You are on page 1of 7

Corte Superior de Justicia de Lima

Este.
Juzgado Civil Transitorio de San Juan de
Lurigancho.
EXPEDIENTE : 02636-2017/ACM.
JUEZ : GUSTAVO ALBERTO REAL MACEDO.
ESPECIALISTA : CARMEN ROSA QUISPE HUILLCA.
MATERIA : DESALOJO.
DEMANDANTE : INOCENCIO CONOPUMA LOZANO.
DEMANDADO : REGINA CACHIQUE MARAPARA.

SENTENCIA

RESOLUCIÓN NÚMERO TREINTA Y TRES.-


San Juan de Lurigancho, cinco de abril
Del año dos mil diecinueve.-

VISTOS:

ANTECEDENTES:

I. Demanda, Petitorio y Fundamentos de Hecho y de Derecho.


1.1.- Resulta de autos, que por escrito de fecha 02 de junio de 2017, obrante de
fojas 16 a 18, subsanado mediante escrito de fecha 12 de setiembre 2017, obrante de
fojas 35 a 36, INOCENCIO CONOPUMA LOZANO, interpone demanda de Desalojo
por Ocupación Precaria contra REGINA CACHIQUE MARAPARA, a fin de que
desocupe un área equivalente a 32.00 m2, que forman parte del inmueble ubicado en
la calle 8 Mz. S, Lote 3, II Etapa de Campoy, distrito de San Juan de Lurigancho,
provincia y departamento de Lima, inscrito en la Partida Electrónica N° 11373891, del
Registro de Propiedad Inmueble de la Zona Registral N° IX – Sede Lima, pretensión
que la efectúa en mérito a los fundamentos de hecho y derecho ahí expuestos.

Trámite del Proceso:


2.1.- Calificada que fuere la presente demanda, mediante Resolución N° 02 de
fecha 17 de noviembre de 2017, obrante a fojas 37, se admite a trámite la misma en la
vía del proceso sumarísimo y se confiere traslado a la parte emplazada.
2.2.- Mediante resolución N° 04 de fecha 05 de marzo de 2018, obrante a fojas 74,
se declara rebelde a la demandada REGINA CACHIQUE MARAPARA y se convoca a
las partes a la audiencia respectiva, la misma que se efectuó en los términos del acta
de fojas 179 a 180, disponiéndose dejar los autos en despacho para sentenciar,
mediante resolución N° 31 de fecha 13 de marzo de 2019, obrante a fojas 993.

Tramitada la causa conforme a su naturaleza, corresponde al estado del proceso


emitir pronunciamiento.

CONSIDERANDOS:

PRIMERO: El proceso judicial es un instrumento concebido por el ordenamiento


jurídico con la finalidad de resolver un conflicto intersubjetivo de intereses con sujeción
a un debido proceso y mediante la expedición de una sentencia motivada y
razonablemente justa. En este sentido, “el inciso 3º del artículo 139 de la Constitución
Política del Estado reconoce a su vez, como principio y derecho de la función jurisdiccional, la
observancia del debido proceso como instrumento de tutela de los derechos subjetivos que
involucran dos expresiones: una sustantiva y otra formal; la primera se relaciona con los
estándares de justicia como son la razonabilidad y proporcionalidad que toda decisión judicial
debe suponer; y la segunda en cambio se relaciona con los principios y reglas que lo integran,
es decir, tiene que ver con las formalidades estatuidas, tales como el juez natural, el derecho
de defensa, el procedimiento preestablecido por ley y la motivación que dada su
preponderancia dentro del Estado Constitucional de Derecho ha sido reconocida a su vez en
forma independiente también como principio y derecho de la función jurisdiccional por el inciso
5 del mismo artículo 139”1.

SEGUNDO: Por otro lado, en materia procesal civil el Derecho a la Prueba apareja la
posibilidad de postular, dentro de los límites y alcances que la Constitución y las Leyes
reconocen, los medios probatorios pertinentes para justificar los argumentos que el
justiciable esgrime a su favor. Por ello, no se puede negar la existencia del derecho
fundamental a la prueba. Constituye un derecho básico de los justiciables producir la
prueba relacionada con los hechos que configuran su pretensión o su defensa. Según
este derecho, las partes o un tercero legitimado en un proceso o procedimiento tiene el
derecho de producir la prueba necesaria con la finalidad de acreditar los hechos que
configuran su pretensión o defensa.

