Вы находитесь на странице: 1из 2

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS


DEPARTAMENTO DE HISTORIA

CURSO: HISTORIA DE AMÉRICA I


ESTUDIANTE: SANDRA CATALINA ARDILA ECHEVERRY

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA DE MARC BLOCH

En su libro introducción a la historia Bloch aborda ciertas ideas acerca del oficio del
historiador, plantea que el objeto de estudio de la historia es el hombre, además argumenta
como a través del pasado se puede comprender el presente, haciendo uso de ciertas
herramientas y propone situaciones con las cuales el historiador se va a enfrentar a la hora
de realizar una investigación.

Bloch para empezar hace una importante relación entre la historia, los hombres y el tiempo,
manifiesta cómo se puede llegar a comprender la sociedad actual a través del pasado y
cómo podemos comprender el pasado partiendo del ahora, deja de lado el “ídolo de los
orígenes” y ahonda en las causas de los hechos y como estas tienen un efecto a veces
imperceptible en el presente, teniendo en cuenta que la historia debe ser comprendida con
base en el conocimiento del pensamiento de la época a cambio de entenderla a través de la
ideología actual.

Lo anterior nos supone un problema denominado “observación histórica”. El historiador se


ve obligado a vivir la historia de forma indirecta, con el testimonio como una de sus
principales herramientas para estudiarla, método que implica otro problema pues gran parte
de la información que se tiene sobre cosas vistas se documenta a través de los ojos de
terceros, lo que hace imposible aumentar el espectro de la realidad que se ve limitada por
los sentidos de quien la percibió. El pasado ya no existe y no se puede modificar, pero a
través de las huellas que han dejado marcas creadas por fenómenos susceptibles a nuestros
sentidos está en constante transformación y progreso. El uso de estas huellas junto con los
nuevos procesos de investigación, han creado una nueva perspectiva de análisis y atención,
haciendo que en la actualidad gracias a estos métodos se pueda interrogar los
acontecimientos, que solo caían en la descripción, por tanto, estas huellas ahora se han
convertido en fuentes de análisis.

El autor plantea a la crítica como un método para buscar errores en los testimonios
históricos, puesto que no se debe pasar entera la información, la duda examinadora es
determinante. Es importante tener en cuenta la cantidad de artículos falsificados sobre
diferentes épocas de la historia, así como el grado de subjetividad y de visión emocional,
que otorgan un tinte personal al texto. Para dar solución a este problema se propone la
comparación de fuentes que permiten crear y trazar documentos históricos más cercanos a
la realidad.

El historiador puede caer con facilidad en el acto de juzgar sin detenerse a estudiar y
analizar el caso, muchas veces omitiendo factores importantes como el significado de las
palabras según su época o a la ideología impartida por alguna institución importante para la
población. Por mucho tiempo se le otorgó al historiador un papel de juez, que hacía sus
veredictos con base en ciertos criterios de valor y diversos hechos históricos, sin tener en
cuenta las pasiones. El historiador hace parte de una sociedad y una historia, en vez de
juzgar debe penetrar en ella y develar sus más profundos secretos.

El autor muestra su inconformidad respecto a la causa y el efecto, Bloch propone buscar los
acontecimientos que hicieron posible la causa y concluye, que no hay causas únicas. “Las
causas en la historia más que en cualquier otra disciplina no se postulan jamás. Se
buscan…”.