You are on page 1of 10

LA LÓGICA DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA DE LA CIENCIA

CAPÍTULO I

PANORAMA DE ALGUNOS PROBLEMAS FUNDAMENTALES

El hombre de ciencia, ya sea teórico o experimental. propone enunciados o sistemas de


enunciados y los contrasta paso a paso. En particular, en el campo de las ciencias
empíricas construye hipótesis o sistemas de teorías y las contrasta con la experiencia por
medio de observaciones y experimentos.
Según Popper, la tarea de la lógica de la investigación científica o lógica del conocimiento,
es ofrecer un análisis lógico de proceder: esto es, analizar el método de las ciencias
empíricas.

1. El problema de la Inducción

En este libro se opone a una tesis que dice que la ciencias empíricas se caracterizan por
emplear los llamados "métodos inductivos", según la tesis la lógica de la investigación sería
idéntica al análisis lógico de tales métodos inductivos.

El problema de la inducción puede formularse, asimismo, como la cuestión sobre cómo


establecer de los enunciados universales basados en la experiencias, como son las
hipótesis y los sistemas teóricos de las ciencias empíricas.

Todo informe en que se da cuenta de una experiencia o de una observación, o del


resultado de un experimento no puede ser originariamente un enunciado universal sino solo
un enunciado singular.
a los ojos de los mantenedores de la lógica inductiva , la importancia de un principio de
inducción para el método científico es máxima "este principio dice Reichbenbach,
determina la verdad de las teorías científicas; eliminarlo de la ciencia significaría nada
menos que privar a ésta de la posibilidad decidir sobre la verdad o la falsedad de sus
teorías.
Por tal principio de inducción no puede ser una verdad puramente lógica, como una
tautología o un enunciado analítico.
El intento de fundamentar el principio de inducción en la experiencia, ya que lleva,
inevitablemente, a una regresión infinita.
Kant admitió que el principio de inducción (que él llamaba “principio de causación universal”)
“era válido a priori”. Para Ppoper no tuvo éxito en su ingeniosa tentativa de dar justificación
a priori de los enunciados sintéticos.
Esta doctrina sostiene que las inferencias inductivas son “inferencias probables” .
Dice Reichenbach: el principio de inducción como el medio por el que la ciencia decide
sobre la verdad. en definitiva deberíamos decir que sirve para decidir sobre la probabilidad:
pues no le es dado a la ciencia llegar a la verdad ni a la falsedad…, más los enunciados
científicos pueden alcanzar únicamente grados continuos de probabilidad, cuyos límites
superior e inferior, inalcanzables, son la verdad y la falsedad.
En resumen la lógica de la inferencia probable o “lógica de la probabilidad”, como todas las
demás formas de la lógica inductiva, conduce, bien a una regresión infinita, bien a la
doctrina del apriorismo.
para entender esta tesis que desarrolla Popper es necesario que ponga en claro la
distinción entre la psicología del conocimiento, que trata de hechos empíricos, y la lógica del
conocimiento, que se ocupa exclusivamente de relaciones lógicas.

2. Eliminación del Psicologismo

Para Popper no existe, en absoluto un método lógico de tener nuevas ideas, ni una
reconstrucción lógica de este proceso. Todo descubrimiento contiene “un elemento
irracional”, o “una intuición creadora” en el sentido de Bergson. Einstein: No existe una
senda lógica que encamine a estas…. leyes. Sólo pueden alcanzarse por la intuición,
apoyada en algo así como una introyección de los objetos de la experiencia”.

