Вы находитесь на странице: 1из 16

Cómo tocar el violín.

2 partes: Reúne el equipo. Técnica básica

El violín es uno de los instrumentos más gratificantes y hermosos que se puede tocar. El camino del
aprendizaje del violín es largo, pero con paciencia, disciplina y entusiasmo, estos pasos te ayudarán a
empezar a recorrer el camino hacia el éxito con este notorio instrumento.

Parte 1

Reúne el equipo

1.

1
Compra el violín. Si recién empiezas con el instrumento, no hay necesidad de gastar una cantidad excesiva
de dinero en un violín. Sin embargo, como en la mayoría de instrumentos, la calidad del violín tiende a ser
mejor si el precio sube. Prepárate para gastar unos cuantos cientos de dólares en un violín decente para
principiantes.

 Compra de tamaño completo o 4/4 si eres una persona adulta. El violín es un instrumento pequeño,
pero existen tamaños más pequeños de diseño especial. Dichos violines son generalmente para
niños muy pequeños, así que asegúrate de comprar un violín de 4/4 a menos que seas una persona
pequeña. Puedes pedirle una recomendación a la persona de la tienda si no estás seguro. También
puedes pedirle que mida el largo de tu brazo para saber qué tamaño de violín necesitas.
 Cómprale a un vendedor confiable. Las tiendas de música ponen sus reputaciones en juego al vender
instrumentos íntegros y sin ningún defecto o daño obvio. Como principiante, no podrás sacar un
sonido muy agradable de tu instrumento durante un tiempo, así que podrías pasar por alto las fallas
en los violines de venta privada y luego sería muy tarde para reclamar. Solo compra en tiendas o a
una persona de confianza.
2.

2
Revisa los accesorios. Tu violín debe venir con cuatro cuerdas, un arco y un estuche portable de tapa dura,
así como también una hombrera, una mentonera y cera para el arco. En la mayoría de casos, la persona
que te vende el violín no se opondrá a colocar las cuerdas por ti, lo cual tiene el beneficio extra de que
podrás revisar bien para asegurarte de que las clavijas de afinación (las perillas negras en la voluta o la
parte superior del violín) encajen de forma adecuada en la voluta. Un estuche de tapa dura es importante
porque los violines son instrumentos delicados.

 Las cuerdas vienen en tres variedades básicas: el primero es de tipo intestino, el cual es costoso y
difícil de cuidar pero ofrece un rango complejo de sonido. También está el de metal, el cual tiene un
sonido más alto y brillante pero puede sonar chirriante, y el tipo sintético, el cual es liso, claro y no
tan impredecible como el de intestino. El nombre de cada tipo hace referencia al material central, el
cual se envuelve en alambre de metal para crear la cuerda. La mayoría de principiantes deben usar
cuerdas con un núcleo sintético como el nylon.
 El arco debe ser nuevo o tener cerdas nuevas. Puedes revisar esta característica al mirar las cerdas
del arco (las fibras finas de color blanco o blanco opaco) y asegurarte de que el color sea uniforme y
brillante a lo largo de toda su longitud. Las cerdas del arco deben tener un ancho uniforme de un
extremo a otro.
 Los arcos se desgastan con el tiempo. Puedes hacer que le coloquen cerdas nuevas a tu
arco por un costo menor en la mayoría de tiendas de música.

3.
3
Compra otros artículos. Casi todos los violinistas usan una mentonera. La mentonera es una pieza de
plástico barata y ergonómica (usualmente de color negro) que se sujeta cerca a la base del violín y permite
que tu mentón lo sostenga de forma segura. Aparte de eso, asegúrate de tener un poco de cera (savia
coagulada) para tu arco, un atril y un libro de lecciones o canciones para principiantes, de preferencia en un
formato abierto.

 Algunos violinistas, en especial los principiantes, también compran una hombrera. La hombrera es
un cojinete del ancho del violín que se apoya en tu hombro por debajo de este y hace que sea más
fácil sujetarlo. Muchas personas comienzan con una hombrera y luego dejan de usarla después de
unos cuantos años. Si el violín parece hundirse en tu hombro cuando tocas, considera comprar una
hombrera.
 Los violinistas con frecuencia sostienen el violín en el recodo del brazo con el que tocan, con la parte
trasera ubicada en su hombro. Por lo general, para ellos las mentoneras y hombreras no tienen
utilidad.

