Вы находитесь на странице: 1из 9

El secretario general de Fuerza Popular, Luis Galarreta,

consideró "sumamente peligroso" aprobar una ley de amnistía a


los comuneros de Fuerabamba denunciados por su participación
en las protestas en torno al proyecto minero Las Bambas.

"La verdad que es un tema bien complicado [...] Es sumamente


peligroso dar una amnistía. Yo miraría con cuidado antes de
alegremente decir que ahí está la salida", sostuvo Galarreta en una
entrevista con "Agenda Política" en Canal N.

Como se recuerda, la bancada del Nuevo Perú reveló su intención


de presentar un proyecto de ley que busca amnistiar a los
pobladores envueltos en protestas contra la minera MMG Las
Bambas y su vocero Richard Arce indicó que planteará en la
reunión de la Junta de Portavoces de este lunes que este tema sea
priorizado.

Galarreta también aseguró que que el conflicto en torno a la


empresa minera Las Bambas es responsabilidad "netamente" del
Ejecutivo y lamentó que este no haya podido solucionar el mismo.

"No sé en qué momento aparece el Parlamento tratando de


solucionar el problema que es un tema netamente del Ejecutivo y
que nace con el presidente Vizcarra cuando era ministro con
ofrecimientos que no se han hecho", manifestó.

Previamente, el presidente de la comunidad de Fuerabamba,


Gregorio Rojas, reiteró que no continuarán con el diálogo con el
Gobierno si no se aprueba en el Congreso de la República una ley
de amnistía para los 500 comuneros procesados en el sistema de
justicia por el bloqueo de vías durante las protestas contra la
minera Las Bambas.

“Nosotros no podemos conversar o dialogar siendo criminalizados


en la provincia de Cotabambas por parte de la empresa MMG Las
Bambas, la Policía Nacional y el Poder Judicial”, refirió Rojas en
Canal N.
El ex ministro de Economía, Alonso Segura, estimó que el Perú
crecerá el 2019 a una tasa de 3.5%, un ritmo menor frente a las
proyecciones del Banco Central de Reserva (BCR) de 4% y del
Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de 4.2%.

"Creo que 4.2% es optimista. Vamos a crecer por debajo de 4%, en


mi opinión. Más pegado al 3.5%, quizás. Esa es la capacidad de
crecimiento de la economía peruana hoy", dijo en entrevista con
Canal N.

Señaló que esperar un crecimiento del Producto Bruto Interno


(PBI) similar a hace 10 años no es realista, pues entonces fue
impulsado por agentes externos.

"Cuando no hay impulso de materias premias, no podemos crecer


más. Esos años de 6% y 7% tenían un impulso artificial que ya se
acabó en el mundo", indicó.

"Tenemos que trabajar en volver a generar mayor crecimiento, ya


no por factores que no dependen del Perú, sino por factores que
generen condiciones de crecimiento y desarrollo", añadió el
economista.

Para Segura la macroeconomía en el país se encuentra en buen


estado y permanecerá así. Por ende, el foco debe ubicarse en las
líneas sectoriales.

"El desarrollo productivo es importante, ahí hay un montón de


gestión y de temas micro. Hay que trabajar en temas sectoriales de
gestión, de los cuales algunos pasan por el Congreso", subrayó.

Por otro lado, el economista Elmer Cuba opinó que un tema


primordial que debe ser abordado por el Gobierno es resolver los
problemas laborales.

"El tema de informalidad y productividad son urgentes, y ambas


se encuentran estancadas. Hay un espacio con buenas propuestas,
y el Congreso, como no tiene reelección, podría apoyarlo", señaló
en el mismo programa.

En cuanto a la inversión pública, Cuba pronosticó un mejor


desempeño para el próximo año, empujado por la ejecución de
proyectos de gobiernos locales.

"Acaban de tomar el control hace cuatro meses, falta que


aprendan a gestionar la inversión. Recién el próximo año
esperaría cifras mayores de inversión pública", acotó.

Segura también consideró que es urgente la reforma laboral,


aunque no se mostró tan optimista sobre lo que pueda hacerse.

"Es imposible que mejoren las fricciones del mercado laboral si no


hay algún tipo de reforma, y esta sí pasa por el Congreso. Pero no
veo condiciones para eso", anotó.

Muchas veces las personas se rinden ante las horas de


trabajo que tiene y el poco tiempo que le queda para culminar los
pendientes. Otras, por el contrario, hacen malabares con el trabajo
mientras intentan maximizar su día sin afectar su salud en el
proceso.

