Вы находитесь на странице: 1из 3

Llenando Vacíos 2

La semana pasada hable de como el ser humano llega atener vacíos muy fuertes y complicados en su vida,
los cuales los llevan a tomar decisiones muy terribles para su vida, entendimos que solo Dios puede llenar
los vacíos que saturan el alma de las personas, vimos como el deposito de Dios que Dios nos da puede
estar agrietado y por allí perder todo lo que el Señor nos da, hablemos un poco mas de todo esto que nos
interesa para poder alejarnos de tantos tiempos de tristeza, frustración, dolor, etc.

Efesios 1:19-23
La iglesia somos usted y yo, y claramente dice esta versión que el la completa y la llena, Cristo al tomar
toda autoridad trajo sobre su cuerpo la llenura y la plenitud que este necesitaba, de allí que es muy
necesario que podamos entender y asumir que como creyentes, como cuerpo, como iglesia no deberiamos
experimentar vacíos que nos lleven a dañarnos, si yo se lo que usted esta pensando, pastor pero aun
experimento muchos vacíos, ok, entonces debemos asumir la realidad que Cristo gano para nosotros y
el gran poder que opero en el hoy opera en nosotros.

Quiero que hoy nos enfoquemos en la necesidad de experimentar la llenura de Dios, su presencia, su
poder y su gloria en nuestras vidas. Y la Biblia dice que nosotros hemos sido creados para recibir toda la
plenitud de la deidad. O sea que, en un cuerpo de carne y hueso, como el tuyo y el mío, es posible que
habite toda la plenitud de Dios. Ya cuando tú tienes eso, la gente no se fija en la cara larga que tienes,
sino que comienzan a ver y a experimentar el Dios grande que tienes. Es cuando Dios sale por tus poros,
por tu boca, y la gente se choca con Él y no contigo.

Desafortunadamente en ocasiones somos tan naturales, tan terrenales que nos permitimos estar llenos
de angustias, dolor, soledad, amargura, stress, y todo lo que usted y yo sabemos, y lo tremendo es que
pensamos que por creer en Dios todo esto debe irse de nosotros, mi querido hermano aun los demonios
creen y tiemblan, entonces el creer no lo es todo, debemos ir mas allá, es necesario entender que no existe
tal cosa como que al desesperarme voy alcanzar las cosas, que al entristecerme voy a hacer que Dios me
responda, no asi no es.

Mi hermano, aunque hoy estemos sumamente desesperados y angustiados hay algo que no podemos
perder y eso es la confianza, es decir debemos llenarnos de confianza, en vez de estar lleno de dolor o
amargura, la esperanza es la que va a provocar que podamos alcanzar las promesas, hoy lo llamo a llenarse
de confianza en el Señor.

Efesios 1:16-18
Una cosa es saber por haber oído y otra es experimentar un conocimiento que viene directamente de Él,
y esta también es nuestra oración que todos aquí podamos llegar a este conocimiento pleno de Él, es decir
somos llenos de su conocimiento y de su revelación al entender quien es el para nosotros, cuando
experimentamos a Cristo nuestra vida debe ser transformada, si, lo que estoy diciendo es que nuestra
ausencia de conocimiento de Cristo es la que nos lleva a experimentar vacíos dañinos y perjudiciales.

El apóstol Pablo quiere que los creyentes, a través de ese espíritu de sabiduría y de revelación, tengan
suficiente conocimiento para saber cuál es la esperanza que Dios ha preparado para nosotros, lo nota, al
no tener una revelación y un conocimiento de Cristo es muy fácil perder la esperanza, la angustia, la
frustración son ausencia de esperanza.
Una cosa es esperar ansioso, otra es esperar enojado, triste o angustiado y otra
cosa es la esperanza. Según lo veo yo, esperanza, es esperar con confianza, así
que, imagínate la cara de quien espera ansioso, temeroso o angustiado, e
imagínate el rostro de aquel que espera con confianza.
O sea que Dios, a nosotros, nos da esperanza, para que lo que esperamos, lo
esperemos con confianza.

Efesios 1:19 RV “y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos,
según la operación del poder de su fuerza, 20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y
sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 21 sobre todo principado y autoridad y poder y
señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 22 y
sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual
es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Para que ustedes conozcan la supereminente grandeza de su poder que opera en nosotros los que
creemos. Una cosa es encontrarse con un creyentito que dice: “Yo creo en Dios”. ¡Pero no se le nota por
ningún lado! Y otra cosa es encontrarse con un creyente que ha experimentado la supereminente
grandeza de su poder que opera en nosotros. Recuerde una cosa es creer y otra cosa es experimentar,
¡Creemos que el poder que operó en Jesucristo, levantándole de los muertos y sentándolo a la
diestra del Dios Padre sobre todo poder y dominio, es el poder que está disponible para los
creyentes! ¡El mundo está necesitando ver eso en tu rostro!

Efesios 1:22 y 23 sigue diciendo: “22y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre
todas las cosas a la iglesia, 23la cuál es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”. En
resumidas cuentas, todo lo que está orando para que ellos sepan, conozcan, entiendan y
experimenten, tiene que ver, según señala la Biblia, con la plenitud de Aquel que todo lo llena en
todo. La palabra plenitud, en latín significa, pleno total; pleni significa pleno, y tud es totalidad.

Nosotros hacemos depender nuestra felicidad, nuestra alegría, nuestro gozo y nuestra esperanza, de
cosas que anhelamos que sucedan, o que queremos alcanzar, que, si el carro, o si tengo un buen sueldo,
o que si el negocio va bien y creemos que si las alcanzamos estas cosas entonces seremos felices. Pero la
tesis de la Biblia no es ésta; más bien es que, si te falta tu esposa, no importa, Jesucristo llena todo,
que, si sobra una suegra, no importa, Cristo llena todo. Si falta trabajo no importa, Cristo llena todo.
¡La plenitud de Aquel que lo llena todo en todo! Hoy alguien debe asumir esta realidad y verdad, te
puede faltar todo menos Cristo, porque si tienes a Cristo lo tienes todo.
Reflexión. Hombre que recibe el hijo, recibe toda la herencia.

Efesios 3:17-19
Es el deseo de Dios que su plenitud este en nosotros en todo tiempo, es el deseo de Dios hacer que su
amor crezca tanto en nosotros que no necesitemos nada más, aunque no comprendamos todo lo amoroso
que es el señor, que lo que podamos percibir y entender nos lleve a estar llenos como el lo desea. El no te
quiere ver lleno de angustias, el desea verte lleno de Él.

Efesios 4:10 RV-NTV


Cuando Él llena, todo vacío se termina. Los cuerpos tienen una propiedad denominada
“impenetrabilidad”, la cual implica que ningún cuerpo puede ocupar al mismo tiempo el lugar de otro. El
espacio que yo estoy ocupando no lo puede ocupar otro sólido. Y la enseñanza es la siguiente: El espacio
que Jesús está ocupando en tu corazón, no lo puede ocupar la angustia; no lo puede ocupar la soledad, ni
la tristeza, ni la impotencia ni el fracaso. El espacio que Jesús está ocupando en tu corazón no lo puede
ocupar la miseria y la pobreza. ¡Nada puede estar junto con Cristo adentro tuyo! ¡Si la plenitud de Aquel
que todo lo llena viene a tu vida, huye todo lo demás! ¡Desaparece! ¡Qué dichoso me siento de poder
predicar esto! ¡Me hace feliz poder impartirte esta esperanza! ¡No importa lo que te falte, si Cristo
te llena, nada te falta!

No se trata de lo que puedas hacer, se trata de lo que dejas que el haga.