ios etern o , que todo lo
criaste de la nada, y por tu Providencia
hiciste que el fruto del trabajo de las
abejas sirviese para formar este cirio, y
que satisficiste en este dia los ardientes
deseos del justo Simeón; humildemente
te rogamos, que por la invocación de tu
santísimo Nombre y por la intercesión
de la Bienaventurada M aría siempre Vir­
gen, cuya fiesta celebram os hoy devota­
mente, y por las oraciones de todos tus
Santos, te dignes ben © decir y san-
ti gB ficar estas candelas, destinadas al
uso y provecho de los hombres, y para
la salud de sus cuerpos y de sus almas,
ora habiten en la tierra, ora transiten
por los m ares; dígnate tam bién escu­
char desde tu santo trono en el ciclo
las plegarias de tu pueblo, que desea
tener el honor de llevar en las manos
estas candelas , alabándote con cánti­
cos, y muéstrate propicio á todos los
440 F IE ST A S D E F EB R E R O .

que claman á ti, y á quienes redimis­


te con la sangre preciosa de tu H ijo. E l
cual vive y reina contigo, en unidad de
D ios Espíritu Santo por todos los siglos
de los siglos. í\¡. A sí sea.
Oremos. Omnipotente y sempiterno
D ios, que presentaste en tu santo tem ­
plo á tu Unigénito Hijo, para que fuese
recibido entre los brazos del justo S i­
meón; imploramos humildemente tu cle­
mencia, para que estas candelas, que nos­
otros tus siervos deseamos llevar encen­
didas á honra y gloria de tu Nom bre, te
dignes ben j¡J¡¡ decir y santi §§ ficar, y .en­
cenderlas cor. la luz de la cclcstial ben ­
dición, para que haciéndonos dignos de
presentarnos ante tu divino acatam ien­
to, ofreciéndotelas, oh Señor Dios nues­
tro, é inflamados con el fuego de tu dul­
císim a caridad, merezcamos ser adm iti­
dos en el templo santo de tu gloria. Por
el mismo Señor nuestro, i f Así sea.
Oremos. Oh Señor Jesucristo, verd a­
dera luz que iluminas á todo hombre que
viene á este mundo; echa tu ben |¡g di-
cion sobre estos cirios, y santi fícalos
con la luz de tu gracia, y concede propi­
cio, que así como estas luces ahuyentan
con su llam a visible las tinieblas noctur-
F IE ST A S DE FK B KKKO . 44I

ñas, así también nuestros corazones ilus­


trados con la llam a invisible, que es el
resplandor del Espíritu Santo, salgan de
la ceguera deplorable de todos los vicios,
para que purificada así la vista de nues­
tra alm a, podamos conocer lo que te es
agradable, y provechoso á nuestra salva­
ción, y merezcamos llegar á la región de
la luz inextinguible, despues de haber
atravesado las espantosas tinieblas de
este siglo. Por ti, Jesucristo, Salvador
del mundo, que en T rinidad perfecta v i ­
ves y reinas, Dios por los siglos de los
siglos, r^l. A sí sea.
Oremos. Omnipotente y sem piterno
D ios, que por medio de tu siervo M o i­
sés, mandaste preparar aceite purísim o
para que los candeleros sagrados lu cie­
sen continuam ente ante tu presencia; in­
funde en estos cirios la gracia de tu ben-
di QJ cion, para que de tal modo brillen
exteriormente con su luz, que no falte
de nuestros corazones, por tu gracia, la
celestial y divina luz de tu Espíritu. Por
Jesucristo Señor nuestro. Í5). A sí sea.
Oremos. O h Señor Jesucristo, que
apareciendo hoy entre los hombres re­
vestido de la sustancia de nuestra car­
ne, quisiste ser presentado en el templo
44- F IE ST A S M í F E B R E R O .

por tus padres, á quien el venerable an­


ciano Simeón, ilustrado con la luz de tu
Espíritu, reconoció, recibió en sus bra­
zos y bendijo; concédenos propicio, que
iluminados é instruidos con la gracia del
mismo E spíritu Santo, te conozcamos
con toda verdad y te amemos constante­
mente. A ti que con Dios Padre, en uni­
dad del mismo Espíritu Santo, vives por
los siglos de los siglos. í^. A sí sea.
E l Celebrante pone incienso en el incensario,
rocía tres veces con el hisopo las candelas, diciendo
la, antífona A sp erges me, D om ine, etc., y las in ­
ciensa otras tres veces. E n seguida el utas digno del
clero, llegándose al altar entrega una candela al
Celebrante, que la recibe de pié y sin besar la ma­
no al recibirla. Después el Celebrante, estando de
¡tié en medio del aliar, distribuye las candelas, em­
pezando por el mas digno, luego a l Diácono y Sub-
diácono, y despues al clero, y últimamente á los se­
glares. Todos se arrodillan y besan la candela y
mano del Celebrante. Mientras se hace la distribu­
ción, í c cania en el coro:

Antífona. (Lucas 7.) Sea luz que ilu­


mine á los gentiles, y la gloria de tu pue­
blo de Israel.
Cántico. Ahora, Señor, sacas en paz
de este mundo á tu siervo, según tu pro­
mesa.
Se repite toda la antífona S ea luz, etc., lo cual
se hace siempre despues de cada verso.
F IE ST A S D E PED RERO.

Porque ya mis ojos han visto al S a l­


vador que nos lias dado. A n t. Sea
luz, etc.
A l cual tienes destinado para que es­
puesto á la vista de todos los pueblos.
A n t. S e a luz, etc.
G loria al Padre, y al H ijo, y al E s ­
píritu Santo.
Como era en el principio, ahora y
siempre, y por los siglos de los siglos.
A sí sea.
Concluida la distribución se canta:

Autifoua. (Salmo 4 3 .) Levántate,


Señor, y socórrenos, y líbranos por amor
de tu nombre.
(Salmo id.) Nosotros, oh Dios, lo he­
mos oído por nuestros propios oidos;
nuestros padres nos lo han contado.
f. G loria al P a d re, etc. L ev á n ta ­
te, etc.
E l Sacerdote dice: O rem os (si fu ese despues
de Septuagésim a y no en D om in go, el D iá con o dice:
Arrodillém onos,,)’ el Subdiácono: «!. L evan tao s).

O ye benignamente, Señor, á tu pue­


blo, y haz que consiga interiormente por
medio de la luz de tu gracia, lo que ex­
teriormente venera por medio de esta de-
444 F IE ST A S D E F E B R E R O .

vocion anual. Por Jesucristo nuestro S e ­


ñor. Así sea.

En seguida se hace la precesión, llevando todos


las luces encendidas.
E l D iácon o dice en a lta vos: Procedam os en
paz. E l curo responde: E n t:l nombre de C risto.
A si sea.
Mientras la procesion se cantan las siguientes
antífonas.

Antífona. Adorna, Sion, tu tálam o,


y recibe á Cristo R ey: sal al encuentro
de María, que es la puerta del cielo, y
que trae en sus brazon al R ey de la g lo ­
ria de la nueva luz: ella permanece V ir ­
gen, presentando con sus angelicales.m a­
nos al Hijo, engendrado antes que el lu­
cero. E l es á quien recibiendo Simeón en
sus manos, anunció á los pueblos, que
él era el Señor de la vids. y de la m uer­
te, y el Salvador del mundo. .
Otra Autifona. (Lucas 9.) E l E sp í­
ritu Santo había revelado á Simeón, que
no había de morir antes de ver al Cristo,
ó ungido del Señor; y al introducir al
Niño en el Tem plo, tomándole en sus
brazos, bendijo á Dios, y dijo: Ahora,
Señor, sacas en paz de este mundo á tu
siervo, según tu promesa. Y al entrar
con el Niño Jesús sus padres, para prac­
F IE ST A S DE FEB R E R O . 445

ticar con él lo prescrito por la ley, él lo


tomó en sus brazos.
A l entrar en la iglesia la proccsion, se canta:

Ofrecieron al Señor por él un par


de tórtolas, ó dos palominos, conforme á
lo que está escrito en la ley del Señor.
Jr. H ab ien d j, pues, cumplido el tiem ­
po de la purificación de M aría, según la
ley de Moisés, llevaron á Jesús á Jeru-
salen para presentarle al Señor. C on­
forme á lo que está escrito en la ley del
Señor.
5¡r. G loria al P a d re , e tc . Confor­
me, etc.
M IS A .

Llltroito. (Salm o 47.) S in c.ep iin u s,D en s, etc.

ftp s jb j Tem plo


bre, oh
extiende hasta los últimos confines de la
tierra: tu diestra está llena de justicia.
(Salmo id.) Grande es el Señ or, y
dignísimo de alabanza en la ciudad de
nuestro Dios, en su santo monte.
Jf. G loria al Padre, etc. Hemos ex­
perimentado, etc.
446 F IE S T A S D ü FIÍBKKKO.

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios; rogamos humildemente á tu M a­
jestad, que así como tu H ijo Unigénito
fué hoy presentado en el Tem plo, reves­
tido de una carne semejante á la nues­
tra, así hagas también que te seamos no­
sotros presentados con aquella pureza
de alm a que debemos. Por el mismo, etc.

LECCION DE MALACHIAS, PROFETA. (C . 3, V. I.)

E sto dice el Señor: Hé aquí que yo


envío mi Angel, el cual preparará el ca ­
mino delante de mí: Y luego vendrá á
su T em plo el Dominador á quien voso­
tros buscáis, y el Angel del Testam ento
tan deseado de vosotros. V ed le ahí que
viene, dice el Señor de los ejércitos. ¿Y
quién podrá pensar en lo que sucederá
el dia de su venida? ¿Y quién podrá p a­
rarse á mirarle? Porque él será como un
fuego que derrite, y como la yerba de
los bataneros. Y sentarse há como para
derretir y lim piar la plata; y de este
modo purificará á los hijos de L eví, y
los acrisolará como el oro y la plata, y
así ellos ofrecerán al Señor con justicia
y santidad los sacrificios. Y entonces
será grato al Señor el sacrificio de Judá
y de Jerusalen, como en los siglos pri­
F IE S T A S DE FEBRERO . 447

meros y tiempos antiguos, dice el Señor


O m nipotente.
Gradual. (Salmo 47.) H euiut espe-
rimentado, oh D ios, tu misericordia en
medio de tu tem plo. A l modo que tu
nombre, oh D ios, así tu gloria se estien­
de hasta los últimos confines de la tierra.
f. L o hemos visto y presenciado en
la ciudad de nuestro Dios, en su santo
nombre, tal como lo habíam os oido
anunciar.
A leluya, aleluya. j¡\ E l anciano lle ­
vaba al niño; y el niño era la guia del
anciano. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
y as y el verso que las sigue, y en su lugar se dict:

Tracto. (Lucas 2.) Ahora, Señor,


sacas en paz de este mundo á tu siervo,
según tu promesa.
y. Porque ya mis ojos han visto al
Salvador que nos has dado.
f. A l cual tienes destinado para que
expuesto á la vista de todos los pueblos.
Jl. S ea luz que ilumine á los gentiles,
y la gloria de tu pueblo de Israel.
448 F IE ST A S D E I-E 13KEH 0 .

C O N TIN U A CION DEL SA NT O EVANGELIO SEGUN


SA N L Ú C A 5 . (C. 2, l. 2 2 .)

E n aquel tiempo: Cum plido el tiem ­


po de la Purificación de M aría, según la
ley de M oisés, llevaron al niño á Jeru-
salñn, para presentarle al Señor, como
está escrito en la ley del Señor: T odo
varón que nazca el primero será consa­
grado al Señor; y para presentar la ofren­
da de un par de tórtolas, ó dos palom i­
nos^ como está también ordenado en la
ley del Señor: H abia á la sazón en Je-
rusalen un hombre justo y.tem eroso de
D ios, llam ado Simeón, el cual esperaba
de dia en dia la consolacion de Israel, y el
E spíritu Santo que moraba en él, le ha­
bia revelado que no habia de morir antes
de ver al Cristo ó ungido del Señor. A sí
vino inspirado de él al Tem plo. Y al en­
trar con el niño Jesús sus padres, pata
practicar enn él lo prescrito por la le)',
tomándole Simeón en sus brazos, ben­
dijo á Dios diciendo: Ahora, Señor, aho­
ra sí que sacas en paz de este mundo á
tu siervo según tu promesa. Porque ya
mis ojos han visto al Salvador que nos
has dado; al cual tienes destinado para
que, expuesto á la vista de todos los pue­
F IE ST A S D E FEBREU O . 449

blos. sea la brillante luz que ilumine á


los gentiles, y la gloria de tu pueblo de
Israel. C redo......
Ofertorio. (Salmo 4 4 .) Derram ada
se ve la gracia en tus labios; por eso te
bendijo Dios para siempre, y por los si­
glos de los siglos.
Secreta. O ye, Señor, nuestras súpli­
cas; y para que sean dignos los dones
que ofrecemos á tu divina m ajestad, con­
cédenos el auxilio de tu misci'icordia.
Por, etc.
P refacio de N atividad.

Conianion. (Lucas 2.) E l E spíritu


Santo liabia revelado á Simeón, que no
moriría antes de ver al Cristo, ó ungido
del Señor.
Posconinnion. Suplicárnoste, Señor
Dios nuestro, que los sagrados misterios
que nos has dado para mantenernos en
nuestro estado de reparación, nos sean,
por la intercesión de la B . S. V . M aria,
un remedio para nuestros m ales presen­
tes y futuros. Por, etc.
450 F IE ST A S D E F EB R E R O .

Dia 3.—SAN BLAS, Obispo y Mártir.


Introito. Gautlcamns omnes in Domino, etc.
o n o s todos en el Señor
^ g ^ g fg i-E G o c h é m
al celebrar la festividad de San
B la s, M ártir y Pontífice, de
cuyo martirio se alegran los A n ­
geles y alaban al H ijo de Dios.
(Salmo 49.) G rande es el Señor, y
dignísimo de alabanza en la ciudad de
nuestro Dios, en su santo monte.
Jl. G loria al Padre,-etc. R egocijém o­
nos, etc.
Oracion. Oh Dios, que hiciste adm i­
rable á tu bienaventurado M ártir y Pon­
tífice B la s en el sufrimiento de sus p a­
decimientos, y en remediar necesidades
de otros; concede propicio, que imitemos
la constancia de su fe, y que en los p e­
ligros esperimentemos siempre su patro­
cinio. Por, etc.

LBCCION DE LA EP ÍSTO L A DE SA N PABLO Á LOS


HEBREOS. (C. II, V. 33.)

Hermanos, los santos por la fe, etc.,


pág. xciv.
Gradual. (Salmo 8.) Coronástcle,
Señor, de gloria y de honor.
F IE S T A S D E FEBRERO .

Jr. Y le has dado el mando sobre to ­


das las obras de tus manos.
A leluya, aleluya, jh E ste es el S acer­
dote que coronó el Señor. Aleluya.
® CON TIN U ACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN M A TE O . (C. IO , V. 23.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


dicípulos: Cuando en una ciudad os per­
sigan, huid á otra. E n verdad os digo,
que no acabareis de convertir á las ciu ­
dades de Israel, antes que venga el Hijo
del hombre. No es el discípulo mas que
su maestro, ni el siervo mas que su amo;
baste al discípulo el ser tratado como su
maestro, y al criado como su amo. Si al
padre de familia le han llamado Beelze-
bub, ¿cuánto mas á sus domésticos? Pero
por eso no les tengáis miedo. Porque
nada está encubierto, que no se haya de
descubrir; ni oculto, que no se haya de
saber. L o que os digo de noche, decidlo
á la luz del dia; y lo que os digo al oido,
predicadlo desde los terrados. Y nada
tem áis á los que matan al cuerpo, y no
pueden matar al alma: T em ed antes al
que puede arrojar alma y cuerpo en el
infierno.
Ofertorio. (Sabid . 10.) L e condujo
452 F IE S T A S D E F E 3 RE R 0 .

el Señor entre montañas de agua; y le


libertó del profundo del abismo.
Secreta. Recibe, Señor, benigno las
hostias que te dedicamos por los méritos
de tu bienaventurado M ártir y Pontífice
B las, y concédenos por ellos que llegu e­
mos al descanso sempiterno.
Comunion. (Salmo 88.) U na vez para
siempre juré por mi santo nombre, que
no faltare á lo que he prometido á D a ­
vid; su linage durará eternamente, y su
trono resplandecerá para siempre en mi
presencia como el sol, y como la luna
llena, y como el Iris testimonio fiel en el
cielo.
Poscomunion. Fortalecidos con la par­
ticipación de los dones sagrados, te su­
plicam os, Señor Dios nuestro, que expe­
rimentemos el efecto de la intercesión
de tu bienaventurado M ártir y Pontífice
B las, cuyo culto celebram os. Por, etc.
También se dice la M isa Sacerdotes D ei, segun­
da de un M ártir Pontífice, pág. l x i v .

Dia id.— SANTOS F E L IX y GENARO,


Mártires.
Misa Sapientiam Sanctorum , etc., segunda del
Común de muchos Mártires, pág. l x x x i i i .
F IE ST A S D E F E B R E R O . 453

DIA id.—SANTOS EULOGIO y LEOCRI-


CIA, Mártires.
Misa Sapien tiam S an cton n n , segunda del C o­
mún de muchos Mártires, pág. l x x x i i i .

Dia id.—SANTOS SEPTENTRION y PA­


TRICIO, Mártires.
M isa In tret in conspectu tuo, etc., prim era
d el Com ún de mnchns M ártires, p á g . f .t x i x .

Dia 4.-S A N ANDRÉS CORSINO, Obispo y


Confesor.
M isa S ta tu it ei D om inus, primera del Común
de un Confesor Pontífice, pág. cxrv.

Oración. Oh D ios, que siempre ofre­


ces en tu Iglesia nuevos ejem plos de vir­
tudes: H az que tu pueblo de tal modo
siga los pasos de tu bienaventurado C o n ­
fesor y Pontífice A ndrés, que consiga
tam bién su recom pensa. Por, ctc.

Dia id.—SAN JOSÉ Á LEONISA, Confesor.


Misa Justus ut palm a, etc., segunda del Contun­
de Confesor no Pontífice,pág. c x x x v i, excepto lo s i­
guiente.
454 F IE ST A S D E F E B R E R O .

Oración. Oh Dios, remunerador de


tus fieles, que hiciste insigne operario
de la predicación del E vangelio al bien­
aventurado José; concédenos por su in­
tercesión, que nunca cesemos en la tierra
de ocuparnos de lo que te sea grato, y
que recibamos de ti ám plia recompensa
en el cielo. Por, etc.
® C O N TIN U A CION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN LtlC A S. 'C . IO .)

E n aquel tiempo: E lijió .e l Señor


otros setenta y dos discípulos, pág. cxxv.

Dia id.—BEATA JUANA VALESIA,


Viada.
Misa C o g n o v i, del (Jomuu de V iu d a s, p á g i­
na con la siguiente
c lx x i,

Oración. Oh Dios que para im itar las


virtudes de la bienaventurada Virgen,
Madre de tu H ijo, quisiste instituir por
medio de la bienaventurada Juana, una
nueva Congregación de sagradas vírge­
nes; concédenos por sus méritos y m egos
que caminemos por sus mismos virtuo­
sos ejemplos. Por nuestro, etc.
F IE S T A S D E F E B R E R O . 455

A DVERTENCIA PARA LA C U A R E S M A .

Desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo


de Ramos, todos los dias sin excepción en las M isas
de Santos se hace conmetnoración de la fe r ia cor­
respondiente, y el últimn K van gelio es de la misma
en lugar del de San J u a n .

DIA 5. —SANTA AGUEDA, Yírgen y


Mártir.
Introito. G audeam us omites.
— todos en el Señor,
ir ém o n o s

¡lebrando este dia en honor de


bienaventurada Agueda, Vír-
Qjn y M ártir, de cuyo martirio
se alegran los ángeles, y alaban al Ilijo
de D ios.
(,Salmo 44.) M i pecho está rebosando
en sublimes pensamientos; al R ey con­
sagro yo esta obra.
y. G loria al Padre, etc. Alegrém onos
todos, etc.
Oracion. Oh Dios que entre otras
m aravillas de tu poder, diste fuerzas
aun al sexo mas frágil, para que consi­
guiese la victoria del martirio; concéde­
nos propicio, que los que celebramos la
festividad de tu bienaventurada Virgen y
45<> F IE S T A S D E F E B R E R O .

M ártir Agueda, vayam os á ti, siguiendo


su ejemplo. Por, ctc.
LSCCION DE LA PRIMERA EP ÍSTO L A DE SAN P A B L O
A L O S C O R I N T I O S . (C. I , V. 25 .)

Hermanos: Considerad quién son los


que han sido llamados á la fe entre vo­
sotros, porque no sois muchos los sábios
según la carne, ni muchos los poderosos,
ni muchos los nobles; sino que D ios ha
escojido á los nécios, según el mundo,
para confundir á los sábios; y D ios ha
escojido á lo í flacos del mundo, para
confundir á los fiiertes; y á las cosas v i­
les y despreciables del mundo, y á aque­
llos que eran nada, para destruir las que
al parecer son mas grandes, á fin de que
ningún mortal se jacte ante su a c a ta ­
miento. Y por esta conducta del mismo
Dios subsistís vosotros en Cristo Jesús,
el cual fué constituido por D ios para
nosotros por fuente de sabiduría, y por
justicia, y santificación, y redención nues­
tra; á fin de que como está escrito: E l
que se gloría, gloríese en el Señor.
Gradual. (Salmo 4 5 .) L e ayudará
D ios con su rostro: Dios está en medio
de ella y no será conmovida.
Un rio caudaloso alegra la ciudad
F IE ST A S D E F E B R E R O . 457

de Dios; el Altísim o ha santificado su


tabernáculo.
A lelu ya, aleluya. (Salmo 118.) Y o
hablaba de tus testimonios delante de
los R eyes, y no me avergonzaba de ellos.
A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salino 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segarán llenos
de júbilo.
f. Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas.
y. M as cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

¡50 C O NT IN U A CI ON - DEL SA N TO E V A N G E L I O S E G U N
SAN MATEO. (C. IQ , V. 3.)

E n aquel tiempo: Se llegaron á Jesús


los Fariseos, etc., pág. c l v .
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al R ey las vírgenes que han de
formar el séquito de esta: ante tu pre­
sencia serán traídas sus compañeras.
Secreta. Recibe, Señor, loa dones que
te ofrecemos en la solemnidad de tu
bienaventurada Virgen y M ártir Agueda,
45» F IE ST A S D E F E B R E R O .

con cuyo patrocinio confiamos ser libres


de todo m al. Por, etc.
Comuuion. E l que se ha dignado cu­
rarme de todas las heridas y restituirme
mi pecho, á él invoco como á Dios vivo.
Pospomimion. Socórrannos, Señor, los
misterios que hemos recibido; y por la
intercesión de tu bienaventurada Virgen
y M ártir Agueda, hagan que gocem os de
la protección eterna. Por, etc.

Dia id. — SANTOS 25 MÁRTIRES DEL


JAPON.
Introito. (Hcbr. 12.) P er patientiam .
orramos con aguante al término
del combate que nos es propues­
to, poniendo siempre los ojos en
Jesús, autor y consumador de la
fe, el cual en vista del gozo que le esta­
ba preparado en la gloria, sufrió la cruz
sin hacer caso de la agonía.
(Salmo 32.) Regocijaos, oh justos,
en el Señor; á los rectos de corazon es á
los que les está bien el alabarle.
G loria al P ad re, etc. Corram os
con aguante, etc.
F IE ST A S D E F E B R E R O . 459

Oraciou. Oh Dios que confirmaste con


la sangre de tus bienaventurados M árti­
res Pablo, Juan y Jacobo, y demás com­
pañeros, las prim icias de la fe en los
pueblos del Japón; concede propicio, que
para la confesion de tu nombre, seamos
ayudados con las oraciones é intercesión
de aquellos cuyo ejemplo celebram os.
Por, etc.

LECCION D E LA EP ÍSTO L A DE SAN P A B L O Á L O S CA­


LATAS. (C . 6, v. 14.)

Hermanos: A mí líbrem e D ios de g lo ­


riarme, sino en la cruz de nuestro Señor
Jesucristo, por quien el mundo está muer­
to y crucificado para mí, como yo lo es­
toy para el mundo. E l hecho es que res­
pecto de Jesucristo, ni la circuncisión, ni
la incircuncision valen nada, sino que lo
que vale es el ser una nueva criatura. Y
sobre todos cuantos siguieren esta doc­
trina venga paz y m isericordia, como so­
bre el verdadero Israel, pueblo de D ios.
Por lo demás nadie me moleste sobre la
circuncisión, porque yo traigo impresas
en mi cuerpo las señales del Señor Je­
sús. L a gracia de nuestro Señor Jesu­
cristo sea, hermanos mios, con vuestro
espíritu. Amen.
460 F IE ST A S DE F E B R E R O .

Gradual. (1 Corint. 1, 2.) Nosotros


predicamos sencillam ente á Cristo cru­
cificado, lo cual para los judíos es m oti­
vo de escándalo, y parece una locura á
los gentiles.
f. Puesto que yo no me he preciado
de saber otra cosa entre vosotros, sino á
Jesucristo, y este crucificado.
A leluya, aleluya. (H ebr . 13.) f . S i­
gamos, pues, las pisadas de Jesús, car­
gados con su improperio. A leluya.
Despues dt Septuagésima se omiten las A le lu ­
y a s ^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. L o s que sembraban con lágri­


mas, segarán llenos de júbilo.
f. Cuando iban, esparcían llorando
sus sem illas.
y. M as cuando v u e lv a n , vendrán
con gran regocijo trayendo las gavillas
de sus mieses.

5 CONTINU ACION DEL SA N TO EVANGELIO SEGUN


SAN M A TE O . (C. l6 , V. 24.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: Si alguno quiere venir en pos
de mí, etc., como en la segunda Misa de un
Mártir Pontífice, pág. l x v i .

Ofertorio. (Gal. 5.) L o s que son de


F IE ST A S D E F E B R E R O . 461

Jesucristo tienen crucificada su propia


carne con los vicios y las pasiones.
Secreta. Rogárnoste, Señor, nos con­
cedas, que al conmemorar el incruento
Sacrificio de la cruz, tomemos nuestra
cruz, y sigamos á tu Unigénito H ijo, al
que confesaron muriendo en una cruz los
gloriosos M ártires Pablo, Juan y Jacobo.
Por, etc.
Comunion. E stoy enclavado en la cruz
juntam ente con Cristo, y no soy yo el que
vivo, es Jesucristo el que vive en mí.
Poscomunion. Rogárnoste, Señor, esté
siempre en nuestra mente el misterio de
la Cruz, é intercediendo tus Santos M ár­
tires Pablo, Juan y Santiago, obre en
nosotros un efecto saludable. Por, etc.
También puede decirse la M isa S a lu s autem ,
que es la tercera del Común de muchos Mártires,
con la primera, O racion de la M isa anterior, y el
E va n g elio de la M isa In tret, etc., primera del Co-
viun de muchos Mártires, pág. l x x x i .

Dia id.— SAN MARTIN DE L A ASCEN­


SION, Mártir.
M isa In virtu te tu a, etc., primera del Común de
un M ártir tío Pontífice, pág. l x v i i i , con la s i­
guiente
463 F IE ST A S D E PEDRERO.

Oración. Oh D ios, que hiciste im ita­


dor glorioso de tu Ilijo , en el sufrim ien­
to de la cruz, al bienaventurado Martin;
concede á cada uno de los que se nos
manda tom ar la cruz, que ayudados con
la fuerza de tu gracia, sigamos presuro­
sos al Señor que nos precede. P or el
mismo, etc.

Dia id.— SAN FRANCISCO DE SAN MI­


GUEL, Mártir.
M isa S tatuit, etc., primera del Común de un
M ártir Pontífice, pág. l x .

Dia id.— SAN FE L IPE DE JESUS, Mártir.


Introito. (P h ilip . 2 .) In nomine.
óblese toda rodilla al nombre de
J esus en cielo, en la tierra y
fl en el infierno; y toda lengua con-
fiese que el Señor Jesucristo está
en la gloria de D ios Padre.
(Salmo 102.) Bendice, oh alm a m ía,
al Señor, y bendigan todas mis entrañas
su santo nombre.
y . G loria al Padre, etc. D óblese toda
rodilla, etc.
F IE ST A S D E FE B R E R O . 463

Oración. Oh Dios, que entre los pri­


meros M ártires del Japón, el primero á
quien coronaste con el martirio fué al
bienaventurado F elip e, atado á una cruz
y traspasado con tres lanzas; concédenos
propicio, que confiados nosotros en su
patrocinio, seamos coronados juntam en­
te con él en los cielos. Por, etc.

L a E p ísto la E van g elio como en la fiesta de


losSantos Mártires del Ja p cn , P able, J u a n y S a n ­
tiago, para este mismo dia, pág. 459.

Gradual. (Salmo 102.) Bendice, oh


alm a mia, al Señor, y guárdate de o lvi­
dar ninguno de sus beneficios.
f . E l es quien perdona todas tus m al­
dades, quien sana todas tus dolencias.
A leluya, aleluya. (Jacob. 1.) B ien ­
aventurado el hombre que sufre con p a ­
ciencia la tribulación, porque despues
que fuere así probado, recibirá la coro­
na de vida. A leluya.

Despues de Septuagésima se omite la A lelu y a y


el verso que la sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 117.) L a diestra del


Señor hizo proezas; la diestra del Señor
me ha exaltado; triunfó la diestra del
Señor.
4&4 F IE ST A S D E F EB R E R O .

f. N o moriré, sino que viviré aún y


publicaré las obras del Señor.
Jí. Castigado me há el Señor severa­
mente; mas no me ha entregado á la
muerte.
Ofertorio. (Salmo 88.) L e acom pa­
ñarán mi verdad y mi clem encia; y en
mi nombre será exaltado su poder.
Secreta. Santifica, Señor, te pedimos,
los dones á ti ofrecidos; y p o r la in te r c e ­
sión de tu bienaventurado M ártir F elipe,
concede que nos sirvan para perpétuo
socorro. Por, etc.
Comunion. (Mateo 16.) E l que quie­
ra venir en pos de mí, niéguese á sí m is­
mo, y tome su cruz, y sígame.
Poscomanion. Saciados, oh Señor, con
el sagrado Cuerpo y preciosa Sangre de
Jesucristo tu H ijo, te pedimos hum ilde­
mente que, intercediendo tu bienaventu­
rado M ártir F elipe, seamos libres de to ­
da adversidad. Por, etc.

DIA 6.—SANTA DOROTEA, Virgen y


Mnrtir.
M isa M e cx p ecta v e ru n t, etc., del Común de
una Virgen y M ártir, pág. c l i , con la siguiente
[ rimero,
F IE S T A S D E F E B R 3 R 0 .

Oración. Omnipotente y sempiterno


D ios, en cuyo nombre la bienaventura­
da Virgen y M ártir Dorotea sufrió con
valor toda clase de tormentos; suplicá­
rnoste humildemente, que con su inter­
cesión venzam os todos los peligros, y la
hallemos siempre protectora nuestra en
las necesidades. Por, etc.

Dia id.— SAN TA JACINTA DE IIARISCO-


T 1S, Virgen.
Misa D ilex isti, etc., primera del Común de una
Virgen, pág. c l i x , con la siguiente

Oración. O h Dios, que hiciste á tu


bienaventurada Virgen Jacinta, víctim a
de la mortificación continua y de la c a ­
ridad; concédenos, que á su ejem plo llo­
remos debidamente nuestros pecados, y
por su intercesión consigam os am arte
constantem ente. Por, etc.

Día id. — SAN AMANDO, Obispo y Con­


fesor.
Misa S ta tu it, e tc., primera del Común de un
Confesor P ontífice, pág. e x iv .

TOMO 1.
466 F IE ST A S E E F EB R E R O .

Dia id .-S A N VICTORIANO, Abad y Con­


fesor.
Misa O s ;u sti, etc., del'-Común de Abades, p á ­
gina c l x i ] , con las siguientes:

Oración. Oh D ios, qué adornaste con


los dones celestiales al bienaventurado
A bad Victoriano, inflamado en tu amor;
concédenos propicio, que sigamos sus
mismos pasos y seamos ayudados con
sus oraciones. Por, etc.
Secreta. H az, Señor, que adornados
con la nupcial vestidura asistam os al ce ­
lestial convite, y con la intercesión del
bienaventurado Abad Victoriano, vaya
siempre en aumento tu caridad en nos­
otros. Por, etc.
Poscomunion. Rogárnoste, oh Dios
todopoderoso, nos concedas, que la so­
lemnidad del bienaventurado Abad V ic ­
toriano , celebrada con los celestiales
m isterios, nos alcance la gracia de tu
propiciación. Por, etc.

Dia 7 .- S A N ROMUALDO, Abad y Con­


fesor.
M isa O s ju sti, etc., del Coiiuin de Abades, p á ­
gina ci.xu .
F IE S T A S DE F E B R 3 R 0 . 467

Dia id. — SANTA E L E N A , Emperatriz,


Viada.
Introito. (G a la t . 6.) M ihi autem.
ios me libre de gloriarme, sino
S p R t t en la cruz de nuestro Señor Je-
j¡>] sucristo, por quien el mundo es-
tá muerto y crucificado para mí,
como yo lo estoy para el mundo.
(Salmo 22.) T u vara y tu báculo han
sido mi consuelo.
y. G loria al Padre, etc. Dios me li­
bre, etc.
Oracion. Oh Dios, que revelaste á la
bienaventurada E len a el lugar donde
estaba oculta tu Cruz, para enriquecer
por ella á tu Iglesia con este precioso te ­
soro; concédenos por su intercesión, que
con el precio del árbol de la vida, consi­
gamos los premios de la vida eterna. Que
vives y reinas, etc.
L a E p ísto la E v a n g elio de la Misa Cogno-
v¡, etc., Cottnin de V iudas, pág. clxxi.

Gradual. (Salmo 44.) T e presenta­


rán hum ildes súplicas todos los podero­
sos del pueblo; hijas de Reyes son tus
damas de honor.
% Serán presentadas al rey las vír­
468 F IE ST A S D E F E B R E R O .

genes que han de formar el séquito de


ella; ante tu presencia serán traídas sus
compañeras, conducidas serán con fies­
tas y regocijo al palacio del rey.
A lelu ya, aleluya, (Salmo m . )
Derram ó á manos llenas sus bienes en­
tre los pobres; su ju sticia perm anecerá
eternamente. A leluya.
Ofertorio. Y o no me he preciado de
saber otra cosa entre vosotros, que á Je­
sucristo, y éste crucificado.
Secreta. Concédenos, Señor, por es­
tos sagrados m isterio s, que así como
otorgaste misericordiosamente á la bien­
aventurada E lena, que llevase siempre
en su corazon á tu H ijo crucificado, así
también nosotros le llevem os perpétua-
mente en nuestros corazones. Por, etc.
Comunion. (Cánt. y.) Subiré á este
palmero, y cogeré sus frutos.
Poscomunion. Concédenos, oh Dios
misericordioso, que los que nos recrea­
mos en la tierra con los frutos de tu cruz
salutífera, merezcamos, por la interce­
sión de la bienaventurada E lena, gozar
constantemente en el cielo del mismo
fruto. Por, etc.
F IE ST A S DE FEBRERO . 469

Dia 8.— SAN JUAN DE MATA, Confesor


y Fundador.
M isa O s justi, etc., del Común d i un Confesor
tío Pontífice, pág. c x x x n , con la siguiente

Oración. Oh D ics, que por medio de


tu bienaventurado Juan, te dignaste ins­
tituir la Orden de la Santísim a T rinidad
para redimir los cautivos de la potestad
de los sarracenos; suplicárnoste, Señor,
nos concedas, que ayudados de tu gracia
seamos libertados por sus méritos del
cautiverio del cuerpo y del alm a. Por
nuestro, etc.

Dia 9 . — SAN TA POLONIA, Virgen y


Mártir.
M isa L o cu e b a r, etc., del Común de una V ir ­
gen y M ártir, pág. c x l v ) .

Dia i(l.—SAN ZÓ3 D I 0 , Papa y Confesor.


Misa Statuit, etc., primera, del Común de Con
feso r Pontífice, pág- exiv.
47o F IE ST A S DB F E B R E R O .

Dia id.— SAN REINALDO, Mártir.


M isa In virtute tua, etc., primera de un M ár­
tir no Pontífice, pág. l x v i u , O raciones de la segun­
da. y el E vangelio: S i alguno quiere venir en pos
d e mí, etc., segunda di un M ártir Pontífice, p á g i­
na LXVI.

Dia id.— SAN TIRSO, Mártir.


M isa LaiLabilui' ju slu s, etc.. 2.“ de un M ártir
no Pontífice, pág. lx x ii, con el E va n g elio de la se­
gunda de un M ártir Pontífice: Si alguno quiere v e ­
nir en pos de mí, p íg . lx v i.

Dia id.— SAN AGATÁNGELO, Mártir.

M isa Tn virtu te tua, etc., primera del Común


¡le un M ártir no Pontífice, pág. lx v i i i .

Dia id .— SANTAS RELIQUIAS en las


Iglesias de Jurisdicción Castrense.
M isa Intret in couspetu luo, eLc., primera de
muchos Mártires, p ¿g. l x x i x , con las siguientes

Oración. Aum enta, Señor, en noso­


tros la fe de la resurrección de la carne,
tú que obras maravillas en las Reliquias
F IE ST A S DE FE B R E R O . 471

de tus Santos; y haznos participantes de


la gloria de la inmortalidad, cuya pren­
da veneramos en sus cenizas. Por, etc.
C red o......

Secreta. T e ofrecemos, Señor, los do­


nes de nuestra devocion, los cuales séan-
te gratos en honor de tus Santos, y á no­
sotros saludables por tu misericordia.
Por, etc.
Poscoiinmion. Suplicárnoste, oh S e ­
ñor, nos concedas por la intercesión ríe
tus Santos M ártires, que lo que hemos
tomado por la boca, lo recibamos con
una alm a pura. Por, etc.

Dia 10 .— SAN TA ESCOLÁSTICA, Virgen.


Misa D ilexisti justitiam , etc., d:i Común de
una Virgen, ptlg. c l i x , con U1 siguiente

Oración. Oh Dios, que para manifes­


tar la inocencia de su vida hiciste pene­
trar en el cielo bajo la forma de. una p a­
loma el alma de tu bienaventurada V ir­
gen E scolástica; concédenos por sus mé­
ritos y oraciones, que vivam os con tal
inocencia, que merezcamos llegar á los
goces eLernos. Por, etc.
47¿ F IE ST A S D E F E B R E R O .

Dia. id.— SAN JACINTO, Mártir.


Misa In virtute tua, etc., primera de un M ártir
no Pontifico, pAg. l x v i i i .

Dia U . - B . JUAN BRITTO, Mártir, de la


C. de J.
Misa Laetabitur, etc., segunda de un M ártir no
Pontífice, pág. l x x i i , con la siguiente

Oración. Oh Dios, que para propagar


la fe católica entre los Indios, adornaste
de una admirable constancia al bien­
aventurado Juan, tu Mártir; concédenos
por sus méritos é intercesión, que los que
celebramos la memoria de su triunfo,
imitemos también los ejemplos de su fe.
Por, etc.
Secreta. R ccibc, Señor, dignamente
los dones ofrecidos; é intercediendo los
méritos de tu bienaventurado M ártir
Juan, concédenos, que configurados con
la pasión y muerte de tu Unigénito H ijo,
merezcamos también ser compañeros de
su resurrección y gloria. Q ue contigo
vive y reina, etc.
Posconmnion. Alim entados por estos
misterios con la prenda de la humana
F IE ST A S JJli l'líB K K R O . 473

redención, te suplicamos humildemente,


oh Señor, que los que somos oprimidos
con el peso de nuestros pecados, inter­
cediendo tu bienaventurado M ártir Juan,
consigamos el perdón y la paz. Por, etc.

Dia id.— SAN ANTERO. Papa y Mártir.


Misa S tatu it ei D om inus, etc., primera de un
M ártir Pontifics, pág. l x .

Dia id.— SAN FELICIANO, Mártir.

M isa In virtute tu a, etc., primera de uk M ár­


tir no Pontifico, pág. l x v i i i .

I)ia id.— SAN SIMEON, Profeta y Confesor.

Introito. [Salmo 36.) Os ju s ti nudiiabitur.


boca del justo derram ará sabi-
isiT ra l duría, y su lengua hablará jui-
I ciosamente; la ley de su Dios la
tiene en medio del corazon.
(Salmo id.) N o envidies á loa m alig­
nos, ni tengas celos de los que obran la
iniquidad.
474 F IE ST A S D E FEB R E R O .

Jr. G loria al Padre, etc. L a boca del


justo, etc.
Oración. Omnipotente y sempiterno
Dios, que al recibir á tu unigénito en tu
Santo Tem plo, le presentaste al mundo
en manos del santo Simeón; suplicam os
humildes á tu clemencia, que mediante
su intercesión merezcamos ser presen­
tados eu el santo leinplo de tu gloria.
Por. etc.
E p ístola: B ienaventurado el h om b re, etc..
M isa O s ju sti, pág. c x x x m .

Gradual. (Salmo 9 1.) Florecerá co­


mo la palm a el varón justo, y d esco­
llará cual cedro del L íbano en la casa
del Señor.
f. Celebrando por la m añana tu mi­
sericordia y por 1?. noche tu verdad.
A le lu y a , aleluya f . E l anciano
llevaba al niño, mas el niño regía al an­
ciano. Aleluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
y a s / el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Lucas 2.) A h o r a , Señor,


ahora sí que sacas en paz de este mundo
á tu siervo según tu promesa.
y. Porque ya mis ojos han visto al
Salvador que nos has dado.
F IE ST A S D E FE B R E R O . 475

y. A l cual tienes destinado para que,


expuesto á la vista de todos los pueblos,
sea la brillante luz que ilumine á los
gentiles, y la gloria de tu pueblo de
Israel.

CON TIN U ACIO N DEL SANTO E VA N G ELIO SEGUN

SAN LUCAS. (C. 2 , V. 25.)

E n aquel tiempo: H abia en Jerusa-


len un hombre justo y temeroso de Dios,
llamado Simeón, el cual esperaba de dia
en dia la consolacion de Israel, y el E s ­
píritu Santo moraba en él. E l mismo
Espíritu Santo Ir habia revelado, que no
habia de morir antes de ver al ungido
del Señor. Así vino inspirado de él al
templo. Y al entrar con el Niño Jesús sus
padres, para practicar con el lo pres­
crito por la ley, tomándole Simeón en
sus manos bendijo á Dios, diciendo: A h o­
ra, Señor, ahora sí que sacas en paz de
este mundo á tu siervo, según tu pro­
mesa. Porque ya mis ojos han visto al
Salvador que nos has dado: A l cual tie­
nes destinado para que, expuesto á la
vista de todos los pueblos, sea la bri­
llante luz que ilumine á los gentiles, y
la gloria de tu pueblo de Israel. Su p a ­
dre y su madre escuchaban con admira-
476 F IE ST A S D E FEBRERO .

cion las cosas que de él se decían. S i­


meón bendijo á entrambos, y dijo á M a­
ría su madre: Mira, este niño que ves,
está destinado para ruina, y para resur­
rección de muchos en Israel, y para ser
el blanco de la contradicción de los hom ­
bres; lo que será para ti misma una es­
pada que traspasará tu alm a, á fin de
que sean descubiertos los pensamientos
ocultos en los corazones de muchos.
Ofertorio. (Salmo 48.) M i verdad y
mi misericordia con el justo, y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, hostias
de alabanza en conmemoracion de tus
Santos; por cuya intercesión confiamos
ser librados de los males presentes y fu­
turos. Por, etc.
Comnnimi. E l E spíritu Santo le h a ­
bia revelado, que no habia de morir an­
tes de ver al ungido del Señor.
Poscomunion. Preparados con la co­
mida y bebida celestial te rogamos hu­
mildemente, oh Dios nuestro, que sea­
mos fortificados con los ruegos de aquel,
en cuya conmemoracion los hemos per­
cibido. Por, etc.
T IE S T A S D E F E B R E R O . 477

I ) ia id .-L o s Santos FUNDADORES d é la


Orden de los Siervos de la B. Y . M.

Introito. G andeam us atines in D om ino.

todos en el Señor
r e g o cijém o n o s

al celebrar la fiesta en honor de


los siete bienaventurados P a ­
dres, de cuya festividad se ale­
gran los Angeles y alaban al H ijo de
Dios.
(Salmo 134.) A labad el Nombre del
Señor; tributadle alaban zas, vosotros,
siervos suyos.
y. G loria al Padre, etc. Regocijém o­
nos, etc.
Oracion. O h Dios, que para venerar
la memoria de los Dolores de tu S an tí­
sima M adre, fecundaste á tu Iglesia con
una nueva fam ilia de siervos suyos, por
siete Padres bienaventurados; concéde­
nos propicio, que de tal modo nos aso­
ciemos á sus lágrim as, que gocemos tam ­
bién de sus alegrías. Que vives y rei­
nas, etc.
47S F IE ST A S D E F EB R E R O .

L E C C I O N D E LA E P Í S T O L A D E SAN P A B L O A LO S PH I -
L I P E N S E S . ( C . 3 , V. 7 . )

Hermanos: Aquellas cosas que con­


sideraba yo, etc., la continuación en el C o­
mún de Confesor no Pontífice , al fin , pági­
na CXL.
Gradual. (Salmo 132.) Oh cuan bue­
na cosa es, y cuan dulce, el vivir los her­
manos en m ística unión.
Jí. E s como el oloroso perfume, que
derramado en la cabeza, va destilando
por la respetable barba de Aaron.
Aleluya, aleluya. E sta es una
verdadera hermandad, que vence los crí­
menes del mundo; ha seguido á Cristo,
gozando ínclita el reino celestial. A le ­
luya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
y as y el verso que las signe, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que


sembraban con lágrim as, segarán con jú ­
bilo.
f. Cuando iban, esparcían llorando
sus sem illas.
Jl. M as cuando vuelvan vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.
F IE S T A S D E FE B R E R O . 479

E va n g elio el de la segunda Misa de Confesor no


Pontífice, pág. cxx x vm .

Ofertorio. (Salmo 44.) En lugar de


tus padres te nacerán hijos; por esto los
pueblos te cantarán alabanzas.
Secreta. Suplicárnoste, oh Dios om ­
nipotente , que la oblacion de nuestra
humildad te sea agradable en honra de
tus Santos, y nos purifique así en el
cuerpo como en el alma. Por, etc.
Comunion. (Juan 13.) Os entresa
qué yo del mundo, y os he destinado
para que vayais por todo el mundo, y
hagais fruto, y vuestro fruto sea dura­
dero.
Poscomunion. Rogárnoste, oh Dios
todopoderoso, que los que hemos re ci­
bido el alim ento celestial, seamos por él
fortificados contra toda adversidad, m e­
diante la intercesión de tus siete bien a­
venturados Confesores. Por, etc.
F IE ST A S DE F E B R E R O .

Dia 12 .— Primera Traslación de SAN EU­


GENIO, Obispo y Mártir.
Introito. (Eccl. 45, v. 30.) Sta tuit ei.
sentóel Señor con él un pacto
eterno; y dióle el sacerdocio de
Ia nación, y le llenó de felicidad
as/^saa y gloria.
(Salmo 131.) ‘ Acuérdate, oh Señor,
de D avid, y de toda su gran m anse­
dumbre.
y. G loria al Padre, etc. Asentó el
Señor, etc.
Oracion. T e rogamos, Señor, miréis
propicio á nosotros tus siervos, por los
méritos gloriosos de tu M ártir y Pontí­
fice Eugenio, cuya traslación celebra­
mos; á fin de que por su piadosa interce­
sión, seamos siempre protegidos en to­
das las adversidades. Por, etc.

LECCION DF. LA F.PÍSTOT.A DF.I. A P Ó S T O L SANTIAGO.


(C . I, S. 12.)

Carísim os: Bienaventurado el hom­


bre que sufre, etc., pág. l x , Misa primera
de un Mártir Pontífice.
Gradual. (Salmo 109.) Juró el S e ­
ñor, y no se arrepentirá; y dijo: T ú eres
F IE ST A S D E F E B R E R O .

Sacerdote sempiterno según el orden de


M elchisedech.
íh E l Señor dijo á mi señor: siéntate
á mi diestra.
A le lu y a , aleluya. E ste es el
Santo que se trae dignamente á la m e­
moria de los hombres, el que hizo trán­
sito al gozo de los Angeles. A leluya.

Despues de Septuagésima ss omiten las A le lu ­


yas y el verso que las sigue', y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 20.) T u , Señor, con­


cediste al Justo el deseo de su corazon,
y no has frustrado los ruegos que form a­
ron sus lábios.
jh Antes te has anticipado á él con
bendiciones amorosas.
j¡f. Pusístele sobre la cabeza una co­
rona de piedras preciosas.

E vangelio: como al fin a l tie un M ártir vo P o n ­


tífice, pág. l x x v i i i : S i el grano de triga, etc.

Ofertorio. L e acom pañarán mi ver­


dad y mi clem encia, y en mi nombre
será exaltado su poder.
Secreta. T e rogamos, Señor, que con
tu clem encia recibas de nuestras manos
el don ofrecido, y que nos limpies de to ­
dos nuestros pecados por las oraciones y
4$2 F IE S T A S DE FEBR E R O .

méritos de tu Márcir y Pontífice E u g e ­


nio. Por, etc.
Comunion. (Juan 12.) E l que me
sirve, sígame: que donde yo estoy, allí
estará también el que me sirve.
Poscomunion. Gustando los divinos
misterios que hemos ofrecido á tu M a ­
jestad en la traslación de San Eugenio,
tu Pontífice y M ártir, te rogamos. Señor,
que merezcamos por ella el perdón de
los pecados, y nos deleitemos en los do­
nes de la gracia celestial. Por, etc.

Dia id .— SANTA E U LA LIA , Virgen y


Mártir.

Misa, L aq u eb a r de testim oiiiis, etc., primera de


una Virgen y M ártir, pág. cx^ vi, con la siguiente

Oración. Oh Dios, que nos regocijas


con el nacimiento al cielo de tu biena­
venturada Virgen y M ártir E ulalia; con­
cédenos propicio, que por sus gloriosí­
simos méritos nos aprovechen las cosas
de la tierra, y alcancemos las del cielo
que deseamos. Por, etc.
F IE S T A S UH F E b K K K O . 48^

Dia id .- S A N TELESFORO, Papa y


Mártir.
Misa. S acerdotes D e i, e tc., segunda, del Comnn
de nn M ártir Pontífice, pág. l x x i i .

Din 13 .— SANTA CA TA LIN A DE RICC 1S,


Virgen.
M isa D ilexisti ju stitia m , etc., primera de tina
Virgen i pág. c n x , y la siguiente

Oración. O h Señor Jesucristo, que


quisiste hacer ilustre á la bienaventu­
rada Virgen Catalina, inflam ada en tu
amor con la contem plación de tu Pasión;
concédenos por su intercesión, que re­
cordando devotam ente los misterios de
la Pasión, m erezcamos recibir los frutos
desella. Que vives y reinas, etc.

Dia id .—SAN GREGORIO II. Papa y Con­


fesor .
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de vn
M ártir Pontífice, pág. l x .
484 F IE S T A S DE F E B R E R O .

Dia id.— SAN ISIDORO, Confesor.


M isa O s justi m editabitur, etc., primera de un
Confesor no Pontifico, pág. c x x x u .

Dia 1 4 . - B . JUAN BAUTISTA DE L A


CONCEPCION, Confesor.
Misa Justus ut palm a, etc., segunda de un Con­
fesor no Pontífice, pág. c x x x v i,.v la siguiente

Oración. O h Dios, que para propagar


la m ayor gloria de la Santísim a T rin i­
dad, robusteciste con admirable forta­
leza de espíritu, y con una paciencia in­
victa, á tu bienaventurado Confesor Juan
Bautista; concédenos á nosotros tus sier­
vos que, imitando su fervor, consigamos
alcanzar la gloria eterna. P or etc.

LE CCIO N DE LA S E G U N D A E P Í S T O L A D E SAN PA ULO


Á LO S C O R I N T I O S . (C. 6, V. 4.)

Hermanos: Portémonos en todas las


cosas, etc., pág. x c m , al fin a l del Común
de Mártires.
Secreta. Pedírnoste, Señor, que nos
purifique la oblacion del don presente; y
por la intercesión de tu bienaventurado
Confesor Juan B autista, hágase por tu
F IE S T A S D E FE B R E R O . 485

gracia en nosotros la renovación del es­


píritu. Por, ctc.
Poscomunion. H abiendo participado,
oh Señor Jesucristo, de tu sagrado C u er­
po y preciosa Sangre, con que fuimos
redimidos, suplicárnoste, que por la in­
tercesión de tu bienaventurado Confesor
Juan B autista, merezcamos percibir los
frutos de la eterna redención. Por, etc.
Conmemoracion de San Valentín, M á rtir, y si
es Cuaresma, de'la feria , con el último E va n g elio .

Dia id. — SAN VALENTIN, Presbítero y


Mártir.
Misa In virtute tua, etc., primera de un M á r­
tir no P ontífice, pág. l x v i i i , con las siguientes:

Oración. Suplicárnoste, oh D ios to ­


dopoderoso, no 3 concedas, que los que
veneramos el natalicio al cielo de tu
bienaventurado M ártir Valentín, seamos
libertados por su intercesión de todos los
m ales que nos amenazan. Por, etc.
Secreta. Pedírnoste, Señor, te ap la­
quen los dones ofrecidos; y por la inter­
cesión de tu bienaventurado M ártir V a ­
lentín, defiéndenos de todos los peligros.
Por, etc.
486 FIESTA S D E FEB R E R O .

Posconmnion. Sea para nosotros, S e ­


ñor, el misterio celestial, la reparación
del alm a y del cuerpo, á fin de que por
la intercesión de tu bienaventurado M ár­
tir Valentín, experimentemos la protec­
ción de aquel cuyas acciones deseamos
im itar. Por, etc.

Diíi id.—SAN AGATON, Papa y Confesor.


Misa Statu it ei D om inus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. l x .

Día id.— SAN GELASIO, Mártir y Papa.


Misa S acerdotes D ei, etc., segunda de un M ár­
tir Pontífice, pág. l x i v , con las O racion es de ¡a
primera del mismo Común, pág. x l .

Dia 15 .— SAN TA ILDEGUNDA. Virgen y


Mártir.
Misa L o q u e b a r d e t e s t i n i o n i i s : e : c . , primera
de una Virgen y M ártir, pág. c x l v i . *

Dia id.-SA N T O S FAUSTINO y JO VITA,


Mártires.
il//srr. S a l j G a u t e m , e t c . , tareera d sl Comtin de
m uchos M ártires, p á g. l x x x v i i .
F IE S T A S D E F EB R E R O . 48 7

Dia id.— Traslación de SAN ANTONIO DE


PADUA, Confesor.
M isa O s ju sti, etc., primera de Confesor no
Pontífice, pAg. c x x x i i , excepto !o siguie¡ite.

Oración. A legre, oh D ios, á tu Ig le­


sia la votiva traslación de tu bienaven­
turado Confesor Antonio, á fin de que
esté siempre robustecida con los auxilios
espirituales, y merezca participar de los
goces eternos. Por, etc.

LECCION DE LA EP ÍS TO L A PRIMERA D E SAN PABLO


Á LOS C O R IN T H IC S . (C. 4, l’. q.)
Hermanos: E stam os sirviendo, etc.,
de la M isa Justus, etc., pág. cxxxvn .
Secreta. Sea, Señor, la presente obla­
ción saludable á tu pueblo, por quien te
dignaste ofrecerte á tu Padre H ostia v i­
va. Que vives y reinas, etc.
Posconmnion. Satisfechos, Señor, con
los dones divinos, te suplicam os, que por
los méritos y la intercesión de tu bien­
aventurado Confesor A ntonio, experi­
mentemos los efectos del Sacrificio sa­
ludable. Por, etc.
4 S f¡ F IE S T A S D E FEBRERO.

Día id.— BEATOS JUAN BAUTISTA MA­


CHADO y Compañeros Mártires, de la
C. de J.
M isa Sap ien tiam Sanctornm , etc., segunda de
muchos Mártires, pág- u tx x m , con la

Oración. T e pedimos, Señor, nos con­


cedas benigno tu auxilio, y por la inter­
cesión de tus bienaventurados M ártires
Juan B autista y sus Com pañeros, estien­
das sobre nosotros la diestra de tu pro­
tección. Por, ctc.

Dia id.— SAN EFISIO, Mártir.


Introito. (Salmoi 5.) Probasti, Dómine.
u s i s t e á prueba, Señor, mi cora­

sí zon, y le has visitado durante la


not:^ie ) 1Iie has acrisolado al fue-
g 0) y en m ¡ no se ha hallado ini­
quidad.
(Salmo 13.) Alabaré al Señor en to ­
do tiempo; no cesarán mis labios de pro­
nunciar sus alabanzas.
y. Gloria al Padre, etc. Pusiste, etc.
Oraciou. O h Señor Jesucristo, que
por tu Cruz y Pasión venciste al mun­
do, y con ese mismo adm irable signo te
F IE S T A S D E F E B R E R O . 489

dignaste llam ar desde el cielo á tu bien­


aventurado M ártir Efisio, selecto predi­
cador de la fe para convertir á los infie­
les; concédenos, te pedimos, que m erez­
camos tener por glorioso intercesor en el
cielo, á quien tuvimos por propagador
de la fe en la tierra. Que vives y rei­
nas, etc.

LECCION D E L LIBRO DE LA S A B I D U R Í A .

(C. 10, V. 10.)

E l Señor condujo al justo, etc., pá­


gina c x x x v i i , de la Misa segunda de Confe­
sor 110 Pontífice.
Gradual. (Exodo 15.) Glorioso es
Dios en sus Santos; admirable en su m a­
jestad y hacedor de prodigios.
f. T u diestra, Señor, ha demostrado
su soberana fortaleza; tu diestra, oh S e ­
ñor, es la que ha herido al enemigo de
tu pueblo.
A leluya, aleluya. Jr. (Salmo m . )
Bienaventurado el hombre que teme al
Señor, y que toda su afición la pone en
r.umplir sus mandamientos. A leluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu ­
y a s^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salvio 20.) T ú , Señor, con­


490 FIESTA S DE FEB R ER O .

cediste al justo el deseo de su corazon,


y no has frustrado los ruegos que formu­
laron sus labios.
Jh Antes te has anticipado á él con
bendiciones amorosas.
J¡. Poniendo sobre su cabeza una co­
rona de piedras preciosas.

CONTINUACION D E L SANTO EVANGELIO SEGU.N


SAN MATEO. ( C . 10, f . 34.)

En aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: N o teneis que pensar que yo
haya venido á traer la paz á la tierra;
no he venido á traer la paz, sino la guer­
ra; pues he venido á separar al hijo de
su padre, y á la hija de su madre, y á Ir.
nuera de su suegra; y los enemigos del
hombre serán las personas de su misma
casa. Quien am a al padre ó á la madre
mas que á mí, no merece ser mió; y el
que am a al hijo ó á la h ija mas que á
mí, tam poco merece ser mió. Y quien no
carga con su cruz y me sigue, no es d ig ­
no de mí. Quien á costa de su alm a con­
serva su vida, la perderá; y quien per­
diere su vida por amor mió, la volverá
á hallar.
Ofertorio. (Salmo 117.) L a diestra
del Señor hizo proezas; la diestra del
F IE S T A S D E FE B R E R O . 491

Señor me ha exaltado; no moriré, sino


que viviré aún y publicaré las obras del
Señor.
Secreta. Aprovéchenos, Señor, esta
oblacion por las oraciones de tu Santo
Mártir Efisio, para la presente y futura
prosperidad y paz. Por, etc.
Comunion. (Salmo 20.) Pusiste, S e­
ñor, sobre su cabeza una corona de pie­
dras preciosas.
Poscomunion. Alimentados con la
participación del don sagrado, suplicá­
rnoste, Señor Dios nuestro, que por la
intercesión de tu bienaventurado Mártir
Efisio, experimentemos el efecto de la
protección de aquel cuyo culto celebra­
mos. Por, etc.

Dia 16 .— SAN GREGORIO X , Papa y Con­


fesor.
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. c x iv , con la siguiente

Oración. Oh Dios, que engrandeciste


tu Iglesia con el celo religioso y cuida­
dos apostólicos de tu bienaventurado
Confesor y Pontífice Gregorio; concede
por sus méritos é intercesión, que reciba
492 F IE ST A S D E FE B R E R O .

siempre un nuevo incremento de fe y de


santidad. Por, etc.

Dia id .-S A N T A CLARA, Mártir.


Misa Me exp cctavcru n t, c tc ., del Común de
una M ártir no Virgen, pág. c l x v i .

Din 18.—SAN ELADIO, Obispo y Confesor.


M isa S ta tu it ei D om inus, ctc., primera del C o ­
mún d?. un Confesor Pontífice, pág. c. \ t v , con el
E vangelio' de Doctores: V osorros sois la sal de la
tierra, etc., pág. cxxix, y ia siguiente

Oración. Suplicárnoste, oh Dios to­


dopoderoso, nos concedas, que de tal
modo nos gloriemos en la solemnidad de
tu bienaventurado Confesor y Pontífice
Eladio, que por su intercesión nos ejer­
citemos fielmente en las obras de piedad.
Por, etc.

Dia id.—SANTA GAUDENCIA, Mártir.


Misa M e exp ectaverunt, etc., del Común de
una M ártir no Virgen, pág. c l x v i .
F IE S T A S DF. F E B R E R O . 493

Dia id.— SAN TEOTEVIO, Confesor.

Introito. ( S a lin o 131.)

ntraremos en su pabellón, ado-


á raremos la peana de sus piés.
glgJÍS En tus átrios descansarán núes-
tros piés, oh Jerusalen.
(Salmo 17.) Como lo oimos, así lo
hemos visto en ln ciudad del Señor de
los ejércitos, en la ciudad de nuestro
Dios.
f. Gloría al- Padre, etc. Entrare­
mos, ctc.
Oración. Oh Dios, que con los conse­
jos y ejemplos saludables del bienaven­
turado Teotimo, reparaste la disciplina
canónica; concede propicio, que con su
ejemplo é intercesión entrando en el mas
estrecho camino de la perfección cristia­
na, consigamos mas fácilmente la vida
eterna. Por, etc.
L a E p ísto la y E va n g elio de la M isa del Común
de A lu d e s, pág. exu m .

Gradnal. (Salmo 118.) Hablaré de


tus mandamientos delante de los reyes,
y no me avergonzaré de ellos.
(Salmo ig.) Oh Señor, salva al
494 F IE S T A S D E F E B R E R O .

Rey, y óyenos en el dia que te invoque­


mos.
Aleluya, aleluya. Florecerá como la
palma el varón justo, y descollará cual
cedro del Líbano. Aleluya.
Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­
yas y ti verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 21.) Gran contento


tuve cuando se mediju: iremos á la casa
del Señor.
y. (Salmo 8.) Yo contemplo los cie­
los, obra de tus dedos, la luna y las es­
trellas que tú criaste.
(Salino 86.) Gloriosas cosas se han
dicho de ti, oh Ciudad de Dios.
Ofertorio. A mí líbreme Dios de glo­
riarme sino en la cruz de nuestro Señor
Jesucristo.
Secreta. Oh Señor, al recordar los
misterios de la santa Cruz, concédenos
que ofrezcamos con la veneración debi­
da el Sacrificio incruento; é intercedien­
do tu Confesor Teotimo, consigamos el
efecto del fruto saludable. Por, etc.
Comnnion. (Rom. 12.) Os ruego, her­
manos mios, encarecidamente por la mi­
sericordia de Dios, que le ofrezcáis vues­
tro cuerpo como una hostia viva, santa
F IE ST A S D E F E B R E R O . 495

y agradable á sus ojos, que es el culto


racional que debeis ofrecerle.
Posconmnion. Por los misterios san­
tos que hemos recibido, interceda, oh
Señor, por nosotros San Teotimo; para
que no nos conformemos con este siglo,
sino que, reformados, aspiremos siempre
á mayor perfección. Por, etc.

l>in id.— SAN SD 1EON, Obispo y Mártir.


Misa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Mártir Pontífice, pág. l x .

Dia 19.—SAN CONRADO. Confesor.


