Вы находитесь на странице: 1из 1

FICHA n° 4

Fernanda Araya Santander

Segal, L. (1994). Soñar la realidad. Barcelona: Paidós.

La objetividad se plantea desde el método científico, el cual tiene su origen a partir de pensadores
como Descartes y Newton y supone que la naturaleza opera sin voluntad ni propósito, independiente
tanto del hombre como de Dios, también, desarrolla procedimientos de objetivación de la observación
para excluir los prejuicios humanos, o dejarlos sin efecto. Este procedimiento concibe la realidad como
un mundo concreto que existe independientemente de nuestra mente.

Von Foerster señala la imposibilidad de dividir nuestro mundo en dos realidades y que nuestra
experiencia se debe adecuar al mundo que existe independiente de nosotros. Von Foerster enfatiza que
la objetividad es aparente y es incorrecto suponer que los científicos descubren la realidad y la
representan en sus descripciones. Estas premisas son claves para el constructivismo, teoría que sostiene
que no hay que suponer una explicación independiente del mundo externo. A partir de esto, se pueden
diferenciar dos epistemologías (a) la epistemología del sistema observado, avalado por la ciencia
tradicional, la cual señala que la realidad puede confirmarse mediante la comparación de los mundos
interno y externo, suponiendo a priori que los objetos existen en el mundo; y (b) la epistemología del
observador, avalada por los constructivistas, la cual señala que la realidad objetiva surge de la correlación
de nuestra experiencia sensorial.

La teoría del observador plantea la necesidad de comprender la conexión inextricable entre los
procesos de cognición de las descripciones del observador y lo que es observado. El observador tiene
que dar cuenta de él mismo en sus observaciones. A partir de este cambio de pensamiento se sostiene,
desde el constructivismo, que (1)las observaciones no son absolutas sino relativas al punto de vista del
observador y (2) las observaciones afectan a lo observado. En el constructivismo, el desafío es desarrollar
un mundo subjetivo que incluya al observador.

El método científico ha implicado para la Psicología y su trabajo con personas caer, en ocasiones,
en una deshumanización hacia su sujeto de estudio, convirtiéndolo en un objeto, y, ha implicado también,
una homogeneización de las subjetividades. Además, en la concepción de realidad que plantea este
método, se olvidan los factores históricos, contextuales y subjetivos. El constructivismo viene a dar una
solución y propuesta al problema de la subjetividad porque incluye al sujeto dentro de su epistemología.
Sin embargo, dentro de la subjetividad que propone es necesario que esta epistemología tome en cuenta
las realidades materiales y estructurales que envuelven e influyen en la/s subjetividad/es de la/s persona/s,
evitando caer en una oposición al método científico, invisibilizando las estructuras externas al/la sujeto/a.