Вы находитесь на странице: 1из 16

TRABAJO FINAL INTEGRADOR

MÓDULO 2

Curso:

“GESTIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS EN SALUD Y SEGURIDAD


EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA NACIONAL”

ATE-FOPECAP

ALUMNOS:

LILIANA BARBIERO

GERMÁN CARREGA
Análisis sobre el Sistema de Gestión de la Seguridad y la Salud en I.N.A.E.S. - Instituto
Nacional de Asociativismo y Economía Social de acuerdo a las Directrices Nacionales
sobre los Sistemas de Gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

POLÍTICA

3. 1. Política en materia de Seguridad y Salud en el trabajo

I.N.A.E.S. - Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social.- Reseña de su creación.

Con fecha 1 de septiembre del año 2000, mediante el Decreto 721/2000, se dispone que el
INSTITUTO NACIONAL DE ACCION COOPERATIVA Y MUTUAL (INACyM), creado por el
Decreto Nº 420 del 15 de abril de 1996 y sus modificatorios Nros. 471 del 30 de abril de 1996 y 723
del 3 de julio de 1996, pase a denominarse INSTITUTO NACIONAL DE ASOCIATIVISMO Y
ECONOMIA SOCIAL (INAES), unificándose ambos institutos, persiguiendo con ello la unificación
de responsabilidades, permitiendo ejecutar una política coherente y eficiente tanto para la acción
cooperativa como mutual, estableciéndose una mejor asistencia a ambas actividades en el interior del
país, facilitando de este modo, la debida atención, fiscalización y control, seguimiento, asistencia
técnica, capacitación y plena participación de vastos sectores sociales que en la actualidad no disponen
de la debida información ni de asesoramiento en la materia.

El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), no posee “Política en


materia de Salud y Seguridad de los trabajadores” exteriorizada de manera escrita pública y
consensuada con sus trabajadores, ni consultada a sus representantes sindicales y órganos directivos.
Su inexistencia priva a los trabajadores del Organismo de contar con una herramienta básica y
específica para la organización, que resulte apropiada a su estructura y a la naturaleza de sus
actividades.

Organigrama
3. 1 .1 - La política en materia de SST deberá incluir, como mínimo, los siguientes principios y
objetivos fundamentales respecto de los cuales la organización expresa su compromiso: la protección
de la seguridad y salud de todos los miembros de la organización mediante la prevención de las
lesiones, dolencias, enfermedades e incidentes relacionados con el trabajo; el cumplimiento de los
requisitos legales pertinentes en materia de SST, de los programas voluntarios, de la negociación
colectiva en SST y de otras prescripciones que suscriba la organización; la garantía de que los
trabajadores y sus representantes sean consultados y alentados a participar activamente en todos los
elementos del sistema de gestión de la SST; la mejora continua del desempeño del sistema de gestión
de la salud y la seguridad de los trabajadores (SST).

3.1.3.- El sistema de gestión de la SST es compatible con los otros sistemas de gestión de la
organización y puede estar integrado con otros. Así, el Decreto NO 1338/96 establece en su artículo
10º que: "El Servicio de Higiene y Seguridad en el Trabajo tiene como misión fundamental,
implementar la política fijada por el establecimiento en la materia, tendiente a determinar, promover y
mantener adecuadas condiciones ambientales en los lugares de trabajo, que la Organización cumple.
Asimismo registra las acciones ejecutadas, tendientes a cumplir con dichas políticas" (sic).

3.2 Participación de los/as trabajadores

La política sobre la SST en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, no ha sido


consultada a los trabajadores. Dicha política, de acuerdo a las Directrices Nacionales, debe ser
consultada y escrita junto a los trabajadores de manera consensuada. -Exponer por escrito y publicar
(en cartelera, pasillos, páginas web) la política (lineamientos y objetivos de la empresa) para toda la
institución. La política en SST debe incluir el compromiso en la protección de la SS mediante la
prevención, cumplir con los requisitos legales, garantizar la participación de los trabajadores y
representantes y la mejora continua del sistema en materia de SST. -Actualizar la política en materia de
SST. -Fechar y firmar la política -La política debe ser específica y apropiada; clara y concisa. -Debe
estar expuesta a terceros (ART, SRT, Ministerio de trabajo, Juzgados del trabajo, Sindicatos) -
Cumplimentar en el término de un año la implementación de todos los elementos que componen el
SGSST.

