You are on page 1of 22

Día del Libro

El Día del Libro fue establecido el 23 de abril por la


ONU con el propósito de promover la lectura,
publicación y los derechos de autor a nivel mundial. El
origen del Día del Libro se basa en la conmemoración
del fallecimiento de William Shakespeare, Miguel de
cervantes Saavedra y el Inca Garcilaso de la Vega en
1616. Esta celebración fue creada con varios motivos:
combatir el analfabetismo, fomentar la cultura,
rendir homenaje universal a los libros y autores, y
simplemente alentar a todas las personas a disfrutar
del placer de la lectura. Tanto la celebración como su
fecha fueron instituidas durante la Conferencia
General de la UNESCO de 1995. La iniciativa para
celebrar este día se debe a la Unión Internacional de
Editores (asociación que representa la industria
editorial a nivel internacional desde su fundación en
1896). Actualmente esta celebración es acogida por
más de 100 países alrededor del mundo.
POEMA DEL LIBRO
Entre todos mis libros, es éste el que prefiero
éste que un día dejé a medio leer
lo cerré de repente, lo puse en el librero,
y ya lo cubre el polvo del ayer.

Recuerdo que era un libro de una belleza


era como si en cada frase floreciera un rosal
pero temí de pronto que me desencantara
si seguía leyendo hasta el final.

Y ahí está en el librero, donde lo puse un día


tal vez un poco triste por lo que no leí,
pues recordé, muchacha, que casi fuiste mía,
y al guardar aquel libro, pensé en ti...
Una pequeña reflexión

Un buen escritor es primero un buen lector.


Por medio de la lectura obtenemos
conocimientos, nos ayuda a la reflexión y
ampliamos nuestro vocabulario ya que cuanto
más leemos, más palabras conoceremos.
También incrementa nuestra imaginación y
nos ayuda a ser creativos, podemos volar con
ella e inventar un sinfín de historias.
Mejora nuestra ortografía ya que a medida
que leemos vamos mirando y recordando
cómo se escribe cada palabra.
Nos ayuda a ejercitar nuestra mente,
estimulando el cerebro y nuestras neuronas,
la mantenemos ocupada trabajando y alejada
del tan temido Alzheimer.
Leer es un placer y nos mantiene
entretenidos.
La Lectura de Un Libro
(Arjona Delia)
Cada vez que leemos un libro
nos lleva a caminos escondidos,
es como emprender una aventura,
de secretos y de laberintos.

Viajamos por el gran universo


como los ángeles en el cielo,
elevamos nuestro espíritu
como pájaros en pleno vuelo.

Como sol de mañana despiertas,


galopando en veloces corceles,
atrapando dragones de fuego,
con encantadores de serpientes.

Navegamos por mares en calma,


te das cuenta que todo lo puedes,
dibujar arco iris de colores
y hasta en mariposa te conviertes.

Te abrirá las páginas del saber,


alimentas y nutres tu interior,
subiendo a la montaña más alta
dejas fluir la imaginación.

Se encenderá aquella luz que alumbra


senderos oscuros de ignorancia,
¡rompe las cadenas y libera,
y enjuaga todas tus lágrimas!
EL LIBRO MÁGICO
Alba era una niña con gafas a la que le encantaba leer. Alba tenía un montón de
libros, aunque entre todos ellos había uno que era muy especial. Cada vez que lo
abría, salían de un salto un montón de animales, princesas, magos, dragones y
muchos más seres fantásticos. Cada día había un cuento diferente y Alba podía
hablar con los personajes y reír con sus historias.

- ¡Hola princesa! ¿Estás triste? -preguntaba Alba.

-He perdido a mi unicornio volador. ¿Me ayudas a buscarlo? -decía la princesa del
cuento.

Y, como si de la vida real se tratara, Alba iba con la princesa a buscar a su


unicornio.

Cuando Alba tenía que cerrar el libro, todos los personajes daban un salto para
caer en las páginas y, de una manera mágica, todos quedaban de nuevo
atrapados en el libro hasta que Alba lo volviera a abrir.

Un día, en el colegio, Alba estaba leyendo uno de sus libros, como era de
costumbre. No era su libro mágico, pero Alba disfrutaba mucho de todas formas,
porque con la lectura era capaz de imaginar un montón de cosas bonitas.

-¿Qué estás leyendo? – le preguntaron los niños.

-Un cuento fantástico -contestó Alba.

-¿Y por qué siempre estás leyendo? -volvieron a preguntar los niños.

-Porque leer es maravilloso y hay libros que son mágicos -contestó Alba.

Pero todos los niños se rieron de ella, de sus gafas y de sus historias fantásticas.

-¡Menudo rollo eso de leer! ¡Es mucho mejor jugar a otras cosas! ¡Pero tú eres
una gafotas muy rara! -se burlaban.

Alba se puso muy triste, pero tuvo una idea. Al día siguiente, Alba cogió su libro
mágico y lo llevó al colegio.

-¿Otra vez con tus libros tontos? -le dijeron los niños,

-¡No es ninguna tontería! ¡Este es un libro mágico! -les dijo Alba.

-¡Estás loca! ¡No existen los libros mágicos y todos son un rollo! -se burlaron.

En ese momento, Alba abrió su libro mágico y empezaron a salir de él las


princesas, los dragones, los magos, los unicornios y todos los personajes con los
que ella se divertía tanto.

-¿Veis como los libros molan un montón? ¡Los hay mágicos y los hay normales,
pero con todos lo podéis pasar requetebién! -les dijo Alba.

Los niños se quedaron alucinados y estuvieron mucho rato jugando con los
personajes del cuento. Se lo pasaron tan bien que, al día siguiente, todos fueron
al colegio con un libro para leer en el recreo.

Autor:

Irene Hernández

Related Interests