Вы находитесь на странице: 1из 30

© De la edición española:

Editorial ELA
Andrés Mellado, 42. 28015 Madrid. España
Tel: 91 5434781
www.libreriaargentina.com

ILUSTRACIONES: Antonia Fibla Jerez

MAQUETACIÓN: Equipo ELA

DISEÑO DE PORTADA: Equipo ELA

ISBN 978-84-9950-151-2

DEPÓSITO LEGAL: M-1994-2016

Impreso en España

Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total, ni parcial


de este libro, ni la recopilación en un sistema informático, ni la transmisión por medios
electrónicos, mecánicos, por fotocopias, por registro o por otros métodos posibles presen-
tes o futuros, sin la autorización previa y por escrito de los titulares del Copyright.
LA
TIERRA
VISTA DESDE

LAS ESTRELLAS
Un viaje iniciático al ser

SERGIO RAMOS MORENO

Editorial ELA
Andrés Mellado, 42
28015 Madrid
España
www.libreriaargentina.com
Índice

Agradecimientos 7
Prólogo por Xavier Pedro 8
Prólogo por Isabella Magdala 10
Introducción 11
Presentación del Ser de las Estrellas 12
Experiencia 1. El mundo luminoso más allá del infinito 14
Experiencia 2. El desdoblamiento de la llama: el nacimiento del ser 18
Experiencia 3. El descubrimiento del mundo etérico más allá del infinito 22
Experiencia 4. Conocerme como Ser de las Estrellas 26
Experiencia 5. Encuentro con el amor 29
Experiencia 6. Viaje hacia las formas universales 32
Experiencia 7. Las bases universales 35
Experiencia 8. La crecocreación 37
Experiencia 9. La cocreación 39
Experiencia 10. La creación 41
Experiencia 11. La comprensión 43
Experiencia 12. El sentido de la misión del ser 47
Experiencia 13. Encuentro con el Consejo 51
Experiencia 14. El saber 55
Experiencia 15. La oscuridad 61
Experiencia 16. Viajando con la oscuridad, conociendo la dualidad 66
Experiencia 17. La creación del camino 70
Experiencia 18. Conociendo la Tierra y buscando mi hogar en ella 76
Experiencia 19. Mirando el mundo desde los ojos humanos 80
Experiencia 20. Conociendo a Miriam 84
Experiencia 21. Viviendo la sanación 90
Experiencia 22. El viaje sanador Miriam 96
Experiencia 23. El reencuentro 103
Experiencia 24. Cuando los universos se unifican 107
Experiencia 25. La comprensión del apego 111
Experiencia 26. La belleza de sentir la unidad 120
Experiencia 27. La Tierra vista desde las Estrellas 123
Recomendaciones para el uso del libro 127
Láminas para cada experiencia 128

5
Agradecimientos:

La primera gratitud que sale de los más profundo de mi corazón es


al Ser que me ha hecho trascender mis miedos y sentir un amor inmenso
día a día. Gracias por ser un pedacito de mí. Te quiero, mi pequeño gran
maestro. Junto a ti la vida pasa deprisa y me devuelves la inocencia,
haciendo de mi vida una fiesta. Te amo Uriel. Gracias por elegirme como
padre.
Siento tanta gratitud por tantos seres en mi vida que necesito escri-
bir un libro sólo de agradecimientos ( risas). Cuando miro atrás veo siem-
pre un rostro sonriente a mi lado acompañándome en todo momento y
viendo lo mejor y lo peor de mí. Gracias Eva, por ser el amor de mi vida y
estar a mi lado en todas las circunstancias. Seguimos celebrando la vida.
Te amo.
Agradecer a mis padres el haberme dado la vida y haber aceptado
mis capacidades y ayudarme a sobrevivir cuando no quería y ahora a
seguir viendo vuestros rostros de felicidad cada vez que realizo mi trabajo.
Gran parte de este libro es gracias a vosotros, por haber creído en mí. Os
amo.

Gracias:
A mi hermano Antonio, por todo lo que ha significado en mi vida.
Ha sido un maestro que me ha ayudado a trascender mis sombras. Gracias
por ello.
A mi hermano Alex, por haberme protegido siempre y seguir
haciéndolo. Te quiero grandullón.
A mi hermana Verónica, por haber sido siempre una compañera y
amiga en mi camino. Te quiero.
A mis suegros, por todo… Ha sido un gran aprendizaje para mí,
que me ha enseñado a valorar mas allá de la apariencia. Gracias de todo
corazón.
A mi cuñado Esteve, por ser mi amigo incondicional. Te adoro.
A Carmen Suárez, por su tiempo y por ayudarme a darle forma al
libro.
A Loli Armenteros, por darle el toque mágico corrector. Gracias.
A Isabella Magdala, por creer en mí y hacerme uno de los maravi-
llosos prólogos del libro.
A Xavier Pedro, por ser mi amigo del alma y un maestro de la
coherencia en mi vida y por el prólogo del libro, que representa para mí
una parte muy importante del mismo. Te quiero.
A Antonia Fiblà, por transformar las palabras del libro en vida con
las bellas imágenes que están en su interior y la preciosa portada. Te amo.