3. Contrastación deductiva de teorías

Una vez presentada a título provisional una nueva idea aún no justificada en absoluto, sea
una anticipación, una hipótesis, un sistema teórico o lo que se quiera, se extraen
conclusiones de ella por medio de una deducción lógica; estas conclusiones se comparan
entre sí y con otros enunciados pertinentes, con objeto de hallar las relaciones lógicas que
existan entre ellas.
Cuatro procedimientos de llevar a cabo para la contrastación de una teoría:
1- Comparación lógica de las conclusiones unas con otras: con lo cual se somete a
contraste la coherencia interna del sistema.
2- Estudio de la forma lógica de la teoría, con objeto de determinar su carácter: si es una
teoría empírica, científica o si por ejemplo, es tautológica.
3- Comparación con otras teorías, que tiene por principal mira la de averiguar si la teoría
examinada constituiría un adelanto científico en caso de que sobreviviera a las diferentes
contrastaciones a que la someteremos.
4- Contrastar por medio de la aplicación empírica de las conclusiones que pueden deducirse
de ella, pretende descubrir hasta qué punto satisfarán las nuevas consecuencias de la
teoría, sea cual fuere la novedad de sus asertos a los requerimientos de la práctica , ya
provengan éstos de experimentos puramente científicos o de aplicaciones tecnológicas
prácticas.
Si la decisión es positiva, esto es, si las conclusiones singulares resultan ser aceptables, o
verificadas, la teoría a qué nos referimos ha pasado con éxito las contrastaciones: no
hemos encontrado razones para desecharla. Pero si la decisión es negativa, o sea, si las
conclusiones han sido falsadas, esta falsación revela que la teoría de la que se han
deducido lógicamente es también falsa.
En este procedimiento no aparece nada que pueda asemejarse a la lógica inductiva.

en este libro Popper pretende dar un análisis detallado de los métodos de contrastación
deductiva; e intentará mostrar que todos los problemas que se suelen llamar
“epistemológicos” pueden tratarse dentro del marco de dicho análisis.

4. El Problema de la demarcación

Popper llama problema de la demarcación al de encontrar un criterio que nos permita


distinguir entre las ciencias empíricas, por una lado, y los sistemas “metafísicos”, por otro.
Hume conoció el problema e intentó resolverlo; con Kant se convirtió en el problema central
de la teoría del conocimiento. Si siguiendo a Kant, llamamos “problema de Hume” al de la
inducción, deberíamos asignar al problema de la demarcación como “problema de kant”.
Según Popper el problema de la demarcación sería el fundamental.

Los Positivistas suelen interpretar el problema de la Wittgenstein marcación de un modo


naturalista: como si fuese un problema de la ciencia natural.
Popper considera que la primer tarea de la lógica del conocimiento es proponer un
concepto de ciencia empírica con objeto de llegar a un uso lingüístico actualmente algo
incierto, lo más definido posible, y a fin de trazar una línea de demarcación clara entre l
ciencia y las ideas metafísicas, aún cuando dichas ideas puedan haber favorecido el avance
de la ciencia a lo largo de toda su historia.
Puede describirse la teoría del conocimiento, cuya tarea es el análisis del método o del
proceder peculiar de la ciencia empírica, como una teoría del método empírico, una teoría
de lo que naturalmente se llama experiencia.
5. La experiencia como método

Se pretende que un sistema llamado “ciencias empíricas” represente únicamente el mundo


de
nuestra experiencia.
Para ello tiene que satisfacer tres requisitos:1-sintético, que represente un mundo posible.2-
satisfacer el criterio de demarcación, que represente un mundo de experiencia.3- ser un
sistema que se distinga de otros por representar nuestro mundo de experiencia, porque se
ha sometido a contrastaciones y las ha resistido.

6.La A Falsabilidad como criterio de demarcación

Las teorías no son nunca verificables empíricamente.Sólo es científico un sistema que


puede ser contrastado por la experiencia., Por lo tanto el criterio dedemarcación que hay
que adoptar es el de la
falsabilidad
de los sistemas.Un sistema será científico si es susceptible de ser falsado, sino, no lo será.
Aclarando que esto no será permanente sino hasta que surja otro mejor.Se puede sustituir
una teoría por razones lógicas, porque la segunda explique más hechos que la primera,
porque lleve a predicciones más detalladas, etc.

