You are on page 1of 5

REVESTIDOS DE CRISTO

La Vestidura Blanca

Motivación inicial: Te invito a que sigamos descubriendo juntos cada uno de los
signos bautismales; en esta ocasión profundizaremos acerca de la vestidura blanca.
Sabes ¿Qué significa?, ¿desde que tiempo es empleada en la Iglesia en la liturgia
sacramental del bautismo? Para que resolvamos estas preguntas y profundicemos
en lo referente a este signo, adentrémonos en la siguiente catequesis.

Resuelve la siguiente sopa de letras y en base a las palabras que encuentres en la


sopa de letras arma la frase.

E R B M U T S N O C
O N E O F I T O Z P
P R I M E R O S P L
R E V E S T I R B A
V E S T I D U R A Ñ
I G L E S I A J L Y
L S O P M E I T G S
C O N J Y R U L R A
B L A N C A J E N L

1. Primeros 9. En
2. costumbre 10. Era
3. Iglesia 11. Los
4. vestidura 12. En
5. neófito 13. La
6. Revestir 14. Al
7. Blanca 15. Con
8. Tiempos 16. la

_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
Iluminación bíblica
Gálatas 3,26-29

Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. En efecto, todos los bautizados
en Cristo os habéis revestido de Cristo: ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre;
ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de
Cristo, ya sois descendencia de Abraham, herederos según la Promesa.

Pautas de reflexión

En el ritual de bautismo se dice: "Eres ya nueva criatura y has sido revestido de


Cristo. Esta vestidura blanca sea signo de la dignidad del cristiano. Ayudado por la
palabra y el ejemplo de los tuyos, conservala sin mancha hasta la vida eterna".

Una vez que uno ha sido bautizado lo importante en su vida es ser Hijo de Dios en
Cristo, esa es su vestimenta principal, su dignidad principal. Al lado de esto, que sea
pobre o rico, hombre, mujer, sabio o ignorante, esclavo o libre… todo esto es
anecdótico. Todo queda tapado, como eliminado, porque tenemos la dignidad
común, esto es el ser revestido de Cristo.

Hasta tal punto esto es así que en la primitiva Iglesia hubo esclavos que llegaron a
ser papas. Hasta este punto se tomó en serio esto de "ya no hay judío ni griego; ni
esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús".

También se dice que la vestidura ha de ser guardada limpia, guardada por la palabra
y el ejemplo de los tuyos. Es la imagen de la Gracia bautismal, del corazón que ha
sido regenerando y del cual el pecado original y los pecados personales han sido
limpiados, y está llamado a guardar esta vestidura limpia: es perseverar en la lucha
por vivir en Gracia, para no ser manchados por el pecado

Comprendamos

Dinámica

Protegiendo nuestra identidad…

En primer lugar se le entregará a cada participante una escarapela sin diligenciar y


un bolígrafo. En el espacio de la escarapela cada uno debe escribir su nombre, año
de nacimiento, año del bautismo, sacerdote que lo bautizó, nombre de los padrinos.
Luego de tener diligenciada la escarapela el animador dará la señal para que cada
uno de los participantes se la fije en el pecho. Habrá un círculo delimitado con una
cinta de color blanco en el piso, mientras todos caminan a su alrededor el animador
de la actividad irá leyendo un texto bíblico, cuando él mencione la palabra clave
“identidad” todos deberán entrar a la superficie dentro del círculo, el participante
que no lo haga será sacado de la actividad y se le retirará la escarapela.

Sucesivamente se pueden intercalar con textos bíblicos referentes al bautismo y se


puede cambiar la palabra clave a medida que avanza la actividad hasta que sean
eliminados un buen número de integrantes de los que conforman el grupo.

En el sacramento del bautismo al recibir la imposición de la vestidura blanca, el


sacerdote pronuncia las siguientes palabras “conservadla sin mancha hasta la vida
eterna”; tal como lo menciona el libro del Apocalipsis “nuestros mantos han sido
blanqueados en la sangre del Cordero”. Ser revestidos de Cristo es ser ya participes
de la condición divina que nos ha sido dada por medio de este sacramento, sin
embargo ante tan admirable condescendencia del Señor es también nuestra
responsabilidad demostrar la condición de ser sus hijos por medio de actos sencillos
en la cotidianidad, de modo tal que estos transparenten al mismo Cristo y podamos
conservar la originalidad del nombre que llevamos “cristianos”.

