Вы находитесь на странице: 1из 4

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Interior, Justicia y Paz


Dirección de Instituciones Religiosas y Cultos
Seminario Teológico Alfa y Omega
Núcleo Caracas

Bibliología

Alumno:
William Tse
CI. 12.689.016

Caracas, Julio de 2.014


Definición y diferencias entre Inspiración, iluminación y Revelación

La inspiración es el acto divino de Dios sobre el hombre que ha


capacitado, para recibir la revelación de la voluntad de Dios con la
finalidad de comunicarla a los pueblos. Dicho acto es la influencia del
Espíritu Santo en el hombre que Dios ha escogido para dar a conocer la
verdad bíblica sin error, es decir con precisión y confiabilidad.

La revelación se refiere a la comunicación directa de Dios con el


hombre, mostrando u ofreciendo la verdad de su carácter y voluntad para
las personas, ese conocimiento que antes estaba fuera del alcance del
intelecto humano.

Por otra parte la iluminación es la acción del Espíritu Santo que


capacita al hombre para que pueda entender correctamente la revelación
de Dios descrita en la biblia.

De esta manera se puede diferenciar que la inspiración es el acto


del Espíritu Santo sobre el hombre para comunicar la verdad bíblica hacia
los pueblos, mientras que la revelación es el conocimiento que Dios ha
dado al hombre sobre su voluntad y carácter cuya interpretación y
entendimiento es ofrecido por el Espíritu Santo, ésta comprensión de la
palabra de Dios es lo que se define como iluminación.

Inerrancia y autoridad de la Biblia, definición e importancia

La inerrancia de la biblia es la afirmación que las sagradas


escrituras están libre de errores, cuyas transcripciones de los autores
fueron inspirados por Dios y donde se considera al Padre como autor del
texto sagrado, por tanto si consideramos a Dios perfecto su obra también
es perfecta, esto se corrobora por la sincronía de los diferentes cánones
que conforman la biblia y el cumplimiento de las profecías y promesas
que ya han tenido lugar, ésta infalibilidad o inerrancia le otorgan al texto
bíblico una autoridad divina que se entiende como la facultad o el derecho
de la voluntad de Dios sobre el hombre para dar orden, paz y bienestar,
de allí deriva su importancia, la sujeción a la palabra de Dios requiere de
obediencia para obtener las directrices que rigen la vida del hombre.

Definición de Canon, Canon del Antiguo Testamento y Nuevo


Testamento

El canon bíblico se define como el conjunto de todos los escritos


que se consideran inspirados por Dios que conforman la biblia, por
extensión de su origen etimológico, canon se refiere a la regla o norma
que establece los términos para organizar el compendio de los libros que
se reciben como las sagradas escrituras.

Existen varias clasificaciones canónicas dependiendo de las


distintas denominaciones, para objeto de nuestro estudio se enfocará en
la denominación cristiana protestante o tradicionalmente llamado
evangélica. En el canon cristiano evangélico del Antiguo Testamento está
compuesto por las escrituras hebreas, dicho canon fue establecido en los
tiempos de Nehemías, Hageo, Zacarías y Malaquías (aproximadamente
450 años A.C.), consisten en 39 libros divididos en 5 categorías, las
cuales son: La Ley, 5 libros (desde Génesis hasta Deuteronomio), 12
libros de Historia (desde Josué hasta Ester), 5 libros de Poesías (desde
Job hasta Cantares), 5 libros de los Profetas Mayores (Isaías, Jeremías,
Lamentaciones, Ezequiel y Daniel), y 12 libros de los Profetas Menores
(desde Oseas hasta Malaquías).
En cuanto al Nuevo Testamento las demostración que un texto
bíblico es canónico es la prueba de su inspiración divina, fundamentado
en cuatro principios concluyentes como: 1. Autoridad de Dios e inspiración
divina, 2. De contenido Cristo céntrico y concordancia doctrinal, 3. Efectos
morales para la salvación hacia la vida eterna y edificación de las
personas, 4. Testimonio histórico de la Iglesia Cristiana. Todos los libros
considerados en el Nuevo Testamento cumplen de manera infalible cada
uno de los cuatro principios, si algún libro se le aplica el canon y falla en
alguno de ellos no se considera de inspiración divina y por tanto no
canónico, también se les denomina libros o textos apócrifos.

Dentro del Nuevo Testamento se consideran 27 libros canónicos,


estableciendo cinco categorías: Los Evangelios, 4 libros (