You are on page 1of 3

EL SOBREPESO EN NIÑOS DEL PERÚ

Las cifras lo corroboran: en Perú, el sobrepeso y obesidad en niños entre los 5 y


9 años alcanza el 24.6% de la población , es decir que 1 de cada 4 menores ya
presenta una acumulación excesiva de grasa en su cuerpo. Entre los niños de 0
a 5 años, la situación también es preocupante, pues la obesidad y el sobrepeso
afectan al 7.6% de esa población, lo que significa que, a su corta edad, 1 de cada
10 pequeños ya tiene un problema de peso.
En el Perú este año se ha implementado a través del Ministerio de Economía y
Finanzas ya que subió el Impuesto Selectivo al Consumo a las bebidas
azucaradas como una forma de poder disminuir la cifra actual del sobrepeso en
el Perú además de aumentar el gasto público, sin embargo como podemos ver
en las cifras actuales el sobrepeso en vez de sufrir una caída, ha tenido un
aumento en los niños peruanos.

Explicó que esta problemática crece por el sedentarismo y el consumo excesivo


de comida ultraprocesada, rica en azúcar, sal y grasas trans y saturadas,
productos cuyo consumo en el país, en la última década, aumentó hasta en
265%, por ello creo que se debería hacer una mejor regulación sobre los
productos que ingresan al país por el hecho que muchos de ellos no son
beneficiarios para la salud de los peruano, hemos escuchado a lo largo de los
años de la publicidad engañosa en ciertos productos como la leche que nos hace
pensar que el estado no se toma en serio los peligros que ciertos productos mal
controlados pueden ocasionar a las familias peruanos productos que se
consumen en el día a día.
La obesidad está en ascenso en los países desarrollados y, ahora, está también
presente en las economías emergentes, además el problema no sólo se agudiza
rápidamente, sino que será cada vez más difícil de revertir. Solo un plan que
ataque en varios frentes, desde el tamaño de las porciones de los alimentos,
pasando por el control sobre la comida rápida, hasta el estímulo del ejercicio
físico y la educación alimentaria, entre otras cuestiones, podrá empezar a frenar
la crisis. A través de la inversión del país en estos aspectos como la educación
alimentaria mejorara la forma de vida de los próximos jóvenes y en los futuros
hogares, para que a través del tiempo la alimentación sana sea algo del día a
día, por ello a través también del estímulo del ejercicio físico las personas podrán
mantener un estilo de vida sana en el futuro, asi mismo se podrá eliminar o
disminuir las cifras de sobrepeso en los niños peruanos mejorando la salud de
por si del futuro de nuestro país.
La cooperación entre los gobiernos y el sector privado es clave para combatir la
obesidad con éxito. Una estrategia de prevención asociando campañas de
promoción de la salud, regulación gubernamental y un seguimiento de los
pacientes obesos por su médico tratante evitaría cada año la muerte por
enfermedad crónica de varios centenares de miles de personas.
Pero, ¿qué es lo que lleva a los estratos más bajos económicamente hablando
de la población a tener sobrepeso? Sus conductas alimenticias, en primer lugar,
muy relacionadas con la posibilidad de acceder a determinados alimentos.
Suelen ser dietas pobladas de hidratos de carbono, grasas, frituras y alimentos
completamente perjudiciales. A su vez, no suelen tener acceso -ni económico, ni
de conocimiento- a ciertos productos. Y esto termina traduciéndose en exceso
de peso, pues además no cuentan con la contención de un nutricionista ni tienen
dinero para ir a un gimnasio.
Aproximadamente, las familias destinan 34% de su ingreso a la compra de
alimentos, bebidas y tabaco. Si no se eligen bien estos productos, se corre el
riesgo de desarrollar obesidad y otras enfermedades crónica-degenerativas
como la diabetes.
El precio de los alimentos, el establecimiento de supermercados y el tipo de
trabajo de las personas, son factores que fomentan el desarrollo de la obesidad.
Estos son factores que afectan la salud de los pobladores peruanos y asi como
de las familias.
Una solución que proponen los autores del estudio es aumentar los impuestos a
los alimentos poco saludables y dar un subsidio a los saludables. De esta forma,
la gente optaría por alimentos naturales y frescos.