1 Casación Nº 7822-2008-Arequipa.
TERCERO: Resulta útil indicar además, respecto al derecho a la prueba, que se trata,
pues, de un derecho complejo cuyo contenido está determinado: “(…) Por el derecho a
ofrecer medios probatorios que se consideran necesarios, a que estos sean admitidos,
adecuadamente actuados, que se asegure la producción o conservación de la prueba a partir
de la actuación anticipada de los medios probatorios y que estos sean valorados de manera
adecuada y con motivación debida, con el fin de darle el mérito probatorio que tenga en la
sentencia. La valoración de la prueba debe estar debidamente motivada por escrito, con la
finalidad de que el justiciable pueda comprobar si dicho mérito ha sido efectiva y
adecuadamente realizado (…)2”; en atención a lo indicado precedentemente el artículo
197 del Código Procesal Civil, prescribe que todos los medios probatorios son
valorados por el Juez en forma conjunta, utilizando su apreciación razonada; sin
embargo, en la resolución sólo serán expresadas las valoraciones esenciales y
determinantes que sustenten su decisión.

CUARTO: Retomando la controversia materia de la presente demanda, en atención al


petitorio de la misma, así como de sus fundamentos expuestos, se han fijado como
puntos de controversia: 1).- Determinar si la demandada REGINA CACHIQUE MARAPARA
se encuentra obligada a restituir el inmueble por un área de 32.00 m2 ubicado en la Calle 8 Mz.
S Lote 3, Segunda etapa Campoy, inscrito en la partida registral N° 11373891 del Registro
Público de Lima, y si ostenta título alguno que justifique la posesión en el inmueble antes
mencionado; y, 2.- Determinar si el demandante INOCENCIO CONOPUMA LOZANO, tiene
derecho a la restitución del inmueble por un área de 32.00 m2 ubicado en la Calle 8 Mz. S Lote
3, Segunda etapa Campoy, inscrito en la partida registral N° 11373891 del registro Público de
Lima3.

QUINTO: Cabe indicar que quien pretenda la restitución o entrega, de un predio


ocupado por el demandado en calidad de precario, debe acreditar el derecho de
propiedad o que lo ejerce en representación del titular o, en todo caso la existencia de
título válido y suficiente que otorgue derecho a la restitución del bien de conformidad
con los artículos 585 y 586 del Código Procesal Civil.

SEXTO: Que, constituyendo el sustento de la pretensión de la demandante, que la


emplazada posee el bien sub litis en calidad de poseedora precaria; al respecto debe
indicarse que la posesión precaria “es la que se ejerce de facto o de forma clandestina, sin
contar con título que justifique la posesión, entendiéndose como tal a la ausencia absoluta de
cualquier circunstancia que permita advertir la legitimidad de la posesión que detenta el

2 STC 06712-2005/HC/TC - Tribunal Constitucional.


3 Puntos controvertidos fijados en acto de audiencia única, cuya acto obra de fojas 179 a 180.
ocupante”4; en ese sentido, en armonía con el artículo 911 del Código Civil, la
ocupación precaria de un bien inmueble se configura con la posesión del mismo sin
detentar título alguno que justifique dicha posesión o el que se tenía, ha fenecido; es
decir, para el presente caso corresponde establecer si el demandado se encuentra en
uno de los dos supuestos que prevé la citada norma, para considerarlo precario:
a) Ausencia de título: Se trata del poseedor que entró de hecho en la posesión, no
posee título alguno, esto es, sin la presencia y acreditación de ningún acto o hecho
que justifique el derecho al disfrute del derecho a poseer, es decir, la referida al
poseedor que nunca poseyó título (fundamento jurídico), o quien le falta derecho
porque no lo ha tenido nunca; y
b) Título fenecido: El título fenece por decisión judicial, por disposición de la ley, por
cumplimiento del plazo o condición resolutoria, por mutuo disenso, por nulidad,
resolución, rescisión, revocación, retractación, etcétera, esto es, cuando existe
ineficacia estructural o funcional del acto jurídico por el cual se cedió la posesión del
bien.