Misa Justus uc palm a, e tc., segunda de Confe­
sar no Pontífice, pág. cxxxvi, con el E va n g elio de
Abades: Bien ves que nosntrns, pág. c x l v , conme­
moración de la fer ia si es Cuaresm a, y último
E v a n g e lio .

i>i» id.— s a n A l v a r o d e c ó r d o b a ,
Confesor.
Misa Os justi meditabitur, etc., primera de un
Confesor no Pontífice, pág. c x x x i i , con la siguiente
Oracion. Oh Dios, que adornaste de
un modo insigne á tu bienaventurado
4.96 F IE ST A S D E F E B R E R O .

Confesor Alvaro con los dones de la ca­


ridad y penitencia; concédenos por su
intercesión que llevemos siempre, á ejem­
plo de Cristo, la mortificación en el cuer­
po, y tu amor en el corazun. Por el mis­
mo, etc.

Dia 21 .— B. DIEGO CARVALLO, Mártir


de la C. do J.
M isa L a:tab itur justu s, etc., segunda de un
Mártir no Pontífice, pág. l x x i i , con la siguiente

Oración. Oye, Señor, con clemencia


las preces de tu pueblo, para que seamos
ayudados con los méritos de tu biena­
venturado Mártir Diego, los que nos ale­
gramos en su martirio. Por, etc.
Conmemoracion y último E va n g elio de la feria ,
si (s Cuaresma.

Dia 22 .—La Cátedra de SAN PEDRO en


Antioquía.
Misa: Todo como en la C áted ra de S an P ed ro
en R om a, 18 de Enero, fá g . 370, sin la conmemo­
ración de Santa Prlsca, pero sí de la feria con el
último E van g elio si es Cuaresma.
F IE ST A S D E F E B R E R O . 497

Día 23.—SAN PEDRO DAJfflANO, Obispo,


Confesor y Doctor.
Misa In m edio Ecclesise, e tc ., del Común de
Doctores, pág. c x x v i i , con la siguiente

Oración. Rogárnoste, oh Dios T od o­


poderoso, nos concedas, que sigamos los
consejos y los ejemplos de tu bienaven­
turado Pedro, Confesor y Pontífice, áfin
de que por el desprecio de las cosas de
este mundo, consigamos los goces eter­
nos. Por, etc.
C red o......
Coumemoracion de la feria con el último E v a n ­
gelio sí cae en Cuaresm a,y también d é la V ig ilia
de San M atías.

Dia i<l.—CONMEMORACION DE SAN


JULIAN, Obispo y Confesor.
Misa S ta tu it, e t c ., primera del Común de C on­
fesor Pontífice, pág. c x j v , excepto lo siguiente.

Oración. Oh Dios, que nos regocijas


con la venerable conmemoracion de tu
bienaventurado Confesor y Pontífice Ju­
lián; excita en nosotros, te pedimos, su
espíritu de inocencia y de caridad, y
concede que lleguemos á ti, siguiendo
TOM O I . 32
498 F IE S T A S D E F E B R E R O .

los ejemplos de aquel cuyos méritos ve­


neramos. Por, etc.
LECCION D E LA SEGUNDA EP ÍSTO L A E E SAN P A BL O
Á LOS C C R IN T H I0 3 . 'C . 8, V. 9.)

Hermanos: Bien sabéis cuál ha sido


la liberalidad de nuestro Señor Jesucris­
to, el cual siendo rico, se hizo pobre por
vosotros, á fin de que vosotros fuéseis ri­
cos por medio de su pobreza. Y así os
doy consejo en esto, como cosa que os
importa, puesto que no solo lo comen-
zásteis á hacer, sino que por vosotros
mismos formásteis el designio de hacer­
lo desde el año pasado; pues ahora cum­
plidle de hecho, para que así como vues­
tro ánimo es pronto en querer, así lo, sea
también en ejecutar, según las faculta­
des que teneis. Porque cuando un hombre
tiene gran voluntad de dar , Dios la acep­
ta, no exigiendo de él sino lo que puede
y no lo que no puede. Que nu se preten­
de que los otros tengan holganza y vos­
otros estrechez, sino que haya igualdad;
supliendo al presente vuestra abundan­
cia la necesidad de los otros, para que
asimismo su abundancia en bienes espi­
rituales sea también suplemento á vues­
tra indigencia en ellos, de donde resulte
F IE ST A S D E F E B R E R O . 499

igualdad, según está escrito: E l que re­


cogía mucho maná no se hallaba con mas,
ni con menos de lo necesario el que reco­
gía poco.
CONTINU ACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SA N L U C A S . (C. 12, V. 32 )

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: No teneis qne temer, etc., de
la Misa Justus, etc., Común de Confesor
no Pontífice , pág. cxxxvm .
Secreta. T e inmolamos, Señor, en la
conmemoracion de tu Santo Confesor
Julián esta hostia; pidiéndote humilde­
mente, que lo que no podemos obtener
por nuestros méritos, se nos conceda por
la intercesión de aquel que supo com­
placerte. Por, etc.
Comunion. (Lucas 12.) Haceos unas
bolsas que no se echen á perder; un te­
soro en el cielo que jam ás se agota, á
donde no llegan los ladrones, ni roe la
polilla.
Poscomunion. Alimentados con los
Sacramentos celestiales, te suplicamos
humildemente, Señor, que los que recor­
damos la conmemoracion de tu bienaven­
turado Confesor y Pontífice Julián, reci­
bamos por su mediaciun el complemen­
500 F IE ST A S D E F E B R E R O .

to del perdón de nuestros pecados. Por


nuestro, ctc.

Dia id.—Vigilia de SAN MATIAS, Apóstol.


Misa E go autem , etc., del Común de la V ig ilia
de un A p óstol, pág. l v i :.

Dia id . — SANTA MARTA, Virgen y


Mártir.
Misa M e exp ectaverunt, etc., segunda de una
Virgen y Mártir, pág. c u .

Dia id.—SAN FLORENCIO, Confesor.


M isa Justus ut palm a, etc., segunda de un Con-
fts o r no P ontífice, pág. cx x x v i, con el E va n g elio
de la primera: E sta d con vuestras ropas ceñ i­
das, e tc ., pág. cxxxiv.

Dia 24 ó 25.—SAN MATIAS, Apóstol.


Introito. (Sulmu i j2 .) M ihi autem.

yo veo, Dios mió, que tú has


honrado sobre manera á tus ami-
gos; su imperio ha llegado á ser
sumamente poderoso.
(Salmo id.) Oh Señor, tú has hecho
prueba de mí, y me tienes bien conocido:
F IE S T A S D E FRRRF.RO.

tú sabes cuánto hago, ora. esté quieto,


ora andando.
Gloria al Padre, etc. Mas yo, etc.
Oracion. Oh Dios, que asociaste al
colegio de tus Apóstoles al bienaventu­
rado M allas; pedírnoste nos concedas,
que por su intercesión experimentemos
siempre en nosotros los efectos de tu
piedad. Por, etc.
Conmemoracion y último E van g elio de Ja feria ,
si es Cuaresma.

LECCION D E LOS HECHOS D E LOS A P Ó ST O L E S.


(C. i , v. 15.J

Por aquellos días: T.evantóse Pedro


en medio de los hermanos (cuya junta
era como de unas ciento veinte personas)
y les dijo: Hermanos mios, es preciso
que se cumpla lo que tiene profetizado
el Espíritu Santo por boca de David,
acerca de Judas, que se hizo adalid de
los que prendieron á Jesús, el cual fué
de nuestro número, y habia sido llam a­
do á las funciones de nuestro ministerio.
Este adquirió un campo con el precio de
su maldad, y habiéndose ahorcado, re­
ventó por medio, quedando esparcidas
por tierra todas sus entrañas, cosa que
es notoria A torios los habitantes de Je-
503 F IE S T A S D E F E B R E R O .

rusalen, por manera que aquel campo ha


sido llamado en su lengua, Haceldama,
esto es, campo de sangre. Así es que
está escrito en el libro de los Salmos:
Quede su morada desierta, ni haya quien
habite en ella; y ocupe otro su lugar en
el episcopado. E s necesario, pues, que
de estos sujetos que han estado en nues­
tra compañía todo el tiempo que Jesús,
Señor nuestro, conversó con nosotros, em­
pezando desde el bautismo de Juan has­
ta el dia en que apartándose de nosotros
subió al cielo, se elija uno, que sea como
‘nosotros, testigo de su resurrección. Con
eso propusieron dos, á. José, llamado
Barsabas, y por sobrenombre el justo, y
á Matías. Y haciendo oracion dijeron:
¡oh Señor! T ú que ves los corazones de
todos, muéstranos cuál de estos dos has
destinado á ocupar el puesto de este mi­
nisterio y apostolado, del cual cayó Ju­
das por su prevaricación, para irse á su
lugar. Y echando suertes, cayó la suer­
te á Matías, con lo que fué agregado á
lo.s once Apóstoles.
Gradual. (Salmo 138.) Mas yo veo,
Dios mió, que tú has honrado sobrema­
nera- á tus amigos; su imperio ha llegado
á ser muy poderoso.
F IE ST A S D E FE D R E R O . 503

y. L os contaré, y su número se mul­


tiplicará como las arenas.
Tracto. (Salmo 20.) T ú , Señor, con­
cediste al justu el deseo de su corazon,
y no has frustrado los ruegos que forma­
ron sus lábios.
y . Antes te has anticipado á él con
bendiciones amorosas.
y. L e pusiste sobre la cabeza una
corona de piedras preciosas.
>5 CONTINU ACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SA N M A T E O . (C. I I , V. 25.)

Por aquel tiempo: Exclam ó Jesús di­


ciendo: Y o te glorifico, pág. xcvn.
C re d o .....

Ofertorio. (Salmo 44.) Los estable­


cerás príncipes sobre toda la tierra; con­
servarán la memoria de tu nombre, olí
Señor, por todas las generaciones.
Secreta. L as hostias, Señor, que te
ofrecemos para ser consagradas á tu nom­
bre, vayan acompañadas de la oracion de
tu Santo Apóstol Matías, por el cual nos
concedas que seamos purificados y de­
fendidos de todo mal. Por, etc.
Comunion. (Mateo 19.) Vosotros que
me habéis seguido, os sentareis sobre
504 F IE S T A S D E F E B R E R O .

tronos para juzgar á las doce tribus de


Israel.
Poscomunion. Pedírnoste, oh Dios to­
dopoderoso, nos concedas, por la inter­
cesión de tu bienaventurado Apóstol Ma­
tías, que por estos sagrados misterios que
recibimos, consigamos el perdón y la paz.
Por, etc.

Dia 2 5 — B. SEBASTIAN APARICIO,


Confesor.
Misa O s ju sti, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. c x x x i i , con las siguientes:

Oración. Oh Dios, que hiciste andar


con sencillez; de corazon á tu bienaven­
turado Confesor Sebastian, y le colmas­
te de dones celestiales; concede propicio
que, por su intercesión, podamos servir^
te con almas puras y conseguir los dones
de tu gracia. Por, etc.
Secreta. Haz, Señor, que estos dones
que te ofrecemos, sean, por la intercesión
del bienaventurado Sebastian, aceptos á
tu Majestad y saludables á nuestra hu­
mildad. Por, etc.
Poscomunion. Concédenos, oh Dios
misericordioso, que alimentados de la
sagrada Mesa, merezcamos lambien per­
F IE ST A S D E PE D R ER O . 5«5

cibir el fruto que el bienaventurado S e­


bastian percibió de este divino alimen­
to. Por, etc.

Dia id.— SAJtf FÉLIX III, Papa y Confesor.


M isa S ta tu it ci Dom inua, c tc ., primera de un
Confesor Pr.ntífia, £ág- c .y t v .

Dia 26 — SANTA MARGARITA DE COR-


TONA.
Intl'OitO. (Salm o 76.) N w nquid obliviscitur.
gjps p osible que Dios se olvide de
usar de clemencia? ¿ó detendrá
jg con su ira el curso de su mise-
I
Zát&íM j ricordia? Entonces dije: Ahora
comienzo á respirar; de la diestra del
Altísimo me viene esta mudanza.
(Salmo id.) Alcé mi voz y clamé al
Señor; á Dios clamé, y me atendió.
f. Gloria al Padre, etc. ¿Es posible
que Dios? etc.
Oración. Oh Dios, que trajiste mise­
ricordiosamente del camino de la perdi­
ción al de la salvación á tu sierva M ar­
garita; concédenos, con esa misma mi­
sericordia, que nos gloriemos de seguir
nhora con prontitud en su penitencia, á
506 F IE ST A S D E F E B R E R O .

la que nos avergonzamos antes de se­


guirla en sus estravíos. Por, etc.
Conmemoradat y último E va n g elio de feria , si
ós Cuaresma.

LECCION DEL LIBRO DE LA S A B I D U R I A .


(C á n t C . 3.)

Me levantaré, dije, y daré vueltas por


la ciudad, y buscaré por las calles y pla­
zas al amado de mi alma. ¡Ay! le busqué,
mas no le hallé. Encontráronme las pa­
trullas que rondan por la ciudad, y las di­
je: ¿No habéis, por ventura, visto al ama­
do de mi alma? Cuando hé aquí que á
pocos pasos me encontré al que adora
mi alma; asíle y no le soltaré hasta ha­
berle hecho entrar en la casa de mi ma­
dre, en la habitación de la que me dió
la vida. ¡Oh hijas de Jerusalen! conjú-
roos por las corzas y los ciervos de los
campos, que no desperteis ni interrum­
páis el sueño á mi amada, hasta que ella
quiera. Ponme por sello sobre tu cora-
zon, ponme por marca sobre tu brazo;
porque el amor es fuerte como la muer­
te, implacables como el infierno los ce­
los; sus brasas, brasas ardientes y un
volcan de llamas. L as muchas aguas no
,han podido extinguir el amor, ni los rips
F IE ST A S r>F. F E B R E R O . 507

podrán sofocarle. Aunque un hombre en


recompensa de este amor dé todo el
caudal de su casa, lo reputará por nada.
Gradual. (Eccl. 51.) Me. libraste de
la perdición y me sacaste á salvo en el
tiempo calamitoso.
y. Por tanto, te glorificaré y te can­
taré alabanzas, y bendeciré eternamente
el nombre del Señor.
Tracto. (Cánt. 2.) Pasó ya el invier­
no, disipáronse y cesaron las lluvias.
j. Despuntan las flores en nuestra
tierra, llegó el tiempo de la poda, el ar­
rullo de la tórtola se ha oido ya en nues­
tros campos.
y. Yo te he amado con perpétuo y
no interrumpido amor; por eso miseri­
cordioso te atraje á mí.
gg r. O N T IM I I A C .I O V r > Fr . SANTO f.v a n g e li3 S F . C li N
SAN I .Ú C A S . ¡C . 15, V. 2 .)

En aquel tiempo: L os Fariseos y


Escribas murmuraban de Jesús, dicien­
do: Mirad cómo se familiariza con los
pecadores y come con ellos. Entonces
les propuso esta parábola: ¿Quién hay
de vosotros que teniendo cien ovejas, y
habiendo perdido una de ellas, no deje
las noventa y nueve en la dehesa, y no
508 fie sta s de fe b re ro .

vaya en busca de la que se perdió hasta


encontrarla? En hallándola se la pone
sobre los hombros muy gozoso, y lle­
gando á casa convida á sus amigos y ve­
cinos, diciéndoles: Regocijaos conmigo,
porque he halladQ la oveja mia que ha­
bía perdido. Os digo, que á este modo,
habrá mas fiesta en el cielo por un peca­
dor que se arrepiente, que por noventa y
nueve justos, que no tienen necesidad de
penitencia. O ¿qué mujer, teniendo diez
drachmas ó reales de plata, si pierde una,
no enciende la luz y barre bien la cas?,
y lo registra todo, hasta dar con ella? Y
en hallándola convoca ásus amigas y ve­
cinas, diciendo: Alegraos conmigo, que ya
he hallado ladrachm aque habia perdido.
Así os digo yo, que harán fiesta los án-
géles de Dios por un pecador que haga
penitencia.
Ofertorio. (Rom. 5.) Cuanto mas
abundó el pecado, tanto mas ha sobre­
abundado la gracia, á fin de que al mo­
do que reinó el pecado para dar la muer­
te, así también reine la gracia, en virtud
de la justicia, para dar la vida eterna.
Secreta. Haz, Señor, que la hostia
de aplacacion que te ofrecemos, nos a l­
cance la plenitud del perdón deseado,
F IE ST A S D E FEBRERO. 509

por la intercesión de tu bienaventurada


Margarita. Por, etc.
Comuiiion. Harán fiesta los ángeles
de Dios por un pecador que haga peni­
tencia.
Poscouranion. Las copiosas lágrimas,
oh Señor, de tu Santa Margarita, ablan­
den la dureza de nuestro corazon, á fin
de que por la virtud de este Sacramen­
to, extingamos con incesante llanto las
llamas debidas por nuestros crímenes.
Por, etc.

Dia 27 .— NUESTRA SEÑORA DE GUA­


DALUPE.
Introito. ÍSedulius.) Salve, Sanctá.
te salve, oh Santa Madre, que
■ engendraste al Rey que gobier-
na los cielos y la tierra por toda
la eternidad.
(Salmo 44.) Rebosando está el pe­
cho mió en sublimes pensamientos; al
Rey consagro yo esta mi obra.
f. Gloria al Padre, etc. Dios te sal­
ve, etc.
Oracion. Oh Dios, que constituidos
bajo el singular patrocinio de la Beatí­
sima Virgen María, quisiste colmarnos
5 io F IE S T A S DE F E B R E R O .

de perpétuos beneficios; concede á nues­


tras súplicas, que gocemos en el cielo de
la vista de aquella, de cuya conmemo­
racion hoy nos regocijamos. Por, etc.
LE C C IO N DEL LIBRO DE LA SABID U RÍA.

( F . c c l . r. 9,/¡, v. 23.)

Yo como la vid broté pimpollos de


suave olor, y mis flores dan frutos de
gloria y de riqueza. Yo soy la Madre del
bello amor, y del temor, y de la ciencia,
de la salud, y de la santa esperanza. Er.
mí está toda la gracia para conocer el
camino de la verdad, en mí toda espe­
ranza de vida y de salud. Venid á mí to­
dos los que os hallais presos de mi amor
y saciaos de mis dulces frutos, porque
mi espíritu es mas dulce que la miel, y
mas suave que el panal de miel mi he­
rencia. Se hará memoria de mí en toda
la série de los siglos. Los que de mí co­
men, tienen siempre hambre, y tienen
siempre sed los que de mí beben. E l que
me escucha, jamás tendrá que avergon­
zarse, y aquellos que se guian por mí,
no pecarán. Los que me esclarecen, ob­
tendrán la vida eterna.
Gradual. (Cárd. 6.) ¿Quién es esta
que va subiendo cual aurora naciente,
1-IK STA S D E F E B R E R O . 511

bella como la luna, brillante tomo el


sol ?
(Eccl. 50.) Como el arco Iris, que
resplandece en las trasparentes nubes, y
como la flor de la rosa en tiempo de pri­
mavera.
Aleluya, aleluya. Jr. (Cánt . 2.) Des­
puntan las flores en nuestra tierra; llegó
el tiempo de la poda.
>51 CO N T IN U A C IO N D E L SANTO EVANGELIO SEGUN'
SAN L U C A S . (C. I, V. 39.)

Por aquellos.dias: Partió María y se


fué apresuradamente á las montanas de
Judea á una ciudad de la tribu de Judá,
y habiendo entrado en la casa de Zaca­
rías, saludó á Elisabeth. L o mismo fué
oír Elisabeth la salutación de María, que
la criatura dió saltos de placer en su
vientre; y Elisabeth se sintió llena del
Espíritu Santo, y exclamando en alta
voz dijo á María: Bendita tú eres entre
todas las mujeres, y bendito es el fruto
de tu vientre. Y ¿de dónde á mí tanto
bien, que venga la Madre de mi Señor á
visitarme! Pues lo mismo fué penetrar
la voz de tu salutación en mis oidos, que
dar saltos de júbilo la criatura en mi
vientre. ¡Oh Bienaventurada tú que has
512 F IE ST A S DE FEBRERO.

creído! porque se cumplirán sin falta las


cosas que te se han dicho de parte del
Señor. Entonces María dijo: Mi alma
glorifica al Señor, y mi espíritu está tras­
portado de gozo en el Dios Salvador mió.
Credo.....
Ofertorio. (Pavalipómenos 7.) Y o he
elegido y santificado este lugar, para que
mi nombre sea invocado en él, y estén
fijos sobre él iriis ojos y :ni corazon en
todo tiempo.
Secreta. Que con tu favor, Señor, y
con la intercesión de la Bienaventurada
siempre Virgen María, esta oblacion nos
alcance una perpétua y presente pros­
peridad y paz. Por, etc.
Comunion. (Salmo 147.) No ha he­
cho otro tanto con las demás naciones,
ni los ha manifestado sus juicios.
Poscomunion. Habiendo recibido los
auxilios de nuestra salvación, pedírnoste,
Señor, nos concedas, que seamos prote­
gidos en todas partes con el patrocinio
de la bienaventurada siempre Virgen M a­
ría , en cuya veneración ofrecemos estos
dones á tu Majestad. Por, etc.
F IE ST A S D E PE D R ER O . 513

Dia id.— SAN ELIAS, Profeta.

Introito. (Reyes ni, c. iq.) Z s lo zelatus.


e abraso de celo por ti, oh Señor
de los ejércitos, porque los hijos
de Israel han abandonado tu
alianza, han destruido tus a lia ­
res, han pasado á cuchillo tus profetas:
he quedado yo solo, y me buscan para
quitarme la vida.
(Salmo 29.) T e glorificaré, oh Señor,
por haberte declarado protector mió, no
dejando que mis enemigos se gozaran á
costa de mí.
y . Gloria al Padre, etc. Me abraso
de celo, etc.
Oracion. Haz, te rogamos, oh Dios
omnipotente, que los que creemos que
tu bicr.avcnturado Profeta Elias fué ele­
vado maravillosamente en un carro de
fuego, seamos, por su inleixesion, ele­
vados á los cielos, y nos regocijemos en
la sociedad de los Santos. Por, etc.
LECCION DEL LIBRO DE LA SABIL'U KÍA.
(E c c l. 4S, V. 1.)

Levantóse despues E lias Profeta


como un fuego, y sus palabras serán
TOM O I. 33
514 F IE ST A S D E FE B R E R O .

como ardientes teas. Hizo venir sobre


ellos la hambre, y fueron reducidos á un
corto número los que por envidia le per­
seguían; porque no podian sufrir los man­
damientos del Señor. Con la palabra del
Señor cerró el cielo, del cual por tres
veces hizo bajar fuego. Así se hizo céle­
bre por sus milagros. ; Y quién, oh Elias,
ha alcanzado tanta gloria como tú? Tú,
en virtud de la palabra del Señor Dios,
sacaste vivo del sepulcro á un difunto,
arrancándosele á la muerte. T ú arro­
jaste dos Reyes al precipicio, y quebran­
taste sin trabajo su poderío, y en medio
de su gloria los trasladaste del lecho al
sepulcro. T ú oiste en el monte Sinaí el
juicio del Señor, y en el de Horeb los
decretos de su venganza. T ú ungiste R e­
yes para que castigasen á los impíos, y
dejaste despues de ti profetas sucesores
tuyos. T ú fuiste arrebatado en un torbe­
llino de fuego sobre una carroza tirada
de caballos de fuego. T ú estás escrito
en lus decretos de los tiempos veuideros
para aplacar el enojo del Señor, recon­
ciliar el corazon de los padres con los
hijos, y restablecer las tribus de Jacob.
Gradaal. (Reyes iv, c. 2.) Sucedió
que cuando el Señor quiso arrebatar al
F IE S T A S D B F E B R E R O . 515

cielo á Elias en un torbellino de fuego,


venian Elias y Elíseo caminando de Gál-
gala.
y. Así proseguían su camino andan­
do , y hablando entre sí, cuando he aquí
que un carro de fuego con caballos tam ­
bién de fuego, separó de repente al uno
del otro, y Elias subió al cielo en un tor­
bellino.
Aleluya, aleluya. (Macabeos 1 , 2.)
E lias por su abrasado celo por la ley,
fué recibido en el cielo. Aleluya.
Despues de Septuagésima se emiten las Alelu­
yas y el verso qus las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Reyes 111, xvm .) tilias se


subió á la cima del Carmelo, donde ar­
rodillándose en tierra, y puesto su rostro
entre las rodillas, dijo á su criado: Anda
ve, y observa hácia el mar hasta siete
veces.
jL Y á la séptima vez, he aquí que
subió del mar una nubecilla pequeña
como la huella de un hombre.
jtr. Y dijo Elias: Anda, y di á Achab:
Engancha el tiro á tu carruaje, y marcha
luego para que no te ataje la lluvia; y
empezó á caer una gran lluvia.
516 fib sta s de feb rero .

gg C O N TIN U A CION DHL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MA'J'üO. (C . 1 7 , V. II.)

En aquel tiempo, tomó Jesús consigo


á Pedro, y á Santiago, y á Juan su her­
mano. L a continuación en el Domingo se­
gundo de Cuaresma, pag. 139.
Ofertorio. {Santiago 5.) Elias era un
hombre pasible semejante á nosotros, y
pidió fervorosamente que no lloviese so­
bre la tierra de Israel, y no lluvió por
espacio de tres años y seis meses. Hizo
despues de nuevo oracion, y el cielo dió
lluvia, y la tierra produjo su fruto.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, la hos­
tia de alabanza en honor de tu Santo
profeta Elias; y te pedimos, que así como
asististe á su holocáusto, así te dignes
recibir nuestro sacrificio, para que me­
rezcamos por él llegar á la alegría eter­
na. Por, etc.
Coniunion. (Malack. 4.) H eaquíque
yo os enviare el profeta Elias, antes que
venga el dia grande y tremendo del S e­
ñor; y él reunirá el corazon de los padres
con el de los hijos, y el de los hijos con
el de los padres.
Poscomunion. Oh Dios, que por mi­
nisterio de tu Santo Angel diste de co­
F IE S T A S D B F E B R E R O . 517

mer y de beber á tu bienaventurado Pro­


feta Elias; concédenos, por su interce­
sión, que lo que hemos recibido de la
mesa celestial, lo conservemos intacto
con almas puras. Por, etc.

l)ia 28 .— Fiestas de las SANTAS RELI­


QUIAS en Avila.
M isa Sapientiam Sanctorura, etc., segunda del
Común de muchos Mártires, pág. l x x x i i i , excepto
las oraciones que son las siguientes:

Oración. Aumenta, Señor, en noso­


tros la fe de la resurrección, tú que obras
maravillas en las Reliquias de tus San­
tos; y haznos participantes de la gloria
inmortal, cuya prenda veneramos en sus
cenizas. Por, etc.
Secreta. Imploramos, Señor, tu cle­
mencia, para que por los méritos de tus
Santos, cuyas Reliquias veneramos, sea
esta hostia que ofrecemos, expiación de
nuestros delitos. Por, etc.
Poscomunion. Rogárnoste, Señor,
multipliques en nosotros tu misericor­
dia, por estos santos Sacramentos que
hemos recibido, para que así como nos
alegramos con piadosa devocion en la
F IE ST A S D E FEBRERO.

solemnidad de tus santos, cuvas Reli-


quias veneramos, así también gocemos
por tu liberalidad de su perpétua com­
pañía. Tor, etc.

Dia id.— SAN ELOY, Obispo y Confesor.


Misa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. cxiv, con la siguiente

Oración. Oye, Señor, las súplicas que


te dirij irnos en la festividad de tu Con­
fesor y Pontífice Eloy, y líbranos de to­
dos nuestros pecados, por los méritos é
intercesión de aquel que supo servirte
dignamente. Por, etc.

Dia id.— SAN EMIGDIO, Obispo y Con­


fesor.
Illtroito. (Salmo 17.) Commoia cst.
~ o n m o v i ó s e y tembló la tierra; los
cimientos de los montes se estre­
mecieron y se conmovieron,
viéndote tan airado.
(Salmo 49.) Invócame en el dia de
la tribulación: yo te libraré, y tú me hon­
rarás con tus alabanzas.
F IE ST A S D E FE B R E R O . 519

Jr. Gloria al Padre, etc. Conmovióse


y tembló, etc.
Oración. Oh Dios, que honraste á tu
bienaventurado Mártir y Pontífice Emig-
dio con la victoria sobre los ídolos y
con la gloria de los milagros; concédenos
propicio, que por su intercesión venza­
mos los engaños de los malos espíritus
y merezcamos brillar con las virtudes.
Por, etc.
LECCION DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS.
(C. 11, v. 13.)

En aquella hora se sintió un gran


terremoto, con que se arruinó la tercera
parte de la ciudad, y perecieron en el
terremoto siete mil personas; y los de­
más entraron en miedo, y dieron gloria
al Dios del cielo. E l segundo ay se pasó;
y bien pronto vendrá el ay tercero. En
efecto, el séptimo Angel tocó la trompe­
ta, y se sintieron voces grandes en el
cielo que decían: E l reino de este mun­
do ha venido á ser reino de nuestro S e­
ñor y de su Cristo, y destruido ya el pe­
cado, reina por los siglos de los siglos.
Amen. Aquí los veinticuatro ancianos
que están' sentados en sus tronos en la
presencia de Dios, se postraron sobre
520 T IE ST A S D E PED RER O .

sus rostros, y adoraron á Dios diciendo:


Gracias te tributamos, oh Señor Dios
todopoderoso! á ti que eres, que eras ya
antes, y que has de venir, porque hi­
ciste alarde de tu grande poderío y has
entrado en posesion de tu reino.
Gradual. (Salmo s g .) Diste á los
que te temen una señal, para que huye­
sen de los tiros de tu arco.
y. A fin de que se libren tus queri­
dos; sálvame, Señor, con tu diestra, y
óyeme benigno.
Aleluya, aleluya. (Salmo 88.) Jh Mi
mano le pro tejerá, y fortalecerle há mi
brazo. Aleluya.
D espica de Septuagésima, se omiten las A lelu­
yas y el verso que las sigue, y en su lugar se dice:
Tracto. ( Jerem . 3 .) No torceré
yo mi rostro para mirarte, y no conser­
varé siempre mi enojo.
Jí. (Isaías 42.) T e he puesto para
ser el reconciliador del pueblo, y luz de
las naciones.
T ú has sido fortaleza para el m e­
nesteroso en su tribulación.
Para el tiempo Pascual.
Aleluya, aleluya. (Jeremías, 1.)
T e constituyó como una ciudad fuerte,
F IE S T A S D E FE B R E R O . 521

como una columna de hierro, y como un


muro de bronce. Aleluya.
f. [Eccl. 39.) Engrandeced su san­
to nombre y alabadle. Aleluya.
Evangelio de la primera M isa de muchos M á r­
tires, pág. LXXXI.

Ofertorio. (Salmo 59.) Hiciste es­


tremecer la tierra, y llenástela de turba­
ción. Cura sus llagas, porque está toda
ella muy mal parada.
Secreta. Santifica, Señor, los dones
que te se han ofrecido, para que interce­
diendo tu bienaventurado Mártir y Pon­
tífice Emigdio, nos libremos por ellos
de todos peligros de alma y cuerpo. Por
nuestro, etc.
Comunion. (Salmo 32.) T em a al S e ­
ñor toda la tierra; tiemblen en su presen­
cia cuantos el orbe habitan.
Poscoiuuuiou. Los Sacramentos que
hemos recibido, oh Señor, por la inter­
cesión de tu bienaventurado Mártir y
Pontífice Emigdio, haz que nos sirvan
de defensa del alma y del cuerpo, y tam­
bién para conseguir eficazmente tu mi­
sericordia. Por, etc.
522 F IE ST A S D E F E B R E R O .

A PÉ N D IC E AL M ES D E F E B R E R O .

Dia 19 .— CONVERSION DE SAN AGUS­


TIN, Obispo, Confesor y Doctor.
Introito. (Salmo 65_y ic2.) Venite. et.
jENid , y escuchad vosotros todos
los que temeis á Dios, y os con­
taré cuán grandes cosas ha he­
cho por mi alma el Señor mise­
ricordioso y compasivo, el paciente y en
sumo grado misericordioso.
(Salmo 144.) Para con todos es be­
néfico el Señor, y sus misericordias se
extienden sobre todas sus obras.
y. Gloria al Padre, etc. Venid, etc.
Oracion. Oh Dios, que honraste este
dia con la admirable conversión de tu
biena venturado Confesor y Pontífice
Agustín; haz, te rogamos, que así corno
defendió á tu Iglesia combatiendo los
errores, así también defienda nuestros
corazones con sus oraciones, y median-
re tu gracia, contra los espíritus malig­
nos. Por, etc.
F IE S T A S D E F E B R E R O . 523

LE CCION D E LA EP ÍSTO L A DE SAN P A B L O k LOS RO ­


MA NO S. (C. 13, V . 1 2 .)

Hermanos: L a noche está muy avan­


zada, y va á llegar el día. Dejemos, pues,
las obras de las tinieblas, y revistámonos
de las armas de la luz. Andemos con de­
cencia y honestidad como se suele andar
durante el dia; no en comilonas y borra­
cheras, 110 en deshonestidades y disolu­
ciones, no en contiendas y envidias, mas
sí revestidos de nuestro Señor Jesucristo.
Gradual. [Salmo 88.) Cantando me
estaré eternamente las misericordias del
Señor.
f. A hijos y nietos hice notoria por
mi boca tu fidelidad.
Tracto. Herías, oh Señor, mi corazon
con tu caridad, y penetraban tus pala­
bras en él como saetas afiladas.
Los ejemplos de tus siervos, que
hacías resucitar de entre los muertos,
obraban en mis entrañas como carbones
encendidos.
I® CONTINU ACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN K A T E O . (C . i g , V. 27.)
E n aquel tiempo: Dijo Pedro á Je­
sús: Bien ves, etc., como en la Misa del
Común de Abades , pág. c x l v i .
524 F IE ST A S D E F E B R E R O .

Ofertorio. (Salmo 91.) Florecerá co­


mo la palma el varón justo, y descollará
cual cedro del Líbano.
Secreta. Rogárnoste, olí Señor, que la
solemnidad anual de la conversión de
San Agustín, tu Confesor y Pontífice,
nos haga aceptos á tu piedad, á fin de
que por estos oficios de pacificación le
acompañe á él la dichosa retribución, y
á nosotros los dones de tu gracia. Por
nuestro, etc.
Comunion. [Mateo 11.) Venid á mí
todos los que andais agoviados con tra­
bajos y cargas, que yo os aliviaré.
Poscomunion. Oh Dios, que con ine­
fable providencia sacaste al bienaventu­
rado Agustín de las tinieblas de los er­
rores para llevarlo á la luz de la verdad
evangélica; haz, te pedimos, que los que
celebramos hoy su conversión, experi­
mentemos con su ayuda los dones de tu
gracia. Por, etc.
T IE S T A S D E M ARZO. 525

F IE S T A S D E L M ES D E M ARZO .

Dia 1.°— SANTOS ANGELES CUSTODIOS.


Introito. (S a lm o 102.) B e n e d icite.

al Señor todos vosotros,


e n d e c id
oh Angeles suyos, vosotros de
gran poder y virtud, ejecutores
de sus órdenes, prontos á obe­
decer la voz de sus mandatos.
(Salmo id-.) Bendice, oh alma mía, al
Señor, y bendigan todas mis entrañas su
santo nombre.
f. Gloria al Padre, etc. Bendecid al
Señor, etc.
Oración. Oh Dios, que con inefable
providencia te dignas enviar tus Angeles
para que nos guarden; concede á nues­
tras súplicas, que seamos defendidos por
su protección y gocemos de su sociedad
eterna. Por, etc.
Conmemoración y último Evangelio de la feria ,
si es Cuaresma.

LECCION DEL LIBRO D E L ÉXODO. (C. V. 2 0 .)

Esto dice el Señor Dios: Mira que


yo enviaré el Angel mió que te guie y
526 F IE ST A S D E MARZO.

guarde en el viaje, hasta introducirte en


el país que te he preparado. Reveréncia-
le y escucha su voz; por ningún caso le
menosprecies, porque si haces algún mal
no te lo pasará, y en él se halla el nom­
bre mió. Que si tú escuchas su voz y eje­
cutas todas las cosas que ordeno, seré
enemigo de tus enemigos y perseguiré á
los que te persigan. Y mi Angel irá de­
lante de ti.
Gradual. (Salmo 90.) Dios mandó
á sus Angeles que cuidasen de ti, los
cuales te guardarán en cuantos pasos
dieres.
j¡\ T e llevarán en las palmas de sus
manos, no sea que tropiece tu pié en al­
guna piedra.
Tracto. (Salmo 102.) Bendecid al
Señor todos vosotros, oh Angeles suyos;
vosotros, de gran poder y virtud, prontos
á obedecer la voz de sus mandatos.
f. Bendecid al Señor todos vosotros
que componéis su milicia; ministros su­
yos que hacéis su voluntad.
y. Criaturas todas de Dios, bende­
cid al Señor; en cualquier lugar de su
imperio, bendice, oh tú, alma mia, al
Señor.
F IE S T A S D E M ARZO. 527
S i se traslada a l tiempo Pascual, se omite el
G ra d u a l^ T ra c to , y se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo 137.) En


presencia de los Angeles te cantaré him­
nos; te adoraré en tu santo templo, y tri­
butaré alabanzas á tu Nombre. Aleluya.
(Mateo 28.) Un Angel del Señor
bajó del cielo, y llegándose removió la
piedra y sentóse encima. Aleluya.
08 CO N T IN U A CIO N DEL SA N T O E V A N G E L I O SEGUN
SA N M A T E O . (C. l8, V. T.)

E n aquel tiempo: Se acercaron los


discípulos á Jesús, y le hicieron esta pre­
gunta: ¿Quién será el irjayor en el reino
de los cielos? Y Jesús, llamando a sí á un
niño, le colocó en medio de ellos, y dijo:
E n verdad os digo, que si no os volvéis y
hacéis semejantes á los niños en la sen­
cillez é inocencia, no entrareis en el rei­
no de los cielos. Cualquiera, pues, que
se humillare como este niño, ese será el
mayor en el reino de los cielos. Y el que
acogiere á un niño tal cual acabo de de­
cir en nombre mió, á mí me acoge. Mas
quien escandalizare á uno de estos par-
vulitos que creen en mí, mejor le sería
que le colgasen del cuello una de esas
piedras de molino que mueve un asno, y
528 F IE S T A S D E MARZO.

así fuese sumergido en el profundo del


mar. ¡Ay del inundo por razón de los
escándalos! Porque si bien es forzoso que
haya escándalos, sin embargo, ¡ay de
aquel hombre que causa el escándalo!
Que si tu mano ó tu pié te es ocasion de
escándalo ó pecado, córtalos y arrójalos
lejos de ti; pues mas te vale entrar en
la vida eterna manco ó cojo, que con dos
manos ó dos piés, ser precipitado al fue­
go eterno. Si tu ojo es para ti ocasion de
escándalo, sácale y tírale lejos de ti; me­
jor te es entrar en la vida eterna con un
solo ojo, que tener dos ojos y ser arro­
jado al fuego del infierno. Mirad, que no
desprecieis á alguno de estos pequeñitos;
porque os hago saber, que sus Ange­
les de guarda en los cielos están siem­
pre viendo la cara de mi Padre celes­
tial.
Ofertorio. (Salmo 102.) Bendecid al
Señor todos vosotros, oh Angeles suyos,
ministros suyos, ejecutores de sus órde­
nes, prontos á obedecer la voz de sus
mandatos.
Secreta. Recibe, Señor, los dones que
ofrecemos en veneración de tus Angeles;
y concede propicio, que con su perpétuo
auxilio seamos libertados de ios peligros
F IE ST A S D E MARZO. 529

presentes, y merezcamos alcanzar la vi­


da eterna. Por, etc.
Conuiiiion. (Salmo 102.) Bendecid al
Señor todos vosotros, oh Angeles 3uyos,
ministros suyos, que ejecutáis sus órde­
nes, prontos á obedecer la voz de sus
mandatos.
Poscomunion. Hemos recibido, S e ­
ñor, los divinos misterios, alegrándonos
en la festividad de tus Santos Angeles;
y te pedimos que con su protección sea­
mos constantemente libertados de las
asechanzas del enemigo y defendidos
contra toda adversidad. Por, etc.
L a misma M isa con las siguientes:

Oración. Oh Dios, que con admirable


orden distribuyes los ministerios de los
Angeles y c:e los hombres; concédenos
propicio, que sea en la tierra custodiada
nuestra vida, por quien estás siempre
asistido en el ciclo. Por, ctc.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, estas
hostias de alabanza, suplicándote humil­
demente, que las admitas propicio por
la intercesión de los Angeles, y nos con­
cedas alcancemos por ellas nuestra sal­
vación. Por, etc.
Poscomnnion. Humildemente te su-
T. I.
530 F IE S T A S D E M ARZO.

plicamos, Señor, apoyados por la inter­


cesión de los Santos Angeles Custodios,
que lo que hemos tomado por la boca,
lo percibamos con alma pura. Por, etc.

Dia id.—SAN HISCIO ó ESIQUIO, Obispo


y Mártir.
M isa Statuit, etc., primera de un M ártir P o n ­
tífice, pág. l x , con el Evangelio de la segunda.

Dia id.— SANTOS HISCIO y Compañeros


Mártires.
M isa Sapientiam Sanctorum, etc., segunda de
tundios M ártires, pág. l x x x i i i , con la- Epístola:
TjOr Santos por la ptr , pág. xc.iv.

Dia id.— BB. MIGUEL CARBALLO y Com­


pañeros Mártires.
M isa Intret in conspectu tuo, etc., primera de
muchos Mártires, pág. l x x i x , con esta primera

Oración. T e rogamos, Señor, nos fa­


vorezca la preciusa confesion de tus bien­
aventurados Mártires Miguel y sus Com­
pañeros, é igualmente nos defienda su
piadosa intercesión. Por, etc.
F IE S T A S D E M ARZO. 531

Dia id.— SAN ROSENDO, Obispo y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. cx.iv, con el Evangelio:
E stad con vuestras ropas ceñidas, etc., primera
de un Confesor no Pontífice, pág. cxxxiv, y esta

Oración. Rogárnoste. Señor, que te


muestres propicio hácia nosotros tus
siervos, por los méritos de tu Santo Con­
fesor y Pontífice Rosendo, á fin de que
con su piadosa intercesión, seamos siem­
pre protegidos contra toda adversidad.
Por, etc.

Dia id. — SANTOS LEON y Compañeros


Msírtircs.
Misa Sapier.tiam Sanctorum, etc., segunda de
muchos M ártires , pág. i.xxxm, con el Evangelio de
la primera del mismo Común:' Cuando siutiéreis
rumor de guerras, etc., pág. l x x x i .

Dia id .-S A N LEON, MArtir.


M isa Laetabitur, etc., segunda de un M ártir
110 Pontífice, pág. l x x i i .
532 F IE S T A S DE MARZO.

Dia id.— B. JUANA MARÍA DE BONOMO,


Virgen.
M isa Dilexisti, etc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , con las siguientes:

Oración. Oh Señor Jesucristo, ejem­


plar y premio de toda virtud, que hon­
raste á tu bienaventurada Virgen Juana
María con una paciencia admirable por
amor de tu Nombre; concede á tu pue­
blo que celebra su solemnidad, el méri­
to de seguir sus huellas para que consi­
ga también el premio. Que vives, etc.
Secreta. Haz, Señor, que la hostia
de aplacacion que te ofrecemos, nos ad­
quiera la plenitud de paciencia, deseada,
por la intercesión de tu bienaventurada
Juana María. Por, etc.
Póscoinimion. Concédenos, oh Dios
todopoderoso, que los que en honor de
la bienaventurada Virgen Juana María,
acabamos de recibir el alimento celes­
tial, siguiendo sus pasos y mortificados
en la carne, merezcamos llegar hasta ti
mas fácilmente. Por, etc.
F IE S T A S D E M ARZO. 533

Dia 2 .— SAN SIMPLICIO, Papa y Confesor.


M isa Statuit ei Doir.inus, etc., primera de un
Confesor P ontífice, pág. cxiv.

DIA 3 .— SANTOS EMETERIO y CELE­


DONIO, Mártires.
M isa Intret in conspetu tuo, etc., primera de
muchos M ártires, pág. l x x i x , con lo que sigue:

Oración. Oh Dios, que fortificaste á


tus gloriosos Mártires Emeterio y C ele­
donio eu la confesion de tu nombre; con­
cede propicio, que nos regocijemos en el
cielo á vista de aquellos cuyos cuerpos
veneramos en la tierra. Por, etc.
Gradual. [Salmo 132.) ¡Oh cuán
buena y cuán dulce cosa es vivir los her­
manos en mística unión!
E s como el perfume que derrama­
do en la cabeza, va descendiendo por la
respetable barba de Aaron.
Tracto. (Salmo 125.) Los que sem­
braban con lágrimas, segarán llenos de
júbilo.
y. Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas.
y. Mas cuando vuelvan, vendrán con
534 F IE S T A S D E M ARZO.

gran regocijo, trayendo las gavillas de


sus mieses.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, los do­
nes de nuestra devocion, deseando te
sean gratos en honor de tus Santos, y á
nosotros saludables por tu misericordia.
Por, etc.
Posconmnion. Suplicárnoste, Señor,
por la intercesión de tus santos Mártires,
Emeterio y Celedonio, que recibamos
con alma pura lo que tomamos por la
boca. Por, etc.
Conmemoracion de la fer ia con el últim o E van ­
gelio, si es Cuaresma.

Dia ia.— SANTA CUNEGUJÍDA, Virgen.


M isa D ile x isti, e tc., prim era d t una V irg e n ,
p á g . c l i x , con la siguiente

Oración. Oh Dios, que inspiraste á


tu bienaventurada Virgen Cunegunda,
despreciar las cosas terrenas y anhelar
á la elevación del imperio celestial; con­
cede, te rogamos, que á imitación suya,
despreciados los halagos y caricias del
mundo, podamos llegar seguros á los
gozos eternos. Por, etc.
FIESTAS DE MARZO. 535

Dia 4 .— SAN CASIMIRO, Confesor.


M isa O s justi, etc., prim era de un Confesor no
Pontífice, pág. c x x x i i , con la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que en medio de


las delicias de la córte y de los atracti­
vos del mundo, fortificaste á San C asi­
miro con la virtud de la constancia; ro­
gárnoste que, por su intercesión, despre­
cien los fieles las cosas mundanas y as­
piren siempre á las celestiales. Por, etc.
Conmemoracion con último E v a n g e lio de feria ,
y de San Inicio, Papa y Mártir.

Dia id.— SAN LUCIO, Papa y Mártir.


M isa S acerd otes D ei, etc., segunda de un M á r­
tir Pontífice, pág. l x i v .

Dia id.— SAN EFREN, Ohispp de Astorga


y Msírtir.
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de un
M ártir Pontífice, pág. l x .
53 6 F IE S T A S D E M ARZO.

Dia iil.—SAN CAPITON, Obispo de Lugo


y Mártir.
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de un
M ártir Pontífice, pág. l x .

Dia 5 .— SAN JUAN JOSÉ DE LA CRUZ,


Qonfesor.
Misa J u s tu s u t palm a, etc., segunda de un Con­
fesor no P ontífice, pág. c x x x v i, y las siguientes:

Oración. Oh Dios, que elevaste á la


gloria celestial por los difíciles caminos
de la pobreza, humildad y paciencia á
tu bienaventurado Confesor Juan José;
concédenos, te suplicamos, que mortifi­
cados en la carne, imitemos sus ejem­
plos y gocemos de los gozos eternos. Por
nuestro, etc.
Conmemoracion de la fer ia , con último E v a n ­
gelio si es Cuaresma.

Secreta. 'Haz que podamos ofrecerte


dignamente la hostia de propiciación,
con aquel ardor de caridad con que el
bienaventurado Juan José mereció in­
molar el Cordero inmaculado, que borró
los pecados del mundo. Por, etc.
FIESTAS DE MARZO. 537

Poscomunion. Rogárnoste, oh Señor


Jesucristo, nos concedas, que aquellos á
quienes te has dignado alimentar con los
misterios de salvación, merezcan, si­
guiendo el ejemplo del bienáventurado
Juan José y adhiriéndose constantemen­
te al mérito de la vivífica Cruz, recibir
el fruto de la Pasión. Que vives, etc.

Dia id.— SAN EUSEBIO y Compañeros


Mártires.
M isa In tret in conspectu tuo, e tc., primera de
muchos M ártires, pág. l x x i x .

Dia id.—Traslación de SAN PEDRO R E ­


GALADO, Confesor.
M isa O s ju sti, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. cxx x , diciendo en la prim era Ora­
cion, cu ya traslación, en lugar de cuyo n acim ien to.

Dia id.— BB. PABLO NAVARRO y Com-,


pañeros Mártires, de la C. de J.
M isa In tret in conspectu tuo, e tc., prim era de
muchos Mártires, pág. l x x i x , y las siguientes:

Oración. T e rogamos, Señor, nos sea


538 F IE ST A S DE MARZO.

siempre favorable la bienaventurada so­


lemnidad de tus Mártires Pablo, Dioni­
sio, Pedro y Clemente, y nos haga dig­
nos de tu servicio. Por, etc.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, sea
para ti agradable la confesion de tus
bienaventurados Mártires Pablo, Dioni­
sio, Pedro y Clemente, y la que reco­
miende nuestros dones, y nos alcance
siempre tu indulgencia. Por, etc.
Poscomunion. T e rogamos, Señor,
que los Santos Sacramentos que hemos
recibido, por la intercesión de tus bien­
aventurados Mártires Pablo, Dionisio,
Pedro y Clemente, nos sirvan de aumen­
to de tu benignidad. Por, etc.

Dia id.—B. JERÓNIMO DE RECINETO,


Confesor.
Introito. (E ccl. 21.) D et nobis.
o n c é d a n o s el Señor el contenta­
miento del corazon, y haga que
reine la paz en nuestros dias y
para siempre.
(Salmo 28.) E l Señor dará fortaleza
á su pueblo; el Señor colmará á su pue­
blo de bendiciones de paz.
F IE S T A S D E M ARZO. 539

y. Gloria al Padre, etc. Concédanos


el Señor, etc.
Oracion. Oh Dios, autor de la paz, y
amante y defensor de la caridad; concé­
denos por los méritos é intercesión de
tu bienaventurado Confesor Jerónimo,
la remisión de todos los pecados, para
que confirmados en la paz y en la cari­
dad, seamos defendidos, con la diestra
de tu protección, de toda adversidad.
Por, etc.

LE C C ION D E LA E P Í S T O L A DE SAN P A B L O k LOS CO -


LOSENSES. (C . 3. V. 12.)

Hermanos: Revestidos, etc., como en


el Domingo V despues de E pifanía , pági­
na 37.
Gradual. (Salmo 88.) Dios se glori­
fica en la córte de los Santos; grande y
terrible es sobre todos los que asisten en
torno de él.
jr. (Salmo 105.) ¿Quién podrá can­
tar las obras del poder del Señor, ni pre­
gonar todas sus alabanzas?
Aleluya, aleluya, f . (Eccl. 48.) L e ­
vantóse el varón de Dios como un fuego,
y sus palabras eran como ardientes teas,
y con su palabra permaneció el agua co­
mo en el caos.
F IE S T A S D E MARZO.

Despues de Septuagésima se omiten las A le lu ­


y a s ^ el verso que las sigue, y en su lugar se dice:

Tracto. (Salmo 75.) Dios es conoci­


do en la Judea; en Israel es grande su
nombre.
j. Allí rompió las saetas y los arcos,
los escudos y las espadas, y puso fin á
la guerra.
y. (Salmo 76.) T e abriste camino
dentro del mar; caminaste por medio de
muchas aguas, y no se conocieron los
vestigios de tus pisadas.
® C O NT INU A CION DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN
SAN M A T E O . (C. 5, V. 44.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: Amad á vuestros enemigos;
haced bien á los que os aborrecen, y orad
por los que os persiguen y calumnian,
para que seáis hijos de vuestro Padre
celestial, el cual hace nacer el sol sobre
buenos y malos, y llover sobre justos y
pecadores. Que si no amais sino á los
que os aman, ¿qué premio habeis de te ­
ner? ¿No lo hacen así aun los publica-
nos? Y si no saludais á otros que á vues­
tros hermanos, ¿qué tiene eso de particu­
lar? ¿Por ventura no hacen también esto
los paganos? Sed, pues, vosotros perfec­
F IE S T A S DE MARZO. 541

tos, así como vuestro Padre celestial es


perfecto.
Ofertorio. (Eccl. 45.) E l Señor le
escogió entre todos los vivientes para
que le ofreciese los sacrificios, y el in­
cienso y olor suave, á fin de que hacien­
do con eso memoria de su pueblo, se le
mostrase propicio.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, por la
intercesión de tu bienaventurado Confe­
sor Jerónimo, que te aplaquen los dones
ofrecidos, á fin de que, obtenido el per-
don de. nuestros pecados, viviendo en
mutua caridad en la tierra gocemos de
perpetua paz en el cielo. Por, etc.
Comunion. (Josué 8.) Ofreció sobre
el altar holocaustos al Señor, y sacrificó
víctimas pacíficas.
Poscomuniou. Que esta Cuín unión,
Señor, nos purifique de todo crimen, y
por la intercesión de tu bienaventurado
Confesor Jerónimo, concede la paz á
nuestros dias. Por, etc.

Dia id.— SAN NICOLAS FACTOR, Con­


fesor.
M isa O s ju ati, etc., del Común de un Confesor no
Pontífice, p ág c x x x i i , excepto la siguiente prim era
542 F IE S T A S D E M ARZO.

Oración. Oh Dios, que hiciste te si­


guiese con corazon puro tu bienaventu­
rado Confesor Nicolás, encendido con el
fuego de tu caridad; concede á tus sier­
vos, que llenos del mismo espíritu y de
fervorosa caridad, corramos sin ofensa
por el camino de tus mandamientos. Por
nuestro, etc.

Dia 6.— SANTA COLETA, Virgen.


Misa D ilex isti, etc.., primera de. wia Virgen,
pág. c l i x , con la siguiente primera

Oración. Oh Señor Jesucristo, que


colmaste de dones y de gracias celestia­
les á tu bienaventurada Virgen Coleta;
suplicárnoste nos concedas, que imitan­
do en la tierra sus virtudes, merezcamos
disfrutar con ella en el cielo los dones
eternos. Por, etc.
Conmemoracion y último E va n g elio de la fer ia .

Día id.—SAN OLEGARIO, Obispo y Con­


fesor.
M isa S ta tu it ei D cm in u s, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág* c x iv , y la siguiente p r i­
mera
F IE S T A S D E MARZO. 543
Oración. Oh Dios, que haces reinar
con Cristo en el cielo á tu bienaventura­
do Confesor y Pontífice Olegario, y con­
servas íntegro é ileso su cuerpo en la
tierra; concede propicio, que de tal mo­
do vivamos en este mundo, que merez­
camos por su intercesión reinar despues
con Cristo. Que contigo vive, etc.

Dia 7 .— SANTO TOMÁS DE AQUINO,


Confesor y Doctor.
M isa In m edio Ecclesiae, etc., del Común de
Doctores, pág. c x x v n , excepto lo siguiente.

Oración. Oh Dios, que con la mara­


villosa doctrina de tu bienaventurado
Confesor Tom ás iluminas á tu Iglesia, y
con la santidad de sus obras la fecun­
das; concédenos, te pedimos, que enten­
damos lo que enseñó, y seamos imitado­
res de lo que hizo. Por, etc.
Conmemoracicn de la fer ia con últim o E v a n g e ­
lio, y de ¡as Santas Perpetua y F elicid ad .

LE CCIO N DEL LIBRO D E LA S A B I D U R Í A .

( C. 7 . *'• 7 -;
Por esto deseé yo la inteligencia, y
me fué concedida, é invoqué del Señor
54+ F IE ST A S D E MARZO.

el espíritu de sabiduría, y se me dió; y la


preferí á los reinos y tronos, y en su com­
paración tuve por nada las riquezas; ni
parangoné con ellas las piedras precio­
sas, porque todo el oro respecto de ella,
no es mas que una menuda arena, y á su
vista, la plata será tenida por lodo. L a
amé mas que la salud y la hermosura, y
propuse tenerla por luz y norte, porque
su resplandor es inextinguible. Todos los
bienes me vinieron juntamente con ella,
y recibí por su medio innumerables ri­
quezas; y gozábame en todas estas co­
sas porque me guiaba esta sabiduría, é
ignoraba yo que ella fuese madre de to­
dos estos bienes. Aprendíla sin ficción,
y la comunico sin envidia, ni encubro su
valor. E s un tesoro infinito para los hom­
bres, que á cuantos se han valido de él,
los ha hecho participantes de la amistad
de Dios, y recomendables por los dones
de la doctrina que han enseñado.

Dia id.— SANTAS PERPETUA y FELICI­


DAD, Mártires.
M isa M e exp ectaverunt, etc., del Común de
una M ártir no Vxrgtn, pág. c l x v i , con las O racio ­
nes: K ogám oste nos concedas, etc.
F IE ST A S D E MARZO. 545

Dia 8.— SAN JUAN DE DIOS, Confesor y'


Fundador.
M isa O s ju sti, etc., primera de «w Confesor no
P ontífice, pág. c x x x il, excepto lo que signa:

Oración. Oh Dios, que hahiendo abra­


sado con el fuego de tu am oral bienaven­
turado Juan, le hiciste andar ileso entre
las llamas, y por él quisiste fecundar á.
tu Iglesia con una nueva familia; concé­
denos por sus méritos, que se curen nues­
tros vicios con el fuego de tu caridad,
produciéndonos la salvación eterna. Por
nuestro, etc.
Conmemoracion y último E v a n g e lio de la fer ia .

j¡5 CO NT INU A CION DEL SANTO E V A N G E L :o SEGUN


SAN MATEO. (C. 22, V. 35.)

En aquel tiempo: Se acercaron á Je­


sús los Fariseos, y uno de ellos, Doctor
de la Ley, le preguntó para tentarle:
Maestro, ¿cuál es el mandamiento prin­
cipal déla Ley? Respondióle Jesús: Ama­
rás al Señor Dios tuyo de todo tu cora­
zon, y con toda tu alma, y con toda tu
mente. Este es el máximo y primer man­
damiento. El segundo es semejante á es­
te, y es: Amarás á tu prójimo como á ti
TOM O I . 35
546 F IE S T A S D E MARZO.

mismo. En estos dos mandamientos está


cifrada toda la L ey y los Profetas. E s­
tando aquí juntos los Fariseos, Jesús les
hizo esta pregunta: ¿Qué os parece á
vosotros del Cristo, ó Mesías? ¿De quién
es hijo? Dícer.le: De David. Replicóles:
Pues ¿cómo David, en espíritu j>rofético,
le llama sn Señor, cuando dice: Dijo el
Señor á mi Señor, siéntate á mi diestra,
mientras tanto que yo pongo á tus ene­
migos por peana de tus piés? Pues si
David le llama su Señor, ¿cómo cabe
que sea hijo suyo: A lo cual nadie pudo
responderle una p alabra; ni hubo ya
quien desde aquel dia osase hacerle mas
preguntas.

Dia id.— SANTA ROSA DE VITERBO,


Virgen.
Misa D ilexisci, etc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , excepto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste


agregar al colegio de tus santas Vírge­
nes á la bienaventurada Rosa; concéde­
nos, te pedimos, que por sus oraciones
y méritos quedemos limpios de toda
culpa, y gocemos del eterno consorcio
de tu Majestad. Por, etc.
F I 2STAS D E MARZO. 547

Dia id.—SAN JULIAN, Obispo, Confesor y


Doctor.
M isa In medio E cclcsitc, ctc., del Coinuit de
Doctores, pág. c x x v n , excepto ¡o siguiente.

Oración. Dígnate, oh Dios, enviar­


nos el espíritu de tu sabiduría, para que
instruidos en la doctrina de tu bienaven­
turado Confesor y Pontífice Julián, no
permitas que seamos oprimidos por nin­
guna adversidad, ni enorgullecidos con
las prosperidades del mundo. Por, etc.
C re d o .....

Secreto. Suplicárnoste, oh Señor, que


recibas benigno estos dones, que son los
de nuestra redención; confirmándolos en
nosotros por la intercesión de tu biena­
venturado Confesor y Pontífice Julián.
Por, etc.
Poscomuniou. Rogárnoste, Señor, que
por la intercesión de tu bienaventurado
Confesor y Pontífice Julián, nos oigas
con clemencia, á fin de que experimen­
temos el auxilio de tu infinita misericor­
dia. Por, etc.
548 F IE ST A S DE MARZO.

I)ia id.— SANTOS JULIAN y SERRANO,


Pontífices Confesores.
Misa S ta tu it ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. c s iv , con la siguiente p r i­
mera

Oración. T e rogamos, oh Señor Dios


nuestro, sea hecha mas devota tu Iglesia
con el natalicio al cielo de tus Santos
Confesores Pontífices Julián y Serrano,
y que sienta como protectores aquellos
de quienes se alegra haber tenido como
Obispos. Por, etc.

Dia id.— SAN VERE 5IUND0 , Abad, Con­


fesor.
M isa O s ju sti, etc., del Común de Abades, pá-
gina c x l i i .

Dia 9 .— SANTA FRANCISCA, Viuda.


M isa C ogn ovi, D om in e, etc., del Ccmr.n de
V iudas, pág. c l x x i . excepto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que entre otros


dones de tu gracia, concediste á tu bien­
aventurada sierva Francisca el conver­
sar familiarmente con los Angeles; su-
FIESTAS DE MARZO. 549

plicámoste que con el auxilio de su in­


tercesión, merezcamos alcanzar su com­
pañía. Por, etc.
Conmemoracion y último E va n g elio de la feria .

Dia id.—-SAN PACIANO, Obispo y Con­


fesor.
Misa S tiituit ei D om iiius, etc., primera de un
Pontífice Confesor, pág. c x iv .

Dia icl.— BEATA CATALINA DE BONO-


NIA, Virgen.
M isa V ultum tuum , etc., segunda de una V ir ­
gen, pág. c l x i v con el E v a n g elio de la primero
D ilesisti, pág. c l x i , y las siguientes:

Oración. Concédenos, Señor, á tus


siervos, ser ayudados con las oraciones
de tu bienaventurada Virgen Catalina,
y que por el buen olor de sus virtudes sea­
mos atraidos á tu santo templo llenos de
regocijo. Por, etc.
Secreta. Haz, Señor, te rogamos, que
al ofrecer este sacrificio nos abrasemos
vehementemente con aquel fu ego, con
que la bienaventurada Virgen Catalina,
se ofrecia siempre á tu servicio. Por, etc.
55o F IE S T A S DE MARZO.

Poecomnnion. Suplicamos, Señor, hu­


mildemente á tu Majestad, que así como
conservaste incorrupto el cuerpo de tu
bienaventurada Virgen Catalina, hagas
también que nosotros nos conservemos
limpios de toda mancha de pecado por
estos santos Sacramentos que hemos re­
cibido. Por, etc.

Dia id.—SANTOS CIRILO y METODIO,


Confesores Pontífices.
M isa S acerd otes tui, etc., segunda de un C on­
fesor Pontífice, pág. ex v m , excepto la primera

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios, cue te dignaste llamarnos á la uni­
dad de la fe cristiana por tus bienaven­
turados Confesores Pontífices Cirilo y
Metodio; concede, te rogamos, que los
que nos alegramos en su presente solem­
nidad, merezcamos por los méritos de
los mismos conseguir la gloria eterna.
Por, etc.
F IE ST A S DE MARZO. 551

Dia 10.—SANTO ÁNGEL CUSTODIO.

lutroito.
P^/f^ i o s te salve, oh Custodio Santo,
% á quien destinó para nuestra de-
D m l ñ fensa la piedad divina, para la
cual sea el honor y la gloria por
los siglos de los siglos.
(Salmo 102.) Bendice, oh alma mia,
al Señor, y bendigan todas mis entrañas
su santo nombre.
f. Gloria al Padre, etc. Dios te sal­
ve, etc.
Oracion. Omnipotente y sempiterno
Dios, cuya inefable providencia rige y
gobierna la vida de los hombres por mi­
nisterio de los ángeles; concede, te ro­
gamos, que las oraciones y patrocinio de
nuestro Angel Custodio, nos defiendan
contra todas las adversidades. Por, etc.
Conmeutoracicn y último Evangelio de la feria .

LE C C IO N DEL LIBR C CUARTO DE LOS REYES.

¡C . 19, v. 32.)

