Вы находитесь на странице: 1из 5

Teoría general de sistemas

Se conoce como “teoría de sistemas” a un conjunto de aportaciones


interdisciplinarias que tienen el objetivo de estudiar las características que definen
a los sistemas, es decir, entidades formadas por componentes interrelacionados e
interdependientes.
La Teoría General de Sistemas (T.G.S.) surgió con los trabajos del biólogo
alemán Ludwig von Bertalanffy, publicados entre 1950 y 1968.
Las T.G.S. no busca solucionar problemas o intentar soluciones prácticas, pero sí
producir teorías y formulaciones conceptuales que puedan crear condiciones de
aplicación en la realidad empírica. Los supuestos básicos de la teoría general de
sistemas son:
a) Existe una nítida tendencia hacia la integración de diversas ciencias no sociales.
b) Esa integración parece orientarse rumbo a una teoría de sistemas.
e) Dicha teoría de sistemas puede ser una manera más amplia de estudiar los
campos no-físicos del conocimiento científico, especialmente en las ciencias
d) Con esa teoría de los sistemas, al desarrollar principios unificadores que san
verticalmente los universos particulares de las
diversas ciencias involucradas nos aproximamos al objetivo de la unidad de
la ciencia.
e) Esto puede generar una integración muy necesaria en la educación científica
La teoría general de los sistemas afirma que las propiedades de los sistemas no
pueden ser descritas significativamente en términos de sus elementos separados.
La comprensión de los sistemas solamente se presenta cuando se estudian los
sistemas globalmente, involucrando todas las interdependencias de sus
subsistemas.
La T.G.S. Se fundamentan en tres premisas básicas, a saber:
A)Los sistemas existen dentro de sistemas.
Las moléculas existen dentro de células las células dentro de tejidos, los tejidos
dentro de los órganos, los órganos dentro de los organismos, los organismos dentro
de colonias, las colonias dentro de culturas nutrientes, las culturas dentro
de conjuntos mayores de culturas, y así sucesivamente.
B ) Los sistemas son abiertos.
Es una consecuencia de la premisa anterior. Cada sistema que se examine,
excepto el menor o mayor, recibe y descarga algo en los otros sistemas,
generalmente en aquellos que le son contiguos. Los sistemas abiertos son
caracterizados por un proceso de intercambio infinito con su ambiente, que son los
otros sistemas. Cuando el intercambio cesa, el sistema se desintegra, esto es,
pierde sus fuentes de energía.
C) Las funciones de un sistema dependen de su estructura.
Para los sistemas biológicos y mecánicos esta afirmación es intuitiva. Los tejidos
musculares, por ejemplo, se contraen porque están constituidos por una estructura
celular que permite contracciones.
No es propiamente las TES. , Sino las características y parámetros que establece
para todos los sistemas, lo que se constituyen el área de interés en este caso. De
ahora en adelante, en lugar de hablar de TES., se hablará de la teoría de sistemas.
El concepto de sistema pasó a dominar las ciencias, y principalmente,
la administración. Si se habla de astronomía, se piensa en el sistema solar; si el
tema es fisiología, se piensa en el sistema nervioso, en el sistema circulatorio, en el
sistema digestivo;
La sociología habla de sistema social, la economía de sistemas monetarios,
la física de sistemas atómicos, y así sucesivamente.
El enfoque sistemático, hoy en día en la administración, es tan común que casi
siempre se está utilizando, a veces inconscientemente.

Sistemas Ambientales

Concepto de Ambiente:

El ambiente es un concepto que puede utilizarse en referencia a lo que nos


rodea, es decir puede ser un fluido que rodea un cuerpo. La temperatura ambiental
es un claro ejemplo, puede dar cuenta del estado del aire o la atmósfera.

El ambiente puede referir incluso a las condiciones o circunstancias de un


lugar, una época o un grupo. Además, se utiliza en relación a un grupo o a un sector
social, pero no solo al grupo en sí, sino también por las actitudes que tienen éstos
con respecto a alguien o a algo. Decir que un ambiente es bueno o malo sugiere a
que si las comodidades y condiciones son adecuadas a cada individuo que se
encuentre en el lugar o no.

En otras palabras, ambiente es un conjunto de elementos naturales y


sociales que están estrechamente relacionados, allí se despliega la vida de los
seres biológicos, acompañado de elementos físicos. El medio ambiente es donde
encontramos estos elementos naturales, proporcionados por la naturaleza para que
los seres vivos puedan convivir de manera agradable.
Componentes del sistema ambiental:
Los elementos o componentes que lo conforman son abióticos y bióticos.
-Elementos Abióticos:

Energía solar: Es un factor abiótico esencial del ecosistema, ya que constituye el


suministro principal de energía para todos los organismos. Además, la luz regula los
ritmos biológicos de la mayor parte de las especies.

Agua: El agua (H2O) es un factor indispensable para la vida. Todos los seres vivos
tienen necesidad del agua para subsistir. El agua forma parte de diversos procesos
químicos y orgánicos.

