Вы находитесь на странице: 1из 44

Decisiones Cotidianas II

Decisiones Cotidianas II
Decisiones Cotidianas II

Fundación Desafío

Compilación de testimonios e ideas


originales:
Virginia Gómez de la Torre
Martha López Ángel

Edición y corrección de estilo


Sandra López Ángel

Diseño, diagramación e impresión


35mm - visual statements

FUNDACIÓN DESAFÍO
Manuel Larrea N12-23 y Santa Prisca.
Edificio CONEISA, 9no Piso, Ofic. 954
Telefax: 2 283 978
Email:
fundaciondesafioecuador@gmail.com
www.fundaciondesafio-ec.org
@DesafioDerechos
Facebook.com/fundacion.desafio

Quito – Ecuador
Junio 2015
CONTENIDO
Agradecimientos 1
Presentación 3
Introducción 5

Una historia donde la expropiación, las violencias y la resistencia


se cruzan para configurar nuestras vidas y decisiones. 7

Yo estaba en contra de todo aborto, pero ahora me toca


abortar a mí. 10

Lo que la sociedad espera: Los roles tradicionales de las mujeres. 13

Incesto y embarazo, constituyen el detonante de una situación


traumática familiar, pero sobre todo para la adolescente
embarazada. 17

En Ecuador y en todo el mundo son las mujeres con menos


recursos las que se encuentran más afectadas por la
penalización del aborto. 21

La interrupción voluntaria del embarazo puede salvar de la


reproducción de la pobreza a una mujer. 24

La decisión de interrumpir un embarazo es un desafío al sistema


patriarcal que marca la maternidad como destino de las mujeres
por encima de su voluntad, su bienestar, su salud incluso su vida. 27

Maternidad una construcción subjetiva. 31

Aborto Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la democracia. 34

Bibliografía 35
Agradecimiento

Por la palabra y el pensamiento expresados en sus comentarios a


ustedes compañeras que aceptaron leer los testimonios, gracias por
pensar en ellos y escribir.

Compartir la sabiduría feminista e interpretar desde la sororidad de las


mujeres los casos presentados, expresa ese amor colectivo que sentimos
las mujeres por nosotras y por las otras.

Gracias también por el respeto que se percibe en cada uno de los


textos, las decisiones de las mujeres son sagradas y siempre tienen una
razón por demás válida para ellas mismas, es lo único que importa.

Comentar estas historias de alguna manera es acompañarlas en esos


abortos colectivos que vivimos todas en la cotidianidad de nuestras
vidas.

Gracias a: Tatiana Ortiz, Sonia Rodríguez, Kelly Perneth, Soledad Varea,


Lizi Ernst, Ana Cristina Vera, Maritza Segura y a las compañeras de Salud
Mujeres

Y gracias a las mujeres anónimas que nos quisieron contar sus


experiencias personales, por ellas y por las otras que cotidianamente
toman decisiones entre pañales y ropa que lavar, o cumpliendo
funciones en alguna oficina pública o privada.

Dra. Martha López Ángel


DIRECTORA FUNDACIÓN DESAFÍO

1
Presentación

Mi dignidad consiste en no obedecer a ningún otro ser humano


y en no determinar mis actos,
sino conforme a mis propias convicciones"
Bakunin

Este segundo “Decisiones Cotidianas” recoge 7 historias de


desobediencia y transgresión personal. Son 7 casos que demuestran la
humanidad de un momento de la vida de las mujeres, representado en
la necesidad de abortar para vivir, apelando a un concepto de salud
amplio y potente que incorpora en la vida de las mujeres los sueños, la
rebeldía, las utopías de no encadenarse a un proyecto de maternidad
no deseada, solamente para cumplir con el “deber ser” de una sociedad
patriarcal, capitalista y misógina que mutila sus vidas, les expropia su
proyectos y desafíos, obligándolas a parir vidas que no desean
acompañar.

Compartimos historias que representan la paradoja, que pudiendo ser


casos en los cuales las mujeres pudieran abortar legalmente, pues esos
embarazos les obstaculizan el derecho a vivir su salud integral, las
mujeres apelan a abortos realizados en espacios no legales, pues el
estado no es ágil en responder a la necesidad de las mujeres de parar
el proceso gestacional riesgoso.

En dos casos completamente opuestos, compartimos y visibilizamos la


posición masculina de cara a la gestación de la mujer con la cual
tuvieron contacto sexual, en los dos casos la posición es patriarcal y
conveniente a sus intereses personalísimos, no toman en cuenta los
argumentos de la mujer planteados desde la integralidad de sus vidas.

En contextos hostiles al ejercicio de la libertad de las mujeres, las


decisiones que se toman para sobrevivir, son castigadas igualmente.

3
Decisiones Cotidianas II

La violación sexual con un embarazo como consecuencia es motivo


para abortar, sin embargo las mujeres son obligadas a parir hijos de
violadores.

La afectación emocional, subjetiva que vive la mujer no es suficiente


para abrirle una historia clínica con un diagnóstico de riesgo vital y/o
mental, y aceptar su petición de aborto. Estas mujeres nuevamente
apelan a su capacidad de resistir y de desobedecer, abortando.

“A modo de hipótesis sugerimos que el discurso político oscila entre lo


“laico” y lo “teocrático”, y el mismo impacta sobre el aspecto estructural
(funcionamiento de las instituciones, interpretación y aplicación de la
ley) del fenómeno legal (Facio, 1999) dejando vía libre a personas de
la función pública para comportarse de acuerdo a las creencias
personales y/o religiosas en detrimento del cumplimiento de sus
obligaciones constitucionales.” 1

Es así que las mujeres tienen que hacer lo que siempre han hecho para
sobrevivir, desobedecer y transgredir la ley y el orden de cosas que le
impone la sociedad. Este material nos comparte historias que
demuestran que se puede vivir siempre en resistencia, porque no nos
queda de otra…

Dra. Virginia Gómez de la Torre


PRESIDENTA FUNDACIÓN DESAFÍO

1
Claudia Hasanbegovic, Rocío Oliva y Diana Andrada.Aborto No Punible.Tensiones entre Laicismo y Extremismo Religioso en

4
Argentina. El REPORTE Judicial, Año 7, No. 26, Mayo de 2012, Rawson, Chubut

4
Introducción

“En ese juego perverso que sobre nuestros cuerpos imprime la lógica de
este poder patriarcal, nos avocamos a resoluciones “privadas” de
situaciones como el aborto. Al mismo tiempo, debemos horrorizarnos de
que vivamos un estadio civilizatorio en el cual la humanidad busca
respuestas a la supervivencia humana a través de avances enormes en
temas como la biotecnología y la micro tecnología, a la crisis ambiental
buscando hábitats fuera del planeta y más. Sin embargo aun día a día
mujeres relatan sus periplos de sangre en razón del aborto como si fuese
cualquier época pasada. Para nosotras las nociones de “desarrollo
humano” aun siguen siendo una entelequia.” 2

La situación de la salud sexual y salud reproductiva de las mujeres


ecuatorianas no solo se expresa en las cifras todavía alarmantes de
mortalidad y morbilidad maternas, en las cuales el aborto por ejemplo es
la primera o segunda causa de egreso hospitalario. O en la penosa
información de que la mortalidad materna es ridículamente alta en las
mujeres sin instrucción o con niveles bajos de la misma, en las negras,
indígenas, y en las pobres.3 Las cifras ayudan pero invisibilizan a las
mujeres, las juntan en un número o en una tasa. Siendo importante tener
esta información, que a la final se convierte en un conocimiento que no
sirve en el caso ecuatoriano, para tomar decisiones trascendentales,
como despenalizar el aborto, se hace necesario visibilizar las historias
personales, los detalles de porque las mujeres abortan, sus angustias y
sus determinaciones.

Siendo el aborto un problema de salud pública en el Ecuador y


teniendo la evidencia de su magnitud, no podemos dejar de
relacionarlo con las violencias que viven las mujeres ecuatorianas, no
solo la violencia sexual, muy evidente en la generación de embarazos no
deseados, sino aquellas violencias simbólicas, que se acomodan muy
fácilmente en una sociedad que ha penalizado las decisiones de las
mujeres en ámbitos inimaginables.

2
Alvarez, Talía en Introducción Decisiones Cotidianas. 2012. Fundación Desafío.

5
3
Hugo Noboa. INEQUIDADES EN MORTALIDAD MATERNA EN EL ECUADOR. ALAMES Ecuador. 2015
Decisiones Cotidianas II

El Ecuador está muy lejos de cumplir con las mujeres y facilitar el ejercicio
de sus derechos, mientras tanto ellas construyen puentes hacia los
tratamientos y hacia espacios de interrupción de embarazo seguros,
aunque ilegales.

