You are on page 1of 37

EDTA

Escuela de danzas tradicionales argentinas

Investigación de autores e investigadores de


danzas
Danzas populares II
PROFESORA :
Nancy Carpinelli

Ponce Ruth
DNI33306065
2º C TM 2019
Andrés Chazarreta

Nacido en Santiago del Estero un 29 en mayo de 1876.

Recopilador, guitarrista y empresario. Huérfano de madre a los cuatro años, se crió junto a
su abuela y a sus hermanos.

En 1895 se recibió de maestro y ejerció la docencia de niños y adultos hasta 1906, llegando
a ser Inspector de Escuelas en 1905. También fue maestro y ocupó cargos directivos en
escuelas militares.

De niño tocaba la armónica y el acordeón. Ya adolescente, sus hermanos le enseñaron


rudimentos de guitarra con los que aprendió a rasguear zambas, chacareras, escondidos,
vidalas y gatos.

En 1902 comenzó estudios de teoría y solfeo y técnica guitarrística, lo que le llevó a


interesarse por un tiempo en música académica europea entonces en boga. Como integrante
de una pequeña orquesta, conoció la ejecución de danzas como valses, mazurcas, schotis,
lanceros, serenatas y otras que se bailaban entonces en los salones aristocráticos.

En 1960 interpretó públicamente en un teatro de esa ciudad la Zamba d Vargas, un tema


tradicional que había transcripto y arreglado para guitarra y que hizo editar en Buenos Aires en
1908 por la Casa Medina, firmándolo como propio.
Influído por la Literatura tradicionalista y por las representaciones gauchescas de los circos
criollos, formó un elenco con bailarines y músicos santiagueños aficionados para poner en
escena las danzas y canciones tradicionales de la época.

En Julio de 1911 debutó en teatro Pasatiempo del Aguila, obteniendo un clamoroso éxito, a
pesar de la oposición oficial y de ciertas aristocracias locales, que veían en estas
representaciones un resabio del pasado 'bárbaro". poco después repitió la presentación en
Tucumán, donde se renovó el rechazo oficial y la aprobación popular.

La compañía dio otros espectáculos en diversos puntos de las provincias del noroeste.
Mientras tanto, Chazarreta continuaba con su labor docente y su tarea de recopilación y
transcripción de las obras de las cuales iba tomando conocimiento.

En 1918 viajó a Buenos Aires con el fin de interesar a literatos y empresarios en la


presentación de su compañía, pero no tuvo eco. En 1920 se asoció con el empresario teatral
Juan Mauri, quién más tarde se casaría con la cantante de la orquesta

La compañía debutó en el Teatro Politeama en Marzo e 1921, y permaneció en cartel por


más de un mes a razón de 2 funciones diarias. Este éxito posibilitó la realización de giras por
ciudades como La Plata, Rosario, Paraná, Córdoba y Montevideo. Desde entonces y hasta
1939, ya fuera con su compañía o con sus grupos de niños, Chazarreta retornaría año por
medio a la Capital.

Fundó allí en 1941 la Academia de Danzas Nativas y en 1942 la Orquesta de Arte Nativo.
En 1937 y 1943 encabezó audiciones en las radios Nacional, Belgrano, El Mundo y Stensor.
Desde 1929 hasta 1959 grabó innumerables discos para la RCA Víctor en solos, dúo, tríos,
cuartetos o con la orquesta, que llegó a tener veinte integrantes.
OBRA EDITADA: En Santiago del Estero: Álbum musical santiagueño de piezas criollas
coleccionadas para piano, publicado en homenaje al Centenario de la Independencia
Argentina, 1916; En Buenos Aires: Segundo Álbum musical santiagueño de tonadas y bailes
criollos para canto y piano, en 1920; Tercer Álbum musical de tonadas y bailes criollos para
canto y piano, 1923; Cuárto Álbum para piano y canto, 1927; Quinto Álbum de Música nativa,
1934; Sexto Álbum de Música Nativa, 1935; Séptimo Álbum de Música Nativa, 1940.

Fallece en su Santiago natal un 24 de abril de 1960.

El 10 de Abril de 1941 fundó en la Capital Federal el Instituto de Folklore que llevó su


nombre y llegó a tener 72 Sucursales en todo el país.

Ha publicado once álbumes de música nativa para piano y dos para guitarra, alcanzando el
total de sus composiciones a la cifra de 395 obras, entre recopilaciones y creaciones. Durante
35 años fue artista exclusivo de RCA Víctor, en donde realizó numerosos trabajos
discográficos.

Falleció el 24 de ABRIL DE 1960 y su pueblo consagró su nombre titulándolo: "Patriarca del


Folklore Argentino"

Hoy mas que nunca, cuando nuestro Folklore sigue en pié de lucha contra las diversas
expresiones que nos llegan de afuera, resurge la importancia de la labor primordial de don
Andrés:

LA DE HABER RECOPILADO Y RESCATADO DEL OLVIDO, LAS EXPRESIONES


CULTURALES DE NUESTRA TIERRA.
Carlos Vega
Poeta y musicólogo nacido el 14 de abril de 1898 en
Cañuelas, pero siendo muy joven abandonó su ciudad
natal. Para sus vecinos era “el loco Vega”, un guitarrero,
hombre bohemio y amante del arte, del que se burlaban
cuando se paraba sobre el banco de la Plaza para
recitar sus poemas.
Desde muy temprana edad tuvo dos vocaciones: la
poesía y la música, aunque optó por esta última. Sus
actividades en ese ámbito se iniciaron en febrero de
1927, cuando fue nombrado adscripto ad honorem en el
Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino
Rivadavia.

A instancias de Vega, en 1931 se creó allí el


Gabinete de Musicología Indígena, y en ese mismo año
realizó su primer viaje de investigación a la provincia de
Jujuy.
En el curso de su vida Vega realizó numerosos viajes por el interior y por otros países
latinoamericanos como Chile, Perú, Bolivia y Paraguay con la finalidad de estudiar a fondo las
características de la música autóctona, sus ritmos e instrumentos.
Con los documentos obtenidos por él se inició un archivo sonoro y fotográfico y una colección
de instrumentos musicales.
En 1944 el Gabinete creado por Vega se constituyó en el Instituto de Musicología Nativa
(decreto del presidente Farrel Nº32456/44). En 1948 se separó del Museo con el nombre de
Instituto de Musicología (Decreto del presidente Perón 20.082/48), dirigido por su fundador. Se
dedicó al estudio del folklore argentino y americano. Es autor de los volúmenes de versos
"Hombre y campo"; del de cuentos titulado "Agua" y de los ensayos "La música de un códice
colonial del siglo XVI" (1931), "Bailes tradicionales argentinos", "Danzas y canciones
argentinas" (1936), "Canciones y danzas criollas" (1941), "La música popular Argentina" (1944),
"Panorama de la música popular argentina" (1944), "Música sudamericana" (1946), "Los
instrumentos musicales aborígenes y criollos de Argentina" (1946), "El Himno Nacional
Argentino" (1960), "El canto de los trovadores en una historia integral de la música" (1963) y
"Las canciones folklóricas argentinas" (1963) entre otras.

En 1971 se denominó Instituto Nacional de Musicología del cual fue director y desde 1973,
como homenaje al distinguido investigador fallecido el 10 de febrero de 1966, el Secretario de
Cultura Dr. Arturo López Peña, por Resolución 75/73, lo denominó Instituto Nacional de
Musicología Carlos Vega.

Clotilde la ñusta
En estos días se está cumpliendo el segundo aniversario del fallecimiento de Ñusta de
Piorno, una figura entrañable para el Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires,
quien durante las décadas de los años 60 y 70 organizara una prolífica y altamente calificada
actividad cultural en nuestra institución.

Durante los años en que Clotilde Pascua Lozzia de Piorno, conocida en el ambiente literario
como Ñusta – princesa – de Piorno, manejó el área de cultura en el Círculo de Periodistas,
puede decirse que uno de los grandes ejes de la actividad cultural de la capital bonaerense, sin
duda pasaba por nuestra ciudad.

Charlas, conferencias, ciclos de cine, presentaciones de libros, actuaciones de conjuntos de


danzas y de grupos musicales de distintos géneros, formaban parte de una actividad que en el
Círculo de Periodistas se desarrollaba varias veces por semana.

Por ese valiosísimo aporte y por la calidez de una personalidad profunda y sencilla, puede
decirse que Ñusta de Piorno se lleva un capítulo grande y brillante en la larga y rica historia de
nuestra institución

Su fallecimiento, ocurrido en julio de 2012 en Mar del Plata, ciudad en la que hacía un
tiempo se había radicado provocó un profundo pesar en círculos culturales, sociales y
tradicionalistas de La Plata que reconocieron en su extensa labor a una escritora signada por la
impronta costumbrista que retrató con un gran amor por las raíces de su tierra.

Había nacido el 13 de abril de 1916 en Trenque Lauquen, ciudad de la que se fue a


temprana edad pero que la marcó por el resto de su vida. Creció junto a sus hermanos Otilio
Pascua Lozzia – destacado periodista platense – y Elda Pascua Lozzia – directora del conjunto
nativista “El Alero”- Luego se radicó en Mar del Plata.

La pampa, el mar y los antiguos fortines fueron su fuente de inspiración, los temas que
abordó con mayor enjundia e inocultable devoción a lo largo de su extensa labor. A raíz de eso
se ganó numerosos premios en nuestro país y en España. Entre otros, recibió el premio VI
Fiesta Nacional de Las Letras en 1969.

Con soltura y vibración humana, sus cuentos, relatos y poemas apelaron a un estilo que se
distinguió por la frescura y la fidelidad al gracejo criollo. Defensora del alma nativa, su
sensibilidad poética se levantó desde la pampa, pintando con color esa planicie inmensa.
Estaba casada con el ingeniero Narciso Piorno, quien durante un extenso período se
desempeñó como jefe de Vialidad provincial. Durante más de 20 años residieron
alternativamente en España y la Argentina. En ese ida y vuelta dio a conocer la literatura
pampeana y su encuentro con la castellana.

Su primer libro fue impreso en La Plata por Editorial “La Opinión”, el 9 de julio de 1942. Otra
de las características de su obra estuvo dada en que siempre fue editada como producto de
premios que recibió a lo largo de su carrera, tal vez por eso muchos de sus seguidores señalan
que su producción literaria no alcanzó la masividad que hubiera merecido.

La obra de Ñusta de Piorno recibió entre otros premios los del ayuntamiento de Laguna del
Duero, Justas Castellanas de Valladolid, premio Alarcón de Guadix en Granada; premio IV
Encuentro Literario en Zamora y premio Palencia, todos en España.

En Argentina fue distinguida por la Cámara de Diputados de la Provincia y la Federación


Gaucha Bonaerense; también obtuvo premios de la Municipalidad de Trenque Lauquen; una
plaqueta de la Legislatura bonaerense; premio de la Sociedad de Escritores de la Provincia,
entidad en la que también ocupó cargos directivos.

Además fue promotora y se desempeñó en numerosas instituciones nativistas. Con casi una
centuria sobre sus espaldas, Ñusta de Piorno escribió hasta sus últimos días.
Rubén Pérez Bugallo
Los datos aquí consignados fueron gentilmente cedidos por la señora Clara Gómez de
Pérez Bugallo.
Hemos transcripto los datos, que forman su currículum vitae, tal cual nos lo diera.

DATOS PERSONALES

APELLIDO Y NOMBRES: Pérez Bugallo, Rubén


Jorge.
NACIONALIDAD: Argentino.
LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO: Necochea
(Bs.As.), 11/08/1945.
MURIÓ: 10/02/2007.
DOCUMENTOS DE IDENTIDAD: DNI 5.387.839 –
CI 7.171.788.
DOMICILIO PARTICULAR: “La Calandria”. Isabel la
Católica 2949, (1664) Trujuy-Moreno (Bs.As.).
TELEFAX: 0237 4 811282.
E-mail: antigal@grupoantigal.com.ar

TITULOS

Bachiller. Colegio Nacional “José Manuel


Estrada”, Necochea,1965.
Profesor Superior de Folklore. Escuela Nacional de Danzas, Buenos Aires, 1976.
Licenciado en Ciencias Antropológicas. Facultad de Filosofía y Letras UBA, 1979.
CURSOS DE PERFECCIONAMIENTO Y ACTUALIZACION

Curso de Lengua Quichua. Dirección Nacional de Cultura-Casa de Santiago del Estero, Prof.
Domingo Bravo, Bs.As., l973.
Experiencias de campo en la investigación folklórica. Escuela Nacional de Danzas, Profs.
Jorge Novati, Susana Chertudi, María Mondragón, María Teresa Melfi. Bs.As., l973.
La realidad musical argentina. Instituto Nacional de Musicología, Prof. Bruno Jacovella. Bs.As.,
l976.
Seminario de Folklore, Musicología y Metodología de la Investigación. Facultad de Letras UCA,
Bs.As., l976.
Introducción al Quichua Santiagueño. Instituto Nacional de Antropología, Prof. Ricardo Nardi,
Bs.As., l982.
Seminario de Lenguas Indígenas. Universidad de Morón-Instituto de Pensamiento
Latinoamericano. Morón (Bs.As.), 1983.
Historia Política de la Música Popular Sudamericana. Centro de Estudios Históricos,
Antropológicos y Sociales Sudamericanos, Bs.As., l985.
El método Orff-Schulwerk y sus adaptaciones al folklore internacional. Facultad de Bellas Artes
UNLP, Prof. José Posada. La Plata (Bs.As.), l985.
Panorama de la Etnomúsica de Centro América y el Caribe. Instituto Nacional de Musicología,
Profs. Isabel Aretz y Luis Felipe Ramón y Rivera. Bs.As., l986.
Curso de guión documental para televisión. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., l992.
Raíces de la Etnomúsica en América Latina. Universidad del Salvador-Conservatorio Municipal
“Manuel de Falla”, Profs. Isabel Aretz y Luis Felipe Ramón y Rivera. Bs.As., noviembre-
diciembre l993.
Antropología del Arte Contemporáneo (Seminario de Posgrado). Prof. Arnd Schneider
(University of East London). Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., 2000.

