Вы находитесь на странице: 1из 10

Otto Loewi, fue un destacado fisiólogo alemán, el comenzó sus investigaciones a partir

de una hipótesis de Elliot, que defendía que el impulso nervioso se trasmitía a través de una

sustancia química. Loewi fue el que demostró que en el sistema nervioso parasimpático esta

sustancia era la acetilcolina, sustancia que Henry Hallet Dale previamente ya había aislado, este

descubrimiento dio origen al nacimiento de la teoría química de la trasmisión nerviosa, según

la cual, la corriente nerviosa provoca, en el extremo de las fibras nerviosas la liberación de una

sustancia que se llamó neurotransmisor (Granda & Serrano, 2015).

En la actualidad la acetilcolina (ACh o ACo) es reconocido por ser un neurotransmisor

que en un principio fue aislado y caracterizado farmacológicamente por Henry Hallett Dale en

el año de 1914, y después confirmada como un neurotransmisor. La acetilcolina tiene gran

importancia pues como ya se mencionó anteriormente fue el primer neurotransmisor en ser

identificado por Otto Loewi, por lo que según una variedad de científicos es conocida como la

sustancia más “vieja” del cerebro.

La acetilcolina es principalmente vista como un neurotransmisor de tipo excitatorio,

pero este también puede ejercer una actuación inhibitoria dependiendo del tipo de sinapsis en

la que actúe. Por otro lado, también se considera que la acetilcolina es uno de los principales

neurotransmisores del sistema nervioso y uno de los más comunes, pudiéndose encontrar a lo

largo de todo el encéfalo y en el sistema nervioso autónomo. Este neurotransmisor interviene

en muchos procesos mentales como la memoria, y es considerado como un mediador en el

proceso de aprendizaje.

Como ya se estableció la acetilcolina puede actuar en diferentes lugares y tener

diferentes funciones para el organismo, y es debido a la gran importancia que tiene este tema,

que en el presente ensayo se pretende abarcar de manera más amplia todo en cuanto a la

acetilcolina, para que de esta manera tengamos sus funciones mucho más claras.
La acetilcolina es importante tanto en el Sistema Nervioso Central como en el Sistema

Nervioso Periférico, pues en el SNC actúa como un neurotransmisor mayor, esta sustancia

química ayuda a comunicar los impulsos nerviosos llevando mensajes a través de las hendiduras

sinápticas (el espacio entre las células nerviosas o neuronas) y en el SNP transmite impulsos de

activación muscular, ayuda al cerebro a enviar impulsos nerviosos para contraer los grandes

músculos esqueléticos y también envía impulsos para disminuir la contracción de los tejidos

cardíacos (Flores & Segura, 2014).

Todas las personas necesitamos acetilcolina pues esto va a permitir tener buenas señales

entre las células neuronas, que a su vez movilizan los grandes músculos esqueléticos y la

ausencia de este neurotransmisor puede dar como resultado la incapacidad total de contraer los

músculos grandes y puede generar que el corazón deje de latir. La acetilcolina también resulta

ser necesaria para aprender y conservar la memoria a corto plazo, en cuanto a esto, se han

hallado bajos niveles de acetilcolina en la Enfermedad de Alzheimer. La acetilcolina tiene

varias funciones como:

 Funciones Motoras: Disminución del potencial de reposo en musculo intestinal aislado

y aumento de la frecuencia de producción de espigas, acompañado de incremento en la

tensión.

 Funciones neuroendocrinas: Aumenta la secreción de vasopresina por estimulación del

lóbulo posterior de la hipófisis y disminuye la secreción de prolactina de la hipófisis

posterior.

 Funciones Parasimpáticas: Interviene en la ingestión de alimentos y en la digestión, en

los procesos anabólicos y el reposo físico, aumenta el flujo sanguíneo del tracto

gastrointestinal, aumenta el tono muscular gastrointestinal, disminuye la frecuencia

cardiaca.
 Funciones Sensoriales: Mantener la consciencia, interviene en la transmisión de

información visual, tanto en el colicuo superior como en la corteza occipital, la

acetilcolina también interviene en la percepción del dolor y la memoria (Chamizo &

Rivera, 2015).