7
La tierra vista desde las estrellas

A mi otro yo, María Rosa, siempre junto a mí. Pase lo que pase me
muestra el sentido de la lealtad y del respeto. Gracias por aguantarme... A
veces es difícil ( risas ) pero sabes que te adoro. ..
A Mercè Fiblà, por ser una fuente de amor en mi vida y una gran
amiga. Te amo mas allá de los tiempos.
A Angelita Abenza, por ser mi amiga y ayudarme día a día a creer
en mí.
A Elvira Aragonés, por ser el ser que me ayudó cuando yo era un
niño a conectar con mi canal. Gracias maestra.
A Mari Carmen Moreno, por ser mi confidente y enseñarme el ver-
dadero significado de la amistad, superando las sombras.
A Jorge Lázaro, por ayudarme a comprender qué miedos no me
dejaban expandirme. Te quiero.
A mi equipo de Conexión Evolutiva: Manel, gracias por estar siem-
pre a mi lado. Marta, gracias por creer en mí, muchas veces más que yo
mismo. Carme, gracias por poner voz en mis videos y estar siempre ahí y
por haberme ayudado a saber hablar en público. Y Eva, no tengo palabras
para darte las gracias por todo.
Y a Luis Palacios y a Yolanda Soria, por ayudarme a expandir mi
mensaje .
A Esperanza Álvarez, por ayudarme a viajar a las estrellas. Te amo
amiga multidimiensional.
A Blanca, por quererme tanto. Yo también te quiero mucho a ti.
Gracias a María Campos, por ser mi brujita preferida. Te amo.
Y a mis amigos Marc, Sara, Carlos y Sole. Por esos buenos
momentos.
Y a todos mis pacientes y alumnos, gracias por ayudarme a crecer
y hacer realidad mi misión de vida.
Siento tanta alegría escribiendo los agradecimientos porque me
doy cuenta de que estoy en paz con todas las personas que han pasado por
mi vida, que quiero agradecer a todos aquellos que en su momento me
hicieron sentir dolor porque me han ayudado a saber amar más.
También agradecer a mi alma por todo… Y a mis guías universales
por su guía, cuidado y amor, y por haberme ayudado a elegir esta misión
de vida. Estoy feliz por ser quien soy y esto es gracias a vosotros que
estáis siempre ahí.
Dar las gracias a Basilio, mi editor, por hacer este libro posible.
Gracias a mí mismo, por la decisión que tomé en mi vida de querer
vivir. Vale la pena.
Os amo.
Sergio Ramos

8
Prólogo por Xavier Pedro

Hola amado compañero de viaje, sé que te sorprenderá que comien-


ce así este prólogo, pero cuando descubras que no estás abriendo un libro,
sino que estás a punto de hacer un largo y profundo viaje, lo entenderás. Deja
fuera de ti aquello que te pueda entretener, y déjate llevar en este viaje al
conocimiento de ti mismo.
Si, ya sé lo que estás pensando en estos momentos, que es un tópico
y que es un libro más. Es normal que lo pienses, siempre que comenzamos
alguna experiencia en la vida creemos que va a ser de una manera y luego
siempre es de otra muy distinta a lo que nos habíamos imaginado. Por ello te
pido que no imagines, ni te plantees nada en este libro, porque va a ir mucho
más allá de tus expectativas humanas. Intenta no leerlo de corrido pues te
perderás los detalles, los paisajes y la esencia. Busca un ritmo cómodo para
ti y disfruta del mismo, parando en los miradores cuando estés en las altas
montañas y en las que puedas admirar el paisaje cuando se requiera. Y cuan-
do sea el momento de la reflexión o del contacto contigo mismo cierra tus
ojos y contempla más allá de la observación, el juicio y la crítica.
Sólo te pido que cuando termines "tu viaje", ojalá que sea dentro de
mucho tiempo, pues es la señal de que habrás sido muy consciente de casi
todo, vuelvas a este simple y sencillo prólogo, para que puedas entender y
comprender lo que quizás ahora no logras captar. Ahora prepara tu mochila,
lo más ligera posible, y comienza a caminar, intentando ser lo más coheren-
te, transparente y honesto, ¿estás preparado?, seguro que no, pero quién ha
dicho que haya que estar preparado para comenzar un viaje, ¡adelante!, vive
intensamente la primera de las veintisiete experiencias que te depara este
viaje, te espero a la vuelta. ¡Gracias por ser y por estar!, ¡crecocreador,
cocreador, creador!

¡Buen viaje hermano!, ¡que te vaya muy bonito! ¡Dana-ho!