“Es en este punto en el cual la dimensión del aborto elegido, voluntario,


nos coloca en la dimensión más humana posible. La posibilidad de
abortar nos sitúa precisamente en la dimensión del deseo. Nada menos.
Nos quita del lugar de la animalidad. Nos otorga estatus de humanas,
de sujetas femeninas, hacedoras de nuestra propia historia. El aborto
voluntario y su deseo es una de las fuerzas disruptivas más potentes que
circulan, silenciadas, en nuestra sociedad. De eso no se habla porque
hablar de eso contraviene 5000 años de cultura patriarcal” 4

4
Silvia C. Scheider. Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la democracia.kscheider@bvconline.com.ar

6
4
Una historia donde la
expropiación, las violencias y la
resistencia se cruzan para
configurar nuestras vidas y
decisiones…

Él tenía que hacerse la vasectomía pero


no quiso…

Es una mujer muy delgada, y con apariencia de más de 60 años. Según


ella su esposo esta mejor conservado, yo estoy acabada dice, véame.
Su aborto la llevó a una consejería para que su marido se haga una
vasectomía, todavía no se la hace nos comenta. Su vida sexual es la del
marido, ella no la tiene. De placer ni hablar, no sé qué es eso. Cuando
supo de este embarazo, le dio mucha rabia y tristeza, pues su esposo no
la apoya, la obliga a tener sexo y no quiere usar ni siquiera condón. Ella
decidió abortar….

Yo ya tengo 40 años, mire señorita, estoy enferma. Tengo hipotiroidismo


y tomo medicación todos los días. He parido 5 hijos que ya son grandes,
el último fue cesárea y no quede bien, porque mire tengo eventración,
me tienen que operar pero antes me han dicho que me tengo que
recuperar porque también tengo tuberculosis y tomo bastantes
medicamentos.

Yo trabajo mucho, hago limpieza en un edificio y en unas casas, es bien


cansado pero no me queda más, si yo no gano no comemos. Mi marido
es guardia y claro que me da algo, pero también le tiene que dar a otra
señora con la que tiene dos hijos. A mí me dijeron que es mejor que el se
haga la vasectomía porque en mi condición no me pueden hacer la
ligadura y peor tomar anticonceptivos. Tengo anemia, es que no
comemos bien, carne comemos rara vez. A veces a mi me dan un platito
con carne ahí donde trabajo pero eso es de repente. El me dice que
no se va hacer la vasectomía porque nos podemos divorciar y si él se
casa con otra mujer después va a querer tener hijos. O sea que yo
tengo que sacrificarme más todavía, hasta me puedo morir y a él no le
importa.

7
Decisiones Cotidianas II

Ahora resulta que estoy embarazada, él sabiendo que estoy mal y no


puedo usar anticonceptivos, no quiere ni siquiera usar preservativos,
porque dice que no se siente bien. Yo señorita no siento nada nunca
desde hace años, para mí solo es la obligación de que soy la mujer de
él y tengo que estar con él, aunque no quiera porque si no se enoja o
peleamos.

Ahora no sé qué hacer, con que plata me saco este guagua? Algo
tengo que hacer…pero yo tengo que abortar.

Ana Cristina Vera


Abogada, Politóloga, Feminista
Directora de Surkuna

Hablar de salud integral implica entender cómo nuestras condiciones


sociales, económicas, de pareja, culturales, políticas e individuales,
influyen en la forma en que ejercemos nuestros derechos y en la forma
cómo vivimos y cómo disfrutamos de nuestro derecho a la salud
entendido como el máximo nivel de bienestar posible.

Este testimonio que hoy comentamos nos interpela en lo más profundo.


Esta historia, es la historia de muchas mujeres, en muchos aspectos es la
historia de todas nosotras, una historia donde la expropiación, las
violencias y la resistencia se cruzan para configurar nuestras vidas y
decisiones.

Esta historia nos muestra que la violencia es estructural y marca nuestras


experiencias, nuestras vivencias, nuestro estado de salud, nuestro acceso
a servicios, las barreras sociales que nos limitan; pero a la vez marca
nuestras percepciones, nuestros deseos, aspiraciones sociales, la forma
en que concebimos la vida y lo que somos.

Este testimonio nos lleva a pensar en la forma como las violencias se


cristalizan en la expropiación de nuestros cuerpos como espacios de
autonomía y de decisión, y en la naturalización del rol de las mujeres
como madres, esposas y cuidadoras, como seres para los otros, donde
posponemos nuestras necesidades y nuestros deseos para cuidar, servir
y dar placer.

8
4
El testimonio nos llama también la atención sobre lo inequitativas que
siguen siendo las relaciones entre hombres y mujeres, relaciones de
violencia, donde seguimos siendo responsabilizadas de manera
exclusiva sobre la reproducción, tenemos que negociar el uso de
anticonceptivos, tenemos que negociar la distribución de recursos en el
hogar, tenemos que aceptar relaciones sexuales forzosas y no
placenteras, tenemos que realizar doble trabajo y tenemos que
ocuparnos de todo menos de nosotras mismas.

Este testimonio, nos muestra como las violencias también nos atraviesan
de maneras diversas de acuerdo a nuestra clase social, las mujeres más
empobrecidas y expropiadas son las que menos capacidad tienen de
determinar su reproducción, esto nos dice este testimonio; pero, también
nos dicen las estadísticas en salud, que las brechas sobre cuántos hijos
e hijas deseamos tener versus cuantos tenemos son mucho más profundas
y amplias en las mujeres de clases populares, en mujeres con menores
niveles de educación, en mujeres rurales y en mujeres de pueblos y
nacionalidades.

Vivimos la negación de nuestra sexualidad placentera, en el matrimonio,


donde debemos tener relaciones y parir aun cuando no lo deseemos.
Las mujeres somos únicas y absolutas responsables de la reproducción,
excepto cuando se trata de decidir, ahí si quieren intervenir todos: el
Estado, la Iglesia, los hombres…

No podemos hablar de vida digna y de salud integral sin que se


garantice el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias. En el
Ecuador aún falta un largo camino por andar, 6 de cada 10 mujeres
han vivido algún tipo de violencia y 4 de cada 10 mujeres han vivido
violencia sexual (INEC, 2012). Las cifras son escalofriantes pero lo es aún
más pensar que detrás de tantos números hay historias, hay vidas de
mujeres, hay testimonios como el que acabamos de leer.

Sin embargo, miles de años de patriarcado, al menos en los países


donde la influencia en las decisiones políticas de la iglesia católica
todavía está vigente, cuestiona nuestra capacidad moral y ética
de seguir nuestro propio deseo. La inoculación de culpa, de miedo,
la deliberada inclusión de riesgos para nuestra salud y nuestra vida
que implica la ilegalidad se emplean como “armas” domesticadoras
de nuestro deseo. 5

5
Silvia C. Scheider. Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la democracia

9
Decisiones Cotidianas II

“Yo estaba en contra de todo


aborto, pero ahora me toca
abortar a mí”

Mi vida y mi salud son más importantes


ahora…

Es una joven brillante, asertiva, con sus objetivos a corto plazo definidos,
viajar, estudiar y conocer otras personas. Su vida sexual no es tan
frecuente, usa preservativo y siente que le va bien así. El embarazo fue
una noticia muy perturbadora, pues coincidió con un tratamiento
(administración de Yodo Radioactivo) para concluir un tratamiento de
cáncer tiroideo, que es incompatible con un embarazo. Siendo su caso,
muy representativo para un aborto legal, no fue expedita la respuesta
del Servicio de Salud, por lo cual se decidió a interrumpir el embarazo
por fuera del sistema. Sin culpa y segura de su decisión nos comenta que
jamás se arrepentirá.

Tengo 24 años, estoy en contra del aborto, soy muy católica. Hace dos
años me gradué en una prestigiosa universidad y ahora estoy
trabajando. Pienso salir del país para conocer otros ambientes
laborales y académicos, así como otras culturas y personas. Tengo una
pareja, no estamos “para casarnos” nos gusta tener relaciones sexuales
y somos buenos amigos. Solemos hacer viajes cortos, acá en el país y nos
divertimos mucho. Uso preservativo porque mis relaciones sexuales no son
tan frecuentes, tal vez una o máximo dos veces al mes.

El año pasado en un chequeo de rutina me encontré con una novedad


que me ha trastocado la vida. Fui a que me hagan un papanicolau y en
ese examen la ginecóloga me hizo un examen minucioso de todo.
Encontró algo en mi Tiroides, por lo cual me mandó exámenes. Para no
hacer muy largo el cuento, me diagnosticaron Cáncer de Tiroides. Fue
un golpe muy grande, sin embargo lo he superado, pues estaba a
tiempo. Me operaron, me sacaron la tiroides y unos ganglios y ahora
tomo hormonas para sustituir lo que la glándula producía. Sin embargo
el problema si bien ha sido controlado, todavía me falta concluir todo
el proceso. Estoy a punto de recibir yodo radio-activo para eliminar
definitivamente toda huella de cáncer. Yo me sentía un poco rara, y
cuando me hicieron los exámenes, me doy cuenta que estoy
embarazada.

Fue como un “balde de agua fría”, cuando les dije a los doctores me
dijeron que no era posible que utilice yodo radioactivo estando
embarazada. Que si me decidía por un aborto, mi caso tenía que pasar

10
4
por un comité para que tomen la mejor decisión. Y que había que reunir
al comité y que los resultados se iban a demorar, en fin….

