Вы находитесь на странице: 1из 2

Caso BAHA

Llega a la consulta mujer de iniciales M.G de 40 años de edad, ingeniera comercial, quien
vive sola y no presenta datos mórbidos relevantes.
Indica que durante el último año ha tenido la sensación de escuchar menos, lo cual ha sido
progresivo. Indica, además que frecuenta constantes resfriados que conllevan dolor de
oídos y reconoce que no los trata por falta de tiempo.
En la evaluación se observa indemnidad de pabellón auricular y CAE de ambos oídos, sin
embargo en la otoscopia se puede apreciar ambas membranas timpánica perforadas, con
otorrea y secreción purulenta.
Exámenes médicos confirman presencia de otitis media crónica.
Se le realiza audiometría, cuyos resultados arrojaron como diagnóstico hipoacusia mixta
bilateral, grado moderado, perfil descendente.
Por comodidad de la usuaria se decide tratar con implante de tipo BAHA.

Caso implante auditivo de tronco cerebral


Se presenta a la consulta fonoaudiológica martina de 12 años juntos a sus padres ,
se relata que presenta una pérdida auditiva importante de ambos oídos ,presenta un
constante pitito (tinnitus) pérdida de equilibrio .
Al momento de la evaluación se observa un cae indemne sin ninguna alteración , en la
audiometría se puede observar una hipoacusia sensorio neural de grado severo en ambos
oídos se le realizó un TAC donde se observó presencia de tumores dicho diagnóstico se
hace referente a Neurofibromatosis tipo 2, por causa de esto es lo que le está provocando la
pérdida auditiva .
se recomienda que se someta a una operación quirúrgica de implante auditivo del tronco
cerebral.

Caso implante vibrant soundbridge


Usuaria de iniciales C.A, de 7 años de edad, es derivada de ORL para intervención previa y
posterior a implantación. En cuanto a sus antecedentes mórbidos, la niña nace sin pabellón
auricular y con canal auditivo obstruido. Debido a esto presenta una hipoacusia de
conducción, de grado severo en oído derecho y normoyente en oído izquierdo. En su
historia clínica relevante, la infante al cumplir los cuatro años de edad comienza a utilizar
cintillo óseo, lo cual mejoró bastante su audición, pero tuvo fracaso en ella, ya que, no
quería utilizarlo, hasta que dejó el uso del dispositivo. Al ver el fracaso del dispositivo óseo,
el médico sugiere a los padres la posibilidad de implantación de vibrant soundbridge, a lo
que estos acceden.
Cabe mencionar que la niña y sus padres son de un nivel socioeconómico alto, lo que les
facilita el acceso a esta implantación.

Caso implante coclear.


Se presenta a la consulta ambos padres de una menor de 1 año y 3 meses de edad por
sospecha de una pérdida auditiva.
Comentan que observan que la niña no responde a su nombre, ni ante estímulos fuertes. Al
recabar información sobre antecedentes mórbidos de la niña, familiares, del periodo
gestacional, del parto y el desarrollo de la niña no hay datos relevantes, en cuanto al nivel
sociocultural de la pareja, ambos tienen empleo estable y un nivel socio económico medio
alto.
Durante la evaluación se observa ambos pabellones auditivos indemnes junto con el
conducto auditivo externo y la membrana timpánica que no presentan ni una anormalidad.
Se realiza observación del comportamiento de la niña ante estímulos sonoros y se
corrobora la ausencia de respuesta lo que hace sospechar de una pérdida auditiva real. La
comunicación de la niña con sus padres se limita solo al uso de gestos y sonidos sin
contenido semántico, siendo esta bastante escasa la cual solo es utilizada para cubrir las
necesidades básicas de la niña. En la evaluación auditiva se puede afirmar que la niña no
responde a estímulos sonoros emitidos por instrumentos musicales de diferentes
características frecuenciales aún es sus mayores intensidades, tampoco se
encuentra respuesta ante juguetes musicales y respecto a la voz humana, no responde a su
nombre, ni ante emisiones vocálicas fuertes. Los resultados de la evaluación audiométrica
tonal arroja una hipoacusia sensorioneural bilateral de grado profundo, donde se le
aconseja a la familia realizar una adaptación protésica que permita valorar la existencia de
una posible audición
residual.
Luego de tres meses de la adaptación protésica no se detectan respuestas auditivas
aparentes ni cambios conductuales en la niña y tampoco aparecen emisiones espontáneas
ni cualquier otro signo que indique restos auditivos aprovechables. Y se toma la decisión de
realizar un implante coclear.