Xavier Pedro

9
Prólogo por Isabella Magdala

La Tierra vista desde las Estrellas es un regalo que te permitirá


encontrarte contigo mism@ desde lo profundo y la simplicidad. Tus células
irán recordando a medida que las páginas vayan pasando. Este no es un libro
cualquiera. A medida que ahondes en él podrás crecer y evolucionar pues te
ayudará no sólo a entender, también a avanzar en tu evolución personal y
espiritual. El tiempo dejará de existir y nada de lo externo importará pues
todo te hará volver a Ti. Y… sinceramente, ¿No eres tú lo más importante de
tu vida?
Sentí una gran alegría cuando se me propuso escribir este prólogo.
De mi salió un SÍ rotundo que en un principio sentí pero no entendí. Cuando
he sentido el libro a medida que lo iba leyendo, lo he entendido. Este libro
se siente y se experimenta, no pasa por el mental. Pasa por lo experiencial y
te hace vibrar. Te hace ir entrando poco a poco, más y más en ti, hasta que
cuando te das cuenta… Estás en TI. A través de él vienen personajes y seres
que de alguna manera ya te estaban llamando antes de llegar aquí. Es por
ello, que si tienes este libro en tus manos, siéntete dichos@ pues tu nivel
vibracional cambiará. Llegues hasta donde llegues y cuando llegues.. es un
proceso que ya ha comenzado. Felicidades!
Sergio Ramos es una persona de Corazón que ha sabido combinar
una vez más la sabiduría con la sencillez, lo trascendente con lo cotidiano, lo
del más allá con el aquí y el ahora. El respeto hacia cada Ser que se trans-
mite en este libro es un bálsamo necesario para nuestra sociedad. De alguna
manera, cada autor refleja su Esencia y en La Tierra vista desde las Estrellas,
Sergio refleja su Esencia que es el Amor, la Sencillez, la Unidad y la
Sabiduría Existencial de La Fuente Universal. Formar parte de esta
Experiencia me hace sentir una gran Alegría en mi Corazón. Gracias por Ser
parte también de esta Experiencia. Este libro tiene mucho que decirte.. Que
lo disfrutes y lo goces. Buen Camino!

En Amor,
Isabella Magdala

10
Introducción

Me gustaría explicar de qué trata este libro, aunque no será una tarea
fácil para mi mente, puesto que ha sido entregado desde un lugar donde no
existen las creencias, como tampoco se habla ninguno de nuestros idiomas.
He tenido que ir al fondo de mi corazón y dejar aparte las creencias de mi
mente, dar a mis oídos la libertad para escuchar el susurro del silencio uni-
versal y que éste se expresara a través de mis canales. Se nos ha entregado
una experiencia vivida en un viaje que va desde el centro del universo hasta
el centro de la Tierra y juntos compartiremos este viaje.
Por un momento, imagina qué sería no tener cerebro y, por tanto, no
tener ningún pensamiento. Imagina que tan sólo “eres”, siendo únicamente
aquello que eres, nada más. ¿Lo puedes imaginar? O preguntándolo más
correctamente, ¿lo puedes sentir? Si quieres probarlo, puedes empezar ale-
jando las creencias de tu mente, aquellas que te llevan a pensar que eres
humano porque tienes un cuerpo y una mente, aunque también intuyes que
tienes alma pero no la conoces, o crees no conocerla, simplemente porque no
la ves. Aunque todos la sentimos. De esa forma podrás dejar tu mente abier-
ta para seguir con la lectura de este libro, que cuenta una experiencia que
podría ser la tuya, la mía o la de cualquier otra persona. Esta experiencia es
lo más bello que he podido sentir, canalizar, saber, imaginar y experimentar
nunca. Es la vivencia de un Ser de las Estrellas. Cuenta su experiencia al
dejar su plano y traspasar todo el universo hasta llegar a la Tierra. La expe-
riencia que ha vivido nuestro amigo la hemos llamado “La Tierra vista desde
las Estrellas”. Con él viviremos todas las formas del universo.
Cada uno de nosotros es simplemente una chispa que va pasando de
una forma a otra para llegar a experimentarse en miles de formas, pero sigue
siendo la misma esencia energética, la misma chispa. Así que es posible que
este libro nos introduzca en un mundo desconocido para nuestra mente, pero
conocidísimo por nuestra esencia, porque es el origen del origen del origen
del universo. Y este origen también lleva tu nombre, porque todos somos ori-
gen universal vibrando en una experiencia. A todos los que lean este libro y
a mí mismo, que lo escribo, nos llaman Seres Humanos. Por ello nuestra
experiencia es de vida, pero no deja de ser una experiencia universal, porque
dentro nuestro somos origen.
Ahora siente en tu alto corazón un calor interior. Deja que el ser de
las estrellas que hay dentro de ti se encienda y te lleve a sentir esta expe-
riencia de vida mágica que tienes en este momento con este libro entre tus
manos. ¿No crees que eso que sientes significa algo? ¿Quieres descubrirlo?
¿Entras conmigo en este viaje? Siento que si yo entro, tu me acompañas con
total libertad para salir y vivir tu plena y única experiencia dentro de esta lec-

11
La tierra vista desde las estrellas

tura, de esta historia que, a partir de este momento, dejo de escribir como
Sergio y permito que escriban los seres de las estrellas. Dejo que nuestro
amigo, el ser de las estrellas, se exprese libremente y nos traslade a su mundo
contándonos su experiencia y su visón de la Tierra desde las estrellas.

