You are on page 1of 5

El Poder de una Vida Transformada –

Estudio
ElsieVega Estudios Bíblicos

Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el
que se sentaba y mendigaba? Juan 9:8
No existe mayor argumento en favor del Evangelio que una vida transformada por Jesús. El
hombre de nuestros días está cansado de oír teorías y filosofías huecas. Todo el mundo habla,
todo el mundo promete, pero el Evangelio va más allá de la simple teoría. El Evangelio se
hace vida, carne, experiencia, sale del romanticismo de la filosofía barata y entra en la vida
práctica.

La vida transformada del ciego perturbó a la sociedad de sus días. Había en él algo diferente.
Todos lo podían ver. No era tanto lo que él decía, era el hecho incontestable de haber
recuperado la visión. Cualquiera puede contradecir tus palabras, pero nadie puede refutar tu
vida. Contra los hechos no hay argumentos.

Los vecinos que otrora lo habían visto cuando era mendigo, ahora se preguntaban unos a
otros:
“¿No es éste el que se sentaba y mendigaba? Unos decían: Él es; y otros: A él se parece. El
decía: Yo soy” (vers. 8-9).
Ahí estaba el fruto del Evangelio auténtico y el mundo a su alrededor tembló.

Un caso imposible
En algún lugar del mundo que no identificaré, para proteger la imagen de la persona, un
muchacho me buscó, acabado por el tipo de vida que vivía. Me contó cosas terribles. Era
homosexual, estaba viciado con drogas, y muchas veces hasta vendía su cuerpo para
sobrevivir. A lo largo de mi ministerio encontré personas de todo tipo y maravillosamente vi
el poder transformador de Cristo.

Pero aquel día tuve pena de aquel muchacho y de alguna manera pensé que un caso así era
humanamente irreversible. Cuando lo vi partir, pensé que nunca más lo vería. Abandonar las
drogas en el punto en que él estaba ya sería un milagro, pero cambiar las tendencias
homosexuales arraigadas y hacer una higiene completa de la manera de sentir y de pensar…
¡Ah, era demasiado! Claro que Dios es capaz de hacer un milagro; sin embargo, aquel día
comprendí que yo tenía mucho que aprender de Dios.

Me contó su drama. Había nacido en un hogar cristiano, pero a los 13 años de edad su padre
lo descubrió realizando prácticas homosexuales y lo expulsó de la casa. ¿Adónde va un chico
de esa edad, si los padres le niegan un lugar en la familia? A partir de allí creció con personas
de las mismas tendencias y pasó a vivir una vida triste.
Oré con él, le conté los milagros que Dios hiciera en otros lugares, con otras personas. Por
algunos momentos, él acusó a Dios: “¿Por qué Dios me creó con estas tendencias? ¿Por qué
soy así?”
—¿Por qué me has buscado? —pregunté.
—Me decían que necesito ayuda —dijo.

Su conciencia lo estaba enloqueciendo. Me contó que la madre le había enviado un casete


con un sermón mío y después de escucharlo cayó de rodillas clamando por un milagro.

Algunos días después de aquel encuentro, recibí una carta suya. Pedí ayuda a algunos
especialistas. Entonces le escribí al chico una larga carta. Oré por él muchas veces. En
ocasiones, cuando en la calle veía a alguien parecido, me acordaba del muchacho y me dolía
el corazón. Recordaba sus lágrimas de impotencia, de fracaso y desesperación. Recordaba su
angustia de querer ser de otra manera. Había ido demasiado lejos, es verdad, pero si pedía
ayuda era porque el Espíritu de Dios todavía hablaba a su corazón. Todavía había esperanza.
Dos años después recibí otra carta de él. Era una carta diferente. Decía: “Un día usted va a
tener una sorpresa conmigo”.

Varios años después, lo encontré de nuevo. Vestía un traje azul marino y una corbata
colorida, muy moderna. Al fin del culto, me abrazó. No lo reconocí; nunca lo habría
reconocido si él no hubiese comentado algunos detalles. Y pregunté: “No puede ser, ¿eres
tú?” “¿Usted no cree en los milagros que predica?”, me respondió con los ojos brillando de
emoción. Después me contó el segundo capítulo de su historia.