Reflexionemos

En el Bautismo por inmersión el niño es revestido con una túnica o vestimenta


blanca. Cuando se hace por infusión, el niño no es desnudado para ser bautizado,
por lo que la vestidura blanca la lleva ya puesta. Por eso hay muchos lugares en los
que se añade a esa vestidura una capa o un paño para poder hacer el signo, aunque
de forma menos expresiva. En todo caso, esa vestidura significa la nueva vida del
bautizado. “Los que hemos sido bautizados nos hemos revestido de Cristo”, diría
San Pablo (cf. Gal 3,27). El deseo que expresa el sacerdote en este momento es que
esa vestidura blanca se conserve sin mancha a lo largo de toda la vida del bautizado.

El color blanco de la vestidura volverá a aparecer en otros momentos de la vida del


cristiano. Tradicionalmente es blanca la vestidura de la primera comunión –por eso
los niños comulgan vestidos de marinero, porque era la única vestidura “de persona
mayor” que era blanca–, y blanco es también el vestido de las novias. En el fondo,
es una forma de recordar esa vida que comenzó en el Bautismo y que, no sin
dificultades, pero siempre con la ayuda de la gracia de Dios, va creciendo de día en
día en aquellos que confían en Él.
La imposición de las manos y la invocación al Espíritu simboliza la donación de los
dones para que empiecen a caminar como cristianos. Así son admitidos como
miembros del Cuerpo de Cristo en la comunión plena de la Iglesia. Este rito se
completa con la imposición de la vestidura blanca, una túnica de lino puro, símbolo
de la dignidad de cristiano y de haber sido revestido de Cristo. Con esta túnica
participarán en el Banquete de la Eucaristía. La lectura del Apocalipsis desvela el
mismo misterio de este signo como anticipo de la participación en el banquete de la
vida eterna. "Esos que están vestidos con vestiduras blancas ¿quiénes son y de
dónde han venido? Yo le respondí:́ Señor, tú lo sabes. Me respondió́: Estos son los
que vienen de la gran tribulación; han lavado sus vestiduras y las blanquearon con
la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios dándole culto día y
noche en el Santuario y el que está sentado delante extenderá́ su tienda sobre ellos"
(Ap.7, 13-15).

Según la doctrina de La Iglesia

1243 La vestidura blanca simboliza que el bautizado se ha "revestido de Cristo"


(Ga 3,27): ha resucitado con Cristo.

El papa Francisco en la última catequesis sobre el bautismo nos dice: Después del
lavado de regeneración, capaz de recrear al hombre según Dios en la verdadera
santidad (cf. Ef 4,24), pareció natural, desde los primeros siglos, revestir a los
nuevos bautizados con una prenda nueva, blanca, a semejanza del esplendor de la
vida conseguida en Cristo y en el Espíritu Santo. La vestimenta blanca expresa
simbólicamente lo que ha sucedido en el sacramento, y anuncia, al mismo tiempo,
la condición de los transfigurados en la gloria divina.

San Pablo recuerda el significado de revestirse de Cristo, cuando explica cuáles son
las virtudes que deben cultivar los bautizados: "Elegidos de Dios, santos y amados,
de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre y paciencia,
soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente al otro…Y por encima de
todo esto revestíos de caridad, que es el vínculo de la perfección”. (Col 3: 12-14).
COMPROMISO

Me comprometo a conservar esta vestidura blanca a través de mis acciones


personales diarias y con el prójimo, recordando siempre el amor que Dios ha tenido
conmigo desde el bautismo, incluso en mi debilidad y en mis momentos de dificultad.

Para este compromiso cada uno va a emplear 2 recipientes: una caja de regalo
pequeña, en al cual va a depositar escrito en un trozo de papel una acción u obra
que demuestre la condición bautismal por la cual se ha revestido de Cristo y un
recipiente-basurero en el cual va a depositar escrito en un trozo de papel las acciones
que han denigrado de su condición de Hijo de Dios; al finalizar el mes, con una
actitud sincera y dispuesta, harás un recuento, con el cual podrás evidenciar como
fue el actuar y al mismo tiempo tomar acciones que permitan seguir demostrando
la fe verdadera dada en el tesoro del bautismo