Estructura y metabolismo

La síntesis de acetilcolina se produce en el interior de las neuronas, concretamente en su

citoplasma, mediante la unión de ácido acético o acetil-CoA y colina gracias a la enzima colina

acetiltransferasa. Tras esto, la acetilcolina es enviada a lo largo del axón hasta el botón terminal,

donde será almacenada hasta su utilización y liberación en el espacio sináptico (Mimenza,

2005).

El neurotransmisor secretado actúa en sitios receptores especializados y altamente

selectivos, que se localizan en la célula postsináptica, lo que provoca cambios en el

metabolismo de ésta, los cuales modifican su actividad celular. Se dice que se calcula que de

5% a 10% de las sinapsis en el sistema nervioso central (SNC) son de tipo colinérgico (Flores,

2005).

La liberación se da por medio de que en las terminales colinérgicas el neurotransmisor es

sintetizado en el citoplasma, de donde puede ser liberado directamente al espacio sináptico, o

bien, ser transportada al interior de las vesículas sinápticas para ser liberada por exocitosis. En

este proceso, la acetilcolina contenida en vesículas es liberada al exterior al fusionarse la

membrana vesicular con la membrana del terminal pre sináptica. La acetilcolina liberada al

espacio sináptico actúa sobre sus receptores, o puede ser hidrolizada por acción de la

acetilcolinesterasa (Castro, 2017).

Síntesis y eliminación
La acetilcolina se sintetiza a partir de la colina, un nutriente esencial que genera el

organismo, la colina se acumula en las neuronas colinérgicas mediante una reacción con la actil

CoA y bajo la influencia enzimática de la colina acetiltransferasa, estos tres elementos se

encuentran en las regiones específicas del cerebro en las que se producirá acetilcolina, motivo

por el cual la acetilcolina confecciona un neurotransmisor perteneciente a un sistema específico,

el sistema colinérgico (K, Brown, Dickson, & Yokoyama, 2010).

Cuando en una neurona encontramos estas tres sustancias que acabamos de comentar,

sabemos que consta de una neurona colinérgica y que esta producirá acetilcolina mediante la

interacción de la colina y los elementos enzimáticos pertenecientes. La síntesis de la acetilcolina

se realiza dentro de la neurona, específicamente en el núcleo de la célula, una vez sintetizada,

la acetilcolina abandona el núcleo de la neurona y viaja por el axón y las dendritas, es decir, las

partes de la neurona que se encargan de la comunicación y asociación con otras neuronas

(López & García, La participación de los receptores de acetilcolina nicotínicos en trastornos

del Sistema Nervioso Central, 2015).

Normalmente, la acetilcolina se elimina rápidamente una vez realizada su función; esto

lo realiza la enzima acetilcolinesterasa que transforma la acetilcolina en colina y acetato. La

enzima posee dos isoformas, una ubicada en la hendidura sináptica (AAChE) y otra sérica,

sintetizada principalmente en el hígado, denominada Acetilcolinesterasa Sérica (BAChE). Esta

última es la responsable de impedir el uso terapéutico de la acetilcolina, por degradarla

rápidamente cuando se administra en forma intravenosa (Aquino & Arias, 2014).

Efectos por inhibición

El neurotransmisor conocido como acetilcolina es de bastante importancia para una

buena estabilidad en sistema nervioso central (SNC). Ya que este neurotransmisor acetilcolina

permitir que el cerebro procese y de acceso a información. Este neurotransmisor puede afectar
tanto la salud física y mental. Por lo tanto, la deficiencia de la acetilcolina se ha asociado con

una variedad de enfermedades relacionadas con la función neurológica y muscular (López,

2015).