He aquí lo que acerca del Rey de los


asirios dice el Señor: No pondrá el pié
en esta ciudad, ni disparará contra ella
552 F IE ST A S D E MARZO.

saeta alguna, ni el soldado cubierto con


su broquel la asaltará, ni la cercará con
trincheras; por el camino que ha venido
se volverá, y no entrará en la ciudad,
dice el Señor. Pues yo ampararé á esta
ciudad, y la salvaré por amor de mí, y
por amor de David, siervo mió. En efec­
to, aquella noche vino el Angel del S e­
ñor, y mató en el campo de los asirios á
ciento ochenta y cinco mil hombres. Y
levantándose muy de mañana el Rey de
los asirios Senacherib, vió todos aquellos
cuerpos muertos, y levantó el campo y se
marchó el Rey de los asirios, y perma­
neció en Nínive.
Gradual. E l Señor nos rodeó de un
muro inexpugnable de Angeles, y nos
protegió con las armas de su poder.
y. No se llegará á nosotros ci mal, ni
se acercará azote á nuestra habitación.
Tracto. (E cech . 28.) T ú , creído
sello ó imágen de Dios, lleno de sabidu­
ría y colmado de hermosura, vivias en
medio del paraíso de Dios.
E n tiempo Pascual se omite el Gradual y T rac­
to, y en su lugar se dice:

Aleluya, aleluya, Oh Santo An­


gel Custodio nuestro, defiéndenos en el
F IE S T A S D E MARZO. 553

combate, para que no perezcamos en el


juicio tremendo. Aleluya.
Jí'. Un Angel del Señor descendió del
cielo, y acercándose revolvió la piedra y
se sentó sobre ella. Aleluya.
E l Evangelio, el mismo del dia i.* de este mes,
f.ág. 527.
Credo.....

Ofertorio. (Daniel 6.) Mi Dios envió


su Angel, el cual cerró la boca de los
leones, y no me han hecho daño alguno.
Secreta. Rogárnoste, Señor, escuches
clemente las preces de tu pueblo, y te
sean presentados por mano de nuestro
Angel estos dones que se han de consa­
grar, para que ofrecidos en glorioso re­
cuerdo suyo, nos sirvan de medicina.
Por, etc.
Comunion. De gozo te servirán, oh
Angel, los pecadores á ti encomendados
que hagan penitencia, y los que por tu
intercesión alcancen la gloria de Dios.
Posconiuuion. Rogárnoste, oh Señor
Dios nuestro, que los Sacramentos que
hemos recibido nos sirvan para, el per-
don y la paz, intercediendo el Santo A n ­
gel de nuestra Guarda. Por, etc.
Dia id. — SANTOS CUARENTA MÁR-
TIRES.

Introito. (Satino 33.) Clamaverunt justi.


los justos, y oyólos el
lam aron

Señor; y los libró de todas sus


aflicciones.
(Salmo id.) Alabaré al Señor
en todo tiempo: no cesarán mis lábios
de pronunciar sus alabanzas.
y. Gloria al Padre, etc. Clamaron
los justos, etc.
Oracion. Pedírnoste, Omnipotente
Dios, nos concedas, que nosotros que
conocemos á los gloriosos Mártires fir­
mes en la confesion de su fe, los experi­
mentemos piadosos intercesores para
contigo. Por, etc.
I.EC C IO N DE LA EPISTOLA DE SAN PABLO Á LCS

HEBREOS. (C. II, V. 33.)

Hermanos: Los Santos por la fe, etc.,


pág. xe iv .
Gradual. (Salmo 132.) ¡Oh cuán
buena, y cuan dulce cosa es el vivir los
hermanos en mutua unión!
f. E s como el oloroso perfume, que
F IE S T A S D E MARZO. 555

derramado en la cabeza, va destilando


por la respetable barba de Aaron.
Tracto. [Salmo 125.) Aquellos que
sembraban con lágrimas, segarán llenos
de júbilo.
5¡r. Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas.
j¡\ Mas cuando vuelvan, vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.

© C O N TIN U A CION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN

SAN L U C A S . (C. 6, V. 1 7 .)

En aquel tiempo: Bajando Jesús del


monte, etc., de la Misa Sapientiam, etc.»
página lxxxv .
Ofertorio. (Salmo 31.) Alegraos, oh
justos, y regocijaos en el Señor; y glo­
riaos en él vosotros, todos los de recto
corazon.
Secreta. Pedírnoste, Señor, que mi­
res propicio los sacrificios presentes, á
fin de que, por la intercesión de tus San­
tos Mártires, nos sear. provechosos para
aumentar nuestra cevocion y obtener la
salvación. Por, etc.
Comunion. [Mateo 12.) Cualquiera
que hiciese la voluntad de mi Padre, que
55^ F IE ST A S D E M ARZO.

está en los cielos, ese es mi hermano, y


mi hermana, y mi madre, dice el Señor.
Poscomunion. Rogárnoste, oh Dios
Todopoderoso, que recibamos el saluda­
ble efecto de aquel cuya prenda hemos
recibido por estos misterios. Por, etc.

Dia 1 1 .— SAN EULOGIO, Presbítero y


Mártir.
M isa In virtnte tua, etc., primera de un M ártir
no Pontífice, pág. l x v i i i , excepto la siguiente
Oración. Suplicárnoste , Señor , nos
concedas, que imitemos la constancia en
la fe de tu bienaventurado Mártir Eulo­
gio, para que fortificados por su interce­
sión en el amor de tu santo nombre, par­
ticipemos de su eterna compañía en el
cielo. Por, etc.
L a Epístola: Carísimos: Tened por objeto de
sumo gozo, etc., pág. l x x v i .
E l Evangelio de la. segunda Misa de un Mártir
Pontífice: S i alguno quiere venir en pos, etc., p á ­
gin a LX VI.

Otras oraciones para la misma Misa.

Oración. Oh Dios, que en tiempos


muy turbulentos te dignaste dar como
consuelo átu afligida familia al bienaven­
F IE ST A S D E MARZO. 557

turado Mártir Eulogio; concede propicio,


que los que celebramos alegres esta fies­
ta, imitemos también su constancia en la
religión. Por, etc.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, el don
que se ha de consagrar, con el cual ce­
lebrando la solemnidad del bienaventu­
rado Eulogio, imploramos su perpetua
intercesión para contigo en favor nues­
tro. Por, etc.
Posconmnion. Habiendo recibido, S e­
ñor, los Sacramentos de salud para glo­
ria de tu bienaventurado Mártir Eulogio,
te suplicamos humildemente que nos ha­
ga aceptos á ti, lo que hemos hecho por
su venerando martirio. Por, etc.
Conmemoracion de la feria, con el último E van­
gelio.

Día id.—SAN VICENTE, Abad y Mártir.


M isa l a virtute tua, etc., primera de un M ár­
tir no Pontífice , pág. l x v i i i , con el Evangelio de la
segunda de un M ártir Pontífice: Si alguno quiere
ver.ir en pos, etc., pág. l x v i .
55» F IE ST A S DE M ARZO.

Dia 12.— SAN GREGORIO, Papa, Confe­


sor y Doctor.
Introito. (Dan. 3.) Sacerdotes D ei.
f^jp^p.\CERDOTES de Dios, bendecid al
M Oais Señor; Santos y humildes de
corazon, alabad á Dios.
V'sr^saí (Idem .) Bendigan al Señor
todas sus obras; alábenle y ensálcenle
eternamente.
y. Gloria al Padre, etc. Sacerdotes
de Dios, etc.
Oracion. Oh Dios, que concediste el
premio de la eterna bienaventuranza á
tu siervo Gregorio; concede propicio, que
los que estamos oprimidos con el peso
de nuestros pecados, seamos ayudados
por la eficacia ¿e sus oraciones. Por
nuestro, etc.
Conmemoracion y último Evangelio ele la fer ia .
L a Epístola y el E va n g elio del Com ún de D o c­
tores, p á g . c x x v i i .

Gradual. (Saino i o q . ) Juró el S e­


ñor, y no se arrepentirá; tú eres Sacer­
dote sempiterno según el orden de Mel-
chisedech.
Tracto. (Salmo m . ) Bienaventura­
F IE S T A S D E MARZO.

do el hombre que teme al Señor, y que


toda su atención la pone en cumplir sus
mandamientos.
t . Poderosa será sobre la tierra su
descendencia; bendita será la generación
délos justos.
f. Gloria y riquezas habrá en su ca­
sa y su justicia durará eternamente.
Ofertorio. (Salmo 88.) Mi verdad y
mi misericordia con el justo, y en mi
nombre será ensalzada su fnrtalezn.
Secreta. Concédenos, Señor, te pedi­
mos, que por la intercesión de tu bien­
aventurado Gregorio, nos sea provecho­
sa esta oblacion, que quisiste fuese in­
molada para borrar los pecados de todo
el mundo.
Coinunion. (Lucas i j . ) Administra­
dor fiel y prudente, á quien su amo cons­
tituyó mayordomo de su familia, para
distribuir á cada uno en su tiempo la
medida de trigo correspondiente.
Poscoinuniou. Oh Dios, que igualaste
en los méritos de tus Santos al bienaven­
turado Pontífice Gregorio; concede pro­
picio, que los que reverenciamos la fies­
ta de su conmemoracion, imitemos tam­
bién los ejemplos de su vida. Por, etc.
56o FIE ST A S D E M ARZO.

Dia 13.—SAN LEANDRO, Obispo y Con­


fesor.
M isa In medio Ecclesiae, etc., del Común de
Doctores , pág. cxxvn .

Oración. Oh Dios, que con la doctri­


na de tu Santo Confesor y Pontífice
Leandro, desterraste de España la he­
rejía arriana; concede á tu pueblo, que
por sus méritos y oraciones se conserve
siempre libre de toda mancha de errores
y de vicios. Por, etc.
Credo.....
Conmemoracion y último Evangelio de la feria .

Dia id.—Invención del cuerpo de SANTA


ENGRACIA y Compañeros Mártires.

Misa Intret in conspectu tuo, etc., primera de


muchos Mártires, pág. l x x i x , excepto lo siguiente:

Oración. Rogárnoste, Señor, mires


propicio á tu familia, y hagas que forta­
lecida con la intercesión de la bienaven­
turada Mártir Engracia y sus Compañe­
ros, sea defendida de toda culpa. Por
nuestro, ctc.
F IE S T A S D E MARZO. 561

Secreta. Rogárnoste, Señor, admitas


propicio nuestras preces, y que recomien­
de el sacrificio á ti ofrecido la interce­
sión de la bienaventurada Mártir Engra­
cia y sus Compañeros. Por, etc.
Poscomunion. Confiados en las preces
de la bienaventurada Mártir Santa En­
gracia y sus Compañeros, te pedimos,
Señor, que alcancemos los premios eter­
nos en virtud de lo que hemos recibido.
Por, etc.

Dia id.— SANTOS RODRIGO Y SALME­


RON, Mártires, de la 0 . de J.
M isa Sapientiam Sanctorum, segunda de m u­
chos Mártires, pág. l x x x i i i , con el Evangelio de la
primera: Cuando sintiéreis rumores, etc., p á g i­
na l x x x i , y las siguientes:

Oración. Oh Dios, que nos permites


congratularnos en la solemnidad de tus
bienaventurados Mártires Rodrigo y Sal­
merón; rogárnoste nos concedas, que sus
ejemplos llamen á mejor vida á los que
con anual dcvocion celebramos su vene­
rable martirio. Por, etc.
Secreta. T e inmolamos, Señor, esta
hostia de alabanza, suplicándote humil­
demente, que por la confesion venerable
562 F IE ST A S D E MARZO.

de tus bienaventurados Mártires Rodri­


go y Salmerón, seamos libres de todos
los peligros de alma y cuerpo. Por, etc.
Posconmnion. Llenos, Señor, de los
saludables misterios, te suplicamos hu­
mildes, que estos dones de! ta piedad nos
aseguren la perpétua intercesión de tus
bienaventurados Mártires Rodrigo y S a l­
merón. Por, etc.

Dia id.—SANTA CRISTINA, Virgen y


Mártir.
M isa Loquebar de testimoniis tuis, etc., p r i­
mera de una Virgen y Mártir, pag. c x l y i .

Dia id.—SANTAS RELIQUIAS en Oviedo.

Introito. Gaudeamus omnes.


tod o s en el Señor
eg o cijém o n o s
i al celebrar la festividad de estos
Santos, de cuya solemnidad se
alegran los Angeles y alaban al
Hijo de Dios.
(Salmo 32.) Regocijaos, oh justos,
en el Señor; á los rectos de corazon es
á quien les está bien el alabarle.
F IE S T A S D E M ARZO. 563

f. Gloria al Padre, etc. Regocijémo­


nos, etc.
Oración. Rogárnoste, Señor, mires
propicio á nosotros tus siervos, por los
gloriosos méritos de tus Santos, cuyas
Reliquias se veneran en esta Iglesia,
para que por su piadosa intercesión sea­
mos siempre protegidos contra toda ad­
versidad. Por, ctc.
LECCION DE LA PRIMERA EPÍSTO LA D E SA N PABLO
k LOS COR INTIO S. (C. 8, V. l8.)

Portémonos en todas las cosas, etc.,


al fin a l del Común de Mártires, pág. xcm .
Gradual. [Salmo 33.) Tem ed al S e­
ñor todos vosotros sus Santos, porque
nada falta á los que le temen.
f. Ningún bien faltará, pues, á los
que buscan al Señor.
Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que
sembraban con lágrimas, segarán llenos
de júbilo.
f. Guando iban, esparcían llorando
sus semillas.
jK Mas cuando vuelvan vendrán con
gran regocijo, trayendo las gavillas de
sus mieses.
Si se traslada al tiempo Pascual se omite G ra ­
dual y T ra c to , y se dice:
564 F IE ST A S D E MARZO.

Aleluya, aleluya. (Mateo 11. ) V e­


nid á mí todos los que os hallais en tra­
bajos, todos los que estáis agobiados con
carga, y yo os aliviaré. Aleluya.

® CONTINU ACION DEL SANTO E V A N G E L IO SE G U N

SAN M A T E O . £ C . 5 , V. I.)

E n aquel tiempo: Viendo Jesús á


todo ese gentío, etc., como al fin a l de mu­
chos Mártires, pág. xcvi.

Credo.....

Ofertorio. (Sabid. 3.) L as almas de


los justos están en la mano de Dios, y no
llegará á ellos el tormento de la muerte
eterna; á los ojos de los insensatos pa­
reció que morían, mas ellos á la verdad
reposan en paz.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, los ob­
sequios de nuestra devocion, los cuales
te pedimos que te sean gratos en consi­
deración á los Santos, y á nosotros salu­
dables por tu misericordia. Por, etc.
Comimion. (Mateo 5.) Bienaventura­
dos los limpios de corazon, porque ellos
verán á Dios. Bienaventurados los pací­
ficos, porque serán llamados hijos de
Dios. Bienaventurados los que padecen
F IE S T A S D E MARZO. 565

persecución por la justicia, porque de


ellos es el reino de los cielos.
Poscomunion. Concede, Señor, á tu
pueblo fiel la gracia de regocijarse siem­
pre en la veneración de los Santos, y de
ser continuamente protegidos por su in­
tercesión. Por, etc.

Dia id.— SANTA SANCHA, Virgen.


M isa Dilexisti, etc., primera de una Virgen,
pág. C L ix , con la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que llamaste de


las bodas terrenas á las celestiales del
Cordero á tu bienaventurada Virgen S an ­
cha, enriquecida con la múltiple dote de
tu gracia; concédenos, que unidos á ti
con pureza de alma, por su auxilio é in­
tercesión consigamos los premios pro­
metidos á los limpios de corazon. Por
nuestro, etc.

Dia 14.—SANTA FLORENTINA, Virgen.


M isa Dilexisti justitiam , etc., primera de una.
V irg en . pág. c l i x .
Conmemoracion y últim o Evangelio de la fe r ia .
566 F IE ST A S DE M ARZO.

Día id.— B. LEONARDO CHIMURA, «le la


C. de J., y Compañeros Mártires.
Introito. (Salm o 23.) Clamaverunt ju s ti.
los justos, y oyólos el
la m a r o n
Señor, y los libró de todas sus
aflicciones.
(Salmo id.) Alabaré al Señor
en todo tiempo; no cesarán mis labios
de proclamar sus alabanzas.
J?. Gloria al Padre, etc. Clamaron
los justos, etc.
Oración. Pedimos, Señor, humilde­
mente á tu M ajestad, que así como nos
alegras en la conmemoracion de tus bien­
aventurados Mártires Leonardo y Com ­
pañeros, así también nos defiendas me­
diante su súplica. Por, etc.

LECCION DE LA EP ÍSTO L A DE SAN PABLO A LOS


HEBREOS. (C . II, V. 33.)

Hermanos: L os Santos por la fe, etc.,


la quinta Epístola puesta al fin a l del Co­
mún de muchos Mártires, pág. xeiv.
Gradual. (Salmo 132.) ¡Oh cuán bue­
na y cuán dulce cosa es el vivir los her­
manos en mutua unión.
f. E s como el oloroso perfume, que
F IE S T A S D E MARZO. 567

derramado en la cabeza va destilando


por la respetable barba de Aaron.
Tracto. (Salmo 125.) Aquellos que
sembraban con lágrimas, segarán llenos
de júbilo.
Cuando iban, esparcían llorando
sus semillas.
Mas cuando vuelvan vendrán con
gran regocijo trayendo las gavillas de sus
mieses.

ggl CON TIN U ACIO N DEL SANTO EVAN G ELIO SMÜUN

SA N L U C A S . (C. 6, l'. 17.)

E n aquel tiempo: Bajando Jesús del


monte, etc., de la M isa Sapientiam, etc.,
segunda de muchos Mártires, pág. l x x x v .
Ofertorio. (Salmo 31.) Alegraos, oh
justos, y regocijaos en el Señor, y glo­
riaos en él, vosotros todos los rectos de
corazon.
Secreta. M ira, Señor, propicio las
hostias de tu pueblo, y pues que las con­
sagras con espíritu religioso en honor de
tus bienaventurados Mártires Leonardo
y sus Compañeros, sienta que le son pro­
vechosas para la salvación. Por, etc.
Comuniou. {Mateo 12.) Cualquiera
que hiciere la voluntad de mi Padre que
568 F IE ST A S D 3 MARZO.

está en los cielos, ese es mi hermano, y


mi hermana, y mi madre.
Poscomunion. Satisfechos con los do­
nes sagrados, te rogamos, Señor, que por
la intercesión de tus bienaventurados
Mártires Leonardo y sus Compañeros,
permanezcamos siempre en una acción
de gracias. Por, etc.

Día 15.— SAN RAYMUNDO, Abad y Fun­


dador.
M isa O s justi, etc., del Común de Abades, p á ­
gina c x l i i , excepto lo siguiente:

Oración. Oh Dios, que concediste al


bienaventurado Abad Kaymundo, el de­
fender tu causa y el vencer á tus enemi­
gos; haz, te pedimos, que fortalecidos con
su intercesión, seamos libres de los ene­
migos del alma y del cuerpo. Por, etc.
Conmemoracion de la feria y último Evangelio.

CON TIN U A CION DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SAN L Ú C A S . [ C . 3 , V. 7 .)

En aquel tiempo: Decia Juan á las


gentes que venian á recibir su bautismo:
¡Oh raza de víboras! ¿Quién os ha ense­
ñado que así podréis huir de la ira de
l'IE S T A S UK M ARZO. 56 9

Dios que os amenaza? Haced dignos fru­


tos de penitencia, y no andéis diciendo:
Tenemos á Abraham por padre. Porque
yo os digo: Que de estas piedras puede
hacer Dios nacer hijos de Abraham. L a
segur está ya puesta á la raiz de los ár­
boles. Así que, todo árbol que no da buen
fruto, será cortado y arrojado al fuego.
Y preguntándole temblando los solda­
dos: Y nosotros, ¿qué haremos para sal­
varnos? Les respondió diciendo: No ha­
gáis estorsion á nadie, ni uséis de frau­
de, y contentaos con vuestras pagas.

Dia id.—SAN ZACART.AS, Papa y Con­


fesor.
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de C on­
feso r Pontífice, pág. exiv.

Dia id.—SANTA MATRONA, Virgen y


Mártir.
M isa Me expectavcrunt, ctc., segunda del C o­
mún de una Virgen Mártir, pág. ci.i.
570 F IE S T A S D E M AKZO.

Dia id.— SAN SISEBUTO, Abad y Con­


fesor.
M isa Os justi, etc., del Común de Abades , f a ­
gina c l x i i , con la siguiente primera

Oración. Rogárnoste, Señor, encien­


das el fuego de tu amor en nuestros co­
razones, para que imitemos los santos
ejemplos del bienaventurado Abad Sise-
buto, y consigamos por su intercesión los
eternos gozos. Por, etc.

Dia id.—SANTA LEOCRICIA, Virgen y


Mártir.
M isa Loquebar, etc., p&g. c x l v i , primera de
u n í Virgen y M ártir , con el Evangelio de la se­
gunda: Tesoro escondido, etc., pág. c l i i i .

Dia id.— SAN MESITON, Mártir.


M isa Laelabilur juslus, etc., segunda de un
M ártir »o Pontífice, pág. l x x i i .

Dia id.—SAN TIBALDO, Mártir.


Misa In virtute tua, etc., primera de un M á r­
tir no Pontífice, pág. l x v i i i .
F IE ST A S D E M ARZO. 571

Dia 16.—SAN PATRICIO, Obispo de Má­


laga, Confesor.
M isa Sacerdotes tu:, etc., segunda di un Con­
fesor Pontífice , p ig . c x v i i i , con la siguiente p r i­
mera

Oración. Atiende, Señor, propicio á


nuestros votos, y haz que gocemos de los
sufragios de tu bienaventurado Confesor
y Pontíñce Patricio, cuya solemnidad nos
concedes celebrar, para que ayudados
con sus oraciones lleguemos á la vida
eterna. Por, etc.
Conmemoracion de la fer ia y últim o Evangelio.

Dia 17.—SAN PATRICIO, Obispo y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de Con­
fesor P on tífice,pág. cxiv, y la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste en­


viar al bienaventurado Confesor y Pon­
tífice Patricio, para predicar tu gloria á
los gentiles; concédenos por sus méritos
é intercesión, que cumplamos fielmente
lo que nos mandas ejecutar. Por, etc.
Conmemoracion de la fer ia y Ultimo Evangelio.
572 F IE ST A S D E MARZO.

Dia 18.— SAN BRAULIO, Obispo y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dom inus, e tc., primera de
Confesor Pontífice, pág. cxiv, y la siguiente p ri­
mera

Oración. Defiende, oh Señor, con per-


pétuos auxilios á tu Iglesia, á la que
quisiste esclarecer con el celo, erudición
y ejemplos de tu bienaventurado Confe­
sor y Pontífice Braulio. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de la fer ia .

Otra Oración primera para la misma M isa.

Oración. Oh Dios, que por boca de


tu bienaventurado Confesor y Pontífice
Braulio descubriste los arcanos de tu pa­
labra, y confundiste con su predicación
la maldad de los herejes; haz, te pedi­
mos, que nosotros tus siervos aproveche­
mos con su doctrina y seamos defendi­
dos por su oracion. Por, etc.

Dia id.— SAN NARCISO, Obispo y Mártir.


Misa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Mártir P on tífice , pág. l x , con el Evangelio: En
verdad, en verdad os digo, que si el grano de tri­
go, pág. l x x v i i i , y la siguiente primera
F IE ST A S D E M ARZO. * 573

Oración. Oh Dios, que honraste con


una esclarecida corona á tu bienaventu­
rado Mártir y Pontífice Narciso, cuyo
cuerpo conservas con una admirable in­
tegridad; concédenos propicio, que por
su intercesión consigamos el gozo incor­
ruptible de la eterna felicidad. Por, etc.

Dia 19.— SAN JOSÉ, Esposo de la Bien­


aventurada Virgen María, Confesor.

Introito. (Salm o 91.) Justits ut palm a.


lorecerá . como la palma e l va-
ron justo, y descollará cual ce­
dro del Líbano, plantado en la
casa del Señor, en los átrios d e
la casa de Dios.
(Salmo id.) Bueno es tributar alaban­
zas al Señor, y salmear á tu Nombre,
¡oh Altísimo!
f. Gloria al Padre, etc. Florecerá
como la palma, etc.
Oracion. Suplicárnoste, Señor, que
seamos ayudados por los méritos del E s ­
poso de tu Santísima Madre, á fin de
que alcancemos con su intercesión lo
574 F IE ST A S DE M ARZO.

que no podemos con nuestros méritos.


Que vives, etc.
Conmemoracion y últim o Evangelio de la fe r ia .

LECCION - D E L L IB R O D E LA SA B ID U R ÍA .
{E ccl., c. 45, v. i.)

E l justo es amado de Dios, etc., del


Común de Abades, pág. c x l i i i , con el G ra­
dual y Tracto áel mismo Común , pági­
na C X L IV .

S i se traslada al tiempo Pascual, en lugar del


Gradual se dice:

Aleluya, aleluya. (Eccl. 45.) E l S e­


ñor le amó, le adornó, y vistió con la es­
tola de la gloria. Aleluya.
(1Oseas 14.) E l justo brotará como el
lirio, y florecerá eternamente ante Dios.
Aleluya.
C O N U K U A C IO N DEL SANTO E V A N G E LIO SEG UN
SAN M ATEO. (C. I, V. 18.)

Estando desposada María, Madre de


Jesús, con José, sin que antes hubiesen
estado juntos, se halló que había conce­
bido en su seno por obra del Espíritu
Santo. Mas José su Esposo, siendo, co­
mo era, justo, y no queriendo infamarla,
deliberó dejarla secretamente. Estando
F IE S T A S D E M ARZO. 575

él en este pensamiento, hé aquí que un


Angel del Señor le apareció en sueños,
diciendo: José, hijo de David, no tengas
recelo en recibir á María tu Esposa en
tu casa, porque lo que se ha engendrado
en su vientre es obra del Espíritu San­
to. Así que parirá un Hijo á quien pon­
drás por nombre Jesús, pues es el que
ha de salvar á su pueblo de sus pecados.
Credo.....
Ofertorio. (Salmo 88.) Mi verdad y
mi misericordia con el justo, y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. T e rendimos, Señor, el ho­
menaje de nuestra esclavitud, suplicán­
dote humildemente, que conserves en
nosotros tus dones por los méritos del
bienaventurado José, Esposo de la Ma­
dre de tu Hijo Jesucristo nuestro Señor,
en cuya veneranda solefrinidad te inmo­
lamos hostias de alabanza. Por, etc.
Comunion. (Mateo i.) José, hijo de
David, no tengas recelo en recibir á M a­
ría tu Esposa; porque lo que se ha en­
gendrado en su vientre, es obra del E s ­
píritu Santo.
Poscomitniou. Atiéndenos, te pedi­
mos, oh Dios misericordioso, y por la
intercesión de tu bienaventurado Confe­
576 F IE ST A S D E MARZO.

sor José, consérvanos propicio tus do­


nes. Por, etc.

Dia 20 .—SAN GABRIEL ARCÁNGEL.


Introito. (Salmo 102 .) Benedicite.
al Señor todos vosotros,
e n d e c id

oh Angeles suyos, vosotros de


gran poder y virtud, ejecutores
de sus órdenes, prontos á obe­
decer la voz de sus mandatos.
(Salmo id.) Bendice, oh alma mia, al
Señor, y bendigan todas mis entrañas sil
santo Nombre.
Gloria al Padre, etc. Bendecid al
Señor, ctc.
Oración. Oh Dios, que elegiste entre
los demás Angeles al Arcángel Gabriel
para anunciar el misterio de la E ncar­
nación; concede propicio, que los que
celebramos su festividad en la tierra,
experimentemos su patrocinio en el cie­
lo. Que vives, etc.
Conmemoracion y últim o Evangelio de la feria .

LECCION D E L PROFETA D A N IE L . (C. 9 , V. 2 1 . )

En aquellos dias: Hé aquí que G a ­


briel, aquel varón que yo habia visto al
F IE ST A S D E MARZO. 577

principio de la visión, volando súbita­


mente me tocó en la hora del sacrificio
de la tarde, y me instruyó y habló en los
términos siguientes: Daniel, yo he veni­
do ahora á fin de instruirte, y para que
conozcas los designios de Dios. L a ór-
den se me dió desde luego que te pusis­
te á orar, y yo vengo para mostrártela,
porque tú eres un varón de ardientes de­
seos. Atiende, pues, tú ahora á mis pa­
labras, y entiende la visión. Se han fija­
do setenta semanas para tu pueblo y para
tu santa C iudad, al fin de las cuales se
ac.anafl^a prevaricación, y tendrá fin el
pecado, y la iniquidad quedará borrada,
y vendrá la justicia perdurable, y se cum­
plirá la visión y la profecía, y será ungi
do el Santo de los Santos. Sábete, pues,
y nota atentamente: Desde que saldrá la
órden para que sea reedificada Jerusa­
len hasta el Cristo Príncipe, pasarán
siete semanas y sesenta y dos semanas,
y será nuevamente edificada la plaza y
los muros en tiempo de angustia. Y des­
pues de las sesenta y dos semanas se
quitará la vida al Cristo; y no será ya
mas suyo el pueblo, el cual le negará. Y
un pueblo con su caudillo vendrá y des­
truirá la Ciudad y el Santuario; y su fin
578 F IE ST A S D E M ARZO.

será la devastación, y acabada la guerra


quedará allí establecida la desolación.
Gradual. (Salmo 102.) Bendecid al
Señor, todos vosotros, oh Angeles suyos,
vosotros de gran poder y virtud, ejecu­
tores de sus órdenes, prontos á obedecer
la voz de sus mandatos.
y. B endice, oh alm a, al Señor, y
bendigan todas mis entrañas su santo
Nombre.
Tracto. (Lucas 1.) Dios te salve, 0I1
María, llena de gracia, el Señor es con­
tigo.
y. Bendita eres entre todas las mu­
jeres, y bendito es el fruto de tu
vientre.
f. Sábete que has de concebir en tu
seno y parirás un Hijo, á quien pondrás
por nombre Emmanuel.
Jr. E l Espíritu Santo descenderá so­
bre ti, y la virtud del Altísimo te cubri­
rá con su sombra.
y. Y el fruto santo que de ti nacerá
será llamado Hijo de Dios.
S i se traslada esta fiesta a l tiempo Pascual, se
omite el G radual^ Tracto, j 1 se dice:

A leluya, aleluya, y. (Salino 103.)


El que hace á sus Angeles veloces como
F IE S T A S D E MARZO. 579

los vientos, y sus ministros como fuego


abrasador. Aleluya.
(Lucas i.) Dios te salve, oh Ma­
ría, llena de gracia, el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres.
Aleluya.
13 C ON TIN U ACIO N D E L SANTO E V A N G E LIO SEGUN
SAN LU CAS. (C. I, V. 2 6 .)

En aquel tiempo: Envió Dios al An­


gel Gabriel, etc., como el dia de la A n u n ­
ciación de Nuestra. Señora, 25 de este mes,
pág. 589.
Ofertorio. (Apoc. 8.) Se puso luego
el Angel en medio del altar con un in­
censario de oro en la mano, y diéronle
muchos perfumes; y el humo de los per­
fumes subió al acatamiento de Dios.
Secreta. Sea acepto, oh Señor, ante
tu presencia el don de nuestra servidum­
bre, y la oracion de tu bienaventurado
Arcángel Gabriel, á ñn de que sea abo­
gado er. el cielo de los que le veneramos
en la tierra. Por, etc.
Comnnion. (Daniel 3.) Bendecid al
Señor, oh Angeles del Señor, loadle y
ensalzadle sobre todas las cosas por los
siglos de los siglos.
Poscomunion. Habiendo recibido los
58 o F IE S T A S D E MARZO.

misterios de tu Cuerpo y Sangre, oh Dios


Señor nuestro, imploramos tu clemencia
para que, así como conocemos tu Encar­
nación por el anuncio del Arcángel G a ­
briel, así también, con su ayuda, consi­
gamos los beneficios de la misma Encar­
nación. Que vives, etc.

Uia id.— B. HIPÓLITO (¿ALAMINO, Con­


fesor.
M isa Os ju s ti, etc., primera de Confesor no
Pontífice , pág. crxxu, excepto lo siguiente:

Oración. Oh Dios, que honraste con


singular caridad, en medio de los cuida­
dos del siglo, al bienaventurado Hipó­
lito para la instrucción cristiana de los
niños y de los ignorantes; concédenos
por sus méritos, que convirtamos en obras
lo que hemos aprendido por la fe. y que
lleguemos así á los goces prometidos á
los que te son fieles. Por, etc.
Secreta. Los dones sagrados que te
ofrecemos, haz, Señor, nos confieran
aquel fervor de caridad, coa que el bien­
aventurado Hipólito ardia constante­
mente en tu servicio. Por, etc.
Poscomunion. Instruidos en la divi­
F IE S T A S D E M ARZO. 581

na doctrina y saciados con la Mesa ce­


lestial, suplicárnoste, oh Señor, que in­
fundas en nosotros el espíritu de tu amor,
con el que ardia el corazon de tu bien­
aventurado Hipólito, y que infundía á
otros con sus palabras y ejemplos. Por
nuestro, etc.

Dia 21.— SAN BENITO, Abad y Confesor.


Misa Os justi, etc., del Común de Abades, p á ­
g ina C X L I I .
Conmemoracion de la feria y últim o Evangelio.

Dia 22.— B. SALVADOR DE HORTA,


Confesor.
M isa Justus ut palma, etc., segunda de Con­
feso r 110 P ontífice , pág. cxxxvi, excepto la primera

Oración. Concede, te rogam os, oh


Dios todopoderoso, que celebrando la
memoria de tu bienaventurado Confesor
Salvador, nos veamos por su intercesión
libres de todos los males en la tierra, y
merezcamos llegar á los gozos eternos
del cielo. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de la fer ia ,
si es Cuaresma.
F IE S T A S D E MARZO.

Dia id.—SAN IVON, Confesor.


M isa Os ju sti, etc., primera de Confesor no
Pontifico , pág. c k x x i i , excepto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que hiciste brillar


en tu Iglesia por sus obras piadosas, mi­
lagros y virtudes á tu bienaventurado
Confesor Ivon, te rogamos que por sus
méritos y oraciones alcancemos tus be­
neficios. Por, etc.

Dia id— SAN MARTIN DUNNENSE, Abad


y Confesor.
M isa Os justi, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. c x x x i i .

Dia id.—SAN BENITO, Mártir.


M isa I-aetabitur justus, etc.., segunda de M ár­
tir no Pontífice, pág. l x x i i .

Dia 23.— B. JOSÉ ORIOL, Confesor.


M isa Os justi, ele., primera, de Confesor no
Pontífice, pág. c x x x i i , excepto lo siguiente.

Oración. Oh Dios, que adornaste á tu


bienaventurado Confesor José con el don
F IE S T A S D E MARZO.

de una admirable abstinencia y la gracia


de curaciones; concede, que abstenién­
donos de la culpa en la tierra, consiga­
mos el premio de la penitencia en el cie­
lo. Por, etc.
Secreta. Purifica, Señor, nuestros co­
razones, para que así ofrezcamos la víc­
tima celestial coa la misma pureza con
que la ofreció el beato José. Por, etc.
Foscomnnion. Oh Señor, tu manjar
divino, que sirvió de alimento temporal
al abstinente y bienaventurado José, sir­
va á nosotros de alimento eterno por tu
misericordia. Por, etc.
Conmemoracion de la feria con el último E v a n ­
gelio, si es Cuaresma.

Dia id — SAN VICTORIANO, Mártir.

M isa In virtute tua, etc., primera de M ártir


no Pontífice, pág. l x v i i i .
5«4 F IE ST A S D E MARZO.

Dia id— SAN FÉLIX DE CANTALICIO,


Confesor.
Introito, (i Reyes 2 .) Dominas pauperem.
l Señor es el que empobrece y
enriquece; el que abate y ensal­
za; levanta del polvo al mendi­
go y del estiércol al pobre, para
que se siente entre los príncipes, y ocu­
pe un trono de gloria.
(Salmo 68.) Vean esto los pobres y
consuélense; buscad á Dios y revivirá
vuestro espíritu, puesto que el Señor oye
á los pobres.
y. Gloria al Padre, etc. E l Señor es
el que empobrece, etc.
Oracion. Haz, oh Señor Jesucristo,
que caminemos en la sencillez y en la
inocencia de nuestro cora2on, por cuyo
amor bajaste á los brazos de tu bienaven­
turado Confesor Félix desde el seno de
tu Santísima Madre. Que vives, etc.
LECCION DE LA E r i S T O L A D E SAN P A B L O A LO S
COLOSENSES. (C . 3, V. 12 .)

Hermanos: Revestios como escogidos


que sois, etc., Domingo V despues de E p i­
fa n ía , pág. 37.
F IE S T A S D E MARZO. 585

Gradual. (Salmo 17.) Alargóme el


Señor desde lo alto su mano y me asió,
y sacóme de la inundación de tantas
aguas.
f. E l Señor me recompensará según
mi justicia, y me premiará conforme á
la pureza de mis manos, que está pre­
sente á sus ojos.
Tracto. (Salmo 30.) Bendito sea el
Señor que ha ostentado maravillosamen­
te su misericordia conmigo en la ciudad
fortificada.
E n tiempo P ascual se omite el Gradual .y T rac­
to,^ so dicc:

A leluya, aleluya, f . (Salmo 26.)


Una sola cosa he pedido al Señor, esta
solicitaré; y es el que pueda yo vivir en
la casa del Señor todos los dias de mi
vida, para contemplar las delicias del
Señor. Aleluya.
y. (Salmo 67.) Oh D ios, con tu
bondad has provisto de alimento al po­
bre. Aleluya.
51 CON TINU ACIO N DEL SANTO E V A N G E LIO SEG UN
SAN MATEO. (C. II, V. 25.)
En aquel tiempo: Exclamó Jesús di­
ciendo: Y o te glorifico, etc., al fin a l del
Común de Mártires, pág. xcvn.
586 F IE ST A S D E MARZO.

Ofertorio. (Sabid. 10.) Enriquecióle


en medio de las fatigas, y recompensó
abundantemente sus trabajos.
Secreta. Atiende á nuestros votos, oh
Dios clementísimo, á fin de que esta sa­
ludable oblacion que te se ofrece en ho­
nor del bienaventurado Félix, ascienda
en olor de suavidad, y alcance el perdón
de nuestros pecados. Por, etc.
Comuniou. (Cánt. 2, 3.) Mi amado
es todo para mí, y yo soy toda para mi
amado; le asiré y no le soltaré.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
que abunde en nuestros corazones la
gracia del Sacramento que hemos reci­
bido, la cual nos purifique imitando á tu
bienaventurado Confesor F élix , y nos
fortifique con su intercesión. Por, etc.

Dia 24.—SANTA CATALINA DE SUE­


CIA, Virgen.
Misa Dilexisti, etc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , excepto la siguiente primera

Oración. Oh Señor Jesucristo, que


quisiste ofrecer á los fieles un ejemplo
admirable de santidad y de buenas cos­
tumbres en tu bienaventurada Catalina;
F IE S T A S D E MARZO. 587

concédenos por su intercesión y mereci­


mientos, que te sirvamos con santo amor
y agradables obras. Que vives, etc.
Conmemoración y último Evangelio de la. feria,,
si es Cuaresma.

Dia 25 — ANUNCIACION DE LA BIEN­


AVENTURADA VIRGEN MARIA.

Introito. (Salino 44 .) Vultum tuum.

^s^ ^ odos los poderosos del pueblo te


2^1 presentarán humildes súplicas;
serán presentadas al Rey las vír-
2i=*o genes que han de formar el sé­
quito de ella; ante tu presencia serán
traidas con ñestas y regocijos.
(Salmo id.) Rebosando está el pecho
mío en sublimes pensamientos; al Rey
consagro yo mi obra.
y. Gloria al Padre, etc. Todos los
poderosos, etc.
Oracion. Oh Dios, que quisiste que
tu Verbo tomase carne en las entrañas
de la Bienaventurada Virgen María,
anunciándolo así el A n gel; conccdc á
nuestras humildes súplicas, que los que
la creemos verdadera Madre de Dios,
588 F IE ST A S D E M ARZO.

seamos ayudados para contigo con su


poderosa intercesión. Por el mismo, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de la fer ia ,
si es Cuaresma.

LECCION D E L PROFETA ISAÍAS. (C. 3 , V. 1 0 .)

En aquellos dias: Habló el Señor á


Achaz, diciendo: Pide á tu gusto al S e­
ñor tu Dios una señal ó prodigio, sea del
profundo del infierno, sea de arriba en lo
mas alto del cielo. Y respondió Achaz:
No pediré tal, por no tentar al Señor.
Entonces dijo: Oye, pues, tú, oh prosa­
pia de David: ¿Acaso os parece poco el
hacer agravio á los hombres, que osáis
también hacerle á mi Dios? Por tanto, el
Señor mismo os dará la señal: Sabed que
una Virgen concebirá y parirá un Hijo,
y su nombre será Emmanuel. Manteca
y miel comerá, hasta que sepa desechar
lo malo y escoger lo bueno.
Gradual. (Sahttc 44.) Derramada se
ve la gracia en tus labios, por eso te
bendijo Dios para siempre.
J¡. Reina por medio de la verdad, de
la mansedumbre y de la justicia; y tu dies­
tra te conducirá á cosas maravillosas.
Tracto. (Salmo id.) Escucha, hija, y
FIESTAS DE MARZO. 589

considera; presta tu oido atento, porque


el Rey se enamoró de tu beldad.
jh Todos los poderosos del mundo te
presentarán humildes súplicas; hijas de
Reyes son tus damas de honor.
f. Serán presentadas al Rey las vír­
genes que han de formar el séquito de
ella; ante tu presencia serán traídas sus
compañeras.
y. Conducidas serán con fiestas y
regocijos; al templo del Rey serán lle­
vadas.
S i se traslada a l tiempo Pascual se omite G ra ­
dual y Tracto, y se dice:

Aleluya, aleluya. (Lucas 1.) Dios te


salve, María, llena eres de gracia, el S e­
ñor es contigo; bendita t i eres exilie to­
das las mujeres. Aleluya.
y. L a vara de Jesé floreció, una V ir­
gen dió á luz á un Dios y Hombre. Dios
volvió la paz, reconciliándose en la cima
del monte Ima. Aleluya.

J3B CON TINU ACIO N D E L SANTO EVAN GELIO SEGUN

SAN LU CAS. (C. I , V. 2 6 .)

En aquel tiempo: Envió Dios al A n­


gel Gabriel á Nazareth, ciudad de G ali­
lea, á una Virgen desposada con cierto
590 F IE ST A S DE M ARZO.

varón de la casa de David, llamado José,


y el nombre de la Virgen era María. Y
habiendo entrado el Angel donde ella
estaba, le dijo: Dios te salve, ¡oh llena
de gracia! el Señor es contigo; bendita
tú eres entre todas las mujeres. A l oir
tales palabras la Virgen se turbó, y pú­
sose á considerar qué significaría una tal
salutación. Mas el Angel le dijo: ¡Oh
María! no temas, porque has hallado
gracia en los ojos de Dios. Sábete que
has de concebir en tu seno, y parirás un
Hijo á quien pondrás por nombre Jesús.
Este será grande, y será llamado Hijo
del Altísimo, al cual el Señor Dios dará
el trono de su padre David; y reinará en
la casa de Jacob eternamente, y su reino
110 tendrá fin. Pero María dijo al Augel:
¿Cómo ha de ser eso, pues yo no conoz­
co varón alguno? E l Angel en respuesta
le dijo: El Espíritu Santo descenderá
sobre ti, y la virtud del Altísimo te cu­
brirá con su sombra. Por cuya causa el
fruto santo que de ti nacerá, será llama­
do Hijo de Dios. Y ahí tienes á tu pa-
rienta Elisabeth, que en su vejez ha con­
cebido también un hijo, y la que se lla­
maba estéril hoy cuenta ya el sexto mes,
porque para Dios nada es imposible. E n ­
FIESTAS DE MAR.ZO. 591

tonces dijo María: Hé aquí la esclava


del Señor, hágase en mí según tu pala­
bra. Credo.....
Ofertorio. (Lucas i.) Dios te salve,
¡oh María! llena de gracia, el Señor es
contigo; bendita tú eres entre todas las
mujeres, y bendito es el fruto de tu
vientre.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
confirmes en nuestras almas los Sacra­
mentos de tu fe verdadera, á fin de que
los que confesamos al verdadero Dios y
Hombre concebido de una Virgen, me­
rezcamos llegar en virtud de su saluda­
ble resurrección 4 la eterna felicidad.
Por, etc.
Prefacio de la Virgen en la Anunciación.

Comunion. (Isaías y.) Sabed que una


Virgen concebirá y parirá un Hijo, y su
nombre será Emmanuel.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
que infundas tu gracia en nuestras al­
mas, á fin de que los que conocemos por
el anuncio del Angel la Encarnación de
Jesucristo tu Hijo, seamos conducidos á
la gloria de la Resurrección por los mé­
ritos de su Pasión y Muerte. Por el mis-
rao, etc.
593 F IE S T A S D E MARZO.

Dia 26.—SANTAS RELIQUIAS en MOjico.


Introito. (Salm o 33.) Multee lrihula.tione.%.
son las tribulaciones de los
justos, pero de tocas los librará
el Señor; de todos los huesos de
ellos tiene el Señor cuidado; ni
uno solo será quebrantado.
(Salmo id.) Alabaré al Señor en todo
tiempo; no cesarán mis labios de pro­
nunciar sus alabanzas.
Gloria al Padre, etc. Muchas son las
tribulaciones, etc.
Oracion. Oh Dios, que quisiste ador­
nar esta sacrosanta Iglesia con tantas
reliquias de Santos; concédenos á tus
siervos, que disfrutemos en el cielo de la
compañía de aquellos cuya memoria
veneramos en la tierra. Por, etc.
L E C C IO N DEL LIBR O DE LA SABID U RÍA.

(E ccl., c. 44. v. 10.)

Aquellos fueron varones misericor­


diosos cuyas obras de piedad no han
caído en olvido; en su descendencia per­
manecerán sus bienes. Sus nietos son
una sucesión santa, y su posteridad se
mantuvo constante en la alianza con
FIESTAS DE MARZO. 593

Dios; y por el mérito suyo durará para


siempre su descendencia; nunca perece­
rán su linaje y su gloria. Sepultados en
paz fueron sus cuerpos, y vive su nom­
bre por todos los siglos. Celebren los
pueblos su sabiduría, y repítanse sus
alabanzas en las asambleas sagradas.
Gradual. (Salmo 149.) Se regocija­
rán los Santos en la gloria, y alegrarse
han en sus inoradas.
y. Cantad al Señor un cántico nue­
vo; resuenen sus loores en la reunión de
los Santos.
Tracto. (Salmo 67.) L os justos ce­
lebren festines y regocijos en la presen­
cia de Dios, y huélguense con alegría.
I® CON TIN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEG UN
SAN LU CAS. (C, 6. V. 17.)

En aquel tiempo: Rajando Jesús del


monte, etc., como en la segunda Misa de
muchos Mártires, pág. l x x x v .
Ofertorio. (Salmo 67.) Admirable es
D iosen sus Santos: el Dios de Israel,
el mismo dará virtud y fortaleza á su
pueblo. Bendito sea Dios.
Secreta. Imploramos, Señor, tu cle­
mencia, para que por los méritos de tus
Santos, cuyas reliquias veneramos, sea
TCMO I. 38
594 F IE ST A S DE MARZO.

esta Hostia que ofrecemos, expiación de


nuestros delitos. Por nuestro Señor Je­
sucristo, etc.
Comunion. (Salmo 32.) Regocijaos,
justos, en el Señor. A los rectos de co­
razon es á quienes les está bien el a la ­
barle.
Poscomuniou. Rogárnoste, Señor, mul­
tipliques en nosotros tu misericordia por
estos Santos Sacramentos que hemos re­
cibido, para que así como nos alegramos
con piadosa devocion en la solemnidad
de los Santos cuyas reliquias veneramos,
así también gocemos por tu generosidad
de su perpétua compañía. Por, etc.

Día 27. - S A N FRANCISCO SOLANO,


Confesor.

Introito. (Salmo 36.) Os jifs ti.


a boca del justo derramará sabi­
duría, y su lengua hablará ju i­
ciosamente: la ley de su Dios la
tiene en medio del corazon.
(Salmo id.) No envidies á los malig­
nos, ni tengas celos de los que obran la
iniquidad.
F IE ST A S DE M ARZO. 595

y. Gloria al Padre, etc. L a boca del


justo, etc.
Oración. Oh Dios, que por medio del
bienaventurado Francisco llevaste al se­
no de la gloria á muchos pueblos de
América; aparta por sus méritos é inter­
cesión la indignación que merecen nues­
tras culpas, é infunde en los pueblos que
te conocen el temor de tu nombre. Por
nuestro, etc.
Conmemoracion de la feria , y su ú ltim o 'E v a n ­
gelio si es Cuaresma.

LECC IO N DE LA EPÍSTO LA DE SAN PABLO A LOS


ROM AN OS. (C. 1 0 , V. 1 0 .)

Hermanos: E s necesario creer de co­


razon para justificarse, y confesar la fe
con palabras y obras para salvarse. Por
esto dice la Escritura: Cuantos creen en
él no serán confundidos. Puesto que no
hay distinción de judío y de gentil, por
cuanto uno mismo es el Señor de todos,
rico para con todos aquellos que le invo­
can. Porque todo aquel que invocase de
veras el nombre del Señor, será salvo.
Más ¿cómo lo han de invocar si no creen
en él? Y ¿cómo creerán en él, si de él na­
da han oido hablar? Y ¿cómo oirán ha­
blar de él, si no se les predica? Y ¿cómo
59® F IE ST A S DE MARZO.

habrá predicadores, si nadie les envia?


Según aquello que está escrito: ¡Qué feliz
es la llegada de los que anuncian el
Evangelio de paz! ¡De los que anuncian
los verdaderos bienes! Verdad es que no
todos obedecen al Evangelio. Y por esto
dijo Isaías: ¡Oh Señor! ¿Quién ha creído
lo que no ha oido predicar? Así que la fe
proviene del oir, y el oir depende de la
predicación de la palabra de Jesucristo.
Pero pregunto: Pues qué ¿no la han oido
ya? Sí, ciertamente; su voz ha resonado
por toda la tierra, y hanse oido sus pa­
labras hasta las extremidades del mundo.
Gradual. (Salmo 91.) Florecerá como
la palma el varón justo, y cual cedro del
Líbano se multiplicará en la casa del
Señor.
y. Para anunciar por la mañana tu
misericordia, oh Señor, y tu verdad por
la noche.
Aleluya, aleluya. (Santiago 1.) jh Bien­
aventurado aquel hombre que sufre la
tentación, porque despues que fuere pro­
bado, recibirá la corona de la vida. A le­
luya.
Despues de Septuagésima se omiten las A lelu­
yas y el verso que las signe, y en su lugar se dice:
F IE S T A S D E MARZO. 597

Tracto. (Salmo n i . ) Bienaventura­


do el Hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cumplir sus
mandamientos.
y. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la gene­
ración de los justos.
y. Gloria y riquezas habrá en su ca ­
sa, y su justicia durará eternamente.
E n tiempo Pascual se omite ni Gradual y T ra c­
to, y se dice:

Aleluya, aleluya. (Santiago i.) Biena­


venturado aquel hombre que sufre la ten­
tación, porque despues que fuere proba­
do, recibirá la corona de la vida. A le­
luya.
(E d . 45.) E l Señor le amó, le
adornó, y vistió con la estola de la glo­
ria. Aleluya.

8$ CON TINU ACIO N D E L SANTO E VA N G E L IO SEG U N


SAN M ARCOS. (C. l6, V. 15.)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus dis­


cípulos: Id por todo el mundo y predi­
cad el Evangelio á todas las criaturas.
A los que creyeren acompañarán estos
milagros: en mi nombre lanzarán los de­
monios, hablarán nuevas lenguas, mano­
59§ F IE S T A S D E M ARZO.

searán las serpientes; y si algún licor ve­


nenoso bebieren, no les hará daño; pon­
drán las manos sobre los enfermos y que­
darán estos curados.
Ofertorio. (Salmo 88.) Mi verdad y
mi misericordia con el justo; y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. Rogárnoste, oh Dios todo­
poderoso, que el don que te ofrecemos
aumente en nosotros la fe, la esperanza
y la caridad; y á fin de que merezcamos
alcanzar las promesas, danos tu gracia,
oh Señor, para que por la intercesión de
tu bienaventurado Confesor Francisco
cumplamos con amor y júbilo tu santa
ley. Por, etc.
Oracion. (M at . 24.) Bienaventurado
el tal siervo, á quien, cuando venga su
Señor, le hallare así velando: en verdad
os digo, que le encomendará el gobierno
de toda su hacienda.
Poaconiutiion. Para ser dignos de los
dones que hemos recibido, concédenos,
Señor, tu gracia, y haz que por la inter­
cesión de tu bienaventurado Confesor
Francisco, guardemos siempre tus man­
damientos. Por, etc.
F IE ST A S D E M ARZO. 599

Dia 28— SAN LUIS, Obispo de Tolosa y


Confesor.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera, de Con­
fesor Pontífice, pág. cxiv, escepto esta primera.

Oración. Oh Dios, que por admira­


ble disposición ilustras siempre á tu Igle­
sia con nuevos esplendores de Santos;
rogárnoste nos concedas, que los que
nos congratulamos en la solemnidad de
tu bienaventurado Confesor y Pontífice
Luis, seamos llevados felizmente á su
compañía. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de feria si
es Cuaresma.
Evangelio ei de la segunda del mismo Común:
Velad, pues, vosotros, etc., pág. cxxi.

Dia i(l.—SAN SIXTO IIL, Papa y Confesor.


M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. exiv. .

Dia 29.— SAN JUAN CAPISTRANO, Con­


fesor.
Misa Os justi, etc., primerade Confesor no P o n ­
tífice, pág. c x x x i i , escepto esta primera
Gnn F IE S T A S DF. M ARZO.

Oración. Oh Dios, que ensalzaste m a­


ravillosamente á tu Iglesia con los mé­
ritos y doctrina del bienaventurado Juan,
y por él hiciste triunfar á tus fieles en
virtud del Santo nombre de Jesús; rogá­
rnoste uos concedas, que prevaleciendo
en la tierra, por su intercesión, de nues­
tros enemigos, merezcamos ser premia­
dos con él en el Cielo. Por el mismo S e­
ñor Jesucristo, etc.
Conmemoracion y último Evangelio rfe la fer ia ,
si es Cuaresma.

Dia id.—SAN EUSTASIO, Abad.


Misa Os justi, ctc., del Común de Abades ,
pág. C X L I I .

Dia 30.-S A N JTJAN CLTMACO, Abad.


Misr. Os justi, etc., del Común de Abades ,
pág. C X L I I .

Dia id.—SAN QUIRINO, Mártir.


Misa Laetabitur justus, etc., segunda de Mártir
nn Pontífice, pág. l x x i i , con el Evangelio: Si algu­
no quiere venir en pos, etc., de la segunda de M ár­
tir Pontífice, pág. l x v i .
F IE ST A S DE A B R IL . 601

Dia 31.—SANTA BALBINA, Virgen y


Mártir.
Misa L cquebar de testimonü^, etc., primera
<le una Virgen y Mártir, pág. c x l y i .

F IE S T A S D E A B R IL .

DOMINGO II DESPUES DE PASCUA.

Aparición de NUESTRA SEÑORA DEL


PODIO.
Introito. Gaudeamus omnes in Dom ino.
^Aff^jfcEcocijÉmonos todos en el Señor,
íp jjtá g celebrando la festividad de la
Bienaventurada Virgen María,
Je cuya solemnidad se alegran
los Angeles y alaban de concierto al Hijo
de Dios. Aleluya, aleluya.
(Salmo 43.) Nosotros, oh Dios, hemos
oido por nuestros propios oídos: nues­
tros padres nos han contado las obras
que tú hiciste en sus dias.
FIESTAS DE ABRIL.

y. Gloria al Padre, etc. Regocijémo­


nos, etc.
Oración. Oh Dios Padre de las mise­
ricordias, que te dignaste recrear á tu
pueblo con la aparición de la bienaven­
turada Virgen María; concede, que los
que recordamos este beneficio nos una­
mos á ti con perpétua caridad, y merez­
camos gozar del patrocinio de la misma
Virgen. Por, etc.
Conmemoracion de la Dominica.

LECCION D E L L IB R O D E LA S A B ID U R IA .
( Cár.t., c. 24.)

Y o como la vid, ctc., del 27 de Febrero ,


pág. 510.
Aleluya, aleluya. Jr. (A p oc . 12.) A p a­
reció un gran prodigio en el cielo; una
muger vestida del sol y la luna debajo de
sus pies, y en su cabeza una corona de
doce estrellas. Aleluya.
f. Hé elegido, y santificado con mi
presencia este lugar, para que esté en él
mi nombre todos los dias. Aleluya.
58 CO N TIN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E LIO SEGUN
SAN JU AN . (C. 2 , V. I . )

En aquel tiempo: Se celebraron unas


bodas en Caná de Galilea; donde se ha-
F IE S T A S D E A B R IL . 603

liaba la madre de Jesús. Fué también


convidado á las bodas Jesús con sus dis­
cípulos. Y como viniese á faltar el vipo,
dijo á Jesús su Madre: No tienen vino.
Respondióle Jesús: Mujer, ¿qué ñus va
á ti y á mí? Aún no es llegada mi hora.
Dijo entonces su Madre á los sirvientes:
Haced lo que él os dirá. Estaban allí
seis hidrias de piedra, destinadas para
las purificaciones de los judíos, en cada
una de las cuales cabían dos ó tres cán­
taras. Díjoles Jesús: Llenad de agua
aquellas hidrias. Y llenáronlas hasta ar­
riba. Díceles despues Jesús: Sacad aho­
ra en algún vaso, y llevadle al maestre-sa­
la. Hiciéronlo así. Apenas probó el maes­
tre-sala el agua convertida en vino, co­
mo él no sabia de dónde era, bien que lo
sabían los sirvientes que le habían saca­
do, llamó al esposo, y le dijo: Todos sir­
ven al principio el vino mejor, y cuando
los convidados han bebido ya á satisfac­
ción, sacan el mas flojo: tú, al contra­
rio, has reservado el buen vino para lo
último. Así en Caná de Galilea hizo Je­
sús el primero de sus milagros, con que
manifestó su gloria, y sus discípulos cre­
yeron en él.
Credo......
FIESTAS HR ABRTT..

Ofertorio. Acuérdate, oh Virgen M a­


ría, en la presencia de Dios, de interceder
en nuestro favor, y de apartar de noso­
tros su indignación. Aleluya.
Secretea. Santifica, Señor, te pedimos,
esta oblacion propiciatoria, y otórganos
por la intercesión de la bienaventurada
Virgen María, Madre de Dios, que sea
útil á nuestras almas. Por, etc.
Prefacio de la V irg in en la festividad.

Coimmion. Dignísima Reina del mun­


do, y siempre Virgen María, intercede
por nuestra paz y salud, tú que engen­
draste á Jesucristo Nuestro Señor, Sal­
vador de todos. Aleluya.
Posconranion. Favorézcanos, oh S e­
ñor, te pedimos, la intercesión veneranda
de la siempre Virgen María, Madre de
Dios, para que libres de todo peligro vi­
van en piadosa unión los que tan colma­
dos han sido de sus singulares beneficios.
Que vives y reinas, etc.
Último Evangelio del- Domingo.
l-IE ST A S DF. ARRT1..

Dia id.—Fiesta déla BIENAVENTURADA


VIRGEN MARÍA MADRE DEL BUEN
PASTOR.
M isa Salve, Sancta Parens,, etc., votiva del
tiempo, pág. l : i , escepto esta primera

Oración. Oh Señor Jesucristo, Pastor


bueno, que diste la vida por tus ovejas, y
4 nosotros, pueblo tuyo y ovejas de tu
redil, nos encomendaste á tu Madre es­
tando pendiente de la Cruz; concédenos
por su intercesión, que siguiendo en la
tierra á ti, que eres nuestro Pastor, sea­
mos conducidos á los prados de la vida
eterna en los cielos. Que vives, etc.
C redo.....
Prefacio de la Virgen en la festividad.

SÁBADO ANTES D EL DOMINGO III DE


PASCUA.

GOZOS DE MARÍA SANTÍSIMA.


M isa la votiva de Santa María, tiempo P a s­
cual, pág. l i i , con Gloria, Credo y Prefacio de la
Virgen en la festividad.
D O M IN G O IV D E S P U E S D E P A S C U A .

Huida «le la SANTISIMA VIRGEN á


Egipto.
Introito. (San Mateo 2.) Angelus Domini.
nAngel del Señor apareció en
sueños á José diciéndole: L eván­
tate, toma al Niño y á su Madre
y huye á Egipto.
(Salmo 54.) Hé aquí que me alejé
huyendo y permanecí en la soledad.
f. Gloria, etc. Un Angel, etc.
Oracion. Olí Dios, prutecloi de los que
esperan, que quisiste librar de la espada
de Herodes á tu Unigénito Redentor
nuestro con su huida á Egipto; concéde­
nos á tus siervos, por la intercesión de
su beatísima Madre María, siempre V ir­
gen, que libres de todos los peligros de
alma y cuerpo, merezcamos llegar á la
patria celestial. Por el mismo, etc.
Cenmemoracion del Domingo, con el Ultimo
E va n g elio .

L E C C I O N D E I S A IA S P R O F E T A . (C. 19 .)

En aquellos dias: Invocarán al Señor


contra el opresor, y aquel les enviará un
Salvador y defensor que los libre. Y el S e­
FIESTAS DE ABRIL. 607

ñor será conocido del Egipto, y los egip­


cios confesarán al Señor en aquel dia, y
le honrarán con hostias y ofrendas, y ha­
rán-votos al Señor, y los cumplirán. Y el
Señor herirá á Egipto con plagas, y le
sanará, y se volverán al Señor y se apla­
cará con ellos, y los sanará el Señor Dios
nuestro.
Aleluya, aleluya, f . Un Angel del
Señor apareció en sueños á José diciéndo-
le: Levántate, toma al Niño y á su M a­
dre y huye á Egipto. Aleluya.
Y estáte allí hasta que yo te
se. Aleluya.
)J i C O N T IN U A C IO N DEL SA N TO E V A N G E L IO SE G U N

SAN M ATED. (C. 2 .)

En aquel tiempo: Un Angel del Señor


apareció en sueños á José diciéndole: L e ­
vántate, toma al Niño y á su Madre, y
huye á Egipto, y estáte allí hasta que yo
te avise. Porque Herodes ha de buscar
al Niño para matarle. Levantóse José,
tomó al Niño y d su Madre de noche, y
se retiró á Egipto, donde se mantuvo has­
ta la muerte de Ilerodes. De suerte que
se cumplió lo que dijo el Señor por boca
del Profeta. Credo.....
P refacio de la Vírge.n en la festiv id a d .
6 o8 FIESTAS DE ABRIL.

Ofertorio. (Isaías , 19.) E l Señor se­


rá conocido del Egipto, y los egipcios
confesarán al Señor en aquel dia, y le
honrarán con hostias y ofrendas, y ha­
rán votos al Señor y los cumplirán.
Secreta. T e inmolamos, Señor, hos­
tias de alabanza, suplicándote humilde­
mente que, ya que quisiste ser llevado
con tu beatísima Madre, la Virgen M a­
ría, y desterrado á Egipto, así también
á.nosotros desterrados, nos lleves benig­
no á la patria celestial por la interce­
sión de la misma Virgen. Que con el P a ­
dre y el Espíritu Santo vives y reinas por
los siglos, etc.
Comunion. Y permaneció allí hasta la
muerte de Herodes, para que se cum­
pliese lo que dijo el Señor por boca del
Profeta: Yo llamó de Egipto á mi Hijo.
Poscomunion. Concede, oh Dios to­
dopoderoso, que por la huida temporal
de tu Hijo, que atestiguan estos vene­
randos misterios á nuestros sentidos,
confiemos que nos has dado la vida
eterna. Por, etc.
F IE ST A S C E A B R IL . 509

DOMINGO IV D E S P U E S D E PASCUA.

Dia id. —SANTA CATALINA ADURNA.


Viuda.
M isa Cognovi, Dom ine, etc., dol Coman de
Viudas, pág. c l x x i , excepto In siguiente primera

Oración. Oh Dios, que hiciste arder


con el fuego del Divino amor á la biena­
venturada Catalina en la contemplación
de la Pasión de tu Hijo; suplicárnoste
que con su intercesión enciendas en nos­
otros la llama de tu caridad, y nos hagas
dignos participantes de los frutos de esa
misma Pasión. Por, etc.