Si bien el INAES no cuenta con una política en materia de Salud y Seguridad de los trabajadores, este
posee un licenciado en Seguridad e Higiene del Trabajo, dependiente del área de Arquitectura y
Mantenimiento dentro del área de RRHH (Personal), que se encuentra dentro del organigrama creado
por decreto, correspondiente a la Gerencia de Administración y Finanzas. Además posee contratada
una Asesoría externa integrada por una Ingeniera en Seguridad e Higiene Industrial, que cumple las
funciones del Servicio de Seguridad e Higiene establecido en el art.10 del Decreto N° 1338/96.
Asimismo, el Instituto carece de un “SERVICIO DE MEDICINA DEL TRABAJO” que cumpla las
funciones establecidas en la Resolución Nº 905/2015, desempeñándose aproximadamente unos 520
trabajadores, incumpliendo así con lo ordenado en el Decreto 1338/96 Art. 7º — Los empleadores
deberán disponer de la siguiente asignación de horas-médico semanales en el establecimiento, en
función del número de trabajadores equivalentes: entre …500-700 Horas-médico semanales…”·,
cumpliendo dicha tarea el departamento de Salud Pública de la Nación, externo al mismo. El área de
“Personal” del Instituto es, en la práctica, la que se encarga del sistema de gestión de la salud y
seguridad de los trabajadores, aunque dicha oficina no figura en el organigrama.

En consecuencia de lo referenciado anteriormente, los trabajadores y sus representantes en materia de


SST, no son ni consultados, ni informados, así como tampoco capacitados en todos los aspectos de
SST relacionados con su trabajo.
Ni los trabajadores ni sus representantes disponen de tiempo y de recursos para participar activamente
en los procesos de organización, planificación y aplicación, evaluación y acción, para delinear y llevar
a cabo un sistema de gestión de la SST. Actualmente, si un trabajador pide permiso para realizar
alguna capacitación debe hacerlo de manera particular y solicitar licencias, depende del caso, para
posibilitar su asistencia.

En el INSTITUTO NACIONAL DE ASOCIATIVISMO Y ECONOMIA SOCIAL, no se encuentra


puesta en funcionamiento la Comisión de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (CyMAT), por lo
cual, una vez reconocidas por resolución del Directorio del Organismo, los delegados nombrados por
las representaciones sindicales ATE y UPCN, deben solicitar e intimar a las autoridades a poner en
funcionamiento la misma, y convocar en el plazo designado para la creación del reglamento que rija el
funcionamiento interno de la CyMAT, normada en el artículo 117 del Convenio Colectivo de Trabajo
General para la Administración Pública Nacional, homologado por el Decreto N° 214/2006, dando así
comienzo regular al funcionamiento de la misma.

La inexistencia de una política en Salud y Seguridad en el trabajo hace imperiosa su existencia, la que
deberá en su caso, ser específica para el INAES, apropiada a su tamaño y a la naturaleza de sus
actividades, ser concisa, estar redactada con claridad, adecuadamente fechada, y hacerse efectiva
mediante la firma o endoso del empleador o de la persona de mayor rango con responsabilidad en la
organización; ser difundida y fácilmente accesible a todas las personas en el lugar de trabajo; ser
revisada para que siga siendo adecuada, y ponerse a disposición de las partes interesadas externas,
según corresponda.

ORGANIZACIÓN

3.3 Responsabilidad y obligación de rendir cuentas


De acuerdo a las Directrices Nacionales de SGSST se deberá: -Asignar la responsabilidad, la
obligación de rendir cuentas y la autoridad necesarias al personal encargado del desarrollo,
aplicación y resultados del sistema de gestión de la SST, así como del logro de los objetivos
pertinentes - Nombrar a una o varias personas de alto nivel de dirección con la responsabilidad, la
autoridad y la obligación de rendir cuentas a cargo de: hacer un examen inicial, diagnóstico,
formular un plan de trabajo -lo que voy a hacer -, evaluación -se cumplió no se cumplió -, informar a
la máxima autoridad.- Deberán establecerse estructuras con personal especializado y procedimientos
- Área de SeH, PrevAc: ingenieros, licenciados, técnicos, auxiliar; - Salud ocupacional: médico
laboral, enfermero laboral; - RR.HH: rol de investigación, procesar y analizar licencias y
enfermedades, llevar registro de accidentes e incidentes, mantener la relación con ART; - Jefes de
servicio, sector o taller: controlar elementos de protección, informar de todos los procedimientos
sobre SST, gestionar EPP, solicitar capacitación.

Si bien el empleador es responsable y garante en el medio ambiente de trabajo, de la seguridad y de la


salud de los trabajadores, en la práctica, como ya se ha expuesto no hay una política establecida, ni un
organigrama de trabajo aprobado que tenga por finalidad aplicar un Sistema de Gestión de SST y
contemplar una Política de Salud y Seguridad activa, con la salvedad de la que las autoridades del
Instituto llevan a cabo de manera unilateral a través del Departamento de arquitectura y
mantenimiento. De esta manera, es el empleador, único responsable de garantizar la seguridad y la
salud de sus trabajadores y trabajadoras dentro del Instituto, no sólo de manera objetiva sino subjetiva
en términos de responsabilidad civil (Arts. 1113 y 509 del CCyCN).-

De las consultas realizadas a distintos trabajadores, estos desconocen quienes son los responsables de
la Seguridad y Salud de los trabajadores en el Instituto, con la excepción de quienes trabajan en las
áreas de Arquitectura y de Personal.

