Вы находитесь на странице: 1из 7

1

COMU 3

TIPOLOGÍA TEXTUAL Y NIVELES DE COMPRENSIÓN LECTORA

LOGRO:
Al finalizar la sesión, el estudiante identifica diferentes tipos de textos por medio del desarrollo de una
infografía, y elabora un organizador gráfico, con base en la lectura literal de textos continuos y
discontinuos, con lógica, precisión y creatividad.
I. Lee los textos y completa la información solicitada.

Más del 90% de los jóvenes cometen faltas de ortografía cuando usan dispositivos móviles

Los jóvenes entre 14 y 30 años no cuidan su escritura cuando se comunican en las redes sociales. Así lo
reconocen ellos mismos, en un estudio de la Universidad de Alcalá, con un total de 300 entrevistados de la ESO,
Bachillerato y los estudios de grado en Humanidades, doble grado en Humanidades y Magisterio de Educación
Primaria y el grado en Comunicación Audiovisual de la propia Universidad. Según este, el 88,5% de los jóvenes
asume que no cuida la elaboración de sus textos al escribir en dispositivos móviles, a diferencia de textos
formales como las tareas.
Cuando los jóvenes se comunican utilizando dispositivos móviles lo hacen siguiendo las normas del código oral;
este se caracteriza porque no está ordenado, utiliza oraciones incompletas, es inmediato en el tiempo y, sobre
todo, se ayuda de la prosodia (o entonación) y los elementos extralingüísticos. El problema es que el medio de
las redes sociales sigue siendo escrito, por más que intenten cambiar el código, y la falta de entonación y de
elementos extralingüísticos hace que inevitablemente se pierda información y se produzcan, por tanto,
malentendidos.
Adaptado de https://www.20minutos.es/noticia/3150820/0/faltas-ortografia-jovenes-dispositivos-moviles/

TEMA
TIPO DE Según su formato o estructura
TEXTO Según su intención
comunicativa
Responde las siguientes preguntas:
1. Según el texto, ¿cuál es la cifra de estudiantes que cuida su escritura al comunicarse en las redes sociales?

2. ¿Qué elementos permiten producir textos formales?

3. ¿Consideras que es importante cuidar la ortografía al comunicarse en las redes sociales?

1
Departamento de Humanidades
II. Elabora una infografía en base al tema: La vida universitaria de un millennial.
Nota: No olvide colocar al menos 4 referencias.

2
Departamento de Humanidades
ESTRATEGIAS PARA EL DESARROLLO DEL NIVEL LITERAL EN LA COMPRENSIÓN DE TEXTOS
CONTINUOS Y DISCONTINUOS

I. Lee los textos y responde las preguntas planteadas.

FUENTE 1

LA PASCUALINA

(Eleodoro Vargas Vicuña)