Yo nunca pensé que la vida me iba a poner en esta encrucijada. Ahora


que estoy en el problema entiendo la angustia que viven las mujeres que
pasan por embarazos que no quieren. Es mi caso. Yo estaba en contra
de todo aborto, pero ahora me toca abortar a mí. No lo voy hacer en
el sistema público porque se están demorando demasiado y no quiero
estar embarazada más tiempo. Y ya tengo que empezar lo del yodo
radioactivo.

Estoy viendo otras opciones, que tienen que ver con tomarme unas
pastillas, sin embargo yo quiero estar bajo la supervisión de una médica
o de alguien que me acompañe en esto. Mi decisión está tomada, solo
necesito saber quien me puede ayudar y me acompañe en el proceso.

Kelly Inés Perneth Pareja.


Feminista. Historiadora. Magister en Género y Desarrollo.

6
Ocupar el cuerpo es un acto de resistencia

“Yo estaba en contra de todo aborto, pero ahora me toca abortar a


mí”. [Frase extraída de la historia]

Esta es una de las frases que más impacto causo en mí luego de leer la
historia, creería que podría ocurrirle a cualquier lector que se acerque
a lo que narra la mujer protagonista. Pero ¿por qué precisamente esta
frase?, es la pregunta que subyace, pues la respuesta es simple pero no
menos compleja. A todas en algún momento de nuestras vidas el aborto
nos llega, nos toca e invita a cambiar sobre la percepción que tenemos
del mismo, en otras palabras, todas abortamos.

El aborto es más que un procedimiento médico, va más allá, requiere de


mayor complejidad para los ojos de quienes se oponen a la
despenalización social y legal. Quienes hablamos de aborto y de la
descriminalización, le apostamos a cambios profundos en temas de
derechos humanos, reconocimiento del cuerpo autónomo de las mujeres,
pero sobre todo a la salud integral de quienes hemos nacido con útero.

Históricamente la mayor sanción que hemos tenido quienes nacimos con


úteros (las mujeres), ha sido la asignación de la maternidad, sumado a
ello la expropiación de la decisión y la palabra.

11
Kelly Inés Perneth Pareja. Feminista. Historiadora. Magister en Género y Desarrollo.
Decisiones Cotidianas II

Los cuerpos de las mujeres no son sólo úteros flotantes en el espacio, son
personas con proyectos de vida en concretización, de allí, que a la
protagonista de esta historia el aborto como apuesta política, la lleva
a plantearse giros profundos sobre quien es ella, sus derechos y su
relación con su propio cuerpo.

Tomar la decisión de abortar y a su vez apelar a la causal de salud


integral es tomarnos los instrumentos por nuestras propias manos, es
convertir la decisión y la autonomía en ejercicio político propio. Es a su
vez complejizar el servicio de salud para las mujeres, el cual debe
garantizar una vida digna y ante todo libre de riesgos a la hora de la
toma de una decisión de abortar.

Cuando hablamos de abortar posibilitamos que se abra un gran


paraguas para ahondar en temas que se han castrado de los pasos de
las mujeres: placer, sexualidad, deseo y vidas propias. El aborto
siguiendo la línea de la historia en mención, es el punto de inicio para
desmontar la ocupación represora sobre el cuerpo de las mujeres.

En consecuencia, aquí, el cuerpo de nosotras cobra sentido político al


convertirlo en un instrumento de crítica a las maternidades obligatorias,
a la negligencia operativa del sistema de salud y las sanciones
social-morales que recaen sobre las mujeres que abortamos. Cuando la
protagonista de la historia decide abortar, lo que pone en escena es
que desocupa la represión en su cuerpo por ser mujer, para ocupar su
cuerpo con la resistencia y autonomía desde sus propias decisiones,
sueños y deseos.

Por ello, ocupar el cuerpo desde nosotras mismas es un acto de


resistencia lo cual conduce a la desocupación del tutelaje del estado
sobre las mujeres.

“El aborto inducido, elegido, voluntario, entonces abre un


interrogante acerca de la supuesta naturalidad gestante. Elegir,
desear un aborto ¿qué es? Y reclamar que además sea “legal,
seguro y gratuito”, ¿en qué lugar nos inscribe? Qué clase de mujeres
“no naturales” seríamos quienes dejamos vacía la silla de la
maternidad cuando ésta nos es ajena (¿“nos en-ajena”?) ¿Cómo
romper con un dispositivo que nos nombra antes de tener nombre, y
que además nos animaliza al punto de dotarnos de un supuesto
7
“instinto” materno? ¿Cómo ser humanas las humanas sin ser madres?”

“Va siendo hora de reivindicar la palabra y la experiencia de las


mujeres: NADA SE DESEA TANTO COMO ABORTAR. El deseo de
practicarse un aborto es uno de los más vigorosos en la experiencia
de las mujeres” 8

7/8
Silvia C. Scheider. Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la democracia.kscheider@bvconline.com.ar

12
4
Lo que la sociedad espera:
Los roles tradicionales de
las mujeres

Ella es una joven muy clara en sus deseos y posicionamientos, relata


como su pareja, la quiso convencer de continuar con el embarazo,
aduciendo que él es responsable y la va a “ayudar”. Ella escogió su
vida y siguió adelante.

Yo quiero que ella lo tenga…

Yo defiendo mi derecho, a mí me encantan los niños y yo pudiera


ayudarle en todo a ella, ¿por qué no? Ella dice que es problema de
ella, porque es su cuerpo, pero en cambio yo pienso que yo también
participé y tengo algo que decir. Ya sé que es el cuerpo de ella, ahí yo
no puedo discutir porque es ella la que está embarazada, pero en
cambio yo quiero ser parte de esto. Puedo entender que una mujer
quiera abortar cuando no tiene el apoyo de la pareja, pero en este
caso yo si estoy con ella, nos queremos, somos jóvenes y juntos podemos
salir adelante.

Hemos conversado larguísimo, hemos llorado juntos, yo he llorado porque


me da mucha pena, pero no hay manera de convencerle de que cambie
de opinión. Ya no sé qué más hacer, si ella se sale con la suya,
lamentablemente tengo que cortar la relación, porque no podría volver
a estar con ella.

Yo no lo quiero tener….

Él a mí no me entiende, no es cuestión de que me apoye, ¿apoyarme en


qué? ¿Acaso a él le va a crecer la barriga? ¿Él va a parir? ¿Él va a
darle de mamar? Y eso es lo de menos…. ¿Cómo estoy segura de que él
va a estar conmigo y va realmente a apoyarnos a los dos?

Pero finalmente no es ni siquiera por eso. Yo estoy joven, estoy estudiando


y un hijo ahorita me obstaculiza todos mis planes. Yo ni siquiera he
pensado que él es la persona con la cual quiero estar, y no me parece
correcto juntarme con él solo por qué me quedé embarazada.

13
Decisiones Cotidianas II

Además no sería justo para el niño, porque cuando yo tenga hijos,


quiero que sea en acuerdo con mi pareja, no porque se me rompió el
condón. Yo tengo derecho a ser profesional, hacer un postgrado, viajar
y por último conocer otros hombres. Estamos en el siglo 21, y en esta
época se pueden resolver estos casos, ya no es el drama de antes. No
voy a cambiar de opinión y no me importa por último lo que él haga
luego.

Miriam Ernst
Socióloga Feminista, experta en violencia

El primer texto evidencia una posición de hombre tradicional, que espera


que la mujer, - su mujer-, tenga un hijo suyo. Dice que la apoyará en todo.
Este verbo, dice mucho, no es que compartirá, no es que se hará
responsable, sino la apoyará, es decir, que ella es de todas maneras la
persona responsable.

El hombre parte del supuesto de que se quieren, y por eso su pareja


debe abandonar sus proyectos personales para tener el bebé. Utiliza la
amenaza, “lamentablemente tengo que cortar la relación” para forzar la
decisión. Aunque él dice que la decisión es de ella, porque es su cuerpo,
hay un sentimiento de propiedad, tanto del cuerpo de ella como del
embrión.

Lo que la sociedad espera: Los roles tradicionales de las mujeres

Él expresa lo que la sociedad espera del comportamiento de las mujeres.


Uno de los roles que tan rígidamente nos han marcado, es el de ser
madre (no eres mujer si no eres madre), hecho que conlleva otro serie de
comportamientos sugeridos: el sacrificio, el dejar los proyectos
personales por los hijos, el soportar al marido agresor o a la pareja por
el bien de los hijos, el estar supeditada a las necesidades de los hijos, el
dejar de ser persona, para ser reproductora y desarrollar el trabajo
invisible que hacemos todas las mujeres, para que las condiciones de
desarrollo de nuestros hijos y de nuestra pareja sean los óptimos: el
cuidado de la casa, la limpieza, la cocina, el lavado, etc. que también
implica tiempo, que no es reconocido y que si tienes muchos hijos, se
convierte en la única actividad que puedes desarrollar.

Todos son parte de los roles asignados a las mujeres que tienen como
base la reproducción. Los hombres que “ayudan” saben que socialmente,
ese no es su rol, por eso esta ayuda es muchas veces transitoria y
parcial.