7 El problema de la base empírica


Los problemas de la base empírica (los que se refieren al carácter empírico de enunciados
singulares y a su contrastación) pertenecen a la teoría del conocimiento, como las
experiencias perceptivas y enunciados básicos.

Hay 3 formas de aceptar un enunciado básico 1) Aceptándolo sin justificación (dogmatismo)


2) Aceptándolo en base a otros enunciados (Regresión infinita) 3) Aceptándolo justificándolo
por la experiencia perceptiva (Psicologismo)

Para Popper, estas 3 formas son rechazadas junto con los problemas de la inducción y de
la demarcación, ya que no es posible proponer un enunciado científico basándonos en
nuestra experiencia inmediata, es decir, los enunciados universales no pueden ser inferidos
de enunciados básicos justificados por alguna de estas 3 formas.

El carácter dogmático se torna inocuo ya que el desistimiento de justificarlo es provisorio,


pudiendo contrastarse si se tuviera necesidad de ello. La regresión infinita también es
inocua ya que no se pretende probar enunciado alguno a partir de ella. La decisión de
aceptar que un enunciado básico tiene una conexión con nuestras experiencias también
resulta inocua ya que las experiencias solo motivan la aceptación o negación del enunciado
sin pretender justificar el mismo en base a nuestras experiencias. Además la experiencia
perceptiva solo puede proporcionarnos un conocimiento acerca de hechos que percatamos,
pero no justifica la verdad de ningún enunciado ya que nuestro conocimiento, como un
sistema de disposiciones, puede estar unido a sentimientos de creencia o convicciones.

Por lo cual siempre que una teoría se someta a contraste (Sea corroborada o refutada) el
proceso tiene que detenerse en algún enunciado básico que decidamos aceptar. Si no
llegamos a una decisión, y no aceptamos un enunciado básico, la contrastación no tiene
sentido. Por lo cual Popper es convencionalista en lo que respecta a enunciados básicos: Si
se llega a un procedimiento en el cual uno de los enunciados su aceptación o rechazo es
probable, los investigadores deberán ponerse de acuerdo.

8. Objetividad científica y convicción subjetiva

Las teorías científicas no son nunca enteramente justificables o verificables, pero son, no
obstante, contrastables. La objetividad de los enunciados científicos descansa en el hecho
de que pueden “contrastarse ínter subjetivamente”.

Fue Kant el primero en darse cuenta de la objetividad de los enunciados se encuentran en


estrecha conexión con la construcción de teorías (con el empleo de hipótesis y de
enunciados universales). Solo cuando se da la concurrencia de ciertos acontecimientos de
acuerdo con reglas o regularidades pueden ser contrastadas nuestras observaciones por
cualquiera. Solo merced a tales repeticiones podemos convencernos de que no nos
encontramos con una mera coincidencia aislada, sino con acontecimientos que, debido a su
regularidad y reproducibilidad son, en principio, contrastables ínter subjetivamente.
El hecho de que estoy experimentando un sentimiento de convicción no puede aparecer en
el campo de la ciencia objetiva más que en forma de hipótesis psicológica, lo cual pide un
contraste o comprobación intersubjetiva.

Pero desde el punto de vista epistemológico, carece enteramente de importancia que mi


sentimiento de convicción haya sido fuerte o débil.

Si persistimos en pedir que los enunciados científicos sean objetivos, entonces aquellos que
pertenecen a la base empírica de la ciencia tienen que ser también objetivos, contrastables
intersubjetivamente. Pero la contrastabilidad intersubjetiva implica siempre que a partir de
los enunciados que se han de someter a contraste, puedan deducirse otras también
contrastables. Por tanto, si los enunciados básicos han de ser contrastables
intersubjetivamente a su vez, no puede haber enunciados últimos en ciencia, no pueden
existir en la ciencia enunciados últimos que no puedan ser contrastados y, en consecuencia,
ninguno que no pueda ser refutado al falsar algunas de las conclusiones que sea posible
deducir de él.