Parte 2

Técnica básica
1.

1
Tensa el arco. Una vez que hayas colocado tu atril y tu partitura, abre el estuche y saca el arco. Las cerdas
del arco deben estar flojas. Tensa las cerdas del arco mediante el tornillo del extremo final y gíralo en
dirección horaria hasta que el espacio entre las cerdas y la vara sea lo suficientemente grande como para
que un lápiz pase libremente de punta a punta.

 Las cerdas no deben estar demasiado flojas ni demasiado ajustadas. Las cerdas tampoco deben
estar paralelas a la parte de madera del arco, sino ligeramente curvadas.
 No utilices tu meñique para medir esta distancia porque el aceite de tu piel puede transferirse a las
cerdas, las cuales necesitan estar libres de aceites para poder sacar el mejor sonido de las cuerdas.
2.

2
Échale cera al arco. La cera viene en dos tipos, uno es oscuro y el otro claro, además que se pueden usar
ambos y ninguno es costoso. Por lo general es un rectángulo de un material duro y transparente en una caja
de papel o cartulina que está abierta en dos lados. Toma la cera por los costados del papel y frótala con
cuidado, pero también con fuerza, de arriba a abajo a lo largo de las cerdas del arco unas tres o cuatro
veces. El objetivo es transferir un poco del "polvo" de la cera a las cerdas para hacerlas más pegajosas.

 Si no crees que la cera está produciendo nada de "polvo", toma una llave o cualquier objeto afilado
y ráyala ligéramete. Verás algunas rayas ligeras si la rayaste lo suficiente.
 Demasiada cera hará que el arco se adhiera demasiado y produzca un sonido chirriante. No pasa
nada si le echas demasiada cera al arco, unas cuantas horas de práctica harán que baje al nivel
correcto.
 Si es un arco con cerdas nuevas, entonces es posible que necesite más cera de lo normal. Desliza
el lado liso de las cerdas del arco sobre una cuerda para ver si produce un sonido claro luego de tres
o cuatro pasadas de cera. Si no es así, añade un par de pasadas más.
3.

3
Afina el violín. Deja el arco a un lado por el momento y toma el violín de su estuche. Las cuerdas, del tono
más bajo al más alto, deben finarse a sol, re, la y mi. Por lo general, puedes comprar un afinador electrónico
desde 15 a 20 dólares según la calidad y la marca. Los ajustes mayores se pueden realizar con las clavijas
de afinación en la voluta del violín, pero si el sonido solo está un poco desafinado, utiliza los pequeños diales
de metal cerca de la parte inferior, llamados afinadores, para hacer tus ajustes. Una vez que estés satisfecho,
devuelve el violín al estuche por un momento.

 Utiliza un silbato de tonos para encontrar las notas correctas o simplemente busca archivos de sonido
en Internet.
 No todos los violines tienen afinadores, pero se pueden instalar en una tienda. Algunos violines solo
tienen un afinador ubicado en la cuerda mi. Algunos violinistas se las arreglan bien con un solo
afinador, mientras que otros pueden preferir tener todos los afinadores.
4.

4
Agarra el arco. Primero, coloca con suavidad la parte media de tu dedo índice sobre el agarre (la parte
ligeramente acolchada de la vara, por lo general a unos pocos centímetros por encima del tornillo de ajuste).
Coloca la punta de tu meñique en la parte lisa de la vara cerca a la base y mantenlo ligeramente curvo. Los
dedos anular y medio deben descansar con sus partes medias alineadas con la punta de tu meñique.
Además, sus puntas deben ir al costado de la nuez (la pieza negra que conecta el tornillo con las cerdas).
Tu pulgar debe descansar debajo de la vara y frente a la nuez, cerca o en las mismas cerdas.

