Вы находитесь на странице: 1из 8

CÁNCER DE HÍGADO

DEFINICIÓN – FISIOPATOLOGÍA

El cáncer de hígado es un tumor de elevada prevalencia y de mal pronóstico. Es el quinto


más frecuente y la cuarta causa de muerte por cáncer. La cirrosis hepática subyace en la
mayoría de los casos.

Estamos hablando del tumor de hígado maligno primario más frecuente, muy por delante de
otros tumores malignos hepáticos como el linfangiosarcoma, angiosarcoma,
hepatoblastoma, etcétera, aunque la enfermedad neoplásica más frecuente a nivel hepático
son las metástasis o tumores primarios de otro origen.

Los datos confirman que se trata de un tumor de elevada prevalencia y de mal pronóstico.
Es el 5º más frecuente y la 4ª causa de muerte por cáncer. Existen grandes diferencias con
respecto a su incidencia según regiones, y así podemos distinguir países con:

Incidencia alta: (>20 casos/100000 hab/año): Asia, Japón y África subsahariana.

Incidencia media alta (11-20 casos): España, Italia y América latina.

Incidencia media baja (5-10 casos): Francia, Alemania y Reino Unido.

Incidencia baja (<5 casos): EEUU, Canadá y países escandinavos.

En los países desarrollados se está viendo un incremento de la prevalencia, en parte por la


mejora de los métodos diagnósticos, en parte por la mejoría de la supervivencia de
la cirrosis hepática que subyace en la mayoría de los casos de cáncer de hígado (lo que
aumenta el tiempo de exposición) y en parte por la inmigración desde países con incidencia
alta.

Es una enfermedad que se da más en varones que en mujeres (proporción 4:1) y con un
pico de incidencia superior a partir de los 65 años.
SIGNOS Y SÍNTOMAS

A menudo, las señales y los síntomas del cáncer de hígado no aparecen sino hasta que la
enfermedad se encuentra en etapas más avanzadas, aunque a veces pueden presentarse más
temprano. Si acude al médico cuando comienza a notar los síntomas, es posible que el
cáncer se diagnostique más temprano, cuando es más probable que el tratamiento sea útil.
Algunos de los síntomas más comunes del cáncer de hígado son:

 Pérdida de peso (sin tratar de bajar de peso).

 Pérdida de apetito.

 Sensación de llenura tras comer poco.

 Náusea o vómito.

 Un agrandamiento del hígado (se siente como una masa debajo de las costillas del

 lado derecho).

 Un agrandamiento del bazo (se siente como una masa debajo de las costillas del

lado

 izquierdo).

 Dolor en el abdomen o cerca del omóplato derecho.

 Hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen.

 Picazón.

 Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia).

Algunos otros síntomas que pueden ocurrir incluyen fiebre, venas agrandadas en el
abdomen que se pueden observar a través de la piel, y sangrado o moretones anormales.

Las personas que tienen hepatitis crónica o cirrosis pueden sentirse peor de lo habitual o
solo presentar cambios en los resultados de los análisis de laboratorio, tal como en los
niveles de AFP.
Algunos tumores del hígado producen hormonas que actúan en otros órganos aparte del
hígado. Estas hormonas pueden causar:

Altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia), lo que puede causar nausea, confusión,
estreñimiento, debilidad o problemas musculares.

Bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia), lo que puede causar cansancio o


debilidad.

Aumento del tamaño de los senos (ginecomastia) y/o reducción del tamaño de los testículos
en los hombres.

Altos niveles de glóbulos rojos (eritrocitosis), lo que puede causar enrojecimiento y


sensación de rubor.

Altos niveles de colesterol.

Muchos de los signos y síntomas de cáncer de hígado también pueden ser causados por
otras afecciones, incluyendo otros problemas hepáticos. No obstante, si tiene cualquiera de
estos problemas, es importante que consulte con su médico de inmediato para que se pueda
determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.
ETIOLOGÍA Y FACTORES DE RIESGO

Se estima que entre el 60 y el 90% de los hepatocarcinomas están asociados a cirrosis,


proceso por el cual las células dañadas del hígado son reemplazadas por tejido cicatricial.

La causa de origen no vírico más importante capaz de provocar cirrosis, y por tanto de
desencadenar cáncer de hígado, es el consumo de alcohol. Otras menos frecuentes son: el
acúmulo en exceso de hierro en el hígado (hemocromatosis), las aflatoxinas derivadas de un
hongo capaz de contaminar ciertos alimentos, la desnutrición, y el polvo de cloruro de
vinilo (asociado más frecuentemente con el angiosarcoma).

Las infecciones crónicas por el virus de la hepatisis B y de la hepatitis C, ambas causantes


de cirrosis son dos factores frecuentemente asociados al desarrollo del cáncer de hígado. De
hecho, las personas portadoras del virus de la hepatitis B presentan un riesgo
aproximadamente 100 veces superior al de la población general de desarrollar cáncer
primario del hígado.

La mayoría de los casos de hepaticarcinoma son diagnosticados en Asia y el Africa


subsahariana, donde el factor de riesgo prediminante es la infección por el virus de la
hepatitis B, junto con la exposición a la aflatoxina B1. Por contra, en Europa y América la
cirrosis alcohólica es la causa más frecuente de hepatocarcinoma, pudiendo malignizarse
hasta en un 15% de los casos.