Efectos agonistas

Los efectos que se producen corporalmente en la persona, la cual hace que exista una

variación fisiológica que se presenta en diferentes cuadros los cuales puede ser: Bradicardia,

vasodilatación y disminución de la presión arterial. Contracción del músculo liso (digestivo,

vejiga y bronquios). Incremento de secreciones y contracción pupilar, contracción del músculo

ciliar y disminución de la presión intraocular (Criado & Sala, 2014).

Efectos antagonistas

Los efectos que se presenta este neurotransmisor que es sintetizado en el SNC de la

persona debido a los antagónicos son: Taquicardia, relajación de la musculatura. Los que cruzan

la barrera hematoencefálica tienen efectos muy variados, excitación, depresión, amnesia

(Gilman, 2014).

Propiedades

En el sistema cardiovascular la acetilcolina, liberada por el nervio vago en el corazón,

se encarga de frenar el ritmo cardiaco y debilitar la fuerza de la contracción. El objetivo de este

trabajo es revisar un mecanismo fisiológico particular, delimitando a la membrana plasmática,

desencadenado por la acetilcolina y llevado a cabo por uno de los componentes de las proteínas

G, que realiza la transducción de la señal externa con el canal iónico (Argibay, 2013).

La acetilcolina también está presente en el tracto gastrointestinal ya que intervine en la

secreción y se encarga de estimular las células secretoras de enzimas pancreáticas. En la

mayoría de los casos aumenta la actividad gastrointestinal y provoca una activación de la


motilidad; por el contrario, las catecolaminas, como la dopamina, inhiben de forma importante

la actividad motora. La liberación de acetilcolina a la altura de las neuronas del plexo

mientérico, produce aumento de la actividad motora (Coaquira, Condori, & Fuentes, 2012).

Enfermedades Relacionadas

Existen investigaciones que vinculan la enfermedad del Alzheimer con la disminución

de la actividad de la enzima colina acetiltransferasa y esta refleja la pérdida de las terminales

nerviosas colinérgicas que liberan acetilcolina en el hipocampo y la corteza cerebral.

Abundantes datos sugieren que las terminales colinérgicas del hipocampo son de importancia

crítica para la formación de la memoria, por lo tanto, es plausible emitir la hipótesis de que

algunos de los defectos cognitivos del Alzheimer son resultados directos de la reducción de la

neurotransmisión dependiente de la acetilcolina (Donoso, 2015).

El Parkinson es una enfermedad que afecta, sobre todo, al movimiento. A pesar de lo mucho

que se ha estudiado esta enfermedad, no se sabe su causa, se cree que es multifactorial,

involucrando factores ambientales y genéticos. La dopamina y la acetilcolina son

neurotransmisores del cerebro encargado de controlar el movimiento. Con menos dopamina de

lo normal la cantidad de acetilcolina en el cerebro es superior, este desequilibrio produce los

síntomas de la enfermedad de Parkinson (Chávez, Ontiveros, & Carrillo, 2014).

Después de desarrollar el ensayo y en todo en cuanto a la acetilcolina se concluye que

la misma tiene muchas funciones, este neurotransmisor se encarga de desempeñar actividades

básicas como el movimiento o la digestión y, a la vez, participa en procesos cerebrales más

complejos como la cognición o la memoria. Es un neurotransmisor que se encarga de la

transmisión de impulsos nerviosos de las neuronas, en los ganglios del sistema nervioso

autónomo, la acetilcolina también juega un papel importante en varias enfermedades ya que


junto con la dopamina son los neurotransmisores que permiten movimientos musculares

suaves, influyendo enormemente en el aspecto motriz y en la memoria.

También se puede acotar que como se evidencio dentro del ensayo la importancia del

proceso de sinapsis en el cual una célula como la neurona se conecta con otra por medio de un

impulso nervioso, una vez que este impulso llega al extremo del axón la cual cubre la mayor

extensión de la neurona hasta terminar en los terminales del axón con la cual se termina conecta

con la otra, esta libera los neurotransmisores que son los encargados de excitar o inhibir la

acción de la otra célula es decir es la cual se encarga de pasar la información de la neurona pre

sináptica a la neurona pos sináptica.