14
4
La vulneración del derecho está en no considerar o restarle importancia
al proyecto de vida, a la propia realización de la mujer. Las mujeres
tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, pese a las leyes que lo
impiden y a la sociedad que lo condena. La mujer es la única que
puede evaluar su situación, desde lo racional, desde lo emocional,
desde lo económico, desde lo social. La responsabilidad del Estado
debería centrarse en apoyar esa decisión y no convertirse ni en verdugo
ni en juez.

Condena social del aborto, criminalización social del aborto

En Ecuador, como en muchas otras partes del mundo, el aborto está


socialmente condenado, y por supuesto, la mujer que decide abortar,
aún más; sin embargo es un doble discurso, cargado de moralismo,
puesto que al menos una tercera parte de las mujeres en edad fértil han
tenido un aborto en Ecuador y el aborto no especificado, es la primera
9
causa de morbilidad femenina (INEC 2012).

La presión religiosa, las leyes que afirman su responsabilidad de velar


por la vida de una persona desde la concepción, la clara oposición del
personal de salud al enfrentarse a un aborto en curso, cuando ellos
10
tienen que “salvar vidas” y no lo contrario, la negativa de muchos
sectores, incluso del estado de proveer una buena educación sexual y
los métodos anticonceptivos oportunos para prevenir un embarazo no
deseado; el querer tapar el sol con un dedo y no abrir las causales
para el aborto legal en casos de violación, de malformación congénita,
u otras formas de discapacidad, son todas manifestaciones de esa
condena a la que las mujeres particulares se ven sometidas.

Salud mental y aborto

Se debe partir de que ninguna mujer aborta sin considerar todas las
posibilidades, sin revisar los pro y los contra, sin considerar los riesgos a
su salud e incluso a su vida que un aborto inseguro implica, sin evaluar
lo que será su vida en adelante si ese niño/a llega a nacer, sin
considerar sobre todo, el contexto, el momento de su vida, de su relación
de pareja si la tiene. Toda mujer preferiría prevenir su embarazo.

Todo lo anterior significa una presión muy fuerte para la mujer que se
encuentra en el proceso de tomar la decisión de abortar y a eso se
suma la presión social. Ambas presiones la pueden llevar a la depresión
o incluso al suicidio.

9
Citado por Frente ecuatoriano para la Defensa de los Defensa de los Derechos sexuales y los Derechos reproductivos. Pag.8
10
Faúndes A., Barzellato J. El drama del Aborto. Editorial Paidos: 2011

15
Decisiones Cotidianas II

Sociedad machista

La sociedad machista, juzga con una vara muy alta a la mujer que se
sale del molde. La sociedad machista no piensa en la responsabilidad
de los hombres, por esto, la tarea de prevenir el embarazo es
fundamentalmente de la mujer. La mayor parte de los métodos
anticonceptivos están dirigidos a las mujeres, y si fallan, es problema de
ellas, por esto, en muchas historias de mujeres que se embarazan de sus
parejas eventuales, estos desaparecen, huyen. La condena es hacia la
mujer y no hacia el hombre que la embarazó, no hacia la
irresponsabilidad masculina para con ella y para con el futuro bebé. No
hay pregunta, hay imposición. Las mujeres que abortan tienen que
actuar de soslayo, escondidas, sintiéndose culpables, porque ellas
mismas son parte de esa sociedad machista.

Una mujer que queda embarazada por accidente, no tiene por qué
cargar toda la vida con ese error, que no solo fue de ella sino de su
pareja. Casarse por estar embarazada, es también una práctica
antigua para no deshonrar a su padre, a su familia, y para que la misma
sociedad no la condene, no importa que no quiera al hombre, no
importa que no quiera tener una criatura de ese hombre o en ese
momento, no importa que ese hombre sea un violentador y el hijo que
lleva en sus entrañas sea producto de violación.

Varias convenciones internacionales velan el derecho al aborto PIDESC,


CEDAW, el Consejo de Derecho Humanos, han hecho en reiteradas
oportunidades recomendaciones al Estado ecuatoriano en ese sentido
para salvaguardar la salud y la vida de las mujeres. Es reconocido que
aquellos países que no tienen restricciones para el aborto, tienen
menores tasas de mortalidad materna.

33. El Comité recomienda que el Estado parte: Despenalice el


aborto en casos de violación, incesto y malformaciones graves del
feto, de conformidad con la recomendación general núm. 24 (1999)
del Comité, sobre la mujer y la salud.11

11
Observaciones finales sobre los informes periódicos octavo y noveno combinados del Ecuador. Comité CEDAW. Ginebra
2015.

16
4
Incesto y embarazo, constituyen el
detonante de una situación
traumática familiar, pero sobre
todo para la adolescente
embarazada

No nos dimos cuenta y pensamos


que era imposible…

Es un hombre angustiado, su esposa presente no habla. Él asegura que


son buenos padres, que trabajan y que no saben porque les pasó esto.
Lloró como hombre y dice que es un problema que lo tienen que resolver
de esta manera, su hija tiene que abortar, porque tener el hijo de su
hermano es inconcebible.

Esto que nos pasó a mi esposa y a mí, no le deseo ni a mi peor enemigo.


Yo soy chofer y mi esposa trabaja en una cooperativa, tenemos dos
hijos, una parejita. Mi hijo tiene 18 y mi hija 16. No somos ricos, pero no
me quejo, yo he sabido sacar adelante a mi familia con la ayuda de mi
mujer. Somos devotos de la Churonita y temerosos de Dios.

Nuestra ilusión es verlos crecer sanos, inteligentes y estudiosos para que


sean mejores que nosotros dos. Están en el colegio y queremos que
estudien en la universidad lo que ellos quieran, ojalá que esto que pasó
no les afecte, sobre todo a mi hija.

Acá en la ciudad en donde vivo, la gente es murmorona y ni dios quiera


que se enteren de lo que nos ha pasado. Se me van las lágrimas como
hombre que soy, me duele demasiado saber que mi hijo ha tenido
relaciones con mi hija, no sabemos cuántas, pero al parecer ni siquiera
ha sido a la fuerza. Esto ha sido delito, ¿pero imagínese yo
denunciándole a mi hijo? Exponiéndole a mi hija a la vergüenza de que
se entere todo el mundo que se ha embarazado del hermano. No eso
nunca. Hemos conversado con mi hija y mi esposa y estamos de acuerdo
en que ella aborte. En otras circunstancias “ni muerto” permitía esto, pero
me tienen que comprender, no puede mija continuar con este embarazo.

Cuando nacen estos niños han sabido nacer enfermitos porque por algo
ha de ser que no hay que tener relaciones con la familia propia. Pero
aunque salga sanito, ¿cómo sería? ¿Mi nieto? ¿Hijo y sobrino entre ellos?

17
Decisiones Cotidianas II

Que los dos vivan el resto de la vida unidos por ese hijo producto de
una relación sexual mala, pecaminosa. Ellos ya se han arrepentido, no se
han confesado porque nos da miedo que el cura vaya a avisar a
alguien, pero dios perdona todo y esto también ha de perdonar.
Venimos acá lejos de mi ciudad a que mija aborte y luego regresar ya
tranquilos a ver cómo nos recuperamos de esto que nos ha pasado.

Maritza Segura Villalva


Psicóloga, Feminista

Hace casi 67 años se proclamó la Declaración Universal de Derechos


12
Humanos. Se reconoce desde entonces la dignidad intrínseca y el valor
de cada persona, la igualdad en derechos, el derecho a la vida, la
libertad, la seguridad, la salud, la educación… Las mujeres llegamos a
ese momento en desigualdad histórica, cultural, de género, social, étnica;
hoy sin duda los avances en niveles macro (convenios, declaraciones,
planes de acción, políticas públicas) son significativos. Pero persiste el
gran reto de llegar con estos avances a los niveles micro (comunidades,
familias, personas) en cuyas vidas la desigualdad, la inequidad y la
exclusión persisten. El caso que nos ocupa permite graficar en la
cotidianidad este vacío.

La salud mental, un aspecto poco o nada visibilizado

Hermana y hermano entre sí, estudiantes, 16 y 18 años respectivamente,


en supuesto común acuerdo, por un lado, han transgredido la conocida
como prohibición histórica del incesto que, según analiza Lagarde, está
13
determinada la autoridad política instaurada en la cultura. Por otro
lado, el embarazo no intencionado pone en evidencia esta
“transgresión”. Por si sola, cada una de estas dos realidades, pero aún
más las dos juntas, constituyen el detonante de una situación traumática
familiar, pero sobre todo para la adolescente embarazada.

Las situaciones traumáticas necesitan ser “elaboradas”. Es decir, que las


personas puedan sostener su proyecto de vida sin que aquellas
interfieran con su capacidad vital (mental y física) detonando trastornos
psicológicos profundos. Si una situación traumática no se elabora, el
costo para la salud mental y física es alto. En Ecuador las causales de
aborto no incluyen el riesgo para la salud mental de la mujer
embarazada. En este caso, se marca la ausencia del Estado cuyas
políticas y legislación niegan el derecho a optar por un aborto seguro
y fuerzan a que esta adolescente lleve adelante un embarazo que la
pone en riesgo de serios trastornos psicológicos.
12
Declaración Universal de los Derechos Humanos. 1948.

