You are on page 1of 1

Guía para la lectura de fallos

En principio, debemos tener en claro quien es el Tribunal que se encuentra dictando la


sentencia, y la fecha del mismo. Ello a fin de conocer en que instancia nos encontramos
y el contexto histórico/normativo del fallo (esto ultimo puede ser relevante en algunas
cuestiones especiales).
Asimismo, es importante detectar quien o quienes son las partes involucradas en el
litigio: actor y demandado. Recordemos que los “autos” –es decir, la caratula- del juicio
nos dan un primer panorama, por ejemplo: “HALABI ERNESTO C/ PEN S/AMPARO”.
HALABI ERNESTO: Actor
C: contra
PEN (Poder Ejecutivo Nacional): Demandado
S: sobre (sobre que versa la cuestión, que tipo de proceso es)
Amparo: Tipo de procedimiento. Podría ser un proceso de conocimiento, un proceso de
ejecución. Todas estas cuestiones las verán en derecho procesal.

Luego, al comenzar la lectura en si, nos encontraremos con la estructura del


pronunciamiento, que por lo general, consta de: fecha, considerandos –enumerados-,
resuelve, firmantes.

Considerandos: en ellos encontraran el desarrollo de los hechos del caso en particular.


Que fue lo que paso, que plantearon las partes involucradas en el litigio y como
sostienen sus posturas. Asimismo, se hace un raconto de lo que sucedió en las instancias
anteriores de así haberlas.
Luego, se encuentra el desarrollo en si de la cuestión debatida, se la explica y
determina (detección de la controversia), las pruebas ofrecidas y producidas, su
influencia en el caso concreto y la normativa que el magistrado o tribunal considera
aplicable.

Resuelve: es la resolución en si del pleito, basándose en las consideraciones


desarrolladas en los considerandos previos.

Respecto de los firmantes: De ser un juzgado de primera instancia, únicamente se


contará con la firma de este único magistrado.
Ahora bien, de tratarse de instancias superiores (Cámaras de Apelaciones, Suprema
Corte provincial, Corte Suprema de Justicia de la Nación): son varios magistrados, que
pueden votar en unanimidad o con disidencia. Por ejemplo, en una cámara –son 3
jueces- se vota: 2 mayoría, 1 minoría.
También puede ocurrir que se encuentren con un fallo que, respecto de la resolución del
caso sea unánime, pero los fundamentos de algún o algunos magistrados sea diferente.
Esto se llama disidencia de fundamentos.