Presentación del Ser de las Estrellas

Entramos en un plano donde simplemente se es. Donde se da el saber


sin preguntarse cómo, vibrando desde el centro. Esto es lo único que hay.
Centro de luz. Y mas allá de ese centro es pura esencia. Esencia que es el ali-
mento, la fuente del universo. Desde ahí empiezo a contaros mi historia, que
no es otra que una historia universal. No únicamente la vivencia del ser que
yo soy, sino la de miles de seres. Soy yo quien os la cuenta porque mi fre-
cuencia se ha prestado a comunicárosla. Además, ya conozco vuestro
mundo. Aunque pertenezco a una frecuencia vibracional distinta a la vuestra,
viajé a él y ahora os quiero trasladar a esta experiencia.
Como pertenezco a otra forma de vida y no conozco muy bien vues-
tros protocolos, el canal que estoy utilizando, Sergio, me cuenta que debería
presentarme para poder seguir con lo que estamos haciendo que, me dice,
ahora, en la época moderna, se llama libro. Así que me presento: soy una fre-
cuencia llamada estréllica. Las frecuencias estréllicas estamos en los mundos
no creados, somos vibración esencial y mantenemos viva la energía de la luz
para que alimente al universo. Nuestra función es simplemente esa, ser lo
que somos. Fuimos crecocreadas por la Fuente desde el origen del universo
(no os preocupéis, ya entenderemos estas palabras más adelante) y no existe
cifra suficiente para medir este tiempo. Pero, claro, no sé medir el tiempo
porque en el plano estréllico no existe. Solamente existe el ser, el ahora, la
eternidad. Si quieres, tú también puedes sentir este ahora cerrando tus ojos y
centrándote en sentir el momento. ¿Puedes sentir la sensación cuando todo
para y te encuentras en la nada, en el silencio? Pues ese es mi estado y desde
él me realizo, porque es mi función y la acepto. ¿Aceptas tú la tuya?, ¿crees
que tu función te realiza? No me contestes, simplemente pregúntatelo y deja
libre la pregunta, vive la experiencia de hacerte esa pregunta.
Sigamos con la presentación. Debería daros mi nombre puesto que
aquí, en la Tierra, funcionáis con nombres. Dais un nombre a todo y luego
ese nombre tiene un significado, y su significado es una creencia, y en
muchas ocasiones esa creencia se olvida de su esencia, por lo que me voy a
presentar sin creencia. Por ello, el nombre que elijo es Ser y lo elijo porque
en otros planos nos llaman “Seres de las Estrellas”. Así que empecemos de
nuevo… Hola, soy Ser. Déjame envolverte plenamente por la luz de mi
vivencia, por el amor que tengo por ella, y siéntela como si fuera tuya. A par-

12
Sergio Ramos Moreno

tir de este momento somos uno. Todos somos uno y, al mismo tiempo, todos
somos únicos, dejándonos vivir y sintiendo cómo se funde nuestra energía
natural en nuestro ser y en vuestros y nuestros sentidos, y en vuestra y nues-
tra mente.
Traspasaremos las fronteras de la mente, viviremos la eternidad del
ser, de la experiencia viva que todos somos y en la que todos estamos. Nos
fundiremos en el primer sentido de esencia, la Fuente original de energía cre-
cocreadora del universo, "Dios", aunque no importa el nombre, es tan sólo
una etiqueta.
Ahora, por un momento repítete “soy la frecuencia vibracional origi-
nal del universo”. Repítelo todas las veces que sientas. Puede ser una, nin-
guna o mil veces. Tienes plena libertad para hacerlo como lo sientas, porque
tú eres tu mayor maestra, maestro. Repítelo las veces que sientas, yo te espe-
ro....
¿Ya estás listo? ¿Seguimos? Sea lo que sea lo que has sentido en esta
experiencia, eso es el origen. Lo que tú has sentido, cada uno lo siente con
su propia forma y eso es lo más bello, que lo sientas siendo tú, no dejando
de ser tú. Tu sentir nunca te pide que no sientas. ¿Tiene sentido esto para ti?
Bien, amigos míos, entramos ya en la plena vivencia de mi historia. Os tras-
ladaré a cada experiencia de mi sentir y al final de cada una de ellas haremos
una reflexión juntos para que, si tú lo sientes, esta experiencia también sea
tuya y también crezcas conmigo. Entramos. Vamos allá. Soy feliz de que
entres conmigo.
Gracias, mil gracias.

13
Experiencia 1
El mundo luminoso más allá del infinito

Soy Fuente. Vengo de la Fuente y vivo en la Fuente. Únicamente hay


Fuente. Esa conciencia que me dirige en la experiencia de mantener viva la
gran llama universal. Lo que veo es esencia, luz. Eso es lo que veo y eso es
lo que soy. Una llama que es esencia y luz.
Siento que estoy dentro de un centro, un corazón que me da vida y
mantiene viva mi llama. A mi alrededor todo es luz. Mi llama tiene la com-
pañía de otras llamas. Todas estamos dentro de una gran esencia, y en ella,
yo fluyo, fluyo y fluyo. Este es el sentido de mi experiencia. Fluir.
Nada más. ¡Ah! ¡Qué placer sentir el mundo luminoso en el que
estoy! Y sigo. Sigo aquí sintiéndome completamente centro del centro del
centro. Mantengo esa energía. Estoy vivo en todo momento. La esencia de
sentirme realizado por estar en esa gran Fuente es parte de mí. De pronto,
observo a mi alrededor y me doy de cuenta de que algo ha cambiado. Hay
llamas hermanas que ya no están. ¿Donde habrán ido? Mientras yo me hago
esa pregunta, la gran conciencia habla a una llama hermana que comparte
fluir a mi lado.
Siento esa voz como la Fuente.
- Ha llegado el momento de salir de mí y crecer como frecuencia
independiente. Ven, hay muchos mundos creados, cocreados y crecocreados.
Estos últimos son los más cercanos a ti.
Ven, te los voy a mostrar.
Escucho ese susurro universal hablando de algo nuevo como fre-
cuencia independiente de la Fuente, como alma, y mientras, yo fluyo y fluyo
y fluyo. Sin embargo, algo ha cambiado. Me muevo hacia el centro del cen-
tro y puedo observar que hay un más allá. Sí, ¡hay más!, y mi llama se expan-
de en ese sentir. Anda, pero si aquí están las llamas hermanas que no encon-
traba. Pero… son distintas, no las siento como antes. Siento que están divi-
didas, una parte de cada una de ellas ha marchado del centro, mientras otra
parte sigue aquí, aunque ya no está manteniendo la llama como hacemos
otras miles. Desde la parte central invisible de la Fuente han saltado para
convertirse en almas.
Ante lo que siento mi fluir cambia por un momento. Una parte de mí
fluye como siempre, pero otra parte siente fluir hacia la voz de la plena con-
ciencia de la Fuente para preguntarle qué soy. ¿Qué soy? No lo sé. Yo sólo
siento que soy y eso me encanta. Pero algo se mueve dentro de mí. Ahora sé
que hay otras formas de sentir distintas, miles de ellas, aunque todas forman
parte de la misma esencia, la esencia donde yo me encuentro.