18
4 13
LAGARDE, Marcela. Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas. México: Universidad Nacional
Autónoma de México. México, 1997.
Las contradicciones de las políticas públicas en los espacios
cotidianos

La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) afirma


que en el Ecuador se ha logrado la igualdad en el acceso a educación
en los varios niveles, al mismo tiempo indica que el 20,6% de los
14
nacimientos en el país corresponden a mujeres entre 15 y 19 años. Si más
mujeres tienen acceso a educación formal hasta llegar a niveles de
igualdad, ¿Cómo se explica el alto porcentaje de adolescentes
embarazadas?

La baja calidad de la educación disminuye las oportunidades laborales


y de educación elevando la posibilidad de que la única o más
15
alcanzable opción sea la maternidad a tempranas edades. Si se
añaden a este contexto las relaciones de violencia de género, que en
16
Ecuador afectan a 6 de cada 10 mujeres, las opciones para las mujeres
adolescentes se restringen aun más.

Los programas de educación en sexualidad, oportunos, pertinentes y


con contenidos científicos, que incluyan información sobre derechos
sexuales y reproductivos de mujeres y hombres e información sobre
acceso a métodos anticonceptivos modernos y a servicios de salud
calificados, es parte de lo que permite a las personas, llegado el
momento, las condiciones para tomar decisiones informadas sobre
cuándo tener su primera relación sexual, con quién deciden tenerla y
con quién no, dónde la tendrán, cómo la tendrán, cuando tener hijos y
cuantos tener. Es decir, sabrán dar a su primera relación sexual y a la
opción de la maternidad el contexto adecuado para que no solo sea
una experiencia saludable sino placentera. Lo contrario resta la
posibilidad de tomar decisiones informadas para llevar adelante
proyectos de vida saludables.

Esta chica de 16 años y su hermano de 18 ¿han sido beneficiarios de


un sistema educativo o de servicios de salud de calidad que les ha
entregado la información necesaria para tomar estas decisiones?
¿Cómo ha aportado el Estado para ofrecer a los adolescentes de este
caso la información y condiciones para elegir relaciones y vínculos de
pareja diferentes? Por su vivencia de la sexualidad y por la obvia
consecuencia de esta experiencia se puede inferir la ausencia de
políticas públicas que incidan positivamente en los espacios cotidianos.

14
SENPLADES. Jornada Construcción de la posición estratégica nacional sobre la agenda de desarrollo post 2015. Quito
2015.
15
BID.El fracaso educativo: embarazos para no ir a la clase. División de Educación (SCL/EDU) NOTAS TÉCNICAS # IDB-TN-281.
2011.
16
INEC. Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres. Ecuador, 2012.

19
Decisiones Cotidianas II

No faltará quien, en sintonía con el Plan Familia, se pregunte ¿y su mamá


y su papá dónde estaban? Lo cual abonaría al sufrimiento y terror de
esta familia derivado de la evidencia de la relación sexual entre
hermanos, del embarazo en estas condiciones, de la posibilidad de un
juicio moral y religioso de la sociedad; y, además, de que la relación
entre hermanos y/o la interrupción del embarazo, pudieran configurarse
como delitos. ¿Dónde estaban? Siendo de una generación que poco o
nada se habrá beneficiado de la escasa o nula información que “en su
tiempo” habrán tenido, como para orientar la sexualidad y la
capacidad de decisión de su descendencia, podemos imaginar que
estaban en la misma obscuridad que su hija e hijo, o más. Pero que
ahora ven una luz para poder preservar en algo la salud mental, el
futuro de sus hijos, y seguir.

La interrupción del embarazo

La legislación nacional no contempla la interrupción de embarazo en


casos en que la salud mental de la mujer está en riesgo durante el
embarazo. En este caso, el riesgo de daño psicológico es tan alto como
negativas serían las consecuencias para la vida de la adolescente (y su
familia) la continuidad del embarazo. Con lo cual regresamos al inicio.
Las mujeres, en abstracto, y esta adolescente en particular, llegaremos a
los 67 años de haberse proclamado la Declaración Universal de
Derechos Humanos, incluido el derecho a un nivel de vida adecuado
que asegure la salud, entre otros aspectos (Art. 25.1), con deudas
incalculables para la salud mental de las mujeres forzadas por los
estados a continuar un embarazo que pone en riesgo sus vidas.

21. Las leyes penales que castigan y restringen el aborto inducido


son el ejemplo paradigmático de las barreras inaceptables que
impiden a las mujeres ejercer su derecho a la salud y, por
consiguiente, deben eliminarse. Estas leyes atentan contra la
dignidad y autonomía de la mujer al restringir gravemente su
libertad para adoptar decisiones que afecten a su salud sexual y
reproductiva. Asimismo, generan invariablemente efectos nocivos
para la salud física, al ser causa de muertes evitables, morbilidad y
mala salud, y para la salud mental, entre otras cosas porque las
mujeres afectadas se arriesgan a caer en el sistema de justicia
penal. La promulgación o el mantenimiento de leyes que penalicen
el aborto pueden constituir una violación de la obligación de los
Estados de respetar, proteger y hacer efectivo el derecho a la
salud. 17

17
Grover, Anand. Informe provisional del Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel
posible de salud física y mental. Asamblea General de NNUU, Ginebra. 3 de Agosto 2011.

20
4
En Ecuador y en todo el mundo son las
mujeres con menos recursos las que se
encuentran más afectadas por la
penalización del aborto

No quiero que mi hijo me vea con


ataques…

Sin ningún problema esta mujer nos relata su caso. Ya tenía un hijo luego
de un embarazo traumático, pues al tener epilepsia, había
convulsionado varias veces durante el embarazo. En el segundo
embarazo, revive sus angustias primeras y decide abortar. En el sistema
público no aceptan su pedido y decide hacerlo en un espacio ilegal.

Verá yo tengo ya un hijo, tiene dos añitos. Lo que pasa es que yo tengo
epilepsia bien grave y no me puedo quedar embarazada porque me
tienen que retirar los medicamentos para que no le afecte al feto. En el
embarazo de mi hijito me quitaron los medicamentos y convulsione
cuatro veces. A mí me da algo, como que pierdo el conocimiento y me
caigo, yo no hago esos movimientos feos que hacen otras personas y
botan espuma por la boca, pero igualmente es horrible.

Ahora estoy nuevamente embarazada. Lo que pasa es que estaba


tomando pastillas anticonceptivas y aún así me quede embarazada. Sí
me dijeron que los medicamentos para la epilepsia pueden estar en
contra de los anticonceptivos y que me podía quedar embarazada. Yo
no pensé que me pasaría y en el centro de salud no me dijeron que en
estos casos está prohibido abortar. Pensé que sí se podía, pero yo no
puedo continuar con este embarazo. Tengo terror de convulsionar en el
embarazo y que mi hijo me vea porque seguro me van a quitar o
cambiar los medicamentos y estoy segurísima que me va a pasar.
Además, así con esta enfermedad, me da miedo morirme en un ataque,
caerme, golpearme o quedarme postrada.

Yo estoy muy mal, no quiero seguir con este embarazo, estoy bien con
mijito no más. Solo tenerle a él me costó tanto porque sí me dieron un
montón de estragos. ¿¿Ahora otra vez?? Necesito que me ayuden, no
puedo ni dormir, ni comer, mi esposo igual está preocupadísimo y no
queremos avisar a nadie.

Ya nos fuimos al hospital y nos dijeron que “de ninguna manera” ahí me
van hacer un aborto, que eso está prohibido y que además ahora
existen unos tratamientos que me garantizan que no me va a pasar
nada. Pero yo no quiero, yo estoy enferma, otro hijo es mucho para mí.

21
Decisiones Cotidianas II

No tengo trabajo y a veces convulsiono incluso con los medicamentos.


Imagínese otra vez embarazada… alguien me tiene que ayudar porque
ya no aguanto más esta angustia, no como, no puedo dormir pensando
que esto avanza y que nadie se conduele de mí.

Colectiva Salud Mujeres

Hablar de salud integral implica entender cómo ésta transciende todos


los aspectos de nuestra vida: lo social, lo físico y lo mental. En la parte
social, es necesario reconocer que las condiciones de vida de cada
persona afectan a su salud. Las circunstancias en que una persona
nace, crece, vive su vida sexual, accede o no a información sobre salud
sexual y salud reproductiva, son determinantes y marcan grandes
diferencias entre las mujeres que tienen acceso a mayores recursos
económicos y aquellas que no.

Si una mujer carece de recursos en muy pocas ocasiones tendrá acceso


a información completa y oportuna sobre salud sexual y salud
reproductiva, como en el caso del testimonio ella no pudo acceder a
información sobre un método anticonceptivo que sea compatible con su
enfermedad y que le permita prevenir un embarazo como lo deseaba. El
Estado incumple con su rol de garante de derechos al impedir a una
mujer ejercer su derecho constitucional a decidir si quiere o no tener
hijos, la cantidad de hijos, cuándo y con qué espaciamiento.18

En Ecuador y en todo el mundo son las mujeres con menos recursos las
que se encuentran más afectadas por la penalización del aborto
porque no tienen dinero suficiente para pagar un aborto en clínicas
privadas o acceder a información sobre aborto con medicamentos
para realizárselo en casa de manera segura. Por otra parte, la falta de
acceso a abortos terapéuticos en los países donde estos son legales
también las afecta sobre manera al no contar con la información
suficiente sobre las leyes y exigir este derecho. Por estas razones son las
mujeres pobres quienes forman parte de las estadísticas de mortalidad
materna en el país: el 90% de las muertes maternas en Ecuador están
relacionadas con la falta de acceso a servicios de salud (MSP-UNFPA
2013).