BECAS, SUBSIDIOS Y PREMIOS RECIBIDOS


Becario interno de perfeccionamiento del Conicet, período l98l/l983
Becario interno del Fondo Nacional de las Artes, período l987.
Premio Obra Inédita. Fundación para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 1988.
Becario externo del Fondo Nacional de las Artes para realizar investigaciones en España y
Francia, período l989.
Subsidio Conicet para iniciar el Relevamiento Etnomusicológico de Salta (Res. CE 402/81).
Subsidio Conicet para la prosecución del Relevamiento Etnomusicológico de Salta (Res.CE
711/81).
Subsidio Conicet para realizar un relevamiento fílmico en comunidades chiriguano-chané. (Res.
CE 583/82).
Subsidio Conicet para estudios etnomusicológicos entre los Chiriguano de la provincia de Jujuy
(Res. B 1320/84).
Subsidio Conicet para el Relevamiento Antropológico de la Cultura Tradicional Bonaerense.
(Res. B L320/84).
Subsidio Conicet para investigaciones etnocoreológicas entre los Chiriguano-Chané del borde
occidental del Chaco. (Res. 1087/91).
Subsidio Conicet para la investigación de las danzas ceremoniales entre los Chiriguano-Chané
(Res. 0269, PIA 61867/99).
Premio Festival de Cine Documental . Moscú, 1984.
Premio Primer Festival de Cine de Pueblos Indígenas, México, 1985.
Premio Festival de Cine Independiente. Villa Gessel, 1984.
Mención Muestra Itinerante Illuminations. Québec (Canadá), 1992.
Tercer Premio Certamen Nacional de Video Documental. Mercedes (Bs.As.), 1992.
Mención Especial Certamen Nacional de Video Documental. Mercedes (Bs.As.), 1993.
Mención Especial Premios Nacionales de Cultura por la obra Catálogo Ilustrado de
Instrumentos Musicales Argentinos, l995.
Premio Cóndor, “En reconocimiento a la trayectoria en defensa dela Cultura Nacional”,
Fundación Estampas y Memorias, La Plata, l995.
Primer Premio en la categoría Música Étnica, por investigaciones realizadas en Pampa y
Patagonia. UNESCO-International Council of Music, 1997.
Premio Nacional de Antropología Cultural y Metodología de la Investigación, otorgado por la
Secretaría de Cultura de la Nación por la producción científica del período l99l/1994. Buenos
Aires, l997.
Premio “Vicenta Castro Cambón”. Gral. Rodríguez (Bs.As.), l999.
Premio por la realización de grabaciones discográficas de carácter documental. Consejo
Argentino de la Música, 2000.
Primer premio Exposición de Instrumentos Musicales Aborígenes a nivel Continental.
Universidad Autónoma “Tomás Frías”, Potosí (Bolivia), 2001.
Mención Especial Premios Nacionales de Cultura, por el CD Antigal. Música Criolla Tradicional
de la Argentina, 2002.
Premio “María Ruanova”. Diploma de Honor del Consejo Argentino de la Danza, por
investigaciones sobre danzas étnicas, 2003.
Incluido en la categoría de Figures Argentines e invitado a su ciclo anual de conferencias y
conciertos por la Fundación Royaumont de Francia, 2003.
Primer Premio en el Certamen de Video Danza Documental de Latinoamérica y el Caribe
(CAD-UNESCO), 2004.
Subsidio IUNA para la iniciación de investigaciones sobre La Tradición Musical Santiagueña
(Exp. 1/710/03), 2005.

ANTECEDENTES DOCENTES A NIVEL SUPERIOR


Profesor Titular de Folklore. Licenciatura en Musicología. Conservatorio “Juan José Castro” de
La Lucila (Bs.As.), l980.
Profesor Titular de Folklore Musical Argentino. Facultad de Artes y Ciencias Musicales UCA,
1983-1988.
Profesor suplente de Teorías del Folklore. Escuela Nacional de Danzas, l980.
Profesor Titular de Etnomúsica y Folklore. Facultad de Bellas Artes UNLP, 1984-1994-
Profesor Titular de Antropología Social. Carrera de Técnico en Promoción Comunitaria. Instituto
Superior de la Escuela Media 2 de Moreno (Bs.As.), 1990-1992.
Profesor Titular de Etnocoreología y Teorías del Folklore. Licenciatura en Etnomusicología,
Conservatorio Municipal “Manuel de Falla”, Bs.As., 1990-1993.
Profesor interino de Folklore General. Instituto Nacional Superior del Profesorado de Folklore,
Bs.As., l995-l999.
Profesor Titular de Organología I, Organología II e Introducción a la Etnomusicología. Carrera
de Musicoterapia, Universidad Interamericana. Bs.As., 1998-2003.
Profesor Titular del Seminario “Cargas simbólicas en las expresiones artísticas aborígenes”.
SEU-IUNA, 2002.
Profesor titular de Sistemática y Caracterología de la Música Criolla Argentina. IUNA, 2000 a la
actualidad.
Profesor Titular de Antropología de la Música. Instituto Superior de Música de Santa Fé,
Universidad Nacional del Litoral (2004).
Profesor Titular del Seminario de Etnomusicología. Facultad de Bellas Artes, Universidad
Nacional de La Plata (2005).
CARGOS EJERCIDOS
Investigador y Jefe de Museo del Instituto Nacional de Musicología. Bs.As., 1978-l983.
Director del Museo Arqueológico “Osvaldo Menghín” e Instituto de Investigaciones
Antropológicas de la Municipalidad de Chivilcoy (Bs.As.), 1988-1989.
Miembro de la Carrera del Investigador Científico del Conicet, 1983 a la actualidad.
Vicerrector Normalizador del Instituto Nacional Superior del Profesorado de Folklore, 1995-
1997.
Coordinador del plan de estudios de la carrera Licenciatura en Folklore, especialidad
instrumentos criollos, del IUNA, 2001-2002.
Director del grupo vocal e instrumental del IUNA, área transdepartamental de Folklore, 1996-
2004).
Miembro del Consejo Superior del IUNA, en representación del claustro de profesores , 2004.

CURSOS DICTADOS
Curso de actualización en Folklore. Secretaría de Estado de Cultura de la Nación-Casa de
Ricardo Rojas, Bs.As., agosto-septiembre l979.
Curso para Promotores Culturales. Dirección de Cultura de San Luis , septiembre l979; y
Neuquén, Noviembre l979.
Etnomusicología Argentina. Ciclo difundido por RAE (Radiodifusión Argentina al Exterior),
dependiente de la Secretaría de Estado de Comunicaciones. Año l979.
El aspecto artesanal en la organología musical argentina Instituto Nacional de Antropología,
Bs.As., octubre-noviembre l980..
Culturas Indígenas de la Argentina. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., abril-junio l98l.
Introducción a la Etnomusicología. Dirección General de Cultura-Museo Arqueológico de Salta,
octubre 1981.
Primer Curso de Música Indígena. Municipalidad de Gral. Pueyrredón-Museo “Lorenzo
Scaglia”, Mar del Plata, 5-10 de diciembre l983.
Visión antropológica del Universo Musical Indígena en la Argentina. Museo Etnográfico
“Dámaso Arce” de Olavaria (Bs.As.), 15-20 de mayo 1984.
Cultura tradicional y cultura popular. Municipalidad de Gral. Pueyrredón-Comisión de Estudios
Antropológicos de Mar del Plata, julio 1984.
Antropología de la Música. FECIC, Bs.As., octubre l984.
Grupos aborígenes de la Argentina. Cabildo Histórico de la Ciudad de Buenos Aires.,
noviembre 1984.
Itinerario, Historia y Actualidad de la Música Pampeana. FECIC, Bs.As., septiembre-noviembre
1985.
Las “proyecciones” del folklore. Municipalidad de Lobos (Bs.As.), noviembre 1986.
Cultura Mapuche. Consejo Provincial de Educación-Escuela Provincial de Bellas Artes de El
Bolsón (Río Negro), noviembre 1986.
Antropología y Folklore. Revisión de sus corrientes teóricas. Subsecretaría de Educación y
Cultura de la Municipalidad de Avellaneda (Bs.As.), mayo-agosto 1987.
Sistemas tradicionales de la música popular. Fondo Nacional de las Artes-Biblioteca “Juventud
Moderna”, Mar del Plata, julio 1987.
Las sociedades indígenas en territorio argentino. Museo Arqueológico Municipal de Chivilcoy
(Bs.As.), julio 1987.
Panorama etnohistórico y actualidad etnográfica en la Argentina. Museo “Florencio Molina
Campos” de Moreno (Bs.As.), septiembre-octubre l987.
La cultura guaraní. Dirección de Parques Nacionales, Puerto Iguazú (Misiones), octubre 1987.
Panorama cultural del mundo aborigen argentino. Dirección de Parques Nacionales-Museo de
la Patagonia, Bariloche (Río Negro), octubre 1987.
Introducción al estudio de música de tradición oral. Fundación Internacional de
Etnomusicología-Centro Cultural Gral. San Martín, Bs.As., octubre 1987.
Cosmovisión Mapuche. Dirección de Cultura de la Municipalidad de Tandil (Bs.As.), agosto
1988-
Aborígenes de la provincia de Buenos Aires. De la prehistoria a la actualidad. CICAD,
Moreno (Bs.As.), noviembre 1990.
Cultura espiritual y cultura material en la Argentina Indígena. Ministerio de Educación
Provincial-Dirección de Cultura municipal de Venado Tuerto (Sta. Fé), 7-ll de mayo 1991.
Culturas indígenas de la Argentina. Instituto de Arte Integral-Municipalidad de Tigre (Bs.As.),
junio 1991.
Hacia una sistematización de la música folklórica argentina (Curso-Taller). Dirección de Cultura
de la Municipalidad de Venado Tuerto (Sta. Fé), 12-16 de agosto 1991, e Instituto Superior del
Profesorado de Laborde (Cba.), 19-23 de octubre 1992.
La música criolla y sus formas tradicionales de externación vocal. III Encuentro Nacional de
Grupos Vocales, Venado Tuerto (Sta. Fé), 26-29 de noviembre 1992.
Antropología de la Música en ámbitos guaraníticos. Subsecretaría de Cultura de la Nación -
Municipalidad de Goya (Ctes.), 7-11 de junio 1993, y Subsecretaría de Cultura de Misiones-
Museo “Aníbal Cambas” de Posadas (Misiones), 6-8 de julio 1993
Grupos étnicos y situación sociocultural en territorio argentino. Sindicato de Luz y Fuerza de
Morón (Bs.As.), 27 de septiembre-2 de octubre 1993..
Experiencias etnomusicológicas en la provincia de Salta. Instituto Provincial del Aborigen-
Secretaría de Cultura, Salta, 7-10 de junio 1994
La base hispano-peruana del chamamé. Universidad “Inca Gracilazo de la Vega”, Lima (Perú),
enero 1995.
El chamamé, el folklore y el “folklore”. Historia y análisis de sus relaciones. Instituto Nacional de
Antropología, Bs.As., noviembre 1995.
Música Étnica Argentina (Seminario). Universidad de Valladolid (España), febrero 1996.
Historia del Movimiento Nativista en la Argentina. Secretaría de Cultura de Salta, septiembre
1997.
Curso Internacional de Folklore y Educación por el Arte. Universidad “Ricardo Palma”, Lima
(Perú), febrero 1999.
Teoría y práctica de las danzas criollas hispanoamericanas. Universidad de Antioquia-Escuela
Popular de Arte de Medellín (Colombia), septiembre 1999.
El universo musical mapuche. Universidad Nacional del Comahue, San Martín de los Andes
(Neuquén), 23-25 de octubre 1999.
Textualidad poética en el discurso ritual indígena. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As.,
abril-mayo 2001.
Certezas, equívocos y maltratos en la música étnica argentina. Secretaría de Cultura de la
Municipalidad de La Matanza, Centro de Estudios Folklóricos “Félix Coluccio”, Ramos Mejía,
marzo-noviembre 2002.
La música criolla argentina desde una perspectiva sistemática. Secretaría de Cultura de la
Municipalidad de La Matanza, Centro de Estudios Folklóricos “Félix Coluccio”. Ramos Mejía
(Bs. As.), abril-septiembre 2003.
Cine antropológico. Secretaría de Cultura de la Municipalidad de La Matanza, Centro de
Estudios Foklklóricos “Félix Coluccio”. Ramos Mejía (Bs- As-), abril–septiembre 2005.

