Вы находитесь на странице: 1из 11

 

El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    


Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 
Taller  de  Investigación  y  Proyecto  
ARQ  3071-­‐2  
Hugo  Mondragón  /  Philippe  Blanc  
 
Unidad  1    
El  paisaje  como  objeto  de  investigación  y  como  objeto  estético.  
CDA  –  Centro  del  Desierto  de  Atacama,  Pontificia  Universidad  Católica  de  Chile.  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  
Autor:  Javier  Basualdo  C.  
 
 

IMAGEN  1  –  VISUALIZACION  JARDIN  DE  NIEBLA.  VELAMEN  ATRAPANIEBLAS.  EQUIPO  JARDIN  DE  NIEBLA  
 
 
“Los  grandes  atrapanieblas  como  velámenes  lejanos  recortados  contra  el  cielo,  estos  serán  los  únicos  signos  
de  la  existencia  del  Jardín  que  se  puedan  percibir…”  
Rodrigo  Pérez  de  Arce  
 
 
 
 
 
 

    1  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
0.  El  Jardín  de  Niebla  
 

IMAGEN  2  –  VISUALIZACION  JARDIN  DE  NIEBLA.  INTERIOR  CON  SOL.  EQUIPO  JARDIN  DE  NIEBLA  
 
 

El  Jardín  de  Niebla  fue  un  proyecto  desarrollado  entre  los  años  2010  y  2012  en  el  Oasis  de  
Niebla  de  Alto  Patache,  sitio  en  custodia  por  el  CDA  de  la  Pontificia  Universidad  Católica  
de  Chile  (PUC),  por  un  equipo  de  la  Universidad  bajo  la  dirección  del  arquitecto  Rodrigo  
Pérez   de   Arce,   y   que   consistía   en   la   puesta   en   escena   de   una   serie   de   sistemas   de  
captación,   distribución   y   recolección   de   agua   niebla   desplegados   por   el   territorio,   cuya  
acción   conjunta   devenía   en   la   floración   de   un   jardín   botánico   en   el   desierto.   Este   se  
constituiría,   al   mismo   tiempo,   tanto   como   una   celebración   del   agua   niebla,   como   en   un  
manifiesto  del  paisaje  de  secano.  
 
El   proyecto   se   desarrolló   en   Santiago,   en   la   Escuela   de   Arquitectura   de   la   PUC,   en   dos  
etapas:  

    2  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

IMAGEN  3  –  CROQUIS  JARDIN  DE  NIEBLA.  RODRIGO  PEREZ  DE  ARCE.  


                 
 
La   primera,   durante   el   2010,   inicia   la   investigación   y   determina   las   bases   teóricas   y  
parámetros  de  diseño  para  el  Jardín  de  Niebla  terminando  en  un  anteproyecto  consistente  
en  planimetrías  básicas  y  modelos  físicos  y  digitales,  mas  un  informe  escrito  que  resume  
las  estrategias  y  orientaciones  del  proyecto.    
 
La  segunda,  durante  2011  y  2012,  profundiza  y  desarrolla  con  mayor  detalle  los  resultados  
de  la  etapa  anterior,  dando  forma  definitiva  al  total  y  componentes  del  Jardín  de  Niebla,  a  
partir   de   la   información   del   territorio   disponible.   Se   produjeron   planos   generales   y  
detalles,   modelos   digitales,   modelos   físicos   y   visualizaciones   detalladas.     Esta   etapa  
culmina   en   su   desarrollo   con   la   traslado   de   todo   este   material   los   Estados   Unidos,   al  
Nevada  Museum  of  Art  and  Environment,  para  ser  exhibido  durante  seis  meses  en  la  sala  
CA+E   gallery   del   mismo   museo.   Luego   de   aquello,   el   proyecto   fue   expuesto   en   algunas  
conferencias  y  publicado  en  revistas,  para  entrar  en  una  pausa  que  se  mantiene  hasta  la  
fecha.   Ningún   componente   ni   detalle   del   proyecto   se   llegó   a   edificar   o   instalar   en   Alto  
Patache.    
 