Vivíamos a las afueras del pueblo, en la chacra, en una casa que mis abuelos le dieron a mi papá cuando se casó.
Había casitas de gente muy pobre, mi padre era el más pudiente. A principios me gustaba vivir ahí, pero
después, cuando fui creciendo, ya no quería vivir en el pueblo. Ahí crecí jugando con los niños, hijos de mis
vecinos.
En una Navidad, cuando ya estuve grande, en el pueblo levantaron un nacimiento, en la chacra esto es lo
que nos sucedió:
Mi hermanito se había portado mal y mi papá le dijo que a él no le pondría el Niño Dios. Que no esperara.
El año anterior el Papá Noel le había puesto caramelos, soldaditos, trompo. Él dijo que si ponía sus
zapatos recibiría lo mismo. El chico no sabía qué hacer, porque quería otras cosas; como para uno de doce años
más o menos. Pensó poner los zapatos de mi papá. Así lo hizo y se acostó. Al otro día se levantó temprano
pensando en los regalos. En un zapato encontró una bolsa de tabaco y en el otro una cachimba. Cómo se habría
puesto Julián, cuando encontró esas cosas. El pobre perdió soga y cabra por ambicioso.
Vivía cerca una chiquita, hija de un vecino, llamada Pascualina. Ella no sabía del Niño Dios ni del Papá
Noel. De ellos, que ponen juguetes a los niños que se porten bien. Aprendió de nosotros.
En Pascuas de Reyes, por la tarde, llegó corriendo. Me dijo que sus zapatos estaban por demás viejos y
que tenía miedo que Papá Noel no le pusiera nada.
Pascualina buscó entre los trapos de una canasta y encontró unas medias negras, apolilladas, una estaba
más hueco que la otra, y despintadas, ella lo cosió con hilo blanco, las medias quedaron con chispas blancas,
daba mal aspecto, yo dije Papá Noel le diría: “Esa chica es una majadera por haber destrozado así sus medias”.
Luego de haber cosido las medias, las colgó en su ventana, con la abertura preparada para recibir algo. Yo
le dije que Papá Noel no iba a ponerle nada. Ella empezó llorar. Eso me dio pena: hacer llorar a una criatura.
Desesperada corrí donde mi mamá para pedirle plata. Mamá me negó y me resondró, diciéndome que esa
gente no sabía nada del Papá Noel. Por último, que Papá Noel nunca ponía nada a nadie. Que a esa chica sus
padres qué le iban a comprar ningún juguete. Que no volviera a fastidiarla más.
Yo no sabía qué hacer para conseguir algún regalo. Me encaminé a la población, a pesar de la tarde, para
ver si conseguía algo. Llegué donde mi tía Mercedes y en el corredor encontré una muñeca. Estaba tan sucia que
mi primita la había olvidado. La recogí y me la llevé a mi casa, La arreglé. Le cosí partes descosidas. La lavé. La
hice secar en el fogón. Al poco rato estaba casi nueva.
Ya eran como las diez de la noche en la víspera de Pascua. Contenta estaba yo de haber metido la muñeca
en la media para la pobre Pascualina. Y ella feliz de haberla encontrado. Cómo se arrodillaba agradecida,
mirando sobre los árboles.
Pasó esa fiesta y la gente de su laya tenía envidia. Hablaba:
-A qué carga de agua le habrán comprado esa muñeca. Tendrán bastante plata.
-Hacerle creer que el Papá Noel le ha puesto cuando ni Papá Noel ni Papa Dios se acuerdan de los pobres.
De esa vez la chica paraba con nosotros haciendo los mandados de la casa, la gente hablaba más. Todo lo
que renegaban decían. Yo quería contarles que yo, Casimira, le conseguí la muñeca para ponerle a nombre de
Papá Noel, después del chasco que le pasó a mi hermanito.
Una mañana, nuestra Catacha, gallina cenicienta, parándose a la puerta del dormitorio, cantó para que la
viéramos. Nosotros no creíamos en esas supersticiones, pero vivía mamá Bartola, una viejita. Cuando se sentaba

3
Departamento de Humanidades
a lavar los platos parecía una lechuza. Tenía la cara demacrada, la nariz larga aguileña. Su cabeza estaba atada
con un pañuelo blanco. A más de eso era piel y hueso. Ella fue la que dijo que alguien iba a morir en la casa.
Yo en mis adentros dije que ella moriría. Quién más habría de ser. Con lo fea que estaba de puro vieja.
Un día yo estaba entregada en el juego cuando llegó la chiquita Alminda. Atontada, dijo que Pascualina
había muerto. Se había caído de la acequia grande, a la altura de la chacra de doña Marcelita.
Corrí a su casa y me encontré con mucha gente. Cuando me halé con sus padres me dijeron en mi cara
que yo tenía la culpa para que se muriera su hija.
"Esa niña tiene la culpa", oía yo a cada rato.
La Pascualina estaba lavando su muñeca. En una de esas resbaló. Como había mucha agua, época de
lluvias, no pudo salir y fue arrastrada. A unas cuadras, allí la encontraron. Más abajo salvaron la muñeca.
Con la culpa que me dieron yo me asusté. Tomé la muñeca y me la llevé. En el camino le preguntaba por
la Pascualina sin que me contestara. Entre a la casa, pasé por la huerta y me puse a llorar.
Luego, ya consolada, pero no tanto, le conté a mamá Bartola. Quería que me hiciera comprender lo que
había hecho. Que me dijera alguna cosa que me contentara. Ella me dijo que Pascualina ya no pensaba en nada
y que estaba feliz en el cielo.
Yo me fui a buscarla, a ver si la veía. Me subí a los altos. La buscaba por el cielo y nada. Allí me di cuenta
lo que es ser nada. Entonces, agarré la muñeca. Le eché la culpa a gritos. La llevé a la huerta donde lloré y la
quemé. La quemé con cólera y pena. Su ceniza la boté al río. Y volví sin llorar, casi contenta, no sé por qué.
Al entrar a la casa, mamá Bartola muerta, estaba sentada en el patio con los ojos mirando al cielo como
viendo a la Pascualina.
Vargas, E. (1999). Taita Cristo. Recuperado de https://bit.ly/2FtTAnM

1. Complete el crucigrama.

1. ¿Quién es el personaje que murió al final de


la historia?
2. ¿Cuál es el nombre de la abuela?
3. ¿Cómo se llama el animal que anunció el
presagio?
4. ¿Quién llegó con la mala noticia al pueblo?
5. ¿Cómo se llama el hermano de la
protagonista?
6. ¿Cómo se llama la niña que regala una
muñeca a la otra protagonista?