En cuanto a la salud física, es necesario que la sociedad entienda que


las mujeres somos personas integrales y completas, no somos solo una
parte del cuerpo, no somos un útero y tenemos derechos. Es cuestión de
lógica. Si una mujer sabe que un embarazo implicaría dejar de tomar los
medicamentos que la mantienen saludable y viva, es necesario que se
cuente con el consentimiento de la mujer, y que sea ella la única que
decida si desea continuar con ese embarazo o interrumpirlo.
18

22
4 El artículo 66 de la Constitución del Ecuador reconoce: El derecho a tomar decisiones libres, responsables e informadas
sobre su salud y vida reproductiva y a decidir cuándo y cuántas hijas e hijos tener.
A fin de cuentas estamos hablando de su salud y de su vida, es lo mínimo
que debería garantizar un Estado constitucional de derechos y justicia.

Por otra parte, el personal médico es cómplice al no realizar una


evaluación integral de las consecuencias que sufrirá la mujer al
suspender su tratamiento para la epilepsia, impidiendo el acceso a un
aborto terapéutico, proceso que desde 1971 es legal en Ecuador para
salvaguardar la salud y la vida de las mujeres.

En cuanto a la salud mental, el testimonio refleja que para nuestro


sistema de salud no son importantes las afectaciones que pueda tener
la mujer psicológicamente al tener que pasar por una situación que no
desea, al verse obligada inclusive a poner en riesgo su vida por este
embarazo. Muchas mujeres en estos casos se ven tan desamparadas
que finalmente recurren al suicidio. Además, al no tomar en cuenta a la
mujer, tampoco se considera la salud mental de su hijo, que también se
verá afectado por esta situación. De esta manera se los violenta a
ambos.

Cuando existe un embarazo que pone en riesgo la salud y la vida de la


mujer, como es este caso, es necesario que se considere la voluntad de
la mujer sobre todas las cosas, más aún en un país donde es legal el
aborto en estos casos. El personal de salud no puede imponer sus
posiciones y criterios personales frente a una situación como ésta. Es
obligación de las y los profesionales de salud realizar un análisis integral
y objetivo de todos los riesgos que implicaría para la mujer continuar
con ese embarazo.

La lucha por el aborto legal y seguro implica reconocer que la


penalización del aborto y el no acceso a abortos terapéuticos afecta
la salud integral de las mujeres y es una de las principales causas de los
altos índices de mortalidad y morbilidad materna en el país. El aborto
para salvaguardar la salud y la vida de las mujeres es legal en
Ecuador. Negarle a una mujer este derecho es violencia estructural del
Estado hacia la mujer y contradice el código penal vigente y sobre
todo viola los derechos humanos de las mujeres.

La clave del problema está en los derechos de la mujer, en aceptar


si, entre estos derechos, figura el de decidir si quiere tener un hijo o
no, o si esta decisión debe ser tomada, en vez de ella, por la
autoridad política. En las democracias avanzadas, y en función del
desarrollo de los movimientos feministas, se ha ido abriendo camino,
no sin enormes dificultades y luego de ardorosos debates, la
conciencia de que a quien corresponde decidirlo es a quien vive el
problema en la entraña misma de su ser, que es, además, quien
sobrelleva las consecuencias de lo que decida.19

19

23
Llosa Vargas. En 75 opiniones sobre aborto. PROMSEX. Un tema para hablar, una agenda para discutir. Lima-Perú. 2011.
Decisiones Cotidianas II

La interrupción voluntaria del


embarazo puede salvar de la
reproducción de la pobreza a
una mujer

Prefiero abortar……

Es una mujer muy joven, con una niña de dos años. Está sola en este país,
trabaja a veces y nos cuenta su historia de pobreza e indefensión. Un
embarazo en su vida es incompatible no solo con su propia
sobrevivencia sino con la de su hija. La forma como se produjo el
embarazo, lo hace inviable. El aborto fue su salvación.

Yo no soy de acá, y no quiero que nadie se entere de donde soy. Mi


situación personal es fatal, estoy viviendo prácticamente de la caridad
de una institución, soy muy joven, tengo 22 años y tengo una hija de 2
años y medio, que es mi tesoro y con la cual camino mi vida.

No tengo una profesión, siempre fui pobre y lo que único que he


aprendido es hacer algo de artesanía, lo que me gano a veces no me
alcanza ni para comer y me da pena por mi hija. Estoy viviendo en un
albergue, en el cual tengo que tener mucho cuidado por mí y por ella.
Vivo con mucho miedo, porque estoy sola y ella solo me tiene a mí.

Mi familia no me quiere recibir con mi hija, de hecho cuando quedé


embarazada me echaron de la casa y desde ahí, ando prácticamente
mendigando. El padre de esta niña, nunca quiso saber de mí, peor de
ella, él si trabaja y sin ser rico, si podría ayudarme, pero no quiere y hasta
me ha dicho que esta niña no es suya.

Ahora estoy embarazada porque me violaron, un día me habían


ofrecido hacer un trabajo de limpieza y estuve todo el día en una casa
fuera de la ciudad, de regreso, ya en la noche se me acercaron tres
hombres, me preguntaron algo que no entendí y en seguida me quisieron
pegar. Yo tuve que decirles que estaba bien, que lo hagan pero que no
le hagan daño a mijita. Mientras me violaban uno de ellos sostenía a
mijita. Por lo menos creo que no se asustó. Yo no grité y no hice ningún
escándalo para que ella no se asuste, luego me dejaron ir.

Yo me aguante las ganas de llorar, de gritar, iba gimiendo despacio por


el camino. Ella estaba dormida porque estaba muy cansada, de todas
maneras le agradezco a dios que a ella no la tocaron. Yo quedé
destrozada y luego embarazada.

24
4
Cuando me di cuenta de esto no podía creer que el dios que me ayudó
esa noche para que a mi hija no le pase nada, luego me castigue con
esto. Yo por supuesto no voy a continuar con esto. No voy a parirle un
hijo a uno de estos monstruos, no quiero hacerlo y no lo voy hacer, y ahí
sí que me perdone dios porque en esto me tiene que entender. Una
señora que sabe mi caso me dijo que lo tenga y lo dé en adopción así
no ofendo a dios abortándolo, pero no puedo porque es parir el hijo de
unos monstruos y porque jamás entregaría un hijo a otras personas, peor
en estas circunstancias.

Ya sé cómo voy a abortar, tengo que comprar unas pastillas, todavía


estoy a tiempo porque no es un embarazo muy grande….

Soledad Varea
Antropóloga Feminista

Pienso que es un testimonio muy duro, que da cuenta de cómo la


posibilidad de acceder a pastillas para la interrupción voluntaria del
embarazo puede salvar de la reproducción de la pobreza a una mujer
que está atravesando por cuatro situaciones de violencia:

1 En primer lugar la pobreza que le lleva claramente a


situaciones de explotación laboral.

2 Es una víctima del sistema patriarcal por el abandono por


parte del padre de su hija que no le apoya
económicamente ni emocionalmente.

3 Adicionalmente es una persona que ha migrado y por lo


tanto está sola.

4 Todo aquello le ha puesto en la peor de las situaciones de


violencia que puede atravesar una mujer, que es
justamente el embarazo por violación.

25
Decisiones Cotidianas II

Tener el niño en estas circunstancias implicaría reproducir la pobreza,


incluso si la persona decidiera dar al niño en adopción como se lo han
recomendado, porque el embarazo no es un estado de salud fácil, de
hecho requiere de cuidados, amor y compañía. Una mujer que está
atravesando por cuatro situaciones de violencia producidas por el
sistema capitalista y patriarcal, no está preparada ni física ni
psicológicamente para enfrentar un embarazo que no es una situación
romántica a menos que haya sido decidido y planificado.

Por lo tanto tiene derecho a proteger su salud psíquica. En este caso el


Estado no está velando por las problemáticas de género ni de salud
sexual y reproductiva. Sin embargo las redes y formas de información de
salud feminista por fuera del Estado le han permitido acceder a una
forma segura de interrumpir este embarazo en situaciones de riesgo.

12. El uso flagrante de la coacción física por el Estado u otros


actores no estatales, como en los casos de esterilización, aborto,
anticoncepción o embarazo forzados, se ha condenado desde
hace tiempo como una forma injustificable de coerción sancionada
por el Estado y una violación del derecho a la salud7. De igual
modo, cuando se utiliza el derecho penal como instrumento para
regular la conducta de una persona y sus decisiones en el contexto
del derecho a la salud sexual y reproductiva, la voluntad del
20
Estado se impone por la fuerza, anulando la del individuo.

20
Grover, Anand. Informe provisional del Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel
posible de salud física y mental. Asamblea General de NNUU, Ginebra. 3 de Agosto 2011.