PARTICIPACIÓN EN CONGRESOS, SIMPOSIOS Y JORNADAS


Congreso Nacional de Folklore. Secretaría de Estado de Cultura de la Nación, Laguna Blanca
(Formosa), 20-24 de junio 1979.
Simposio de Expresiones Folklóricas. Dirección de Cultura de Córdoba, Marcos Juárez (Cba.),
9-11 de diciembre 1979.
Congreso Internacional de Folklore Iberoamericano. Secretaría de Estado de Cultura de la
Nación, Santiago del Estero, 22-27 de septiembre 1980.
Congreso Iberoamericano de Estudiosos del Folklore. Las Palmas de Gran Canaria (España),
16-21 de noviembre 198l.
Congreso Internacional Interdisciplinario de Ciencias Médicas. Universidad del Salvador,
Bs.As., 27 de abril-2 de mayo 1982.
Jornadas sobre Regiones Folklóricas Argentinas. Fac. de Humanidades, Universidad de
Belgrano, Bs.As. 24 de agosto-21 de septiembre 1982.
Primer Encuentro de Estudiosos de Folklore. Dirección de Cultura de Río Negro, Allen, 10-13
de noviembre 1982.
Reunión de Política Indígena. Ministerio de Acción Social, Bs.As., marzo 1983.
Jornadas Nacionales de Artesanía Tradicional. Secretaría de Cultura de la Presidencia de la
Nación, Bs.As., 13-15 de junio 1983.
Primer Encuentro sobre Estudios Folklóricos Regionales. Dirección General de Cultura de La
Rioja, 13-15 de junio de 1983.
III Jornadas sobre Culturas Folklóricas Argentinas. Universidad de Belgrano, Bs.As., 5 de
septiembre – 3 de octubre 1984.
Primeras Jornadas Argentinas sobre Musicología.. Instituto Nacional de Musicología, Bs.As.,
22-24 de noviembre 1984.
Quintas Jornadas y Primer Congreso del Folklore Musical Argentino en la Educación.
Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Buenos Aires – Centro Cultural Gral.
San Martín, Bs.As., octubre 1984.
Primeras Jornadas Entrerrianas de Antropología Cultural. Ministerio de Educación y Justicia –
Fondo Nacional de las Artes, Concepción del Uruguay (Entre Ríos), 22-25 de agosto 1985.
Jornadas sobre Cultura Musical del Noroeste Argentino. Secretaría de Cultura de la
Municipalidad de Buenos Aires, diciembre 1986.
I Encuentro Cultural Mapuche Argentino-Chileno. Secretaría de Cultura de la Nación, El Bolsón
(Río Negro), 22-23 de noviembre 1986.
Encuentro Contemporáneo de Culturas Aborígenes. Municipalidad de la Ciudad de Buenos
Aires, Centro Cultural Gral. San Martín, 8-22 de marzo 1987.
VII Jornadas de Investigaciones Sociológicas. Teoría Social, Tiempo y Espacio. Fac. de
Ciencias Sociales y Económicas UCA, Bs.As., 13-15 de octubre 1987.
Segundo Encuentro de Antropólogos. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., 30 de
septiembre – 2 de octubre 1987.
Las Políticas Culturales y la Antropología Argentina Actual. Dirección Jornadas de Arte y
Antropología. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As-., julio 1988.
VI Encuentro de Estudiosos de Folklore. Subsecretaría de Cultura de Río Negro, Allen, 13-15
de abril 1989.
Jornadas de Cultura Tradicional. Diputación Provincial de Guadakajara (España, 19-24 de junio
1989.
VII Seminario de Investigación. Frontera Oeste. Escuela Superior de Gendarmería Nacional,
Bs.As., 26-27 de octubre 1989.
VII Encuentro de Estudiosos de Folklore. Allen (Río Negro), 9-12 de noviembre 1989.
Jornadas de Música y Folklore Argentino. Municipalidad de Campana (Bs.As.), 27-31 de agosto
1990.
Primeras Jornadas Santiagueñas de Folklore. Subsecretaría de Educación y Cultura –
Municipalidad de Santiago del Estero, 6-9 de septiembre 1990.
Muestra Nacional de Cine y Video Antropológico. Instituto Nacional de Antropología – Palais de
Glace, Bs.As.,, 3-13 de octubre 199l.
IV Festival Americano de Cine de los Pueblos Indígenas. Lima – Cuzco (Perú), 17-26 de junio
1992.
2da Muestra Nacional de Cine y Video Antropológico. Secretaría de Cultura de la Nación –
Subsecretaría de Cultura de Santa Fé, 23-28 de noviembre 1992.
Jornadas de Música Tradicional Bonaerense. Municipalidad de Ayacucho (Bs.As.), 14-15 de
mayo 1993.
III Muestra Nacional de Cine y Video Antropológico. Secretaría de Cultura de la Nación, Ciudad
de Salta, 16-21 de septiembre 1993.
III Jornadas Nacionales de Folklore. Ministerio de Cultura y Educación – INSPF, Bs.As., 3-5 de
noviembre 1993.
Octavo Congreso del Hombre Argentino y su Cultura. Secretaría de Cultura de Cosquín (Cba.),
24-29 de enero 1994.
IV Jornadas Nacionales de Folklore. Ministerio de Cultura y Educación – INSPF, Bs.As., 7-11
de noviembre 1994
Segunda Muestra Latinoamericana de Baile Folklórico por Pareja Instituto Nacional de Cultura,
Lima (Perú), 14-19 de enero 1995.
III Jornadas de Historia Bonaerense Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.), 20-30 de
enero 1995.
III Encuentro Internacional de Estudiosos del Folklore. Instituto de Investigación del Folklore
Cuyano, Mendoza, 14-18 de julio de 1995.
Segundo Encuentro de disciplinas folklóricas. Instituto de Folklore y Artesanías Argentinas,
Municipalidad de Avellaneda (Bs.As.), 19-21 de julio 1995.
VIII Encuentro de Estudiosos de Folklore. Allen (Río Negro), 19-22 de octubre 1995.
Semana de la Cultura Argentina. Colectivo Cultural “Giner de los ríos”, Ronda (España), 11-17
de febrero 1996.
Encuentro de Documentalistas de la Cultura Popular (Cine y Video). INSPF, Buenos Aires, 21-
22 de agosto 1996.
II Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. INSPF, Buenos Aires, 12-15 de
noviembre 1996.
II Jornadas Argentinas de Tradición e Identidad. Universidad Nacional del Comahue, Gral.
Roca (Río Negro), 4-8 de agosto 1997.
III Congreso Binacional de Folklore. Academia Nacional de Folklore Chileno y Argentino, Salta,
18-21 de septiembre 1997.
II Congreso Argentino de Americanistas. Sociedad Argentina de Americanistas, Buenos Aires,
III (Bs.As.), 16-17 de mayo 1998.
V Muestra Latinoamericana de Baile Folklórico por Pareja. Organización Internacional del Arte
Popular, Medellín (Colombia), 2-5 de septiembre 1998.
VI Festival Internacional de Danza por Pareja. Ministerio de Cultura, Medellín (Colombia), 7-11
de septiembre 1999.
IV Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. IUNA, Buenos Aires, 15-17 de
noviembre 1998.
VI Festival Internacional de Danza por Pareja. Ministerio de Cultura, Medellín (Colombia), 7-11
de septiembre 1999.
V Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. IUNA, Carlos Paz (Cba.), 9-12 de
noviembre 1999.
V Congreso Chileno-Argentino de Folklore. Universidad Católica de Valparaíso (Chile), 2-4 de
noviembre 2000.
VII Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. IUNA, Bs. As., 9-12 de noviembre de
2000.
VIII Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. Presidente del Simposio:
“Antropología de la Música. Hacia una complementariedad de perspectivas teórico-
metodológicas”. IUNA, Bs. As., 19-22 de noviembre de 2002.
Foro de Patrimonio Audiovisual y Memoria. Embajada de España en Buenos Aires – Radio
Nacional. 17-18 de junio de 2003.
IX Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur.IUNA, Bs. As., 18-21 de noviembre de
2003.
X Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur. IUNA, Bs. As., 16 – 19 de noviembre de
2004.
4tas. Jornadas de Historia de La Rioja y el Noroeste. Chilecito 8La Rioja), 17 – 19 de
noviembre de 2005.