DOMINGO V D E S P U E S D E PASCUA.

Traslación de SAN .JUAN DE MATA,


Confesor.
M isa Os justi, etc., primera de Confesor no
Pontífice, pág. cxxxti, excepto esta primera

Oración. Llénanos, Señor, con aque­


lla caridad de que San Juan se halló ve­
hementemente inflamado, para que, por
la intercesión de aquel cuya traslación
celebramos con solemne Oficio, seamos
T o ll o I.
6 io F IE S T A S DE A BR IL .

llevados felizmente á ti, que eres la m is­


ma caridad. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio del D o ­
mingo.

Dia 1.°— SAN TESIFONTE, Obispo y


Mártir.
M isa S ta tu it ei D om inus, etc., primera de un
M ártir Pontífice, pág. l x ; si es tiempo Pascual,
M isa P ro tex isti, e le ., pág. c.

Dia id.— SANTOS TESIFONTE, MAXIMO


y LUPARIO, Mártires.
Misa Salus autem , etc., tercera de muchos M ár­
tires. pág. l x x x v i i , con la E pístola: L o s Santóy
por la f s , pág. l c i v , 6 la Misa SaucLi lui, e l e . ,
segunda del tiempo Pascual, pág. c v i .

Dia id .-S A N T A URBICIA, Mártir.


Misa M e exp ectaverun t, etc., del Común dt
una M ártir no Virgen, pág. c l x v i .

I)ia id.— invención de los cuerpos de los


SANTOS LUCIANO y MARCIANO, Már­
tires.
Misa Intret in conspectu tuo, etc., primera de
muchos Mártires, pág. ixcepto esta primera
F IE S T A S D E A B R IL . 6 ll

Oración. Alimenta, Señor, en nos­


otros la fe de la resurrección, tú que
obras maravillas en las reliquias de tus
Santos Luciano y Marciano; y haznos
participantes de la gloría inmortal, cuya
prenda veneramos en sus cenizas. Por
nuestro, etc.
Evangelio de la segunda Misa: Bajando Jesús
del monte, pág. l x x x v ; en tiempo Pascual la M isa
Sancti tui, Domine, etc., pág. cvi, con las O ra­
ciones Evangelio de la. anierior.

DIA 2 .— SAN FRANCISCO DE PAULA,


Confesor y Fundador.
M isa Justus ut palma, etc., segunda de C onfe­
sor no Pontífice , pág. cxvm , con la Epístola de
San Pablo á los Philipenses, c. 3, ». 7: Aquellas
cosas que consideraba yo, etc., pág. c x i, y ¡as
siguientes:

Oración. Oh Dios, exaltación de los


humildes, que elevaste á la gloria de tus
Santos al bienaventurado Confesor F ran­
cisco; haz, Señor, te pedimos, que por
sus méritos y con su ejemplo, consigamos
felizmente los premios prometidos á los
humildes. Por, etc.
Secreta. Estos dones de tu pueblo de­
voto, Señor, que presentamos en tus a l­
6 l2 F IE ST A S DE A B R IL .

tares, scantc gratos por los méritos de!


bienaventurado Confesor Francisco, y á
nosotros, por tu misericordia, saludables.
Por, etc.
Poscomnnion. Habiendo recibido los
Sacramentos celestiales, pedírnoste, S e­
ñor, por la intercesión de tu bienaventu­
rado Confesor Francisco, que nos confie­
ran los auxilios de la vida temporal y de
la eterna. Por, etc.

Dia 3 .— SANTA ENGRACIA, Virgen y


Mártir.
M isa Me expectaverunt, etc., segunda de una
Virgen y M ártir , pág. c u , con el Evangelio ele Ut
primera Loquebar, etc., pág. c x l i x , y la siguiente
primera.

Oración. Oh Dios, dador de todos los


bienes, que juntaste en tu sierva Engra­
cia la palma del martirio con la flor de
la virginidad; une de tal modo nuestras
almas contigo -por su intercesión, que.
ninguna criatura nos separe jam ás de la
caridad. Por, etc.
Conmemoracion de la feria y últim o Evangelio,
si es Cuaresma.
F IE S T A S D E A B R IL . 613

Día id.— SAN BENITO PHILADELPHO,


Confesor.
M isa Justus ut palma, etc., segunda de C onfe­
sor no Pontífice, pág. cxxxvi, excepto esta primera

Oración. Oh Dios, que colmaste á tu


bienaventurado Confesor Benito de do­
nes celestiales, y le hiciste resplandecer
en tu Iglesia con portentos y virtudes;
concédenos, te rogamos, que por sus mé­
ritos y oraciones recibamos tus benefi­
cios. Por, etc.

Dia 4 .— SAN ISIDORO, Obispo, Confesor


y Doctor, y su Octava.
M isa In medio Ecclesise, etc., del Común d:
Doctores, pág. c x x v i i . ccn esta primera

Oración. Rogárnoste, Señor, que in­


tervenga en favor nuestro el bienaven­
turado Pontífice y Doctor de España
Isidoro, para que por su intercesión me­
rezcamos llegar á los premios eternos.
Por, etc.
Conmemoracion de la fer ia con el ultime E v a n ­
gelio, si es Cuaresma.
6 i4 F IE ST A S DE A B R IL .

Dia 5 —SAN VICENTE FERRER, Confe­


sor, y su Octava.
In tl’Olto. (E ccl. 45.) Sim ilem illum .

ízole el Señor semejante en glo-


ría á los S an to s; le dió cara á
cara los mandamientos y la ley
de vida y de cien cia, para que
enseñase á su pueblo su alianza y sus
juicios.
(Salmo 19.) Bueno es tributar ala­
banzas al Señor, y salmear, ¡oh A ltísi­
mo! á tu nombre.
y. Gloria al Padre, etc. Ilízole el
Señor, etc.
Oración. Oh Dios, que hiciste venir
al conocimiento de tu Nombre multitud
de infieles, por la predicación admirable
de tu bienaventurado Confesor Vicente;
haz, te pedimos, merezcamos tener por
remunerador en el cielo, aquel á quien
anunció que habia de venir como Juez á
la tierra, Jesucristo, tu Hijo Señor nues­
tro. Que contigo, etc.
Conmemoracion de la fer ia , con último E v a n ­
gelio si es Cuaresma.
F IE S T A S DE ABR IL .

LECCION D E L LIBRO DE LA S A B I D U R I A .
[E ccl. 39, V. 6.)

E l justo despertándose, etc., del Co­


mún de Doctores al fin , pág. cxxxi.
Gradual. (Apoc. 14.) Vi un ángel que
volaba por medio del cielo, llevando el
Evangelio eterno para predicarle á los
moradores de la tierra, diciendo á gran­
des voces:
Jh Temed al Señor y dadle gloria,
porque venida es la hora de su juicio.
Tracto. (Salmo m . ) Bienaventura­
do el hombre que teme al Señor, y que
toda su afición la pone en cumplir sus
mandamientos.
Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya, bendita será la gene­
ración de los justos.
JK Gloria y riquezas habrá en su ca ­
sa, y su justicia durará eternamente.
E n tiempo Pascual se omite el Gradual y T rac­
to, y se dice:

Aleluya, aleluya, f . (Eccl. 45.) G lo ­


rificóle en presencia de los Reyes, dióle
preceptos que promulgase á su pueblo y
le mostró su gloria. Aleluya.
y. Santificóle por medio de su fe y
•6lG F IE ST A S D E AER II..

mansedumbre, y le escogió entre todos


los hombres. Aleluya.
E l Evangelio del Común de Doctores , p á g i­
na C>iXIX.

Ofertorio. ( Salmo 64.) Bienaventu­


rado aquel á quien lú elegisle y allegas­
te á ti; él habitará en tu tabernáculo.
Secreta. T e rogamos, Señor, te sea
acepta la oblacion de nuestra humildad,
y por el patrocinio de tu Santo Vicente,
nos alcance la salud eterna. Por, etc.
Coinanioii. (Mateo 5.) E l que guar­
dare y enseñare estos mandamientos, ese
será tenido por grande ea el reino de los
cielos.
Poscomunion. Recibidos, Señor, los
sagrados misterios, te rogamos que, por
la intercesión de tu bienaventurado Con­
fesor Vicente, te sirvamos con almas pu­
ras y lleguemos á la vida eterna. P01
nuestro, etc.

Otra Misa «le SAN VICENTE FERRER.


Misa Os justi, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. c x x x i i , excepto la siguiente prim en:

Oración. Oh Dios, que te dignaste


ilustrar tu Iglesia con los merecimientos
F IE ST A S D E AD KIL. 617

y con la predicación de tu bienaventura­


do Confesor Viccntc; concede á tus sier­
vos, que seamos instruidos con su ejem­
plo, y pur su intercesión libres de toda
adversidad. Por, etc.

Dia id.— B. JULIAN DE SAN AGUSTIN.


Confesor.
M isa Justus ut palma, etc., segunda de Confe­
sor no Pontífice, pág. cxxxvi, excepto esta primera

Oración. Oh Dios, que elevaste á la


cumbre de la gloria celestial por los ca­
minos de la humildad y de la inocencia
á tu bienaventurado Confesor Julián;
haz, que siguiendo nosotros sus pasos,
seamos humildes y lleguemos á ti con
almas puras. Por, etc.

Dia G.—SAN SIXTO I, Papa y Mártir.


M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Mártir Pontífice, p rg . r.x, 6 Protexisti, fítr.., si rs
tiempo Pascual, pág. c.
F IE ST A S DE A 3 R IL .

Dia 7 .—SAN CELESTINO I, Papa y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dominus, e tc., primera de
Confesor Pontífice, pág. cxiv.

Dia 9 .—SANTA CASILDA, Virgen.


Misa Dilexisti, etc., primera de una Virgen,
/>¿g. c l i x , excepto esta primera

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios, que en la abundancia de tu piedad
110 excluyes de tu reino condicion algu­
na; te suplicamos humildemente, que
por la intercesión de la bienaventurada
Casilda, sea destruida con el poder de tu
diestra la perfidia mahomética, y conoz­
can todos la luz de tu verdad. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de la fe r ia ,
si es Cuaresma.

Día id.— SA 2ÍT0 S SILVESTRE y CUCU-


FATE, Mártires.
Misa Sancti tui, Domine, etc., Común de mu­
chos Mártires, tiempo Pascual, pág, cvi.
F IE ST A S DF. ARTíII..

Dia 10.— Traslación de SAN RAIMUNDO,


Obispo y Confesor.
Introito. (Salm o 33.) M ullie lribulaiior.es.
ucjhas son las tribulaciones de los
justos, pero de todas los librará
el Señor; de todos los huesos de
ellos tiene el Señor cuidado, ni
uno solo será quebrantado.
(Salmo id.) Alabaré al Señor en todo
tiempo, no cesarán mis labios de pronun­
ciar sus alabanzas.
f. Gloria al Padre, etc. Muchas son
las tribulaciones, etc.
Oracion. Oh Dios, por cuya voluntad
se distribuyen por diversos lugares de la
tierra los mismos cuerpos de los Santos;
concede propicio, que los que celebra­
mos la traslación del bienaventurado
Obispo y Confesor Raymundo, seamos
también trasladados de nuestra maldad
á una norma de vida piadosa. Por, etc.
LECCION D E L LIBRO DE LA SABIDURÍA.
(Eccl., c. 14, V. IO .)

Aquellos fueron varones misericor­


diosos, la continuación en la pág. 592.
Gradual. (Eccl. 44.) Hé aquí el gran
Sacerdote que agradó á Dios en su vida-
Ó 2 0 F I E S T A S D F. A t R l T . .

No tuvo semejante en la. obser­


vancia de la ley del Altísimo.
Tracto. Bienaventurado el hombre
que teme al Señor, y que toda su afición
la pone en cumplir sus mandamientos.
Poderosa será la descendencia
suya sobre la tierra, bendita será la ge­
neración de los justos.
Gloria y riquezas habrá en su ca ­
sa, y su justicia durará eternamente.
E n tiempo Pascual se omite ei Gradual T rac­
to, y se dice:

Aleluya, aleluya. f . (Salmo 109.)


T ú eres Sacerdote sempiterno según el
orden de Melchisedech.
f. Este es el Sacerdote á quien co­
ronó el Señor. Aleluya.
30 CONTINU ACION DEL SANTO EVANGELIO SE G U K
SAN M A T E O . (C. 2 j , V. 14.)

En aquel tiempo: Un hombre, yéndo­


se á lejanas tierras, etc., pág. c x l i .
Ofertorio. (Salmo 88.) Hallé á D a­
vid, siervo mió; ungíle con mi óleo sa­
grado; mi mano le protegerá, y fortale­
cerle há mi brazo.
Secreta. Rogárnoste, Señor, recibas
con benigna mirada los dones que ófre-
F I E S T A S D E A B R IL . 621

cemos á tu Majestad, para que nos sean


saludables por los méritos de aquel cu­
yas reliquias veneramos. Por, etc.
Cómuniou. (Lucas 12.) Administra­
dor fiel y prudente, á quien su amo cons­
tituyó mayordomo de su familia, para
distribuir á cada uno á su tiempo la me­
dida de trigo correspondiente.
Poscomunion. Habiendo gustado los
divinos misterios, te suplicamos, Señor,
que por los méritos de San Raymundo,
cuyas venerables reliquias honramos, me­
rezcamos el perdón de nuestras culpas y
los dones de la gloria celestial. Por, etc.

Dia id.—SAN MACARIO, Obispo y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. cxiv, escepto esta primera

Oración. Suplicárnoste, oh Señor, oi­


gas benignamente las oraciones que te
dirigimos en la solemnidad de tu bien­
aventurado Confesor y Pontífice M aca­
rio, y nos absuelvas de todos nuestros
pecados, por los méritos é intercesión de
aquel que mereció servirte dignamente.
Por, etc.
6 22 F IE S T A S D E A B R IL .

Dia 11.—SAN LEON I, Papa, Confesor y


Doctor.
Introito. (E ccl. 15.J In medio.
n medio de la Iglesia le abriré la
boca, llenándole del espíritu de
sabiduría y de inteligencia, y re­
vistiéndole de un manto de
gloria.
(Salmo 91.) Bueno es tributar ala­
banzas al Señor y salmear á tu nombre,
oh Altísimo.
y . Gloria al Padre, etc. En medio
de la Iglesia, etc.
Oración. Oye, Señor, te pedimos, las
preces que te ofrecemos en la solemni­
dad de tu bienaventurado Confesor y
Pontífice León, y absuélvenos de todos
los pecados por los méritos de aquel que
mereció servirte dignamente. Por, etc.
Conmemoracion y último Evangelio de feria , si
es Cuaresma.

LECCION D E L LIBRO EE LA S A B I D U R Í A .
(E ccl. C . 3, v. 6.)

E l justo, despertándose muy de ma­


ñana, ctc .,pdg. cxxxi.
Gradnal, (Salm. 36.) L a boca del
F IE ST A S D E ARRTI.,. 623

justo derramará sabiduría, y su lengua


hablará juiciosamente.
f. L a ley de su Dios la tiene en me­
dio de su corazon, y andará con firmes
pasos.
Tracto. [Salmo 1 1 1 . ) Bienaventura­
do él hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cumplir sus
mandamientos.
Poderosa será sobre la tierra su
descendencia; bendita será la generación
de los justos.
jK Gloria y riquezas habrá en su casa,
y su justicia durará eternamente.
En tiempo Pascual se omite el Gradual y Tracto,
y se dice:

Aleluya, aleluya. (Eccl. 45.) f . El


Señor amó al justo, le adornó y vistió
con la estola de su gloria. Aleluya.
f. (Oseas 14.) E l justo brotará como
el lirio, y florecerá eternamente ante el
Señor. Aleluya.

CONTINU ACION D E L SANTO EVANGELIO SEGUN

SAN M A T E O . (C. l 5, V. 13.)

En aquel tiempo: Vino Jesús al terri­


torio de Cesarea, etc., como en la Cátedra
6 2 4 F IE S T A S D E A BR IL .

de San Pedro en Roma, 18 de Enero , pági­


na 373.
Credo.....

Ofertorio. (Salmo 88.) Hallé á D a­


vid siervo mió, ungíle con el óleo sagra­
do; mi mano le protegerá, y fortalecerle
ha mi brazo.
Secreta. T e suplicamos, Señor, que
nos haga aceptos á tu Majestad la so­
lemnidad anual de tu Santo Confesor
y Pontífice León, á fin de que por estos
oficios de piadosa pacificación, reciba
él un aumento de gloria, y á nosotros nos
alcancen los dones de tu gracia. Por, etc.
Comunion. (Mat. 24.) Bienaventu­
rado el tal siervo, á quien, cuando venga
su Señor, le hallare así velando. En ver­
dad os digo, que le encomendará el go­
bierno de toda su hacienda.
Poscomunion. Oh Dios, remunera-
dor de las almas fieles; haz que consi­
gamos el perdón de nuestros pecados, por
la intercesión de tu bienaventurado Con­
fesor y Pontífice León, cuya venerable
festividad celebramos. Por, etc.
Dia 12.—SAN JULIO I, Papa y Confesor.
M isa S ta tu it ei D om inus, e tc., primera de ur.
Confesor Pontífice, pág. e x iv .

Dia 13.—SAN HERMENEGILDO, Mártir.


Misa P rotexisti, etc., del Común de un M ártir
tiempo pascual, pág. c , con el E vangelio: S i a l­
guno viene á mí, etc., de la M isa S ta tu it. primera
de un M ártir Pontífice, pág. las siguientes:

Oración. Oh Dios, que enseñaste á tu


bienaventurado Mártir Hermenegildo á
posponer el reino de la tierra al cielo;
concédenos, te pedimos, que á su ejem­
plo despreciemos las cosas perecederas
y aspiremos á las eternas. Por, etc.
Secreta. Suplicárnoste, oh Señor, que
habiendo aceptado nuestros dones y nues­
tras oraciones, nos purifiques con los
misterios celestiales y nos oigas benigno.
Por, etc.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor
nuestro, que así como nos congratulamos
en la conmemoracion de tas Santos por
medio del oficio corporal, del mismo mo-
T . 1. 40
Cj 6 F IE S T A S D E A B R IL .

do nos alegremos con tu aspecto sempi­


terno. Por, etc.
S i esta fiesta se celebra antes ó despues del tiem ­
po pascual, se dice la M isa In virtute tua, primera
de un M ártir no Pontífice, pág. l x v i i i , con las ora­
ciones y E va n g e lio de la Misa anterior.

Dia 14.—SAN PEDRO GONZALEZ (Tel


mo), Confesor.
Introito. D icit Dominus.

«<re2¡g^eSTO dice el Señor: L as palabras


@ p a l que puse en tu boca, y tus do-
S s l S y nes* ser^n aceptados sobre mi
Aitar. Aleluya, aleluya.
(Salmo 101.) Oye, Señor, mi oracion,
y llegue hasta ti mi plegaria. Gloria al
Padre, etc. Esto dice, etc.
Oracion. Oh Dios, que manifiestas el
singular patrocinio de tu bienaventurado
Pedro hácia los que se hallan en los pe­
ligros del mar; concédenos por su inter­
cesión, que en las borrascas de esta vida
brille siempre la luz de tu gracia, con
cuyo auxilio podamos encontrar el puer­
to de la salvación eterna. Por, etc.
FIESTA S DE ABRIL. 627

L E C C IO N DE LA E P ÍST O L A DE SAN PABLO Á LOS


T E S A .L 0N IC E N S C 3. (C. 2 , V. 2 .)

Hermanos: Puesta en nuestro Dios la


confianza, etc., i.° de Febrero, San C eci­
lio, pág. 432.
Aleluya, aleluya. {Santiago i.) Biena­
venturado el hombre que sufre la tenta­
ción, porque despues que fuere así pro­
bado, recibirá la corona de vida. Aleluya.
f. {Eccl. 45.) L e amó e lS e ñ o ry le
adornó, y le vistió con la estola dé la
gloria. Aleluya.
58 CO NTIN U A C IO N D E L SANTO EV A N G ELIO SEG UN
SAN MATEO. (C. IO, » . 7.)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus dis­


cípulos: Id, y predicad, diciendo: Que se
acerca el reino de los cielos. Y en prueba
de vuestra doctrina, curad los enfermos,
resucitad los muertos, limpiad los lepro­
sos, lanzad los demonios, dad. graciosa­
mente lo que graciosamente habeis reci­
bido. No lleveis oro, ni plata, ni dinero
alguno en vuestros bolsillos, ni alforja
para el viaje, ni mas de una túnica y un
calzado, ni tampoco palo ú otra arma
para defenderos, porque el que trabaja
merece que le sustenten.
628 FIESTAS D E ABRIL.

Ofertorio. (Salmo 106.) E l Señoríos


sacó de sus apuros, y cambió el hura-
can en viento suave, y calmaron las olas
del mar, y se regocijaron ellos viendo el
mar sosegado, y los condujo el Señor al
puerto deseado. Aleluya.
Secreta. Sé propicio para con noso­
tros, oh Dios nuestro, para que por la
intercesión de tu bienaventurado Confe­
sor Pedro, unas al número de los predes­
tinados á los que alimentas con loa S a­
cramentos de salvación. Por, etc.
Coinuiiion. (Salmo 88.) T ú tienes se­
ñorío sobre la bravura del mar, y el al­
boroto de sus olas tú le sosiegas. A le­
luya.
Poscomunion. Pedírnoste, Señor, que
ilustres nuestros corazones, con la clari­
dad de tu luz; á fin de que, instruidos
con la palabra de salvación, evitemos,
por la intercesión, de tu bienaventurado
Confesor Pedro, todo loque sea nocivo, y
podamos hacer lo que es recto. Por, etc.
F IE ST A S D E A B R X .

Dia id .— SANTOST 1BURCIO, VALERIA-


NO Y MÁXIMO, Mártires.
M isa S an ctitu i, etc ., del Común de muchos M ár­
tires, pág. c v i, con la E p ísto la y el E van gelio da
la M isa P ro tex isti, etc., piíg. c u i, escefto las s i ­
guientes:

Oración. Haz, oh Dios Todopodero­


so, te pedimos, que los que celebramos
la solemnidad de tus Santos Mártires
Tiburcio, Valeriano y Máximo, imite­
mos también sus virtudes. Por, etc.
Secreta. Rogárnoste, Señor, que esta
Hostia que ofrecemos recordando el na­
cimiento al cielo de tus Santos, nos ab­
suelva de los vínculos de nuestra iniqui­
dad, y nos alcance los dones de tu mi­
sericordia. Por, etc.
Poscomunion. Alimentados con el don
sagrado, te suplicamos rendidamente,
que lo que celebramos por medio del ofi­
cio de nuestro debido servicio, nos sirva
de aumento para nuestra salvación. Por
nuestro, etc.

Dia 15 .—SAN PELEGRIN, Confesor.


M isa Justusutpalm a, etc., segunda de Confesor
no Pontífice, pág. cxxxvi, escepto esta primera
630 FIESTAS DE ABRIL.

Uríiciou. Oh Dios, que diste maravi­


llosamente al bienaventurado Pelegrin
un Angel por compañero, á la Madre de
Dios por maestra, y á Jesús por médico
de una úlcera cruel; suplicárnoste nos
concedas por sus méritos, que amenos
singularmente en la tierra al Santo An­
gel, á la Santísima Virgen, al Salvador,
y que juntos los alabemos en el cielo.
Por, etc.

Dia 16 .— SAN FRUCTUOSO, Obispo y Con­


fesor.
M isa S ta tu it eiD om iil’us, etc., -primera ¿e Con­
fesor Pontífice, pág. cx iv , con el E va n g elio : E s ta d
con vuestras ropas ceñidas, etc., de la Misa O s
justi, etc., pág. c x x x iv .

Dia id.—SANTA ENGRACIA, Virgen, y


Compañeros Mártires.
M isa S a u ctitu ., etc.,d e! Común de muchos M ár­
tires tiempo Pascua!, pág. cvi, csccpto esta p r i­
mera.

Oración. Suplicárnoste, Señor, mires


propicio átu familia, y concede, que pro­
tegida con la intercesión de tu bienaven­
turada Virgen Engracia y Compañeros
F IE S T A S DE A B R IL . 631

Mártires, se halle libre de toda culpa.


Por, etc.

Dia id.—SANTO TORTBIO DE LIÉBANA,


Obispo y Confesor, y su octava.
Misa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. cxiv, eszeplo la siguiente

Oración. Oh Dios, que en tu Iglesia


nos presentas siempre nuevos ejemplos
de virtudes; concede á tu pueblo, que de
tal manera siga las huellas de tu Confe­
sor y Pontífice'Toribio, que llegue á te­
ner parte en su galardón. Por, etc.
Secreta. T e suplicamos, Señor, que
nos haga aceptos á tu Majestad, la so­
lemnidad anual de tu Santo Confesor y
Pontífice Toribio, á fin de que por eslos
oficios de piadosa pacificación reciba él
un aumento de gloria, y á nosotros nos.
alcance los dones de tu gracia. Por, etc.
Posconinnion. Oh Dios, remunerador
de las almas fieles; haz que consigamos
el perdón de nuestros pecados por la in­
tercesión de tu bienaventurado Confesor
y Pontífice Toribio, ouya venerable fes­
tividad celebramos. Por, etc..
6 3 2 F IE S T A S D E A B R IL .

Dia id.— B. BENITO JOSÉ LABRÉ, Con­


fesor.
Misa Justus u t palm a, etc., segunda de Confe­
sor no Pontífice, pág. cx x x v i, excepto lo siguiente:

Oración. Oh Dios, que hiciste ase­


mejarse á ti al bienaventurado Benito
José, por la práctica de la humildad y
amor á la pobreza; concédenos median­
te sus méritos, la gracia de despreciar
todas las cosas terrenas y aspirar siem­
pre á las celestiales. Por, etc.
Secreta. Clementísimo Dios, mira
propicio los dones ofrecidos, y por la in­
tercesión de tu beato Confesor Benito
José, concédenos llegar á la salvación
eterna. Por, etc.
Poscomunion. Fortalecidos con los
dones sagrados te rogamos, Señor, que
imitemos las virtudes de tu bienaventu­
rado Confesor Benito José, por cuyos
méritos pedimos ser ayudados. Por, etc.

Dia 17 .— B. M ARÍA ANA DE JESUS,


Virgen.
Misa. D ilexisti: etc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , con las siguientes:
F IE S T A S D E A B K IL . 633

Oración. Oh clementísimo Dios, S e­


ñor de toda virtud, que honraste con los
innumerables dones de la gracia á tu
bienaventurada Virgen María Ana; con­
cédenos por sus ruegos é intercesión,
que imitemos las acciones de aquella
cuya solemnidad celebramos. Por, etc.
Secreta. Haz, Señor, que los dones
que te ofrecemos en la festividad de la
bienaventurada María Ana, no solo rom­
pan los vínculos de nuestros pecados,
sino que nos alcancen los dones de tu
misericordia. Por, ctc.
Poscomunión. Habiéndonos recreado
con el alimento celestial, concédenos, oh
Dios misericordioso, que nosotros tus
siervos, no nos avergoncemos de imitar
los ejemplos de las virtudes de la bien­
aventurada M aría Ana, que celebramos.
Por, etc.

Dia id.—SANTOS ELÍAS, Presbítero, PA­


BLO é ISIDORO, Mártires.
M isa Sancti tu i, etc., de muchos Mártires,
tiempo Pascual, pág. cv i, excepto las siguientes:

Oración. C oncede, te rogamos, oh


Dios todopoderoso, que por los méritos
é intercesión de tus bienaventurados
<534 F IE ST A S D E A B R IL .

Mártires Elias, Pablo é Isidoro, absuel-


tos de nuestras culpas, nos libremos del
fuego del infierno. Por, etc.
Secreta. Santifica, Señor, los dones á
ti ofrecidos, por los que, celebrando la
solemnidad de tus bienaventurados M ár­
tires Elias, Pablo é Isidoro, te pedimos
que nuestra vida sea siempre gobernada
por tu clemencia en las cosas prósperas
y adversas. Por, etc.
Poscomunion. Santifíquenos, Señor,
te rogamos, la percepción de tu Sacra­
mento, la que, así como aprovechó á tus
Santos para gloria suya, hagas tariibien
aproveche á nosotros para el perdón.
Por, etc.

Dia id.—SAN ANICETO, Papa y MAítii*.


Misa P rotexisti, etc., de nn M ártir, tiempo
Pascual, pág. c , con Ifls segundas ¡Oraciones y
ei E van gelio: E n verdad, en verd ad os d igo, que
vosotros, etc., pág. cxrn.
Fuera del tiempo Pascual la M isa es S a c e rd o ­
tes, etc., segunda de un M ártir Pontífice, p á g i­
na L X IV .
F IE ST A S D E A B R IL .

Dia 18 .— B. ANDRÉS H1BERN 0 N, Con­


fesor.
M isa Juslus ut palm a, etc., segunda de C on­
fesor no P o n tífice , pág. c x x x v i, excepto las s i­
guientes:

Oración. Oh Dios, que honraste á tu


bienaventurado Confesor Andrés con el
don de una admirable inocencia y r.on-
templacion; concédenos por sus oracio­
nes, que entre los halagos y peligros del
mundo, podamos adherirnos á ti solo con
todo nnestro corazon. Por, etc.
Secreta. Concédenos, oh Dios omni­
potente y eterno, que al ofrecer la pren­
da de tu inmensa caridad, nos encenda­
mos con aquel amor con que acostumbró
á servirte en tus misterios, y alimentarse
con ellos el bienaventurado Andrés. Por
nuestro, etc.
Posconranion. Fortificados, Señor,
con el Sacramento de tu Cuerpo y de tu
Sangre, te rogamos que, intercediendo
tu bienaventurado Confesor Andrés, ja ­
más nos separemos de ti por mancha al­
guna de pecado. Que vives, etc.
636 F IE ST A S DE A B R IL .

Dia id.— SAN PERFECTO, Mártir.


M isa Protexisti, etc.,, do u n M ártir, tiempo
Pascual, pág. c , excepto las siguientes:

Oración. Suplicamos, Señor, humil­


demente á tu Majestad, que por las ora­
ciones y méritos de tu bienaventurado
Mártir Perfecto, nos concedas propicio
el perdón y la paz. Por, etc.
Secreta. Rogárnoste, Señor, te haga
aceptable nuestro Sacrificio la oracion
santa de tu bienaventurado Mártir Per­
fecto, para que por su intercesión nos
sirva para nuestra eterna salvación. Tor
nuestro, etc.
Posconinnion. Habiendo recibido, S e­
ñor, los divinos misterios, haz que por la
intercesión de tu Mártir Perfecto, nos
conserven la protección eterna. Por, etc.

Dia 19 — SAN LEON IX , Papa y Confesor.


Misa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor P ontífice, pág. exiv.
F IE S T A S D E ARRTT,. 637

Dia 20.—SANTA INÉS DE MONTE PO­


LICIANO, Virgen.
M isa D ile x isti ju stitiam , etc., primera de una
Virgen, pág. c l i x , ccn la E p ístola, Común de V ír ­
genes y Mártires: E n órden á las V írgenes, etc.,
fá g . c i v i l , y esta prim era - .

Oración. Oh Dios, que te dignaste


adornar á tu bienaventurada Virgen In6s,
derramando muchas veces sobre ella ce­
lestial rocío, y haciendo nacer flores di­
versas en el lugar de su oracion; concede
propicio, que rociados perpétuamente
con el rocío de tu bendición, merezca­
mos por su intercesión percibir el fruto
de la eternidad. Por, etc.

Dia id.—Traslación de SANTA ROSA,


Virgen.
M isa D ile x isú , ctc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , excepto la siguiente, primera

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios, que inspiras el desprecio del mun­
do á los que te aman; concédenos, en
conmemoracion de la bienaventurada
Virgen Rosa, despreciar por su interce­
sión las cosas terrenas y amar las celes­
tiales. Por, etc.
638 F IE ST A S DE A B R IL .

Dia id. —SAN TEODORO, Anacoreta y


Confesor.
A fija O s ju sti, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. cxxxn..

Dia id.—SAN CESÁREO, Mártir.


Misa Protexisti, etc., de un M ártir en tiempo
Pascual, con las O raciones de un M ártir no P on­
tífice, pág. c.

Dia 21 .— SAN ANSELMO, Obispo, Confe­


sor y Doctor.
M isa In medio Ecclesiae, etc., d il Comu<i de
Doctores , pág. c x x v i i .
Cred o.....

Dia id.—SANTOS APOLO, ISACIO y CRO-


TATES, Mártires,
Misa S an cti tui, D om ine, etc., de muchos M ár­
tires, tiempo Pascual, pág. cv i, con las terceras
O raciones y la E p ísto la: D espues de éstas c o ­
sas, etc.,> el E van gelio: Llorareis y plañiréis, e tc.,
al fin a l del mismo Común, pág. c x i i .
F IE ST A S D E A B R IL . fi39

Dia id.—SAN MÁXIMO, Mártir.


M isa Protexisti me, etc., de un M ártir, tiempo
Pascual, pág. c, con las O raciones de un M ártir nv
Pontífice.

Dia 22.—SANTOS SOTERO y CAYO,


Pontífices y Mártires.
M isa S a n cti tui. etc., del Común de muchos
Mártires, tiempo Pascual, pág- c v i, con la E p ís ­
tola d el A p o calip sis de S an Juan, 19, v. 1: D e s ­
pues de estas cosas, etc., pág. cx n .

Dia 23.—SAN JORGE, Mártir, y su


Octava.
M isa P ro te xisti me, e tc., de un M ártir , tiem­
po Pascual, pág. c, con la. E p ísto la de S an P a ­
blo á T im o teo , 2, c. 2, v. 8 : A cu érd ate que nues­
tro S eñor Jesucristo, etc., de la M isa Laetabi-
tur, e tc., segunda de m i M ártir no Pontífice, p á g i­
na l x x u , y las siguientes:

Oración. Oh Dios, que nos regocijas


con los méritos é intercesión de tú bien­
aventurado Mártir Jorge; concede propi­
cio, que los que pedimos tus beneficios
por su mediación, los consigamos con
el don de tu gracia. Por, etc.
640 F IE ST A S D E A B R IL .

Secreta. Santifica, Señor, los dones


que te ofrecemos, y por la intercesión de
tu bienaventurado Mártir Jorge, limpía­
nos por ellos de las manchas del pecado.
Por, etc.
Poscomunion. Humildemente te ru­
gamos, oh Dios todopoderoso, que los
que alimentas con tus Sacramentos, me­
rezcan también, por la intercesión de tu
bienaventurado Mártir J o rg e, servirte
dignamente con buenas acciones. Por
nuestro, etc.

Dia id.—B. ALEJANDRO SAULÓ, Obispo


y Confesor.
M isa S ta tu it ei Dom inus, etc., de un Confesor
Pontífice, pág. cx iv , excepto esta prim era

Oración. Oh D io s , que te dignaste


restablecer en tu Iglesia los ejemplos de
disciplina cclcsiástica y la solicitud pas­
toral, por medio del bienaventurado Con­
fesor Alejandro; haz, te pedimos, que de
tal modo sigamos sus huellas, que apli­
cados constantemente en la salvación del
alma, consigamos como él los goces eter­
nos. Por, etc.
F IE ST A S DE A B K 1L . 641

Dia id.— SAN ALBERTO, Obispo y Mártir.


Misa P ro texisti me, etc., de nn M ártir , tiempo
Pascual, pág. c, con esta primera

Oración. Omnipotente ty sempiterno


Dios, que te dignaste asociar á tus San­
tos á tu bienaventurado Mártir y Pontí­
fice Alberto, por el mérito del martirio;
haz, te rogamos, que por la imitación de
sus ejemplos lleguemos á la eterna pa­
tria. Por, etc.

Dia 24 .— SAN FIDEL DE S1GMARINGA,


Mártir.
Misa Protexisti me, etc., de un M ártir, tiempo
Pascual, pág. c, ccn esta primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste


honrar con la palma del martirio, y con
gloriosos milagros en la propagación de
la fe, al bienaventurado Fidel, encendido
en amor seráfico; pedírnoste por sus mé­
ritos é intercesión, que nos confirmes con
tu gracia de tal modo en la fe y en la ca­
ridad, que merezcamos permanecer fie­
les á tu servicio hasta la muerte. Por
nuestro, etc.
F IE ST A S D E A B R IL .

Dia id.—SAN CIRILO, Mártir.


M isa P rotexisti, etc., de un M ártir, tiempo
Pascual, pág. c, con el E va n g elio : Si alguno v ie ­
ne á mí, ele., de la primera de un M ártir P o n tí­
fice, pág. l x i i . •

Dia id.— SANTO BUEN LADRON.


Introito. (G a la t . 6.) N os autem.
nosotros nos conviene gloriarnos
en la cruz de nuestro Señor Je­
sucristo, en quien está la salud,
la vida y nuestra resurrección,
y por quien somos salvados y libertados.
Aleluya, aleluya.
[Salmo 66.) Dios tenga misericordia
de nosotros y nos bendiga; haga resplan­
decer sobre nosotros la luz de su rostro
y nos mire compasivo.
y. Gloria al Padre, etc. A nosotros
nos conviene, etc.
Oracion. Oh Dios omnipotente y mi­
sericordioso, que justificas á los impíos;
te suplicamos humildemente nos llames
á verdadera penitencia, con aquella be­
nigna mirada que tu Unigénito dirigió al
bienaventurado Ladrón, y nos concedas
F IE S T A S D E A B E IL . 643

aquella gloria eterna que le prometió.


Por el mismo, etc.

r.E cn rn s df. Is a í a s profeta . (C 59, 71. 1.)

Mirad que no se ha encogido la ma­


no del Señor, para que ella nn pueda
salvar, ni se le har. entupido sus oidos
para que no pueda oír vuestros clamores,
sino que vuestras iniquidades han pues­
to un muro de separación entre vosotros
y vuestro Dios, y vuestros pecados le
han hecho volver su rostro de vosotros
para no escucharos. Porque manchadas
están de sangre vuestras manos, y llenos
de iniquidad vuestros dedos; no pronun­
cian mas que la mentira vuestros labios, y
solo habla palabras de iniquidad vuestra
lengua. No hay quien clame por la jus­
ticia, no hay quien juzgue con verdad,
sino que todos ponen su confianza en la
nada, y tienen en su boca la vanidad.
Concibieron el daño del prójimo, y pa­
rieron la iniquidad.
Aleluya, aleluya. JK (Salmo 96.) P u ­
blicad entre las naciones, que reinó el
Señor desde la Cruz. Aleluya.
Jf. Dulce leño, dulces clavos, que
sostuvisteis tan dulce peso, y que fuís-
644 PTF.STAfi T)F AB R rL .

teis solos dignos de llevar al Rey y Se­


ñor de los cielos. Aleluya.

0 5 CONTIN U A CIO N DEL SANTO EV A N G ELIO SEG U N


SAN LUCAS. (C. 23, V. 39.)

En aquel tiempo: Uno de los ladro­


nes que estaban crucificados blasfemaba
contra Jesús, diciendo: Si tú eres el C ris­
to, sálvate á ti mismo y á nosotros. Mas
el otro le respondía, diciendo: ¿Cómo,
ni aun tú temes á Dios, estando como
estás en el mismo suplicio? Y nosotros á
la verdad estamos en él justamente, pues
pagamos la pena merecida por nuestros
delitos; pero éste ningún mal ha hecho.
Decía despues á Jesús: Señor, acuérda­
te de mí cuando hayas llegado á tu rei­
no. Y Jesús le dijo: En verdad te digo,
que hoy estarás conmigo en el paraíso.
Ofertorio. (Salmo 117.) L a diestra
del Señor ha hecho proezas; la diestra
del Señor me ha exaltado; no moriré,
sino que viviré aún y publicaré las obras
del Señor. Aleluya.
Secreta. Rogárnoste, oh Señor, que
esta oblacion, que en el ara de la Cruz
borró las ofensas de todo el mundo, nos
purifique también de las nuestras. Por
el mismo, etc.
F IE ST A S D E A B R I L . 645

Comunion. Por la señal de la Cruz,


líbranos, oh Dios nuestro, de nuestros
enemigos.
Poscomunion. Concédenos, oh Señor
Dios nuestro, que á los que haces ale­
grarse con el honor de la Santa Cruz,
defiendas también con sus perpétuos au­
xilios. Por, etc.

Dia id.— SAN GREGORIO, Obispo y Con­


fesor.
Misa S ta tu it ei D om in us, etc., primera de
un Confesor Pontífice, ó la segunda, Sacerdotes
tui, etc., pág. cx iv , excepto tn ambas la siguiente
primera

Oración. Oh Dios omnipotente y sem­


piterno. que adornaste á tu bienaventu­
rado Confesor y Pontífice Gregorio con
una admirable doctrina y fortaleza para
defender la fe católica; concédenos por
su intercesión, que constantes en la san­
ta Religión, merezcamos conseguir los
premios prometidos á los que perseveren
fieles. Por, etc.
646 F IE S T A S DE A B R IL .

Día id.— Conmemoracion de los BB. DO­


MINGO y GREGORIO,*Confesores.
Misa O s justi, etc., primera de un Confesor r.o
Pontífice, pág. c x x x i i , escepto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, cuya misericordia


es infinita; te suplicamos humildemente,
que intercediendo tus bienaventurados
Confesores Domingo y Gregorio, libres
del peso de nuestras culpas, consigamos
la gloria por ellos obtenida. Por, etc.

Dia 25 .— SAN MARCOS, Evangelista.


LETAN IAS MAYORES.

(Estación en San Pedro.)

Para la pfoctsion se dicen las Letanías y Misa de


Ruga.livas, pág. 339, sin Conmemoracion de San
Marcos . A unque la fiesta de San Marcos se traslade,
la procesion no se trasfiere sino en el caso de que la
fiesta ocurra en el dia de Pascua, en cuyo caso se
hace la Ito g ativ a el Martes siguiente.

Introito. (Salmo O3.) P rotexisti me.


oh Dios mió, 'me has defendido
de la conspiración de los malig­
nos, del tropel de los que obran
la iniquidad. Aleluya, aleluya.
(Salmo id.) Escucha, oh Dios mió,
F IE S i'A S D E A B K 1L . 647

mi oracion, cuando á ti clamu; libra mi


alma del temor que me causa el ene­
migo.
f. Gloria, etc. T ú me has defendi­
do, etc.
Oracion. Oh Dios, que honraste al
bienaventurado Evangelista Marcos con
la gracia de la predicación evangélica;
suplicárnoste nos concedas, que nos
aprovechemos siempre de su enseñan­
za, y seamos defendidos por su oracion.
Por, etc.

LEC CIO N D E L PR O F2T A E C E Q U IE L . (C. IO , V. 1 0 .)

L a semejanza del semblante de los


cuatro animales, era como sigue: todos
cuatro tenían cara de hombre, y todos
cuatro tenían una cara de león á su lado
derecho; al lado izquierdo tenian todos
cuatro una cara de buey; y en la parte
de arriba tenian todos cuatro una cara
de águila. Sus caras y sus alas miraban
y extendíanse hacia lo alto: juntábanse
por la punta dos alas de cada uno, y con
las otras dos cubrían sus cuerpos. Y an­
daban cada cual de ellos según la direc­
ción de su rostro; á donde les llevaba el
ímpetu del espíritu, allá iban: ni se vo l­
vían para caminar. Y estos animales á la
6 4 8 F IE S T A S D E ABR IL .

vista parecían como ascuas de ardiente


fuego, y como hachas encendidas. Veíase
discurrir por en medio de los animales
un resplandor de fuego, y salir del fuego
relámpagos. Y los anim ales iban y vo l­
vían á manera de resplandecientes re­
lámpagos.
A leluya, aleluya. (Salmo 88.) L o s
cielos celebran, Señor, tus m aravillas,
cómo también tu verdad en la Congrega­
ción de los Santos. A leluya.
T ú pusiste, oh Señor, sobre su
cabeza una corona de piedras preciosas.
A leluya.

l3 ¡í CONTINU ACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN LÚCAS. (C. IO , V. I.)

E n aquel tiempo: E ligió el Señor otros


setenta y dos, etc., pág. cxxv.
Credo......

Ofertorio. (Salmo 88.) L o s cielos ce­


lebran, Señor, tus maravillas: como tam ­
bién tu verdad en la Congregación de los
Santos. Aleluya, aleluya.
Secreta. Rogárnoste, Señor, al ofre­
certe estos dones en la solemnidad de tu
bienaventurado E van gelista M arcos, que
así como lo hizo glorioso la predicación
F IE S T A S D E ABR IL . 649

del E vangelio, así tam bién su interce­


sión nos haga agradables á ti en nues­
tras palabras y en nuestras acciones.
Por, etc.
P r e f a c i o de A p ó stoles.

Comunión. {Salmo 63.) Alegrarse há


el justo en el Señor, y esperará en él; y
serán aplaudidos todos los de recto co ra­
zon. A leluya, aleluya. H
Posconmnion. Rogárnoste, Señor, que
tus Sacram entos nos presten un socorro
continuo, con el cual, y con las oracio­
nes de tu bienaventurado E vangelista
Marcos, seamos siempre defendidos de
toda adversidad. Por, etc.

Dia 20,.— APARICION DE L A BIEN­


AVENTURADA Vi ROEN MARÍA DEL
BUEN CONSEJO.
Introito. GaudcamtiS omr.es.

todos en el Señor,
tA É S É ^ K C O C íjÉ M O N O S
celebrando la festividad de la
bienaventurada Virgen M aría, de
cuya solem nidad se alegran los
Angeles, y alaban de concierto al H ijo
de Dios. A leluya, aleluya.
650 F I E S T A S - D E A BR IL .

(Salmo 44.) f . Rebosando está mi


pecho en pensamientos sublimes; al R ey
consagro yo esta obra.
y. G loria al Padre, etc. Regocijém o­
nos todos, etc.
Oración. Oh Dios, dador de todo
bien, que quisiste hacer célebre la pre­
ciosa Imágen de la M adre de tu amado
H ijo por medio de una adm irable apa-
r i« m ; pedírnoste nos concedas, que por
la intercesión de la misma bienaventu­
rada. Virgen M aría, seamos conducidos
felizm ente á la patria celestial. P or el
mismo, etc.

l e 'c c i o n del lib r o de la sa bid u r ía .

{Eccl., c. 24, v. 23.)

Y o como la vid, etc., 27 de Febrero, pá­


gina 510.
A leleya, aleluya. (L u c . 1.) Dios te
salve, M aría, llena de gracia; el Señor es
contigo: bendita eres entre todas las m u­
jeres. A leluya.
P or ti, oh Madre de D ics, se nos
ha dado la vida que teníamos perdida,
tú que recibiste del cielo el H ijo -que
concebiste, y que diste al mundo el S a l­
vador. Aleluva..
F IE S T A S DE A B R IL .

igg P R c m r . T P i o n rcr. s a n t o e v a n g e lio según san


MATEO. (C. I , í. I . )

L ib ro de la genealogía de Jesucristo,
hijo de D avid, hijo de Abraham . A bra-
ham engendró á Isaac. Isaac engendró
á Jacob. Jacob engendro á Judas y á sus
hermanos. Judas engendró á T h am ar, á
Pharés y á Zara. Pharés engendró á
Esron. Esron engendró á Aram . Aram
engendró á Am inadab. Am inadab engen­
dró á Naason. Naason engendró á S a l­
món. Salm ón engendró de Rahab á Booz.
B ooz engendró de R uth á O bed. Obed
engendró á Jessé. Jessó engendró al R ey
D avid. E l R ey D avid engendró á Salo-
mon, de la que fué de U rías. Saloinon en­
gendró á Roboam . Robcam engendró á
A bías. A bías engendró á A sá. A sá en­
gendró á jc s a p h a t. Josaphat engendró á
Joram .Joram engendró á O zías. O zías
engendró á Joatham . Joatham engendró á
A ch az. A chaz engendró á E zech ías. E ze-
chías engendró á M anases. M anasés en­
gendró á Am on. Am on engendró á Jo-
sías. Josías engendró á Jec.honías y á sus
hermanos, cerca del tiempo de la tras­
portación de ios judíos* á Babilonia. Y
despues que fueron trasportados á B a b i­
652 F IE S T A S DE A E K IL .

lonia, Jechunías engendró á Abiud. Abiud


engendró á E leacim . E leacim engen­
dró á Azor. A zor engendró á Sadoc. Sa-
doc engendró á Achim . Achim engendró
á E liud. E liud engendró á E leazar. E le a -
zar engendró á M athan. M athan engen­
dró 4 Jacob. Jacdb engendró á Joseph,
el esposo de M aría, de la cual nació J e­
sús, por sobrenombre Cristo.
C redo.....

Ofertorio. Acuérdate, oh Virgen M a ­


dre, en la presencia de D ios, de interce­
der en nuestro favor, y de apartar de
nosotros su indignación. A leluya.
Secreta. Santifica, Señor, te pedimos,
esta oblacion propiciatoria, y otórganos
por la intercesión de la bienaventurada
Virgen María, Madre de D ios, que sea
útil á nuestras alm as. Por, etc.
Prefacio de la Virgen en la festividad.

Comunion. Dignísima Reina del mun­


do y siempre Virgen M aría, intercede
por nuestra paz y salud, tú que engen­
draste á Jesucristo nuestro Señor, S a lv a ­
dor de todos. Aleluya.
Poscomunion. .Favorézcanos, oh S e ­
ñor, te pedimos, la intercesión veneran­
F IE S T A S DE A B R ÍL .

da de la siempre .Virgen M aría, M adre


de Dios, para que libres de todo peligro,
vivan en piadosa unión los que tan col­
mados han sido de sus singulares bene­
ficios. Q ue vives, ctc.

Dia id.— SANTOS CLETO y MARCELINO,


Pontífices y Mártires.
Misa Sancti tui. Domine, etc., de muchos M ár­
tires, tiempo Pascual, pág. cvi, con esta primera

Oración. Atiéndanos, Señor, la pre­


ciosa confesion de tus bienaventurados
M ártires y Pontífices Cleto y M arcelino,
y defiéndanos también su piadosa inter­
cesión. Por, etc.

Dia id.— Traslación de SANTA LEOCA­


DIA, Virgen y Mártir.
Introito. (Salmo 118.) Me expectaver>int.
s t u v i e k o n los pecadores á la mi­
ra de mí para perderme; yo
me dediqué entonces, Señor, á
1 estudiar tus oráculos: tengo visto
el fin de '.o mas perfecto y cumplido:
solo tu ley no tiene ningún término ni
medida.
^54 F IE ST A S DE ABR IL .

A leluya, aleluya. (Salmo id.) B ien ­


aventurados los que proceden sin man­
cilla, los que caminan según la ley del
Señor.
Jr. G loria, etc. Estuvieron, etc.
Oración. H az, te rogamos, oh Dios
Omnipotente, que á los que te dignas
regocijar en la traslación de tu gloriosa
esposa Virgen y M ártir Leocadia, tras­
ladados á la gloria por sus méritos é in­
tercesión, les concedas regocijarse con­
tigo en su compañía. Por, etc.

L E C C I O N DF .I. I.I RRO DF. LA S A B I D U R I A . (Eccl. ¿I, V. 13.)

Señor D ios mió, tu ensalzaste, etc.,


de la segunda Misa de una Virgen y M ártir ,
pág. C L II.
A leluya, aleluya, f . Ven, escogida
mia, y pondré mi trono sobre ti. Aleluya.
y. Con esa tu gallardía y hermosu­
ra , cam ina, avanza prósperam ente, y
reina. A leluya.

>5 C O N TIN U ACION DEL SA N TO E V A N G E L I O SEGUN

SAN M A T E D . [C. 2 5 , V. I . )

E n aquel tiempo, dijo Jesús á sus dis­


cípulos esta parábola: Sem ejante será el
reino de los cielos á diez vírgenes, etc.,
l 'I E S T A S DE A BRIL .

primera Misa de una Virgen y Mártir, pági­


na C X L I X .
Secreta. O h Señor Jesucristo, que
eres esposo de las vírgenes y remunera­
do! de los Mártires; concede, Le rugamos,
que por la traslación de tu bienaventu­
rada Virgen y M ártir L eocad ia, nos ha­
gamos dignos de los dones eternos. Por
nuestro, etc.
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al R ey las vírgenes que han de
formar el séquito de ella: ante tu presen­
cia serán traídas sus compañeras con
fiestas y regocijos: ni templo del Tíey su
Señor serán llevadas.
Comunion. (Salmo 44.) Derram ada
se vio la gracia én tus labios; por eso te
bendijo D ios para siempre.
Poscomunion. Rogárnoste, Señor, for­
talecidos con el don celestial, que apar­
tes de nosotros todos los delitos y p eca­
dos, por los méritos é intercesión de
aquella en cuya traslación nos regocija­
mos. Por, etc.
Día 27 . -SA N TO TORIBIO ALFONSO DE
MOGRO REJO, Obispo y Confesor, y sn
octava.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera Misa
de un Confesor Pontífice, pág. cxiv, escepío lo ¡i-
Znicntc.
f
Oración. Guarda, Señor, á tu Iglesia
con la continua protección de tu biena­
venturado Confesor y Pontífice T oribio,
para que, así como su pastoral solicitud
le hizo glorioso, así su intercesión nos
haga siempre fervorosos en tu amor. Por
nuestro, etc.
LECCION DEL LIBRO D E LA S A B I D U R I A .
(E ccl. C. J O , V. I . )

H é aquí el gran Sacerdote que durante


su vida levantó de nuevo la casa del S e ­
ñor, y en sus tiem pos fué el restaurador
del templo. Tor él fué también fundada
la altura del templo, el edificio doble y
los altos muros del templo. E n su dia se
renovaron los m anantiales de las aguas
en los pozos, los cuales se llenaron so­
bremanera como un mar. E ste cuidó bien
de su pueblo, y le libró de la perdición.
Consiguió engrandecer la ciudad, y se
granjeó gloria, viviendo en. medio de su
F IE S T A S DE A B R I L . 657

nación, y ensanchó la entrada del tem­


plo y átrio del Señor. Como el lucero de.
la mañana entre tinieblas, y como res­
plandece la luna en tiempo de su pleni­
tud, y como sol refulgente, así brilla él
en el templo de Dios. Como el arco Iris,
que resplandece en las trasparentes nu­
bes, y como la flor de la rosa en tiempo
de primavera, y como las azucenas ju n ­
to á la corriente de las aguas, y como el
árbol del incienso que despide fragancia
en tiempo del estío; como luciente luna,
y como incienso encendido en el fuego;
como un vaso de oro macizo, guarnecido
de toda suerte de piedras preciosas; co­
mo el olivo que retoña, y como el ciprés
que descuella por su altura. Circuido del
coro de sus hermanos y á la manera de
un alto cedro sobre el monte Líbano;
como una palmera cercada de sus renue­
vos, así estaban alrededor suyo todos los
hijos de Aaron en su magnificencia.

Dia iíl— SAN PEDRO ARMENGOL, Mártir.


M isa Protexisti me, etc., de un M ártir tiempo
P ascual , pág. c, escepto la % g u ien ts

Oración. Oh Dios que fortaleciste con


FIESTAS DE ABRIL.

la virtud de la constancia en el martirio


á tu bienaventurado Pedro; concédenos
que á su imitación, ardiendo en el fuego
de tu caridad, no temamos las adversi­
dades del siglo, y por sus méritos é in­
tercesión seamos siempre defendidos con
tu auxilio. Por, etc.

Dia id.— SAN ANASTASIO I, Papa y Con­


fesor.
Misa Statuit ei Dorninus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, p ig . cxiv.

Dia id.— SAN MARCOS, Obispo y Confesor.


M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de un
Confesor Pontífice, pág. cxiv, con esta primera

Oración. Oh Dios que nos alegras


con la festividad anual de tu bienaven­
turado Confesor y Pontífice Marcos; con­
cédenos propicio, que imitemos las accio­
nes de aquel cuyo nacimiento al cielo
celebramos. Por, etc.
FIESTAS DE ABRIL. 659

Dia id.—Beato PEDRO CAMSIO, Confesor.


M isa Justusut palma, etc., segunda de Confe­
sor no Pontífice, pág. cxxxvi, coz las siguientes:

Oración. Oh Dios, que adornaste de


virtud y doctrina á tu bienaventurado
Confesor Pedro para defender la fe ca­
tólica; concede propicio, que por sus
ejemplos y doctrina vuelvan los corazo­
nes de los extraviados al camino de la
salvación, y las almas de los fieles per­
manezcan en la confesion de la verdad.
Por, etc.
Secreta. Santifica, oh D ios m isericor­
dioso, estos dones, y haz, que así como
tu Unigénito se dignó hacerse holocausto
por nosotros, así tam bién, á im itación del
bienaventurado Confesor Pedro, nos pre­
sentemos á ti igualm ente en hostia de
alabanza. Por, etc.
Poscomunion. E l sacrificio, Señor, que
te ofrecemos en honor del bienaventura­
do Confesor Pedro, aumente nuestra fe,
esperanza y caridad, y alegre siempre á
tu Iglesia con nueva familia. Por, etc.
66o FIESTA S DE ABRIL.

Dia 28 .—SAN PABLO DE L A CRUZ, Con­


fesor y Fundador.
Introito. (G alat. 2.) Christo cor.fixus.
estoy en la C ruz junta-
( p 'jg jf n L A v a d o
mente con Cristo. Y o vivo aho-
ra, ó mas bien no soy yo el que
vivo, sino que Cristo vive en mí;
vivo en la fe del H ijo de D ios, el cual
me amó, y se entregó á sí mismo por mí.
A leluya, aleluya. [Salmo 88.) C an ­
tando me estaré eternam ente las miseri­
cordias del Señor; á hijos y nietos haré
notoria por mi boca tu fidelidad.
y . G loria al Padre, etc. Clavado es­
toy, etc.
Oración. O h Señor Jesucristo, que
para predicar los m isterios de tu Pasión
y renovar su memoria, elegiste al biena­
venturado Pablo, y por él fecundaste tu
Iglesia con una nueva fam ilia; concede
propicio, que siguiendo sus pasos merez­
cam os recibir el fruto de la misma P a ­
sión. Q ue vives y reinas, etc.
LECCIO N DE LA KIMSTULA DB SAN PAULO Á LOS CO-
KlN T H iO S. (C. I , V. 2 8 .)

Hermanos: M as nosotros predicamos á


Jesucristo crucificado, lo cual para los
FIESTA S D E A BRIL. 66 l

judíos es motivo de escándalo, y p are­


ce una locura á los gentiles; si bien para
los que han sido llam ados, tanto judíos
como griegos, es Cristo la virtud de D ios,
y sabiduría de Dios: porque lo que p a ­
rece una locura en D ios, es m ayor sabi­
duría que la de los hombres; y lo q u ep a -
rece debilidad en D ios, es m as fuerte que
toda la naturaleza de los hombres. C on ­
siderad si no, hermanos, quiénes son los
que lian sido llam ados de entre vobolros,
como no sois muchos los sabios según la
carne, ni muchos los poderosos, ni mu­
chos los nobles; sino que D ios ha esco­
gido á los necios según el mundo, para
confundir á los sabios; y D ios ha escogi­
do á los flacos del mundo, para confun­
dir á los fuertes; y á las cosas viles y
despreciables del mundo, y aquellas que
eran nada, para destruir las que son al
parecer mas grandes; á fin de que nin­
gún mortal se ja cte ante su acatam iento.
Y por esta conducta del mismo D ios, sub­
sistís vosotros en C risto Jesús, el cual
fué constituido por D ios para nosotros
por fuente de sabiduría, y por ju sticia, y
santificación y redención, á fin de que,
como está escrito: E l que se gloria, g lo ­
ríese en el Señor.
663 FIESTAS DE ABRIL.

A leluya, aleluya. (Coios. 3.) Porque


muertos estáis ya, y vuestra vida está es­
condida con Cristo en D ios. A leluya.
y. Cuando aparezca Jesucristo, que
és vuestra vida, entonces aparecereis
también vosotros con él gloriosos. A le ­
luya.

® CO NT INU A CION D E L SANTO EV A NG EL IO SE R IJN


SAN LUCAS. (C. 10, V. I.)

E n aquel tiempo: E lig ió el Señor


otros setenta y dos, etc., pág. cxxv.
Ofertorio. (Tobías 20.) Me llenaba
de bendiciones el que hubiera perecido
sin mi auxilio; y yo confortaba el cora­
zon de la viuda, era yo ojos para el cie­
go y piés para el cojo; era el padre de
los pobres. A leluya.
Secreta. Inflámenos, Señor, á nos­
otros, que te ofrecemos estos dones sa­
grados, aquel espíritu con que fortificas­
te al bienaventurado Confesor Pablo en
las luchas gloriosas que sostuvo para
propagar la memoria de tu Pasión en
los corazones de los fieles. Que vives y
reinas, etc.
Comnnion. (1 Pedro 4.) Alegraos de
ser participantes de la gloria de Jesu­
cristo, para que cuando se descubra su
FIESTAS DR ABRIT-. 663

gloria, os gocéis también con él llenos


de júbilo. A leluya.
Poscomunion. H abiendo recibido, S e ­
ñor, el Sacram ento celestial, que es el
memorial perpetuo de tu Pasión, te su­
plicamos humildemente, que por los mé­
ritos y ejemplo del bienaventurado C on­
fesor Pablo, saquemos gozosos las aguas
de tus fuentes, y la memoria de tu -Pa­
sión viva constantem ente en nuestros co­
razones. Que vives, etc.

Dia id. —SAX "VIDAL, Mártir.


M isa Protexisti me, etc., de un M ártir , tiempo
Pascual, ccn las terceras Oraciones de la misma
Misa, pág. c.

Dia id .-S A N PRUDENCIO, Obispo y


Confesor.
M isa Statuit ei Dominus, etc., primera de
un Confesor Pontífice, pág. cxiv, excepto lo s i­
guiente.

Oración. O h D ios, dador de la verd a­


dera paz, que diste á tu Confesor y Pon­
tífice Prudencio la adm irable gracia de
poner de acuerdo los ánimos disidentes;
haz, te rogamos, que con sus méritos é
664 FIESTAS D E ABRIL.

intercesión, guardemos constantemente


verdadera concordia con tu voluntad.
Por, etc..
Secreta. Para que nos concedas, S e ­
ñor, los dones de la unidad y paz, sim ­
bolizados místicam ente en los dones ofre­
cidos, haz que seamos siempre fortaleci­
dos con los auxilios poderosos de tu bien­
aventurado Confesor y Pontífice Pruden­
cio. Por, etc.
Posconmnion. Infunde, Señor, en nos­
otros el espíritu de tu caridad, para que
aquellos á quienes alim entaste en una
misma Mesa, por la intercesión de tu
bienaventurado Confesor y Pontífice P ru ­
dencio, les hagas siempre conformes en
un mismo amor. Por, etc.

Dia id.— SAN LIBRADO, Confesor.


Misa Os justi, etc., primera de un Confesor no
Pontífice, pág. c x x k i i , excepto esta primera
Oración. Oh Dios, que nos rodeas y
proteges con el glorioso patrocinio de tu
bienaventurado Confesor Librado; con­
cede propicio, que gocemos en el cielo
de la com pañía de aquel por cuya in­
tercesión somos defendidos en la tierra.
Por, etc.
FIESTA S DE ADRIL. 665

Día id.— SAN CARALIPO y Compañeros


Mártires.
M isa Sancti tui, e :c .t segunda del tiempo P a s ­
cual, pág. cvi.

Dia id.— SAN CAYO, Papa y Mártir.


M isa Prctexisti me, e:c., primera del tiempo
Pascual, pág. c.

Dia id.— SANTOS AMADOR, PEDRO y


LUIS, Mártires.
M isa Sancti tui, etc., segunda del tiempo pas­
cual, pág. cv i.

Dia 29 .— SAN PEDRO, Mártir.


Misa Protexisti me, etc., de un Mártir, tiem­
po Pascual, pág. c, con la Epístola: Carísimo:
Acuérdate, etc., de la M isa L sta b itu r, etc., p á ­
gina l x x i i , y lo siguiente:

Oración. Suplicárnoste, oh D ios to­


dopoderoso, nos concedas que imitemos
con fervorosa devocion la fe de tu bien­
FIESTAS DE ABFTL.

aventurado M ártir Pedro, que por la pro­


pagación de la misma fe mereció alcan­
zar la palm a del martirio. Por, etc.
Secreta. A cepta, Señor, elemente la s
prcccs que te ofrecemos por la mediación
de tu bienaventurado M ártir Pedro; y
conserva, bajo tu protección á los defen­
sores de la fe. Por, etc.
Poscomunion. Defiendan, Señor, á tus
fieles los Sacram entos que recibimos; y
por la intercesión de tu bienaventurado
M ártir P edro, sean protegidos contra
toda adversidad. Por, etc.