26
4
La decisión de interrumpir un
embarazo es un desafío al sistema
patriarcal que marca la maternidad
como destino de las mujeres por
encima de su voluntad, su bienestar, su
salud, incluso su vida

Lo siento mucho por él, pero yo lo


voy a tener...

Ella defiende su capacidad para decidir su vida, ya no es niña dice,


trabaja, es independiente. Lo que él quiere, a ella no le importa. Asume
su responsabilidad respecto de haberse quedado embarazada. No lo
quiere abortar y lo asume con mucha firmeza.

Mire, los dos fuimos irresponsables, él no uso nada y yo tampoco. Que


no me venga a culpar a mí, porque en esto estuvimos los dos, yo no me
fui a embarazar solita. Además no estoy de acuerdo con lo que él anda
diciendo. Estamos juntos ya tres años, y dice que me he embarazado
porque hemos estado una sola noche, eso no es cierto.

Es verdad que no se puede decir que somos novios formales, porque yo


se que él está casado, pero cuando nos encontramos con amigos y
salimos a tomar algo o a bailar, siempre terminamos en la cama. Esto nos
pasa desde hace tres años.

Yo soy adulta, tengo 24 años, tengo profesión y me estoy poniendo un


negocio. No soy una niña, y si he decidido continuar con este embarazo
es porque no estoy de acuerdo con el aborto y porque yo si lo quiero
tener. Es mi vida, es mi cuerpo y a él no le estoy pidiendo nada para mi
hijo, aunque legalmente me corresponde que le pase una pensión y le
reconozca, para que mi hijo tenga también su papá. Pero si él no quiere,
que me importa, yo quiero seguir adelante y voy a terminar este
embarazo le guste a él o no.

Él dice que yo le hago daño, que tiene su esposa, hijos y un matrimonio,


que su esposa esta vez no le va a perdonar porque antes le había
engañado también. Pero eso no es mi problema, él solo piensa en él. Sí,
yo asumo que yo también fui irresponsable y no usé preservativo o algo
más, pero el error ya se cometió y yo no voy a abortar solo porque a él
le afecta. Es mi vida, es mi decisión y a nadie le tiene que importar lo que
yo haga. Voy a tener a mi hijo porque yo lo quiero y eso es suficiente.

27
Decisiones Cotidianas II

Tatiana Ortiz
Medica, ginecóloga, feminista
Directora CEPAM-Guayaquil

Debo iniciar señalando que al leer el caso, me pregunte desde donde


organizar las reflexiones, siendo que casi siempre nos vemos
cuestionadas e interpeladas a escuchar, apoyar a mujeres que
enfrentan dudas, temores, emociones diversas y dificultades para decidir
la interrupción de un embarazo o para hacerlo posible. El presente caso
nos plantea una situación inversa, es ella quien asume esta decisión, de
modo que organizo las ideas desde dos entradas:

Una decisión que desafía el sistema patriarcal.

Casi siempre cuando pensamos en la decisión de interrumpir o no un


embarazo visualizamos a la mujer como la única persona involucrada en
esa decisión, esto la convierte en objeto de la discriminación y
estigmatización social por la decisión tomada.

Pero no es solo de la decisión de una interrupción lo que coloca a una


mujer en una situación de desvalorización; ella sobrelleva el estigma de
haber aceptado en este caso como en otros una relación sexual
socialmente cuestionada. Es ella y no la persona con quien la compartió,
en pleno conocimientos de las condiciones y las implicaciones de esta
relación quien llevara el rechazo y valoración social negativa. Haber
aceptado una relación con un hombre casado, con familia y más aún,
no haber tomado ella las medidas necesarias para prevenir un
embarazo la hacen doblemente irresponsable, culpable, inmoral talvez.

Sin embargo cabe en el caso que analizamos que socialmente la


decisión de continuar con el embarazo la redima de su “error”. ¿Cuál
sería la valoración si fuera ella la que no desea continuar con el
embarazo y decidiera interrumpirlo? Con seguridad fuera doblemente
culpabilizada y cuestionada.

Este caso nos lleva a considerar que socialmente se libera a los hombres
de la responsabilidad de la fecundación (son las mujeres las que deben
“cuidarse” para no “quedar” embarazadas”) y por tanto de un
embarazo y de las responsabilidades que conlleva el nacimiento y
crianza de ese nuevo ser (son ellas las que deben garantizar no importa
las condiciones, los cuidados y vida de los hijos). También los libera de
la culpabilización – de la que si son objeto las mujeres – de su
interrupción. El señor del caso que analizamos, abortó ese embarazo, sin
embargo el no será objeto de rechazo social, ni de cárcel.

28
4
No existe socialmente una valoración de la paternidad cercana a la
valoración de la maternidad que convierta a los hombres plenamente
corresponsables de la prevención o planificación de un embarazo,
como tampoco lo hay para colocar en ellos la responsabilidad en la
interrupción de un embarazo en la medida que se señala, cuestiona,
culpabiliza y penaliza a las mujeres por este hecho.

Cuando se valora las diferentes circunstancias por las cuales las mujeres
toman esta decisión, la mayoría o la mayoría de las veces éstas dan
cuenta de una ausencia de los hombres asumiendo la responsabilidad
de esa fecundación. La mayoría de las mujeres enfrentan estos y otros
aspectos de la maternidad solas, como enfrentan solas los riesgos de
esta decisión y el estigma social de llevarla a cabo.

Cualquiera que sea la circunstancia en que este embarazo no deseado


resulte, bien sea producto de una relación amorosa o de una violación,
es la mujer la que casi siempre debe realizar sola el tránsito por los
caminos inciertos de esta decisión.

En el caso de aquellas que optan por voluntad o presión de la pareja,


entorno familiar o social más amplio continuar con el embarazo, aún sin
desearlo; - se opera una suerte de redención- es decir, ese entorno
social la libera de la condena porque finalmente aceptó en su vientre
el producto de su error, pecado, irresponsabilidad, descuido, según ese
entorno califique la situación. Finalmente lo que ocurra luego en la vida
de esa mujer no cuenta o no importa para ese entorno social
condenatorio.

Para una adolescente que resulta embarazada en su primera relación


sexual o producto de una violación; o una mujer adulta con varios hijos
que resulta embarazada en un reencuentro con su pareja de la cual
esta separada; un embarazo no era lo previsto o esperado y sin
embargo es lo posible, irrumpe en su vida (no en la del otro) porque en
su cuerpo se gesta (y no en el del otro) planteándole cambios,
demandas, respuestas, temores, angustias; que no todas pueden
enfrentar o con costos muy altos en su vida.

Pocas veces consideramos que algunas mujeres se ven presionadas a


esa interrupción justamente por la pareja que no asumió su parte de
responsabilidad en la prevención de dicho embarazo o en su
consecución hasta el nacimiento y después de este; y sin embargo solo
ellas enfrentan el juicio social.

29
Decisiones Cotidianas II

La decisión de interrumpir un embarazo es un desafío al sistema


patriarcal que marca la maternidad como destino de las mujeres por
encima de su voluntad, su bienestar, su salud, incluso su vida. Sin
embargo contradecir la voluntad de la pareja como en este caso que
nos motiva a la reflexión, al no interrumpirlo también puede representar
una forma de desafiar ese sistema patriarcal.

El Comité CEDAW exhorta al Estado parte a:

a) Elaborar una estrategia amplia orientada a las mujeres, hombres,


niñas y niños con el fin de eliminar las actitudes estereotipadas
patriarcales y basadas en el género acerca de las funciones y
responsabilidades de las mujeres y los hombres en la familia y en la
sociedad, con especial atención a los grupos desfavorecidos y
marginados de mujeres, reforzar las campañas de concienciación
en el plano comunitario e incluir la educación sobre los derechos de
la mujer en los programas de estudio escolares. 21

21

30
Observaciones finales sobre los informes periódicos octavo y noveno combinados del Ecuador. Comité CEDAW. Ginebra

4 2015
Maternidad una construcción
subjetiva
Sonia Rodríguez Jaramillo
Psicóloga
CEPAM-Guayaquil

Un embarazo trastoca las representaciones de


cada mujer, sobre la maternidad, la pareja, más
aún cuando la pareja no asume la paternidad
y presiona para que ella no continúe con el
embarazo…

Siempre hay imaginarios, representaciones


simbólicas, deseos inconscientes sobre la
maternidad, la relación de pareja, la
paternidad, que preceden a un
embarazo e influyen en la decisión de
continuar o no.

Las vivencias de la sexualidad en cada


mujer y hombre son únicas y
particulares, cuando hay deseo, interés,
afectos, nos llevan por los laberintos de
la pasión y resulta que un embarazo es
posible, aunque no deseado
conscientemente…

La lógica de las mujeres es radicalmente


diferente a la masculina frente a la
posibilidad de un embarazo. Moviliza otros
afectos, ilusiones, experiencias, recuerdos
conscientes e inconscientes, ser madre, tener a
quien querer, cuidar, amar; más en una cultura que
idealiza la maternidad. Desde la temprana infancia las
mujeres acunamos el deseo de ser madres, de cuidar,
amar, proteger, de vivir con una pareja, de tener una
familia.