PUBLICACIONES
“Proteccionismo cultural. Una concientización necesaria”. Patria, Año 3, N° 23, Bs.As., marzo
1975.
“El poncho sureño. Apuntes para su historia”. El Municipio, Gral. Viamonte (Bs.As.), 29/5/1975;
5/6/1975 y 12/6/1975.
“El folklore. Aportes para su delimitación
fenoménica”. Congreso Nacional de
Folklore, Universidad Nacional del
Nordeste, Resistencia (Chaco), 1979.
Exposición de Instrumentos Musicales
Etnográficos y Folklóricos de la
Argentina. Instituto Nacional de
Musicología, Bs.As., 1979. (En
colaboración).
“Relaciones entre Medicina Científica y
Medicina Popular Tradicional”.Folklore N°
300, Bs.As.,, enero 1980.
“Proyección política del Folklore”. Revista
de LRA Radio Nacional, Secretaría de
Estado de Comunicaciones, Bs.As.,
enero 1980.
“Caracterización de nuestro nativismo
musical”. Revista de LRA Radio Nacional,
Secretaría de Estado de Comunicaciones, Bs.As., marzo-abril 1980
“Instrumentos Musicales. Una actualización del panorama organológico de la argentina a través
de los ámbitos arqueológico, etnográfico y folklórico. Introducción”. Folklore N° 303, Bs.As.,
abril 1980.
“Instrumentos Musicales...Idiófonos arqueológicos”. Folklore N° 304, Bs.As., mayo 1980.
“Interferencias entre el hecho cultural y el dato antropológico”. Revista de LRA Radio Nacional,
Secretaría de Estado de Comunicaciones, Bs.As., mayo 1980.
“Instrumentos Musicales... El bastón de ritmo”.Folklore N° 305, Bs.As., junio 1980-
“Instrumentos Musicales... El sonajero de pezuñas”. Folklore N° 306, Bs.As., julio 1980.
"Instrumentos Musicales... El sonajero de calabaza”. Folklore N° 307, Bs.As., agosto 1980.
“Instrumentos Musicales... El sonajero de cuero”. Folklore N° 308, Bs.As., septiembre 1980.
“Instrumentos Musicales... La cascawilla”. Folklore N° 309, Bs.As., octubre 1980.
“Instrumentos Musicales... El birimbao”. Folklore N° 311, Bs.As., diciembre 1980.
Los instrumentos musicales etnográficos y folklóricos de la Argentina. Síntesis de los datos
obtenidos en investigaciones de campo (1931-1980). Secretaría de Estado de Cultura. Instituto
Nacional de Musicología, Bs.As., 1980. (En colaboración).
“Instrumentos Musicales... El sistro”. Folklore N° 312, Bs.As., enero 1981.
“Panorama organológico tradicional del Sudeste Salteño”.Comunicación y Cultura, Año I, N° 1,
Secretaría de Estado de Comunicaciones, Instituto Oficial de Radiodifusión, Bs.As., enero-
febrero 1981.
“Instrumentos Musicales... Matracas”. Folklore N° 314, Bs.As., marzo-abril 1981.
“Instrumentos Musicales...El triángulo”. Folklore N° 315, Bs.As., mayo-junio 1981.
“Cerro Colorado: Arqueología, turismo y depredación”. Comunicación y Cultura, Año 1, N° 3.
Servicio Oficial de Radiodifusión, Subsecretaría de Comunicaciones, Bs.As., noviembre 1981.
“Plan de Relevamiento Integral de la Música Tradicional Vigente o Superviviente en la
Argentina”. Revista del Museo Histórico Provincial, T. 3. Dirección Provincial de Museos y
Monumentos, Neuquen, 1980-1981.
“Los antiguos tambores de América”. Revista de LRA Radio Nacional. Subsecretaría de
Comunicaciones, Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Bs.As., febrero 1982.
Cultura Mapuche en la Argentina. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., marzo 1982. (En
colaboración).
Artesanías Tradicionales de la Argentina. Instituto Nacional de Antropología, Bs.As., 1982. (En
colaboración).
“El poblamiento del sudeste salteño a partir del contacto hispano-indígena”. Revista Nacional
de Cultura, Año 4, N° 12, Secretaría de Cultura de la Nación, Bs.As., 1982.
“Estudio etnomusicológico de los Chiriguano-Chané de la Argentina. Primera Parte.
Organología”. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología N° 9, Bs.As., 1979-1982.
“Un caso de folklore urbano: las comparsas salteñas”. Revista del Instituto de Investigación
Musicológica “Carlos Vega”, Año 5, N° 5. Universidad Católica Argentina, Bs.As., 1982.
Relevamiento Etnomusicológico de Salta / Argentina. Secretaría de Cultura. Instituto Nacional
de Musicología, Bs.As., 1983-84.
“Encuentros de comparsas”. El Tribuno, Salta, 6/3/1984.
“Antiguos cazadores y modernos depredadores”. Arte Informa Año 8, N° 48-49, Bs.As., 1984.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. El kultrún”. Revista Patagónica Año IV, N° 19,
Bs.As., julio-agosto 1984.
“El mundo mágico del kultrún”. Revista Patagónica, Año IV, N° 20, Bs.As., septiembre –
diciembre 1984.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. La kaskawilla”. Revista Patagónica Año IV, N° 21,
Bs. As., enero-marzo 1985.
“Testimonios Patagónicos”. Arte Informa, Año 9, N° 50-51, Bs.As., enero-abril 1985,
“Misiones Jesuíticas”. Arte Informa, Año 10, N° 52-53, Bs.As., mayo-agosto 1985.
“El tambor de agua chaquense”. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología N° 10,
Bs.As., 1983-1985.
“El folklore: Una teoría de la práctica”. Sapiens N° 5, Museo Arqueológico Municipal , Chivilcoy
(Bs.As.), 1985.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. La kiná”. Revista Patagónica. Año V, N° 23,
Bs.As.,, julio-septiembre 1985.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. El trompo”. Revista Patagónica, Año V, N° 26,
Bs.As., abril-junio 1986.
Las culturas musicales regionales de la Argentina I. Noroeste. Material de apoyo a la labor
docente. Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, CEDEM, 1986. (En colaboración).
Las culturas musicales regionales de la Argentina. Material audiovisual y Guía. Municipalidad
de la Ciudad de Buenos Aires, CEDEM, 1987. (En colaboración).
“Cosmovisión y universo musical mapuche. La pifilka”. Revista Patagónica, Año VI, N° 29,
Bs.As.,, enero-marzo 1987.
“El silbido del Piwichén”. Revista Patagónica, Año VI, n° 30, Bs.As., abril-junio 1987.
“Las canciones de la muerte entre los Aba”. Monsalvat N° 152, Barcelona (España), septiembre
1987.
“Especies coreográficas de la pre-puna salteña”. Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires,
CEDEM, 1987
“Cosmovisión y universo musical mapuche. El kullkull”. Revista Patagónica, Año VII, N° 34,
Bs.As.,enero-febrero 1988.
Las culturas musicales regionales de la Argentina II. Litoral. Municipalidad de la Ciudad de
Buenos Aires, CEDEM, 1988. (En colaboración).
“Moquehuá : topónimo para la polémica” La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 13/3/1988).
“Arqueología bonaerense. Los inicios”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 20/3/1988.
“Arqueología bonaerense. Esbozos de sistematización”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.),
10/4/1988.
“Arqueología bonaerense. Correlaciones e influencias”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.),
19/4/1988.
“Arqueología bonaerense. Objeciones y dudas”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 26/4/1988.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. El pilóilo”. Revista Patagónica, Año VII, N° 36,
Bs.As., mayo-junio 1988.
“Los “trabajos” de la “cultura” y la cultura del trabajo”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 7/5/1988.
“La memoria del aukán”. Savia Argentina, Año 2, N° 5, marzo 1988.
Folklore Musical de Salta. Buenos Aires, Fecic, 1988.
“Ayer y hoy del kamarúko”.Savia Argentina Año 2, N° 6, mayo 1988.
“Cosmovisión y universo musical mapuche. La trutrúka”. Revista Patagónica Año VII, N° 37,
julio-agosto 1988.
“Elogio de la mentira criolla”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 11/8/1988.
“La vigencia el conflicto inca-guaraní”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 10/9/1988.
“Una isla de poesía”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 22/9/1988.
“Fuera, Catriel...!”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 27/10/1988.
“Kiñé anái chi kïdáun (El trabajo de un amigo)”. Revista Patagónica Año VIII, n° 39, Bs.As.,,
noviembre-diciembre 1988.
“De trewel-kó a Chivilcoy”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 4/8/1988.
“El fuego encendido de Karaí”. Savia Argentina Año II, N°° 7, diciembre 1988.
“La atracción del Nowét”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 18/12/1988.
“La Navidad, del Evangelio al Folklore”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 22/l2/1988.
“Hoy: Villancicos vs. Televisores”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 23/12/1988.
“El regreso del Pichiwéntru”. Monsalvat N° 166, Barcelona (España), diciembre 1988
.”El nacimiento del kultrún”. Revista Patagónica Año VIII, N° 40, enero-febrero 1989.
“Estudios de música tradicional bonaerense. Andanzas de la mazurca”.La Razón, Chivilcoy
(Bs.As.), 27/1/1989.
“Estudios de música tradicional bonaerense. Un “mate amargo” con historia”. La Razón,
Chivilcoy (Bs.As.), 1/2/1989.
“Estudios de música tradicional bonaerense. La habanera”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.),
23/3/1989.
“Estudios de música tradicional bonaerense. La habanera entre la “sociedad”. La Razón,
Chivilcoy (Bs.As.), 10/3/1989.
“La habanera en el Noroeste Argentino”. La Razón. Chivilcoy (Bs.As.), 5/4/1989.
“La habanera en el Sur”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 13/4/1989.
“La habanera en nuestra provincia”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 17/4/1989.
“La declinación de la habanera”. La Razón, Chivilcoy (Bs.As.), 20/4/1989.
“El baile del torito en Iruya”. Monsalvat N° 171, Barcelona (España), mayo 1989.
“El arco musical patagónico”. Revista Patagónica Año VIII, N° 41, marzo-junio 1989.
“Flautas entre los Tehuelches ? “. Revista Patagónica año IX, N° 43, octubre-diciembre
“Los silbatos chaquenses”. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología T. XVII / 2,
Bs. As., 1988-89.
Painé Taïell. Musica Mapuche de la Argentina. Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Río
Negro, 1990.
“Los camarucos de Sahihueque según un maestro del Chubut. (Y un aporte para la historia de
nuestra burocracia cultural). Revista Patagónica Año X, n° 46, julio-septiembre 1990.
“La tradición y el tradicionalismo. Una buena ocasión para ejemplificar”. Para Vd., Moreno
(Bs.As.), noviembre 1990.
“La elaboración de la flauta travesera”.Revista Patagónica Año X, N° 47, octubre-diciembre
1990.
Dichos Criollos. Aporte para la actualización de la paremiología popular bonaerense.
Buenos Aires, ECA, 1990.
“Calendario salteño de celebraciones tradicionales”. Savia Argentina Año III, N° 8, enero 1991.
“La flauta de Doña Rosa”. Revista Patagónica Año XI, N° 50, julio-septiembre 1991.
Nuestros dichos y refranes. Cuadernos de Cultura y Comunicación Social N° 8. Subsecretaría
de Cultura de la Provincia de Buenos Aires, La Plata, 1992.
“Corrientes musicales de Corrientes (Argentina)”. Latin American Music Review Vol. 13, N° 1.
University of Texas, Spring/Summer 1992.F
“El ritual de la ceniza”. Revista Patagónica Año XI, n° 53, abril-junio 1992
“Los vínculos peruano-paraguayos en la Epoca Colonial”. Folklore Año 1, N° 1, Bs.As., octubre
1992.
“Presencia de especies líricas y coreográficas de procedencia peruana en el Paraguay y la
Mesopotamia argentina”. Folklore Año 1, N° 2, Bs.As., diciembre 1992.
“Vestigios y reconstrucciones del triste peruano en el Litoral”. Folklore Año l, N° 3, Bs.As.,
enero 1993.
“Acerca de los “Bailes de dos” en el Litoral”. Folklore Año 2, N° 4, Bs.As., marzo 1993.
“Carlos Vega. El estímulo de la incomprensión”. Folklore Año l, N° 5, Bs.As., mayo 1993.
“Manuel Gómez Carrillo. La memoria de los cantores”. Folklore Año 1, N° 6, Bs.As., junio-julio
1993.
Pillantún. Estudios de etno-coreología patagónica y pampeana. Buenos Aires, Búsqueda de
Ayllu, 1993.
“El romance monorrimo y sus derivados en las provincias litoraleñas”. Folklore Año 1, N° 7,
Bs.As., agosto 1993.
“Los últimos vestigios del arco musical tehuelche en La Pampa”. Caldenia, Santa Rosa (La
Pampa), 29/8/1993.
“La primera ranchera”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 26/9/1993.
“Kultrunes de La Pampa. Viaje inverso desde la etnoestética a la etnohistoria”. Caldenia, Santa
Rosa (La Pampa), 7/11/1993.
“El romance criollo en el Litoral”. Folklore Año 1, N° 8, Bs.As., noviembre 1993.
“La llegada del vals, un baile “planetario”.Caldenia, Santa Rosa, La Pampa, 28/11/1993.
Catálogo Ilustrado de Instrumentos Musicales Argentinos. Buenos Aires, Ediciones del Sol,
1993.
“El vals acriollándose”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 5/1l/1993.
“El vals en La Pampa”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 5/12/1993.
“La guitarra mbyá”. Primera Edición, Posadas (Misiones), 26/12/1993.
“El carnaval de los “indios”. Una advertencia sobre el conflicto social”. Cuadernos del Instituto
Nacional de Antropología N° 14, Bs.As., 1992-1993.
“El flautín de los “chinos”. Manos Artesanas Año 1, N° 4, Haedo (Bs.As.), diciembre 1993.
“Tras los rastros de la polka”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 23/1/1994.
“Polkas del campo y de la ciudad”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 30/1/1994.
“La vigencia de la polka”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 20/2/1994.
“Veinte años y un cogollo”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 17/4/1994.
“La madre de las rancheras”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 15/5/1994.
“El chotis. De Escocia a las pampas”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 3/7/1994.
“El folklore del Tercer Milenio”. La Opinión, Rafaela (Sta Fé), 11/7/1994.
“Los estudios de Folklore en la Argentina”.Folklore Americano N° 57, Instituto Panamericano de
Geografía e Historia, México, enero-junio 1994.
“De la country-dance a la habanera”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 18/9/1994.
“La habanera, canción y danza”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa),25/9/1994.
Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 2/101994).
“Payadores de La Pampa”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 2/10/1994.
“La payada blanquinegra”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 16/10/1994.
“Los “pies de gato” en Corrientes”. Folklore Año 2, N° 10, Bs.As., noviembre 1994.
“La copla correntina”. Folklore Año 2, N° 11, Bs.As., diciembre 1994.
“Ezeiza y Santillán. La payada continúa”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 31/12/1994.
“Mbwía opuïraénwi (El hombre canta). Estudio Etnomusicológico de los Chiriguano-Chané de la
Argentina. Cancionero tradicional”. Suplemento Antropológico Vol. XXIX, N° 1-2. Universidad
Católica, Centro de Estudios Antropológicos, Asunción (Paraguay), diciembre 1994.
“Instrumentos musicales del Chaco argentino vinculados a la atracción sexual”. Cuadernos del
Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano N° 15, Bs.As., 1994.
“Las coplas “del angelito” en el Litoral”. Folklore Año 2, N° 12,Bs.As., enero 1995.
“Cómo se hace un kultrún”. Manos Artesanas Año 2, N° 8, Haedo (Bs.As.), enero 1995.
“La base hispano-peruana del chamamé”. Segunda Muestra Latinoamericana de Baile
Folklórico por Pareja, Universidad “Inca Gracilazo de la Vega”, Instituto Nacional de Cultura,
Lima (Perú), enero 1995.
“La zamba de Santillán”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 15/1/1995.
“Cuando Santillán “sacó la oreja”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 15/1/1995.
“Los antiguos contrapuntos populares”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 19/3/1995.
“Un Espinel de décimas”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 26/3/1995.
“Andanzas de payadores. Un pampeano en Buenos Aires”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa),
7/5/1995.
“Chalchaleros y zorzales en la historia del canto criollo”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa),
14/5/1995.
“La copla en yopará”. Folklore Año 2, N° 14, Bs.As.junio 1995.
“Canto y sacralidad mapuche. Su manifestación epigonal en la provincia de Buenos Aires”.
Revista de Historia Bonaerense Año II, N° 6, Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.),
junio 1995.
“La mandolina quemada”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 2/7/1995.
“El gato de Lavalle”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 6/8/1995.
“El mimbuï retá. Una flauta de Pan en la selva”. Primera Edición, Posadas (Misiones),
27/8/1995.
“Del Perú a Corrientes (Y del fandango al chamamé)”. Folklore Año 2, N° 15, Bs.As. agosto
1995.
“Los Carabajal en la Historia de la Música Santiagueña. 1era. Parte”. Folklore Año 2, N° 15,
Bs.As., agosto 1995.
“Los Carabajal en la Historia de la Música Santiagueña. 2da. Parte”. Folklore Año 2, N° 16,
Bs.As., octubre 1995.
“Rutas y huellas del fandango y la zamacueca”. Folklore Año 2, N° 16, Bs.As., octubre 1995.
“El payador mestizo”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 15/10/1995.
“La raíz hispano-peruana del chamamé”. III Jornadas Nacionales de Folklore, INSPF, Bs. As,,
1995.
“Los Carabajal en la Historia de la Música Santiagueña. 3era. Parte”. Folklore Año 2, N° 17,
Bs.As, diciembre 1995.
“Contrastes en Rapanui”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 31/12/1995.
“Balanzas que no suenan y silbidos que no pesan”. Relaciones de la Sociedad Argentina de
Antropología, T. XX, Bs.As., 1995.
“El canto de contrapunto en Corrientes”. Folklore Año 3, N° 18, Bs.As., enero 1996.
“Hombres y mujeres rapanui”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 14/ 1996.
Diccionario actualizado de Payadores Argentinos. Colectivo Cultural “Giner de los Ríos”, Ronda
(España), 1996.
“Los artesanos de “La Gran Ballena”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 25/2/1996.
“La vía hispano-peruana hacia Corrientes. Más pruebas poéticas”, Folklore Año 3, N° 20,
Bs.As., mayo 1996.
El chamamé. Raíces coloniales y des-orden popular. Buenos Aires, Ediciones del Sol, 1996.
“Cielitos y compuestos”. Folklore Año 3, N° 21, Bs.As., junio 1996.
“Ruido británico en el jolgorio español”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 7/7/1996.
“El primer documento escrito sobre el chamamé”. Folklore Año 3, N° 22, agosto 1996.
“La propiedad cultural consciente”. La Opinión, Rafaela (Sta. Fé), 14/10/1996.
“La poesía folklórica de la Corrientes unitaria”. Folklore Año 3, N° 23, Bs.As., octubre 1996.
“Relevamiento y estudio de la música criolla tradicional de la provincia de Buenos Aires
(Informe de avance).” Cuartas Jornadas Nacionales de Folklore, INSPF, Bs. As., 1996.
“Por donde anduvo Garay”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 17/11/1996.
“Bruno C. Jacovella: El que sobrevivió con jovialidad”. Folklore Año 4, N° 24, Bs.As, noviembre
1996.
“Uno de los primeros renovadores: el chalchalero Saravia”. Folklore Año 4, N° 24, Bs.As.,
noviembre 1996.
Música Criolla Tradicional de la Provincia de Buenos Aires, República Argentina. Buenos Aires,
El Arca-Melopea, 1996.
“La décima espinela en la Argentina. Areas de dispersión y grado de vigencia”. Música Oral del
Sur N° 2. Centro de Documentación Musical de Andalucía, Granada (España), 1996.
“Las décimas de la Revolución de Itatí”. Folklore Año 4, N° 25, Bs.As., diciembre 1996.
“Memoria de Bruno Cayetano Jacovella (1910-1996). Revista de Investigaciones Folklóricas
Vol. II, Bs.As., diciembre 1996.
“De la idealización al dirigismo de la identidad. Funcionalismos de ayer y de hoy”. Mitológicas
Vol. 11, CAEA-CONICET, Bs. As., 1996.
“El folklore de Cosquín”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa), 9/3/1997.
“El primer reemplazo: los “cielitos” de mitad del Siglo XIX”.Folklore Año 4, N° 26, Bs.As.,marzo
1997.
“Historia de la Música Nativista. Los inicios del tradicionalismo”. Caldenia, Santa Rosa (La
Pampa), 30/3/1997.
“Historia de la Música Nativista. Norte, Cuyo y Litoral en Buenos Aires”. Caldenia, Santa Rosa
(La Pampa), 6/4/1997.
“Historia de la Música Nativista. Los años cuarenta. Precisiones conceptuales”. Caldenia, Santa
Rosa (La Pampa), 20/4/1997.
“Elementos poéticos y musicales que contribuyeron a la gestación de las expresiones criollas
en el Litoral”. Folklore Año 4, N° 27, Bs.As., mayo 1997.
“Historia del Movimiento Nativista. Los primeros cuartetos”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa),
15/6/1997.
“Historia del Movimiento Nativista. Del Nuevo Cancionero al segundo santiagueñazo”. Caldenia,
Santa Rosa (La Pampa), 6/7/1997.
“Historia del Movimiento Nativista. El folklorazo... del rock”. Caldenia, Santa Rosa (La Pampa),
13/7/1997.
“La refalosa federal. Una danza hipotética”. Revista de Historia Bonaerense Año IV, n° 14,
Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.), julio 1997.
“El coplerío del aguardiente”. Folklore Año 4, N° 29, agosto 1997.
Katináj. Estudios de etno-organología musical chaquense. INSPF-Búsqueda de Ayllu, Buenos
Aires, 1997.
“El cancionero colorado de Corrientes”. Folklore Año 4, N° 30, Bs.As.,octubre 1997.
“Las mujeres y la tradición musical bonaerense”. Revista de Historia Bonaerense Año IV, N° 15.
Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.), octubre 1997.
“Las coplas celestes de Corrientes”. Folklore Año 5, N° 31, Bs.As., noviembre 1997.
“Los Manseros Santiagueños. Treinta y cinco años de música mansa”. Folklore Año 5, N° 31,
Bs.As., noviembre 1997.
“Los versos del “gusto cabal”. El paso del prerromanticismo peruano por la campaña
correntina”. Folklore Año 5, N° 32, diciembre 1997.
“Materiales etnocoreográficos sobre el carnaval urbano en Salta”. Hombre y Cultura en
Hispanoamérica, Universidad Nacional de Salta, Consejo de Investigación, Facultad de
Humanidades, Instituto de Folklore y Literatura Regional, Salta, 1997.
“La larga discusión del tres con el cuatro, desde el Perú a Corrientes”. Folklore Año 5, N° 33,
Bs.As., febrero-marzo 1998.
“El amor tras de la muerte” recorriendo América y nuestras provincias”. Folklore Año V, N° 34,
Bs.As., abril 1998.
“Jardines de amor” en el campo correntino”. Folklore Año V, N° 35, mayo 1998.
“Jardines de amor” en el campo correntino. 2da. Parte”. Folklore Año V, N° 36, Bs.As., julio
1998.
“Huayno, cueca, zamba y polca. Variaciones sobre un mismo tema”. Folklore Año V, N° 37,
Bs.As., septiembre 1998.
“De alabanzas y chacareras”. Folklore Año V, N° 38, Bs.As., 1998.
“Más sobre chacareras y alabanzas”. Folklore Año VI, N° 39, noviembre 1998.
Antigal. Música Criolla Tradicional de la Argentina. IUNA-INSPF, Buenos Aires, 1998.
“Guillermo Perkins Hidalgo, Bruno Jacovella y un aporte inédito sobre poesía criolla tradicional
correntina”. II Congreso Argentino de Americanistas, T. 1. Sociedad Argentina de
Americanistas, Bs.As., 1998.
“Contradicciones y reformulaciones en la percepción ético-espacial de los Mapuche
argentinos”. II Congreso Latinoamericano de Folklore del Mercosur, INSPF, Bs.As., [1996]
1998.
“El repertorio murguero suburbano hacia la mitad del siglo”. II Congreso Latinoamericano de
Folklore del Mercosur, INSPF, Bs.As., [1996] 1998.
“De la “Carta Serrana” al “Lamento correntino”.Folklore, Año VI, N° 40, Bs.As., enero 1999.
Cancionero Popular de Corrientes. Buenos Aires, Ediciones del Sol, 1999.
“Los alimentos sagrados en territorio argentino”. Todo es Historia N° 380, Bs.As., marzo 1999.
“Autopercepción y alteridad en los gentilicios del Chaco. El caso de los “Matacos”. Novedades
de Antropología Año 8, N° 3, Bs-As., abril-mayo 1999.
“Chamamés populares parientes del gato”. Folklore Año VI, N° 41, Bs.As.,, abril 1999.
“Las primeras canciones de nuestra memoria”. Revista de Historia Bonaerense Año 5, N° 19,
Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.,), abril 1999.
“Los zapateos del chamamé”. Folklore Año VI, N° 42, Bs.As., mayo 1999.
Instrumentos Musicales Aborígenes. Acerca de la Organología. Instituto Nacional de
Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Bs.As., 1999.
“El “cañaveral” de “mi casa” es “blanco y azul”. Folklore Año VI, n° 43, Bs.As., julio-agosto
1999.
“Los pre-requisitos existenciales del arte folklórico.(A partir de una sintética Historia del
Movimiento Nativista). I Conferencia Sudamericana de Expertos en Cultura Tradicional,
IOV-UNESCO-UIGV-INC, Lima (Perú), 1999.
“La revolución de los acordeones”. Folklore Año VI, N° 44, Bs.As., septiembre 1999.
“Tradicionalismo, nativismo y proyección folklórica en la música argentina. Labor y huella de los
Gómez Carrillo”. Estudios y Documentos referentes a Manuel Gómez Carrillo, T. 1. Academia
de Ciencias y Artes de San Isidro (Bs.As.), 1999.
“Del vals al valseado”. Folklore Año VII, N° 45, Bs.As., noviembre 1999.
“La historia en los dichos. Algunas tentativas de interpretación paremiológica”. Revista de
Historia Bonaerense Año V, N° 20, Instituto Histórico del Partido de Morón (Bs.As.), diciembre
1999.
“Del vals al valseado. 2da. Parte”. Folklore Año VII, N° 46, Bs.As., diciembre 1999.
“Las fórmulas poéticas del canto payadoril”. Folklore Latinoamericano T. 1, INSPF, Bs.As.,
[1997] 2000.
“De la mazurca a la ranchera”. Folklore Año VII, N° 47, Bs.As., enero 2000.
“Desde Praga a Corrientes. El arribo de la polka”. Folklore Año VII, N° 48, Bs.As., febrero 2000.
“Las vacas de Irala”. Todo es Historia Año XXXIII, n° 394, Bs.As., mayo 2000.
Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana. (10 tomos). Instituto Nacional de las
Artes – Ministerio de Cultura – Sociedad General de Autores de España. Biblioteca del Quinto
Centenario, Madrid (España), 2000. (en colaboración).
“Otra vez polka...!”. Folklore Año VII, N° 49, Bs.As., mayo 2000.
“De la ecossaise al chotis”. Folklore Año VII, N° 50, Bs.As., julio 2000.
“La “metáfora carnavalera” entre los Chiriguano-Chané”. El Corsito N° 22. Centro Cultural
“Ricardo Rojas”, UBA, Bs.As., julio 2000.
“La gestación de la habanera”. Folklore Año VII, N° 51, Bs.As., agosto 2000.
“La habanera y sus afines”. Folklore Año VII, N° 52, Bs.As., septiembre 2000.
“El marote chaqueño”. De mis pagos Año 3, N° 13, Bs.As., noviembre-diciembre 2000.
“Acerca de la chamarrita”. Folklore Año VII, N° 53, Bs.As., noviembre 2000.
“Memoria de los bailes gringos”. Revista de Historia Bonaerense Año VII, N° 22. Instituto
Histórico del Partido de Morón (Bs.As.), noviembre 2000.
“La chamarrita: una variedad de la polka”. Folklore Año VIII, N° 54, Bs.As., enero 2001.
“Síntesis sobre el rasguido doble”. Folklore Año VIII, N° 55, Bs.As., febrero 2001.
“La antigua fisonomía del gato bonaerense”. De mi pago Año 4, N° 14, Bs.As., febrero 2001.
“Por áhi andaba Garay...”.Todo es Historia Año XXXV, n° 406, Bs.As., mayo 2001.
“A cada chancho le llega su San Martín”. Todo es Historia Año XXXV, N° 407, Bs.As., junio
2001.
“Suspiraba una doncella”. El curioso antecedente paraguayo de una tonada neuquina”. De mi
pago Año 4, N° 15, Bs.As., agosto-septiembre 2001.
“El repertorio vidalero del carnaval salteño”. Folklore Latinoamericano T. II, INSPF, Bs.As.,
[1998]2001.
“Arte y ciencia del Folklore Musical”. Música Criolla Tradicional de la Argentina, IUNA, Bs.As.,
2001.
“Chiriguano-Chané: una relación paradigmática de desigualdad”. Scripta Ethnologica Vol. XXIII.
CAEA-CONICET, Bs. As., 2001.
“La imagen del indio en la paremiología popular bonaerense”. Revista de Historia Bonaerense,
Año IX, N° 24. Instituto Histórico de Morón (Bs. As.), diciembre 2002.
“Primeras aproximaciones etnocoreológicas entre los Chiriguano-Chané de Salta y Jujuy”.
Folklore Latinoamericano T. III. IUNA, Bs. As.,[1999-2000] 2002.
“Yapuïráe Guásu” (‘La Gran Danza’). Aproximación etnocoreológica contextual entre los
Chiriguano-Chané”. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento
Latinoamericano 19, Buenos Aires, 2000-2002.
“El iwyra’ì: relicto sonoro de la vara-insignia entre los Mbyá”. Relaciones de l sociedad
Argentina e Antropología XXVII: 29-40, Bs. As., 2002.
“La Argentina Indígena hasta el Siglo XXI”. Modules in Emerging Fields. Indigenous cultures of
Spanish América. Connecticut College. Departament of Hispanic Studies. New London, EEUU,
2003.
“Les musiques orales argentines et leur devenir”. Fondation Royaumont, France, Saison
musicale 2003.
“Las takuaras sagradas de las mujeres mbyá”. Scripta Ethnologica Vol. XXV, Buenos Aires,
CAEA, 2003.
“Viejos y nuevos detalles sobre el uso de la guitarra entre los Mbyá de la provincia de
Misiones”. Folklore Latinoamericano t. V, IUNA, Bs. As.,[2001] 2004.
“El núcleo generador de la potencia y la sabiduría entre los Mbyá”. Folklore Latinoamericano t.
VI, IUNA, Bs. As., [2002] 2004.
Cancionero Tradicional Bonaerense. Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Instituto
Cultural, 2004.
Cancionero Autoral Bonaerense. Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Instituto Cultural,
2004.
Poesía y Música Étnica Argentina. Sociedad Argentina de Antropología, Bs.As., 2004.
“Lindo título”. (Respuesta a “Desfaciendo entuertos”, comentario de Irma Ruiz). Relaciones de
la Sociedad Argentina de Antropología XXIX: 373-378, Bs. As., 2004.
“El compuesto de doña Pastora”. De mis Pagos, Año 5, Nº 21, agosto-septiembre 2005.
“La flauta larga de los varones mbyá”. Folklore Latinoamericano t. VII, IUNA, Bs. As., 2005.