Los sistemas teóricos se contrastan deduciendo de ellos enunciados de un nivel de


universalidad más bajo, éstos, puesto que han de ser contrastables intersubjetivamente,
tienen que poderse contrastar de manera análoga, y así ad infinitum.

El método deductivo de contrastar no puede estatuir ni justificar los enunciados que se


contrastan, ni se pretende que lo haga; de modo que no hay peligro de una regresión
infinita. De hecho, las contrastaciones no pueden prolongarse a infinitud: tarde o temprano
hemos de detenernos. No pido que sea preciso haber contrastado realmente todo
enunciado científico antes de aceptarlo: solo requiero que cada uno de estos enunciados
sea “susceptible” de contrastación.

Sobre el problema de una teoría del método científico.

9. Por qué son indispensables las decisiones metodológicas

Si caracterizamos la ciencia empírica únicamente por la estructura lógica o formal de sus


enunciados, no seremos capaces de excluir de su ámbito aquella forma tan difundida de
metafísica que consiste en elevar una teoría científica anticuada al rango de verdad
incontrovertible.

10. Planteamiento naturalista de la teoría del método

Popper hace varias observaciones a la postura de los positivistas respecto al método, con
las cuales procura poner en evidencia el desprecio y la poca valoración que estos les dan a
la teoría del método. Los positivistas justifican sus planteamientos resaltando la no
existencia de una verdadera del conocimiento o una auténtica epistemología y por ello la
degradan a la categoría de pseudoproblema como forma de justificar y afianzar sus firmes
convicciones empiristas.
Apunta que al atribuirle sentido únicamente a lo natural, toda discusión de otra naturaleza
se convierte en algo sin sentido. Expresa que: “una vez que ha subido al trono el dogma del
sentido queda elevado para siempre por encima de los combates; ya no es posible
atacarlo”. Ve una actitud de indiferencia antes las discusiones filosóficas y sólo les interesan
las ciencias empíricas, en las cuales la experiencia se constituye en un programa, no un
problema. Visto así, la experiencia entonces, es el método legítimo de las ciencias
empíricas. Lo que da razón al entendido de que solo “existen dos clases de enunciados: las
tautologías lógicas y los enunciados empíricos”.
Al considerar el uso de dos sistemas distintos de reglas metodológicas, en los que uno de
ellos está dotado de un principio de inducción y otro no, plante que se puede examinar el
principio una vez introducido y ver si da lugar a incoherencias o incompatibilidades y si
resulta útil o realmente se necesita. Su conclusión fue que no le resultaba útil y prefería
prescindir del mismo. No rechaza su empleo en la ciencia, pero lo consideraba innecesario
por entender que no servía de nada y generaba incoherencias. Atribuía una falta de visión
crítica a los naturalistas al proponer lo que consideraba una convención que fácilmente
terminaba en un dogma.
11. Las Reglas metodológicas como convenciones
2 ejemplos de reglas metodológica:
1. El juego de la ciencia, en principio no se acaba nunca.
2. No se eliminará una hipótesis propuesta y contrastada, y que haya demostrado su
temple, si no se presenta “buenas razones para ello”. Ejemplo de “buenas razones”:
sustitución de la hipótesis por otra más contrastable, falsación de una de las consecuencias
de la hipótesis.

CAPÍTULO 3 TEORÍAS
12. Causalidad, explicación y deducción de predicciones

PODEMOS DECIR QUE PARA DAR UNA explicación de un hecho determinado, debemos
hacer uso de dos tipos diferentes de enunciados.
a. enunciados o leyes universales
b. enunciados singulares
Por ejemplo, si un individuo adulto se para sobre una caja de cartón, seguramente la caja se
romperá. Al intentar dar una explicación de este hecho, haremos que se cargue una caja de
cartón con un peso superior al que se pueda resistir, se romperá. Esta afirmación es un
enunciado universal que se aplica a todos los hechos de este tipo.
Por otro lado, los enunciados singulares son aquellos que se aplican al acontecimiento
particular que sucedió en ese momento: la caja pesaba 2 kilos y la persona que se subió
encima de ella pesaba 70.