SÉTIMO: Sobre el ejercicio de una pretensión de desalojo por ocupación precaria,


reiterada y uniforme jurisprudencia5, ha expresado lo siguiente “…este Supremo
Tribunal a través de la Casación número 3148-98-Lambayeque en la que se
estableció: “Para amparar una acción de desalojo por ocupación precaria, el
demandante debe acreditar dos condiciones copulativas; tales son: la titularidad sobre
el bien cuya desocupación pretende y que el emplazado ocupa el mismo sin título o
cuando el que tenía ha fenecido ”; En similar sentido la sentencia del Pleno Casatorio
expedida con fecha 13 de agosto del 2013, Casación N° 2195-2011-Ucayali, estableció
como doctrina jurisprudencial vinculante lo siguiente: (…) 4. Establecer, conforme al
artículo 586° del Código Procesal Civil, que el sujeto que goza de legitimación para obrar
activa no sólo puede ser el propietario, sino también el administrador u todo aquel que
se considere tener derecho a la restitución del predio. Por otra parte en lo que atañe a la
legitimación para obrar pasiva se debe comprender dentro de esa situación a todo aquel
que ocupa el bien sin acreditar su derecho a permanecer en el disfrute de su posesión,
porque nunca lo tuvo o el que tenía feneció…”

OCTAVO: En cuanto a la primera de las condiciones copulativas descritas precedente,


el demandante debe acreditar fehacientemente su derecho de propiedad con
relación al bien sub litis; acreditar que el derecho de propiedad lo ejercen en

4 Casación 4350 – 2010 - Lima.


5 Cfr. Casación N° 5707-2011.
representación del titular; ó, en todo caso la existencia de título válido y
suficiente que les otorgue derecho a la restitución del bien 6; puesto que el
derecho de propiedad se caracteriza por ser un derecho absoluto, exclusivo y
perpetuo, siendo un requisito indispensable para solicitar el desalojo por ocupante
precario; en ese sentido, es menester precisar que de la copia certificada de la Partida
Electrónica N° 11373891, del Registro de Propiedad Inmueble de Zona Registral N° IX
– Sede Lima, ofrecido como medio de prueba por el demandante y que obra de fojas
31 a 32, se evidencia la titularidad que ostenta el demandante como copropietario del
predio sub materia; por ende, con el medio probatorio antes citado queda acreditado
en principio la copropiedad del accionante respecto al bien inmueble sub litis, con lo
que se cumple con la primera condición copulativa, correspondiendo ahora verificar si
la parte emplazada posee título justificativo de posesión que resulte oponible al de la
demandante.

NOVENO: Que, con respecto a la segunda condición copulativa, es pertinente tener


en cuenta lo expresado por la Corte Suprema de la Republica, que dispone: “(…) si
quien ingreso al inmueble lo hizo premunido de un título (aún cuando este no hubiera sido
otorgado por el titular del derecho) o lo hizo existiendo de por medio circunstancias que
justificaban este accionar ciertamente, no se configura la precariedad. Las circunstancias
justificadas de la posesión deben presentarse de forma clara y contundente y ser suficiente
probadas en los actos postulatorios (…)”7.

DÉCIMO: En ese sentido la sentencia del Pleno Casatorio expedida con fecha 13 de
agosto del 2013, Casación N° 2195-2011-Ucayali, con el fin de uniformizar criterios en
aras de la predictibilidad de las decisiones judiciales, estableció como doctrina
jurisprudencial vinculante lo siguiente: “1. Una persona tendrá la condición de precaria
cuando ocupe un inmueble ajeno, sin pago de renta y sin título para ello, o cuando dicho
título no genere ningún efecto de protección para quien lo ostente, frente al reclamante,
por haberse extinguido el mismo; y, 2. Cuando se hace alusión a la carencia de título o al
fenecimiento del mismo, no se está refiriendo al documento que haga alusión exclusiva
al título de propiedad, sino a cualquier acto jurídico que le autorice a la parte demandada
a ejercer la posesión del bien, puesto que el derecho en disputa no será la propiedad
sino el derecho a poseer.”