Dia 30 .— SANTA CA TALIN A DE SENA,


Virgen.
M isa Dilexisti, etc., primera de una Virgen,
pág. c l i x , excepto lo siguiente.

Oración- H az te rogamos, oh Dios to ­


dopoderoso, que los que veneramos el
natalicio a l cielo de tu bienaventurada
Virgen C atalina, no solo nos gocemos
en su solemnidad anual, sino que nos
aprovechemos del ejem plo de tanta vir­
tud. Por, etc.
Secreta. Asciendan hasta ti, oh S e ­
ñor, las preces que te ofrecemos en la
FIESTA S D E ABRIL. 667

solemnidad de la bienaventurada C a ta ­
lina, para que nos aproveche la hostia
saludable por el mérito de su virginidad.
Por, etc.
Poscomunion. Confiéranos, oh Señor,
la dichosa eternidad el alimento celestial
que acabam os de recibir, el cual sostuvo
también la vida temporal de la bienaven­
turada Virgen Catalina. Por, etc.
N O V ÍS IM O

M I S A L D E V O C IO N A R IO .
PREPARACION
PARA

O IR CON A T E N C IO N Y A S IS T IR CON R E C O G IM IE N TO

E S P IR IT U A L A L SANTO SA C R IFIC IO DE LA MISA.

A l entrar en la Iglesia.

Entraré, Señor, en tu casa poseído de tu san­


to temor, y postrado de rodillas ante tu altar san­
to, tributaré alabanzas á tu santísimo Nombre.

A l tomar agua bendita.

Esta agua bendita sea salud y vida para noso­


tros.

Oración para antes de la Misa.

Ungid, Señor, mis lábios, con vuestra gracia


para que yo bendiga dignamente vuestro santo
nombre; purificad mi corazon de todo mal pensa­
miento, de todo deseo vano y extraño. Iluminad
mi entendimiento é inflamad mi voluntad para
Que pueda asistir al santo sacrificio de la Misa,
digna, atenta y devotamente, y con tal disposi­
ción de alma y cuerpo, que merezca ser escucha­
do por vuestra Divina Majestad, mediante los me­
recimientos de Nuestro Señor Jesucristo.
O h amantísimo Jesús mió, yo os ofrezco este
supremo homenaje que os es debido, uniendo mi
ASPERSION D EL AGUA BENDITA.

intención á la que vos tuvisteis en vuestras ala­


banzas al Etem o Padre, viviendo en carne mor­
tal sobre la tierra. Amen.

A S P E R S IO N D E L A G U A B E N D IT A .

E l sacerdote celebrante con capa pluvial cor­


respondiente al Oficio del dia, llega al altar acom ­
pañado de los Ministres, y arrodillados en las gra­
das, toma de manos del Diácono el hisopo y ro­
cía con agua bendita tres veces el altar, despues
á si mismo, y luego, levantado, á los Ministros,
entonando la Antífona A sperges me, etc., que con­
tinua el coro.

A n t. A s p e r g e s me, A n t . R o c ia r á s m e ,
Domine, hyssopo, et Señor, con el hisopo, y
mundabor: lavabis me, seré purificado; me la­
et super nivem cealba- varás, y quedaré más
bor. blanco que la nieve.
Salm o 50. M is^ere Salm o 50. T en pie­
aiei, Deus, secundum dad de mí, ¡oh Dios!
ruagnam miaericoriliain seguu la grandeza de
:uam. tu misericordia.
S . Gloria Patri.etc. J?. Gloria al P a ­
dre, etc.

Y se repite la A n tífo n a hasta el Salm o.


Desde el Domingo de Resurrección hasta el de
Pentecostés inclusive, se dice:

A n t. V i d i a q u a m A n t . Y o v íu n a a g u a
egredienteo de templo que salia del lado dere-
á latere dextro, alie luja: cho del templo, aleluya:
ASPERSION D E L AGUA B EN D ITA.

ct omncs, ad quos per- y todos á quienes esta


venít aqua ista, salvi agua ha rociado, han
facti sunt, et dicent: sido salvados, y canta­
Alleluja, aÚeluja. rán: Aleluya, aleluya.
Sa lm o n j . Coníite- S a lm o n g . Alabad
mini Domino, quoniam al Señor, porque es
honus: quoniam in saecu- bueno, porque hace bri­
lum misericordia ejus. llar eternamente su mi­
sericordia.
y. Gloria P atii, etc. " f. Gloria al P a ­
dre, etc.

Y serepüe. la A n tífo n a hasta el S a lm o.


Mientras se canta en el Coro, el Celebrante ro­
cía con agua bendita al clero, y despues al pue­
blo, diciendo en voz baja el Salmo M iserere m ei,
D eu s, etc.
Concluida la aspersión vuelve el Celebrante al
altar, y estando de pié, dice con las manos juntas:

Ostende nobis. ■$. Muéstranos, Se­


Domine, misericordiam ñor, tu misericordia.
tuam.
IV. E t salutaretuum y. Y danos tu sal­
da nobis. vación.

En tiempo pascual si añade A le lu y a despues


del versículo y del respo

Jt- Domine, exaudí Tp. Oye, Señor, mi


orationem meam. oracion.
9'. E t clamor meus 9^. Y mi clamor lle­
ad te veniat. gue á ti.
j í . Dominus vobis- yf. E l Señor sea con
cum. vosotros.
y . E t cum spiritu ty. Y con tu espí­
tuo. ritu.
ASPERSION D E L AGUA B EN D ITA.

OREM US. OREMOS.

E x a u d í , D o m in e Oyenos, Señor san­


Sánete, Pater omnipo- to, Padre* todopodero­
tens, aeteme Deus, et so, Dios eterno; y díg­
mittere digneris sanc- nate enviar desde el
tum Angelum tuum de cielo tu Santo Angel,
ccelis, qui custudiat, que sea el guardian, el
fovoat, protegat, visitet, apoyo, el protector y
atque defendat omnes defensor de todos los
habitantes in hoc habi­ (Jlie están reunidos en
táculo. Per Christum este santo templo. Por
Dominum nostrum. Jesucristo Señor Nues­
tro.
jy\ Amen. Así sea.
» > 3 X 3O C e * * -

Misas votivas de Santa María, y para las


festividades de la Bienaventurada Virgen
María qne 110 la tienen propia.

i.a D E P A S C U A Á P E N T E C O S T É S .
/
Introito. (Sednlitis.) Salve, Sancta.
ios te salve, oh S an ta M adre, que
engendraste al R ey que gobier­
na los cielos y la tierra por toda
la eternidad.
(Salmo 44.) Rebosando está el pecho
mió en pensamientos sublimes; al R ey
consagro yo esta obra mia.
y . G loria al Padre, etc. D ios te sal­
ve, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh Dios y S e­
ñor, concedas á tus siervos gozar de con­
tinua salud de alm a y cuerpo; y por la
intercesión gloriosa de la B ienaventura­
da siempre Virgen M aría, seamos libres
de la tristeza presente y gocem os de la
gloria eterna. Por, etc.
X LV I MISAS DE LA SMA. VIRGEN.

LE C C IO N D E L LIB R O DE LA S A B ID U R ÍA .
(Eccl. c. 24, v. 14..)
Desde el principio y antes de los si­
glos, ya recibí yo el sér; y no dejaré de
existir en todos los siglos venideros; y en
el T abernáculo santo ejercité el ministe­
rio mió ante su acatam iento. Y así ñjé
mi estancia en el monte Sjon, y fué el
lugar de mi reposo la ciudad santa, y en
Jerusalen está el trono mió. Y me arrai­
gué en un pueblo glorioso, y en la por-
cion de mi Dios, la cual es su herencia,
y mi habitación fué en la plena reunión
de los Santos.
Gradual. A lelu ya , aleluya. (Núme­
ros 17.) 7. L a v a r a d eJesé floreció; una
Virgen dió á luz á un Dios y hombre.
D ios volvió la paz, reconciliándose en la
cim a del monte Im a. A leluya.
f. D ios te sa lv e , M aría, llena de
gracia, el Señor es contigo; bendita eres
entre todas las mujeres. A leluya.

gg C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E LIO SE G U N


SAN JU A N . (C. 19 , U. 2 j . )

E n aquel tiempo: E staban junto á


la Cruz de Jesús su M adre, y la herma­
na de su Madre M aría Cleophás, y M a­
MISAS DE LA SMA. VIRGEN. X L V II

ría M agdalena. Habiendo mirado, pues,


Jesús á su M adre y al discípulo que él
amaba, el cual estaba allí, dice á su M a­
dre: Mujer, ahí tienes á tu hijo. D espues
dice al discípulo: A hí tienes á tu Madre.
Y desde aquel punto la recibió el discí­
pulo por suya.
Ofertorio. Bienaventurada eres, oh
Virgen M aría, que llevaste en tu seno al
Criador de todos; engendraste al que te
hizo, y permaneces Virgen para siempre.
A leluya.
Secreta. Que con tu favor, oh Señor,
y con la intercesión de la B ienaventura­
da siempre Virgen M aría, esta oblacion
nos alcance una perpétua y presente
prosperidad y paz. Por, etc.
Prefacio de la V irg en .

Conmnion. B ienaventuradas las en­


trañas de la Virgen M aría, que llevaron
al H ijo del E terno Padre. A leluya.
Poscoiunnion. H abiendo recibido los
auxilios de nuestra salvación, pedímos-
te, oh Señor, nos concedas, que seamos
protegidos en todas partes con el patro­
cinio ce la B ienaventurada Virgen M a­
ría, en cuya veneración ofrecemos estos
dones á tu M ajestad. Por,* etc.
X LV U I MISAS DE LA SMA. VIRGEN.

i.“ DE PE N T EC O S TÉ S A L ADVIENTO.

Introito. {Seduli'^s.) Sa lv e, Sancta.

ios te salve, oh San taM ad re, que


engendraste al R ey que gobier-
na los cielos y la tierra por toda
tTí-íSiJ!¡§S> la ete’íhidad. A leluya, aleluya.
(Salmo 44.) Rebosando está mi p e ­
cho en sublimes pensamientos; al R ey
consagro yo esta obra mia.
f . G loria al Padre, etc. ¡Oh cielos!
derram ad, etc.
L a s Oraciones y Rpístola como en la M isa a n ­
terior.

Gradual. Bendita y venerable eres,


oh Virgen M aría, pues sin el mas ligero
menoscabo de tu integral virginidad, te
has admirado de verte M adre del S a l­
vador.
¡Oh Virgen, M adre de Dios! el
que no cabe en los cielos, hecho hombre,
se encerró en tu seno.
D espues del parto permaneciste
Virgen inm aculada. M adre de D ios, in­
tercede por nosotros. A leluya.
MISAS DE LA SMA. VIRGEN. X LIX

2$ C O N TIN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SAN LU CAS. (C. II, V. 27.)

En aquel tiempo: E stando Jesús ha­


blando á las turbas, hé aquí que una
mujer, levantando la voz en medio del
pueblo, exclam ó: «Bienaventurado el
vientre que te llevó, y los pechos que
te alimentaron.» Pero Jesús respondió:
«Bienaventurados mas bien, los que es­
cuchan la palabra de D ios y la ponen er.
práctica.»
Ofertorio. Dios te salve, M aría, llena
de gracia, el Señor es contigo; bendita
eres entre todas las mujeres, y bendito
el fruto de tu vientre.
Secreta, como en la M isa anterior.

Prefacio de la V irg en .

Coinnnion. Bienaventuradas las en­


trañas de la Virgen M aría, que llevaron
al H ijo del Eterno Padre.
Poscomunion, como en la M isa anterior.

E n las M isa s votivas de la. Sa n tísim a V irg en ,


la segunda Oración es la del d ia , y la tercera
d el E s p ír itu S a n to . P e ro en el S ábado y M isas
de in /ra ocla ta , en las fiesta s de la Señora que la
tienen, la segunda y tercera Oración son las s i­
guientes.
T. I I .
L ORACIONES.

D e l E s p ír itu S a n to.

Oración. Oh D ios, que instruiste los


corazones de los fieles con la ciencia del
Espíritu Santo; dadnos el saber recta­
mente según el mismo E spíritu, y gozar
siempre de su consuelo. Por el mismo,
que, etc.
Contra los perseguidores de la Iglesia,.

Oración. Rogárnoste, Señor, que ad­


mitas propicio las preces de tu Iglesia,
para que destruidos todos los errores y
toda oposicion, pueda servirte con segu­
ra y com pleta libertad. Por, etc.
O p o r el P a p a .

Oración. Oh Dios, pastor y rector de


todos los fieles; mira propicio á tu siervo
N ..... . á quien quisiste elegir Pastor de
tu Iglesia; haz, te pedimos, que aprove­
che con su palabra á aquellos á quienes
preside, para que m erezca llegar á la
vida eterna, juntam ente con la grey que
le ha sido encomendada. Por, etc.
D e l E s p ír itu Sa n to.

Secreta. Pedírnoste, oh Señor, que


santifiques los dones que te ofrecemos,
y que purifiques nuestros corazones con
la luz del Espíritu Santo. Por, etc.
ORACIONES. LI

Contra los perseguidores de la Ig le sia .

Secreta,
protégenos, Señor, á los que
tus santos misterios, á fin de
c e le b r a m o s

que adheridos á las cosas divinas, te sir­


vamos en cuerpo y alm a. Por, etc.
0 por el P a p a .

Secreta. Rogárnoste, Señor, que te


dignes aplacarte con los dones ofrecidos,
y gobernar con protección asidua á tu
siervo N .......á quien elegiste Pastor para
presidir á tu Iglesia. Por, etc.
D e l E s p ír itu S an to.

Poscomunion. P u rifique, oh Señor,


nuestros corazones la infusión del E sp í­
ritu Santo, y fecúndelos con la íntima
aspersión de su rocío. Por, etc.
Contra los perseguidores de la Ig le sia .

Poscomunion. Suplicárnoste, Señor


D ios nu estro , que no perm itas sucum­
ban á los peligros de nuestra frágil hu­
manidad, los que te dignas regocijar
con la participación de tus Sacramentos.
Por, etc.
0 por e l P a p a .
Poscomunion. Protéjanos, Señor, te
rogamos, esta percepción del Sacra­
L II ORACIONES.

mentó divino, y salve siempre y defien­


da á tu siervo N ..... , á quien elegiste
Pastor de tu Iglesia, juntam ente con la
grey que le ha sido encomendada. Por
nuestro, etc.
E n todas Ins demás In fraocta vas, las U retras
Oraciones son las m ism as puestas arriba, Ecclesiae
tuse(5 Deus omnium, etc.,p e r o las segundas, en lu ­
g a r de las Oraciones a l E s p ír itu S a n to, s i dicen
las siguientes á la Bien aven turad a V irg en M a ría .
Oración. Suplicárnoste, oh Dios y S e­
ñor, concedas á tus siervos gozar de con­
tinua salud de alm a y de cuerpo; y por
la intercesión gloriosa de la Bienaventu­
rada siempre Virgen M aría, seamos li­
bres de la tristeza presente y gocemos de
la alegría eterna. Por, etc.
Secreta. Que con tu favor, Señor, y
con la intercesión de la Bienaventurada
siempre Virgen M aría, esta oblacion nos
alcance una perpétua y presente prospe­
ridad y paz. Por, etc.
Poscoinuuion. H abiendo recibido los '
auxilios de nuestra salvación, pedírnos­
te, Señor, nos concedas, que seamos pro­
tegidos en todas partes con el patrocinio
de la Bienaventurada siempre Virgen
M a ría , en cuya veneración ofrecemos
estos dones á tu M ajestad. Por, etc.
ORACIONES. L ili

Colecta concedida á los R ein o s de E sp a ñ a p or los


Sum os P o n tífices P i ó V y G regorio X I I I , y des-
pues p or decreto de la S ag rada Congregación de
R ito s de 13 de J u lio de. 1575.

Guarda, Señor, de toda adversidad á


tus siervos nuestro Papa N ......, nuestro
Obispo N ....... á nuestro R ey N ....... á la
Reina y al Príncipe con toda la fam ilia
Real; al pueblo que le. está encargado, y
á su ejército; concédenos la paz y la sa­
lud durante nuestra vida, y separa de tu
Iglesia todo mal; sean destruidos con el
poder de tu diestra todos los pueblos p a ­
ganos y herejes; y dígnate librar por tu
misericordia á los cautivos cristianos que
están detenidos bajo el poder de los sar­
racenos, y de darnos y conservam os los
frutos de la tierra. Por, etc.
E s ta Colecta, así en la s M isas p rivadas como en
la solemne, se dice, tanto en la prim era Oración
como en la Secreta y Poscomunion, despues de la
últim a Oración de la M isa del dia , y bajo su ter­
m inación, á no ser que term ine con esta conclusión,
Que contigo, que entonces se dice: Por el mismo
Señor Nuestro Jesucristo.
Y se dice ir,distintam ente, sin variación alguna
aunque preceda la oracion A cunctis 6 por la
Iglesia. (D ecreto dt la Sagrada Congregación de
R ito s de 13 de M ayo de 1804.)
L1V V IG IL IA DE UN APÓSTOL.

V IG IL IA D E U N A P Ó ST O L .

Introito. (Sa lm o 51.) E g o autcm .

al contrario, á manera de un
fértil olivo, subsistiré en la casa
del Señor, por haber esperado
en la misericordia de mi Dios; y
esperaré el auxilio de tu nombre, por
ser, como es, tan bueno para tus santos.
(Salmo id.) ¿Por qué haces alarde de
tu malignidad, tú que solo empleas el
valimjento para obrar la iniquidad?
jt. G loria al Padre, etc. Yo, al con­
trario, etc. (Se repite hasta el Salmo.)
Oración. Pedírnoste, oh Dios todopo­
deroso, que la venerable solemniHad de
tu Apóstol N ..... . que anticipamos, no
solo aumente nuestra devocion, sino que
asegure también nuestra salvación. P or
Jesucristo Nuestro Señor tu H ijo, que
vive y reina contigo, en unidad del E s ­
píritu Santo, Dios por todos los siglos
de los siglos, y . Amen.

L E C C IO N D E L L IB R O DE LA S A B ID U R ÍA .
(E c c l . 44, V. 26, y 45, v. a.)

L a bendición del Señor cayó sobre


la cabeza del ju s to , y así le dió la he
V IG IL IA DE UN APÓSTOL. LV

re n d a , repartiéndosela entre las doce


tribus; y halló gracia entre su pueblo. Y
le en gran d eció é hizo tem ible á los ene­
migos; y él con su palabra hizo cesar las
horrendas plagas. Glorificóle en presen­
cia de los reyes; diólc preceptos ó man­
damientos, que promulgase á su pueblo;
y le mostró su gloria. Santificóle por
medio de su fe y mansedumbre, y esco­
gióle entre todos los hombres. Y le dió
cara á cara los mandamientos, y la ley de
vida y de ciencia; y lo hizo excelso.
Asentó con él un pacto eterno, y. le ciñó
con el cíngulo de la ju sticia , y le ornó
con la corona de gloria.
Gradual. [Salmo 91.) Florecerá co ­
mo la pulm a el varón justo, y descollará
cual cedro del L íbano plantado en la
casa del Señor.
P ara anunciar por la m añana tu
misericordia, y tu verdad por la noche'

® C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN

SAN JU A N . (C. 15, V. 12.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: «El precepto mió es, que os
améis unos á otros, como yo os he am a ­
do á vosotros. Que nadie tiene amor
LVI V IG IL IA DE UN APÓSTOL.

mas grande, que el que da su vida por


sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si
hacéis lo que yo os mando. Y a no os
llamaré siervos; pues el siervo no es sa­
bedor de lo que hace su amo; mas á
vosotros os he llamado amigos, porque
os he hecho y haré saber cuantas cosas
oí de mi Padre. No me elegisteis vos­
otros á mí, sino que yo soy el que os he
elegido á vosotros, y destinado para que
vayais por todo el mundo, y hagais fruto,
y vuestro fruto sea duradero, á fin de
que cualquiera cosa que pidiereis al P a ­
dre en mi nombre, os la conceda.»
Ofertorio. (Salmo 8.) Coronástele
de gloria y de honor, y le has dado el
mando sobre las obras de tus manos,
Señor.
Secreta. A l ofrecerte, oh Señor, es­
tos sagrados misterios con la reverencia
debida á la sublimidad apostólica, su­
plicárnoste que, por los sufragios de tu
Apóstol N ..... , cuyo nacimiento al cielo
celebram os anticipadam ente, te ofrezca
siempre tu pueblo debidamente sus v o ­
tos, y alcance de ti lo que desea. P or el
mismo, etc.
Comunion. (Salmo 20.) Grande es su
gloria por la salvación que le has conce­
COMUN DE M ÁR TIR PO NTÍFIC E. L V II

dido, aunque le revestirás de una gloria


y esplendor mucho mas grande, Señor.
Poscomunion. Pedírnoste oh Señor,
que aplacado con la súplica de tu A pós­
tol N . no solo nos concedas el perdón de
nuestros pecados, sino la salvación eter­
na. Por, etc.

C O M U N D E U N M Á R T IR P O N T Í F I C E .

( p r im e r a m i s a *)

In tro ito . (E c l . 45, 30.) S ta tu it t i.

el Señor con él un pacto


' s e n tó

eLernu; y dióle el sacerdocio de


la nación y le llenó de felicidad
® y gloria.
(Salmo 131.) Acuérdate, oh Señor,
de D avid, y de toda su gran mansedum­
bre.
y . G loria al Padre, etc. Asentó el
Señor, etc.
Oración. Atiende, oh Dios todopode­
roso, á nuestra flaqueza, y pues ños agra­
va el peso de nuestros pecados, protéja­
nos la gloriosa intercesión de tu bien­
aventurado M ártir y Pontífice N . Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
L V III COMUN DE M ÁR TIR PO N T ÍFIC E .

L E C C IO N DE LA E P ÍS TO LA DE SANTIAGO A PÓ STO L.
(C. I, V. 12.)

Carísimos: Bienaventurado aquel hom ­


bre que sufre con paciencia la tentación 6
tribulación, porque despues que fuere así
probadu, recibirá la corona de vida que
Dios ha prometido á los que le aman.
Ninguno cuando es tentado, diga que
D ios le tienta, porque D ios no puede
jamás dirigirnos al mal; y así él á ningu­
no tienta, sino que cada uno es tentado,
atraído y halagado por la propia concu­
piscencia. Despues la concupiscencia, en
llegando á concebir los deseos malos, pare
el pecado; el cual una vez consumado,
engendra la muerte. P or tanto no os en-
ganéis en esta materia, hermanos mios
muy amados. T o d a dádiva preciosa y
todo don perfecto de arriba viene, como
que desciende del Padre de las luces, en
quien no cabe mudanza, ni sombra de
variación. Porque por un puro querer de su
voluntad nos ha engendrado para hijos
suyos con la palabra de la verdad, á fin
de que seamos como las prim icias de sus
nuevas criaturas.
Gradual. (Salmo 88.) H allé á D a ­
vid, siervo mío: ungíle r.on mi óleo sagra-
COMUN DE M ÁRTIR PO NTÍFIC E. LIX

grado; mi mano le protegerá, y fortale­


cerle há mi brazo.
jé. N ada podrá adelantar contra él
el enemigo; no podrá ofenderle m as el
hijo de la iniquidad.
Aleluya, aleluya, jé. (Salmo 109.)
T ú eies sacerdote sempiterno según el
órden de M elchisedech. A leluya.

51 C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E L IO SEGUN
SAN LU S A S . (C . 14 , V. 26 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á las


gentes que le seguían: Si alguno viene á
mí, y no aborrece ó no ama menos que á
mí á su padre y madre, y á la mujer y á
los hijos, y á los hermanos y hermanas,
y aun á su vida misma, no puede ser mi
discípulo. Y el que no carga con su cruz,
y no me sigue, tampoco puede ser mi
discípulo. Porque ¿quién de vosotros que­
riendo edificar una to n e, no echa pri­
mero despacio sus cuentas, para ver si
tiene el caudal necesario con que acabar­
la, no le suceda que, despues de haber
echado los cim ientos, y no pudiendo con­
cluirla, todos los que lo vean comiencen
á burlarse de él, diciendo: «Ved ahí un
hombre que comenzó á edificar, y no
pudo rematar?» O ¿cuál es el rey que
LX COMUN DE M ÁR TIR PO NTÍFIC E.

habiendo de hacer guerra contra otro


rey, no considera, primero despacio, si
podrá con diez mil hombres hacer frente
al que con veinte ir.il viene contra él?
Que si no puede, despachando una em ­
bajada, cuando está el otro todavía le­
jos, le ruega con la paz. Así pues, cual­
quiera de vosotros que no renuncia todo
lo que posee, no puede ser mi discí­
pulo.
Ofertorio. (Salmo 88.) L e acom pa­
ñarán mi verdad y mi clemencia, y en mi
nombre será exaltado su poder.
Secreta. R ecib e, Señor, benigno las
hostias que te ofrecemos p o rlo s méritos
de tu bienaventurado M ártir y P o n tífi-’
ce N ......, y concédenos por ellos que lle­
guemos al descanso sempiterno. Por N ues­
tro Señor Jesucristo, etc.
Comunión. (Salmo 88.) U na vez para
siempre juré por mi santo nombre, que
no faltaré á lo que he prometido á D a ­
vid: su linaje durará eternamente, y su
trono resplandecerá para siempre en mi
presencia, como el sol, y como la luna,
y como el Iris, testimonio fiel en el cielo.
Poscomunion. Fortalecidos con la p ar­
ticipación de los dones sagrados, te su­
plicamos, Señor Dios nuestro, que expe-
COMUN DE M ÁR TIR PO N TÍFIC E. LXI

am entem os el efecto de la intercesión


de tu bienaventurado M ártir y Pontífi­
ce N ..... . cuyo culto celebramos. Por, etc.

D E U N M A R T IR P O N T IF IC E .
( s e g u n d a m i s a .)

Introito. (D a n . 3.) Sacerdotes D e i.

acerdotes de Dios, bendecid al


Señor; Santos y humildes de co-
razon, alabad á Dios.
(Salmo id.) O bras todas del
Señor, bendecid al Señor; alabadle y en­
grandecedle por los siglos de los siglos.
G loria al Padre, etc. Sacerdotes
de Dios, etc.
Oración. Oh Dios, que cada año nos
alegras con la solemnidad del bienaven­
turado M ártir y Pontífice N ......, concé­
denos propicio, que nos regocijemos con
la protección de aquel, cuyo nacimiento
al cielo celebram os. Por, etc.

LE C C IO N D E LA E P ÍS T O L A SE G U N D A D E SAN PABLO
k LOS C O R IN T H IO S . (C. I, V. 3.)

Hermanos: Bendito sea Dios Padre


de Nuestro Señor Jesucristo, el Padre de
Lxn COMUN DE M ÁRTIR PONTÍFICE.

las misericordias, y Dios de toda conso-


lacion, el cual nos consuela en todas
nuestras tribulaciones, para que poda­
mos también nosotros consolar á los que
se hallan en cualquier trabajo, con la
misma consolacion con que nosotros so­
mos consolados por Dios. Porque á m e­
dida que se aumentan en nosotros las
aflicciones por amor de Cristo, se aum en­
ta también nuestra consolacion por C ris­
to. Porque si somos atribulados, lo so­
mos para vuestra edificación y salud; si
somos consolados, lo somos para vuestra
consolacion; si somos confortados, lo so-
-mos para confortacion y salvación vues­
tra, cuya obra se perfecciona con la p a ­
ciencia con que sufrís las mismas penas,
que igualm ente sufrimos nosotros; de
suerte que nuestra esperanza sea firme
por lo tocante á vosotros, sabiendo que
así como sois compañeros en las penas,
así lo sereis también en la consolacion,
en N uestro Señor Jesucristo.
Gradual. (Salmo 8.) Coronástele de
honor y gloria.
i . Y le has dado el mando sobre las
obras de tus manos.
A leluya, aleluya. JÍ. E ste es el S a ­
cerdote que coronó el Señor. Aleluya.
COMUN DE M ARTIR PO NTÍFIC E. T.XTtt

gg C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E LIO SE C U N

SAN MATEO. ( C . i b , V. 24 . )

En aquel tiem po: D ijo Jesús á sus


discípulos: S i alguno quiere venir en pos
de mí, niéguese á sí mismo, y cargue con
su cruz, y sígame. Pues .quien quiere sa l­
var su vida obrando contra mí, la perderá;
mas quien perdiere su vida por amor de
mí, la. encontrará. Porque ¿de qué le sir­
ve al hombre el ganar todo el mundo, si
pierde su alma? O ¿con qué cambio po­
dra el hombre rescatarla, una vez perdi­
da? E llo es que el H ijo del hombre ha
do. venir revestido de la gloria de su P a ­
dre, acom pañado de sus A ngeles, á ju z ­
gar á los hombres, y entonces dará el pago
á cada cual conforme á sus obras.
Ofertorio. (Salmo 88.) H allé á D a ­
vid, siervo m ió, ungíle con mi óleo sa­
grado; mi mano le protejerá, y fortale­
cerle há mi brazo.
Secreta. Santifica, Señor, los dones
que te ofrecemos, y por los mismos atién­
denos benignamente, m ediante la inter­
cesión de tu bienaventurado M ártir y
Pontífice N ...... Por, etc.
Comanion. (Salino 2.) Pusiste, S e ­
LXIV COMUN DE M ÁRTIR NO PONT.

ñor, sobre su cabeza una corona de pie­


dras preciosas.
Poscomuuion. Purifíquenos, Señor,
esta sagrada Comunion de toda mancha;
y por la intercesión de tu bienaventurado
M ártir y Pontífice N ..... , haga que sea ­
mos participantes del remedio celestial.
Por, etc.

D E U N M A R T IR N O P O N T ÍF IC E .
( p r i m e r a n i s a .)

Introito. (Sa lm o 20.) In virtute tua.

n t u poder, oh Señor, hallará el


justo su alegría, y saltará de ex­
tremado gozo por la salvación
que le has enviado. T ú le has
cumplido el deseo de su corazon.
(Salmo id.) Por cuanto te has an tici­
pado á él con bendiciones amorosas, pu-
sístele sobre la cabeza una corona de
piedras preciosas.»
Jt, G loria al P ad re, etc. E n tu po­
der, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh Dios todo­
poderoso, nos concedas, que los que ce­
lebramos el nacimiento al cielo de tu
bienaventurado M ártir N ....... seamos por
COMUN DE M ÁRTIR NO PONT. LXV

su intercesión fortificados en el amor de


tu nombre. Por nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
LEC C IO N D E L LIB R O DE L A S A B ID U R ÍA .
(C. 10, V. 10.)

E l Señor condujo al justo por cam i­


nos seguros, mostrándole el reino de
Dios, y le dió la ciencia de los Santos,
enriquecióle en medio de las fatigas, y
recompensó abundantem ente sus traba­
jos. Cuando querían sorprenderle con sus
fraudes, el mismo Dios le asistió, é hízo-
le rico. L e guardó de sus enemigos, de­
fendióle de sus seductores, é hizo salir
vencedor en la gran lu ch a, para que co­
nociese que de todas las cosas, la más
poderosa es la sabiduría. E sta no aban­
donó al justo cuando fué vendido^ de sus
hermanos, antes bien le libró de los p eca­
dores; descendió con él al hoyo 6 maz­
morra, y no le desamparó en las prisio­
nes, sino que le dió el gobierno del reino,
y el poder contra aquellos que le habian
deprimido; y convenció de mentirosos á
los que le habian difamado; y el Señor
nuestro Dios le dió una gloria eterna.
Gradual. (Salmo m . ) Bienaventu­
rado el hombre que teme al Señor, y que
LXVI COMUN DE M ÁR TIR NO PONT.

toda su afición la pone en cumplir sus


mandamientos.
j. Poderosa será sobre la tierra la
descendencia suya; bendita será la gene­
ración de los justos.
A leluya, aleluya. (Salmo 20.) T ú ,
Señor, pusiste sobre su cabeza una coro­
na de piedras preciosas. A leluya.

gg C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SAN M ATE O . (C. IO , V. 34.)

E n aquel tiem po: D ijo Jesús á sus


discípulos: «No teneis que pensar que yo
haya venido á traer la paz á la tierra: no
he venido á traer la paz, sino la guerra;
pues he venido á separar al hijo de su
padre, y á la hija de su madre, y á la
nuera de su suegra; y los enemigos del
hombrp serán las personas de su mism a
casa. Quien ama al padre ó á la madre
m as que á mí, no merece ser mió; y quien
am a al hijo 6 á la hija m as que á mí,
tam poco merece ser mió. Y quien no car­
ga con su cruz y me sigue, no es digno
de mí. Quien á costa de su alma conserva
su vida, la perderá; y quien perdiere su
vida por amor mió, la volverá á hallar.
Q uien á vosotros recibe, á mí me recibe;
y quien á mí me recib e, recibe á aquel
COMUN DE M A R T IR NO PONT. LX V II

que me ha enviado á mí. E l que hospeda


á un Profeta en atención á que es Pro­
feta, recibirá premio de Profeta; y el que
hospeda á un justo en atención á que es
justo, tendrá galardón de justo. Y. cu al­
quiera que diere de beber á uno de estos
pequeñuelos un vaso de agua fresca, so­
lamente por razón de ser discípulo mió,
os doy mi palabra, que no perderá su
recompensa.
Ofertorio. (Salmo R.) T ú , Señor, le
coronaste de gloria y de honor, y le cons­
tituiste sobre las obras de tus manos.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
habiendo aceptado nuestros dones y nues­
tros ruegos, no solo nos purifiques con
los misterios celestiales, sino que nos oi­
gas con clem encia. Por, etc.
Comunion. (Mateo ib .) E l que quie­
ra venir en pos de mí, niéguese á sí mis­
mo, y cargue con su cruz: y sígame.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor
Dios nuestro, que así como nos regocija­
mos en la conmemoracion de tus Santos
por medio de un acto tem poral, del mis­
mo modo nos alegremos con aspecto
sempiterno. P o r nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
L X V III COMUN DE M ÁR TIR NO PONT.

D E U N M A R T IR N O P O N T IF IC E .
( S E G 'J N E A M IS A .)

Introito. ( Sa lm o 63.) L a ta b itu r ju s tu s .

alegrará el justo en el Señor,


y esperará en él; y serán aplau­
didos todos los de recio cora-
zon.
(Salmo id.) E scucha, oh Dios mió,
mi oracion cuando á ti clamo;, libra mi
alm a del temor que me causa el ene­
m igo. »
G loria al Padre, etc. Se alegrará
el justo, etc.
Oración. Concédenos, oh D ios todo­
poderoso, que por la intercesión de tu
bienaventurado M ártir N ..... , seamos li­
bres de todas las adversidades en el
cuerpo, y purificados de los malos pen­
samientos en el alma. Por nuestro S e ­
ñor Jesucristo, etc.

L E C C IO N DE LA SE G U N D A E P ÍS T O L A D E SAN PABLO
k T IM O T E O . (C. 2 , V. 8, y 3, V. 1 0 .)

Carísimo: Acuérdate que Nuestro S e ­


ñor Jesucristo, del linaje de D avid, resu­
citó de entre los m uertos, según mi
E vangelio, por el cual estoy yo pade­
COMUN DE M Á R T IR NO PONT. LXIX

ciendo hasta verme entre cadenas como


malhechor; si bien la palabra de D ios xio
está encadenada. P or tanto, todo lo su­
fro por amor de los escogid os, á fin de
que consigan también ellos la salvación,
adquirida por Jesucristo, con la gloria
celestial. T ú , pues, ya has visto mi doc­
trina, mi modo de proceder, el fin que
me propongo, cuál es mi fe, mi longa­
nimidad, mi caridad, mi paciencia; cu á­
les las persecuciones y vejaciones que
he padecido; lo que me aconteció en An-
tioquía, é Iconio, y en L y stria ; cuán
grandes han sido las persecuciones que
he tenido que sufrir, y cómo de todas
me ha sacado salvo el Señor. Y ya sabes
que todos los que quieren vivir virtuosa­
mente según Jesucristo, han de padecer
persecución.
Gradual. (Salmo 36.) Si cayere el
justo no se lastim ará, pues el Señor pone
su mano por debajo.
f . P asa el dia ejercitando la miseri­
cordia, y dando prestado; y bendita será
su descendencia.
A leluya, aleluya. (Juan 8.) f . E l
que me sigue no cam ina á oscuras, sino
que tendrá la luz de la vida. A leluya. ‘
LXX COMUN DE M AR TIR NO PONT.

9 3 C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E L IO SE G U N
SAN MATEO. (C. 10, V. 4.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: «Nada está encubierto que no
se haya de descubrir; ni oculto, que no
se haya de saber. L o que digo de noche,
decidlti á la luz del dia; y lo que os digo
al oido, preditadlo desde los terrados. Y
no temáis á los que matan al cuerpo y
no pueden matar al alm a; temed antes
al que puede arrojar alm a y cuerpo en
el infierno. ¿No es así que dos pájaros
se venden por un cu a rto , y no obstante,
ni uno de ellos cacrá en tierra sin que lo
disponga vuestro Padre? H asta los cabe­
llas de vuestra cabeza están todus con­
tados. N o te n e is, pues, que temer; valéis
vosotros mas que muchos pájaros. E n
suma, á todo el que me reconociese y
confesare por Mesías delante de los hom­
bres, yo también le reconoceré y me de­
clararé por él delante de mi Padre, que
está en los cielos.»
Ofertorio. (Salmo 2.) Pusístele so­
bre la cabeza una corona de piedras pre­
ciosas; pidióte vida, y se la concediste.
A leluya. *
Secreta. Sea bien recibida, Señor,
COMUN DE M ÁRTIR NO PONT. LX.XI

nuestra, devocion en tu presencia, y tam ­


bién saludable para nosotros, por la in­
tercesión de aquel, en cuya solemnidad
la ejecutamos. P or nuestro Señor Jesu­
cristo, etc.
Comunion. (Juan 12.) E l que me
sirve, sígame; que donde yo estoy, allí
estará también el que me sirve.
Poscomunion. Reparados con la par­
ticipación del don sagrado, te suplica­
mos, Señor Dios nuestro, que por la in­
tercesión de tu bienaventurado M ártir
N ....... experimentemos el efecto del sa ­
crificio que celebram os. Por, etc.

O TR A S E P ÍS T O L A S Y E V A N G E L IO S

PARA E L COMUN DE UH M ÍR T IR .

I.ECCIO N DE LA E P ÍS T O L A D E L A PO STO L SANTIAGO.


(C. I, V. 2.)

Carísimos: Tened por objeto de sumo


gozo el caer en varias tribulaciones, sa­
biendo <^ue la prueba de vuestra fe pro­
duce ó ejercita la paciencia. Y que la p a ­
ciencia perfecciona la obra; para que así
vengáis á ser perfectos y cabales, sin fal­
LXXir COMUN DE M ÁRTIR NO PONT.

tar en cosa alguna. M as si alguno de


vosotros tiene falta de sabiduría, pídasela
á D ios, que á todos da copiosamente, y
no zahiere á nadie; y le será concedida.
Pero pídala con fe, sin sombra de duda ó
desconfianza; pues quien anda dudando,
es semejante á la ola del mar alborota­
da, y agitada del viento acá y a llá ; así
que un hombre semejante no tiene que
pensar que ha de recibir poco ni mucho
del Señor. E l hombre de ánimo doble es
inconstante en todos sus caminos. A quel
humano que sea de baja condicion, pon­
ga su gloria en la verdadera exaltación
suya; mientras el rico la debe poner en
su abatimiento, ú m humillarse á sí mis­
mo, por cuanto él se ha de pasar como
la flor del heno; pues así como en salien­
do el sol ardiente se va secando la yer­
ba, cae la flor, y acábase toda su vistosa
hermosura; así también el rico se mar­
chitará en sus andanzas. Bienaventura-,
do, pues, aquel hombre que sufre con pa­
ciencia la tentación ó tribulación, porque
despues que fuere así probado, recibirá
la corona de vida, que Dios ha prometi­
do á los que le aman.
COMUN DE M ÁRTIR NO PONT. LX X III

LEC C IO N DE LA 2 P ÍS T 0 L A PR IM E R A DE SAN PEDRO

APÓ STO L. (C. 4, V. )

Carísimos: Alegraos de ser partici­


pantes de la Pasión de Jesucristo, para
que cuando se descubra su gloria, os go­
céis también con É l llenos de júbilo. Si
sois infamados por el nombre de Cristo,
seréis bienaventurados; porque la honra,
la gloria y la virtud de Dios, y su E sp í­
ritu mismo, reposa sobre vosotros. Pero
jam ás venga el caso en que alguno de
vosotros padezca por homicida, ó ladrón,
ó maldiciente, ó codiciador de lo ageno.
Mas si padeciese por ser cristiano, no se
avergüence, antes alabe á Dios por tal
causa; pues tiempo es de que comience
el juicio por la casa de Dios. Y si pri­
mero empieza por nosotros, ¿cuál será
el paradero de aquellos que no r.rep.n al
Evangelio de Dios? Que si el justo á du­
ras penas se salvará, ¿á dónde irán el
impío y el pecador? Por tanto aquellos
mismos que padecen por la voluntad de
D io s, encomienden por medio de sus
buenas obras sus almas al Criador, el
cual es fiel.
LXXIV COMUN DE MÁRTIRES.

C O N T IN U A C IO N SEL SANTO E V A N G E L IO SE G U N
SAN JU AN . (C. 12, V. 24.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: «En verdad, en verdad os di­
go, que si el grano de trigo, despues de
echado en la tierra, no muere, queda in­
fecundo; pero si muere, produce mucho
fruto. A sí el que ama desordenadamente
su alma, la perderá; mas el que aborre­
ce 6 mortifica su alm a en este mundo, la
conserva para la vida eterna. E l que me
sirve, sígame; que donde yo estoy, allí
estará también el que me sirve; y á quien
me sirviere, le honrará mi Padre.»

C O M U N D E M U C H O S M Á R T IR E S .
(PRIMERA M ISA.)

Introito. (Salm o 78.) I n tr tt in conspectu.

q ¿í ^ -3 S C I endan ,
Señor, ante tu acata-
miento los gemidos de los en-
r.arcelados; paga á nuestros ve-
cinos con males siete veces m a­
yores; y toma venganza de la sangre de
tus siervos, que ha sido derramada.
(Salmo id.) Oh Dios, los gentiles han
COMUN D 3 MÁRTIRES. LXXV

entrado en tu heredad, han profanado


tu santo tem plo, y han dejado á Jeru-
salen tal como una barraca de horte­
lano.
j¡. G loria al P ad re, etc. Asciendan,
Señor, etc.
Oración. Suplicárnoste, Señor, nos
defienda la festiva memoria de tus biena­
venturados M ártires y Pontífices N ......y
N ..... , y que su venerable intercesión
nos recomiende para contigo. Por, etc.
S i no fu eren P o n tífice s, sí dicen las Oraciones
de la siguiente M isa .

T.F.CCION D Rr. L IB R O DE r.A S A B ID U R ÍA .


(C. 3, V. r.)

L a s alm as de los justos están en la


mano de Dios, y no llegará á ellas el tor­
mento de la muerte eterna. A los ojos de
los insensatos pareció que morían, y su
tránsito, ó salida del mundo, se miró como
una desgracia, y como un aniquilam ien­
to su partida de entre nosotros; mas ellos,
á la verdad, reposan en paz. Y si delan­
te de los hombres han padecido tormen­
tos, su esperanza está llena ó segura de
la feliz inmortalidad. Su tribulación ha
sido ligera, y su galardón será grande;
porque Dios hizo prueba de e llo s , y ha-
LXXVI COMUN DE M ÁRTIRES.

liólos dignos de sí. Probólos como al oro


en el crisol, y los aceptó como víctim a
de holocausto, y á su tiempo se les dará
la recompensa. Entonces brillarán los ju s ­
tos como el sol, y como centellas que
discurren por un cañaveral, así correrán
de unas á otras partes. Juzgarán á las na­
ciones, y señorearán á los pueblos; y el
Señor reinará con ellos eternamente.
Gradnnl. (Exodo 15.) Glorioso es el
Señor en sus Santos; admirable en su
m ajestad, y obrador de prodigios.
ií. T u diestra, Señor, ha dem ostra­
do su soberana fortaleza; tu diestra, S e ­
ñor, es la que ha herido al enemigo de
tu pueblo.
A leluya, aleluya. (E ccl. 44.) rf. S e ­
pultados en paz fueron los cuerpos de
los Santos, y vive su nombre por todos
los siglos. Aleluya.

© C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SAN LU C A S. ( C . 2 1, V. 9 .)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


discípulos: «Cuando sintiéreis rumores
de guerra y sediciones, no queráis alar­
maros: es verdad que primero han de
acaecer estas cosas, mas no por eso será
luego el fin. E ntonces, añadió É l, se le­
COMUN DE M ÁRTIRES. LXXVII

vantará un pueblo contra otro pueblo, y


un reino contra otro reino. Y habrá gran­
des terremotos en varias partes, y pesti­
lencias, y hambres, y aparecerán en el
cielo cosas espantosas, y prodigios ex­
traordinarios. Pero antes que sucedan
todas estas cosas, se apoderarán de vos­
otros y os perseguirán, y os entregarán á
las sinagogas, y os meterán en las cárce­
les, y os llevarán por fuerza al tribunal
de los reyes y gobernadores por causa
de mi nombre, lo cual os servirá de oca-
sion para dar testimonio de mí. Por con­
siguiente, imprimid en vuestros corazo­
nes la máxima de que no debeis discurrir
de antemano cómo habéis de responder,
pues yo pondré las palabras en vuestra
boca, y una sabiduría á que no podrán
resistir, ni contradecir todos vuestros
enemigos. Y lo que es más, sereis entre­
gados á los magistrados por vuestros m is­
mos padres, y hermanos, y parientes, y
amigos, y harán morir á muchos de vos­
otros; de suerte que sereis odiados de
tudo el inuiido pur amor de mí: no obs­
tante, ni un cabello de vuestra cabeza se
perderá. M ediante vuestra paciencia, sal­
vareis vuestras almas.»
Ofertorio. (Salmo 5 7.) Adm irable es
LX X V III COMUN DE MÁRTIRES.

Dios en sus Santos; el Dios de Israel, él


mismo dará virtud y fortaleza á su pue­
blo. Bendito sea Dios. A leluya.
Secreta. A tiende, Señor, á nuestras
humildes súplicas que en la conmemo­
ración de tus Santos hacem os, á fin de
que los que no tenemos confianza en
nuestra justicia, seamos ayudados con
los méritos de aquellos que supieron
agradarte. Por, etc.
Comnnion. (Sahid. 3.) Y si delante
de los hombres han padecido tormentos,
Dios hizo prueba de ellos; probóles como
al oro en el crisol, y los aceptó como
víctim as de holocausto.
Poscomunion. Rogárnoste, Señor, ya
que estamos satisfechos con la recepción
de los misterios de nuestra salud, que
seamos ayudados con las oraciones de
aquellos, cuya solemnidad celebramos.
Por nuestro Señor J esucristo, etc.
COMUN DE M ARTIRES. LXX1X

CO M U N D E M Á R T IR E S .
( s e g u n d a m i s a .)

In tro ito . (Salm o 44.) S a p ien tia m .

lus pueblos la sabiduría


i d e los Santos, y repítanse sus
alabanzas en las asam bleas sa-
gradas, pues su nombre vivirá
por los siglos de los siglos.
(Salmo 32.) Regocijaos, oh justos, en
el Señor: á los rectos de corazon es á
quienes está bien el alabarle.
Í¡. G loria al Padre, etc. Celebren los
pueblos, etc.
Oración. Oh D ios, que nos concedes
el celebrar el nacimiento al cielo de tus
bienaventurados M ártires N . y N .; haz,
Señor, que en la bienaventuranza eterna
gocem os tam bién de su com pañía. Por
nuestro, etc.
S i fu e s e n P on tífices se dicen las oraciones de la
M isa anterior.

LE C C IO N D E L L IB R O DE LA S A B ID U R IA .
(C. 5, V. 16.)

L o s justos, al contrario, vivirán eter­


namente, y su galardón está en el Señor,
y el Altísim o tiene cuidado de ellos. Por
LXXX COMUN DE MÁRTIRES.

lo tanto recibirán de la mano del Señor


el reino de la gloria, y una brillante d ia­
dema; los protejerá con su diestra, y con
su santo brazo los defenderá. Se armará
de todo su celo, y armará también las cria­
turas para vengarse de sus enemigos.
T o m ará la justicia por coraza, y por y e l­
mo el juicio infalible; embrazará por es­
cudo impenetrable la rectitud.
Gradual. (Salmo 123.) N uestra alma
escapó cual pájaro del lazo de los caza­
dores.
f . F u é roto el lazo y nosotros que­
damos libres. Nuestro socorro viene del
nombre del Señor, criador del cielo y de
la tierra.
A lelu ya, aleluya. J . (Salmo 67.)
Celebren festines los justos, y regocíjen­
se en la presencia de Dios, y huélguense
con alegría. A leluya.

Igg C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E LIO SEGUN


SAN LUCAS. (C. 6, V. 1 7 .)

En aquel tiempo: Bajando Jesús del


monte se paró en un llano, juntam ente
con la compañía de sus discípulos, y de
un gentío de toda la Judea, y en especial
de Jerusalen.y del país marítimo de T i ­
ro y de Sydon, que habian venido á oir-
COMUN DE MÁRTIRES. LXXXI

le y á ser curados de sus dolencias. A si­


mismo los molestados de los espíritus in­
mundos eran iambien curados; y todo el
mundo procuraba tocarle, porque salia de
él una virtud que daba la salud á todos.
Entonces, levantando los ojos hácia sus
discípulos, decia: Bienaventurados vos­
otros los pobres, porque vuestro es el rei­
no de D ios. Bienaventurados los que
ahora teneis hambre, porque sereis sacia­
dos. Bienaventurados los que ahora llo ­
ráis, porque reireiff. Bienaventurados se­
reis cuando los hombres os aborrezcan,
y os separen de sus Sinagogas, y os afren­
ten, y abominen de vuestro nombre como
maldito, en odio del H ijo del hombre.
Alegraos en aquel dia, y sallad de gozo,
porque os está reservada en el cielo una
grande recompensa.
Ofertorio. (Saltno 149.) Gozaránse
los Santos en la gloria, y regocijarse han
en sus moradas; resonarán en sus bocas
elogios de D ios. A lelu ya.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, los do­
nes de nuestra devocion, los que te sean
gratos en honor de. tus Santos, y á nos­
otros saludables por tu misericordia. Por
nuestro, etc.
Comunion. (L u c . 12.) A vosotros,
LXXXI1 COMUN DE M ÁRTIRES.

empero, que sois mis amigos, os digo: no


tengáis miedo de los que os persiguen.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
por la intercesión de tus Santos M árti­
res N. y N ., que recibamos con alma
pura lo que tomamos con la boca. Por
nuestro, etc.

COMUN DE MÁRTIRES.

(TE R C E R A M ISA.)

Introito. (Salm o 36.) S a iu s autem .

a salvación de los justos viene


del Señor, y él es su protector
r„ en tiempo de la tribulación.
(Salmo id.) N o envidies la
prosperidad de los malignos, ni tengas
celos de los que obran la iniquidad.
3'. Gloria al Padre, etc. L a sa lv a ­
ción, ctc.
Oración. Oh D ios, que cada año nos
alegras con la solemnidad de tus Santos
Mártires N . y N.; suplicárnoste nos con­
cedas propicio, el que nos estimulen y
enciendan los ejemplos de aquellos, cu­
COMUN DE M ÁRTIRES. LX XXIII

yos merecimientos nos regocijan. Por


nuestro, etc.
S i son P o n tífices se dicen las oraciones de la
prim era M isa de M á rtires.

LE C C IO N D E LA E P ÍS T O L A D E SAN PABLO A LOS


H K B K E O S. (C. IO , V. 32.)

Hermanos: T raed á la memoria aque­


llos primeros dias de vuestra conversión,
cuando despnes de haber sido ilum ina­
dos, sufristeis con valor admirable un gran
com bate de persecuciones: por un lado,
habiendo servido de espectáculo al mun­
do, por las injurias y malos tratam ientos
que habéis recibido; y por otro, tomando
parte en las penas de los que estaban en­
tre cadenas, y llevasteis con alegría la
rapiña de vuestros bienes, considerando
que teníais un patrimonio mas excelente
y duradero. No queráis, pues, malograr
vuestra confianza, la cual recibirá un
grande galardón. Porque os es necesaria
la paciencia, para que haciendo la volun­
tad de D ios, obtengáis la promesa, pues
dentro de un brevísimo tiempo, dice Dios,
vendrá aquel que ha de venir, y no tar­
dará: entre tanto el justo, añade el S e­
ñor, vivirá por la fe.
Gradual. (Salmo 33.) Clam aron los
LXXXIV COMUN b E M ÁRTIRES.

justos, y oyólos el Señor, y librólos de


todas sus aflicciones.
jt. E l Señor está al lado de los que
tienen el corazon atribulado, y él salvará
á los humildes de espíritu.
A lelu ya; aleluya, f . E l cándido
ejército de los M ártires te alaba, Señor.
A leluya.

)¡8 C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E LIO SE G U N


SAN M ATE O . (C. 24, V. 3.)

E n aquel tiempo: Estando Jesús sen­


tado en el monte del O livar, se llegaron
algunos de los discípulos y le preguntaron
en secreto: Dinos, ¿cuándo sucederá eso?
¿Cuál será la señal de tu venida y del
fin del mundo? A lo que Jesús les res­
pondió: M irad que nadie os engañe; por­
que muchos han de venir en mi nombre,
diciendo: Y o soy el Cristo ó Mesías, y se­
ducirán 4 m ucha gente. O iréis asimismo
noticias de batallas, y rumores de guer­
ras. N o hay que turbaros por eso: que 6Í
bien han de preceder estas cosas, no es
todavía esto el término: es verdad que se
arm ará nación contra nación, y un reino
contra otro reino, y habrá pestes, y ham ­
bres, y terremotos en varios lugares; em­
pero todo esto aún no es mas que el prin­
COMUN DE M ÁRTIRES. LXXXV

cipio de los males. E n aquel tiempo se-


reis entregados á los magistrados para ser
puestos en los tormentos, y os darán la
muerte; y sereis aborrecidos de todas
las gentes por causa de mi nombre) por
ser discípulos mios.. Con lo que muchos
padecerán entonces escándalo, y se h a ­
rán traición unos á otros, y se odiarán
recíprocamente. Y aparecerá un gran nú­
mero de falsos Profetas, que pervertirán
á mucha gente. Y por la inundación de
los vicios, se resfriará la caridad de m u­
chos: mas el que perseverase liasLa el fui,
ese se salvará.
Ofertorio. (Salmo 3.) L a s almas em ­
pero de los justos están en la mano de
Dios, y no llegará á ellos el tormento de
la muerte eterna; á los ojos de los insen­
satos pareció que morían; mas ellos, á
la verdad, reposan en paz. A leluya.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que se
aplaque tu ju sticia con los dones ofreci­
dos; y por la intercesión de tus Santos
M ártires N . y N ., defiéndenos de todos
los peligros. Por, etc.
Comunión. (Mat. 10.) L o q u e os d i­
go de noche, decidlo á la luz del dia; y lo
que os digo al oido, predicadlo desde los
terrados.
LXXXVI %COMUN DE M ÁRTIRES.

JfoscomunioD. Purifíquenos, Señor,


esta comunion de todo crimen, y hága­
nos participantes del remedio celestial,
por la intercesión de tus Santos M árti­
res N . y N . Por, etc.

O T R A S E P ÍS T O L A S Y E V A N G E L IO S

TARA M O C H O S M Á R T IK E S .

LEC C IO N D E L L IB R O DE LA S A D ID U R ÍA .
(C. 10, v. 17.)

D ios dió á los justos el galardón de


sus trabajos, y los condujo por sendas
maravillosas, y sirviólos de toldo durante
el calor del dia, y suplió de noche la luz
de las estrellas. L o s pasó por el M ar
Rojo á la otra orilla, y los fué guiando
entre montañas de agua. Pero á sus ene­
migos los sumergió en el mar, y despues
los hizo salir muertos del profundo ab is­
mo. A sí es, que los justos se llevaron lus
despojos de los impíos, y celebraron con
cánticos, oh Señor, tu nombre santo,
alabando todos á una, tu diestra vence­
dora, oh Señor, Dios nuestro.
COMUN DE M ARTIRES. LXXXVII

LEC C IO N DE LA E P ÍS T O L A DE SAN FAB LO Á LOS


ROM ANOS. (C. 5, V. I . )

Hermanos: Justificados, pues, por la


fe, mantengamos la paz con Dios, me­
diante nuestro Señor Jesucristo, por el
cual asimismo, en virtud de la fe , tene­
mos cabida en esta gracia, en la cual
permanecemos firmes, y nos gloriam os
esperando la gloria de los hijos de D ios.
N i nos gloriamos solamente en esto, sino
también en las tribulaciones; sabiendo
que la tribulación ejercita la paciencia,
la paciencia sirve á la prueba de nuestra
/¿?, y la prueba produce la esperanza, e s­
peranza que no burla; porque la caridad
de Dios ha sido derram ada en nuestros
corazones por medio del E spíritu Santo,
que se nos ha dado.

LEC C IO N UE L A E P IS T O L A Dtí SAN PA B LO A LOS


ROM ANOS. (C . 8 , V. l 8.)

Hermanos: A la verdad que yo estoy


firmemente persuadido, de que los sufri­
mientos ó penas de la vida presente no
son de com parar con aquella gloria veni­
dera, que se ha de manifestar en nos­
otros. Así las criaturas todas están aguar­
dando con grande ansia la manifestación
LXXXVIII COMUN DE MÁRTIRBS.

de los hijos de Dios. Porque se ven suje­


tas á la vanidad 6 mudanza, no de grado,
sino por causa de aquel que los puso tal
sujeción; con la esperanza de que serán
también ellas mismas libertadas de esa
servidumbre á la corrupción, para parti­
cipar de la libertad y gloria de los hijos
de Dios. Porque sabemos que hasta aho­
ra todas las criaturas están suspirando
por ese dia, y como en dolores de parto.
Y no solamente ellas, sino también nos­
otros mismos, que tenemos las primicias
del E spíritu Santo, nosotros con todo eso,
suspiramos de lo íntimo del corazon,
aguardando el efecto de la adopcion de los
hijos de Dios, este es, la redención de
nuestro cuerpo.

LECCION D E LA. EPÍSTOLA. SEGUNDA. DE SAN PABLO


A LOS C O R IN T H IC S . (C . 6, V. 4 )

Hermanos: Portémonos en todas co ­


sas como deben portarse los ministros
de D ios, con m ucha paciencia en medio
de tribulaciones, de necesidades, de an­
gustias, de azotes, de cárceles, de se­
d icio n es, de trabajos, de v ig ilia s, de
ayunos; con pureza, con doctrina, con
longanimidad, con m ansedum bre, con
unción del Espíritu Santo, con caridad
COMUN DR M ÁRTIRES. I.XXXIX

sincera, con palabras de verda d , con


fortaleza de D ios, con las armas de la
justicia para combatir á la diestra y á la
siniestra; en medio de honras y deshon­
ras, de infam ia y de buena fam a; teni­
dos por impostores, siendo verídicos; por
desconocidos, aunque muy conocidos;
casi moribundos, siendo así que vivimos;
como castigados, m as no muertos; como
m elancólicos, estando en realidad siem­
pre alegres; como menesterosos, siendo
así que enriquecemos á muchos; como
que nada tenemos, y todo lo poseemos.

LE C C IO N DE LA E P ÍS T O L A DE SAN PAB LO A LOS


H E B R E O S. (C. I I , V. 33.)

Hermanos: L o s santos por la fe con ­


quistaron reinos, ejercitaron la justicia,
alcanzaron las promesas, taparon las bo­
cas de los leones, extinguieron la violen­
cia del fuego, escaparon del filo de la es­
pada, sanaron de grandes enfermedades,
se hicieron valientes en la guerra, desba­
rataron ejércitos extranjeros; mujeres
hubo que recibieron resucitados á sus
difuntos hijos. M as otros fueron estira­
dos en el potro, no queriendo redimir la
vida presente, pnr asegurar otra mejor en
la resurrección. Otros asimismo sufrie­
XC COMUN DE M ÁRTIRES.

ron escarnios y azotes, además de cade­


nas y cárceles; fueron apedreados, aser­
rados, puestos á prueba de todos modos,
muertos á filo de espada; anduvieron g i­
rando de acá para allá, cubiertos de pie­
les de oveja y de cabra, desamparados,
angustiados, maltratados; de los cuales
el mundo no era digno; yendo perdidos
por las soledades, por los m on tes, y re­
cogiéndose :en las cuevas y en las caver­
nas de la tierra. Y todos estos, probados
con el testimonio de su f e , se hallaron
dignos de la recompensa en nuestro S e ­
ñor Jesucristo.

LE C C IO N D E L LIB R O D E L A P O C A L IP S I DE SAN JU A N .
(C. 7, V. 13.)

Despues de esto: Hablándome uno de


los Ancianos, me preguntó: «Estos que
están cubiertos de blancas vestiduras,
¿quiénes son? y ¿de dónde han venido?»
Y o le dije: «Mi Señor, tú lo sabes.# E n ­
tonces me dijo: «Estos son los que han
venido de una tribulación grand e, y la ­
varon sus vestiduras, y las purificaron en
la sangre del Cordero; por esto están an­
te el solio de Dios, y le sirven alabándole
dia y noche en su tem plo; y aquel que
está sentado en el solio, habitará en me­
COMUN DE M ÁRTIRES. XCI

dio de ellos; ya no tendrán hambre ni


sed, ni descargará sobre ellos el sol ni
el bochorno; porque el cordero que está
en medio del solio será su pastor, y los
llevará á fuentes vivas, y D ios enjugará
todas las lágrim as de sus ojos.

C O N T IN U A C IO N D E L SAN TO 2V A N G E L1 0 SE G U N
SAN MATEO. (C. 5 , V. I . )

E n aquel tiem po: Viendo Jesús á


todo ese gentío, se subió á un monte,
donde habiéndose sentado, se le acerca­
ron sus discípulos, y abriendo su boca,
los ad octrinaba, diciendo: «Bienaventu­
rados los pobres de espíritu, porque de
ellos es el reino de los cielos. B ienaven­
turados los mansos, porque ellos posee­
rán la tierra. Bienaventurados los que
lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre
y sed de justicia, porque ellos serán sa­
ciados. Bienaventurados los m isericor­
diosos, porque ellos alcanzarán miseri­
cordia. Bienaventurados los que tienen
puro el corazon, porque ellos verán á
D ios. Bienaventurados los pacíficos, por­
que ellos serán llam ados hijos de Dios.
Bienaventurados los que padecen perse­
cución por la justicia, poique de ellos es
XCII COMUN DE MÁRTIRES.

es el reino de los cielos. Dichosos sereis


cuando los hombres por mi causa os m al­
dijeren, y os persiguieren, y dijeren con
mentira toda suerte de mal contra vo s­
otros: alegraos y regocijaos, porque es
muy grande la recompensa que os aguar­
da en los cielos.

® C O N T IN U A C IO N DEL SAN TO E V A N G E L IO SEGU N

SAN M ATEO. (C. X I, V. 2¡.)

P or aquel tiempo: Exclam ó Jesús,


diciendo: «Yo te glorifico, Padre mió,
Señor de cielo y tierra , porque has teni­
do encubiertas estas cosas á los sabios y
prudentes del siglo, y las has revelado á
los pequeñuelos. S í, Padre mió, alabado
seas, por haber sido de tu agrado que
fuese así. T o d a s las cosas las ha puesto
mi Padre en mis manos. Porque nadie
conoce al H ijo, sino el Padre; ni conoce
ninguno al Padre, sino el H ijo, y aquel
á quien el H ijo habrá querido revelarlo.
Venid á mí todos los que andais agobia­
dos con trabajos y cargas, que yo os a li­
viaré. T om ad mi yugo sobre vosotros, y
aprended de mí, que soy manso y hum il­
de de corazon; y hallareis el reposo para
vuestras almas. Porque suave es mi yu ­
go, y ligero el peso mió.»
COMUN DE M ÁRTIRES. X CIII

gg C O N T IN U A C IO N DEL SA N TO E V A N G E L IO SE G U N
SAN LU CAS. (C. I I , V. 47.)