El  presente  texto  intenta  ,  a  partir  de  una  lectura  critica,  señalarlos  ámbitos  territoriales  
de   un   proyecto   prototípico   para   el   desarrollo   de   una   arquitectura   diseñada   para   una  
situación  especifica  en  un  paisaje  particular:  un  oasis  de  niebla  en  el  desierto  de  chile,  y  
cuya  ultima  realización  consistió  en  un  montaje  –un  manifiesto-­‐  para  una  exhibición  en  un  
museo  a  8.000  km  de  su  emplazamiento  original.  
 
Para  ello,  nos  adentraremos  en  las  lógicas  que  describen  el  territorio  del  proyecto,  tanto  
en  su  condición  física  o  real  en  el  desierto,  como  en  su  condición  de  manifiesto  o  ideario  
para  una  arquitectura  del  el  paisaje  de  secano.  
Así     mismo,   indagaremos   en   las   lógicas   de   representación   de   aquellas   dos   facetas   del  
proyecto,  a  partir  de  todo  el  material  disponible  de  este  (planos,  croquis,  modelos  físicos  y  
virtuales,   memorias   de   proyecto,   etc.),   y   que   derivaron   en   un   imagen   y   manifiesto   del  
proyecto.  
 
El   objetivo   es     intentar   devenir   en   un   “punto   de   vista”   (Krauss)(6)   desde   donde   podamos  
mirar   de   manera   critica   estos   ámbitos   y   establecer   cruces   que   permitan   proyectar   un  
devenir  para  futuros  desarrollos  del  proyecto.    

    3  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 

IMAGEN  3  –  ALTO  PATACHE  

 
1.  Alto  Patache,  El  Lugar.  
 
La  localidad  de  Alto  Patache  se  encuentra  aproximadamente  a  60  km  al  sur  de  Iquique,  en  
la  región  de  Tarapacá  en  el  Norte  de  Chile.  De  acuerdo  con  el  informe  que  acompaña  la  
primera  etapa  del  proyecto,  “como  parámetro  de  ubicación  se  define  un  oasis  de  niebla  
en  la  franja  costera  del  desierto    de  Atacama  cuyas  condiciones  optimas  de  captación  de  
agua  niebla  se  encuentran  sobre  el  farellón  costero  a  partir  de  los  600  metros  de  altura  
sobre  el  nivel  del  mar  aproximadamente.”  (Pérez  de  Arce)(1)”.  
 
En   el   informe   se   incorpora   una   amplia   descripción,   tanto   del   paisaje   desértico   como   del  
fenómeno   de   la   camanchaca,   sin   embargo,   evita     precisar   el   punto   exacto   de  
emplazamiento   del   Jardín   de   Niebla.   Así   mismo,   en   la   segunda   etapa,   a   pesar   de   la  
completa  información  topográfica  disponible,  el  emplazamiento  del  proyecto  siempre  se  
deja   abierto,   como   evitando   una   cristalización   que   impida   el   movimiento,   y   por   el  
contrario,  fomentando  la  noción  de  que  el  “el  destino  del  jardín  de  niebla  será  el  de  llevar  
el   proyecto   a   un   primer   grado   de   madurez,   demostrar   su   potencial   y   difundirlo   para   su  
posible  implementación”  (Pérez  de  Arce)(1)”.  
 
Es  justamente  esta  noción  la  que  guía  la  condición  territorial  del  Jardín  de  niebla,  que  si  
bien   se   configura   como   una   repuesta   al   ambiente   del   desierto,   también   entiende   este  
ambiente   como   un   campo   abierto   en   donde   experimentar   con   las   múltiples   lógicas   que  
pudiesen   describir   una   arquitectura   para   este   territorio:   “el   desarrollo   actual   de   la  
arquitectura   del   paisaje   podría   caracterizarse   por   una   ampliación   del   campo   desde   el  
diseño   de   jardines   y   parques   hacia   la   consideración   de   problemas   de   orden   territorial,  
desde   la   composición,   hacia   la   consideración   de   la   ecología,   desde   la   imagen,   a   la  
consideración   del   proceso   evolutivo,   desde   el   expertizaje   de   la   horticultura   hacia   la  
interlocución   con   variadas   disciplinas  (Pérez  de  Arce)(1)”.   El   Jardín   de   Niebla,   de   alguna   manera,  
pone   en   crisis   el   concepto   de   lugar   al   evitar   emplazarse   en   un   sitio   especifico   para   mas  
bien,  activar  un  campo  adecuado.  

