Вы находитесь на странице: 1из 12

1

Leña al Fuego
Living de un departamento.
Cuatro actrices haciendo del personaje Anacleta:
Anacleta (1): de camisón y zapatos. Despeinada.
Anacleta (2): con un vestido rojo, sensual.
Anacleta (3): de camisón.
Anacleta (4): de camisón.
La radio. Programa radial: “Noche Romántica”. El programa puede ser emitido
directamente (que se vea el estudio radial) o grabado directamente en CD. Los poemas
son inventados de los cuales se da la libertad de ser modificados parcial y
completamente. Las músicas son seleccionadas a criterio de quien corresponda.
2

-Autobiografía-

Se escucha de la radio “Se dice de mi” (versión: Yolanda Rayo). Anacleta (1) entra al
living haciendo play back. Pone en volumen bajo, casi ni se escucha (en la radio se
escucha música variada)

Anacleta, pero ustedes me pueden llamar “Ana con chancleta”, como me suelen decir
(se saca los zapatos y los tira). 30 años… (agarra del cajón una barra de chocolate)
¿pueden creer que con este cuerpo tenga 30 años? Cuesta mucho: ¡como mucho para
mantenerlo!... Tengo miedo que algún hombre se caiga y no tenga de dónde agarrarse…
Bueno, ¡acá tienen de dónde agarrarse!.

Soy hija única. Pero los gustos se lo dieron a la hija adoptada para que no se sienta
excluida de la familia. Mis padres llevan casados 32 años, los cuales nunca se cansaron
de decirse: cuchi, guchi, bebé, amor, amorcito, mi amor, mi vida, mi cielo… hasta entre
ellos se dicen papi y mami… ¿no es patético?

A los 18 años empecé a estudiar administración de empresas, pero a los 25 años


abandoné para estudiar teatro... ¡sí, señores, para ser una “diva” se estudia!... Yo quiero
ser una Norma Aleandro (también puedo mover los dedos así), quiero ser una China
Zorrilla (enamorar a un hombre aún teniendo más de 70 años), quiero ser una sex
symbol como Marilyn Monroe (aunque los hombres nos prefieran rubias), o como una
Coca Zarli (“¿qué pretende usted de mi, canalla?”) ¡YO QUIERO SER UNA CHICA
ALMODOVAR! (Pone el volumen alto. Comienza a sonar la música “yo quiero ser
una chica Almodóvar” de Joaquín Sabina)
3

Radio. Programa: “Noche Romántica”. Parte 1.


APERTURA DE LA RADIO

Buenas noches, queridos oyentes… Estamos presentes una vez más junto a ustedes, para
tener una noche especial… romántica… y para aquellos que estén solos… podremos
hacernos compañía… mmmm
Y comenzaré leyendo este poema que nos envía Rosario de Villa María (Córdoba), a la
cual le agradezco con mucho amor… El poema se llama: “Te busco”

Cerrar los ojos viéndote


Despertar para verte…
Busco tus labios
Desaparezco bajo las sábanas.

No imagino una noche sin ti…


No puedo evitar soñar contigo.
Te deseo, te necesito, te sueño…
La cama cuando no estás te busca.

No me abandones,
No me rechaces.
Te buscaré siempre
Bajo las sábanas.
¡Hermoso!... muy profundo. Me imaginaba, mientras lo leía, el deseo que tiene Rosario
de estar compañada… por eso también estamos acá, todas las noches, para hacerte
compañía. Y no es por el azar, Rosario, que te dedico esta música: “_______________”
de ____________ (Se escucha la música seleccionada para esta ocasión).
4

-Conociéndote-

Anacleta (2).

Soy la última opción de un boliche. A las 5 de la mañana un hombre se me va a acercar