4
Departamento de Humanidades
2. Completa el esquema con los tres hechos puntuales para cada momento.

NUDO

DESENLACE
INICIO

3. Responda las siguientes preguntas:

a. En el cuento, ¿todos los pobladores vivían en las mismas condiciones socioeconómicas? Explique su
respuesta.
___________________________________________________________________________

b. ¿Qué motivó a la protagonista para conseguir el regalo de Pascualina?


___________________________________________________________________________

c. ¿Por qué culparon a Casimira de la muerte de Pascualina?


___________________________________________________________________________

d. ¿De qué manera Casimira trató de aliviar su culpa?


___________________________________________________________________________

e. Completa el cuadro comparativo con las características de cada personaje.

Casimira Pascualina

5
Departamento de Humanidades
FUENTE 2
Discriminación en el Perú

¿Cuáles son los resultados de la encuesta Percepciones y Actitudes sobre la Diversidad Cultural y
Discriminación Étnico Racial, y su relación con la violencia?
La discriminación es una expresión de la violencia estructural de las sociedades. Siendo así, la Encuesta sobre
Percepciones y Actitudes sobre la Diversidad Cultural y Discriminación Étnico Racial arroja que el 31% de
peruanos manifiestan haber experimentado algún tipo de discriminación en espacios públicos y privados,
durante el último año. Además, estos actos han ocurrido en instituciones públicas, principalmente en hospitales,
comisarías y municipios. Finalmente, los encuestados señalan que el motivo de la discriminación fue por su nivel
de ingresos, forma de hablar, vestimenta y rasgos físicos, como principales motivos encontrados. En suma,
encontramos que la mayor cantidad de casos de discriminación ocurren por racismo.
Según la encuesta, uno de cada tres peruanos ha sufrido discriminación, y el 53% cree que sus
compatriotas son racistas.

¿Los resultados muestran diferencias por sexo?


Sobre las experiencias de discriminación, podemos decir que ocurren con la misma frecuencia a hombres y
mujeres; ya que la diferencia porcentual es apenas de 1.4. Sin embargo, sí encontramos diferencias en los
espacios en los que ocurre la discriminación. Los hombres reportan una mayor cantidad experiencias de
discriminación en hospitales, comisarías y municipios; mientras que las mujeres reportan mayor cantidad de
experiencias de discriminación en supermercados, restaurantes o entidades financieras.
Otra diferencia significativa está en la percepción del racismo. Mientras que el 48% de hombres
considera que el Perú es racista; el 57% de mujeres lo considera así, son casi 10 puntos porcentuales por
encima. Del mismo modo, el 30% de mujeres considera que los funcionarios que atienden en instituciones
públicas son ‘muy racistas’, en comparación a un 23% de los hombres que piensan lo mismo. Podríamos decir
que las mujeres ven con mayor gravedad el problema.

¿La discriminación racial afecta de manera diferente a hombres y a mujeres?


Por supuesto, en muchos casos las mujeres son discriminadas de manera simultánea por ser mujeres y por su
identidad étnico-cultural. Esto ocurre porque la discriminación –como la violencia- se caracteriza por ser
múltiple o interseccional. Esto significa que cuando una persona discrimina a otra, lo hace en atención a
distintos factores o motivos que pueden ser la apariencia física, las costumbres, el sexo, el nivel socioeconómico,
la orientación sexual, entre otros. Si bien nosotros hacemos el ejercicio de separar estas categorías; en la
realidad operan de manera simultánea muchas veces. Esta simultaneidad agrava el fenómeno y aumenta la
situación de vulnerabilidad de la víctima.

