You are on page 1of 7

1

El impacto

de las

transformaciones.

Profesora: Isabel Bazaga Fernández


Alumno: Juan Ramón García Leal

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


2

Índice

1.-Repercusión de las transformaciones


ambientales en el mundo rural.

2.- El reto de la participación: ¿Cómo considera


que influye la participación en la relación con los
ciudadanos? ¿Cómo influye en el sistema de gestión
local? ¿Dónde se encuentran los problemas para su
puesta en marcha?

3.- La nueva agenda local.: ¿Cuáles son los temas


estratégicos (futuro) que previsiblemente ocupen la
acción pública local? Breve explicación a propósito de
la implicación que tienen para la gestión local.
(Referencia a la anticipación y proacción).

4. Conclusiones

5.- Bibliografía

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


3

1.- Repercusión de las transformaciones ambientales en la administración local.

En el último tercio del siglo XX han acaecido grandes transformaciones en nuestra


sociedad y en nuestras instituciones que hacen patente una necesidad innegociable de
reforma de las administraciones públicas con el fin de afrontar nuevos retos y demandas
de la ciudadanía.
Existen un conjunto de factores socio-económicos, culturales, medioambientales,
políticos y tecnológicos que influyen en el proceso de transformación de la
administración y a los que debe adaptarse y con celeridad. Un proceso de
transformación al que ha llegado tarde, pero en el que sin duda se están dando pasos
acertados.
La administración pública ha alcanzado un alto nivel de desarrollo bajo el Estado Social
y Democrático de Derecho, que ha constituido el marco fundamental en el que se ha
desplegado su actuación ajustada a los principios de eficacia, jerarquía,
descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a las ley y
al derecho. Junto a estos principios tradicionales de la Administración weberiana, se han
incorporado otros que reponden a las nuevas necesidades de la sociedad.
Reflejo de lo anterior es una nueva gobernanza regulatoria cuyos máximos exponentes
encontramos en las leyes 7/85, 19/2013, 39 y 40/205, 9/2017 o la reciente LO 3/2018,
que ponen de manifiesto el proceso de adaptación de la administración a un nuevo
marco social caracterizado por una pluralidad de actores que interaccionan entre sí y
con la propia administración, dispersión y difuminación de los límites entre lo público y
privado, introducción de las TIC, responsabilidad social, participación, así como
transparencia y publicidad. La Sociedad de la Información y el Conocimiento ha
democratizado el uso de las TIC en favor de la ciudadanía.
Ello, además de las obvias ventajas que comporta como el acceso a la información,
proximidad, celeridad o participación, también conlleva riesgos, muchos de ellos
globales, como sobreinformación, fakes news, posverdad, ciberterrorismo, espionaje y
subversión, ante las cuales la administración debe protegerse pero asimismo ofrecer
respuestas con las que satisfacer las demandas de la ciudadanía. No debemos olvidar
que el artículo 103 de la Constitución española afirma que “sirve con objetividad los
intereses generales”.
La crisis económica ha afectado sin duda a la capacidad de respuesta de la
administración local a los nuevos problemas y demandas de la sociedad, más acusada
que en otras administraciones, debido a la proximidad que guarda con los ciudadanos y
el principio de subsidiariedad consagrado en el artículo 4.3 de la Carta Europea de la
Autonomía Local. La infrafinanciación y los excesivos controles económicos han
constreñido su capacidad de reacción y de prestación de servicios básicos cuando,
paradójicamente, ha sido de todas las administraciones las más cumplidora con los

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


4

objetivos de la LO 2/2012, arrojando incluso superávit frente a las restantes


administraciones autonómicas y estatal. Nuevos valores como la responsabilidad social
han surgido para implementar un desarrollo sostenible y luchar contra el cambio
climático, cuyos efectos se dejan sentir especialmente en el ámbito local. Motivo de ello
es la aprobación de la Agenda 2030 por la ONU, que recoge un conjunto de Objetivos
de Desarrollo Sostenible con los que perseguir un desarrollo equilibrado y sostenible
que no ponga en riesgo a las generaciones futuras.
2.- El reto de la participación: ¿Cómo considera que influye la participación en la
relación con los ciudadanos? ¿Cómo influye en el sistema de gestión local? ¿Dónde
se encuentran los problemas para su puesta en marcha?