para conquistarme. Pero no es nada malo ser la última, porque después de mí no hay
nada más. Y así fue cómo conocí a Eugenio. A lo lejos empiezo a observar a un hombre
alto, con una espalda ancha como un placard, pelo desmechado, una mirada penetrante,
sentía que ya me observaba desnuda… yo inmóvil, bueno, en realidad mi cuerpo hacía
movimientos involuntarios y me decía: tranquila, tranquila, superada, superada, diva,
diva, última opción simpática… ahí viene… ¡me muero!... ¡Ah, pero es hermoso!.
(comienza a jugar con una mano haciendo de Eugenio) De repente, como en cámara
lenta, su boca la lleva a mis oídos y escucho su voz… (abandona el juego de mano)
¡nooo! ¡no les puedo explicar lo qué es esa voz! ¡noooo! ¡yo rogaba no morirme ahí!
(vuelve al juego de mano)
Mano: ¿cómo te llamás?
Anacleta: Ana con chancleta
Mano: ¿Cómo?
Anacleta: ¡Anacleta!
Mano: ¿Querés bailar?
Anacleta: Bueno! (¡Dios!, te juro que si esta se me da… el lunes empiezo la dieta) ¿y
vos, cómo te llamás?
Mano: Eugenio
Anacleta: ¿y cuántos años tenés?
Mano: 38… ¿y vos?
Anacleta: ¿y cuánto me dás?
Mano: ¿35?
Anacleta: No, tengo treinta… y ocho! (¿qué querés que le diga?... no podía decirle que
tengo 30 si parezco más grande!)
Mano: ¿38 también? Ah! No parece!
Anacleta: Nadie me da la edad que tengo, siempre dicen que aparento tener menos.
Mano: ¿y estás sola?
Anacleta: No… vine con una amiga. ¿Y vos… ESTÁS SOLITO?
Mano: También, con unos amigos. ¿Y vivís con tu amiga?
Anacleta: No, VIVO SOLITA. (¡dale!, decilo, decilo, proponeme todo lo que vos
quieras)
Mano: ¿y querés que nos escapemos?
Anacleta: ¿Escaparnos? ¿y a dónde querés que nos “ocultemos”?
Mano: Si querés nos podemos “ocultar” en tu casa.
Anacleta: ¡Pero yo a vos no te conozco! Y no llevo a ningún desconocido a mi
departamento.
Mano: Pero nos podemos conocer… Yo tengo muchas ganas de conocerte.
(Ah! Nooo! Si muero en estos momentos, juro que me lo llevo a la tumba!)
Anacleta: Yo también tengo MUCHAS GANAS de conocerte.
(¡Qué fácil soy!)
Mano: ¿entonces? ¿qué decís? ¿nos vamos?
Anacleta: Bu-e-no. (No puedo!, no puedo decirle que no!, me quiere conocer y yo
también a él… ¿Algún problema con eso?
5

Radio. Programa: “Noche Romántica”. Parte 2.


APERTURA DE LA RADIO

¡Buenas noches!... ¡Qué placer me da estar acá con ustedes!... hacernos compañía como
todas las noches… y hoy desde un comienzo quiero dedicarles esta hermosa música:
“_____________________” de ________________. (Se escucha la música
seleccionada para esta ocasión).

Y mientras la terminamos de escuchar, quiero leerles algo que nos mandaron: un poema.
Lo escribió María Guadalupe de Alta Gracia. Y dice así:

Te siento, te siento…
Oh! ¡Cómo te siento!
Te huelo, te huelo…
Oh! ¡Qué rico perfume!
Te extraño, te extraño…
Oh! ¡Vuelve a mi!
Esta noche, esta noche…
Oh! ¡Quiero estar junto a vos!

Sólo una noche me alcanzó para darme


cuenta…
Sólo una mirada me bastó para darme
cuenta…
¡Que eres sólo para mi!
Oh! ¡Te siento, te huelo, te extraño!
¡Qué profundo! ¡Qué maravilla! ¡Los sentimientos! ¡Qué maravillosos son!... Gracias,
María Guadalupe… gracias por querer compartir estos sent…..
6

-Llamado armonioso-

Anacleta (1)

Quiero hacer un llamado a la solidaridad: ¡Búsquenlo y tráiganlo VIVO! ¡Por favor!...


Medidas: 17,5 de largo, 10 de circunferencia y baila, baila. Es lo que una mujer puede
llamar: “El pito armonioso”. Es negrito. No lleva ropa. ¡Por favor! ¡Hay recompensa!.
Ya lleva aproximadamente 12 horas y ¡LO EXTRAÑO!. Tengo miedo que alguna mujer
lo haya secuestrado… es que es tan atractivo y tan confiado que alguien, sobre todo una
mujer, lo puede haber agarrado. Él está agarrado a un hombre alto, me dijo que tenía un
metro 92, se llama Eugenio. Ah! Por cierto: LA LEY “L” NO EXISTE!!! Maldigo al
enano que escribió el graffiti. Toda mi vida con enanos pensando que era la mujer más
afortunada… Pero por suerte lo conocí a Eugenio y él fue el que me demostró que no
todo lo que está escrito es verdad.
¿A alguien le suena familiar las medidas?... No, de Eugenio no, el del “pito armonioso”.
Porque tal vez, sin darse cuenta, ustedes lo tienen… Igual no nos alteremos tanto…
Eugenio tiene mi número de cel y puede estar llamando en cualquier momento… Es
demasiado rápido para preocuparse.
7

Radio. Programa: “Noche Romántica”. Parte 3.