En este sentido, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, no cuenta con personas con
roles definidos de responsabilidad, de rendir cuentas, ni con la autoridad para identificar, evaluar y
controlar los peligros y riesgos existentes. El Área de Seguridad e Higiene, actúa ante la denuncia de
algún inconveniente relacionado con las condiciones de medio ambiente de trabajo o la seguridad de
los trabajadores, actuando de manera unilateral, con prescindencia de la opinión y participación de los
trabajadores, de sus representantes sindicales y directivos de las áreas afectadas, por lo cual carece de
su objetivo primordial que es la prevención de riesgos y accidentes, vulnerándose así lo preceptuado
por el Decreto reglamentario 351/79, Anexo I, artículo 213 de la Ley 19.587/79 de Seg. e Hig. en el
Trabajo sobre el derecho a la información que debe suministrar el empleador a los trabajadores a
efectos de posibilitar la participación necesaria en el proceso de aplicación del sistema de SST. Que
dice: “Todo establecimiento deberá entregar, por escrito a su personal, las medidas preventivas
tendientes a evitar las enfermedades profesionales y accidentes de trabajo”.-
Así el Art.208 establece que: “Todo establecimiento estará obligado a capacitar a su personal en
materia de higiene y seguridad, en prevención de enfermedades profesionales y de accidentes de
trabajo de acuerdo a las características y riesgos propios, generales y específicos de la tarea
desempeñada”.
Todo ello está destinado a cumplir el objetivo de posibilitar la información, para asegurar la
participación de los trabajadores, agotar la consulta, posibilitar la Negociación, que en nuestro sistema
legal a nivel empresario es llevado a cabo por las comisiones gremiales internas, con el objetivo final
de llegar a la Codecisión, mediante estructuras paritarias de decisión, que conllevan la máxima
implicación de los trabajadores (objetivo primordial del sistema de SST). Esto imposibilita el objetivo
de la implementación y funcionamiento del COMITÉ MIXTO, que es la institución ordenada por ley
para receptar el ejercicio de los derechos del trabajador en materia de salud y seguridad, ejemplo el
cumplimiento de lo establecido por la Resolución 001/05 de la Superintendencia de Riesgos del
Trabajo modificatoria de la Resolución 1579/15 que establece la posibilidad de que los trabajadores
por sí o a través de sus representantes, teniendo el derecho de conocer los riesgos a los cuales se
encuentran expuestos y las medidas adoptadas por la empresa, a fin de eliminarlos o reducirlos a
niveles seguros, de manera de obtener un ambiente saludable y seguro, entregar el PAPE (Programa de
Acciones de Prevención Específicas), al empleador, a las A.R.T. a efectos una vez suscriptos por todos
los representantes, sea exhibido en lugares donde tengan accesso la totalidad de los trabajadores de la
institución o empresa. Se estipula que en caso de no ser suscripto por la empleadora el PAPE, deberá
denunciarse ante la ART y La SRT dentro de los cinco días y el mismo mantendrá su plena vigencia .-
En el INAES, todas estas acciones están pendientes de ser puestas en funcionamiento, por lo que urge
la necesidad de intimar, como se ha señalado anteriormente, su pronta implementación.

Así como ya se ha insinuado, se puede aseverar que la ausencia de una Política orgánica, escrita y
conocida de Salud y Seguridad, por sus trabajadores en el INAES, hace que se pueda señalar que el
Instituto no cumple con los principios de los sistemas de gestión de SST, incluidos en las Directrices
Nacionales ni las Directrices Específicas.

Del mismo modo, tampoco existen programas de prevención y de promoción de la salud, ni cartelería,
ni envío de mails, por ejemplo contra el tabaquismo, contra la automedicación, entre otros. Tampoco
existe ni se cumple con la difusión y realización de campañas de vacunación gratuita contra la gripe, ni
la toma de la presión a trabajadores para prevenir enfermedades cardiovasculares, etc.
De las investigaciones realizadas (búsqueda de fuentes y documentación, entrevistas y consultas a
trabajadores y personal competente) es posible inferir que los trabajadores y sus representantes
sindicales del el Instituto de Asociativismo y Economia Social, organismo descentralizado de la
administración pública nacional dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, no
tienen participación alguna relativo a la gestión de la Seguridad y Salud de los Trabajadores.
Como así tampoco, El INAES cuenta con personal responsable designado por sus autoridades con la
obligación de rendir cuentas respecto del funcionamiento del SGSST, por cuanto la autoridad de mayor
rango de la Organización (Directorio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) no
ha asumido ni declarado públicamente su responsabilidad en la implementación de un sistema de
gestión de Salud y Seguridad en el Trabajo.