Las Administraciones locales, las más próximas al ciudadano-subsidiariedad-, cumplen


con el artículo 9.2 de la Carta Magna al afirmar que deben “facilitar la participación de
todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.
La participación ciudadana se refuerza a través de la ley 19/2013 así como las leyes 39 y
40/2015 en conjunción con la ley 7/85, creando un marco de participación activa que
redunda en un aumento de la confianza en las instituciones, en aras de la consecución
del Gobierno Abierto y fomentando la colaboración y mejora de la democracia
participativa.
Ello se consigue, en parte, mediante transparencia y publicidad pero también con un
cambio cultural, organizativo, de procesos y en la relación funcionario-ciudadano, a
través de mecanismos de selección, formación y provisión que se adapten a las
demandas ciudadanas. En definitiva, se trata de profesionalizar los funcionarios a los
que se les exige nuevas actitudes y aptitudes, formación continua y que ello descanse en
un sistema de gratificaciones y recompensas.
Ya en la Ley 7/85 se prevén mecanismos de participación ciudadana activas y pasivas,
como sesiones públicas de los plenos, el derecho a participar en la actividad local, las
asociaciones de vecinos y la introducción de las TIC, con el fin de eliminar barreras
sociales, fomentar el teletrabajo y la teleformación, así como la teleasistencia y la
telemedicina, favoreciendo la mejora en la calidad de vida y la integración de las
personas en el medio rural, muchas veces huérfano de servicios esenciales con
demasiada facilidad, además de reducir la huella ecológica y favorecer la reducción del
consumo energético. Implican una reducción de errores y aumentan la seguridad
jurídica.
En el ámbito local ya está teniendo un impacto significativo la introducción y aplicación
de nuevas tecnologías, persiguiendo la neutralidad de la red, eliminando barreras
geográficas, económicas, de discapacidad y reduciendo la denominada brecha digital en
un mundo, el local, envejecido y reacio al cambio, sobre todo en el mundo rural.
Por ello la Administración debe asumir un liderazgo tangible desarrollando políticas que
favorezcan la introducción de las TIC.
Con ello se asegura la rapidez y facilidad de trámites administrativos creando sedes
electrónicas para los ayuntamiento desde los que el ciudadano pueda realizar sus
gestiones, reduciendo la burocracia y aumentando la eficiencia la calidad y beneficios

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


5

ambientales con la consiguiente reducción de tiempo sin tener que desplazarse de su


domicilio o ausentarse del trabajo.
Asimismo la digitalización mejora la productividad de las empresas locales y su
crecimiento económico, ahorrando coste y tiempo y aumentando la productividad.
La denominada Tercera Revolución Industrial ha producido un impacto importante en la
industria y los servicios, ha introducido numerosas ventajas pero también ha traído
efectos negativos como la baja remuneración y el desempleo.
El informe CORA configura la administración electrónica como una vía para la
simplificación administrativa-mejora del servicio al ciudadano-, así como para la
eficiencia de la administración, abaratando costes .Sin embargo hace falta mayor
financiación debido a la escasez de recursos. El envejecimiento de la población y la
dispersión de núcleos de población es otro obstáculo importantes, así como la brecha
digital existente entre los nativos digitales y el resto de la población, que conlleva una
responsabilidad por parte de los ciudadanos, requiriéndose de ellos un comportamiento
proactivo, crítico y responsable que abogue por la interacción con redes de actores en ls
que la Administración local va a tener un papel destacado de liderazgo, coordinación e
innovación. Dentro de estos nuevos actores adquiere especial importancia las empresa
socialmente responsables, que representan nuevos valores que se ajustan a principios de
equidad, igualdad, responsabilidad social y participación.
Las TIC han llegado para quedarse, impulsando notables mejoras, sobre todo en el
ámbito local donde los ciudadanos guardan una relación más estrecha con la
Administración y donde se palpan con más fuerza las mejoras en su calidad de vida así
como en los aspectos económico y sociales.
Pero las TIC también requieren un impulso y participación no sólo por la propia
Administración, sino también una actitud proactiva de la ciudadanía en la mejroa y
consecución del interés general.

3.- La nueva agenda local: ¿Cuáles son los temas estratégicos (futuro) que
previsiblemente ocupen la acción pública local? Breve explicación a propósito de la
implicación que tienen para la gestión local (Referencia a la anticipación y
proacción)

Es necesaria no sólo anticipación de la administración a los conflictos, sino también la


proactividad de la sociedad, participando e involucrándose en los procesos de toma de
decisiones y en las políticas que se desarrollen en el futuro. La legitimación no depende
únicamente de la administración, es una vía de doble sentido en la que el ciudadano
asume un parte importante. Los gobiernos deben interesar a la ciudadanía para que se
involucre en el debate público que conduzca a una gobernanza más innovadora y
responsable.
Se ha desarrollado una Agenda 21 local, que pretende incidir en el futuro socio-
económico y político en el mundo local para satisfacer las necesidades de los
ciudadanos y fomentar su participación mediante una estrategia tendente a observar y

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


6

diagnosticar los problemas, desarrollar un plan de ejecución en diferentes etapas y en