Se dice que ser mujer y ser de raza indígena configura una mayor discriminación. ¿Qué nos puedes decir sobre
esto?
Ser mujer, de raza indígena, pobre, quechua hablante, y vivir en zona rural configura una mayor discriminación.
Vivimos en una sociedad machista, racista, clasista, centralista; esto excluye y limita el ejercicio pleno de sus
derechos a ciertas personas y grupos, donde unos se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad que
otros; por tanto, necesitan ser atendidos con mayor urgencia por el Estado.
El caso del racismo hacia las mujeres indígenas es particularmente urgente atender en nuestro país
porque los estereotipos racistas en los medios de comunicación hacia ellas son muy fuertes y persistentes. ‘La
Paisana Jacinta’ es el caso más emblemático, pero también han existido otras como la Pánfila o la Chola
Eduviges. Un estudio de Luis Alarcón de 2015 encuentra que estos personajes muestran un bajo nivel de
instrucción, de conocimientos y de entendimiento. El estudio cualitativo se complementó con una encuesta a
personas andinas de la sierra de La Libertad; donde más del 40% indicaron que el aspecto moral y físico de las
mujeres andinas era mal reflejado en los programas de humor de la televisión.
Desde el año 2014 el Ministerio de Cultura se viene pronunciando en contra del personaje de ‘La
Paisana Jacinta’. El año pasado a solicitud de la 45° Fiscalía Provincial Penal de Lima, emitimos una opinión

6
Departamento de Humanidades
técnica sobre los efectos perjudiciales que tiene la representación de este personaje, así como la afectación al
derecho a la igualdad y no discriminación y el principio de dignidad de las mujeres de origen andino. Ello en el
marco de un proceso penal seguido por el delito de discriminación.
Un ejemplo de la grave situación de vulnerabilidad que viven las mujeres de nuestro país, y, sobre todo,
las mujeres indígenas quechua hablantes de zonas rurales pobres fue el conflicto armado interno (1980-2000).
Ellas fueron víctimas de violaciones sexuales, torturas para obtener información sobre sus familiares, reclutadas
forzosamente, unidas forzosamente, y tuvieron que desplazarse haciéndose cargo de familias desmembradas.
Como bien lo ha señalado la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), es necesario entender estos
acontecimientos desde el racismo y el machismo prevalente en nuestro país. Como mencionan en su informe, lo
que les ocurría a estas mujeres no era parte de la preocupación nacional.

¿Qué ocurre en el caso de las mujeres afrodescendiente?


Las mujeres afrodescendientes sufren una discriminación particular. Como lo ha encontrado Rocío
Muñoz, existen estereotipos muy marcados hacia ellas, alimentados por la situación de sometimiento que
sufrieron durante el periodo esclavista, caracterizado por el trabajo forzado, la violencia y el abuso sexual. De
acuerdo al estudio (2010), a las mujeres afroperuanas, se les estereotipa con relación al trabajo doméstico
identificándolas como lavanderas, cocineras o empleadas. Así mismo, se da un sobredimensionamiento de su
sexualidad, vinculándolas a la “fogosidad” y “disponibilidad sexual”. Todo ello afecta su auto concepto y su
relación con el propio cuerpo, que termina siendo de rechazo, en muchos casos. Así mismo, afecta la interacción
social que viven las mujeres afrodescendientes con el resto de la población.
Estos estereotipos afectan el desarrollo de las mujeres afrodescendientes en todos los ámbitos de la
vida social. En nuestro ‘Diagnostico Situacional de Discriminación Étnico-Racial en el ámbito laboral’ se encontró
que las mujeres afrodescendientes sufren muchas situaciones de hostigamiento y acoso sexual en sus centros
de trabajo, por ejemplo.

¿Cómo se vincula la discriminación étnico-racial con la violencia familiar?


Cuando cruzamos datos sobre violencia familiar y auto-identificación étnica; vemos que efectivamente la
variable étnica aumenta la vulnerabilidad de las mujeres. Por ejemplo, la ENDES 2016 mostraba que la violencia
por parte de la pareja era mucho más recurrente en mujeres que se auto identificaron quechua (73%), aimara
(72,1%) y afrodescendientes (72,5%); mientras que las mujeres blancas (64,4%) y mestizas (66,6%) lo registraban
menos.
Como frente a cualquier otro problema público, la violencia de género debe ser atendida con
pertinencia cultural; es decir, tomando en cuenta y respetando la identidad étnico-cultural de las mujeres
afectadas, su cosmovisión, valores y costumbres; de este modo la atención será de mejor calidad y tendrá
mejores posibilidades de éxito.

Mantilla, L. (2018). 31% de peruanos han experimentado algún tipo de discriminación en espacios públicos y privados.
Adaptado de https://observatorioviolencia.pe/entrevista-racismo-y-discriminacion/

En función del texto anterior,


1. aplica la técnica del subrayado,
2. elabora una sumilla para cada párrafo,
3. escribe el resumen del texto, y
4. elabora un organizador gráfico con las ideas más importantes.

Nota: Asegúrese de revisar la rúbrica y verificar los criterios de evaluación antes de entregar tu trabajo.

7
Departamento de Humanidades