Si usted se siente identificada con estas personas, recuerde: ser


más productivo no significa trabajar más o más; significa trabajar
de manera más inteligente.

En ese sentido, Inc. la revista especializada en empresas,


compartió seis formas que le ayudarán a ser más productiva de
la manera más inteligente.

CORTAR LAS DISTRACCIONES

Las distracciones son el mayor enemigo de la productividad. Para


aprovechar al máximo su día, elimine lo que le impida
concentrarse y ser productivo. Tenga en cuenta su entorno de
trabajo y si este le genera un problema. Intente buscar un espacio
que no lo distraiga. La clave es descubrir qué distracciones están
afectando su productividad y luego hacer algo al respecto.

TENER BUENOS LÍMITES

Enfoque toda su energía en las cosas más importantes que tenga


como pendientes. El multimillonario estadounidense Warren
Buffett dijo una vez: "La diferencia entre personas exitosas y
personas realmente exitosas es que las personas realmente
exitosas dicen no a casi todo".

SIMPLIFIQUE

Las personas productivas son maestras en simplificar las cosas a


lo que más importa. Tienen un horario simple. Viven de acuerdo a
sus valores y propósitos. No tienen ningún problema en decir no a
las personas o cosas que no les sirven.

PRACTIQUE LA "TÉCNICA POMODORO"

Este es un truco clásico de administración del tiempo, si lo hace de


manera correcta podrá hacer las cosas en intervalos cortos de
trabajo. ¿Cómo es? Primero, decida las tareas que desea terminar
de su lista de pendientes. A continuación, establezca un
temporizador en 25 minutos y elimine esos elementos hasta que
se acabe ese tiempo. Después de terminar, tome un descanso de
cinco minutos y repita el ciclo cuatro veces. Después del cuarto
ciclo, tome un descanso de 15 a 30 minutos y comience de nuevo.
La clave es concentrarse en dicho tiempo, ya que le ayuda a no
distraerse.

TOME MÁS DESCANSOS

Esto parece contrario a ser más productivo al principio, pero


según algunas investigaciones, muestran que "los entrenamientos
diurnos, las siestas cortas por la tarde, las horas de sueño más
largas, más tiempo fuera de la oficina y las vacaciones más largas y
frecuentes" aumentan la productividad y desempeño laboral. La
verdad es que los humanos no están programados para
concentrarse durante más de tres horas a la vez. Cualquier cosa
más allá de eso, sin un descanso, comenzará a experimentar los
efectos negativos de la fatiga de la decisión, la falta de
concentración e incluso la visión deficiente.

PROGRAME SU LISTA DE TAREAS PENDIENTES

Este truco de productividad lo ayuda a ser más realista sobre lo


que quiere hacer. Cal Newport, autor del libro “Deep Work: Rules
for Focused Success in a Distracted World” (Deep Work: Reglas
para un éxito enfocado en un mundo distraído, en español), dice:
“La programación lo obliga a enfrentar la realidad de cuánto
tiempo realmente tiene y cuánto tiempo tomarán las cosas. Ahora
que mira todo el panorama, puede obtener algo productivo de
cada hora libre que tenga en su día de trabajo”.

La iniciativa china de la Franja y la Ruta, también conocida como


las Nuevas Rutas de la Seda, es un colosal proyecto de
infraestructuras con el que Pekín pretende generar una red
comercial internacional y extender su influencia a nivel
global .

Surgido en 2013 como proyecto estrella del presidente chino, Xi


Jinping, la iniciativa ha generado tanto entusiasmo por las
oportunidades de desarrollo que ofrece como escepticismo por los
riesgos de endeudamiento excesivo y la dependencia de Pekín que
conlleva, así como por su opacidad y sus consecuencias
ambientales.

Estas son seis de las claves para entender mejor el proyecto:

1. ¿CUÁNTO HA INVERTIDO CHINA HASTA AHORA?


A pesar de la promesa de China de ser más transparente, las
cuentas no están nada claras. El Fondo Ruta de la Seda, creado
para financiar el proyecto, contó con un capital inicial de US$
40,000 millones, al que se sumaron otros US$ 70,000 millones tras
el primer Foro de la iniciativa (2017).

Hace unos días, China reveló que la inversión directa en los países
del proyecto fue de 90.000 millones de yuanes (US$ 13,387
millones) entre 2013 y 2018. Analistas externos sitúan el dato
total de inversión en estos cinco años en unos US$ 460,000
millones.

Esta cifra, sin embargo, sigue estando muy lejos de las


estimaciones más extendidas sobre el coste combinado de todos
los proyectos acordados: entre US$ 1 y US$ 8 billones.