3.4. Competencia y capacitación

La Resolución 1068/2010 de la SRT, que aprueba el Programa de Regularización de las Condiciones


de Salud y Seguridad en el Trabajo en Organismos Públicos. Establece como requisitos y objetivos:

Art. 1º — Apruébese el "Programa de Regularización de las Condiciones de Salud y Seguridad en el


Trabajo en Organismos Públicos", en adelante denominado PROGRAMA ORGANISMOS
PÚBLICOS".Art. 2º — Fíjense como Objetivos del Programa que se aprueba en el artículo
precedente, los siguientes:

- Promover el Sistema de Riesgos del Trabajo en el ámbito de los Organismos Públicos.

- Reducir la siniestralidad laboral y adecuar las Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo en el


ámbito de los Organismos Públicos.

- Promover la capacitación en materia de Salud, Seguridad y Medio Ambiente de Trabajo en los


Organismos Públicos.

- Obtener el máximo nivel de cobertura de Riesgos del Trabajo para los trabajadores de los
Organismos Públicos Nacionales, Provinciales y Municipales.

- Brindar colaboración y asistencia técnica al Estado Nacional, las Provincias y los Municipios,
tendientes a fortalecer sus respectivas capacidades de gestión en las tareas de prevención de riesgos
laborales y preservación de la salud y seguridad de los trabajadores que se desempeñan dentro de su
órbita.

Art. 3º — Establéscanse las siguientes acciones correspondientes al Plan de Trabajo que la S.R.T.
elaborará con cada Organismo Público que se acoja al Programa, a través de convenios específicos:
- Realizar un diagnóstico basado en el estado general del Organismo y en el grado de cumplimiento
que registre respecto de la normativa vigente en materia de Salud y Seguridad en el Trabajo.

- Elaborar un Plan de Regularización que contenga entre otros aspectos, cronograma de actividades y
plazos de ejecución determinados.

- Programar las actividades de inspección en los lugares de trabajo.

- Fomentar la participación de las organizaciones gremiales que representen a los trabajadores del
respectivo Organismo y de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (A.R.T.), que tuviese contratada.

- Fortalecer el tratamiento de la temática dentro de la Negociación Colectiva y la constitución de


institutos paritarios en materia de Salud y Seguridad, en todos los ámbitos del sector público
Nacional, Provincial, Municipal y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.”

En el INAES, el empleador establece requisitos de competencia necesarios para desempeñarse en un


principio, al contratarse al trabajador. Dicha competencia inicial, se limita exclusivamente a la
capacidad para hacer un trabajo, y que generalmente es dada por un título o certificación, pero no es
evaluada.

En cuanto a los deberes y obligaciones relativos a la SST, no se establecen requisitos de ingreso en


cuanto a su conocimiento o competencia, ni tampoco se capacita al personal para que adquiera dichas
competencias.

El empleador realiza a través de los Liecenciados en Seguridad e Higiene señalados, la identificación,


eliminación o control de los peligros y riesgos relacionados con el trabajo que estos advierten, o bien
ante el reclamo de los trabajadores.

Si bien el empleador tiene personal con competencia para aplicar el SG-SST, el mismo resulta
insuficiente, dado que reacciona ante un accidente y/o denuncia o cuando este es advertido por el
Licenciado entrevistado.

El INAES no cuenta con programas de capacitación en materia de salud y seguridad en el trabajo para
sus trabajadores, los que deberían reunir las condiciones necesarias de gratuidad, asegurando de este
modo la participación de todos. Tal capacitación debería ser impartida por personal competente, de
manera de garantizar su pertinencia y eficacia y ser revisados periódicamente. Tampoco se han
realizado simulacros de incendio, cortes de electricidad, evacuación, o uso de matafuegos. De la
entrevista mantenida con el licenciado en Seguridad e Higiene, surgió su reconocimiento de que el
Edificio del INAES de Av. Belgrano 172/174, desde su construcción en la década pasada, no reúne las
condiciones edilicias aptas para adecuarse a condiciones de seguridad que hoy día resultan esenciales y
obligatorias. Sus condiciones arquitectónicas no previeron la implementación de salidas de escape
eficientes, ni escaleras auxiliares externas de evacuación; posee una escalera central interna de escasas
dimensiones, que impide el ascenso y descenso simultáneo de dos personas para los 10 pisos del
edificio y en el cual se desempeñan diariamente unos 200 trabajadores, entre otras, señalando el
mismo, que en razón de no tener resueltas estas cuestiones primordiales de seguridad, hace
posiblemente que las máximas autoridades resuelvan de manera decisiva la implementación de un
sistema de gestión de salud y seguridad en el trabajo que resulte acorde y eficiente para el Instituto.
Por ello, el Instituto no cuenta con personas designadas con competencia establecidos por la ley
vigente en la materia Decreto 1338/96 modificado por Decreto 491/97 para llevar a cabo tareas y
responsabilidades que deberían ser asignadas previa capacitación necesaria, concordantes con los
términos del Anexo I del Decreto 351/79 capítulo 21 “Capacitación”, de manera eficiente en la
ejecución de acciones dentro de un sistema de gestión de salud y seguridad en el trabajo.