    4  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

IMAGEN  4  –  VISUALIZACION  ATRAPANIEBLA,  COLECTOR,  CONDUCTOR  Y  ESTANQUE.  EQUIPO  JARDIN  DE  NIEBLA  
 
 
2.  El  Oasis  de  Niebla,  El  Campo.  
 
Podríamos  colegir  que  el  concepto  de  campo  se  ha  transmitido  a  la  arquitectura  desde  el  
ámbito  del  arte,  y  en  gran  medida  es  así  en  el  Jardín  de  niebla,  toda  vez  que  es  explicito  en  
citar   el   Land   Art   como   antecedente.   Sin   embargo,   en   su   texto   La   Escultura   en   el   Campo  
Expandido,  Rosalind  Krauss  define  esta  condición  como  el  espacio  que  resuelve  la  posición  
indeterminada  entre  arquitectura  y  paisaje  de  la  producción  del  los  artistas  del  Land  Art  
de  finales  de  los  sesentas:    “el  campo  proporciona  a  la  vez  una  serie  expandida  pero  finita  
de  posiciones  relacionada  para  que  un  artista  dado  las  explore,  y  para  una  condición  de  
trabajo  que  no  está  dictada  por  las  condiciones  de  un  medio  particular.  De  la  estructura  
antes  mencionada  resulta  obvio  que  la  lógica  espacial  de  la  practica  posmodernista  ya  no  
se  organiza  alrededor  de  la  definición  de  un  medio  dado,  sino  que  se  organiza  a  través  del  
universo   de   términos   que   se   consideran   en   oposición   dentro   de   una   situación   cultural  
(Krauss)(2)”,   a   saber,   arquitectura   –   paisaje,   y   también,   jardín   –   desierto.   De   esta   forma,  
entendemos  esta  aproximación  expansiva  al  lugar,  como  inherente  tanto  a  la  practica  de  
la  arquitectura,  como  a  la  producción  artística  del  Land  Art.  
 

IMAGEN  5  –  MARY  MISS,  PEROMETERS,  PAVILIONS  DECOYS,  1978.  Y  ROSALIND  KRAUSS,  DIAGRAMA  DE  KLEIN  DEL  CAMPO  EXPANDIDO.  

 
Esta  idea  del  campo,  como  un  espacio  de  acción  múltiple  y  fluido  se  retoma  por  Stan  Allen    
en   el   texto   Del   Objeto   al   Campo:   Condiciones   de   Campo   en   la   Arquitectura   y   el  
Urbanismo,   estableciendo   una   definición   especifica   para   el   termino:   “Hablando   en  
general,   una   condición   de   campo   podría   ser   cualquier   matriz   formal   o   espacial   capaz   de  
unificar  diversos  elementos  representando  al  mismo  tiempo  la  identidad  de  cada  uno  de  
ellos.   La   forma   y   extensión   global   son   altamente   fluidas   y   tiene   menos   importancia   que   la  

    5  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

relación  interna  entre  las  partes,  que  es  lo  que  determina  el  comportamiento  del  campo  
(Allen)(3)”.  Podemos  ver  que  Allen  comparte  con  Krauss  la  idea  del  campo  como  un  espacio  
en  tensión  entre  dos  operaciones  opuestas,  en  esta  caso,  forma  o  figura  y  relación  interna  
entre  partes.    
 
Allen   extiende   el   concepto   desde   la   obra   del   Posminimalista   Barry   Le   Va:   “Formado  
parcialmente  como  arquitecto,  Le  Va  es  extremadamente  consciente  del  campo  espacial  
que  que  implica  la  obra  escultórica.    Al  inicio  de  su  carrera,  a  mediados  de  la  década  de  los  
60,  comenzó  elaborando  piezas  (…)  que  deshacen  meticulosamente  la  idea  de  la  escultura  
como  entidad  delimitada,  como  objeto  diferenciado  del  campo  que  ocupa,  a  estas  obras  
las  llamó  Distribuciones,  definidas  como  relaciones  entre  puntos  y  configuraciones  entre  
si,   o   analógicamente,   secuencias   de   acontecimientos,   (…)   las   relaciones   locales   son   mas  
importantes  que  la  forma  global.  (Allen)(3)”.  
 