E n aquel tiempo, decía Jesús á los


doctores de la ley y á los fariseo s: «¡Ay
de vosotros, que fabricais mausoleos á
los Profetas, despues que vuestros m is­
mos padres los mataron! E11 verdad que
dais ¡á conocer que aprobais los atenta­
dos de vuestros padres; porque si ellos
los mataron, vosotros edificáis sus sepul­
cros. P or eso tam bién dijo la sabiduría
de Dios: «Yo les enviaré Profetas y A pós­
toles, y matarán á unos y perseguirán á
otros, para que á esta nación se le pida
cuenta de la áangre de todos los Profe­
tas, que ha sido derramada desde la
creación del mundo acá, desde la sangre
de Abel hasta la sangre de Zacarías,
muerto entre el A ltar y el Tem plo. Sí,
yo os lo digo: á esta raza de hombres se
les pedirá de ello cuenta rigurosa.#

OS C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO SEGUN


SAN LU C A S . (C. IO , V. l 6. )

E n aquel tiem po: D ijo Jesús á sus


discípulos: «El que os escucha á vos­
otros, me escucha á mí; y el que os des­
precia á vosotros, á mí me desprecia. Y
XCIV COMUN DE M ÁRTIRES.

quien á mí me desprecia, desprecia á


aquel que me ha enviado.» Regresaron
despues los setenta y dos discípulos lle ­
nos de gozo, diciendo: «Señor, hasta los
demonios mismos se sujetan á nosotros
por la virtud de tu nombre.» A lo que les
respondió: «Yo estaba viendo desde el
principio del mundo á Satanás caer del
cielo á manera de relámpago. Vosotros
veis que os he dado potestad de hollar
serpientes y escorpiones, y todo el poder
del enemigo, de suerte que nada podrá
haceros daño. Con todo eso, no tanto
habéis de gozaros porque se os rinden
los espíritus inmundos, cuanto porque
vuestros nombres están escritos en los
cielos.!»

gg C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E LIO SE G U N
SAN LU C A S. (C. 1 2 , V. I.)

E n aquel tiempo: D ijo Jesús á sus


d iscíp u lo s: «Guardaos de la levadura de
los fariseos, que es la hipocresía. M as
nada es tan oculto, que no se háya de
manifestar; ni tan secreto, que al fin no
se sepa. A sí es que lo que dijisteis á. os­
curas, se dirá en la luz del dia; y lo que
hablásteis al oido en las alcobas, se pre­
gonará sobre los terrados. A vosotros,
COMUN DE UN M Á R T IR . XCV

empero, que sois mis amigos, os digo yo


ahora: No tengáis miedo de los que m a­
tan el cuerpo, y esto hecho, y a no pue­
den hacer mas. Y o quiero mostraros á
quién habéis de temer; tem ed al que,
después de quitar la vida, puede arrojar
al infierno; á este es, repito, á quien ha­
béis de temer. ¿No es verdad que cinco
pajarillos se venden por dos cuartos, y
con todo, ni uno de ellos es olvidado de
.Dios? H asta los cabellos de vuestra c a ­
beza están todos contados. Por tanto, no
teneis que temer que Dios os olvide; mas
valéis vosotros que muchos paj arillos.
Os digo, pues, que cualquiera que me
confesare delante de los hombres, tam ­
bién el H ijo del hombre le confesará ó
reconocerá por suyo delante de los ángeles
de Dios.»

COM UN D E UN M A R T IR
EN TIEM PO P A S C U A L .

lü tro ito . ( Salm o 63.) P r o te x is ti tne.

©Sjfirgs&ú, D io s mió, me has defendido de


f i l i l í ^ ^ conspiración d é lo s malignos,
del tropel de los que obran la
iniquidad.
A leluya, aleluya. (Salmo id.) y . E s-
XCVI COMUN DE UN M ÁRTIR

cucha, oh Dios mió, mi oracion, cuando


á ti clamo; libra mi alm a del temor que
me causa el enemigo.
j. G loria al Padre, etc. T ú me has
defendido, etc.

O ración p a ra un M á rtir P o n tífice.

Atiende, oh Dios todopoderoso, i


nuestra flaqueza, y pues nos abruma el
peso de nuestros pecados, protéjanos la
gloriosa intercesión de tu bienaventura-*
do M ártir y Pontífice N ..... P o r nuestro
Señor Jesucristo, etc.

O tra oracion p a ra un M á rtir P o n tífice.

O h D ios, que cada año nos alegras


con la solemnidad de tu bienaventurado
M ártir y Pontífice N ..... ; concédenos pro­
picio, que nos regocijemos con la protec­
ción de a q u e l, cuyo nacimiento al cielo
celebramos. P o r nuestro Señor Jesucris­
to, etc.

O ración para un M á rtir no P o n tífice.

Suplicárnoste, oh Dios todopoderoso,


nos concedas, que los que celebramos el
nacimiento al cielo de tu bienaventurado
M ártir N ..... . seamos fortificados por su
EN TIEM PO PASCUAL. XCVI1

intercesión en el amor de tu nombre. Por


nuestro Señor Jesucristo, etc.
O tra oracion p a ra un M á rtir 110 P o n tífice.

Concédenos, oh D ios todopoderoso,


que por la intercesión de tu bienaventu­
rado M ártir N ..... . seamos libres de to ­
das las adversidades én el cuerpo, é
igualmente purificados de los malos pen­
samientos en el alm a. Por nuestro Señor
Jesucristo, ctc.

LE C C IO N D E L LIB R O DE LA S A B ID U R IA .
(iC . 5, V. I .)

L o s justos se presentarán con gran


valor contra aquellos que los angustiaron
y robaron el fruto de sus fatigas. A cuyo
aspecto se apoderará de estos la turba­
ción, y un temor horrendo; y asombrarse
han de la repentina salvación de los ju s ­
tos, que ellos no esperaban ni creían; y
arrepentidos, y arrojando gemidos de su
angustiado corazon, dirán dentro de sí:
«Estos son los que en otro tiempo fueron
el blanco de nuestros escarnios, y á quie­
nes proponíamos como un ejemplo de
oprobio. ¡Insensatos de nosotros! Su te­
nor de vida nos parecia una necedad, y
su muerte una ignominia; mirad cómo
X C V III COMUN DE UN M ARTIR

son contados en el número de los hijos


de D io s, y cómo su suerte es estar con
los Santos.»
Puede también ser la Epístola de San P ablo á
Tim oteo, Acuérdate, efe como en la segunda Misa
de un M ártir no Pontífice, Laetabitur, etc.

A leluya, aleluya. {Salmo 83 .) Los


cielos celebrarán tus maravillas, como
también tu verdad en la congregación de
los Santos. Aleluya.
y . T ú pusiste, oh Señor, sobre su
cabeza una corona de piedras preciosas.
Aleluya.
88 CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN

SAN JUAN. (C. 15 , V. I.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y
mi Padre es el labrador. Todo sarmien­
to que en mí, que soy la vid, no lleva
fruto, le cortará; y á todo aquel que die­
re fruto, le podará para que dé mas fru­
to. Y a vosotros estáis limpios, en virtud
de la doctrina que os he predicado. Per­
maneced en mí, que yo permaneceré en
vosotros. Al modo que el sarmiento no
puede de suyo producir fruto, si no está
unido con la vid, así tampoco vosotros,
EN TIEM PO PASCUAL. XCIX

si no estáis unidos conmigo. Y o soy la


vid, vosotros los sarmientos; quien está
unido, pues, conmigo, y yo con él, ese da
mucho fruto; porque sin mí nada podéis
hacer. E l que no permanece en mí, será
echado fuera como el sarmiento inútil , y
se secará, y le cogerán, y arrojarán al
fuego, y arderá. A l contrario, si perma-
neceis en mí, y mis palabras permanecen
en vosotros, pedireis lo que quisiéreis, y
se os otorgará.»
Ofertorio. (Salmo 88.) Los cielos ce­
lebran, Señor, tus maravillas, como tam­
bién tu verdad en la congregación de los
Santos. Aleluya.
Para mi M ártir Pontífice.

Secreta. Recibe, Señor, con benigni­


dad las hostias que te ofrecemos por los
méritos de tu bienaventurado Mártir y
Pontífice JV..... . y concédenos llegar al
descanso sempiterno. Por, ctc.
Otra Secreta para un M ártir Pontífice.

Santifica, oh Señor, los dones que te


dedicamos, y por los mismos atiéndenos
benigno, mediante la intercesión de tu
bienaventurado Mártir y Pontífice. N .....
Pornuestro Señor Jesucristo, etc.
c COMUM DE UN MÁRTIR

Para solo M ártir.

Secreta. Suplicárnoste, oh Señor, que


habiendo aceptado nuestros dones y
nuestras oraciones, nos purifiques con los
misterios celestiales,y nos oigas benigno.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oirá secreta para solo Mártir.

Sea acepta nuestra devocion, oh Se­


ñor, en tu presencia, y hágase saludable
á nosotros por los ruegos de aquel, en
cuya solemnidad la ejecutamos. Por, etc.
Comunión. [Salmo 63.) Alegrarse há
el justo en el Señor, y esperará en él; y
serán aplaudidos todos los de recto co-
razon.

Para un M ártir Pontífice.

Poscomunion. Renovados con la par­


ticipación del don sagrado,te suplicamos,
Señor Dios nuestro, que experimentemos
el efecto de la intercesión de tu biena­
venturado Mártir y Pontífice N ..... , cuyo
culto celebramos. Por nuestro Señor Je­
sucristo, etc.
EN TIEM PO PA S C U A L . CI

Otra Poscom union para un M ártir Pontífice.

Haz, Señor, que esta comunion nos


purifique de toda mancha; y que por la
intercesión de tu bienaventurado Mártir
y Pontífice N ..... , nos hagas participan­
tes del remedio celestial. Por nuestro
Señor Jesucristo, etc.
Para solo Mártir.

Poscomunion. Suplicárnoste, Señor


Dios nuestro, que así como nos congratu­
lamos en la conmemoracion de los Santos
por medio del oficio corporal, del mismo
modo nos alegremos con tu aspecto sem­
piterno. Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
Otra Poscomunion para solo Mártir.

Fortificados con la participación del


don sagrado, te suplicamos, Señor Dios
nuestro, que experimentemos el efecto de
la intercesión de tu bienaventurado Már­
tir N ..... , cuyo culto celebramos. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
C lI COMUN DE M ÁRTIRES

CO M U N D E M A R T IR E S
BN T IB U P O PASCUA!».

Introito. (Salmo 144.) Sancti tui, Domine.


oh Señor, todos tus
e n d íg a n t e ,
Santos; ellos publicarán la glo­
ria de tu reino. Aleluya, aleluya.
(Salmo id.) Ensalzarte hé,
oh Dios y Rey mió, y bendeciré tu san­
to nombre desde ahora y por los siglos
de los siglos.
j . Gloria al Padre, etc. Bendígante,
oh Señor, etc.

Para Mártires Pontífices.

Oración. Oh Dios, Señor, que nos sirva


de estímulo y defensa la festividad de tus
bienavenLurados Mártires y Pontífices
N ..... y N ......., y que su venerable inter­
cesión nos recomiende para contigo. Por
nuestro Señor J esucristo, etc.
P ara Mártires no Pontífices,

Oración. Oh Dios, que nos haces la


gracia de que celebremos el nacimiento al
cielo de tus Santos Mártires N ..... y N .......;
concédenos también que gocemos de su
EN TIEM PO PASCUAL. C III

compañía en la eterna bienaventuranza.


Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
Otra oracion para Mártires no Pontífices.

Oh Dios, que cada año nos alegras


con la suleinaidad de tus Santos Márti­
res N ..... y N ....... ; suplicárnoste nos con­
cedas propicio, que seamos estimulados
por los ejemplos de aquellos, cayos me­
recimientos nos llenan de alegría. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
LECCION DE LA PRIMERA EPÍSTOLA DE SAN PEDRO
APÓSTOL. (C. I, V. 3.)

Bendito sea el Dios y Padre de nues­


tro Señor Jesucristo, que por su gran
misericordia nos ha regenerado con una
viva esperanza de vida eterna , mediante
la resurrección de Jesucristo de entre los
muertos, para alcanzar algún dio, una he­
rencia incorruptible, y que no puede con­
taminarse, y que es inmarcesible, reser­
vada en los cielos para vosotros, á quie­
nes la virtud de Dios conserva por medio
de la fe, para haceros gozar de la salud,
que ha de manifestarse claramente en los
últimos tiempos. Esto es lo que debe
trasportaros de g o zo , si bien ahora, por
un poco de tiempo, conviene que seáis
CIV COMUN DE M ÁRTIRES

afligidos con varias tentaciones, para que


vuestra fe, probada de esta manera, y
mucho mas acendrada que el oro, que se
acrisola con el fuego, se halle digna de
alabanza, de gloria y honor en la venida
manifiesta de nuestro Señor Jesucristo
para juzgaros .
Aleluya, aleluya. Tus Santos,
Señor, florecerán como el lirio; y serán
tan agradables á tu presencia como el
olor del bálsamo. Aleluya.
J . (Salmo 115.) De gran precio es
á los ojos del Señor la muerte de los
Santos. Aleluya.
® C O N T IN U A C IO N DEL SA.NTO E V A N G E L IO SEGUN
SAN JU AN . (C. 15, II. .5.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «Yo soy la vid, vosotros los
sarmientos: quien está unido, pues, con-
migo, y yo con él, ese da mucho fruto,
porque sin mí nada podéis hacer. El que
no permanece en mí, será echado fuera
como el sarmiento inútil, y se secará, y
le cogerán, y arrojarán al fuego, y arde­
rá. A l contrario, si permaneceis en mí, y
mis palabras permanecen en vosotros,
pedireis lo que quisiéreis, y se os otor­
gará. Mi Padre queda glorificado en que
EN TIEM PO PASCUAL. CV

vosotros l l e v e i s mucho fruto, y seáis ver­


daderos discípulos mios. Al modo que mi
Padre me amó, así os he amado yo. Per­
severad en mi amor. Si observáreis mis
preceptos, perseverareis en mi amor, así
como yo también he guardado 'los pre­
ceptos de mi Padre, y persevero en su
amor. Estas cosas os he dicho, á fin de
que, observándolas fielmente , os gocéis en
el gozo mió, y vuestro gozo sea com­
pleto.»
Ofertorio. [Salmo 37.) Alegraos, oh
justos, y regocijaos en el Señor, y glo­
riaos en él vosotros, todos los de recto
corazon. Aleluya, aleluya.

Para Mártires Pontífices.

Secreta. Atiende,*oh Señor, á las sú­


plicas, que en la conmemoracion de tus
Santos te ofrecemos, para que los que
no tenemos confianza en nuestra justicia,
seamos ayudados con los méritos de
aquellos que supieron complacerte. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.

Para Mártires no Pontífices.

Seoreta. T e ofrecemos, Señor, los


dones de nuestra devocion, los cuales
CVI COMUN DE M ÁRTIRES

séante gratos en honor de tus Santos, y


á nosotros saludables por tu misericordia.
Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
Otra Secreta para Mártires no Pontífices.

Rogárnoste, oh Señor, te aplaques


con los dones ofrecidos, y por la interce­
sión de tus Santos Mártires N ..... y N .......,
defiéndenos de todos los peligros. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
Comunion. (Salmo 32.) Regocijaos,
oh justos, en el Señor, aleluya: á los rec­
tos de corazon es á quienes les está bien
el alabarte. Aleluya.

Para Mflrtires Pontífices.

Poscomunion. T e suplicamos, oh Se­


ño r, ya que nos vemos satisfechos con los
misterios saludables, que seamos ayu­
dados con las oraciones de aquellos cuya
solemnidad celebramos. Por nuestro Se­
ñor Jesucristo, etc.

Para Mártires no Pontífices.

Poscomunion. Suplicárnoste, oh Se­


ñor, nos concedas, por la intercesión de
tus Santos Mártires N ..... y N ........ que
lo que hemos tomado por la boca, lo re­
EN TIEM PO PASCUAL. CVII

cibamos con una alma pura. Por nues­


tro Señor Jesucristo, etc.
Otra Poscomunion para Mártires no Pontífices.

H az, oh Señor, que esta comunion


nos purifiqúe de toda mancha; y por la
intercesión de tus Santos Mártires N .....
y N ..... , nos hagas participantes del re­
medio celestial. Por, etc.

— —

OTRA E P IS T O L A Y O T R O E V A N G E L IO

PARA EL COMUN DE MÁRTIRES EN TIEMPO PASCUAL.

LECCION DEL LIBRO DEL APOCALIPSI DE SAN JUAN.


(C. 19, V. I . )

Déspues de estas cosas, yo Juan, oí


en el cielo como una voz de muchas gen­
tes que decían: Aleluya: la salvación y
la gloria, y el poder son debidos á nuestro
Dios; porque verdaderos son y justos
sus juicios, pues ha condenado á la gran
ramera, la cual estragó la tierra con su
prostitución, y ha vengado la sangre de
sus siervos derramada por las manos de
ella; y segunda vez repitieron: Aleluya.
Y el humo de ella ó de su incendio está su­
C V III COMUN DE M ÁRTIRES

biendo por los siglos de los siglos; no se


acabará jamás. Y los veinticuatro ancia­
nos, y los cuatro animales, se postraron,
y adoraron á Dios que estaba sentado en
el solio, diciendo: Amen. Aleluya. Y del
solio salió una voz que decia: Alabad á
nuestro Dios todos sus siervos, y los que
le temeis, pequeños y grandes. Y oí una
voz como de gran gentío, y como el rui­
do de muchas aguas, y como el estampi­
do de grandes truenos, que decia: Alelu­
ya; porque tomó ya posesion del reino
el Señor Dios nuestro todopoderoso. G o­
cémonos y saltemos de júbilo, y démosle
la gloria, pues son llegadas las bodas del
Cordero, y lalglesia su esposa se ha pues­
to de gala. Y se le ha dado se vista de
tela de lino finísimo, brillante y blanco.
Cuya tela finísima de lino son las virtu­
des de los Santos. Y díjome el Angel: E s­
cribe: Dichosos los que son convidados
á la cena de las bodas del Cordero.
51 C O N T IN U A C IO N D 3L SANTO E V A N G E LIO SE U U N
SAN JU AN . (C. l 6 , V. 2 0 .)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus


discípulos: «En verdad, en verdad os di­
go, que vosotros llorareis y plañiréis,
mientras el mundo se regocijará; os con­
EN TIEM PO PASCUAL. CIX

tristareis, pero vuestra tristeza se con­


vertirá en gozo. L a mujer en los dolo­
res de parto está poseida de tristeza,
porque le vino su hora; mas una vez que
ha dado á luz un infante, ya no se acuer­
da de su angustia, con el gozo que tiene
de haber dado un hombre al mundo. Y
así vosotros al presente, á la verdad, pa~
dcccis tristeza, pero yo volveré á visita­
ros, y vuestro corazon se bañará de gozo,
y nadie os quitará vuestro gozo.»
R n las siguientes Misas de Común de Confeso­
res y Vírgenes y demás festividades, en el tiempo
Pascual, todo se dirá como en ellas está espresado,
soto que en el Introito, antes del Salmo se añadirán
dos Aleluyas, y una al fin a l del Ofertorio y Comu­
nión, sino la tienen. Y omitido el Gradual, se dirán
dos versículos con cuatro A leluyes como en las mis­
mas se anotan.
CX COMUN DE CONF. POMT.

CO M U N D E C O N F E S O R P O N T IF IC E .

( p r i m e r a m i s a .)

Introito. (E c l. 45.) Staíuit.


Señor hizo con él un pacto de
paz y le constituyó Príncipe, ad-
judicándole para siempre la dig-
nidad Sacerdotal.
(Salmo 131.) Acuérdate de David,
olí Señor, y de toda su gran mansedum­
bre.
y. Gloria al Padre, etc. E l Señor hi­
zo, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh Dios todo­
poderoso, nos concedas, que la venera­
ble solemnidad de tu bienaventurado
Confesor y Pontífice N ..... . nos aumen­
te la devocion y el deseo de nuestra salva­
ción. Por nuestro Señor Jesucristo, etc.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.

{Ecl. C. 44, V. 16, y C. 45, V. 2.)

Hé aquí el gran Sacerdote que agra­


dó á Dios en los dias de su vida, y fué
hallado justo, y en el tiempo de la ira
vino á ser instrumento de reconciliación.
No tuvo semejante en la observancia de
COMUN DE CONF. PONT. CXI

la ley del Altísimo. Por eso juró el Se­


ñor darle gloria en su descendencia. L e
dió la bendición de todas las naciones, y
confirmó su pacto sobre su cabeza. R e­
conocióle con sus bendiciones, conservó
para con él su misericordia, y encontró
gracia ante los ojos del Señor. Glorificó­
le en presencia de los reyes, y le dió la
corona de la gloria. Asentó con él un pac­
to eterno, y dióle el sacerdocio de la na­
ción, y le llenó de felicidad y gloria. A él
fué concedido el ejercer las funciones del
Sacerdocio, y cantar alabanzas en su
nombre, y ofrecerle incienso digno en
olor de suavidad.
Gradual. (R cl. 44.) Hé aquí el gran
Sacerdote que agradó í Dios en los dias
de su vida. *
5¡'. No tuvo semejante en la obser­
vancia de la ley del Altísimo.
Aleluya, aleluya, f . (Salmo iog). T ú
eres Sacerdote sempiterno según el ór-
den de Melchisedech. Aleluya.
E k tiempo Pascual se omite ol Gradual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo 109.) T ú


eres Sacerdote sempiterno según el ór-
den de Melchisedech. Aleluya.
CXII COMUN DB CONF. PONT.

f. Este es el Sacerdote á quien co­


ronó el Señor. Aleluya.
Qjl C O N TIN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E LIO SEGUN
SAN M ATEO. ( C. V. 14.)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Un hombre,
yéndose á lejanas tierras, convocó á sus
criados, y los entregó sus bienes, dándo­
le al uno cinco talentos, á otro dos, y
uno solo á otro, á cada uno según su ca­
pacidad, y marchóse inmediatamente. E l
que recibió cinco talentos, fué, y nego­
ciando con ellos, sacó de ganancia otros
cinco. De la misma suerte, aquel que ha­
bía recibido dos ganó otros dos. Mas el
que recibió uno fué é hizo un hoyo en la
tierra y escondió el dinero de su Señor.
Pasado mucho tiempo volvió el amo de di­
chos criados, y llamólos á cuentas. L lega­
do el que habia recibido cinco talentos,
presentóle otros cinco, diciendo: Señor,
cinco talentos me entregaste, hé aquí otros
cinco quehe ganado con ellos. Respondió­
le su amo: Muy bien, siervo bueno, siervo
diligente y leal, ya que has sido fiel en lo
poco, yo te confiaré lo mucho; ven á. to­
mar pai te en el gozo de tu Señor. L le ­
góse despues el que habia recibido dos
COMUN DE CONF. PONT. C XIII

talentos, y dijo: Señor, dos talentos me


diste, aquí te traigo otros dos, que lie
granjeado con ellos. Díjole su amo: Muy
bien, sierro bueno, y pues has sido fiel en
pocas cosas, yo te confiaré muchas mas;
ven á participar del gozo de tu Señor.
Ofertorio. (Salmo 88.) Hallé á D a ­
vid siervo mió; ungíle con mi óleo sagra­
do: mi brazo le protegerá, y fortalecerle
há mi brazo.
Secreta. T e rogamos, Señor, que nos
alegren en todas partes tus Santos, para
que mientras reverenciamos sus méritos,
esperimentemos su patrocinio. Por, etc.
Conranion. (L uc. 12.) Administrador
fiel y prudente, á quien su amo constitu­
ye mayordomo de su familia, para disLri-
buir á cada uno á su tiempo la medida
de trigo correspondiente.
Poscomunion. Suplicárnoste, oh Dios
todopoderoso, que, dándote gracias por
los dones recibidos, recibamos superiores
beneficios por la intercesión de tu bien­
aventurado Confesor y Pontífice N .....
Por, etc.
CJXIV COMUN DE CONF. PONT.

D E UN C O N F E S O R P O N T ÍF IC E .

(SEOUNDA M ISA.)

Introito. (Salmo 131.) Sacerdotes tui.


e v í s t a n s e de justicia tus Sacer­

dotes, y regocíjense tus Santos;


por amor de David, siervo tuyo,
no apartes tu rostro de tu ungido.
(Salmo id.) Acuérdate de D a vid , oh
Señor, y de toda su gran mansedumbre.
y . Gloria al Padre, etc. Revístanse
de justicia, etc.
Oración. Pedírnoste, Señor, que oi­
gas las súplicas que en la solemnidad de
tu bienaventurado Confesor y Pontífi­
ce N ..... te hacemos, para que nos ab­
suelvas de todos los pecados por la in­
tercesión de aquel que mereció servirte
dignamente. Por nuestro Señor Jesu­
cristo, etc.

LECCION DE LA BPÍSTOLA DE SAN PABLO Á LOS


HEBREOS. (C. 7, V. 23.)

Hermanos: Además aquellos Sacer­


dotes fueron muchos, porque la muerte
les impedia que durasen siempre; mas
Jesús, como siempre permanece, posee
COMUN DE COKF. PONT. CXV

eternamente el sacerdocio. De aquí es


que puede perpétuamente salvar á los
que por medio snvo se presentan á Dios,
como que está siempre vivo para inter­
ceder por nosotros. A la verdad, tal como
este nos convcnia que fuese nuestro Pon­
tífice, santo, inocente, inmaculado, se­
gregado de los pecadores ú*de todo pecado ,
y sublimado sobre los cielos; el cual no
tiene necesidad, como los demás Sacer­
dotes, de ofrecer cada dia sacrificios, pri­
meramente por sus pecados, y despues
por los del pueblo; porque esto lo hizo
una vez sola , ofreciéndose á sí mismo Je­
sucristo Señor nuestro.
Gradual. (Salmo 131.) Revestiré á
sus Sacerdotes de santidad, y sus Santos
saltarán de júbilo.
Aquí haré florecer el cetro de D a ­
vid; preparada tengo una antorcha á mi
ungido.
Aleluya, aleluya. (Salmo iog.) Ju­
ró el Señor, y no se arrepentirá; tú eres
Sacerdote sempiterno segun el órden de
Melchisedech. Aleluya.
E n tiempo pascual se omite el Gradual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya, f . (Salmo 109.) Ju­


CXVI COMUN DE CONF. PONT.

ró el Señor, y no se arrepentirá; tú eres


Sacerdote sempiterno según el órden de
Melchisedech. Aleluya.
(E c c l . 45.) L e amó el Señor, y
le adornó y vistió con la estola de la glo­
ria. Aleluya.
gg CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C. 24, V. 42.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «Velad, pues, vosotros, ya que
no sabéis á qué hora ha de venir vuestro
Señor. Estad ciertos que si un padre de
familia supiera á qué hora le habia de
asaltar el ladrón, estada seguramente en
vela, y no dejaría minar su casa. Pues
asimismo estad vosotros igualmente aper­
cibidos; porque á la hora que menos
penseis, ha de venir el Hijo del hombre.
¿Quién pensáis que es el siervo fiel y
prudente, constituido por su Señor mayor­
domo sobre su familia para repartir á
cada uno el alimento á su tiempo? Biena­
venturado el tal siervo, á quien, cuando
venga su Señor, le hallare cumpliendo
así con su obligación. En verdad os digo,
que le encomendará el gobierno de toda
su hacienda.»
Ofertorio. (Salmo 88.) M i.verdad y
COMUN DE CONF. PONT. CXVII

mi misericordia con el justo; y en mi


nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. T e suplicamos, Señor, que
nos haga aceptos á tu Majestad la so­
lemnidad anual de tu Santo Confesor y
Pontífice iV..... , á fin de que por estos
oficios de piadosa pacificación reciba él
aumento de gloria, y á nosotros nos al­
cancen los dones de tu gracia. Por, etc.
Conmnion. (Mat. 24.) Bienaventu­
rado el tal siervo, á quien, cuando venga
su Señor, le hallare así velando; en ver­
dad os digo, que le encomendará el go­
bierno de toda su hacienda.
Poscomunion. Oh Dios, remunerador
de las almas fieles; haz que consigamos
el perdón de nuestros pecados por la in­
tercesión de tu bienaventurado Confesor
y Pontífice N ..... , cuya venerable festi­
vidad celebramos. Por nuestro Señor
Jesucristo, etc.
C X Y III COMUN DE CONF. PONT.

O T R A S E P ÍS T O L A S Y E V A N G E L IO S
P A R A C O N F E SO R P O U T ÍflC E .

LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO A LOS


HEBREOS. (C. 5 , V. I.)

Hermanos: Todo Pontífice entresa­


cado de los hombres, es puesto para be­
neficio de los hombres en lu que mira á
el culto de Dios, á fin de que ofrezca dones
y sacrificios por los pecados; el cual sepa
sobrellevar y condolerse de aquellos que
ignoran y yerran, como quien se halla
igualmente rodeado de miserias; y por
esta razón debe ofrecer sacrificio en des­
cuento de los pecados, no menos por los
suyos propios que por los del pueblo. Ni
nadie se apropia esta dignidad, si no es
llamado de Dios, como Aaron.
le c c ió n nrc i.a p.pfsrnr.A dr san p a r i.0 A
I.OS HF.URF.OS. (C. 13, II. 7.)

Hermanos: Acordaos de vuestros Pre­


lados, los cuales os han predicado la pa­
labra de Dios; cuya fe habéis de imitar,
considerando el fin dichoso de su vida.
Jesucristo, el mismo que ayer es hoy, y
lo será por los siglos de los siglos. No os
COMUN DE CONF. PONT. CX1X

dejeis despues descaminará llevar de aquí


allá por doctrinas diversas y extrañas. L o
que importa saber sobre todo es fortale­
cer el corazon con la gracia ds Jesucristo ,
no con las viandas aquellas que de nada
sirvieron por sí solas á los que andaban
vanamente confiados en ellas. Tenemos un
altar, ó tina víctima divina, del que no pue­
den comer los que sirven al tabernáculo;
porque los cuerpos de aquellos animales,
cuya sangre ofrece por el pecado el Pon­
tífice en el Santuario, son quemados en­
teramente fuera de los alojamientos ó de
la poblacion. Que aun por eso Jesús, para
santificar al pueblo con su sangre, pade­
ció fuera de la puerta de la ciudad . S a l­
gamos, pues, á 61 fuera de la ciudad 6
alojamientos, y sigámosle cargados con su
improperio. Puesto que no tenemos aquí
ciudad fija, sino que vamos en busca de
la que está por venir. Ofrezcamos, pues,
á Dios por medio de él, sin cesar, un sa­
crificio de alabanza, es á saber, el fruto
de labios que bendigan su santo nombre.
Entre tanto no deis en olvido el ejercer
la beneficencia, y el repartir con otros
vuestros bienes; porque con tales ofren­
das se gíina la voluntad de Dios. Obede­
ced á vuestros Prelados, y estadles su­
cxx COMUN DE CflN F. PONT.

misos, ya que ellos velan, como que han


de dar cuenta i Dios de vuestras almas.

03 CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN LUCAS. (C. I I , V. 3 3 .)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus


discípulos: «Nadie enciende una candela
para ponerla en un lugar escondido, ni
debajo de un celemin, sino sobre un can-
delero, para que los que entran vean la
luz. Antorcha de tu cuerpo son tus ojos.
Si tu ojo estuviere puro y sano, todo tu
cuerpo será alumbrado; mas si estuviere
dañado, también tu cuerpo estará lleno
de tinieblas. Cuida pues de que la luz
que hay en ti, no sea 6 no se convierta en
tinieblas. Porque si tu cuerpo estuviese
todo iluminado, sin parte alguna oscura,
Lodo lo demás será luminoso, y como an­
torcha luciente te alumbrará.»
Qjl C O N T IN U A C IO N DEL SAN TO E V A N G E L IO SE G U N
SAN LU C A S. (C. IO , V . I . )

En aquel tiempo: Eligió el Señor


otros setenta y dos discípulos y los envió
delante de él, de dos en dos, por todas
las ciudades y lugares á donde habia de
venir él mismo. Y les decia: «La mies á
la verdad es mucha, mas los trabajado­
COMUN DE CONF. PONT. CXXI

res pocos. Rogad pues al dueño de la


mies que envie obreros á su mies. Id vos­
otros. Hé aquí que yo os envió á predi­
car como corderos entre lobos. No lleveis
bolsillo, alforja, ni zapatos, ni os paréis
á saludar á nadie por el camino. A l en­
trar en cualquier casa, decid ante todas
cosas: L a paz sea en esta casa, que sien
ella hubiere algún hijo de la paz, des­
cansará vuestra paz sobre él; donde no,
volverá á vosotros. Y perseverad en aque­
lla misma casa, comiendo y bebiendo de
lo que tengan, pues el que trabaja me­
rece su recompensa. No andéis pasando
de casa en casa. En cualquiera ciudad
que entráreis, y os hospedaren, comed lo
que os pusieren delante, y curad á los
enfermos que en ella hubiere, y decidles:
el reino de Dios está cerca de vosotros.»
Qj C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E LIO SEGUN
SAN MARCOS. (C. 13, V. 33.)

E n aquel tiempo, dijo Jesús ásus dis­


cípulos: «Estad pues alerta, velad y orad,
ya que no sabéis cuándo será el tiempo.
A la manera de un hombre, que saliendo
á un viaje largo dejó su casa, y señaló á
cada uno de sus criados lo que debia ha­
cer, y mandó al portero que velase. V e­
CXXII COMUN DE DOCTORES.

lad pues también vosotros (porque no sa­


béis cuando vendrá el dueño de la casa;
si á la tarde, ó á la media noche, ó al can -
to del gallo, ó al amanecer), no sea que
viniendo de repente, os encuentre dormi­
dos. En fin, lo que á vosotros os digo, á
todos lo digo: Velad.»

CO M U N D E D O C T O R E S.

Introito. {Ecl. 15.) In medio.


n medio de la Iglesia le abrirá la
(3 boca, llenándole de espíritu de
a sabiduría y de inteligencia, y
revistiéndole de un manto de
gloria.
(Salmo 9T.) Bueno es tributar ala­
banzas al Señor, y salmeará tu nombre,
oh Altísimo.
y. Gloria al Padre, etc. En medio de
la Iglesia, etc.
Oración. Oh Dios, que hiciste al bien­
aventurado N .......ministro de la salvación
eterna de tu pueblo; suplicárnoste nos
concedas, que merezcamos tener por in­
tercesor en los cielos, al que tuvimos por
doctor de la vida en la tierra. Por, etc.
COMUN T)R nOr.TORRS. CXXIII

LECCION DE LA 3PÍS T0LA SEGUNDA DE SAN P.**BLO k


TIMOTEO. (C. 4, V. I . )

Carísimo: T e conjuro pues delante de


Dios y de Jesucristo, que ha de juzgar
vivos y muertos al tiempo de su venida
y de su reino: predica la palabra de Dios
con toda fu zrza y valentía, insiste con oca­
sión y sin ella; reprende, ruega, exhorta
con toda paciencia y doctrina. Porque
vendrá tiempo en que los hombres no po­
drán sufrir la sana doctrina, sino que,
teniendo una comezon extremada de oir
doctrinas que lisonjean las pasiones, recur­
rirán á una caterva de doctores propios
para satisfacer sus desordenados deseos;
y cerrarán su oido á la verdad, y los apli­
carán á las fábulas. T ú entre tanto vigi­
la en todas las cosas de tu ministerio, so­
porta las aflicciones, desempeña el oficio
de evangelista, cumple todos los cargos de
tu ministerio. Vive con templanza. Que
yo ya estoy á punto de ser inmolado, y se
acerca el tiempo de mi muerte. Comba­
tido hé con valor; he concluido la carre­
ra; he guardado la fe. Nada me resta si­
no aguardar la corona de justicia que me
está reservada, y que me dará el Señor
en aquel dia como justo juez; y no solo á
CXXIV COMUN DE DOCTORES.

mí, sino también á los que llenos de f e de­


sean su venida.
Gradual. ( Salmo 36.) L a boca del
justo derramará sabiduría, y su lengua
hablará j uiciosamcnte.
L a ley de su Dios la tiene en me­
dio de su corazon, y andará con firmes
pasos.
Aleluya, aleluya, y . (Ecl. 45.) E l
Señor amó al justo, le adomó y vistió
con la estola de su gloria. Aleluya.
E n tiempo Pascual se emite el Gradual y se
dice:

Aleluya, aleluya, y . (E cl. 45.) E l


Señor amó al justo, le adornó y vistió
con la estola de su gloria. Aleluya.
f. (Oseas 14.) E l justo brotará co­
mo el lirio; y florecerá eternamente an­
te el Señor. Aleluya.

Qj C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E LIO 3EGUN


SAN M ATE O . (C. 5, V. 13.)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus


discípulos: «Vosotros sois la sal de la tier­
ra. Y si la sal se hace insípida, ¿con qué
se le volverá el sabor? Para nada sirve ya,
sino para ser arrojada y pisada de las gen­
tes. Vosotros sois la luz del mundo. No
COMUN DE DOCTORES. CXXV

se puede encubrir una ciudad edificada


sobre un monte; ni se enciende una luz
para ponerla debajo de un celemín, sino
sobre un candelera, á fin de que alumbre
á todos los de la. casa. Brille así vuestra
luz ante los hombres, de manera que
vean vuestras buenas obras, y glorifiquen
á vuestro Padre que está en los ciclos.
No penseis que yo he venido á destruir
la doctrina de la ley ni de los Profetas: no
he venido á destruirla, sino á darle su
cumplimiento. Que con toda verdad os
digo, que antes faltará el cielo y la tier­
ra que deje de cumplirse perfectamente
cuanto contiene la ley, hasta una sola jota
6 ápice de ella. Y así, el que violare uno
de estos mandamientos, por mínimos que
parezcan, y enseñare á los hombres á ha­
cer lo mismo, será tenido por el mas p e­
queño, estoes por nulo , en el reino de los
cielos; pero el que los guardare y enseña­
re, ese será tenido por grande en el reino
de los cielos.»
Credo....

Ofertorio. {Salmo 91.) Florecerá co­


mo la palma el varón justo, y descollará
cual cedro del Líbano.
Secreta. No nos falte, Señor, la pía-
CXXVI COMUN DE DOCTORES.

dosa intercesión de tu Santo N ..... , para


que no solo te haga aceptos nuestros do­
nes, sino que nos alcance siempre el per-
don de nuestros pecados. Por, etc.
Comuuion. (L u c . 12.) Administra­
dor fiel y prudente, á quien su amo cons­
tituyó mayordomo de su familia, para
distribuir á cada uno á su tiempo la me­
dida de trigo correspondiente.
Poscomunion. Oh Señor, para que tus
sacrificios nos den la salvación, sea nues­
tro intercesor tu bienaventurado Confe­
sor é insigne Doctor N ..... Por, etc.

O T R A E P IS T O L A P A R A D O C T O R E S.

LE C C IO N DRT. T.1BRD P E LA SA B ID U R ÍA .
(E cl. 39, 7). 6.)

E l justo, despertándose muy de ma­


ñana, dirigirá su corazon al Señor que le
crió, y se pondrá en oracion en la pre­
sencia del Altísimo. Abrirá su boca para
orar y pedirá perdón de sus pecados. Que
si aquel gran Señor quisiere, le llenará
del espíritu de inteligencia, y derramará
sobre él, como lluvia, máximas de su sa­
COMUN DE CONF. NO PONT. CXXVII

biduría; y en la oracion dará gracias al


Señor, y pondrá en práctica sus consejos
y documentos, y meditará sus ocultos ju i­
cios. E xpon drá públicamente la doctri­
na que ha aprendido, y pondrá su gloria
en la ley del Testamento del Señor. C e­
lebrarán muchos su sabiduría, la cual
nunca jamás será olvidada. No perecerá
su memoria, y su nombre será repetido
de generación en generación. L as nacio­
nes pregonarán su sabiduría, y la Iglesia
celebrará sus alabanzas.

COMUN D E CONFESOR NO PONTIFICE.


( p r im e r a m i s a .)

Introito. (Salmo 36.) O sjusti.


A boca del justo derramará sabi­
duría, y su lengua hablará ju i­
ciosamente; la ley de su Dios
la tiene en medio del corazon.
(Salmo id.) No envidies á los malig­
nos, ni tengas celos de los que obran la
iniquidad.
y. Gloria al Padre, etc. L a boca del-
justo, etc.
Oracion. Oh Dios que nos alegras con
CXXVIII COMUN DE CONF. NO PONT.

la festividad anual de tu bienaventurado


Confesor N ..... ; concédenos propicio, que
imitemos las acciones de aquel cuyo na­
cimiento al cielo celebramos. Por nues­
tro Señor Jesucristo, etc.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.


(E cl. 3r, v. 8.)

Bienaventurado el hombre que es ha­


llado sin culpa, y que no anda tras del
oro, y no pone su esperanza en el dinero
yen los tesoros. ¿Quién es este y le elo­
giaremos? Porque él ha hecho cosas ad­
mirables en su vida. E l fué probado por
medio del oro, y hallado perfecto; por lo
que soportará gloria eterna. E l podia pe­
car, y no pecó; hacer mal, y no lo hizo;
por eso sus bienes están asegurados en
el Señor, y celebrará sus limosnas toda
la congregación de los Santos.
Gradual. (Salmo 91.) Florecerá co­
mo la palma el varón justo, y cual cedro
del Líbano se multiplicará en la casa
del Señor.
7. Para anunciar por la mañana tu
misericordia, ch Señor, y tu verdad por
la noche.
Aleluya, aleluya, y . (Sant. 1.) Bien­
aventurado aquel hombre que sufre la
COMUN DE CONF. NO PONT. CXXIX

tentación; porque despues que fuere pro­


bado, recibirá la corona de la vida. A le­
luya.
E n tiempo pascual se omite el Gradual, y eit su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Sant. i .) Biena­


venturado aquel hombre que sufre la ten­
tación, porque despues que fuere proba­
do, recibirá la corona de vida. Aleluya.
(E cl. 45.) E l Señor le amó, le ador­
nó y vistió con la estola de la gloria.
Aleluya.

® CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN LUCAS. (C. 12, V. 35.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «Estad con vuestras ropas ce­
ñidas á la cintura, y tened en vuestras
manos las luces ya encendidas, prontos á
servir á vuestro Señor, y sed semejantes á
los criados que aguardan á su amo cuan­
do vuelve de las bodas, á fin de abrirle
prontamente, luego q.ue llegue y llame
á la puerta. Dichosos aquellos siervos, á
los cuales el amo al venir encuentra así
velando; en verdad os digo, que arrega­
zándose él su vestido, los hará sentar á
la mesa, y se pondrá á servirles. Y si vie­
CXXX COMUN DE CONF. NO PONT.

ne á la segunda vela, ó viene á la terce­


ra, y los halle así prontos, dichosos son
tales criados. Tened esto por cierto, que
si el padre de familia supiera á qué hora
habia de venir el ladrón, estaría cierta­
mente velando, y no dejaria que le hora­
dasen ó forzasen la casa. Así vosotros, es­
tad siempre prevenidos, porque á la hora
que menos penseis, vendrá el Hijo del
hombre.»
Ofertorio. (Salmo 88.) Mi verdad y
mi misericordia con el justo; y en mi
nombre será ensalzada su fortaleza.
Secreta. Ofrecérnoste, Señor, hostias
de alabanza en conmemoracion de tus
Santos, porvcuya intercesión confiamos
ser libertadójj de los males presentes y
futuros. Por, etc.
Comunión. (Mal. 24.) Bienaventu­
rado el tal siervo, á quien cuando venga
su Señor, le hallare así velando; en ver­
dad os digo, que le encomendará el go­
bierno de toda su hacienda.
Foscoiminion. Reparados con la comi­
da y bebida celestial,'te rogamos humil­
demente, oh Dios nuestro, que seamos
fortalecidos con los ruegos de aquel, en
cuya conmemoracion los hemos percibi­
do. Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
COMUN DE CONF. NO PONT. CXXXI

D E UN C O N F E S O R N O P O N T ÍF IC E .
(S B G U N O A « I S A .)

Introito. (Salmo gi.) jfustus utpalm a.


PLoreckká como la palma el varón
justo, y descollará cual cedro
del L íb an o, plantado en la ca ­
sa del Señor, en los átrios de la
casa de nuestro Dios.
(Salmo id.) Bueno es tributar alaban­
zas al Señor, y salmear á tu nombre, oh
Altísimo.
jtf. Gloria al Padre, etc. Florecerá
como, etc.
Oración. Atiende, Señor, á las súpli­
cas que te hacemos en la festividad de
tu bienaventurado Confesor N ..... . para
que los que no tenemos confianza eu
nuestros merecimientos, seamos ayuda-
dos con los ruegos de aquel que supo com­
placerte. Por, etc.
LECCION DE LA SEGUNDA EPÍSTOLA DE SAN PABLO
Á. LOS CORINTHIOS. ( C . 4, V. 9 .)

Hermanos: Estamos sirviendo de es­


pectáculo al mundo, á los Angeles y á
los hombres. Nosotros somos reputados
CXXXII COMUN DE CONF. NO PONT.

como unos necios por amor de Cristo;


mas vosotros sois lus prudentes en Cris­
to; nosotros flacos, vosotros fuertes; vos­
otros sois honrados, nosotros viles y des­
preciados. Hasta la hora presente anda­
mos sufriendo el hambre, la sed, la des­
nudez, los malos tratamientos, y no te­
nemos dónde fijar nuestro domicilio; y
nos afanamos trabajando con nuestras
propias manos: nos maldicen, y bende­
cimos; padecemos persecución, y la su­
frimos con paciencia; nos ultrajan, y re­
tornamos súplicas; somos, en fin, trata­
dos, hasta el presente, como la basura
del mundo, como la escoria de todo. No
os escribo estas cosas porque quiera son­
rojaros, sino que os amonesto como hi­
jos mios, muy queridos en nuestro Se­
ñor Jesucristo.
Gradual. (Salmo 36.) L a boca dél
justo derramará sabiduría, y su lengua
hablará juiciosamente.
y. L a ley de su Dios la tiene en me­
dio de su corazon, y andará con firmes
pasos.
Aleluya, aleluya. J . (Salmo m . )
Bienaventurado el hombre que teme al
Señor, y que toda su afición la pone en
cumplir sus mandamientos. Aleluya.
COMUN DE CONF. NO PONT. CXKXHI

E n tiempo pascual se omite el Gradual, en su


lugar se dice:

A le lu y a , aleluya. Jt. (Salmo n i . )


B ienaventurado el hombre que tem e al
Señor, y que toda su atención la pone
en cum plir sus m andam ientos. A le lu ya.
jh. (Oseas 14.) E l justo brotará co­
mo el lirio, y florecerá eternamente ante
el Señor. Aleluya.
Igg CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN LUCAS. (C. 12, V. 32.)

E n aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: No teneis que temer vosotros,
pequeña grey, porque ha. sido del agrado
de vuestro Padre celestial daros su reino
eterno. Vended, si es necesario, lo que po-
seeis, y dad limosna. Haceos unas bol­
sas que no se echen á perder; un tesoro
en el cielo que jamás se agota; adonde
no llegan los ladrones, ni roe la polilla.
Porque donde está vuestro tesoro, allí
estará vuestro corazcn.
Ofertorio. (Salmo 120.) Oh Señor,
én tu poder hallará el justo su alegría, y
saltará de extremo gozo por la salvación
que le has enviado; T ú le has cumplido
los deseos de su corazon.
Secreta. Suplicárnoste, oh Dios todo­
CXXXIV COMUN DE CONF. NO PONT.

poderoso, que la oblacion de nuestra hu­


mildad te sea agradable en honra de tus
Santos, y nos purifique tanto en el cuer­
po como en el alma. Por, etc.
Conmnion. (Mai. 19.) En verdad os
digo, que vosotros que habéis abandona­
do todas las cosas, y me habéis seguido,
recibiréis cien veces mas y poseereis la
vida eterna.
Poscomunion. Rogárnoste, oh Dios to­
dopoderoso, que los que hemos recibido
el alimento celestial, seamos por él for­
talecidos contra toda adversidad, me­
diante la intercesión de tu bienaventu­
rado Confesor N ..... Por, etc.

O T R A E P ÍS T O L A Y E V A N G E L IO
PARA CONFESOR NO PONTÍFICE.

LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO A L03


PHILIFENSES. (C. 3, V. 7.)

Hermanos: Aquellas cosas que antes


consideraba yo como ventajas mias, me
han parecido desventajas 6 pérdidas al
ponerlos ojos en Jesucristo. Y en verdad,
todo lo tengo por pérdida ó desventaja en
COMUN DE CONF. ÜO PONT. GXXXV

cotejo del sublime conocimiento de mi


Señor Jesucristo, por cuyo amor he per­
dido todas las cosas, y las miro como
basura, por ganar á Cristo, y en É l ha­
llarme, no con tener la justicia mia, la
cual es la que viene de la ley, sino aque­
lla que nace de la fe de Jesucristo, la
justicia que viene de Dios por la fe, á fin
de conocerle á El, esto es, á Cristo, y la
eficacia de su resurrección, y participar
de sus penas, asemejándome á su muer­
te; de modo que al cabo pueda arribar á
merecer la resurrección de los muertos:
no que lo haya logrado ya todo, ni llega­
do á la perfección de asemejarse á Cris­
to; pero yo sigo mi carrera, por ver si a l­
canzo aquello para lo cual fui destinado
6 llamado por Jesucristo.
® CONTINUACION D EL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN LUCAS. (C. ig, V. 12 .)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: «Un hombre de
ilustre nacimiento marchóse á una re­
gión remota para recibir la investidura
del reino, y volver con ella. Con cuyo
motivo, convocados diez de sus criados,
dióles diez marcos de plata, diciéndoles:
«Negociad con ellos hasta mi vuelta.» E s
CXXXVI COMUN DE CONF. NO PONT.

de saber que sus naturales le aborrecían;


y así despacharon tras de él embajado­
res, diciendo: «No queremos á ese por
nuestro rey.» Pero habiendo vuelto, re­
cibida la investidura, del reino, mandó
luego llamar á los criados á quienes ha­
bia dado su dinero, para informarse de
lo que habia negociado cada uno. Vino,
pues, el primero, y dijo: «Señor, tu mar­
co ha rendido diez marcos.» Respondió­
le: «Bien está, buen criado; ya que en
esto poco has sido fiel, tendrás mando
sobre diez ciudades.» Llegó el segundo,
y dijo: «Señor, tu marco ha dado de ga­
nancia cinco marcos.» Dijo asimismo á
éste: «Tú tendrás también el gobierno de
cinco ciudades.» Vino otro, y dijo: «Señor,
aquí tienes lu marco de piala, el cual he
guardado envuelto en un pañuelo; porque
tuve miedo de ti, por cuanto eres hom­
bre de un natural austero: tomas lo que
no has depositado, y siegas lo que no
has sembrado.» Dícele el amo: «Oh mal
siervo! por tu propia boca te condeno:
sabias que yo soy un hombre duro y aus­
tero, que me llevó lo que no deposité, y
siego lo que no he sembrado; ¿pues cómo
no pusiste mi dinero en el banco, para
que yo en volviendo lo recob rase con in­
COMUN • D E ABATÍF.S. CXXXVTI

tereses?» Por lo que dijo á los asistentes:


«Quitadle el marco y dádsele al que tie­
ne diez marcos.» Replicáronle: «Señor,
que tiene ya diez marcos.» Yo os decla­
ro, respondió Jesús , que á todo aquel que
tiene, dársele ha, y se hará rico; pero al
que no tiene, aun lo que parece que tiene
se le ha de quitar.»

M ISA P A R A A B A D E S.

Introito. {Salm o 36 ) Os ju s ti.


ja boca del justo derramará sabi­
duría, y su lengua hablará ju i­
ciosamente: la ley de su Dios la
tiene en medio del corazon.
(Salmo id.) No envidies la prosperi­
dad de los m alignos, ni tengas celos de
los que obran la iniquidad.
V. Gloria, etc. L a boca del justo
derramará, etc.
Oración. Suplicárnoste, Señor, que
la intercesión del bienaventurado Abad
N ..... nos recomiende para contigo, á
fin de que consigamos con su patrocinio
lo que no podemos con nuestros mereci*
mientos. Por nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
CXXXVIII COMUN DE ABADES.

L E C C IO N D E L L IB K U UB LA SAD ID U k I a .

(Eccl. 45, v. i.)

E l justo es amado de Dios y de los


hombres, cuya memoria se conserva en
bendición entre su pueblo. Hízole el Se­
ñor semejante en la gloria á los Santos,
y engrandecióle, é hízole terrible á los
enemigos;’y él con su palabra hizo cesar
las horrendas plagas. Glorificóle en pre­
sencia de los reyes; dióle preceptos 6
mandamientos que promulgase á su pue­
blo, y le mostró su gloria. Santificóle por
medio de su fe y mansedumbre, y esco­
gióle entre todos los hombres. Por eso
oyó á Dios y su voz; y le hizo D ios en­
trar dentro de la nube, donde cara á cara
le dió los mandamientos, y la ley de vida
y de ciencia.
Gradual. (Salmo 30.) Señor, te has
anticipado á él con bendiciones amoro­
sas; pusístele sobre la cabeza una coro­
na de piedras preciosas.
jfr. T e pidió vida, y tú le has conce­
dido alargar sus dias por los siglos de
los siglos.
Aleluya, aleluya. (Salmo 91.) F lo­
recerá como la palma el varón justo, y
COMUN DE ABADES. CXXXIX

descollará cual cedro del Líbano. Ale­


luya.
E n tiempo pascual ss omite el Gradual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo gr.) F lo ­


recerá como la palma el varón justo, y
descollará cual cedro del Líbano. A le­
luya.
j. (Oseas 14.) E l justo brotará co­
mo el lirio, y florecerá eternamente ante
el Señor. Aleluya.

® C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N G E L IO SE G U N

SAN M ATEO. (C. ig, V. 2 J . )

En aquel tiempo: D ijo Pedro á Je­


sús: «Bien ves que nosotros hemos aban­
donado todas las cosas, y te hemos se­
guido. ¿Cuál será, pues, nuestra recom­
pensa?» Mas Jesús le respondió: «En ver­
dad os digo, que vosotros que me habéis
seguido, en el dia de la resurrección uni­
versal, cuando el Hijo del hombre se sen­
tará en el solio de su Majestad, vosotros
también os sentareis sobre doce sillas,
y juzgareis á las doce tribus de Israel.
Y cualquiera que habrá dejado casa, ó
hermanos, ó hermanas, ó padre, 6 ma­
dre, ó esposa, hijos, ó heredades por cau­
CXL COMUN DE ABADES.

sa de mi nombre, recibirá cien veces -mas


en bienes mas sólidos, y poseerá despues la
vida eterna.»
Ofertorio. [Salmo 30.) T ú le has
cumplido, Señor, el deseo de su corazon
y no has frustrado los ruegos que for­
maron sus labios; pusístele sobre la ca­
beza una corona de piedras preciosas.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
estas hostias puestas sobre los sagrados
altares, nos sean, por las oraciones de
San N ..... Abad, provechosas para la
salvación. Por nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
Comunion. [Luc. 12.) Servidor fiel
y prudente, á quien su amo constituyó
mayordomo de su familia, para distri­
buir á cada uno á su tiempo la medida
de trigo correspondiente.
Poscoiiinmon. Protéjanos, Señor, la
intercesión de tu bienaventurado Abad
N ..... , juntamente con la percepción de
tu sacramento, para que no solo imite­
mos los ejemplos insignes de su vida,
sino que experimentemos los sufragios
de su intercesión. Por nuestro Señor Je­
sucristo, etc.
COMUN DE VIRGEN Y M ÁR TIR . CXLI

CO M U N D E U N A V ÍR G E N Y M AR TIR .
(prim era misa.)

Introito. (Salmo 118.) Loqucbar.


íjs^p*5;0 hablaba de tus testimonios de-
lante de los reyes, y no me aver-
gonzaba de ellos; y me recreaba
en tus preceptos, objeto de mi
amor.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin m ancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
Y. Gloría al Padre, etc. Y o hablaba
de tus testimonios, etc.
Oración. Oh Dios, que entre otras
maravillas de tu poder, diste fuerzas aun
al sexo nías frágil pa.ra que consiguiese
la victoria del martirio; concédenos pro­
picio, que los que celebramos la festivi­
dad de tu bienaventurada Virgen y Már­
tir N ..... , vayamos á ti siguiendo su
ejemplo. Por nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
LECCION DEL LIBRO DE LA. SABIDURÍA.
(E ccl, c. 51, V. I . )

T e glorificaré, oh Señor y Rey; á ti


alabaré, oh Dios, Salvador mió. Gracias
C X LII COMUN DE VÍRGEN Y M ÁR TIR .

tributaré á tu nombra, porque tú has


sido mi auxiliador y mi protector, y has
librado mi cuerpo de la perdición, y del
lazo de la lengua maligna, y de los la­
bios que urden la mentira; y delante de
mis acusadores te has manifestado mi
defensor. Y por tu gran misericordia, de
la cual tomas nombre, me has librado
de los leones que rugian, ya prontos á
devorarme; de las manos de aquellos que
buscaban cómo quitarme la vida; y del
tropel de diversas tribulaciones que me
cercaron; de la violencia de las llamas,
entre las cuales me vi encerrado, y así es
que en medio del fuego no fui abrasado;
del profundo seno del infierno ó sepulcro,
y de los labios impuros, y del falso testi­
monio; de un rey inicuo y de lengua in­
justa. Mi alma alabará al Señor hasta
la muerte, porque salvas á los que en
tí esperan, y loa libras de las manos de
las naciones enemigas, Señor Dios nues­
tro.
Gradual. (Salmo 44.) Amaste la ju s­
ticia y aborreciste la iniquidad.
T. Por eso te ungió, oh Dios, el Dios
tuyo con óleo de alegría.
Aleluya, aleluya. % (Salmo id.) Se­
rán presentadas al Rey las vírgenes que
COMUN DE V ÍRG E N Y M ÁR TIR . C X L III

han de formar el séquito de ella; ante tu


presencia serán traídas sus compañeras
con alegría. Aleluya.
E n tiempo pascual se omite el Gradual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya, jf. (Salmo 44.)


Serán presentadas al R ey las Vírgenes
que han de formar el séquito de ella:
ante tu presencia serán traídas tus com­
pañeras con alegría. Aleluya, jt. Con
esta tu gallardía y hermosura camina,
avanza prósperamente, y reina. Aleluya.

® C O N T IN U A C IO N D E I. SAN TO E V A N G E L IO SE G U N

SAN M A TE O . (C. V. I.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: «Semejante será
el reino de los cielos á diez Vírgenes,
que tomando sus lámparas, salieron á
recibir al esposo y á la esposa. De las
cuales cinco eran necias, y cinco pruden­
tes; pero las cinco necias, al coger sus
lámparas, no se proveyeron de aceite; al
contrario, las prudentes, junto con las
lámparas, llevaron aceite en sus vasijas.
Como el esposo tardase en venir, se ador­
mecieron todas, y al fin se quedaron dor­
midas. Mas llegada la media noche, se
CXLIV COMUN DE VÍRGEN Y M ÁRTIR.

oyó una voz que gritaba: «Mirad que vie­


ne el esposo, salid al encuentro.» Al pun­
to se levantaron todas aquellas Vírgenes,
y aderezaron sus lámparas. Entonces las
necias dijeron á las prudentes: «Dadnos
de vuestro aceite, porque nuestras lám­
paras se apagan.» Respondieron las pru­
dentes, diciendo: «No sea que este que
tenemos no nos baste para vosotras y
para nosotras; mejor es que vayais á los
que le venden, y compréis el que os ¿li­
ta.» Mientras iban estas á comprarle, v i­
no el esposo, y las que estaban prepara­
das, entraron con él á las bodas, y se
cerró la puerta. Al cabo vinieron también
las otras Vírgenes, diciendo: «¡Señor! ¡Se­
ñor! ábrenos.» Pero É l respondió y dijo:
«En verdad os digo, que no os conozco.»
Así que, velad vosotros, ya que no sa­
béis ni el dia ni la hora.»
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al rey las Vírgenes que han de
formar el séquito de ella: ante tu presen­
cia serán traídas sus compañeras con
fiestas y regocijos: al templo del Rey su
Señor serán llevadas.
Secreta. Recibe, Señor, los dones que
te ofrecemos en la solemnidad de tu
bienaventurada Virgen y Mártir N ..... .
COMUN DE V IRG E N V M Á R T IR . CXLV

con cuyo patrocinio confiamos ser libres


de todo mal. Por, etc.
Comunion. (Salmo 118.) Confundi­
dos sean los soberbios por los inicuos
atentados que han cometido contra mí:
entre tanto, yo meditaré tus mandamien­
tos y tus justas determinaciones para no
quedar confundido.
Poscomunion. Socórrannos, Señor, los
misterios que hemos recibido; y por la
intercesión de tu bienaventurada Virgen
y Mártir N ..... . hagan que gocemos de
la protección eterna. Por nuestro Señor
Jesucristo, etc.

D E U N A V IR G E N Y M A R T IR .
(SfctíUNDA M15A.)

Introito. {Salmo 118.) Me expectaverunt*


3TUVIERON los pecadores á la mi-
0 ES2I ra de mí para perderme; yo me
x l E í I dediqué, Señor, á estudiar tus
oráculos; tengo visto el fin de lo
mas perfecto y cumplido; solo tu ley no
tiene ningún término ni medida.
[Salmo id.) Bienaventurados los que
CX LVI COMUN DE VIRG EN Y M ÁRTIR.

proceden sin mancilla, los que caminan


según la ley del Señor.
Gloria, etc. Estuvieron los peca­
dores, etc.
Oracion. Suplicárnoste, Señor, nos
concedas el perdón de nuestros pecados
por la intercesión de tu bienaventurada
Virgen y Mártir N ...... que siempre te
fué agradable, así por el mérito de su
pureza, como porque acreditó tu poder
en el martirio que padeció por la confe­
sión de la fe. Por nuestro Señor Jesu­
cristo, etc.
LE C C IO N D E L L IB R C DE LA S A B ID U R IA .
(E cl. c. 51, V. 13.)

Señor Dios mió, tú ensalzaste mi m o­


rada sobre la tierra, y yo te supliqué que
me librases de la muerte, que todo lo
disuelve. Invoqué al Señor, padre de mi
Señor, que no me desamparase en el
tiempo de mi tribulación, y mientras do­
minaren los soberbios. Alabaré sin cesar
tu santo nombre, y te celebraré con ac­
ciones de gracias, pues fué oida mi ora­
ción. Y me libraste de perdición, y me
sacaste á salvo en el tie.mpo calamitoso.
Por tanto te glorificaré, y te cantaré a la ­
banzas, Señor Dios nuestro.
COMUN DE VIRGEN Y M Á R T IR . CXLVII

Gradual. (Salmo 45.) L a ayudará


Dios con su rostro; Dios está en medio
de ella y no será conmovida.
ií . Un rio caudaloso alegra la ciudad
de Dios: el Altísimo ha santificado su ta­
bernáculo.
Aleluya, aleluya, f . Esta es la vir­
gen sábia, y una del número de las pru­
dentes. Aleluya.
E n tiempo pascual se omite el Gradual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya. Esta es la


virgen sabia, y una del número de las
prudentes. Aleluya.
(David 4.) ¡Oh cuán bella es la ge­
neración casta con esclarecida virtud!
Aleluya.

ijj CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. 13, V. 44.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus dis­


cípulos esta parábola: «Semejante es el
reino de los cielos á un tesoro escondido
en el campo, que si lo halla un hombre,
lo encubre de nuevo, y gozoso del hallaz­
go, va, y vende todo cuanto tiene, y com­
pra aquel campo. E l reino de los cielos
es asimismo semejante á un mercader,
C X LV III COMUN DE VÍRG EN Y M ÁR TIR .

que trata en perlas finas; y viniéndole á


la mano una de gran valor, va y vende
cuanto tiene, y la compra. Tam bién es
semejante el reino de los cielos á una red
barredera, que echada en el mar allega
todo género de peces: la cual, en estan­
do llena, sácanla los pescadores, y sen­
tados en la orilla, van escogiendo los bue­
nos y los meten en sus cestos, y arrojan
los de mala calidad. Así sucederá al fin
del siglo: saldrán los Angeles y separarán
á los malos de entre los justos, y arro­
jarlos han en el horno del fuego; allí se­
rá el llanto y el crugir de dientes. ¿Ha­
béis entendido bien todas estas cosas?»
«Sí Señor,» le respondieron. Y él añadió:
«Por eso todo doctor bien instruido en lo
que mira al reino de los cielos, es seme­
jante á un padre de familias, que va sa­
cando de su repuesto cosas nuevas y co­
sas antiguas, según conviene.»
Ofertorio. (Salmo 44.) Derramada
se ve la gracia en tus labios; por eso
te bendijo Dios para siempre.
Secreta. Recibe, Señor, benigno las
hostias que te ofrecemos por los méritos de
tu bienaventurada Virgen y Mártir N ..... .
y concédenos, que alcancemos el auxilio
perpetuo de tu gracia. Por, etc.
COMUN DE VÍRG EN Y M ÁR TIR . CLXIX

Comnnion. {Salmo 1 18.) Ejercido hé


la rectitud y la justicia; no me abando­
nes en poder de mis calumniadores. Me
encaminé por la senda de todos tus pre­
ceptos, y he detestado todos los cami­
nos de la iniquidad.
Poscomunion. Satisfechos con la libe­
ralidad del don divino, te rogamos, oh
Señor Dios nuestro, que por la interce­
sión de tu bienaventurada Virgen y Már­
tir N ..... , vivamos siempre en su partici­
pación. Por, etc.