 Es posible que te sientas un poco incómodo al principio, pero con el tiempo se convertirá en un
hábito.
 Tu mano debe estar relajada, suelta y un poco curva como si sostuvieras una pelota pequeña. No
dejes que tu palma se cierre o descanse en el arco. Esto reduce el control que tienes sobre el
movimiento del arco, lo cual será de creciente importancia a medida que mejores tus habilidades.
5.

5
Toma el violín. Ponte de pie o siéntate con la espalda recta. Tómalo por el cuello con tu mano izquierda y
coloca la parte trasera del instrumento en tu cuello. Coloca la parte baja del violín en tu clavícula y asegúralo
en el lugar con tu mandíbula.

 Tu mandíbula, justo debajo del lóbulo de la oreja (no el mentón), debe descansar en la mentonera.
Esto ayuda a evitar que el instrumento se resbale de tu hombro (y también la razón por la que los
violinistas en la televisión siempre parecen mirar hacia abajo y a la derecha).
6.

6
Perfecciona la posición de tu mano. Coloca tu mano debajo de la parte superior del cuello y apoya el violín
de manera que la voluta apunte lejos de ti. Sostenlo con firmeza mediante el posicionamiento de tu pulgar
en el cuello y deja que tus cuatro dedos hagan una curva sobre el diapasón, el cual es la lámina negra que
cubre la parte frontal del cuello.

 Como principiante, tu mano debe estar lo más arriba posible del cuello y permitir que tu dedo índice
alcance el diapasón. Con el tiempo aprenderás a deslizar tu mano de arriba a abajo para alcanzar
notas más altas con rapidez.
7.

7
Toca las cuerdas. Coloca el lado liso de las cerdas del arco a aproximadamente la mitad de la distancia
que hay entre el puente (la madera de aspecto delgado que está a 3/4 hacia abajo y que mantiene levantadas
las cuerdas) y el diapasón, de modo que esté directamente por encima del ombligo (cuerpo frontal) del violín.
Desliza el arco por las cuerdas lo más recto que puedas, de forma paralela al puente y con un poco de
presión. El violín debería emitir un sonido. Asimismo, inclina las cerdas del arco hacia el puente en un ángulo
de 45 grados.

 Mayor presión significa un sonido más alto, pero demasiada presión producirá un sonido chirriante.
Una presión ligera debería producir un tono continuo de extremo a extremo del arco. Si hay
interrupciones, entonces el arco necesita más cera.
 Inclina el arco ligeramente hacia la voluta y tu tono se escuchará más enfocado y producirá un sonido
más profesional.
8.

8
Practica con cuerdas al aire (sol, re, la y mi, en orden de cuerdas de arriba a abajo). Las cuerdas al
aire son simplemente cuerdas que tocas sin poner ningún dedo encima. Coloca el cuello del violín en el
espacio entre tu pulgar izquierdo y el primer dedo. Sostén el arco con tu muñeca, codo, hombro y punto de
contacto en la cuerda dentro de un plano. Cambia de cuerda al levantar o bajar el codo para llevar el arco a
la altura adecuada. Primero intenta con golpes cortos de 15 cm (6 pulgadas) o similar en el medio del arco,
luego intenta con golpes medios desde la nuez hasta la mitad y de regreso. Practica hasta que hagas golpes
largos y de toda la longitud del arco.

 Los golpes cortos y largos son técnicas importantes para tocar el violín, así que no sientas que
pierdes tu tiempo al practicar los golpes cortos.
 Continúa con tu práctica hasta que puedas tocar una cuerda a la vez sin tocar las otras cuerdas. Es
importante desarrollar el control para que no toques por accidente una cuerda que no querías tocar.
9.

9
Practica tocar otras notas. Es necesaria mucha práctica para dominar la presión y la posición necesaria
para hacer que tus dedos produzcan notas claras en el diapasón. Empieza con tu dedo más dominante, el
dedo índice. Utiliza solo la punta y presiona firmemente en la cuerda más alta (la cuerda mi). No necesitar
hacer mucha presión como en las cuerdas de la guitarra, una cantidad modesta y firme es suficiente. Desliza
el arco a través de la cuerda mi para producir una nota un poco más alta. Si estás sosteniendo el violín de
manera adecuada, tu dedo debe bajar de forma natural aproximadamente 4 cm por debajo del mango (la
parte superior del diapasón) y producir la nota fa.