13. Universalidades estricta y numérica


Dentro del conjunto de los enunciados universales podemos distinguir:

a. enunciados “estrictamente universales”


b. enunciados “numéricamente universales”

Los primeros son inverificables, es decir, no podemos demostrar la verdad de un enunciado


estrictamente universal porque se aplica a un conjunto ilimitado de acontecimientos no
medibles en tiempo y espacio. Por ejemplo “Todas las galaxias del universo están
compuestas por millones de estrellas”.
Por el contrario, la segunda clase de enunciados es específica y se aplica a una cantidad
finita de hechos dentro de un espacio y un tiempo determinados; por lo tanto, estos
enunciados son demostrables: “En los últimos veinte días la temperatura en Buenos Aires
no superó los 20 grados”.

14. Conceptos universales y conceptos individuales

Los conceptos individuales son aquellos que hacen referencia a un hecho, un objeto, un a
persona o un lugar. Los nombres propios son referenciales porque señalan a una persona
en particular. Los demostrativos también cumplen esta función. Por el contario los
conceptos universales no se definen a partir de ningún nombre propio, no refieren a nada en
particular.
Es importante aclarar que la decisión de si un individuo está usando un concepto de un tipo
o del otro, Depende de la situación en la que lo use y de la cual este concepto sea
mencionado. Por ejemplo, si decimos: “Todos los dictadores son tiranos”, expresamos un
concepto universal, mientras que mediante la frase “Hitler, es el más grande dictador del
siglo veinte” o “algunos dictadores son tiranos”, estamos señalando a un individuo o una
clase en particular y, por lo tanto, estaremos formulando un concepto individual.
15. Enunciados universales y existenciales
LLamaremos enunciados estrictos o puros a aquellos en los cuales no figura ningún nombre
individual. Dentro de este conjunto podemos distinguir:
a. Enunciados estrictamente universales
b. Enunciados existenciales

Ambos enunciados son opuestos, es decir, uno se define a partir de la negación del otro.
ejemplo: Si decimos: “Hay osos polares negros”, estamos formulando un enunciado
existencial y a través de él, queremos decir que existe al menos un oso polar negro. El
enunciado universal que podría corresponderse con este sería “No existen osos polares
negros”. es decir, que para formular un enunciado universal, debemos negar un enunciado
existencial.
A la vez, mientras que los enunciados existenciales son verificables pero no falsables,
ocurre exactamente lo contrario con los enunciados universales; basta con que
encontremos un oso polar negro para verificar el enunciado que afirma su existencia y para
refutar el enunciado que la niega.

16. Los sistemas teóricos


Toda teoría científica o sistema teórico debe estar construida a través de una serie de
supuestos que constituyen la base del sistema. estos supuestos deben cumplir una serie de
requisitos:
● No ser contradictorios entre ellos
● Cada supuesto es independiente, es decir, no se relacionan entre sí
● Los supuestos deben ser suficientes y necesarios para explicar cualquier enunciado
que se intente demostrar dentro de la teoría.
Se conoce con el nombre de “AXIOMAS” al conjunto de postulados de un sistema teórico
que cumplan con estos requisitos.
17. Algunas posibilidades de interpretación de un sistema de axiomas
Los sistemas de axiomas pueden interpretarse como CONVENCIONES o como
HIPÓTESIS CIENTÍFICAS.
Según la primera posibilidad, los axiomas serían un conjunto de normas o reglas cuya
función consistiría en regular el uso de los conceptos fundamentales de la teoría científica.
Según esta teoría convencionalista, el conjunto de axiomas de un sistema teórico
irrefutable.
Si tenemos en cuenta la segunda interpretación, podríamos considerar a los axiomas como
un conjunto de hipótesis que se realizan a partir de un conjunto de objetos o hechos
observados en el mundo real. Por lo tanto, dichos axiomas si son comprobables, es decir,
pueden refutarse.