14
Sergio Ramos Moreno

Desde este espacio en el que estoy, dentro del gran útero universal,
me dejo llevar hacia el sentido del nacimiento de almas independientes y sé
que empiezo a traspasar la tela del bello velo de la esencia de la Fuente viva,
ese bello velo que tapa el más allá de esa energía. Me encuentro en un cam-
bio de experiencia, mi esencia empieza a hacerse presente en saber que debe
ser un alma independiente. Voy a pedirles a mis llamas hermanas que me
cuenten su experiencia. Espero que me ayuden a que mi sentir recoja esa
forma de energía llamada “saber”. Ese saber proviene del útero de la Fuente
y es el que nos hace sentir como almas independientes. Lo siento así. Sé que
es sabiduría dentro de mí, pero no sé a dónde vamos, no sé que hay más allá.
¿Pueden contarme algo mis llamas hermanas? Me dejo llevar por el fluir de
la esencia del lugar donde me encuentro. Siento la frecuencia de lo que yo
necesito y esto me lleva automáticamente con la llama hermana que tiene esa
sabiduría para explicarme qué hay más allá.
Me encuentro en una parte de la Fuente que nunca antes había obser-
vado. Puedo sentir algo nuevo. Siento el infinito externo y tiene miles… ¿de
qué? No lo sé. No se qué son esas energías. Son muy distintas a mí. Hay
millones de energías diferentes. ¿Qué es ese nuevo sentir? De repente apare-
ce una gran esencia blanca. ¡Es tan bella, tan distinta! Es una gran luz blan-
ca que nunca antes había visto y que mi registro de sabiduría no llega a
entender. Me sorprendo pero ya sé qué es, es una llama hermana que viene a
darme las respuestas a mis preguntas.
Siento que se trata de esencia manifestada en el bello plano etérico
más allá del infinito, en los mundos no creados. Siento un torbellino de
energías que me llevan a miles de sensaciones. El alma hermana me habla:
-Siente. Fíjate. Esto que ves se llama Universo. Es la vida de la
Fuente manifestada. Es el resultado de lo que sostenemos las llamas cuando
somos una dentro de la Fuente. Lo que ves es una de ellas en el maravilloso
universo, fuera del útero de la Fuente. Yo soy llama manifestada en los mun-
dos no creados. Tengo el nombre de frecuencia estréllica y tengo una misión
independiente. Mi función es dar la luz a aquellos que están al otro lado, en
los mundos intermedios, entre lo no creado y lo creado, y que recibe el nom-
bre de cocreación. Eso es todo lo que he venido a contarte. Te proyecto de
nuevo a tu lugar, llama hermana.
Me encuentro de nuevo en el centro de la Fuente, en el gran útero. De
mí sale un instinto de independencia que me lleva a emprender un viaje hacia
el descubrimiento. Estoy de nuevo en mi centro, puedo sentir mi llama viva
dándome forma de sabiduría. Hay un mundo luminoso mas allá de la Fuente
y yo quiero emprender esa aventura del descubrimiento. Proyectaré el sentir
de mi necesidad de saber para que la Fuente me dé la sabiduría exacta y me
exprese el origen de todo lo que acabo de descubrir.