31
Decisiones Cotidianas II

Tanto la maternidad como la interrupción de un embarazo en las


mujeres están estrechamente ligadas a la forma en que se da la relación
con el hombre, la pareja, además de su propia experiencia como hija;
algunas mujeres continúan por la valoración a lo vivido juntos, aunque
el futuro sea incierto.

Es poco lo que se ha investigado sobre las formas de presión masculina


con sus parejas para interrumpir un embarazo; algunas ceden y cuando
no es así, ¿Qué factores contribuyen a que no se imponga la decisión
masculina?

Tener estudios, recursos económicos, experiencias, autonomía, en


algunos casos son factores que contribuyen a decidir continuar con un
embarazo, más allá de la pareja. En los hombres, si él está casado, un
embarazo evidencia la infidelidad de esa relación, que no solo implica
afectos, pasión, diversión, sino también responsabilidades. Si es padre,
sabe que ese embarazo es complejo, demanda recursos personales y
económicos. No están en igualdad de condiciones para vivir la
experiencia que solo pasa por el cuerpo de las mujeres; y decir cuerpo
no es solo la biología.

Una mujer que mantiene una relación sin formalizarla, con un hombre
casado es “atrevida” y sigue siendo “atrevida” si continua una
maternidad socialmente criticable porque él está casado…la mayor
censura caerá sobre ella, loca, sinvergüenza, meterse con un hombre
casado, destruye hogares…La doble moral que encubre las
inequidades de género lo pueden convertir al hombre en la “víctima” de
una mala mujer que quiso atraparlo con un hijo, aún sabiendo que
estaba casado. Habría que investigar cómo se gestó ese mito…? Y que
vigencia tiene en las sociedades actuales donde existen mujeres que
tienen mayores recursos que algunos hombres.

En el siglo XXI hombres y mujeres adultas/os saben que los encuentros


sexuales sin protección pueden producir un embarazo; sin embargo en
muchas ocasiones corren el riesgo, la pasión se impone? no hablan de
evitar un embarazo? Se presume que es ella quien debe evitarlo? y a él
se lo exime de responsabilidad?

La sexualidad, la búsqueda de placer, de reconocimiento y afectos, nos


lleva por caminos complejos, es una construcción desde la temprana
infancia consciente e inconsciente, articulada a la reproducción.

32
La decisión de continuar un embarazo, una vez iniciado, coloca a las
mujeres en una compleja posición; porque la fecundación ya se dio, ese
es el primer momento. La presión para las mujeres es mayor, no parten de
cero, sino de un embarazo iniciado, es una experiencia que pasa por lo
real del cuerpo, sus representaciones simbólicas, imaginarios, deseos
inconscientes sobre ¿qué es o porqué ser madre? ¿Para quién, quiénes?
¿Para la pareja? ¿Para su madre, padre? Con las cuales tendrá que
decidir si continua con la maternidad y trae un hijo o hija al mundo.

Solo quienes no han escuchado a las mujeres, creen que interrumpir un


embarazo es una decisión fácil, todo lo contrario, muy difícil para
muchas.

La opinión de él cuenta, significa mucho para una mujer; aunque no


implica las responsabilidades de una relación oficial y cotidiana, será el
papa biológico del hijo aunque él se vaya, no acompañe; pero esto no
la detiene si ella decidió ser mamá. Cabe entonces considerar si el
estado de la relación también influye en la decisión, no estar casados
o comprometidos da a una mujer mayor libertad para decidir?

Muchas mujeres en la actualidad tienen mayores condiciones para


tomar este tipo de decisiones, queda por indagar en base a que
deseos, historias inconscientes eligen la maternidad porque los efectos
se trasladarán también al hijo o hija y habrá a lo menos un papa
biológico, además de lo que signifique simbólica y afectivamente para
la madre y para el hijo o hija; y lo que pudiera ocurrir a futuro.

Una mujer pobre de recursos económicos, educativos, personales no


tiene esas opciones, muchas ni eligen cuando embarazarse, continuar, o
interrumpir; menos si está casada, la relación esta formalizada, o es una
relación donde él tiene el poder y ejerce control e inclusive violencia.

33
Decisiones Cotidianas II

Aborto Legal, Seguro y Gratuito –


Una deuda de la democracia22
“… no hay nada que ataque más al patriarcado que la pelea por
el aborto legal, porque en este reclamos se juega la libertad de 23
las mujeres de decidir sobre nuestros cuerpos”

Decir “Yo aborté” supone una libertad sin límites. Una osadía
intolerable. Yo aborté se convierte en palabra plena de
significados que semantizan la experiencia de lo privado. Yo
aborte y tuve mi tiempo de libertad, de decisión, de
elección. Si viviera en el hemisferio norte, decir yo aborté
no supondría nada demasiado especial. Cosas de la
geopolítica de los cuerpos. Decirlo en el hemisferio
sur, convierte lo privado en político, enuncia
continentes plagados de desigualdades, de
oscurantismos medievales, donde los procesos de
colonización siguen vigentes, donde las mujeres
somos el botín de guerra de las iglesias, donde,
como decía Josep Vincent Marques, “el fetismo
no es un humanismo” 24

Sin embargo, ese Yo Aborté es solo para


algunas. En el mapa del aborto se intersectan
todas las desigualdades que las mujeres
sufrimos por ser mujeres, por pobres, por indias,
por negras, por jóvenes, por carentes de
educación, por ser sujetas de todas las
violencias. El mapa del aborto legal, por
añadidura, agrega escándalo a la injusticia. Los
países del norte, opulentos, además legalizaron el
aborto hace más de 40 años. Los países del sur,
míseros, también en su miseria, matan por la
clandestinidad. Cada muerta, niña, joven o adulta, es
una bofetada que el capitalismo tardío le pega a sus
ex colonias. Primero nos sojuzgaron, nos robaron, nos
secuestraron, luego nos dejaron “libres” para ser libres de
morirnos de hambre, y por último, nos niegan la autonomía del
ejercicio de nuestro deseo. No pudieron impedir el aborto en sus
mujeres, blancas, occidentales, cristianas … pero lo hacen con
negras, indias, sudacas.

Sin embargo, la potencia del deseo de no continuar con una gestación, insiste,
persiste y se corporiza en nosotras.

22
Silvia C. Scheider. Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la democracia
23
Claudia Anzorena, Estela Díaz, Florencia Lopez,, Ruth Zurbriggen: Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito: Una
estrategia federal en busca de la despenalización/legalización del aborto en Argentina (2005-2011). Seminario de Acceso a la Justicia
Reproductiva. Insgenar-Católicas por el derecho a Decidir, Argentina. Rosario 2011
24

34 Marques, Josep: “El fetismo no es un humanismo”. Revista El Viejo Topo, num. 40, pags. 28-30, Barcelona, 1980
BIBLIOGRAFÍA
Claudia Hasanbegovic, Rocío Oliva y Diana Andrada.Aborto No
Punible.Tensiones entre Laicismo y Extremismo Religioso en Argentina. El
REPORTE Judicial, Año 7, No. 26, Mayo de 2012, Rawson, Chubut

Alvarez, Talía en Introducción Decisiones Cotidianas. 2012. Fundación


Desafío.

Hugo Noboa. INEQUIDADES EN MORTALIDAD MATERNA EN EL ECUADOR.


ALAMES Ecuador. 2015

Silvia C. Scheider. Legal, Seguro y Gratuito – Una deuda de la


democracia.kscheider@bvconline.com.ar

Claudia Anzorena, Estela Díaz, Florencia Lopez, Ruth Zurbriggen:


Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito:
Una estrategia federal en busca de la despenalización/legalización del
aborto en Argentina (2005-2011). Seminario de Acceso a la Justicia
Reproductiva. Insgenar-Católicas por el derecho a Decidir, Argentina.
Rosario 2011

Citado por Frente ecuatoriano para la Defensa de los Defensa de los


Derechos sexuales y los Derechos reproductivos. Pag.8

Faúndes A., Barzellato J. El drama del Aborto. Editorial Paidos: 2011

Observaciones finales sobre los informes periódicos octavo y noveno


combinados del Ecuador. Comité CEDAW. Ginebra 2015.

Declaración Universal de los Derechos Humanos. 1948.

4 35
Decisiones Cotidianas II

LAGARDE, Marcela. Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas,


putas, presas y locas. México: Universidad Nacional Autónoma de
México. México, 1997.

SENPLADES. Jornada Construcción de la posición estratégica nacional


sobre la agenda de desarrollo post 2015. Quito 2015.

BID.El fracaso educativo: embarazos para no ir a la clase. División de


Educación (SCL/EDU) NOTAS TÉCNICAS # IDB-TN-281. 2011.

INEC. Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género


contra las Mujeres. Ecuador, 2012.

Grover, Anand. Informe provisional del Relator Especial sobre el derecho


de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y
mental. Asamblea General de NNUU, Ginebra. 3 de Agosto 2011.

Llosa Vargas. En 75 opiniones sobre aborto. PROMSEX. Un tema para


hablar, una agenda para discutir. Lima-Perú. 2011.

36

Похожие интересы