18. Niveles de universalidad. El “Modus Tollens”


Dentro del conjunto de los enunciados pertenecientes a un sistema teórico existen diversos
grados de universalidad. Los axiomas constituyen los supuestos más universales del
sistema. A partir de ellos se deducen enunciados de un nivel más bajo de universalidad.
Llamamos “Modus Tollens” al modo mediante el cual, la falsedad de los enunciados menos
universales deducidos por los axiomas, falsea las hipótesis realizadas a partir de dichos
enunciados, es decir, refuta la totalidad del sistema teórico.

CAPÍTULO 4 LA FALSABILIDAD

19. algunas objeciones convencionalistas


20. Reglas metodológicas

Los convencionalistas consideran que todo sistema teórico está conformado por un conjunto
de enunciados irrefutables.
Cualquier hipótesis diseñada a través de dichos enunciados, podrá ser comprobable. Si en
la práctica los hechos observados no se ajustan a dicha s hipótesis, será necesario
modificar alguna manera, las hipótesis o los hechos, para que la relación entre ambos sea
perfecta, quedando de este modo la teoría a salvo. Para que esto ocurra se postula la
creación de hipótesis auxiliares (llamadas “ad hoc”) que permitan readaptar la teoría a los
nuevos hechos.Por el contrario, popper postula la existencia de un sistema teórico empírico,
es decir, falsable frente a un hecho que no se corresponda con la teoría será necesario
rehacer todo el sistema.
La introducción de una nueva hipótesis se considera como la construcción de una nueva
teoría, las hipótesis auxiliares sólo son útiles si aumentan el grado de contrastabilidad y de
refutación de esta última.
En cuanto a las definiciones explícitas que sirven para explicar los conceptos expresados a
través de los axiomas, éstas podrán ser modificadas sólo si se admite que dichos cambios
generarán un nuevo sistema teórico, es decir, una nueva teoría.
21. Investigación lógica de la falsabilidad
Se llaman sistemas de enunciados básicos al conjunto de enunciados singulares, es decir,
aquellos que hacen referencia a acontecimientos determinados.
Podemos decir que una teoría se considera empírica o refutable, si incluye dentro del
conjunto de enunciados básicos a aquellos que (posiblemente) no son compatibles con ella,
o sea, todos aquellos que (posiblemente) se contradicen con las hipótesis formuladas y que
pueden refutarla.
22. Falsabilidad y falsación

El criterio característico de toda teoría empírica es la falsabilidad, la posibilidad de poner a


prueba (y demostrar la posible falsedad) sus hipótesis.
Si existen enunciados básicos que son contradictorios con la teoría, es decir, si
encontramos algún hecho que la teoría consideraba inhallable, entonces podemos decir que
dicha teoría ha sido falsada.

Las hipótesis científicas son comprobadas a través de estos enunciados. Las utilizadas para
estos fines se denominan falsadoras, son empíricas (contrastables) y poseen un bajo grado
de universalidad.

23. Acontecimientos y eventos

Se llama acontecimientos al conjunto de enunciados singulares que hacen referencia a un


hecho concreto, por el contrario, evento es lo universal, lo general de todo acontecimiento.

Por ejemplo, que un profesor determinado de una conferencia sobre física el día 10 de
octubre del año 2000, es un acontecimiento. Lo general o universal de este hecho (el
evento) será “dar conferencias”.

24. Falsabilidad y coherencia


Toda teoría o sistema teórico debe ser coherente, un sistema coherente divide en dos
grupos el conjunto de enunciados que utiliza en su estudio; aquellos que lo contradicen y
aquellos que se ajustan o corroboran las hipótesis por él formuladas.