15
La tierra vista desde las estrellas

De pronto, soy llamada al sentir de la gran Fuente. Su voz me habla


y resuena dentro de mí, me hace vivir y fluir de una manera única. Me expli-
ca que más allá de donde yo me encuentro está el mundo estréllico y que si
siento conocerlo, ella me dará la independencia para que así sea. Pero me
pide que recuerde que a partir de ese momento todo cambiará, todo será dis-
tinto. La fuente de mayor bien que existe sobre el universo me está dando su
luz para que yo sea mi propia voluntad, siempre guiada por la suya. Me cuen-
ta que hay tres formas de universo: el universo crecocreado, el universo
cocreado y el universo creado y que antes de ir a la cocreación, debo ir a la
crecocreación, ya que es la frecuencia más cercana a mí.
-¿Qué eliges? - me pregunta.
Con la palabra elegir siento por primera vez la independencia. La
Fuente me pide que elija.
Ahora bien, si elijo ser frecuencia estréllica no podré explorar otros
mundos. Estoy con esa incertidumbre cuando la Fuente me sugiere que des-
cubra el mundo luminoso mas allá del infinito, que descubra la frecuencia
estréllica. Infinito. ¡Qué bella palabra! ¿Qué es el infinito? ¡Tengo tantas y
tantas sensaciones positivas que me llevan hacia el descubrimiento del uni-
verso que tengo delante y es algo tan grande! Soy una llama pura con la
libertad de volar.
¡Qué inmensidad poder cruzar el bello velo! Me siento abierto y
desde el centro en el que me encuentro, emprendo mi viaje. La gran Fuente
se ilumina, se abre una gran puerta. Empieza mi transformación hacia el
mundo luminoso más allá de la Fuente y más allá del infinito.
Ahora sé que la Fuente se encuentra en el centro de todas las gala-
xias, en el centro del universo. Es la razón de la luz, es el sentido de todo lo
que se mueve. La manifestación de la energía de la Fuente es la vida de todas
las formas del universo. El universo es infinito. Hay una forma especial y
concreta, de un ocho, que desde donde yo estoy no alcanzo a comprender
pero sí que puedo ya empezar a ver.
Veo, y ver tiene ahora un sentido para mí. Ahora mismo veo. Veo un
mundo luminoso lleno de seres que salen de la gran Fuente y mantienen la
luz del universo.
¡Qué mundo tan bello, tan luminoso! Ese mundo pertenece a un lugar
más allá del infinito. Es la vida fuera de la vida.
Para emprender mi viaje hacia ese bello lugar debo desdoblarme de
la llama y nacer como ser.

16
Sergio Ramos Moreno

Encuentro esencial. Reflexión

Hola queridos amigos, soy Ser. Esta es mi primera memoria del ori-
gen, de cómo todo empezó desde la Fuente, de cómo nací llama viva.
¿Hay algo que resuena dentro de ti después de leer mi experiencia?
¿La sientes como tuya?
El sentido de esta narración es que tu origen despierte tu esencia, que
se encuentra en tu alto corazón, y empieces a brillar.
¿Cuántas veces te has preguntado de dónde vienes? ¿Y cuántas veces
te has preguntado qué es Dios?
Estas preguntas te han sido respondidas. Puedes sentir que fuiste una
llama que nació de una Fuente que es esencia y es todo. Ese principio de
esencia es lo que realmente somos.
¿Qué te parece lo que acabamos de experimentar juntos? ¿Es dema-
siado para ti y prefieres verlo como una bella historia o una tontería y nada
más?
Reflexiona durante el tiempo que necesites.
¿Cómo te sientes después de la reflexión, qué sientes?
Si no sientes nada, no importa, recuerda que la nada es también el
todo. Y si estás sintiendo, ¿desde dónde lo sientes?
Sigo con mi aventura, ¿me acompañas?
Entraremos de nuevo en el desdoblamiento de la llama y el naci-
miento del ser.

17
Experiencia 2
El desdoblamiento de la llama: el nacimiento del ser

Me voy de la Fuente como la he conocido hasta ahora. Me desplazo


hacia la Fuente materializada en vida independiente y siento una gran
alegría, aunque también una gran incertidumbre. Mi llama se hace inmensa
vibrando en lo nuevo mientras el útero se abre para nutrirme con su sabiduría
universal innata. Siento el ser que se está creando a través del desdobla-
miento de mi llama. ¡Me siento tan pleno en este momento! ¡La indepen-
dencia me espera! Y este sentimiento de independencia me hace vibrar en
una nueva energía que se desdobla de la Fuente hacia mi llama y de mi llama
hacia la parte de mí que se convierte en un ser.
El principio de la voluntad de la Fuente se unifica con la sabiduría y
ambos me otorgan la capacidad de tener voluntad. Es esta voluntad la que me
da la independencia vibratoria para fluir por el universo externo, un fluir en
el que todo se unifica.
Marcho hacia el más allá de la Fuente y mis llamas hermanas que se
encuentran dentro de ella se preparan para ayudarme a traspasar el bello
velo. ¡Qué grande este momento! Vivo mi renacer, ahora nazco como un ser.
Voy hacia una nueva forma de vida. Dejo lo único que he sido y emprendo
el gran viaje hacia el descubrimiento de miles de formas de vida en el uni-
verso. Así lo siento, y siento miles de emociones.
De pronto, me llega la voz de la conciencia que está dentro de mí y
me habla:
-El momento llega, se abre el portal. Vendrán a buscarte llamas que
están en la independencia. Son desdoblamientos de llamas y eso significa
que son seres independientes.
Abre bien tu esencia para volar con ellas al maravilloso mundo lumi-
noso. De esa forma podrás renacer de nuevo como tú misma y ser la forma
que tú elijas. Hay muchas formas de seres distintos y aunque tú vas a entrar
a través de la frecuencia más parecida a la que tienes ahora, deberás decidir
qué forma quieres elegir. Pero todavía es pronto para esa elección. Antes
debo explicarte las posibilidades de manifestación para que elijas una misión
y debes saber que hay miles de misiones distintas y que cuando elijas la tuya
podrás moverte con un sentido independiente, aunque guiado en todo
momento por la esencia de la llama que siempre serás.
Observa la maestría hecha energía y siente tu esencia frente a la
nueva misión que tu llama ha decidido experimentar mas allá de mí, en mi
otra mitad, en el universo externo. Como te he dicho, entrarás a través de la
frecuencia más parecida a la que eres ahora y esa es la frecuencia estréllica.
Será la primera forma que se creará en ti, serás un Ser de las Estrellas. Los