3.5. Documentación del sistema de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo


El INAES no cuenta con una política en materia de SST, como se ha señalado precedentemente, por
ello no se encuentran asignadas las responsabilidades en materia de SST. Por tal motivo, no cuenta con
un Servicio de Salud y Medicina del Trabajo ni tampoco un Servicio de Seguridad e Higiene en el
Trabajo. Sin perjuicio de ello y de lo descripto hasta aquí, el Área de Personal del Instituto, se
encargaría de articular la gestión de sus trabajadores con la A.R.T., siendo desde el año 2016
“Provincia A.R.T.”; con Salud Pública de la Nación, a los fines del control de ausentismo y licencias
por enfermedad. En lo que respecta a la Seguridad Higiene, articula con el departamento de
Arquitectura y Mantenimiento, siguiendo las directivas de los dos licenciados en Seguridad e Higiene
del Trabajo, quienes se encontrarían uno de ellos, vinculado al Instituto por un contrato USAM, y el
otro, aparentemente por una contratación de locación de servicios, sin poder asegurarlo el entrevistado.

La documentación sobre los peligros y riesgos más importantes para las SST que conllevan las
actividades de la organización, se encuentra limitada al relevamiento efectuado de los lugares
recorridos y detectados por el licenciado entrevistado, o donde ha habido algún tipo de queja por parte
de los trabajadores o sufrido algún tipo de accidente, asegurándose que dicho recorrido lo realiza
personalmente una vez por semana, elaborando el entrevistado un informe semanal que es elevado al
departamento de RRHH. El entrevistado da cuenta de la elaboración y por tanto, existencia de un mapa
de riesgo, y de un relevamiento general de riesgo laboral, en los términos de la Resolución 463 de la
SRT Decreto 351/79, conjuntamente con el check-list correspondiente, como fuera señalado al
comienzo, manifestándose que se encuentra vedado el acceso a dicha información, por directivas de las
autoridades.

3.6. Comunicación
Las directrices nacionales señalan la obligación de establecerse y mantenerse disposiciones y
procedimientos para recibir, documentar y responder adecuadamente a las comunicaciones internas y
externas relativas a la SST. De esta manera, se garantiza la información relativa a la SST entre los
distintos niveles y funciones de la organización, siendo la “comunicación”, un componente
fundamental para un sistema de gestión de SST sólido, en el que se proporcionen las estructuras para
recibir y transmitir dicha información. Aquí es donde se establecen los medios por los cuales se
transmite la misma a toda la Organización.
En el INAES, no existe un sistema de Comunicación que incluya un flujo de información para todos
los actores de la Organización. Los responsables no cuentan con documentación que acredite la
realización de capacitación a distintos miembros de la organización.
En cuanto a las auditorias e investigación de accidentes, ha señalado el entrevistado, que no poseen
registros, aunque se llevan informes respecto a los mismos, que son elevados al departamento de
Recursos Humanos (Personal), quién sí contaría con la información respecto de accidentes de trabajo
y enfermedades, siendo estos de carácter confidencial, y estando vedado al personal como a sus
representantes, el acceso a dicha información, la cual es solamente compartida mediante memos y
notas de las personas señaladas como responsables a los directivos.

De tal manera, la ausencia de un sistema de comunicación relativa a todas las cuestiones de la SST,
mantiene de manera secreta y discrecional toda la información reservada para los directivos del
Instituto, careciendo tanto los trabajadores como sus representantes de acceso y conocimiento efectivo
a dichas cuestiones, las que surgen y trascienden por tomar estado público y ser compartidas por los
propios trabajadores con sus delegados sindicales. El entrevistado reconoce abiertamente a los
suscriptos que existe una gran ausencia en la aplicación de un sistema de SST dentro del Instituto, que
contemple la normativa legal y vigente en materia de Salud y Seguridad en el trabajo dentro del
Instituto, manifestándose nervioso ante la entrevista, cauteloso e incómodo, manifestando que se han
elevado distintas cuestiones y que éstas no han tenido respuesta de las autoridades, a efectos de su
resolución.