El programa ya empezó.

Porque te veo en cada instante…


Porque te deseo siempre…
Porque los dos ya nos conocemos.
Gracias, Roberto… Seguro que si ella está escuchando, volverá junto a vos.
Acá tenemos en línea a Claudia.
Locutor: Hola, Claudia, ¿me escuchás?
Anacleta: Si… Hola, Mario… Me llamo Anacleta.
Locutor: Te pido que me bajes el volumen de la radio, así nos escuchamos por teléfono
y estamos más juntos.
Anacleta: Si… ya lo bajo.
Locutor: Gracias, Claudia.
Anacleta: Me llamo Anacleta.
Locutor: ¿Cómo?
Anacleta: Anacleta.
Locutor: Perdón, Anacleta. ¿Cómo estás?
Anacleta: Bien… Te llamo para leerte algo que escribí.
Locutor: ¿Un poema?
Anacleta: Si.
Locutor: Bueno, te escuchamos, Anacleta…
Anacleta:

Deseo oírte por…


Locutor: Perdoname, Anacleta… ¿querés una música de fondo?
Anacleta: Bueno.
Locutor: ¿Y cuál querés?
Anacleta: Cualquiera, alguna instrumental…
Locutor: Bueno, vamos creando el ambiente… nos ponemos románticos, cerramos los
ojos, respiramos profundo, sentimos, imaginamos… te escuchamos, Anacleta
Anacleta:

Deseo oírte por un instante


Deseo que me invites a salir
Deseo tocarte como aquella noche
Deseo que las palabras sobren, sólo estar
Deseo que me toques como aquella
noche
Deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, des…
8

Te deseo… llamame porque muero por


estar contigo
Deseo que suene el teléfono… escuchar
tu respiración
Deseo otra noche junto a vos
¡Por favor! llamame

Anacleta: Ya terminó…
Locutor: Gracias, Anacleta… ¡Muy lindo!... Seguro que te estará llamando, si te está
escuchando.
Anacleta: Eso espero, pero no creo que me esté escuchando…
Locutor: Dicen que la esperanza es lo último que se pierde… Ánimo, Anacleta… Estoy
seguro que él te llamará en cualquier momento!.
Anacleta: Eso espero…
Locutor: ¿Qué música querés dedicarle?
Anacleta: No sé…
Locutor: ¿Te gusta Sin Banderas?
Anacleta: Si (empieza a llorar) me encanta… ¿Tenés “Tu respiración”?
Locutor: Si… esa misma había pensado (comienza a sonar la música). Bueno,
Anacleta, nos vamos despidiendo.
Anacleta: Bueno, chau, Mario, gracias.
Locutor: ¡Lo hermoso de poder expresarse… sacar todo lo que tenemos por dentro!...
¡Hermoso… maravilloso!
9

-¿Qué hacés esta noche?-

Anacleta (3)