DÉCIMO PRIMERO: Siendo así, la precariedad en el uso del inmueble no se


determina únicamente por la carencia de un título de propiedad o de arrendamiento,

6 Vid. Artículo 585 concordante con lo dispuesto en el artículo 586 del Código Procesal Civil.
7 Vid. Casación N° 2195-2011, Ucayali.
sino que debe entenderse como tal, a la ausencia absoluta de cualquier circunstancia
que permita advertir la legitimidad de la posesión que ostenta el ocupante, vale decir,
que si existe algún elemento que justifique la posesión, ésta tendrá la calidad de título
y con ello se desvirtuará toda calificación de precariedad en el poseedor, lo que
significa también que la sola presentación de un título de posesión no enervará la
demanda de desalojo por ocupación precaria si es que de éste no fluyen elementos
suficientes que justifiquen dicha posesión8.

DÉCIMO SEGUNDO: Teniendo en cuenta la descrito precedentemente, corresponde


ahora verificar si la emplazada pose el bien sustentándose en algún título que
justifique su posesión; al respecto, debe indicarse que mediante Resolución N° 04 de
fecha 05 de marzo de 2018, obrante a fojas 74, se le declaró rebelde, en
consecuencia, en virtud de lo disciplinado en el artículo 461° del Código Procesal Civil,
que dispone que la declaración de rebeldía causa presunción legal relativa sobre la
verdad de los hechos expuestos en la demanda, por lo que no existiendo medio de
prueba que valorar de la parte demandada al no haber ofrecido ninguno, a pesar de
encontrarse debidamente notificada con la demanda y demás resoluciones expedida
en el presente proceso, se concluye que la emplazada carece de título justificativo que
respalde su posesión en el inmueble sub materia.

DECIMO TERCERO: Teniendo en cuenta lo descrito precedentemente, se concluye


que la emplazada, ostenta la condición de precaria puesto que ocupa un inmueble
ajeno, sin pago de renta y sin título para ello, consecuentemente le asiste el derecho al
accionante para que se le restituya el área equivalente a 32.00 m2, que forman parte
del inmueble ubicado en la calle 8 Mz. S, Lote 3, II Etapa de Campoy, distrito de San
Juan de Lurigancho, provincia y departamento de Lima, inscrito en la Partida
Electrónica N° 11373891, del Registro de Propiedad Inmueble de la Zona Registral N°
IX – Sede Lima; concurriendo en consecuencia la segunda condición copulativa, por lo
que corresponde amparar la presente demanda.

DECIMO CUARTO: Que, siendo la demandada parte vencida en el proceso le


corresponde el pago de costas y costos del proceso ello a tenor de lo dispuesto por el
artículo cuatrocientos doce del Código Procesal Civil, sin embargo estando a que esta
parte no ha formulado mayor oposición, incluso se le declaró rebelde, lo cual dinamiza
el proceso, corresponde exonerarle del pago de costas y costos.

8 Cfr. Casación Nº 518- 2006, Ica.


DECIMO QUINTO: Habiéndose valorado los medios probatorios conjuntamente y en la
forma prevista por el artículo 197° del Código Procesal Civil; las demás pruebas
actuadas y no glosadas no enervan ni modifican los considerandos precedentemente
expuestos, en tanto y en cuanto los hechos han sido analizados en conformidad a las
reglas de la sana crítica y la lógica, acorde al marco legal vertido; por tanto,
administrando justicia en nombre de la Nación; el Juez del Juzgado Civil Transitorio de
San Juan de Lurigancho de la Corte Superior de Justicia de Lima Este.

FALLA:

Declarando FUNDADA la demanda de fojas dieciséis a dieciocho, subsanado


mediante escrito de fojas treinta y cinco a treinta y seis; en consecuencia se ordena a
la demandada REGINA CACHIQUE MARAPARA desocupe el área equivalente a
32.00 m2, que forman parte del inmueble ubicado en la calle 8 Mz. S, Lote 3, II Etapa
de Campoy, distrito de San Juan de Lurigancho, provincia y departamento de Lima,
inscrito en la Partida Electrónica N° 11373891, del Registro de Propiedad Inmueble de
la Zona Registral N° IX – Sede Lima, de propiedad del accionante INOCENCIO
CONOPUMA LOZANO. Sin costas ni costos del proceso.

En los seguidos por INOCENCIO CONOPUMA LOZANO contra REGINA CACHIQUE


MARAPARA, sobre DESALOJO POR OCUPANTE PRECARIO. Notificándose.-