2. ¿QUÉ PAÍSES FORMAN PARTE DE LA INICIATIVA?

Participan de la iniciativa en diferentes grados de cooperación un


total de 125 países y 29 organizaciones internacionales. Han
firmado Memorandos de Entendimiento -máxima fórmula de
adhesión al proyecto- aliados de China como Rusia, Cuba,
Venezuela o Pakistán, además de nuevos socios como Grecia,
Portugal, Chile o Kenia.

La ausencia más evidente entre los países participantes es Estados


Unidos, principal crítico de la iniciativa, ya que está restando a
Washington peso y presencia internacional.

A nivel regional, ni Japón, ni Corea del Sur -potencias asiáticas- se


han unido y, pese a ser un proyecto eminentemente eurasiático, la
mayoría de los países europeos occidentales no forman parte, a
diferencia de Italia, que el mes pasado se convirtió en la primera
economía del G-7 en sumarse.

3. ¿Y EN LATINOAMÉRICA?
Una región clave en el desarrollo de la iniciativa es Latinoamérica
y el Caribe, donde casi una veintena de países se han adherido,
aunque todavía hay ausencias como la de Paraguay, que carece de
relaciones oficiales con China.

Entre los que se han suscrito figuran Uruguay, Ecuador,


Panamá, Bolivia y Perú, país que se sumó este jueves
aprovechando la celebración del foro.

De hecho, la penetración de la inversión china en el continente ha


convertido a China en el principal socio comercial de Bolivia,
Chile, Perú y Uruguay.

4. ¿CÓMO SE FINANCIAN LOS PROYECTOS?

Aparte del citado Fondo Ruta de la Seda y de los grandes bancos


estatales, China ha impulsado instituciones gubernamentales,
como el Banco de Desarrollo de China, y multilaterales, como el
Banco Asiático de Inversión en Infraestructura -al que se unió
recientemente Uruguay-, para ofrecer financiación para los
proyectos.

Entre los pocos datos publicados destaca uno del Banco de


Desarrollo de China, que afirmó a finales de 2017 que ya había
concedido US$ 110,000 millones en préstamos, a lo que agregó
que su plan para el siguiente lustro era conceder otros US$
150.000 millones.

Sin embargo, sus críticos denuncian que las cantidades y


condiciones de estos préstamos acaban por ahogar las economías
de los países receptores, planteando ejemplos como Pakistán,
Montenegro o Yibuti, lo que ha llevado a Pekín a prometer que
creará "mecanismos" para evitar la conocida como "trampa de la
deuda".

5. ¿CUÁLES SON LAS OPORTUNIDADES Y LOS RIESGOS DE LA


INICIATIVA?
Muchos países se ven tentados por recibir "acceso privilegiado" a
infraestructuras y servicios gestionados por China, como el
sistema de navegación por satélite BeiDou o las redes 5G creadas
por el gigante de las telecomunicaciones Huawei, apunta la
analista Alice Ekman en un reciente informe.

No obstante, el acceso no sale gratis y suele venir acompañado de


compromisos como alinearse con la posición de Pekín en asuntos
internacionales como el conflicto territorial en el Mar de China
Meridional, la cuestión de Taiwán o los problemas de derechos
humanos en el gigante asiático.

6. ¿QUÉ PROYECTOS HAN CAUSADO PROBLEMAS O


POLÉMICAS HASTA AHORA?

La construcción de infraestructuras en todo el mundo ha


acarreado denuncias y protestas contra Pekín y el excesivo control
que ejerce sobre ellas o el impacto medioambiental, como es el
caso del puerto de Hambantota (Sri Lanka), del que China controla
el 85 % y que ha generado continuas manifestaciones por sus
amenazas al ecosistema local.

En el Corredor Económico China-Pakistán, denuncia la ONG


Human Rights Watch, los pescadores de la ciudad portuaria de
Gwadar han protestado por la falta de transparencia y el posible
impacto de la construcción de una carretera que bloquearía su
acceso al mar.

La organización también apunta que en Myanmar, el Gobierno


chino "incrementó la presión" para retomar el proyecto -con un
presupuesto mucho menor- de la represa de Myitsone, cancelada
tras las protestas que recorrieron todo el país por el daño
ambiental a gran escala y la destrucción de patrimonio cultural de
la etnia Kachin.

La última polémica ha sido la renegociación del acuerdo para


construir un ferrocarril en Malasia, un proyecto suspendido
durante meses hasta que China aceptó rebajar en un 30 % su coste
total