FILMOGRAFIA
Asesor antropológico y guionista del ciclo “La Aventura del Hombre” de Canal 13 - Artear para
los documentales El misterio del Nguillatún (1986); Expedición al Bermejo I y II (1993): Tierra
Ranquel (1993): Al Este del Uruguay (1994); La Córdoba desconocida (1994); Camino a Iruya I
y II (1994); Los Andes del Libertador (1995); El Ombligo del Mundo I y II (1996): En tierras de
Ñamandú (1996); Rumbo al Guayrá (1997); La Cordillera del Viento (1998); La tierra de los
árboles sagrados (1998); Tewók Sleley I y II (1999) y La Tierra sin Mal (2000).
Musicalización del film Martín Choque. Un telar en San Isidro, de Tristán Bauer. (1981).
Asesoramiento antropológico y etnomusicológico para el film Ni tan blancos ni tan indios, de
Tristán Bauer. (1983).
Asesoramiento antropológico y etnomusicológico para el film Al otro lao´ de la banda, de Ulises
Francezón.(1984).
Asesoramiento musical para el film Los Tobas, de Silvia Chanvillard. (1984).
Dirección y realización del video Latidos de la Quebrada (1991).
Dirección y realización del video Nuestros Payadores (1991)
Dirección y realización del video Fiesta Nacional del Malambo (1992).
Asesoramiento y guía de campo para el film An Argentine journey, producido por la BBC de
Londres (1992).
Dirección y realización del video Muralistas Argentinos (1992).
Asesoramiento antropológico para el film A tale of Man and Land, producido por la BBC de
Londres (1994).
Dirección y realización del video Wiraquée (1994).
Musicalización del video Ipái, curador de niños, de Jorge Padován. (1996).
Asesoramiento antropológico para el video Comunidad Mapuche Aucapán, de Adrián
Tamonne. (1997).
Musicalización del video Un mundo que se está yendo, de Liliana Madrid . (1998).
Asesoramiento antropológico y etnomusicológico para el film Pozo de Zorro, de Miguel Mirra,
(1999).

ASISTENCIAS TÉCNICAS Y ASESORAMIENTOS


Al Museo Histórico de Rosario (Sta. Fé). Elaboración de la Audioguía del organismo. (1980).
Al Fondo Nacional de las Artes. Reacondicionamiento y organización del patrimonio artesanal
del organismo.(1982-1984).
Al Senado de la Nación en temas de Política Cultural y Folklore. (1984).
A Encotel. Emisión de series filatélicas sobre temática aborigen.(1985).
Al Consejo Argentino de la Danza. Programa de la UNESCO de Relevamiento de Expresiones
folklóricas en vías de extinción.(1986).
A la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Proyecto “La Música va a la Escuela”. (1986-
1989).
A la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires. Coordinador del área de
Antropología.(1989).
A la empresa Pirelli S.A. Apoyo documental y redacción de la “Guía Pirelli Argentina”. (1990).
A la Dirección de Ciencia y Técnica de la Provincia de Buenos Aires. Creación del Instituto de
Cultura Popular (1990-1991).
A la Sociedad General de Autores de Madrid (España). Consultor y redactor del Diccionario de
la Música Española e Hispanoamericana. (1990-1993).
A la Universidad de Belgrano. Serie televisiva sobre Tradiciones Populares. (1992)
Al Comité Federal de Radiodifusión (COMFER). Montaje y realización de ciclos culturales y
artísticos. (1992).
Al Instituto Nacional de Musicología. Actualización en temas de Organología. (1992).
A la empresa Artear S.A. Edición de CD Roms sobre Regiones Culturales Argentinas.(1997).
Al diario Clarín. Edición en CD Roms del Atlas “Mi país, la Argentina”.(1998).
A la Universidad Católica de Salta y la Fundación OSIR para la constitución de la Orquesta
Sinfónica de Instrumentos Regionales Latinoamericanos.(1999).
A la Dirección de Parques Nacionales para el montaje del Centro de Interpretación en Puerto
Iguazú, Misiones.(1998-1999).
Al Connecticut College de New London (EEUU), para la elaboración de un CD Rom sobre
culturas aborígenes de Hispanoamérica. (2002)
A la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires para la realización del Programa
de rescate de la literatura popular e indígena”. (2002-2003)
Al Senado de la Provincia de Buenos Aires para la realización de Conocimiento de los
Derechos Constitucionales de las comunidades indígenas y su difusión, y al Rescate de su
Cultura a través del Arte (Ley Provincial 13.115). (2005)
Al Ministerio de Relaciones Internacionales, Comercio Exterior y Culto en el Programa “La Voz
de los sin Voz”, enmarcado en la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural
Inmaterial de la UNESCO (2005).

ACTUACIÓN COMO JURADO EN CONCURSOS Y CERTÁMENES


Proyectos y solicitudes de ingreso a becas y carrera del investigador del CONICET.
Proyectos de investigación presentados a la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad
Nacional de La Plata.
Concursos para Profesores Titulares, Asociados y Auxiliares de Docencia e Investigación de la
Universidad Nacional del Litoral.
Miembro de la Comisión de Evaluación de Proyectos de Investigación de la carrera de
Musicoterapia de la Universidad Abierta Interamericana.
Jurado en los concursos para cátedras universitarias del IUNA, materias: Población Aborigen,
Instrumentos Regionales, Folklore Musical, Historia de la Danza.
Miembro del Comité de Evaluación de las becas de investigación y extensión otorgadas por el
IUNA.
Premios Nacionales de Cultura. Secretaría de Cultura de la Nación.
Concursos de Becas Internas y Externas del Fondo Nacional de las Artes.
Concurso Nacional de Fotografía Antropológica. Instituto Nacional de Antropología.
Certámenes de las Artes, las Ciencias y el Pensamiento. Subsecretaría de Cultura de la
Provincia de Buenos Aires.
Festival Nacional Austral de Folklore. Pico Truncado (Santa Cruz).
Festival de Música Folklórica. Instituto de Intercambio Cultural y Científico Argentino-Israelí de
Buenos Aires.
Encuentro Nacional de Folklore. Olavarría (Bs.As.).
Festival Nacional del Malambo. Laborde (Córdoba).
Festival de Canto Patagónico. El Bolsón (Río Negro)
Encuentro Folklórico Nacional. La Plata (Bs.As.).
Encuentro Provincial de Payadores. Gral. Belgrano (Bs.As.)
Fiesta Nacional de la Artesanía. Colón (Entre Ríos).
Concurso Nacional de la Zamba. Ciudad de Salta.
Certámenes Pre-Cosquín, diferentes sedes Prov. Bs. As.

Rubén Pérez Bugallo


CONICET – INAPL – UNL -UNLP.

ISABEL ARETZ

Nace en Argentina, el 14 de abril de 1909. Etnomusicóloga, folkloróloga y compositora.


