You are on page 1of 4

HOY

AprenderDólarElecciones 2019GéneroInteligencia
Chequeo

Pocos datos sobre desnutrición en la Argentina

Olivia Sohr

A pedido de un lector, Chequeado.com indagó


sobre el tema, en busca de estadísticas
confiables. El resultado fue un panorama de
poca información y gran incertidumbre.

Un lector de Chequeado.com propuso comprobar la veracidad de


un dato publicado por el sitio web Periódico Tribuna, sobre las
personas que sufren hambre en el país. La publicación, sin citar
fuente alguna, afirma que “en la Argentina, 1 de cada 17 habitantes
sufre hambre. El 70% de ellos, son niños, niñas y adolescentes”.

Sin embargo, el desafío no es menor. Para conocer la situación


nutricional del país es necesario sumergirse en una masa de
estudios e informes de diversas instituciones, cada cual con sus
propios enfoques, muchas veces difíciles de comparar entre sí. En
un país en donde hace un mes murió un niño por falta de alimentos
(en la provincia de Misiones), la escasez de datos fiables sobre el
tema es, como mínimo, muy preocupante.
Distintos organismos elaboran sus encuestas, y miden diferentes
parámetros. Por ejemplo: la desnutrición, según los alimentos
ingeridos; la cantidad de niños con peso menor al normal; o la
cantidad de gente que dice haber sentido hambre. Además, cada
encuesta se hace sobre distintas poblaciones, por lo que resulta
casi imposible cualquier comparación. Y no existen estudios
generales que den una idea precisa sobre la amplitud del
fenómeno. Los siguientes, que ofrecemos, son los más relevantes.
Las conclusiones, entonces, quedan a consideración de los
lectores.

 La Dirección de Estadísticas del Ministerio de Salud no tiene cifras


sobre la desnutrición. Sólo contabiliza los casos de personas que
mueren a causa de ella.

 La encuesta más completa es la de la Dirección Nacional de


Maternidad e Infancia, que depende del Ministerio de Salud.
La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, incluye datos generales
de desnutrición, además de un análisis sobre las dietas de los
encuestados, que releva la falta de nutrientes, entre otros datos.
Según esta encuesta, que sólo incluye a niños de entre 6 meses y
5 años, y mujeres de entre 10 y 49 años, el porcentaje de niños
con desnutrición es del 3,8%, a los que habría que sumarle los que
padecen de emaciación (delgadez extrema causada por cuestiones
transitorias), que es del 1,2 por ciento. Entre las mujeres se cuenta
un 3,4% que tiene un índice de masa corporal bajo. Los datos son
de 2007, año en que la encuesta se hizo por primera vez, y debería
hacerse, en el futuro, cada 10 años.

 La Organización Mundial de la Salud, publica, a través de su


Observatorio Global de la Salud, estadísticas sobre desnutrición.
Según el organismo, en la Argentina serían 2,3% los niños de
menos de 5 años con un peso menor a lo normal. Sus estadísticas
corresponden al período 2004-2005. Para la comparación que se
ofrece a continuación, respecto de otros países de la región, debe
ser tomada en cuenta una salvedad: se trata de datos de diferentes
años, si bien todos corresponden a la década 2000-2010, excepto
Paraguay (1990).

 Finalmente, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad


Católica Argentina hace una encuesta sobre la cantidad de
personas que “sienten hambre”. Este método de medición está
basado en evaluación subjetiva; es decir, en la percepción de los
encuestados y no en datos objetivos como, por ejemplo,
mediciones. Según sus resultados, el 21,4% de los hogares del
país con niños sufre problemas de hambre. Incluso, el 6,6% de los
hogares del país con niños está en “riesgo severo”. Esto quiere
decir que sus ocupantes respondieron que padecieron hambre en
repetidas ocasiones a causa de problemas económicos, en el
último año. Entre los niños, el porcentaje es del 5,6%. Si se
considera a los que están en “riesgo moderado” -es decir, que
alguna vez durante el año sintieron hambre-, el porcentaje dentro
de la población general sube a 19,9 por ciento. Y en el caso de los
menores de 18 años, al 27,9 por ciento. Esta encuesta se hace
todos los años, aunque los datos citados corresponden a 2009 y el
propio organismo aclara que, por lo tanto, no contempla el impacto
de la Asignación Universal por Hijo.