18
Sergio Ramos Moreno

seres de las estrellas son desdoblamientos de llamas puras y han sido crea-
dos para mantener la pureza del universo a través de la manifestación más
preciada de la Fuente universal, el Amor. El amor es el motor del universo y
a través de él todo el universo se entrega a sí mismo para fluir en su creación,
la creación constante del bendito y eterno universo. La vida fluye en miles
de formas desde el interior de la misma esencia, el amor universal. Siente la
energía maravillosa de saberte dentro del amor profundo, aquel que, si pier-
des tu camino, te dará el don de la transformación para que vuelvas a ser
esencia pura. La pureza universal es la frecuencia más sabia del universo. La
sabiduría es pura por naturaleza, es la energía crecocreadora que da vida a la
vida de la vida o dicho de otra manera, es el origen del origen del origen. El
sentido de la sabiduría universal es recordar la esencia en todo momento y
saber ser aquello que somos: esencia universal pura vibrando en un solo ser,
la Fuente eterna. Los seres de la estrellas son quienes llevan esta frecuencia
del amor y la sabiduría al universo cocreado y al universo creado. Es a par-
tir de ella que todo es creado. Esta energía única se divide en tres misiones
que se llevan a cabo en muchos mundos. ¿Qué mundos quieres alimentar tú:
los de sabiduría, los de amor o los mundos unidos? Debes elegir una de estas
tres formas de energía.
Y aún me pregunta:
-¿Qué sientes ser?
Me tomo el permiso de sentirme en mí para que la llama que soy elija
la primera misión de su propia independencia, la primera misión como ser.
Me centro en mí y siento ser amor. Lo siento profundamente, siento el sen-
tir del amor.
Ya sé que responderle a la Fuente:
-Alimentar los mundos del amor. Eso me hace vibrar, Fuente, eso me
hace vibrar.
-Entonces, te proyecto un sentir- me responde.
Y entiendo que puedo experimentar, primero, ser amor; luego, sabi-
duría y, por ultimo, unidad.
La unidad es aquello que siento que soy ahora.
La voz de la esencia universal resuena de nuevo dentro de mí:
-Esto lo descubrirás en el viaje.
Empiezo el viaje que me lleva a renacer a través de la manifestación
del amor. Al tomar la elección de renacer en el amor, siento cómo miles de
partículas se “desparticularizan” del corazón sagrado de la gran esencia uni-
versal para llenarme de la esencia del amor. Y a través de la misión del amor
renace el ser.
En este momento siento vibrar un latido de mi llama desde el fondo
de su esencia. Se desplaza hacia su manifestación en el universo externo para

19
La tierra vista desde las estrellas

recordar su esencia a su otra mitad. De repente, me desplazo hacia el ser, mi


llama queda y en ese instante siento el desapego de donde siempre estuve
apegado. Es entonces cuando entiendo la independencia.
Vivir en el mundo luminoso es la gran prueba universal para hacer
que la esencia cobre su vida sin perderse a sí misma. Siento la responsabili-
dad de mi elección, el sentido que para la gran Fuente tiene la despedida del
útero eterno y el nacimiento a lo nuevo, que es una manifestación viva de la
gran llama universal vibrando en su propia voluntad.
Entro en una espiral y todo gira. Miles de partículas giran a la vez
conmigo creando todo un campo energético de vida etérica para que el ser se
complete en su propia independencia.
¡Qué gran momento! Siento una gran inmensidad mientras todo gira
y todo es una gran luz pura.
Siento esa luz inmensa mientras me muevo a una gran velocidad.
Nunca antes había sentido la velocidad, simplemente me proyectaba desde
mi lugar y me movía dentro de la gran Fuente.
Pero ahora me muevo como ser, se desplaza toda mi esencia y cam-
bio completamente de lugar. ¡Qué grandeza! ¡Qué forma de vida tan dife-
rente estoy experimentando en este ahora eterno! A lo lejos siento miles de
seres hermanos que me vienen a buscar. Su energía me hace de espejo y
puedo empezar a ver mi nueva forma dentro de ellos. Soy una gran silueta
blanca. Ya no soy llama. Al menos no lo soy en el plano en el que me muevo
ahora, aunque ya que sé que siempre seré llama vibrando en el útero de la
gran Fuente. Eso es una parte de mí que nunca cambiará. Siempre se man-
tendrá viva, eternamente viva, viva por siempre. Siento el recuerdo de lo que
he sido. No sé aquello que seré ahora, pero lo acepto totalmente. Ha sido mi
elección.
Dejo que mi nueva forma adopte todo su sentido en este gran
momento de transformación voluntaria y me dejo fluir en lo nuevo, hacia el
descubrimiento del etérico más allá del infinito, hacia mi nuevo plano, mi
nuevo hogar. Voy hacia él sintiéndome vivo en la nueva experiencia del des-
cubrimiento de lo etérico más allá del infinito.