PLANIFICACIÓN Y APLICACIÓN

3.7. Examen inicial

En el supuesto de que no exista un sistema de SST, como lo es en el caso del Organismo en estudio, las
directrices nacionales establecen que el examen inicial, que cumple la función de ser un diagnóstico
previo para conocer la situación de la Organización, deberá servir de base para el establecimiento de
dicho sistema, el que será realizado por personal competente en consulta con los trabajadores, sus
representantes y demás responsables en la Organización, debiendo identificarse:

● Las prescripciones legales vigentes en materia de SST., las Directrices Nacionales, las
directrices específicas, etc.
● Identificar, prever y evaluar los peligros y riesgos existentes o posibles en materia de
seguridad y salud que guarden relación con el medio ambiente de trabajo y el trabajo
realizado en la Organización.
● Determinar si los controles previstos o existentes son adecuados para eliminar los peligros o
controlar los riesgos.
● Recopilación y análisis de los datos recolectados en relación a la vigilancia de la salud de los
trabajadores.

Así se señala en la Directrices Nacionales que el resultado inicial deberá:

● Estar documentado.
● Servir de base para adoptar decisiones sobre la aplicación del SST, y
● Servir de referencia para evaluar la mejora continua del sistema de gestión de SST.

3.8.2. Deberán adoptarse disposiciones encaminadas a conseguir una planificación adecuada y


apropiada de la SST que se base en los resultados del examen inicial o de exámenes posteriores, o en
Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social Superintendencia de Riesgos del Trabajo “2007 -
Año de la Seguridad Vial” 17 datos disponibles. Esas disposiciones en materia de planificación
deberán contribuir a la protección de la seguridad y salud en el trabajo e incluirán: a) una clara
definición, el establecimiento de prioridades y la cuantificación, de ser pertinente, de los objetivos de
la organización en materia de SST; b) la preparación de un plan para alcanzar cada uno de los
objetivos, en el que se definan responsabilidades y criterios claros de funcionamiento, indicándose lo
que debe hacerse, quién debe hacerlo y cuándo; c) la selección de criterios de medición para
confirmar que se han alcanzado los objetivos señalados, y d) la dotación de recursos adecuados,
incluidos recursos humanos y financieros, y la prestación de apoyo técnico, según proceda.

El INAES, no posee instrumentado un Sistema de Gestión de la SST, por lo cual no existe elaborada
una Planificación de acciones y objetivos, con responsabilidades definidas y criterios establecidos,
con recursos adecuados humanos y financieros para cumplir directrices nacionales sugeridas al
respecto.

3.9. Objetivos en materia de seguridad y salud en el trabajo.

3.9.1. Las directrices nacionales señalan que: De conformidad con una política de SST basada en el
examen inicial o exámenes posteriores, tendrán que señalarse objetivos medibles en materia de SST
que deberán: a) ser específicos para la organización, apropiados y conformes con su tamaño y con la
naturaleza de las actividades; b) ser compatibles con las leyes y reglamentos pertinentes y aplicables,
así como con las obligaciones técnicas y comerciales de la organización en relación con la SST; c)
centrarse en la mejora continua de la protección de la seguridad y salud de los trabajadores para
conseguir los mejores resultados en materia de SST; d) ser realistas y posibles; e) estar
documentados, y comunicarse a todos los cargos de la organización, y f) evaluarse periódicamente y,
de ser necesario, actualizarse.
El desarrollo de los objetivos de SST es una secuencia natural de la política de SST (3.1). Después de
establecerse una política de SST, aparece una base a partir de la cual pueden generarse objetivos de
SST. El establecimiento o fijación de objetivos de SST representa el inicio de una progresión desde el
campo conceptual de la política de SST hasta un campo operativo expresado en toda la estructura/
diseño del sistema y la forma en que es medido. Los objetivos (proactivos y reactivos) deben ser
medibles y apropiados para el tamaño, la naturaleza y la complejidad de las actividades de la
organización. Deben reflejar los valores de la organización y su compromiso por las condiciones de
seguridad y el medio ambiente de trabajo. Algunos de los aspectos importantes que deben
considerarse en esta etapa, son: 1. Revisar el contenido de la política de SST (3.1). 2. Desarrollar una
lista de objetivos potenciales de SST que puedan ser medidos (por ejemplo, reducir la exposición a
plomo en un 10%, iniciar las investigaciones sobre accidentes el día mismo de ocurrido, etc.). 3.
Consultar con los representantes de los trabajadores y las gerencias.(especialmente a través de los
comité de seguridad, si los hubiera). 4. Pensar sobre cómo se medirán los resultados respecto de los
objetivos. Considerar que datos serán necesarios, quién los reunirá y cómo se transmitirán. 5.
Desarrollar una forma de hacer el seguimiento de la información que se usará para evaluar el
resultado respecto a los objetivos. 6. Obtener una aprobación de la dirección respecto a los objetivos
principales. 7. Considerar la manera en que los objetivos de SST serán comunicados a los trabajadores
y personas con responsabilidades individuales de SST. 8. Establecer un mecanismo para realizar una
revisión regular de los objetivos y sus resultados por parte de las gerencias. (si las hubiere) puede ser
a través de los comité de seguridad o mediante reuniones programadas a tal efecto. Al desarrollar
objetivos de SST, resulta útil revisar primero los siguientes documentos y registros: La política de SST.
Hallazgos del examen inicial y la documentación/ registros reunidos durante el examen inicial. Si
hubiera alguno, el manual o instrumento de auditoría de SST usado para evaluar los resultados.