       
IMAGEN  6  –  BARRY  LE  VA  DISTRIBUTION  Nº10,  1967  Y  JARDIN  DE  NIEBLA,  VISTA  AERA  VERSION  4,  GRUPO  JARDIN  DE  NIEBLA  
 
 
 

Es  justamente  en  este  sentido  en  donde  el  Jardín  de  Niebla  se  inscribe  en  esta  operatoria:  
al   someterse   al   fenómeno   físico   de   la   camanchaca   y   a   los   procesos   de   captación   y  
posterior  uso  del  agua  recogida  en  función  de  propagar  un  jardín  en  el  desierto  la  lógica  
formal  del  jardín  y  su  relación  con  su  emplazamiento  no  se  deben  a  discursos  figurativos,  
sino  mas  bien  a  lar  relaciones  secuenciales  entre  las  partes  que  articulan  el  proceso:    “El  
jardín   de   Niebla   intenta   explorar   los   diversos   modos   en   que   pueden   interactuar   los  
elementos  un  paisaje  de  estas  características,  articulando  los  dispositivos  para  la  colección  
de   agua,   los   sistemas   de   acopio,   distribución   y   riego,   el   manejo   de   la   vegetación   y   la  
creación  de  recorridos  ,  refugios  y  lugares  de  estar  con  las  características  del  medio  en  una  
propuesta  integradora  (Pérez  de  Arce)(1)”  
 
 
 
 
 
 
 
 

    6  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 

IMAGEN  7  –  VISUALIZACION  JARDIN  DE  NIEBLA.  INTERIORES  CON  NIEBLA.  EQUIPO  JARDIN  DE  NIEBLA  
 
 
3.  El  Jardín,  Una  Nueva  Naturaleza  
 
En  este  ultimo  punto,  respecto  de  la  condición  interactiva  entre  lo  construido  –o  mas  bien,  
diseñado-­‐  y  el  medio  natural,  es  que  Philip  Ursprung  reconoce  un  desplazamiento    en  la  
lógica  de  apreciación  e  intervención  del  medio  natural,  a  partir  de  abandonar  las  lógicas  
figurativas  propuestas  por  la  modernidad:  “Si  la  naturaleza  se  entiende  como  ficción  –bien  
sea   como   deseo   de   continuidad   y   coherencia,   o   como   la   idea   de   que   existe   algo  
completamente   diferente-­‐,   entonces   debe   también   reformularse   la   cuestión   acerca   de  
cómo   la   naturaleza   conforma   el   diseño,   la   formación   del   entorno   del   hombre.   Si   la  
naturaleza  no  es  algo  dado  desde  el  inicio,  sino  que  se  trata  de  un  producto  o,  de  hecho,  
una   proyección   de   la   humanidad   –es   decir,   algo   engendrado   con   anterioridad   por   la  
industrialización,   entonces   también   puede   entenderse   como   un   diseño.   Que   la   naturaleza  
pueda   representarse   en   forma   de   una   imagen,   un   texto   o   un   sistema   de   símbolos,  
también   implica   que   pueda   cambiarse   y   manipularse.   Visto   desde   esa   perspectiva,   la  
naturaleza  y  el  diseño  se  conforman  mutuamente.  (Ursprung)(4)”    

    7  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 

             
IMAGEN  8  –  EERO  SAARINEN,  TWA  TERMINAL,  1962  Y  PORTADA  DEL  THE  WHOLE  EARTH  CATALOG  –  ACCES  TO  TOOLS:  REPETICION  DE  LA  NATURALEZA  VS,  SET  DE  HERRAMIENTAS.    

