Вы находитесь на странице: 1из 1

1) Sócrates buscaba aportar al despertar del aprendiz y estimular el impulso para la búsqueda

personal y la verdad, el pensamiento propio y la escucha de la voz interior. El método socrático


también se conoce como "ironía socrática". La ironía es la primera de las fórmulas utilizadas por
Sócrates (filósofo griego) en su método dialéctico. Sócrates comienza siempre sus diálogos
psicopedagógicos y propedéuticos desde la posición ficticia que encumbra al interlocutor (en este
caso el alumno) como el sabio en la materia a tratar. Dado que Sócrates era considerado como el
hombre más sabio de Atenas es fácil entender el porqué de la ironía. El siguiente paso del diálogo
sería la mayéutica, esto es ayudar a sacar de dentro de la psique aquello que el interlocutor sabe
pero ignora saber. Para ello el método socrático sugiere realizar preguntas sencillas sobre el tema
en el que el sujeto (alumno) ha sido nombrado como sabio. Después, las respuestas que el
interlocutor daba a Sócrates eran rebatidas, en especial confutadas con la finalidad de que el
alumno descubriera que su "saber" era un conjunto de prejuicios y las fuera completando y
precisando por sí mismo tomando consciencia, en todo lo posible, de lo real.

2) René Descartes: creador del pensamiento filosófico moderno racional; Descartes, iniciador del
racionalismo se propuso hacer tabla rasa de la tradición y construir un nuevo edificio sobre la base
de la razón, explicando todo desde el principio de una nueva forma, con la eficaz metodología de
las matemáticas. Para lograrlo implementa su “Método”, donde poner en duda la totalidad de las
cuestiones al pensar funciona como justificativo para decir “si puedo poner todo en duda, si puedo
pensar todo lo que hay, es porque existo a la par de que pienso”. A partir de esto puede
complejizar su reflexión sobre nuevas situaciones.

La locución latina «cogito ergo sum», que en español se traduce frecuentemente como «Pienso
luego existo», siendo más precisa la traducción literal del latín «pienso, por lo tanto soy», es un
planteamiento filosófico de René Descartes, el cual se convirtió en el elemento fundamental del
racionalismo occidental. «Cogito ergo sum» es una traducción del planteamiento original de
Descartes en francés: «Je pense, donc je suis», encontrado en su famoso Discurso del método
(1637).

3) Tema a elección

4) Marx: concepto de la historia que se apoya en la actividad productiva y las relaciones sociales
que nacen de ella. Su pensamiento es el “materialismo histórico”, que consiste en concebir la
personalidad del hombre en tanto trabajador, relación que lo conecta con los otros hombres. Estas
relaciones de trabajo son resultado de la estructura económica del mundo en una época
específica. Para mantener al proletario productivo, los burgueses diseñan una superestructura que
mantiene la estructura esclavizante oculta. Las ideologías religiosas, filosóficas o morales, el orden
político y jurídico, son la superestructura, simple reflejo de lo que dicta la estructura económica
oculta.

Hegel: acuña el concepto llamado Idealismo, que, diferenciándose del pensamiento de Marx,
entiende a la historia como la transformación de las Ideas o historia de la Razón Absoluta. Este
pensamiento tiende a justificar toda la realidad después de ocurridos los hechos.