Hoy él vive en otro país. Dijo: “Era necesario cortar todas mis raíces; ahora soy feliz en
Cristo. Vine aquí sólo para contarle lo que Jesús hizo por mí, y para que mi familia sepa que
yo morí a mi vieja vida y renací en Cristo”.

Quien conoció un día a este muchacho no puede creer la transformación que se operó en él
por el Santo Espíritu. Pero su vida es incontestable. ¿Quién puede refutar el testimonio del
Evangelio que se hizo carne?

En el Evangelio de San Juan, capítulo 1, versículo 1, encontramos lo siguiente:


“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.
Ahí vemos a Dios y su Palabra, su mensaje, su Evangelio, su buena nueva. La humanidad
estaba necesitando las buenas nuevas de la salvación. El mundo, que fuera hecho por la Pa-
labra creadora del Padre, ahora necesitaba de la Palabra redentora, restauradora, salvadora.
¿Cómo envió Dios su Palabra al mundo? ¿La imprimió en un folleto? ¿La explicó en una
revista? ¿La publicó en un libro? ¿Puso carteles por todos los rincones del universo? Y si en
aquel tiempo hubiera existido la radio, la TV y el Internet, ¿habría enviado Jesús su Palabra
a esta tierra a través de esos instrumentos?

El argumento más poderoso


No quiero que me entiendan mal. Yo creo que nosotros los cristianos debemos usar hoy todos
los instrumentos a nuestro alcance para predicar el Evangelio: libros, revistas, folletos,
carteles publicitarios, radio, TV, informática, etc. Si el enemigo de Dios usa todos los avances
de la ciencia para sus fines, ¿por qué no usar esos mismos instrumentos para la predicación
del Evangelio?

Pero mi pregunta es: ¿Qué hizo Dios para enviar su Palabra redentora al mundo? La respuesta
está en el versículo 14 de San Juan 1:
“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros”.

Este fue el método divino para la transmisión de su mensaje. Podríamos llamar a esto el
método encarnacional. Jesús se volvió la expresión visible del Dios invisible. El dijo a sus
discípulos:
“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (S. Juan 14:9), y nosotros los seres humanos
vimos su gloria, su carácter, “gloria como del unigénito del Padre” (cap. 1:14).

Jesús no sólo habló del amor. El amó. Era la Palabra hecha vida, experiencia. El era la Palabra
que no sólo se podía oír, sino que se podía ver. En su invitación a los primeros discípulos que
deseaban seguirlo, dijo: “Venid y ved” (S. Juan 1:39), y los discípulos aprendieron de inme-
diato que no puede existir Evangelio destituido de carne, ni mensaje separado de la vida
práctica. Por eso, ellos corrieron a Natanael y dijeron también:
“Ven y ve” (S. Juan 1:46). Nunca, ni Jesús ni sus discípulos dijeron: “Ven y piensa en esta
maravillosa teoría”, sino, “Ven y ve un hecho”.

La Palabra se hizo carne, se hizo vida, experiencia diaria, y vimos su gloria, su carácter,
“gloria como del unigénito del Padre”. ¿Pronunció Jesús algún discurso sobre la santidad de
la maternidad? No sé. Pero yo sé que en la hora de su muerte hizo algo concreto para que su
madre no quedara sola.

¿Argumentó Jesús sobre el proceso del crecimiento espiritual y el desarrollo del carácter?
Hizo más que eso: “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los
hombres” (S. Lucas 2:52).

Jesús hizo algo más que dar consejos sobre cómo enfrentar la tentación. El la enfrentó y
después de 40 días de lucha en el desierto, regresó victorioso.

¿Habló él de la dignidad del trabajo? No, pero trabajó en la carpintería y sus manos se
llenaron de callos, con las herramientas.

El no intentó probar la existencia de Dios. El dejó que el Padre viviese en él, y los hombres
no podían dudar de que existía un Dios eterno y Todopoderoso.

Jesús nunca especuló sobre la doctrina de la Trinidad. El apenas dijo:


“Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros
el reino de Dios” (S. Mateo 12:28).

