Вы находитесь на странице: 1из 2

La enseñanza del psicoanálisis en la universidad.

Leonardo Rodríguez.

El presente trabajo decanta como producto de un trabajo de cartel inscripto y organizado a partir de
la propuesta de la Iniciativa Universitaria de Formación e Investigación en la FAPOL. El mismo
lleva como tema: ¿Psicoanálisis en la universidad?

A partir de mi experiencia en la Universidad Nacional de San Juan me interrogo en cómo se


introduce el discurso analítico en la Universidad.

Una primera aproximación que realizo es que el discurso universitario descripto por Lacan no
necesariamente está reducido a la práctica de una Institución universitaria. Es decir, que por estar en
la universidad no precisamente se sostiene el discurso universitario.

Sin embargo, el discurso universitario posee sus reglas burocráticas en las cuales se puede inferir que
el mismo coloca el saber en la experiencia cómo dominante; ante ello Lacan sostiene:

“Lo que ocupa el lugar que provisionalmente llamaremos dominante aquí, es esto, S2, cuya
característica es ser, no saber de todo, sino todo saber. Entiéndase lo que se sostiene en el hecho que
no es nada más que saber, y que se llama en el lenguaje corriente, burocracia.”1

El discurso universitario se instala de esta manera sosteniendo un saber que se coloca como una
verdad absoluta, que tiende a burocratizar todo en la cual dirige un saber a la masa y deja forcluido al
sujeto en su singularidad.

Siguiendo a Lacan en Radiofonia menciona que el discurso universitario: “es el discurso del amo
mismo fortalecido por el oscurantismo.”2 Lo interesante que se puede extraer de esta definición es
que a partir de la práctica oscurantista, que posee un doble sentido, mientras más sabemos, o
mientras más uno conoce, más oscuros nos volvemos para nosotros mismos. El discurso universitario
fortalece esta perspectiva.

Pero para sostener la enseñanza de Lacan, implica poner en juego otra cosa. Uno de los principios
que JAM sostienen es “no ceder ante lo real en juego en la formación, esto quiere decir que no hay
que ceder ante los efectos transferenciales de su enseñanza: hay que asumirlos hasta el final.”3

Es por ello que se concibe que la enseñanza de Lacan se efectúe por una transmisión que no es la del
docente en la universidad, tampoco es una transmisión dirigida para todos igual, es una transmisión
que se realiza uno por uno a partir de la transferencia de trabajo.

De esta manera para introducir lo analítico en la enseñanza, es necesario sostener una trasmisión que
para Lacan solo se realiza sí se colocaba en la posición de analizante. Donde más allá de las leyes del
discurso universitario se introduce una transmisión que no se deja reglar, en la cual sujeto conserva el

1
Lacan, Jacques: El Seminario, libro 17, El reverso del psicoanálisis Paidos, Bs. As. 1992 Pág. 110
2
Lacan, Jacques: “Radiofonia” Otros Escritos Paidos, Bs As, 2012 Pág. 426
3
Miller J.-A. “Política Lacaniana” Colección Diva Bs As 1999, 199 Pág.
enigma del saber. De manera que para introducir lo analítico “hay que considerar que lo que nos
salva es acepar la posición analizaste desde la primera a la última clase”. 4

4
Rosa Edith Yurevich “La trilogía de los cuatro discursos” Ed. Grama Bs As, 2012, pág 55