última instancia llevar a cabo un seguimiento, control y evaluación del plan.
Los principales problemas que atañen al mundo local, y en especial al rural, es la
despoblación y progresivo envejecimiento de los ciudadanos, la precariedad laboral y
baja natalidad, la dispersión de los núcleos de población y la carestía de servicios
básicos, sobre todo en zonas de difícil acceso.
Problemas como la escasez de los recursos y su mejor redistribución, el cambio
climático o las desigualdades económicas y educativas, la corrupción política y la
desinversión empresarial constituyen la piedra angular de la Administración local, que
deberá garantizar a través de un desarrollo sostenible y mecanismos de financiación la
resolución de estos conflictos.
Es necesario desarrollar políticas que amparen la recuperación del entorno rural, sus
pueblos, adoptando medidas como la deslocalización de empresas, beneficios fiscales y
condiciones que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.
La falta de respuesta por parte de la administración genera desafección provocando una
pérdida de confianza de la ciudadanía y en última instancia deslegitimación, cuestión en
la que también inciden el tráfico de influencias, nepotismo y la corrupción por parte de
los políticos y la ineficiencia en la gestión de recursos limitados.
Ya no existe una identificación entre lo público y el Estado. Desde su posición
privilegiada, la Administración debe ser una agente transformador que lidere el cambio
en el entorno, asumiendo el liderazgo en las redes de actores y cooperando e innovando
con ellas, además de abandonar un papel reactivo y adoptar políticas anticipativas,
reformulando su nuevo papel en la sociedad del siglo XXI.
Así mismo debe fomentar un intercambio fiable de información, garantizando la
seguridad en la circulación de dicha información, favorecer el uso de Internet en las
relaciones con los ciudadanos y efectuar los cambios precisos en las infraestructuras
tecnológicas, cooperar con el sector privado, diseñar planes de formación para los
empleados público para asegurar la integración en la Sociedad de la Información y el
Conocimiento así como incentivar la participación de los ciudadanos en esta Sociedad.
El desarrollo de la tecnología en el mundo local implementado a través de las Smart
Cities así como el Big Data y Open Data, van a constituir una oportunidad para la
Administración a la hora de proponer mecanismos de desarrollo que van a ser
determinantes en la transformación de las ciudades a medio plazo en busca de un
desarrollo sostenible y responsable social y ambiental.
Así se habla de Desarrollo Local endógeno, como aquel que dirigido a satisfacer las
necesidades de la ciudadanía utilizando recursos propios sociales, económicos,
culturales y humanos mediantes la implantación de actividades económicas.
Y ello incluyendo en el proceso a los actores empresariales y sociales para abarcar
políticas globales dirigidas a la ordenación del territorio, redistribución de las unidades
administrativas incidiendo en su mejor eficiencia, equidad, organización de la
población, políticas sectoriales y medioambientales e incidiendo en el cambio de
mentalidad de la ciudadanía, parte de la cual es reacia al cambio e inmovilista.

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V


7

En definitiva, este desarrollo local endógeno pretende generar capital social desde una
perspectiva interna, a través de la cooperación y colaboración sin olvidar la perspectiva
externa, pero manteniendo capacidad de decisión autónoma e independiente.

En todo caso, la dispersión de la población en el mundo local, especialmente en la


conocida como España vacía y el progresivo envejecimiento de la población constituyen
dos de los principales problemas a los que debe responder la Administración Local en el
futuro.
En parte se pretende responder a ellos mediante una administración cercana, ayudada de
las TIC, y acompañada de programas y estrategias con el fin de reducir la brecha socio-
económica y digital que se produce entre grandes ciudades y el entorno rural de la
España interior, garantizando el acceso a los servicios públicos de manera eficaz,
eficiente e igualitaria.
Otra de las exigencias es la adaptabilidad y flexibilidad de la Administración a su
entorno, ya que existe una realidad sumamente heterogénea en el mundo local que
debería estar amparada y reconocida, con sus particularidades geográficas,
poblacionales, sociales culturales políticas y económicas.

4.- Conclusiones

Concluyendo, la Administración Local debe encaminarse hacia la accesibilidad,


participación, colaboración con pluralidad de actores, interoperabilidad, multicanalidad,
igualdad, transparencia, integración de las TIC, calidad de los servicios y la neutralidad
tecnológica, , formando a funcionarios y dotándolos de capacidades de liderazgo y
gestión de los recursos con el fin de garantizar a los ciudadanos el mejor de los
servicios, empoderándolos, y desarrollando, en definitiva, el Estado Social y
Democrático de Derecho para afrontar los nuevos desafíos que encierra el siglo XXI.

5.-Bibliografía

Juan Ramón García Leal. D.N.I: 71027214V