La diabetes también es un factor de riesgo asociado al desarrollo de hepaticarcinoma. El


tabaco también incrementa el riesgo, mientras que el consumo de café lo reduce.
ATENCIÓN DE LA ENFERMERA TÉCNICA

FASE
FASE DE PREVENCIÓN FASE DE CURACIÓN
REHABILITACIÓN
Proporcionar orientación al Unidad de Emergencia Orientar al usuario/a y
usuario/a y familia sobre: Valorar el estado general del familia sobre:
Consumir dieta rica en usuario/a. Cumplimiento de
carbohidratos, granos y baja en Tomar signos vitales y reportar tratamiento ambulatorio
grasa animal. alteración. Importancia de los
Ingesta de frutas, verduras y Cumplir indicaciones medicas controles subsecuentes
hojas verdes. Proporcionar apoyo emocional Practicar estilos de vida
Cuidados de la salud como: no y espiritual al usuario (a) y saludables.
automedicarse, no comer ni familia permitiendo que Alternar períodos de
beber alimentos picantes o exprese sus temores y dudas. descanso y actividad
condimentados. Mantener acceso venoso Evitar fumar y bebidas
permeable. alcohólicas.
Tomar exámenes de Proporcionar apoyo
laboratorio. emocional a usuario/a
Contribuir al alivio del dolor. Proporcionar ambiente
tranquilo y sin tensiones
Ingesta de comidas
pequeñas frecuentes,
blandas y fáciles de
digerir.
FASE
FASE DE PREVENCIÓN FASE DE CURACIÓN
REHABILITACIÓN
Evitar estilos de vida dañinos a Hospitalización
la salud, como: fumar, e ingerir Valorar el estado de salud
bebidas alcohólicas. general del usuario.
Mantener un ambiente de Control de signos vitales y
armonía familiar. reportar alteraciones.
Tratamiento oportuno y Mantener respaldo a 45 grados.
adecuado en caso de Proporcionar apoyo emocional
enfermedades como: gastritis y espiritual permitiendo que
crónica, anemia perniciosa, exprese sus temores.
ulceras gástricas, infección por Cumplir indicaciones médicas.
helicobacter pilory y pólipos Vigilar y reportar frecuencia,
gástricos. intensidad y duración del dolor.
Restringir visita de acuerdo al
estado del usuario.

FASE DE
FASE DE CURACIÓN FASE REHABILITACIÓN
PREVENCIÓN
Realizar cuidados Proporcionar un ambiente agradable *Preparación e ingesta de
higiénicos libre de ruidos, con temperatura e alimentación complementaria
Mantener nada por boca iluminación adecuada. (ensure, proteinol, otros).
Vigilar y reportar oportunamente si En caso de cirugía orientar
presenta sangramiento, náuseas, sobre: como cuidar la incisión
vómitos. y observar en busca de signos
Cumplir medicamentos parenterales, de infección.
nutrición enteral y medicamentos En caso de quimioterapia
según indicación médica. orientar sobre: efectos
Proporcionar masajes y cambios de secundarios como fatiga,
posición cada 2 horas. náuseas, vómitos, caída del
Cuidados de sondas y líneas cabello, infecciones bucales y
vasculares. diarrea.
Cuidados personales (higiene
personal, limpieza bucal y
cuidados de la piel).
QUIMIOTERAPIA

Tumor maligno

El hepatocarcinoma es el tumor maligno primario más frecuente del hígado. Este tumor se
conoce también como:

 Carcinoma hepatocelular (HCC, hepatocellular carcinoma)


 Hepatoma
 Cáncer hepático

Tanto la quimioterapia sistémica como la radioterapia son de utilidad muy limitada en el


hepatocarcinoma y su uso sólo se recomienda dentro de protocolos de investigación.

Recientemente se ha demostrado la utilidad del sorafenib (Nexavar®) en el tratamiento del


carcinoma hepatocelular en enfermedad avanzada, prolongando la sobrevida.

A pesar de todas estas alternativas terapéuticas, existe un grupo importante de pacientes a


los que se pueden ofrecer pocas alternativas de tratamiento, ya sea porque su función
hepática está muy alterada (pacientes con clasificación C de Child-Pugh) o porque el
hepatocarcinoma está muy avanzado.

Tumor benigno

El angiosarcoma y el hemangiosarcoma son tipos de cáncer poco comunes que se originan


en las células que revisten los vasos sanguíneos del hígado. Las personas que han estado
expuestas al cloruro de vinilo o al dióxido de torio (Thorotrast) tienen más probabilidad de
padecer estos tipos de cáncer.

Se cree que algunos otros casos son causados por la exposición al arsénico o radio, o a una
afección hereditaria conocida como hemocromatosis hereditaria. En alrededor de la mitad
de todos los casos, no ha podido ser identificada una causa probable.

Estos tumores crecen rápidamente y por lo general, para el momento en que se detectan, se
han propagado demasiado como para ser extirpados quirúrgicamente. La quimioterapia y la
radioterapia pueden ayudar a desacelerar la enfermedad, pero estos cánceres son por lo
general muy difíciles de tratar. Estos cánceres se tratan como otros sarcomas.
CONCLUSIONES

El HCC es un cáncer agresivo que se produce en el contexto de enfermedad hepática


crónica y cirrosis y que se presenta con frecuencia en etapas avanzadas de la enfermedad
hepática. La insuficiencia hepática concomitante asociada a tumores más avanzados suele
impedir aplicar terapias curativas. El HCC, así como otros tipos de cáncer, pueden
prevenirse con medidas apropiadas, como son la vacunación anti- VHB, la vigilancia
universal de las transfusiones y productos sanguíneos, realizar tratamientos inyectables
seguros con material desechable y controles sanitarios, tratamiento y educación de las
personas con consumo excesivo de alcohol y de los usuarios de drogas intravenosas,
además de los tratamientos antivirales actuales, que han demostrado ser eficaces.