También como termorregulador en los sistemas vivos, especialmente en animales


endodermos (aves y mamíferos). Esto es posible gracias al calor específico del
agua, que es de una caloría, el mayor de las sustancias comunes. En términos
biológicos, esto significa que frente a una elevación de la temperatura en el
ambiente circundante, la temperatura de una masa de agua subirá con una mayor
lentitud que otros materiales. Igualmente, si la temperatura circundante disminuye,
la temperatura de esa masa de agua disminuirá con más lentitud que la de otros
materiales. Así, esta cualidad del agua permite que los organismos acuáticos vivan
relativamente con placidez en un ambiente con temperatura fija.

El clima: El clima proviene del griego, klima: inclinación o pendiente con que llegan
los rayos solares al planeta. Los componentes del clima son las condiciones
atmosféricas que prevalecen en una zona determinada durante un tiempo más o
menos prolongado.

El suelo: Al sistema estructurado, biológicamente activo, que tiende a desarrollarse


en la superficie de las tierras emergidas por la influencia de la intemperie y de los
seres vivos. El suelo es producto de la interacción del clima con el sustrato rocoso,
permitiendo la existencia de vida animal, humana y vegetal. Las plantas utilizan el
agua, dióxido de carbono y luz solar para transformar materias primas en
carbohidratos por medio de la fotosíntesis. A su vez, la vida animal requiere de las
plantas en una secuencia de vínculos interconectados conocida como red trófica.

-Elementos Bióticos:
Productores o Autótrofos: Son organismos capaces de fabricar o sintetizar su
propio alimento a partir de sustancias inorgánicas como dióxido de carbono, agua y
sales minerales.
Consumidores o Heterótrofos: Organismos incapaces de producir su alimento,
por ello lo ingieren ya sintetizado. Se dividen en dos grupos: los herbívoros y los
carnívoros.

Desintegradores: Son constituidos por microorganismos, bacterias, hongos y


protozoarios, los cuales se nutren de las excreciones y organismos muertos,
liberando materiales sencillos o elementos químicos que volverán a ser utilizados
por los productores (vegetales). Estos organismos se ocupan de la descomposición
y reincorporación de las materias primas que utilizarán los Autótrofos, cerrándose
así el ciclo.

Etapas ecológicas del ser humano


La historia ecológica del hombre sobre la Tierra puede ser descrita en
términos de su capacidad de modificación en la naturaleza. Acorde con varios
autores, la mayor parte de la historia del hombre (99%) la pasó como cazador,
pescador y recolector, en esta etapa sus actividades orientadas a la alimentación
correspondían aproximadamente a 2,000 kilocalorías y las relacionadas con su
protección y preparación de alimentos (uso del fuego) a una cantidad similar de
energía. Su influencia sobre los sistemas biológicos era mínima y por lo tanto se
mantuvo el estado estabilizado de los ecosistemas. Se ha estimado que para
entonces el planeta sólo podía sostener a 10 millones de personas. Luego vino la
domesticación de animales y con ello el inicio del hombre ganadero, se inauguran
así las etapas en las que el hombre interviene la naturaleza para canalizar una
mayor energía hacia él. Sin duda la forma más exitosa de intervención de la
naturaleza fue la invención de la agricultura, las modificaciones en este caso no sólo
se expresaron en la simplificación de la naturaleza (reducción de la biodiversidad)
para incrementar la cantidad de energía disponible, también ocasionó que el hombre
agricultor permaneciera en los terrenos agrícolas y se hiciera sedentario, esto le
permitió almacenar alimentos y probablemente distribuir energías en el incipiente
sistema social que se formaba.

Con el advenimiento del hombre industrial vinieron los avances tecnológicos que le
permitieron, primero, el descubrimiento de los nuevos recursos y después las
estrategias de su utilización, el hombre ya no volvería a ser igual, el nuevo sistema
industrializado del hombre basado en las nuevas energías provenientes de los
combustibles concentrados como el carbón, permitiría la expansión de su potencial.
El perfil metabólico de la sociedad del hombre industrial cambió drásticamente. Una
nueva domesticación ocurrió la de la energía. El agricultor primitivo se convierte
también en agricultor industrial incorporando máquinas movidas por los nuevos
combustibles, a partir de aquí los cambios ocurren con gran rapidez, las estrategias
tecnológicas se multiplican, se aumenta notablemente la producción de alimentos e
inicia la actual etapa del hombre, la del hombre urbano o tecnológico. Es tal la
regulación de la naturaleza a favor de la población humana, que ahora se mantienen
alrededor de 6,000 millones de personas. En algunos casos, como el de los
habitantes de los países llamados desarrollados, el consumo per cápita de energía
llega a excesos de 230,000 kilocalorías/día. Que nada tienen que ver con las 4,000
kilocalorías que empleaba el hombre primitivo. Un aspecto importante es que el
gasto de energía debido al consumo de los alimentos, prácticamente es el mismo
en ambos casos, estableciendo la diferencia el gasto energético usado en la gran
cantidad de máquinas que el hombre tecnológico utiliza en prácticamente todas sus
actividades.

Al contrario de lo que podría esperarse con la abundancia energética, la


industrialización tecnológica de la sociedad ha sido motivo de una desigualdad
social y planetaria de tal magnitud, que el hombre jamás ha conocido otra igual.
Sólo los Estados Unidos de Norteamérica consumen de 40 a 50 % más energía per
cápita que cualquier otro país altamente industrializado, y desecha más energía que
lo que es consumido por dos terceras partes de la población del mundo.

Похожие интересы