3.10.3. Prevención, preparación y respuesta respecto de situaciones de emergencia.

En INAES, si bien no existe un sistema de SST, existen profesionales idóneos capaces de elaborar
y poner en funcionamiento dicho sistema. Debería exigirse a las autoridades, que expresen su
decisión política respecto a su implementación de forma correcta y total, dando cumplimiento a la
legislación vigente ya señalada precedentemente. El INAES es un organismo descentralizado de la
administración pública nacional, dependiente en el Organigrama estatal del Ministerio de
Desarrollo Social, el mismo posee una partida presupuestaria propia
dentro del presupuesto del estado nacional, asignada por ley. Si bien se trata de un organismo
relativamente pequeño en cuanto a la cantidad de trabajadores que ocupa del total del Estado, sus
condiciones edilicias resultan insuficientes y hasta inadecuadas, por resistir la posibilidad de una
adecuación a las normas de seguridad básicas, no tenidas en cuenta al momento de su construcción
o bien por burlarse al destino original previsto o posible.
3.10.1 Medidas de prevención y control.
Sin perjuicio de ello, si bien cuenta con equipos de lucha contra Incendio, no existe la capacitación
mínima de su personal, que posibilite ante una eventual emergencia, tener designado roles diversos
como líderes en caso de siniestro, ayudantes y responsables de utilización de los matafuegos y
mangueras, etc. Asimismo los empleados de los distintos pisos y sectores desconocen las vías de
evacuación y demás.
Si existe, en cambio, confort térmico, con unidades que refrigeran y calefaccionan los lugares de
trabajo, se cuenta con luminarias modernas de Leds, y dos ascensores para 4 personas cada uno
para su ascenso y descenso. Existe un ascensor para acceso a personal con capacidades diferentes,
un montacargas interno, carteles indicadores de salida y señalización de riesgo eléctrico en
tableros, No obstante ello, las condiciones de hacinamiento en algunos pisos, vulneran el espacio
reglado para cada trabajador según normativa vigente, socavando el medio ambiente de trabajo,
señalando por ejemplo, que en el piso 2do. del edificio de Avda. Belgrano 172, se desempeñan
diariamente y en forma simultánea, unos 60 trabajadores en una superficie aproximada de 10 mtros.
de ancho por 16 de fondo es decir 160 mts. Cuadrados, 2,66 metros 2 por trabajador.-
Existe personal competente que podría dar comienzo con la implementación de las Directrices, si
hubiera compromiso exteriorizado con directivas específicas de parte de las autoridades del
Instituto. Hay un pequeño grupo de personas que realizan tareas de mantenimiento, como ser,
pintura, reparación de todo tipo, albañilería, electricidad, recambio de luminarias, y encargada de
implementar cambios. La reparación de ascensores, y la limpieza y trabajo en altura se terceriza.
Desconocen los suscriptos si la organización ha llevado a cabo algún examen inicial sobre los
peligros existentes en la organización, para disponer de un sólido sistema de gestión de la SST, sin
perjuicio de señalar el entrevistado su cumplimiento, pero negándose cualquier acceso a dicha
información, señalando que en ellos se han identificado los peligros de la SS T y sus riesgos
asociados.

Es necesario en el INAES, contar con la realización de un examen inicial, con la participación de


todos los integrantes de la organización, partiendo así con un diagnóstico previo, que se realice para
conocer la situación real y actual de SST en la organización y así utilizarlo como punto de partida
para la implementación de un sistema de gestión de la SST, siendo ésta una herramienta específica
y concordante con las necesidades de la organización, que posibilite a sus miembros poder realizar
las recomendaciones necesarias de manera de contar con un sistema de gestión eficiente de la SST.
El examen inicial tiene como objetivo identificar los requisitos legales de las reglamentaciones
locales y nacionales que se deben aplicar, además de otros programas voluntarios que la
organización realice. Como propuesta de mejora, se pretende solicitar de manera formal a las
autoridades del Instituto, dar comienzo a los mismos, como lo señala la legislación vigente
(Resolución SRT 1068/2010) de manera de tener identificados los peligros y principales riesgos
físicos y a la salud existentes en las instalaciones del Edificio y desarrollar las medidas preventivas
necesarias para eliminar los peligros y control de riesgos para todo los miembros de la
organización, implementando su mejora continua.