Recomendación

Como ya se sabe el agotamiento de los neurotransmisores se produce a lo largo del día,

pero existen unos factores que hacen que esas sustancias químicas se pierdan mucho más

rápido. Por lo que se recomienda dormir las 8 horas recomendadas, menorar el estrés, no

exponerse a toxinas y contaminantes ambientales, no consumir drogas, alcohol y no

deshidratarse.

Una de las recomendaciones que podemos dar es que afortunadamente, existen algunos

alimentos ricos en acetilcolina y otros, que ayudan a su producción, por lo tanto, una dieta

donde se adquiera abundantes dichos alimentos, será sumamente beneficiosa y estos son:

huevos, viseras, lácteos, verduras.


Referencias Bibliográficas

Aquino, G., & Arias, J. (2014). Neuromodulación e histamina: regulación de la liberación de


neurotransmisores por receptores H3. Salud Mental. Obtenido de
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-
33252012000400010
Argibay, P. (2013). La regeneración del sistema nervioso central: Cambios de paradigma y
medicina regenerativa. Química Viva. Obtenido de
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=86350304
Castro, A. (2017). Neurotransmisión Colinérgica Central. Revista Mexicana de Nuerociencia,
76-87.
Chamizo, A., & Rivera, G. (2015). Cerebro y Comportamiento: una Revisión. Revista
Argentina de Ciencias del Comportamiento. Obtenido de
http://www.redalyc.org/pdf/3334/333427357008.pdf
Chávez, E., Ontiveros, M., & Carrillo, D. (2014). La enfermedad de Parkinson: neurología para
psiquiatras. Salud Mental. Obtenido de
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-
33252014000400006
Coaquira, S., Condori, V., & Fuentes, P. (2012). NEUROFISIOLOGIA DE LA
CONDUCCION NERVIOSA. Revista de Actualización Clínica Investiga. Obtenido de
http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?pid=S2304-
37682012001200001&script=sci_arttext
Criado, G., & Sala, C. (2014). La importancia de los neurotransmisores. Revista de
farmacologìa y fisologìa.
Donoso, A. (2015). La enfermedad de Alzheimer. Revista chilena de neuro-psiquiatría.
Obtenido de https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-
922720030412000015
López, E., & García, J. (2015). La participación de los receptores de acetilcolina nicotínicos en
trastornos del Sistema Nervioso Central. Salud Mental. Obtenido de
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58232609
Soto, T. (2015). Función de los receptores acetilcolina. Revista Cientìfica de Mèxico.
Flores, M., & Segura, J. (2014). Estructura y función de los receptores acetilcolina de tipo
muscarínico y nicotínico. Medigraphic. Obtenido de
http://www.medigraphic.com/pdfs/revmexneu/rmn-2014/rmn054f.pdf
Gilman, G. (2014). Las bases farmacológicas terapeuticas: revisiòn . Mèxico: Editorial Médica
Panamericana S.A.
Granda, D., & Serrano, A. (2015). Formulación y estudio de estabilidad de acetilcolina. Revista
Cubana de Farmacia. Obtenido de
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75151998000200002
Brown, T., Dickson, K. & Yokoyama, C. (2010). Comprender la sinapsis: pasado, presente y
futuro. Neuron. Obtenido de
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0896627308008842
López, C. (2015). Los receptores nicotínicos de acetilcolina y las a-conotoxinas. Revista de
Educación Bioquímica. Obtenido de http://www.redalyc.org/pdf/490/49016083003.pdf
Mimenza, O. C. (2005). Acetilcolina (neurotransmisor): funciones y características. Revista de
la Salud Mental.
Unidad Académica de Salud y Bienestar

Facultad de Psicología Clínica

Tema:

La Acetilcolina

Integrantes:

Fernando Brito, Andrés Guncay, Mateo Narváez, Sebastián Ramírez y Cinthya Torres

Catedrático:

Dr. Edi Loja

Ciclo:

Sexto “C”

Cuenca- Ecuador

2018