Estudió piano con Rafael González y armonía,
contrapunto y composición musical con Athos Palma,
egresando del Conservatorio Nacional de Música de
Buenos Aires de las clases de piano superior y
composición. Perfeccionó estudios de
instrumentación musical con Hector Villa-Lobos, en
Brasil, becada por dicho compositor. Estudió
antropología con José Imbelloni y etnografía con
Enrique Palavencino en el Museode Ciencias de
Buenos Aires. Fue discípula y colaboradora del
maestro argentino Carlos Vega. Desde 1940 realizó
una serie de viajes de investigación por Argentina,
Paraguay, Uruguay, Chile, Bolivia y Perú, para
recopilar y estudiar la etnomúsica y el folklore. En
1947 viajó a Venezuela para organizar la sección de música del Servicio de Investigaciones
Folklóricas creado pocos meses antes por Juan Liscano; hizo otros viajes por diferentes
regiones de Venezuela en compañía de Luis Felipe Ramón y Rivera, con quien casó en este
país, adoptando desde entonces la ciudadanía venezolana. En 1968 obtuvo su doctorado en
música (summa cum laude) en la Pontificia Universidad Católica de Argentina. Ha sido becaria
de la Comisión Nacional de Cultura de Argentina (1941-43) y becaria Guggenheim (1966-67)
para realizar estudios en Centroamérica y Ecuador. Fue directora fundadora del Instituto
Interamericano de Etnomusicología y Folklore (INIDEF), institución que con el Instituto Nacional
de Folklore integran la Fundación de Etnomusicología y Folklore, FUNDEF que presidió desde
1990 hasta marzo de 1995. Su labor docente en el INIDEF (1971-1982) le permitió formar una
pléyade de discípulos que trabajan en todo el Continente. Es además, profesora de
etnomusicología de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela y dicta cursos
de cultura y tradición oral para el doctorado en Ciencias Sociales de dicha universidad. La
investigación en etnomusicología y folklore se compendia en una cuantiosa producción de
libros, monografías, artículos, que traslucen un laborioso estudio de los materiales obtenidos en
los viajes de investigación cumplidos en América y Africa. Muchos de ellos han merecido el
reconocimiento de sociedades y organismos internacionales. Como compositora da un
tratamiento contemporáneo y latinoamericano a sus obras y ha merecido diversos premios
nacionales y municipales.

Falleció el 1 de junio de 2005 en San Isidro, Buenos Aires.

Se formó académicamente en el Conservatorio Nacional de Música y Arte Escénico, donde


estudió composición, piano y pedagogía musical, recibió su formación en piano con Rafael
González y armonía, contrapunto y composición musical con Athos Palma, en 1931 era ya
profesora superior de piano.

Siguiendo los trabajos del musicólogo Carlos Vega, en la década de 1940 comenzó a
recorrer su país natal, con el objetivo de compilar y registrar sonidos musicales tradicionales
que le permitieran elaborar un compendio sonoro de Argentina.

En 1947 contrae matrimonio con el músico y escritor tachirense Luis Felipe Ramón y Rivera,
a quién conoció cuando este se encontraba en Argentina ampliando su formación académica,
ese mismo año viaja por primera vez a Venezuela invitada por Juan Liscano para organizar la
sección de música delServicio de Investigaciones Folklóricas de reciente creación. En
compañía de su esposo viaja a diversas regiones de Venezuela, ampliando sus estudios del
folklore americano.

Desde entonces mantuvo una ardua labor como docente e investigadora, con constantes
viajes por todo el continente.

Publicó 25 libros, principalmente sobre folklore latinoamericano, y una autobiografía. Entre


su obra como compositora se cuentan 10 obras para orquesta, sinfonías, obras sinfónico-
corales, para piano y suite para clave.

ANDES BELTRAME
Nació en La Emilia, el 19 de junio de 1880: “Autodidacta; al margen de sus menesteres
como receptor de cereales, se dedicó a la recopilación de las expresiones tradicionales y
folklóricas de la provincia, y luego del país. Fue el primer maestro de danzas folklóricas
argentinas, y uno de los primeros intérpretes de la canción nativa, por radiofonía, cuando solo
existían los aparatos de radio a galena. Instaló en la Capital Federal una de las primeras
academias folklóricas para enseñar las danzas nativas. Publicó 31 Cuadernos de Danzas
Folklóricas (texto y coreografías) que sirvieron de base a posteriores estudios. Fue además
compositor y poeta”. (1)

ANDRÉS BELTRAME: Precursor de nuestro folklore*

El 1º de mayo de 1929, en el teatro Cervantes, de Buenos Aires, el PS celebraba la Fiesta


del Trabajo con una velada artística. Uno de los números estaba a cargo del coro de
la Agrupación Artística Juan B. Justo. Entre los integrantes del mismo figuraba un hombre
sencillo, trabajador, modesto. Llamábase Andrés BELTRAME. Después intervino en la fiesta
una pareja que cantó algunos aires nacionales. BELTRAME, al escucharla, no pudo evitar un
comentario:

- ¡Caramba, qué mal cantan!...

Un compañero del coro lo interrogó:

-¿Usted conoce la música folklórica? Parece que entiende algo - agregó, refiriéndose a
nuevos comentarios formulados por BELTRAME. Y éste, con su sonrisa de hombre bueno,
respondió:

- Algo, no mucho ... Me ha gustado siempre y hace años que estudio estas cosas ...

Así nació el curso de Arte Nativo, que la citada agrupación artística organizara desde 1929 a
1933 en la Casa del Pueblo de la Capital Federal y cuyo director no fue otro que el mismo
Andrés BELTRAME. Labor empeñosa, a veces ingrata, la suya. Los cursos eran gratuitos y
más de sesenta alumnos, dirigidos por BELTRAME, aprendieron allí cantos y música de
nuestra tierra. Varios se destacaron más tarde, pero como suele ocurrir con frecuencia,
ignoraron al maestro bondadoso, que se entregó con toda el alma a la enseñanza, en un
auténtico apostolado, dueño de una no común capacidad didáctica y de una experiencia y
seriedad aún menos frecuente: Ideó la coreografía de no pocos bailes, como El Patito, por
ejemplo, que hoy se ha difundido en las escuelas, generalmente sin hablar de su creador ...
Dibujaba - con mano diestra y segura - los pasos de baile, los trajes, escribía música y la letra,
enseñaba a cantar.

A BELTRAME veníale de lejos este amor por la música y las danzas nativas. Nacido en la
provincia de Santa Fe el 19 de junio de 1880, conoció nuestro campo y las labores de sus
hombres. Cumplida su instrucción primaria y todavía casi un niño, recorrió la provincia y se
puso en contacto, en reuniones y fiestas, con los cultores de nuestros bailes y canciones.
Luego, toda vez que se lo permitía su trabajo, hizo lo mismo en las otras provincias, acreciendo
el acervo de sus conocimientos y adentrándose en las características y singularidades de
nuestro folklore. Esta fue la fuente de su noble inspiración, y en ella nutrió su amor
desinteresado y profundo por las cosas y seres de la tierra. Aprendió el manejo de los
instrumentos musicales, sobre todo la guitarra, y fue un eximio bailarín. Llegó a ser un maestro
de nuestras danzas, un maestro de vocación. Sentía honda y sinceramente lo mejor de la
tradición patria y, al conjuro de su guitarra y de su voz cálida, la música autóctona y cantos
alzaban un acento de emoción pura, prístina, y las vidalitas, las zambas, gatos y chacareras,
lograban una jerarquía y nobleza esenciales. Diríase que, a través de las sensibilidades
artística y humana de BELTRAME, la fuerza telúrica del cancionero y las danzas nuestras
encauzábase, renacía con el fervor y la innata belleza de los viejos troveros y danzarines de los
campos y sierras argentinas.

BELTRAME supo recoger e interpretar con fidelidad y amor el bello y rico caudal del arte
nativo. Sus viajes y su vinculación con hombres, escenas y costumbres, nutrieron ese
acendrado amor suyo por todo lo vernáculo, que no era en él mero motivo de declamación
barata y mucho menos despliegue más o menos carnavalesco, como no fue jamás subalterna
especulación. Por lo mismo que sentía y quería las cosas de nuestra tierra, tenía por ellas un
respeto muy grande para tergiversarlas y negociarlas sin responsabilidad. El recuerdo de sus
andanzas y peregrinaciones por el interior del país; su consubstanciación con los trabajos,
alegrías, pesares y luchas del hombre argentino; su conocimiento cabal de cuanto constituye la
raíz misma de su arte, no le habrían permitido en ningún instante caer en la falsificación o en el
engaño. Y era admirable en él su afán de perfeccionamiento, de superación, sólo comparable
con su desinterés acrisolado y nunca desmentido.

Llegó a Buenos Aires. Trabajó en la Bolsa de Cereales, empleo en el que, después de


largos años de labor efectiva, alcanzó a jubilarse. Es decir, no hizo de su venta artística y de su
pericia un medio de vida: ganaba su sustento y el de los suyos trabajando en serio. En las
horas libres, toda vez que la oportunidad se le presentaba, estudiaba, ejecutaba música con su
guitarra - que él mismo preparó y adornó con dibujos de su creación -, escribía la letra de sus
composiciones, revivía, en una palabra, sus horas de mocedad en un culto sin desmayo y
atendiendo una tendencia incontrastable de su espíritu. Y siempre con modestia, con
generosidad, con amor, con dedicación permanente. Así enseñó en el curso de Arte Nativo de
la Escuela Juan B. Justo, entidad de origen e inspiración socialistas, pues BELTRAME, sin ser
precisamente un militante político, nunca ocultó su simpatía por los ideales socialistas y por su
acción social y dignificadora, en nuestro medio.

Fue un precursor. No sólo por su dedicación y seriedad: lo fue porque difundió por
radiotelefonía el cancionero criollo. Eran los tiempos iniciales, de los aparatos a galena. Los
artistas participaban en los programas sin cobrar un centavo. En emisoras como Radio Cultura,
Radio Nacional, Radio L. O., BELTRAME hizo escuchar su música y su voz. Hizo más: publicó
sus Cuadernos de Música y Danzas Nativas, que él mismo preparó y editó por su cuenta, sin
cálculo alguno y sólo movido por su anhelo de crear, sobre la base de su comprensión de los
temas, una conciencia artística nacional. Estos Cuadernos - que pasaron del medio centenar -
son la prueba de la contracción y el amor de BELTRAME, la piedra angular de una obra y un
recuerdo inextinguibles, el material que encierran, didácticamente casi insuperables, ha servido
para que otros siguieran sus huellas y aprovecharan su labor, olvidando muchas veces al
animoso creador.

La obra de BELTRAME es vasta, fecunda. Perdurará. Su música y su letra se editan


profusamente. Queremos creer que se hará ajustándose a las exigencias legales.

Una simple enunciación de los títulos dará una idea de la labor de BELTRAME: Cielito, baile
criollo, música y letra de BELTRAME, lo mismo que El Sombrerito, coreografía. El Pardo,
versión pampeana. El Pericón, El Pollito, aire de gato, baile pampeano; El Remedio, El Marote,
versión pampeana, El Escondido, gato; El Palito, baile criollo, música, letra y coreografía; El
Caramba, El Conejito, El Malambo y¡Oh, Pampa!, gato polkeado. Gato Norteño, Los Aires, La
Firmeza, La Patria, La Refalosa, Los Amores, La Media Caña, La Condición, La Lorencita, La
Mariquita, Una Parada en el Campo, La Sala en la Época de Rosas, Zambita, El Ceibo, La
Tortolita, Tierna Paloma, además de otras varias composiciones en colaboración, para las que
BELTRAME preparó la música y coreografía o, en otros casos, la letra.

Cada una de estas composiciones revela una versación completa del tema, un estudio serio:
no hay improvisación ni la menor tendencia a invenciones antojadizas. Lo hemos dicho:
BELTRAME era un maestro. Citemos un solo caso, recordado por Manuel López Delgado,
director de Folklore Argentino, publicación destinada a divulgar todo lo relativo al mismo: “Don
Andrés BELTRAME – dice - uno de los avezados y honestos cultores de nuestro arte vernáculo
y quien tiene mayor cantidad de danzas escritas musical y coreográficamente, recopiladas a
través de una intensa labor de investigación, en su trigésimo Cuaderno de Danzas
Tradicionales Argentinas, relativo a la música y letra del baile El Pollito, expresa que su
versión “la tomó de un paisano en un lugar llamado Rincón de Viedma, en el partido de
Chascomús, provincia de Buenos Aires, campo del señor Miguens, sobre el océano Atlántico”.
Y así en todos los casos, para todas sus composiciones. La misma probidad, idéntica vocación
magistral.

Hemos querido destacar la obra de Andrés BELTRAME, como un homenaje de justicia al


admirable precursor, al hombre humilde, al amigo inolvidable. Y para llamar la atención sobre la
necesidad de seguir su ejemplo, especialmente cuando, como ahora, se habla tanto de alentar
y difundir las expresiones del folklore argentino. Pues, como lo señala un comentario
periodístico, “reina todavía mucha confusión en el campo folklórico, aunque ya se han difundido
en nuestro país algunos trabajos que exponen con suficiente claridad la índole de estos
estudios y sus finalidades. Todavía se confunde - agrega - el folklorismo con tradicionalismo, y
aún para mucha gente, el folklore está constituido tan sólo por la música y las canciones
tradicionales. O se presentan las supersticiones como lo más sagrado que nos legara la
tradición de nuestro pueblo, como si el atraso fuera símbolo de criollismo, en otros casos,
algunos “folklorólogos” de gabinete se dan a especular sobre teorías que no han sido
confrontadas con la realidad mediante la investigación directa en los medios populares. O
literatos apresurados y sin mucha noción de su responsabilidad, en superficiales notas que
difunden en diarios y revistas, presentan deformados los hechos folklóricos y, por consiguiente,
deprimen y caricaturizan la fisonomía de nuestro pueblo. En tanto, ciertos “intérpretes del
folklore y alma criolla” hacen también de las suyas”.

“Hay que bregar, ciertamente - añade el comentario - por el mejor conocimiento y la difusión
de nuestras expresiones folklóricas. Pero hay que hacerlo con seriedad, sin tendencias
equivocadas, ni mistificaciones. El folklore, acervo cultural del pueblo, debe ser acrecentado
pero no desvirtuado ni explotado aviesamente. No debe ser tomado como una moda, ni un
pueril pasatiempos, ni un negocio. Hay que considerarlo con respeto, con honestidad y con
amplitud. Estimar sus auténticos valores y rechazar aquello que es preciso superar en una obra
de efectiva elevación de la cultura del pueblo”.

Es lo que hizo Andrés BELTRAME, entregándose con noble pasión al estudio y la


divulgación de nuestro arte nativo, lejos por igual del pasatiempo y del negocio. El señaló la
buena ruta y, en cuanto pudo, la siguió sin impaciencias ni vanidad. Consultaba los dictados de
su corazón y de su inteligencia y respondía, así, a las más altas y limpias tradiciones de la
tierra nuestra. Su mensaje era el de los sufridos hombres con quienes había convivido y cuyos
dolores y esperanzas supo recoger e interpretar.