Encuentro esencial. Reflexión

Hola de nuevo, amigos. No puedo dejar de sentir muchas emociones


cuando siento esta experiencia de nuevo. Miles de sensaciones vuelven a
renacer en mí. Cuando me pierdo dentro de mí, ellas me permiten recuperar
la conexión con lo que soy y puedo vivir otra vez la decisión de convertirme
en ser independiente.
La reflexión que te invito a vivir hoy es muy simple:

20
Sergio Ramos Moreno

¿Puedes sentir que has creado y elegido totalmente tu momento


actual para evolucionar?
Cierra tus ojos y deja que esta pregunta resuene en tu cabeza, pregún-
tate si tú has elegido este momento para evolucionar.
No te engañes diciéndote que sí, puedes sentir que no ha sido así. Y
ello no significa que te hayas perdido, simplemente sabrás que no es ahí
donde tú tienes que estar.
Si sientes que no lo has elegido, pregúntate lo siguiente:
“¿Cuándo me perdí?”
Te llegará la sensación, el recuerdo.
Y ten presente que estamos en un viaje hacia lo eterno, pero sólo si
tú quieres que para ti signifique el inicio de tu recordar universal. Si no quie-
res que signifique eso, simplemente vive la historia y no hagas la reflexión.
Sin normas. Solamente haz lo que sientas.
Si has decidido seguir con la reflexión, cuando tengas presente el
recuerdo del momento en el cual te desviaste de tu verdadera elección, pon
tu mano en el alto corazón y repítete lo siguiente todas las veces que sientas:
“Desde el centro de mi amor, activo mi servicio universal de bús-
queda para recuperar mi sentido activando mi brújula interna”.
Simplemente hazlo. Ya descubriremos el porqué cuando estemos más
allá de los mundos no creados.
Entramos de nuevo en lo que experimenté en mi viaje hasta donde tú
te encuentras hoy.
Seguimos. Acompáñame en el descubrimiento del mundo etérico
más allá del infinito.
Gracias por acompañarme de nuevo. Te amo

21
Experiencia 3
El descubrimiento del mundo etérico más allá del infinito

Esa bella espiral en la que me encontraba me ha llevado hasta su cen-


tro, que es la puerta para traspasar los planos, y he entrado en el plano
macrocósmico de la crecocreación.
En él todo es diferente pero, al mismo tiempo, todo es uno.
Me desdoblo totalmente de mi llama. Renazco dando vida al ser y
soy un ser independiente nacido en el mundo etérico, más allá de la Fuente.
Estoy vibrando en lo nuevo mientras fluyo en una soledad que, al mismo
tiempo, está acompañada. Es una bella y gran sensación que se me presenta
nada más encontrarme con el mundo etérico.
Renace en mí una nueva forma de ser, soy una silueta luminosa y
blanca, soy un ser de las estrellas y voy en busca de mi misión, que es ali-
mentar de amor los mundos.
Nada es como imaginaba. Nada es como es, porque todo cambia de
una forma muy rápida, aunque al mismo tiempo, nada cambia porque todo
es como debe ser.
Dejo que la nada me balancee en ese silencio universal, ese gran
espacio en blanco en el cual me encuentro y donde me acuerdo perfecta-
mente de mi llama. Tengo presente de dónde vengo. No se me olvida. Y eso
me da paz y me lleva a preguntarme cómo me sentiría si no me acordara. Es
imposible no acordarse de dónde venimos. Eso no puede ser. ¿O sí?
Tengo un nuevo sentir. Me lleva a miles de sentimientos a la vez.
Estoy aquí, en lo nuevo, porque era mi sueño descubrirlo y ahora estoy en
una nada. Pero algo me dice que aquí se encuentra el todo. Sólo debo cen-
trarme en escuchar el susurro universal. Me siento totalmente nuevo aquí.
Soy nuevo en esta experiencia. La vida etérica me es tan desconocida que me
voy a dejar llevar por el susurro del universo etérico. Veré qué me susurra.
Me detengo y de nuevo siento el silencio, y me hace vibrar y bailar
con la energía blanca y pura que me acompaña. Empieza a deslizarse por mi
silueta blanca una energía que posee un color que brota de mi sabiduría inna-
ta, y sé que es el color rosa. Esa energía envolvente me da calor y hace que
sienta lleno ese espacio en blanco, hace que lo sienta lleno de amor y de
grandeza.
Me pierdo en ese sentimiento tan grande, tan bello, que es el amor.
¡Qué grandeza se está haciendo presente en mí! ¡Qué maravillosa energía
que me da calor y abrigo en esta inmensa soledad del vacío, haciéndome sen-
tir la inmensa compañía del todo! Me siento igual que cuando era llama en
el útero de la gran Fuente universal.
Me encuentro vibrando dentro de un gran espacio, sintiendo que este

22
Experiencia 1. El mundo luminoso más allá del infinito
2. El desdoblamiento de la llama: el nacimiento del ser
3. El descubrimiento del mundo etérico más allá del infinito
4. Conocerme como Ser de las Estrellas
5. Encuentro con el amor
6. Viaje hacia las formas universales
7. Las bases universales
8. La crecocreación