El hijo de puta no llama…. Llamame, llamame, llamame… ¡llámame!. Llamame, hijo


de puta, llamame. 1, 2, 3, 4, y… 5 ¡llama!. (Suena el teléfono. Trata de tranquilizarse)
Hola… si, mamá… todo bien… no, nada, todo bien, estoy cansada… ¿vos? ¿Todo bien?
¿Alguna novedad?... bueno, chau… ¡Lo odio!, te juro que lo odio. ¡Pero cómo lo
quiero! ¡Cómo lo deseo!. Anoche fue algo hermoso, hacía mucho que no me sentía así,
tan… tan… deseada… ¡Qué bolas que tiene! ¡Qué bolas! Tiene las bolas como dos
montañas ¡Qué bolas! ¡Por qué el hijo de puta no me llama! Si nos divertimos,
hablamos de… bueno, mucho no hablamos, pero nos divertimos. Le voy a mandar un
mensaje como haciéndome la superada y que “todo bien”: HOLIS LLEGASTE BIEN A
TU TRABAJO?... (Pausa) Tal vez no tenga crédito. ¿Lo llamo?. No, ya le mandé el
mensaje, si quiere contestarme le puede pedir prestado el cel a un amigo, ¿no?. (pausa)
¡Ya se! ¿Y si le digo que se olvidó algo? No importa si al final no es de él, después hago
como que pensé que era de él, pero al final era de un amigo. Lo llamo… ¡Cómo que no
corresponde a un abonado en servicio!... No puedo creer que me haya dado cualquier
número… ¿Cómo era el apellido? Ah! (saca una guía telefónica) Me dijo que vivía…
Acá!... (marca el número) Hola? Se encontraría Eugenio? Gracias!... Hola, Eugenio?...
Soy Anacleta, ¿estabas durmiendo?... Huy! Perdoname, es que… encontré acá… ¡una
billetera! Y pensé que podía ser tuya… Ah! No es tuya… ¿y de quién puede ser?...
Bueno, le voy a preguntar a mis amigos. ¿Todo bien? ¿Qué hacés esta noche?... Ah! Te
juntás a ver un partido… ¿quién juega?... Ah! Con los chicos del barrio… Bueno,
Después si querés nos podemos ver… Ah! No podés!... Bueno, no importa… Dale,
llamame cuando puedas… Ahora andá a terminar de descansar… Chau… Un… ¡Me
cortó!... ¡Me cortó!
10

Radio. Programa: “Noche Romántica”. Parte 4.


Se escucha la parte final de una música.

Y nos vamos despidiendo, pero eso no significa que los dejo solos, porque sabemos que
mañana nos volveremos a encontrar, como todos los días, a la misma hora.
Gracias por escucharme… gracias por acompañarme… gracias por compartir conmigo
sus sentimientos y emociones…
Los dejo escuchando esta hermosa música. Chau, adiós, hasta mañana…
(Se escucha la música seleccionada para esta ocasión).
11

-¿Qué si quiero?-

Anacleta (4)

(le llega un mensajito al celular) HACÉS ALGO STA NOCHE?... (sorprendida y


emocionada) ¡me quiere!. Le voy a contestar que no tenía nada pensado para esta noche.
(exaltada) ¡Qué divino! ¡Es un divino! Con sólo verlo ya es un orgasmo. Mis amigas me
contaron que es común que una mujer cuando mira al hombre que más le gusta (pero
esos hombres que en serio te gustan) producen en la mujer movimientos sorprendentes.
Una de mis amigas me dijo que un día vió al hombre de sus sueños y que ¡su concha
aplaudía y sus tetas bailaban! ¿No es sorprendente?. (vuelve a recordar a Eugenio) Él
puede generarme todos estos movimientos y tal vez muchos más… Apenas pienso en él
ya es sorprendente. (Llega un mensajito al celular) QRÉS Q NOS VEAMOS STA
NOCHE?... ¡¡¡Qué si quiero!!!, ¿alguien tiene alguna duda de lo que quiero?... (escribe
el mensaje) DALE. VENITE. TIPO 21 YA LLEGO A CASA… En realidad no me voy,
pero es importante marcar un horario, sino puede venir y una está en pleno proceso de
preparación: ordenar y limpiar el departamento, bañarse, depilarse, peinarse, elegir qué
ponerse… (Llega un mensajito al celular) OK… ¡¡¡Viene!!! Bueno… tranquila… le
tengo que contar a mi amiga. (agarra el teléfono) Sole?... ¡Hola! ¡Adiviná… esta noche
no estoy sola!... ¡Si!... Me escribió que quiere que nos veamos esta noche…
¿depilarme?... Bueno, si, pero esta noche no quiero que pase nada… Para mi es hombre
aquel que puede dormir con una mujer sin tener sexo… o aquel que no le importa si a
una mujer le vino… o si la mujer no se depiló… Ya sé que sólo nos vimos una noche,
pero por algo vuelve a mí… ¡Si, estoy feliz!... Bueno, chau… nos vemos.
12

Radio. Programa: “Noche Romántica”. Parte 5.


Se va a escuchar un enganche de músicas. Entre música y música se escuchará la
propaganda de la Radio: “Noche Romántica” y la hora (madrugada).
Todas las Anacletas haciendo coreografía.

FINAL: IMPROVISACIÓN