BELTRAME se marchó el 5 de mayo de 1950 (¿ó 1949?). Sin ruido, serenamente, como
había vivido, trabajado y soñado. Su memoria merece un recuerdo de emocionado afecto; su
obra hará que su nombre quede como testimonio de una vocación y un fervor ejemplares al
servicio desinteresado e inteligente de la música y la danza nativas.

* SOLARI Juan Antonio, Hombres de la República, Ed. Afirmación, Buenos Aires, 1966.

(1) Abad de Santillán Diego, Gran Enciclopedia de la Provincia de Santa Fe, Ed. Ediar,
Buenos Aires, 1967.

ALBERTO RODRIGUEZ

Alberto Rodríguez nació el 12 de julio de 1900, en el barrio de la Media Luna, Guaymallen.


Inició su labor artística en 1920 con su conjunto “Orquesta Típica Buenos Aires”, primera
orquesta de tango de Mendoza.
Por estos años, comienza su labor de recopilación e investigación del folklore musical, literario
y coreográfico de la región de Cuyo.
En los años 1927 y 1931, viaja con esta orquesta a Chile, Bolivia y Perú, llevando repertorios
de antiguos tangos. En Chile actuó en Teatros de Valparaíso, Santiago, Iquique, Talca, Arica.
También en Radio “El Mercurio” en Santiago de Chile. En 1927 compartió escenarios con el
famoso Conjunto Folklórico Chileno “Los Cuatro Huasos”. Allí estableció las primeras
observaciones y comparaciones acerca de las cuecas y tonadas chilenas.
En 1932, junto a poetas, escritores y músicos mendocinos funda la Sociedad Nativa, que tenía
como objetivo la defensa del acervo literario y musical anónimo de Cuyo.
En 1933 llega a Buenos Aires con la “Compañía de Arte Nativo”, integrada, por músicos,
bailarines y cantores. En aquel momento llevó consigo la primera colección musical y literaria
del folklore cuyano anónimo popular, desconocida hasta entonces en Buenos Aires.
Conoció personalmente al Dr. Ricardo Rojas, Rector de la Universidad Nacional de Buenos
Aires y al musicólogo Carlos Vega, quienes le pidieron que cediera el material colectado y que
ampliara y terminara esta tarea de investigación hasta el momento única en el área de la
música y danza regional, para ser incorporada a la Facultad de Filosofía y Letras de la
Universidad de Buenos Aires.
Esta tarea de investigación de campo, se prolongó hasta 1938, cuando se publicó la primera
edición del libroCancionero Cuyano, único en su género en la región.
En 1937 vuelve a Buenos Aires con el poeta Julio Quintanilla, con quien da recitales ilustrados,
en círculos artísticos, presentado por Carlos Vega.
En 1939 se radica en Buenos Aires. Fue artista exclusivo de Radio “El Mundo”, Radio
“Belgrano”, Radio “Rivadavia”, Radio “Splendid”, Radio “Argentina” y también de Radio del
Estado en 1943, teniendo a su cargo la coordinación de un ciclo de audiciones folklóricas.
Actuó en algunas ocasiones como solista, en otras con su conjunto y con una orquesta que
llegó a abarcar hasta doce profesores de música.
También en distintos teatros de la capital porteña y de la ciudad de La Plata, siempre dando a
conocer el folklore tradicional cuyano, con gran aceptación de la crítica porteña especializada.
En 1942 es designado primer Director Artístico de Radio LV6, Radio Splendid de Mendoza.
En febrero de 1948 dirige la Primera Orquesta Sinfónica de Música Nativa, con músicos del
Teatro Colón en el Teatro Auditorium en Mar del Plata. Esta orquesta contó con la presencia
del gran arpista paraguayo Prudencio Giménez, el Conjunto de Cuerdas de Félix Cardoso
Ocampo, el ejecutante de charango Tarateño Rojas. El cuerpo de baile estuvo dirigido por la
coreógrafa del Teatro Colón, Angelita Vélez.
En 1949 es designado Miembro del Primer Congreso Nacional de Folklore, por el Gobierno de
Mendoza y miembro delegado oficial por el Gobierno de la Provincia de San Juan.
En 1952 dirige el espectáculo “Gran Retablo Folklórico Cuyano” con motivo de inaugurarse en
Mendoza el Teatro Griego Frank Romero Day. En este evento debuta como actor jinete el
poeta Armando Tejada Gómez.
Desde 1958 hasta 1963 ejerce el cargo de Director de LRA Radio Nacional Mendoza.
En 1960 es designado miembro del Primer Congreso Internacional Argentino de Folklore.
En 1961 es designado por el Ministerio del Interior y Culto, como delegado de la Embajada
Cultural que visitó España, con motivo de cumplirse el Sesquicentenario de la Revolución de
Mayo. En aquella oportunidad, se inauguró el busto a San Martín en la Universidad Popular de
Madrid. El Conjunto Artístico de las Universidades Populares Argentinas, estuvo bajo la
dirección del profesor Antonio Ricardo Barceló.
En esta ocasión, fue designado por el Instituto de Cultura Hispanoamericano de Madrid,
miembro del Jurado en el IV Festival de Folklore Hispanoamericano en Cáceres, España.
Presentó el Cancionero Cuyano en medios de difusión nacional de España, Francia, Italia,
Bélgica, Suiza, Alemania, dando a conocer en forma internacional la Tonada y las Danzas
Tradicionales Cuyanas.
En 1961 fundó el Instituto de Investigación y Divulgación del Folklore Cuyano, con el que
trabajó de manera incansable a lo largo de los años, por la difusión e investigación del folklore
regional, así como por la inserción de éste en el ámbito escolar.
Asesoró investigadores, musicólogos, estudiantes y docentes de todas las áreas pertinentes al
folklore tradicional de Cuyo.
Con el Instituto, organizó diecisiete Encuentros Nacionales e Internacionales de Estudiosos del
Folklore, donde participaron destacados investigadores, didácticos y musicólogos nacionales.
Estos Encuentros fueron desde siempre auspiciados por el Gobierno de la Provincia de
Mendoza, Ministerio de Cultura y Educación, secretarías de Cultura de la Provincia,
municipalidades de la Provincia, Dirección Nacional de Música, Fondo Nacional de las Artes,
Universidad Nacional de Cuyo, SADAIC, entre otras instituciones. Dirigidos a docentes de
todos los niveles, fueron realizados con el objetivo de diseñar un aporte para las distintas áreas
de enseñanza en los nuevos programas curriculares.
Representó a Mendoza entre 1960 y 1990 en Ateneos, Congresos y Encuentros de Folkloristas
a nivel nacional.
En 1970 realizó un relevamiento y comprobación folklórica de la vigencia del folklore en la
provincia de San Juan, en las zonas de Valle Fértil, Calingasta, Jachal, Caucete, por pedido del
Fondo Nacional de las Artes.
En 1980 presentó el Cancionero Cuyano en Méjico, para el Instituto Argentino-Mejicano.

Algunos de los reconocimientos:


Distinción Legislativa “San Martín”, Legislatura de Mendoza, por el aporte a la cultura popular
cuyana (1993).
Doctorado Honoris Causa, Universidad Nacional de Cuyo, por el aporte a la cultura popular
cuyana (1994).
“Gran Premio Nacional de Folklore”, SADAIC.
Ciudadano Ilustre del Departamento de Guaymallen, Mendoza (1994).
Fue distinguido con el único Pergamino Artístico que se le otorga a las cuatro provincias del
Nuevo Cuyo, por el aporte a la cultura popular de Cuyo (1995).
En enero de 1997 recibe reconocimiento en el II Congreso Binacional de Folklore del
Bicentenario en Chile, por la defensa de la cultura popular de su país.
Febrero de 1997, es distinguido por la Municipalidad de Guaymallen como Patrimonio
Intangible de esta localidad.
Para el centenario de su nacimiento, la Municipalidad de la ciudad de San Juan, lo distingue
con el Premio Heraldo, por el aporte a la cultura sanjuanina.
Su obra, al igual que la de Don Juan Draghi Lucero, fue declarada de Interés Provincial y
Legislativo, por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia.

Libros:
Cancionero Cuyano, Ed Numen, Bs. As., 1938, 1° edición.
Ed. Culturales de Mendoza, 1988, 2° edición.
Ed. Del Arquetipo, Bs. As., 2002, 3° edición, con el auspicio económico del Fondo Nacional de
Las Artes.
Canciones de mi Tierra, Ed. Fermata, Bs. As., 1943.
Danzas y Canciones Nativas para el Niño y el Hombre, Ed. Musical Andina, Mendoza, 1957.
Voces de la Cordillera (Bilingüe) 1946
Nuestro Folklore, Dirección General de Escuelas de Mendoza. Primer Premio Bienal del
Ministerio de Cultura y Educación de la Nación, 1968.
Danzas Folklórica Cuyanas del siglo XIX, Ed. Korn, Bs. As., 1988.
Manual del Folklore Cuyano, Ediciones Culturales de Mendoza, 1990.

Grabaciones: aproximadamente setenta grabaciones en los sellos RCA VÍCTOR, sello Odeón,
en la década del ‘30 como solista, con su conjunto y otras junto a la cantante Martha de los
Ríos, en proceso de remasterización por un investigador de la Universidad Nacional de Cuyo.
El Canto de Cuyo, RCA, 1979, con el dúo Araujo-Garcetti y Julia Vega
Eterno Maestro de Cuyo, 1997. Compilación, con el auspicio económico de la Federación
Gaucha de Mendoza

*Fotografía de Atahualpa Yupanqui y Alberto Rodríguez en el marco superior: tomada en la