 Añade notas. Una vez que puedas producir una nota clara, intenta poner la punta de tu dedo medio
un poco más abajo del dedo índice en el diapasón. Mantén ambos dedos apretados y toca otra nota
más alta. Por último, coloca el dedo anular delante del dedo medio y repite el proceso. También se
usa el meñique, pero toma mucha más práctica dominarlo. Por ahora solo preocúpate de los otros
tres dedos.
 Añade cuerdas. Intenta tocar cuatro notas (al aire, con el dedo índice, medio y anular) en todas las
cuatro cuerdas. Presta atención a la cantidad de presión que necesitas para producir una nota clara
en cada cuerda.

10.

10
Practica escalas. Una escala es una serie de notas que asciende y desciende en un patrón de pasos
(usualmente son 8 y a veces 5) que empieza en una nota y termina en la versión más aguda o grave de
dicha nota. Una escala fácil (y útil) para principiantes es la escala de re mayor, la cual empieza en la cuerda
re. A partir de ahí, coloca tus dedos hacia abajo (como se describió anteriormente) y toca cada nota: re (al
aire), mi, fa sostenido, sol (que debe producirse con dedo anular o tercero). Para completar la escala, toca
la siguiente cuerda más agua al aire, la, y luego repite el patrón en la cuerda la para tocar si, do sostenido y
finalmente re con tu tercer dedo.

 Si se toca adecuadamente, la escala de re mayor (de hecho, cualquier escala mayor) debe coincidir
en sonido con la famosa escala "do, re, mi, fa, sol, la, si, do". Si no la conoces, busca en línea y mira
el musical "La novicia rebelde", donde presentan una canción muy conocida y memorable llama "do
re mi" que lo explica.
 Si parece que no puedes obtener el sonido correcto, recuerda que debes colocar el primer dedo
separado del mango por una distancia igual al ancho del dedo, el segundo dedo separado por la
misma distancia del primero y el tercer dedo debe tocar al segundo. Si prefieres, puedes preguntar
en la tienda de música o a tu profesor para que te marque las posiciones de los dedos con cinta
blanca, así tendrás una guía visual.
 Existen otras escalas como las menores, armónicas e incluso las pentatónicas (de 5 notas), pero las
puedes estudiar, practicar e internalizar después.

11.

11
Practica todos los días. Empieza con un tiempo de práctica corto (15 o 20 minutos) y practica más cada
día hasta que llegues a una hora o hasta que ya no tengas tiempo para tocar. Los violinistas serios a menudo
practican de 3 a más horas por día, pero muchos violinistas con ese nivel ya ganan dinero por tocar. Practica
tanto como te sea posible y trata de no detenerte. Incluso tocar con un sonido decente unas pocas canciones
simples puede tomar meses, pero con el tiempo las cosas mejorarán.
Consejos

 NO dejes tu arco tensado luego de tocar, ya que puede dañarse y los arcos son costosos.
 Practica despacio y luego desarrolla un ritmo. Tal y como sucede con la digitación, el tiempo hará
que tus dedos recuerden dónde deben ir.
 Toma clases al menos una vez por semana. Incluso una lección corta semanal puede proporcionar
una retroalimentación muy valiosa.
 Si no tienes dinero para comprar un violín, alquilar es una buena opción. Los violines de alquiler
deben venir siempre con un arco, estuche y cuerdas.
 Limpia la cera acumulada en tu violín después de cada sesión de práctica. Usa una tela limpia, seca
y suave en las cuerdas, por encima y debajo del diapasón y alrededor del puente. No limpies la cera
de las cerdas del arco.
 Consigue un profesor y aprenderás mucho más rápido. Busca profesores en las universidades
locales, institutos comunitarios, orquestas y algunos colegios. Si no encuentras al mejor profesor
para ti al principio, continúa tu búsqueda hasta que encuentres alguien con quien te sientas cómodo.
 Te tomará años dominar el violín, así que debes tener paciencia.
 Ten cuidado al comprar un violín en línea, ya que por lo general no son de muy buena calidad y la
reparación podría costar más de lo que valen.