En esa declaración estaba la Trinidad: “Yo”, “Espíritu de Dios”, “Dios”. No era algo
especulativo, no era la palabra escrita o hablada. Era la palabra vivida, echando fuera los
demonios y trayendo el reino de Dios.
Jesús no hizo apenas un lindo discurso en favor de los niños, no. El los puso sobre su regazo
y los acarició. No sólo enseñó cómo orar. El pasó noches enteras orando. No habló maravillas
sobre la amistad; lloró cerca de la tumba de su amigo Lázaro. Él era el Evangelio hecho vida,
la Palabra hecha carne, y nosotros, los seres humanos, pudimos ver la gloria del Padre a través
de la vida del Hijo.

En la mente divina nunca existió mensaje sin carne. Dios quiere grabar su Evangelio en la
vida del ser humano para que el mundo pueda ver que el Evangelio funciona. Primero, la
vida del ser humano tiene que volverse una “buena nueva”, antes que él anuncie las “buenas
nuevas”.

Cuando el ciego de nuestra historia apareció andando por las calles de la ciudad, los hombres
se estremecieron. ¿Quién se atrevería a negar el poder transformador de Jesús? Antes de su
encuentro con Cristo, aquel hombre no pasaba de ser un pobre ciego, condenado a mendigar
y a vivir de la buena voluntad de los otros. Pero Jesús apareció y todo cambió, y a partir de
entonces aquel hombre no predicó sólo con su palabra. Su vida era el mejor sermón.

¿Qué podemos decir en cuanto a ti y a mí? ¿Qué hizo el Evangelio por nosotros? ¿Nos enseñó
a ir a la iglesia una vez por semana, y ayudar de vez en cuando a los pobres y distribuir
folletos con el mensaje de Jesús? ¿Eso es todo? ¿Y en cuanto a mi vida? ¿Cambió mi
temperamento? ¿Pasé a amar en lugar de abrigar rencor u odio en mi corazón? ¿Aprendí a
perdonar a los que atormentan mi vida? ¿Son felices las personas que viven alrededor de mí?
¿Mi esposa, mis hijos? ¿Qué piensan ellos acerca de los mensajes que predico y escribo? Yo
era un mendigo; ¿tienen hoy las personas dificultad para reconocerme porque hubo un
cambio completo en mi modo de vivir?

Cierto cristiano trataba de convencer a su vecino a ser cristiano, pero el vecino respondió:
“¡Ah, amigo mío! Lo que tú hablas parece lindo, pero tus actitudes hacen tanto barullo que
no consigo entender claro”.

Mahatma Gandhi, el gran líder hindú, después de estudiar la doctrina cristiana, dijo: “La
doctrina es perfecta; yo me haría cristiano si no fuese por culpa de los cristianos”.

Conocí a Rose en Fortaleza, Ceará, Brasil, mientras realizaba una cruzada evangelística.
Todas las noches era poseída por el demonio y gritaba de una manera asustadora a lo largo
de la predicación. El último día de las reuniones ella estaba en la fila de las personas que iban
a ser bautizadas, cuando fue poseída de nuevo por el enemigo. Los diáconos la llevaron para
el camarín, pero ella pidió que la llevasen a la pila bautismal.

Cuando los diáconos me la entregaron, el enemigo todavía luchó para controlar la voluntad
de esa angustiada joven. Pensé que no debería bautizarla en esas condiciones, pero sus ojos
suplicantes parecían decirme: “Pastor, por favor, bautíceme”. Hice la oración y la bauticé, y
al salir del agua toda la iglesia pudo ver el brillo de felicidad en los ojos de Rose. La abracé
y le dije que de allí en adelante no debía temer porque Jesús la había libertado.

Muchos meses después me encontré nuevamente con Rose, y con los ojos todavía brillantes
de regocijo, dijo: “Pastor, soy victoriosa en Cristo; el enemigo nunca más me atormentó”.
Lo que impresiona de esta experiencia es que los vecinos, que a veces no conseguían dormir
por causa de los gritos aterradores que Rose daba cuando el enemigo la poseía, hoy podían
ver el brillo de su rostro y su serena mirada que reflejaba la paz de su corazón. Esto impresio-
nó profundamente a algunos vecinos que comenzaron a estudiar la Biblia y que frecuentan la
iglesia.

¿Ves? Una vida transformada es el mejor argumento que Jesús tiene para probar a los
hombres que el Evangelio realmente funciona. ¿No te gustaría ser un instrumento mediante
el cual Dios presenta su mensaje al mundo?