casa de Alberto Rodríguez en abril de 1979

“Tenía cinco o seis años, cuando escuchaba los organitos callejeros que tocaban viejos
valsecitos, polcas, tonadas anónimas en las calles de Guaymallen. Corría detrás de ellos para
escuchar esas canciones. Recuerdo que siendo niño le pregunté a un organillero: -¿De quién
es esta canción? ¿Dónde la aprendió? Él me contestó: -No sé…es del pueblo.
Junté unos centavos y compré una armónica -en Mendoza le llamaban quena- para correr tras
ellos y repetir las piezas que aprendía de éstos o de algún cantor que escuchaba. Regresaba
abajo del peral que había en el fondo de un patio de tierra de la vieja casa de adobes en la
Media Luna, repitiendo con la armónica lo que escuchaba en esas calles polvorientas,
desoladas a la siesta pero impregnada de sonidos ya sea por los organillos o por las guitarras
que sonaban al atardecer en cualquier casa o esquina”.
A los diez años, esperaba el paso de la tropa de soldados, por la calle Boulogne Sur Mer, la
cual venían entonando tonadas como “He visto llorar a un león”.
Recuerdo a mi madre, Doña Carmen Escudero, amiga de Doña Mercedes, Vda. de Araujo,
matrona ya mayor muy criolla y generosa, que tenía una propiedad en la localidad de El
Bermejo, Guaymallen. Allí se hacían dulces de todas clases; conservas, almidón de trigo en
tinajas enormes. En las épocas estivales, se trasladaban a otra casa en la llamada Bajada de
Araujo. Uno de sus hijos, Abértano Araujo, tenía un almacén en la misma esquina de la Bajada
de Araujo. Yo ayudaba a atender a clientes y en los mandados. Allí aprendí a ensillar caballos y
muchas faenas propias del criollo campesino. Abértano era un buen ejecutante de guitarra, y a
su almacén iban a diario viejos criollos, que templaban muy bien la vihuela. Se escuchaban por
largas horas contrapuntos de payadas, viejas Tonadas. Se cantaban solamente canciones
propias del terruño. Esto también era muy frecuente en los viejos almacenes típicos de
Guaymallen, que eran punto de encuentro de cuentistas, narradores.
Para ese entonces, dominaba muy bien la guitarra y el mandolín. En todo tipo de festejo o
reunión se necesitaban músicos. Con un primo hacíamos dúos de mandolín y guitarra. Algunas
noches me sacaban a escondidas para ir a dar serenatas o a reunirnos con otros ejecutantes
de mandolín. Yo iba de “pollo” sin saberlo. Con el entusiasmo de aplausos que recibía trataba
de dejar todo en esas ejecuciones. En dúo, tercias y sextas. Siempre fui ganador en esas
justas.
A los quince años oía que los cantores de la época exponían sus versiones cantadas, las
cuales después eran ejecutadas a criterio del pueblo.
-Las fiestas populares, en ese entonces, se realizaban en los lugares cercanos a la ciudad
capital, y tenían diversas denominaciones: bodegones, chinganas, fogones populares, y
ejercían una especial atracción.
A esas fiestas eran asiduos concurrentes verdaderos cultores de nuestro acervo tradicional y
algunos de ellos llegaron a tener justificada nombradía. A veces se establecían en aquellas
fiestas verdaderas lides musicales donde, frente a frente dos cantores o dos ejecutantes, se
trababan en singular disputa que era festejada ruidosamente por los asistentes, divididos en
bandos a favor de uno u otro cantor. Allí la guitarra, el arpa y el requinto reinaban.
Guaymallen fue uno de los departamentos más antiguos de Mendoza, por su cercanía con la
capital y el viejo zanjón tan necesario para el uso del agua de los antiguos pobladores. Fue un
punto de convergencia de estos divertimentos, así como de todo tipo de reuniones por cierto
muy populares y concurridas, con paisanos que venían desde lejos a caballo algunos para
comprar en la ciudad o para visitar compadres y “cantar unas Tonadas”.
No pueden pasar inadvertidas para los que gustan de estas expresiones de nuestro folklore
cuyano, las antiguas fiestas campestres. Para su realización, motivos no faltaban. El carneo de
animales, un bautizo, un cumpleaños, el día del santo y otros tantos acontecimientos que el
hombre de campo festejaba jubilosamente.
En estas reuniones se desparramaba el vino y la música. Llegaron a hacerse famosas las
fiestas de tal o cual afincado. Valsecitos criollos, polcas, rancheritas, pasodobles, cifras, estilos,
tonadas, cuecas y gatos cuyanos eran un ritual.
El antiguo hombre de esta región poseía una especial espontaneidad y picardía propia en la
interpretación del canto y del baile, sea por la improvisación de versos o de “cogollos” en
tonadas en las relaciones de las cuecas y los gatos o haciendo gala en el baile. No obstante,
la parquedad en las palabras y en los movimientos era una característica en él.
Las cosas de mi tierra estaban latentes. Me movía una pasión: alejarme de los centros
urbanos, llegar hasta los paisanos lugareños, demostrarles que era uno de ellos, apuntar todo
lo que podía en una libreta y rastrear hasta donde pudiera, el origen. En caballo, en carreta, a
lomo de mula, solo o acompañado con un papel y un lápiz. Una guitarra en cualquier rancho
siempre había.
Me interné en pueblos cordilleranos alejadísimos, en rancherías desconocidas. Les ganaba el
lado bueno del corazón a los paisanos y guitarra en ristre al lado de los fogones,
formalizábamos verdaderos torneos de canto.
En muchos casos, compartí noches enteras con uno o varios cantores mediando la luz de una
vela o de un brasero. Un mate o un vino nunca faltaban. También la sombra de alguna parra, la
vista de la cordillera eran suficientes para encender en la memoria de viejos arrieros coplas y
músicas en las cuales había pedazos de historia.
En todos los estratos las costumbres se conservaban como hacía cien años atrás: los trabajos
campesinos, la confección de trajes, de aperos, los entretenimientos populares, las comidas, la
medicina empírica, la música, las expresiones mímicas de las danzas.
La sociedad de Mendoza comúnmente, se reunía en la localidad de El Challao, balneario
distante a cuatro kilómetros de la capital. Allí se habían levantado las familias más pudientes de
la sociedad mendocina y especialmente en la época veraniega solían reunirse en fastuosas
fiestas que duraban a veces hasta una semana. El traslado hacia ese lugar se hacía en coches
y no era mal visto que los más jóvenes hicieran ese trayecto montados en burro, animales que
abundaban por esas inmediaciones. Otro lugar de la reunión mendocina era la localidad de
Vistalba, distrito de Luján de Cuyo.
En famosas tertulias o en el humilde rancho pude ver que cada Cueca o Tonada encerraba un
mundo, por la infinidad de sutilezas propias de la espontaneidad que había en los cantos y en
las danzas autóctonas; sutilezas que pocas veces se repetía; miradas pícaras, así como el
juego del pañuelo que hacía el varón a la mujer en las antiguas cuecas; silencios auténticos en
tonadas. Muchos no conocían un pentagrama. Tampoco habían calzado zapatos, ni conocían
la ciudad. Pero el sentimiento en todos los cantores y bailarines era el mismo. Pocas veces lo vi
en artistas de renombre.
Yo escribía cuanto oía e inquiría. No desprecié nada que no tuviera valor folklórico. Con todo
disfruté…claro que mis mayores afanes se dirigían a exhumar músicas, canciones, danzas,
todo el coplerío que estuviera a mi alcance.
En música, no todo se limitó a copiar. Dediqué años enteros a la persecución de una melodía
olvidada y realizaba verdaderos sacrificios para llegar y escuchar a los viejecitos cantores, a
quienes apenas se les entendía, con la esperanza de conseguir una versión más exacta o
alguna otra copla para completar una versión de una tonada o cueca popular cuyana.
De muchas melodías de Tonadas he tenido que escuchar doce o quince versiones y en
algunos casos he logrado conseguir hasta diez versos distintos de la misma música. Cuando
conseguía la que creía última versión, bastaba que alguien me dijera por ejemplo en Valle Fértil
o en Jachal: un compadre mío casi centenario cantaba eso mismo pero…de otra manera. Vive
en Chilecito”.
En muchos casos, versos antiquísimos estaban registrados en cuadernos o libretas, muchas de
las cuales me fueron dadas en homenaje al propósito que me guiaba. En esos cuadernos
había versos populares como cuartetas, quintillas algunas con cogollos, escritas con la vieja
tinta y titulados como “Estilo”. Estos versos eran cantados con ritmo de “Tonada” o de “Estilo” o
como “Tonadas estiladas”. A veces el ritmo era claramente diferenciado. En otras
circunstancias escuchaba la misma letra cantada con líneas melódicas y ritmos, por cierto muy
difusos. También las llamaban Tristes. Al igual que en los valsecitos criollos, había en estas
especies una similitud en los temas, en la cantidad libre de estrofas, en la cadencia de los
cantos.
En el caso de la Tonada, según la memoria de los cantores, podía encontrar versiones que
contenían entre una o más de doce estrofas. Al igual que en la antiguas cuecas, algunos
recordaban un pie, y parte del otro. O solamente una seguidilla. “Le prometo recordar la letra
que falta…” “Venga en otro momento…”. “Vaya a lo del compadre tal…él la sabe bien”- me
decían. Allá iba. Y el compadre no la recordaba, o no vivía. Y allí estaba mi mayor
preocupación; cómo registrar sonidos, cómo reconstruir melodías, apelando a la memoria
popular antes de que fuera tarde.
En ese entonces, no había ningún método para investigar los ritmos tradicionales. Solamente
me interesé por aprender más teoría musical para poder registrar la música regional en el
pentagrama, con la mejor fidelidad que pudiera.
Estudiaba piano en un cinematógrafo que estaba ubicado en la Calle Larga de Guaymallen,
que era propiedad de Don Mario Casale, primer aviador mendocino. Él, con toda su
generosidad me permitió estudiar en horarios libres de las funciones de cine, en ese entonces
mudo. Le ofrecí como paga, tocar en los entreactos. Allí tocaba tangos de la vieja guardia,
pasodobles, mazurcas, polcas y algunas piezas de nuestro folklore. Allí formé pequeñas
orquestas para actuar en bailes, fiestas de carnaval. Integré la Orquesta del Maestro Fidel
García Blanco, quien me aportó más conocimientos teóricos y de armonización.
Así fue que este contacto permanente de cientos de viejos criollos que jamás habían recibido
ningún tipo de influencia musical foránea, me permitió formar conciencia de la importancia de
los ritmos en nuestras danzas y canciones autóctonas, buscados por años. Desde el humilde
arriero cordillerano, hasta hombres de antiguas familias tradicionales, de todos aprendí lo más
antiguo y genuino de la música regional. Los más viejos que conocí nacieron en la década de
1840. No me limité a verlos una sola vez. Traté de aprender de ellos lo más que pude en todos
los momentos que quisieran recibirme; con algunos conviví por temporadas; no me cansaba de
escucharlos cantar y verlos bailar una y otra vez. Siempre algo nuevo descubría.
Ciertas variantes temperamentales o matices anímicos, no era fácil registrarlos. También era
necesario atender cuándo una melodía o letra era tradicional, popular, y cuándo había
creaciones propias del cantor en el momento, algo que era común.
En aquellas dos primeras décadas del siglo XX, no todas las poblaciones de las zonas de Cuyo
fueron homogéneas. Variaba la cantidad de pobladores, así como algunas influencias
culturales: chilenas, españolas, italianas. La primera, en todos los lugares y estratos sociales
de Mendoza, pero más precisamente en la zona andina de Mendoza y San Juan. En la misma
zona de Guaymallen, a dos pasos de la ciudad, a viejísimas familias se las seguía llamando
“godos”; designación que se les daba a los españoles durante la época de la Independencia.
Sin duda, era la provincia de San Juan la que tenía más estirpe criolla.
Cuando hablamos de folkloristas, hay que separar no solamente el cultivo de crear y mantener
las formas de expresión propicias a cada variante tonal o espiritual, sino que es necesario
penetrar en la historia, en la tradición, en el misterio del nativismo poético y musical…”.
El verdadero arte del folklorista, tal vez consiste en darle ubicación y distribución acertada a
toda esa gama de matices musicales objetivos y subjetivos…
Lo único que quise fue defender y el patrimonio lírico de Cuyo, mostrarlos cómo los recogí, sin
deformaciones y sin firmas. Por eso los llamé recopilación…En Buenos Aires ya saben
diferenciar una zamba de una cueca. La gente baila una danza folklórica sin avergonzarse…
Sé que todavía hay mucho que trabajar…
Para una recopilación musical, sea la que fuere es necesario amar profundamente el terruño.
Escuchar, escuchar mucho a cada nativo del lugar con atención amorosa. Toda recopilación
implica un respeto y una concientización del pueblo como autor y conservador del folklore. Esto
es de ellos y es sagrado.
Me pedían registros sonoros. Con lo único que conté fue con la memoria popular y con la
generosidad infinita de éste. Por la década del ‘20 a Cuyo no habían llegado grabadores, ni
radios. Las cámaras fotográficas no podían ser llevadas fácilmente. Tampoco tenía medios
para comprarlas. La lejanía de Cuyo con la gran Capital, influyó. La tradición permaneció más
aletargada; si para recoger música hubiera esperado la llegada de estos aparatos ya por esos
años, mucho se hubiera perdido. Sea por olvido o por imposición.”

Extractos del libro Canciones de mi Tierra, revistas Sintonía, Ondanía, Antena, de Buenos Aires
de la década del ‘40, y escritos de archivos de Alberto Rodríguez.

Comentarios de su obra

“Los actos y disertaciones sobre música criolla, que a partir de 1920 ofrecieron en Buenos
Aires Manuel Gómez Carrillo, Andrés Chazarreta, Ana S. de Cabrera y otros, provocaron en
esta capital un fervoroso interés por la añeja música popular de las provincias argentinas. El
buen acogimiento del público indujo a difundir ampliamente el arte nativo y se acudió a los
resortes más eficaces: las conferencias ilustradas, el espectáculo teatral, la publicación de
colecciones de música…
Llegaban los primeros investigadores de los países limítrofes de Perú, Bolivia, Chile, Brasil,
para dar conferencias, presentar misiones artísticas con su arte nativo, al mismo tiempo que se
hacían conocer nuestros cancioneros populares de otras regiones…
De la provincia de Mendoza llegaron algunos cantores aislados que traían en su repertorio
piezas de su propia creación o estilizaciones…
Faltaba una verdadera colección documental de la región de Cuyo y esto es lo que ofrece
ahora el colector y músico mendocino Alberto Rodríguez. En sus recopilaciones agrega
preludios, interludios, no obstante deja intacta la melodía del pueblo, anotada con precisión.
El registro gráfico del canto popular tiene sus dificultades. Es indudable que la teoría tradicional
europea no permite anotar con propiedad y exactitud…
La primera preocupación de quien se dedica al estudio o colección del canto popular debe ser
la técnica del registro gráfico...”
“Es una idea simple y cándida de que la música popular es sencilla…generalmente es muy
complicada y no puede anotarse mediante los recursos de la técnica europea…
Alberto Rodríguez fue instruido por nosotros en 1933. Pero como estos estudios son largos, ha
completado ahora a su regreso el conocimiento y lo ha aplicado al registro de la música
recopilada…
En 1937 vuelve a Buenos Aires con el poeta Julio Quintanilla, con quien dio conferencias y
audiciones. Traía en su archivo más de ochocientas melodías.
En cuanto atañe a esas melodías afirmo que sus características coinciden con las de las
canciones que he recogido yo en todo el país…y me impresionan como muy genuinas…
En el cancionero popular criollo la irregularidad es muy frecuente. De esa irregularidad, hace
una regularidad que es dócil a normas. Por eso es indispensable, abandonar los compases
iguales de la antigua teoría tradicional …Se requiere la adquisición de una nueva norma, para
evitar el caos queda explicada la necesidad del método que yo creo haber elaborado y que
aplica ahora Alberto Rodríguez, por primera vez a un cancionero popular...
El estudioso hallará fidedignas páginas de representación del canto popular, bueno es repetirlo,
con notable precisión… pero no menos importante que la colección es la reunión de
antecedentes y las referencias de orden histórico…
Alberto Rodríguez, músico tradicionalista felizmente dotado, trabajador cuyo empeño en el alto
y por puro y desinteresado amor a su terruño, ha cumplido un espontáneo compromiso de
artista con su tierra…”

“Las investigaciones de Alberto Rodríguez resultaron fundamentales para desentrañar esa


manera de estructurar los cantares que es propia de las distintas áreas de influencia andina…
Aquel entrecruzamiento de coplas, estribillos, expletivos, que se cantan en tonadas y cuecas
fue volcado al pentagrama con singular maestría por el estudioso y artista mendocino…
Surgieron las armonizaciones, preludios, interludios finales y acompañamientos de su creación
basado en las normas populares con que ilustró la línea melódica. La investigación de primera
mano fue notable para la época…
Un análisis pormenorizado de los elementos constitutivos del cancionero popular de Cuyo, a
partir de las obras de Rodríguez, muestra la presencia de variadas estructuras poéticas y
musicales, alguna de ellas sólo propias del área cuyana en la Argentina…
Por la pluralidad de sus aportes de carácter artístico y científico, su obra alcanza una alta
significación en la cultura argentina: refleja un extenso período de la historia cultural cuyana y
representa la máxima expresión nacional de la música popular de raíz folklórica de la región…
Cuyo es zona de laúdes. Rodríguez transcribe al piano, incorporando armonizaciones de
carácter artístico, manteniendo las esencias musicales cuyanas, y esto es un caso único en el
país…”.

“El folklore cuyano era conocido en el ámbito porteño, por varios cantores populares de nombre
nacional en aquellos años. Pero ninguno de estos intérpretes asociaba la labor artística a la
recopilación, investigación y divulgación de la cultura folklórica tradicional…
Alberto Rodríguez fue un verdadero pionero en su tiempo, y hoy sus aportes en el campo
artístico y científico de la cultura nacional, lo convierten en una figura nacional de la música de
raíz folklórica…
El nuevo discurso culturalista de los 2000 asume la idea de que las relaciones entre las
diferentes culturas son por naturaleza hostiles y mutuamente destructivas porque el
etnocentrismo es consustancial con la naturaleza. Las diferencias culturales deberían
mantenerse separadas por su propio bien…
Todo parece indicarnos que es necesario volver, para seguir andando, la mirada hacia lo
genuino, hacia los aventurados como nosotros que proponemos un viaje antropológico hacia
las raíces. El maestro Alberto Rodríguez, lo hizo con sus aportes al arte musical argentino y a
las Ciencias Antropológicas, en su incansable tarea de investigador regional. En este viaje de
verdad, Alberto Rodríguez nos da un ejemplo de vida desde la resistencia.
El gran Maestro nos enseñó a resistir desde lo más profundo: “No soy un científico. Yo abrevé
en el pueblo. Ésa fue mi escuela. La universidad del pueblo me enseñó lo más valioso del arte
popular. Allí me formé y a ellos les debo todo”. A partir de un viaje que no es hacia atrás sino
hacia el origen, el maestro se desprende de lo descubierto para seguir rastreando la semilla de
lo auténtico”.

“Nadie ha logrado llevar el ritmo de la guitarra al piano como lo ha hecho él. Con una
independencia total en sus manos. Por eso es que ese piano se oye como una orquesta.
Porque su mano izquierda es la guitarra que pulsa él y la mano derecha son los alegres. ¡Y qué
alegres! Porque si existe alguien que heredó algo de la música del país madre, ha sido Don
Alberto Rodríguez…”