 
El  autor  reconoce  una  bifurcación  en  la  comprensión  del  medio  natural,  por  una  parte,  del  
diseño   divergente   a   la   tradición   moderna   en   donde   diseño   y   naturaleza   se   entienden  
como   entidades   complementarias   y   asimilables,   en   donde   diseños   de   figuras   evocativas  
del  medio  natural  (Saarinen,  Aalto,  Jacobsen,  entre  otros)  eran  validados  como  lenguajes  
apropiados  para  humanizar  –naturalizar-­‐  la  crudeza  de  la  propuesta  moderna.  En  la  otra  
cara,  está  la  idea  de  que  diseño  y  naturaleza  no  son  entidades  separadas,  sino  mas  bien,  
están   entrelazadas   inseparablemente:   “Desde   esta   perspectiva,   la   naturaleza   está  
diseñada   en   la   misma   medida   que   el   diseño   es   natural   (4)”   entonces   el   diseño   ya   no   se  
preocupa   de   una   condición   productiva   –del   producto-­‐   sino   mas   bien,   en   un   campo   mas  
amplio,   de   la   planificación   de   estrategias   mas   abstractas   (ingeniería   genética,   control  
climático,  gobiernos  corporativos,  etc)   pero  de  mayor  repercusión  –“un  diseño  natural”-­‐  
en  el  ecosistema  de  la  vida.  
 
La  búsqueda  organizativa  del  Jardín  de  Niebla,  en  su  propósito  de  alterar  un  curso  natural,  
la   corriente   de   niebla,   en   función   de   modificar   –rediseñar-­‐   el   paisaje   desértico,   describe  
mas   bien   estrategias   de   diseño   próximas   a   la   segunda   noción   propuesta   por   Ursprung.  
Aun   cuando   mantiene   la   fe   en   las   lógicas   representativas   del   espacio   construido   -­‐de  
alguna  manera  el  diseño  refiere  al  pabellón  expositivo,  con  una  organización  de  espacios  y  
recorridos  lineales  y  jerárquicos-­‐  es  en  la  génesis  relacional  y  en  el  clímax  transfigurativo  
(el  jardín  en  el  desierto)  del  proyecto  donde  se  centra  el  discurso  de  este.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

    8  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 

IMAGEN  9  –  MODELO  JARDIN  DE  NIEBLA.    EQUIPO  JARDIN  DE  NIEBLA  


 
 
4.  El  Paisaje  Representado,  Un  Manifiesto.  
 
Finalmente,   una   cuarta   aproximación   al   territorio   que   describe   el   Jardín   de   Niebla,   dice  
relación  con  su  ultima  encarnación  en  una  sala  de  museo.  El  proyecto  es  llevado  a  un  nivel  
superior  de  detalle  y  acabado,  no  con  el  fin  de  ser  edificado  en  el  desierto,  en  la  ceja  del  
farellón  enfrentando  la  bahía  y  desapareciendo  tras  la  niebla,    sino  con  el  propósito  de  ser  
representado  en  una  climáticamente  acondicionada  sala  de  museo,  a  medio  continente  de  
distancia  de  su  emplazamiento,  y  un  tanto  mas  de  su  lugar  de  producción.  
 
Detalladas   maquetas   de   papel   y   madera   encerada,   croquis   en   acuarela   del   lugar   y   el  
proyecto,  un  clip  de  video  del  proceso  de  captación  de  agua  y  una  simulación  digital  del  
proyecto   acabado   fueron   expuestos   en   el   Nevada   Museum   of   Art   and   Environment,  
rodeado  por  el  paisaje  también  árido  del  desierto  norteamericano.    
 
 
 
 
 
 

    9  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

IMAGEN  10  –  FOG  GARDEN,  THE  ARCHITECTURE  OF  WATER.  NEVADA  MUSEUM  OF  ART,  2011  
 
 
Nuevamente,   ninguna   de   las   representaciones   da   cuenta   con   exactitud   topográfica   del  
emplazamiento  del  proyecto.  Todas  mas  bien,  se  mantienen  en  la  idea  de  representar  el  
lugar,   mas   que   describirlo,   aun   cuando   dichas   representaciones   aparecen   como   cuadros  
detallados  del  lugar.  Esta  coordenada  territorial  distante  y  representativa,  es  la  que  Iñaki  
Abalos   describe   en   la   obra   de   Robert   Smithson,   como   “una   formulación   dialéctica,   una  
relativización  del  objeto  a  favor  del  trayecto”,  esto  es,  una  estrategia  que  pone  en  valor  la  
operación   en   origen   no   por   su   representación   en   una   sala   de   museo,   sino   mas   bien   por   el  
trayecto   descrito   entre   ambos:   “Smithson   es   consciente   de   que   estas   acciones   no   se  
producen   plenamente   como   actos   artísticos   en   el   lugar   elegido,   sino   que   para   alcanzar   tal  
estatuto  exigen  un  desplazamiento  al  ámbito  cultural,  el  museo  o  la  galería,  “no  lugares”  
en   la   terminología   smithsoniana,   en   los   que   se   registra   y   valida   la   acción   mediante  
técnicas   de   representación   que   pasan   a   ser   protagonistas   –aunque   también   de   forma  
incompleta   pues   permanentemente   remiten   a   espectador   al   lugar   de   la   acción   física.  
(Abalos)(5)”  
 
