You are on page 1of 2

La cuestión del conocimiento sobre la materia

Las discusiones sobre el conocimiento en filosofía tienen una larga tradición. En su origen
griego la visión más generalizada es la del realismo gnoseológico y ontológico. Pero también
distinguían niveles cognitivos o grados, expresados como opinión o ciencia, o conocimiento
sensible y conocimiento inteligible. De ese modo además diferenciaban distintos tipos de
conocimientos de acuerdo con su grado de abstracción, como experiencia, técnica y teoría.
Conocer algo es conocer sus causas y principios. Para los primeros filósofos esos principios
de las cosas eran de índole material: lo que permanece detrás de los cambios, de lo que es
todo, la naturaleza de los cambios de la materia. Los primeros pasos del conocimiento
filosófico fueron sobre la naturaleza material de la realidad. En la actualidad ese tipo de
preguntas son propias del conocimiento científico. Las disciplinas que las abordan son la
física y la química.

Éste trabajo pretende realizar un recorrido sobre la constitución del conocimiento de la


materia. Si bien proponemos como su comienzo en la época clásica, el conocimiento sobre
la realidad material se elaboró recurriendo a especulaciones filosóficas, abstractas.
Historiográficamente se presente el origen de la ciencia como filosofía. La primera filosofía
que se presentó fue la filosofía de la naturaleza. Recién en el siglo de oro griego aparecen las
especulaciones metafísicas, estableciendo la diferencia entre filosofía primera y filosofía
segundas, gérmenes de las posteriores ciencias particulares.

Pero es con la ciencia moderna cuando surge un nuevo tipo de conocimiento que se diferencia
del metafísico. Las reflexiones sobre la materia ahora tienen un doble campo de desarrollo:
sigue la filosofía de la naturaleza, pero aparece las ciencias naturales, entre ellas la física y la
química modernas.

El conocimiento sobre la materia se presenta como filosófico y científico. Y dentro del


conocimiento científico, como física y química. Estas clasificaciones conllevan muchos
problemas y distinciones que son discutidas por la epistemología y la filosofía de la ciencia.

Uno de esos problemas es la relación entre física y química. Un realismo ingenuo presenta a
la física como ciencia fundamental y a la química como ciencia fenoménica, subordinada a
la física, dentro de una única ontología. Reducción, emergencia, superveniencia, son
enfoques que tratan de dar respuestas.

La discusión filosófica no puede independizarse del desarrollo histórico de las teorías


científicas. Así como para la conceptualización y ordenamiento del elemento químico en la
tabla periódica se recurrió tanto a la metafísica como a la ciencia empírica, en la actualidad
la naturaleza de los fenómenos de la materia y su conocimiento dependen de la Teoría
atómica, la Teoría de la Relatividad, la Mecánica Cuántica. Un enfoque pluralista ontológico
y gnoseológico puede dar cuenta de los problemas del conocimiento de la materia tanto
metafísico, como físico y químico.