Вы находитесь на странице: 1из 3

Comentario RIMA XLII de Gustavo Adolfo Bécquer – David Catalán Hellín 03 / 04 / 2019

1. Localización del texto:


Gustavo Adolfo Bécquer es un escritor español nacido el 17 de febrero de 1836 en
Sevilla y uno de los mayores exponentes de la poesía posromántica.

Tras pasar por el Colegio de Naútica en San Telmo, o estudiar pintura y latín al cuidado
de su madrina, viajó a Madrid en 1845 junto a su hermano. En la capital colaboró en publicaciones
de periódico como España artística e hizo adaptaciones de obras de teatro bajo el pseudónimo de
Adolfo García, el cual compartía con su amigo Luis García Luna.

En 1858 contrajo una enfermedad de la que se restableció retirado en el Monasterio de


Veruela donde encontró tiempo para escribir sus Cartas desde mi celda y enviarlas a revistas varias.
Volvió a Madrid donde se enamoró de Julia Espín, a quien muchos críticos dicen que están
dedicadas parte de sus rimas. Finalmente, se casó con Casta Esteban y fue redactor de diario El
contemporáneo o censor mientras continuaba inmerso en la creación literaria.

Murió en Toledo en 1870 con 34 años a causa de la enfermedad que venía padeciendo y
pidió a su amigo Ferrán, también poeta, que publicara sus versos, los cuales había denominado El
libro de los gorriones.

Debido a su prematura muerte, su obra es breve y no recibió fama por ella en vida. Se
compone de las llamadas Rimas, un conjunto de 94 poemas breves, 25 leyendas y las mencionadas
Cartas, que suman un total de 9. El poema objeto de análisis pertenece a las Rimas, que destacan
por su intimismo, naturalidad y sencillez, que en su momento se oponían diametralmente a los
excesos retóricos propios del romanticismo y están influenciadas por poetas clásicos como
Garcilaso, Herrera y Rioja, o modelos más modernos como Lamartine, Musset o Byron. La obra se
divide en dos grandes bloques temáticos: la poesía y el amor. La Rima XLII pertenece a este último.

2. Género y subgénero literarios:


El texto pertenece al género lírico pues predominan las funciones expresiva y poética
del lenguaje, que se advierten al ofrecer su punto de vista subjetivo sobre unos hechos determinados
y en los juegos lingüísticos que se utilizan para ello. El tipo de estrofa no corresponde a ninguna
estructura reconocible como tal, aunque sigue el modelo de un romance heroico.
3. Análisis métrico:
En concreto, y debido a esto último, se trata de 12 versos endecasílabos y, por tanto, de
arte mayor, con rima asonante siguiendo una estructura - A, - A, - A, etc. En lo relativo al ritmo, el
eje estrófico se encuentra en la décima sílaba. La mayor parte de los acentos rítmicos recaen en la
sexta y la décima sílaba. Además, hay versos que cuentan con acentos extrarrítmicos en el 4º y el 8º,
por ejemplo, en el v. 12. A su vez, aparecen versos con acentos antirrítmicos como el 7º en el v.10.

4. Estructura:
El poema presenta una estructura trimembre, dividida en compuestos de cuatro versos
cada uno.
1) Cuando me lo contaron sentí el frío – la conciencia perdí de donde estaba.
La primera parte hace referencia a cómo el sujeto poético rememora el momento en que recibe una
noticia aciaga que le causa un profundo impacto e impresión.

2) Cayó sobre mí espíritu la noche - ¡y entonces comprendí por qué se mata!


Los siguientes cuatro versos describen el estado de ánimo contradictorio al que le ha empujado esa
noticia, y extrapola sus sentimientos en una reflexión que se advierte de carácter universal (v. 7-8).

3) Pasó la nube del dolor...con pena – Me hacía un gran favor...le di las gracias.
Por último, deja espacio para la calma y la reflexión situándose en el momento posterior al
recibimiento de la noticia y al malestar consecuente y agradece a su amigo que le haya hecho
conocedor del suceso.

5. Resumen y tema:
El tema del poema es, como se ha comentado anteriormente, el propio de las rimas que
forman parte de ese gran bloque del poemario dedicado al amor y al desengaño. Se narra cómo un
amigo le cuenta una noticia, que en principio le causa un gran pesar, pero que, progresivamente y
una vez desaparecido este, admite que es mejor haberlo sabido y agradece a su amigo que se lo haya
contado.

6. Análisis estilístico:
El poema hace gala de la sencillez del autor, que se advierte tanto en el léxico utilizado
como en su sintaxis (tan solo hay una subordinada, la de tiempo inicial, y el resto son coordinadas o
yuxtapuestas) y la escasa complejidad de su retórica.
La primera y tercera parte son de carácter más narrativo, abundan los verbos, mientras
que la parte central es descriptiva, centrándose en los sentimientos y en el campo semántico del
dolor. Así, en la primera parte, utiliza una metáfora, hoja de acero, para describir lo punzante y lo
frío de la noticia, que se ha quedado en su mente, en sus entrañas. Tras contar cómo casi pierde la
conciencia, mediante un ligero hipérbaton, pasamos a la segunda parte en la que habla de su
pesadumbre mediante una metáfora pura, la noche, que cubre hiperbólicamente cualquier atisbo de
alegría y cubre su ánimo con un manto de oscuridad. Esto despierta en el poeta sentimientos
encontrados, de ahí la antítesis entre ira y piedad, que son irrefrenables y que han llegado, como el
agua que anega, a cada recoveco de su alma. De ahí se pasa a una reflexión universal, en dos versos
presentados con una anáfora y en exclamaciones retóricas con polisíndeton para reforzar el mensaje,
sobre los motivos del llanto o del asesinato, figuras que podrían verse de igual manera como una
antítesis, como contrapuestas, por la forma en que se expresa el duelo de forma tan distinta, más
pasiva y calmada, o más activa y con un cariz de venganza.

Para terminar, la tercera parte comienza con una metáfora B de A (el dolor es como una
nube, pasajera) y se vuelve a la narración. Hay una interrogación retórica en ¿Quién me dio la
noticia?, que introduce ese agradecimiento al amigo por haberle contado esos hechos agridulces
para el poeta.

Похожие интересы