— —

O T R O E V A N G E L IO

TARA UNA VÍRG EN Y M Á R T IR .

© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. ig, V. 3.)

En acuel tiempo: Se llegaron á Jesús


los Fariseos para tentarle, y le dijeron:
«¿Es lícito á un hombre repudiar á su mu-
ger por cualquier motivo?» Jesús en res­
puesta les dijo: «¿No habéis leido que
aquel que al principio crió al linaje hu­
mano, crió un solo hombre y una sola
mujer, y que se dijo: por tanto dejará el
CL. COMUN DE VIRGEN Y M ÁRTIR.

hombre á su padre y á su madre, y unir­


se ha con su mujer, y serán dos en una
sola carne? Así que ya no son dos, sino
una sola carne. L o que Dios, pues, ha uni­
do, no lo desuna el hombre.» «Pero ¿por
qué, replicaron ellos, mandó Moisés dar
libelo de repudio, y despedirla?» Díjoles
Jesús: «A causa de la dureza de vuestro
corazon os permitió Moisés repudiar á
vuestras mujeres, mas desde el principio
no fué así. Así pues os declaro, que cual­
quiera que despidiere á su mujer, sino en
caso de adulterio, y aun en este caso se ca­
sare con otra, este tal comete adulterio;
y quien se casare con la divorciada, tam­
bién lo comete.» Dícenle sus discípulos:
«Si tal es la condiciondel hombre con res­
pecto á su mujer, no tiene cuenta el ca­
sarse.» Jesús les respondió: «No todos son
capaces de esta resolución, sino aquellos
á quienes se les ha concedido de lo alto.
Porque hay unos eunucos que nacieron
tales del vientre de sus madres; hay eu­
nucos que fueron castrados por los hom­
bres; y eunucos hay que se castraron en
cierta manera á sí mismos por amor del
reino de los ciclos con el voto de castidad.
Aquel que pueda ser capaz de eso, séalo.»
COMUN DE VÍRGS. V MÁUTS. CLI

COM UN D E M U C H A S V ÍR G E N E S

Y MÁRTIRES.

Todo se dice como en la M isa anterior, segunda


para una Virgen y M ártir, escepto la Epístola y
las Oraciones, que son las siguientes.

Oración. Haz, Señor Dios nuestro,


que veneremos con continua devocion los
triunfos de tus Santas Vírgenes y M ár­
tires N ..... y N ........ para que ya que no
podamos celebrarlas como merecen, les
tributemos al menos nuestros humildes
obsequios. Por, etc.

LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO Á LOS


CO RI\TH IO S. ( i , C. 7, V. 25.)

Hermanos: En orden á las vírgenes,


precepto del Señor yo no le tengo, doy.
sí, consejo, como quien ha conseguido
del Señor la misericordia de ser fiel m i­
nistro suyo. Juzgo, pues, que este estado
es ventajoso á causa de las miserias de
la vida presente: que es, digo, ventajoso
al hombre no casarse. ¿Estás ligado á
una mujer? No busques quedar desliga­
do. ¿Estás sin tener mujer? No busques
el casarte. Si te casares, no por eso pe
cas. Y si una doncella se casa, tampoco
C LII COMUN DE VÍRGS. Y MÁ.RTS.

peca; pero estos tales sufrirán en su car­


ne aflicciones y trabajos inseparables del
matrimonio. Mas yo os perdono; déjolo á
vuestra consideración. Y lo que digo, her­
manos mios, es, que el tiempo es corLo, y
que así lo que importa es que los que
tienen mujer, vivan como si no la tuvie­
sen; y los que lloran, como si no llora­
sen; y los que huelgan, como si no se
holgasen; y los que hacen compras, co­
mo si nada poseyesen; y los que gozan
del mundo, como s¡ no gozaran de él;
porque la escena 6 apariencia de este
mnndo pasa en un momento. Ahora bien,
yo deseo que viváis sin cuidados ni in­
quietudes. E l que no tiene mujer, anda
únicamente solícito de las cosas del Señor,
y en lo que ha de hacer para agradar á
Dios. Al contrario, el que tiene mujer an­
da afanado en las cosas del mundo, y en
cómo ha de agradará la mujer, y así se
halla dividido. De la misma manera la
mujer no casada, y una virgen, piensa en
las cosas de Dios, para ser santa en cuer­
po y alma, en nuestro Señor Jesucristo.
Secreta. T e rogamos, Señor, aceptes
los dones puestos sobre tus altares con
motivo de la festividad de tus Santas
Vírgenes y Mártires N ..... y N ......., á fin
COMUN DE VÍRGENES. CL1II

de que, así como por estos santos miste­


rios les concediste la gloria, del mismo
modo nos concedas á nosotros el per-
don de nuestros pecados. Por, etc.
Poscomunion. Suplicárnoste, Señor,
nos concedas por la intercesión de tus
Santas Vírgenes y M ártiresiV..... y N .......,
que lo que hemos tomado por la boca, lo
percibamos con almas puras. Por, etc.

CO M U N D E V ÍR G E N E S .

( p r im e r a m is a db uka so lo v ír g e n .)

Introito. (Salmo 44.) D ile x isti.


m a s t e la justicia y aborreciste la

iniquidad; por eso te ungió, 0I1


Dios, el Dios tuyo con óleo de
alegría, con preferencia á tus
compañeras.
(Salmo id.) Hirviendo está el pecho
mío en sublimes pensamientos; al Rey
consagro yo esta obra mia.
i. Gloria al Padre, etc. Amaste, etc.
Oracion. Oyenos, oh Dios Salvador
nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventura­
CLIV COMUN DE VÍRGENES.

da Virgen N ..... , consigamos también


instruirnos en el fervor de una piadosa .
devocion. Por, etc.

LECCION DE LA SEGUNDA EPÍSTOLA DE SAN PABLO

k. LOS CORINTHIOS. (C. 10, V. y I I , V. I.)

Hermanos: E l que se gloría, glorió­


se en el Señor. Pues no es aprobado el
que se abona á sí mismo, sino aquel á
quien Dios abona ó alaba. ¡Oh si sopor-
táseis por un poco mi indiscreción! Mas,
sí, soportadme y sufridme, ya que soy
amante celoso de vosotros, y celoso en
nombre de Dios. Pues que os tengo des­
posados con este único esposo, que es
Cristo, para presentaros á él como una
pitra y casia virgen.
Gradual. (Salmo 44.) Con esta tu
gallardía y hermosura, camina, avanza
prósperamente, y reina.
Por medio de la verdad, y de la
mansedumbre y de la justicia; y tu dies­
tra te conducirá á cosas maravillosas.
Aleluya, aleluya. .TÍ. Serán pre­
sentadas al rey las vírgenes que han de
formar el séquito de ella; ante tu pre­
sencia serán traidas sus compañeras con
alegría. Aleluya.
COMUN DE VIRGENES. CLV

E n tiempo pascual se omite el Gradual, y en su


lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo id.) S e­


rán presentadas al rey las vírgenes que
han de formar el séquito de ella; ante tu
presencia serán traídas sus compañeras
con alegría. Aleluya.
ji. Con esa tu gallardía y hermosura,
camina, avanza prósperamente, y reina.
gg CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C. 2 5 . V. I.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: «Semejante se­
rá el reino de los cielos á diez vírgenes,
que tomando sus lámparas, salieron á
recibir al esposo y á la esposa. De las
guales cinco eran necias, y cinco pru­
dentes; pero las cinco necias, al coger
sus lámparas, no se proveyeron de acei­
te: al contrario, las prudentes junto con
las lámparas llevaron aceite en sus vasi­
jas. Como el esposo tardase en venir, se
adormecieron todas, y al fin se quedaron
dormidas. Mas llegada la media noche se
oyó una voz que gritaba: «Mirad que vie­
ne el esposo, salid al encuentro.» Al pun­
to se levantaron todas aquellas vírgenes
y aderezaron sus lámparas. Entonces las
C LVI COMUN DE VÍRGENES.

necias dijeron á las prudentes: «Dadnos


de vuestro aceite, porque nuestras lám­
paras se apagan.» Respondieron las pru­
dentes diciendo: «No sea que este que
tenemos, no nos baste para nosotras y
para vosotras; mejor es que vayais á los
que le venden , y compréis el que os
falta.» Mientras iban estas á comprarle,
vino el esposo, y las que estaban prepa­
radas entraron con É l á las bodas, y se
cerró la puerta. Al cabo vinieron también
las otras vírgenes, diciendo: «¡Señor! ¡Se­
ñor! ábrenos.» Pero É l respondió y dijo:
«En verdad os digo, que yo no os conoz­
co.» Así que, velad vosotros, ya que no
sabéis ni el dia ni la hora.»
Ofertorio. (Salmo 44.) Hijas de re­
yes son tus damas de honor; á tu diestra
está la Reina con vestido bordado de
oro, y engalanada con varios adornos.
Secreta. Séate acepta, Señor, la obla­
ción de tu pueblo en honor de tus San­
tos, por cuyos méritos confiesa haber
recibido auxilio en la tribulación. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
Couituuoh. (Mateo 25.) L as cinco
Vírgenes prudentes cogieron, juntamen­
te con las lámparas, aceite en sus vasi­
jas; mas llegada la media noche, se oyó
COMUN DE UNA VÍRG EN . C LVII

una voz que gritaba: «Mirad que viene


el esposo; salid á recibir al Señor Jesu­
cristo.»
Poscomunion. Saciaste, Señor, á tus
fieles con los sagrados dones, y por lo
mismo te suplicamos que nos conserves
siempre en tu amor, por la intercesión
de aquella cuya solemnidad celebramos.
Por nuestro Señor Jesucristo, etc.

DE UNA SANTA SOLO VIRGEN.


( S E G U N D A M IB A .)

Introito. {Salmo 4+.) Vultum tuum,


g^^sjODOs los poderosos del pueblo te
estarán rogando, fijos los ojos en
tu rostro. Serán presentadas al
gM Rey las vírgenes que han de for­
mar el séquito de ella: ante tu presen­
cia serán traídas sus compañeras con
fiestas y regocijos.
(Salmo id.) Hirviendo está el pecho
mió en sublimes pensamientos: al Rey
consagro yo esta mi obra.
y. Gloria al Padre, ctc. Todos los
poderosos, etc.
CTjVTTI COMUN DE UMA VÍRGEN.

Oración. Oyenos, oh Dios, Salvador


nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventu­
rada Virgen N ..... , así también consiga­
mos el fervor de una piadosa dcvocion.
Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
L a E p ísto la y el E va n g elio como en el común
de muchas Vírgenes y Mártires, pág. c u .

Gradual. (Salmo 44.) E l Rey se ena­


moró de tu beldad, porque es el Señor
Dios tuyo.
f. Escucha, oh hija, y considera, y
presta oido.
Aleluya, aleluya, ji . Esta es la
Virgen sabia, y una del número de las
prudentes. Aleluya.
E n tiempo pascual se omite el G radual, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya, f . E sta es la vir­


gen sabia, y una del número de las pru­
dentes. Aleluya.
(Sabid. 4.) ¡Oh cuán bella es la ge­
neración casta con esclarecida virtud!
Aleluya.
Ofertorio. (Salmo 44.) Serán pre­
sentadas al Rey las vírgenes que han
de formar el séquito de ella: ante tu
presencia serán traídas sus compañeras
COMUN DE M ÁR TIR NO VÍRG E N . CLIX

con fiestas y regocijos; serán llevadas al


templo del Rey.
Secreta. Séate acepta, Señor, la obla­
ción de tu pueblo en honor de tus San­
tos, por cuyos méritos confiesa haber
recibido auxilio en la tribulación. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
Comumon. (Mateo 13.) Semejante
es el reino de los cielos á un mercader
que trata en perlas finas; y viniéndole á
las manos una de gran valor, dió cuanto
tenia, y la compró.
Poscomnnion. Saciaste, Señor, á tus
fieles con los sagrados dones; y por lo
mismo te suplicamos que nos conserves
siempre en tu amor por la intercesión de
aquella cuya solemnidad celebramos. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.

COMUN D E UNA MARTIR NO VIRGEN.

Introito. (Salmo 118.) Me expectaverunt.


os pecadores estuvieron á la mi­
ra He mí para perderme; yo me
dediqué, Señor, á estudiar tus
oráculos; tengo visto el fin de lo
mas perfecto y cumplido; solo tu ley no
tiene ningún término ni medida.
CLX COMUN DE M ÁRTIR NO VÍRG E N .

(Salmo id.) Bienaventurados los que


proceden sin mancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
f. Gloria al Padre, etc. Los pecado­
res estuvieron, etc.
Oración. Olí Dios, que entre las de­
más maravillas de tu poder, diste fuerza
aun al sexo mas frágil, para que consi­
guiese la victoria del martirio; concéde­
nos por tu bondad, que los que celebra­
mos el nacimiento al ciclo de tu biena­
venturada Mártir N ..... , caminemos á ti
por la imitación de sus ejemplos. Por
nuestro Señor Jesucristo, etc.
S i fuesen mas de una , se dice la siguiente:

Orauiuu. RogámosLe nos concedas, olí


Señor Dios nuestro, que veneremos con
incesante devocion las palmas de tus
Santos Mártires N ..... y N ...... para que
ya que no podemos celebrarlas como se
merecen, lo hagamos al menos con hu­
mildes obsequios. Por, etc.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.


(C. 51, 0. I.)
T e glorificaré, oh Señor y Rey; á ti
alabaré, oh Dios, Salvador mió. Gracias
tributaré á tu nombre, poique Tú has
COMUN DE M ÁRTIR NO VIRGEN. CI.XT

sido mi auxiliador y mi protector, y has


librado mi cuerpo de la perdición y del
lazo de la lengua maligna, y de los la ­
bios que urden la mentira; y delante de
mis acusadores te has manifestado mi
defensor. Y por tu gran misericordia, de
la cual tomas nombre, me has librado de
los leones que rugían, ya prontos á devo­
rarme; de las manos de aquellos que bus­
caban cómo quitarme la v id a ; y del tro­
pel de diversas tribulaciones que me cer­
caron; de la violencia de las llamas, en­
tre las cuales me vi encerrado; y así es
que en medio del fuego, no fui abrasado;
delprofundoseno del infierno, y délos la­
bios impuros, y del falso testimonio; de
un rey inicuo, y de lengua injusta. Mi
alma alabará al Señor hasta la muerte,
porque salvas á los que en ti esperan, y
los libras de las manos de las naciones
enemigas, Señor Dios nuestro.
Gradual. (Salmo 44.) Amaste la ju s­
ticia y aborreciste la iniquidad.
t. Por eso te ungió, oh Dios, el Dios
tuyo ccn óleo de alegría.
Aleluya, aleluya. ,V. Con esa tu
gallardía y hermosura camina, avanza
prósperamente, y reina. Aleluya.
CLXU COMUN DE MÁKT1K NU VÍKCrEN.

E n tiempo pascual se omite el G radual, y en su


Ingar se dice:

Aleluya, aleluya. V. (Salmo id.)


Con esa tu gallardía y hermosura cam i­
na, avanza prósperamente, y reina. A le­
luya.
jí. Reina por la verdad, por la man­
sedumbre y por la justicia; y tu diestra
te conducirá á cosas maravillosas. A le­
luya.
88 CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C . 13 , V. 44 .)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos esta parábola: Semejante es
el reino de los cielos á un tesoro escon­
dido, etc., ccmo en la Misa siguiente de
Viudas, pág. c lx v ii.
Ofertorio. [Salmo 44.) Derramada
se ve la gracia en tus labios; por eso te
bendijo Dios para siempre, y en los si­
glos de los siglos. Aleluya.
Secreta. Recibe, Señor, los dones que
te ofrecemos en la solemnidad de tu
bienaventurada Mártir N ..... . por cuyo
patrocinio confiamos ser libres de todo
mal. Por nuestro Señor Jesucristo, etc.
S i fuesen mas de tina, se dice la siguiente:
COMUN DE M ÁRTIR NO VIRGEN. C LX III

Secreta. T e rogamos, Señor, que


aceptes los sacrificios ofrecidos en tuí
altares con motivo de la festividad de
tus Santas Mártires N ..... y N ......., á fin
de que, así como por estos santos miste­
rios concediste á ellas la gloria, del mis­
mo modo nos concedas á nosotros el per-
don de nuestros pecados. Por, etc.
Comonion. (Salmo 118.) Sin causa
ninguna me han perseguido los prínci­
pes, mas mi corazon ha temido siempre
tus palabras; alegrarme hé en tus pro­
mesas, como quien halla ricos despojos.
Poscomunion. Auxilíennos, oh Señor,
los misterios recibidos, y por la interce­
sión de tu bienaventurada Mártir N ..... ,
hágannos gozar de la protección eterna.
Por, etc.

S i fuesen mas de una , se dice la siguiente

Poscomunion. Pedírnoste, Señor, nos


concedas por la intercesión de tus San­
tas Mártires N ..... y N ..... , que lo que
hemos tomado por la boca, lo recibamos
con alma pura.
c l x iv COMUN DE VIUDAS.

COM UN DE V IU D A S .

Introito. (Salm o i i 8.) Cognovi.


e conocido, Señor, que tus ju i­
cios son justísimos, y conforme
á tu verdad me has humillado;
traspasa con tu santo temor mis
carnes, pues tus juicios me han llenado
de espanto.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin mancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
tf. Gloria al Padre, etc. He conoci­
do, Señor, etc.
Oración- Oyenos, oh Dios Salvador
nuestro, para que así como nos alegra­
mos en la festividad de tu bienaventura­
da N ....... del mismo modo consigamos el
fervor de una piadosa dcvocion. Por, etc.
LE C C IO N D E L L IB R O DE LA SA B ID U R ÍA .
(Prov. 31, V. 10.)

¿Quién hallará una mujer fuerte? De


mayor estima es que todas las preciosi­
dades traídas de lejos, y de los últimos
términos del mundo. En ella pone su con­
fianza el corazon de su marido; el cual
no tendrá necesidad de botin ó despojos
COMUN DE VIUDAS. CLXV

para vivir. E lla le acarreará el bien to­


dos los dias de su vida, y nunca el mal.
Busca lana y lino, de que hace labores
con la industria de sus manos. Viene á
ser como la nave de un comerciante, que
con la industria trac de lejos el sustento.
Se levanta antes que amanezca, y distri­
buye las raciones á sus domésticos y el
alimento á sus criadas. Puso la mira en
unas tierras, y las compró: de lo que ga­
nó con sus manos plantó una viña. R e­
vistióse de varonil fortaleza, y esforzó su
brazo. Probó y echó de ver que su tra­
bajo le fructifica; por tanto tendrá en­
cendida la luz toda la noche. Aplica sus
manos á los quehaceres domésticos, aun­
que fatigosos, y sus dedos manejan el hu­
so. Abre su mano para socorrer al men­
digo, y estiende sus brazos para amparar
al necesitado. No temerá para los de su
casa los frios ni las nieves, porque todos
sus domésticos traen vestidos forrados. Se
labró ella misma para sí un vestido acol­
chado; de lino purísimo y de púrpura es
de lo que se viste. Su esposo hará un pa­
pel brillante en las asambleas públicas,
sentado entre los senadores del país. E lla
teje finísimas telas , y las vende, y entrega
también ricos ceñidores á los negociantes
CLXVI COMUN DE VIUDAS.

cananeos. L a fortaleza y el decoro son


sus atavíos; y estará alegre y risueña en
los últimos dias. Abre su boca c.on sábios
discursos, y la ley de la bondad 6 amor
gobierna su lengua. Vela sobre los pro­
cederes de su familia, y no come ociosa
el pan. Levantáronse sus hijos y acla­
máronla dichosísima: su marido tumbien,
y la alabó diciendo: Muchas son las hijas,
ó esposas que han allegado riquezas, mas
á todas has tú aventajado. Engañoso es
el donaire y vana la hermosura: la mujer
que teme al Señor, esa será la celebrada.
Dadle alabanzas para que goce del fruto de
sus manos, y celébrense sus obras en la
pública asamblea de los jueces.
Gradual. (Salmo 44.) Derramada se
ve la gracia en tus labios; por eso te ben­
dijo Dios para siempre.
i. Reina por medio de la verdad, y
de la mansedumbre y de la justicia; y tu
diestra te conducirá á cosas maravillosas.
Aleluya, aleluya, f . Con esa tu
gallardía y hermosura camina, avanza
prósperamente, y reina. Aleluya.
E n tiempo pascual se omite el G rad u al, y en su
lugar se dice:

Aleluya, aleluya. jK (Salmo id.) Con


COMUN DE VIUDAS. CLXVII

esa tu gallardía y hermosura camina,


avanza prósperamente, y reina. Aleluya.
Reina por medio de la verdad, de la man-
sedumbre y de la justicia; y tu diestra te
conducirá á cosas maravillosas. Aleluya.
gg C O N T IN U A C IO N DEL SANTO E V A N G E L IO S E C U N
SAN M ATEO. (C. 13, V. 44.)

En aquel tiempo: D ijojesus á sus dis­


cípulos esta parábola: «Semejante es el
reino de los cielos á un tesoro escondido
en el campo, que si lo halla un hombre,
lo encubre de nuevo, y gozoso del hallaz­
go, va, y vende todo cuanto tiene, y com­
pra aquel campo. Elreino de los cielos es
asimismo semejante á un mercader que
trata en perlas finas, y viniéndole á la m a­
no una de gran valor, va, y vende todo cuan­
to tiene, y la compra. Tam bién es seme­
jante el reino de los cielos á una red bar­
redera, que echada en el mar allega todo
género de peces; la cual, en estando lle­
na, sácanla los pescadores, y sentados en
la orilla, van escogiendo los buenos y los
meten en sus cestos, y arrojan los de
mala calidad. Así sucederá al fin del si­
glo; saldrán los Angeles, y separarán á
los malos de entre los justos, y arrojar­
los han en el horno del fuego: allí será
C LX V III COMUÍf DE VIUDAS.

el llanto, y el crugir de dientes. ¿Habéis


entendido bien todas estas cosas?» «Si S e­
ñor,» le respondieron. Y él añadió: aPor
eso todo doctor bien instruido en lo que
mira al reino de los cielos, es semejante
á un padre de familias, que va sacando
de su repuesto cosas nuevas y cosas an­
tiguas según conviene.#
Ofertorio. (Salmo 44.) Derramada
se ve la gracia en tus labios; por eso te
bendijo Dios para siempre y por los si­
glos de los siglos.
Secreta. Séate, Señor, acepta la obla­
ción de tu pueblo hecha en honor de tus
Santos, por cuyos méritos rcconocc ha­
ber recibido auxilio en la tribulación.
Por, etc.
Comunion. [Salmo 44.) Amaste la
justicia y aborreciste la iniquidad; por
eso te ungió, oh Dios, el Dios tuyo con
óleo de alegría, con preferencia á tus
compañeras.
Poscomunion. Saciaste, Señor, á tus
siervos con los dones sagrados, y por tan­
to te suplicamos que nos conserves siem­
pre en tu amor, por la intercesión de
aquella cuya festividad celebramos. Por
nuestro, etc.
—to-t —
COMUN DE VIUDAS. CLXIX

O T R A E P Í S T O L A P A R A V IU D A S .

LE C C IO N DE LA PR1M KKA K f I s t ü L A OK SAN PA B L O


A TLMOTUU. (C . 5, V. 3.)

Carísimo: Honra á las viudas, que


verdaderamente son tales. Que si alguna
viuda tiene hijos ó nietos, atienda prime­
ro 4 gobernar bien su casa, y dar el retor­
no debido á sus padres, pues esto es loque
á Dios agrada. Mas la que verdaderamen­
te es viuda y desamparada, espere en Dios
y ejercítese en plegarias y oraciones noche
y dia. Porque la que vive en deleites, vi­
viendo está muerta, pues lo está en su, al­
ma. Hazles, pues, entender estas cosas
para que sean irreprensibles, y u e si hay
quien no mira por los suyos, mayormen­
te si son de la familia, este tal negado ha
la fe, y es peor que un infiel. No sea ele­
gida viuda para el servicio de la Iglesia de
menos de sesenta años de edad, ni la que
haya sido casada mas de una vez: sus
buenas obras den testimonio de ella, si
ha educado bien á sus hijos, si ha ejer­
cido la hospitalidad, si ha lavado los piés
de los Santos, si ha socorrido á los atri­
bulados, si ha practicado toda suerte de
virtudes.
CLXX DEDICACION DE UNA IGLESIA.

A N IV E R S A R IO DE L A D E D IC A C IO N
I
DE UNA IGLESIA.

Introito. (Genes. 28.) Terribilis.


evQpnUÁN terrible es este lugar! Verda-
deramente esta es la casa de
D ios y la puerta del cielo; y
llamarse há casa de Dios.
(,Salmo 83.) ¡Oh cuán amables son
tus moradas, Señor de los ejércitos! Mi
alma suspira y padece deliquios por estar
en losátrios del Señor.
j . Gloria al Padre, ctc. ¡Cuán ter­
rible, etc.
Oración. Qh Dios, que cada año nos
presentas el día de la dedicación de este
santo templo consagrado en honra tuya,
y nos das salud para asistir á los sagra­
dos misterios; oye benigno las preces de
tu pueblo, y concede que cualquiera que
entre en este templo á pedir beneficios,
se regocije de haber conseguido todo
cuanto solicita. Por, etc.
LECCION DEL LIBRO D EL APOCALIPSI DE SAN JUAN.
(C. 21, t'. 2.)

En aquellos dias: V i yo la ciudad san­


ta, la nueva Jerusalen, descender del cié-
DEDICACION DE UNA IGLESIA. CLXXI

lo por la mano de Dios, compuesta, co­


mo una novia engalanada jpara su espo­
so. Y oí una voz grande que venia del
trono, y decia: «Ved aquí el tabernáculo
de Dios entre los hombres, y el Señor
morará con ellos. Y ellos serán su pue­
blo, y el mismo Dios, habitando en medio
de ellos, será su Dios, y Dios enjugará
de sus ojos todas las lágrimas: ni habrá
ya muerte, ni llanto, ni alarido, ni habrá
mas dolor, porque las cosas de antes son
pasadas.» Y dijo el que estaba sentado
en el solio: «Hé aquí que renuevo todas
las cosas.»
Gradual. Este lugar ha sido hecho
por Dios, y es una morada inestimable,
exenta de toda mancha.
V. Oh Dios, á quien asiste el coro de
Angeles,.oye las preces de tus siervos.
Aleluya, aleluya. (Salmo 137.) T e
adoraré en tu santo templo y tributaré
alabanzas á tu nombre. Aleluya.

E n tiempo pascual se omite el G radu al, y en su


lugar se dice:

Aleluya, aleluya. (Salmo 137.) T e


adoraré en tu santo templo, y tributaré
alabanzas á tn santo nombre. Aleluya.
CLXXII DEDICACION DE UNA IGLESIA.

i. Bien fundada está la casa del Se­


ñor sobre una piedra firme. Aleluya.
gg CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN LUCAS. (C. 19, V. I.)

En aquel tiempo: Habiendo Jesús en­


trado en Jerichó, atravesaba la ciudad. Y
hé aquí que un hombre muy rico llamado
Zacheo, principal entre los publicanos, ha­
cia diligencias para conocerá Jesús de vis­
ta: y no pudicndo á causa del gentío, por
ser de muy pequeña estatura, se adelan­
tó corriendo, y subióse sobre un cabra­
higo 6 higuera silvestre para verle: porque
habia de pasar por allí. Llegado que hu­
bo Jesús á aquel lugar, alzando los ojos
le vió, y díjole: «Zacheo, baja luego, por­
que conviene que yo me hospede hoy en
tu casa.» E l bajó á toda prisa, y le reci­
bió gozoso. Todo el mundo, al ver esto,
murmuraba diciendo que se habia ido á
hospedar en casa de un hombre de mala
vida. Mas Zacheo, puesto en presencia
del Señor, le dijo: «Señor, desde ahora doy
yo la mitad de mis bienes á los pobres, y
si he defraudado ea algo á alguno, le voy
á restituir cuatro tantos mas.» Jesús le
respondió: «Ciertamente que el dia de
hoy ha sido dia de salvación para esta
DEDICACION DE TINA IG LESIA. CLXX III

casa, pues que también este es hijo de la


f e de Abraham. Porque el hijo del hom­
bre ha venido á buscar y á salvar lo que
habia perecido.
C re d o ......

Ofertorio. (Paralip . 29.) Oh Dios y


Señor, con sencillez de corazon he ofre­
cido gozoso todas estas cosas, y he visto
con grande alegría á tu pueblo, que aquí
está congregado. Oh Dios de Israel, con­
serva eternamente este afecto de su co­
razon. Aleluya.
Secreta. Rogárnoste, Señor, atiendas
á nuestras humildes súplicas (á fin de
que cuantos nos hallamos reunidos den­
tro del ámbito de este templo, cuyo dia
aniversario de su dedicación celebramos,
te agrademos con plena y perfecta devo­
ción de cuerpo y alma) para que mien­
tras te ofrecemos los presentes votos,
merezcamos llegar con tu ayuda á los
premios eternos. Por, etc.
Comunion. (Mcit. 21.) Mi casa será
llamada casa de oracion, dice el Señor.
En ella, todo el que pide, recibe; el que
busca, encuentra; y al que llamare, se le
abrirá.
Poscomonion. Oh Dios, que con pie­
CLXXIV DEDICACION DE UNA IG LESIA.

dras vivas y escogidas preparas eterna


morada á tu Majestad; dígnate auxiliar
á tu pueblo suplicante, para que lo que
es provechoso á tu Iglesia eu los espa­
cios materiales, se amplíe con aumentos
espirituales. Por, etc.
E n el dia mismo de la dedicación de la Iglesia
se dice la Misa anterior, excepto las O raciones,
que son las siguientes. ■
Oración. Oh Dios, que contienes in­
visiblemente todas las cosas, y sin em­
bargo, manifiestas visiblemente en bene­
ficio del género humano las señales de
tu poderío; ilustra este templo en que
habita tu poder, y concede, que todos los
que reunidos aquí á pedir, clamasen á ti
en cualquier tribulación, consigan los be­
neficios de tu consolacion. Por, etc.
Secreta. Oh D ios, que eres autor de
los dones que te se consagran, derrama
tu bendición sobre esta casa de oracion,
para que sea sentido el efecto de tu de­
fensa por todos cuantos invoquen en ella
tu Santo nombre. Por, etc.
Poscomunion. Rogárnoste, oh Dios
omnipotente, que apliques atento los oí­
dos de tu piedad á cuantos te pidan en
este lu gar, que aunque indignos, hemos
dedicado á tu nombre. Por, etc.
DEDICACION DE UNA IG LESIA. CLXXV

E ií el dia de la dedicación de un A lta r, se dice


la misma M isa anterior . excepto las O raciones,
que son las siguientes.

Oración. Oh Dios, que con la reunión


de tus Santos te formas una morada
eterna; concede un incremento celestial
á esta fábrica tuya, á fin de que seamos
siempre socorridos por los méritos de
aquellos cuyas reliquias reverenciamos
aquí con piadoso afecto. Por, etc.
Secreta. Rogárnoste, oh Señor Dios
nuestro, que descienda tu Espíritu San­
to sobre este altar, el cual no solo san­
tifique los dones de tu pueblo, sino que
limpie también benignamente los cora­
zones de los que de ellos participan.
Por, etc.
Poscomunion- Señor Dios omnipoten­
te, santifica con la bendición de tu po­
der celestial este altar, dedicado á tu
santo nombre, y concede tu auxilio á
todos los que en ti esperan, á fin de que
se obtenga aquí la virtud de los Sacra­
mentos y el efecto de los votos que te
se dirigen. Por nuestro Señor Jesucris­
to, etc.
SANTORAL.

FIESTAS D E MAYO.

Domingo I de Mayo.—MATERNIDAD DE
L A B. V. MARÍA.

Introito. (Salm o 112.) Q u is sicut.


u ié n como el Señor Dios nuestro?
É l tiene su morada en las altu­
ras, y está cuidando de las hu­
mildes criaturas, en el cielo y en
la tierra. Aleluya, aleluya.
j¡r. [Salmo 45.) Un rio caudaloso
alegra la ciudad de Dios; el Altísimo ha
santificado su tabernáculo.
y. Gloria al Padre, etc. ¿Quién, etc.
Oración. Interceda por nosotros, oh
Señor Jesucristo, tu Santísima Madre
M aría, y alcáncenos con su intercesión
tu gracia, de la que nos hemos apartado
por el pecado, para que los que venera­
mos en la tierra su Maternidad, merez­
FIESTAS DE MAYO. I 4I

camos gozar en el cielo de su exaltación


sobre todos los Angeles. Que vives, etc.
Conmemoracion del Domingo.

LECCION D EL LIBRO DE LA SABIDURÍA.

(E ccl. 24, v. 23.)

Yo, como la vid, broté pimpollos de


suave olor, y mis flores dan frutos de
gloria, y de riqueza. Yo soy la madre del
bello amor, y del temor, y de la ciencia
de la salud , y de la santa esperanza. En
mí está toda la gracia para conocer el ca­
mino de la verdad; en mí toda esperanza
de vida y virtud. Venid á mí todos los
que os liallais presos de mi amor, y sa­
ciaos de mis dulces frutos; porque mi es­
píritu es mas dulce que la miel, y mas
dulce que el panal de miel mi herencia.
Se hará memoria de mí en toda la série
de los siglos. Los que de mí comen, tie­
nen siempre hambre de mí, y tienen siem­
pre sed los que de mí beben; jamás se
empalagan. E l que me escucha, jam ás
tendrá de qué avergonzarse; y aquellos
que se guian de mí, no pecarán. Los que
me esclarecen, obtendrán la vida eterna.
Aleluya, aleluya, jf. (Isaías 11.)
T. II. II
142 FIESTAS DE MAYO.

Saldrá un,renuevo del tronco de Jessé, y


de su raíz se elevará una flor. Aleluya.
j . Y reposará sobre él el espíritu del
Señor. Aleluya.
® CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN LUCAS. ( C . 2, 0. 43 .)

En aquel tiempo: Cuando ya se vol­


vían, se quedó el Niño Jesús en Jcrusa-
len, sin que sus padres lo advirtiesen.
Antes bien, persuadidos de que venia
con alguno de los de su comitiva, andu­
vieron la jornada entera, buscándole en­
tre los parientes y conocidos. Mas como
no le hallasen, retornaron á Jerusalenen
busca suya. Y al cabo de tres dias de ha­
berle perdido , le hallaron en el templo,
sentado en medio de los doctores, que
ora les escuchaba, ora les preguntaba. Y
cuantos le oian quedaban pasmados de
su sabiduría y de sus respuestas. Al ver­
le, pues, sus padres quedaron maravilla­
dos. Y su Madre le dijo: «Hijo, ¿por qué
te has portado así con nosotros? ¡Mira
cómo tu padre y yo, llenos de aflicción,
te hemos andado buscando!» Y É l les
respondió: «¿Cómo es que me buscábais?
¿No sabíais que yo debo emplearme en
las cosas que miran al servicio de mi
FIESTAS DE MAYO. 143

Padre?» Mas ellos por entonces no com­


prendieron el sentido de su respuesta. En
seguida se fué con ellos, y vino á Naza-
reth, y les estaba sujeto.
Cred o.....

Ofertorio. (M at . 1.) Estando des­


posada María, Madre de Jesús, con Jo-
seph, sin que antes hubiesen estado jun­
tos, se halló que habia concebido en su
seno por obra del Espíritu Santo. A le­
luya. •
Secreta. Oh Dios omnipotente y mi­
sericordioso, que elegiste á la beatísima
Virgen María por Madre de tu unigénito
Hijo; haz, te rogamos, por sus oraciones
y méritos, que seamos contados entre sus
elegidos. Por, etc.
P refacio, en la Maternidad.

• Comunion. Bienaventuradas las en­


trañas de la Virgen María, que llevaron
al Hijo del Eterno Padre. Aleluya.
Poscomunion. L a benditísima Madre,
de quien ha nacido la fuente de miseri­
cordia, sane el alma de todos los fieles
de la enfermedad del pecado, por virtud
del fruto bendito de su vientre. Que es­
tando sentado á la diestra del Padre vi­
i 44 FIESTAS D E MAYO.

ve y reina en unidad del Espíritu Santo


Dios por todos los siglos de los siglos.
Amen.
Ultimo E va n g e lio del domingo que corresponda.

Domingo id.— Fiesta del Rosario de la B. V.


MARTA.

introito. (Sedulius .) Salve, Sancta.


ios te salve, oh Santa Madre, que
W & engendraste al Rey que gobier-
iM lM i na l° s cielos y la tierra por toda
la eternidad. Aleluya, aleluya.
(Salmo 44.) Rebosando está mi co-
razon en sublimes pensamientos; al Rey
consagro yo esta obra mia.
y. Gloria, etc. Dios te salve, etc.
Oración. Oh Dios, que quisiste que
la B . Virgen, Madre de tu Hijo unigéni-'
to, fuese hecha plantel de rosas; rogárnos­
te nos concedas, que por la intercesión
de la beatísima María, percibamos espi-
ritualmente la suavidad y el olor de la
misma rosa, que es Cristo. Por el mismo
Jesucristo, etc.
FIESTAS DE MAYO. 145

LECCION D EL LIBRO DE LA SABIDURÍA.


(.P r o v . 8, V. 2 2 .)

E l Señor me tuvo consigo al princi­


pio de sus obras, desde el principio antes
que criase cosa alguna. Desde la eterni­
dad tengo yo el principado de todas las
cosas 1 desde antes de los siglos, primero
que fuese hecha la tierra. Todavía no
existían los abismos ó mares, y yo estaba
ya concebida; aún no habían brotado las
fuentes de las aguas, no estaba sentada
la grandiosa mole de los montes, ni aún
habia collados, cuando yo habia ya naci­
do; aúnno habia criado la tierra, ni los ríos,
ni los ejes del mundo. Cuandoestendia él
los cielos, estaba yo presente; cuando con
ley fija encerraba los mares dentro de su
ámbito; cuando establecía allá en lo al­
to las regiones etéreas, y ponia en equi­
librio los manantiales de las aguas; cuan­
do circunscribía al mar en sus términos,
é imponía la ley á las aguas para que no
traspasasen sus límites; cuando asenta­
ba los cimientos de la tierra, con él esta­
ba yo disponiendo todas las cosas; y eran
mis diarios placeres el holgarme conti­
nuamente en su presencia; el holgarme
en la creación del universo; siendo todas
146 FIESTAS DE MAYO.

mis delicias estar con los hijos de los


hombres. Ahora, pues, 6 hijos, escuchad­
me: «Bienaventurados los que siguen mis
caminos. Oid mis documentos, y sed sá-
bios, y no queráis desecharlos. Bien­
aventurado el hombre que me escucha, y
que vela continuamente á las puertas de
mi casa, y está en obscrvacion en los
umbrales de ella. Quien me hallare ha­
llará la vida; y alcanzará del Señor la
salvación.
Aleluya, aleluya, jí. Yo como rio
caudaloso, y como acueducto, salí del pa­
raíso, y dije: «Regaré el huerto de mis
plantíos, y embriagaré el fruto de mi pra­
do.» Aleluya.
Me introdujo el R eyen su huerto,
junto á las caudalosas corrientes, donde
floreció nuestro plantel, y las flores pro­
ducen frutos. Aleluya.

© PRIN C IPIO D EL SANTO EVANGELIO SEGUN SAN


MATEO. (C. I . )

Libro de la genealogía de Jesucris­


to, hijo de David, hijo de Abraham.
Abraham engendró á Isaac. Isaac engen­
dró á Jacob. Jacob engendró á Judas y
á sus hermanos. Judas engendró á Tha-
mar, á Phares y Zara. Phares engendró á
FIESTAS DE MAYO. 147

Esron. Esron engendró á Aram. Aram


engendró á Aminadab. Aminadab engen­
dró á Naason. Naason engendró á Sal­
món. Salmón engendró de Rahab á Booz.
Booz engendró de Ruth á Oved. Oved
engendró á Jessé. Jessé engendró al rey
David. E l rey David engendró á Salo-
mon, de la que fué de Urías. Salomon
engendró á Roboam. Roboam engendró
á Abías. Abías engendró á Asá. Asá en­
gendró á Josaphat. Josaphat engendró á
Joram. Joram engendró á Ozías. Ozías
engendró ájo ath a m . Joatham engendró
á Achaz. Achaz engendró á Ezechías.
Ezechías engendró á Manassés. Manas-
sés engendró á Amon. Amon engendró á
Jonás. Jonás engendró á Jechonías y á
sus hermanos, cerca del tiempo de la
trasportación de los judíos á Babilonia.
Y despues que fueron trasportados á B a ­
bilonia, Jechonías engendró á Salathicl.
Salathiel engendró á Zorobabel. Zoro-
babel engendró á Abiud. Abiud engendró
á Eleacim. Eleacim engendró á Azor.
Azor engendró á Sodoc. Sodoc engendró
á Achim. Achim engendró á Eliud. Elind
engendró á Eleazar. Eleazar engendró á
Matham. Matham engendró á Jacob. Ja­
cob engendró á Joseph, el esposo deM a-
148 FIESTAS DE MAYO.

ría, de la cual nació Jesús, por sobre­


nombre Cristo.
C r e d o .....

Ofertorio. Bienaventurada eres, o h


Virgen María, que llevaste en tu seno al
Criador de todos: engendraste al que te
ht’7.0, y permaneces Virgen para siempre.
Aleluya.
Secreta. Escucha, oh Dios misericor­
dioso, la súplica de tus siervos, para que
los que nos congregamos en la solemni­
dad del Rosario de la Virgen, Madre de
Dios, seamos libres por ti, mediante su
intercesión, de los peligros que nos ame­
nazan. Por el mismo, etc.
Prefacio de la Virgen en la solemnidad.

Comunion. Bienaventuradas las en­


trañas de la Virgen María, que llevaron
al Hijo del Eterno Padre. Aleluya.
Poscomunion. Hechos participantes
de la mesa celestial, imploramos tu cle­
mencia, oh Señor Dios nuestro, á fin de
que los que celebramos la solemnidad
del Rosario de la Madre de Dios, seamos
libres por su intercesión de todos los
males que nos amenazan. Por el mismo
Jesucristo, etc.
FIESTAS DE MAYO. 149

Viernes I de Mayo. — NUESTRA SEÑORA


DE L A VICTORIA.
M isa: Salve, Saacta Parens, etc., la votiva del
tiempo, pág. x l v .
C red o .....
Prefacio de la Virgen, en la festividad.

Domingo II de Mayo.— NUESTRA SEÑO­


R A DE LOS DESAMPARADOS y su octava.
M isa , la votiva propia del tiempo, pág. x lv ,
esccpto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que nos concediste


, venerar á la B. Virgen María con el dul­
císimo título de los Desamparados, y por
su intercesión te has dignado conferirnos
tanta gracia, que ninguno de los que han
acudido á su patrocinio ha sido abando­
nado; concédenos á tus siervos, que pues­
tos bajo la protección de tu gran Madre,
nunca seamos desamparados de tu be­
nignidad. Por el mismo, etc.
C red o .....
Prefacio de la Virgen, en la festividad.
FIESTAS DE MAYO.

Domingo id.—NUESTRA SEÑORA. DEL


ROSARIO.
M isa, la votiva del tiempo, pág. x lv , escepto
esta primera

Oración. Omnipotente y sempiterno


Dios, que cooperando el Espíritu Santo
preparaste el cuerpo y alma de la glorio­
sa Virgen Madre María, para que mere­
ciese ser hecha una morada digna de tu
Hijo; concede, que los que nos alegra­
mos en la festividad de su Rosario, sea­
mos libres, por su piadosa intercesión, de
los males presentes y de la muerte eter­
na. Por e¡ mismo, etc.
Cred o.....
Prefacio, en la festivida d .

Domingo V despues de Pascua.— Trasla­


ción de SAN JUAN DE M ATA.

Misa O s ju sti, etc., primera de un Confesor v.o


Pontífice, pág. c x x v :i, escepto la siguiente

Oración. Llénanos, Señor, con aque­


lla caridad de que San Juan se halló ve­
hementemente inflamado, para que por
la, intercesión de aquel cuya traslación
FIESTAS DE MAYO.

celebramos con solemne oficio, seamos


llevados felizmente á ti, que eres la misma
caridad. Por, etc.
Conmemcracion y últim o Evangelio del Dom in­
go quinto.

Martes despues del Domingo de la Ascen­


sión.— Fiesta de SA N T A EMERENCLANA,
Virgen y Mártir, y su octava.
M isa M e expectaverunt, segunda de tma V ir ­
gen y Mártir, pág. c x l v ; la E pístola de la primera
del mismo cutnan, L oq u ebar, pág. ü x u .

Viernes despues del Domingo de Ascen­


sión.— NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ.
Introito. [Sedulius.) Salve, Sancta.
ios te salve, oh Santa Madre, que
engendraste al R ey que gobierna
los cielos y la tierra pnr toda la
eternidad. Aleluya, aleluya.
[Salmo 44.) Rebosando está el pecho
mió en sublimes pensamientos; al Rey
consagro yo esta mi obra.
.T. Gloria, etc. Dios te salve, etc.
Oración. Suplicárnoste, oh Dios y Se­
ñor nuestro, concedas á tus siervos go­
152 FIESTAS DE MAYO.

zar de continua salud de alma y cuerpo,


y por la intercesión gloriosa de la biena­
venturada siempre Virgen María, seamos
libres de la tristeza presente y gocemos
de la alegría eterna. Por, etc.
E p ísto la como en la fiesta de la Maternidad,
primer domingo de Mayo, pág. 141.

Aleluya, aleluya. Jr. (Salmo ig.)


L a vara de Jesé floreció; una Virgen dió
á luz á un Dios hombre. Dios volvió la
paz, reconciliándose en la cima del mon­
te Ima. Aleluya.
i¡. (Luc. 1.) Dios te salve, María,
llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita eres tú entre todas las mujeres.
S i s e traslada esta fiesta fuera del tiempo p as­
cual, se dice:
Gradual. (Isaías 11.) Saldrá
una vara del tronco de J esé, y de su raiz
se elevará una flor.
f. Y reposará sobre él el Espíritu
del Señor.
Aleluya, aleluya, t . (Id.) Sabed
que una Virgen concebirá y parirá un
hijo, y su nombre será Emanuel (Dios
con nosotros).
E v a n g e lio como en la fiesta del Rosario, primer
domingo de Mayo , pág. 146.
1'IBSTAS DE MAYO. 153

Ofertorio. (Maleo 1.) Estando des­


posada María., Madre de Jesús, con Jo-
seph, sin que antes hubiesen estado ju n ­
tos, se halló que habia concebido en su
seno por obra del Espíritu Santo. A le ­
luya.
Secreta. Que con tu favor, Señor, y
con la intercesión de la bienaventurada
siempre Virgen María, esta oblacion nos
alcance una perpétua y presente pros­
peridad y paz. Por, etc.
Comúnion. Bienaventuradas las en­
trañas de la Virgen María, que llevaron
al Hijo del Eterno Padre. Aleluya.
Poscomunion. Purifíquenos, Señor,
esta comunion de todo crimen, é inter­
cediendo la bienaventurada Virgen, M a­
dre de Dios, nos haga ser participantes
del remedio celestial. Por el mismo, etc.

Dia 1.—Santos Apóstoles F E L IP E y SAN­


TIAGO.
Introito. (2 E sdr. 9.) Clamaverunt.
jt^lamaron á ti, Señor, en tiempo
de su tribulación, y T ú los es­
cuchaste favorablemente desde
® tu trono. Aleluya, aleluya.
(Salmo 32.) Regocijaos, oh justos, en
154 FIESTAS DE MAYO.

el Señor; la alabanza está bien en la bo­


ca de los rectos de corazon.
Jf. Gloria al Padre, etc. Clamaron á
ti, etc.
Oración. Oh D ios, que nos alegras
con la solemnidad anual de tus Apósto­
les Felipe y Santiago; concédenos pro­
picio, que nos instruyamos con los ejem­
plos de aquellos, de cuyos méritos nos
regocijamos. Por, etc.
LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.
(C . 5. V . 1 .)

L os justos se presentarán, etc., de la


Misa Protexisti, pág. x c v ii.
Aleluya, aleluya. [Salmo 88.) Los
cielos publicarán tus maravillas, Señor,
y harán manifiesta tu verdad en la con­
gregación de los Santos. Aleluya.
f. (Juan 14.) Tanto tiempo há que
estoy con vosotros, ¿y aún no me habéis
conocido? Felipe, quien me ve á mí, ve
también á mi Padre. Aleluya.

© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN JUAN. (-C. 14, V. I.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «No se turbe vuestro corazon.
Pues creeis en Dios, creed también en
FIESTAS DE MAYO. J55

mí. En la casa de mi Padre hay muchas


habitaciones; que si así no fuese, yo os
lo hubiera dicho. Y o voy á preparar lu­
gar para vosotros. Y cuando habré ido,
y os habré preparado lugar, vendré otra
vez y os llevaré conmigo, para que don­
de yo estoy, esteis también vosotros. Que
ya sabéis á dónde voy, y sabéis asimismo
el camino.» Dícele Tomás: «Señor, no
sabemos á dónde vas, pues ¿cómo podre­
mos saber el camino?» Respondióle Je­
sús: «Yo soy el camino, y la verdad, y la
vida: nadie viene al Padre, sino por mí.
Si me hubiérais conocido á mí, hubiérais
sin duda conocido también á mi Padre;
pero le conoceréis luego, y ya le habéis
visto en cierto modo.v Dícele Felipe: «Se­
ñor, muéstranos al Padre, y eso nos bas­
ta.» Jesús le responde: «Tanto tiempo há
que estoy con vosotros, ¿y aún no me
habéis conocido? Felipe, quien nieve á
mí, ve también á mi Padre. ¿Pues cómo
dices tú: muéstranos al Padre? ¿No creeis
que yo estoy en el Padre, y que el Padre
está en mí? L a s palabras que yo os ha­
blo, no las hablo de mí mismo. E l Padre
que está en mí, E l mismo hace conmigo
las obras que yo hago. ¿Cómo no creeis
que yo estoy en el 'Padre, y que el Padre
156 FIESTAS DE MAYO.

está en mí? Creedlo á lo menos por las


obras que yo hago. En verdad, en ver­
dad os digo, que quien cree en mí, ese
hará también las obras que yo hago, y
las hará todavía mayores; por cuanto yo
me voy al Padre. Y cuanto pidiéreis al
Padre en mi nombre, yo lo haré.»
C red o .....

Ofertorio. (Salmo 88.) Los cielos


celebrarán tus maravillas, Señor, y anun­
ciarán tu verdad en la congregación de
Santos. Aleluya, aleluya.
Secreta. Recibe, Señor, propiciamen­
te estos dones que te ofrecemos para so­
lemnizar la fiesta de tus Apóstoles F eli­
pe y Santiago, y aparta de nosotros to­
dos los castigos que justamente merece­
mos. Por, ctc.
Comunion. [Juan 14.) Tanto tiem­
po há que estoy can vosotros, ¿y aún no
me habéis conocido? Felipe, quien me
ve á mí, ve también á mi Padre. Aleluya.
¿No crees tú que yo estoy en mi Padre,
y que mi Padre está en mí? Aleluya,
aleluya.
Poscomunion. Alimentados con los
misterios saludables, te suplicamos, oh
Señor, que seamos ayudados con las ora­
FIESTAS DE MAYO. 157

ciones de aquellos cuya festividad cele­


bramos. Por, etc.
S i esta fiesta se traslada fu era del tiempo pas­
cual , se dice la misma M isa, excepto lo siguiente:

LECCION DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES.


(C. 5. V. 12 .)

En aquellos dias: Los Apóstoles ha­


cían muchos milagros y prodigios entre
el pueblo. Y todos los fieles , unidos en un
mismo espíritu, se juntaban en el pórtico
de Salomon. De los otros, nadie osaba
juntarse con ellos; pero el pueblo hacia
de ellos grandes elogios. Con esto se au­
mentaba mas y mas el número de los que
creian en el Señor, así de hombres como
de mujeres; de suerte que sacaban á las
calles á los enfermos, poniéndolos en ca­
millas y lechos, para que pasando P e­
dro, su sombra tocase por lo menos en
alguno de ellos, y quedasen libres desús
dolencias. Concurría también á Jerusa-
len mucha gente de las ciudades vecinas,
trayendo enfermos y endemoniados, los
cuales eran curados todos.
Gradual. (Salmo 44.) Los estable­
cerás príncipes sobre toda la tierra; ellos
conservarán la memoria de tu nombre,
Señor.
153 FIESTAS DE MAYO.

(,Salmo id.) En lugar de tus padres,


te nacerán hijos; por esto los pueblos te
cantarán alabanzas.
Aleluya, aleluya. Tf. (Ju an 14.)
T anto tiempo há que estoy entre vos­
otros, ¿y aún no me habéis conocido?
Felipe, quien me ve á mí, ve también §.
mi Padre. Aleluya.
Ofertorio. (Salmo 18.) Su sonido se
ha propagado por toda la tierra, y hasta
el cabo del mundo se han oido sus pala­
bras.
Comunion. (Mateo 19.) Vosotros que
me habéis seguido, os sentareis sobre si­
llas para juzgar á las doce tribus de Is­
rael.

Dia 2 .— San ATAN ASIO , Obispo, Confe­


sor y Doctor.

Introito. (E cl. 15.) la medio Eccleúm .


medio de la Iglesia le abrirá la
boca, llenándole del espíritu de
sabiduría y de inteligencia, y re­
vistiéndole de un manto que le
cubrirá de gloria. Aleluya, aleluya.
(Salmo g i.) Bueno es tributar ala­
banzas al Señor; y salmear á tu nombre,
oh Altísimo.
FIESTAS DE MAYO. 159

i. Gloria, etc. En medio, etc.


Oración. Pedírnoste, Señor, que oigas
las súplicas que en la solemnidad de tu
bienaventurado Confesor y Pontífice Ata-
nasio te hacemos, para que nos absuel­
vas de todos los pecados, por la interce­
sión de aquel que mereció servirte digna­
mente. Por, etc.
LECCION’ DE LA EPÍSTOLA SEGUNDA DE SAN PABLO
k LOS CORINTHIOS. (C. 4, II. 5.)
Hermanos: No nos predicamos á nos­
otros mismos, sino á Jesucristo Señor
nuestro; haciéndonos siervos vuestros por
amor de Jesús, porque Dios, que dijo
que la luz saliese de en medio de las ti­
nieblas, É l mismo ha hecho brillar su
claridad en nuestros corazones, á fin de
que nosotros podamos iluminar á los de­
más por medio del conocimiento de la
gloria de Dios, según que ella resplan­
dece en Jesucristo. Mas este tesoro le
llevamos en vasos de barro frágil y que­
bradizo, para que se reconozca que la
grandeza del poder que se ve en nosotros.
es de Dios y no nuestra. Nos vemos aco­
sados de toda suerte de tribulaciones,
pero no por eso perdemos el ánimo; nos
hallamos en grandes apuros, 6 sin recursos,
i6o FIESTAS DE MAYO.

mas no desesperamos; somos persegui­


dos, mas no abandonados; abatidos, mas
no enteramente perdidos; traemos siem­
pre representada en nuestro cuerpo por
todas partes la mortificación de Jesús, á
fin de que la vida de Jesús se manifies­
te también en nuestros cuerpos. Porque
nosotros, bien que vivimos, somos con­
tinuamente entregados en manos de la
muerte por amor de Jesús, para que la
vida de Jesús se manifieste asimismo en
nuestra carne mortal. Así eeque la muer­
te imprime sus efectos en nosotros, mas
en vosotros resplandece la vida. Pero te­
niendo un mismo espíritu de fe que D a ­
vid , quien , según está escrito, decia: Creí,
por eso hablé con confianza, nosotros tam­
bién creemos, y por eso hablamos; es­
tando ciertos de que quien resucitó á
Jesús, nos resucitará también á nosotros
con Jesns, y nos colocará con vosotros
en su gloria.
Aleluya, aleluya, i . [Salmo 109.)
Tú eres Sacerdote sempiterno según el
orden de Melchisedech. Aleluya.
[Santiago 1.) Bienaventurado el
hombre que sufre la tentación; porque
despues que fuese así probado, recibirá
la corona de la vida. Aleluya.
FIESTAS DE MAYO. IÓ I

S i se celebra despues de'Pentecostés, se dice:

Gradual. (Eccl. 44.) Hé aquí el gran


Sacerdote que agradó á Dios en los dias
de su vida.
No tuvo semejante en la observan­
cia de la ley del Altísimo.
Aleluya, aleluya. (Sant . 1.) Biena­
venturado el hombre que sufre la tenta­
ción; porque despues que fuere así pro­
bado, recibirá la corona de la vida. A le ­
luya.

© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. 10, V. 23.)

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: «Entre tanto, cuando en una
ciudad os persigan, huid á otra. E n ver­
dad os digo, que no acabareis de convertir
á las ciudades de Israel, antes que ven­
ga el Hijo del hombre. No es el discípu­
lo mas que el maestro, ni el siervo mas
que su amo. Si al padre de familias le
han llamado Belzebú, ¿cuánto mas á sus
domésticos? Pero por eso no les tengáis
miedo. Porque nada está encubierto, que
no se haya de descubrir, ni oculbo que no
se haya de saber. L o que os digo de no­
che, decidlo á la luz del dia; y lo que os
FIESTAS DE MAYO.

digo al oido, predicadlo desde los terra­


dos. Y nada temáis á los que matan al
cuerpo, y no pueden matar al alma; te­
med antes al que puede arrojar alma y
cuerpo en el infierno.»
C red o.....

Ofertorio. {Salmo 88.) Hallé á D a­


vid, siervo mío; ungíle con mi óleo sa­
grado; mi mano le protejerá, y fortale­
cerle há mi brazo. Aleluya.
Secreta. T e suplicamos, Señor , que
nos haga aceptos á tu Majestad la so­
lemnidad anual de tu Santo Confesor y
Pontífice Atanasio, á fin de que por es­
tos oficios de piadosa pacificación, reci­
ba él un aumento de gloria, y á nosotros
nos alcance los dones de tu gracia. Por
el mismo, etc.
Comunion. (Mat. 10.) L o que os di­
go de noche, decidlo á la luz del dia; y
lo que os digo al oido, predicadlo desde
los terrados. Aleluya.
Poscomunion. Oh Dios, remunerador
de las almas fieles; haz que consigamos
el perdón de nuestros pecados, por la in­
tercesión de tu bienaventurado Confesor
y Pontífice Atanasio, cuya venerable fes­
tividad celebramos. Por, etc.
FIESTAS DE MAYO.

Dia id.— SAN FÉLIX, Diácono y Mártir.


M isa P ro tex isti me, de un M ártir, tiempo p as­
cual , pág. xcv, con las Oraciones de la. M isa In
virtute tua, primera de un M ártir no Pontífice,
pág. xr.VT.

Dia id.— B E A T A M AFALDA, Virgen, rei­


na de Castilla.
M isa D ilex isti, primera de una Virgen, p ág i­
na c l i i i , excepto la siguiente primera

Oración. Oh Dios, que enseñaste á la


Beata reina Mafalda á despreciar con
alma pura las cosas caducas del mundo
y á seguir las celestiales; concédenos á
tus siervos, que despreciando las cosas
terrenas, nos hagas participantes de los
bienes celestiales. Pur, etc.

Di» 3 .— INVENCION DE L A SANTA


CRUZ.
Illtl'oito. ( G a la t. 6.) N os antem.
xosotiíos nos conviene gloriarnos
vtkVa en cruz ^e nuestro Señor Je­
sucristo, en quien está la salud,
^ la vida y nuestra resurrección, y
por quien somos salvados y libertados.
Aleluya, aleluya.
164 FIESTAS DE MAYO.

(Salmo 66.) Dios tenga misericordia


de nosotros, y nos bendiga; haga res­
plandecer sobre nosotros la luz de su ros­
tro, y nos mire compasivo.
Gloria, etc. A nosotros, etc.
Oración. Oh Dios, que renovaste los
prodigios de tu Pasión en la ilustre in­
vención de la Cruz, instrumento de nues­
tra salvación; concédenos, por el inesti­
mable precio de este árbol de la vida, que
consigamos los auxilios de la eterna. Que
vives, etc.
LECCION DE LA EPÍSTOLA DE SAN PABLO k LOS
PH ILIFE NSES. (C. 2, V. 5.)
Hermanos: Habéis, pues, de tener
en vuestros corazones los mismos senti­
mientos que tuvo Jesucristo en el suyo. E l
cual, teniendo la naturaleza de Dios, no
fue por usurpación, sino por esencia el ser
igual á Dios; y no obstante se anonadó á
sí mismo tomando la forma ó naturaleza de
siervo, hecho semejante á los ¿ m is hom­
bres, y reducido á la condicion de hom­
bre. Se humilló á sí mismo haciéndose
obediente hasta la muerte, y muerte de
cruz. Por lo cual también Dios le ensal­
zó sobre todas las cosas, y le dió nombre
superior á todo nombre, á fin de que
FIESTAS DE MAYO. 165

{aquí se arrodilla) al nombre de Jesús se


doble toda rodilla en el cielo, en la tier­
ra y en el infierno; y toda lengua confie­
se que el Señor Jesucristo está en la glo­
ria de Dios Padre.
Aleluya, aleluya. jfr. (Salmo 95.) Pu­
blicad entre las naciones, que reinó el Se­
ñor desde la Cruz. Aleluya.
y. Dulce leño, dulces clavos que sos­
tuvisteis tan dulce peso, y que fuisteis
solos dignos de llevar al Rey y Señor de
los cielos. Aleluya.
88 CONTINUACION D EL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN JUAN. (C. 3, V. I.)

E n aquel tiempo: H abia un hombre


de la secta de los Fariseos, llamado Ni-
codemo, varón principal entre los judíos,
el cual fué de noche á Jesús, y le dijo:
«Maestro, nosotros conocemos que eres
un maestro enviado de T>ios para instruir­
nos, porque ninguno puede hacer los mi­
lagros que tú haces, á no tener á Dios
consigo.» Respondióle Jesús: «Pues en
verdad, en verdad te digo, que quien no
renaciere de nuevo, no puede ver el rei­
no de Dios ó tener parte sn él.» Dícele Ni-
codemo: «¿Cómo puede nacer un hombre,
siendo viejo? ¿Puede acaso volver ctra
i6 6 FIESTAS DE MATO.

vez al seno de su madre para renacer?*


«En verdad, en verdad te digo, respondió
Jesús, que quien no renaciere por el bau­
tismo del agua y la gracia del Espíritu
Santo, no puede entrar en el reino de
Dios. L o que ha nacido de la carne, car­
ne es, mas lo que ha nacido del espíritu,
es espíritu ó espiritual. Por tanto no es-
trañes que te haya dicho: Os es preciso
nacer otra vez. Pues el espíritu 6 el aire
sopla donde quiere, y tú oyes su sonido,
y no sabes de dónde sale, ó á dónde va;
eso mismo sucede al que nace del espí­
ritu.» Preguntó Nicodemo: «¿Cómo pue­
de ser esto?» Respondióle Jesús: «¿Y tú
eres maestro en Israel, y no entiendes es­
tas cosas? En verdad, en verdad te di­
go, que nosotros no hablamos sino lo que
sabemos bien, y no atestiguamos sino lo
que hemos visto, y con todo vosotros no
admitís nuestro testimonio. S i os he h a­
blado de cosas déla tierra, y no me creeis,
¿cómo me creereis, si os hablo de co­
sas del cielo? Ello es así, nadie subió al
cielo, sino aquel que ha descendido del
cielo, á saber: el Hijo del hombre que
está en el cielo. Al modo que Moisés en
el desierto levantó en alto la serpiente de
bronco, así también es menester que el
FIESTAS DE MAYO. 167

Hijo del hombre sea levantado en alto,


para que todo aquel que crea en él, no
perezca, sino que logre la vida eterna.»
C red o .....