Entonces,   la   representación   de   parcialidades   del   proyecto   en   la   sala   del   museo,   en   un  
ambiente   antagónico   y   distante   al   de   Alto   Patache,   pone   en   valor   la   estrategia   viva   y  
transformadora   del   proyecto,   la   niebla   y   el   jardín   como   objetos   de   deseo   mutuo,   como  
logros   realizables   a   partir   de   su   representación,   se   vuelven   un   manifiesto   de   las  
posibilidades  del  paisaje  de  secano.  
 

    10  
 
El  Proyecto  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache  (2010-­‐2012),    
Cuatro  Dimensiones  Territoriales  para  un  Jardín  en  el  Desierto.  

 
 
 
 
 
Es   así,   como   podemos   describir   entonces   4   ámbitos   de   acción   territorial   en   el   Jardín   de  
Niebla:  
• Primero  su  ambiente  físico  y  concreto  en  Alto  Patache,  fundacional  y  originario  al  
proyecto.  
• Segundo,   la   negación   de   dicha   condición   tangible   y   estática,   en   favor   de   la   los  
fenómenos  físicos  temporales  y  dinámicos  (la  niebla,  el  viento,  la  lógica  estacional,  
la   temporalidad   de   desplazamientos   entre   otros)   que   describen   y   prefiguran   los  
mecanismos   de   intervención   de   dicho   territorio   (la   captación   y   distribución   del  
agua  sobre  un  territorio  con  un  fin  transformativo),  la  condición  de  campo.  
• El   tercer   lugar,   el   paisaje   diseñado   a   partir   de   la   operación   anterior,   una   diseño  
estratégico  de  una  nueva  naturaleza  en  equilibrio  –un  jardín  en  el  desierto-­‐  gracias  
a   una   colección   de   herramientas   (The   Whole   Earth   Catalog)   que   triunfa   en  
desmedro  de  operaciones  figurativas  o  miméticas.  
• Finalmente,   el   paisaje   representado,   como   un   manifiesto   distante   que   valida   las  
anteriores  lógicas  territoriales.    
 
Y  ahora?  La  ausencia  silenciosa  del  Jardín  de  Niebla  en  Alto  Patache,  y  su  deriva  cada  vez  
mas  distante  en  textos  y  presentaciones  académicas,  son  las  hacen  preciso  dar  una  mirada  
critica   a   esa   representación   de   un   proyecto   en   los   cuatro   niveles   descritos,   en   los   motivos  
de   sus   realizaciones   y   en   la   pertinencia   y   contingencia   de   sus   contenidos   es   en   donde  
podremos   percibir   en   plenitud   al   Jardín   de   Niebla   como   un   paisaje,   por   sobre   la   mera  
confección  de  una  vista  (Krauss)  (6).      
 
 
 
 
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA:  
 
(1) Pérez  de  Arce,  Rodrigo.  Jardín  de  Niebla,  Informe  Final  Primera  Etapa,  2010.  
(2) Krauss,  Rosalind.  La  escultura  en  el  Campo  Expandido.  1978  
(3) Allen,  Stan.  Del  Objeto  al  Campo,  Condiciones  de  Campo  en  la  Arquitectura  y  el  Urbanismo.  2008.  
(4) Ursprung,  Philip.  La  Doble  Hélice  y  el  Planeta  Azul,  La  Visualización  de  la  Naturaleza  en  el  Siglo  XX  
(5) Abalos,   Iñaki.   Robert   Smithson,   El   Entropologo   Pintoresco,   en   Atlas   Pintoresco   Vol.2,   Los   Viajes.  
2007.  
(6) Krauss,  Rosalind.  Los  Espacios  Discursivos  de  la  Fotografía.    

    11  

Оценить