En INAES, si bien no existe un sistema de SST, existen profesionales idóneos capaces de elaborar
y poner en funcionamiento dicho sistema. Debería exigirse a las autoridades, que expresen su
decisión política respecto a su implementación de forma correcta y total, dando cumplimiento a la
legislación vigente ya señalada precedentemente. Si bien el INAES, es un organismo
descentralizado de la administración pública nacional, dependiente en el Organigrama estatal del
Ministerio de Desarrollo Social, el mismo posee una partida presupuestaria propia dentro del estado
nacional, asignada por ley. Si bien se trata de un organismo relativamente pequeño en cuanto a la
cantidad de trabajadores que ocupa del total del Estado, sus condiciones edilicias resultan
insuficientes y hasta inadecuadas, por resistir la posibilidad de una adecuación a las normas de
seguridad básicas, no tenidas en cuenta al momento de su construcción o bien por burlarse al
destino original previsto o posible.
Sin perjuicio de ello, y si bien cuenta con equipos de lucha contra Incendio, no existe la
capacitación mínima de su personal, que posibilite ante una eventual emergencia, tener designado
roles diversos como líderes en caso de siniestro, ayudantes y responsables de utilización de los
matafuegos y mangueras, etc. Asimismo los empleados de los distintos pisos y sectores desconocen
las vías de evacuación y demás.
Si existe, en cambio, confort térmico, con unidades que refrigeran y calefaccionan los lugares de
trabajo, se cuenta con luminarias modernas de Leds, y dos ascensores para 4 personas cada uno
para su ascenso y descenso. Existe un ascensor para acceso a personal con capacidad diferente, un
montacargas interno, carteles indicadores de salida, y señalización de riesgo eléctrico de tableros,
No obstante ello, las condiciones de hacinamiento en algunos pisos, vulneran el espacio reglado
para cada trabajador según normativa vigente, socavando el medio ambiente de trabajo, señalando
por ejemplo, que en el piso 2do. del edificio de Avda. Belgrano 172, se desempeñan diariamente y
en forma simultánea, unos 60 trabajadores en una superficie aproximada de 10 mtros. de ancho por
16 de fondo es decir 160 mts. Cuadrados, 2,66 metros 2 por trabajador.-
Existe personal competente que podría dar comienzo con la implementación de las Directrices, si
hubiera compromiso exteriorizado con directivas específicas de parte de las autoridades del
Instituto. Hay un pequeño grupo de personas que realizan tareas de mantenimiento, como ser,
pintura, reparación de todo tipo, albañilería, electricidad, recambio de luminarias, y encargada de
implementar cambios. La reparación de ascensores, y la limpieza y trabajo en altura se terceriza.
Desconocen los suscriptos si la organización ha llevado a cabo algún examen inicial sobre los
peligros existentes en la organización, para disponer de un sólido sistema de gestión de la SST, sin
perjuicio de señalar el entrevistado su cumplimiento, pero negándose cualquier acceso a dicha
información, señalando que en ellos se han identificado los peligros de la SS T y sus riesgos
asociados.

PROPUESTA DE MEJORA:

Como propuesta de mejora, es necesario en el INAES, contar con la realización de un examen


inicial, con la participación de todos los integrantes de la organización, contando así con un
diagnóstico previo, que se realice para conocer la situación real y actual de SST en la organización,
y así utilizarlo como punto de partida para la implementación de un sistema de gestión de la SST,
siendo ésta una herramienta específica y concordante con las necesidades de la organización, y así
sus miembros poder realizar las recomendaciones necesarias de manera de contar con un sistema de
gestión eficiente de la SST. El examen inicial tiene como objetivo identificar los requisitos legales
de las reglamentaciones locales y nacionales que se deben aplicar, además de otros programas
voluntarios que la organización realice.

Se pretende solicitar de manera formal a las autoridades del Instituto, dar comienzo a los mismos,
como lo señala la legislación vigente (Resolución SRT 1068/2010). de manera de tener
identificados los peligros y principales riesgos de SST existentes en las instalaciones del Edificio y
desarrollar las medidas preventivas necesarias para eliminar los peligros y control de riesgos para
todo los miembros de la organización, implementando su mejora continua.