Ofertorio. (Salmo 117.) L a diestra


del Señor obró prodigios; la diestra del
Señor me ensalzó; no moriré, pues, sino
que viviré y contaré todas las maravi­
llosas obras del Señor. Aleluya.
Secreta. Recibe, Señor, favorable­
mente el sacrificio que te ofrecemos, pa­
ra que nos libre de tedas las calamida­
des de la guerra, y que en virtud del es­
tandarte de la Santa Cruz de tu Hijo,
nos constituyas bajo la egida de tu pro­
tección, y podamos rechazar las asechan­
zas del enemigo. Por el mismo, etc.
Prefacio de la Pasión.

Comunion. Por la señal de la Cruz,


líbranos, oh Dios nuestro, de nuestros
enemigos. Aleluya.
Poscomunion. Renovados con este ali­
mento celestial, y refrigerados con es­
ta bebida espiritual, te suplicamos, oh
Dios todopoderoso, que defiendas de la
malicia del enemigo á los que hiciste
triunfar de él por el leño de la Santa
l6 8 FIESTA S DE MAYO.

Cruz de tu Hijo, que es el arma de justi­


cia para la salvación del mundo. Por el
misino, etc.
S i se traslada esta fiesta fuera del tiempo pas­
cual, se dice la misma M isa, suprimiendo las A le ­
luyas del In troito y Com union, y despues de la
E písto la se dice el siguiente

Gradual. Cristo se hizo obediente has­


ta la muerte, y muerte de Cruz.
J . Por lo cual Dios le ensalzó sobre
lodos las cosas, y le dió un nombre supe­
rior á todo nombre.
Aleluya, aleluya. jh Dulce leño,
dulces clavos, que sostuvisteis tan dulce
peso, y fuisteis solo dignos de llevar al
Rey y Señor de los cielos. Aleluya.

Día id — SANTOS ALEJANDRO, EVEN-


C lO y TEODULO, Mártires, y JUVENAL,
Obispo y Confesor.

M isa S an cti tui, de muchos Mártires, tiempo


pascual,pág. c u , 6 la M isa Sapientiam , despues de
Pentecostés, pág. l x x i x , y en ambas las siguientes.

Oración. Haz, te rogamos, oh Dios


todopoderoso, que los que celebramos el
natalicio al cielo de tus Santos Alejan­
dro, E venció, Teódulo y Juvenal, sea­
FIESTAS DE MAYO. i6g

mos libertados por su intercesión de to ­


dos los males que nos amenazan. Por el
mismo, etc.
Secreta. Haz descender sobre estas
hostias, oh Dios todopoderoso, una ben­
dición copiosa, que obre en nosotros cle­
mentemente la santificación, y nos rego­
cije en la solemnidad de tus Santos. Por
el mismo, etc.
P u s c o iu u iiío ii . Alimentados con este
don celestial, te pedimos, Señor nuestro,
que esperimentemos el efecto de la in­
tercesión de tus Santos Alejandro, Even-
cio, Teódulo y Juvenal, cuyo culto cele­
bramos. Por, etc.
Estas oraciones sirven de cor.mmemoracioit er.
la Misa. de. la C ruz.

Dia 4 .— SANTA MÓNICA, Viuda.


Misa C o g í o vi, D om ine, del eontun de Viudas,
con la E p ísto la rfe San Pablo á Timoteo, H on ra á
las Viudas, pág. c lx iv , y el E v a n g e lio de San L u ­
cas , Iba Jesús cam ino de la ciudad de N ain , D o ­
mingo quince despues de Pentecostés, pág. 134., y le
siguiente primera

Oración. Oh Dios, consuelo de los


afligidos y salvación de los que en ti es­
peran, que recibiste misericordiosamen -
170 FIESTAS DE MAYO.

te las lágrimas piadosas de la bienaven­


turada Mónica para la conversión de su
hijo Agustín; concédenos por la interce­
sión de ambos, que lloremos nuestros p e­
cados, y obtengamos la gracia de tu m i­
sericordia. Por, etc.

Dia id.— SAN FLORIAN. Mártir.


M isa Protexisti me, primera del tiempo pascual,
pdg. xcv, con las oraciones de la M isa para despues
de Pentecostés, In virtute tua, primera de un M ártir
no Pontífice, pág. l i v .

Dia 5 .— SAN PIO V, Papa y Confesor.


M isa S ta tu it ei D cm in u o , de Confesor P o n ­
tífice, pág. ex, escepto esta primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste


elegir al bienaventurado Pió Pontífice
Máximo, para repeler á los enemigos de
tu Iglesia y reparar el culto divino; haz
que seamos defendidos con su auxilio, y
que de tal modo nos dediquemos á tu
servicio, que vencidas las asechanzas
de todos los enemigos, gocemos de una
perpetua paz. Por, etc.
FIESTAS DE MAYO. 171

Dia id.— CONVERSION DE S. AGUSTIN,


Obisix), Confesor y Doctor.

Introito. (Salmo 65, v. 102.) Venite, et.


e n id, y escuchad vosotros todos
los que temeis á Dios, y os con­
taré cuán grandes cosas ha he­
cho por mi alma el Señor mise­
ricordioso y compasivo, el paciente y en
sumo grado misericordioso. Aleluya, ale­
luya.
(Salmo 144.) Para con todos es be­
néfico el Señor, y sus misericordias se
extienden sobre todas sus obras.
y. Gloria, etc. Venid, etc.
Oracion. Oh Dios, que honraste este
dia con la admirableconversion de tubien-
aventurado Confesor y Pontífice Agus­
tín; haz, te rogamos, que así como defen­
dió á tu Iglesia combatiendo los errores,
así también defienda nuestros corazones
con sus oraciones, y mediante tu gracia,
contra los espíritus malignos. Por, etc.

LECCION DE LA EPÍSTOLA D2 SAN PABLO Á LOS


ROMANOS. (C. 13, V. 12.)

Hermanos: L a noche está muy avan­


zada, y va á llegar el dia de la eternidad.
172 FIESTAS DE MAYO.

Dejemos pues las obras de las tinieblas,


y revistámonos de las armas de la luz.
Andemos con decencia y honestidad como
se suele andar durante el dia; no en co­
milonas y borracheras, no en deshones­
tidades y disoluciones, no en contiendas
y envidias, mas revestidos de nuestro
Señor Jesucristo.
Aleluya, aleluya. f. (Salmo 115.)
T ú rompiste mis cadenas, á ti ofreceré yo
un sacrificio de alabanza, é invocaré el
nombre del Señor. Aleluya.
V. (Salmo t i y.) T e cantaré himnos
de gratitud, por haberme oido y sido mi
salvador. Aleluya.
S i se traslada despues de Pentecostés, se dice:

Gradual. (Salmo 88.) Cantando me


estaré eternamente las misericordias del
Señor.
jf. A hijos y nietos haré notoria por
mi boca tu fidelidad.
Aléluya, aleluya, f . Herías, oh Se­
ñor, mi corazon con tu caridad, y pene­
traban tus palabras en mi corazon como
saetas afiladas; y los ejemplos de tus sier­
vos, que hacías resucitar de entre los
muertos, obraban en mis entrañas como
carbones encendidos. Aleluya.
FIESTAS DE MAYO. r73

© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. (C. 19, V . 2 J . )

En aquel tiempo, dijo Pedro á Jesús;


Bien ves que nosotros, etc., como en la
Misa de Abades, pág. cxxxvm .
Ofertorio. (Salmo y i .) Florecerá co­
mo la palma el varón justo, y descollará
cual cedro del Líbano. Aleluya.
Secreta. Rogárnoste, oh Señor, que la
solemnidad anual de la conversión de tu
Confesor y Pontífice Agustín, nos haga
aceptos á tu piedad, áfin de que por es­
tos oficios de pacificación le acompañe á
él la retribución dichosa, y á nosotros los
dones de tu gracia. Por, etc.
Comnnion. (Mateo n .) Venid á mí
todos los que andais agobiados con tra­
bajos y cargas, y yo os aliviaré. Aleluya.
Poscomunion. Oh Dios, que con ine­
fable providencia sacaste al bienaventu­
rado,Agustín de las tinieblas de los er­
rores para llevarlo á la luz de la verdad
evangélica; haz, te pedimos, que los que
celebramos hoy su conversión, esperimen-
temos con su ayuda los dones de tu gra­
cia. Por, etc.

T. IT. 13
T74 FIESTAS DE MAYO.

Dia id.— SAN AMADOR, Mártir.


M isa Protexisti me, primera de un M ártir,
tiempo pascual, pág. xcv, con las oraciones de la
M isa despues de Pentecostés, In virtute t u l , prime­
ra de un M ártir no Pontífice, pág. x n v .

Dia id.—SAN SACERDOTE, Obispo de Si-


güenza, Confesor.
Mise. S ta tu it ei Dom inus, primera de un Con­
feso r Pontífice, pág. ex.
C red o .....

Dia O.-SAN JUAN ANTE-PORTAM-


LATINAM.
Introito. (Sai¡no 63 ) Protexisti me..
ú, oh Dios mió, me has defendido
de la conspiración de los malig­
nos, del tropel de los que obran
la iniquidad. Aleluya, aleluya.
(Salmo id.) Escucha, oh Dios mió,
mi oracion cuando á ti clamo; libra mi
alma del temor que me causa el enemigo.
Gloria, etc. T ú me has defendido, etc.
Oración. Oh Dios, que sabes que por
todas partes nos asaltan los males; haz,
FIESTAS DE MAYO. 175

te rogamos, que nos proteja siempre la


intercesión gloriosa de tu bienaventurado
Apóstol y Evangelista Juan. Per, etc.
LECCION D EL LIBRO DE LA SABIDURÍA.
ÍC. 5 , V. I.)

Los justos se presentarán, etc., como


en la Misa Pro texis ti, pág. xcvn.
Aleluya, aleluya. (Salmo q i.) F lo ­
recerá como la palma el varón justo; y
cual cedro del Líbano se multiplicará.
Aleluya.
(Oseas 14.) E l justo brotará co­
mo el lirio, y florecerá eternamente ante
el Señor. Aleluya.
© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C. 20, V. 2 0 .)

En aquel tiempo: Se acercó á Jesús


la madre de los hijos del Zebedeo con
sus hijos, y le adoró, manifestando que­
rer pedirle alguna gracia. Jesús le dijo:
«¿Qué quieres?» Y ella le respondió: «Dis­
pon que estos dos hijos mios tengan
asiento en tu reino, uno á tu derecha y
otro á tu izquierda.» Mas Jesús les dió
por respuesta: «No sabéis lo que pedís.
¿Podéis beber'el cáliz que yo tengo de
beber?» Dícenle: «Bien podemos.» Repli-
FIESTAS DE MAYO.

coles: «Mi cáliz sí que le bebereis, pero


el asiento á mi diestra ó siniestra no me
toca concederle á vosotros, sino que será
para aquellos á quienes le ha destinado
mi Padre.»
C r e d o .....

Ofertorio. (Salmo 8ü.) Los cielos,


Señor, celebran tus maravillas, como
también la verdad en la congregación de
los Santos. Alelu}'a.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
habiendo aceptado nuestros dones y nues­
tros ruegos, nos purifiques con los miste­
rios celestiales, y nos oigas con clemen­
cia. Por, etc.
Prefacio, de Apóstoles.

Comunion. (Salmo 63.) Alegrarse há


el justo en el Señor, y esperará en él; y
serán aplaudidos todos los rectos de co-
razon. Aleluya.
Poscomunion. Alimentados, Señor,
con el pan celestial, haz, te rogamos,
que nos nutramos para poder llegar á la
vida eterna. Por, etc.
FIESTAS DE MAYO. 177

M ISA
PAR A D E SPU E S DE PENTECO STES.

Introito. (E cl. 15.) Iti medio Ecclesice.


n medio de la' Iglesia abrió su
boca¡ llenándole del espíritu de
sabiduría y de inteligencia, y
revistiéndole de un manto de
gloria.
(Salmo 91.) Bueno es tributar ala­
banzas, y salmear á tu nombre, oh Altí­
simo.
f. Gloria, etc. En medio, etc.
L a s O raciones y el E va n g elio son de la M isa
anterior.

LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.


(E cl. c. 15, V. I.)

E l que teme á Dios hará buenas


obras; y quien observa exactamente la
justicia, la poseerá, y le saldrá al encuen­
tro corno madre respetable. L e alimen,
tará con pan de v id a , y de inteligencia-
y le dará á beber el agua de ciencia sa­
ludable, y fijará en él su morada, y él
sera constante, y la sabiduría será su sos­
ten, y no se veré, jamás confundido, sino
178 FIE STA S D E MAYO.

que será ensalzado entre j>ns hermanos,


y en medio de la Iglesia le abrirá la boca,
llenándole del espíritu de sabiduría y de
inteligencia, y revistiéndole de un manto
que le cubrirá de gloria. Colmarle há de
consuelo y de alegría, y el Señor Dios
nuestro le dará en herencia un eterno re­
nombre.
Gradual. (S .J u tm 21.) Suscitóse la
voz entre los hermanos de que este dis­
cípulo no moriría; mas no le dijo Jesús:
«No morirá.»
jt. Sino: «Yo quiero que así se quede
hasta mi venida; tú- sígueme.»
Aleluya, aleluya. V. Este es aquel
discípulo que da testimonio de estas co­
sas; y estamos ciertos de que su testi­
monio es verdadero. Aleluya.
Ofertorio. (Salmo 91.) Florecerá co­
mo la palma el varón justo, y descollará
cual cedro del Líbano.
Coimmion. (5 . Ju an 21.) Suscitóse
la voz entre los hermanos de que este
discípulo no moriría; y no dijo Jesús: «No
morirá,» sino: «Yo quiero que así se que­
de hasta mi venida.»
F IE ST A S D E MAYO. 179

Dia 7 .— SAN ESTANISLAO, Obispó y


Mártir.

M isa Protexisti me, primera del tiempo pas­


cual, pág. xcv: despues de Pentecostés, la, Misa, S a ­
cerdotes Dei, segunda de ur. M ártir Pontífice, p á­
gina l x i , con él Evangelio de la primera, Statuit,
pág. l i x , y en ambas la siguiente primera

Oración. Oh Dios, por cuya honra


murió el glorioso Pontífice Estanislao al
filo de la espada de los impíos; haz, te
rogamos, que todos lns que imploran su
auxilio, consigan el efecto saludable de
su protección. Por, etc.

Dia id.— SAN BENITO I I , Papa y Con­


fesor.

Misa Statuit ei Dominus, primera de un C on­


fesor Pontífice, pág. ex.
l8 o F IE S T A S DE MAYO.

Dia 8.— APARICION DE SAN MIGUEL,'


Arcángel.

Introito. (Salm o loa.) • Benedicite.


al Señor todos vosotros,
e n d e c id
oh Angeles suyos; vosotros, de
gran poder y virtud, ejecutores
de sus órdenes, prontos á obede­
cer la voz de sus mandatos. Aleluya, ale­
luya.
(.Salmo id.) Bendice, oh alma mia, al
Señor, y bendigan todas mis entrañas su
santo nombre.
y. Gloria al Padre, etc. Bendecid al
Señor, etc.
Oración. Oh Dios, que con admirable
orden distribuyes los ministerios de los
Angeles y de los hombres; concede pro­
picio, que sea en la tierra custodiada
nuestra vida, por quienes estás siempre
asistido en el cielo. Por, etc.
LE C C IO N D E L L I3 K 0 U E L A l’O C A L IF b l.
(C. 1, V. i .)

En aquellos dias: Significó Dios las


cosas que deben suceder presto, por me­
dio de su Angel enviado á Juan, siervo
suyo, el cual ha dado testimonio de ser
F IE ST A S DE M AYO. l8 l

palabra de Dios, y testificación de Jesu­


cristo, todo cuanto ha visto. Bienaven­
turado el que lee con respeto y escucha
con docilidad las palabras de su profecía,
y observa las cosas escritas en ella; pues
el tiempo de cumplirse está cerca. Juan á
las siete iglesias del Asia Menor. Gracia
y paz á vosotros, de parte de aquel
que es, y que era, y que ha de venir; y
de parte de los siete espíritus que asis­
ten ante su trono; y de parte de Jesu­
cristo, el cual es testigo fiel, primogéni­
to 6 el primero que resucitó de entre los
muertos, y soberano de los reyes de la
tierra, el cual nos amó y nos lavó de
nuestros pecados con su sangre.
Aleluya, aleluya, y . Oh Arcángel,
San M iguel, defiéndenos en el com­
bate, para que no perezcamos en el jui­
cio tremendo. Aleluya.
J. Se conmovió el mar, y tembló la
tierra, cuando el Arcángel Miguel des­
cendió del cielo. Aleluya.
© CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. (C. l 8 , V. I.)

En aquel tiempo: Se acercaron los


discípulos á Jesns, y le hicieron esta pre­
gunta: «¿Quién será el mayor en el reino
182 f i e s t a s d e m ayo.

de los cielos?» Y Jesús, llamando á sí á


un niño, le coloca en medio de ellos, y
dijo: «En verdad os digo, que si no os
volvéis y hacéis semejantes á los niños
en sencillez é inocencia, no entrareis en el
reino de los cielos. Y el que acogiere 4
un niño tal cual acabo de decir en nombre
mío, á mí me acoge; mas quien escanda­
lizare á uno de estos parvulillos, que
creen en mí, mejor le sería que le colga­
sen del cuello uua de esas piedras de
molino que mueve un asno, y así fuese
sumergido en el profundo del mar. ¡Ay
del mundo por razón de sus escándalos!
Porque si bien es forzoso, atendida la ma­
licia de los hombres, que haya escándalos,
sin embargo, ¡ay de aquel hombre que
causa el escándalol Que si tu mano ó tu
pié te es ocasion de escándalo ó pecado,
córtalos y arrójalos lejos de ti; pues mas
te vale entrar en la vida eterna manco ó
cojo, que con dos manos ó dos pies ser
precipitado al fuego eterno. Y si tu ojo
es para ti ocasion de escándalo, sácale
y tírale lejos de ti; mejor te es entrar en
la vida eterna con un solo ojo, que tener
dos ojos, y ser arrojado al fuego del in­
fierno. Mirad que no desprecieis á uno
de estos pequeñitos, porque os hago sa­
F IE ST A S D E MAYO.

ber que sus Angeles de guarda en los cie­


los están siempre viendo la cara de mi
Padre celestial.!
Credo.....

Ofertorio. (A poc . 8.) Y púsose un


Angel ante el Altar, con un incensario
de oro en la mano, y diéronle muchos
perfumes, y el humo de los perfumes su­
bió al acatamiento de Dios. Aleluya.
Secreta. T e ofrecemos, Señor, estas
hostias ¿e alabanza, suplicándote humil­
demente que las admitas propicio por la
intercesión de los Angeles, y nos conce­
das que alcancemos por ellos nuestra sal­
vación. Por, etc.
Comnnlon. (Dan. 3.) Bendecic^al
Señor, oh Angeles del Señor, loadle y en­
salzadle sobre todas las cosas por todos
los siglos. Aleluya.
Poscomnnion. Humildemente te su­
plicamos, Señor, apoyados por la inter­
cesión de tu bienaventurado Arcángel
Miguel, que lo que hemos tomado por
nuestra boca, lo percibamos con alma
pura. Por, etc.
S i s{ traslada, esta fiesta despues de Pentecostés,
se dice esta misma M isa , omitiendo las Aleluyas del
Introito^ Comunion, y ¡e dirá el siguiente
18 4 ÍIE 'S T A S D E MAYO.

Gradual. Bendecid al Señor todos


vosotros, oh Angeles suyos; vosotros, de
gran poder y virtud, ejecutores de sus
órdenes, prontos á obedecerla voz de sus
mandatos.
jt. Bendice, oh alma mia, al Señor, y
bendigan todas mis entrañas su santo
nombre.
Aleluya, aleluya, jt. Oh Arcángel
San Miguel, defiéndenos en el combate,
para que no perezcamos en el juicio tre­
mendo. Aleluya.

Dia 9 .— SAN GREGORIO KAZIANCENO,


Obispo, Confesor y Doctor.
M isa In medio Ecclesiae, del común de D octo­
res, pág. c x x i i , con la Epístola segunda, E l justo
despertándose, etc., pág. cxxvi.
Credo.....

Dia id.— SAN GREGORIO, Obispo de Ostia,


Confesor.
Misa Statuit ei Dominus, primera de itn Con­
fesor Pontífice, pág. ex, escepto esta primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste


conceder á tu bienaventurado Confesor y
F IE ST A S D E M AYO. 185

Pontífice Gregorio, una gracia singular


contra las invasiones de las langostas;
concede propicio, que los que pedimos
incesantemente tus beneficios, por sus
méritos é intercesión seamos libres en
nuestras almas y cuerpos de toda ad­
versidad, y nuestras haciendas perma­
nezcan exentas de cualquier azote de tu
indignación. Por, etc.

Día 10 .—SAN ANTONINO, Obispo y Con­


fesor.
M isa Statuit ei Dnmimis, primera de Confesor
Pontífice, pág. ex, escepto esta primera

Oración. Haz, Señor, que seamosa'yu-


dados por los méritos de tu Confesor y
Pontífice Antonino, á fin de que así co­
mo te confesamos admirable por lo que
en él has hecho, así te glorifiquemos por
lo que misericordiosamente obres en
nosotros. Por, etc.
Se hace conmemorados de los Santos G ordia•
m oy Epimaco, Mártires.
l8 6 F IE S tA S E E MAYO.

Dia id.—SANTOS GORDIANO y EPIMA-


CO, Mártires.
M isa Sancti tui, segunda, del tiempo pascual,
pág. cu , con la Epístola del Apocalipsi de San
Juan: Despues de estas cosas, yo Juan, etc., pági-
n a c v i i , y estas:

Oración. Haz, te rogamos, oh Dios


todopoderoso, que los que celebramos la
solemnidad de tus bienaventurados Már­
tires Gordiano y Epimaco, seamos ayu­
dados con su intercesión para contigo.
Por, etc.
Secreta. Recibe benigno, oh Señor,
las hostias que te dedicamos, por los mé­
ritos de tus bienaventurados Mártires
Gordiano y Epimaco, y haz que alcan­
cemos el auxilio sempiterno. Por, etc.
Poscomunion. Pedírnoste, oh Dios to­
dopoderoso, que los que hemos partici­
pado del alimento celestial, seamos de­
fendidos de toda adversidad por la in­
tercesión de tus santos Mártires Gor­
diano y Epim aco. Por, etc.
F IE ST A S D E MAYO. 18 7

Dia id.— SANTA BEATRIZ ESTENSIS,


Virgen.
M isa Dilexisii, primera de una Virgen, página
CLin, escepto esta primera
Oración. Oh Señor Jesús, que hiciste
que la bienaventurada Beatriz, inflama­
da en tu amor, despreciase las delicias
del mundo, y te sirviese humildemente
de todo corazor.; concede propicio, que
imitemos las virtudes de aquella cuya
festividad celebramos. Que vives y rei­
nas, etc.

Dia id.—SAN MARTIN LOINAZ, Mártir.

M isa Protexisti me, de un M ártir tiempo p as­


cual, pág. xcv; fuera de dicho tiempo, la Misa L«e*
tabitur, pág. l x v i m , segunda d i un M ártir no P o n ­
tífice, con las oraciones de la primera y el Evange­
lio: Si alguno quiere venir en pos, pág. l x i i i .
i8 8 FIESTAS D E MAYO.

Día id. -CORONA DE ESPINAS DE NUES­


TRO SEÑOR JESUCRISTO.
In tr o it o . ( Cant . 3 .) Egredim ini.
, pues, fuera, oh hijas de Sion,
a l id
y vereis al Rey pacífico con la dia­
dema con que le coronó su madre
la Sinagoga. Aleluya, aleluya.
(Salmo 66.) Dios tenga misericordia
de nosotros, y nos bendiga; haga resplan­
decer stíbre nosotros la luz de su rostro,
y nos mire compasivo.
Gloria, etc. Salid pues, etc.
Oración. Haz, te rogamos, oh Dios
omnipotente, que los que en memoria de
la Pasión de nuestro Señor Jesucristo ve­
neramos en la tierra su Corona de espi­
nas, merezcamos ser coronados por él de
gloria y honor en el cielo. Por el mis­
mo, etc.

r.F.CCION D EL LIBRO DEL APOCALIPSI. ( C . 14 , V 14 .)

Miré todavía, y hé ahí una nube blan­


ca y resplandeciente-, y sobre la nube sen­
tada una persona semejante al Hijo del
hombre, el cual tenia sobre su cabeza
una corona de oro, y en su mano una hoz
F IE S T A S D E M AYO. 18 9

afilada. En esto salió del templo otro An­


gel, gritando en alta voz al que estaba
sentado sobre la nube: «Echa ya tu hoz,
y siega, porque venida es la hora de se­
gar, puesto que está seca la mies de la
tierra.» Echó, pues, el que estaba senta­
do sobre la nnbe su hoz á la tierra, y la
tierra quedó segada.
Aleluya, aleluya. Ji\ ¡Oh dulce le­
ño, dulces clavos, que sostuvisteis el pe­
so mas dulce! Solo vosotros fuisteis dig­
nos de sostener al Rey y Señor de los
cielos. Aleluya.
L a corona enrojecida de Jesús
Nazareno que le fué puesta para igno­
minia, se convierte en gloria. Aleluya.
S i se traslada esta, fiesta fuera del tiempo p a s­
cual, se omiten las anteriores Aleluyas con sus ver­
sículos, y se dice el siguiente

Gradual. L a pérfida Judea puso en la


cabeza de Jesús una corona, no de plata,
de candor y de hermosura, no de oro res­
plandeciente y de honor, sino de espinas
de afrenta y de tristeza.
f. Rodeó su cabeza como á un Rey
esposo, adornado con su corona.
Aleluya, aleluya. í . L a corona en­
rojecida de Jesús Nazareno, que le fué
F IE ST A S D E MAYO.

puesta para ignominia, se convierte aho­


ra en gloria. Aleluya.

® CONTINUACION D EL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN JUAN. ( C . 19, V. I.)

En aquel tiempo: Tomó entonces Pi-


lato á Jesús, y mandó azotarle. Y los sol­
dados formaron una corona de espinas
entretegidas, y se la pusieron sobre la ca­
beza, y le vistieron un manto de púrpu­
ra. Y se arrimaban á él y le decían: «Sal­
ve, ¡oh rey de los Judíos!» Y dábanle de
bofetadas. Ejecutado esto salió Pilato de
nuevo á fuera, y díjoles: «Hé aquí que os
le saco fuera, para que reconozcáis que
yo no hallo en él delito alguno.» (Salió
pues Jes'.is llevando la corona de. espinas
y revestido del manto de púrpura.) Y les
dijo Pilato: «Ved aquí al hombre.» Luego
que los pontífices y sus ministros 1c vieron,
alzaron el grito, diciendo: «Crucifícale,
crucifícale.» Díceles Pilato: «Tomadle
allá vosotros y crucificadle, que yo no
hallo en él crimen.»
Credo.....

Ofertorio. Digno eres, oh Señor Jesús


Dios nuestro, de recibir la gloria, el ho­
nor y la virtud; porque tú nos libraste de
FIE STA S U t MAYO. ig i

la muerte, y del demonio que tenia su


imperio. Aleluya.
Secreta. Oh Señor Jesucristo, que pa­
ra quitar las espinas de nuestros pecados,
quisiste con paciencia ser coronado de
espinas; concede, que los devotos de tu
corona sean libres de las espinas de los
pecados. Que vives y reinas, etc.
Prefacio de Pasión.

Conranion. (.Apoc . 6.) Y o miré, y he


ahí un caballo blanco, y el que le mon­
taba tenia un arco, y diósele una corona,
y salió victorioso par?, continuar las vic­
torias.
Poscomunion. Oh buen Jesús, te su­
plicamos humildes, que así como quisis­
te por nosotros que tu cabeza fuese ceñi­
da con una corona de afrenta, asi te dig­
nes conceder, que nuestra cabeza en el jui­
cio final, sea rodeada de una corona de
gloria. Que vives y reinas, etc.

Dia 11.—SAN ALEJANDRO II, Papa y


Mártir.
M isa Frotexisti me, de un M ártir, tiempo pas­
cual, pág. xcv,jy las Oraciones de la M isa Sacer­
FIESTAS D E MAYO.

dotes Dci, segunda de -tn M ártir Pontífice, p ág i­


na t . x t , que será la que se diga si se celebra despues
de Pentecostés.

Dia id.— SAN MAMERTO, Obispo y Con­


fesor.
Misa Statuit ei Dominus, primera de un Con­
fesor Pontífice , pág. ex.

Dia id.— SAN ANASTASIO, Mártir, y sn


octava.
M isa Protexisti me, de un M ártir, tiempo p a s­
cual , pág. xcv, con las Oraciones de la Misa In
yirtute tua, primera d3 r,n M ártir no Pontifico ,
pág. t .x i v , la misma que se dirá si se celebra despues
de Pentecostés.

Dia id.i—SAN JUAN DAMASCENO, Con­


fesor.
Introito. (Salmo 72.) Tenuisti manum.
me asiste de la mano derecha,
y guiásteme según tu voluntad,
^ me aco8Ís^e cori gloria- (Alelu-
5 =2-3 gM> va, aleluya.)
[Salmo id.) ¡Cuán bondadoso es Dios
para Israel, para los que son de corazon
recto.
F IE ST A S D E MAYO. I9 3

V. Gloria al Padre, etc. T ú me asis­


te, etc.
Oración. Oh Dios, que restituida ad­
mirablemente la mano derecha átu biena­
venturado Confesor Juan, conservaste en
la Iglesia el culto de las sagradas imá­
genes; concédenos, por sus méritos y sú­
plicas, que seamos en el cielo dignos de
la vista de aquellos cuyas imágenes vene­
ramos en la tierra. Por nuestro Señor Je­
sucristo, etc.
T.F.CCION D EL LIBRO DE LA SABIDURÍA.
(C . IO.)

E l Señor condujo al justo por cami­


nos seguros, mostróle el reino de Dios y
le dió la ciencia de los Santos; enrique­
cióle en medio de fatigas, y recompensó
abundantemente sus trabajos. Cuando
querían sorprenderle con sus fraudes, el
mismo Señor le asistió, é hízole rico. L e
guardó de sus enemigos, defendióle de
los seductores, é hízole salir vencedor en
la gran lucha, para que conociese que de
todas las cosas, la mas poderosa es la
sabiduría. Esta misma no abandonó al
justo cuando fué vendido, antes bien le
libró de los pecadores; descendió con él
al hoyo 6 mazmorra, y no le desamparó
194 F IE ST A S D E MAYO.

en las prisiones, sino que le dió el go­


bierno del reino, y el poder contra aque­
llos que le habian deprimido; y conven­
ció de mentira á los que le habían infa­
mado. Esta libró al pueblo justo y al li­
naje irreprensible, de las naciones que le
oprimían, entrándose en el alma del sier­
vo de Dios, el cual contrastó á Reyes
formidables á fuerza de portentos y mi­
lagros; y esta les dió á los justos el ga­
lardón de sus trabajos.
Aleluya, aleluya, f . E l Señor te
salvará tu mano, porque tú pelearás las
batallas del Señor. Aleluya.
j. Bendito el Señor Dios mió, que
adiestra mis manos para la pelea y mis
dedos para el combate. Aleluya.
Para el caso que sea esta fiesta trasladada des­
pues de Pentecostés, el siguiente

Gradual. [Salmo 17.) Él es el Dios


que me ha revestido de fortaleza, y ha
hecho que mi conducta fuese sin man­
cilla.
i¡. Que adiestra mis manos para la
pelea; tú el que fortaleciste mis brazos
como arcos de bronce; y me has salvado
con tu protección, y me has amparado
con tu diestra.
F IE ST A S D E M AYO. 195

Aleluya, aleluya. J. Perseguiré á


mis enemigos y los alcanzaré, y no volve­
ré atrás hasta que queden enteramente
vencidos. Aleluya.

gg C O N T IN U A C IO N D E L SANTO E V A N C E L IO SE G U N

SAN LU C A S. (C. 6.)

En aquel tiempo: Sucedió que entró


otro sábado en la Sinagoga, y púsose á
enseñar. Hallábase allí un hombre, que
tenia seca la mano derecha. Y los E scri­
bas y Fariseos le estaban acechando, á
ver si curaría en sábado, para tener de
qué acusarle. Pero Jesús, que penetraba
sus pensamientos, dijo al que tenia seca la
mano: «Levántate, y ponte en medio.»
Levantóse y se puso en medio. Díjoles
entonces Jesús: «Tengo que haceros una
pregunta: ¿Es lícito en los dias de sába­
do hacer bien ó mal? ¿Salvar á un hom­
bre la vida ó quitársela?» Y dando una
mirada á todos al rededor, dijo al hom­
bre: «Extiende tu mano.» Extendióla, y
la mano quedó sana. Mas ellos llenos de
furor, conferenciaban entre sí qué po­
drían hacer contra Jesús.
Ofertorio. E l árbol contiene la espe­
ranza de que si fuese cortado otra vez
196 F IE S T A S D E MAYO.

reverdecerá, y sus ramas brotarán. (Ale­


luya.)
Secreta. Oh Señor, para que los do­
nes que te ofrecemos sean dignos de tu
presencia, haz sean favorecidos con la
intercesión piadosa del bienaventurado
Juan, y la de los Santos que, por obra
suya, veneramos expuestos en los altares.
Por, etc.
Comunion. Los brazos de los pecado­
res serán quebrantados, y el Señor alien­
ta á los justos. (Aleluya.)
Poscomunion. T e rogamos, Señor,
que los dones recibidos nos deñendan
con las armas celestiales; y que nos fa­
vorezca la protección del bienaventurado
Juan, unida al sufragio unánime de los
Santos, cuyas imágenes recobró para ser
veneradas en la Iglesia. Por, etc.

Dia id.— SAN ORENCIO (padre de San


Lorenzo), Confesor.
Misa Os jusH, primera de un Confesor no P on­
tífice, pág. c x x v i i .
F IE ST A S D E MAYO. 1 97

Día id .-S A N ANTONINO, Mártir.


M isa Protcxisti me, de un M ártir iiempe pas­
cual, pág. xr.v, con las oraciotics de la Misa In vir-
tute tua, primera d i un M ártir no Pontífice, p á g i­
na x l i v , la que se dirá cuando esta fiesta se trasla­
da despues de Pentecostés.

Dia i d — SAN FRANCISCO DE GERÓNI­


MO, Confesor.
Introito. (Isaías 58.) Clama.
«gvggfniAMA, no ceses, haz resonar tu
voz como una trompeta, y decla-
ra á mi pueblo sus maldades.
(Aleluya, aleluya.)
(Salmo 67.) Sabed que hará que su
voz sea una voz todopoderosa; tributad,
pues, gloria á Dios por lo que ha obrado
en Israel.
f. Gloria, etc. Clama, no ceses, etc.
Oración. Oh Dios que hiciste al bien­
aventurado Francisco predicador insig­
ne de tu palabra para la salvación de
las almas; concédenos por su intercesión,
que meditemos constantemente en el co-
razon los mandatos de tu ley, y los cum­
plamos fielmente. Por, etc.
198 F IE ST A S D B MAYO.

LEC C IO N EE LA E P IS T O L A D E L B. AI*ÓSTOL SAN P A ­


BLO A. LOS C O K IN T H IO S . ( i,C. 2, V. I . )

Hermanos mios: Cuando yo fui á vos­


otros á predicaros el Evangelio de C ris­
to, no fué con sublimes discursos ni sa­
biduría humana. Puesto que no me he
preciado de saber otra cosa entre vos­
otros, sino á Jesucristo, y este crucifica­
do. Y mientras estuve ahí entre vosotros,
estuve siempre con mucha humillación,
mucho temor, y en continuo susto; y mi
modo de hablar, y mi predicaciun, no
fué con palabras persuasivas de humano
saber, pero sí con los afectos sensibles del
espíritu y de la virtud de Dios, para que
vuestra fe no estribe en saber de hom­
bres, sino en el poder de Dios. Esto no
obstante, enseñamos sabiduría entre los
perfectos ó verdaderos cristianos; mas una
sabiduría, no de este siglo ni de los prín­
cipes de este siglo, los cuales son des­
truidos con la C ru z , sino que predicamos
la sabiduría de Dios en el misterio de
la Encarnación , sabiduría recóndita, la
cual predestinó y preparó Dios antes de
los siglos para gloria nuestra.
Aleluya, aleluya. (Santiago i.) Bien­
aventurado el hombre que sufre la tenta-
F IE ST A S D E M AYO. 199

cion, porque despues que fuere probado,


recibirá la corona de la vida. Aleluya.
(Eccl. 45.) E l Señor le amó, le ador­
nó, y vistió con la estola de la gloria.
Aleluya.
S i se celebra estafiesta despues de Pentecostés, se
dice:

Gradual. (Salmo 91.) Florecerá co­


mo la palma el varón justo, y cual cedro
del Líbano se multiplicará en la casa del
Señor.
ji. Para anunciar por la mañana tu
misericordia, oh Señor, y tu verdad por
la noche.
Aleluya, aleluya. ]r. Bienaventura­
do el hombre que sufre la tentación, por­
que despues que fuere probado, recibirá
la corona de la vida. Aleluya.

® CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN LUCAS. ( C . 12, V. 35 .)

En aquel tiempo, dijo Jesús á sus


discípulos: «Estad con vuestras ropas ce­
ñidas, etc., como en la Misa Os justi, p r i­
mera, de un Confesor no Pontífice , página
CXXIX.
Ofertorio. (Isaías 61.) E l Señor me
ha enviado para curar á los de corazon
300 F IE ST A S D E MAYO.

contrito, y predicar la redención á los es­


clavos. (Aleluya.)
Secreta. T e ofrecemos, oh Señor, de­
votamente en la conmemoracion del bien­
aventurado Francisco, los dones que he­
mos recibido de tu bondad; suplicándote
humildemente, que recibamos también
de tu clemencia obras con que podamos
aplacar tu justicia. Por, etc.
Comunion. (i Corinth. 2.) Híceme
flaco con los flacos, para ganar á los ña­
cos; híceme todo para todos, para salvar­
los á todos. (Aleluya.)
Poscomunion. Haz, oh Señor, que el
saludable misterio de tu Mesa purifique
nuestros corazones, por la intercesión de
tu bienaventurado Confesor Francisco, á
fin de que nada encuentres en nosotros
digno de castigo, sino de premio. Por el
mismo, etc.

Dia 12.-SA N TO DOMINGO DE LA CAL­


ZADA, Confesor.
Misa Os justi, primera de Confesor no P o n tífi­
ce , pág. cxxvil, excepto esta primera

Oración. Clementísimo Dios, que te


dignaste ilustrar con insignes virtudes á
tu bienaventurado Confesor Domingo;
F IE ST A S D E M AYO. 301

suplicárnoste nos concedas, que por la


intercesión de aquel cuya fiesta celebra­
mos hoy, seamos libres de los vínculos
de nuestros pecados, y merezcamos go­
zar de su compañía en el cielo. Por, etc.

Dia id.— SANTA JUANA LUSITANA,


Virgen.
Misa Dilexisti, primero, de una Virgen, p á g i­
na excepto esta primera
c l iii,

Oración. Oh Dios, que entre las reales


delicias y los atractivos del mundo, for­
taleciste con la virtud de la continencia
á tu bienaventurada Virgen Juana; te ro­
gamos que, por su intercesión, despre­
cien tus fieles las cosas terrenas y aspi­
ren siempre á las celestiales. Por, etc.

Dia id.-SAN TOS NEREO, AQUILEO, DO-


MITILA, Viigen, y PANCRACIO, Már­
tires.
Introito. (Salm o 32.) Ecce oculi Domir.i.
É aquí los ojos del Señor pues­
tos en los que le tem en, y en
los que esperan en su miseri­
cordia. (Aleluya, aleluya.)
(Salmo id.) Regocijaos, oh justos, en
202 F IE ST A S D E MAYO.

el Señur: á los rectos de corazon es á *


quienes les está bien el alabarle.
jt. Gloria al Padre, etc. Hé aquí los
ojos, etc.
Oracion. Pedírnoste, Señor, que nos
proteja siempre la gloriosa solemnidad
de tus Mártires Nereo, Aquileo, Domiti-
la y Pancracio, y que nos haga dignos
de tus socorros. Por, etc.

LECCION D E L LIBRO DE LA SABIDURÍA.


(C. 5 , V. I.)

Los justos se presentarán, etc., como


en la Misa Protexisti, pág. xcvn.
Aleluya, aleluya, y. Esta es la ver­
dadera hermandad, la que vence los crí­
menes del mundo; la que sigue á Jesu­
cristo, poseyendo el ínclito reino celes­
tial. Aleluya.
Y. A ti te alaba, oh Señor, el cándi­
do ejército de los Mártires. Aleluya.

00 CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN JUAN. (C. 4, V. 46.)
En aquel tiempo: Habia en Caphar-
naum un señor de la córte, que tenia un
hijo enfermo. Este señor, habiendo oido
decir que Jesús venia de Judea á G ali­
lea, fué á encontrarle, suplicándole que
F IE S T A S D E MAYO. 203

bajase de Cand á Capharnaum á curar á su


hijo, que estaba muriéndose. Pero Jesús
le respondió: «Vosotros, si no veis mila­
gros y prodigios, no creeis.» Instábale el
de la córte: «Ven, Señor, antes que muera
mi hijo.» Dícele Jesns: «Anda, que tu hijo
está bueno.» Creyó aquel hombre á la pa­
labra que le dijo Jesús, y se puso en ca­
mino. Yendo ya hácia su casa, le salieron
al encuentro los criados, con la nueva de
que su hijo estaba ya bueno. Preguntó­
les á qué hora habia sentido mejoría.
Y le respondieron: «Ayer á las siete de la
mañana le dejó la calentura.» Reflexionó
el padre que aquella era la hora misma
en que Jesús le dijo: «Tu hijo está bue­
no,» y así creyó él y toda su familia.
Ofertorio. (Salmo 88.) Los cielos.
Señor, celebran tus maravillas, como
también tu verdad en la congregación de
los Santos. Aleluya, aleluya.
Secreta. Pedírnoste, Señor, que te sea
grata la confesion de tus Mártires Ncrco,
Aquileo, Domitila y Pancracio, la cual
no solo recomiende nuestros dones, sino
que nos alcance siempre tu misericor­
dia. Por, etc.
Comunion. (Salmo 32.) Regocijaos,
oh justos, en el Señor. Aleluya. A los
204 F IE ST A S D E MAYO.

rectos de corazon es á los que les está


bien el alabarle. Aleluya.
Foscomnuion. Rogárnoste, oh Señor,
que por las súplicas de tus bienaventu­
rados Mártires Nereo, Aquileo, Domiti-
la y Pancracio, los Sacramentos santos
que acabamos de recibir, nos aprovéchen
para aumento de tu propiciación. Por el
mismo, etc.

Dia 13.— Fiesta do la B. V. MARÍA DE


LOS MÁRTIRES.
M isa, la votiva de Sania M aría, según el tiem­
po, pág. XLV.

Credo.....
Prefacio de la Virgen, en la festivid a d .

Dia id.—SAN SEGUNDO, Obispo y Mártir.


Misa Protexisti me, pág. xcv, 6 la Misa Sta-
tuit ei Dominus, primera de un M ártir P ontífice,
según el tiempo, y en ambas las Oraciones de la
segunda, pág. lx iii; la misma para la octava.
F IE ST A S D E MAYO. 305

Dia id.— SAN PEDRO REGALADO, Con­


fesor (Patrón de Valladolid).
Misa Os justi, primera de Confesor no P ontífi­
,
ce, p&g- excepto c x x v i i esta primera

Oración. Oh Dios, que te dignaste


llamar á las delicias de tu gloria á tu
amado siervo Pedro, mortificado en la
carne; concédenos propicio, que merez­
camos llegar por sus méritos é interce­
sión al goce de las delicias que existen
sin fin para los que se hallan colocados
á tu diestra. Por, etc.
L a misma en la octava, donde la tenga.

Dia id.—SAN JEREMIAS, Profeta y


Mártir.
Introito. (Salm o 118.) Loqusbar.
30 hablaba de tus testimonios de­
lante de los reyes, y no me aver­
i a , gonzaba de ellos, y me recreaba
en tus preceptos, objeto de mi
amor. Aleluya, aleluya.
(Salmo id.) Bienaventurados los que
proceden sin mancilla, los que caminan
según la ley del Señor.
206 F IE ST A S D E MAYO.

y. Gloria al Padre, etc. Yo hablaba


de tus testimonios, etc.
Oración. Concédenos, oh Dios todo­
poderoso, que por la intercesión de tu
bienaventurado Mártir jeremías, seamos
libres de todas las adversidades de alma
y cuerpo, y purificados de los malos pen­
samientos en el alma. Por nuestro Señor
Jesucristo, etc.

LECCION DEL LIBRO DE JEREMÍAS, PROFETA.


(C. I.)

En aquellos dias: E l Señor me habló


diciendo: «Anteé que yo te formara en el
seno materno, te conocí; y antes que tú
nacieras, te santifiqué y te destiné para
Profeta entre las naciones.» A lo que dije
yo: «¡Ahí ¡Ah! ¡Señor Dios! ¡Ah! veis vos
que yo Gasi no sé hablar, porque soy toda­
vía unjovencito. Y me replicó el Señor:
«No digas soy un jovencito, porque con
mi auxilio tú ejecutarás todas las cosas
para las 'cuales yo te comisione, y todo
cuanto yo te cncomicndc que digas, lo
dirás. No temas la presencia de aquellos
á quienes te enviare, porque contigo es­
toy yo para sacarte de cualquier emba­
razo, dice el Señor.» Despues alargó el
Señor su mano, y tocó mis lábios, y aña­
F IE S T A S D E MAYO. 207

dióme el Señor: '«Mira, yo pongo mis pa­


labras en tu boca: hé aquí que hoy te
doy autoridad sobre las naciones y sobre
los reinos para intimarles que los voy á
desarraigar, y destruir, y arrasar, y disi­
par, y á edificar y plantar otros, dice el
Señor todopoderoso.»
Aleluya, aleluya. Jr. Oh Señor, los
cielos celebrarán tus maravillas, como
también la verdad en la congregación de
los Santos. Aleluya.
í. (Sant. 20.) Pusiste, Señor, sobre
su cabeza una corona de piedras precio­
sas. Aleluya. • %
S i se traslada esta fiesta ¿espité* de Pentecostés ,
se dice este
Gradual. [Jer- 1 •) Antes que yjo Le
formara en el seno materno, te conocí; y
antes que tú nacieras, te santifiqué.
t . Alargó el Señor su mano y tocó
mis lábios.
Aleluya, aleluya, Pusiste, Señor,
sobre su cabeza una corona de piedras
preciosas. Aleluya.
gg CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN
SAN MATEO. ( C . 23 , V. 34 .)

En aquel tiempo: Decia Jesús á los


Escribas y Fariseos: «Hé aquí que yo
208 F IE S T A S D E M AYO.

voy á enviaros Profetas, y sabios y E s­


cribas, y de ellos degollareis á unos, cru­
cificareis á otros, á otros azotareis en
vuestras Sinagogas, y los andaréis per­
siguiendo de ciudad en ciudad, para que
recaiga sobre vosotros toda la sangre
inocente derramada sobre la tierra, des­
de la sangre del justo Abel hasta la san­
gre de Zacarías, hijo de Barachías, á
quien matásleis entre el templo y el al­
tar. En verdad os digo, que todas estas
cosas vendrán á caer sobre la generación
presente. ¡Jerusalen! ¡Jerusalen! Que
matas á los Profetas, y apedreas á los
que á ti son enviados, ¿cuántas veces qui­
se recoger á tus hijos, como la gallina
recoje á sus pollitos bajo las alas, y tú
no lo has querido? Hé aquí que vuestra
casa va á quedar desierta. Y así os digo:
en brsve ya no me vereis mas, hasta tan­
to que, reconociéndome por Mesías, digáis:
Bendito sea el que viene en nombre del
Señor.»
Ofertorio. (Salmo 20.) Pusiste, S e­
ñor, sobre su cabeza una corona de pie­
dras preciosas; te pidió vida, y tú se la has
concedido. Aleluya.
Secreta. Sea bien recibida, Señor,
nuestra devocion en tu presencia, y tam-
F IE ST A S D E MAYO. 20Q

bien saludable para nosotros por la in­


tercesión de aquel en cuya solemnidad
la ejercitamos. Por, etc.
Coinnnion. [Juan 12.) E l que me
sirve, sígame, que donde yo estoy, allí
estará también el que me sirve. Aleluya.
Foscomnnion. Reparados con la par­
ticipación del dou sagrado, te suplica­
mos, Señor Dios nuestro, que por la in­
tercesión de tu bienaventurado Mártir
Jeremías, esperimentemos el efecto del
sacrificio oue celebramos. Por, etc.

Dia 14.— SANTOS VICTOR y CORONA,


cónyuges, Mártires.
Misa Sancti tui, para el tiempo pascual, p á g i­
na cii, con las Oraciones de la segunda de muchos
Mártires, Sapientiam, pág. l x x i x , la que se dice
fuera de dicho tiempo .

Dia id.— SAN BONIFACIO, Mártir.


M isa Protexisti me, de un M ártir, tiempo pas­
cual, pág- xcv, excepto esta primara

Oración. H az, te pedimos, oh Dios


todopoderoso, que los que celebramos la
solemnidad de tu bienaventurado Mártir
210 F IE S T A S D E MAYO.

Bonifacio, seamos ayudados con su in­


tercesión para contigo. Por, etc.
Secreta. Suplicárnoste, Señor, que
habiendo aceptado nuestros dones y nues­
tros ruegos, no solo nos purifiques con
los misterios celestiales, sino que nos oi­
gas con clcmcncia. Por, ctc.
Poscomunion. Fortalecidos con la par­
ticipación del don sagrado, te suplica­
mos, Señor Dios nuestro, que experimen­
temos el efecto de la intercesión de tu
bienaventurado Mártir Bonifacio, cuyo
culto celebramos! Por, etc.

Dia id.— SAN PASCU AL I, Papa y


Confesor.
M isa Slaluit ei Dominus, primera de Confesor
P ontífice , pág. ex.

Dia id .-S A N T A PACIENCIA (madre de


SAN LORENZO), Viuda.
M isa Cogncvi, del vomnn de V iu d a st pági­
na CLXIV.

Dia id.— SAN GIL, Confesor.


M isa O s justi, primera de Confesor no P o n tí­
fice, pág. cx xvii, excepta esta primera
F IE ST A S D E MAYO. 2 11

Oración. Oh Dios, imploramos hu­


mildes tu misericordia, paxa que así co­
mo, prevenido con ella, hiciste volver
al bienaventurado Gil al camino de la
justicia y santidad, así también á nos­
otros, desde la servidumbre de la muer­
te y del pecado, nos traslades á una per­
fecta libertad y vida. Por, etc.

Dia id.— SAN PACOMIO, Abad y Confesor.


Misa Os justi, del común de Abad¿Sy pági­
na cxxxvir.

Dia 15 .— SAN ISIDORO, Labrador, Con­


fesor.

IlllroiU). [Saimo 91.) Justus ut palma.


««jfcpspLORECERÁ como la palma el va-
ron justo, y descollará cual ce-
dro del Líbano, plantados en la
casa del Señor, en los atrios de
la casa de nuestro Dios. Aleluya, aleluya.
(Salmo id.) Bueno es tributar alaban­
za al Señor, y salmear á tu nombre, oh
Altísimo.
Gloria, etc. Florecerá, etc.
Oración. Pedírnoste, oh Dios miseri­
212 F IE ST A S D E MAYO.

cordioso, nos concedas por la intercesión


de tu bienaventurado Confesor Isidoro,
que no quede en nosotros rastro de so­
berbia, sino que, imitando sus méritos y
ejemplos, te sirvamos siempre con agra­
dable humildad. Por, etc.

LECCION D2 LA EPÍSTOLA D EL APÓSTOL SANTIAGO.


(C. 5 , V. 7 )
Hermanos: Tened paciencia hasta la
venida del Señor. Mirad cómo el labra­
dor, con la esperanza de recoger .el pre­
cioso fruto de la tierra, aguarda con pa­
ciencia que D ios envíe las lluvias tempra­
na y tardía. Esperad, pues, también vos­
otros con paciencia y esforzad vuestros
corazones, porque la venida del Señor
está cerca. Ello es que tenemos por biena­
venturados á los que así padecieron. Oi-
do habéis la paciencia de Job, y visto el
fin del Señor. Estad de buen ánimo, por­
que misericordioso es el Señor y compa­
sivo. Confesad, pues, vuestros pecados
uno á otro, y orad los unos por los otros,
para que seáis salvos; porque mucho
vale la oracion perseverante del justo.
Elias era un hombre pasible semejante
á nosotros, y pidió fervorosamente que
no lloviese sobre la tierra de Israel, y no
F IE ST A S D E MAYO. 213

llovió por espacio de tres años y seis


meses. Hizo despues de nuevo oracion,
y el cielo dió lluvia, y la tierra produjo
su fruto.
Aleluya, aleluya, jt. Bienaventura­
do el hombre que teme al Señor, y que
toda su atención la pone en cumplir sus
mandamientos. Aleluya.
f. (Oseas 14.) E l justo brotará co­
mo el lirio, florecerá eternamente ante el
Señor. Aleluya.
Despues de Pentecostés se dice ei siguiente

Gradual. (Salmo 36.) L a boca del


justo derramará sabiduría, y su lengua
hablará juiciosamente.
y . .L a ley de su Dios la tiene en medio
del corazon, y andará con firmes pasos.
A leluya, aleluya, .tf. (Salmo m . )
Bienaventurado el hombre que teme al
Señor, y que toda su afición la pone en
cumplir sus mandamientos. Aleluya.

Q< CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN JUAN. (C. 15 , ü. I . )

En aquel tiempo: Dijo Jesús á sus


discípulos: Yo soy la verdadera vid, etc.,
como en la Misa Protexisti me, pág. xcvm .
Credo en M adrid (y por toda la octava).
2 14 F IE ST A S D E M AYO.

Ofertorio. (Salmo 120.) Oh Señor,


en tu poder hallará el justo su alegría,
y saltará de estremado gozo por la salva­
ción que le has enviado. T ú le has cum­
plido el deseo de su corazon. Aleluya.
Secreta. Accede, Señor, ánuestras sú­
plicas, y recibe benigno estas oblaciones
de tu pueblo, á fin de que, por la inteí-
cesion de tu bienaventurado Confesor
Isidoro, consigamos eficazmente lo que
te pedimos con confianza. Por, etc.
Comunión. (Mat. 19.) En verdad os
digo, que vosotros que habéis abandona­
do todas las cosas, y me habéis seguido,
recibiréis cien veces mas, y poseeréis la
vida eterna. Aleluya.
Poscomunión. Sea para nosotros este
celestial misterio reparación del alma
y del cuerpo, y concede, que esperimen-
temos el efecto de la intercesión de tu
santo Confesor Isidoro, cuyo culto cele­
bramos. Por, etc.
L a misma M isa en la octava.
F IE ST A S D E M AYO. 315

Dia id.— SAN TORCUATO, Obispo y


Mártir.

Introito. Gaudecwtiis.
eiíocijémonos todos en el Señor,
celebrando este dia festivo en ho­
nor del bienaventurado Torcua-
to, de cuyo martirio se alegran
los Angeles, y alaban al Hijo de Dios.
Aleluya, aleluya. (Salmo 32.) R e­
gocijaos, oh justos, en el Señor; á los
rectos de corazon es á quienes está bien
el alabarle.
Gloria, etc. Regocijémonos, etc.
Oración. Oh Dios, que quisiste, que
por medio de tu bienaventurado Mártir
y Pontífice Torcuato, viniésemos al co­
nocimiento de tu nombre; concede pro­
picio, que nos regocijemos con la protec­
ción de aquel, cuyo nacimiento al cielo
celebramos. Por, etc.

LECCION DEL L1ÜR0 DE LA SABIDURÍA.

(C. 5, II. I.)

Los justos, etc., como en la Misa Pro-


texisti, pág. xcvii.
Aleluya, aleluya. (Salmo 20.)
210 F IE S T A S DE MAYO.

Pusiste, oh Señor, sobre su cabeza una


corona de piedras preciosas. Aleluya.
jK Bienaventurado Torcuato, primer
Obispo de Guadix, hoy coronado, reinas
con Cristo para siempre. Aleluya.
Despues de Pentecostés, el siguiente

Gradual. (Salmo 88.) Hallé á David


siervo mió; nngíle ron mi óleo sagrado;
mi mano le protegerá, y fortalecerle há
mi brazo.
y. Nada podrá adelantar contra él el
enemigo: no podrá ofenderle mas el hijo
de la iniquidad.
Aleluya, aleluya. Y. Bienaventura­
do Torcuato, primer Obispo de Guadix,
hoy coronado, reinas con Cristo para
siempre. Aleluya.
® CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN

SAN JUAN. (C. I j , S. 4.)

E n aquel tiempo: Dijo Jesús á sus dis­


cípulos: Yo soy la verdadera vid, etc.,
pág. xcvm .
Ofertorio. (Salmo 88.) Los cielos ce­
lebran, Señor, tus maravillas, como tam­
bién tu verdad en la congregación de los
Santos. Aleluya.
Secreta. Séate grata, oh Señor, la
FIE STA S DE 'M AYO . 2 17

oblacion de nuestra esclavitud, en favor


de la cual interceda nuestro Santo Pon­
tífice Torcuato. Por, etc.
Comunion. (Salmo 63.) Alegrarse há
el justo en el Señor, y esperará en él, y
serán aplaudidos todos los rectos de co­
razon. Aleluya.
Poscomunion. Defiendan, Señor, á tus
fieles los Sacramentos que ftemos recibi­
do; y los que por medio de la predicación
de tu bienaventurado Mártir y Pontífice
Torcuato hemos llegado á la fe, aprenda­
mos también por sus méritos á despre­
ciar las cosas terrenas y amar las celes­
tiales. Por, etc.

Dia id.— SAN INDALECIO, Obispo y


Mártir.
Misa Protexisti me, de un M á rtir, tiempo pas­
cual, pág. xcv, escepto esta prim era

Oración. Oh Dios, que te dignaste


darnos para propagar las primicias de la
fe á tu bienaventurado Mártir y Pontí­
fice Indalecio; haz, te rogamos, que con­
sigamos los eternos goces por la interce­
sión y méritos de aquel, á quien con fes­
tivo obsequio veneramos. Por, etc.
z i8 F IE S T A S D E MAYO.

Despues de Pentecostés la Misa Statnit, p rim i­


ta de un M ártir Pontífice, pág. vil, con la oracion
anterior.

Dia id.— SAN EUFRASIO, Obispo y


M á rtir.

M isa Protexisti me, con las primeras oraciones


de un M ártir, tiempo pascual, pag. xcv.
Despues de Pentecostés la M isa Slatuit, prim e­
ra de un M ártir Pontífice, pág. l v i i .

Dia id — SANTOS CONVERTIDOS por


SAN TORCUATO, y Compañeros Már­
tires.
M isa Sancti tui, segunda del tiempo pascual,
pág. cu , escepto las siguientes:

Oración. Oh Dios, que por medio de


tus B B . Pontífices y Mártires Torcuato,
Segundo, Indalecio, Tesifonte, Cecilio,
Esiquio, Eufrasio, Teodoro y Atanasio,
convertiste al numeroso pueblo español;
te rogamos nos concedas, que tu Iglesia
sea ayudada por las oraciones de aque­
llos en cuya doctrina se gloría. Por, etc.
Secreta. T e rogamos, Señor, mires
propicio las hostias de tu pueblo, y que
las que ofrece devotamente en honor de
tus B B . Pontífices y Mártires Torcua-
FIE STA S D E MAYO. 219

to y Compañeros, le aprovechen para la


salvación. Por, etc.
Poscomunion. Alimentados con la re­
cepción del sagrado Cuerpo y preciosa
sangre, te rogamos, oh Señor Dios nues­
tro, que por la intercesión y méritos de
tus Santos Pontífices y Mártires T o r­
cuato y compañeros, consigamos con re­
cepción cierta lo que hemos practicado
con piadosa devocion. Por, etc.

Dia 10 .— SAN JUAN NEPOMUCENO,


Mártir.

Introito. _{Ecl. 1.) D edit m ih i Dom inus.


l ú m e el Señor en recompensa una
lengua elocuente, y con ella le
H alabaré. Aleluya, aleluya,
d (Salmo 38.) Dije yo en mi
corazon: velaré sobre mi conducta para
no pecar con mi lengua.
V. Gloria al Padre, etc. Dióme, etc.
Oración. Oh Dios, que por el inven­
cible sigilo sacramental del bienaventura­
do Juan ilustraste á tu Iglesia con una
nueva corona de martirio; concédenos
por su intercesión que, í su ejemplo, cus­
todiemos cautamente la lengua y sufra­
220 FIE STA S DE MAYO.

mos en esta vida aun lo mas penoso y


cruel, antes que hacer lo que sirva de
detrimento al alma. Por, etc.
LECCION DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.
(Ecl. C. 21, V. 26.)

E l necio registra por las ventanas lo


que pasa dentro de la casa; mas el hom­
bre bien criado se queda á la puerta has­
ta que abran. E s propio del tonto y mal
criado el estar escuchando en la puerta
lo que dicen; y el hombre prudente ten­
drá esto por afrenta insoportable. Los
labios de los indiscretos, cuentan mil
tonterías; mas las palabras de los sabios
serán como pesadas en una balanza. E l
corazon de los fátuos está en su boca, y
la boca de los sabios en su corazon.
Cuando el impío maldice al diablo, á sí
mismo se maldice. E l chismoso conta­
mina su propia alma, y de todos será
odiado, y será mal visto quien converse
con él; mas el hombre que sabe callar y
tiene prudencia, será honrado de todos.
Aleluya, aleluya, y. (E cc l. 25.)
Dichoso aquel que no se deslizó en su
lengua, y que no ha sido siervo de per­
sonas indignas de sí. Aleluya.
y . (Prov. 10.) L a lengua de los mal-
FIESTAS D E MAYO. 221

vados será cortada; la lengua de los sa­


bios es salud. Aleluya.
Despues de Pentecostés se dice el siguiente

Gradual. (Prov. 11.) E l que va de


mala fe, descubre los secretos; pero el
de corazon leal, calla lo que el amigo le
confió.
j¡. (Salmo 14.) ¡ A h ! Señor, ¿quién
morará en tu celestial tabernáculo? ¿O
quién descansará en tu santo nombre?
Aquel que no ha forjado ningún dolo con
su lengua, ni ha hecho mal á su pró­
jimo.
Aleluya, aleluya. (E c c l . 25.) D i­
choso aquel que no se deslizó en su len­
gua, y el que no ha sido siervo de per­
sona indigna de sí. Aleluya.

50 CONTINUACION DEL SANTO EVANGELIO SEGUN


SAN MATEO. I I , V. 2 .)

En aquel tiempo: Habiendo Juan en


la prisión oido las obras maravillosas de
Cristo, envió dos de sus discípulos á pre­
guntarle: «¿Eres tú el Mesías que ha de
venir, ó debemos esperar á otro?» A lo
que Jesús les respondió: «Id y contad á
Juan lo que habéis oido y visto; los cie­
gos ven, los cojos andan, los leprosos
222 FIE ST A S D E MAYO.

quedan limpios, los sordos oyen, los


muertos resucitan, se anuncia el E van­
gelio á los pobres; y bienaventurado
aquel que 110 lomare de mí motivo de
escándalo.» Luego que se fueron estos,
empezó á hablar de Juan, y dijo al pue­
blo: «¿Qué es lo que salisteis á ver en el
desierto? ¿alguna caña que á todo viento
se mueve? Decidme si no, ¿qué salisteis
á ver? ¿un hombre vestido con lujo y afe­
minado? Y a sabéis que los que se visten
así, en los palacios de los reyes están.
En fin, ¿qué salisteis á ver? ¿á algnn
Profeta? Eso sí, yo os lo aseguro, y aun
mucho mas que Profeta. Pues él es de
quien está escrito: «Mira que yo envió
mi Angel ante tu presencia, el cual irá
delante de ti disponiéndote el camino.»
Ofertorio. (E col . 42.) No divulgues